Vous êtes sur la page 1sur 23

PLATON

APORTES A LA PSICOLOGIA :
Las aportaciones de Platón: su visión sobre el conocimiento y su
influencia en la Psicología.

Platón (428-348) y sus aportes a la Psicología

Platón nació en el período de paz y esplendor de la democracia de Pericles.


Perteneciente a la aristocracia ateniense, recibió la educación propia de un joven de
clase alta (gimnasia y poesía, principalmente). Fue además uno de los más
fervientes discípulos de Sócrates hasta su muerte (“El más sabio, bueno y justo de
los hombres”, en su opinión). Viajó por Grecia y Egipto, recibiendo las influencias
capitales del matemático Teodoro, así como de los órficos, pitagóricos, y eléatas:
Heráclito y Parménides.

Platón fundó la Akademia, dedicando su vida a la enseñanza de la Filosofía. Aceptó


el relativismo de Parménides concerniente a la percepción. (Tres cubos de agua en
línea: caliente, templada y fría: introduciendo una mano en cada uno de los cubos
extremos y luego las dos en el intermedio, la que estuvo en el frío sentirá calor, y la
que estuvo en el caliente frío.). También aceptaría Platón la doctrina del flujo
Heracliteana, aduciendo que todos los objetos se hallan en constante cambio, por
lo que es imposible conocerlos. El conocimiento para Platón es de lo eterno e
inmutable (El Serde Parménides) y, por tanto, no hay conocimiento de las cosas
perecederas.

El mundo de las Ideas

Platón denominó Formas o Ideas a los objetos del conocimiento inmutable. Hay una
Forma para cada clase de objeto para el que existe un término en el lenguaje (por
ejemplo, “gato, “redondo”, etc). Platón creía que los objetos percibidos eran copias
imperfectas de estas Formas, ya que aquellos se hallan en cambio permanente y
son relativas al que las percibe (importancia del lenguaje conformando la realidad:
son los conceptos lo único inmutable, se relacionan con las Formas y no son
convencionales).

Un ejemplo de esta idea aparece en la metáfora de la línea, perteneciente a La


República (Fig.1). Imaginemos una línea dividida en cuatro segmentos desiguales.
La línea está dividida en dos grandes segmentos que representan el mundo de las
Apariencias percibidas y la opinión, y el mundo del Conocimiento abstracto, o mundo
inteligible. El primer segmento es más corto, para denotar su imperfección. El mundo
de las Apariencias está dividido, a su vez, en proporciones iguales, en el mundo de
la Imaginación y en el de la Creencia.
La Imaginación es el nivel inferior de la cognición, ya que se ocupa de simples
imágenes de objetos concretos, análogas a los reflejos que fluctúan en el agua.
Platón desterró el Arte de su república, relegándolo a este plano imaginario.

El eterno debate epistemológico

Para Platón, la aprehensión de las imágenes o imaginación es la forma más


imperfecta de conocimiento. Le sigue la contemplación de los objetos propiamente
dichos; al resultado de esta observación lo denominó Creencia. Con el siguiente
segmento, el Pensamiento, se inicia el conocimiento matemático. El matemático
posee un conocimiento general de las cosas. El mundo ideal de la Geometría es
muy parecido al mundo de las Formas (o Ideas): el teorema de Pitágoras (el
cuadrado de la hipotenusa de un triángulo rectángulo es igual a la suma de los
cuadrados de los catetos) se refiere al Triángulo Rectángulo, y cualquier ejemplo
particular será una copia inferior del Triángulo Rectángulo perfecto. Platón creía que
la relación entre la copia y la forma era cierta, sin embargo, en todos los casos.

Para Platón el último segmento, la forma superior del conocimiento (Inteligencia o


Conocimiento) es de nivel superior al conocimiento matemático. En efecto el
pensamiento matemático produce conocimiento dentro de su sistema de premisas,
pero dado que no puede saberse si sus premisas son las correctas (los axiomas de
partida como A = A), no puede constituir el verdadero conocimiento.

