Vous êtes sur la page 1sur 7

UNIVERSIDAD NACIONAL “SAN LUIS GONZAGA DE ICA”

FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y ZOOTECNIA.

CURSO: MICROBIOLOGIA
CONTROL DE LECTURA No.3
DOCENTE: DR. JUAN DE DIOS SANDOVAL RIVAS.
CICLO: III SEMESTRE: 2018-I

TEMA

Zoonosis emergentes y reemergentes


Bernard Vallat. 2004. OIE.

Las interacciones entre salud humana y animal no son una novedad. Pero el alcance, la
magnitud y las repercusiones mundiales de las zoonosis que enfrentamos actualmente no
tienen precedentes históricos. El comienzo de una nueva era de enfermedades emergentes y
reemergentes y la importancia de sus consecuencias potenciales en la salud pública han
modificado profundamente nuestras miras y actividades. Indudablemente, las repercusiones
sin precedentes de la mundialización, la industrialización, la reestructuración del sector
agrícola y el consumismo, cambiarán ciertamente los fundamentos y la aplicación de las
políticas de sanidad animal, y la manera en que debemos considerar y preparar el futuro. Las
enfermedades emergentes se definen como nuevas infecciones resultando de la evolución o
modificación de un agente patógeno o parásito existente, que cambia de espectro de
hospedadores, vector, patogenicidad o cepa; también incluyen las infecciones o enfermedades
desconocidas hasta el momento de su aparición. Una enfermedad reemergente es una
infección conocida que cambia de ubicación geográfica, cuyo espectro de hospedadores se
amplía o cuya prevalencia aumenta considerablemente.

La rapidez de la detección de las enfermedades emergentes y reemergentes y de la


consiguiente reacción es decisiva. El lapso transcurrido entre la aparición de una nueva
enfermedad y el momento en que se la detecta es determinante. Por lo tanto, la detección
veloz de ese nuevo acontecimiento epidemiológico constituye un elemento clave para todas
las políticas que habrán de formularse. A menudo sucede que la enfermedad se propaga
durante largo tiempo antes de que sea detectada y notificada. Debido a la mundialización y los
consiguientes incrementos de la velocidad y volumen del transporte internacional, así como
del número de viajeros, los agentes patógenos emergentes también transitan y se propagan
por todo el mundo. La detección de las enfermedades emergentes es lenta en muchos países
en desarrollo y en algunos países desarrollados adonde, posiblemente, las infraestructuras
veterinarias, servicios de expertos, laboratorios de diagnóstico y capacidad de vigilancia global,
en particular de las nuevas infecciones, son insuficientes. La preparación de un país para
enfrentar una enfermedad emergente y su capacidad de respuesta dependen, en gran medida,
de la existencia de esos servicios; por ello, es fácil comprender que los métodos de lucha
contra las infecciones emergentes de algunos países en desarrollo sean menos eficaces.

La mayoría de las enfermedades emergentes aparecidas en los últimos tiempos es de origen


animal y casi todas ellas son potencialmente zoonóticas. Por lo tanto, es preciso que las
autoridades de la sanidad animal y de la salud pública las enfrenten de manera coordinada. A
ese respecto, los Países Miembros de la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal) se han
manifestado claramente en favor del fortalecimiento del papel que desempeña la
Organización ante las dificultades que plantean esas zoonosis. En realidad, las enfermedades
emergentes y reemergentes zoonóticas se convertirán, progresivamente, en el motivo
importante de las solicitudes de actuación que deberán atender los Servicios Veterinarios y,
por lo tanto, tendrán consecuencias en las alianzas profesionales, recursos y programas
futuros. Por ello, será necesario que las tres organizaciones más implicadas en estos problemas
- la OIE, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la
Organización Mundial de la Salud (OMS) - conduzcan acciones de cooperación y puedan seguir
desempeñando su papel de vínculos de alcance internacional.

Debemos tener presente que la lucha contra las zoonosis comienza por la eliminación del
agente patógeno en su fuente animal de infección. Este hecho confiere un papel destacado,
tanto en el plano nacional como en el internacional, a los Servicios Veterinarios, los
veterinarios, los criadores, los responsables de la fauna salvaje y la OIE.

