Vous êtes sur la page 1sur 506

Electromagnetismo I

VICTORIANO LÓPEZ RODRÍGUEZ

UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA


ELECTROMAGNETISMO I

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la


autorización escrita de los titulares del
Copyright, bajo las sanciones establecidas
en las leyes, la reproducción total o
parcial de esta obra por cualquier medio
o procedimiento, comprendidos la reprografía
y el tratamiento informático, y la distribución
de ejemplares de ella mediante alquiler
o préstamos públicos.

© Universidad Nacional de Educación a Distancia


Madrid 2013

www.uned/publicaciones

© Victoriano López Rodríguez

Todas nuestras publicaciones han sido sometidas


a un sistema de evaluación antes de ser editadas.

ISBN electrónico:978-84-362-6526-2

Edición digital: enero de 2013


.

A mis nietos Nacho, Álvaro, Raúl y Elena


PREFACIO

Una de las ramas de la Física es la teoría del campo electromagnético,


cuyo contenido es básico en los estudios de CC Físicas por la relación que hay
entre ella y otras ramas como la materia condensada, mecánica cuántica etc.
Además dicha teoría también forma parte de los conocimientos requeridos
para otras ramas de la ciencia e ingeniería.
La razón que ha motivado este libro no es otra que la de proporcionar a
los alumnos de la asignatura Electromagnetismo I de segundo de CC Físi-
cas de la UNED un material que responda íntegramente al programa de la
asignatura, y que además le oriente hacia la bibliografía con la que pueda
completar o ampliar unos conocimientos básicos sobre el campo electromag-
nético.
Se ha seguido un desarrollo similar a la primera parte de la mayoría de
los textos publicados; es decir, se inicia con la electrostática; sigue con el
estudio de la corriente eléctrica y magnetostática.
Cada capítulo comienza describiendo los objetivos fundamentales y as-
pectos metodológicos que puedan ayudar al estudiante en su aprendizaje.
Se proponen ejercicios resueltos dentro de cada capítulo y problemas al
final de los distintos capítulos.
En los apéndices se introducen una serie de fórmulas y tablas que per-
miten tener a mano datos y fórmulas utilizados tanto en la parte teórica
como en la solución de problemas.
Al final del libro se introduce un glosario que resume los términos y
conceptos más destacados que se estudian en la asignatura.
El trabajo de escribir un libro no se puede hacer sin la ayuda de otras
personas, en este caso he contado con la inestimable ayuda de mis com-
pañeros M del Mar Montoya Lirola y Manuel Pancorbo Castro. Gracias a
su revisión del manuscrito y las múltiples sugerencias que han hecho el libro
ha ganado en claridad y precisión.
Espero que el libro responda a las necesidades de los alumnos de la
UNED, al mismo tiempo que pueda ser útil a todos los que tengan interés
en estudiar el campo electromagnético.
Las Rozas de Madrid Agosto de 2012
Victoriano López Rodríguez
ÍNDICE GENERAL

INTRODUCCIÓN

Capítulo I: CÁLCULO VECTORIAL

1.1. Escalares y vectores.


1.2. Operaciones con vectores
1.3. Campos escalares y vectoriales
1.4. Sistemas de Coordenadas
1.5. Coordenadas Cartesianas
1.6. Coordenadas Cilíndricas
1.7. Coordenadas Esféricas
1.8. Sistema generalizado
1.9. Transformación de coordenadas

1.10. Vector de posición


1.11. Derivada de un vector
1.12. Integración

1.13. Integrales de superficie


1.14. Integrales de volumen
1.15. Gradiente
1.1 6. Divergencia
1.17. Teorema de la Divergencia
1.1 8. Rotacional
1.19 Teorema de Stokes
1.20. Relaciones vectoriales
1.21. Teorema de Helmholtz
1.2 2. Función delta de Dirac

PARTE I: UNIDAD DIDÁCTICA I

Capítulo 2: CAMPO ELÉCTRICO I

2.1. Carga eléctrica


2.2. Ley de Coulomb
2.3. C ampo eléctrico
2.4. Agrupaciones de cargas
2.5. Problemas
Capítulo 3: CAMPO ELÉCTRICO II

3.1. Circulación del campo eléctrico


3.2. Potencial electrostático
3.3. Gradiente de un potencial
3.4. Potencial debido a un conjunto de cargas
3.5. Conductores
3.6. Teorema de Gauss
3.7. Aplicaciones
3.8. Problemas

Capítulo 4: DIPOLOS Y MULTIPOLOS

4.1. Dipolo eléctrico


4.2. Momentos multipolares
4.3. Problemas

Capítulo 5: DIELÉCTRICOS

5.1. Dieléctricos: Polarización


5.2. Campo y potencial
5.3. Vector desplazamiento
5.4. Sus ceptibilidad y permitividad
5.5. Clases de dieléctricos
5.6. Ruptura en dieléctricos
5.7. Condiciones en los límites
5.8. Problemas

PARTE II: UNIDAD DIDÁCTICA II

Capítulo 6: SISTEMAS DE CONDUCTORES I

6.1. Conductores
6.2. Sistemas de conductores
6.3. Condensadores
6.4. Problemas

Capítulo 7: ENERGÍA ELECTROSTÁTICA I

7.1. Energía Electrostática


7.2. Sistema de cargas puntuales
7.3. Distribución continua de cargas
7.4. Energía en función del campo
7. 5. Fuerza Electrostática
7.6. Problemas

Capítulo 8: PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

8.1. Ecuaciones de Poisson y Laplace


8.2. Teorema de Unicidad
8.3. Método de imágenes
8.4. Problemas

Capítulo 9: PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

9.1. Separación de variables


9.2. Coordenadas Cartesianas
9.3. Coordenadas Cilíndricas
9.4. Coordenadas Esféricas
9.5. Métodos numéricos
9.6. Ecuación de Poisson
9.7. Problemas

PARTE III: UNIDAD DIDÁCTICA III

Capítulo 10: CORRIENTE ELÉCTRICA

10. 1. Corriente eléctrica


10.2. Ecuación de continuidad
10.3. Ley de Ohm
10.4. Ley de Joule
10. 5. Condiciones en los límites
10. 6. Resistencia y capacidad
10. 7. Tiempo de relajación
10. 8. Fuerza electromotriz
10.9. Segunda Ley de Kirchhoff
10. 10. Asociación de resistencias
10.11. Problemas

Capítulo 11: CAMPO MAGNÉTICO I

11.1. Experimento de Oersted


11.2. Ley de Biot y Savarat
11.3. Ley de Ampère
11.4. Fuerza de Lorentz
11. 5. Fuerza sobre una corriente
11.6. Problemas

Capítulo 12: CAMPO MAGNÉTICO II

12.1. Teorema del flujo de B


12.2. Teorema de la circulación de B
12.3. Potencial vector magnético
12.4. Condiciones en los límites
12.5. Problemas

APÉNDICES
A) Relaciones Matemáticas I
B) Relaciones Matemáticas II
C) Tablas Bibliografía
D) Glosario Índice alfabético
INTRODUCCIÓN

En la asignatura de Electromagnetismo I, ubicada en segundo curso de


Ciencias Físicas, se profundiza y amplían los conocimientos sobre el campo
electromagnético tratados en la asignatura de Física de primer curso de la
misma carrera.
Los conocimientos que debe adquirir en la asignatura son imprescindibles
para entender los conceptos que se explican en las demás áreas de conocimien-
to de la Física, así como en otras áreas de ciencias e ingeniería. Además sirve
para una formación genérica que tiene por objeto comprender y analizar los
problemas, así como la forma de abordarlos para conseguir la solución más
adecuada con los elementos disponibles.
1.- OBJETIVOS GENERALES
El objetivo general del Electromagnetismo como ciencia es el estudio
de las interacciones entre cargas eléctricas, tratando de establecer modelos,
generalmente matemáticos, que nos sirven para describir las citadas inter-
acciones.
En la asignatura de Electromagnetismo I se trata de que los estudiantes
conozcan los fenómenos sencillos relacionados con la interacción de cargas
eléctricas y aprendan el modelo que los describe. Dicho modelo lo forman un
conjunto de leyes, expresadas mediante ecuaciones, que describen los fenó-
menos eléctricos. El desarrollo de los conceptos de campo y potencial, tanto
para cargas en reposo, electrostática, como para cargas en movimiento, mag-
netostática, constituyen los elementos principales que deben comprenderse
a lo largo del curso.
En cada capítulo se expresan de forma más amplia los objetivos corre-
spondientes.
2.- REQUISITOS PREVIOS
Es preciso haber estudiado bien la asignatura de Física de primer curso.
También es requisito previo, además de conocer la derivación e inte-
gración y demás conceptos estudiados en bachillerato de ciencias, que el
alumno tenga claros los conceptos de Cálculo Vectorial que le han enseñado
en las asignaturas de Álgebra y Análisis Matemático I y II, como son los de
gradiente, divergencia, integral de línea y de superficie, sistemas de coorde-
nadas cilíndricas y esféricas, etc. Si no fuera así tendrá que hacer un esfuerzo
extra en ponerse al día, puesto que esta herramienta es fundamental en el
desarrollo de la asignatura.
En el capítulo primero que figura en el índice general se expone un
resumen de todos los conceptos de análisis vectorial que indicamos en el
párrafo anterior, que puede servir al alumno como repaso al mismo tiempo
que introduce la nomenclatura utilizada. También puede servir para revisar
los citados conceptos en el momento de utilizarlos a lo largo del curso.
3.- PROGRAMA DE TRABAJO
En el índice general figuran los capítulos y apartados que se desarrollan
a lo largo de la asignatura
La asignatura se ha dividido en tres Unidades Didácticas para facilitar
su estudio, pero se debe tener siempre presente la conexión que existe entre
los distintos temas, además de con otras áreas de Física y Matemáticas. La
introducción de los conceptos es progresiva, es decir, los conceptos de cada
tema se apoyan en los introducidos en los anteriores.
3.1.- Primera parte
En la Unidad Didáctica I (UD I) se tratan los fenómenos eléctricos que
tienen su origen en cargas estáticas. Se introduce el concepto de campo
eléctrico, estudiando propiedades del mismo como su circulación y flujo a
través de una superficie cerrada. De dicho estudio se deriva el concepto de
potencial electrostático y el teorema de Gauss. La Unidad continúa con el
estudio de agrupaciones de cargas introduciendo el concepto de dipolo y
múltiplo eléctrico. Termina con el estudio de dieléctricos, donde se define
la polarización eléctrica, el vector desplazamiento eléctrico además de los
parámetros que caracterizan los dieléctricos como son la susceptibilidad y
permitividad.
3.2.- Segunda parte
La Unidad Didáctica II comienza con el estudio del campo electrostático
cuando intervienen conductores; se introducen los coeficientes de potencial,
la capacidad de un condensador y de un sistema de condensadores. Con-
tinúa con el estudio de la energía electrostática debida a un sistema de
cargas y conductores cargados; y se introduce la energía electrostática en
función de los vectores de campo. Termina la Unidad con el estudio de las
ecuaciones de Laplace y Poisson y los distintos métodos de solución de prob-
lemas electrostáticos, haciendo más hincapié en el método de imágenes y el
de separación de variables.
3.3.- Tercera parte
Concluye la asignatura con la Unidad Didáctica III. En ésta se estudian
los fenómenos originados por cargas con movimiento uniforme. Se inicia con
el estudio de los conceptos de corriente y densidad de corriente eléctrica; la
ecuación de continuidad y las leyes de Ohm, Kirchhoff y Joule; se introduce
el concepto de resistencia eléctrica y fuerza electromotriz (f.e.m.). Continúa
con la introducción del campo magnético mediante la ley de Biot y Savart; la
ley de fuerzas de Ampère y la combinación de fuerzas eléctrica y magnética
que constituyen la fuerza de Lorentz. Termina la unidad con el tema donde
se analizan las propiedades del campo magnético como son su divergencia y
rotacional; además como en el campo magnético su rotacional no es nulo, se
introduce el concepto de potencial vector magnético.
La materia que se introduce en cada unidad está pensada para que se
pueda estudiar a lo largo de cuatro semanas; es decir, puede estudiarse en
doce semanas y el tiempo restante dedicarlo a repasar los conceptos más
importantes.
El estudio de los conceptos desarrollados en las distintas unidades re-
quiere que el alumno intente resolver los problemas que se ponen al final de
cada capítulo.
4.- ORIENTACIÓN PARA EL ESTUDIO
En cada capítulo indicamos los objetivos más importantes de cada tema,
además de orientar al alumno en su trabajo para lograr dichos objetivos.
En esta introducción sólo haremos unas consideraciones generales sobre el
método de trabajo.
Cada persona tiene una forma de estudio que se adapta mejor a su idios-
incrasia. Aquí vamos a indicar un método que puede dar buenos resultados
para comprender los conceptos que se tratan de explicar en cada tema, pero
sin considerar que es el único.
Las demostraciones sirven par comprender como se sigue un razonamien-
to para alcanzar unos objetivos. En algunos casos se introducen aproxima-
ciones que permiten simplificar el procedimiento para obtener los resultados
que mejor se adaptan al caso que tratamos de resolver o interpretar a la luz
de unos resultados experimentales.
A lo largo de cada tema nos encontramos con demostraciones, a veces
complicadas, pero lo que importa es no convertir la demostración en el ob-
jetivo principal, ya que tratamos de comprender las hipótesis de partida y
las conclusiones a que llegamos y que éstas concuerden con los experimentos
que motivan las teorías o las corroboran. Esto es aplicable a todos los temas.
Capítulo 1

CALCULO VECTORIAL

ESQUEMA-RESUMEN
Objetivos
Generales
Resumen de las propiedades y operaciones con vectores más utilizadas
en electromagnetismo.
Este capítulo es de carácter instrumental y solo sirve como resumen de los
elementos de cálculo vectorial utilizados a lo largo del libro. No pretende por
tanto un desarrollo riguroso de todo el conjunto de propiedades, teoremas,
etc. que se enuncian.
Además de servir como recordatorio de materias estudiadas en Análisis
Matemático y Algebra, tiene por objeto establecer la nomenclatura utilizada
posteriormente.
Requisitos previos
Se necesita haber estudiado cálculo y álgebra con los niveles correspondi-
entes a un Bachillerato de Ciencias. Siendo necesario conocer los siguientes
conceptos: Números reales y complejos, polinomios, ecuaciones, combinato-
ria, estadística, probabilidad, sucesiones, progresiones, trigonometría, fun-
ciones, límites, derivadas, representación de funciones, integrales indefinidas
y definidas, función exponencial y logarítmica, vectores y sistemas de vec-
tores, base de un espacio vectorial, coordenadas de un vector, ecuaciones de
rectas y planos, propiedades de la circunferencia y esfera, matrices, deter-
minantes y sistemas de ecuaciones lineales. Además se supone que se han
estudiado las asignaturas de Álgebra y Cálculo de primer curso de Ciencias
Físicas y se cursa el Análisis Matemático de segundo.
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

La Física estudia los fenómenos y expresa su descripción mediante rela-


ciones matemáticas entre magnitudes físicas. La magnitudes que intervienen
tienen distintas características, unas se pueden representar mediante es-
calares y otras son magnitudes orientadas que se representan por vectores.
En este capítulo vamos a estudiar los elementos de cálculo vectorial nece-
sarios para poder expresar y comprender mejor las leyes físicas, ya que en
electromagnetismo manejamos magnitudes escalares como la carga y corri-
ente eléctrica, y vectoriales como el campo eléctrico o el magnético y sus
leyes son relaciones entre dichas magnitudes.

1.1. ESCALARES Y VECTORES


Hay magnitudes como la carga eléctrica, el potencial, la presión o la
temperatura, que se determinan mediante un número real y por ello se
conocen como magnitudes escalares. Otras magnitudes como la velocidad
de una partícula, el campo eléctrico o la fuerza entre dos cargas eléctricas,
son magnitudes orientadas llamadas vectores, representados generalmente
con letra negrita o mediante una flecha sobre su símbolo o letra. Un vector
se define mediante su módulo, dirección, sentido y origen o punto de apli-
cación. La representación geométrica de un vector es un segmento que tiene
origen y extremo, en el extremo se dibuja una punta de flecha. El módulo
corresponde a la longitud del segmento, la dirección a la recta que soporta el
segmento, el sentido viene indicado por la orientación de la flecha y el punto
de aplicación por la situación del origen del segmento.

Figura 1.1
Vectores equipolentes son todos los vectores que tienen el mismo mó-
dulo dirección y sentido pero distinto punto de aplicación, por ejemplo, todos
los vectores de un plano que tienen como origen distintos puntos del plano.
1.2. OPERACIONES CON VECTORES

La figura 1.1a muestra tres vectores equipolentes. El conjunto de vectores


equipolentes que tienen el mismo módulo dirección y sentido definen un vec-
tor libre, que puede estar representado por cualesquiera de ellos. En Física
se manejan además otros dos tipos de vectores, los vectores deslizantes
que lo forman el conjunto de vectores que tienen el mismo módulo direc-
ción y sentido con sus puntos de aplicación sobre la misma recta. La figura
1.1 muestra un ejemplo. Los vectores fijos se caracterizan por que tienen,
además del mismo módulo dirección y sentido, el mismo origen o punto de
aplicación. Un ejemplo de vector fijo se indica en la figura 1.1.

1.2. OPERACIONES CON VECTORES


1.2.1. Suma de vectores: Combinación lineal
Suma de vectores
La suma de dos vectores A y B A + B es el vector que se obtiene
colocando sucesivamente A y B, es decir uniendo el origen del segundo con
el final del primero, y conectando con otra flecha el origen del primero con
el final del segundo como muestra la figura 1.2. Este método de suma se
conoce como regla del polígono.

C=A+B (1.1)
En la figura 1.2 se muestra otro método conocido como la regla del
paralelogramo, y en este caso la resultante es la diagonal del paralelogramo
que se forma con los dos vectores unidos por su origen, completándose con
rectas paralelas a los vectores originales.

Figura 1.2
Propiedades de la suma
Aunque no las vamos a demostrar, enunciaremos las propiedades de esta
operación.
La suma tiene la propiedad conmutativa,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

A+B=B+A
La asociativa

A + (B + C) = (A + B) + C
Diferencia de vectores
La diferencia de dos vectores es sumar el opuesto del segundo al primero,

D = A − B = A + (−1)B = A + (−B) (1.2)


Producto por un número real
Definimos el producto de un vector A por un número real  como el
vector paralelo al original cuyo módulo es el producto del módulo de A,
|A| =  por el número 
Cuando  6= 0

B = A (1.3)

|B| =  |A| =  
Si  = 0

0A = 0
Al vector 0, por definición, es paralelo a todos los vectores y a cualquier
plano.
Vector unitario
Definimos un vector unitario como aquel cuyo módulo es la unidad, u
e unitario si |u| = 1. Dado cualquier vector A, podemos obtener un vector
unitario en la dirección y sentido de A mediante la división de dicho vector
por su módulo,

A A
u = = (1.4)
|A| 
Cualquier vector es igual a su vector unitario por el módulo,

A =  u (1.5)
Combinación lineal
1.2. OPERACIONES CON VECTORES

Se define un vector R como combinación lineal de una serie de vectores


A1 , A2  A3 .....A  cuando lo expresamos de la forma siguiente,

R = 1 A1 + 2 A2  +  A (1.6)
Siendo los  números reales.
Dependencia lineal
Un conjunto de vectores A son linealmente dependientes, si existe una
relación lineal de la forma,

1 A1 + 2 A2  +  A = 0 (1.7)
Con la condición de que no todos los coeficientes  sean nulos.
Son linealmente independientes cuando se verifica la relación anterior
pero con la condición de que todos los coeficientes  sean nulos,

1 = 2  =  = 0
Vamos a enunciar sin demostración otra serie de teoremas que pueden
resultar útiles posteriormente.
1) La condición necesaria y suficiente para que dos vectores A1 y A2 sean
paralelos es que sean linealmente dependientes.
2) Dados dos vectores A1 y A2 no paralelos, toda combinación lineal de
dichos vectores es coplanar con ellos. A la inversa, todo vector R coplanar
con A1 y A2 se puede expresar como combinación lineal los dos vectores.
3) Dados tres vectores A1  A2 y A3 , que no sean paralelos al mismo
plano, cualquier vector R del espacio euclídeo de tres dimensiones puede
ser expresado como combinación lineal de los tres vectores,

R = 1 A1 + 2 A2 + 3 A3 (1.8)

1.2.2. Producto escalar


Además de las indicadas, en los cálculos utilizados en Física se intro-
ducen dos operaciones, los productos escalar y vectorial. Se define el pro-
ducto escalar de dos vectores A y B como un escalar cuyo valor es
igual al producto de los módulos por el coseno del ángulo que forman. Su
expresión matemática es,

A · B =   cos  (1.9)
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

En la figura 1.3 se muestran los vectores y el ángulo que forman.


Otra forma de expresar el producto escalar es la siguiente: El producto
escalar de dos vectores es el producto del módulo de uno de ellos por la
proyección del otro sobre él. Es decir,  por  cos  que es la proyección de
B sobre A.

Figura 1.3 Figura 1.4


Propiedades del producto escalar
El producto escalar es conmutativo, ya que tanto cos  como  y  no
dependen del orden en que intervienen,

A·B=B·A (1.10)
El producto escalar es distributivo con respecto a la suma de vectores,

A · (B + C) = A · B + A · C (1.11)
Proyección de un vector sobre un eje
Un eje es una recta orientada, en otras palabras, un eje es una recta
sobre la que se ha fijado un sentido u orientación, que se representa con una
flecha. Posteriormente veremos que un ejemplo lo constituyen los ejes de
coordenadas. La proyección de un vector A sobre un eje, cuya dirección
queda definida por el vector unitario n, es igual al producto escalar del vector
A por el vector unitario n,

PQ = A · n =  cos  (1.12)
En la figura 1.4 se muestra un vector A y la proyección PQ. El signo
de la proyección depende del ángulo que forma los vectores A y n .
Teniendo en cuenta la suma de vectores y la definición anterior, se verifica
que la proyección de la suma de dos vectores es igual a la suma de las
proyecciones de cada vector.
Perpendicularidad entre dos vectores
1.2. OPERACIONES CON VECTORES

Dada la definición de producto escalar, se deduce que cuando dos vectores


son perpendiculares su producto escalar es nulo, ya que el ángulo será de
90 y su coseno es cero.
Si A⊥B

A·B=0 (1.13)

1.2.3. Producto vectorial


Se define el producto vectorial de dos vectores A y B como un vector
C, cuyo módulo es el producto de los módulos por el seno del ángulo que
forman A y B, su dirección es la correspondiente a la recta perpendicular al
plano definido por A y B, y su sentido sigue la regla del tornillo destrorsum,
tornillo que avanza cuando se gira de A a B.

