Vous êtes sur la page 1sur 12
Mitos Clasificados 2 Hesíodo - Ovidio - Eurípides Virgilio y otros
Mitos Clasificados 2 Hesíodo - Ovidio - Eurípides Virgilio y otros

Mitos Clasificados 2

Mitos Clasificados 2 Hesíodo - Ovidio - Eurípides Virgilio y otros

Hesíodo - Ovidio - Eurípides Virgilio y otros

Mitos Clasificados 2 Hesíodo - Ovidio - Eurípides Virgilio y otros

Mitos Clasificados 2

Hesíodo - Ovidio - Eurípides Virgilio y otros

Mitos Clasificados 2 Hesíodo - Ovidio - Eurípides Virgilio y otros
Coordinadora del Área de Literatura: Laura Giussani Editora de la colección: Karina Echevarría Secciones especiales: Ruth

Coordinadora del Área de Literatura: Laura Giussani Editora de la colección: Karina Echevarría Secciones especiales: Ruth Kaufman Versiones de los mitos: Ruth Kaufman y Stella Maris Cochetti Corrector: Mariano Sanz Jefe del Departamento de Arte y Diseño: Lucas Frontera Schällibaum Diagramación: Dinamo Gerente de Preprensa y Producción Editorial: Carlos Rodríguez Imagen de tapa: Detalle de Apolo y Dafne, de Giovanni Battista Tiepolo, Latinstock

Ovidio Mitos clasifi cados 2 / Ovidio ; Eurípides ; Virgilio ; adaptado por Ruth

Kaufman y Stella Maris Cochetti. ­ 2a ed. 2a reimp. ­ Boulogne : Cántaro,

2015.

96 p. + Papel ; 19x14 cm. ­ (Del Mirador ; 248)

ISBN 978­950­753­376­1

1. Enseñanza de la Literatura. I. Eurípides II. Virgilio III. Ruth Kaufman, adapt. IV. Cochetti, Stella Maris, adapt. CDD 807

© Editorial Puerto de Palos S. A., 2013 Editorial Puerto de Palos S. A. forma parte del Grupo Macmillan Avda. Blanco Encalada 104, San Isidro, provincia de Buenos Aires, Argentina Internet: www.puertodepalos.com.ar Queda hecho el depósito que dispone la Ley 11.723. Impreso en la Argentina / Printed in Argentina ISBN 978­950­753­376­1

No se permite la reproducción parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, la transmisión o la transformación de este libro, en cualquier medio, sea electrónico o mecánico, mediante fotocopias, digitalización y otros métodos, sin el permiso previo y escrito del editor. Su infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446.

Puertas

de acceso

Pró lo go

¿Es tás pre pa ra do? La lec tu ra que te es pe ra de trás de es tas puer tas es prác ti ca men te un mi la gro. Qui zás no te asom bre, por que el li bro en el que se encuen tran es tas his to rias opa ca el mis te rio de su pre sen cia. En apa rien cia, es te es un li bro co mo tan tos otros; pero so lo en aparien cia. Que poda mos leer lo, que lo com pren da mos y, so bre to do, que lle gue a in te re sar nos y a con mo ver nos son ver da de ras ma ni fes ta cio nes de un pro di gio. Los mi tos que aquí se na rran fue ron to ma dos, y le ve men te adap ta dos, de an ti guos au to res grie gos y la ti nos. Los es cri to res que les dieron for ma li te ra ria lo hicie ron, a su vez, de rela tos más an ti guos aún, que for ma ban par te de las re li gio nes y de las creen­ cias de sus pue blos. Vea mos a He sío do, por ejem plo, au tor de la Teo go nía. No se sa be con cer te za en qué años vivió, pe ro se lo si túa al re de dor del 750 a. C. Eso sig ni fi ca que vi vió ha ce 2750 años. Si se cal cu la que ca da 25 años na ce una nue va ge ne ra ción, ¿cuán tas ge ne ra­ cio nes trans cu rrie ron des de He sío do has ta hoy?