En el marco de la aplicación de la Resolución sobre las enfermedades zoonóticas emergentes y


reemergentes adoptada por el Comité Internacional de la OIE en mayo de 2004, la
Organización está creando un nuevo Grupo ad hoc interdisciplinario que prestará
asesoramiento sobre la lucha contra esas enfermedades, los sistemas de vigilancia de la fauna
salvaje y de los animales domésticos, y sus consecuencias en los seres humanos. El Grupo
también prestará apoyo a la formación sobre esas actividades en los Países Miembros. En la
Resolución también se decidió que, en caso de aparición de focos transfronterizos graves de
enfermedades zoonóticas la OIE, conforme a su papel prominente, facilitará orientaciones
sobre las estrategias de lucha contra las enfermedades al nivel de la producción animal y
apoyará los esfuerzos de las autoridades sanitarias en materia de comunicación sobre las
consecuencias en los seres humanos.

La OIE ya participa plenamente en la lucha internacional contra las zoonosis emergentes y


reemergentes actuales, como la influenza aviar y la rabia, a la que aporta su competencia
especializada. El papel de la Organización, su sistema de información que garantiza la
transparencia, su red de Laboratorios de Referencia y sus expertos de reputación internacional
fueron decisivos durante la reciente crisis de influenza aviar en el sudeste de Asia. Los Países
Miembros afectados por la enfermedad no sólo se beneficiaron de las prestaciones de
diagnóstico (formación y suministro de reactivos de laboratorio) y vigilancia, sino también del
asesoramiento sobre las políticas generales relativas al fortalecimiento de los Servicios
Veterinarios y a los métodos de lucha contra las enfermedades animales, incluido el recurso a
la vacunación en algunas circunstancias. Durante el segundo trimestre de 2005 se celebrará en
la Sede de la OIE, en París, una conferencia internacional sobre la influencia aviar en la que se
examinarán estos asuntos y nuevas normas para la seguridad sanitaria del comercio
internacional de los productos de origen avícola.

Recientemente, la rabia ha provocado una enorme preocupación -entre otras regiones- en


Europa del Este, adonde varios países están experimentando un aumento de la prevalencia de
esa enfermedad animal, mortal en los seres humanos. Poco tiempo atrás, la Organización
envió una misión de expertos a uno de los países afectados con objeto de prestarle la
asistencia necesaria para combatir la rabia en su territorio. Además, la OIE está organizando la
primera Conferencia Internacional sobre la Rabia en Europa, que tendrá lugar durante el
primer semestre de 2005. La Conferencia constituirá un foro multidisciplinario para el
intercambio de los resultados más recientes de las investigaciones científicas sobre la rabia, el
control y la prevención de esa enfermedad en animales y seres humanos en Europa. La
Conferencia contará con la participación de varios observadores de otros continentes.

La OIE también colabora estrechamente con organizaciones regionales e internacionales en el


control de la utilización de agentes patógenos zoonóticos con fines terroristas. Además de ser
Parte en distintas convenciones internacionales, la Organización ha publicado directrices para
los Países Miembros sobre la mejor manera de enfrentar ese problema. El fortalecimiento de
la vigilancia, la creación de redes de veterinarios rurales, la detección precoz, la alarma y
respuesta rápidas, la mejora de las capacidades de diagnóstico y otros recursos de los Servicios
Veterinarios, así como la adopción de nuevas legislaciones que atribuyan capacidades
adecuadas a las administraciones veterinarias y sus asociados proporcionarán los cimientos de
una mejor prevención del bioterrorismo.

TEMA

ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR PRIONES.

Que son los Priones?

