Vous êtes sur la page 1sur 5

ALUMNO: CASIMIR MANUELO, WILDER

SOLUBILIDAD DE GASES EN LIQUIDOS

Entre las disoluciones de gases que presentan interés farmacéutico, se encuentran la del
Ácido clorhídrico, el agua amoniacal y las preparaciones efervescentes que contienen
anhídrido carbónico disuelto, el cual se mantiene en la disolución bajo presión.

La solubilidad de un gas en un líquido viene dada por la concentración del gas disuelto,
cuando este se encuentra en equilibrio con el gas puro situado sobre la disolución. Esta
solubilidad depende, principalmente, de la presión, la temperatura, la presencia de sales y
de las reacciones químicas que algunas veces se producen entre el gas y el disolvente.

Influencia de la presión. La presencia del gas sobre la disolución debe ser tenida en
cuenta en las disoluciones gaseosas, puesto que, al variar aquella, varia la solubilidad del
gas disuelto que está en equilibrio con el gas sin disolver. La influencia de la presión
sobre la solubilidad de un gas se expresa mediante la ley de Henry, la cual establece que
en una disolución muy diluida, a temperatura constante, la concentración del gas disuelto
es proporcional a la presión parcial del gas que se encuentra sobre la disolución, una vez
alcanzado el equilibrio. La presión parcial del gas se obtiene restando la presion de vapor
del disolvente de la presión total que existe sobre la disolucion. Si C2 es la concentracion
del gas disuelto, en gramos/litro de disolvente, y p la presion parcial, en mm de Hg, del
gas no disuelto, que permanece sobre la disolucion, la ley de Henry puede expresarse asi:

C2=kp [2]

Siendo k una constante de proporcionalidad característica de la disolución que se esta


considerando. Aqui, la concentración se expresa, más adecuadamente, mediante la
fracción molar, pero, cuando las disoluciones son muy diluidas, puede emplearse la
molaridad.

La importancia de la ley de Henry para el farmacéutico se basa, en parte, en el hecho de


que la solubilidad de un gas aumenta directamente con la presión del gas existente sobre
la disolución y que, por el contrario, la solubilidad del gas disminuye, de modo que
algunas veces el gas escapa con violencia, cuando cesa la presion del gas sobre la
disolución. Este feo³meno se advierte con frecuencia en las disoluciones efervescentes
cuando se quita el tapan del envase que las contiene.

Influencia de la temperatura. La temperatura ejerce también una influencia notable


sobre la solubilidad de un gas en un líquido, pues cuando aumenta la temperatura
disminuye la solubilidad de la mayoría de los gases, debido a la mayor tendencia que
tiene el gas a expandirse. Esta propiedad de expansión, junto con el fenomeno de la
presion, hacen que el farmacéutico tome precauciones al abrir los envases de
disoluciones gaseosas en climas cálidos, o bajo condiciones de temperatura elevadas.
Así, un recipiente que contenga una disolucion gaseosa o un líquido con una elevada
presion de vapor, por ejemplo, el nitrato de etilo, antes de abrirlo debe sumergirse en hielo
o en agua fría, durante algún tiempo, para reducir la temperatura y la presion del gas.

Efecto salino. Con frecuencia, los gases son liberados de las disoluciones en las que
estan disueltos, introduciendo un electrolito, por ejemplo, cloruro sodico, y, algunas veces,
por un no electrolito, como la sacarosa. A este fenómeno se le llama efecto salino, y
puede ponerse de manifiesto añadiendo una pequeña cantidad de una sal a una

CURSO: TRATAMIENTO DE GASES PROFESOR: RUBEN RODRIGUEZ


ALUMNO: CASIMIR MANUELO, WILDER

disolucion "carbonica". Aqui, el escape de gas que se produce es debido a la atracción


que ejercen los iones de la sal o el no electrolito, altamente polar, sobre las moleculas de
agua, lo cual reduce la densidad del medio acuoso que rodea a las moleculas del gas. El
efecto salino también puede presentarse en las disoluciones de líquidos en líquidos y en
las de sólidos en líquidos.

Influencia de las reacciones químicas. La ley de Henry se cumple correctamente en los


gases que solo son ligeramente solubles y que no reaccionan, de modo alguno, con el
disolvente. Pero con gases como el cloruro de hidrogeno, el amoniaco y el anhídrido
carbónico, existen desviaciones de esta ley, como. Consecuencia de la reacción química
que tiene lugar entre el gas y el disolvente, la cual origina, por. Regla general, un aumento
de la solubilidad. Por esto, el cloruro de hidrogeno' es aproximadamente 10 000 veces
más soluble en agua que el oxígeno.

Expresion de la solubilidad. La solubilidad de un gas en un líquido puede expresarse:


bien mediante la constante k de la ley de Henry o bien por el coeficiente - de absorcion de
Bunsen. El coeficiente de Bunsen se define como el volumen de gas, en litros (reducido a
condiciones normales de 0 °C y 760 mm de presión) que se disuelve en 1 litro de
solvente bajo la presion parcial del gas de 1 atm, y a una temperatura determinada

[3]

en donde Vgas es el volumen del gas, en condiciones normales, disuelto en un volumen


Vsolv, de disolvente a una presion parcial del gas p. Los coeficientes de Bunsen de algunos
gases en agua a 0 °C y 25 C se muestran en la tabla 3. La aplicacion de la ley de Henry y
el calculo de k y -Â Â se ilustran en el ejemplo que a continuacion se expone.