Para alcanzar el conocimiento debemos remontarnos más arriba, al reino de las


Formas, a los principios fundamentales. Su posición respecto a este esquema del
conocimiento evolucionó a lo largo de su vida. En los primeros diálogos, Platón creía
que la experiencia de los objetos concretos estimulaba la rememoración del
conocimiento innato de las formas, aunque de forma imperfecta, siendo por tanto
estímulos reales para despertar nuestro conocimiento.

En los Diálogos intermedios, negó cualquier papel válido a la percepción sensorial y


confinó el conocimiento a la dialéctica abstracta y filosófica. Por último retornó a su
primera creencia en el valor potencial de la percepción sensorial. Además elaboró
su noción de dialéctica, convirtiéndola en un instrumento para clasificar con
precisión todas las cosas. Al mismo tiempo su concepción de las Formas se volvió
cada vez más matemática y pitagórica.

El problema planteado por Platón en la teoría de las Formas ha preocupado a


algunos investigadores de la moderna psicología cognitiva sobre formación de
conceptos. La teoría de rasgos afirma que cada concepto está formado por una serie
de rasgos, algunos de los cuales son esenciales y otros no. La teoría de los
prototipos afirma que el concepto está formado en torno a un prototipo o una fórmula.
La Forma podría considerarse el prototipo del que los casos concretos son réplicas
imperfectas (mito de La Caverna).

Estructura psíquica

Platón dividía el alma, o mente, en tres partes. Primero estaba el alma inmortal o
Racional, localizada en la cabeza. Las otras dos partes del alma son mortales:
El alma Impulsiva o animosa, orientada a conquistar el honor y la gloria, se localiza
en el tórax, y el alma Pasional y apetitiva, interesada en el placer corporal, en el
vientre (Fig. 2).

El alma Racional tiene parentesco con las Formas y el conocimiento. Es su deber


controlar los deseos de las otras dos, del mismo modo que el auriga controla a dos
caballos. El alma Pasional estaba, para Platón, particularmente necesitada de
sujeción por parte de la razón. (analogía con el aparato psíquico freudiano: ello-yo-
super-yo).

Platón está muy influido por la tradición oriental que aparece también en el mito de
los Reyes Magos. Estos ofrecen al niño tres cofres para averiguar si su naturaleza
es humana, real o divina. El contenido de los cofres es la sustancia material
correspondiente a cada una de estas naturalezas: mirra –gomorresina roja-, oro e
incienso.
Motivación

Platón tiene una pobre concepción del placer –herencia pitagórica–: el cuerpo busca
el placer y evita el dolor, esto sólo obstaculiza la contemplación del Bien. En sus
últimos escritos, algunos placeres, como el goce estético que se obtiene de la
Belleza, se consideran saludables, rechazándose la vida puramente intelectual
como demasiado limitada.

Su concepción de la motivación es casi freudiana: poseemos una corriente de


deseos pasionales que pueden encauzarse hacia cualquier parte del alma, hacia el
placer, las consecuciones personales o el conocimiento filosófico y la virtud. Los
impulsos pueden motivar la búsqueda del placer transitorio o el ascenso filosófico
al mundo de las Formas.

Fisiología y percepción

Dada su desconfianza de la percepción, apenas habló de la Fisiología, ciencia


empírica. Sus ideas al respecto eran las convencionales entre los griegos. La visión,
por ejemplo, obedece a la emisión de rayos visuales por nuestros ojos que
repercuten en los objetos situados en la trayectoria visual.

Aprendizaje: innatismo y asociacionismo

Platón fue el primer gran innatista. Ya que según él todo conocimiento es innato,
debe existir en todo ser humano desde el nacimiento. Los objetos percibidos se
parecen a las Formas de las que participan, y esta semejanza, unida a la instrucción,
estimula al alma Racional para que recuerde cómo son las Formas (Anamnesis).
(Analogía con la teoría del lenguaje Chomskyana, según la cual la competencia
lingüística es innata).

