Vous êtes sur la page 1sur 6

SEXUALIDAD

¿QUÉ LAS PONE

A 100?
El sexo de las mujeres ha vivido milenios a la
sombra del masculino. También a la hora de ser
estudiado. Pero ya no. Neurocientíficos, biólogos
y psicólogos están descubriendo las claves
ocultas del deseo femenino.
Un reportaje de LAURA G. DE RIVERA

74 / muy 441 FEBRERO 2018


hí está. Qué trasero, qué espal- niveles de dopamina, hormona que, entre

A da, qué voz. Esa mirada suya


tan inteligente –o tan primiti-
va– te vuelve loca. O quizá sea
su estilo de vestir. Su olor. Al-
go en esa persona activa tu amígdala
–la región cerebral encargada de integrar las
emociones con sus patrones de respuesta co-
otras cosas, “se relaciona con la anticipación
del placer y del sexo, aunque en sí misma no
causa el intenso pico del placer sexual”, expli-
ca Anjan Chatterjee en su libro The Aesthetic
Brain: How We Evolved to Desire Beauty and
Enjoy Art (El cerebro estético. Cómo evolu-
cionamos para desear la belleza y disfrutar
SHUTTERSTOCK

rrespondientes– y te anima a idear un plan para del arte). A partir de ahí, ya sabemos. El deseo
acercarte al objeto de tus fantasías y satisfacer mueve montañas.
el irresistible impulso carnal que te despierta. Pero ¿cuál es la clave que activa este sutil
La imaginación se te dispara junto con los y poderoso mecanismo en la mujer? Hace J

muy
y 441 FEBRERO
F 2018 / 75
5
SEXUALIDAD

Equilibrio imposible. Hoy se vende el


ideal de una mujer que compagina familia y tra-
bajo y además es una fiera en la cama. Es una
GETTY

fantasía insostenible que genera ansiedad.

J medio siglo, ni siquiera nos lo preguntábamos. antidepresivo. En 2015, el laboratorio norteamericano Sprout logró que la Ad-
En las hembras humanas, la sexualidad era un deber ministración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus
más, dentro de su ancestral obligación de compla- siglas en inglés) aprobara su comercialización para tratar la falta de interés se-
cer. Solo se relacionaba con la procreación. Punto. xual en las damas. Se basa en la idea de que el deseo es un mecanismo puro y
Sin embargo, aunque sea poco a poco y de forma duro del sistema nervioso central y, por lo tanto, puede orquestarse desde la
muy confusa, las cosas están cambiando. estimulación de ciertos neurotransmisores, en concreto, la dopamina. Al mis-
De pronto, “nos venden un modelo de mujer hi- mo tiempo, la flibanserina bloquea la producción de serotonina, que tiene un
persexual que debe hacer explícito su deseo y tiene efecto inhibitorio sobre la liberación de gonadotropinas en el hipotálamo, es
que saber hacer de todo, hasta eyacular. Y esto es decir, que disminuye la respuesta sexual.
muy frustrante. Una mujer liberada sabe lo que de-
sea y lo que no, y sabe decir que no. No significa pro-
NO TODO LO QUE PASA EN LA CAMA ES COSA DE LAS HORMONAS
barlo todo”, nos recuerda la sexóloga Valérie Tasso,
autora del libro Sexo 4.0, a quien hemos entrevista- Uno de los mayores defensores de los fundamentos neuroquímicos del apetito
do para este reportaje. Al mismo tiempo, en la otra carnal es Jim Pfaus, profesor de Neurociencia en la Universidad Concordia (Cana-
cara de la moneda, las cifras hablan de cada vez más dá). En la actualidad, está investigando otra sustancia, la bremelanotida, un pépti-
casos de disfunción sexual femenina. do sintético que se centra en el mismo principio activador de la dopamina. Mucho
Al parecer, el deseo hipoactivo –catalogado desde que hablar han dado sus experimentos con ratas, como el que bloqueaba los opioi-
1980 en el Manual diagnóstico y estadístico de los des naturales del sistema de recompensa del cerebro durante el coito. Como conse-
trastornos mentales (DSM) estadounidense– es lo que cuencia, los roedores se negaban a copular a partir de entonces, lo que sugiere que
más preocupa al 80 % de las mujeres que acuden al una mala experiencia sexual quita las ganas de vivir otras nuevas. Pero, sobre todo,
sexólogo. Ya no les apetece lo que en el pasado hacían destacan sus pruebas con diversos fármacos dopaminérgicos: tras consumirlos, las
con gusto, pero, sobre todo, lo que les preocupa es que hembras se mostraban felizmente proactivas y dispuestas a copular.
eso mina su relación de pareja y, como consecuen- Ahora bien, sus experimentos con ratas no pueden extrapolarse a nuestra es-
cia, les produce mucha ansiedad. Según los Institutos pecie fácilmente. El deseo de las humanas es más complejo. Hay detalles que no
Nacionales de Salud de Estados Unidos, nada menos pueden medirse en roedores, como el que una mujer esté agobiada con el trabajo,
que un tercio de las féminas lo padecen. Prestas a so- la cocina, los niños y los plazos de la hipoteca, o que no pueda soportar el olor a
lucionarles la vida, después del taqui- pies de su pareja... Y todos ellos, o uno
llazo que supuso la Viagra, las grandes solo, bastan para apagar su fogosidad,
farmacéuticas aseguran haber creado LO QUE MÁS PREOCUPA al margen del nivel de neurotransmi-
una píldora para encenderles la libido sores que campe por su cerebro.
también a ellas. ¿Pero es cierto que la AL 80 % DE LAS MUJERES Por eso, cada vez son más los exper-
necesitan? Y si así fuera, ¿funcionaría?
Nos referimos a la flibanserina, un
QUE ACUDEN AL SEXÓLOGO tos que piensan, como Tasso, que “la
flibanserina es el gran timo de nuestro
fármaco ideado en un principio como ES SU FALTA DE DESEO tiempo. Puede tener un efecto placebo,