  • 6 Puertas de acceso

¿Quién de noso tros co no ce el nombre y el apelli do de sus fa mi lia res a par tir de la ter ce ra o cuar ta ge ne ra ción? ¿Quién pue­ de ima gi nar có mo era un día cual quie ra de la vi da de nues tros ta ta ra bue los: qué co mían, qué pen sa ban, qué era lo que sen tían? Si a veces nos vemos tan aleja dos de nuestros pro pios pa dres o abue los, ¿có mo po de mos en ten der y com par tir al gu nas de las ideas, pen sa mien tos o sen ti mien tos es cri tos por al guien que vi­ vió ha ce ca si 3000 años?

El ham bre siem pre acom pa ña al hol ga zán. El tra ba jo no es nin gu na des hon ra: la inac ti vi dad es una des hon ra. Si tra ba jas, pron to te ten drá en vi dia el in do len te al ha cer te ri co. La es ti ma ción y la va lía van uni das al di ne ro. Apre cia al amigo y acude a quien acude a ti: da al que te dé y no des al que no te dé. A quien da cual quie ra da, y a quien no da na die da.

¿No pa re cen los con se jos que sue len oír en boca de sus pa­ dres o de sus abue los? Fue ron es cri tos por He sío do, en el li bro Los traba jos y los días, co mo ad ver ten cias pa ra su her ma no Per ses. Cuan do los lee mos, nos re sul tan tan com pren si bles y tan fa mi­ lia res que nos pregun ta mos si cada épo ca vuel ve a pensar las mis­ mas ideas y a dar los mismos con se jos, o si estas ideas y con se jos han lle ga do has ta no so tros prác ti ca men te in tac tos, en un lar go via je de unos 3000 años.

Puertas de acceso

7

El tú nel del tiem po

...

¡exis te!

La ima gen de los viaje ros que suben a una máqui na y viajan ha cia ade lan te y ha cia atrás en el tiempo es una de las prefe ri das de la cien cia ficción y, por ahora, pare ce un sue ño impo si ble de rea li zar. Sin em bar go, po de mos con si de rar que el li bro es co mo esa má qui na que atravie sa las épocas en dos senti dos. Con él, los lec to res de hoy pue den re mon tar se a los tiem pos de la an ti gua Gre cia, y a la vez una voz de aque lla época logra mate ria li zar se en nues tra era pa ra dar nos con se jos y con tar nos his to rias en la in ti mi dad de la lec tu ra. Pe ro es te via je es tá pla ga do de pe li gros: el fue go y el agua que des tru yen los ma nus cri tos, el ol vi do que los apar ta, los ti ra nos que pro hí ben su lec tu ra, el tiem po que los vuel ve le ja nos o po co com pren si bles. A pe sar de to do, hay via je ros que se su ben a es ta na ve muy con fia dos, co mo lo de mues tran las pa la bras con las que el poe ta la ti no Ovi dio con clu ye su obra fun da men tal, Me ta­ mor fo sis (el des ta ca do es nues tro).

Y ya he com ple ta do la obra, que ni la có le ra de Jú pi ter ni el fuego, ni el hie rro, ni el vo raz tiem po po drá des truir. Que cuan do quie ra aquel día, que no tie ne nin gún de re cho a no ser

so bre es te cuer po, pon ga fin al trans cur so de mi in se gu ra vi da:

sin em bar go, en la mejor par te de mí seré lle va do eter no por en­

  • ci ma de los ele va dos as tros, y mi nom bre se rá im bo rra ble y, por

don de se ex tien de el po de río ro ma no so bre las do me ña das tie rras,

se ré leí do por boca del pue blo, y a lo lar go de to dos los si glos, gra cias a la fa ma, si algo de ver dad tie nen los vati ci nios de los poe tas, vi vi ré 1 .