En 1982 Stanley B. Prusiner propuso el nombre de "Prion" al agente vinculado a un


grupo de desórdenes degenerativos del sistema nervioso central, que comparten
características patológicas crónicas y progresivas. El elemento determinante es
transmisible, relacionándose con proteínas, pudiendo adquirirse por herencia o por una
infección (ingestión de órganos contaminados, hormona del crecimiento inyectada,
trasplantes de córnea, procedentes de personas infectadas).
La evidencia que las proteínas pueden transmitir una enfermedad infecciosa causó
sorpresa entre la comunidad científica . Desde 1982 se ha avanzado en el conocimiento
y características de las enfermedades relacionadas con priones, tanto en animales como
en humanos. A comienzos de 1996 autoridades británicas señalaron una posible
asociación entre la encefalopatía espongiforme bovina (BSE) y una variante de la
enfermedad de Creutzfeld-Jacob, que afecta a humanos. Luego de la epidemia de BSE,
en abril de 1996, un grupo de expertos de la OMS declaró que no hay una relación
directa definida entre ambas enfermedades, pero que algunos casos debían investigarse
por ofrecer indicios indirectos.

Las infecciones por priones son conocidas como encefalopatías espongiformes. En los
exámenes post mortem el cerebro presenta grandes vacuolas en la corteza y el
encefalopatías espongiformes cerebro.

Qué enfermedades son transmitidas por Priones?

En animales las enfermedades más conocidas son :

Encefalopatía Espongiforme Bovina (BSE) (vacas locas) .

Scrapie, en ovejas .

Encefalopatía transmisible, en visones .

Enfermedades crónicas de desgaste, en mulas, ciervos y alces.

Los humanos son susceptibles a varias enfermedades vinculadas a priones:

Enfermedad de Creutzfeld-Jacob (CJD)

Sindrome de Gerstman- Straussler-Scheinker(GSS)

Kuru

insomnio fatal familiar(FFi)

Sindrome de Alpers.

Como se caracterizan los Priones ?

Los priones están constituidos por partículas proteínicas carentes de ADN, pudiendo por
tanto replicarse sin genes. Se estima que el agente es más pequeño que la mayoría de los
virus, y muy resistente al calor, a los rayos ultravioleta, a la radiación ionizante, y a los
desinfectantes comunes que habitualmente inactivan a bacterias y virus.

El agente no causa reacciones inflamatorias o inmunitarias detectables ni se han


observado al microscopio. No se dispone de pruebas para detección en seres vivos,
salvo el estudio patológico.
El prion, proteína codificada por un gen celular, presenta dos isoformas: normal (PrPc)
y anormal (Pr Pcs) o infecciosa. La isoforma normal ha sido descubierta en tejidos de
mamiferos, entre ellos ovinos, bovinos, hámster, ratón, visón ; y en humanos, con un
80-90% de homología entre las secuencias de PrP en las diferentes especies. Se acepta
que la secuencia de PrPc determina que haya una barrera interespecies para las
Encefalopatías Espongiformes Transmisibles, que para el caso de la forma bovina,
puede haber sido superada por el agente causal del Scrapie. En efecto, la secuenciación
de los genes de los priones de ovino o bovino deja ver una homología del 98% entre
ambas proteínas, lo cual permitiría explicar el pasaje de la barrera entre especies.

Se ha propuesto la hipótesis de diferencias genéticas en la susceptibilidad para explicar


la aparición de la enfermedad en familias, con un patrón semejante de los rasgos
dominantes autosómicos. En animales se han identificado diferencias genéticas en la
susceptibilidad al Scrapie. Se han observado relación entre las mutaciones con el gen de
"proteína prion" y la enfermedad de Creutzfeld-Jacob en familias y el Síndrome de
Gerstmann- Straussler.

Modo de transmisión.

Algunas enfermedades por Priones en humanos están vinculadas a factores mendelianos


dominantes, debidas a mutaciones en el gen PrP, que se han observado en diferentes
familias. Unos casos de CJD parecen ser esporádicos.

Se ha observado transmisión iatrogénica de CJD de un paciente a otros a través del uso


de electrodos cerebrales, trasplantes de córnea, injertos de duramadre, o inyecciones de
hormona del crecimiento. Hay evidencias de estudios in vitro e in vivo que las proteínas
anormales pueden desencadenar cambios en la conformación de las proteínas anormales
pueden desencadenar cambios en la conformación de las proteínas del huesped,
produciendo la enfermedad.

