Vous êtes sur la page 1sur 71

port Rec Tec2.

qxd 25/2/05 17:59 Página 1

Recomendación Técnica Nº 2

La administración
La administración judicial

judicial

Junio 2004
CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS DE ECONOMISTAS DE ESPAÑA
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 1

Recomendación Técnica Nº 2

La administración
judicial

Junio 2004
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 2
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 3

CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS DE


ECONOMISTAS DE ESPAÑA

PRESIDENTE
Fernando González-Moya Rodríguez de Mondelo

CONSEJO DIRECTIVO DEL REFOR

PRESIDENTE

José Mª de la Cruz Bértolo

VICEPRESIDENTE
Miguel Angel Sánchez Martín

CONSEJEROS
Raimon Casanellas Bassols
Francisco Conde Barros
Adolfo Gabrieli Seoane
Miguel Isasi Fernández de Bobadilla
Gastón Letamendía Tellería
Fernando Montes-Jovellar Rovira
Xavier Sierra Parra

COMITÉ DE NORMAS Y PROCEDIMIENTOS


Raimon Casanellas Bassols (Presidente)
Leandro Cañibano Calvo
Francisco Javier Escobosa San Miguel
Fernando Gómez Martín
José Mª Lamo de Espinosa Michels de Champourcin
Adolfo Núñez Astray

COMITÉ DE FORMACIÓN
Adolfo Gabrieli Seoane (Presidente)
Elena Fernández Alvarez
Alejandro Latorre Atance
Antonio Moreno Rodríguez
Joan Rojas Graell
Mª Ángeles Velázquez Martín
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 4
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 5

INDICE

I. CONCEPTO Y CARACTERES
II. SUPUESTOS LEGALES
III. NORMAS GENERALES DE ACTUACION DEL ADMINISTRADOR JUDICIAL
1. Administración e intervención
2. Requisitos de aptitud
3. Forma de actuación del administrador.
3.1. Aceptación del cargo
3.2. Prestación de fianza
3.3. Toma de posesión
3.4. Inscripción
3.5. Adopción de acuerdos
3.6.Retribución
4. Cese del administrador
5. La responsabilidad del administrador
6. Contenido de la administración judicial. Obligaciones y facultades del administrador.
6.1. Inventario y estudio de viabilidad
6.2. Funciones contables
6.3. Conservación material
6.4. Facultades de gestión
6.5. Cumplimiento de las obligaciones con terceros
6.6. La defensa de los bienes
7. El control de la administración. La rendición de cuentas.
8. Finalización de la administración

IV. LA ADMINISTRACION JUDICIAL EN EL PROCESO CIVIL DE EJECUCION


1. Introducción
2. La administración judicial como medida de garantía del embargo
2.1. Casos en que procede
2.2. Constitución de la administración judicial. Nombramiento de administrador e interventores.
2.3. Desarrollo de la administración.
2.4. Contenido del cargo
3. La administración judicial como medio de pago al acreedor.
3.1. Constitución de la administración judicial. Participación del deudor en el nombramiento
3.2. Desarrollo de la administración
4. La administración judicial en la ejecución de bienes hipotecados o pignorados.

V. LA DIVISION DE PATRIMONIOS
1. Distinción entre figuras afines: contador, interventor y administrador
2. Las medidas de aseguramiento del caudal hereditario
2.1. Momentos en que procede acordarse una intervención del caudal hereditario.
2.2. Constitución de la intervención judicial
2.3. La formación del inventario
2.4. Retribución del interventor
3. La administración del caudal hereditario
3.1. Designación del administrador
3.2. Caución
3.3. Toma de posesión y publicidad
3.4. Funciones del administrador
3.5. Rendición de cuentas
3.6. Retribución
4. Terminación de la intervención del caudal hereditario
5. Breve referencia a la administración del caudal matrimonial

5
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 6

VI. LA ADMINISTRACION JUDICIAL EN EL PROCESO PENAL


1. Momentos en que puede ser acordada
1.1. Como medida cautelar
1.2. Como aseguramiento de las responsabilidades pecuniarias
1.3. En ejecución de sentencia
2.- Regulación procesal de la administración judicial
2.1. Intervención y administración judicial
2.2. Objeto de la administración
2.3. Nombramiento de administrador
2.4. Contenido del cargo. Fianza. Retribución. Funciones. Control de la administración. Rendición de
cuentas.
2.5. Finalización

VII. LA ADMINISTRACION JUDICIAL EN EL PROCESO LABORAL


1.- La administración judicial del artículo 254 de la Ley de procedimiento laboral
1.1. Casos en que procede
1.2. Constitución de una administración judicial
1.3. Nombramiento del administrador
1.4. Contenido del cargo. Funciones. Remuneración.Responsabilidad.
1.5. Incidencias
1.6. Rendición de cuentas

VIII. FORMULARIOS
IX. BIBLIOGRAFIA

6
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 7

ABREVIATURAS

ADC Anuario de Derecho Civil


AEAT Agencia Estatal de Administración Tributaria
AL Revista Actualidad Laboral
ALC Anteproyecto de Ley Concursal
AN Audiencia Nacional
AP Audiencia Provincial
Art. Artículo
BOE Boletín Oficial del Estado
BORME Boletín Oficial del Registro Mercantil
Cc Código Civil
CCom Código de Comercio
CCS Consorcio de Compensación de Seguros
CDC Cuadernos de Derecho y Comercio
CES Consejo Económico y Social
CGCEE Consejo General de Colegios de Economistas de España
CGPJ Consejo General del Poder Judicial
CNE Comisión Nacional de la Energía
CNMV Comisión Nacional del Mercado de Valores
CNMT Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones
CP Código Penal
DA Disposición Adicional
DF Disposición Final
DGRN Dirección General de los Registros y del Notariado
DGT Diario General de Tributos
DO Diario Oficial
DOCE Diario Oficial de Comunidades Europeas
DT Disposición Transitoria
E de M Exposición de Motivos
FEDER Fondo Europeo de Desarrollo Regional
ET Estatuto de los Trabajadores (Texto refundido de 1995)
FGD Fondo de Garantía de Depósitos
FOGASA Fondo de Garantía Salarial
GmbH Gesetz betreffend die Gesellschaften mit beschränkter Haflung
ICAC Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas
InsO Insolvenzordnung
IPC Índice General de Precios al Consumo
IRPF Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
IVA Impuesto sobre el Valor Añadido
LC Ley Concursal
LMV Ley del Mercado de Valores
LECiv Ley de Enjuiciamiento Civil
LECrim Ley de Enjuiciamiento Criminal
LIRPF Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
LIS Ley del Impuesto sobre Sociedades
LIVA Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido
Loc.cit. Lugar citado
LOPJ Ley Orgánica del Poder Judicial
LOFAGE Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado
LOSSP Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguro Privados
LPH Ley de Propiedad Horizontal
LPL Ley de Procedimiento Laboral
LSA Ley de Sociedades Anónimas
LSP Ley de Suspensión de Pagos

7
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 8

LSRL Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada


MJu Ministerio de Justicia
OM Orden Ministerial
Op.cit. Obra citada
Pág. Página
PLC Proyecto de Ley Concursal
PLORC Proyecto de Ley Orgánica para la Reforma Concursal
RCPI Reglamento Comunitario sobre Procedimientos de Insolvencia
RD Real Decreto
RDL Real Decreto Ley
RD Leg Real Decreto Legislativo
RDGRN Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado
RDM Revista de Derecho Mercantil
RDP Revista de Derecho Privado
RDS Revista de Derecho de Sociedades
REA Registro de Economistas Auditores
REAF Registro de Economistas Asesores Fiscales
REDT Revista Española de Derecho del Trabajo
REFor Registro de Economistas Forenses
Rgto. Reglamento
RGD Revista General de Derecho
RH Reglamento Hipotecario
RM Registro Mercantil
RMC Registro Mercantil Central
ROAC Registro Oficial de Auditores de Cuentas
RREFor Revista del REFor
RRM Reglamento del Registro Mercantil
RTEAC Resolución del Tribunal Económico Administrativo Central
RTEAR Resolución del Tribunal Económico Administrativo Regional
SAN Sentencia de la Audiencia Nacional
SAP Sentencia de la Audiencia Provincial
ss. siguientes
STCT Sentencia del Tribunal Central de Trabajo
STS Sentencia del Tribunal Supremo
STSJ Sentencia del Tribunal Superior de Justicia
TC Tribunal Constitucional
TCu Tribunal de Cuentas
TDC Tribunal de Defensa de la Competencia
TEAC Tribunal Económico Administrativo Central
TEAR Tribunal Económico Administrativo Regional
TEDH Tribunal Europeo de Derechos Humanos
TS Tribunal Supremo
TSJ Tribunal Superior de Justicia
UE Unión Europea
UTE Unión Temporal de Empresas
VV.AA. Varios Autores

8
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 9

PRÓLOGO

El Registro de Economistas Forenses (REFor) agradece a la autora de esta obra, Mª Ángeles


Velázquez, Vocal del Comité de Formación, el extraordinario trabajo realizado y su dedicación
al Registro. Para nosotros es un gran honor contar con esta magnífica profesional entre nuestros
vocales, y esperamos que su trabajo sea útil para todos, dada su alta calidad y enfoque práctico,
con vocación de convertirse, como sin duda así será, en una valiosa herramienta para el trabajo
diario del administrador judicial.
La administración judicial desempeña un papel fundamental en el proceso convirtiéndose en un
medio útil de prevención y de ejecución. Son variados los supuestos que pueden dar lugar a la
adopción de una administración judicial, contemplándose tanto en el ámbito civil, como mer-
cantil, penal y laboral, cada uno de los cuales cuenta con su propia normativa de desarrollo. Este
estudio ofrece una completa visión del funcionamiento práctico de esta figura jurídica con un
análisis pormenorizado de las diferentes normas aplicables, ofreciendo un marco de referencia
para la actuación del administrador y dando solución a su vez a la gran cantidad de cuestiones
que se suscitan en el desarrollo de la administración judicial.
La obra comienza con una visión general de la administración judicial, analizando su concepto
y caracteres, los supuestos legales en que procede, y las normas generales de actuación del admi-
nistrador judicial. A continuación se adentra en las especialidades de la administración judicial
en los diversos ámbitos en que ésta puede tener lugar. Completan esta obra una serie de formu-
larios y una extensa relación bibliográfica, que sin duda hacen de ella una obra de gran valor teó-
rico y, al mismo tiempo, de marcado carácter práctico.

El Consejo Directivo del REFor

9
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 10
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 11

LA ADMINISTRACION JUDICIAL

I. CONCEPTO Y CARACTERES

Podemos definir al administrador judicial como el mandatario encargado por decisión judicial
de administrar los bienes de otro o de ejercer las funciones de asistencia o vigilancia en la ges-
tión de esos bienes, independiente de las partes en cuyo beneficio actúa.

Ello conlleva que, desde el momento en que se asuma la condición de administrador y ésta sea
sancionada judicialmente, se asumirán las exigencias, facultades y responsabilidades inherentes
a dicho cargo y, puesto que el administrador está investido de potestad pública, realizará actos
dotados de eficacia jurídica.
Por otro lado, de la propia definición se desprende la nota de independencia e imparcialidad del
administrador frente a las partes, quienes no tienen la facultad de dirigir la gestión del adminis-
trador. El administrador no debe olvidar que está nombrado por el juez para una función espe-
cífica, sometido a control y con unos deberes y responsabilidades que alcanza, incluso, a un exi-
gible deber de secreto.

Es un cargo voluntario, que el designado es libre de aceptar o no. Es renunciable con justa causa.
El administrador también puede ser destituido de su cargo si concurre causa suficiente para ello.
Tiene carácter temporal, es decir, hasta la finalización de la administración por las causas legal-
mente previstas.
El cargo es personalísimo, no delegable, aunque la práctica impone que en ocasiones sea posi-
ble valerse de auxiliares por muy diversas razones1.

Se concibe como función tanto individual como plural no existiendo obstáculo legal para la
organización de una administración plural, designando varios administradores solidaria o man-
comunadamente, con o sin distribución de funciones, con subordinación entre ellos o no. Del
mismo modo, nada obsta para que la administración judicial sea desempeñada por una persona
jurídica, con la distribución de poderes y responsabilidad inherente a su naturaleza.

II. SUPUESTOS LEGALES

La administración judicial, como ocurre en otros Derechos de nuestro entorno, desempeña un


papel fundamental en el proceso convirtiéndose en un medio útil en la satisfacción de los inte-
reses de las partes en litigio pudiendo ser utilizada tanto como medio de prevención como de
ejecución. Nuestra legislación procesal contempla diferentes posibilidades que permiten la uti-
lización de esta figura jurídica.

1) PROCESOS CIVILES.-

a) Proceso de ejecución, que contempla la administración judicial con tres posibi-


lidades distintas de aplicación según se trate de la fase de embargo (arts. 630 a 633 LEC),

1
El cuidado de fincas sitas entre sí a gran distancia, necesidad de conocimientos técnicos para ciertas gestiones, etc

11
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 12

la fase de apremio (arts. 676 a 680 LEC) o bien de la ejecución de bienes hipotecados o
pignorados (art. 690 LEC).

b) Medidas cautelares, permitiendo el art. 727 LEC la adopción de una adminis-


tración judicial como medio de prevención y garantía para la efectividad de la futura sen-
tencia.

c) División de patrimonios, contemplando los artículos 790 a 805 y 809 LEC la


administración judicial como un medio previo o coetáneo a la división de los mismos,
principalmente tratándose del caudal hereditario.

d) Administraciones sustitutorias, como las recogidas en el Código Civil (CC), para


la administración de bienes del ausente (art. 184), la administración para el caso de que el
usufructuario no preste fianza (art. 494) o la prevista como excepción a la administración
paterna de los bienes de los hijos menores no emancipados (art. 164), debiéndonos remi-
tir en estos casos a la normativa contemplada en la Ley procesal civil que, por mayor ana-
logía, corresponderá a la administración en la división de patrimonios. No hemos de olvi-
dar las posibilidades que para la administración del patrimonio de discapacitados ha abier-
to la Ley 41/2003 de 18 de noviembre.

2) PROCESO PENAL, donde esta figura ha tenido hasta ahora gran aplicación y que
encuentra su desarrollo en los artículos 601 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal
(LECr). En muchos supuestos, la administración judicial puede ser acordada tanto como medi-
da de ejecución de las responsabilidades pecuniarias derivadas del delito, como también como
medida preventiva en la evitación de la continuidad delictiva.

3) ORDEN LABORAL, que, a través del artículo 254 de la Ley de Procedimiento Laboral
(LPL), también supone una importante vía de desarrollo de las administraciones judiciales acor-
dadas en el ámbito de las relaciones empresario-trabajador siendo contemplada, con sus propias
especialidades, como uno de los medios para obtener la satisfacción de una condena dineraria.

4) SITUACIONES DE CRISIS EMPRESARIAL, contemplando la Ley Concursal en


este punto importantes novedades que podrán servir de referencia en la regulación de esta figu-
ra jurídica.

Como vemos existen múltiples supuestos que pueden dar lugar a la adopción de una adminis-
tración judicial contando cada uno de ellos con su propia normativa de desarrollo (LEC,
LECr,LPL), más o menos completa según los casos. Se echa en falta así, como ocurre en otros
Derechos europeos, la existencia de una regulación común, armónica y uniforme de la adminis-
tración judicial en cuanto a contenido, control, forma de actuación, responsabilidad, que sirvie-
se para unificar criterios y simplificar el proceso.

Ante la ausencia de esa normativa común, es importante tener en cuenta que en cada caso con-
creto de administración judicial habrá que acudir, en primer lugar, a la normativa específica que
desarrolla esa concreta administración judicial (proceso civil de división de patrimonios, pro-
ceso de ejecución de la LEC, proceso penal, proceso laboral...) y, en el caso de que en la misma
no encontremos la solución que estamos buscando, habremos de acudir bien a los criterios esta-
blecidos por la jurisprudencia de nuestros Tribunales, o bien a la aplicación analógica de otras

12
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 13

normas afines que regulen supuestos semejantes. Todo ello nos dará una respuesta a las lagunas
normativas que podamos encontrarnos.

No obstante, y a pesar de esta diversidad normativa, sí podemos establecer con carácter general
una serie de pautas de actuación que se vienen admitiendo por nuestros Tribunales y que son
comunes para los distintos supuestos legales de administración judicial.

