Vous êtes sur la page 1sur 18

DEPÓSITO EPITÉRMICO DE ORO-PLATA DE PUEBLO VIEJO

DE ALTA SULFURACIÓN, REPÚBLICA DOMINICANA: UN


NUEVO MODELO DE FORMACIÓN BAJO LA CUBIERTA DE
CALIZA DE BARREN

Las observaciones de campo en el distrito de Pueblo Viejo, República


Dominicana, muestran que una extensa litografía argílica avanzada y el
depósito gigante de oro y plata epitermal de alta sulfidación contenida se
colocaron debajo de una gruesa capa de piedra caliza. La silicificación
masiva y la magnetita y hematita asociadas, que contienen el mismo
conjunto de elementos múltiples anómalos que la alteración argílica
avanzada subyacente, se desarrollaron ampliamente en los pocos metros
basales de la piedra caliza. Estas observaciones implican que la
alteración y mineralización no pueden ser sincrónicas con la secuencia
volcán-sedimentaria del huésped, de edad del Cretácico Inferior, pero
deben ser sustancialmente más jóvenes, probablemente parte de una
época metalogénica del Cretácico Superior al Terciario Temprano que
está bien documentada en todo el arco magmático de las Antillas
Mayores.
Por lo tanto, no existe una relación genética entre los cuerpos de mineral
de oro y plata y tampoco un sistema de mar-diatrema o complejo de
cúpula volcánica, dos modelos propuestos para Pueblo Viejo, ni con el
conjunto bimodal de arco de isla-arco de los cuales ambos
necesariamente formarían parte.

Esta reinterpretación ofrece una explicación de algunas de las


características geológicas inusuales de los cuerpos de mineral de Pueblo
Viejo en comparación con otros depósitos gigantes de alta sulfidación,
particularmente aquellos en los Andes centrales. La piedra caliza
impermeable parece haber actuado como una barrera que inhibía el flujo
de fluido ascendente, la recarga de agua subterránea y la disipación de
calor, lo que explica los tenores de oro y zinc inusualmente altos, el
dominio de la pirofilita de cuarzo sobre la alteración de cuarzo vuggy,
prograda la sobreimpresión de alunita por la pirofilita a mayor
temperatura, y casi exclusivamente el carácter magmático del fluido de
mineral. La piedra caliza probablemente también jugó un papel
determinante en la preservación del yacimiento

El reconocimiento de que el depósito de Pueblo Viejo y su litocap(Un


lithocap es la parte alta de un sistema porfirítico (pórfido de Cu) donde
típicamente se desarrolla una mineralización y alteración epitermal ácida y
oxidante (de alta sulfuración). Las porciones inferiores de la lithocap contienen
típicamente minerales de mayor temperatura como pirofilita, diásporo, andalusita
entre otros)hospedadora han quedado completamente ocultos por la
piedra caliza inalterada antes de la exhumación, con poca o ninguna
expresión de paleosuperficie, pone de relieve la probabilidad de otros
depósitos ciegos de alta sulfuración similares en arcos magmáticos
calcáreos alcalinos en otros lugares . La existencia de depósitos ciegos de
oro de alta sulfuración, especialmente en terrenos de piedra caliza pero
también potencialmente debajo de otras unidades de roca de baja
permeabilidad, debe considerarse durante la exploración.

INTRODUCCION
El gigantesco depósito de oro y plata epitermal de alta sulfuración de
Pueblo Viejo en la Cordillera Oriental de la República Dominicana, la
parte oriental de la isla caribeña de La Española (Fig. 1), ha sido
ampliamente descrito (por ejemplo, Kesler et al., 1981; Russell et al.,
1981; Muntean et al., 1990), pero su entorno formativo sigue siendo
objeto de intenso debate (Kesler y Russell, 2001; Nelson, 2001). Los dos
modelos principales de la competencia vinculan el depósito con un
sistema maar-diatrema (Russell y Kesler, 1991) o con un complejo de
cúpula volcánica (Nelson, 2000a, b). El modelo de maar-diatrema
considera que la mineralización tuvo lugar dentro y debajo de una
secuencia sedimentaria lacustre que se acumuló dentro de un cráter
maar, mientras que el modelo de domo propone la formación de mineral
en un entorno lacustre entre un grupo de domos. Por lo tanto, ambos
modelos requieren que la generación de depósitos haya estado en paleo-
profundidades poco profundos y esencialmente syn con el vulcanismo en
el tiempo. Los resultados de la reciente datación U-Pb de zircones
confirman que las rocas volcán-sedimentarias huésped y, por inferencia,
la mineralización son del Cretácico Inferior en edad (transición Aptian-
Albian, Kesler et al., 2005a, b).

Pueblo Viejo es un depósito atípico de alta sulfuración que posee varias


características únicas (Sillitoe, 2000), en particular, una asociación
cercana del oro y la plata con conjuntos arcillosos avanzados ricos en
pirofilita, en lugar de con vuggy de cuarzo (p. Ej., Arribas, 1995) , junto
con contenidos de zinc marcadamente elevados. Observaciones del
distrito realizadas durante las actividades de exploración realizadas
alrededor del depósito de Pueblo Viejo desde 2001 por GoldQuest Mining
Corp. y una empresa predecesora han dado lugar a un modelo
radicalmente diferente para la génesis de depósitos, que implica la
introducción de oro y plata apreciablemente más tarde que la secuencia
huésped volcán-sedimentaria y debajo de una secuencia de piedra caliza
más joven. Este nuevo modelo, que puede ayudar a explicar las
características distintivamente diferentes del depósito, se presenta aquí
debido a su importancia potencial para la exploración mundial de
depósitos de oro y / o plata ciegos de alta sulfuración.(ciego es como
tapado por rocas)

RESUMEN GEOLÓGICO DE PUEBLO VIEJO

El depósito de Pueblo Viejo está ubicado en la parte sureste de una


litografía argílica avanzada de 10 km de longitud, dominada por la
alteración penetrante de cuarzo-pirofilita-pirita, que subyace a la
prominente cresta de Loma la Cuaba (Figura 2). La litografía se desarrolló
dentro de la Formación Los Ranchos, una sucesión volcano-sedimentaria
en gran parte submarina que contiene rocas volcánicas
compositivamente bimodales de afinidad primitiva de tholeiita arco-isla
(Kesler et al., 1991a). Las dos terceras partes occidentales de la litografía
carecen de mineralización conocida de oro y plata de importancia,
aunque el mismo conjunto de elementos traza que tipifica el depósito de
Pueblo Viejo sigue siendo altamente anómalo (GoldQuest Mining Corp.,
datos no publicados, Kesler et al., 2003).

Gran parte de la mineralización de oro y plata de mayor ley en Pueblo


Viejo está presente en una secuencia poco profunda de limolita y arenisca
carbonosa laminada en la parte superior de la Formación Los Ranchos,
típicamente donde la silicificación penetrante es intensa y está
acompañada por pirofilita (Muntean et al. 1990). Sin embargo, las
unidades fragmentarias subyacentes de grano grueso, incluido el
conglomerado, y los flujos de andesita basáltica también son
parcialmente portadores de mineral. La alteración de cuarzo-alunita está
subordinada(depende de otra cosa), sobreimpresa por el ensamblaje de cuarzo-
pirofilita, y localizada a profundidad (Kesler et al., 1981; Muntean et al.,
1990), mientras que el vuggy cuarzo está presente solo en cantidades
minúsculas. Aunque los alimentadores localizados en fallas son
evidentes, hay un marcado control estratigráfico de los dos principales
cuerpos de mineral en forma de hongo, Moore y Monte Negro (Figura 2).

