Vous êtes sur la page 1sur 6

Un an f it eat r o en

Bar cin o
Ju an Pablo Can als i M ar t í, Bar ón de la Vall-Roja
(1730-1786),señ alaba, con ar gu m en t os m u y poco
f u n dados, la exist en cia de r est os de u n an f it eat r o en las
cer can ías de la calle de la Boqu er ia (Pon z,1778: 78;
Bosar t e, 1786: 73-76; Bof ar u ll, 1855: 34).
A lo largo de los siglos XIX y XX no extra muros de la ciudad y en el
se encontraron nuevos área sugerida ya por Canals. En
testimonios arqueológicos o una vista cenital, la calle del
documentales y en 1961 Balil Cardenal Casañas aparece como
comentó la ausencia de un segmento de una elipse de
evidencias significativas y por unos 80 metros de longitud. 2
tanto la irrelevancia de polémicas Simétricamente, frente a la calle
sobre la existencia del anfiteatro del Cardenal Casañas, un
de Barcino (Balil, 1961a: 148-152). segundo segmento elíptico de
Más recientemente, la notable poco más de 50 metros de
abundancia de esculturas e longitud, queda definido por la
inscripciones epigráficas de calle dels Cecs de la Boqueria y
época imperial halladas en por fachadas en la plaza de Sant
Barcino (Rodà, 1980: 26), así Josep Oriol. Las dimensiones de
como la importancia de esta los dos largos segmentos
ciudad a lo largo de la fosilizados son 3 considerables y
Antigüedad Tardía (Ripoll, 2000: la precisión de su ajuste con la
371-401), llevaron a diversos trama urbana es excelente.
autores a reconsiderar la posible Matemáticamente no puede
existencia de edificios lúdicos proceder del azar. Las
monumentales (Balil, 1961b: proporciones y las dimensiones
66-68 y 1964: 50; Rodà, 1980: de otros anfiteatros romanos
42-43). Debido a la escasa coinciden con las de esta huella
superficie del recinto amurallado, fosilizada. No son comunes
en el caso de haber existido tales diseños urbanísticos de planta
estructuras, solo pudieron estar elíptica salvo la práctica totalidad
ubicadas extramuros (Puig y de los anfiteatros romanos
Rodà, 2007: 615-617). Durante el (Golvin y Landes, 1990; Gros,
año 2009, en una prospección del 1996). Al oeste del promontorio
entorno de la ciudad amurallada del Mons Taber, la silueta elíptica
(Conde 2013), se identificó la ocupa gran parte de una
posible huella de un anfiteatro reducida plataforma lateral, con
fosilizada en el trazado viario, unos 6 metros de elevación sobre
88
único, para ubicar un
anfiteatro en Barcino,
a salvo de riadas, muy
cercano al forum y a
una puerta de la
muralla. Esta huella
fosilizada está solo a
unos 80 m de la
muralla, frente a la
puerta oeste del cardo
principalis, una
posición, frente a la
entrada de la ciudad,
que es relativamente
frecuente en otras
ciudades romanas
(Nogales Basarrate,
2007: 109). El recinto
amurallado nos
sorprende por su
escasa superficie (10
hectáreas). Así se ha
interpretado por
muchos, -
erróneamente según
Una elipse geométrica, generada por ordenador, está
se puede ver ahora -,
sobrepuesta sobre una foto aérea del área de la iglesia de
Santa Maria del Pi. Las dimensiones de los dos largos que Barcino era una
segmentos fosilizados son considerables y la precisión de su ciudad con una
ajuste con la trama urbana es excelente. Matemáticamente población muy
no puede proceder del azar.
pequeña (1500 a 3000
habitantes intra
el nivel del mar. Se trataría de un
muros). Sin tener en cuenta que
espacio extra muros idóneo, casi
la gran fortaleza de las murallas y
89
sus torres, las dimensiones de su siglo I d.C. en paralelo con la
templo, del foro, de los construcción de los anfiteatros
acueductos, el anfiteatro, la romanos de otras ciudades
riqueza en inscripciones provinciales. Una fecha
epigráficas y de elementos coherente con la cronología de la
escultóricos son evidencia de una vía y necrópolis que rodea, la
demografía (intra y extra muros) silueta fosilizada por la calle dels
ya importante para su época. Cecs de la Boquería. Datadas en
Como sería de esperar en un la plaza de la Vila de Madrid,
puerto muy activo, en una de las desde el siglo I d.C a fines del III.
pocas colonias de ciudadanos Según observaron Golvin y
romanos en Hispania (solo se Landes, tras las incursiones y
conocen cerca de dos docenas en desórdenes de fines del siglo III
el siglo I d.C.) y con un territorium d.C. en la Gallia, muchas áreas
que ya se reconoce muy poblado. demasiado próximas a las
Una ciudad que tomaría un papel murallas fueron despejadas de
muy preponderante durante el edificaciones y estructuras que
período visigodo. 4 El reducido pudieran servir de refugio en un
recinto amurallado no es un asedio. Esta circunstancia afectó
punto de partida adecuado para a diversos anfiteatros como los
considerar la población total de de Rouen, Bourges y Metz (Golvin