III. NORMAS GENERALES DE ACTUACION DEL ADMINISTRADOR


JUDICIAL

El objetivo de este apartado es ofrecer unas normas genéricas de funcionamiento para el admi-
nistrador judicial, válidas para cualquier tipo de procedimiento en el que nos encontremos y que
han sido confeccionadas por la aplicación de los criterios que en la práctica han venido utili-
zando o permitiendo nuestros tribunales así como por la integración de las distintas normas que
regulan la materia.
No obstante, no hemos de olvidar que habrá siempre que tener en cuenta en primer lugar las
posibles particularidades legalmente contempladas para el concreto supuesto de administra-
ción judicial en el que nos encontremos y que se desarrollan en otro apartado de este estudio.

1. ADMINISTRACIÓN E INTERVENCIÓN JUDICIAL: CONCEPTO Y DIFEREN-


CIAS.

La primera cuestión que tenemos que aclarar es la distinción entre un administrador y un inter-
ventor. La diferencia entre ambas figuras estriba en que una administración implica la gestión
directa de los bienes, con o sin sustitución de quien hasta ahora venía ejerciendo dichas labores
de gestión, mientras que una intervención conlleva más bien unas labores de asistencia, vigilan-
cia y control sobre la administración que se está ejerciendo, bien por el propio titular de los bie-
nes o bien por el administrador nombrado al efecto.
Por tanto, cuando la ley habla de nombramiento de interventor se está refiriendo a una labor de
control sobre el patrimonio menos intensiva, que además puede ser ejercida en paralelo con la
actuación del administrador o incluso controlando la gestión del mismo.

2. REQUISITOS DE APTITUD.

Mientras no contemos con una regulación específica, como requisito mínimo imprescindible
habrá de exigirse, desde luego, que el administrador tenga la capacidad de obrar y de contratar
(art. 322 del Código Civil) y, tratándose de administradores de empresas, se han de reunir los
requisitos del art. 4 del Código de Comercio. Además, en la persona del administrador judicial
se deben reunir unos requisitos básicos pero ineludibles, como son la posesión de conocimien-
tos necesarios para el desempeño de su función y que podrán ser acreditados por la pertenencia
al órgano colegial o registro profesional correspondiente.
La aportación de justificantes de titulación y experiencia, normas de referencia para el cálculo
de la retribución así como la suficiente cobertura de la responsabilidad civil profesional median-
te un seguro al efecto, serán las mejores garantías de la adecuada idoneidad para el cargo.

13
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 14

3. FORMA DE ACTUACION DEL ADMINISTRADOR.

3.1. Aceptación del cargo.

Una vez designado se comunicará con el futuro administrador judicial a fin de que comparezca
en el Juzgado para la aceptación del cargo, con los apercibimientos de rigor. No cabe la acepta-
ción tácita para los cargos judiciales. En caso de incomparecencia, el Juez podría usar los apre-
mios legales, incluso apercibiéndole de desobediencia, si bien lo normal será que ante su incom-
parecencia se le tenga por no aceptante del cargo debiéndose nombrar otro administrador, sin
perjuicio de las responsabilidades disciplinarias o penales en que hubiera podido incurrir quien
no compareció al llamamiento judicial. Y ello en base al deber de todo ciudadano de colabora-
ción con la Administración de Justicia.

La aceptación será voluntaria y se realizará en todo caso mediante presencia en sede judicial.
Antes de proceder a la aceptación siempre será útil conocer el tipo de bien o negocio a que va
destinada la administración y la posible viabilidad de la misma.
Si acepta el cargo jurará o prometerá desempeñarlo bien y fielmente haciéndosele entrega al
designado de testimonio de su nombramiento que le sirva de acreditación que le represente y que
habrá de devolver al Juzgado si se produce su cese por cualquier causa.

3.2. Prestación de fianza.

En la administración judicial, la prestación de caución no se contempla de manera uniforme.


Mientras que existen casos en que la ley ni siquiera contempla la posibilidad de establecer una
fianza (p.ej. en el proceso laboral o en la administración para pago de la LEC o la administra-
ción de bienes hipotecados), en otros supuestos aparece por el contrario como requisito impres-
cindible (en la división judicial de patrimonios, aunque puede ser dispensada), quedando en el
resto de los casos sometida al acuerdo de las partes o a criterio judicial.

Sobre quién ha de prestar dicha caución, teniendo en cuenta que la caución tiene por finalidad
la prevención y cobertura de las posibles responsabilidades que el resultado de la gestión pueda
conllevar, se ha de concluir que dicha caución ha de ser prestada por quien precisamente ha de
responder de las labores de gestión o administración que no es otro que el designado como admi-
nistrador.

En cuanto a la cuantía de la fianza, ésta deberá ser proporcionada al valor de los bienes objeto
de administración y suficiente para cubrir las posibles responsabilidades derivadas de los daños
y perjuicios causados por una mala gestión. Esta fianza estará sometida a posibles modificacio-
nes, al alza o a la baja, para su adaptación en todo momento a la verdadera entidad de las res-
ponsabilidades.

En cuanto al tipo de caución exigible, entendemos adecuada la acreditación de tener suscrito y


en vigor un seguro de responsabilidad civil profesional con cobertura suficiente para la entidad
del patrimonio objeto de administración pudiendo en cualquier caso ser aumentada dicha cober-
tura si el caso lo requiriese. No obstante, a criterio del juzgador, podrán exigirse otro tipo de cau-
ciones como la garantía personal, garantía pignoraticia o hipotecaria o incluso el aval bancario.

14
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 15

Esta fianza se hará efectiva si existen circunstancias que demuestren una mala gestión, por dolo,
culpa o falta de aptitud que desemboque en la causación de daños o perjuicios en el patrimonio
administrado o como consecuencia de las labores de administración.

3.3. Toma de posesión.

Aceptada la designación y prestada, en su caso, la fianza, le serán entregadas sus credenciales y


se le pondrá en posesión del cargo. Sin embargo, esta toma de posesión en ocasiones no resulta
tan fácil e inmediata como parece pues muchas veces no contaremos con la colaboración del titu-
lar del bien administrado haciéndose necesario acudir al auxilio judicial para hacer efectiva esa
toma de posesión.

En primer lugar, resultará necesario que el nombramiento se de a conocer a aquellas personas o


entidades que deban conocer el nuevo estado de administración judicial al que se encuentran
sometidos los bienes (conforme se prevé expresamente en los artículos 633, 676 y 797 LEC),
comunicación que se solicitará sea realizada por el Juzgado, si bien nada obsta a que el propio
administrador remita las comunicaciones pertinentes. Igualmente, será aconsejable comunicar
en qué consiste la administración y las obligaciones que contrae quien se ve sometido a la
misma, específicamente la obligación de facilitar todos los libros y elementos necesarios para el
correcto desempeño del cargo y las responsabilidades en caso de incumplimiento.

Se completa la toma de posesión del cargo con la puesta en posesión de los bienes objeto de
administración y documentos necesarios para su ejercicio, siendo imprescindible la entrega de
las llaves de acceso a los bienes, las llaves de caja, los libros contables...Para ello se requerirá,
bien personalmente o bien a través del Juzgado, al titular de los bienes y a aquellas personas que
por su relación con los bienes deban respetar el cargo de administrador judicial para que entre-
guen los mismos y cesen en las funciones que venían desempeñando o bien respeten las que se
encomiendan al administrador.

Si dichas personas se negaren a hacer entrega de los bienes para su administración, se podrá soli-
citar del Juez que adopte las medidas oportunas para la ejecución con plena efectividad de la
administración judicial. Estas medidas incluirán desde requerimientos judiciales y presencia,
multas coercitivas, auxilio de la comisión judicial o de la fuerza pública e incluso, la apertura de
diligencias penales por delito de desobediencia.

3.4. Publicidad. Inscripción.

La constitución de la administración judicial, además de las comunicaciones anteriormente men-


cionadas para las personas que puedan verse afectadas por la misma, será inscrita en el Registro
Mercantil indicándose además el nombre del designado como administrador.
Afectando la administración a bienes inmuebles, se anotará igualmente la constitución de la
administración en el Registro de la Propiedad.

En este sentido está previsto en la LEC en sus artículos 631.3 y 797.3 no existiendo mención
alguna al respecto en el resto de normativas. No obstante, resulta en todo caso aconsejable adop-
tar estas medidas de publicuidad con un carácter general en aras a dotar a terceros de las mayo-
res garantías.

15
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 16

3.5. Adopción de acuerdos.

Si bien la administración judicial está concebida en nuestra legislación inicialmente como un


cargo individual, nada obsta como hemos visto a la posibilidad de constituir una administración
plural, con o sin reparto de funciones, o incluso el nombramiento como tal de una persona jurí-
dica.

La práctica común será la adopción de acuerdos por mayoría simple y de no alcanzarse ésta,
resolverá el Juez. Si únicamente estuviesen en el ejercicio del cargo dos miembros la actuación
de los administradores judiciales habrá de ser mancomunada y en caso de disconformidad resol-
verá el Juez. Asimismo, el Juez podrá atribuir competencias a cada miembro de la administra-
ción judicial individualizadamente.

En cuanto a la documentación de las decisiones adoptadas, aquéllas que no sean de mero trá-
mite o gestión ordinaria conviene que sean consignadas en actas que se extenderán o transcribi-
rán en el libro de control de la administración, libro que podrá ser legalizado por el Secretario
del Juzgado y que se acompañaría a la rendición de cuentas. La llevanza de un libro de control
de la administración no es un requisito exigido por nuestra legislación de forma expresa, sin
embargo constituye una práctica recomendable para el administrador quien de ese modo dará
imagen de su diligencia en el desempeño del cargo y constituirá, en suma, el mejor medio de
apoyo y control en la labor de administración.

3.6. Retribución.

Dado que se trata de un cargo por mandato judicial su gestión tendrá carácter oficial conside-
rándose por tanto sus honorarios como gastos judiciales que serán detraíbles del producto de la
administración.

En relación a la cuantía de la remuneración, la retribución en todo caso habrá de ser acorde al


caudal administrado, al trabajo a realizar y la responsabilidad asumida. No existe un criterio
legal uniforme en cuanto a la forma de calcular estos honorarios.
• Proceso de ejecución de la LEC: queda sometido al convenio entre las partes pero nada
se regula en caso de desacuerdo entre ellas.
• Administración del caudal hereditario: señala que el administrador percibirá como
retribución el 2 por 100 sobre el producto líquido de la venta de frutos y bienes mue-
bles incluidos en el inventario; el 1 por 100 sobre el producto líquido de la venta de bie-
nes raices y valores de cualquier especie; el 0,5 por 100 sobre la venta de efectos públi-
cos y por último, sobre los demás ingresos que haya en la administración, por concep-
tos diversos a los anteriores del 4 al 10 por 100, teniendo en cuenta los productos del
caudal y el trabajo que la administración conlleva.
• Proceso penal: será el Juez quien señalará el premio que haya de percibir el adminis-
trador, según la costumbre del pueblo donde la administración se ejerza. En caso de no
existir se fijan unos porcentajes retributivos estableciendo un 1 por 100 respecto al pro-
ducto líquido de la venta de frutos y un 5 por 100 para el producto líquido de la admi-
nistración de otro tipo de bienes.

Sin embargo, estos sistemas no resuelven una serie de problemas como el que no exista acuer-
do entre las partes, que no se enajenaren bienes o que no hubiese productos líquidos de la admi-
nistración. En la mayoría de los casos se acudirá al sistema de aranceles profesionales legal-

16
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 17

mente determinado o bien se aplicará lo previsto en el artículo 242.5 LEC estableciendo que los
profesionales que no estén sujetos a arancel fijarán sus honorarios conforme a las normas regu-
ladoras de su estatuto profesional. No obstante, no estará de más consultar con el Juez el crite-
rio que se va a utilizar para fijar la remuneración.
Como han establecido nuestros Tribunales, la retribución siguiendo el sistema porcentual se fija-
rá, no sobre los ingresos brutos, sino sobre los ingresos o productos líquidos y una vez descon-
tados cuantos anticipos requiera la conservación de la cosa que se administre y en general todos
aquellos que sean consecuencia necesaria del ejercicio del cargo, que serán igualmente remune-
rados pero en concepto distinto al de honorarios (artículo 804.2 LEC).

En cuanto al momento de percepción de los honorarios, en ausencia de tratamiento legal, los


honorarios del administrador se determinarán al final de la administración judicial y una vez que
la gestión del administrador haya sido judicialmente aprobada, y ello sin perjuicio de poder per-
cibir provisiones periódicas como anticipos a cuenta de la remuneración definitiva, bien con
anterioridad o bien transcurrido un tiempo prudencial desde el inicio de su actividad. En todo
caso, nada obsta a que por cualquiera de las partes interesadas se provea de fondos al adminis-
trador a fin de atender los primeros gastos, provisión que posteriormente sería detraída en la
liquidación final de honorarios.

4. CESE DEL ADMINISTRADOR

El cese del administrador se regirá por lo dispuesto en el artículo 1732 del Código Civil pudién-
dose producir por muerte, renuncia, remoción, quiebra e insolvencia. Analizamos someramente
alguna de dichas causas.

4.1. Causas de cese del administrador.

a) La renuncia.- El administrador judicial puede solicitar el cese del cargo para el que ha sido
nombrado poniéndose en conocimiento del Juez que lo nombró. No obstante, mientras se pro-
vee y se acuerda la renuncia, el administrador debe continuar su gestión hasta que por el Juzgado
se hayan podido tomar las medidas necesarias para suplir al administrador y/o proteger el bien
a administrar (artículos 1737 y 256 del C.C).

b) La remoción.- El Juez, de oficio o a instancia de parte interesada, está facultado para revo-
car el nombramiento del cargo en cualquier momento por mal desempeño de la administración
judicial con el incumplimiento de los deberes de su cargo así como por su ineptitud, incapaci-
dad o incompatibilidad para el desempeño del cargo. Y ello sin perjuicio de la responsabilidad
en que pueda incurrir ante los que resulten perjudicados por ellos.

4.2. Efectos de la cesación en el cargo.

El administrador al cesar en el cargo tiene obligación de rendir cuenta de su gestión, con obli-
gación de entrega de los bienes que tuviera bajo su custodia o administración (entrega de llaves,
de bienes administrados, libros que tuviera en su poder, etc.) así como la entrega de las creden-
ciales que hubiese recibido y la cancelación o modificación de los asientos en el Registro
Mercantil y de la Propiedad.

17
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 18

Efectuado el cese, se nombrará un nuevo administrador adoptando entre tanto, de ser necesario,
las medidas cautelares que se considere pertinentes en defensa del caudal o bien administrado.
Las personas encargadas de llevar a cabo tales medidas preventivas rendirán cuenta igualmente
de los actos realizados.

No obstante, tratándose de una administración colegiada o desempeñada por varios administra-


dores, podría considerarse la continuación de la administración por los miembros restantes sin
necesidad de nombrar uno nuevo que sustituya al que cesa. No obstante, cuando existan varios
administradores pero cada uno tenga atribuído un campo de actividades concretas de adminis-
tración, en este caso sí procedería el nombramiento de un sustituto así como cuando el Juez lo
considere pertinente para el buen desarrollo de la administración.

5. LA RESPONSABILIDAD DEL ADMINISTRADOR.

El ejercicio del cargo de administrador judicial, al igual que el ejercicio de cualquier función
pericial o auxiliar de los Tribunales, desde el mismo momento de su aceptación supone la sujec-
ción a unos deberes de conducta y actuación cuyo incumplimiento es susceptible de generar res-
ponsabilidad.

Si hemos definido al administrador como mandatario judicial, en la medida que el administra-


dor actúe conforme a lo ordenado por el Juez difícilmente se va a generar responsabilidad para
el administrador. Así, por aplicación analógica de las normas del mandato (art. 1725 del Código
Civil), el administrador judicial sólo será responsable cuando haya traspasado los límites que el
Juez le ha marcado en su actuación y ello precisando que si el administrador traspasa ese poder
de actuación, el Juez puede a posteriori, ratificar o autorizar la actuación en principio extralimi-
tada.

No obstante, el mandato judicial nunca es lo suficientemente específico como para marcar con
detalle todas las pautas de actuación del administrador, y tampoco podrán someterse a autoriza-
ción judicial todas y cada una de las decisiones que el administrador pretenda aplicar sobre el
objeto administrado, so pena de paralizar y hacer impracticable la administración. De este modo
el administrador tendrá un amplio margen de autonomía en sus decisiones y en el marco de dicha
autonomía es donde al administrador le es exigible una actuación diligente de forma que si con-
traviene dicho deber de diligencia se generará su responsabilidad.

A falta de una regulación legal expresa, el marco general de la responsabilidad de los adminis-
tradores judiciales se encuadra en el régimen general de responsabilidad establecido en nuestro
Código Civil estando sometida al principio general de responsabilidad por culpa o negligencia,
básico en nuestro ordenamiento positivo, acogido con carácter general en el artículo 1902 del
CC. Las principales conductas susceptibles de generar responsabilidad se concretarán general-
mente, en la contravención de la obligación de actuar con la diligencia de un ordenado empre-
sario, contravención de la diligencia exigida al representante leal, o bien por la vulneración del
deber de secreto. Indudablemente, debe apreciarse culpa en la actuación del administrador y que
dicha conducta produzca un daño efectivo existiendo relación de causalidad entre la conducta y
el daño.