Figura 1.5
En la figura 1.5 se muestran los tres vectores, el ángulo y el paralelogramo
que puede generarse con los dos vectores iniciales.
En forma matemática,

C = A × B = n   sen  (1.14)
En la figura se muestra que el módulo del producto vectorial es igual al
área del paralelogramo OMNQ, o al doble del área del triángulo OMQ.
Propiedades del producto vectorial
El producto vectorial no es conmutativo, ya que el sentido de avance
correspondiente al giro A→B es opuesto al que corresponde al giro B→A.

A × B = −B × A (1.15)
El producto vectorial es distributivo con respecto a la suma de vectores.
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

A × (B + C) = A × B + A × C (1.16)
Momento de un vector con relación a un punto
Si tenemos un vector A, cuyo origen es el punto P, se define el momento
m del vector A con respecto a un punto O como el producto vectorial
−→
del vector OP por el vector A,

−→
m = OP × A (1.17)

Todo vector que resulte del deslizamiento de A sobre la recta que lo


soporta tiene el mismo momento con respecto al punto O.
El momento con relación al punto O, de la suma de un conjunto de
vectores cuyo origen es el punto P, es igual a la suma de los momentos de
los vectores, considerados individualmente, con respecto a O.

1.2.4. Productos reiterados


Enunciaremos sin demostración algunos tipos de productos en el que
intervienen tres vectores.
Producto mixto de tres vectores
El producto mixto de tres vectores no coplanares es un escalar cuyo
valor es el volumen del paralelepípedo construido con los tres vectores, y su
signo es positivo si el triedro que forman los vectores A, B y C es directo,
y negativo si es inverso.
En forma matemática,

C · (A × B) = −C · (B × A) (1.18)
La condición para que tres vectores sean coplanares es que su producto
mixto sea nulo.
Producto vectorial doble
El producto vectorial doble de los vectores A, B y C es un vector
combinación lineal de B y C, cuyo valor se expresa mediante la siguiente
relación,

A × (B × C) = (A · C) B − (A · B) C (1.19)
1.3. CAMPOS ESCALARES Y VECTORIALES

1.3. CAMPOS ESCALARES Y VECTORIALES


En Física se utilizan magnitudes escalares y vectoriales que generalmente
conforman lo que se conoce como campos escalares y campos vectoriales. Por
esta razón interesa definir los conceptos relacionados con los citados campos.
Campo escalar
Si por ejemplo consideramos una región del espacio donde se mide la
temperatura en cada punto y la anotamos, el resultado que obtenemos es
asignar a cada punto del espacio una temperatura. El conjunto de los puntos
del volumen considerado forma el dominio de definición y a la correspon-
dencia entre puntos y el escalar, en este caso la temperatura, es la función
escalar que relaciona puntos con temperatura. Se define el campo escalar
como una función escalar que atribuye a cada punto del espacio considerado
una magnitud escalar.
En un campo escalar de temperatura al conjunto de puntos que tienen
la misma temperatura se conoce como isoterma. Dicho conjunto puede ser
un volumen, una superficie o una línea. En un espacio donde a cada punto le
corresponde un valor del potencial eléctrico, decimos que existe una función
potencial que describe el campo escalar relativo al potencial. Las superficies
equipotenciales corresponden en este campo al conjunto de puntos de una
superficie que tienen el mismo potencial.
Campo vectorial
De forma análoga al caso anterior podemos definir el campo vectorial.
Si en un volumen dado, dominio de definición, a cada punto le corresponde
una magnitud vectorial, se define el campo vectorial como la función que
atribuye a cada punto del volumen un vector que representa a la magnitud
considerada en ese punto. Un campo usual es el campo electrostático, en él a
cada punto le corresponde un vector que representa la intensidad de campo
eléctrico en dicho punto. Los vectores que utilizamos en estos campos son
vectores fijos, es decir, ligado su origen al punto considerado.
Se definen las líneas de campo o líneas de flujo como curvas para las
que el vector campo es tangente en cada punto.

1.4. SISTEMAS DE COORDENADAS


Hasta ahora hemos definido los campos escalares y vectoriales, así como
las operaciones con vectores de forma independiente del sistema de coor-
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

denadas. Es conveniente introducir un sistema de coordenadas para poder


representar con más facilidad escalares y vectores, y que además nos permite
expresar claramente los conceptos físicos que manejamos y resolver mejor
los problemas.
Un sistema de coordenadas en el espacio es un sistema de tres
ejes no coplanares, con un solo punto común llamado origen, que permite
atribuir a cada punto del espacio una terna de números llamados coorde-
nadas del punto. Además un sistema de coordenadas nos sirve para repre-
sentar magnitudes y vectores en cada punto del espacio, es decir, nos permite
representar campos escalares y vectoriales.
Los ejes de coordenadas pueden formar entre sí cualquier ángulo pero
los sistemas usuales se caracterizan porque dichos ejes son perpendiculares
dos a dos. A este tipo de sistemas se les llama ortogonales.
Sabemos que podemos representar un vector cualquiera en el espacio
euclídeo mediante una combinación lineal de tres vectores no paralelos ni
coplanares, es decir, mediante tres vectores linealmente independientes. Este
conjunto de vectores linealmente independientes forma por tanto la base
de un espacio vectorial que permite representar cualquier otro vector
del espacio mediante una combinación lineal de los vectores de la base. La
combinación lineal que describe un vector en el espacio se conoce como
representación del vector en el sistema de coordenadas definido por la base
del espacio vectorial.
La base de un espacio vectorial se forma con tres vectores unitarios, que
en el caso de sistemas ortogonales son perpendiculares entre sí.
Un sistema de coordenadas queda definido mediante el origen de coorde-
nadas y los tres vectores unitarios que componen la base y que determinan
las direcciones de los ejes de coordenadas.

Figura 1.6
1.5. COORDENADAS CARTESIANAS

Los sistemas utilizados con más frecuencia son tres: El sistema cartesiano
o rectangular, el cilíndrico y el esférico. La elección del sistema de coorde-
nadas depende de la simetría del problema que vayamos a tratar, ya que una
elección adecuada simplifica los cálculos y la representación matemática de
las magnitudes.
Existen dos tipos de sistemas de coordenadas en función de la secuencia
en que se ordenan los vectores unitarios. En la figura 1.6 se muestran los dos
tipos de sistemas cartesianos que se pueden definir. El sistema de la izquier-
da, se secuencia X Y Z, conocido como directo, destrorsum o destrógiro, y el
de la derecha que recibe el nombre de inverso, sinestrorsun o levógiro, cuya
secuencia es Y0 X0 Z0 . En el sistema directo sus vectores unitarios responden
a la siguiente relación vectorial, u = u × u .
En este libro siempre se utilizará el sistema directo o destrorsum.
Resumiendo, dado un sistema de coordenadas definido por el origen O y
la terna de vectores unitarios (u1 , u2 , u3 ), representado por O(u1 , u2 , u3 ),
cualquier vector A se puede expresar en el espacio por la siguiente combi-
nación lineal,

A = 1 u1 + 2 u2 + 3 u3 = 1 u1 + 2 u2 + 3 u3 (1.20)
A los números  o  se les conoce con el nombre de componentes
del vector en el sistema considerado.

1.5. COORDENADAS CARTESIANAS


El sistema de coordenadas cartesianas o rectangulares es el más utilizado
por su simplicidad, ya que como veremos después, los vectores unitarios que
forman su base son constantes es decir su derivada espacial es nula. Para
otros sistemas de coordenadas los vectores unitarios no son todos constantes,
ya que sus direcciones varían con el punto considerado.
En la figura 1.7 se muestra un sistema cartesiano con sus tres vectores
unitarios u , u , u en la dirección de sus respectivos ejes, así como la
representación de un punto  por sus coordenadas , ,  y un vector A
con sus componentes  ,  ,  .
Las coordenadas    son las variables independientes. Cualquier
magnitud escalar o vectorial que sea función de cada punto es una variable
dependiente del punto. Generalmente las magnitudes escalares o vectori-
ales son funciones que varían según el punto del espacio considerado. Como
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

cada punto del espacio queda determinado por sus coordenadas, una función
escalar o vectorial puede expresarse mediante una relación matemática entre
magnitud y coordenadas. Por ejemplo, un campo escalar como la temperatu-
ra o el potencial electrostático puede ser representado por las funciones  (,
, ) o  (, , ).

Figura 1.7
Para una magnitud vectorial la forma de la función es más compleja,
dado que tienen módulo dirección y sentido, pero cada vector se puede rep-
resentar por sus componentes y éstas a su vez son función de cada punto.
Atendiendo a estas consideraciones podemos representar un campo vectorial
A en coordenadas cartesianas de la forma siguiente,

A (, , ) =  (, , ) u +  (, , ) u +  (, , ) u (1.21)

Donde las componentes  (, , ) son funciones escalares del punto
considerado. Dado que los vectores unitarios en este sistema son constantes,
no dependen del punto considerado, la dependencia del vector A con res-
pecto a un punto queda definida a través de las componentes del vector.
A veces se utiliza una representación abreviada de la forma siguiente,

A (, , ) = ( (, , )   (, , )  (, , )) (1.22)


Las componentes son las proyecciones del vector A sobre los ejes de
coordenadas, es decir,

 (, , ) = A · u =  cos 

 (, , ) = A · u =  cos  (1.23)


1.5. COORDENADAS CARTESIANAS

 (, , ) = A · u =  cos 
Aquí cos   cos  y cos  se denominan cosenos directores del vector
A en el sistema cartesiano. Dichos cosenos directores verifican la siguiente
relación,

cos2  + cos2  + cos2  = 1 (1.24)

1.5.1. Operaciones vectoriales

Vamos a expresar ahora las distintas operaciones con vectores cuan-


do están representados por sus componentes en un sistema de coordenadas
cartesianas.

Suma de vectores

Sean dos vectores A y B cuya representación en coordenadas rectangu-


lares es,

A =  u +  u +  u

B =  u +  u +  u
La suma se realiza sacando factor común los vectores unitarios, por
tanto,

A + B = ( +  ) u + ( +  ) u + ( +  ) u (1.25)


Multiplicación por un escalar
El resultado de multiplicar un vector A por un escalar  es otro vector
cuyas componentes se obtienen multiplicando las componentes de A por 

 A =   u +   u +   u (1.26)

Producto escalar de dos vectores


Si, como en el apartado anterior, tenemos dos vectores A y B repre-
sentados por sus componentes, y consideramos las propiedades conmutativa
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

y distributiva del producto escalar, además de la ortogonalidad entre los


vectores unitarios, que tiene como consecuencia que,

u · u = 0 ; u · u = 0 ; u · u = 0

u · u = 1 ; u · u = 1 ; u · u = 1
El producto escalar será,

A · B = ( u +  u +  u ) · ( u +  u +  u )

A · B =   +   +   (1.27)
Norma y módulo de un vector
Se llama norma de un vector a su cuadrado, y es el valor que resulta
de multiplicar escalarmente el vector por sí mismo,

2 = A · A (1.28)
Vemos que la norma es el cuadrado del módulo. Si el vector está repre-
sentado por sus componentes ( ,  ,  ) ,

2 = 2 + 2 + 2 (1.29)


El módulo  será la raíz cuadrada de la norma, es decir,
q
 = 2 + 2 + 2 (1.30)
Angulo entre dos vectores
Dados dos vectores A y B, representados por sus componentes respecti-
vas, a partir de la definición de producto escalar se puede expresar el ángulo
entre los dos vectores mediante la siguiente relación,

A·B   +   +  
cos  = =q q (1.31)
 2 + 2 + 2 2 + 2 + 2

Producto vectorial
Como en el apartado anterior, si representamos los vectores A y B por
sus componentes, y tenemos en cuenta que el producto vectorial no es con-
mutativo (u × u = −u × u ) pero si distributivo y que u × u =
1.5. COORDENADAS CARTESIANAS

u × u = u × u = 0 la expresión del producto vectorial en función de sus


componentes será,

A × B = ( u +  u +  u ) × ( u +  u +  u )

Sacando factor común los vectores unitarios y realizando las operaciones


necesarias,

A × B = (  −   ) u + (  −   ) u + (  −   ) u

La expresión anterior se puede poner en forma de determinante, de


manera que,
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯   ¯ ¯   ¯ ¯   ¯
A × B =¯¯ ¯ u + ¯ ¯ u + ¯ ¯u
  ¯  ¯   ¯  ¯   ¯ 
¯ ¯
¯ u u u ¯
¯ ¯
A × B = ¯¯    ¯¯ (1.32)
¯    ¯
Momento de un vector con respecto a un punto
Si tenemos un vector A definido por sus componentes como en el aparta-
do anterior, y su punto de aplicación es P de coordenadas (, , ) es decir,
que P viene determinado por su vector de posición r cuyas componentes son
(, , ) el momento del vector A con respecto al origen de coordenadas es,
¯ ¯
¯ u u u ¯
−→ ¯ ¯
m = OP × A = r × A = ¯¯    ¯¯ (1.33)
¯    ¯

Producto mixto de tres vectores


Teniendo en cuenta la expresión anterior para el producto vectorial y la
que obtuvimos para el producto escalar,
¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯
¯   ¯ ¯   ¯ ¯ ¯
¯
(A × B) · C = ¯ ¯  + ¯¯  ¯  + ¯   ¯ 
  ¯   ¯ ¯   ¯
¯ ¯
¯    ¯¯
¯
(A × B) · C = ¯¯    ¯¯ (1.34)
¯    ¯
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

El signo de este determinante depende de la disposición de las filas, ya


que si se permutan dos filas cambia el signo del determinante. Esta propiedad
de los determinantes se traduce al producto mixto en que el signo cambia
en función de las posiciones relativas de los vectores en dicho producto.
Si dos filas son proporcionales el determinante es nulo y en consecuencia
el producto mixto. Esto quiere decir que dos vectores están sobre la misma
recta y por tanto los tres son coplanares.

Longitud y volumen elemental

Terminaremos indicando la forma que adopta una longitud y un volumen


elemental como el indicado en la figura 1.8 en un sistema de coordenadas
rectangulares o cartesianas.

Figura 1.8
Un vector de longitud elemental se representa en coordenadas carte-
sianas mediante sus componentes rectangulares de la forma siguiente,

l =  u +  u +  u (1.35)
La norma de este vector es,

2 = 2 +  2 +  2 (1.36)


El módulo o longitud elemental vendrá dado por,
¡ ¢12
 = 2 +  2 +  2 (1.37)
El arco elemental  se obtiene, en coordenadas rectangulares, mediante
el incremento de cada una de las coordenadas en las distancias elementales
respectivas, , ,  .
1.6. COORDENADAS CILÍNDRICAS

El volumen elemental  , que corresponde a un paralelepípedo cuyos


lados son las distancias elementales consideradas anteriormente, se expresa
de la forma siguiente,

 =    (1.38)

1.6. COORDENADAS CILÍNDRICAS


En la figura 1.9 se muestra un punto representado en un sistema de coor-
denadas cilíndricas, superpuesto con unos ejes rectangulares para comparar
y poder deducir unas coordenadas en función de otras.
En este sistema las variables independientes, coordenadas de cada punto,
son ,  y . Algunas veces se usa  en lugar de  para evitar la confusión
con la  que se utiliza en electricidad para la densidad de carga y la re-
sistividad. Se utiliza  considerando que aquí es una distancia radial en un
plano perpendicular al eje Z. Las superficies para las que una coordenada
es constante no son ahora en todos los casos planos sino que se trata de las
siguientes superficies.
Las superficies para las que la coordenada  es constante son cilindros
cuyo eje es el eje Z ; las superficies para las que  es constante son planos
perpendiculares al eje Z ; y las correspondientes a  constante son planos
que pasan por el eje Z y tienen a éste como eje del haz de planos.
Los vectores unitarios que forman la base en este sistema de coordenadas
son u , u y u y se definen en cada punto de coordenadas de manera que
u es perpendicular en dicho punto a la superficie cilíndrica de eje Z que
pasa por ese punto; u es normal en dicho punto al plano que pasa por él y
se apoya en el eje Z; u es normal al plano perpendicular al eje  que pasa
por el punto. Las direcciones y sentidos de los vectores unitarios en el punto
P se muestran en la figura 1.9.
Algunas veces se utiliza u en lugar de u , si no se le puede confundir
con el mismo vector unitario del sistema de coordenadas esféricas. De todo
lo expuesto se deduce que el sistema es ortogonal, es decir, en cada punto los
productos escalares de dos vectores unitarios distintos son nulos, y el pro-
ducto vectorial de dos es otro vector unitario en la dirección del tercero cuyo
sentido se rige por la regla del tornillo destrorsum; en forma matemática,
u × u = u ; u · u = 0 etc.
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Figura 1.9 Figura 1.10


Los vectores unitarios u y u son siempre paralelos al plano XY.
Los vectores u y u tienen una característica que los diferencia de los
vectores unitarios en coordenadas cartesianas, y es que siendo sus módu-
los siempre constantes, sus direcciones dependen de la coordenada  como
se muestra en la figura 1.10. Esta particularidad es muy importante tener-
la en cuenta siempre y en particular cuando se derivan o integran vectores
definidos en este sistema de coordenadas. La medida que se adopta para elim-
inar esta dificultad es transformar los vectores a coordenadas cartesianas,
ya que sus vectores unitarios son constantes en todos los puntos.
La representación de un campo vectorial por sus componentes es similar
a la obtenida en coordenadas cartesianas, es decir,

A(, , ) =  (, , ) u +  (, , ) u +  (, , ) u (1.39)

1.6.1. Operaciones con vectores


Las operaciones son las mismas que vimos en coordenadas cartesianas
y su representación en función de las componentes adopta la misma forma,
siempre que los vectores estén referidos al mismo punto. De lo
contrario cometeremos un error. En la figura 1.11 se muestran dos vectores
A y B del mismo módulo () cuya representación en coordenadas cilíndricas
es,

A =  u =  u ; B =  u =  u
1.6. COORDENADAS CILÍNDRICAS

Si utilizamos la formula (1.25) para la suma,

A + B = ( + )u
Resultado erróneo, ya que si aplicamos la regla del paralelogramo
que define realmente la operación suma de vectores el resultado es diferente
como muestra la figura 1.11.

Figura 1.11
La precaución de considerar los vectores en el mismo punto se debe tomar
para el resto de las operaciones, pues si consideramos los productos escalar
y vectorial de los vectores propuestos tendríamos,

A · B =   (u (1 ) · u (2 )

A × B =   (u (1 ) × u (2 )


Para un mismo punto tendríamos que,

u () · u () = 1 ; u () × u () = 0


Para distinto punto,

u (1 ) · u (2 ) 6= 1 ; u (1 ) × u (2 ) 6= 0


Como se puede comprobar observando en la figura 1.11, el ángulo for-
mado por los dos vectores unitarios para distinto  es distinto de cero, por
tanto también su producto vectorial.
La consecuencia de esta situación es que siempre que hagamos opera-
ciones debemos considerar los vectores definidos en un mismo punto.
En el caso de que no se puedan referir los vectores a un mismo punto se debe
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

tomar la precaución de transformar los vectores a coordenadas cartesianas y


realizar las operaciones en el sistema cartesiano que no tiene esta dificultad.
O de lo contrario trasladar los vectores de manera que sean concurrentes en
un punto y poner las coordenadas que cada vector tiene en la nueva posición.

Longitud y volumen elemental

Para obtener el elemento de longitud debemos considerar en primer


lugar cuales son las longitudes elementales en las direcciones de los vectores
unitarios que forman la base del sistema cilíndrico. En la figura 1.12 tenemos
dibujados los distintos elementos de longitud, que son respectivamente:

 ;   ;  (1.40)

Figura 1.12
Vemos que la longitud que corresponde a un incremento del ángulo 
depende de la distancia  .
El vector elemental l se representa por,

l =  u +   u +  u (1.41)
Su norma es,

()2 = ()2 + ( )2 + ()2 (1.42)


El módulo será,
¡ ¢12
 = ()2 + ( )2 + ()2 (1.43)
1.7. COORDENADAS ESFÉRICAS

El volumen elemental correspondiente a un sistema de coordenadas


cilíndricas se muestra en la figura 1.12 y su expresión matemática es,

 =     (1.44)

1.7. COORDENADAS ESFÉRICAS


Las variables independientes en un sistema de coordenadas esféricas son
 ,  y .

Figura 1.13
En la figura 1.13 se muestran las coordenadas esféricas de un punto P. El
mismo símbolo  se utiliza algunas veces para la coordenada  del sistema
cilíndrico, pero no tiene el mismo significado, ya que dicha coordenada en el
sistema cilíndrico representa desplazamientos radiales perpendiculares al eje
Z y en el caso de coordenadas esféricas dicho desplazamiento es radial sobre
rectas que pasan por el origen, y dichas rectas pueden o no ser perpendicu-
lares al eje Z. En la figura 1.13 el vector unitario u marca la dirección de
los desplazamientos radiales. En la mayoría de las situaciones se puede dis-
tinguir con facilidad si se trata de una coordenada u otra, en caso contrario
se debe precisar a que caso corresponde.
El sistema de coordenadas queda definido por el origen O y los vectores
unitarios u , u , u , dichos vectores unitarios tienen módulo constante pero
distinta orientación en cada punto. Siempre se verifica que en cada punto
u × u = u ; u · u = 0 etc, es decir es un sistema ortogonal directo.
Las superficies que corresponden a una coordenada constante son los si-
guientes: A  constante le corresponde una esfera de centro en el origen de
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

coordenadas y radio igual a la constante. A  constante le corresponde un


cono de vértice en el origen, eje Z y ángulo acimutal . A  constante le cor-
responde un plano del haz de planos que se apoyan en el eje Z. Los vectores
unitarios en cada punto son respectivamente normales a las superficies cuya
coordenada es constante, es decir, u es normal a la esfera de centro en O
que pasa por dicho punto, u es normal a la superficie cónica y u al plano
correspondiente.
La representación de un campo vectorial en coordenadas esféricas es de
la forma,

A(, , ) =  (, , ) u +  (, , ) u +  (, , ) u (1.45)


Los vectores unitarios cambian de dirección con las variables  y , por
tanto debemos tener en cuenta esta circunstancia en las distintas opera-
ciones que se realicen con los vectores en este sistema de coordenadas. El
procedimiento es análogo al caso de sistemas cilíndricos.
Este sistema de coordenadas se utiliza cuando la simetría del problema a
resolver sea esférica, de no ocurrir esta circunstancia se recomienda utilizar
otro sistema más acorde con la simetría. Si no existe algún tipo de simetría
de los indicados, generalmente se usan coordenadas cartesianas.

1.7.1. Operaciones vectoriales


Se realizan las operaciones de forma similar al sistema cartesiano pero
teniendo en cuenta que todos los vectores que intervienen en la operación
deben estar definidos en el mismo punto del espacio, es decir, sus coorde-
nadas se refieren al punto considerado. En este sistema ocurre algo semejante
al sistema cilíndrico, ya que en este caso los tres vectores unitarios tienen,
en general, distinta orientación en puntos diferentes.