También sienta Platón las bases de la doctrina asociacionista, más tarde parte
fundamental del atomismo y de la filosofía empirista. La relación entre los objetos y
las Formas obedece a dos aspectos: la semejanza formal y el presentarse asociados
en nuestra experiencia, es decir, la contigüidad. Corresponden a las dimensiones
sintagmática y paradigmática descritas por Jakobson como constitutivas de
la estructura del lenguaje.

También son las leyes del Inconsciente, o sus operaciones básicas: la metáfora
como condensación y la metonimia como desplazamiento. (Afasia de Producción –
Broca– versus Afasia de Comprensión –Wernicke–). (Analogía con los dos tipos de
magia que describe Frazer: Magia Contaminante –por contigüidad- y Contagiosa –
por semejanza-)

Desarrollo y educación

Platón creía en la reencarnación –metempsícosis–. Al morir, el alma racional se


separa del cuerpo y alcanza la visión de las Formas. Según el grado de virtud
alcanzado se reencarna entonces en algún lugar de la escala filogenética. Cuando
el alma se reencarna en un cuerpo lleno de necesidades y sensaciones cae en un
estado de confusión. La educación consiste en ayudar al alma Racional a conseguir
el control del cuerpo y de las otras partes del alma.
https://psicologiaymente.net/clinica/platon-historia-
psicologia

PLATÓN Y ARISTÓTELES
Platón llevó a cabo un estudio del alma (psiché), a la que dividió en tres partes (racional, irascible
y apetitiva) relacionadas con tres clases sociales de su República ideal: filósofos-gobernantes,
soldados y clase productora o trabajadora. Para Platón el alma era separable del cuerpo e
inmortal, cosa que Aristóteles negó rotundamente. Para él, ésta no es algo distinto a la
operatividad y funcionalidad de un cuerpo y, por lo tanto, no podría pervivir separadamente.
Como escribe el estagirita: "Si el ojo fuera un animal, la vista sería su alma".

Platón
Sócrates y Platón se refirieron al término "alma" (psyché) y a las cuestiones de la vida anímica.
Platón consideraba que las causas de la conducta se remontaban al "tipo" de alma que cada ser
portaba, distinguiendo tres categorías: racional, irascible y apetitiva. Además, Platón elabora su
teoría sobre el mundo inteligible y el mundo sensible, planteando que el alma es engañada por
los sentidos y sólo conoce verdaderamente el mundo de las ideas por medio del entendimiento
y la inteligencia, que constituyen según él el verdadero conocimiento (en contraposición a la
imaginación y la creencia, como categorías inferiores).

Platón se da cuenta que el concepto es la esencia del objeto y la existencia. Esa unión es la
intuición intelectual de la idea. Sólo la idea existe y tiene esencia.

Las ideas de Platón son las que realmente existen. Lo que nos parece real en nuestra vida son
sólo sombras, ilusiones de lo que realmente es verdadero y que sólo se percibe con el intelecto.
Estas idéas no cambian y son perfectas.
Platón solía recurrir a relatos para exponer sus pensamientos filosóficos, como el que refiere que
el hombre tiene recuerdos anteriores a esta vida de otras experiencias del intelecto perfectas de
donde habitan los espíritus contemplando las esencias eternamente.
Describe la realidad de esta vida como una mera proyección difusa de las cosas verdaderas, en
la oscuridad de nuestro entendimiento. Esas proyecciones no son las cosas, se parecen a ellas
pero no son reales.
El conocimiento sólo se obtiene con la intuición intelectual de las esencias verdaderas.
Platón reconoce una jerarquía y prioriza a la idea del bien por sobre todas las demás.
Las ideas para Platón son realidades que existen, las únicas, porque las cosas de esta vida son
sólo reflejos de ellas. Por eso su pensamiento se considera un realismo de las ideas, que son
trascendentes al hombre.
La religión cristiana se basa en la filosofía platónica.

http://historiadelapsicologia1ersemestre.blogspot.pe/20
10/09/platon-y-aristoteles.html
https://es.scribd.com/document/127820364/Aportes-de-Platon

-PLATON
El filosofo griego Platón es uno de los pensadores más influyentes de la
historia. Fundo en Atenas la Academia, considerada por muchos la primera
universidad europea, donde se estudiaba filosofía. Fue alumno de Sócrates y
maestro de Aristóteles. A través de libros escritos en forma de diálogos expuso
su teoría de las ideas, según la cual distinguía entre nuestro mundo visible y el
mundo de las ideas.