Por último, el administrador judicial en su actuación poco diligente o dolosa, puede conllevar la
comisión de un hecho calificado como delito y que aparecen en el Código Penal de 1995.
Algunos de los delitos en que puede incurrir el administrador judicial podrían ser delitos de

18
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 19

desobediencia (556 CP) o bien un delito de cohecho, delitos societarios, falsificación de cuen-
tas anuales y otros documentos contables, la adopción de acuerdos perjudiciales (art. 292); la
negativa o impedimento a la intervención de la Administración (art. 294), la administración des-
leal de la sociedad (art. 295 del Código Penal), defraudación a la Hacienda pública o a la
Seguridad Social, contravención de los derechos laborales así como por apropiación indebida de
bienes de la administración.

6. EL CONTENIDO DE LA ADMINISTRACION JUDICIAL : OBLIGACIONES Y


FACULTADES DEL ADMINISTRADOR JUDICIAL.

Misión del administrador no es sólo preservar los bienes en el estado en que se encuentran sino
hacerlos producir, de aquí que las facultades del administrador no se limiten a la recepción de
los frutos y rentas que vayan produciéndose sino que alcanza también a aquellas actividades
necesarias para que los bienes sigan generando frutos en el futuro.

En el ámbito de la empresa, si el administrador designado judicialmente sustituye a los admi-


nistradores preexistentes, asumirá los derechos, obligaciones, facultades y responsabilidades
de los administradores sustituidos (artículo 632 LEC). En el resto de supuestos se deja bien al
acuerdo entre las partes, a la costumbre del lugar y, en último término al criterio judicial.
También se disponen unos límites para la enajenación o gravámen de participaciones, bienes
inmuebles y otros bienes de importancia señalados por el órgano judicial con antelación, preci-
sándose para ello autorización judicial y otra serie de requisitos expresamente contemplados
en las diferentes normativas.

Teniendo en cuenta siempre que el contenido de la administración vendrá determinado por el


tipo de bienes y el alcance de la gestión encomendada, podemos construir unas pautas genera-
les de actuación.

6.1. Preparación de la administración: inventario y estudio de viabilidad.

Antes de comenzar la labor de administración judicial hemos de analizar el conjunto de bienes


que integran el patrimonio sujeto a administración para conocer con exactitud el alcance de la
misma y la efectiva viabilidad de la administración pues carecerá de sentido la gestión de bienes
improductivos o de empresas sin actividad siendo obligación del administrador en esos casos
poner de manifiesto dicha situación y así evitar la producción de gastos innecesarios. Tanto la
realización de un inventario previo como el estudio de viabilidad no son requisitos exigidos por
la ley en todas las ocasiones, sin embargo su uso resulta aconsejable. No obstante, puede haber
ocasiones en que la realización de los mismos resulte innecesaria pues los datos pueden obte-
nerse a simple vista o bien se deducen del expediente judicial. A veces la inviabilidad del nego-
cio aparece con posterioridad, una vez ya comenzadas e incluso avanzadas las labores de admi-
nistración.

6.2. Funciones contables.

La actuación del administrador implica la llevanza de una contabilidad específica de la admi-


nistración que, si bien no está prevista en la ley de forma expresa, sí resultará en todo caso con-
veniente de forma que sirva de base para la rendición de cuentas que le será exigida. Habrá de
reflejar en los libros de control pertinentes todas y cada una de las operaciones que se lleven a
efecto en el ámbito estricto de la administración, disponiendo de los comprobantes y justifican-

19
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 20

tes del caso con su archivo debidamente clasificado reflejando el número de asunto el Juzgado
así como el nombre de las partes.

6.3. Conservación material.

Una de las obligaciones más importantes del administrador consiste en conservar los bienes en
el estado en que le fueron entregados, realizando para ello los gastos necesarios. Conservación
es todo lo que tiende fundamentalmente a evitar que la cosa perezca o se deteriore, procurando
siga manteniendo sus utilidades.
Abarca en primer término, cualquier actividad preventiva capaz de soslayar las posibles causas
de pérdida o deterioro. Si por el uso de la cosa, la simple acción del tiempo o cualquier otra causa
sufrió ya aquélla estragos o deterioros, la reparación, el arreglo, deben ser tenidos como actos
de conservación toda vez que tienden a mantener la cosa en las condiciones en que pueda pres-
tar sus utilidades normales.

El administrador habrá de dar a las cosas consumibles su destino normal provocando su consu-
mo o enajenación con arreglo al uso ordinario y a las necesidades del patrimonio. El adminis-
trador justificará su empleo o enajenación proveyendo su conservación hasta tal momento. Se
trataría de cosas equiparables a mercancias de un comercio, pienso consumido por el ganado o
la venta de los productos de una finca.
En cuanto a las cosas deteriorables por el uso, el administrador está obligado a su conservación
in natura. Deberá prevenir su deterioro y en caso necesario proceder a su reparación.
Los inmuebles deben ser conservados físicamente realizando las obras de reparación ordinarias
y poniendo en conocimiento del Juez la necesidad de las reparaciones, cultivos o inversiones
extraordinarios para que autorice su realización. El administrador deberá realizar, sin necesidad de
autorización judicial, las reparaciones ordinarias indispensables para la conservación de los bienes.

Ordinarias son las reparaciones que han de realizarse corriente y casi periódicamente, derivadas
del uso normal de las cosas o del simple transcurso del tiempo, y cuyo importe, en general pre-
visible, no es elevado. Extraordinarias son las reparaciones que por su causa e importancia, no
pueden considerarse como normales. Para la realización de actos extraordinarios de conserva-
ción, en ausencia de normativa específica, habremos de acudir analógicamente a las normas que
regulan la administración del caudal hereditario, contemplando el artículo 801 LEC la celebra-
ción de una comparecencia entre los interesados, previo reconocimiento pericial y formación de
presupuesto, resolviendo el juez lo procedente.
La reconstrucción de la cosa podrá estimarse acto de conservación cuando la misma forme parte
de una unidad económica, o bien sea elemento de una organización, cuya conservación puede
exigir la reconstrucción o sustitución de la cosa destruida total o parcialmente (como podría ser
el vehículo elemento de la empresa embargada).

En caso de que las funciones del administrador se encuentren limitadas únicamente a la super-
visión de los actos del titular, las facultades de conservación supondrá velar por el buen funcio-
namiento y cuidado de los bienes, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las opor-
tunas advertencias y apercibimientos a los titulares.

6.4. Facultades de gestión.

La gestión de los bienes implica que a los mismos debe dárseles el destino económico que su
naturaleza exija, de modo que puedan rendir sus beneficios normales. Así, el administrador no

20
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 21

se limitará a personarse a diario en el establecimiento sobre el que recae la medida, y a retirar


los fondos de la caja. El administrador, como su nombre indica, ha de administrar y ello signi-
fica que ha de adoptar las medidas necesarias para que la actividad económica continúe de forma
que siga produciendo frutos y rentas.
Así lo recoge la Sentencia de la Audiencia Provincial de Avila de 3 de octubre de 1996: “...sien-
do misión del administrador el que los bienes rindan, sus atribuciones no se limitan a la simple
percepción de los frutos y rentas que vayan dándose sino que alcanzan también a todas aque-
llas actividades necesarias para asegurar que los frutos se percibirán en el futuro y que aumen-
ten...”

Por tanto, si hablamos de un rendimiento normal, habrá de excluirse tanto la inactividad o


desempleo de los bienes, como las actividades especulativas dirigidas a un rápido y extraordi-
nario incremento del capital. Será exigible, en todo caso, la diligencia normal de un buen comer-
ciante.

La administración recaerá sobre aquellos bienes o derechos susceptibles de producir frutos o


rentas. Se incluirán en este título los frutos naturales e industriales que estén manifiestos o naci-
dos, y los frutos civiles. Son frutos naturales las producciones espontáneas de la tierra, y las crías
y demás productos de los animales. Respecto a los animales, basta que se encuentren en el vien-
tre de su madre, aunque no hayan nacido (arts. 354 a 357 CC). Son frutos industriales los que
producen los predios de cualquier especie a beneficio del cultivo o del trabajo. Son frutos civi-
les el alquiler de los edificios, el precio del arrendamiento de tierras y el importe de las rentas
perpetuas, vitalicias y otras análogas. Las rentas serán de toda especie, incluso las vitalicias, pro-
vinientes de bienes muebles o inmuebles, y que han de distinguirse de los sueldos y pensiones.

El administrador sólo puede disponer de los fondos para atender los gastos normales. Los gas-
tos extraordinarios serán autorizados por el Juez previa audiencia de las partes –nuevamente por
aplicación analógica del art. 801 LEC-, y ello salvo casos de urgencia en los que un retraso
pudiera irrogar un perjuicio a la sociedad, empresa o bien administrado.

Partiendo, pues, del principio básico ya apuntado de dar a los bienes el destino económico que
su naturaleza exija de modo que puedan rendir sus beneficios normales, en este punto la gestión
del administrador se traduce en la realización de cuantas actividades sean necesarias para ase-
gurar la percepción de los frutos y las rentas (dividendos, intereses, rentas, etc), sea cualesquie-
ra su naturaleza, y una vez percibidos, darles el destino que su naturaleza requiera.
Habrá que tener en cuenta, no obstante, que siempre deberá dejarse en poder del deudor los bie-
nes y cantidad mínima inembargable que resulte de aplicar la normativa vigente.

En definitiva, las funciones del administrador no han de ser interpretadas de manera restrictiva,
sino con plenitud de derechos entre los que deben comprenderse no sólo el de realizar cobros y
pagos, sino todas aquellas facultades que supongan la conservación de los bienes y permitan
obtener de los mismos el rendimiento comercialmente adecuado adjetivadas por la conveniencia
y necesariedad, pues de lo contrario se dejaría vacío de contenido el concepto de administración.

Sin embargo, hay una serie de actuaciones para las que el administrador precisará siempre auto-
rización judicial, tales como enajenar o gravar los bienes inventariados y, de forma especial,
acciones o participaciones, bienes inmuebles o cualesquiera otros que por su naturaleza o impor-
tancia el órgano judicial hubiere expresamente señalado.

21
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 22

6.5. Cumplimiento de las obligaciones con terceros.

Sobre los bienes dados en administración pesarán, en la mayoría de los casos, una serie de obli-
gaciones en relación a terceros que exigirán su debido cumplimiento. De éstas, algunas han sido
contraídas por el titular de los bienes y otras tendrán su fuente en la propia administración.

Si tenemos en cuenta que la función del administrador es, fundamentalmente, y al margen de las
limitaciones que puedan imponerse sobre su cometido, conservar los bienes administrados y rea-
lizar las actividades tendentes a obtener una productividad del mismo que pueda servir para
satisfacer la deuda del acreedor, parece claro que su producto no podrá ser destinado a la satis-
facción de otro tipo de deudas que no sea la que es objeto del proceso principal. Es decir, que el
resto de acreedores del deudor deberá atenerse a las reglas de la prelación de créditos para el
cobro de su deuda e instar, en su caso, el procedimiento judicial oportuno.

La función del adminsitrador en estos casos habrá de limitarse a gestionar que las personas obli-
gadas al pago de las cantidades derivadas de derechos y obligaciones que recaigan sobre los bie-
nes objeto de administración, cumplan con sus obligaciones y, en su caso, administrar las canti-
dades así obtenidas; pero en ningún caso será función suya suplir con el producto de la admi-
nistración los incumplimientos de pago de cualquiera de estos obligados.

Sin embargo, sí existen una serie de gastos que son inherentes a la función de administración,
necesarios para la conservación del bien y, en su caso, para la obtención de rendimientos. Son
éstos los únicos gastos que ha de asumir la administración con el producto de la misma, gastos
cuya retribución tendrá preferencia sobre la satisfacción de la deuda del acreedor. En evitación
de abusos, estos gastos estarán sometidos al control judicial y de las partes al ser incluidos en la
relación de cuentas que periodicamente habrá de ser presentada por el administrador.

Por tanto, la administración únicamente se hará cargo, con el producto de la misma, de las obli-
gaciones que surjan a su instancia, no sustituyendo nunca a la figura del deudor respecto a las
deudas que sean de su responsabilidad. Igualmente, con el producto de la administración se ha
de responder de la remuneración del administrador.

6.6. La defensa de los bienes.

Función esencial del administrador es la conservación física o material de los bienes, pero tam-
bién implicará en ocasiones su conservación o defensa jurídica, es decir, desarrollando la acti-
vidad jurídica necesaria para la conservación o defensa de los mismos.
A tal efecto el administrador tendrá facultades para llevar a cabo la defensa procesal de los inte-
reses que le han sido confiados pudiendo nombrar Procurador que le represente, confiar la
defensa al Letrado que tenga por conveniente y pedir al Juez que, previa autorización, deje a su
disposición los fondos necesarios para la defensa de los pleitos.2, 3.

2
Así, podrá instar el desahucio de los arrendamientos por él concertados e incluso de los celebrados por el deudor siempre y cuando, y aten-
diendo a la finalidad perseguida por la administración, ese arrendamiento esté suponiendo un menoscabo en la conservación o productividad del
inmueble. Con este fundamento, el administrador podrá incluso activar otro tipo de acciones que sean igualmente necesarias para la conserva-
ción y productividad del bien.

3
En este sentido, hacer mención a la reciente Sentencia del Tribunal Supremo de 5 de marzo de 2002, en cuanto dispone que las acciones judi-
ciales, existiendo testamento, corresponderá ejercitarlas a los herederos si bien, de conformidad con lo dispuesto en el vigente artículo 798 LEC,
el administrador representará a la misma en cuanto se refiera a la custodia, conservación y administración del caudal hereditario.

22
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 23

No obstante, el alcance de esta legitimación del administrador para accionar en juicio cuantas
cuestiones se consideren necesarias para la buena marcha y cumplimiento del fin de la admi-
nistración, vendrá determinado por la resolución judicial por la que se constituya la administra-
ción y en donde quedarán fijados los límites de la misma o bien por posteriores actos con auto-
rización judicial.

7. EL CONTROL DE LA ADMINISTRACION JUDICIAL.

Este control se manifiesta no solo por el sometimiento a unas concretas normas de procedi-
miento sino porque las actuaciones de administración se hallan sometidas en todo caso al con-
trol judicial, siendo incluso preciso en para determinados actos con la previa autorización.
Pero además la Ley permite otro tipo de control desempeñado por los distintos sujetos que inter-
vienen en el procedimiento.

7.1. La audiencia de los interesados.

El administrador ha de mantener su independencia y libertad de decisión dentro de los límites


fijados en las funciones encomendadas, por lo que ningún tipo de interferencia ha de tener cabi-
da en el desempeño de su cargo.
No obstante, los interesados podrán intervenir en el control de las funciones de administración
permitiéndoseles efectuar las reclamaciones oportunas debidamente fundadas, tanto respecto a
actos que el administrador pretende realizar como sobre actuaciones ya realizadas. En concre-
to, se contemplan procedimientos específicos para plantear las incidencias o controversias que
se estimen oportunas en relación con el desarrollo de la administración.

7.2. La rendición de cuentas de la administración.

La medida de control de la administración más importante y eficaz es la rendición de cuentas.

7.2.1. Contenido.-

Las cuentas, como se recoge por nuestros Tribunales, se referirán al caudal que le fue entregado
para su administración.
Las cuentas periódicas que rinda el administrador deberán ser justificadas, confeccionando un
estadillo que exprese las cantidades recibidas por quién y en concepto de qué, y los gastos rea-
lizados con el mismo detalle, aportando los oportunos comprobantes de cada operación. Si el
saldo resultante es positivo, éste se depositará en el establecimiento designado al efecto, depósi-
to que de no haber realizado el administrador será acordado por el Juez de inmediato. Si el saldo
resulta negativo, se informará igualmente del descubierto, proponiendo, en su caso, el adminis-
trador las actuaciones que estime más adecuadas para su subsanación o mejora.
No obstante la periodicidad establecida en la ley o judicialmente para la rendición de las cuen-
tas, nada obsta para que pueda ser solicitada la revisión de las cuentas con antelación a dichos
plazos, planteándose debidamente dicha necesidad ante el órgano judicial.