Gas
0°C 25 °C

H2 0,0215 0,0175
N2 0,0235 0,0143
O2 0,0478 0,0283
CO2 1713 0,759

Coeficientes (-) de Bunsen para algunos gases en el agua a 0° y 25° C

SOLUBILIDAD DE GASES EN LÍQUIDOS EN EL EQUILIBRIO

Si se aplica la regla de las fases a un proceso de absorción, en el que se distinguen tres


componentes, (líquido, gas soluble y gas inerte), F + L = C + 2, resultan tres grados de
libertad para el sistema, o sea, que la concentración de soluto en el líquido, o su fracción
molar, puede expresarse en función de tres variables convenientes, que son: la
temperatura, la presión total y la presión parcial del soluto en la mezcla gaseosa: X A = f (
T, P, PA)

CURSO: TRATAMIENTO DE GASES PROFESOR: RUBEN RODRIGUEZ


ALUMNO: CASIMIR MANUELO, WILDER

Normalmente, la solubilidad de un gas no se afecta sustancialmente por la presión total


del sistema, si ésta se mantiene por debajo de 5 atmósferas. Sin embargo, el efecto de la
temperatura es importante, de modo que la solubilidad aumenta al disminuir aquélla. Por
este motivo, cuando la absorción va acompañada de un efecto calorífico, se precisan
instalar refrigerantes o intercambiadores de calor en el equipo para mantener una
temperatura suficientemente baja que permita obtener un grado de absorción adecuado.

Por tanto, para presiones no muy altas y fijada la temperatura, es la presión parcial del
soluto en la fase gaseosa la que nos fija el grado de absorción de un gas en un líquido. La
relación entre ambas magnitudes nos da las condiciones de equilibrio entre las fases
líquida y gaseosa. Esta relación se obtiene a partir de los datos experimentales,
existiendo tablas de presiones parciales frente a fracciones molares para muchos casos,
pero para la mayoría de las disoluciones diluidas de gases, y para algunos de ellos en un
gran rango de concentraciones, la relación de equilibrio está dada por la ley de Henry.
Esta ley puede escribirse en la forma:

PA = H.CA, PA = H´.XA (12.1)

siendo PA la presión parcial del componente A en la fase gaseosa, H y H´ las constantes


de la ley de Henry, (que dependen de T, fundamentalmente, y también de P), y CA y XA , la
concentración y la fracción molar del componente en cuestión en la fase líquida.

En otros casos en los que no se cumple esta ley, pueden usarse otras ecuaciones
empíricas, en las que aparecen además otros parámetros característicos para cada gas y
para cada proceso

Solubilidad del benceno

Fórmula: C6H6 Presión de vapor: 10 k Pa 20º C

Densidad relativa de vapor (aire=1): 2.7

Solubilidad en agua: 0.18 g/ml a 25º C

Punto de ebullición: 80º C


Aspecto y color: Líquido incoloro.
Peso molecular: 78.1
Olor: Característico

El benceno es un compuesto no polar pues la diferencia de electronegatividad de estos dos


elementos es muy poca, en cambio el agua es un compuesto muy polar, por lo cual el
benceno es insoluble en ella (solo los compuestos polares son solubles en otros compuestos
polares.

A pesar e ello el benceno es poco soluble en agua ello se mostrara a ontinuaion en una
grafica de mezlas.

CURSO: TRATAMIENTO DE GASES PROFESOR: RUBEN RODRIGUEZ


ALUMNO: CASIMIR MANUELO, WILDER

Nomenclatura:

A= Agua
B= Benceno
C= Acetona

Datos de Equilibrio:

Diagrama Tipo Triangulo Rectangulo:

CURSO: TRATAMIENTO DE GASES PROFESOR: RUBEN RODRIGUEZ


ALUMNO: CASIMIR MANUELO, WILDER
SOLUBILIDAD DEL SO2

El dióxido de azufre es un óxido cuya fórmula molecular es SO2. Es un gas incoloro con un
característico olor asfixiante. Se trata de una sustancia reductora que, con el tiempo, el
contacto con el aire y la humedad, se convierte en trióxido de azufre. La velocidad de esta
reacción en condiciones normales es baja.En agua se disuelve formando una disolución ácida.
Puede ser concebido como el anhidruro de un hipotético ácido sulfuroso (H2SO3). Esto —en
analogía a lo que pasa con el ácido carbónico— es inestable en disoluciones ácidas pero
forma sales, los sulfitos y hidrogenosulfitos

Densidad del gas (1.013 bar en el punto de ebullición) : 3.049 kg/m3


Densidad del Gas (1.013 bar y 15 °C (59 °F)) : 2.77 kg/m3
Factor de Compresibilidad (Z) (1.013 bar y 15 °C (59 °F)) : 0.9802

Datos de solubilidad del SO2 en agua, para la preparación de la curva de


equilibrio
% SO2 w/w en la 0,05 0,1 0,15 0,2 0,3 0,5 0,7 1,0 1,5
solución
Presión parcial de 1,2 3,2 5,8 8,5 14,1 26 39 59 92
SO2 En el gas mmHg

Para poder tratar este contaminante es necesario somprender su solubiliada la ual esta en
función de la presión, temperautura y salinidad, para ello se utilizara una grafia.Para la
resolución gráfica del número de etapas, debemos graficar la curva de equilibrio y la línea de
operación, así como la línea de operación que representa la mínima relación líquido gas que
nos daría la eficiencia deseada. Las unidades deben ser de moles de contaminante por moles
de razones molares o razones de peso (moles o Kg de contaminante/moles o Kg de líquido o
gas según eje). Luego calculamos el número de escalones que necesitamos, desde el punto
de partida, hasta alcanzar la remonición deseada, que será el número de unidades de
transferencia.

CURSO: TRATAMIENTO DE GASES PROFESOR: RUBEN RODRIGUEZ