Vous êtes sur la page 1sur 3

UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSE DE CALDAS

PONENCIA EL “CHE” GUEVARA COMO EDUCADOR

Ficha RAE N° 3

1. IDENTIFICACIÓN DEL TEXTO


Título Cartas a quien pretende enseñar
Autores Paulo Freire
Fecha de 2004
publicación
Localización Artículo virtual en internet
Institución No aplica
URL http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:hEd5uVOX95IJ:www.c
olegiodeprofesores.cl/wp-content/uploads/2017/06/Paulo-
Freire.pdf+&cd=4&hl=es-419&ct=clnk&gl=co&client=firefox-b-ab
Editorial Siglo veintiuno editores
Referencia Freire (2004). Cartas a quien pretende enseñar. Siglo XXI
Bibliográfica
Autor de la Miguel Angel Aragón Barreto Fecha 13/11/2017
ficha

2. APROXIMACIÓN AL TEXTO
Contenido del documento
Paulo Freire escribe este libro desde su experiencia como pedagogo, abarca varios temas en relación
a la profesión docente, recalca los valores y cualidades que deben tener los maestros como sujetos
políticos y críticos.
Palabras claves
Paulo Freire, pedagogía, educación, política, cualidades del docente.

3. ANÁLISIS DE CONTENIDO
Resumen Paulo Freire mira la profesión docente desde una mirada crítica, en la que postula la
conexión entre educación-política, coloca a los maestros como sujetos políticos.

Segú Freire la tarea de enseñar es una tarea profesional que exige amorosidad,
creatividad, competencia científica, pero rechaza la estrechez cientificista, que exige
la capacidad de luchar por la libertad sin la cual la propia tarea perece.

“Esta posición de lucha democrática en la que las maestras testifican a sus alumnos
los valores de la democracia les impone tres exigencias básicas:
1. Jamás transformar o entender esta lucha como una lucha singular, individual,
aunque en muchos casos pueda haber acosos mezquinos contra tal o cual maestra
por motivos personales.
2. Por lo mismo, estar siempre al lado de sus compañeras, desafiando también a los
órganos de su categoría para que presenten un buen combate.
3. Tan importante como las otras, y que ya trae en sí el ejercicio de un derecho, es la
de exigir, luchando por su realización, su capacitación permanentemente uténtica—
la que se apoya en la experiencia de vivir la tensión dialéctica entre la teoría y la
práctica. Freire
UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSE DE CALDAS
PONENCIA EL “CHE” GUEVARA COMO EDUCADOR

Es preciso gritar bien alto que al lado de su actuación en el sindicato, la capacitación


científica de las maestras, iluminada por su claridad política, su capacidad, su gusto
por saber más y su curiosidad siempre despierta son uno de los mejores instrumentos
políticos en la defensa de sus intereses y de sus derechos. Freire

Sólo la conciencia crítica de nuestra responsabilidad ciudadana social y política en


cuanto miembros de una sociedad civil, no para sustituir las tareas del Estado
dejándolo dormir en paz, sino aprendiendo a movilizarnos y a organizarnos para
fiscalizar mejor el cumplimiento o incumplimiento, por parte del Estado, de sus
deberes constitucionales, podrá llevarnos a buen término en el enfrentamiento de este
problema. Freire

Según Freire sólo los que tienen poder definen o perfilan a los que no lo tienen,
también definen lo que es buen gusto, lo que es ético, lo que es bonito, lo que es
bueno. Las clases populares, subalternas, al introyectar la ideología dominante
obviamente introyectan muchos de sus criterios de valores. Hay que reconocer sin
embargo que éste es un proceso dialéctico y no mecánico. Freire

Freire invita a los maestros a desafiar a sus alumnos desde la más tierna y adecuada
edad a través de juegos, de historias, de lecturas para comprender la necesidad de la
coherencia entre el discurso y la práctica; un discurso sobre la defensa de los más
débiles, de los pobres, de los descamisados, y una práctica en favor de los
camisados y contra los descamisados; un discurso que niega la existencia de las
clases sociales, sus conflictos, y la práctica política exactamente en favor de los
poderosos.

No es posible ser maestra sin luchar por sus derechos, para cumplir mejor los
propios deberes. Para eso, se debe estar convencidos de la importancia social y
política de nuestra tarea,

Es evidente que los problemas relacionados con la educación no son solamente


problemas pedagógicos. Son problemas políticos y éticos como cualquier problema
financiero.