Barcino, intra y extra muros,.en y Landes, 1990: 106), donde se
los siglos I al III d.C. Desde su aprovecharon sus materiales
fundación en el siglo I a.C., las constructivos para ser
murallas de Barcino quedaron reutilizados en el refuerzo de las
limitadas por las 10 hectáreas murallas. También Puig y Rodà
disponibles en la plataforma han considerado esta posibilidad
superior del Mons Taber en el caso de Barcelona (Puig y
(Pallarés, 1969), Existirían Rodà, 2007: 617). En Tours parte
suburbios muy considerables en del anfiteatro se incorporó al
muchas otras colonias romanas. circuito de las murallas (Salmon,
Probablemente el anfiteatro de 1857: 216-227). En Nîmes se ha
Barcino fuese erigido a finales del conservado la mayor parte del
90
anfiteatro, pero integrándolo en contrafuertes de la iglesia. Solo
la muralla. Bajo las mismas pudo fecharse entonces como
amenazas de fines del siglo III, anterior al siglo XIV. Esta bóveda
Verona construyo un nuevo de piedra (UE 103 en la
tramo de la muralla para excavación) resulta interesante
introducir al anfiteatro intra de considerar la posibilidad de un
muros. 5 En los alrededores del anfiteatro, Su orientación
posible anfiteatro de Barcino, los coincide con la de las bóvedas y
sondeos arqueológicos muros radiales que soportan la
evidencian construcciones e cavea en otros anfiteatros.
intensa actividad urbana hasta el Admitiendo que tal bóveda
siglo IV, cuando decae cubriese un espacio transitable,
bruscamente. Las intervenciones con una altura de paso de 2,5 m
arqueológicas y los documentos o superior, el nivel de circulación
muestran que en adelante, hasta original estaría a una
el siglo XIII, la mayor parte de profundidad que no fue
este espacio estuvo ocupado por alcanzada por los arqueólogos
campos y huertos (Busquets y por motivos de seguridad. Así el
Pastor, 2005: 119). Esto permite nivel de circulación estaría en una
considerar que, durante el siglo cota comparable con la de la vía
IV, se procedió a la eliminación romana que rodea al supuesto
sistemática de construcciones en anfiteatro y que pasaba por la
el exterior más inmediato al cercana plaza de la Vila de
recinto amurallado de Barcino. Madrid. Durante la excavación de
Recuperándose sus materiales esta última plaza en 1956, puedo
para el refuerzo de la muralla. En estimarse que la vía romana
el año 2007 en una cata en el estaba a unos 3 metros bajo el
noreste de la iglesia del Pi, a nivel actual del suelo (Beltrán de
escasos centímetros bajo el Heredia, 2007: 50, fig. 35) y fue
pavimento, apareció un corto datada entre los siglos I al III d.C.
fragmento de una bóveda de En el año 2009 se intervino
piedra amortizada y apoyada en arqueológicamente bajo un
la cimentación de los edificio en restauración en la
91
plazuela del Pi, al sur del ábside la humedad. En Barcelona se
de la iglesia, en un 6 área que conocen dos topónimos
topográficamente correspondería directamente relacionados con
a las arenas centrales del unas ?arenas? (sinónimo de
hipotético anfiteatro y que podría anfiteatro muy usado) La plaza
identificarse con la fossa Arenaria que estuvo hasta el siglo
bestiaria. La información XIV al sur de la iglesia del Pi, junto
publicada es todavía muy escasa a la muralla. Y en tradiciónes,
pero se han avanzado algunos Santa Maria de les Arenes era el
datos (Ravotto, 2009: 100-101). monasterio e iglesia martirial de
Resaltan una hilera de tres Santa Eulàlia documentado. El
gruesos pilares rectangulares que estudio reciente de otros muchos
coinciden con la orientación del topónimos y su distribución
eje menor de la elipse fosilizada, topográfica la señalan en la
relacionándolos así directamente actual Santa Maria del Pi.
con la hipótesis del anfiteatro. El
Autor: Luis Conde Moragues
cuerpo de los pilares es de
argamasa (opus caementicium),
pero la cara superior de los Bibliografía:
pilares está formada por una BALIL, A., 1961a, Sobre el anfiteatro
hilada de sillares de piedra (opus romano de Barcino, Cuadernos de
Arqueología e
certum) y tiene una superficie
Historia de la Ciudad, Barcelona,
plana. Los paralelos hallados en
Ayuntamiento de Barcelona, Museo de
otros anfiteatros respecto a la Historia de la Ciudad, II, 148-152.7
posición de estos pilares, su BALIL, A., 1961b, Las murallas bajo
morfología y sus materiales imperiales de Barcino, CSIC, Instituto
constructivos, sugieren que estos Español de Arqueología Rodrigo Caro,
pilares pudieran ser el soporte de Madrid.

la usual tarima de madera que BELTRÁN DE HEREDIA, J., 2007, La via


sepulchralis de la plaza de la Vila de
cubría todas las fossae bestiariae
Madrid.
en los anfiteatros. En
15 títulos más.
construcciones, la piedra se usa
siempre para aislar la madera de
92

Centres d'intérêt liés