Longitud y volumen elemental


Se procede de forma similar al sistema cilíndrico. En la figura 1.14 se
muestran los distintos elementos de longitud y volumen referidos a un punto
de coordenadas   . Las longitudes elementales en la dirección de los ejes
son,

 ;   ;  sen   (1.46)
1.8. SISTEMA GENERALIZADO

El vector elemental será,

l =  u +   u +  sen   u (1.47)
La norma de dicho vector es,

()2 = ()2 + ( )2 + ( sen  )2 (1.48)


El módulo será,
¡ ¢12
 = ()2 + ( )2 + ( sen  )2 (1.49)

Figura 1.14
El volumen elemental se muestra en la figura 1.14 y su valor es,

 =     sen   = 2 sen     (1.50)

1.8. SISTEMA GENERALIZADO


Un sistema generalizado de coordenadas ortogonales se define de forma
análoga a los que hemos tratado hasta ahora; es decir, mediante un origen
y un sistema de ejes ortogonales determinados por el conjunto de vectores
que forman su base. Las variables independientes son: 1 , 2 y 3 . Los vec-
tores unitarios ortogonales son: u1 , u2 y u3 , que cumplen las condiciones de
ortogonalidad, u1 × u2 = u3 ; u1 · u1 = 0 etc. Las superficies  = 
son ortogonales entre sí. A un sistema definido de esta manera se le conoce
como sistema curvilíneo generalizado de coordenadas ortogonales.
Un campo vectorial en este sistema se representa de la forma siguiente,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

A(1 , 2 , 3 ) = 1 (1 , 2 , 3 )u1 + 2 (1 , 2 , 3 )u2 + 3 (1 , 2 , 3 )u3


(1.51)
Las longitudes elementales en las direcciones de los ejes de coordenadas
son,

1 = 1 1 ; 2 = 2 2 ; 3 = 3 3 (1.52)

Los términos 1  2 y 3 se conocen con el nombre de factores de escala


y son distintos para cada sistema. En la tabla siguiente se muestran los
factores de escala, en el caso de los tres sistemas, cartesianas, cilíndricas y
esféricas estudiados,

Factores de escala
Cartesianas Cilíndricas Esféricas
1 = 1 1 = 1 1 = 1 (1.53)
2 = 1 2 =  2 = 
3 = 1 3 = 1 3 =  sen 
La longitud elemental se define mediante la relación siguiente,
¡ ¢12
 = (1 1 )2 + (2 2 )2 + (3 3 )2 (1.54)

El volumen elemental es,

 = 1 2 3 1 2 3 (1.55)

Estas definiciones permiten introducir de una forma general las distintas


operaciones con vectores y después adaptarlas a un sistema dado mediante
el cambio de las coordenadas y factores de escala. Hemos preferido expresar
las distintas operaciones directamente en el sistema correspondiente para
indicar las particularidades de cada uno.

1.9. TRANSFORMACIÓN DE COORDENADAS


En algunas ocasiones necesitamos transformar las coordenadas o las com-
ponentes de un vector de un sistema a otro, para ello es necesario conocer
las expresiones que permiten tal transformación.
1.9. TRANSFORMACIÓN DE COORDENADAS

1.9.1. Cartesianas a cilíndricas


Transformación entre variables independientes
La relación entre las variables independientes se puede obtener a partir
de la figura 1.9. En ella vemos que,

 =  cos 
 =  sen  (1.56)
=
La relación inversa es,
¡ ¢12 
 = 2 +  2 ;  = arctan (1.57)

Transformación entre componentes de un vector
Suponemos un vector A cuya representación en coordenadas cartesianas
y cilíndricas es la siguiente,

A =  (, , ) u +  (, , ) u +  (, , ) u (1.58)

A =  (, , ) u +  (, , ) u +  (, , ) u (1.59)


Para obtener la componente  en coordenadas cilíndricas de la ecuación
(1.59) en función de las componentes cartesianas de la ecuación (1.58), pro-
cedemos de la forma siguiente: Multiplicamos ambas expresiones escalar-
mente por el vector unitario u e igualamos los resultados.
De la ecuación (1.59) se deduce que,

A · u =  (, , ) = 
De la ecuación (1.58) y teniendo en cuenta las orientaciones de los vec-
tores unitarios indicadas en la figura 1.9,

A · u =  u · u +  u · u +  u · u
Hemos puesto  =  (  ) etc.
Igualando nos queda,

 =  u · u +  u · u +  u · u
Ahora vamos a calcular los productos escalares entre los distintos vec-
tores unitarios. Para ello utilizamos la figura 1.9, en la que se muestran
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

también los ángulos, cuyos cosenos son iguales a los productos escalares
entre los vectores unitarios.

u · u = cos 


u · u = cos ( − ) = sen 
2

u · u = 0
Sustituyendo estas relaciones en la ecuación anterior obtenemos  en
función de las componentes cartesianas,

 =  cos  +  sen 
Procediendo de forma análoga con  y  , se obtienen las otras dos
relaciones. Resumiendo las transformaciones tendremos,

 =  cos  +  sen 
 = − sen  +  cos  (1.60)
 = 
La transformación inversa es de la forma,

 =  cos  −  sen 
 =  sen  +  cos  (1.61)
 = 
Para terminar enunciaremos la relación entre los vectores unitarios de
los dos sistemas que se obtiene a partir de las posiciones relativas que se
muestran en la figura 1.9

u = cos  u + sen  u
u = − sen  u + cos  u (1.62)
u = u

1.9.2. Cartesianas a esféricas


Procedemos de forma similar al caso anterior.
Transformación de coordenadas
Observando la figura 1.13 venos que las coordenadas del punto P cumplen
las siguientes relaciones,
1.9. TRANSFORMACIÓN DE COORDENADAS

 =  sen  cos 
 =  sen  sen  (1.63)
 =  cos 
La relación inversa es,
¡ ¢12
 = 2 +  2 +  2

µ ¶
 1¡ 2 ¢12
 = arctan ;  = arctan  + 2 (1.64)
 
Transformación de componentes
El cálculo de las componentes en coordenadas esféricas en función de
las correspondientes al mismo vector en coordenadas cartesianas se puede
realizar de forma análoga al caso de coordenadas cilíndricas. Observando en
la figura 1.13 las posiciones respectivas de los vectores unitarios en uno y
otro sistema, se puede deducir que el cálculo es más complejo. El vector A
se representa de la forma siguiente en los dos sistemas de coordenadas.

A =  (, , ) u +  (, , ) u +  (, , ) u

A(, , ) =  (, , ) u +  (, , ) u +  (, , ) u


Ahora vamos a utiliza otro procedimiento para encontrar la transfor-
mación entre componentes. Se basa en que la relación entre los vectores
unitarios de los dos sistemas mostrados en la figura 1.13 es la siguiente,

u = sen  cos  u + sen  sen  u + cos  u


u = cos  cos  u + cos  sen  u − sen  u (1.65)
u = − sen  u + cos  u
La relación anterior es complicada y su demostración también tiene la
dificultad de encontrar las distintas proyecciones. Dado que no se aportan
conceptos nuevos prescindimos de su demostración.
Si en el vector A representado en coordenadas esféricas sustituimos los
vectores unitarios u , u y u por los que figuran en la ecuación (1.63)
e igualamos al vector definido en componentes cartesianas, obtenemos la
relación de las componentes cartesianas en función de las esféricas,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

 =  sen  cos  +  cos  cos  −  sen 


 =  sen  sen  +  cos  sen  +  cos  (1.66)
 =  cos  −  sen 
La relación inversa que expresa las coordenadas esféricas en función de
las cartesianas es la siguiente,

 =  sen  cos  +  sen  sen  +  cos 


 =  cos  cos  +  cos  sen  −  sen  (1.67)
 = − sen  +  cos 

1.10. VECTOR DE POSICIÓN


En cualquier sistema de coordenadas un punto del espacio se representa
por su vector de posición, cuyo punto de aplicación es el origen de
coordenadas y su extremo el punto considerado. En la figura 1.15 se muestran
los vectores de posición correspondientes a dos puntos P y P0 .

Figura 1.15
Un campo, por ejemplo el electrostático, tiene su origen en cargas eléctri-
cas y se calcula su valor en el resto del espacio. Para distinguir las posiciones
de las cargas, que son las fuentes del campo, con respecto a los puntos donde
se calcula el campo, se introduce una notación característica de cada punto.
A la posición de las fuentes se le atribuye la notación del vector de posición
r0 , y a la correspondiente al campo se le caracteriza con el vector de posi-
ción r. En coordenadas cartesianas la representación de ambos vectores es
la siguiente,

r =  u +  u +  u
(1.68)
r0 = 0 u +  0 u +  0 u
1.10. VECTOR DE POSICIÓN

De forma abreviada se suelen representar los vectores por sus compo-


nentes r = (, , ) y r0 = (  ).
La diferencia entre los dos vectores es,

r − r0 = ( − 0 ) u + ( −  0 ) u + ( −  0 ) u (1.69)
El módulo del vector diferencia será,
¯ ¯ ¡ ¢
¯r − r0 ¯ = ( − 0 )2 + ( −  0 )2 + ( −  0 )2 12 (1.70)
En otros sistemas de coordenadas se procede de forma análoga, es decir,
se definen los vectores en función de sus componentes, pero a la hora de
realizar operaciones debemos tener mucho cuidado ya que, por ejemplo en
coordenadas cilíndricas u depende de  y en esféricas u depende de  y
.
La representación en coordenadas cilíndricas y esféricas de los vectores
de posición será,
Cilíndricas

r =  u +  u (1.71)
0 0 0
r =  u +  u
Esféricas

r =  u (1.72)
0 0
r =  u
Con un ejemplo podemos ver la precaución que debemos tener al usar
estos sistemas. Si en coordenadas cilíndricas tenemos r(0) =  u y r0 (2) =
 u , que representan a dos vectores con el mismo módulo pero uno sobre el
eje  y el otro sobre el eje  , la diferencia obtenida sin tener en cuenta el
ángulo sería,

r − r0 =  u −  u = 0
Que es errónea, como podemos comprobar aplicando la regla del para-
lelogramo. Lo mismo podemos decir para el caso de coordenadas esféricas.
Dada esta dificultad sólo se utilizan estos sistemas de coordenadas cuan-
do la simetría del problema facilite las operaciones, de manera que se puedan
efectuar con claridad y precisión para no cometer errores.
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

1.11. DERIVADA DE UN VECTOR


En muchos fenómenos estudiados en la Física y en particular en el cam-
po electromagnético, aparece la derivación de un vector con respecto a una
variable, que suele ser el tiempo o las coordenadas de posición. Vamos a
introducir una serie de conceptos relacionados con la derivación sin una
demostración matemática, basándonos en unos conocimientos previos rela-
tivos a derivación de funciones.
Si tenemos una función vectorial A(), función de una variable indepen-
diente , se define la derivada con respecto a  de la forma siguiente,

 A() A( + 4 ) − A()


= lı́m (1.73)
 4→0 4
Que es similar a la definición que se introduce para funciones escalares.
En el caso de funciones vectoriales también se cumplen propiedades simi-
lares a las que tienen las funciones escalares. Entre ellas tenemos la derivada
de sumas y productos de vectores.

(A + B) A B
= + (1.74)
  
Si  =  ()

 ( A)  A
=A + (1.75)
  
(A · B) A B
= · B+ ·A (1.76)
  
(A × B) A B
= × B+ ×A (1.77)
  
De las propiedades anteriores se derivan una serie de relaciones ligadas a
la representación de los vectores por sus componentes. Si un vector se define
como el producto del módulo por su vector unitario,

A() = () u

A  ()  u
= u + () (1.78)
  
En coordenadas cartesianas, como los vectores unitarios son constantes
y el vector A
1.11. DERIVADA DE UN VECTOR

A() =  () u +  () u +  () u

A      
= u + u + u (1.79)
   
Si el módulo de un vector es constante, |A(u)| =  A · A = 2

(A · A) A A A  2
= · A+ ·A = 2 ·A=
    
Como 2 = 

 2 A
=0 → ·A= 0
 
La relación anterior pone de manifiesto que la derivada de un vector de
módulo constante es normal al propio vector. Aplicaremos esta propiedad
en la derivación de vectores definidos en coordenadas cilíndricas y esféricas,
ya que en estos casos los vectores unitarios tiene módulo unidad pero sus
direcciones dependen de los ángulos respectivos.
Todas las propiedades que hemos enunciado son aplicables a las derivadas
parciales o derivadas con respecto a una variable cuando se mantienen cons-
tantes las otras.
La variables independientes en coordenadas cilíndricas son    y . El
sistema de relaciones que muestran las ecuaciones (1.62) con respecto a los
vectores unitarios de las coordenadas cartesianas, que son constantes, es
decir, no dependen de la posición y en consecuencia su derivada es nula,
nos permite calcular los valores de las derivadas de los vectores unitarios
en coordenadas cilíndricas con respecto a sus variables independientes. El
resultado es el siguiente,

 u  u  u
=0; = − sen  u + cos  u = u ; =0
  
 u  u  u
=0; = − cos  u − sen  u = − u ; =0 (1.80)
  
 u  u  u
=0 ; =0 ; =0
  
De forma análoga, si utilizamos el conjunto de ecuaciones (1.65) que rela-
cionan los vectores unitarios en coordenadas esféricas con los de coordenadas
cartesianas, obtenemos los valores de las derivadas siguientes,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

 u  u  u
=0 ; = u ; = u sen 
  
 u  u  u
=0 ; = − u ; = u cos  (1.81)
  
 u  u  u
=0 ; =0 ; = −(u cos  + u sen )
  

1.12. INTEGRACIÓN
La sección que iniciamos aquí tiene por objeto estudiar la integración tan-
to de funciones escalares como vectoriales en tres casos distintos: Integrales
a lo largo de una curva, sobre una superficie o en un volumen. La integración
de vectores puede ser de dos formas, una que se refiere al producto escalar
de la función vectorial por las diferenciales de longitud o superficie, y la
otra que consiste en la suma de vectores a lo largo de una curva sobre una
superficie o en un volumen.

1.12.1. Integrales curvilíneas


Integral de una función escalar
Vamos a considerar la integración de una función escalar  (, , ) =
 (r) a lo largo de una curva cuya longitud elemental en cada punto es 
siendo los límites de integración  y . La integral definida de una función
escalar es,
Z  
X
 (r)  = lı́m  (r ) ∆  (1.82)
  →∞
∆  →0 =1
Como muestra la figura 1.16,  (r ) es el valor de la función en el punto
de coordenadas r de la curva, ∆ es el arco elemental sobre la curva en el
punto r . La definición pone en evidencia que se trata de una suma de valores
de la función escalar por la longitud elemental, sin que tenga influencia el
sentido de recorrido del camino, es decir ∆ y  son siempre positivos y
por tanto,
Z  Z 
 (r)  =  (r) 
 
1.12. INTEGRACIÓN

Figura 1.16
Dado que  debemos expresarla en función de la curva en el sistema de
coordenadas elegido, y tanto las coordenadas como sus diferenciales tiene
signo positivo o negativo según la zona del espacio, se debe tener mucho
cuidado con el signo que atribuyamos a  en función de los elementos difer-
enciales correspondientes a las coordenadas elegidas.
Para resolver un problema de este tipo debemos conocer la forma analíti-
ca de  (r) en el sistema de coordenadas utilizado, la ecuación de la curva
que describe el camino, que nos sirve para determinar el valor de  y ase-
gurar que  sea siempre positivo, cambiando si fuera preciso el signo de la
expresión obtenida para .
Otro tipo de integral que se puede considerar como la integral de línea
de una función escalar es la siguiente,
Z 
F2 (r) · F2 (r) 

La diferencia estriba en que la función proviene del producto escalar de
dos funciones vectoriales.

Ejemplo 1.1
Calcular la integral curvilínea de la función  (r) =  a lo largo del
camino definido por la recta  =  entre los puntos 1 = 1 y 2 = 2.
Solución

Vemos que se trata de una función que no varía con la posición.


La longitud elemental en coordenadas cartesianas y en el plano  es,
¡ ¢12
 = ± 2 +  2
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Como el camino es la recta  = , utilizaremos dicha ecuación para


encontrar la relación que nos permita poner  en función de , ya que los
límites de integración corresponden a la variable 
Con este tipo de curva,

 = 

Dado que el recorrido sigue el crecimiento de la variable  seleccionamos


el signo + para ,

¡ ¢12 √
 = 2 2 = 2 

Sustituyendo los valores obtenidos en la integral definida por la ecuación


(1.82),

Z  Z 2 √ √ √
 (r)  =  2  = 2  (2 − 1) = 2 
 1

El signo de la integral, dado que la función es una constante, depende


del signo del camino, por esta razón, si en lugar de ser recorrido en sentido
de crecimiento de la variable  lo hiciéramos en sentido contrario cambiando
los límites de integración, tendríamos que cambiar el signo de  a través del
signo de la raíz cuadrada, de manera que tanto el sentido de recorrido de la
variable  como el de  sea el mismo, es decir,

Z  Z 1 √ √ √
 (r)  =  (− 2 ) = − 2 (1 − 2) = 2 
 2

Integrales de una función vectorial

Hay dos tipos de integrales en el caso de una función vectorial: La cir-


culación de un vector a la largo de una curva (camino) y la integral o suma
de vectores sobre una curva.
1.12. INTEGRACIÓN

Circulación en un campo vectorial

Figura 1.17
Dada una función vectorial, campo vectorial F(r) se define la circulación
de una función vectorial a lo largo de una curva, también conocida como
integral de línea, de la forma siguiente,
Z 
X
F(r) · l = lı́m F(r ) · ∆ l (1.83)
  →∞
∆  →0 =1
La descripción del significado de la relación anterior es la siguiente: Se
suman los productos escalares del valor de la función vectorial en cada punto
r del arco de curva AB por el vector elemental tangente a la curva en
el citado punto y cuyo sentido es el de recorrido del arco AB o sentido
de integración. En la figura 1.17 se muestran los distintos elementos que
intervienen en la integración.
Tanto F(r) como l se expresan en el sistema de coordenadas que se
adapte mejor a la simetría del problema.
Al contrario que en la integral de línea de la función escalar, se verifica
que,
Z Z
F(r) · l = − F(r) · l
 
La razón es que al cambiar el sentido de integración se cambia el sentido
del vector l en cada punto, permaneciendo el mismo valor de F(r) en dicho
punto, como consecuencia el producto escalar cambia de signo.
Cuando el camino de integración es cerrado, generalmente se expresar la
integral de línea de la forma siguiente,
I
F(r) · l (1.84)

CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

El vector l se expresa en función de las diferenciales de longitud en el


sistema de coordenadas considerado y los vectores unitarios que forman su
base, términos que automáticamente tienen en cuenta el sentido de inte-
gración. En coordenadas cartesianas,

l =  u +  u +  u
Las relaciones entre los elementos diferenciales ,  y  se determinan
mediante la ecuación que define la curva de integración.

Ejemplo 1.2

Calcular la circulación de la función vectorial F(r) =  u sobre el


camino definido por la ecuación  =  entre los límites  = 1 y  = 2.

Solución

La función vectorial es un vector constante y en la dirección de eje X, y


el vector l en el plano XY es,

l =  u +  u
Z Z 2
F(r) · l =  u · ( u +  u )
 1
Dado que la curva es  =  se deduce que  =  , por tanto,
Z Z 2 Z 2
F(r) · l =  u · ( u +  u ) =  
 1 1
Z
F(r) · l =  (2 − 1) = 

Si en lugar de 1 a 2 se realiza la integración en sentido contrario,
Z 1 Z 1
 u · ( u +  u ) =  
2 2
Z 1
  =  (1 − 2) = −
2
1.12. INTEGRACIÓN

Vemos que las variables y vectores unitarios han tenido en cuenta el sen-
tido de integración automáticamente a través de los límites de integración.

Integrales de vectores en una curva Se trata ahora de suma de vec-


tores que toman distintos valores sobre una curva. Los dos casos que se
pueden dar con más frecuencia en Física son:
Z 
F(r)  (1.85)

y
Z 
 (r) l (1.86)

Vemos que en el primer caso se trata de sumar los productos de los
vectores a lo largo de la curva por  en cada punto. En el segundo es la
suma del producto de una función escalar por l en cada punto.
En la suma de vectores debemos tener mucho cuidado cuando se utilicen
coordenadas cilíndricas o esféricas, pues ya hemos visto las dificultades que
se derivan a consecuencia de la dependencia de los vectores unitarios con
respecto a las variables independientes.
En coordenadas cartesianas las expresiones anteriores quedan de la for-
ma,
Z  Z  ¡ ¢12
F(r)  = F(, , ) 2 +  2 +  2
 
Z  Z 
 (r) l =  (, , )) ( u +  u +  u )
 
Las relaciones entre los elementos diferenciales quedarán determinados
mediante la ecuación de la curva.

Ejemplo 1.3

Tenemos una función vectorial de simetría radial, que en coordenadas


esféricas seRexpresa mediante la función F(r) = () u . Calcular la integral
curvilínea F(r)  sobre toda la circunferencia situada en el plano XY, de
radio  y centro el origen de coordenadas.
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Solución

Se trata de una suma de vectores sobre la circunferencia de radio .


La longitud elemental sobre la circunferencia de radio  en coordenadas
esféricas es,

 =  
Dado que los límites de integración para la variable  son 0 y 2, la
integral en coordenadas esféricas será,
Z Z 2

F(r)  = u  
 0 
Si no tomamos ninguna medida sobre la dependencia de u con el ángulo

Z 2

u   =  2 u
0 
Pero sabemos que u depende de  por tanto debemos considerar la
variación de dicho vector unitario con el ángulo y tenerla en cuenta en la
integración. La mejor manera de conseguirlo es poner u en coordenadas
cartesianas. En la ecuación (1.65), si consideramos que  = 2,

u = cos  u + sen  u
Llevando esta relación a la integral,
Z 2 Z 2 Z 2

u   =  u  =  (cos  u + sen  u ) 
0  0 0
Z ³ ´
F(r)  =  [− sen ]2
0 u + [cos ]2
0 u =0

Vemos la diferencia entre las dos situaciones. La solución correcta es la
última por que se tiene en cuenta la variación de u con el ángulo.
Si interpretamos la integración correctamente, se trata de sumar vectores
que en cada punto de la circunferencia tienen sentido radial, por tanto el
vector radial cuyo  = 2 se anula con el vector radial cuyo  = 32, ya
que tiene el mismo módulo y dirección pero sentido opuesto, y esto ocurre
para cualquier ángulo .
1.12. INTEGRACIÓN

Ejemplo 1.4

Tenemos una función escalar, que en coordenadas R cilíndricas viene dada


por  (r) =    Calcular la integral curvilínea   (r) l sobre toda la
circunferencia de radio , centro en el origen de coordenadas y situada en el
plano  .