Como complementaria a las anteriores, el administrador deberá rendir una cuenta general com-
prensiva de toda la gestión al cesar en el desempeño de su cargo, sea cual sea la causa del cese.
Como señalaba la Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de enero de 1.911 (Alcubilla, ap. 1912, pág.
308-I) “esta cuenta poniendo remate a su cometido tiene la significación de un resumen de las
anteriores y ha de reflejar íntegramente la actuación gestora del administrador”. No sería esto,

23
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 24

sino una aplicación de la regla general a la que están sujetos todos los que por cualquier título
administran patrimonios ajenos, como el último acto de su gestión, que sería incompleta si no se
indicase todo lo que ha hecho, todo lo que ha recibido, las obligaciones que ha asumido frente a
terceros, y las que éstos asumieron frente al administrador, debiendo resultar lo que se ha dado
y recibido, así como el índice de todas las operaciones, de modo, que toda la actividad que ha
desarrollado pueda ser juzgada y verificar que su actuación se acomoda a la conducta exigible a
un buen padre de familia (STS de 12 de junio de 1957 – RA J2519/1957).

7.2.2. La impugnación.-

Todos los regímenes contemplan la obligatoria rendición de cuentas por parte del administrador
remitiéndose a la LEC en cuanto al trámite que han de seguir estas reclamaciones. Las cuentas
de la administración se pondrán de manifiesto a las partes en Secretaría en unos plazos razona-
bles. El Juez, por tanto, cuidará que el tiempo sea el necesario para examinar las cuentas dete-
nidamente y que puedan ser debidamente impugnadas en su caso. Se exhibirán todas las cuen-
tas, las parciales y la final, porque la aprobación ha de recaer sobre el conjunto de la gestión del
administrador. Dentro de este plazo de exhibición, las partes habrán de formular la oposición a
las cuentas o formular los reparos que estimen pertinentes.

Transcurrido el plazo establecido sin que las partes hayan efectuado impugnación alguna, pro-
cede en este caso, dictar auto aprobando las cuentas, cancelando la fianza en su caso prestada.

Si por el contrario, se presentara alguna reclamación, ya sobre gastos indebidos, o sobre errores
en el cargo o en la data, o por cualquier abuso, el Juez la atenderá en cuanto sea fundada, aun-
que no se refiera a la última cuenta, sino a las anteriores, oyendo al cuentadante, y si éste se
opone, se sustanciará la reclamación por los trámites que se establezcan que básicamente con-
sistirán en una comparecencia con la práctica de las pruebas oportunas. La resolución que en
este caso se dicte, servirá para corregir, en su caso, el error o el abuso, y rectificar la cuenta, si
así procede.

8. FINALIZACION DE LA ADMINISTRACION JUDICIAL

Al margen de las causas específicas que vengan determinadas por el concreto procedimiento en
el que nos hallemos, existen una serie de circunstancias comunes que en cualquiera de los
supuestos pueden dar lugar a la finalización de la administración judicial.

a) Por desaparición de la causa que motivó su constitución, de modo que, desapare-


cido tal supuesto de hecho, no existe cobertura legal para la continuación de la adminis-
tración judicial.

b) La inadministrabilidad del bien.- La administración judicial tendrá por objeto gene-


ralmente la obtención de rendimientos de modo que ante la inexistencia o reducción
importante de los mismos, determinará que el administrador solicite el fin de la adminis-
tración.

c) La satisfacción de su finalidad, bien consista en la satisfacción del crédito del acre-


edor, bien el cumplimiento de la finalidad cautelar o de garantía bien cualquier otra que
constituyese el objetivo de la adminstración.

24
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 25

d) El transcurso del término fijado para la administración. la Como regla general la


administración no va a estar sujeta a un término especial, no obstante el Juez puede decretarlo
si así se considera oportuno. En este caso la llegada del término supondrá el fin de la adminis-
tración judicial y ello sin perjuicio de la posibilidad de solicitar una prórroga si no existe impe-
dimento legal al respecto. No obstante, hay que tener en cuenta que la administración judicial
acordada al amparo del artículo 690 LEC, no excederá de dos años para los inmuebles y un año
para la hipoteca mobiliaria o naval. Igualmente, la administración judicial acordada al amparo
del artículo 129 CP vendrá limitada a un periodo máximo de cinco años.

IV. LA ADMINISTRACION JUDICIAL EN EL PROCESO CIVIL DE


EJECUCION *

1. INTRODUCCIÓN

La actual regulación de la LEC distingue, esencialmente, dos tipos de administración. Por un


lado, la administración judicial en garantía del embargo (artículos 630 a 633 de la LEC), desti-
nada principalmente a garantizar el futuro cobro de la deuda por parte del acreedor.

Por otro lado, los artículos 676 a 680 LEC, recogen la figura de la administración para pago,
concebida como un medio alternativo de ejecución o apremio, es decir, se trata de proceder
directamente a la satisfacción del crédito del acreedor.

Participando de ambas finalidades, cautelar y ejecutiva, se contempla también por el artí-


culo 690 LEC la administración judicial acordada en caso de bienes hipotecados o pig-
norados.

2. LA ADMINISTRACIÓN JUDICIAL COMO MEDIDA DE GARANTÍA.

Esta administración se concibe como un acto de garantía del embargo de forma pues se trata de
mantener los bienes sin merma de las posibilidades retributivas a efectos de su posterior liqui-
dación.

1. Casos en que procede

Los supuestos concretos contemplados por la LEC como susceptibles de una administración
judicial, estarían constituidos por los siguientes:

a) Para garantía del embargo de empresas:


Se establece por el artículo 630 LEC que “podrá constituirse una administración judicial cuan-
do se embargue alguna empresa o grupo de empresas o cuando se embargaren acciones o par-
ticipaciones que representen la mayoría del capital social, del patrimonio común o de los bie-
nes o derechos pertenecientes a las empresas, o adscritos a su explotación.”

* Este apartado ha sido elaborado a partir de la obra "Medios alternativos de ejecución forzosa: la administración judicial", editorial Aranzadi,
pudiendo acudir a dicha obra para la ampliación de contenidos y referencias bibliográficas

25
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 26

Sin embargo, hemos de adoptar un concepto amplio del término “empresa” incluyendo también
el empresario individual o los profesionales liberales y artistas.

El juzgador ponderará las circunstancias concurrentes dictando resolución sobre la convenien-


cia de proceder a un embargo de la empresa en su totalidad o bien optar por embargos parciales
de caja, inmovilizado, etc. Asimismo, el principio de proporcionalidad de la ejecución (art. 584)
y la exigencia de un juicio de razonabilidad (art. 592.3) impedirán que sea embargada una
empresa por deudas ínfimas.

Otro de los supuestos contemplados por el artículo 630 LEC, es que el ejecutado, sin ser el titu-
lar exclusivo de la empresa, tenga el control efectivo de la misma por pertenecerle acciones o
participaciones sociales que representen la mayoría del capital social, del patrimonio común o
de los bienes o derechos adscritos a la explotación de la empresa.
En este supuesto la consecuencia más directa será que la administración judicial va a afectar a
terceros ajenos a la ejecución y cuyas acciones o participaciones no han sido objeto de embar-
go alguno. Estos terceros tendrán posibilidad de participar en la administración judicial, como
veremos, a través de un interventor nombrado al efecto por ellos (art. 631.2 LEC).

b) Para garantía del embargo de frutos y rentas:


Tratándose de frutos y rentas, se intentará previamente su retención judicial para lo que se
“enviará orden de retención a quien deba pagarlos o directamente los perciba, aunque sea el
propio ejecutado”, y solo para el caso en que se quebrantase dicha orden de retención, proce-
dería la constitución, en su caso, de una administración judicial sobre los mismos (art. 622 LEC).
Asimismo, el tribunal solo acordará mediante providencia la administración judicial en garan-
tía del embargo de frutos y rentas, cuando la naturaleza de los bienes y derechos productivos, la
importancia de los intereses, las rentas o los frutos embargados o las circunstancias en que se
encuentre el ejecutado razonablemente lo aconsejen.

Así pues, la administración judicial de frutos y rentas queda reservada para aquellos supuestos
en que se hace difícil la práctica de la retención judicial o bien cuando la entidad de los bienes
a administrar aconseje la puesta en marcha de la administración judicial.

2.2. Constitución de la administración judicial.

Formulada la solicitud, ello no implica necesariamente la incoación del procedimiento, pues el


juez deberá valorar razonablemente la conveniencia de la misma. Si así lo decidiese, citará a
comparecencia a la que acudirán todos los interesados: las partes, los administradores sociales
así como los socios o partícipes que no hayan sido embargados. La incomparecencia sin justifi-
cación de alguno de los interesados supondrá que se les tenga por conforme respecto de los
acuerdos a que hayan llegado los comparecientes en dicho acto.

En dicha comparecencia habrán de tomarse toda una serie de acuerdos, efectuarse alegaciones
o practicar pruebas, que delimitarán la administración judicial que se constituya, tales como lo
relativo al nombramiento de administrador, la persona que habrá de desempeñar dicho cargo, el
plazo para su ejercicio, exigencia o no de caución, forma de actuación, mantenimiento o no de
la administración preexistente, la retribución y modo de realizar la rendición de cuentas.

Nada especifica la ley en cuanto a la persona que pueda ser nombrada administrador. Desde
la nueva LEC, se somete esta decisión al acuerdo de las partes o al criterio judicial. En todo caso,

26
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 27

cada parte podrá proponer a quien considere conveniente teniendo siempre presente que dicha
propuesta en ningún caso debe condicionar la debida independencia respecto de las partes que
debe regir la actuación del administrador. Asimismo, nada obsta a que los administradores que
vayan a ser propuestos estén presentes durante la comparecencia a fin de defender su “candida-
tura”.

El nombramiento de interventores solo se prevé para el caso de embargo de empresas. Se desig-


naría un interventor por el titular o titulares de la empresa o empresas embargadas, y dos inter-
ventores si sólo se embargara la mayoría del capital social, o la mayoría de los bienes y derechos
pertenecientes a la empresa o adscritos a su explotación, en cuyo caso se nombrará uno por los
afectados mayoritarios y otros por los minoritarios.

La decisión del Juez adoptará la forma de providencia en la que, si se estima la solicitud, se


acordará la constitución de la administración judicial, la apertura de pieza separada de adminis-
tración y el nombramiento del administrador, y cuantas otras cuestiones hayan sido acordadas en
la comparecencia o bien el tribunal estime necesarias en relación al desarrollo de la administra-
ción tales como los actos que habrán de ser sometidos a la previa autorización judicial, man-
dando hacérselo saber al administrador a los efectos de aceptación del cargo. Resultará conve-
niente solicitar que queden mínimamente especificadas las funciones que implicará el desem-
peño del cargo, en orden a conocer el alcance de la administración judicial.

2.3. Desarrollo de la administración.

Una vez constituída la administración judicial, establece el artículo 633 que se dará inmediata
posesión al designado. Sin embargo, será requisito previo la aceptación del cargo como admi-
nistrador, aceptación que será voluntaria y se realizará en la sede judicial momento en el que le
serán entregadas las oportunas credenciales.

Será el Juzgado el encargado de requerir al ejecutado para que cese en la administración que
venía desempeñando dando posesión de los bienes al administrador. Si bien no aparece con-
templado en la ley, no estará de más solicitar que la designación sea igualmente notificada a
otros afectados tales como deudores de la empresa, empleados, etc., medida expresamente pre-
vista en la figura de la “administración para pago” (art. 676.2.1 LEC). Si el juzgado no realiza-
ra estas comunicaciones, podrá hacerlas directamente el propio administrador dando a conocer
su nombramiento y las funciones encomendadas.
El nombramiento será inscrito, cuando proceda, en el Registro Mercantil y, existiendo bienes
inmuebles afectados por la administración, también se inscribirá en el Registro de la propiedad
(art. 631.3).

Cualquier tipo de discrepancia o incidencia surgida durante el desarrollo de la administración,


será puesta en conocimiento del juzgado quien, previa audiencia a todos los afectados, es decir,
a cualquier otra persona que resulte afectada por la administración como trabajadores de la
empresa, proveedores, cotitulares, etc, resolverá lo procedente mediante providencia.

Una vez finalizada su función, el administrador rendirá cuenta de la gestión realizada de la que
se dará vista a las partes y a los interventores en su caso nombrados aunque nada impide que
puedan ser presentadas o exigidas cuentas parciales a lo largo de la administración.
La rendición de cuentas podrá ser impugnada dando lugar a una comparecencia a la que deberá
ser citado igualmente el administrador. El plazo de impugnación será de cinco días, si bien cabrá

27
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 28

su ampliación hasta treinta días atendiendo a la complejidad de las mismas. Con el resultado de
la comparecencia, en la que podrán practicarse las pruebas que se consideren oportunas, el juez
dictará Auto resolviendo y que será recurrible en apelación.

2.4. Contenido del cargo.

Poco se dispone sobre las funciones o facultades del administrador. El artículo 632 LEC se limi-
ta a recoger que tratándose de la administración judicial de empresas, y cuando el administrador
sustituya a los administradores preexistentes, si no se dispone otra cosa, los derechos, obliga-
ciones, facultades y responsabilidades del administrador judicial serán los que corresponden con
carácter ordinario a los sutituídos. En todo caso necesitarán autorización judicial para enajenar
o gravar participaciones en la empresa o de ésta en otras, bienes inmuebles o cualesquiera otros
que por su naturaleza o importancia el órgano judicial hubiere expresamente señalado.
De existir interventores designados por los afectados, para la enajenación o gravamen el admi-
nistrador los convocará a una comparecencia de cuyo resultado se dará seguidamente cuenta al
tribunal, el cual resolverá mediante providencia.

Para el resto de supuestos habremos de acudir a las normas generales de actuación expuestas en
anteriores apartados.

3. LA ADMINISTRACION PARA PAGO

Supone la entrega al acreedor ejecutante de algunos o todos los bienes embargados para que vaya
resarciéndose de su crédito con los frutos y rentas que los mismos generen, en lugar de proce-
der a su subasta, venta o adjudicación directa en pago de la deuda. De esta forma, mantenién-
dose la propiedad del bien en manos del deudor, el acreedor conservará la administración de los
bienes hasta la completa satisfacción de los intereses, capital y costas a través de los frutos y ren-
tas obtenidos.

Esta administración puede ser consecutiva a la administración judicial acordada en garantía del
embargo, aunque no necesariamente. No obstante, parte de una finalidad bien distinta pues en
esta fase la administración no garantiza los embargos sino que irá directamente destinada a la
satisfacción del crédito.

Es importante señalar que esta administración se establece unicamente a favor del acreedor, no
se contempla la posibilidad de que sea nombrado un tercero. Sin embargo, nada obsta a que el
propio acreedor, ante la complejidad de las funciones a desempeñar, designe un especialista en
la materia para ejercer dicha administración. Es ese caso el administrador estará a cargo enton-
ces del propio acreedor ejecutante, es decir, carecerá de funciones judiciales. Otra cosa es que
su nombramiento sea refrendado por el juez, en cuyo caso adquiriría la condición de adminis-
trador judicial con los derechos, obligaciones y responsabilidades inherentes al cargo.
Por tanto, no será muy común desempeñar el cargo de administrador con status judicial en este
supuesto, no obstante expondremos de forma sucinta el funcionamiento de la administración
para pago.

3.1. Constitución de la administración.

Solicitada por el ejecutante, y siempre y cuando la naturaleza de los bienes lo permita, el juez la
acordará en todo caso.

28
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 29

A diferencia de la administración judicial como medida de garantía que debía recaer bien sobre
empresas o bien sobre frutos y rentas, en la administración para pago la Ley no delimita el obje-
to de la misma pudiendo, por tanto, recaer sobre “todos o parte de los bienes embargados”, siem-
pre que sean susceptibles de producir rendimientos.

En cuanto a la persona a la que podrá ser atribuida la administración, la Ley se limita a atribuir
la posesión de los bienes embargados al ejecutante. Asimismo, los terceros titulares de dere-
chos sobre el bien embargado inscritos o anotados con posterioridad al ejecutante tendrán un trá-
mite de audiencia.
No obstante, el ejecutado podrá participar en la determinación de la forma de la administración,
los términos para la rendición de cuentas o bien poner de manifiesto incidencias o discrepancias
habilitándose para ello el juicio verbal.
Con carácter general, podrá tratarse de cualquier bien susceptible de generar unos rendimientos
que puedan ser aplicados al pago de la deuda, si bien tendrá como limitación el que el propio
bien no se vea consumido en su administración, pues la esencia de esta forma de pago es la
obtención de rendimientos dejando subsistente el bien, que debe ser entregado a su propietario
al finalizar la misma.