La filosofía de Platón en su contexto

 0. Contexto histórico, sociocultural y filosófico de Platón

 1. La Teoría de las Ideas

o 1.1. La Teoría de las Ideas

o 1.2. La revisión crítica de la Teoría de las Ideas

 2. Cosmología

 3. Antropología y psicología

o 3.1. El alma en la tradición griega y en Platón

o 3.2. La inmortalidad del alma en el "Menón"

o 3.3. La inmortalidad y simplicidad del alma en el "Fedón"

o 3.4. La inmortalidad del alma en el "Fedro"

o 3.5. El alma en la "República" y en el "Timeo"

 4. Teoría del conocimiento

o 4.1. El análisis del conocimiento en Platón


o 4.2. La teoría platónica del conocimiento

 5. Sociedad y política

o 5.1. La naturaleza social del ser humano

o 5.2. Las clases sociales en la República

o 5.3. La educación y el gobierno en la República

 y 6. Ética

http://www.webdianoia.com/platon/platon_fil.htm

Líneas principales del pensamiento de


Platón.
El objetivo de la obra platónica, es
claramente político y se basa en la
convicción de que la verdad es necesaria
para poder vivir en la ciudad al amparo de
la justicia.
Platón, frente al pensamiento relativista y
escéptico de los sofistas se va a situar
junto a su maestro Sócrates, y va a
defender conocimiento universal, objetivo y
lo fundamenta en la existencia de
realidades ideales e inmateriales: las
ideas.
Así, Platón va a afirmar que, además de
la realidadsensible, los objetos
particulares, contingentes y en continuo
cambio que conocemos mediante los
sentidos, existe otro tipo de realidad, la
inteligible, las ideas, que conocemos a
través de nuestro entendimiento.
Siguiendo las doctrinas pitagóricas, Platón
va a valorar más
el conocimientointelectivo que el sensible.
Y como ellos también defenderá el
dualismo antropológico. El hombre es
cuerpo, pero sobre todo alma, un alma
espiritual y eterna, que al encarnarse en el
cuerpo, olvida las ideas; por eso tiene que
recordarlas. Las cosas son recordatorios
para este conocimiento como anámnesis,
reminiscencia (recuerdo). Para poder llegar
a las ideas, al conocimiento verdadero,
Platón propone un proceso de educación,
la dialéctica, distinguiendo grados, el
conocimiento sensible que proporciona
opinión y el inteligible que proporciona
ciencia.
Así, sólo cuando el hombre, siguiendo la
dialéctica, llega al conocimiento de la idea
de Bien, sólo entonces conoce de verdad
que es lo bueno y si domina su parte
pasional e instintiva puede obrar bien,
convertirse en virtuoso y ser feliz.
Si lo valioso del hombre es el alma, de
naturaleza espiritual, racional; si el cuerpo
es solamente la cárcel del alma, el hombre
deberá actuar de modo que su alma
racional dirija a las otras dos propias del
cuerpo: el alma irascible y el alma
concupiscible. Así, define Platón, la virtud
fundamental, la justicia, como armonía o
salud del alma. Platón comparte la tesis
socrática del intelectualismo moral, es
decir, la identificación entre virtud y
conocimiento,
En cuanto a la concepción platónica
del Estado, para Platón, al igual que el
hombre, que está compuesto por tres
almas diferentes, la sociedad se debe
dividir en tres clases sociales: filósofos,
guardianes y artesanos, identificándose con
las tres partes del alma y sus virtudes
correspondientes. La correlación entre alma
y Estado, ética y política es evidente, ya que
sólo con una organización social justa del
Estado, el individuo puede alcanzar la
virtud y la justicia.