En el caso de la enfermedad Kuru se ha demostrado la transmisión por vía oral, por


prácticas de canibalismo en tribus de Nueva Guinea. Desde 1950 no se observan nuevos
casos al haberse abolido la práctica mencionada.

La mayoría de evidencias sugieren que no hay transmisión vertical de enfermedades por


priones. La transmisión horizontal (aparte de los mecanismos de inoculación ) no suele
ocurrir en la inmensa mayoría de los casos. La transmisión por transfusión sanguínea no
ha sido demostrada; sin embargo, algunos centros excluyen como donantes de sangre a
personas que padecen de CJD.

Hay diferencias genéticas entre proteínas/priones de diferentes especies que actúan


como barreras para la tranmisión.En situaciones experimentales se ha logrado la
transmisión cruzada. GSS ha sido transmitida a monos y roedores por inoculación
intracerebral. FFI puede ser transmitido a ratones por inoculación. BSE ha sido
adquirida en el ganado bovino expuesto a scrapie en alimentos, y en otros animales por
inoculación. La encefalopatía espongiforme felina apareció por primera vez en 1990 y
se atribuyó a transmisión oral BSE a gatos.

No se conoce con exactitud cómo la propagación de PrPcs daña las celulas. En cultivos
celulares la conversión ocurre dentro de las neuronas, y la PrPc se acumula en vesiculas
intracelulares conocidas como lisosomas. Estas podrían reventar y dañar a las células
del cerebro.

Algunos autores consideran que los priones pueden jugar algún efecto en enfermedades
como Alzheimer, Parkinson o Esclerosis lateral amiotrofica, que presentan algunas
similitudes:

Presentación esporádica, aunque suelen ocurrir en grupos familiares

Ocurrencia en adultos mayores o en forma tardía.

Patología similar.

No hay infiltrado cerebral de leucocitos.

Período de incubación .

La fase de incubación o período asintomático se estima que puede ser prolongada, en


algunos casos hasta 20 años. La fase de enfermedad declarada, es una fase avanzada,
desde que aparecen los síntomas, con rápida progresión hasta la defunción en el período
de un año en promedio. En la enfermedad de Creuztfeld-Jacob hay pronta sucesión de
apatía, pérdida de memoria, demencia permanente, incoordinación neuromotriz y
pérdida del habla.

Detección de PrPcs

No se ha observado en tejido cerebral humano o animal PrPcs sin enfermedad priónica.


Esto permite utilizarla como marcador de diagnóstico patológico. El Western Blot en
una buena técnica, sensible y específica para la detección de PrPCS luego de la
digestión por proteínas K en homogenados cerebrales. Se extrae la proteína y se separa
por electroforesis en gel de poliacrilamida. Se transfiera a una membrana de
nitrocelulosa y se realiza un enzimoinmunoensayo.

La inmunohistoquímica puede detectar PrPcs en secciones de tejido embebido en


parafina, fijado con formalina, usando varios pretratamientos. Entre estos, el más simple
y efectivo para la tinción de la proteína, así como de otros depósitos amiloides, es el
tratamiento con 90-100% de ácido fórmico de secciones deparafinizadas.

Conclusiones .

Todas las enfermedades priónicas humanas han sido reproducidas en modelos murinos.

Hay investigaciones que tratan de determinar si priones de otras proteínas intervienen en


procesos neurodegenerativos como las enfermedades de Alzheimer, Parkinson y otras.
La proteína priónica normal (PrP) puede jugar un papel especial en el manejo de la
cadena de eventos. PrPc es crucial para la propagación dentro del SNC, probablemente
sea requerida también de sitios periféricos al SNC. Si esto se confirma, puede surgir una
oportunidad para interferir con la diseminación de priones, y por lo tanto, para la
prevención secundaria de encefalopatías, luego de la exposición a priones. Hay avances
destacados en estos campos, lo cual hace vislumbrar medidas preventivas en los años
siguientes.