3.2. Desarrollo de la administración.

En la administración para pago será requisito previo para el comienzo de su ejercicio, la reali-
zación de un inventario sobre los bienes a administrar.
Concluido el inventario, se pondrá en posesión de los bienes al ejecutante, dando a conocer su
condición a las personas que el mismo designe. Todos ellos habrán de colaborar y facilitar el
ejercicio de la administración llegando incluso a contemplarse, en caso de ser obstaculizada, la
imposición de multas.
En cuanto a la forma de desarrollarse la administración, establece el artículo 677 que primará
en todo caso el acuerdo entre las partes, y en ausencia de pacto, los bienes serán administrados
según la costumbre del país.
Las controversias que puedan surgir entre el acreedor y el ejecutado en el desarrollo de la admi-
nistración, salvo las que se refieran a la rendición de cuentas, se solucionarán por los trámites
del juicio verbal.

Rendición de cuentas.
En la administración para pago, la rendición de cuentas se realizará con la periodicidad y modo
acordado entre ejecutante y el ejecutado y, en defecto de acuerdo, como mínimo se realizarán
con periodicidad anual, salvo que el Juez o las partes acordaren otra cosa y, como es obvio, tam-
bién cuando la administración finalice.
Las cuentas se rendirán por el acreedor, bien por sí mismo o bien a través del administrador al
efecto nombrado por el mismo, y se presentarán ante el Secretario judicial. De la rendición de
cuentas se dará traslado al ejecutado por quince días quien podrá oponerse a las mismas. De sus
alegaciones se dará traslado al ejecutante por nueve días y, si no existiere acuerdo entre ellos, se
convocará a las partes a una comparecencia en cinco días con práctica de prueba con cuyo resul-
tado resolverá el juez mediante auto.

Terminación.
La administración para pago durará el tiempo que sea necesario para que el acreedor se haga
pago con el productos de los bienes de las cantidades que se le adeuden como principal, intere-
ses y costas. Cuando el acreedor haya sido satisfecho, los bienes pasarán de nuevo a manos del

29
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 30

deudor (art. 680 LEC). No obstante, los bienes pueden pasar a posesión del deudor con anterio-
ridad en dos supuestos:
a) El ejecutado satisface por propia voluntad la diferencia entre lo que debe a su acree-
dor y lo que éste se ha cobrado ya con los productos de la administración, atendiendo al
último estado de la cuenta presentado.
El pago produce como efectos la devolución del bien al ejecutado y la obligación del eje-
cutante de proceder a la rendición de cuentas general en un plazo de quince días así como
a las reclamaciones que procedan entre uno y otro.
b) El ejecutante considera más conveniente para sus intereses cesar en la administración
solicitando la realización forzosa por otros medios.
La consecuencia de tal petición es la finalización de la administración con devolución de
la posesión al deudor, la rendición de cuentas y la realización forzosa por otros medios,
continuándose la ejecución. En todo caso, el ejecutante habrá de deducir lo que hubiese
recibido a cuenta a través de la administración.

4. LA ADMINISTRACION JUDICIAL EN LA EJECUCION DE BIENES


HIPOTECADOS O PIGNORADOS.

4.1. Regulación procesal.

El acreedor podrá solicitar la administración o posesión interina de los bienes hipotecados o pig-
norados transcurrido el término de diez días desde el requerimiento de pago o desde el despa-
cho de ejecución.

En caso de ser acordada deberá entonces dar efectividad a lo resuelto. Para ello, si el inmueble
está ocupado, se notificará al ocupante con la indicación de que queda obligado a efectuar al
administrador los pagos que debiera hacer al propietario. Si el inmueble estuviera desocupado,
el administrador será puesto con carácter provisional en la posesión material del inmueble.

Pluralidad de acreedores.
Se establece en el párrafo 2º del artículo 690 de la LEC que, siendo más de uno los acreedores,
corresponderá la administración al que sea preferente, según el Registro, y si fueran de la misma
prelación podrá pedirla cualquiera de ellos en beneficio común, a prorrata entre los créditos de
todos los actores. Si lo pidieran varios de la misma prelación, será el Juez el que decida a su pru-
dente arbitrio.

Terminación de la administración.
La administración de bienes hipotecados puede terminar de muy diversas maneras:
1) Por el transcurso de dos años, para la hipoteca inmobiliaria, o un año para la hipoteca mobi-
liaria o naval. Entendemos que tal plazo puede ser objeto de prórroga por el Juez, especialmen-
te en los casos en que el procedimiento se dilate en el tiempo.
2) Habiendo sido solicitada la convocatoria de subasta, cuando se realice la adjudicación al mejor
postor o cuando el acreedor pida la adjudicación.
3) Cuando el ejecutante se haga pago de su crédito, intereses y costas, con los frutos y rentas.
4) Si el ejecutado paga lo que resta de la deuda.

La rendición de cuentas debe realizarse en cualquiera de los supuestos de terminación de la


administración y será requisito ineludible para la continuación de la ejecución. Nada dice el pre-
cepto en relación al procedimiento que haya de seguirse para la rendición de las cuentas al tri-
bunal, debiendo aplicarse para este supuesto la regla de la analogía.
30
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 31

V. LA DIVISION DE PATRIMONIOS

Se contempla la posibilidad de una administración judicial tanto para la liquidación del régi-
men económico matrimonial como para la división por vía judicial del caudal hereditario. Sin
embargo hemos de tener en cuenta que en ambos supuestos serán aplicables las normas conte-
nidas para la administración de la herencia por lo que cualquier referencia al caudal hereditario
hemos de entenderla extensiva también al patrimonio ganancial.

LA DIVISION JUDICIAL DEL CAUDAL HEREDITARIO

La sucesión mortis causa genera una situación transitoria respecto de la titularidad de los bienes
del causante, que permanece con ese carácter interino en tanto no se adjudiquen definitivamen-
te a los que hayan de sucederle en virtud de testamento o disposición legal.

La LEC ofrece la posibilidad de que el tribunal adopte medidas tendentes a garantizar la inte-
gridad del caudal hereditario sometiendo dicho patrimonio a un control judicial que denomina,
genéricamente, intervención judicial del caudal. No obstante la intervención judicial del caudal
hereditario puede abarcar funciones tanto de intervención como de administración como fases
distintas y sucesivas.

1. DISTINCIÓN ENTRE FIGURAS AFINES: CONTADOR, INTERVENTOR Y


ADMINISTRADOR.

No debemos confundir estas figuras pues todos tienen muy diferentes funciones y responsabili-
dades. Mientras que el contador tiene por función exclusivamente la realización de las opera-
ciones divisorias del caudal incluyendo la relación de bienes, su avalúo, liquidación, división y
adjudicación; el interventor y, en su caso, el administrador del caudal hereditario tienen como
cometido preservar el patrimonio mientras se procede a la realización de dichas operaciones
divisorias y de adjudicación de los bienes a los herederos.

En cuanto al interventor y administrador, su aparición en el procedimiento es secuencial en el


tiempo y sus funciones vienen claramente definidas. La intervención judicial viene contempla-
da en una primera fase que tiene por finalidad principal el aseguramiento de los bienes y docu-
mentos del difunto siendo exclusivamente función del interventor la realización y garantía del
inventario así como su depósito. Tiene por tanto una finalidad exclusivamente garantista.
Por el contrario, la figura del administrador aparece una vez efectuado el inventario y debida-
mente garantizado el mismo por el interventor. Sus funciones serán la administración, custodia
y conservación del caudal, por tanto, su actividad conlleva funciones más activas que las mera-
mente de garantía pues deberá “administrar” los bienes, con las operaciones inherentes a una
adecuada gestión o administración.

De este modo, la diferencia entre ambas figuras no viene delimitada únicamente por la distinta
finalidad y alcance de sus funciones, sino que su aparición será siempre secuencial de forma que
uno actuará a continuación del otro es decir, que el administrador actuará siempre con posterio-
ridad al interventor, subsumiendo a partir de su nombramiento las funciones de garantía que
hasta el momento venía desempeñando el interventor.

31
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 32

2. LAS MEDIDAS DE ASEGURAMIENTO DEL CAUDAL HEREDITARIO.

2.1. Momentos en que procede acordarse una intervención del caudal hereditario.

a) Ante la solicitud de división judicial de la herencia.


b) Cuando no conste la existencia de testamento ni de parientes llamados a la sucesión legíti-
ma.- De la misma forma se procederá cuando dichas personas estuvieren ausentes o cuando
alguno de ellos sea menor o incapacitado y no tenga representante legal.
c) Durante la tramitación de la declaración de herederos o de la división judicial de la heren-
cia.-

2.2. Constitución de la intervención judicial de la herencia.

Concurriendo dichos supuestos, el tribunal acordará la intervención judicial del caudal heredi-
tario mandando se realice el inventario y deposito de los bienes y disponiendo lo que proceda
sobre su administración. Dichas funciones podrán ser encomendadas a la persona que al efecto
sea designada como interventor.

2.3. Formación del inventario.

Intervinientes
En la resolución en la que el tribunal acuerde la intervención del caudal hereditario, señalará día
y hora para la formación del inventario, mandando citar a los interesados relacionados en el artí-
culo 793 LEC.
Una vez citados, se procederá por el Secretario Judicial con los que concurran, a la formación
del inventario, quien de este modo dará fe de la realidad de los bienes y el cumplimiento de los
trámites pertinentes.

Contenido
El inventario se limitará a recoger la relación de bienes de la herencia y de las escrituras, docu-
mentos y papeles de importancia que se encuentren. Nada se dice sobre la procedencia de acu-
dir a los Registros públicos u otras formas de investigación para la averiguación de los bienes
que conforman el patrimonio del finado. Entendemos que de oficio o bien a instancia de cual-
quiera de las partes, se podrá instar la adopción de las medidas necesarias para la adecuación del
inventario a la realidad patrimonial del difunto.
Es importante señalar que existiendo disposiciones testamentarias que establezcan reglas espe-
ciales para la configuración del inventario, en todo caso habrá que cumplir las mismas.

Plazo
Para la formación del inventario podrá invertirse el tiempo necesario para ello no teniendo por-
qué ser terminado en esa primera convocatoria sino que, si fuese necesario, se señalarán nuevos
días para su continuación.

Controversias
Las controversias que se planteen en orden a la inclusión o exclusión de bienes en el inventario,
se desarrollarán conforme a lo previsto para el juicio verbal, previa citación a los interesados a
una vista (art. 794 LEC). La sentencia que resuelva sobre la inclusión o exclusión de bienes deja-
rá a salvo los derechos de terceros.

32
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 33

2.4. Retribución del interventor.

Dispone el artículo 791.2 LEC que el nombramiento de la persona que se encargue de la reali-
zación y garantía del inventario y su depósito será con cargo al caudal hereditario. No se espe-
cifica la forma en que habrá de ser retribuído el interventor por lo que habremos de entender
que, siendo nombrado por el tribunal será también el tribunal quien determine la extensión y
límites de sus funciones así como los gastos que deban ser aprobados con cargo al caudal sin que
nada obste a que el propio interventor efectúe su propuesta de retribución.

3. LA ADMINISTRACION DEL CAUDAL HEREDITARIO

3.1. Designación del administrador.

Una vez realizado el inventario el tribunal determinará si procede o no el nombramiento de un


administrador.
Las normas relativas a la administración del caudal vendrán determinadas, en primer lugar, por
las disposiciones que hubiere hecho el testador y, solo de forma supletoria, por las reglas pre-
vistas en el artículo 795 LEC y siempre que no puedan resultar perjudicados los herederos for-
zosos.
En relación a la persona que haya de ser nombrada administrador, a falta de disposición testa-
mentaria, el tribunal valorará la entidad de los bienes sujetos a administración así como la capa-
cidad de los candidatos para desempeñar el cargo.

3.2. Caución.

Se establece como requisito imprescindible e inherente a la designación de administrador de


forma que sin esa caución no se podrá tomar posesión del cargo.
La caución, no obstante, podrá ser dispensada por el tribunal a petición de los herederos y lega-
tarios de parte alícuota. Si no existiere conformidad entre ellos, la caución entonces deberá ser
proporcionada al interés que en el caudal detenten aquéllos que no consientan en la dispensa. En
este sentido, resultará siempre aconsejable que el administrador que haya sido designado solici-
te la dispensa en todo caso.
En cualquier caso se constituirá caución, sin posibilidad de dispensa, respecto a los intereses
detentados por los menores o incapaces sin representante legal y por los ausentes con ignorado
paradero.

3.3. Toma de posesión y publicidad.

Una vez nombrado el administrador y prestada la caución, se le pondrá entonces en posesión del
cargo y se dará a conocer su nombramiento a las personas que el mismo designe por deber enten-
derse con ellas para el desempeño de su cargo. Para acreditar su designación se le dará testimo-
nio de la misma así como de la toma de posesión del cargo.
También podrá hacerse público el nombramiento de administrador haciéndose constar en el
Registro de la Propiedad, a través del correspondiente mandamiento judicial, el hecho de
encontrarse las fincas bajo administración y el nombramiento de administrador.

33
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 34

3.4. Funciones del administrador.

Debemos recordar que estas normas serán siempre supletorias a lo que en su caso haya dispues-
to el testador al respecto, pues su voluntad será preferente salvo que se perjudiquen los derechos
de los herederos forzosos.

Funciones de conservación.
La función fundamental del administrador será la de conservar sin menoscabo, bajo su respon-
sabilidad, los bienes de la herencia. Se engloban en ello las reparaciones ordinarias que sean
indispensables para la conservación de los bienes. Tratándose de gastos o reparaciones extraor-
dinarias, habrá de ponerlo en conocimiento del Juzgado que convocará a los interesados a una
comparecencia y, previo reconocimiento pericial y formación de presupuesto resolverá lo pro-
cedente atendiendo a las circunstancias del caso.

Funciones de gestión.
Corresponderá al administrador no sólo la conservación de los bienes del caudal sino también
procurar que den las rentas, productos o utilidades que corresponda.
Tratándose de metálico y efectos públicos, se depositarán con arreglo a derecho. En cuanto al
resto de los bienes nada se establece al respecto más que habrá de procurar extraer de los mis-
mos las rentas, productos o utilidades que por su naturaleza les corresponda.

En caso de que dichos bienes estuviesen ya puestos por el finado al cuidado de administracio-
nes subalternas, se mantendrán las mismas con la misma retribución y facultades que tuvieran
ya otorgadas debiendo éstos rendir cuenta de su gestión y remitir al administrador judicial lo
recaudado. A estos efectos se considerarán como asalariados o dependientes de la administra-
ción judicial pero no podrán ser separados de sus desempeños salvo que exista justa causa y sea
autorizado por el tribunal. La misma autorización judicial será necesaria para cubrir las vacan-
tes que pudieran producirse.

Limitaciones en las actividades de gestión


Hay que tener en cuenta que el administrador no podrá gravar ni enajenar los bienes inventa-
riados. En casos excepcionales, podrá proponer al tribunal la venta de cualquiera de dichos bie-
nes quien lo autorizará, previa audiencia a los interesados, siempre que concurran determinadas
circunstancias:
• que los bienes puedan deteriorarse,
• que se trate de bienes de difícil o costosa conservación,
• cuando nos encontremos con frutos para cuya enajenación se presenten circunstancias que
se estimen ventajosas,
• o bien aquellos otros bienes cuya enajenación sea necesaria para el pago de deudas o para
cubrir otras atenciones de la administración de la herencia
Dispone la ley que la venta habrá de verificarse en subasta pública, salvo los valores admitidos
a cotización oficial que se venderán a través de dicho mercado. No obstante, entendemos que
podrá ser solicitada autorización judicial para acudir a otro sistema de ventas de mayor agilidad
que la subasta o más apropiado a la naturaleza de los bienes.

Destino de las cantidades obtenidas


Las cantidades obtenidas en la administración del caudal serán depositadas sin dilación a dis-
posición del Juzgado, reteniendo únicamente las que fueren necesarias para atender los gastos
de pleitos, pago de contribuciones y demás atenciones ordinarias. Para atender los gastos extra-

34
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 35

ordinarios, sin perjuicio de la precisa autorización judicial, el tribunal podrá dejar en poder del
administrador la cantidad que considere necesaria o también cuando los ingresos no sean sufi-
cientes para atender los gastos ordinarios.

Funciones de defensa jurídica y representación de la herencia.


El administrador judicial representará a la herencia y por tanto actuará en su nombre hasta tanto
ésta haya sido aceptada por los herederos. En ejercicio de dicha representación, el administrador
representará la herencia en todos los pleitos que se promuevan o que estuviesen principiados al
fallecer el causante. Además, hasta que se haya realizado la declaración de herederos, ejercitará
cuantas acciones pudieran corresponder al difunto.