2. El problema de la realidad.
Al igual que Sócrates, Platón va a defender
el conocimiento universal, objetivo y lo
fundamenta en la existencia de realidades
ideales e inmateriales: las ideas.
Así, Platón va a afirmar que, además de la
realidad sensible, los objetos particulares,
contingentes y en continuo cambio que
conocemos mediante los sentidos, existe
otro tipo de realidad, la inteligible, las
ideas, que conocemos a través de nuestro
entendimiento.
Así, la teoría de las ideas entrelaza el
problema del conocimiento y la realidad.
Respecto a la relación entre las cosas
sensibles y las ideas, Platón afirma que a
cada clase de objetos que existen en el
mundo sensible corresponde una idea, una
esencia, y esta idea es la realidad más
valiosa, su esencia, su verdad objetiva. Las
características fundamentales de las ideas
son las siguientes: (sólo lo subrayado)
-Las ideas son objetivas y
trascendentes. No son, pues,
pensamientos o contenidos del
pensamiento subjetivos, sino entidades sin
cuya existencia sería imposible el
conocimiento científico. Son realidades
ideales, no son cosas que se pueden ver a
simple vista, sólo se pueden captar con la
inteligencia, por eso son ideas.
-Las cosas participan de las ideas (tienen
alguna cualidad suya) o imitan su idea (son
un reflejo, se parecen en algo)
-Tienen un carácter normativo: no
describen cómo son las cosas sino cómo
deben ser. Las ideas son objeto de una
definición y por tanto, de ciencia. Sobre las
cosas materiales, en cambio, sólo podemos
tener un conocimiento imperfecto.
-Las ideas son inmutables y eternas, a
diferencia de las cosas del mundo sensible
que cambian continuamente, que empiezan
a existir y desaparecen. Vemos aquí las
cualidades del ser de Parmánides).
-Las ideas están jerarquizadas y
ordenadas. La idea suprema es la idea de
bien, a la que se subordinan las
demás; ideas morales (justicia, virtud), las
estéticas (belleza), etc.
Platón dedica en uno de sus
diálogos: Timeo, a explicar el origen del
mundo sensible y también trata la
divinidad, llamándolo demiurgo, el
ordenador del caos primitivo.
Este mundo ha sido hecho por el demiurgo.
No se trata de que el demiurgo haya
creado el mundo de la nada (el concepto
de creación no existe en la cultura griega),
lo que el demiurgo ha hecho, por ser
sumamente inteligente y bueno, es actuar
sobre una materia caótica, que existía
desde siempre para llevarla a un estado de
orden. Por tanto, su función es ordenar,
organizar y combinar, pero no crear.
El demiurgo ha obrado de acuerdo a un fin:
configurar el mejor mundo posible,
tomando como modelo el Bien.
El Bien no es, pues, una idea como las
demás, sino principio activo de ser y de
verdad. Es el fundamento por el cual las
cosas sensibles tienen realidad y sentido.
Platón para explicarlo compara el sol de la
realidad sensible con la Idea de Bien.

3. El problema del conocimiento.


El conocimiento estricto, el siempre
verdadero, se fundamenta en la teoría de
las Ideas, que divide lo real en dos ámbitos
distintos y a los que le corresponderá
saberes muy distintos: la ciencia, que se
ocupa de las Ideas, lo permanente, y la
opinión, o conocimiento del mundo
sensible, de lo que está sometido a
generación y corrupción, de los animales,
plantas y cosas fabricadas (la “creencia”) y
de sus “sombras” y reflejos (la conjetura).En
la CIENCIA, distingue Platón el
pensamiento discursivo y la dialéctica. El
primero se identifica con la matemática,
que, a pesar de su valor, posee dos
deficiencias: el uso de signos sensibles y el
apoyarse en hipótesis (afirmaciones sobre
el ser de sus objetos no suficientemente
reflexionadas). La dialéctica es el
conocimiento superior, se refiere al Mundo
de las Ideas, a lo inmutable y universal, lo
eterno, y se identifica con la filosofía. Platón
la concibe de dos modos: como método
racional que no usa de signos sensibles,
pues emplea sólo la razón, ni descansa en
“hipótesis”, pues prescinde de todo
supuesto y no deja ninguna cuestión sin
examen o evaluación; el objetivo de la
dialéctica es descubrir las relaciones
existentes entre las Ideas. La auténtica
filosofía es “una ascensión al ser”: el
filósofo (el dialéctico) debe “ascender” del
mundo sensible al Mundo Inteligible o de
las Ideas y en éstas a la Idea del Bien,
fundamento del ser y de la inteligibilidad
de las Ideas y de todo lo real. En cuanto al
origen del conocimiento estricto, Platón
defiende una teoría innatista, la teoría de la
reminiscencia, según la cual conocer es
recordar: al conocer verdades de tanta
calidad como las de la matemática, en
realidad nuestra alma está recordando algo
que aprendió cuando, antes de encarnarse,
vio en el Mundo Inteligible las Ideas y sus
relaciones. Pero Platón también entiende la
dialéctica como impulso erótico: el filósofo,
mediante el cultivo de su sensibilidad,
ascenderá desde el plano sensible al
inteligible, desde las bellezas sensibles
hasta la Idea de Belleza. El motor de dicho
ascenso será un impulso erótico y el objeto
del amor la belleza.