1 Ovi dio, Me ta mor fo sis, Ma drid, Cá te dra, 1999.

  • 8 Puertas de acceso

Del 700 a. C. al presente: el via je de la obra de He sío do

Pa ra com pren der en pro fun di dad cuá les fue ron las di fi cul­ ta des que sor teó una obra an ti gua pa ra lle gar a nuestras ma nos, to ma re mos co mo ejem plo la Teo go nía de He sío do. De es te poe ta se conser van tres libros com ple tos, la Teo go nía, Los tra ba jos y los días y El es cu do de He ra cles. Se supo ne (por ci­ tas de tes ti mo nios an ti guos y por frag men tos de pa pi ros) que su pro duc ción li te ra ria com ple ta abar ca ba unas ca tor ce obras más. De al gu nas de ellas se han pre ser va do im por tan tes frag men tos; otras se han per di do por com ple to. 2 Al re crear es te lar go tra yec to –y el de cual quier obra an ti gua– de be mos pres tar aten ción a dos as pec tos con ver gen tes:

1. Los so por tes ma te ria les de la es cri tu ra. Los ma te ria les so­ bre los que se es cri bió una obra (pa pi ro, cue ros, ta bli llas, pa pel) son fun da men ta les pa ra que se con ser ve su con te ni do. 2. La trans mi sión cul tu ral. La con di ción prin ci pal que de be cum plir una obra pa ra atra ve sar el tiem po es en con trar lec to res en tu sias tas. 3 Pa ra que la trans mi sión con ti núe de una ge ne ra ción a otra, es tos lec to res, a su vez, de ben en se ñar la, co men tar la y re­ pro du cir la de al gún mo do. Du ran te mu chí si mos si glos, el úni co mo do de re pro duc ción de la le tra es cri ta fue el co pia do ma nual.

  • 2 La mis ma pér di da –gran de, si se com pa ra lo que se con ser vó con lo que se pro du jo– su fren los poe tas trá gi cos. Es qui lo, au tor de Pro me teo en ca de na do, es cri bió al re de dor de no ven ta tra ge dias y so lo se res ca ta ron sie te. Eu rí pi des, que es cri bió Ifi ge nia en Áu li de, que se pre sen ta adap ta da en es te vo lu men, es cri bió tam bién no ven ta obras, de las cua les se con ser van die cio cho.

  • 3 Su bra yan do es ta idea en con tra mos la for ma en la que Jor ge Luis Bor ges de fi ne un

    • li bro clá si co: “Clá si co no es un li bro […] que ne ce sa ria men te po see ta les o cua les

mé ri tos; es un li bro que las ge ne ra cio nes de los hom bres, ur gi das por di ver sas ra zo nes,

leen con pre vio fer vor y con una mis te rio sa leal tad”. Cf. Bor ges, Jor ge Luis, “So bre los clá si cos”, en Obras com ple tas, Bue nos Ai res, Eme cé, 1987.

Puertas de acceso

9

La trans mi sión en el mun do grie go

El ro llo de pa pi ro

En la Gre cia clá si ca no ha bía li bros con el for ma to que co no­ ce mos hoy, ni papel, ni muchas per so nas que supie ran leer. Los li bros de aque lla épo ca te nían otras for mas y otros ma te ria les. Se los lla ma ba ro llo o vo lu men. Pro ba ble men te, He sío do es cri bió el poe ma ori gi nal en un so por te más ru di men ta rio, co mo ta bli llas de ma de ra o pie les de ani ma les tra ta das es pe cial men te. Pe ro a me­ di da que avan za ba la ci vi li za ción grie ga, sus au to res fue ron adop­ tan do el ro llo co mo so por te pa ra con ser var las obras li te ra rias. El mate rial so bre el que se es cri bía era el plie go de pa pi ro, una plan ta cu yos ta llos son ri cos en ce lu lo sa. Por un com ple jo pro ce so, que in cluía cor te, re mo jo, pren sa do y se ca do de los ta­ llos, se obte nía la char ta, que era el mate rial ap to pa ra la escri tu­ ra. Con ella se for ma ban los plie gos. Los plie gos de pa pi ro se en co la ban su ce si va men te, de ma ne­ ra que for ma sen una lar ga ban da. Es tas ban das so lían ser de seis me tros de lar go por vein te cen tí me tros de al to, y se en ro lla ban al re de dor de una es pe cie de bas tón. Se es cri bía en una so la ca ra. Leer un rollo era mucho más compli ca do e incó mo do que leer un libro hoy. 4 Ha bía que co lo car lo so bre las ro di llas y su je tar la par te en ro lla da con una ma no, mien tras con la otra se iba de­ sen ro llan do con cui da do. Bus car una ci ta, por ejem plo, era una ta rea bas tan te di fi cul to sa. Por otra par te, los ro llos te nían una ca­ pa ci dad li mi ta da. La Ilía da de Ho me ro, por ejem plo (que hoy es un li bro de apro xi ma da men te 500 pá gi nas), ocu pa ba 24 ro llos.