Solución
También se trata en este caso de una suma de vectores sobre una cur-
va. El vector elemental sobre la circunferencia, expresado en coordenadas
cilíndricas es,

l =   u
Z Z Z
 (r) l =     u =  2  u
  
Los límites de integración para  son 0 y 2, por tanto,
Z Z 2
 (r) l =  2  u
 0
Sobre la circunferencia de radio  , u cambia de dirección en cada punto,
es decir, depende del ángulo  Si no tenemos en cuenta esta variación la
integral anterior sería,
Z 2
 2  u =  2 2 u
0
Pero para encontrar la solución correcta debemos tener en cuenta la
citada variación del vector unitario con el ángulo.
La ecuación (1.62) nos muestra la ecuación de transformación de u
a coordenadas cartesianas, que es la manera de poder evitar la dificultad
encontrada, dicha ecuación es,

u = − sen  u + cos  u
Sustituyendo esta relación en la integral,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Z 2 Z 2
 2  u =  2 (− sen  u + cos  u ) 
0 0
³ ´
= [cos ]2
0 u + [− sen ]2
0 u =0
Es decir,
Z
 (r) l = 0

Esta solución es la correcta y responde a la suma mediante la regla de
polígono, ya que el primer vector tiene su origen en  = 0 y el último termina
en  = 2, es decir, en el origen del primero, por tanto la suma será cero.

1.13. INTEGRALES DE SUPERFICIE


Como en las integrales curvilíneas tenemos tres casos de integración:
La integral de una función escalar sobre una superficie, la integración del
producto escalar de una función vectorial por el área elemental orientada,
la integración o suma de vectores sobre una superficie y la suma de vectores
elementales de una superficie orientada.

1.13.1. Integral de una función escalar


La integración de una función escalar  (r) sobre una superficie  viene
definida de la forma siguiente,
Z 
X
 (r)  = lı́m  (r ) ∆  (1.87)
 →∞
∆ →0 =1
Es la suma de los productos de la función escalar en cada punto por el
área elemental en dicho punto.
La operación de integración requiere expresar  sobre la superficie en
un sistema de coordenadas. Esto no es fácil si la superficie no coincide con
las de coordenada constante en el sistema utilizado; por ejemplo los planos
perpendiculares a los ejes X, Y o Z en coordenadas cartesianas. Por esta razón
se utiliza el sistema de coordenadas cuya simetría permita que coincida la
superficie del problema con alguna(s) superficie(s) de coordenada constante.
1.13. INTEGRALES DE SUPERFICIE

Ejemplos de superficies elementales en los tres sistemas de coordenadas


son las siguientes,
1 2 3
Cartesianas      
(1.88)
Cilíndricas ( )     ( )
Esféricas ( sen  ) ( )  ( sen  )   

Ejemplo 1.5

Dada la función escalar, cuya forma analítica en coordenadas esféricas es


 (r) =  , calcular la integral de dicha función sobre la superficie esférica
de radio  y centro el origen de coordenadas.

Solución

Se trata de calcular la siguiente integral,


Z Z
 (r)  =   
 
La superficie elemental sobre la esfera de radio  según la ecuación
(1.88) es,

 = 2 sen   
Sustituyendo  en la integral tendremos,
Z Z
 (r)  =   2 sen   
 
Los límites de integración para las dos variables son:

 → 0 y ;  → 0 y 2
La integral de superficie es una integral doble, que se calcula integrando
la función con respecto a la variable , manteniendo la otra variable  con-
stante, y a continuación se integra el resultado con respecto a la variable .
Como se integra sobre la esfera de radio  tendremos que,
Z Z Z 2 Z 
3
 (r)  =   sen    =   3 sen  
  0 0
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Z Z 2 Z 2
 (r)  =   3
 [− cos ]0 = 2  3

 0 
Z
 (r)  = 4  3

1.13.2. Integral de una función vectorial


Ahora consideramos dos casos, uno referido a la integración del producto
escalar de la función vectorial en cada punto de la superficie por la diferencial
de superficie orientada y el otro que se refiere a la suma de vectores sobre
una superficie.

Integral de superficie

Por analogía con la circulación sobre una curva se define la integral de


superficie de la forma siguiente,

Z 
X
F(r) · s = lı́m F(r ) · ∆ s (1.89)
  →∞
∆  →0 =1

Es la suma de los productos escalares F(r) · s sobre la superficie . En


este caso debemos introducir el concepto de superficie orientada para indicar
la dirección y sentido del vector s.
En una superficie cerrada s =  n , donde  es el área elemental sobre
la superficie y n es el vector unitario normal dirigido hacia el exterior del
volumen limitado por la superficie . Cuando se trata de superficies abiertas
el sentido se muestra en al figuras 1.18 y . Vemos que el vector n sigue
la regla del tornillo destrorsum con el sentido de recorrido en el contorno 
que limita la superficie. Es decir, a un giro directo corresponde el avance del
tornillo destrorsum en la dirección del vector unitario n.
Como en el caso anterior la integración se facilita eligiendo el sistema de
coordenadas que de adapte mejor a la superficie considerada.
Los vectores superficie elemental en los tres sistemas generalmente uti-
lizados son las siguientes,
1.13. INTEGRALES DE SUPERFICIE

s1 s2 s3


Cartesianas   u   u   u
(1.90)
Cilíndricas    u   u    u
Esféricas 2 sen    u  sen    u    u

Figura 1.18
Si la superficie de integración es cerrada, se suele expresar la integral de
la forma siguiente,
I
F(r) · s (1.91)

En las superficies cerradas el vector n se dirige hacia el exterior.

Ejemplo 1.6

Tenemos una función vectorial, cuya forma analítica R en coordenadas


cilíndricas es F(r) = ()u . Calcular la integral  F(r) · s sobre la su-
perficie lateral de un cilindro, cuyo eje es el , su radio es  =  y la altura


Solución

Para calcular la integral, dada la simetría cilíndrica del problema, debe-


mos expresar s en coordenadas cilíndricas como corresponde a la superficie
de integración, que en este caso es,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

s =    u
Los límites de integración son: Para  0 y 2 , y para  0 y  y  = 
en la superficie.
Z Z Z Z
 
F(r) · s = u · s =    (u · u ) =   
     
Poniendo los límites de integración de cada variable y realizando sucesi-
vamente la integración para las variable  y ,
Z Z  Z 2 Z 
F(r) · s =    =   2 = 2 
 0 0 0
Z
F(r) · s = 2 

Integral de un vector en una superficie

En este caso se trata de sumar vectorialmente los vectores cuyos pun-


tos de aplicación están sobre la superficie considerada. Existen dos formas
distintas,

Z 
X
F(r)  = lı́m F(r ) ∆  (1.92)
  →∞
∆  →0 =1
y

Z 
X
 (r) s = lı́m  (r ) ∆ s (1.93)
  →∞
∆  →0 =1

Donde F(r) puede ser función del punto, constante o la unidad y lo


mismo  (r) .
Las integrales en sistemas de coordenadas que no sean el cartesiano
tienen la dificultad de que en la suma de vectores debemos tomar las precau-
ciones indicadas en apartados anteriores sobre la dependencia de los vectores
unitarios con la variables independientes, es decir, con el punto considerado.
1.14. INTEGRALES DE VOLUMEN

1.14. INTEGRALES DE VOLUMEN


Las integrales de volumen que se presentan en Física generalmente son de
dos tipos: La integración de una función escalar en un volumen determinado,
y la integración de una función vectorial en dicho volumen.

1.14.1. Integral de una función escalar


Dada una función escalar  (r) la integral de volumen viene definida por,

Z 
X
 (r)  = lı́m  (r ) ∆  (1.94)
 →∞
∆  →0 =1

Esto significa que sumamos los valores de la función en cada punto multi-
plicada por el volumen elemental correspondiente. El resultado es un escalar
cuyo signo depende únicamente de los valores que toma la función en cada
punto del volumen.
Como en casos anteriores debemos expresar  en el sistema de coorde-
nadas que se adapte más a la forma del volumen.
En los tres sistemas generalmente utilizados,

Cartesianas  =   
Cilíndricas  =     (1.95)
Esféricas  =  2 sen    
La integral de volumen en coordenadas cartesianas, cuando los límites
de integración respectivos para la tres variables son,   1 ;   1 y  1 ,
es de la forma,
Z Z Z 1 Z 1 Z 1
 (r)  =  (, , ))   =  (, , ))  
    
(1.96)
Expresamos la integración con tres integrales sucesivas para indicar la
forma de realizarla. Consiste en integrar primero la función con respecto a
 manteniendo las variables ,  en  (, , ) constantes y aplicando los
límites de integración para ; a continuación se integra el resultado obtenido
con respecto a  manteniendo  constante, aplicando los límites para ;
finalmente se hace lo mismo con respecto a .
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

1.14.2. Integral de una función vectorial


Dada una función vectorial F(r) en un volumen  se define la integral
de volumen de la siguiente manera,
Z 
X
F(r)  = lı́m F(r ) ∆  (1.97)
  →∞
∆  →0 =1
Como se trata de una suma de vectores, si elegimos un sistema de coor-
denadas que no sea el cartesiano, debemos tomar las precauciones indicadas
en apartados anteriores.

Ejemplo 1.7

Un campo vectorial varía en el espacio de acuerdo con la siguiente ex-


presión: F(r) = (u + u ). Calcular la integral de volumen sobre el cubo
de lado , cuyo vértice inicial coincide con el origen de coordenadas.

Solución

La integral es de la forma,
Z Z
F(r)  = (u + u ) 
 
Dado que la simetría del problema se adapta a un sistema de coordenadas
cartesianas, el volumen elemental será,

 =   
y
Z Z
F(r)  = (u + u )   
 
En un sistema cartesiano la suma de vectores no plantea el problema
de la interdependencia entre vectores unitarios y variables independientes,
en consecuencia se suman las distintas componentes sin más que tener en
cuenta los límites para cada coordenada, que en este caso son: Para   y
 son 0 y ,
1.15. GRADIENTE

Z Z  Z  Z 
F(r)  =   (u + u ) 
 0 0 0
Z Z  Z  Z 
1 1 1
F(r)  =    ( 2 u +  u ) =  ( 2 u + 2 u )
 0 0 2 0 2 2
La solución final es,
Z
1 1 1
F(r)  = ( 2 u + 2 u )  =  3 (u + u )
 2 2 2

1.15. GRADIENTE
En física se manejan magnitudes escalares como temperaturas, poten-
ciales etc. que pueden variar de un punto a otro del espacio así como depen-
der del instante que se mida dicha magnitud. La dependencia espacial de las
citadas magnitudes se representa mediante campos escalares, caracterizados
por que a cada punto le corresponde un valor de dicha magnitud. Las mag-
nitudes son por tanto funciones dependientes de las coordenadas del punto
considerado.
Las variaciones de una magnitud se expresan mediante las derivadas de
la función escalar correspondiente a la magnitud. Dichas derivadas depen-
den, en general, de la dirección en que nos interese calcular su variación. Las
derivadas parciales de una magnitud escalar que depende de la coordenadas
cartesianas,  (, , )), representan las variaciones de  en las tres direc-
ciones de los ejes de coordenadas. Cuando queremos obtener la variación
en una dirección distinta de los ejes de coordenadas, debemos introducir la
derivada con respecto a dicha dirección, conocida como derivada direccional.
En la física se relacionan campos escalares con vectoriales, por tanto
interesa estudiar la forma de relacionar los dos tipos de campos.
Vamos a considerar una magnitud  (1 , 2 , 3 ), que puede representar
la cota de altura en un mapa topográfico o el potencial eléctrico en una
región del espacio, en función de unas coordenadas generales 1 , 2 , 3 del
punto en el espacio. Esta magnitud varía, en general, de un punto a otro pero
existen curvas y superficies para las que no hay cambio entre sus puntos;
a estas curvas se las conoce como curvas de nivel en un mapa topográfi-
co, y líneas equipotenciales en una representación del potencial sobre un
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

plano. Las superficies con el mismo potencial se conocen como superficies


equipotenciales.
En la figura 1.19 se muestra un conjunto de líneas equipotenciales en
el plano XY, la variación del potencial entre dos equipotenciales próximas
es  , dicha variación en la dirección del camino l se puede calcular a
través de la diferencial de la función en dicho plano, es decir, a través de la
diferencial de la función  (, ),

Figura 1.19
 
 =  + 
 
Dicha variación la podemos expresar como el producto escalar de dos
vectores, uno que representaremos por
µ ¶
 
∇ = grad  = u + u (1.98)
 
Gradiente de la función potencial  cuyas coordenadas son las
variaciones de la función  en la dirección de los ejes de coordenadas. El
otro vector es la diferencial del camino l =  u +  u =  i +  j
donde u = i es el vector unitario en el eje X, y u = j el correspondiente
al eje Y.

 = ∇ · l = grad  · l (1.99)
µ ¶
 
 = u + u · l
 
µ ¶
 
= u + u · ( u +  u )
 
El producto escalar lo podemos expresar también de la forma siguiente,
1.15. GRADIENTE

 = |∇ | |l| cos  = |∇ |  cos  (1.100)


õ ¶2 µ ¶2 !12
 
|∇ | = +
 
Partiendo de la ecuación (1.99) podemos expresar la derivada direccional
a lo largo de  de la forma siguiente,


= |∇ | cos  (1.101)

Dicha derivada será máxima cuando cos  = 1, es decir, cuando  = 0
Todo lo anterior nos permite definir el gradiente como un vector cuyo
módulo es la máxima variación espacial del potencial desde el punto consi-
derado, su dirección la de máxima variación y sentido el de crecimiento del
potencial.
Podemos resumir de forma esquemática las propiedades del gradiente
de la forma siguiente:
- Es un vector cuyas componentes son la variación de potencial ( o fun-
ción escalar correspondiente) en la dirección de los ejes de coordenadas.
- Su módulo es, desde el punto considerado, la variación máxima de la
función con la distancia.
- Su dirección es la correspondiente al camino de máxima variación.
- Y su sentido el de crecimiento de la función potencial (o función es-
calar).
El gradiente es por tanto un vector que en cada punto se deriva de la
función potencial (escalar) en dicho punto y además cumple las propiedades
enunciadas en el párrafo anterior.
La definición anterior se puede generalizar para un espacio tridimension-
al, tanto en coordenadas cartesianas como en otros sistemas de coordenadas
ortogonales.
En coordenadas cartesianas,

  
 =  +  + 
  
con

  
∇ = u + u + u (1.102)
  
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

En un sistema de coordenadas de tipo general, donde  =  (1 , 2 , 3 )


y l = u1 1 + u2 2 + u3 3 ,

  
 = 1 + 2 + 3
1  2  3
La dependencia de los elementos  con las variables  se hace a través
de los factores de escala  , cuyo valor depende del sistema coordenado como
vimos en el apartado 1.4.5, tabla (1.53).

l = u1 1 1 + u2 2 2 + u3 3 3

1 = 1 1 ; 2 = 2 2 ; 3 = 3 3


Considerando las relaciones anteriores,
µ ¶
  
 = u1 + u2 + u3 · (u1 1 + u2 2 + u3 3 )
1  2  3
µ ¶
  
 = u1 + u2 + u3 · l
1 1 2  2 3  3
El gradiente en el caso de un sistema de coordenadas como el indicado
será,

  
∇ = u1 + u2 + u3 (1.103)
1 1 2  2 3  3
Para los sistemas de coordenadas cilíndricas y esféricas, que son los más
usados, la ecuación anterior, teniendo en cuenta los factores de escala re-
spectivos se transforma en las siguientes:
Coordenadas cilíndricas

 1 
∇ = u + u + u (1.104)
   
Coordenadas esféricas

 1  1 
∇ = u + u + u (1.105)
    sen   
Operador nabla
En este apartado podemos introducir un operador, conocido como ope-
rador nabla o de Hamilton, cuya representación en coordenadas carte-
sianas es,
1.16. DIVERGENCIA

  
∇= u + u + u (1.106)
  
El gradiente se obtendría aplicando ∇ (nabla) como un operador a la
función 
No se puede establecer una forma general del operador nabla para otros
sistemas de coordenadas, dado que, como veremos en próximos apartados,
éste no se puede utilizar como tal operador cuando tratamos de obtener la
divergencia o el rotacional en coordenadas cilíndricas y esféricas.

1.16. DIVERGENCIA
En el apartado anterior hemos estudiado la relación entre un campo es-
calar y otro vectorial a través de la derivación de la función escalar. Ahora
vamos a ver qué relaciones obtenemos en un campo vectorial cuando deriva-
mos la función vectorial que atribuye a cada punto del espacio un vector.

Figura 1.20
En física usamos campos vectoriales como el campo eléctrico, magnético
o el de velocidades en un fluido. La representación que se hace de los campos
lleva a introducir líneas de campo o de corriente que se caracterizan por que
en cada punto el campo o la velocidad es tangente a dicha línea. Cuando
las líneas de campo están muy próximas indica que la densidad de líneas
es alta, o en otras palabras que la intensidad de campo o la velocidad son
mayores. Lo contrario ocurre cuando las líneas están más separadas. En la
figura 1.20 se muestra una distribución de líneas de campo donde se pueden
distinguir dos zonas, una de campo uniforme, líneas paralelas, y otra de
campo decreciente, líneas que se separan progresivamente.
La intensidad de campo se mide por el número de líneas que atraviesan
la unidad de superficie.
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

El flujo del campo a través de la superficie que limita un volumen deter-


minado nos indica si en dicho volumen hay manantiales o sumideros para
las líneas de campo. Si el flujo es positivo hay menos flujo de entrada que
de salida, por tanto hay una fuente de líneas de campo, o fuente de campo;
en caso contrario se dice que hay un sumidero de líneas de campo. Si no hay
manantiales ni sumideros el flujo será nulo. Todo lo anterior nos lleva a con-
siderar que el flujo total nos sirve como medida de las fuentes (manantiales
o sumideros) que existen en un determinado volumen del espacio.
Para tener en cuenta el flujo y asociar dicho valor con los manantiales
o sumideros en un volumen muy pequeño se define la divergencia de un
vector en un punto como el flujo neto a través de la superficie que limita
un volumen muy pequeño ∆, que incluye el punto considerado, dividido por
dicho volumen cuando ∆ tiende a cero,
En forma matemática,
I
1
div A = ∇ · A = lı́m A · s (1.107)
∆→0 ∆ 
El numerador de la expresión anterior es una magnitud escalar que puede
variar de un punto a otro, es decir, div A es una función del punto consi-
derado, y depende de la variación del vector A motivada por la presencia
fuentes del campo que determinan su mayor o menor intensidad.
La definición anterior es válida para cualquier sistema de coordenadas.
La expresión matemática que relaciona la derivación del vector A en un
punto con ∇· A depende de dicho sistema. A continuación vamos a deducir
la citada expresión matemática en un sistema de coordenadas cartesianas.
En la figura 1.21 se muestra un volumen elemental ∆ = ∆∆ ∆ en
coordenadas cartesianas. Consideramos un punto P( ,  ,  ) en el centro
del cubo, que está en un campo vectorial cuya representación en coorde-
nadas cartesianas es: A = u  + u  + u  . Las componentes de A
son funciones de las coordenadas (, , ).
Deseamos encontrar la expresión de div A en el punto P; para ello debe-
mos calcular la integral de superficie que figura en el numerador de la
ecuación (1.107) y dividir por ∆ = ∆∆ ∆ La superficie en este ca-
so es la formada por las caras del cubo indicado en la figura 1.21.

Z µZ Z Z Z Z Z ¶
A·s = + + + + + A·s
       
1.16. DIVERGENCIA

Figura 1.21
En cada cara la integral de superficie correspondiente es,
Z
∆
A · s = A · (−u ) ∆ ∆ = − (   −   ) ∆ ∆
 2
Z
∆
A · s = A · u ∆ ∆ =  (   +   ) ∆ ∆
 2
Z
∆
A · s = A · (−u ) ∆ ∆ = − (     − ) ∆ ∆
   2
Z
∆
A · s = A · u ∆ ∆ =  (     + ) ∆ ∆
 2
Z
∆
A · s = A · (−u ) ∆∆ = − ( −     ) ∆ ∆
 2
Z
∆
A · s = A · u ∆∆ =  ( +     ) ∆ ∆
 2
Calculamos  ( + ∆
2     ) mediante el desarrollo de Taylor entorno
al punto P,
µ ¶
∆ ∆  
 ( +     ) =  (     ) + + T.O.S.
2 2  
T.O.S. = términos de orden superior
En la cara paralela,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

µ ¶
∆ ∆  
 ( − ,  ,  ) =  ( ,  ,  ) − + T.O.S.
2 2  
Si despreciamos los términos de orden superior (T.O.S.) y tomamos las
caras paralelas en las que aparece la componente  , tendremos que,
Z Z µ ¶
 
A · s+ A · s = ∆∆∆
   
Operando de forma análoga con las otras dos componentes obtenemos
las siguientes expresiones,
Z Z µ ¶
 
A · s + A · s = ∆∆∆
   
Z Z µ ¶
 
A · s + A · s = ∆∆∆
    
Agrupando todas las componentes,
I µ ¶
     
A · s = + + ∆∆∆
    
Llevamos el valor de la integral de superficie a la definición de div A y
considerando que ∆ = ∆∆∆, la divergencia de A en el punto P, en
coordenadas cartesianas queda de la forma,

     
div A = ∇ · A = + + (1.108)
  
La ecuación anterior muestra que la divergencia de A en un punto de-
pende de la derivada de las componentes del vector en dicho punto.
La ecuación (1.108) se puede expresar, en coordenadas cartesianas, me-
diante el operador nabla de la siguiente forma,
µ ¶
  
∇·A= u + u + u · (u  + u  + u  )
  
     
∇·A= + + (1.109)
  
La igualdad anterior, considerando ∇ como operador nabla, es válida
únicamente en coordenadas cartesianas. No obstante es frecuente escribir
1.16. DIVERGENCIA

∇ · A en vez de div A, con la condición de que ∇ es un símbolo no un


operador.
Se puede demostrar que en un sistema de coordenadas ortogonales gene-
ralizado,
µ ¶
1   
∇·A = (2 3 1 ) + (1 3 2 ) + (1 2 3 )
1 2 3  1 2 3
(1.110)
Coordenadas cilíndricas
Sustituyendo los factores de escala  correspondientes (apartado 1.4.5,
tabla (1.53)) en la fórmula (1.110) obtenemos la divergencia en coordenadas
cilíndricas,

1  1  
∇·A= (  ) +  +  (1.111)
  
El vector nabla en el caso del gradiente es,

  
∇= u + u + u
   
Si le aplicamos escalarmente al vector A (     ) en coordenadas
cilíndricas comprobamos que no se obtiene la ecuación (1.111) para la div A
Por esta razón decíamos antes que ∇ se debe tomar de forma simbólica, y
no como un operador, salvo en coordenadas cartesianas.
Coordenadas esféricas
La expresión de la divergencia en coordenadas esféricas se obtiene uti-
lizando los factores de escala que corresponden a esféricas.
µ ¶
1  2 1  1 
∇·A= (  ) + ( sen ) + 
2    sen     sen   
(1.112)
Se puede repetir lo mismo con respecto a ∇ y la forma de la div A en
coordenadas esféricas que lo indicado para coordenadas cilíndricas.