El mineral hipogénico (Que se ha formado en el interior de la Tierra) en Pueblo Viejo


ocurre en las vetas de pirita masivas de etapa relativamente tardía, que
cortan y siguen la cama, así como en asociación con una generación
anterior diseminada de pirita diseminada (Kesler et al., 1981; Muntean
et al., 1990). Las vetas de pirita contienen esfalerita baja en hierro y
cantidades menores de galena, varios minerales sulfosales de los grupos
de enargita y boulangerita, cuarzo, barita y pirofilita (Kesler et al., 1981;
Muntean et al., 1990; Ruiz, 2002). El contenido total de pirita oscila entre
10 y 20 por ciento vol. Las partes poco profundas de los yacimientos,
ahora extraídos, sufrieron una oxidación súper generada de sulfuro y
produjeron aproximadamente 5.5 millones de onzas (Moz) de Au,
principalmente en forma nativa, y 25 Moz Ag (Kesler et al., 2003)
contenidos en minerales de haluros ( Russell et al., 1981). El mineral de
sulfuro subyacente incluye una reserva mineral probada y probable de
13.4 Moz Au a una ley promedio de 3.22 g / t (Placer Dome Inc.,
comunicado de prensa, 27 de septiembre de 2005), principalmente como
especie teluride, predominantemente calaverita, con electrum
subordinado ( Kesler et al., 1981; Muntean et al., 1990; Ruiz, 2002). El
contenido promedio de zinc del mineral sulfúrico de oro y plata se
aproxima al 0,8% en peso, más de cuatro veces el del cobre (Kesler et al.,
1981).

OBSERVACIONES GEOLÓGICAS EN TODO EL DISTRITO A NIVEL


REGIONAL
la Formación Los Ranchos, sede del depósito de Pueblo Viejo, está
cubierta por la Piedra Caliza Hatillo, una secuencia micrítica masiva
depositada en aguas someras y aguas someras durante el Albian o
Cenomanian (112-93.5 Ma; Ogg et al., 2004) en la evidencia
paleontológica citada por Russell y Kesler (1991) y Kesler et al. (2005b)
La perforación cerca de Loma la Mina, al sur de Loma la Cuaba, intersecó
70 (Rosario Dominicana, 1980, p.64) a 195 m (Fig. 2) de piedra caliza, y
la unidad pudo haber sido originalmente > 400 a tanto como 1,000 m de
espesor (Koschmann y Gordon, 1950). Las rocas del Cretácico superior
que se superponen concordantemente a la caliza de Hatillo (Bowin, 1966)
pueden haber agregado a este espesor de cobertura.

Nuestras observaciones de las relaciones en el núcleo de perforación


coinciden con las realizadas por Russell y Kesler (1991), quienes
interpretaron que el contacto entre la Formación Los Ranchos y la Caliza
de Hatillo es en gran parte conformable en lugar de ser una falla de
empuje (Nelson, 2000a). De hecho, la inspección del núcleo de los
recientes pozos de perforación cerca de Loma la Mina (Fig. 2) sugiere
fuertemente que la limolita carbonosa en la parte superior de la
Formación Los Ranchos es transicional hacia la típica caliza de Hatillo.
Ciertamente, la noción de un evento orogénico importante, que incluye el
empuje regional, entre la Formación Los Ranchos y la Piedra Caliza
Hatillo, según lo propuesto por Draper et al. (1996), es insostenible
(Kesler et al., 2005b)

La piedra caliza Hatillo crece a lo largo de las laderas sur y oeste bajas de
la cordillera Loma la Cuaba (Fig. 2), que se cree que es la Formación Los
Ranchos poco modificada: contacto con la piedra caliza Hatillo exhumado
por la erosión (Bowin, 1966). Tradicionalmente, con base en la evidencia
observable limitada cerca de la mina de Pueblo Viejo, se creía que la caliza
evento de mineralización de alta sulfuración (Kesler et al., 1981, 2005a,
Russell y Kesler, 1991). Sin embargo, nuestras observaciones de todo el
distrito a lo largo de los lados sur y oeste de la litografía Loma la Cuaba
muestran que esto no es estrictamente el caso porque los pocos metros
más bajos, localmente quizás > 10 m, de la secuencia de caliza muestran
alteración distintiva y efectos de mineralización.

Tanto la piedra caliza basal como la parte superior de las rocas


sedimentarias volcánicas de la Formación Los Ranchos se sometieron a
una silicificación masiva, dentro de la cual hay numerosas y extensas,
vainas irregulares, venas y vetillas de magnetita hematitizada masiva;
localmente, se desarrolla la textura de la brecha (Fig. 3a). Los reemplazos
van desde silicificación masiva cortada por vetillas de óxido de hierro a
óxidos de hierro masivos que retienen parches remanentes de roca
silicificada. Por lo tanto, gran parte de la magnetita es paragenéticamente
más tarde que la silicificación (Fig. 3a). La magnetita ocurre solo como
restos dentro de la hematita pseudomorfa (martite), que se cree que es al
menos parcialmente un producto de intemperie. Lag compuesto
predominantemente de guijarros y arena de magnetita total o
parcialmente hematizados ocurre en lugares en el flanco sur de la litocap
Loma la Cuaba (Fig. 2), donde incluso la caliza de Hatillo basal silicificada
ha sido completamente erosionada. Unas 700,000 toneladas (t) de
magnetita y hematita se extrajeron en la década de 1950 como mineral
de hierro de alta ley de los depósitos Las Lagunas y Hatillo en los lados
sur y oeste de la litografía (Bowin, 1966, Fig. 2).

La silicificación es típicamente de color gris oscuro, sin textura y


brillante, aunque la meteorización produce una coloración de crema y
muestra contactos afilados como cuchillas contra la piedra caliza
aparentemente inalterada (figura 3b). La silicificación sintética masiva
ocurre en Pueblo Viejo a lo largo del lado oeste del yacimiento de Monte
Negro (área Arroyo Hondo) y como rocas flotantes residuales en el punto
más alto en el área de la mina, inmediatamente al este del pozo de Monte
Negro (Fig. 2). La roca de óxido de cuarzo-hierro está en contacto abrupto
hacia abajo, ya sea con silicificación masiva que contiene granos
diseminados y coágulos de pirita o alteración de cuarzo-pirofilita-pirita
que claramente reemplaza las rocas volcán-sedimentarias. La
silicificación pirítica forma repisas empinadas y tabulares en algunos
lugares. Las rocas ricas en pirofilita generalmente están fuertemente
foliadas, ya que también se localizan dentro del depósito de Pueblo Viejo,
en respuesta al tectonismo del Eoceno tardío, que también generó la falla
de empuje de Hatillo inmediatamente al sur de Loma la Cuaba (Bowin,
1966; Kesler et al. , 1981, 1991a, 2005a, Fig. 2). El desarrollo de la tela
dúctil en las rocas alteradas con pirofilita, pero no en la caliza de Hatillo
inmediatamente superpuesta, refleja su incompetencia reológica, como
se documenta en varios otros depósitos de oro de alta sulfuración,
incluidos ejemplos de Nueva Gales del Sur, Australia y Terranova,
Canadá ( Thompson y otros, 1986, Dubé y otros, 1998, Masterman et al.,
2002).