4 En la ac tua li dad, to da vía pue den ver per so nas le yen do un ro llo si mi lar al de la an­ ti gua Gre cia. Pa ra te ner es ta ex pe rien cia, con cu rran un sá ba do por la ma ña na, en una si na go ga, al ser vi cio re li gio so de la re li gión ju día. En ton ces se lee el Se fer To rá (nom bre he breo del Pen ta teu co), cu ya for ma con ser va la del ro llo o vo lu men.

Mitos Clasificados 2

Hesíodo - Ovidio - Eurípides Virgilio y otros

Teo go nía

Los pri me ros dio ses

El en cuen tro de He sío do con las Mu sas

He sío do apa cen ta ba sus ove jas al pie de un ce rro. No po de­ mos sa ber cuán tas for ma ban aquel re ba ño, pe ro se rían nu me­ ro sas, por que la fa mi lia de He sío do no era po bre. En aque lla épo ca, un buen reba ño era una pose sión de valor. Los griegos se ali men ta ban de cor de ro, ofren da ban cor de ros en sus sa cri fi cios a los dio ses, usa ban la la na de las ove jas pa ra te jer sus ro pas, y co ci na ban con le che y que so de ove jas y de ca bras. Mu chas tar des de ve ra no, ha bía es ta do en ese mis mo lu gar. Lar gas ho ras, mien tras sus ove jas apro ve cha ban el tier no pas­ to de la es ta ción; pe ro aque lla vez fue dis tin ta, com ple ta men te dis tin ta de to das las de más. He sío do re ci bió la ines pe ra da vi si ta de se res so bre na tu ra les. He sío do se to pó de fren te con las nue ve Mu sas. ¿Ca da dio sa se pre sen tó a sí mis ma o fue Ca lío pe quien pro­ nun ció el nom bre de sus ocho her ma nas?

  • 24 Hesíodo - Ovidio - Eurípides - Virgilio y otros

¿Oyó, He sío do, el de li cio so rui do que su bía por de ba jo de sus de li ca dos pies? ¿En tre vió sus cuer pos en dan za, cim breán do­ se vi va men te? ¿O aca so aque lla vi si ta so lo se con cre tó en una voz, en la ma­ ra vi llo sa voz de las Musas, que lle gó has ta sus oídos envuel ta en el vien to, pe ro dis tin guién do se de es te con in con fun di ble cla ri dad? No po de mos sa ber lo con exac ti tud, por que He sío do so la­ men te con tó que ha bía re ci bi do un men sa je di ri gi do a él en pri­ mer lu gar. No era un secre to; más bien, todo lo con tra rio. Es tas fue ron las pa la bras tex tua les de las Mu sas: “¡Pas to res del cam po, tris te opro bio, vien tres tan solo! Sa be mos de cir mu chas men ti ras con apa rien cia de ver da des y sa be mos, cuan do que re mos, pro­ cla mar la ver dad”. Eso fue to do lo que le di je ron y, ade más, cor ta ron una ra ma de flo ri do lau rel –del mis mo lau rel ba jo el cual He sío do ha bía dormi do tan tas sies tas– y se la die ron por ce tro. El en cuentro cam bió por com ple to la vi da del pas tor. Ese men sa je, de sig ni fi ca do al go os cu ro qui zás, lo trans for mó. Des de en ton ces, se de di có a cum plir el en car go que las nue ve her ma nas le ha bían en co men da do. Ce le brar el fu tu ro y el pa sa do; ala bar con him nos la estir pe de los dioses; can tar les, siem pre, a ellas mismas al prin ci pio y al fi nal. Si aquel sen ci llo pas tor pu do cum plir ta ma ño en car go no fue por su saber, por su gracia, ni por su maestría. Si pudo ha cer lo, fue por que ellas le in fun die ron su di vi na voz. ¡Di cho so es aquel de quien se prendan las Musas! Dul ce le bro ta la voz de la bo ca.