Ejemplo 1.8
En la acequia que muestra la figura 1.22 se supone que se abre una
compuerta en  = 0 y que lleva el agua hasta un remanso donde permanece
estancada. Como consecuencia de los distintos tipos de rozamientos, la media
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

de la velocidad en la dirección del eje X es: v =  ( − )u  Calcular la


div v


∇·v =  ( − ) = −

El resultado nos muestra que el campo de velocidades tiene sumideros a
lo largo de la acequia, cuyo valor es  Esto justifica la perdida de velocidad
a lo largo de la acequia. Los sumideros de v, en este caso, se deben a los
rozamientos.

Figura 1.22

1.17. TEOREMA DE LA DIVERGENCIA


En el apartado anterior hemos definido la divergencia en un punto como
el flujo por unidad de volumen cuando dicho volumen tiende a cero, ecuación
(1.107). Si en lugar de un volumen elemental en el entorno de un punto
consideramos un volumen finito, vamos a demostrar que el flujo del campo
vectorial, representado por A, a través de la superficie que limita el volumen
considerado (integral de superficie de A) es igual a la integral de volumen
de ∇ · A en dicho volumen, es decir, en forma matemática,
Z I
∇ · A  = A · s (1.113)
 
La expresión anterior se conoce como teorema de la divergencia.
Para demostrar este teorema subdividimos el volumen  en una serie de
 volúmenes elementales como muestra la figura 1.23, de tal manera que
llenen el volumen 
1.17. TEOREMA DE LA DIVERGENCIA

Aplicamos la definición de divergencia, ecuación (1.107), a uno de los


volúmenes elementales , se verificará que,
I
(∇ · A) ∆ = A·s

La integral de la divergencia sobre el volumen  se obtendrá sumando
todas las contribuciones de los volúmenes elementales, cuando ∆ → 0 y 
aumenta hasta cubrir todo el volumen  En forma matemática,
Ã ! Z
X
lı́m (∇ · A) ∆ = ∇ · A 
∆ →0 
 →∞ =1

Figura 1.23
La suma de las integrales de superficie sobre los volúmenes ∆ se hace
teniendo en cuenta las orientaciones respectivas de los vectores unitarios
normales a cada superficie del cubo elemental mostrado en la figura 1.23.
En el volumen central la normal se dirige hacia el exterior en cada cara.
Para los volúmenes contiguos, sus respectivos vectores normales también se
dirigen hacia el exterior de dichos cubos, y en consecuencia el de la cara
que tiene en común con el volumen central es opuesto a él, por tanto las
integrales de superficie sobre una misma superficie con un vector A idéntico
en cada punto serán de signo opuesto para cada volumen contiguo, y en
consecuencia la integral se anula sobre dicha cara. Lo mismo ocurre con los
demás volúmenes contiguos. Queda por tanto la integral sobre las superficies
no compartidas. Extendiendo este razonamiento a todo el volumen  la
superficie no compartida es la exterior, es decir, la que limita a  , que es 
La expresión matemática de lo que acabamos de indicar es,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Ã Z ! I
X
lı́m A · s = A · s
∆ →0  
 →∞ =1

La condición matemática necesaria para la validez del paso al límite


en los casos indicados anteriormente, es, que tanto el vector A como sus
primeras derivadas sean continuas en  y 
Sustituyendo los valores obtenidos en las dos últimas expresiones, ten-
dremos que,
Z I
div A  = A · s (1.114)
 
La ecuación anterior muestra el teorema indicado al principio, es decir, el
teorema de la divergencia cuyo enunciado es: El flujo del campo vectorial
A a través de la superficie  que limita el volumen  considerado es igual a
la integral de volumen de la divA en V. Este teorema convierte una integral
de superficie en otra de volumen y viceversa, lo que resulta de gran utilidad
en análisis vectorial y en determinados teoremas de física.

1.18. ROTACIONAL
En apartados anteriores hemos relacionado el flujo a través de una su-
perficie cerrada con las fuentes de un campo vectorial A. Este apartado lo
dedicaremos al estudio de la circulación, integral de línea, de un campo vec-
torial A sobre un camino cerrado y su relación con las fuentes de remolinos
(vórtices) en el entorno de un punto del espacio.
La circulación sobre un camino cerrado  se define como la integral
de línea del campo vectorial A a lo largo de  es decir, la suma de los
productos escalares A · l a lo largo de todos los intervalos infinitesimales
en que dividimos el camino  La circulación es por tanto un escalar cuya
expresión matemática se indica a continuación,
I
Circulación de A sobre el camino  = A · l (1.115)

Dependiendo del tipo de campo vectorial que represente A así será el
significado físico de la integral de línea. Cuando A representa un campo de
fuerzas dicha integral representa el trabajo de la fuerza sobre un objeto a lo
1.18. ROTACIONAL

largo del camino . Si A es la intensidad del campo eléctrico, dicha integral


de línea se conoce como la fuerza electromotriz a lo largo del camino 
La integral de línea depende de la forma y orientación del contorno 
con respecto al vector A. Para relacionar dicha integral con una función de
punto que mida la intensidad de las fuentes de remolino (vórtice), tenemos
que tomar la orientación del camino  de manera que la circulación sea
máxima.
La función de punto que, teniendo en cuenta las consideraciones ante-
riores, relaciona la circulación con una función de punto es el rotacional,
cuya definición es la siguiente,
µ I ¶
1
rot A = ∇ × A = lı́m u A · l (1.116)
∆ →0 ∆  ́
En forma verbal, el rotacional del campo vectorial A, rot A = ∇ × A
es un vector cuyo módulo es el valor máximo de la circulación de A por
unidad de superficie, cuando dicha superficie tiende a cero; su dirección es
la normal a la superficie limitada por , cuando se orienta de manera que
el ∇ × A sea máximo, y cuyo sentido sigue la regla del tornillo destrorso,
es decir, el de avance cuando gira en sentido de las agujas del reloj.
Si la orientación del camino  0 no corresponde al máximo de circulación,
la relación entre el ∇ × A en el punto considerado y la circulación sobre  0
se muestra en la figura 1.24, y su forma matemática es la siguiente,
µI ¶
1
(∇ × A) = u0 · (∇ × A) = lı́m A · l (1.117)
∆ →0 ∆ 0

Figura 1.24
En este caso el contorno es  0 y limita a la superficie ∆ 
Como hemos indicado en apartados anteriores el símbolo ∇ no representa
un operador vectorial nabla, salvo en coordenadas cartesianas.
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Partiendo de la definición de rotacional, podemos deducir la formula


matemática que en un sistema de coordenadas permite calcular dicho rota-
cional cuando se conoce la función vectorial A(r); dicha función debe ser
continua y derivable en el punto considerado.
Vamos a obtener la expresión de ∇ × A en coordenadas cartesianas.
En la figura 1.25 se muestra una superficie cuadrada elemental ∆ =
∆ ∆ sobre un plano paralelo al YZ. El punto central de la superficie es
P( ,  ,  ). Calculamos la componente en la dirección del eje X del rota-
cional de A en el punto P, (∇ × A)  considerando la superficie ∆ =
∆ ∆ y el camino  0  cuyos lados 1, 2, 3 y 4 son respectivamente paralelos
a los ejes Y, Z.
Tomando como referencia la ecuación (1.117), la componente (∇ × A)
será,
µI ¶
1
(∇ × A) = lı́m A · l
∆∆ →0 ∆∆ 
El campo vectorial en coordenadas cartesianas, viene dado por,

A = u  + u  + u 
Sustituyendo este campo vectorial en la expresión anterior, y consideran-
do la integración lado a lado, tendremos,

Figura 25
Lado 1 l = u ∆

∆
A · l =  (     − ) ∆
2
1.18. ROTACIONAL

La componente  se puede desarrollar en serie de Taylor


µ ¶
∆   ∆
 (     − ) =  (     ) − + TOS
2   2
La integral en este tramo será,

Z ( µ ¶ )
  ∆
A · l =  (     ) − + TOS ∆
   2
Lado 3 l = −u ∆

∆
A·l =  (     +
) ∆
2
Desarrollando en serie como en el caso anterior,
µ ¶
∆   ∆
 (     + ) =  (     ) + + TOS
2   2
La integral en este tramo será,

Z ( µ ¶ )
  ∆
A · l = −  (     ) + + TOS ∆
   2
Sumando estos dos tramos queda,
Z Z (µ ¶ )
 
A · l + A·l = − ∆ + TOS ∆
   
Despreciando los términos de orden superior frente al primero, ya que
tienden a cero cuando ∆ → 0
Z Z µ ¶
 
A · l + A·l = − ∆∆
    
Lados 2 y 4
Se procede de forma análoga con los lados 2 y 4, y el resultado que se
obtiene es,
Z Z µ ¶
 
A · l + A · l = ∆ ∆
    
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

La componente en la dirección del eje X se obtiene sumando las dos


anteriores y dividiendo por ∆ = ∆ ∆
µ ¶
   
(∇ × A) = −
   
Utilizando el mismo procedimiento para las componentes , , el resul-
tado final que se obtiene para el rotacional es,
µ ¶ µ ¶ µ ¶
     
∇× A= − u + − u + − u
     
(1.118)
Hemos prescindido del subíndice P , dado que la expresión anterior se
refiere a un punto genérico del espacio.
La ecuación (1.118) muestra que el rotacional de un vector es otro vec-
tor, que es la diferencia más importante entre divergencia y rotacional, ya
que la divergencia de un vector es un escalar. Además en el rotacional se
derivan componentes sobre un eje de coordenadas con respecto a variables
correspondientes a otro eje.
Se suele representar la ecuación anterior en forma de determinante, que
puede resultar más fácil de memorizar,
¯ ¯
¯ u u u ¯
¯ ¯
∇ × A = ¯¯       ¯¯ (1.119)
¯    ¯
También se puede demostrar que en un sistema de coordenadas curvilíneas
y ortogonales, con factores de escala 1 , 2 y 3 la forma del rotacional es,
¯ ¯
¯ 1 u1 2 u2 3 u3 ¯¯
1 ¯
∇×A= ¯  1  2 3 ¯ (1.120)
1 2 3 ¯¯ ¯
1 1 2 2 3 3 ¯
Coordenadas cilíndricas
Aplicando la relación anterior a un sistema de coordenadas cilíndricas,
tomando los factores de escala indicados en el apartado 1.4.5 tenemos la
siguiente ecuación,
¯ ¯
¯ u  u u ¯
1 ¯¯   ¯
∇ × A = ¯      ¯¯ (1.121)
¯
    ¯
1.18. ROTACIONAL

Coordenadas esféricas
Procediendo de forma análoga al caso anterior,
¯ ¯
¯ u u ( sen ) u ¯¯
1 ¯
∇×A= 2 ¯    ¯ (1.122)
 sen  ¯¯ ¯
¯
   ( sen ) 
que es la expresión matemática del rotacional en coordenadas esféricas.

Ejemplo 1.9
En la figura 1.26 se muestra una acequia por la que circula un caudal
de agua cuya velocidad es v = (− 2 +  )u . Calcular ∇ × v.

Figura 1.26
Aplicando la forma del rotacional en coordenadas cartesianas,

 
∇ × v = u (− 2 +  ) − u (− 2 +  )
 

∇ × v = u (2  −  )
Esto significa que la circulación, integral sobre una línea cerrada, del
campo de vectores v cambia en función de la coordenada , que es la con-
secuencia de una velocidad cuyo valor en los distintos puntos de la acequia
depende de  en la forma indicada.
La ecuación muestra que el rotacional es un vector en la dirección del
eje Z, cuyo sentido varía con la distancia . Su módulo depende también
de la coordenada , anulándose en  = 2 En la figura 1.26 se muestra
la superficie del agua en la acequia con unos molinillos ~ dispuestos en
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

distintas zonas. El molinillo no gira en el centro del canal (acequia), gira en


el sentido de las agujas del reloj en el intervalo 0 ≤   2, y lo hace en
sentido contrario para valores de  que pertenecen al intervalo 2   ≤ 
La velocidad de giro del molinillo es proporcional al ∇ × v en cada punto,
siendo en este caso más rápida en los puntos próximos a las paredes del
canal, y disminuyendo hasta anularse en el centro de dicho canal.

1.19. TEOREMA DE STOKES


Antes encontramos la relación, para un volumen finito, entre el flujo
de un campo vectorial A a través de la superficie que limita el volumen
considerado y la integral de la divergencia del campo A en dicho volumen.
Ahora vamos a demostrar la relación que existe entre la circulación de un
campo A sobre un camino cerrado  y la integral de superficie del rotacional
de A cuando se trata de una superficie limitada por el camino .
Para demostrar la citada relación descomponemos la superficie  lim-
itada por el contorno  en un entramado de superficies elementales ∆
limitadas por contornos  como muestra la figura 1.27. De la definición de
rotacional y la ecuación (1.117), considerando que ∆S = ∆ u0  deducimos
que para una superficie elemental,
I
(∇ × A) · ∆S = A · l (1.123)

Sumando todos los primeros miembros correspondientes a las ∆ que
componen  y mediante un paso al límite que se verifica con ∆ → 0 al
mismo tiempo que el número de superficies elementales  tiende a infinito,
de manera que se cubra toda la superficie  obtenemos la integral siguiente,

X Z
lı́m (∇ × A) · ∆S = (∇ × A) · s (1.124)
∆ →0 
→∞ 1
La suma de las integrales del segundo miembro de (1.123) nos lleva a la
integral sobre el contorno cerrado  Para ello debemos tener en cuenta lo
que ocurre con la integración sobre contornos adyacentes. Si observamos en
la figura 1.27 el contorno  y el que está a su derecha, la integral sobre el
lado común es de signo contrario en uno con respecto al otro, por tanto al
sumar se anulan las integraciones sobre lados comunes y queda únicamente
1.19. TEOREMA DE STOKES

la que corresponde a lados no compartidos, es decir, queda sólo la parte


que coincide con el contorno  de las subdivisiones periféricas. La forma
matemática de expresar esta situación es la siguiente,

 µI
X ¶ I
lı́m A · l = A · l (1.125)
∆ →0  
→∞ 1

Combinando las ecuaciones (1.124) y (1.125) obtenemos el teorema de


Stokes
Z I
(∇ × A) · s = A · l (1.126)
 
Que establece que la integral sobre una superficie abierta  del rotacional
de un campo vectorial A es igual a la integral de A sobre el camino cerrado
 que limita .

Figura 1.27
La condiciones que debe cumplir A para que se verifique el teorema es
que la función que expresa el campo vectorial A sea continua y derivable
tanto en  como en 
De forma análoga al caso del teorema de la divergencia, el teorema de
Stokes permite transformar la integral de superficie del ∇×A en una integral
de línea sobre el contorno que limita la superficie abierta.
La integral del citado rotacional sobre una superficie cerrada es nula, ya
que no hay contorno que la limite.
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Z
(∇ × A) · s = 0 (1.127)

En la figura 1.27 se muestra una superficie esférica con un sector cor-
tado. Cuando se cierra el sector el camino  se hace cada vez más pequeño
hasta desaparecer, por tanto la integral
I
A · l → 0

se anula, y como consecuencia se produce la anulación de la integral de
superficie indicada en la ecuación (1.127).

1.20. RELACIONES VECTORIALES


1.20.1. Relaciones con nabla
Además de las relaciones que hemos obtenido hasta ahora, tales como
el gradiente la divergencia y el rotacional, existen un conjunto de relaciones
en la que interviene nabla (∇) como un vector, y que en coordenadas
cartesianas se pueden demostrar con facilidad, no así en otros sistemas de
coordenadas, pero cuya validez es universal y solo su desarrollo matemático
en forma de componentes depende del sistema de coordenadas elegido. Todas
ellas se basan en las propiedades de la derivada y las reglas del producto
escalar vectorial y mixto.

(A × B) × (C × D) = C((A × B) · D) − D((A × B) · C) (1.128)

∇( +  ) = ∇ + ∇ (1.129)

∇(  ) =  ∇ +  ∇ (1.130)

∇(A · B) = B × (∇ × A) + A × (∇ × B) + (B · ∇) A + (A · ∇) B (1.131)

∇ · (A + B) = ∇ · A + ∇ · B (1.132)

∇ · ( A) = A · ∇ + (∇ · A) (1.133)
1.20. RELACIONES VECTORIALES

∇ · (A × B) = B·(∇ × A) − A · (∇ × B) (1.134)

∇ × (A + B) = ∇ × A + ∇ × B (1.135)

∇ × ( A) = ∇ × A +  ∇ × A (1.136)

∇ × (A × B) = A (∇ · B) − B (∇ · A) + (B · ∇)A − (A · ∇)B (1.137)

∇ × (∇ × A) = ∇ (∇ · A) − ∇2 A (1.138)
Si en la relación (1.133) tomamos el vector A como constante y aplicamos
el teorema de la divergencia, se puede deducir que,
I Z
 s = ∇  (1.139)

Considerando B constante en la relación (1.134), aplicando el teorema de
la divergencia y las reglas del producto mixto, podemos obtener la siguiente
relación,
I Z
A × s = − (∇ × A)  (1.140)

Si en la relación (1.136) consideramos A constante y aplicamos el teore-
ma de Stokes podemos demostrar la siguiente ecuación,
I Z
 s = − ∇ s (1.141)
 

1.20.2. Identidades vectoriales


Aplicaciones reiteradas de nabla (∇) nos llevan a dos identidades de
gran interés en electromagnetismo.
1  Identidad
Partiendo de una función potencial  o  cuyo gradiente es ∇ = ∇
el rotacional de dicho gradiente es,

∇ × (∇ ) = ∇ × (∇) ≡ 0 (1.142)


CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Que podemos enunciar con la siguiente frase, el rotacional del gradiente


de un potencial es nulo.
La demostración se hace utilizando el teorema de Stokes,
Z I
∇ × (∇ ) · s = (∇ ) · l
 
El segundo miembro de la ecuación sobre un camino cerrado es nulo,
I
(∇ ) · l = 0

Por tanto se cumple la relación (1.142).
De lo dicho podemos deducir una proposición inversa, es decir, si un cam-
po vectorial es irrotacional, dicho campo se puede expresar como el gradiente
de una función potencial.
Un ejemplo característico es el campo electrostático. En él se cumple que
∇ × E = 0 y por tanto,

E = −∇
El signo menos obedece a las condiciones particulares del caso, y debidas
a que el campo tiene el sentido de los potenciales decrecientes.
Los campos irrotacionales se denominan campos conservativos y siempre
se pueden expresar mediante el gradiente de una función escalar (potencial).
2  Identidad
La segunda identidad se obtiene con la aplicación de la divergencia a un
vector que es a su vez el rotacional de otro vector,

∇ · (∇ × A) ≡ 0 (1.143)
Es decir, la divergencia del rotacional de un vector es nula.
La demostración de esta identidad se obtiene aplicando el teorema de la
divergencia,
Z I
∇ · (∇ × A)  = (∇ × A) · s
 
Si aplicamos el teorema de Stokes al segundo miembro,
I I
(∇ × A) · s = A · l
 
1.20. RELACIONES VECTORIALES

Pero como vimos al demostrar el teorema de Stokes, cuando  se reduce


hasta anularse en el caso de una superficie cerrada, dicha integral de línea
se anula y por tanto la integral de superficie del primer miembro, y en
consecuencia se cumple la identidad.
A los vectores cuya divergencia es nula se les denomina solenoidales.
La identidad anterior nos lleva a una nueva relación vectorial, y es que si
un campo vectorial es solenoidal, dicho campo se puede expresar en función
del rotacional de otro campo vectorial.
Un ejemplo característico es el campo magnético cuya ∇ · B = 0. El
campo B se puede expresar en función del potencial vector magnético A a
través de la siguiente ecuación,

B=∇×A

1.20.3. Laplaciana
Para terminar este apartado vamos a introducir el resultado de la apli-
cación reiterada de ∇ a una función potencial (escalar).

∇ · (∇  ) = ∇ · (∇ ) = ∇2  = ∆ = ∇2  = ∆ (1.144)
2
Al término ∇ = ∆ se le conoce como laplaciana u operador delta.
La ecuación que resulta de igualar a cero la laplaciana de una función
potencial (escalar), se conoce con el nombre de ecuación de Laplace.

