Vous êtes sur la page 1sur 2

Guillaume Apollinaire

(Wilhelm Apollinaris de Kostrowitzky; Roma, 1880 - París, 1918) Poeta


francés que tuvo una influencia decisiva en la formación de las vanguardias
de principios de siglo XX.

Guillaume Apollinaire

Hijo de una aristócrata polaca y de padre desconocido (acaso el oficial italiano


Francesco d'Aspermont o un príncipe de la Iglesia), después de estudiar en
liceos de Mónaco, Cannes y Niza viajó junto a su madre a París, pero las
dificultades para encontrar empleo le obligaron a colocarse como preceptor
de una familia en Alemania durante dos años.

Apollinaire frecuentó los círculos artísticos y literarios de la capital francesa,


donde adquirió cierta notoriedad. Trabajó como contable en la Bolsa y como
crítico para varias revistas, desde las que teorizó en defensa de las nuevas
tendencias, como el cubismo de sus amigos Pablo Picasso y Georges Braque y el
fauvismo de Henri Matisse, con los que compartió la vida bohemia de la época.

El núcleo de su obra fue la poesía, a la que entendía como un arte inseparable


del conjunto de experiencias de la vida cotidiana. Fue una pieza clave en el
paralelismo entre pintura y poesía que fracturó la problemática estética de
las décadas anteriores y generó nuevas prácticas de vanguardia en la
literatura y el arte modernos. Desde sus primeros poemas, escritos en 1897,
expresó su inquietud por temas como el recuerdo, la angustia, el amor, la
melancolía y el erotismo, y su intento de innovación literaria lo situó como
una figura de transición entre el movimiento simbolista y el surrealista.

Apollinaire dirigió y editó una colección de clásicos eróticos (Los maestros del
amor, 1909), colaboró en numerosas publicaciones, como París-midi, Mercure de
France y Les Marges, en las que hacia 1909 firmaba con el seudónimo de Louise
Lalane, y fundó las revistas Le Festin d'Esope (1903) y Les Soirées de París(1912).
Escribió las novelas eróticas Las once mil vergas (1908) y Las hazañas de un joven
Don Juan (1908), y las prosas de El encantador en putrefacción (1909), obra
basada en la leyenda de Merlín y Viviana al que siguieron una serie de relatos
de contenido fabuloso.
Su libro de poemas El bestiario o el Cortejo de Orfeo (1911) refleja la influencia
del simbolismo, al tiempo que introduce ya importantes innovaciones
formales; el reconocimiento de la crítica le llegó con Alcoholes (1913),
poemario que establecerá un singular puente entre las experiencias del
simbolismo y las inmediatas vanguardias. En los años siguientes publicó La
antitradición futurista(1913), Los pintores cubistas (1913), defensa encendida del
nuevo movimiento como superación del realismo, La Roma de los Borgia (1914)
y El poeta asesinado(1916), texto fantástico iniciado en 1900 en el que aplicó su
refinada ironía en la propuesta de una campaña para exterminar a todos los
poetas del mundo.
Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, se alistó como voluntario en el ejército
francés, donde obtuvo el grado de teniente y la condecoración de la Cruz de
Guerra. El 17 de marzo de 1916 recibió una herida de metralla en la cabeza
que dejó secuelas en su salud, y durante su convalecencia escribió algunos
de sus textos más recordados, como los poemas gráficos
de Caligramas (1918), "ideogramas líricos" que abrirán el camino a los
experimentos de la poesía visual durante el resto del siglo, y los dramas
surrealistas Los pezones de Tiresias (1917) y El color del tiempo (1918). El 2 de
mayo de 1918 contrajo matrimonio con Jacqueline Kolb, y el 9 de noviembre
del mismo año murió víctima de la epidemia de gripe que azotaba París.
En los poemas de Caligramas, aparecidos póstumamente, Guillaume
Apollinaire llevó al extremo la experimentación formal de sus anteriores
obras, preludiando la escritura automática surrealista al romper
deliberadamente la estructura lógica y sintáctica del poema. Son célebres,
por otro lado, sus «ideogramas», en que la tipografía servía para «dibujar»
objetos con el texto mismo del poema, en un intento de aproximarse al
cubismo y como expresión del afán vanguardista de romper las distinciones
de géneros y artes.