Freire postula que es muy cierto que la educación no es la palanca de transformación


social, pero sin ella esa transformación no se da. Ninguna nación se afirma fuera de
esa loca pasión por el conocimiento sin aventurarse, plena de emoción, en la constante
reinvención de sí misma, sin que se arriesgue creativamente.

Freire plantea que a medida que tiene más y más claridad sobre si opción, sobre sus
sueños, que son sustantivamente políticos y adjetivamente pedagógicos, en la medida
en que reconoce que como educador es un político, entiende mejor las razones por las
cuales tiene miedo y percibe cuánto tenemos aún por andar para mejorar nuestra
democracia. Al poner en práctica un tipo de educación que provoca críticamente la
conciencia del educando, necesariamente trabajamos contra algunos mitos que nos
deforman. Al cuestionar esos mitos también enfrentamos al poder dominante, puesto
que ellos son expresiones de ese poder, de su ideología.

Según el autor, no hay vida ni existencia humana sin pelea ni conflicto. El conflicto
hace nacer nuestra conciencia. Negarlo es desconocer los mínimos pormenores de la
experiencia vital y social. Huir de él es ayudar a la preservación del statu quo.
UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSE DE CALDAS
PONENCIA EL “CHE” GUEVARA COMO EDUCADOR

Freire le hace una llamado de atención a los maestro para que su práctica docente no
se limite sólo a la enseñanza mecánica de los contenidos. Y aún más, que la necesaria
enseñanza de esos contenidos no pueden prescindir del conocimiento crítico de las
condiciones sociales, culturales y económicas del contexto de los educandos.

Para Freire no basta querer para cambiar el mundo. Querer es fundamental pero no es
suficiente. También es preciso saber querer, aprender a saber querer, lo que implica
aprender a saber luchar políticamente con tácticas adecuadas y coherentes con
nuestros sueños estratégicos.

“Nosotros somos militantes políticos porque somos maestros y maestras” Freire.

Las interdicciones a nuestra libertad son resultado, mucho más de las estructuras
sociales, políticas, económicas, culturales, históricas, ideológicas, que de las
estructuras hereditarias. No podemos tener dudas sobre el poder de la herencia
cultural, sobre cómo nos conforma y nos obstaculiza para ser. Pero el hecho de ser
programados, condicionados y conscientes del condicionamiento, y no determinados,
es lo que hace posible superar la fuerza de las herencias culturales. La transformación
del mundo material, de las estructuras materiales, a la que se agregue
simultáneamente un esfuerzo crítico educativo. El punto inicial hacia esta práctica
comprensiva es saber y estar convencida de que la educación es una práctica política.

No hay disciplina en el inmovilismo, en la autoridad indiferente, distante, que entrega


sus propios destinos a la libertad. En la autoridad que renuncia en nombre del respeto
a la libertad. Pero tampoco hay libertad en el inmovilismo de la libertad a la que la
autoridad le impone su voluntad, sus preferencias, como las mejores para la libertad.
Inmovilismo al que se somete la libertad intimidada o movimiento de la pura
sublevación. Al contrario, sólo hay disciplina en el movimiento contradictorio entre
la coercibilidad necesaria de la autoridad y la búsqueda despierta de la libertad para
asumirse como tal.

Freire plantea que el pueblo que se moviliza, el pueblo que se organiza, el pueblo que
conoce en términos críticos, el pueblo que profundiza y afianza la
democracia contra cualquier aventura autoritaria, es igualmente un pueblo que forja
la disciplina necesaria sin la cual la democracia no funciona

Ya para terminar Freire cita a François Jacob cuando dice “nosotros somos seres
indiscutiblemente programados pero de ningún modo determinados. Y somos
programados principalmente para aprender” François Jacob (1991).

4. ANÁLISIS CRÍTICO
Comentario Freire hace un muy buen análisis de la profesión docente como transformadora
personal social, como herramienta política, como manifestación de cambio colectivo y
comunitario, saca al docente de su zona de confort y lo enfrenta ante las realidades
sociales que nos agobian, que nos marginan, pone al docente a cuestionar su
profesión, a cuestionarse así mismo, pone al docente como una figura de
transformación social