76 / muy 441 FEBRERO 2018


medicalización, no solo de la sexuali- En el sexo, lo queremos medir todo: el
dad, sino de otros procesos, como la número de orgasmos, la duración del
menopausia, la menstruación e, inclu- coito, la longitud del pene... La medi-
so, la lactancia, están a la orden del día. ción genera discapacitados sexuales.
En el caso del deseo sexual, el afán es No hay una cifra o una frecuencia nor-
buscar tratamiento a un problema que malizada y determinada de deseo sano.
no se conoce bien, descrito por sínto- Es como la eyaculación precoz. Los
mas y ningún signo, que a veces sucede expertos dicen que es cuando se tarda
en momentos en que lo normal es no menos de sesenta segundos en eyacu-
tener deseo”, advierte Laura Cámara, lar. ¿Y si tarda 62? —cuestiona Tasso. Y
terapeuta sexual y matrona, en un ar- puntualiza—: Cuando una mujer dice
tículo para el Huffington Post. que tiene deseo hipoactivo, es porque
lo está comparando con tiempos pa-
NO TENER GANAS, UN sados. Pero es natural que la respuesta
PROBLEMA... ¿PARA QUIÉN? sexual cambie a lo largo de los años”.
De la misma forma piensa la psicólo-
Es cierto que las consultas más fre- ga Leonore Tiefer, investigadora de la
cuentes de las mujeres en el sexólogo Universidad de Nueva York (EE. UU.),
tienen que ver con la anorgasmia y el cuando recalca que “no hay un límite
deseo hipoactivo. Dos cuestiones que, del deseo por debajo del cual entremos
según Tasso, no son en absoluto enfer- en la categoría de hipoactivo”.
medades. Tener baja la libido o, incluso, Así, son cada vez más los expertos
nula “suele ser una circunstancia que que aseguran que los chutes de testos-
puede durar más o menos, pero, tarde terona o dopamina no son la solución.
o temprano, pasa. En la sexualidad hay Incluso Pfaus, el acérrimo defensor
ciclos, hay momentos en que estamos del enfoque neuroquímico, aseguraba
más predispuestas que en otros. Es un en una entrevista para Psychology To-
problema si lo vives como tal. Si vives day que “ninguno de estos fármacos
GETTY