(Los re la tos que si guen son algunos de los que le “dictaron” las Musas a Hesíodo y que él narra en sus obras Teo go nía y Los tra ba­ jos y los días).

Teogonía

25

In vo ca ción

Ayú den me, oh Mu sas, a re cor dar las his to rias de los orí ge nes, a re la tar có mo sur gie ron del Caos, Gea y Ura no, y cuá les fue ron los hi jos de la Noche. Re cuér den me tam bién, oh Diosas, có mo Cro no suce dió a su pa dre Ura no pa ra ser, a su vez, des tro na do por Zeus, que hoy reina so bre mor ta les e inmor ta les. Pon gan en mis la bios, por úl ti mo, có mo Pro me teo mo de ló al pri mer hom­ bre con tie rra y con agua.

Los pri me ros dio ses

An te to do, exis tió el Caos. Des pués Gea, la Tie rra, de an cho pe cho. Por úl ti mo, Eros, el más her mo so en tre los se res in mor ta­ les. Con su po der cau ti vaba, por igual, los co ra zo nes y la vo lun­ tad de dio ses y hom bres. An te él, unos y otros sentían aflojar se los miem bros. Del Caos na cie ron tam bién Ere bo, que es el In fier no, y la ne gra Noche. De la No che, en amo ro so con tac to con Ere bo, na­ cie ron a su vez el Éter y el Día.

(Más de una vez, Hesío do ha brá sen ti do que sus oyentes se dis­ traían cuando lo escuchaban. No era el suyo un canto fá cil de seguir. No atra pa ba el in te rés con his to rias re ple tas de ha za ñas, amo res y en ga ños. Más bien, pa re cía una se rie de nom bres en ca de na dos uno tras otro. ¿Qué oyen te se ría ca paz de en ten der que, al dar le un nom­ bre a ca da par te del uni ver so y de sig nar jus ta men te quién era hi jo de quién, He sío do na rra ba la his to ria del ori gen? No ha bía per so na jes, por que la ma te ria de es te can to era el mundo mis mo. Y su sen ti do, mos trar que exis te una ar mo nía que es obra de los dio ses).

  • 26 Hesíodo - Ovidio - Eurípides - Virgilio y otros

Gea, la Tierra, co men zó por pa rir un ser de igual ex ten sión que ella, Urano, el Cielo Es tre lla do, pa ra que la contu vie ra por to das par tes, y fue ra una mo ra da se gu ra y eter na pa ra los bie na­ ven tu ra dos dio ses. Tam bién pu so en el mun do las Al tas Mon ta­ ñas, de li cio sas mo ra das de las Nin fas, que vi ven en los mon tes bos co sos. Dio tam bién a luz al es té ril mar de hin cha das olas, el Pon to. Es tos fue ron sus pri me ros hi jos: Ura no, las Al tas Mon ta­ ñas y el Pon to. A to dos dio a luz Gea, so la, sin me diar nin gu na cla se de unión amo ro sa.

Los hi jos de Gea y Ura no

Más tar de, Gea se unió a Urano. De es te matri mo nio, nació una nue va ge ne ra ción de dio ses. Los cin co Ti ta nes: Océa no, de pro fun dos re mo li nos, Ceo, Crío, Hi pe rión y Ja pe to. Y sus seis her ma nas, las Ti tá ni des: Tea, Rea, Te mis, Mne mo si ne, Fe be, la de áu rea co ro na, y la ama ble Tetis. El úl ti mo ti tán fue el tai ma do Cro no, el más te rri ble de los hi jos de Ura no. Des de el prin ci pio, él odió a su pro lí fi co pa dre.