En Piedra Imán, en la parte occidental de la litografía de Loma la Cuaba


(Fig. 2), recientes perforaciones cortan rocas de óxido de hierro de cuarzo
masivo desde la superficie hasta profundidades de hasta 31 m, donde
pasan hacia abajo en roca de cuarzopirofilita foliada (Fig. 4). Se considera
que la silicificación profunda ha reemplazado a la Formación Los
Ranchos, mientras que se sospecha que las partes poco profundas se
formaron a expensas de la Piedra Caliza Hatillo, pero la distinción es
difícil de hacer.

Solo fallas obvias menores marcan el contraste reológico entre las zonas
de alteración de óxido de cuarzo-hierro y cuarzo-pirofilita, aunque la
presencia de material clástico de grano fino llena lo que se interpreta
como cavidades cársticas y, en un agujero, un bloque suelto de piedra
caliza - y subyacente por la roca de pirofilita de cuarzo puede sugerir que
existe complejidad adicional (Fig. 4).

El análisis sistemático de ICP-MS de los tipos de alteración de cuarzo-


óxido de hierro y pirofilita de cuarzo empleando intervalos centrales de 2
m muestra que ambos contienen concentraciones anormalmente altas de
Cu, Pb, Mo, Bi, As, Sb, Hg, Se, Te, y Ba (Fig. 4), la firma geoquímica
característica en Pueblo Viejo y en toda la litografía de Loma la Cuaba
(GoldQuest Mining Corp., datos no publicados, Kesler et al., 2003;
Nelson, 2000a). El zinc y, en menor grado, el cobre posiblemente se
lixiviaron a una profundidad de aproximadamente 20 m durante la
oxidación del sulfuro supergen (Fig. 4). Valores tan altos como 3,180 ppm
Cu, 1,700 ppm Pb, 940 ppm Zn, 75 ppm Mo, 20 ppm Bi, 655 ppm As, 23
ppm Sb, 4.2 ppm Hg, 48.3 ppm Se, 18.9 ppm Te y 2.340 ppm Ba en el
núcleo de los cuatro agujeros de perforación de Piedra Imán son
particularmente notables (por ejemplo, Fig. 4) y se aproximan o superan
los valores medios informados por Kesler et al. (2003) de los yacimientos
de Moore y Monte Negro en Pueblo Viejo. Sin embargo, los contenidos
apreciables de oro están consistentemente ausentes (máximo 29 ppb). La
mayoría de los valores máximos de los elementos son de roca silicificada
que contiene vetas y parches de óxido de hierro, aunque Hg y Ba son más
altos en la zona inmediatamente subyacente de cuarzo-pirofilita-pirita
(figura 4). No obstante, todo el conjunto de elementos anómalos abarca
claramente el contacto entre la roca de cuarzo-magnetita-hematita y la
zona de pirita-pirofilita pirítica subyacente (figura 4), que muestra que
los dos tipos de alteración son productos del mismo fluido hidrotérmico.
Además, dada la gran similitud de las suites de elementos traza Piedra
Imán y Pueblo Viejo (véase Kesler et al., 2003), este fluido debe haber
estado estrechamente relacionado con el responsable de la deposición de
oro y plata en los cuerpos de mineral.

Koschmann y Gordon (1950), Bowin (1966) y Kesler et al. (1981, 1991a)


registraron la silicificación masiva ± hematita en Loma la Cuaba, y el
primero de estos documentos especularon que parte de él podría ser un
producto de reemplazo de piedra caliza, aunque sin citar explícitamente
la caliza de Hatillo como protolito. Además, Russell y Kesler (1991)
notaron la presencia de silicificación y óxidos de hierro en los pocos
metros basales de la piedra caliza Hatillo cerca de la mina Pueblo Viejo,
pero los atribuyeron a procesos supergénicos. Tradicionalmente, las
pequeñas intrusiones de diorita con piroxeno que datan de la caliza
Hatillo se invocaron como la causa de la mineralización de magnetita
alrededor de la periferia sur y oeste de Loma la Cuaba (Koschmann y
Gordon, 1950; Bowin, 1966; Kesler et al., 1981; Russell y Kesler, 1991),
aunque este modelo no explica satisfactoriamente la magnetita y la
hematita dentro de las rocas silicificadas. La amplia distribución y
asociación íntima de los óxidos de hierro con la silicificación masiva y la
litocapía subyacente inmediata, además de la estrecha similitud
geoquímica entre la roca de óxido de hierro y cuarzo y la litocap, parecería
ahora excluir una conexión genética general entre los Loma magnetita y
hematita de la Cuaba y las intrusiones de diorita.

Pueblo Viejo Model


Se cree que un centro de pórfido de cobre oculto ± oro fue el responsable
último de la alteración y mineralización observadas en el distrito de
Pueblo Viejo (véase Kesler, 1998), aunque su posición, ya sea debajo o
debajo de la litografía expuesta, permanece desconocida. El modelo de
Pueblo Viejo presentado aquí prevé la formación de mineral como
resultado del ascenso controlado por fallas del fluido mineralizante en un
paquete litológico receptivo cubierto por el acuitardo Hatillo Limestone
(Fig. 5a). El espesor de la piedra caliza y cualquier unidad de roca
superyacente en el momento de la formación y mineralización del litocap
es difícil de determinar. Sin embargo, como señalan Kesler et al. (2003),
varios cientos de metros de cobertura, completamente acordes con la
evidencia estratigráfica citada anteriormente, habrían sido necesarios,
suponiendo condiciones hidrostáticas, para mantener el fluido de
mineralización a temperaturas cercanas a 300ºC (ver abajo) en la curva
de ebullición, especialmente si se disolvió los contenidos de gas fueron
apreciables. La Caliza de Hatillo parece haber actuado como un sello
impermeable durante la mineralización porque solo sus pocos metros
más bajos, al menos donde se conservaron, fueron obviamente sujetos a
alteración (Figura 5a). La deposición de oro temprano en Pueblo Viejo se
cree que el resultado de sulfuración de hierro ferroso presente como
siderita diagenética en las rocas carbonoso anfitrión sedimentarias
(Kettler et al., 1992), aunque presilicification lixiviación de carbonato
para facilitar la entrada de fluido también se sospecha que tienen jugó
un papel importante.