∇2  = 0 (1.145)
Coordenadas cartesianas.
Dicha ecuación es de la forma,

2  2  2
∇2  = + + =0 (1.146)
 2  2  2
Coordenadas cilíndricas
La ecuación de Laplace en coordenadas cilíndricas es,
µ ¶ µ ¶
2 1   1 2  2
∇  =  + 2 + =0 (1.147)
    2  2
Coordenadas esféricas
La ecuación de Laplace en coordenadas esféricas adopta la siguiente for-
ma,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

µ ¶ µ ¶
2 1  2  1   1  2
∇  = 2  + 2 sen  + 2 (1.148)
    sen     sen2  2

1.21. TEOREMA DE HELMHOLTZ


Atendiendo al valor de la divergencia y el rotacional de un campo vec-
torial se puede establecer una clasificación de los distintos tipos de campos
vectoriales.
1) Irrotacional y solenoidal

∇×A= 0 ∇·A= 0
Como ejemplo tenemos el campo electrostático en una zona sin cargas.
2) Irrotacional pero no solenoidal

∇×A= 0 ∇ · A 6= 0
Ahora el ejemplo puede ser el campo electrostático en una zona con
densidad de carga distinta de cero.
3) Solenoidal y rotacional

∇·A= 0 ∇ × A 6= 0
Un ejemplo es el campo magnético debido a corrientes estacionarias.
4) No solenoidal y rotacional

∇ · A 6= 0 ∇ × A 6= 0
Es el caso de un campo eléctrico en un medio con densidad de carga y
en presencia de un campo magnético variable con el tiempo.
Las relaciones anteriores sugieren que un campo puede quedar determi-
nado si conocemos su divergencia y rotacional.
El teorema de Helmholtz establece que un campo vectorial se puede
calcular, salvo una constante aditiva, si conocemos el valor de su divergencia
y rotacional en cualquier punto de una región finita del espacio. Si se trata
de todo el espacio la condición que deben cumplir divergencia y rotacional
es que se anulen cuando las variables tienden a infinito.
La demostración no es sencilla pero conocer el enunciado nos permite
comprender la importancia de las ecuaciones fundamentales del campo elec-
tromagnético, ecuaciones de Maxwell, que no son otra cosa que la expresión
1.22. FUNCIÓN DELTA DE DIRAC

de los valores de las divergencias y rotacionales de los campos eléctrico y


magnético y su relación mutua.
Si tenemos un campo vectorial F, con la divergencia y rotacional en el
volumen considerado, dadas por:

∇ · F = (r) ∇ × F = J(r) (1.149)


Es decir, la divergencia y rotacional son funciones conocidas en cada
punto del volumen.
Si definimos las siguientes funciones escalar y vectorial,
Z
1 (r0 ) 0
(r) = (1.150)
4  |r − r0 |
Z
1 J(r0 ) 0
A(r) = (1.151)
4  |r − r0 |
El teorema establece que podemos calcular el campo F(r) mediante la
ecuación,

F(r) = −∇(r) + ∇ × A(r) (1.152)


Las ecuaciones (1.150) y (1.151) muestran los potenciales escalar  y
vector A, cuyas fuentes son respectivamente la divergencia y el rotacional
del vector F. Conocidas las fuentes se calcula el campo a través de los
potenciales correspondientes.
Los vectores de posición r y r0 representan, uno (r) la posición donde se
calcula el campo y el otro (r0 ) la posición de la fuente. El volumen elemental
 0 se sitúa de forma que su centro coincide con r0 

1.22. FUNCIÓN DELTA DE DIRAC


Para terminar este capítulo introduciremos un instrumento matemático
que nos permite expresar una función que tiene una singularidad en un punto
del espacio.
Cuando se quiere expresar un valor discreto a partir de una función
continua o si se desea expresar una magnitud discreta por una función con
una singularidad en un punto, se aplica una función matemática conocida
con el nombre de función delta de Dirac , que se define de la forma
siguiente:
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

Z
0 0
(r ) = 0 para r 6= 0 y (r0 ) 0 = 1 (1.153)
La integral se extiende a todo el espacio.
En una dimensión,
Z ∞
0 0
( ) = 0 para  6= 0 y (0 )0 = 1 (1.154)
−∞
La función delta () no se puede tratar como una función continua, ya
que no admite la derivación como se define para las funciones continuas.
Propiedades de la función delta
Dada una función  (r0 ),
Z
 (r0 )(r0 ) 0 =  (0) (1.155)
Z
 (r0 )(r0 − r0 ) 0 =  (r0 ) (1.156)
Las expresiones anteriores significan que la integral sobre todo el espacio
de una función por (r0 ) es igual al valor de dicha función en el origen de
coordenadas; si se multiplica por (r0 − r0 ) la integral será el valor de la
función en el punto cuyo vector de posición es r0 ,  (r0 ).
En el caso de una variable se verifica que,
Z ∞ Z ∞
0 0 0
 ( )( ) =  (0) y  (0 )(0 − 0 ) 0 =  (0 ) (1.157)
−∞ −∞
Aplicaciones
Como ejemplos de aplicación vamos a ver los siguientes:
1) Carga puntual
Expresión de una carga puntual situada en el origen mediante una den-
sidad de carga,

(r0 ) = (r0 ) (1.158)


Si la carga puntual esta en el punto r0 ,

(r0 ) = (r0 − r0 ) (1.159)


2) Divergencia del campo eléctrico
La divergencia del campo eléctrico debido a una carga puntual situada
en el origen es de la forma siguiente,
1.22. FUNCIÓN DELTA DE DIRAC

µ ¶ ³r´
 r 
∇·E=∇· = ∇· 3
4 3 4 
µ µ ¶ ¶ µ ¶
 1 1  3r · r 3
∇·E= ∇ 3 · r − 3∇ · r = − 5 + 3
4   4  
Por tanto,
µ ¶
 r
∇· = 0 para r 6= 0
4 3
µ ¶
 r
∇· = −∞ + ∞ para r = 0
4 3
La ∇ · E en el origen de coordenadas donde está la carga puntual nos
da un valor indeterminado. Para resolver esta indeterminación aplicamos
el teorema de la divergencia sobre una esfera cuyo centro es el origen de
coordenadas,
Z µ ¶ I I
 r  r  
∇· 3
 = 3
· u  =
 4   4  4  2
La diferencial de ángulo sólido es Ω = 2 ; su integración sobre toda
la esfera no depende del radio y es igual a 4, por tanto,
Z µ ¶
 r 
∇· 3
 =
 4    
Podemos expresar la divergencia del campo eléctrico debido a una carga
puntual en el origen de la forma siguiente,
µ ¶
 r 
∇· 3
= (r) (1.160)
4  
Si la carga estuviera en el punto de coordenadas r0 ,
µ ¶
 r − r0 
∇· 3 = (r − r0 ) (1.161)
4 |r − r |0 
Si tenemos en cuenta que,
µ ¶ µ µ ¶¶ µ ¶
r 1 1 2 1
= −∇ → ∇· −∇ = −∇
3   
Por tanto podemos expresar la laplaciana del potencial debido a una
carga en el origen de coordenadas la forma siguiente,
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

µ ¶
2 1
∇ = −4(r) (1.162)

Las últimas expresiones muestran que la función delta de Dirac permite
tratar la singularidad de una función en el origen de coordenadas; también
se puede aplicar a un punto de coordenadas r0 sin más que sustituir (r) por
(r − r0 ).
1.23. PROBLEMAS

1.23. PROBLEMAS
P 1.1 Dados los vectores A = 3 u + 2 u , B = −2 u + 4 u y C = u +
2u + u . Demostrar que se cumplen las siguientes relaciones:
A · B = B · A y A · (B + C) = A · B + A · C.
P1.2 Dados los vectores A = u + 2 u , B = −2 u + u y C = 2 u .
Demostrar que se verifican las siguientes relaciones: A × B = −B × A;
A × (B + C) = A × B + A × C y (A × B) · C = −(B × A) · C.
P1.3 Tenemos un vector A = u + 2 u + 3 u y un eje determinado por
el vector unitario n = u .
Calcular la proyección del vector A sobre dicho eje.
√ √ √ √
P1.4 Dados los vectores A = 2 2u + 2 2 u + 4u y B = 2u + 2 u ,
calcular el ángulo que forman entre sí.
P1.5 Un vector A en el espacio viene definido por sus componentes, que
son (3, 4, 6), y su punto de aplicación cuyas coordenadas son (2, 1, 2). a)
Calcular el momento del vector A con respecto al origen de coordenadas. b)
Calcular el momento del citado vector con respecto al punto de coordenadas
(0, 0, 1).
P1.6 Un vector A en coordenadas cilíndricas viene dado por las compo-
nentes (2, 2, 3) y su punto de aplicación (1, 30  0). Calcular las componentes
del vector A en coordenadas cartesianas.
P1.7 Tenemos un vector A = cos  u + sen  u . Calcular la derivada
del vector con respecto a la variable . Comprobar que el vector derivada
es perpendicular al original A
P1.8 Dado un vector A =  u +  u , cuyas componentes cumplen la
siguiente condición: 2 +  2 = 4, calcular la derivada del vector A con
respecto a la variable . Comprobar la ortogonalidad entre el vector y su
derivada.
P 1.9 Dada la funciónR vectorial definida por F(r) =  u +  u +  u ,
calcular la integral F(r)  sobre la superficie cuadrada situada en el plano
 = 2 y limitada por las coordenadas,

=0 =2 ; =0  =2


R
P 1.10 Dada la función escalar  (r) =  , calcular la integral  (r) 
en el volumen de la esfera de radio  y centro en el origen de coordenadas.
P 1.11 Una función potencial viene dada por la ecuación:
CAPÍTULO 1. CALCULO VECTORIAL

2  2
 ( ) = +
4 16
Es decir, para cada valor de  los puntos de una elipse en el plano XY
tienen el mismo potencial. Calcular ∇ en los puntos (0, 4, 0) y (2, 0, 0)
¿ Cuanto vale  en los citados puntos?.
P 1.12 Dado el campo vectorial A = 18 (4 u +  u ), calcular ∇ · A en
el punto (2, 4) Comprobar si se cumple el teorema de la divergencia en un
cubo de lado 2 cm, uno de los lados coincidiendo con el eje Y, y el primer
vértice en (0, 0, 0).
P 1.13 Un campo vectorial viene dado en coordenadas cilíndricas por
A = (2)u −u . Comprobar si se cumple o no el teorema de la divergencia
en un cilindro con eje Z, radio  =  y altura  =  y centrado en el origen
de coordenadas. Razonar la respuesta.
P 1.14 Calcular el rotacional del campo A = 4 u +  u .
P 1.15 Tenemos un campo vectorial dado por A =   2 u + 2 u . Calcular
∇ × A. Comprobar si se cumple el teorema de Stokes en el cuadrado sobre
el plano XY cuyos vértices son (0, 2), (0, 4), (2, 2) y (2, 4).
P 1.16 Un campo vectorial está definido por la siguiente relación:

 1
A= 2
 para 0 ≤  ≤  ; A =  u para   
 
Calcular ∇ × A en función de .
Comprobar si se cumple el teorema de Stokes en los casos siguientes:
Círculos de centro (0, 0, 0) y radios  =  y  = 2.
Parte I

UNIDAD DIDÁCTICA I
Capítulo 2

CAMPO ELÉCTRICO I

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

El estudio de las interacciones entre cargas eléctricas en reposo y las


leyes que las describen, electrostática.

Específicos

Al finalizar el tema el alumno debe lograr lo siguiente:

Haber comprendido el concepto de carga eléctrica, su cuantificación y


en qué consiste el principio de conservación de la carga eléctrica.

Comprender cómo y por qué se introduce el concepto de distribución


de carga eléctrica. Saber cuales son las características de la densidad
de carga volumétrica, superficial y lineal.

Comprender la ley de Coulomb y la forma en que se expresa el com-


portamiento de una de las principales fuerzas que se observa en los
fenómenos físicos.
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

Comprender cómo se define el campo eléctrico y la intensidad de cam-


po.

Saber manejar el concepto de líneas de campo y la forma que adoptan


al representar un campo eléctrico.

Comprender el principio de superposición lineal y su aplicación para


calcular la fuerza sobre una carga puntual debida a un sistema de
cargas discreto.

Saber utilizar la definición de campo eléctrico y su cálculo en el caso


de un conjunto discreto de cargas.

Manejar la aplicación del principio de superposición lineal para obtener


el campo debido a una distribución continua de cargas, así como la
fuerza que dicha distribución ejerce sobre una carga puntual.

Requisitos previos

Saber manejar los conceptos matemáticos que se indican en la introduc-


ción y capítulo 1 del libro. Saber los conceptos de Física General que se
explican en la asignatura de primer curso de CC. Físicas.

Orientación metodológica

En primer lugar se recomienda una lectura detenida de los distintos


apartados que componen el Capítulo 2 de este libro. Después intentar re-
solver los ejercicios que se proponen sin mirar la solución. Si surgen dudas
volver a estudiar el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten mi-
rar la solución sin mucho detenimiento para después tratar de resolver el
ejercicio de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas que se proponen al final del capítulo. Se procede
de forma análoga al caso de los ejercicios. La mayoría de las soluciones
se encuentran en el libro “Problemas resueltos de electromagnetismo”, del
mismo autor indicado en la bibliografía.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los objetivos indicados al principio.
2.1. CARGA ELÉCTRICA

En este capítulo iniciamos el desarrollo de la teoría del campo electro-


magnético. Dicha teoría, definida en forma sencilla, consiste en el estudio de
las interacciones entre cargas eléctricas en reposo o movimiento.
Las leyes y teoremas que vamos a estudiar tienen su origen en fenómenos
observados macroscópicamente, por tanto dichas leyes se aplican desde ese
punto de vista, pero la extrapolación a fenómenos microscópicos (  10−12
m.) no se puede hacer sin tener en cuenta otras consideraciones en las que
interviene la mecánica cuántica.
En general, mientras no se especifique lo contrario, consideramos que
las leyes se aplican en el vacío. Cuando tengamos en cuenta la presencia
de medios materiales, éstos serán caracterizados por parámetros definidos
mediante consideraciones macroscópicas.
Este capítulo se dedica al estudio de las interacciones entre cargas en
reposo, es decir, la electrostática.
Puesto que vamos a estudiar las interacciones entre cargas, introducire-
mos en primer lugar el concepto de carga y definiremos la carga puntual
y la densidad de carga para agregados compuestos por un gran número de
cargas.

2.1. CARGA ELÉCTRICA


La carga eléctrica es un atributo de las partículas elementales que la
poseen, caracterizado por la fuerza electrostática que entre ellas se ejerce.
Dicha fuerza es atractiva si las cargas respectivas son de signo contrario, y
repulsiva si son del mismo signo.
Lo primero que muestran los experimentos con cargas eléctricas es la
existencia de dos tipos de carga, una llamada positiva y otra negativa. Esto
contrasta con la masa gravitatoria, ya que siempre dos masas se atraen.
La carga libre más pequeña que se conoce es la correspondiente al elec-
trón. Es una carga negativa cuyo valor absoluto es  = 1 60×10−19 culombios
[C]. La antipartícula que corresponde al electrón es el positrón. Éste tiene
la misma masa, su carga es positiva y con el mismo valor numérico que la
del electrón. La otra partícula elemental cargada que interviene en la con-
stitución de los átomos es el protón, cuya carga es positiva y del mismo
valor que , siendo su masa unas 2000 veces mayor; su antipartícula es el
antiprotón, con carga − y masa de valor idéntico a la del protón.
Los protones se encuentran en el núcleo mientras que los electrones se
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

distribuyen en torno a dicho núcleo cuando forman parte del mismo átomo,
es decir, cuando no están libres.
En el sistema internacional de unidades (SI) la unidad de carga es el
culombio. Se define a partir de la intensidad de corriente, que definiremos
en el capítulo 10, unidad básica en el SI conocida como amperio [A]; un
culombio es un amperio por segundo, [C] = [A · s].
Principio de conservación de la carga eléctrica
En todos los experimentos realizados hasta ahora se ha constatado que
en un sistema aislado la carga se conserva, es decir, la suma de las cargas
positivas y negativas no varía en un sistema aislado, cualquiera que sea el
fenómeno observado.
Cuantificación de la carga eléctrica
La primera observación de la naturaleza discreta de la carga la hizo
Faraday en su estudio sobre la electrólisis. El experimento de Millikan puso
de manifiesto dicha naturaleza discreta y sirvió para determinar, de forma
aproximada, el valor de la carga del electrón. Hasta ahora todas las cargas
libres que se han medido son múltiplo de la carga del electrón. Teniendo
en cuenta los experimentos realizados, se entiende por cuantificación de la
carga eléctrica la condición por la cual toda carga es un múltiplo entero,
positivo o negativo, de la carga del electrón.

2.1.1. Distribuciones de carga eléctrica

En un análisis microscópico no podemos asociar una carga puntual o


densidad de cargas a un punto concreto, pues la probabilidad de encontrar
un electrón localizado en un punto es muy pequeña. Desde un punto de vista
macroscópico, considerando que se trata de formular las leyes del campo
electromagnético relativas a fenómenos en los que interviene un gran número
de cargas elementales, es posible asociar a cada punto una carga o densidad
de carga que represente el valor medio de un gran número de electrones o
protones. Distinguiremos las cargas puntuales de las densidades de carga
porque en las primeras se supone concentrada la carga en un volumen muy
pequeño en torno al punto considerado y la densidad es una función de punto
que varía suavemente en una zona, salvo en los límites de la distribución que
lo hace más bruscamente.
2.1. CARGA ELÉCTRICA

Sistemas de cargas puntuales

Los sistemas de cargas puntuales se caracterizan porque en ellos se supone


la carga concentrada en los puntos donde están situadas cada una de las car-
gas que forma el sistema. Una carga puntual, aunque esté constituida por
muchas cargas elementales, (electrones, protones, iones, etc) se supone que
consiste en la suma de todas las cargas elementales que la componen concen-
trada en un punto; siendo muy pequeño el volumen que ocupan comparado
con las otras dimensiones del sistema considerado.

Distribuciones continuas de carga

Son aglomerados de carga que, desde un punto de vista macroscópico,


pueden caracterizarse por densidades de carga. Se definen las densidades
mediante la relación entre la carga contenida en un volumen, superficie o
longitud elemental y dicho volumen, superficie o longitud.
Densidad de carga volumétrica

∆
 = lı́m (2.1)
4 →0 ∆ 

Densidad de carga superficial

∆
 =  = lı́m (2.2)
4 →0 ∆ 

Densidad de carga lineal

∆
 =  = lı́m (2.3)
4 →0 ∆ 

Los elementos de volumen ∆, superficie ∆  y longitud ∆  son muy


pequeños desde un punto de vista macroscópico, pero contienen un gran
número de partículas elementales de forma que las densidades representen
unos valores medios que varían de forma suave de un punto a otro. De esta
manera dichas densidades son funciones de punto en el espacio considerado.
Algunas veces, cuando es posible la confusión con la conductividad (que
a veces se representa por ) o con la longitud de onda () se suele cambiar
 por  y  por  .
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

2.2. LEY DE COULOMB


Las primeras experiencias conocidas sobre la fuerza entre cuerpos carga-
dos se deben a Tales de Mileto que, hacia el año 600 A.C, observó como un
trozo de ámbar frotado atraía pequeñas pajitas. El ámbar, neutro inicial-
mente, se carga positivamente al frotarlo con una piel de gato, ya que la piel
arranca los electrones del ámbar. Cuando se aproxima el ámbar a una pajita,
las cargas de la misma se redistribuyen, quedando más próximas al ámbar
las negativas y alejadas las positivas. La fuerza sobre la pajita es atractiva
dado que las cargas negativas se sitúan más cerca que las positivas.
Pasaron más de dos milenios hasta que Coulomb en 1785 publicara sus
experimentos sobre la fuerza entre cuerpos cargados. La fuerza entre pe-
queñas esferas cargadas fue medida con una balanza de torsión en el aire. El
equilibrio de la balanza se obtiene cuando la fuerza electrostática es igual a la
de torsión, y en consecuencia las esferas se mantienen fijas, estáticas, en di-
cho equilibrio. A partir de estos experimentos enunció la ley de Coulomb,
que en lenguaje actual se formula de la siguiente manera: La fuerza entre
dos cargas puntuales es directamente proporcional al producto de las cargas
e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa, su
dirección es la de la recta que une las cargas y el sentido depende de los
signos respectivos, de atracción si son de signo opuesto y de repulsión si son
del mismo signo.
La expresión matemática de esta ley para dos cargas puntuales  y  0
separadas por una distancia  será de la forma,

 0
 =
2
La dirección de dicha fuerza es la correspondiente a la recta que une las
dos cargas, su sentido será de atracción cuando las cargas son de distinto
signo, y opuesto cuando tiene el mismo.
La fórmula vectorial que expresa dicha ley, cuando las cargas se sitúan
como muestra la figura 2.1, es:

 0 (r − r0 )
F= [N] (2.4)
|r − r0 |3
La figura 2.1 muestra los vectores de posición correspondientes a las
cargas  y  0 que aparecen en la ecuación (2.4). Dicha ecuación expresa la
dirección de la fuerza mediante el vector
2.2. LEY DE COULOMB

(r − r0 )
|r − r0 |
y la distancia entre cargas viene dada por  = |r − r0 |.

Figura 2.1
La fuerza cumple la ley newtoniana de acción y reacción, es decir, F =
−F , la fuerza de  sobre  0 es igual a la fuerza de  0 sobre  con el signo
0

cambiado.
El valor de la constante  depende del sistema de unidades. En el sistema
internacional (SI) dicha constantes es:

1 £ ¤
= = 9 × 109 C−2 · N · m2 = [F · m−1 ]
4
La constate  , es la permitividad eléctrica del vacío, que es muy próxima
a la del aire seco, medio en el que Coulomb realizó sus experimentos. Su valor
en el SI es:
£ 2 ¤
 = 8 85 × 10−12 C · N−1 · m−2 = [F · m−1 ]
F es el símbolo del faradio, unidad de capacidad en el SI que definimos
en el capítulo 6.
La ley se aplica a cargas puntuales, que supone una idealización del ex-
perimento, pues no es fácil realizar la experiencia con cuerpos de dimensiones
muy pequeñas en comparación con la distancia que los separa.
Aunque la ley se estableció en condiciones macroscópicas, su aplicación
es válida incluso en los átomos, de forma que podemos considerar que una
de las principales fuerzas que mantienen unidos átomos y moléculas es de
naturaleza coulombiana.
La ley de Coulomb relaciona la carga con la unidad de fuerza, así el
culombio será la cantidad de carga que deben tener dos cargas puntuales
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

situadas a un metro de distancia para que la fuerza entre ellas sea de 9 × 109
N (newton). Esta unidad de carga es muy grande; las cargas que se manejan
habitualmente son del orden de microcoulombios (C).

La comprobación experimental de la ley del inverso del cuadrado de


la distancia la había puesto de manifiesto J. Priestly veinte años antes que
Coulomb. Dicha comprobación consistió en que no se detectaba influencia de
una capa esférica cargada sobre otra carga que se pusiera en su interior. Esta
situación es paralela a la inexistencia de fuerza entre una capa esférica de
masa  y una pequeña esfera de masa 0 situada en su interior. Teniendo
en cuenta este paralelismo, Priestly sugería que la fuerza entre cargas es
proporcional al inverso del cuadrado de la distancia como ocurría en el caso
de fuerzas gravitatorias.

Considerando la idea de Priestly, Cavendish, en 1772, realizó un experi-


mento con dos capas esféricas conductoras concéntricas, una de menor radio
que la otra. La capa externa se partía en dos casquetes semiesféricos que
se podían abrir y cerrar mediante una bisagra. La experiencia consistía en
cargar la capa externa y ponerla en contacto con la interna, después se
desconectaban ambas capas y a continuación se abría y retiraba la capa ex-
terna. Finalmente se comprobó que la esfera interna no quedaba cargada, es
decir la capa esférica cargada exterior no ejercía influencia sobre la interior,
lo que corroboraba la idea de Priestly. Los cálculos realizados por Cavendish
le llevaron a que la ley del inverso del cuadrado de la distancia se cumple
con un error menor que ±0 02 sobre 2. Unos cien años más tarde Maxwell
encontró y publicó las notas de Cavendish, además repitió los experimentos
con mayor precisión y obtuvo un error menor que 5 × 10−5 .

Posteriormente Plimpton y Lawton (1936) realizaron un experimento


dirigido a comprobar el teorema de Gauss, y por tanto la ley del inverso
del cuadrado, obtuvieron unos datos cuya desviación con respecto a 2 era
menor que 2 × 10−9 .

El último experimento destinado a comprobar la ley del inverso del


cuadrado de la distancia fue realizado por Williams, Faller y Hill en 1971, y
aunque los campos utilizados no eran estáticos, la idea era la misma indicada
por Cavendish. Los resultados obtenidos elevan la precisión de manera que
el error es del orden de 10−16 . Estos experimentos confirman la validez de
la ley que Coulomb estableció con un dispositivo más sencillo.
2.3. CAMPO ELÉCTRICO

2.3. CAMPO ELÉCTRICO


Se dice que en una región del espacio existe un campo escalar o vectorial
cuando en cualquier punto de dicha región se puede medir una propiedad
física caracterizada por una magnitud escalar o vectorial, que puede además
ser o no dependiente del tiempo. Como ejemplo de campo escalar podemos
citar la cota topográfica de una zona geográfica determinada. Un campo
de vectores cotidiano sería la distribución de la velocidad del agua en los
distintos puntos de la corriente de una acequia.
Campo eléctrico es la región del espacio donde actúan las fuerzas eléc-
tricas.
Intensidad de campo eléctrico E, es el límite al que tiende la fuerza de
una distribución de carga sobre una carga de prueba ∆ , cuando ∆  tiende
a cero, con ∆  positiva. Esta relación que es independiente de la carga
de prueba ∆ , es un vector función del punto considerado, cuyo módulo
dirección y sentido es el de la fuerza por unidad de carga en dicho punto.