(Aque llos oyen tes es cu cha ban im pre sio na dos. ¿En ton ces el Cie lo es hi jo de la Tierra y no al re vés? ¿Por qué Mne mo si ne, la per so ni­ fi ca ción de la Me mo ria, apa re ce jun to a las fuer zas pri mor dia les, y no así otras fa cul ta des de la men te? ¿Qui zás por que es la ma dre de las Mu sas?).

Gea dio a luz tam bién a los Cí clo pes, de co ra zón vio len to. Bron tes, As té ro pes y Ar ges. Los tres eran se me jan tes a los dio ses, pe ro con un úni co ojo en me dio de la fren te. Su vi gor, su co ra je y sus mañas se mostra ban en cada una de sus accio nes. Tiem po des pués, le dieron a Zeus el true no y le for ja ron el ra yo.

Teogonía

27

De Gea y Urano na cie ron aún tres hijos, gran des y fuer tes, cu yos nom bres no de ben pro nun ciar se: Cot to, Bria reo y Gías. Ca da uno de ellos tenía cien bra zos in ven ci bles, que se agi ta ban des de sus hom bros y, por en ci ma de esos miem bros, les ha bían cre ci do cin cuen ta ca be zas a ca da uno. Te mi ble era la po de ro sa fuer za que emer gía de sus cuer pos mons truo sos.

(Los oyen tes es cu cha ban es tos nom bres con un es tre me ci mien to. Los dio ses in fer na les, ¡la fuer za más te mi ble que ha bi ta el Uni ver so!).

Cro no su ce de a Ura no

Los hi jos de Gea y Ura no, los hi jos más te rri bles, se sentían irri ta dos con su pa dre des de siem pre. Ca da vez que al gu no de ellos es ta ba a pun to de na cer, Ura no lo re te nía ocul to en el se no de Gea, sin dejar lo sa lir a la luz. Urano go za ba cí ni ca men te con su mal va da ac ción.

La mons truo sa Gea, la ancha Tie rra, su fría hen chi da de sus pro pios hi jos. Sin tién do se a pun to de re ven tar, ur dió una cruel ar ti ma ña. Pro du jo de su se no un bri llan te ace ro y, con él, for jó una enor me hoz. Luego ex pli có el plan a sus hijos. Pe ro to dos sin tie ron te mor an te la idea de ven gar el ul tra je que les ha cía su pa dre, aun que él fue ra el pri me ro en ma qui nar odio sas ac cio nes. So lo Cro no, el de men te re tor ci da, ar ma do de va lor acep tó rea­

  • li zar la em pre sa. –Yo no siento pie dad por nuestro abo mi na ble pa dre, pues él fue el pri me ro en ma qui nar odio sas ac cio nes. Así habló Crono, y Gea se ale gró y lo escon dió en una em­ bos ca da. Vi no el po de ro so Ura no, se echó so bre la tie rra an sio so de amor y se ex ten dió por to das par tes. Pero Cro no sa lió de su escon di te,

  • 28 Hesíodo - Ovidio - Eurípides - Virgilio y otros

ar ma do con la prodi gio sa hoz, y segó los ge ni ta les de su padre.

Luego los arro jó a la ven tu ra, por de trás. Las go tas de san gre que en ton ces se de rra ma ron, to das, las re­

  • ci bió Gea. Al com ple tar se un año, Gea dio a luz a las po de ro sas

Eri nias –que per si guen a los pa rri ci das–, a los enor mes Gi gan tes –que ves tían lus tro sas ar ma du ras y ma ne ja ban in men sas lan zas– y a las Melias o Nin fas de los árbo les. Todos ellos na cie ron de la san gre de Ura no. En cuan to a los geni ta les, des de el pre ci so ins tan te en que el ace ro los cer ce nó, Cro no los arrojó le jos, en el tempes tuo so Océa no. Lar go tiem po fue ron lle va dos de aquí a allá en la in­ men sa lla nu ra de las olas. A su al re de dor, sur gía una blan ca es­ pu ma y, en me dio de ella, na ció una don ce lla. Afro di ta la lla man dioses y hom bres, por que nació en me dio de la es puma. Cuan do la be lla diosa sa lió del mar y pisó la tie rra, ba jo sus de li ca dos pies cre cía la hier ba.