Este modelo para Pueblo Viejo ayuda a explicar las características


atípicas del yacimiento, así como una serie de hechos e interpretaciones
previamente registradas. Las edades 40Ar / 39Ar de ~ 77 a 62 Ma para
la alunita hipogénica cristalina de las profundidades del depósito de
Pueblo Viejo (Kesler et al., 1981; Kesler, 1998) bien pueden fechar el
evento de mineralización, en lugar de ser simplemente los productos
aleatorios de diferentes grados de reajuste postore de un original ~ 111
Ma edad (Kesler et al., 2005a, b). Si es así, entonces la mineralización
sería un mínimo de ~ 16 m más joven que la sedimentación caliza Hatillo
y potencialmente parte de una época bien definida del Cretácico Superior
al Terciario temprano de magmatismo calcoalcalino y mineralización de
cobre y oro en la República Dominicana y en otras partes del arco de las
Antillas Mayores (por ejemplo, Donnelly et al., 1990; Kesler et al. al.,
1990, 1991b; Lebrón y Perfit, 1994; Redwood et al., 2006; Fig. 1). De
hecho, la actividad intrusiva fue particularmente extendida en la
Cordillera Central del sur de la República Dominicana, cerca del distrito
de Pueblo Viejo, entre 75 y 50 Ma (Kesler et al., 1991b). Esta
interpretación de Caliza post-Hatillo, respaldada por las observaciones de
campo regionales, la litogeoquímica y las edades aluníticas publicadas,
difiere radicalmente de la propuesta de que la fuente inalterada de diorita
de cuarzo de Cotui, 5 km al noreste de Pueblo Viejo (Fig. 2), era la fuente
probable del fluido mineral de Pueblo Viejo debido a su
contemporaneidad con las rocas volcánicas félsicas fragmentarias de la
Formación Los Ranchos superior (U-Pb zircón edades de ~ 111 Ma; Kesler
et al., 2005a, b).

El efecto de cobertura térmica de la piedra caliza Hatillo y cualquier


unidad rocosa superpuesta habría sostenido las temperaturas
relativamente altas (> 285ºC, Muntean et al., 1990) requeridas para la
formación de cuarzo-pirofilita en todo el distrito, una condición que
también habría impedido la consecución del pH de solución bajo
requerido para la formación de cuarzo vuggy generalizada (véase Arribas,
1995). Además, la sobreimpresión de la alunita temprana por la pirofilita
posterior de mayor temperatura (Kesler et al., 1981; Muntean et al.,
1990), una paragénesis prograda opuesta a la documentada en la
mayoría de los sistemas epitermales de alta sulfuración, puede haber
resultado de progresiva acumulación de temperatura del fluido debajo de
la cubierta de piedra caliza.

La baja permeabilidad inferida proporcionada por la piedra caliza Hatillo


habría impedido el flujo de fluido hacia arriba y tal vez incluso haya
causado un cierto estancamiento en la base de la piedra caliza. La
retención, más que la dispersión ascendente más habitual, del cinc y el
plomo contenidos habría resultado, lo que explicaría la inusual
abundancia de esfalerita y galena. Sin embargo, en Piedra Imán (Fig. 4),
y probablemente en otras partes distales de la litocap Loma la Cuaba, las
cantidades subordinadas de zinc, plomo y otros elementos parecen haber
sido transportados lateralmente por el flujo del fluido ácido a lo largo de
la basal. Discordancia Hatillo.

Los estudios isotópicos en Pueblo Viejo demostraron que el fluido


responsable de la alteración y mineralización argílica avanzada era
predominantemente de origen magmático (Vennemann et al., 1993), en
contraste con muchos (aunque no todos; Deyell et al., 2005) alta
sulfuración depósitos en los que el agua meteórica era un componente
fluido importante (p. ej., Arribas, 1995). El dominio del fluido magmático
puede haber resultado directamente del confinamiento debajo de la
piedra caliza a través del cual la recarga del agua subterránea se habría
minimizado. Este confinamiento de fluido debajo de la piedra caliza,
quizás asistido por las rocas hospedantes sedimentarias contiguas
(Kesler et al., 2005a), puede haber contribuido a la mejora del grado, lo
que explica el grado tres veces superior en comparación con otros
depósitos gigantes de alta sulfuración que contienen tonelajes de oro (por
ejemplo, Yanacocha, Perú y Pascua-Lama, Chile-Argentina en los Andes
centrales). La antigüedad de Pueblo Viejo con respecto a los depósitos
gigantes de alta sulfuración del Mioceno de los Andes centrales puede
atribuirse al efecto conservante de la capa gruesa de caliza de
premineralización. En este sentido, Pueblo Viejo difiere de la mayoría de
otros depósitos relativamente antiguos de alta sulfuración donde la
preservación fue comúnmente ayudada por la ocultación debajo de rocas
sedimentarias postmineralización (eg, Masterman et al., 2002; Kesler et
al., 2004; Chambefort y Moritz, 2006 ) o inclinando (Dubé et al., 1998).

La precipitación de halos de óxido de hierro en la piedra caliza a lo largo


de la parte superior original de la extensa zona pirítica de alteración
argílica avanzada en Loma la Cuaba, incluido el depósito de Pueblo Viejo
(Fig. 5a), no es única. La magnetita y la hematita, junto con siderita y
ankerita portadoras de manganeso, caracterizan las periferias de los
depósitos zonificados, polimetálicos, de alta sulfidación y de reemplazo
de caliza en Cerro de Pasco y Colquijirca, en el centro del Perú (Bendezú
et al., 2004). Los depósitos de cobre y oro de reemplazo de alta sulfidación
en piedra caliza en Bisbee, Arizona, también poseen halos de hematita
parciales contra rocas carbonatadas inalteradas (Einaudi, 1982), y
algunos de ellos pasan hacia zonas jasperoidales ricas en hematites
(Lang, 2000). Del mismo modo, los mantos de reemplazo de piedra caliza
de cobre, oro y plata en Magma (Superior), Arizona, tienen halos de
cuarzo de hematita especulares marginales (Paul y Knight, 1995;
Friehauf, 1996).

En los depósitos de reemplazo de piedra caliza en Cerro de Pasco,


Colquijirca, Bisbee, Magma y otros lugares, incluida la base de la cubierta
de piedra caliza sobre Pueblo Viejo y su litocap hospedante, se cree que
la etapa de mineralización inicial fue reemplazo de roca de carbonato por
hierro óxidos y cuarzo, aislando así los fluidos posteriores del carbonato
y permitiendo la deposición de sulfuros que contienen cobre en
condiciones de mayor sulfuración (Friehauf, 1996). La sustitución de los
óxidos de hierro por sulfuros neutralizó y oxidó el fluido y consumió
azufre para formar un fluido residual que continuó precipitando los
óxidos de hierro en los márgenes del yacimiento (Friehauf, 1996). Por lo
tanto, el patrón zonal resultante se interpreta para reflejar el pH, el
estado de sulfuración y los gradientes redox entre los fluidos
hidrotermales reactivos y las rocas de la pared de carbonato.

