Vous êtes sur la page 1sur 2
ESTÉTICA Y ARTE La estética puede ser definida como aquella disciplina que estudia lo bello en el arte y en la naturaleza1. En la filosofía del arte se evalúan distintos conceptos de estética, que también es una rama de la filosofía. La acepción etimológica de “Estética” se remonta a la Antigüedad Clásica, “aisthesis”, que hace referencia al conocimiento obtenido a través de los sentidos. Es decir que es una referencia directa a la experiencia sensible, la abstracción de aquello que es objetivo.2 Es menester comprender la diferencia que existe entre estos conocimientos estéticos, y el estudio de las ciencias exactas, cuyos objetos formales también son percibidos a través de los sentidos. (Y es que, en realidad, cuando el hombre interactúa con la realidad, todo debe ser percibido y conocido a través los sentidos, en primera instancia). Existen diversas acepciones filosóficas sobre la “estética”, sea que han sido trabajadas directamente, como en el caso de Ortega y Gasset, Spinoza, Nietzsche, Heidegger, o que han tenido que ser deducidas a partir de alusiones a la belleza en diferentes trabajos con en el caso de Aristóteles3. Sin embargo, no es intención de este trabajo abordar las diferentes líneas de pensamiento, sino postular una breve definición, según la óptica de quien redacta. La gran diferencia radica en el objeto formal de estudio, las ciencias exactas estudian las leyes físicas y ontológicas que rigen a sus objetos formales, también conocidos a través de los sentidos. En cambio, la estética, va a estudiar todo objeto o resultado bajo la lupa de la belleza, el mensaje emotivo que contiene, y la intensidad con la que lo logra transmitir. Según la definición que postulo, es necesario entonces concebir distintos criterios de “belleza” según nociones y técnicas, así también el núcleo de la actividad artística, que Aritóteles entiende como mímesis, y, en el caso específico del arte: la finalidad artística, el descargo emocional del agente creador, o catarsis. Es decir: la intención. Es precisamente la intención de impregnar al objeto de un mensaje emotivo lo que va a diferenciar la creación científica, de la creación artística, incluso cuando podamos encontrar actividad científica como medio para el desarrollo de algunas obras de arte. Esto sucede porque en el arte el objeto se encuentra dotado de una emotividad que debe ser “puesta” por el agente creador, para poder ser desentrañada por el receptor. Y aquí podríamos encontrar el sentido objetivo del arte. En la capacidad de comunicar su mensaje emotivo, y la intensidad con lo que lo logra, ello para mi determinaría que obra 1 Portal Web de Definiciones filosóficas: https://www.significados.com/estetica/, visto por última vez el 14/05/2018 2 Portal web de Caudal Musical: http://caudalmusical.blogspot.pe/2014/01/estetica-musical-definicion- desarrollo.html?m=1, visto por última vez el 14/05/2018 3 PROYECTO ESTÉTICO ARISTOTÉLICO: ENTRE ARTE Y PLACER. Magdalena Bosch, 2011. – p. 2. de arte está mejor desarrollada. De manera directa: es decir que impacta directamente en la emotividad. O Indirecta: que impacta en la emotividad después de un proceso de interacción racional-emocional basado en la propia experiencia del receptor. Debemos mencionar, que, a noción particular, la obra que no es susceptible de comunicar un mensaje emotivo claro y objetivo, no ha logrado su finalidad. Es por ello que la obra muy abstracta, a mi parecer, no resulta ser una obra de arte bien desarrollada, sino una obra que podría ser técnicamente perfecta, con un mensaje intelectual para aquellos que dominan los criterios técnicos de la rama en cuestión, por cumplir los caracteres estéticos. Y esto es comparable con el idioma: no porque el agente haya querido decir te quiero y lo haya escrito “fdklsjflk” quiere decir que debemos entenderlo así, si el mensaje no es cognoscible, entonces es un uso erróneo del idioma. Intención contra objetividad. Entonces, la estética en el arte aborda, no solamente el carácter subjetivo (lo que el sujeto quiso decir), sino que ello es ordenado por dos elementos más: 1) los caracteres estéticos de belleza, y 2) que el mensaje emotivo haya sido impregnado en la obra, y sea susceptible de ser conocido por el sujeto receptor. La relación de la estética con la música, es directa, los caracteres estéticos van a regir la actividad musical como el caudal de un río conduce al agua, al igual que en las demás artes. Y es menester comprender los límites artísticos, y su finalidad, para no desvirtuar el arte musical y convertirlo en una exhibición de talentos y destrezas, reduccionismos artísticos, u obras intelectuales musicales, no artísticas (podríamos mencionar aquí al Free Jazz muy abstracto, que es un constructo muy intelectual musical, comparable con una obra de filosofía, para el lenguaje, en contraposición a una obra de poesía que sí es artística). Por lo mismo que, en algún sentido, funciona como lenguaje emocional. Y el coche que transporta dicho mensaje debe poder ser abierto y conducido por todos aquellos que lo reciben. Esto último es muy objetivo, aunque también dependa del nivel de instrucción del receptor, pero es innegable que existen obras que pueden ser catalogadas como tristes, o alegres, incluso cuando quien la escuche no comparta dicha emotividad. Entonces, podríamos concluir diciendo que existen parámetros objetivos en el arte, por ende en la música, basados y regidos por las nociones de estética. Y también, existe el ámbito subjetivo, que tiene que ver con los gustos, experiencias y nivel de conocimientos del receptor. No podemos prescindir de ninguno.