Sin embargo, una vez que los herederos estén determinados, bien por testamento o por declara-
ción judicial, y los mismos hayan asumido la herencia, las funciones de representación y defen-
sa jurídica del administrador se reducen a actuar en todo aquello que sea necesario para el buen
fin de la administración que se le ha encomendado, su custodia y conservación (art. 798.2 LEC)
y en tal concepto podrá y deberá gestionar lo que sea conducente ejercitando las acciones que
proceda.

3.5. Rendición de cuentas.

Los preceptos 799 y 800, completados con el artículo 802 LEC, no sólo abordan cuestiones pro-
cesales sino también en relación al destino que ha de darse al resultado de la gestión.

Cuentas periódicas
Dependiendo de la importancia y condiciones del caudal administrado, el tribunal señalará unos
plazos para que, de forma periódica, sean presentadas por el administrador las cuentas justifica-
das de su gestión. Estos plazos serán como máximo de un año. En el mismo momento, deberá
consignar el saldo de la misma o bien presentar el resguardo de haberlo depositado en el esta-
blecimiento destinado al efecto.
Una vez presentadas las cuentas, quedarán de manifiesto en la Secretaría del Juzgado a fin de
que por las partes que en cualquier momento lo pidieren, puedan instruirse de las mismas e ins-
peccionar la administración promoviendo las aclaraciones o rectificaciones que consideren
oportunas o bien la aprobación de las mismas.

Cuenta final
Una vez terminada la administración, o cuando el administrador cese en el desempeño de su
cargo, rendirá una cuenta final que será complementaria de las anteriores.
Todas las cuentas serán entonces puestas de manifiesto a las partes en Secretaría por el término
común que determine el tribunal atendiendo a la importancia de aquéllas. Durante ese mismo
plazo las cuentas podrán ser impugnadas, en ese caso se dará traslado de la impugnación al
administrador para que conteste siguiéndose para ello los trámites previstos en los artículos 404
y siguientes LEC, continuando posteriormente la tramitación con arreglo a lo dispuesto para el
juicio verbal.
En caso de no existir oposición a las cuentas o haber sido ésta desestimada, el tribunal dictará
auto aprobándolas y declarando exento de responsabilidad al administrador, mandando asimis-
mo devolver la caución que hubiere prestado.

35
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 36

3.6.- Retribución.-

El premio que el administrador recibirá por su labor viene específicamente determinado por el
artículo 804 LEC.
1º) Sobre el producto líquido de la venta de frutos y otros bienes muebles de los incluidos en
el inventario, percibirá el 2 por 100.
2º) Sobre el producto líquido de la venta de bienes raíces y cobranza de valores de cualquier
especie, el 1 por 100.
3º) Sobre los demás ingresos que haya en la adminsitración, por conceptos diversos de los
expresados en los párrafos precedentes, el tribunal le señalará el 4 por 100, teniendo en con-
sideración los productos del caudal y el trabajo de la administración.
También podrá acordar el tribunal que se abonen al administrador los gastos de los viajes que
tenga necesidad de hacer para el desempeño de su cargo, siempre que así lo considere justo el
tribunal.

4. TERMINACIÓN DE LA INTERVENCIÓN DEL CAUDAL HEREDITARIO.

a) Cuando comparezcan los parientes o se nombre representante legal a los menores o incapaci-
tados y se les haga entrega de los bienes y efectos del difunto.

b) Cuando se efectúe la declaración de herederos, salvo que alguno solicite la división judicial
de la herencia (art. 796 LEC).

c) Cuando, sustanciándose el procedimiento de división judicial de la herencia, los herederos


solicitasen la cesación de la intervención de común acuerdo, salvo que alguno de los interesados
sea menor o incapaz y no tenga representante legal o exista algun heredero ausente que no haya
podido ser citado por ignorarse su paradero.
No se acordará el cese de la intervención cuando hubiera acreedores reconocidos en el testa-
mento o por los coherederos o con derecho documentado en título ejecutivo que hubieran opues-
to a la partición de la herencia hasta tanto se les pague o afiance el importe de sus créditos.

d) Cuando hayan sido entregados los bienes a los herederos (art. 798 LEC).

5. BREVE REFERENCIA A LA DIVISION DEL CAUDAL MATRIMONIAL

La liquidación del patrimonio conyugal podrá realizarse por acuerdo entre los cónyuges y sólo
en su defecto se acudiría a las normas para la división judicial del mismo.

Disponen los artículos 808 y 809 LEC, que el procedimiento judicial de liquidación se iniciará
cuando cualquiera de los cónyuges solicite la formación de inventario, debiéndose acompañar
con la solicitud una propuesta en la consten las distintas partidas que hayan de ser incluidas en
el inventario así como los documentos que justifiquen cada una de las partidas. Una vez pre-
sentadas las propuestas, se citará a los cónyuges para la realización del acta de inventario por
parte del Secretario judicial.

Concluido el mismo, el juez resolverá lo procedente en orden al depósito, administración y dis-


posición de los bienes incluidos en el inventario. Por lo tanto, la formación de inventario será
requisito previo e imprescindible para el inicio de cualquier actuación en relación a la adminis-
tración de los bienes a liquidar.

36
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 37

Como habíamos comentado, ante la ausencia de normativa específica, para la liquidación del
régimen económico matrimonial habremos de acudir a las normas que regulan la división de la
herencia que ya hemos visto. Sin embargo, teniendo en cuenta que las medidas sobre adminis-
tración de los bienes serían acordadas una vez que el inventario ya está realizado, carecerá de
sentido el nombramiento de un interventor y se procedería directamente, en su caso, al nombra-
miento de un administrador con los requisitos, funciones y obligaciones contenidos en los artí-
culos 795 y siguientes LEC. Es por ello que cualquier referencia al caudal hereditario hemos de
entenderla extensiva también al patrimonio ganancial.
Hay que tener en cuenta que en estos casos nada impide que sea nombrado administrador uno
de los cónyuges.

VI. LA ADMINISTRACION JUDICIAL EN EL PROCESO PENAL

La posibilidad de establecer una administración judicial dentro del proceso penal viene contem-
plada en distintos apartados, bien como medida cautelar, bien para el aseguramiento de respon-
sabilidades pecuniarias o bien como consecuencia accesoria de la pena. Hemos de tener en cuen-
ta, como veremos, que en unos casos habremos de acudir a la Ley de Enjuiciamiento Criminal
y en otros se remitirá a la regulación efectuada en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

1. MOMENTOS EN QUE PUEDE SER ACORDADA UNA ADMINISTRACION


JUDICIAL

1.1. Como medida cautelar:

Para impedir la continuidad delictiva:


Con carácter general, el Organo Judicial Instructor, una vez cuenta con los elementos suficien-
tes, tiene el deber de adoptar las medidas cautelares que sean necesarias para evitar o paliar la
continuación delictiva y sus efectos.
En este sentido, el artículo 129 del Código Penal, en su apartado e), contempla la posible inter-
vención de la empresa para salvaguardar los derechos de los trabajadores o de los acreedores por
el tiempo necesario y sin que exceda del plazo máximo de cinco años.

1.2. Para aseguramiento de responsabilidades pecuniarias:

El artículo 589 LECr prevé la adopción de medidas cautelares para el aseguramiento de las res-
ponsabilidades pecuniarias.
Se mándará por el Juez que el encausado deposite fianza bastante y si no se prestara se decreta-
rá auto de embargo de bienes suficientes para cubrir dichas responsabilidades. En este marco la
LECr contempla una somera regulación de la administración judicial acordada en esta fase ase-
guratoria en los artículos 601 a 609 de la LECr.

1.3.- En ejecución de sentencia:

En ejecución de la pena y sus consecuencias accesorias:


El artículo 129.1.e) del Código Penal contempla la intervención judicial de la empresa como una
consecuencia accesoria de la pena. A través de esta medida el juez queda facultado para desig-
nar, previa audiencia de los titulares o representantes legales de la empresa, un administrador o

37
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 38

bien un interventor, según el caso, que se encargará de la gestión directa de la empresa o bien de
su fiscalización, vigilancia y control.

En ejecución de las responsabilidades pecuniarias:


La condena penal puede conllevar no solamente la obligación de cumplimiento de una pena pri-
vativa de libertad o restrictiva de derechos, sino que en la mayoría de los casos supondrá tam-
bién la obligación de cumplimiento de una serie de obligaciones de índole patrimonial y, por
tanto, con repercusión económica (penas de multa, costas procesales, indemnizaciones por res-
ponsabilidades civiles...).
Si dichas responsabilidades pecuniarias no son cumplidas de forma voluntaria, y si ni siquiera
existen constituídos ni fianza ni embargos aseguratorios o bien éstos resultan insuficientes,
habrá entonces que acudir a los medios para su ejecución forzosa previstos en la LEC.

2. REGULACIÓN PROCESAL PENAL DE LA ADMINISTRACIÓN JUDICIAL

En la Ley de Enjuiciamiento Criminal los artículos 601 y siguientes solo señalan algunas pau-
tas y no contemplan muchas de las posibilidades que pueden concurrir por lo que habremos de
acudir analógicamente a la Ley de Enjuiciamiento Civil en lo que no esté expresamente con-
templado en la legislación penal.

2.1. Distinción entre figuras afines: intervención y administración judicial

Es preciso aclarar que cuando la LECr utiliza el término intervención (“intervención de la


empresa” o “intervención de los bienes del deudor”, como ocurre por ejemplo en el artículo 129
CP) lo hace en un sentido genérico pues se está refiriendo al sometimiento de esos bienes al con-
trol judicial con carácter general, sin que quepa asimilar dicho término a las funciones del inter-
ventor. Es decir, que acordada una intervención, entendida como sujección al control judicial,
será después el juez quien decida si será preciso el nombramiento de administrador judicial o
solamente un interventor.

Por otro lado, el nombramiento de interventor conlleva una labor de control menos intensiva que
el nombramiento de administrador, que supone la sustitución de las labores que hasta el momen-
to se venían ejerciendo sobre la gestión de los bienes.

2.2. Objeto de la administración.

A tenor de lo dispuesto por el artículo 600 LECrim, el embargo de metálico, efectos públicos,
valores mercantiles o industriales cotizables, alhajas de oro, plata o pedrería, no abre la puerta
en el proceso penal a una administración judicial sino que únicamente contempla la posibilidad
de constituir dichos bienes en depósito.

Por el contrario, la intervención o administración judicial de una empresa sí puede ser acordada
en sede penal, como veíamos, a través del artículo 129 del CP o como otro tipo de medida cau-
telar. Sin embargo, no encontrándose al respecto una regulación específica dentro de la legisla-
ción procesal penal, hemos de remitirnos al procedimiento civil.

Tratándose del embargo de bienes semovientes, el artículo 601 LECrim contempla la posibilidad
de que el procesado manifieste si opta por su enajenación o bien que se conserven en depósito
y administración. Si eligiese esta última opción, se nombrará por el Juez un depositario-admi-
nistrador.

38
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 39

Cuando se trate del embargo de bienes inmuebles, el Juez determinará si el embargo ha de ser
extensivo o no a sus frutos y rentas. Será en este último caso, es decir, cuando hayan sido embar-
gados los frutos y rentas producidos por un inmueble cuando de lugar a la constitución de una
administración judicial.

Asimismo, podrán ser objeto de administración judicial los frutos y rentas procedentes de otro
tipo de bienes, si atendidas las circunstancias se creyere conveniente, pudiendo ser ejercida por
el propio procesado o por persona que el mismo designe.

2.3. Nombramiento de administrador

La participación del “deudor”, es decir, del procesado o responsable civil, en la administración


judicial del proceso penal es mucho más activa que la contemplada en el procedimiento civil de
forma tal que será el mismo quien decida el destino de los bienes embargados pudiendo optar
por su enajenación o por la constitución de una administración.

Excepto en el caso de semovientes, se permite incluso que sea el propio procesado quien ejerza
la administración o designe la persona encargada al efecto y únicamente en caso de que renun-
cie a su derecho o bien el Juez no lo estimare conveniente, será entonces nombrado por el Juez.
Pero aún así, se permitirá en todo caso al deudor participar en la administración nombrando un
interventor de su confianza que realice labores de observación, pudiendo incluso llegar a some-
ter a autorización judicial las decisiones del administrador (artículo 608 LECr).
Vemos por tanto, que la intervención del “deudor” en el proceso penal es mucho más activa y
determinante que en el proceso civil.

2.4. Contenido del cargo

Fianza
La necesidad de prestar fianza y el importe de la misma será decidida por el órgano judicial. No
está prevista en el embargo de bienes semovientes donde únicamente se contempla la realización
de inventario previo como medida de prevención.

Inventario
Solo expresamente previsto para los bienes semovientes.

Funciones
Cuando se trate de semovientes, el artículo 602 relaciona la forma en que ha de llevarse a cabo
la administración de los mismos de modo que den los productos propios de su clase con arreglo
a las circunstancias del país, y procurará su conservación y aumento. Si creyere conveniente la
enajenación de todos o algunos pedirá la autorización judicial. Esta autorización procederá siem-
pre que los gastos superen a los productos obtenidos, salvo que de otro modo se garantice el pago
de dichos gastos, aun en contra de la voluntad del procesado y la opinión del depositario-admi-
nistrador.
Respecto al modo de llevar a cabo la administración de otro tipo de bienes, nada dice la ley si
bien hemos de entender que de igual modo ha de procurarse que los bienes se conserven y gene-
ren los frutos y rentas que por su naturaleza están destinados.

En cualquier caso, si hubiese sido también nombrado un interventor, el administrador deberá


poner en conocimiento del mismo los actos de administración que se proponga realizar, y si el

39
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 40

interventor no los creyera convenientes le hará las observaciones oportunas decidiendo el Juez
en caso de discrepancia entre ambos. (artículo 608 LECr)

Rendición de cuentas
No aparece como tal obligación específicamente contemplada más que para la administración
de bienes semovientes en donde además tampoco se establecen plazos concretos para efectuar-
la. No obstante, será igualmente exigible por el Juez remiténdonos a lo previsto para el proce-
so civil.

Retribución
Se determina por el artículo 607 LECr el criterio para fijar la retribución del administrador:
1º. Del 1 por 100 sobre el producto líquido de la venta de frutos.
2º. Del 5 por 100 sobre los productos líquidos de la administración que no procedan de la
causa expresada en el párrafo anterior.
Si no se enajenaren bienes, o no hubiese productos líquidos de la administración, el Juez seña-
lará el premio que haya de percibir el administrador, según la costumbre del pueblo donde la
administración se ejerza.
A este respecto se plantea el problema de qué criterio objetivo puede seguirse para la determi-
nación del premio puesto que en la sociedad de nuestro tiempo será difícil encontrar una cos-
tumbre del lugar que regule la retribución de un administrador por lo que lo más apropiado será
acudir al sistema de honorarios profesionales como medio más idóneo, objetivo e imparcial de
regular la retribución de un administrador.

2.5.- Finalización.

En el caso de ser acordada como medida cautelar o aseguratoria de responsabilidades, la misma


terminará cuando dichas medidas cautelares sean levantadas o bien cuando las mismas se con-
viertan en condena firme en cuyo caso, de ser preciso, se sustituirán por aquellas medidas que
en su caso sean acordadas para la ejecución de la sentencia.
Si la intervención judicial hubiese sido acordada con apoyo en el artículo 129 CP, dicho precepto
tiene un marcado carácter temporal puesto que está legalmente previsto que las medidas no sean
por tiempo superior a cinco años.
Tratándose de una administración acordada en ejecución de sentencia, teniendo en cuenta que la
finalidad es ahora la satisfacción del acreedor, terminará cuando se haya visto satisfecho el acre-
edor.

VII. LA ADMINISTRACION JUDICIAL EN EL PROCEDIMIENTO


LABORAL

Señala el artículo 254 de la Ley de Procedimiento Laboral (LPL):


“ 1. Podrá constituirse la administración o una intervención judicial cuando por la natura-
leza de los bienes o derechos embargados fuera preciso.
2. Con tal fin el órgano judicial citará de comparecencia a las partes para que lleguen a un
acuerdo o, en su caso, efectúen las alegaciones y prueba que estimen oportunas sobre la
necesidad o no del nombramiento de administrador o interventor, persona que deba desem-
peñar tal cargo, exigencia o no de fianza, forma de actuación, rendición de cuentas y retri-
bución procedente.

40
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 41

3. El administrador o, en su caso interventor nombrado, deberá rendir cuenta final de su


gestión.”

Las normas del proceso de ejecución de la LEC serán aplicables supletoriamente en caso de falta
de previsión expresa en sus artículos 250 a 253 LPL.

1. Casos en que procede

Podrá constituirse una administración judicial cuando el embargo no se pueda limitar a actitudes
meramente pasivas sino que exija actuaciones positivas para la normal explotación u obtención
de rendimiento de bienes o derechos que por su naturaleza son susceptibles de producir rentas o
frutos.