IMPLICACIONES DE EXPLORACIÓN

La mayoría de los depósitos grandes de alta sulfuración, con contenidos


de oro comparables a los de Pueblo Viejo, se caracterizan por
mineralización hasta la plataforma paleowater, por encima de la cual se
produjo lixiviación ácida no acompañada de deposición de metales
preciosos en el ambiente calentado por vapor, que se extiende hacia
arriba. paleosuperficie (Sillitoe, 1999; Hedenquist et al., 2000, Fig. 5b).
La zona calentada por vapor típicamente contiene valores bajos de metal,
con la excepción prominente de mercurio. Sin embargo, debe enfatizarse
que los valores elevados de mercurio en las partes más altas de los
cuerpos de mineral de Pueblo Viejo y en y cerca de la superficie en la
litografía de Loma la Cuaba (Kesler et al., 2003, Fig. 4) están asociados
con anomalías multielemento, que, junto con su silicificación del
huésped, no tipificarían el ambiente calentado por vapor, aunque podrían
haber resultado del encharcamiento del fluido magmático debajo de la
cubierta de piedra caliza ahora erosionada

La mayoría de los depósitos de alta sulfuración que sobresalen tienen


expresiones de superficie topográficamente prominentes y algunos,
incluidos aquellos donde los horizontes calentados por vapor se
conservan al menos parcialmente, son detectables como anomalías de
color o vegetación en fotografías aéreas e imágenes de satélite (véase la
Fig. 2). En contraste, Pueblo Viejo y la litocap asociada pueden haber
tenido poca o ninguna expresión de paleosuperficie hasta que la erosión
erosionó el sello de piedra caliza y ciertamente habría carecido de una
zona calentada por vapor (figura 5a). Por lo tanto, cualquier arco volcano-
plutónico con secuencias de piedra caliza y un potencial epitermal de alta
sulfuración se debe considerar como un objetivo para los depósitos ciegos
de tipo Pueblo Viejo. Incluso la exposición limitada de la alteración
argílica avanzada en la vecindad de las secuencias de piedra caliza puede
ser una evidencia crucial. El terreno de piedra caliza podría entonces
someterse a un estudio de polarización inducida o alguna otra técnica
geofísica eléctrica en un intento de determinar la existencia de
mineralización subyacente de sulfuro.

CONCLUSIONES
Este nuevo modelo para Pueblo Viejo asigna el depósito a un arco
magmático calcáreo bien definido del Cretácico superior al Terciario
temprano (por ejemplo, Kesler et al., 1991b), que se asemeja a aquellos
que albergan depósitos de alta sulfidación en todo el mundo, y evita la
necesidad de relacionando la mineralización de metales preciosos con
un conjunto bimodal de isla-arco de serie Toleitica (Kesler et al., 2005a).
Tales suites no se mencionan en ninguna otra parte por su afiliación
genética a grandes depósitos de alta sulfidación (Sillitoe y Hedenquist,
2003). Un corolario directo del modelo es que no existe una relación
entre la formación de mineral con un sistema maar-diatrema (Russell y
Kesler, 1991) o un complejo de cúpula volcánica (Nelson, 2000a),
incluso si alguna de estas formas de relieve volcánicas del Cretácico
Inferior existiera en Pueblo Viejo

La presencia propuesta de una gruesa capa de caliza en el momento de


la formación del depósito de Pueblo Viejo (Fig. 5a) implica que cualquier
roca volcánica genéticamente relacionada con el evento de
mineralización se ha perdido por erosión y, por la misma razón, que las
rocas del sótano más antiguas actúan como el mineral de acogida.
Las unidades litológicas de sótanos contienen depósitos gigantes de oro
y plata con alta sulfuración en otros lugares, principalmente granito
triásico en Pascua-Lama (Chouinard et al., 2005) y cuarcita cretácea en
Alto Chicama, Perú (Araneda et al., 2003).
Pueblo Viejo es el primer depósito epitermal de alta sulfuración ciego o
anteriormente ciego que debe ser reconocido. Sin embargo, existen
similitudes obvias con el sistema de pórfido, incluida una litografía
parcialmente sobreimpresa, que se oculta debajo de hasta 1 km de rocas
siliciclásticas y volcánicas, impermeables y estériles, de edad de
premineralización en el depósito de cobre y oro Hugo Dummett, distrito
de Oyu Tolgoi, Mongolia ( Kirwin et al., 2003). Es importante destacar
que la alteración argílica avanzada ciega en Hugo Dummett, como en
Pueblo Viejo, está dominada por cuarzo-pirofilita en lugar de cuarzo
vuggy y alteración de cuarzo-alunita, además de ser predominantemente
de origen magmático (Khashgerel et al., 2006). La alteración también
penetró solo unos pocos metros en la base de la secuencia de cobertura,
aunque no está presente magnetita o hematita porque las rocas
siliciclásticas son libres de carbonato (R.H. Sillitoe e I. Kavalieris, pers.
Observations, 2004). La posible existencia de depósitos ciegos de alta
sulfuración adicionales en otros lugares, particularmente en terrenos de
carbonato, ofrece tanto una oportunidad como un desafío para el
explorador de oro. También se sabe que otros tipos de depósitos
relacionados con la intrusión se ocultan de manera similar debajo de las
secuencias de recubrimiento de carbonato de premineralización, como se
ejemplifica en el depósito de cobre y óxido de hierro Candelaria, Chile
(Ryan et al., 1995).

DEPÓSITO EPITÉRMICO DE ORO-PLATA DE PUEBLO VIEJO DE ALTA


SULFURACIÓN, REPÚBLICA DOMINICANA: UN NUEVO MODELO DE FORMACIÓN
BAJO LA CUBIERTA DE BARREN CALIZA: UNA DISCUSIÓN

Señor: Sillitoe et al. (2006) sugieren que el depósito Au-Ag de Pueblo Viejo
es más joven que las rocas hospedantes de la Formación Los Ranchos del
Cretácico Inferior. Esta interpretación contrasta con nuestras
observaciones anteriores de que la mineralización es coetánea con la
Formación Los Ranchos. Aunque una edad más joven permitiría que
Pueblo Viejo se agrupe convenientemente con muchos otros depósitos de
alta sulfuración en un entorno calcálico alcalino subaárico, la evidencia
de que entra en conflicto con las observaciones geológicas en el depósito
y sus alrededores.

La nueva interpretación de la edad de mineralización depende en gran


medida de la afirmación de que la caliza de Hatillo, que se superpone a
la Formación Los Ranchos, fue reemplazada a lo largo de su contacto
basal por sílice y magnetita que son coetáneas con la mineralización de
Pueblo Viejo. En su figura 2 (página 1429), Sillitoe et al. muestran dos
"zonas con silicio y óxido de hierro a lo largo de la base pobremente
expuesta de los afloramientos de caliza Hatillo". Una de estas zonas se
encuentra a lo largo del borde sur de la mina Pueblo Viejo donde
exploraciones mineras y exploración perforan inmediatamente al sur del
contacto proporcionan buenas exposiciones. En esta área, el contacto,
que se tectoniza localmente, varía desde un conglomerado basal con
adoquines silicificados hasta arenisca calcárea-limolita-mudstone con
abundantes fósiles marinos. Los adoquines silicificados requieren que la
silicificación precediera a la deposición de la piedra caliza Hatillo. De
forma similar, los sedimentos carbonosos que contienen cantos rodados
y adoquines silicificados y rocas fragmentarias subyacentes con clastos
que exhiben diferentes ensamblajes de alteración están muy extendidos
en el área de la mina (Russell y Kesler, 1991, figura 3). Sillitoe et al. (2006)
citan un afloramiento que contiene vetillas de óxido de hierro (limonita)
con silicificación marginal (Russell y Kesler, 1991, p. 210-211) como
evidencia de "... silicificación y óxidos de hierro en los pocos metros
basales de la caliza de Hatillo. "Reconocen, sin embargo, que hemos
interpretado estas características como (paleo) supergen (La alteración supergena
es un proceso de reequilibrio de la mineralogía hipógena (hidrotermal) a las condiciones oxidantes cerca de la
superficie terrestre (sobre el nivel de las aguas subterráneas). La mayoría de las asociaciones de minerales sulfurados
son inestables en estas condiciones y se descomponen (meteorizan) para originar una nueva mineralogía estable en
que claramente lo son. Además, están alojados por
condiciones de meteorización),
sedimentos basales clásticos debajo de la piedra caliza Hatillo y no tienen
similitud con el tipo de mineralización de magnetita propuesto por Sillitoe
et al. En otros lugares a lo largo de la parte sur del área de la mina, la
base de la piedra caliza Hatillo está en contacto directo con las
intrusiones de diorita del eoceno (?). En ninguna parte del área de la mina
hay evidencia de magnetita o silicificación según lo requerido por modelo
de Sillitoe et al.