(De to dos los mis te rios trans mi ti dos por He sío do, el na ci mien to de Afro di ta era el que más cauti va ba a los oyentes. ¡Del semen de Urano y la espu ma del mar, esta ba he cho el cuer po de la diosa del amor! So lo el po der de las Mu sas po día vol ver com pren si ble una ver dad tan os cu ra).

Po co des pués de na cer, Afro di ta se pre sen tó por pri me ra vez an te el con ci lio de los dioses. La acompa ña ban Eros y el her­ mo so Hí me ro, el De seo. Y des de un prin ci pio, son sus pri vi le­ gios en tre los hombres y los inmor ta les: las inti mida des con las don ce llas, las son ri sas, los en ga ños, el dulce placer, el amor y la dul zu ra.

Teogonía

29

Los hi jos de la No che

La Noche parió a la odio sa Suer te y a Tána to, espí ri tu de la Muer te. Alumbró tam bién a Hipnos y en gen dró a la tri bu de los Sue ños. Lue go, ade más, la os cu ra No che dio a luz, sin acos tar se con na die, a Momo, el Sar cas mo, y a las Hespé ri des, que tienen a su cui da do las her mo sas man za nas de oro y los ár bo les que las pro du cen más allá del Océa no. Tam bién en gen dró a las Moiras y las Ceres, ine xo ra bles en la ven gan za. Per si guen a los cul pa bles, sean hom bres o dio ses, y su có le ra no se tem pla has ta que lo gran im po ner una pe na cruel a quien ha ya co me ti do gra ves fal tas. La per ni cio sa No che pa rió asi mis mo a Né me sis, azo te de los hom bres, pues eje cu ta la ven gan za di vi na an te cual quier hu ma­ na des me su ra. Des pués, la No che tu vo al En ga ño, la Ter nu ra, la mal de ci da Ve jez y, por úl ti mo, a Eris, la Dis cor dia. La abo rre ci ble Eris alum bró, a su vez, a la dolo ro sa Fa ti ga, al Ol vi do, el Ham bre, los Do lo res que cau san llan to, las Pe leas, los Com ba tes, los Ase si na tos, las Ma tan zas, las Dis cu sio nes, las Pa­ la bras fa la ces, al De sor den y la Des truc ción, com pa ñe ros in se pa­ ra bles, y a Hor co, el Jura men to, el que más daña a los terres tres mor ta les cuan do per ju ran vo lun ta ria men te.

(He sío do re ci ta ba len ta men te los nom bres de los hi jos de la No­ che. An te ca da nom bre de tes ta do, los hom bres re cor da ban su con­

  • di ción de mor ta les ex pues tos al sufri mien to, al dolor, al llanto y a

la ve jez. ¿Por qué la Ter nu ra acom pa ña ba a se res tan per ni cio sos? He sío do can ta ba lo que las Mu sas le ha bían trans mi ti do, pe ro so lo ellas com pren dían el mis te rio pro fun do de aque llas ge nea lo gías. Los

hi jos de la Dis cor dia eran, en cam bio, dig nos hi jos de su ma dre. Si los hom bres com pren die ran cuán tos ma les se evi ta rían im pi dien do que la Dis cor dia se en tro me tie ra en sus vi das…).

Índice

Puertas de acceso

3

Prólogo

5

7

Del 700 a.C. al presente: el viaje de la obra

de Hesíodo

8

9

11

La transmisión en el mundo cristiano

13

La transmisión de los humanistas

15

La obra: Mitos Clasificados 2

21

Teogonía

23

Los hombres y los dioses

33

El mito de Prometeo

33

El diluvio

39

Los hechos de los héroes

43

Heracles

43

Los amores de los dioses

51

Eco y Narciso

51

Dafne y Apolo

55

61

69

69

81

Bibliografía

91