2. Constitución de una administración judicial

La ley procesal laboral deja en manos de las partes la decisión de constituir o no una adminis-
tración judicial así como el diseño de la misma, decisiones que se adoptarán en comparecencia
bajo la supervisión del juez, que convalidará los acuerdos alcanzados siempre que no sean con-
trarios a la Ley. Estas decisiones comprenderán la persona que desempeñará el cargo, exigencia
o no de fianza, forma en que se debe actuar, es decir el marco de las funciones a desempeñar, si
continúa o cesa la administración anterior, el régimen de actuación, facultades del administra-
dor, la rendición de cuentas y la retribución.
En caso de que no exista acuerdo el juez puede suplirlo tomando la decisión que considere más
conveniente a los intereses en juego a partir de las alegaciones y pruebas efectuadas en el acto
de la comparecencia.

3. Nombramiento del administrador

Al igual que en el proceso civil, la persona que haya de ser nombrada administrador judicial
queda, en principio, sometida al contenido del convenio entre las partes y, en su defecto, a la
decisión judicial.
No obstante, hay que tener en cuenta que si en el proceso intervienen el Fondo de Garantía
Salarial o las Entidades gestoras o Servicios comunes de la Seguridad Social, la administración,
intervención o peritación de los bienes embargados deberá ser asumida obligatoriamente por
dichas entidades designando a tal fin persona idónea. De dicha obligación podrán liberarse con
autorización judicial, si justifican la imposibilidad de cumplirla o su desproporcionada gravosi-
dad. Si bien la práctica nos enseña que ni el FOGASA ni el INSS designan administradores ni
peritos.

Igual obligación y los mismos límites puede, motivadamente, imponerse a cualquier persona o
Entidad que por su actividad y medios pueda hacerse cargo de la administración de los bienes,
sin perjuicio del resarcimiento de gastos y abono de las remuneraciones procedentes conforme
a la ley.

4.- Contenido del cargo

4.1. Funciones
El precepto establece al administrador una única obligación: la de rendir cuenta final de su ges-
tión. Para el resto de funciones nos habremos de remitir a la normativa de la LEC para situacio-
nes afines.
41
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 42

4.2. Remuneración
Resulta incuestionable el derecho de resarcimiento de gastos y abonos y de las remuneraciones
procedentes “conforme a la ley”, si bien no se especifica a qué ley concretamente se está remi-
tiendo por lo que acudiremos a las normas de honorarios profesionales.

4.3. Responsabilidad
El administrador puede incurrir en responsabilidad si en su actuación se producen daños, por lo
que al efecto se puede exigir una fianza. Estos perjuicios pueden ser causados tanto al ejecutan-
te como al ejecutado y pueden ser objeto de reclamación ante el Juzgado de lo Social ejecutor a
través del cauce del artículo 75.3ºLPL, sin perjuicio de la facultad del órgano judicial de impo-
ner al administrador multas coercitivas en el caso de desatención de sus obligaciones (artículo
239.3º LPL).

5.- Incidencias

Las diversas cuestiones que se susciten sobre la administración o intervención se sustanciarán,


si fuera necesario, por el trámite incidental previsto en el artículo 236 LPL en donde las partes,
previa citación a comparecencia, podrán alegar y probar lo que estimen conveniente.

6.- Rendición de cuentas

La regulación de la rendición de cuentas por la LPL resulta escasa pues únicamente determina
la obligación del administrador de rendir una cuenta final. La existencia de rendiciones de cuen-
tas anteriores o su forma de realización será cuestión sometida al convenio entre las partes o a
la decisión judicial. En su defecto, serán los preceptos de la LEC los que supletoriamente regu-
len esta cuestión.

42
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 43

VIII. FORMULARIOS

1. Acta de comparecencia para designar administrador judicial.

COMPARECENCIA/

Lugar y fecha

Ante mi comparecen, el representante legal de la parte actora Don…, el representante legal del
ejecutado Don…, el administrador de la sociedad ejecutada Don… y el socio titular de las accio-
nes no embargadas Don …..

Que los comparecientes no alcanzan acuerdo sobre los puntos objeto de debate en esta compre-
cencia solicitando lo siguiente:

Por la parte actora se solicita la constitución de la administración judicial proponiendo como


administrador judicial a Don…, solicitando que no se solicite caución al referido administrador
y que se releve al actual administrador de sus funciones.

Por la parte ejecutada se solicita que no se constituya administración judicial por los perjuicios
que ello puede irrogar a la empresa poniendo en peligro incluso la supervivencia de la empre-
sa y los puestos de trabajo. A esta petición se adhiere el administrador de la empresa y el socio
minoritario. Por el administrador se aporta dejando testimonio en autos de la copia de las cuen-
tas anuales de los tres últimos ejercicios económicos.

Por el ejecutado se solicita que en caso de que se acuerde la administración judicial se designe
administrador de los que figuren en la lista del Juzgado y se solicita que en su caso el adminis-
trador designado preste caución suficiente.

Con todo lo cual se da por terminada la presente comparecencia y hallada conforme por los
comparecientes la firman conmigo de todo lo que doy fe.

43
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 44

2. Providencia resolviendo sobre la administración judicial en caso de oposición o falta de


acuerdo.

PROVIDENCIA JUEZ/

Sr….

En .... (lugar) a ... (fecha)

Dada cuenta por celebrada la comparecencia del artículo 631 de la LEC y no existiendo acuer-
do entre las partes sobre la administración judicial, el administrador a designar y la manera de
llevarse a cabo la misma se acuerda la constitución de la administración judicial de la empresa…
toda vez que concurren los requisitos del artículo 630 de la LEC no existiendo otros bienes que
garanticen la ejecución dineraria y sin que por el contrario de la documentación aportada por el
administrador de la empresa se desprenda la inadministrabilidad judicial de la misma pues de las
cuentas aportadas se deduce la existencia de beneficios que en su caso pueden destinarse al pago
preferencial de la deuda en este procedimiento reclamada.

Que no existiendo acuerdo sobre el nombramiento del administrador judicial, se acuerda desig-
nar uno de los de la lista de administradores del Juzgado. Se acuerda fijar igualmente caución
de 3000 euros y rendición de cuentas mensual por parte del administrador.

Se acuerda relevar en el cargo al administrador de la empresa embargada desde el momento de


la aceptación del cargo del administrador judicial que se designe al que se le faculta para la rea-
lización de las funciones reconocidas al administrador que sustituye así como para realizar cual-
quier otra conforme a los usos mercantiles los actos de dirección, administración y disposición
que fueren necesarios y convenientes y especificamente la facultad para actuar en juicio, así
como atendida la naturaleza del negocio y sus circunstancias, para realizar conforme a los usos
mercantiles, los actos de dirección, administración y disposición que fueran necesarios o conve-
nientes sin más limitaciones que la autorización previa del Juzgado para la enajenación o grava-
men de participaciones de la empresa o de bienes inmuebles o de cualquiera otros que por su
naturaleza o importancia sean señalados expresamente una vez realizado el inventario.

Continúe la administración judicial hasta el total cobro del crédito del actor por importe de ... y
lo presupuestado para intereses y costas prudencialmente señalados en ... .

Una vez aceptado el cargo, procedase a la inscripción de la presente resolución en el registro


Mercantil de la Provincia al objeto de dar la oportuna publicidad así como en el Registro de la
Propiedad nº..de …donde figuran inscritas las fincas número …. y … titularidad de la empresa
embargada.

Requierase a los demandados titulares de la empresa sujeta a la administración judicial para que
faciliten al administrador todos los elementos necesarios para el inicio y desarrollo de la admi-
nistración judicial como son libros y cualquier información necesaria para la realización del
inventario.

44
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 45

Requierase a los titulares de la empresa/afectados mayoritarios y minoritarios de la empresa (en


caso de embargo de la mayoría del capital social o de los bienes o derechos de la empresa ads-
critos a su explotación ) para que designen interventor.

Una vez elegido, requierase al administrador judicial para que comparezca a aceptar y jurar el
cargo previa presentación de la caución acordada.

Notifíquese la presentación resolución a las partes y a los comparecientes

Lo acuerda y firma el Juez, doy fe.

45
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 46

3. Acta de toma de posesión.

En...(lugar y fecha). Ante el Sr.Juez de Primera Instancia, asistido por mi el Secretario, compa-
rece... nombrado Administrador Judicial de la empresa/negocio... titularidad del demandado..., a
quien por su Señoría se le da posesión del cargo, entregándole testimonio de su nombramien-
to,aceptación y posesión con el visto bueno del Juez para que pueda acreditar su condición.

Se acuerda notificar y requerir a ... como anterior administrador/titular de la empresa para que
facilite todos los elementos y documentos necesarios para su correcto desempeño con apercibi-
miento de que en caso de obstaculizar su realización puede incurrir en el delito de desobedien-
cia a la autoridad del artículo 556 del C.P y ello sin perjuicio de otras responsabilidades.

Se requiere en este acto al Administrador Judicial para que presente rendición de cuentas justi-
ficadas de su gestión mensualmente.

Leída y aprobada el acta, la firma su S.Sª, el compareciente de lo que doy fe.

46
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 47

4. Acta de inventario de bienes.

En ...(lugar y fecha), constituido yo el secretario para practicar el inventario inicial de bienes en


el domicilio social de la empresa..., sito en ..., cuyos frutos y rentas han sido embargados en el
procedimiento .../.., seguidos ante el Juzgado..., donde concurre también el administrador judi-
cial nombrado Don..., y Don ... quien dice ser el titular de la empresa embargada y el ejecuta-
do quienes suscriben como interesados presentes en esta diligencia.

(Se acompañan fotografías)

ACTIVO:

Metálico:

CAJA:... pts de efectivo existente depositadas en la Caja registradora.

BANCOS: 1. Saldo de ... pts. depositadas en la cuenta corriente nº.... de la Caja de


Ahorros y Monte de Piedad de ...según extracto bancario de fecha...cuya fotocopia
adjuntamos.

2. saldo de...Euros.

Efectos públicos y títulos valores:

Resguardo de depósito en el banco de... de 25 títulos de la deuda del estado, emisión...,


números..., de un valor nominal de ...Euros.

Alhajas:

1º Reloj de pared situado en el despacho de oro marca ...

Semovientes:

1º En una pequeña cuadra situada en la parte trasera del local se encuentran 2 mulos de
carga destinados a la carga de... Se acompaña certificado del veterinario donde consta
estar al día en vacunaciones gozando de buen estado aparente de salud.

Frutos:

En la parte de atrás del local junto al corral se encuentra una pequeña huerta con 10
tomateras con frutos inmaduros.

Existencias:

1º ... botellas de aceite de ...litros.


2º ... 5 cajas de refrescos de 16 botellas cada una.
3º ........

47
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 48

Muebles:

MAQUINARIA:

1. Maquina trituradora de aceituna marca..., modelo de la que acompañamos fotocopia


del censo industrial y fotografía

2. Cocina de cinco fuegos marca... modelo.

3. Congelador de 500 l marca.. modelo.

MOBILIARIO:

10 mesas de PVC tamaño 50x50 y 40 sillas de plástico


mesa de madera, armario de madera de pino...

VEHICULOS:

Furgoneta marca..., modelo..., de color blanca, matricula... se acompaña fotografía y


fotocopias del permiso de circulación, recibo de pago de impuesto de tracción de vehí-
culos y del seguro a todo riesgo con validez hasta el ..., así como de la tarjeta de trans-
porte con validez hasta....

Inmuebles:

1º Finca urbana num..., del registro de la propiedad de... sita en la calle ... de esta ciudad
donde se desarrolla la actividad a administrar que consta de 320 metros cuadrados dis-
tribuidos en porche-terraza, salón, despacho, cocina, salón y patio-corral.

La finca de la que acompañamos fotos de sus respectivas dependencias, se encuentra en


buen estado de conservación sin que aparentemente haya necesidad de reparación urgen-
te alguna.

Derechos y acciones:

DEUDORES: Créditos por cuentas abiertas a diferentes clientes que adeudan los
siguientes importes:

a) Don .... domicilio en la calle... por importe de ... pts.


b) Doña ...domicilio en ... por importe de ... pts.
c) ...

CREDITOS A LARGO PLAZO:

a) Contra la empresa... con domicilio en ...por importe de... pagaderos en plazos


semestrales hasta el mes de ...del año....
b)...

c)…

48
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 49

PASIVO:

Acreedores:

Empresa ... se le adeudan ....pts. por suministro de gas correspondientes a los meses...

Don ...se le adeudan...pts. por suministros de 1000 kg de aceituna .

Impuestos:

De bienes inmuebles por importe de ...Euros.

De tracción de vehículos por la furgoneta matricula ... por importe de ...pts.

De actividades económicas por importe de ...Euros.

Y no constando otros bienes se da por terminada la diligencia quedando los descritos en poder
posesión del titular de los mismo y demandado Don...., quedan igualmente en su poder los
libros, documentos y papeles relacionados con el desarrollo del negocio tales como facturas,
declaraciones de hacienda, pólizas de seguro, libro de visitas, libro de actas y de contabilidad de
los que se toma fotocopia.

Previa advertencia de sus obligaciones legales queda enterado de sus obligaciones y firma el
depositario en señal de ello junto con el administrador.

49
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 50

5. Escrito del administrador comunicando la realización de obras urgentes y solicitando su


reintegro y autorización para la realización de reparaciones extraordinarias.

Autos .../...

AL JUZGADO

Don..., Administrador Judicial designado en el procedimiento .../... seguido en el Juzgado al que


me dirijo, ante el Juzgado comparezco y como más procedente sea en derecho DIGO,

Que habiendo sido designado administrador judicial del inmueble sito en la calle..., de esta villa,
vengo a poner de manifiesto al Juzgado que la fachada de aquel, se encuentra en pésimo estado
de conservación, de tal manera que en la pasada semana ha sufrido desprendimientos que han
puesto en peligro la integridad de los viandantes de manera que por consejo de los técnicos del
ayuntamiento, según informe que acompaño como documento número 1, se han realizado obras
de apuntalamiento que dada la urgencia de las mismas se han realizado sin la autorización del
Juzgado lo que pongo en conocimiento del Juzgado acompañando factura de gastos como docu-
mento número 2 que han sido adelantados por este administrador lo que comunico a los efec-
tos de que me sean reintegrados.

Que sin perjuicio de las obras realizadas como se desprende del propio informe del ayuntamiento
es necesario realizar de manera urgente una reparación de mayor importancia cuyo coste ronda
el precio medio de ...euros , como se desprende de los dos presupuestos que se han realizado y
que se acompañan como documentos 3 y 4.

En su virtud,

SUPLICO AL JUZGADO, que tenga por presentado este escrito con los documentos que se
acompañan, se sirva admitirlos y previos los trámites oportunos, acuerde tener por comunicada
la realización de obras urgentes, se provea la cantidad a la que han ascendido los gastos de la
misma y se autorice la realización de las obras necesarias por ser de hacer en justicia que pido
en ...(Lugar y fecha).

Fdo.: El Administrador Judicial.

50
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 51

6. Escrito del administrador Judicial solicitando se fije la retribución legal y se le provea


de fondos para atender a los gastos de la administración.

Autos .../...

AL JUZGADO

Don..., Administrador Judicial designado en el procedimiento .../... seguido en el Juzgado al que


me dirijo, ante el Juzgado comparezco y como más procedente sea en derecho DIGO,

Que no constando acordado nada sobre la retribución del administrador judicial y suponiendo su
desempeño una especial dedicación que exige mi presencia en la empresa tres horas al día, cinco
veces por semana y dada la complejidad que el desempeño del cargo de administrador supone
en relación con la empresa administrada intereso sea fijada la retribución correspondiente al
ejercicio de mi cargo.

Aporto al Juzgado normas orientadoras del Colegio profesional al que pertenezco para que las
mismas sirvan en su caso de base para el cálculo de la retribución atendiendo al número de horas
empleadas de manera que la retribución mensual que solicito asciende a …Euros.

Igualmente solicito me sea proveído el importe de combustible y por los viajes a ..., por impor-
te de ... Euros, según justificantes de consumo de gasolina que aporto, en relación a la explota-
ción del caudal, que debo realizar tres veces por semana.

AL JUZGADO SUPLICO, tenga por presentado este escrito con los justificantes aportados y
acuerde la provisión de fondos para gastos de viaje y la fijación de la retribución solicitada.

Fdo: El administrador judicial.

51
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 52

7. Escrito del administrador acompañando justificantes de rentas o productos del bien


administrado.

Autos .../...

