Vous êtes sur la page 1sur 4

Diego de Ocaña

Fray Diego de Ocaña (Ocaña, 1565-México, 1608) fue un religioso español de la Orden de
San Jerónimo, evangelizador y explorador viajó por América del Sur antes de establecerse en
1605 en México. Dejó pinturas y dibujos de las gentes y tierras por las que atravesó,
una Relación del Viaje de fray Diego de Ocaña por el Nuevo Mundo y una comedia dedicada a
la Virgen de Guadalupe.
Fray Diego de Ocaña, llegó a Potosí el año 1600. Entre sus pinturas más célebres está la
‘Virgen de Guadalupe’, de la que hizo una para Potosí (1600), otra para Chuquisaca (1601, a
la que se le construyó un santuario) y una tercera se halla en Lima, Perú.1
Pintor que actúa en Charcas. Es un humanista que va creciendo en talla intelectual a través de
su paso por América. Como escritor ha dejado una relación de su viaje por Perú, Chile y la
Audiencia de Charcas. Esta relación, que se halla actualmente en la Biblioteca de la
Universidad de Oviedo, es de sumo interés. Esta relación ilustrada con dibujos de mano de
Ocaña es muy útil para dar nuevos derroteros para la comprensión de la vida y la acción de la
sociedad virreinal a comienzos del siglo XVII.
Escribió en 1601, en Potosí, una ‘Comedia de Nuestra Señora de Guadalupe y sus Milagros’
que luego representa en Chuquisaca y que constituye la más antigua pieza de teatro que se
conoce en el territorio de la Audiencia, arcaica en algunos aspectos de la composición de los
personajes”.
Francisco de Zurbarán
Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, Badajoz, 7 de noviembre de 1598 – Madrid, 27 de
agosto de 1664) fue un pintor del Siglo de Oro español.
Contemporáneo y amigo de Velázquez, Zurbarán destacó en la pintura religiosa, en la que su
arte revela una gran fuerza visual y un profundo misticismo. Fue un artista representativo de
la Contrarreforma. Influido en sus comienzos por Caravaggio, su estilo fue evolucionando para
aproximarse a los maestros manieristas italianos. Sus representaciones se alejan
del realismo de Velázquez y sus composiciones se caracterizan por un modelado claroscuro
con tonos más ácidos.
Maestro de Calamarca
Maestro de Calamarca es la denominación historiográfica de un pintor barroco colonial que
trabajó en la actual Bolivia a comienzos del siglo XVIII. Sus obras principales fueron dos series
de ángeles pintados en los muros de la iglesia de Calamarca (departamento de La Paz), cuyo
estilo se relaciona estrechamente con el de Leonardo Flores (pintor que trabajó en La Paz en
el último cuarto del siglo XVII).1
La primera serie de ángeles, cada uno de los cuales aparece con su nombre al fondo, son los
más famosos ejemplos de "ángel arcabucero"2 o de "ángel boliviano" en general.3 La segunda
serie representa ángeles andróginos con elaborados ropajes a la moda femenina europea y
botas militares romanas. Cada uno lleva un objeto que permite identificarlos como los siete
"arcángeles de Palermo", una tradición medieval muy venerada en España, aunque sólo tres
de ellos tienen reconocimiento eclesiástico.4
Aunque el nombre del artista se desconoce, Donahue-Watson ha propuesto identificarle
con José López de los Ríos, así como una datación de sus obras entre 1660–1680s;5 mientras
que Rishel y Stratton retrasan la época de su obra a la primera mitad del siglo XVIII.4
LEONARDO FLORES

FLORES, Leonardo (La Paz, Bolivia, 1650 - ?).- Artista pintor.


Trabajó entre los años 1683 y 1684 a las orillas del lago Titikaka (Italaque, Puerto Acosta y
Yunguyo). Fue contemporáneo de Melchor Pérez de Holguín y se lo clasifica entre los cultores del
barroco mestizo.
Según anotan Mesa/Gisbert, “su arte se desarrolla por toda la diócesis, bajo la protección del
Obispo Queipo del Llano y Valdez. Flores pinta de acuerdo a los cánones del barroco imperante y
afirma su personalidad artística con detalles típicos que lo caracterizan; profusión de adornos en
los trajes, broches, piedra preciosas, turbantes…”.
Teresa Villegas define: “Sus lienzos arrastran tardíamente el manierismo importado por Bitti y
muestran el gusto del maestro por los rostros idealizados y las figuras esbeltas; su pintura
anecdótica y detallista, de clara influencia flamenca, se caracteriza por la profusa ornamentación
de sus personajes (ricas joyas, paños volantes muy bien logrados y un colorido de armonioso
contraste) /…/ Es, en suma, la figura más representativa de la escuela paceña del último tercio del
siglo XVII”.
Entre otras obras dejó las tituladas: ‘Adoración de los pastores’ y ‘San Cristóbal’

Vous aimerez peut-être aussi