F∆
E = lı́m (2.5)
4→0 ∆ 

Este límite es físicamente imposible de realizar, pero el significado de la


idealización matemática es que el campo E corresponde a la distribución
de cargas que ejerce la fuerza sobre la carga de prueba, sin que dicha carga
de prueba perturbe la distribución que genera el campo E. Un ejemplo
que muestra la necesidad del límite lo proporciona el caso de una esfera
conductora cargada a la que se acerca una carga de prueba . Dicha carga
 produce una redistribución de la carga sobre la esfera conductora y en
consecuencia cambia el campo creado, es decir, el campo que ejerce la fuerza
sobre  no es el original; por tanto es necesario que la carga de prueba no
perturbe la distribución original.
La unidad de campo en el SI es newton partido por culombio (N/C). En
apartados posteriores veremos la unidad voltio partido por metro (V/m)
que se usa con más frecuencia.
El campo eléctrico en r debido a una carga puntual  situada en r0 es,

1  (r − r0 )
E(r) = (2.6)
4 |r − r0 |3
Representación del campo eléctrico
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

El campo eléctrico representa en cada punto una propiedad local asoci-


ada a dicho punto. Una vez conocido el campo en un punto no necesitamos
saber qué lo origina para calcular la fuerza sobre una carga u otra propiedad
relacionada con el campo. El campo en cada punto se suele representar por
un vector (segmento orientado), cuyo módulo se corresponde con la longitud
del segmento; siendo la dirección y el sentido del vector los que indican la
dirección y sentido del campo.
Líneas de campo, se definen como líneas que en cada punto son tan-
gentes al vector campo en dicho punto. Las líneas de campo nunca se cortan
pues significaría que, en el punto de corte, el campo tiene dos direcciones
distintas, lo que contradice la definición de que a cada punto sólo le corre-
sponde un valor único del campo. Además las líneas de campo sirven para
representar la intensidad de campo, ya que el campo es tanto más inten-
so cuanto más juntas se representan las líneas; es decir, el flujo de líneas
de campo a través de una superficie dada es mayor cuanto más cercanas
estén dichas líneas y por tanto esto representa mayor flujo de campo y en
consecuencia mayor intensidad.

Figura 2.2
En la figura 2.2 se representan las líneas de campo correspondientes a
dos cargas eléctricas de distinto signo. Puede observarse que en los puntos
más próximos a las cargas dichas líneas están más juntas, lo que pone de
manifiesto un campo eléctrico más intenso como corresponde a una mayor
cercanía a la carga.
La ecuación (2.6) es una representación matemática del campo. Depen-
diendo del sistema de coordenadas elegido así serán las coordenadas de los
2.4. AGRUPACIONES DE CARGAS

vectores r y r0 . En el caso de campos uniformes las coordenadas son con-


stantes numéricas que no dependen del punto considerado.
Una vez definido el campo eléctrico, la fuerza sobre un carga  0 , conocido
el campo E, será:

F = 0 E (2.7)

2.4. AGRUPACIONES DE CARGAS


2.4.1. Principio de superposición
En este apartado vamos a estudiar como se calcula la fuerza que sobre
una carga ejerce una agrupación de cargas; y de forma análoga la manera de
obtener el campo eléctrico en un punto debido a dicha agrupación de cargas.
Para ello es necesario establecer en primer lugar el principio de superposición
lineal.
El principio de superposición lineal establece que, la fuerza elec-
trostática (campo eléctrico resultante) sobre una carga (en un punto), es la
suma vectorial de las componentes individuales sobre la carga (en el punto),
debidas a cada carga puntual o densidad de carga en un volumen, superficie
o longitud elemental.
Este principio se cumple siempre en el vacío. Cuando se calcula el campo
en medios materiales, debemos tener en cuenta si el medio tiene una res-
puesta lineal en el intervalo de valores de la intensidad de campo consi-
derada, de lo contrario no se puede aplicar el principio de superposición
lineal. En medios no lineales para calcular el campo debido a una suma de
campos necesitamos conocer la variación que experimentan los parámetros
que caracterizan al medio con la intensidad de campo.

2.4.2. Sistemas de cargas puntuales


La fuerza sobre una carga  situada en el punto r, debida a un sistema
de cargas puntuales  , situadas respectivamente en los puntos r , será la
suma vectorial de las fuerzas que cada carga individual ejerce sobre la carga
.

1 X  
F = (r − r ) (2.8)
4
=1
|r − r |3
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

El campo eléctrico en un punto r debido a un sistema de cargas  situ-


adas respectivamente en r será,

1 X 
E= (r − r ) (2.9)
4
=1
|r − r |3

2.4.3. Distribuciones continuas de carga


La fuerza sobre una carga  situada en r, debida a una distribución con-
tinua de carga , se obtiene dividiendo el volumen que ocupa la distribución
en volúmenes elementales y considerando el producto del volumen elemen-
tal por la densidad  como una carga puntual situada en el punto r0 . Es
decir, suponemos un volumen elemental  0 situado en el punto r0 de la
distribución como indica la figura 2.3. La carga elemental situada en r0 es
(r0 )  0 .

Figura 2.3
En este caso la suma de los campos correspondientes a las cargas ele-
mentales (r0 )  0 se convierte en integral, por lo que la expresión para la
fuerza sobre la carga  es ahora de la forma siguiente:
Z
 (r0 ) (r − r0 ) 0
F = (2.10)
4  |r − r0 |3
El campo eléctrico en el punto r debido a la distribución (r0 ) es,
Z
1 (r0 ) (r − r0 )  0
E= (2.11)
4  |r − r0 |3
De forma análoga se obtienen fuerzas y campos en el caso de distribu-
ciones superficiales y lineales de carga. Sólo indicaremos las expresiones para
el campo, ya que la fuerza se obtiene fácilmente utilizando la ecuación (2.7).
2.4. AGRUPACIONES DE CARGAS

Para una distribución superficial de carga (r0 ) obtendremos el campo


sin más que sustituir en la ecuación (2.11) (r0 ) por (r0 ),  0 por 0 y el
volumen de integración por la superficie ,
Z
1 (r0 ) (r − r0 ) 0
E= (2.12)
4  |r − r0 |3
En el caso de una distribución lineal (r0 ) se procede de forma similar
al anterior; es decir, se sustituye (r0 ) por (r0 ),  0 por 0 y el volumen de
integración por el camino ,
Z
1 (r0 ) (r − r0 ) 0
E= (2.13)
4  |r − r0 |3

Ejemplo 2.1
Sobre el eje Z se dispone una distribución de carga lineal e indefinida,
cuya densidad es . Calcular el campo eléctrico creado por la distribución
de carga.

Figura 2.4
Solución
La simetría del sistema es cilíndrica, por tanto elegiremos coordenadas
cilíndricas para resolver el problema. Aplicaremos la ecuación (2.13) con
objeto de calcular el campo.
En la figura 2.4 se muestran los vectores de posición correspondientes.

r =  u ; r0 =  0 u ;  =  0
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

¯ ¯ ¡ ¢
r − r0 =  u −  0 u ; ¯r − r0 ¯ = 2 +  0 2 12

La variable de integración es  0 , y su intervalo de variación es desde −∞


hasta ∞.
El campo E se obtiene mediante la siguiente integral,

Z ∞
1 ( u −  0 u )  0
E=
4 −∞ (2 +  0 2 )32
La integración de cada componente produce los resultados siguientes,

Z " #∞

1  u   0   u 0
E1 = =
4 −∞ (2 +  0 2 )32 4 2 (2 +  0 2 )12 −∞

  u 1 
E1 = 2
(1 − (−1)) = u
4  2 
La otra componente,

Z ∞
1 (− 0 u )  0
E2 = =0
4 −∞ (2 +  0 2 )32
Es nula, ya que, dada la simetría de la distribución, para cada elemento
en la posición  0 hay un simétrico en la − 0 que produce una componente
del campo en sentido apuesto. Al sumar las dos contribuciones se anula E2 
El campo eléctrico será,


E= u (2.14)
2 

Ejemplo 2.2

En la figura 2.5 se muestra una distribución lineal de carga sobre una


circunferencia de radio  y centro en el origen. La densidad lineal es .
Calcular el campo eléctrico sobre un punto del eje .
2.4. AGRUPACIONES DE CARGAS

Figura 2.5
Solución
Resolveremos este ejemplo aplicando la ecuación (2.13). Como la dis-
tribución lineal de carga tiene simetría cilíndrica, aplicaremos coordenadas
cilíndricas. En este sistema de coordenadas los vectores unitarios son u en
la dirección radial, u en la dirección tangente a la circunferencia en cada
punto, y u en la dirección del eje . Las coordenadas de un punto son ,
, . La longitud elemental sobre la circunferencia de radio  es  =  .
Las componentes de los vectores r y r0 en el sistema de coordenadas
elegido son respectivamente,

r =  u ; r0 =  u ; r − r0 =  u −  u
¯ ¯
¯r − r0 ¯ = ( 2 + 2 )12
El campo elemental creado por la carga  , teniendo en cuenta los
valores indicados anteriormente, será,

1  ( u −  u )  
E =
4 ( 2 + 2 ) 32
Al integrar (sumar) las componentes elementales E, se elimina la com-
ponente u , ya que cada longitud elemental  sobre la circunferencia tiene
una simétrica 0 a la que corresponde un vector r0 cuyo sentido es el de u0  ,
opuesto a u , como muestra la figura 2.5.
La variable de integración en este caso es  y sus límites son 0 y 2, por
tanto,
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

Z 2
1  ( u −  u )   1    u
E= 2 2 32
= []2
0
4 0 ( +  ) 4 ( + 2 ) 32
2

El resultado final nos proporciona el campo E sobre cada punto del eje
, que es,

1 
E() = u (2.15)
2  ( + 2 )
2 32

Ejercicio 2.3
Sobre una plano indefinido coincidente con el XZ se distribuye una carga
cuya densidad superficial es . Calcular el campo eléctrico debido a dicha
distribución de carga.

Figura 2.6
Solución
Utilizamos la ecuación (2.12) para determinar el campo.
En la figura 2.6 se muestra la posición de la superficie elemental 0 =
  0 . También se muestran los vectores de posición respectivos.
0

r =  u ; r0 = 0 u +  0 u

¯ ¯ ¡ ¢
r − r0 =  u − (0 u +  0 u ) ; ¯r − r0 ¯ = 0 2 +  0 2 +  2 12
Las variables de integración son 0 y  0 . El intervalo de representación es
de −∞ hasta ∞ (−∞, ∞)para ambas.
2.4. AGRUPACIONES DE CARGAS

Teniendo en cuenta los valores de los distintos componentes de la integral


tendremos que,
Z ∞Z ∞
1  ( u − (0 u +  0 u )) 0  0
E1 =
4 −∞ −∞ (0 2 +  0 2 +  2 )32
La integral tiene tres componentes, la componente u es de la forma,
Z ∞ Z ∞
  u 0 0
E1 =  32
4 −∞ −∞ (0 2 +  0 2 +  2 )
Z ∞ " #∞
  u 0 0
E1 = 
4 −∞ ( 0 2 +  2 ) (0 2 +  0 2 +  2 )12 −∞
Z ∞ ∙ ¸
  u 2 0   u 1 0 ∞  u
E1 = 0 2 2
= arctan = 
4 −∞ ( +  ) 2   −∞ 2

E1 = u
2
En la zona opuesta del plano (−) el campo es de sentido opuesto; es
decir,

E01 = − u
2
Las componentes sobre los otros ejes son,
Z ∞Z ∞
1  (−(0 u +  0 u )) 0  0
E2 =
4 −∞ −∞ (0 2 +  0 2 +  2 )32
El campo E2 es nulo, dado que para cada 0 existe una simétrica, como
muestra la figura 2.6, en la que cambian de signo las coordenadas y por
tanto el sentido del campo. Al sumar cada una con su simétrica se anula la
componente.
En definitiva, si expresamos el signo en cada semiespacio mediante ( ||),
el campo creado es,
 
E= u (2.16)
|| 2
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

2.5. PROBLEMAS

P 2.1 Disponemos tres cargas 1 , 2 , 3 sobre una circunferencia de radio


un metro como indica la figura P2.1; 1 =  , 2 = 3 = − 2.
1) Calcular el campo eléctrico creado en el centro de la circunferencia.
2) Calcular la fuerza ejercida sobre la carga 1 .

Figura P2.1 Figura P2.2

P 2.2 Sobre el eje Y colocamos nueve cargas  como indica la figura P2.2.
1) Calcular el campo en los puntos (1, 0, 0) y (10, 0, 0).
2) Suponiendo que la carga  = 9 está distribuida uniformemente sobre
el segmento de recta comprendido entre los puntos (0, 4, 0) y (0, −4, 0),
calcular el campo en los puntos (1, 0, 0) y (10, 0, 0). Comparar los resultados
obtenidos en 1) y 2).
P 2.3 Sobre la semicircunferencia indicada en la figura P2.3 se distribuye
una densidad de carga lineal  =  cos .
1) Calcular la carga total distribuida sobre la semicircunferencia.
2) Calcular el campo en el punto O.
3) ¿En qué punto del eje X debe situarse la carga calculada en 1), para
que el campo en O sea el mismo que el obtenido en el apartado 2).
2.5. PROBLEMAS

Figura P2.3 Figura P2.4


P 2.4 Sobre una capa semiesférica de radio , tenemos una distribución
superficial de carga uniforme  = 1 C/m2 .
Calcular el campo eléctrico en el centro O de la figura P2.4.
P 2.5 Sobre una superficie esférica como la indicada en la figura P2.5, se
distribuye una densidad de carga superficial  =   cos .
Calcular el campo eléctrico en el centro O.

Figura P2.5 Figura P2.6


P 2.6 Sobre un plano indefinido tenemos dos distribuciones de carga. Una
densidad superficial de carga uniforme − sobre un círculo de radio  y otra
de signo contrario  sobre el resto del plano, véase la figura P2.6..
Aplicando el principio de superposición, calcular el campo eléctrico sobre
el eje Z.
P 2.7 En una capa esférica se suprime un casquete esférico de 30 , co-
mo indica la figura P2.7. Sobre la capa, una vez separado el casquete, se
distribuye uniformemente una densidad superficial de carga .
Aplicando el principio de superposición calcular el campo eléctrico en el
centro de la esfera O.
CAPÍTULO 2. CAMPO ELÉCTRICO I

Figura P2.7 Figura P2.8


P 2.8 Una esfera de material dieléctrico, se taladra diametralmente, de-
jando un hueco cilíndrico de radio  = 10−2 . El hueco se puede considerar
filiforme en comparación con el radio  de la esfera. Véase la figura P2.8.
Sobre la esfera, salvo en el hueco cilíndrico, se distribuye un densidad de
carga uniforme .
Aplicando el principio
√ de superposición calcular el campo eléctrico E en
el punto P (OP =  3).
P 2.9 Disponemos de una esfera dieléctrica de radio . Sobre un meridiano
se ha realizado un canal de sección circular; el radio de dicha sección es 
(  ). Véase la figura P2.9.
Sobre la esfera, excluido el canal, existe una distribución uniforme de
carga  .
Aplicando el principio de superposición, calcular el campo eléctrico en
el punto P debido a la distribución de carga descrita.
Suponemos el radio medio del canal igual a .

Figura P2.9 Figura P2.10


P 2.10 Sobre un sector truncado de una esfera de ángulo 60  como el
2.5. PROBLEMAS

indicado en la figura P2.10, existe una distribución de carga uniforme .


Calcular el campo eléctrico en el punto O debido a la distribución de
cargas.
Capítulo 3

CAMPO ELÉCTRICO II

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudio de las propiedades del campo electrostático, poniendo de mani-


fiesto el carácter conservativo y no solenoidal de dicho campo. Para ello se
demuestra que el rotacional es nulo y la divergencia es igual a la densidad de
carga. La primera propiedad permite introducir el potencial electrostático y
la relación entre potencial y campo, a través del gradiente.

Específicos

Al finalizar el tema el alumno debe lograr lo siguiente:

Comprender cómo se define la circulación del campo electrostático y


su expresión en forma diferencial; es decir, comprender el concepto de
rotacional.

Saber qué significa que un campo sea conservativo y cómo esta propiedad
caracteriza el campo electrostático.

Comprender cómo se introduce el concepto de potencial electrostático,


así como la función potencial y su utilidad en electrostática.
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

Saber cómo se define la energía potencial electrostática.

Comprender cuales son los elementos característicos de las líneas y


superficies equipotenciales.

Analizar y comprender la relación que existe entre campo y potencial


eléctrico. Saber cómo se define el gradiente de potencial y su utilidad
en la resolución de problemas electrostáticos.

Saber aplicar el concepto de potencial al caso de distribuciones disc-


retas y continuas de carga.

Comprender las propiedades de un conductor y su comportamiento en


el seno de un campo electrostático. Saber qué ocurre con el campo y
potencial en un conductor.

Saber cómo se introduce el concepto de flujo de un campo eléctrico.

Analizar y comprender la relación que existe entre el flujo del campo


eléctrico a través de una superficie cerrada y las cargas que encierra:
teorema de Gauss.

Saber expresar dicho teorema en forma diferencial y comprender que


esta propiedad caracteriza al campo electrostático y es una de las ecua-
ciones fundamentales del campo electromagnético.

Manejar el teorema de Gauss y su aplicación para el cálculo del campo


en determinadas condiciones de simetría.

Requisitos previos

Haber comprendido bien los conceptos tratados en el capítulo 2, además


de los conocimientos de matemáticas y Física requeridos en dicho tema.

Orientación metodológica

En primer lugar se recomienda una lectura detenida de los apartados 3.1


a 3.4 del capítulo 3. Después intentar resolver los ejercicios que se proponen
continuación de estos apartados sin mirar la solución. Si surgen dudas volver
a estudiar el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten mirar la
solución sin mucho detenimiento para después tratar de resolver el ejercicio
de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas 3.1 al 3.13 que se proponen al final del capítulo. Se
procede de forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los nueve primeros objetivos indicados al principio.
Cuando haya terminado con los apartados indicados anteriormente, siga
un proceso análogo con los apartados 3.5 a 3.7 y los ejercicios que se pro-
ponen a continuación. También se procede de forma similar al caso anterior
con los problemas 3.14 al 3.26.
Con este trabajo tiene que manejar los cuatro últimos objetivos especí-
ficos arriba indicados.
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

3.1. CIRCULACIÓN DEL CAMPO ELÉCTRICO


En este apartado vamos a estudiar una de las propiedades más impor-
tantes que caracterizan al campo electrostático. Para ello analizaremos la
fuerza sobre una carga eléctrica  y el trabajo que realiza la fuerza para
transportar la carga  desde un punto a otro a lo largo de un camino de-
terminado. Esto es similar al cálculo de la integral de línea de E sobre un
camino.
Con objeto de fijar las ideas mediante un ejemplo sencillo, vamos a con-
siderar el campo creado por una carga puntual  0 situada en el origen de
coordenadas como indica la figura 3.1. El campo creado en un punto r,
teniendo en cuenta la ecuación (2.6) y que r0 = 0 es,

0 r  0 u r
E= = y u = (3.1)
4 3 4 2 

Figura 3.1
La fuerza sobre una carga  situada a una distancia  del origen es,

0
F =  u
4 2
El trabajo que se realiza para trasladar la carga  desde el punto 2 al 1 a
lo largo del camino radial indicado por el segmento de recta 2−1, es la suma
de los productos escalares elementales F · l. Donde F es la fuerza en cada
punto del camino, y l es el vector longitud elemental tangente al camino en
el punto considerado. La suma de trabajos elementales, cuando el elemento
de longitud se hace muy pequeño y el número de tramos elementales es muy
grande, se denomina integral de línea a lo largo del camino considerado.
La forma matemática de dicha integral de línea y, por tanto, el trabajo
realizado es,
3.1. CIRCULACIÓN DEL CAMPO ELÉCTRICO

Z
 = F · l (3.2)

A lo largo del camino radial que va desde 2 a 1, l =  u ; la fuerza F que
debemos aplicar para que la carga  0 recorra el camino 2 − 1 será F = −F ,
(Para que exista movimiento en el instante inicial F debe ser ligeramente
superior, permaneciendo igual en el resto del camino), por tanto se realiza
un trabajo contra el campo. Dicho trabajo es,
Z 1 Z 1
0 0 
21 = − u · u  = − 
2 4 2 4 2 2

0 1 0 1 1
21 = −  [− ]12 =  ( − )
4  4 1 2
Como 1  2 , 21 es positivo. Es decir, el trabajo realizado contra el
campo es positivo, lo que corresponde a un incremento de 21 .
Si el recorrido hubiera sido de 1 a 2 la fuerza sería igual a −F pero los
límites se invierten por tanto el trabajo 12 = −21 .
El trabajo por unidad de carga es el que realiza la fuerza por unidad
de carga, campo eléctrico, a lo largo del camino. En el ejemplo que estamos
estudiando este trabajo, conocido como diferencia de potencial, es,

21 0 1 1
21 = = ( − )
 4 1 2
El cálculo que hemos realizado en el ejemplo anterior se puede gene-
ralizar para cualquier campo electrostático, por lo que se introduce de forma
genérica el concepto de diferencia de potencial de la manera siguiente:
Se define la diferencia de potencial entre dos puntos como el trabajo
que se debe hacer contra el campo para trasladar una carga eléctrica positiva
unidad desde un punto a otro. En forma matemática:
Z 1
21 = 1 − 2 = − E · l (3.3)
2
El signo menos que aparece delante de la integral se introduce para que
corresponda un incremento de potencial al trabajo realizado contra el campo,
es decir, cuando se aplica una fuerza contraria al campo como hemos hecho
en el ejemplo.
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

3.1.1. Camino cerrado: Campo conservativo


Continuando con el ejemplo anterior vamos a demostrar una de las pro-
piedades más importantes del campo electrostático, y es que la integral de
línea del campo entre dos puntos no depende del camino.
Antes hemos realizado la integración desde 2 a 1 por el camino radial,
ahora vamos a calcular la integral de línea del campo electrostático debido
a la carga  0 en el origen a lo largo del camino 2 − 3 − 4 − 1 indicado en la
figura 3.1. Realizaremos la integral por tramos. En el tramo 2−3 la longitud
elemental es, en coordenadas cilíndricas, l = 2  u . El campo eléctrico
en todo punto es,

0
E= u
4 2
Como u es perpendicular a u en el tramo 2 − 3, el producto escalar es
nulo, por tanto la integral en dicho tramo es nula.
En el tramo 3 − 4, l = u y a E le corresponde la misma expresión
anterior, en consecuencia,

Z 4 Z 4
0   0 1
34 = − 2
u · u  = − 2
= − [− ]43
3 4  4 3  4 
Dado que 3 = 2 y 4 = 1 ,

0 1 1
34 = ( − ) = 21
4 1 2
En el tramo 4−1 se repiten las circunstancias del tramo 2−3, es decir, el
camino l es perpendicular a E, por tanto la integral en este tramo también
es nula. La suma de la integral de línea a lo largo de los tres tramos, o lo
que es igual, la integral de línea a lo largo del camino 2 − 3 − 4 − 1, es la
correspondiente al tramo 3 − 4, es decir,

2341 = 34 = 21


Vemos que la integral de línea entre 2 y 1 no depende del camino elegido.
Esto se puede generalizar en el caso del campo electrostático a cualquier
camino que se elija entre 2 y 1. Si elegimos el camino 2 −  − 1 mostrado en
la figura 3.1 y descomponemos dicho camino en pequeños tramos, en forma
de escalera, compuestos por trozos en la dirección radial unidos a otros en
3.1. CIRCULACIÓN DEL CAMPO ELÉCTRICO

dirección tangente a la circunferencia de centro en el origen y radio el corres-


pondiente al punto del camino considerado; al calcular la integral de línea
sólo queda la parte de los tramos elementales en la dirección del radio, ya
que, como hemos visto antes, se anula en los otros. La suma de los tramos
radiales tiene por límites los radios 2 y 1 , por tanto la integral a lo largo
del camino 2 −  − 1 es la misma que hemos calculado anteriormente. En
definitiva podemos concluir diciendo que la integral de línea del campo
electrostático es independiente del camino elegido, o lo que es igual, la
diferencia de potencial electrostático entre dos puntos no depende del camino
elegido para calcularla.
Hemos visto anteriormente que 21 = −12 . Teniendo en cuenta esto si
calculamos la integral de línea de E sobre el camino cerrado 2 − 3 − 4 − 1 − 2,
la suma del tramo 2 − 3 − 4 − 1 es igual 21 , y la correspondiente a 1 − 2 es
12 = −21 , sumando las dos partes obtendremos,
Z
E · l = 21 + 12 = 0
2341
El resultado anterior se puede generalizar a cualquier camino cerrado.
Puesto que la diferencia de potencial depende únicamente del punto inicial
y final del recorrido, cuando estos coinciden la integral será nula. La forma
matemática de expresarlo es la siguiente:
I
E · l = 0 (3.4)

La ecuación (3.4) expresa una de las principales propiedades del campo
electrostático, que en forma verbal podemos enunciar de la forma siguiente:
La integral de línea de un campo electrostático a lo largo de un camino
cerrado es nula.
La propiedad enunciada en el párrafo anterior es la que caracteriza a los
campos conservativos.
Esta propiedad, como veremos cuando se estudien los campos variables,
no se cumple para dichos campos, es decir solo es aplicable en el caso de
campos debidos a cargas estáticas, campo electrostático.