4. El problema del ser humano.


Platón concibe al hombre como un
compuesto de dos sustancias distintas
(dualismo antropológico): el cuerpo,
vinculado al mundo sensible, y el alma,
relacionada con el mundo inteligible. El alma
humana es superior al cuerpo debido a que
el alma es el principio de conocimiento y de
bondad, pero más aún a que el cuerpo está
sometido a corrupción y muerte mientras
que el alma tiene un destino inmortal. Platón
utiliza varios argumentos para demostrar la
inmortalidad del alma, destacando el que se
basa en la teoría de la reminiscencia, teoría
que exige la preexistencia del alma antes de
su encarnación para comprender el
conocimiento eterno.
Para Platón, el alma nos iguala a los dioses y
permite el conocimiento de las Ideas;
distingue tres partes en ella: la racional,
representada en el mito del carro alado por
el cochero; es la más noble y elevada, y su
función es conocer intelectivamente y guiar
a las otras dos; la irascible, representada por
el caballo bueno y hermoso, símbolo del
valor y la voluntad; y la parte concupiscible,
representada por el caballo malo, difícil de
guiar, símbolo del deseo y la pasión sensible
inmoderados. El alma busca la liberación del
cuerpo y en esa búsqueda practica la
filosofía como aproximación intelectual al
mundo que le es propio. La parte racional
del alma debe intentar purificar al individuo
de los apetitos sensibles, y le corresponde
dirigir la conducta humana. El dualismo
antropológico de Platón se caracteriza por
mantener una radical escisión en el hombre:
el alma inmortal, lo más divino, principio de
conocimiento y moralidad; y el cuerpo,
origen de la ignorancia y del mal. Para
Platón el cuerpo y sus pasiones son
responsables de todas nuestras desgracias y
sufrimientos. La tarea más importante del
hombre será, por ello, la práctica de la virtud,
basada en la renuncia a los apetitos
corporales, y la práctica de la filosofía. La
purificación moral e intelectual tiene como
objeto que las almas se dejen guiar por lo
que es justo y recto y de ese modo cumplan
con su destino último, la morada divina, en
donde preexistían.
5. El problema de la virtud o la ética.
La dialéctica es un camino hacia las ideas,
pero por sí misma no es suficiente, es
necesaria la virtud, que es también un
camino hacia el Bien y la Justicia. Además,
según Platón, el hombre aislado no puede
ser bueno ni sabio: necesita la comunidad
política, es decir el Estado. Así, se aprecia
claramente como la filosofía de Platón tiene
una intención ética y política. Platón, al
exponer su distinción jerárquica del alma,
está aludiendo a la necesidad de que lo
racional gobierne sobre lo irracional y así
conseguirá la armonía o salud del alma.
Así define Platón la justicia, virtud
fundamental. Por tanto, para Platón la
virtud es armonía o salud del
alma. armonía surge en el alma cuando
“cada parte hace lo que le es propio” de tal
manera que “dominen o sean dominadas
entre sí conforme a naturaleza”. Lo cual
significa que la parte racional debe guiar a
la parte irascible , y ambas dominar a la
apetitiva o concupiscible . El que lo consiga
será armonioso y justo. Platón comparte la
tesis socrática del intelectualismo moral,
es decir, la identificación entre virtud y
conocimiento, tesis que completa
naturalmente con su teoría de las ideas. Así,
sólo cuando el hombre, siguiendo el
método de la dialéctica, llega al
conocimiento de la idea de Bien y si domina
su parte pasional e instintiva puede obrar
bien y convertirse en virtuoso. La verdad
cobra así categoría moral, ya que le es
imprescindible al hombre para ser
virtuoso.Platón establece una correlación
entre el alma y el Estado. El alma y la ciudad
tienen la misma estructura. Por eso la ética
conduce a la política.