En ausencia de evidencia en el área de la mina, Sillitoe et al. Discuta dos


muestras de rocas y una sección de perforación de un área a 4 km al
oeste de Pueblo Viejo en apoyo de la nueva edad propuesta. Una muestra
(Sillitoe et al., 2006, Fig. 3a), que es típica de las rocas volcánicas
brecadas de Los Ranchos en Loma La Cuaba, se afirma que es caliza
silicificada aunque no hay pruebas de esto. Las texturas diagnósticas del
origen (volcánico o sedimentario) de la mayoría de las rocas totalmente
silicificadas no son comunes en el campo, pero las secciones delgadas de
algunas rocas en Loma la Cuaba y en el área de la mina muestran
fenocristales remanentes (feldespato?) Que indican un origen ígneo. La
otra muestra (su figura 3b) se describe como la base de la piedra caliza
Hatillo, aunque su edad, ubicación y estado (flotación, afloramiento) no
se proporcionan. En la sección de perforación (su figura 4), se dice que
los 30 m superiores de silicificación masiva abarcan el contacto entre las
formaciones de piedra caliza Los Ranchos y Hatillo, aunque "la distinción
es difícil de hacer". Estamos de acuerdo. Como se muestra, el agujero
contiene una pequeña pieza, o "bloque suelto", de piedra caliza
intercalada con roca de cuarzo-pirofilita. Incluso si la piedra caliza
estuviera en su lugar en la sección de perforación, su posición dentro de
la Formación Los Ranchos impedida es Caliza Hatillo y sugiere, en
cambio, que debe correlacionarse con lentes de piedra caliza Los Ranchos
que se encuentran justo debajo del miembro Platanal en esta área ( Kesler
et al., 1991, figura 2, localidad F1).

Luego, están los depósitos de magnetita, que Sillitoe et al. (2006, p.1429)
sugieren que se formó como la parte distal de la mineralización de Pueblo
Viejo a lo largo del contacto Hatillo-Los Ranchos. Estos depósitos
consisten en cantos rodados de magnetita, sin sílice asociada, que son
marginales a la diorita del Eoceno en un área de 400 km2 que se extiende
mucho más allá del distrito de Pueblo Viejo (Fig. 1). Dos de los depósitos
más grandes, Hatillo y Las Lagunas, se sugirieron como una alteración
distal relacionada con Pueblo Viejo. Las relaciones de contacto en Hatillo
no son claras, pero en Las Lagunas la magnetita ocurre donde la diorita
interrumpe el contacto de la Formación Hatillo-Las Lagunas y, por lo
tanto, está muy por encima del contacto basal del Hatillo, como lo exige
el modelo Sillitoe. De manera similar, la magnetita en Sabana Grande
está en contacto con la diorita y Las Cañas (ahora se considera Hatillo)
como piedra caliza, y otros depósitos al norte están en contacto con la
diorita y la piedra caliza de la Formación Maimon. Piedra Imán, la única
localidad de magnetita que no está claramente relacionada con la diorita,
está asociada con la silicificación de las rocas Los Ranchos, aunque su
relación con Pueblo Viejo no está clara.

Sillitoe et al. (2006) también sugieren que la forma de los cuerpos de


mineral de Pueblo Viejo y la presencia de pirofilita apoyan su nuevo
modelo. Se dice que la forma de los cuerpos de los minerales indica que
fueron colocados debajo de una capa superior de caliza Hatillo
impermeable (Sillitoe et al., 2006, Fig. 5). El yacimiento de Moore tenía
leyes de oro más altas en la superficie erosiva actual y por lo tanto no
arroja luz sobre esta cuestión. Pero Monte Negro, que se muestra por
Sillitoe et al. como "sumergido" debajo de la piedra caliza, tiene sus
grados más altos muy por debajo de la superficie erosiva presente, a lo
largo de una zona de silicificación que coincidió con el contacto entre los
sedimentos carbonosos y las rocas volcánicas subyacentes (Russell et al.,
1986, Fig. 5; Muntean et al., 1990, fig. 4). Sillitoe et al. también tenga en
cuenta que la formación de pirofilita a temperaturas de 260ºC o
superiores requiere suposiciones generosas sobre la cantidad de
sobrecarga que podría haber estado presente durante la mineralización,
como hemos indicado anteriormente (Kesler et al., 2003).

La pirofilita es paragenéticamente tardía, incluso con vetas de sulfuro de


cuarzo de corte transversal transversales (figura 5, Muntean et al., 1990),
y podría haberse formado durante un evento posterior no relacionado. La
formación posterior de pirofilita a partir de caolinita y cuarzo podría
haber tenido lugar de varias maneras, incluidos los efectos térmicos de
la actividad intrusiva del Cretácico superior aún no documentada,
posiblemente en el valle de Zambrana al este del área de la mina.

Un evento térmico posterior que formó la pirofilita también podría haber


restablecido las fechas K-Ar y 40Ar / 39Ar. Esta alternativa es preferible
a la sugerencia de Sillitoe et al. (2006) que las fechas 40Ar / 39Ar en
alunita de 62 a 68 Ma (Kesler et al., 1981) y 77 Ma (Kesler, 1998) "bien
pueden fechar el evento de mineralización en lugar de ser productos
aleatorios de diferentes grados de postore restablecimiento de un original
~ 111 Ma. "Tal amplia gama de edades no se ha observado en alunita de
otros depósitos de oro epitermal de alta sulfuración y el rango crece a un
nivel geológicamente irrazonable 30 mi si incluimos una edad de 58 Ma
40Ar / 39Ar en sericite en la zona mineral (Kesler et al., 2005) y 63.1 Ma
(feldespato) y 46.1 Ma (sericite) K-Ar edades desde un dique que corta el
mineral de Monte Negro ( Nelson, 2000). Este dique proporciona un fuerte
apoyo adicional para una edad temprana del Cretácico para la
mineralización. El dique es casi idéntico petrográficamente a spilite en
Monte Negro, que corta en profundidad. Sin embargo, está alterado a
cantidades variables de sericita, clorita y esmectita, pero no contiene
pirofilita, mientras que las rocas de la pared circundante, incluida la
spilita, están intensamente silicificadas y pirofilizadas. El dique fue
descrito por Russell et al. (1986) como "... mineral post-mineral y estéril
de metales preciosos". Perforación subsecuente cruzó algunas zonas de
mineralización débil, incluyendo vetillas locales de esfalerita-pirita-
cuarzo, pero las leyes Au en el dique son mucho más bajas (mayormente
<0.1 g / t Au) y tienen una distribución estadística claramente diferente
de los grados en la roca de la pared (sobre todo> 3 g / t Au). La diferencia
en la mineralogía de alteración y el grado de oro entre el dique y la roca
de la pared indican que el dique se emplazó después de la alteración de
la etapa principal pero antes del cese de la mineralización de la esfalerita-
pirita-oro. Los análisis ID-TIMS de zircon singlegrain de este dique
arrojan una U-Pb de 109 Ma (Mueller y Nemchin, 2005), similar pero más
joven que cualquier zircón fechado previamente en la Formación Los
Ranchos (Kesler et al., 2005), claramente limitando la mineralización de
Pueblo Viejo a una edad temprana del Cretáceo con los Ranchos.