AL JUZGADO

Don..., Administrador Judicial designado en el procedimiento .../... seguido en el Juzgado al que


me dirijo, ante el Juzgado comparezco y como más procedente sea en derecho DIGO,

Que acompaño con este escrito resguardo acreditativo de haber ingresado en la cuenta general
de depósitos la cantidad de ... Euros, correspondientes a los beneficios producidos en el nego-
cio administrado en la semana comprendida entre el día... y el ... del mes corriente, una vez
deducidos los gastos producidos para el desarrollo del negocio incluidos pago de suministros,
existencias y salarios de los trabajadores cuyos justificante de abono acompaño a este escrito.

AL JUZGADO SUPLICO, Que tenga por presentado este escrito con los documentos que se
acompañan, se sirva admitirlo y se tenga por aportados los comprobantes que se adjuntan y por
incorporada la cantidad a los autos a fin de que se destine a los fines oportunos por ser de hacer
en justicia que pido en...(fecha y lugar).

52
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 53

8. Escrito del administrador judicial solicitando el auxilio judicial ante la negativa del titu-
lar de la empresa o bien embargado a facilitar el ejercicio de la administración judicial.

Autos .../...

AL JUZGADO

Don..., Administrador Judicial designado en el procedimiento .../... seguido en el Juzgado al que


me dirijo, ante el Juzgado comparezco y como más procedente sea en derecho DIGO,

Que habiendo sido designado como administrador judicial del negocio sito en la calle..., de esta
villa dedicado a ... y titularidad del demandado ..., por providencia de ...(fecha) que acepté pre-
via presentación de aval bancario el pasado ...(fecha), he comparecido en el día de hoy en la sede
social de la referida empresa y presentándome como administrador judicial del mismo designa-
do por el Juzgado al que me dirijo, me ha sido denegada la entrada en el local por persona no
identificada que decía ser representante del negocio a administrar y que profiriendo insultos y
amenazas me ha exhortado a abandonar la sede del negocio cuyos frutos y rentas se encuentran
embargados.

Que por tal razón solicito se requiera expresamente al titular del negocio para que facilite la
entrada al negocio así como los libros y elementos necesarios para el inicio del desempeño de la
administración judicial y ello con los apercibimientos legales.

Que si fuere necesario acuerde el auxilio de la fuerza pública a para el desempeño de la admi-
nistración judicial,

En su virtud,

SUPLICO AL JUZGADO, que tenga por presentado este escrito se sirva admitirlo y acuerde
requerir con los apercibimientos legales al titular del negocio cuya administración judicial se ha
acordado por ser de hacer en justicia que pido en ...(lugar y fecha).

53
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 54

9. Escrito del administrador presentando la rendición periódica de cuentas.

Autos .../...

AL JUZGADO

Don..., Administrador Judicial designado en el procedimiento .../... seguido en el Juzgado al que


me dirijo, ante el Juzgado comparezco y como más procedente sea en derecho DIGO,

Que transcurrido un mes desde el inicio de la administración judicial y habiéndose acordado por
providencia de..., la rendición de cuentas con periodicidad mensual, acompaño cuenta mensual

Fecha: 1 de... a 30 de ... de ...

INGRESOS:

Venta..................... Euros.

Acreedores................ Euros.

Devoluciones de hacienda.. Euros.

Total ingresos..... Euros.

PAGOS:

Hacienda.................. Euros.

Acreedores................ Euros.

Personal y S.social....... Euros.

Gastos de suministros..... Euros.

Total pagos....... Euros.

Saldo de rendición de cuentas......... Euros.

54
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 55

Del referido saldo se consigna en la cuenta general de depósitos del Juzgado en fecha..., la can-
tidad de ...pts, cuyo resguardo justificante acompaño en este acto quedando en mi poder la suma
de ...pts, para atender a la cantidad prevista de gastos próximos de personal, gastos de suminis-
tros y pago de impuesto sobre bienes inmuebles.

Igualmente acompaño a la rendición de cuentas justificantes de los ingresos y pagos producidos.

Justificante nº1: importe de ...Euros de gastos de luz

“ nº2: importe de ...Euros de nomina del trabajador Don ....

En su virtud,

SUPLICO AL JUZGADO, tenga por presentado este escrito con los documentos que se acom-
pañan, se sirva admitirlo y tenga por evacuado el trámite de rendición de cuentas por ser de hacer
en justicia que pido en ...(lugar y fecha).

55
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 56

10. Escrito de administrador solicitando el cese en la administración judicial.

Autos .../...

AL JUZGADO...

Don..., Administrador Judicial designado en el procedimiento .../... seguido en el Juzgado al que


me dirijo, ante el Juzgado comparezco y como más procedente sea en derecho DIGO,

Que habiendo resarcido el deudor el total de la deuda reclamada en el procedimiento de refe-


rencia incluidos intereses y costas, vengo por este escrito a solicitar la finalización de la admi-
nistración judicial sobre los frutos y rentas del negocio del deudor Don... acordado por auto
de...(fecha) así como mi cese como administrador judicial del referido negocio en base a las
razones expuestas.

Que igualmente me ofrezco comprometo cuando me requiera el Juzgado a presentar la cuenta


final.

En su virtud,

SUPLICO AL JUZGADO, tenga por presentado este escrito, se sirva admitirlo y en base al
mismo acuerde el levantamiento del embargo de los frutos y rentas decretado y el cese de la
administración judicial por ser de hacer en justicia que pido en...(lugar y fecha).

56
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 57

11. Escrito del Administrador Judicial presentando la cuenta final de la administración.

Autos .../...

AL JUZGADO

Don..., Administrador Judicial designado en el procedimiento .../... seguido en el Juzgado al que


me dirijo, ante el Juzgado comparezco y como más procedente sea en derecho DIGO,

Que por medio de este escrito, vengo a presentar la cuenta final de la administración judicial
desarrollada sobre la empresa/finca ... ..., recogiendo resumen de las diferentes rendiciones de
cuentas periódicas:

1ª Rendición de cuentas mes de enero..... Euros.

2ª Rendición de cuentas mes de febrero... Euros.

3ª ......................................
.
.
.
Suma total saldos.......... Euros.

La presente cuenta es complementaria de las presentadas periódicamente con las que debe apro-
barse definitivamente,

En su virtud,

SUPLICO AL JUZGADO, tenga por presentado este escrito, se sirva admitirlo y tenga por pre-
sentada la cuenta final de la administración judicial desarrollada y previa puesta de manifiesto
a las partes, dicte auto aprobándola por ser de hacer en justicia que pido en ..(lugar y fecha).

57
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 58

12. Auto por el que se aprueban las cuentas de la administración y se acuerda poner fin a
la misma.

JUZGADO NUM ...

AUTOS .../..

AUTO

En .... (lugar) a ... (fecha) por presentado el anterior escrito del Procurador ... en nombre de ...,
con fecha... únase a los autos de su razón.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por providencia de ...(fecha), se acordó requerir al administrador Don...


para que presentara la rendición de cuentas final, lo que se complementó por escrito de ...(fecha)
poniendo la misma a disposición de las partes para que en el plazo de cinco días manifestasen
lo que a su derecho conviniera.

SEGUNDO.- Dentro del plazo conferido la representación procesal de Don..., impugnó


la cuenta final del administrador oponiéndose a la misma. Citándose a las partes para compare-
cencia celebrada el pasado día … donde los concurrentes manifestaron lo que a su derecho con-
vino aportando los medios de prueba que consideraron pertinentes.

RAZONAMIENTOS JURIDICOS

UNICO.- Se han seguido los trámites para la presentación de la cuenta final por el admi-
nistrador judicial, sin que de la oposición planteada se deduzca error en las cuentas o justifica-
ción ya que todas las partidas incluidas se corresponden a los justificantes ajustándose las mis-
mas a derecho.

Vistos...

DIPONGO, se aprueban las cuentas rendidas por el administrador judicial de la empresa


cuyos frutos y rentas se embargaron en el procedimiento Don..., a quien se declara exento de res-
ponsabilidad. Se acuerda cancelar la fianza prestada para lo cual se acuerda devolverle la canti-
dad consignada en la cuenta general de depósitos.

Lo mando...

58
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 59

IX. BIBLIOGRAFIA

Proceso civil

- BARBANCHO TOVILLAS, F. J. De la ejecución forzosa y las medidas cautelares /En/


"Comentarios a la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil". Consejo General del Poder Judicial:
Madrid, 2000.

- CACHON CADENAS, M. De la administración judicial /En/ "Comentarios a la nueva Ley de


Enjuiciamiento Civil". Tomo III. Editorial Lex Nova: Valladolid, 2000.

- CORTES DOMINGUEZ, V. GIMENO SENDRA, V., MORENO CATENA, V. Derecho proce-


sal civil. Parte especial. Colex: Madrid, 2000.

- DOMINGUEZ LUELMO, A. Administración de la finca o bien hipotecado /En/ "Comentarios


a la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil" Tomo III. Lex Nova: Valladolid, 2000.

- FERNANDEZ BALLESTEROS, M.A.; RIFA SOLER, J.M.; VALLS GOMBAU, J.F.


Comentarios a la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil. Irgium editores: Barcelona, 2000.

- FONCILLAS SOPENA, R. El apremio sobre bienes distintos de los inmuebles /En/ VV.AA.
"Ejecución de Sentencias civiles II. La vía de apremio". Consejo General del Poder Judicial:
Madrid, 1996.

- FRANCO ARIAS, J. De la administración para pago /En/ "Comentarios a la nueva Ley de


Enjuiciamiento Civil." Tomo III. Editorial Lex Nova: Valladolid, 2000.

- GARBERI LLOBREGAT, J. Y OTROS. Los procesos civiles. Vol 5. Editorial Bosch:


Barcelona, 2001.

- GITRAMA, M. La administración de la herencia en derecho español /En/ Revista de Derecho


privado,1950

- GOMEZ GALLIGO, F.J. Práctica hipotecaria. Marcial Pons: Madrid, 1994.

- LORCA NAVARRETE, A. Tratado de Derecho Procesal Civil. Parte Especial. Dykinson:


Madrid, 2000.

- LORCA NAVARRETE, A. Y OTROS. Comentarios a la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil.


Lex Nova: Valladolid, 2000.

- MARINA MARTINEZ-PARDO, J.; LOSCERTALES FUERTES, D. Ley de Enjuiciamiento


Civil. Sepin: Madrid, 2000.

- MARRA PASCUAL, C.M. De la administración judicial /En/ "Comentarios a la Ley de


Enjuiciamiento Civil". Dykinson: Madrid, 2001.

- MENDEZ LOPEZ, I. Embargo y su práctica. Forum, 1994.

59
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 60

- MORENO CATENA, V. La ejecución forzosa /En/ "La nueva Ley de Enjuiciamiento Civil",
Tomo IV. Editorial Tecnos: Madrid, 2000.

- MONTERO AROCA, J. Las ejecuciones hipotecarias. Tirant lo blanch: Valencia, 2001.

- MONTERO AROCA J. Y OTROS. El nuevo proceso civil. Tirant lo blanch: Valencia 2000.

- MOXICA ROMAN,J., MOXICA PRUNEDA, G. Las pólizas bancarias. Aranzadi: Pamplona,


1994.

- OLIVER LOPEZ, C. El proceso civil. Vol. VII. Tirant lo blanch: Valencia, 2001.

- ORTIZ NAVACERRADA, S. Pluralidad de acreedores en el proceso de ejecución singular. La


Ley: Madrid, 1996

- ORTIZ NAVACERRADA, S. Título ejecutivo y liquidez de las pólizas de crédito a efectos del
despacho de ejecución. Comares, 1995.

- PAZ RUBIO, J.M.; Y OTROS. Ley de Enjuiciamiento Civil comentada y con jurisprudencia.
La Ley: Madrid, 2000.

- RAMOS MENDEZ, F. Guía para una transición ordenada a la LEC. Editorial J.M. Bosch:
Barcelona, 2000.

- RODRIGUEZ MONTAÑES,T. La responsabilidad del administrador desleal y los nuevos deli-


tos societarios.

- RUIZ DE ALEGRIA MARTIN, C. De la administración para pago /En/ "Comentarios a la Ley


de Enjuiciamiento Civil.", Dykinson, Madrid, 2001.

- SALINAS MOLINA, F. El proceso civil, vol. VII. Tirant lo blanch: Valencia, 2001.

- TORRES FERNANDEZ DE SEVILLA, J.M., DURO VENTURA, CASERO LINARES L.


Los procesos civiles. Editorial Bosch: Barcelona, 2001.

- VV.AA. Ley de Enjuiciamiento Civil comentada. La Ley: Madrid, 2000.

- VELAZQUEZ MARTIN, M.A. – DIAZ BARCO, F. Medios alternativos de ejecución forzo-


sa: la Administración Judicial. Aranzadi: Madrid, 2001.

Proceso penal

- ARANGÜENA FANEGO, C. Teoría general de las medidas cautelares reales en el proceso


penal español. J.M. Bosch Editor: Barcelona, 1991.

- CABEDO NEBOT, R. Ley de Enjuiciamiento Criminal. Comentarios y Jurisprudencia. Tomo


I. Editorial Edersa: Madrid, 2000.

60
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 61

- CONDE-PUMPIDO FERREIRO, C. Enjuiciamiento Criminal. Doctrina y Jurisprudencia.


Tomo II. Editorial Trivium: Madrid, 1998.

- MORENO CATENA, V. El proceso penal. Volumen V. Tirant lo blanch: Valencia, 2000.

- PEDRAZ PEÑALVA, E. Las medidas cautelares reales en el proceso penal ordinario español,
Madrid, 1985.

Proceso laboral

- ANDINO AXPE, L.F. Ejecución en el orden jurisdiccional social. Editorial Comares: Granada,
1996.

- CEA AYALA, B.; DESDENTADO BONETE, A.; PALOMO BALDA, E. Incidencia de la


Nueva Ley de Enjuiciamiento Civil en el Proceso Social. Ediciones Francis Lefebvre: Madrid,
2001.

- CORDÓN MORENO, F. "Administración e intervención judicial en el proceso laboral" /En/


Incidencia de la Ley de Enjuiciamiento Civil en el Procedimiento Laboral. Aranzadi: Pamplona,
2001.

- MONTOYA MELGAR, A. "Proceso civil y proceso laboral" /En/ Incidencia de la Ley de


Enjuiciamiento Civil en el procedimiento laboral. Aranzadi: Pamplona, 2001.

- MONTERO AROCA, J. La ejecución dineraria en el proceso laboral. Tirant lo blanch:


Valencia, 1999.

- MONTERO AROCA, J. Y OTROS. Comentarios a la Ley de Procedimiento Laboral. Editorial


Civitas: Madrid, 1993.

- RIOS SALMERON, B.; SEMPERE NAVARRO, A.V. Incidencia de la Ley de Enjuiciamiento


Civil en el Procedimiento Laboral. Aranzadi: Pamplona, 2001.

- RIOS SALMERON, B. "Incidencia de la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil en la ejecución


social" /En/ Ejecución de Sentencia. Francis Lefebvre: Madrid, 2000.

- SALINAS MOLINA, F. "Embargo laboral (averiguación de bienes, traba y garantías). /En/


Ejecución de Sentencia. Francis Lefebvre: Madrid, 2000.

- VV.AA. – ED. FRANCIS LEFEBVRE. Ejecución de Sentencia en el proceso laboral.


Ediciones Francis Lefebvre: Madrid, 2000.

- VELAZQUEZ MARTIN, M.A.-DIAZ BARCO, F. Medios alternativos de ejecución forzosa:


la Administración Judicial. Aranzadi: Madrid, 2001.

61
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 62

General

- LOPEZ SANCHEZ. El embargo de la empresa. Aranzadi: Pamplona, 1999.

- LLADO LEON,J.M. El administrador judicial. Barcelona, 1995

- MOYA JIMENEZ, A. Responsabilidad de los administradores de empresas insolventes. Bosch:


Barcelona, 1996.

- PUYOL MONTERO, F Y OTROS. La ejecución de Sentencias. Consejo General del Poder


Judicial, 1994

- REFOR (Registro de Economistas Forenses). Comentarios al Anteproyecto de Ley Concursal.


Consejo General de Economistas de España: Madrid, 2001.

62
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 63

NOTAS
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 64

NOTAS
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 65

NOTAS
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 66

NOTAS
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 67
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 68
Interior Rec Tec 2.qxd 25/2/05 18:18 Página 69

Edita: Consejo General de Colegios de Economistas de España


Claudio Coello, 18 - 28001 Madrid
Depósito Legal: M.41604-2004
port Rec Tec2.qxd 25/2/05 17:57 Página 1

Rec

La

La administración judicial
jud

Junio 2

CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS DE ECONOMISTAS DE ESPAÑA


Claudio Coello, 18 - 1º
28001 Madrid
Tlf.: 91 432 26 70
Fax: 91 575 38 38
www.refor.org
refor@economistas.org