Vous êtes sur la page 1sur 3

¿Evangelio antropocéntrico?

- ¿La meta del Evangelio es una bendición personal? (Casa, auto,


trabajo, etc.)
o Hoy en día se predica un evangelio de beneficio personal e
inmediato.
o Aquí y ahora.
- ¿Dios quiere bendecirnos en ese sentido?
o Significado de la expresión “Dios quiere bendecirte”
o Significado de “Bendecir”: Decir bien. ¿Por qué? Porque
antes Dios dijo mal, es decir, maldijo a la tierra (Génesis).
- ¿Qué es la bendición de Dios?
- ¿Las bendiciones materiales deberían motivar a seguir a Dios? ¿No
es eso conveniencia?
Llamamientos. Qué involucran
Abraham
Moisés (Éx. 3)
Bezaleel y Aholibab (Ex. 31)
Gedeón (Jue. 6)
Eliseo (1 R. 19:19-21)
Isaías (Is. 6)
Jeremías (Jr. 1)
Ezequiel (Ez. 2)
Mateo (Mt. 9:9; Mr. 2; Lc. 5)

Romanos 11:29
Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.
Filipenses 3:14
Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en
Cristo Jesús.
2 Tesalonicenses 1:11
Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro
Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito
de bondad y toda obra de fe con su poder
2 Timoteo 1:9
Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a
nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue
dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos
Tong Phuoc Phuc es un vietnamita que lleva más de 15 años dándole un
entierro apropiado a todos los bebés que son abortados en una clínica de su
ciudad. Todo comenzó el 2001, cuando su propia mujer quedó
embarazada de él. Juntos fueron al hospital y, durante todos los días
que estuvieron esperando a que naciera su hijo, él se dio cuenta que
había muchas otras mujeres esperando bebé que entraban a un cuarto y
salían sin ellos. Le tomó un tiempo darse cuenta qué era lo que ocurría.
Pero cuando lo hizo, se le rompió el corazón. La idea de que los niños
fueran abortados y no tuvieran la oportunidad de venir a este mundo le dolía
mucho y, entonces, decidió preguntar si acaso podía llevarse a los bebés
difuntos para, al menos, darles un entierro apropiado. Compró un terreno
sobre la colina con sus ahorros y comenzó a sepultarlos como correspondía.
En un principio, su mujer creyó que él estaba loco, pero Tong no renunciaba
a su sueño. Desde ese entonces ha sepultado a más de 10,000 bebés.
Sin embargo, lo que nadie sabía hasta ese entonces, era su verdadera
intención: generar conciencia para salvarle la vida a esos niños. Dice que
su cementerio no es solo un lugar de tristeza, sino que jardín hecho para
tocar el corazón de las mujeres que están dudando si tener o no a sus hijos.
Las madres que no tenían los medios para dar a luz, fueron acercándose
a Tong en busca de ayuda. El hombre pasó de ser un cavador de tumbas, a
un salvador de vidas. ¿Qué hizo? Comenzó a adoptar a los niños con la
idea de que, cuando las madres pudieran, los comenzaran a criar
ellas. Hoy en día, Tong alberga a más de 100 niños en su hogar.

Como era imposible seguirle la pista a todos, inventó una forma fácil de nombrarlos. A los
niños los llamó Honor, y a las niñas, Corazón. Sin embargo, este padre no trata a
los niños como si de un hogar adoptivo se tratara. Más bien, él los ve como sus
propios hijos.

Criar y cuidar a los niños es obviamente una enorme tarea, pero Tong ama su rol de
padre. “Continuaré este trabajo hasta el día que muera, y espero que mis hijos sigan
haciéndolo una vez que yo ya no esté en este mundo”, señaló este increíble y
bondadoso ser humano.