http://www.apuntes.eu/filosofia-y-
etica/platon-lineas-principales-del-
pensamiento-problema-de-la-realidad-
etc/

CONCLUSIONES
En conclusión, me parece que La Teoría de las Ideas que Platón
nos plantea resulta bastante cierta ya que todo lo que existe a
nuestro alrededor surge de un molde, y esto lo podemos
distinguir de manera muy interesante. De cierto modo, el mundo
de las ideas del cual tanto habló Platón, está escondido detrás
de todo lo que observamos, pero hace falta prestar más
atención para que nuestra alma inmortal, la cual no está
interesada por las cosas materiales, recuerde lo que ya ha
vivido y experimentado con diferentes seres.
Todo lo que pensaba Platón de cierta manera estaba
ligado, así pues, en El Mito de la Caverna, Platón nos hace abrir
los ojos, y ver más allá del mundo. De acuerdo a la actualidad,
mi interpretación al mito es, que la mayoría de las personas
están muy entradas en su trabajo y su vida cotidiana, pero en
realidad no se ponen a pensar si es lo que les gusta, no se
dejan cegar por la luz del mundo para iluminarse y ver lo que
hay afuera de sus monótonas vidas. Vuelvo a recalcar que como
diseñadora de espacio, que pretendo ser, se debe tener una
visión más abierta del mundo, profundizar en las cosas, y no
quedarnos en la superficie.

En referencia al Estado Filosófico, del cual Platón también


nos habla, considero que es muy importante esto que nos
menciona ya que como diseñadores debemos sensibilizarnos y
cubrir las necesidades que se nos lleguen a plantear. De esta
manera, la cabeza que corresponde a la razón, nos dará la
inteligencia o sabiduría necesaria para conocer los elementos
que sean necesarios; el pecho, que nos da la voluntad, forma en
nosotros una fortaleza y nos da valor, el cual nos alienta a
seguir adelante, por más difícil o complicado que sea la tarea; y
finalmente el vientre que pertenece al deseo, considero que es
lo que logra que lleguemos a los sentimientos del consumidor,
pero también es importante encontrar una cierta moderación con
esta parte.