El desacuerdo entre las observaciones de campo y las mediciones de la


edad 40Ar / 39Ar y K-Ar en Pueblo Viejo ha sido un aspecto perturbador
de la geología de Pueblo Viejo durante muchos años. Las relaciones de
afloramiento y las edades U-Pb en el área de la mina nos han protegido
de la tentadora canción de las Sirenas del Cretácico Superior;
tristemente, Sillitoe et al., trabajando fuera del área de la mina, se
dejaron llevar.

DEPÓSITO EPITÉRMICO DE ORO-PLATA DE ALTA SULFURACIÓN


DE PUEBLO VIEJO, REPÚBLICA DOMINICANA: UN NUEVO MODELO
DE FORMACIÓN BAJO LA CUBIERTA DE CALIZA DE BARREN: UNA
RESPUESTA

Señor: Muntean et al. (2007) son agradecidos por su largamente esperada


discusión de nuestra reinterpretación del depósito de oro y plata
epitermal de alta sulfuración de Pueblo Viejo como un producto del
Cretácico Superior-Terciario temprano en lugar del Cretácico Temprano.
La reinterpretación se basa en la evidencia de que la mineralización de
oro y plata se produjo después de la deposición de la caliza de Hatillo
gruesa y regionalmente extensa (Sillitoe et al., 2006). Su discusión
intenta disminuir la importancia de nuestras nuevas observaciones en
todo el distrito, reitera la evidencia limitada de la mina Pueblo Viejo, y
presenta un zirconio U-Pb inédito (lamentablemente, sin los datos
analíticos que lo respaldan) y su interpretación. Aquí, agradecemos la
oportunidad de replantear las características clave a escala de distrito
que nos llevaron a concluir que la mineralización de oro y plata -junto
con la formación de la litografía argílica avanzada de Loma la Cuaba de
10 km de longitud contigua- se llevó a cabo debajo de la caliza Hatillo ,
antes de comentar sobre las principales observaciones y conclusiones del
área minera de Muntean et al. (2007).

Muntean et al. (2007) infieren que la silicificación y el reemplazo asociado


de óxido de hierro descrito desde la base de la piedra caliza Hatillo es una
característica local y posiblemente incluso un reemplazo de un lecho de
piedra caliza más antiguo en la Formación Los Ranchos subyacente en
lugar de la piedra caliza Hatillo. Aunque presentamos con cierto detalle
la intercepción de la perforación de Piedra Imán como un ejemplo de tipo
del fenómeno de reemplazo, no implicamos en ningún lugar que la
silicificación sea meramente una característica localizada. De hecho, el
reemplazo de óxido de hierro de cuarzo a lo largo de la base de la piedra
caliza de Hatillo se extiende por todo el distrito y se expone
intermitentemente durante al menos 3 km a lo largo del contacto basal
de la piedra caliza con la formación Los Ranchos subyacente y como
restos erosivos en el pendiente expuesta después de la eliminación de la
caliza Hatillo (ver Sillitoe et al., 2006, Fig. 2). Aunque el afloramiento es
generalmente pobre, especialmente cerca de la mina Pueblo Viejo, las
exposiciones pequeñas y los trenes de flotación contiguos son más
numerosos y extendidos hacia el oeste y revelan un reemplazo parcial
inequívoco de caliza por silicificación masiva de grano fino más magnetita
asociada y hematita derivada. La textura de la brecha, como la que se
muestra en nuestra figura 3a, y la piedra caliza cortada por las venas y
las vainas de silicificación masiva, como se ilustra en nuestra figura 3b,
son un lugar común.

No hay posibilidad de que la piedra caliza reemplazada sea otra que


Hatillo. Sin embargo, como se indicó claramente, la silicificación se
extiende desde la piedra caliza hasta las partes más altas de la Formación
Los Ranchos subyacente, lo que dificulta la distinción entre la antigua
piedra caliza y las rocas volcánicas.

Muntean et al. (2007) repiten la conclusión anterior de que la magnetita


es el resultado del metasomatismo de contacto de la piedra caliza
alrededor de las intrusiones de diorita de la edad del Eoceno (Koschmann
y Gordon, 1950; Bowin, 1966; Kesler et al., 1981; Russell y Kesler, 1991).
Sin embargo, la mayoría de los depósitos de magnetita-hematita son
acumulaciones de rocas en lugar de reemplazos in situ (Koschmann y
Gordon, 1950). Además, los más importantes fueron minados hace
décadas, eliminando la mayoría de la evidencia geológica. Vale la pena
señalar, sin embargo, que no se ha registrado skarn cálcico en asociación
con ninguno de los depósitos de magnetita. Además, no hay magnetita
presente en los contactos de los alféizares de piedra caliza-diorita
perforados por GoldQuest Mining Corp. en Loma la Mina, aunque se
observó un pequeño piroxeno endoskarn en un solo contacto. Las
mayores acumulaciones de magnetita fueron en Las Lagunas, adyacente
a la puerta de la mina Pueblo Viejo, y Hatillo. Este último fue casi con
certeza un producto erosivo de reemplazos de magnetita en Loma la
Cuaba, como el perforado por GoldQuest Mining Corp. en Piedra Imán, y
la fuente del primero, si consistía en rocas de magnetita-hematita
(Koschmann y Gordon, 1950) , se puede deducir que es el antiguo tope
de piedra caliza de Hatillo al depósito de Pueblo Viejo.

Reiteramos la nueva evidencia estratigráfica de los pozos al suroeste de


Pueblo Viejo en el valle de Margajita y en Loma la Mina (ver Sillitoe et al.,
2006, Fig. 2), que muestran que la piedra caliza Hatillo cubre las rocas
volcánicas de la Formación Los Ranchos que estar separados de ellos por
una falla de empuje o discordancia regional. La parte inferior de la caliza
Hatillo (o parte superior de la Formación Los Ranchos) es una piedra
caliza de color oscuro, bien empotrada, con intercalaciones de lutita
negra y algunas capas de tobas, que es gradacional hacia la caliza
micrítica masiva típica del Hatillo . En consecuencia, sería difícil, si no
imposible, generar los cuerpos de mineral de Pueblo Viejo y la litocapilla
de Loma la Cuaba asociada entre los tiempos de Los Ranchos y Hatillo.