sola, no lo es. Si estás en pareja, depen- debería ser utilizado como tratamien-
de de la pareja”, advierte esta sexóloga. to en sí mismo, sino solo como com-
pero no funciona”. De la misma manera, admite que En este sentido, es curioso que, por lo plemento a una terapia que ayude a la
la Viagra es muy eficaz, “pero no porque influya en general, quienes buscan ayuda para ser paciente a comprender su visión de la
el deseo masculino, sino porque facilita la erección más receptivas sexualmente suelen ser sexualidad”.
cuando las ganas están ahí”, puntualiza. El sildenafi- mujeres heterosexuales –no lesbianas– Que la predisposición erótica no
lo, principio activo de la Viagra, interviene en el riego que tienen una relación estable. es tanto cuestión de hormonas co-
sanguíneo del pene para solucionar un mero proble- Por otra parte, para que algo sea hi- mo de factores psicológicos, sociales
ma mecánico. Por el contrario, los ensayos clínicos poactivo, es decir, por debajo de su y emocionales queda manifiesto en
con fármacos similares en mujeres han demostrado actividad normal, debería haber un un estudio reciente de la Universidad
que aumentar la irrigación de la vagina no sirve para estándar con el que compararlo. Y no de Míchigan (EE. UU.), liderado por
despertar un interés sexual aletargado. lo hay. ¿Se puede medir el deseo? “Es el doctor John Randolph y publicado
“Cuando se nos presenta un problema, queremos algo absolutamente imposible de cuan- en el Journal of Clinical Endocrino-
soluciones rápidas, y mejor en forma de pastilla. La tificar, porque depende de la persona. logy and Metabolism. Tras tomar J

Libido de farmacia puede afectar al ánimo: los niveles bajos de esta


sustancia se asocian a la depresión.
Lybridos. Es lo mismo que el anterior producto, con
un añadido, además de la ese final: incluye buspiro-
uchos laboratorios buscan una píldora que
M ponga como motos a las mujeres. ¿Pero es
lo que ellas necesitan? Sexólogos y psicólogos
Tefina. Gel intranasal de testosterona, desarrollado
en la Universidad de Lieja (Bélgica). Será comercia-
na, un fármaco diseñado para aplacar la ansiedad y
relajar las respuestas inhibitorias del cerebro.

sostienen que el deseo femenino es un flujo mental lizado por la firma canadiense Trimel. En teoría activa

ARCHIVE COLLECTION
que nace de la tranquilidad y la confianza. Y eso no la libido y mejora el riego sanguíneo de los genitales,
se puede embutir en una pastilla. Además, se trata lo que facilitaría el orgasmo. Se aplica mediante un
de medicaciones que a veces tienen efectos ad- aerosol dos horas antes de tener relaciones, apro-
versos. De todas maneras, para las más intrépidas, vechando que los vasos sanguíneos nasales absor-
esta es la oferta farmacéutica presente y futura: ben con rapidez su principio activo. Está en fase 2
de pruebas en Estados Unidos, Canadá y Australia.
Addyi. Aprobado en 2015 en Estados Unidos, es
el nombre comercial de la flibanserina. Activa la Lybrido. Creado por el holandés Adriaan Tuiten,
dopamina, neurotransmisor que media los siste- su principio activo tiene el mismo objetivo que la El inhalador
mas de placer y recompensa del cerebro. Entre sus flibanserina: subir el nivel de dopamina. Esta píldora de Tefina su-
efectos secundarios figuran la hipotensión arterial, se recubre de testosterona y sildenafil, el ingredien- be el nivel de
las náuseas, la somnolencia diurna y el insomnio. te activo de la Viagra, para aumentar el riego sanguí- testosterona
en sangre.
Además, al bloquear la producción de serotonina, neo de los genitales. En fase de ensayos clínicos.

muy 441 FEBRERO 2018 / 77


SEXUALIDAD EL DESEO FEMENINO
ES TAN FRECUENTE
Y FUERTE COMO EL
MASCULINO, PERO
MÁS COMPLEJO

SHUTTERSTOCK
J muestras de sangre a 3.302 mujeres, sus autores

GETTY
comprobaron que las participantes que presentaban
unos niveles más altos de testosterona sentían algo
más de interés sexual. No obstante, la diferencia re-
sultó decepcionante, precisó Randolph.
Por el contrario, las voluntarias que mostraban
un mayor grado de bienestar emocional y un mejor
estado de ánimo resultaban tener una libido signi-
ficativamente más elevada y relaciones sexuales
más placenteras. Así, los investigadores llegaron a
la conclusión de que, mucho más que en aspectos
bioquímicos, la clave está en sentirse bien con una
misma y con la pareja, además de poseer un nivel sa-
tisfactorio de seguridad.