Platón (427 a.C. – 347 a.C.) fue discípulo de Crátilo (alumno de Heráclito) y
posteriormente de Sócrates, de quien tomaría gran parte de su pensamiento. De
família aristocrática, Platón tomaba la filosofía como un camino hacia el quehacer
político. Pero descepcionado por la decadencia de una democracia donde todo
podía ser tomado por relativo (influencia sofista) y que termina por condenar al
más sabio de los hombres a la muerte por beber la cicuta (Sócrates), Platón cree
que debe sentar los fundamentos del conocimiento antes de teorizar sobre la
ética o la política.
La teoría platónica puede desarrollarse a partir de dos mitos: la alegoría de la
caverna (que ejemplifica su teoría ontológico-gnoseológica) y el mito del carro
alado(que ejemplifica su teoría sobre la naturaleza humana y sobre la estructura
del estado).
Platón describe el ser dividido en dos mundos, un mundo inteligible o ideal,
donde se encuentran las ideas de las que son copias los entes sensibles,
pertenecientes estos últimos al mundo sensible. Las ideas del mundo inteligible
son entidades perfectas y objeto del verdadero conocimiento, mientras que los
entes sensibles son copias imperfectas de las ideas y pertenecen al dominio de
la apariencia. Para identificar los grados de conocimiento del ser, Platón
desarrolla el llamado paradigma de la línea, que propone una forma de conocer
para cada forma de ser. Como vemos, el modelo platónico es racionalista
(aunque llamarlo así sea un anacronismo) ya que no cree en la experiencia
sensitiva como portadora de verdadero conocimiento.
En este dualismo entre mundo sensible e inteligible, se encuentra el alma que
es aquello que nos conecta con el mundo inteligible. El alma, según Platón,
proviene del mundo de las ideas, conociendo en ese entonces todas las ideas
antes de migrar hacia el mundo sensible y pasar por el río del olvido, donde
olvida todo su conocimiento sobre el mundo ideal. Entonces, al conocer en el
mundo sensible, el alma en realidad recuerda su conocimiento del mundo ideal.
El conocimiento es reminiscencia.
Este alma como fundamento y principio de conocimiento y vital (dota de vida al
cuerpo y permite conocer) está dividido en tres partes. Según el mito del carro
alado, el alma tiene una parte racional que es inmortal(que se representa en el
auriga del carro), y una parte irracional formada por una parte irascible (que se
representa en uno de sus caballos, caracterizado de color blanco) y una
parte concupiscible (representada por el otro caballo, caracterizado de color
negro).
En la extrapolación de la teoría del alma al Estado, Platón identifica tres sectores
sociales que se suscriben cada una a una parte del alma, proponiendo el dominio
de cada una de las partes sobre las demás. De esta forma, se encuentran
los productores como grupo social, donde la parte dominante del alma es
laconcupiscible, y su virtud es la templanza; los guardianes, donde la parte
dominante del alma es lairascible, y su virtud es la fortaleza; y
los gobernantes (grupo conformado según Platón por filósofos), donde la parte
dominante del alma es la racional y cuya virtud es la prudencia.
En este momento Platón plantea el gobierno perfecto como aquél en que
gobierne el grupo de los filósofos, aquellos poseedores del saber y conocedores
de la Idea del Bien que se alcanza mediante el ascenso dialéctico. Y en última
instancia es un Rey filósofo, virtuoso aquél que debe gobernar (ver Conceptos:
Estado platónico).

Concluidas estas dos teorías, debe explicarse su enlace mediante el ascenso


dialéctico ejemplificado con elparadigma de la línea. Tras abandonar las
sombras de la caverna, aquél que se atreve a conocer el mundo de las ideas,
realiza un ascenso dialéctico, en este ascenso, se comienza por el grado de
conocimiento correspondiente a la primera parte del mundo sensible,
las imágenes, conocidas por la imaginación(eikasía). Siguiendo el ascenso
dialéctico hay un segundo nivel de conocimiento sensible, la creencia(pistis),
que corresponde a las cosas sensibles propiamente dichas. Estos dos primeros
niveles de conocimiento son los que constituyen la opinión (doxa). Ya entrados
en el mundo inteligible podemos llegar a conocer mediante
el entendimiento (diánoia) las ideas matemáticas, que conforma el primer
paso en el dominio de la ciencia (episteme) y en segundo lugar mediante
la inteligencia (nóesis) se conocen las ideas morales y metafísicas. Este
ascenso culmina con el conocimiento de la Idea del Bien, que alumbra todas las
demás ideas dando sentido y permitiendo vislumbrar todas las relaciones que
entre ellas se despliegan.
Tras este ascenso, el buen filósofo debe volver con sus compañeros en la cueva
e intentar apelar sobre ellos para que salgan de su letargo. Platón señala que
este quehacer no puede aceptarse de buen grado por los que ignoran la
condición del conocimiento, y así explica la condena de Sócrates a beber la
cicuta.

Fernández Martorell, C., y Montaner Lacalle, P. (2003). Història de la filosofia (1ª


ed.). Barcelona: Castellnou.
Carpio, A. (1974). Principios de filosofía: una introducción a su problemática (2ª
ed.). Buenos Aires: Glauco.
http://psilosofia.com/resumen-platon/