Una faceta clave de nuestra evidencia, la litiogeoquímica idéntica de la


roca de óxido de hierro de cuarzo y los cuerpos de mineral de Pueblo
Viejo, a excepción de la ausencia de oro apreciable en la primera, fue
ignorada por Muntean et al. (2007). Esta distintiva firma Cu-Pb-Mo-Bi-
As-Sb-Hg-Se-Te-Ba es sin duda la mejor evidencia de una conexión
directa entre el fluido hidrotermal asociado con los cuerpos de mineral
de Pueblo Viejo y el responsable del reemplazo Hatillo Caliza. El fluido
que reemplaza a la piedra caliza se interpreta como un equivalente distal
del fluido mineral, que fluía lateralmente por debajo del acuitardo Hatillo
Limestone. La anomalía geoquímica asociada con la base de la Caliza
Hatillo se extiende al oeste del Lago Hatillo, más allá de la litografía
principal de Loma la Cuaba discutida por Sillitoe et al. (2006); por lo
tanto, no es de extrañar que las ocurrencias de magnetita también
ocurran en esa área, como lo enfatizan Muntean et al. (2007). Ninguna
de las silicificaciones masivas en Loma la Cuaba muestra ningún signo
de ser supergénica (o paleosupergén) en su origen, como lo afirman
Russell y Kesler (1991) y Muntean et al. (2007) para una ocurrencia
inmediatamente debajo de la Piedra Caliza Hatillo en el área de la mina
Pueblo Viejo.

Aceptamos el hecho de que las leyes de oro más altas en el cuerpo mineral
de Monte Negro en Pueblo Viejo fueron controladas por el contacto entre
las rocas sedimentarias carbonosas y la secuencia volcánica subyacente
(Muntean et al., 1990, 2007). Sin embargo, también se debe enfatizar que
el terreno más alto junto a los pozos abiertos, e inmediatamente arriba
de las zonas de mineral, se basa en una silicificación hematítica masiva
y suave, idéntica a la que se encuentra más al oeste en Loma la Cuaba.
Interpretamos que esta silicificación se formó en la parte superior de la
Formación Los Ranchos, justo debajo de la Piedra Caliza Hatillo, que en
las secciones geológicas se puede proyectar hacia el norte sobre toda el
área de la mina.

Kesler et al. (1981) y Muntean et al. (2007) se refieren a los adoquines de


roca silicificada en la Formación Los Ranchos dentro de los cuerpos de
mineral de Pueblo Viejo como evidencia de sedimentación, alteración y,
por inferencia, de la mineralización de oro y plata. En los pozos abiertos,
hemos observado clastos sedimentarios en un conglomerado que se
silicificaron preferencialmente (o se lixiviaron para producir vuggy de
cuarzo) durante el evento de formación del mineral; los diques de cantos
rodados de última etapa que contienen clastos de roca silicificada que
presumiblemente se derivaron de otros lugares en el mismo cuerpo de
mineral; y verdaderos clastos sedimentarios de roca silicificada derivados
de zonas silicificadas preexistentes. Antes de que los clastos de roca
silicificada puedan usarse como evidencia de una mineralización
ampliamente sinensedimentaria durante el Cretácico Inferior, su origen
debe determinarse primero con seguridad. Entonces los clastos que son
verdaderamente de roca silicificada preexistente deben mostrarse como
portadores de oro antes de su incorporación en el horizonte del
conglomerado (no es una cuestión fácil ya que son parte de la roca
hospedadora a los cuerpos de mineral de oro y plata) así como
texturalmente idénticos a la silicificación se desarrolló durante las etapas
iniciales de la formación del yacimiento en lugar de la silicificación que
existía en algún área fuente externa no relacionada. Tal evidencia, si
existe, nunca ha sido reportada.

Muntean et al. (2007) describen un dique máfico que corta la limolita


carbonosa que contiene mineral en el yacimiento de Monte Negro en
Pueblo Viejo como intermineral en el tiempo debido a que tiene una
alteración diferente y un contenido de oro mucho más bajo que el mineral
circundante alojado en limolita. Estas observaciones podrían, como
afirman, ser indicativas de emplazamiento intermineral, siguiendo la
etapa principal de la introducción de oro y plata, pero también podrían
reflejar menos receptivo y / o menos. No hay posibilidad de que la piedra
caliza reemplazada sea otra que la Hatillo. Sin embargo, como se indicó
claramente, la silicificación se extiende desde la piedra caliza hasta las
partes más altas de la Formación Los Ranchos subyacente, lo que
dificulta la distinción entre la antigua piedra caliza y las rocas volcánicas.

Muntean et al. (2007) repiten la conclusión anterior de que la magnetita


es el resultado del metasomatismo de contacto de la piedra caliza
alrededor de las intrusiones de diorita de la edad del Eoceno (Koschmann
y Gordon, 1950; Bowin, 1966; Kesler et al., 1981; Russell y Kesler, 1991).
Sin embargo, la mayoría de los depósitos de magnetita-hematita son
acumulaciones de rocas en lugar de reemplazos in situ (Koschmann y
Gordon, 1950). Además, los más importantes fueron minados hace
décadas, eliminando la mayoría de la evidencia geológica. Vale la pena
señalar, sin embargo, que no se ha registrado skarn cálcico en asociación
con ninguno de los depósitos de magnetita. Además, no hay magnetita
presente en los contactos de los alféizares de piedra caliza-diorita
perforados por GoldQuest Mining Corp. en Loma la Mina, aunque se
observó un pequeño piroxeno endoskarn en un solo contacto. Las
mayores acumulaciones de magnetita fueron en Las Lagunas, adyacente
a la puerta de la mina Pueblo Viejo, y Hatillo. Este último fue casi con
certeza un producto erosivo de reemplazos de magnetita en Loma la
Cuaba, como el perforado por GoldQuest Mining Corp. en Piedra Imán, y
la fuente del primero, si consistía en rocas de magnetita-hematita
(Koschmann y Gordon, 1950) , se puede deducir que es el antiguo tope
de piedra caliza de Hatillo al depósito de Pueblo Viejo.

Reiteramos la nueva evidencia estratigráfica de los pozos al suroeste de


Pueblo Viejo en el valle de Margajita y en Loma la Mina (ver Sillitoe et al.,
2006, Fig. 2), que muestran que la piedra caliza Hatillo cubre las rocas
volcánicas de la Formación Los Ranchos que estar separados de ellos por
una falla de empuje o discordancia regional. La parte inferior de la caliza
Hatillo (o parte superior de la Formación Los Ranchos) es una piedra
caliza de color oscuro, bien empotrada, con intercalaciones de lutita
negra y algunas capas de tobas, que es gradacional hacia la caliza
micrítica masiva típica del Hatillo . En consecuencia, sería difícil, si no
imposible, generar los cuerpos de mineral de Pueblo Viejo y la litocapilla
de Loma la Cuaba asociada entre los tiempos de Los Ranchos y Hatillo.

Una faceta clave de nuestra evidencia, la litogeoquímica idéntica de la


roca de óxido de hierro de cuarzo y los cuerpos de mineral de Pueblo
Viejo, de 10 a 25 km de ancho, una escala consistente con la extensión
regional de silicificación y magnetita en el distrito de Pueblo Viejo y sus
alrededores. Este hecho es especialmente crítico para aquellos
involucrados en la exploración verde o brownfield. En este sentido, es
alentador saber que la aplicación directa de nuestro nuevo modelo de
Pueblo Viejo en la República Dominicana resultó recientemente en el
descubrimiento de la mineralización de oro en el prospecto Juan del
Bosque, donde la alteración argílica avanzada asociada y la barita
contenida ocurrieron debajo la base silicificada de una secuencia de
caliza del Cretáceo (Unigold Inc., comunicado de prensa, 11 de junio de
2007). Como siempre, la prueba del pudín está en comer.