A DIFERENCIA DEL HOMBRE, LA MUJER NECESITA


ESTAR TRANQUILA PARA TENER GANAS DE SEXO
Mejor pon la tele. Algunas investigaciones sugieren que la rutina inevitablemente
Por eso, cuando no hay ganas, debemos buscar las ligada a la monogamia es más destructiva para el deseo de ellas que para el de ellos.
razones en el contexto. “Vivimos en un mundo des-
piadado donde ya no tenemos tiempo para nosotras puesta fisiológica– y no implica que haya sexo necesariamente. Si entras en una
mismas. Es muy difícil llamar al deseo cuando tene- tienda, el deseo es lo que te hace entrar. Si compras o no, ya es otra cosa”, ejempli-
mos que estar trabajando, cuidar a los niños... En fica la sexóloga. Más fácil es explicar la forma tan diferente en que funcionan damas
definitiva, ser supermujeres. Y eso también les pasa, y caballeros, para lo que también recurre a una metáfora. “Si el hombre bebe agua,
cada vez más, a los hombres”, observa Tasso. la mujer bebe té. El deseo femenino es más elaborado, necesita una serie de factores
Pero, a todo esto..., ¿qué entendemos como deseo? para ponerse en marcha. El masculino es más espontáneo. Cuando se dice que a los
“¡Y yo qué sé! Es como intentar definirle el color ama- hombres siempre les apetece y a las mujeres no, es un topicazo. Los dos tenemos
rillo a un ciego. Es algo muy complicado. Se trata de sed por igual. Otra cosa es lo que bebemos y cómo se prepara esa bebida”.
un flujo mental que parte del cerebro y te hace ir ade- Son muchos y sutiles los factores que influyen en una buena taza de té, pero,
lante. Es previo a la excitación –donde hay una res- sobre todo, “para que despierte su deseo, la mujer debe estar tranquila, a gusto,

78 / muy 441 FEBRERO 2018


lidad femenina, al servicio de la sociedad patriarcal.
Las chispas que (TMS, por sus siglas en in-
glés), un método que se usa
“Hasta el siglo XIX, nos inculcaron que no debíamos
sentir deseo. Éramos como muebles. Y cuando lo ex-
calientan el cerebro para tratar dolencias como la
depresión y los síntomas del
perimentábamos, nos catalogaban de histéricas. Se
decía que cuando una mujer padecía histeria –tér-
l neurobiólogo cana- propios; también enciende párkinson. Prause aplica una
E diense Jim Pfaus ha de-
mostrado que, cuando se
las estructuras relacionadas
con la interpretación de las
corriente eléctrica de bajo
voltaje al encéfalo median-
mino griego que significa útero–, tenía un bicho en
ese órgano que se lo comía todo. Nos han enseñado
a callarnos, con lo que hemos desarrollado una gran
enseñan a hombres y muje- emociones y deseos de los te unos electrodos con el fin capacidad simbólica. Por eso son tan ricas nuestras
res fotos o vídeos eróticos, otros”, escribe en un artículo de “resetear las ondas beta, fantasías eróticas”, matiza Tasso.
además de la amígdala se publicado en The Journal of debilitar ciertas conexiones Lo malo es que, todavía, muchas “tenemos la de-
activan la parte posterior de Sexual Medicine. neuronales y reforzar otras, cisión intelectual de satisfacer las demandas lógicas
la ínsula izquierda y el núcleo CALAMBRE DE GOZO. lo que puede hacerte más del hombre. Normalmente, estamos tan poco conec-
estriado del cerebro. “El de- Por su parte, la neurocientí- receptivo al sexo”. tadas con nuestra sexualidad profunda que navega-
seo sexual no solo pone en fica estadounidense Nicole En su opinión, esta técni- mos con facilidad en el deseo del otro, en parte para
marcha áreas implicadas en Prause intenta azuzar el de- ca sirve para cambiar una si- complacer, pero también para ser queridas. Así, nos
la percepción de estímulos seo mediante la estimula- tuación sostenida de baja li- alejamos de nuestra esencia y nos acostumbramos a
sensoriales y emocionales ción magnética transcraneal bido, ya que “si la excitación sentir según los parámetros de otro cuerpo, de otro
sexual no se usa, se pierde”. género”, denuncia la psicóloga Laura Gutman, espe-
LIBEROS

Cuando hace tiempo que cializada en terapia de pareja y familiar. En su libro


no experimentamos placer La maternidad y el encuentro con la propia sombra,
sexual, el interés por irnos a remarca que resulta normal que la madre no sienta
la cama con alguien entra en interés sexual en los primeros meses, o incluso años,
letargo. “La TMS busca darle que siguen al parto. “Nos sentimos culpables, sobre
un empujón al cerebro para todo, cuando el obstetra nos da permiso para reanu-
recuperar esas ganas perdi- dar las relaciones, para alegría del hombre que nos
das”, afirma Prause. guiña un ojo, susurrándonos al oído: ‘Ya no tienes
excusas’. Pero el cuerpo no responde. La libido está
desplazada hacia los pechos de la mujer que ama-
La neurocientífica Nicole
Prause usa estimulación manta, donde se desarrolla la actividad sexual cons-
magnética transcraneal para tante, tanto de día como de noche. El agotamiento es
aumentar el deseo. En la ima- total”, describe Gutman.
gen, una voluntaria participa
en uno de sus experimentos.
ES FRECUENTE QUE ELLAS DISFRUTEN MÁS
DE SU SEXUALIDAD PASADOS LOS CUARENTA
sin sentir agobio ni presión. Físicamente, cuando nos duele algo, nos influye para Por otra parte, algunos afirman que la mono-
mal”, apunta la experta. Y esta es otra diferencia que tenemos con el sexo opuesto. gamia puede ser el asesino más certero del deseo
“El famoso dolor de cabeza del que nos hemos burlado hasta la saciedad no es femenino. Es la conclusión a la que ha llegado un
para reírse; a la mujer le perturba mucho más que al hombre el malestar físico”. equipo de la Universidad de Hamburgo (Alemania),
Otros factores orgánicos que bajan el apetito son la menopausia, los trastornos liderado por el psicólogo Dietrich Klusmann. Des-
del tiroides y alteraciones estructurales uroginecológicas que produzcan dolor, pués de encuestar a 2.500 participantes con pareja
como las vulvovaginitis infecciosas y los defectos del suelo pélvico. Por no hablar estable, observaron que la libido disminuye en las
del cáncer. “Una asignatura pendiente de muchos sexólogos es volver a trabajar féminas –en los varones, no– a medida que avan-
el interés sexual después de haber superado esta enfermedad”, señala Tasso. za la relación. Pero Tasso no se muestra del todo de
acuerdo: “Una cosa no está reñida con la otra. De-
LA PRECARIEDAD LABORAL Y EL MÓVIL, AMIGOS DE LA CASTIDAD pende de la escala de valores de cada persona. Hay
quien tiene un discurso muy monógamo y así fun-
Por otra parte, el aspecto anímico es fundamental. Por ejemplo, “una discusión ciona en el sexo. Es respetable”.
de pareja apaga las ganas. Si no es así, si alguien se excita tras una pelea, es que ha- Mientras, polígamas o no, es cierto que pasados
blamos de una relación tóxica”, advierte la experta. En la misma línea, el agobio no los cuarenta años las mujeres viven una fase de apo-
les ataca igual a ellos que a ellas. “Cuando un hombre tiene estrés, le va bien practi- geo, que se explica porque conocen mejor su cuer-
car sexo, porque se desahoga. La mujer necesita tranquilizarse primero. No puede po y, con suerte, han aprendido a defender lo que
sentir deseo si está estresada —recalca Tasso. Y se queja—: Por otra parte, no hay quieren frente a lo que no. Sin embargo, el deseo no
nada peor para matar la excitación que las preocupaciones económicas. Y vivimos va a asociado a una franja de edad, ni a la condición
en la sociedad de la precariedad, donde este tema nos agobia a casi todos. Tampoco social ni al género, porque, como nos recalca Tasso,
ayuda el estado continuo de hiperconexión al que nos abocan las nuevas tecnolo- somos seres deseantes de forma innata. En su libro
gías: “¿Cómo vamos a disfrutar de un momento de placer si estamos pendientes de Antimanual de sexo, equipara los tres tipos de de-
un montón de dispositivos digitales y de las redes sociales? Estamos en la era de la seo que diferenció san Agustín: de goce carnal, de
comunicación, y no somos capaces de hablar con nuestra pareja”. poder y de conocimiento. “Todos tienen la misma
Y es que, como asegura Cámara, “el sexo es de consumo pausado, sin exigen- motivación última. Al final del camino está el amor.
cias ni guiones. Las mujeres debemos averiguar dónde recae nuestra satisfacción En todos los casos, lo que deseo de verdad es que
carnal, porque lo que satisface a nuestras parejas ya lo sabemos”. Esta es otra me amen —nos recuerda—. Y solo dejamos de de-
cuestión que no podemos obviar: el peso de siglos de oscurantismo en la sexua- sear cuando nos morimos”.

NO TE PIERDAS EL PUNTO G, UNA HISTORIA DE PLACER


Y SEXO: LO QUE QUIEREN LAS MUJERES,
EL SÁBADO 24 DE FEBRERO A PARTIR DE LAS 23:30 HORAS