3.1.2. Rotacional
En el apartado anterior hemos visto que la integral del campo elec-
trostático debido a una carga puntual sobre un camino cerrado es nula.
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

Aplicando el teorema de Stokes se puede concluir que el rotacional de dicho


campo es también cero, ∇ × E = 0
Vamos a demostrar esta propiedad para el caso de un campo electrostáti-
co debido a una distribución genérica de carga. Suponemos que se trata de
una distribución (r0 ),
Z
1 (r0 ) 0 (r − r0 )
E=
4  0 |r − r0 |3
Como la variable sobre la que actúa el rotacional (∇) depende el punto
donde se considera el campo, es decir, del vector de posición r; la aplicación
de ∇ a la expresión anterior queda de la forma siguiente,
Z µ ¶
1 (r − r0 )
∇×E= ∇× (r0 ) 0
4  0 |r − r0 |3
Para demostrar que ∇ × E = 0 vamos a comprobar que
µ ¶
(r − r0 ) 1
= −∇
|r − r0 |3 |r − r0 |
Utilizando coordenadas cartesianas,
r = u + u + u y r0 = 0 u +  0 u +  0 u 

r − r0 = ( − 0 )u + ( −  0 )u + ( −  0 )u


¯ ¯ ¡ ¢
¯r − r0 ¯ = ( − 0 )2 + ( −  0 )2 + ( −  0 )2 12

µ ¶ Ã !
1 1
∇ =∇
|r − r0 | (( − 0 )2 + ( −  0 )2 + ( −  0 )2 )12
µ ¶ Ã ! Ã ! Ã !
1  1  1  1
∇ = u + u + u
|r − r0 |   ()12   ()12   ()12
µ ¶
1  − 0  − 0  − 0
∇ = − u − u  − u
|r − r0 | |r − r0 |3 |r − r0 |3 |r − r0 |3
La última igualdad, expresada mediante vectores, queda de la forma si-
guiente,
µ ¶
1 r − r0
∇ = −
|r − r0 | |r − r0 |3
3.2. POTENCIAL ELECTROSTÁTICO

que es la relación que pretendíamos demostrar.


Sustituyendo el resultado en la integral tendremos,
Z µ µ ¶¶
1 1
∇×E=− ∇× ∇ (r0 ) 0
4  0 |r − r0 |
En el capítulo primero vimos que en un campo vectorial se cumple la
identidad (1.141), es decir que el rotacional del gradiente de un escalar es
idénticamente nulo, por tanto,

∇×E=0 (3.5)
La ecuación anterior muestra una de las características más importantes
del campo electrostático, es decir, que el rotacional de un campo electrostáti-
co es nulo y por tanto existe una función potencial de la que puede derivarse
dicho campo.
Relacionando este resultado con lo enunciado para la integral sobre un
camino cerrado, podemos decir que un campo conservativo se caracteriza
por que su rotacional es nulo.

3.2. POTENCIAL ELECTROSTÁTICO

Hemos visto que la diferencia de potencial sólo depende de los puntos


considerados. Si tomamos un punto de referencia fijo, podemos asignar a
cada punto del espacio un valor que corresponda a la diferencia de potencial
entre dicho punto y el de referencia; a ese valor le llamamos potencial en
dicho punto. Es decir, se introduce una función escalar, llamada función
potencial, que asocia un valor del potencial a cada punto del campo elec-
trostático. Es decir, el conjunto de potenciales en cada punto es el campo de
escalares correspondiente al campo electrostático considerado.
La definición de potencial en un punto requiere tomar otro como refe-
rencia. Generalmente se toma el infinito como referencia de potenciales y se
le asigna el valor cero. Por tanto el potencial en un punto es el trabajo
realizado para trasladar una carga positiva unidad desde el infinito al punto
considerado.
Atendiendo a esta definición, la expresión matemática del potencial en
un punto  , caracterizado por el vector de posición r, debido a una carga  0
situada en el origen de coordenadas, se obtiene a partir de la ecuación (3.3)
suponiendo 2 = ∞, y 1 = ,
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

0 1
 () = (3.6)
4 
En general siempre tomamos como referencia de potencial el infinito.
Cuando no se pueda tomar esta referencia se indicará de forma expresa.
La unidad de potencial eléctrico en el SI se denomina voltio (V), y es el
newton por metro partido por culombio (N·mC) = JC (julio/culombio).

[J]
Voltio = [V] = (3.7)
[C]
A partir de esta unidad de potencial, y teniendo en cuenta la definición de
diferencia de potencial en función del campo, se puede introducir la unidad
de campo en función del potencial. Puesto que  = campo por distancia,
 = ·m, la unidad de intensidad de campo será,

 £ ¤
= V · m−1 (3.8)

3.2.1. Potencial debido a una carga puntual


Hasta ahora hemos supuesto la carga que genera el campo situada en el
origen. Podemos generalizar esta expresión del potencial al caso en que la
carga  0 se sitúe en un punto genérico definido por el vector de posición r0  y
el potencial lo calculamos en el punto r. La expresión matemática se obtiene
sin más que sustituir en la ecuación 3.6  por |r − r0 | ,

0 1
 (r) = [V] (3.9)
4 |r − r0 |

3.2.2. Energía potencial


La energía potencial de una carga  situada en un punto r es igual al tra-
bajo que debemos realizar contra el campo eléctrico para llevar dicha carga
desde el infinito, tomado como origen de potenciales, hasta el punto con-
siderado. Partiendo de la definición de potencial eléctrico en un punto, la
energía potencial de la carga  en dicho punto será,

 (r) =  (r) (3.10)


3.3. GRADIENTE DE UN POTENCIAL

3.3. GRADIENTE DE UN POTENCIAL


En el apartado anterior hemos deducido el potencial a partir del campo,
ahora vamos a estudiar la relación entre campo y potencial con objeto de
encontrar la manera de obtener el campo en el caso de conocer la función
potencial.
Comenzaremos introduciendo el concepto de líneas y superficies equipo-
tenciales, y después demostraremos la ortogonalidad entre líneas de campo
y líneas y superficies equipotenciales.

3.3.1. Líneas y superficies equipotenciales


Como el potencial es una función escalar de punto, podemos introducir el
concepto de superficie equipotencial como el conjunto de puntos del cam-
po escalar situados sobre una superficie y caracterizados por tener el mismo
potencial. De forma análoga se puede definir la línea equipotencial.
Líneas de campo: Las definimos anteriormente y se caracterizan por
que en cada punto el vector campo es tangente a la línea correspondiente.

Figura 3.2
En la figura 3.2 se han representado las líneas equipotenciales, circunfer-
encias, debidas a una carga puntual situada en el origen. Esta figura se puede
obtener dando unos valores concretos a los distintos elementos que aparecen
en la ecuación (3.6). Los números 20 40 y 60 son potenciales que correspon-
den a unos radios determinados. Podemos comprobar que al aproximarnos
al origen donde se sitúa la carga el crecimiento del potencial es más rápido.
Mediante la ecuación (3.1) dibujamos las líneas de campo, que son ra-
diales y su separación aumenta al alejarnos del origen, como corresponde a
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

una disminución de la intensidad de campo. El sentido de los vectores de


campo es hacia los potenciales decrecientes.
Las líneas de campo y equipotenciales representadas en la figura 3.2 co-
rresponden a un campo no uniforme, es decir un campo cuya intensidad
varía con la distancia al origen.
Además de la separación entre líneas equipotenciales y de campo según
nos acerquemos o alejemos de la carga, se observa en la figura que las líneas
de campo y equipotenciales son ortogonales entre sí en cada punto donde se
cortan. La ortogonalidad que observamos en este ejemplo es una caracterís-
tica general de las citadas líneas. También se verifica esta propiedad entre
líneas de campo y las superficies equipotenciales.
Las líneas de campo y las líneas o superficies equipotenciales son ortogo-
nales entre sí, ya que sobre una equipotencial en un desplazamiento elemen-
tal l, el primer miembro de la ecuación (3.3) es nulo, por tanto E · l = 0, y
si E es distinto de cero, E debe ser perpendicular a l para que el producto
escalar sea nulo.
En la figura 3.3 están representadas las líneas de campo (líneas con-
tinuas), y las equipotenciales (líneas discontinuas), correspondientes a un
campo eléctrico uniforme, es decir, un campo cuya intensidad no depende
del punto considerado. Esto se pone de manifiesto por que tanto las líneas
de campo como las equipotenciales están regularmente separadas, con otras
palabras, su separación no depende de la zona que observemos. Como en
el ejemplo anterior son ortogonales entre sí. Este ejemplo correspondería
al campo que podemos observar en una zona entre dos planos paralelos
indefinidos que tuviera una distribución uniforme de carga, uno de ellos
positiva y el otro negativa.

Figura 3.3
3.3. GRADIENTE DE UN POTENCIAL

3.3.2. Gradiente
Ahora estamos en condiciones para introducir la relación entre potencial
y campo. Como el potencial se deriva del campo a través de una integración,
la relación inversa, dado que el potencial es una función continua (salvo en
puntos singulares), se introduce mediante la operación inversa a la inte-
gración que es la derivación.
Si consideramos dos líneas equipotenciales muy próximas, de forma que
una está al potencial  + ∆ y la otra a potencial  (véase la figura 3.4),
se define la derivada direccional de la función potencial en una dirección tal
que la distancia entre las dos equipotenciales sea ∆ de la forma siguiente,

 ∆
= lı́m (13.11)
 ∆→0 ∆

Figura 3.4
Si en la figura 3.3 calculamos la relación entre ∆ y ∆ en dos casos, uno
entre los puntos AB y otro entre AC, podemos comprobar que la relación
∆ ∆ es mayor entre los puntos AB que para AC, ya que ∆ es mayor en
el segundo caso. Es decir, la derivada direccional depende del camino elegido
para calcular la variación de potencial.
Se define el módulo del gradiente de una función potencial como el límite
del aumento de potencial ∆ a lo largo de la longitud elemental ∆ sobre
el camino más corto, dividido por ∆ cuando ∆ tiende a cero:

∆ 
|grad  | = |∇ | = lı́m = (13.12)
∆ →0 ∆ 
El módulo del gradiente se calcula sobre el camino por donde se produce
la variación de potencial en el recorrido más corto; es decir, siguiendo el
camino de máxima variación. En otras palabras, el módulo del gradiente es
la máxima derivada direccional en el punto considerado.
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

La variación de potencial se puede expresar mediante el gradiente de la


forma siguiente:

 = |∇ |  = |∇ |  cos  = (∇ ) · l


Donde  es el ángulo que forma el vector gradiente con el camino l; es
decir, el ángulo entre los segmentos  y  .
El campo eléctrico tiene el sentido de los potenciales decrecientes, por
tanto,

 = −E · l = −  cos 
En el caso de que l sea un camino elemental sobre una línea de campo
 = 0 → cos  = 1; es decir, la máxima variación del potencial se produce en
la dirección de la línea de campo. Comparando las dos últimas expresiones
obtenemos la relación entre campo y gradiente del potencial.
Teniendo en cuenta las consideraciones de los apartados anteriores, se
define el gradiente como un vector cuyo módulo es la derivada de la fun-
ción potencial en la dirección de máxima variación, su dirección es la del
campo eléctrico en cada punto, que es la dirección de máxima variación del
potencial, y puesto que una elevación del potencial se verifica cuando nos
movemos en sentido contrario al campo E, su sentido es el opuesto a E; en
forma matemática:

E = −∇ (3.13)
La ecuación anterior establece el procedimiento para calcular el campo
a partir del potencial, en otras palabras, establece la relación entre campo
y potencial a través del gradiente. La forma analítica del gradiente depende
del sistema de coordenadas utilizado, y éste suele ser el que mejor se adapta
a la simetría del problema considerado.

3.4. POTENCIAL DEBIDO A UN CONJUNTO


DE CARGAS
En el apartado anterior hemos obtenido el potencial debido a una carga
puntual, ahora estudiaremos la manera de calcular el potencial originado por
una distribución de cargas en un medio lineal homogéneo e isótropo (l.h.i).
Como en el caso del campo eléctrico es necesario introducir el principio
3.4. POTENCIAL DEBIDO A UN CONJUNTO DE CARGAS

de superposición lineal para potenciales, que se establece de la forma


siguiente: El potencial eléctrico en un punto es la suma algebraica de los
potenciales individuales en dicho punto correspondientes a cada una de las
cargas elementales consideradas.

3.4.1. Distribución de cargas puntuales


Si cada carga  está situada en el punto de coordenadas r y el punto
donde se calcula el potencial es el definido por r, la expresión se obtiene
sumando los potenciales debidos a cada carga,

1 X 
 (r) = (3.14)
4 1 |r − r |

3.4.2. Distribución continua de carga


Las distribuciones que consideramos son las de volumen, superficiales y
lineales. Las coordenadas donde se sitúa la densidad carga se designan con
r0 y las correspondientes al punto donde se calcula el potencial por r.
Distribución volumétrica (r0 )
Procedemos de forma análoga al caso del campo eléctrico, es decir, para
obtener el potencial debido a una distribución de carga (r0 ) sustituimos la
carga  por (r0 )  0 y el sumatorio por la integral en la ecuación (3.14). En
consecuencia el potencial es,
Z
1 (r0 )  0
 (r) = (3.15)
4  |r − r0 |
Distribución superficial (r0 )
En este caso se sustituye  por (r0 ) 0 , quedando el potencial en la
forma siguiente:
Z
1 (r0 ) 0
 (r) = (3.16)
4  |r − r0 |
Distribución lineal (r0 )
Ahora sustituimos  por (r0 ) 0  y el potencial será,
Z
1 (r0 ) 0
 (r) = (3.17)
4  |r − r0 |
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

En las relaciones anteriores vemos que el cálculo del potencial supone


una suma de escalares, por tanto se obtiene de una manera más sencilla
que el campo, dado por las ecuaciones (2.9) a (2.13), ya que para el campo
se suman vectores, operación más compleja. Además las integrales para el
potencial son más simples, dado que en el denominador figura |r − r0 | en
lugar de |r − r0 |3 . Este hecho por sí solo justifica la introducción de la función
potencial, ya que una vez obtenida se calcula el campo mediante el gradiente,
que es una derivada más fácil de calcular. Pero esto no es la única razón,
pues, como veremos en el capítulo 8, la introducción del potencial junto con el
teorema de Gauss nos permite deducir la ecuación de Laplace. La solución de
dicha ecuación proporciona el potencial en problemas electrostáticos cuando
se desconoce la distribución de cargas y sólo se sabe como es el potencial en
los elementos que forman los límites del problema considerado.

Ejemplo 3.1
Calcular el potencial debido a dos cargas puntuales  y − situadas
respectivamente en los puntos (1, 0, 0) y (−1, 0, 0).
Solución
Para calcular dicho potencial aplicamos la ecuación (3.14). Aquí,

r1 = u r2 = −u r = u + u + u

¡ ¢12 ¡ ¢12
|r − r1 | = ( − 1)2 +  2 +  2 ; |r − r2 | = ( + 1)2 +  2 +  2

 h¡ ¢−12 ¡ ¢−12 i
 = ( − 1)2 +  2 +  2 − ( + 1)2 +  2 +  2
4

Figura 3.5
3.4. POTENCIAL DEBIDO A UN CONJUNTO DE CARGAS

En la figura 3.5 se muestra la representación gráfica del potencial debido


a las dos cargas.
Sobre el eje Y el potencial es nulo, es decir, el trabajo para trasladar una
carga desde el infinito a cualquier punto de dicho eje es nulo. La razón es la
perpendicularidad del campo con respecto a dicho eje en todos sus puntos,
por tanto E · l = 0 a lo largo de cualquier camino que esté sobre él. En
definitiva, al trasladar una carga desde el infinito a cualquier punto del eje
Y no se produce trabajo y por tanto el potencial sobre dicho eje es cero,
dado que suponemos nulo el potencial en el infinito.

Ejemplo 3.2
Calcular el potencial sobre el eje Z debido a una distribución superficial
y uniforme de carga   situada sobre un disco en el plano XY, cuyo radio
es  y su centro es el origen de coordenadas.
Solución
Es un problema de simetría cilíndrica cuyo eje es el de la variable .
Para calcular el potencial utilizaremos la ecuación (3.16). Los valores de
los vectores de posición r, r0 y , dada la simetría cilíndrica del problema,
se presentan en coordenadas cilíndricas, y son respectivamente,

¯ ¯ ¡ ¢12
r =  u ; r0 = 0 u ;  = 0 0 ; ¯r − r0 ¯ =  2 + 02

Figura 3.6
Llevando los datos anteriores a la ecuación (3.16) obtenemos,
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

Z 2 Z 
1   0 0 
 () =  2 + 02 )12
= []2 2 02 12 
0 [( +  ) ]0
4 0 0 ( 4 

 ³ 2 ´
 () = ( + 2 )12 − |  | (3.18)
2
El significado del módulo de  en la expresión (3.18), es poner de man-
ifiesto que tanto para la parte positiva del eje Z como para la negativa, se
resta el valor absoluto de la coordenada del punto considerado, con lo que
se explícita la simetría del potencial con respecto al plano X-Y donde se
sitúa el disco. Es decir, el potencial decrece sobre la parte negativa del eje
Z de la misma forma que en la positiva; además se cumple la condición de
continuidad√ del potencial en  = 0. De esta manera se fija la incertidumbre
debida ±  2 que aparece al poner la condición 0 = 0 correspondiente al
límite inferior de la integral.

Ejemplo 3.3
Calcular el potencial debido a una distribución uniforme  situada sobre
todo el eje Z. Repetir el cálculo para una distribución  sobre el segmento
de recta indicado en la figura 3.7.
Solución

Figura 3.7
1) Dado que la distribución ideal que hemos enunciado tiene cargas en
el infinito, no podemos tomar el infinito como referencia de potencial cero,
ya que cuanto más nos aproximamos a una carga el potencial se hace mayor,
llegando a ser infinito en el punto Rdonde se supone situada la carga. Además
como veremos la integral de línea E · ρ diverge cuando  tiende a infinito,
3.4. POTENCIAL DEBIDO A UN CONJUNTO DE CARGAS

es decir, tiende a infinito cuando lo hace . Por estas razones se toma como
referencia de potencial otro punto situado a una distancia  .
Calculamos la diferencia de potencial entre dos puntos situados a dis-
tancias  y , mediante la ecuación (2.14) para el campo eléctrico obtenido
en el Ejemplo 2.1, es decir,


E= u
2 
La longitud elemental que elegimos es l =  u . Cualquier otra daría
el mismo resultado, ya que se compondría de una parte paralela a u y
otra perpendicular. Al obtener el producto escalar por E se anula la parte
correspondiente a la componente perpendicular.
Z 
 
 () = − (u · u ) = − [ln ]
0 2   2

 () = − (ln  − ln  )
2
 
 () = ln  (3.19)
2 
Al potencial de referencia en  podemos darle el valor que más nos
interese, en este caso lo dejamos como una constante genérica.
Como anunciábamos antes, el potencial para  tendiendo a infinito tam-
bién tiende a infinito, es decir la integral del campo diverge por lo que es
necesario introducir otro punto como referencia de potenciales.
2) Ahora vamos a calcular el potencial para la distribución lineal sobre
un segmento situado sobre el eje Z como muestra la figura 3.7. Partimos de
la ecuación (3.17).
Loa vectores de posición son,

r =  u +  u ; r0 =  0 u

¯ ¯ ¡ ¢12
r − r0 =  u + ( −  0 ) u ; ¯r − r0 ¯ = 2 + ( −  0 )2
El potencial vendrá dado por,
Z 
1   0
 ( ) =
4 0 (2 + ( −  0 )2 )12
La solución de la integral es de la forma,
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

 h ³ ¡ ¢12 ´i
 ( ) = − ln ( −  0 ) + 2 + ( −  0 )2
4 0

 ³ ¡ ¢12 ´ ³ ¡ ¢12 ´
 ( ) = ln( + 2 +  2 − ln ( − ) + 2 + ( − )2
4
El resultado final es,
⎛ ³ ¡ 2 ¢ ´ ⎞
 +  +  2 12

 ( ) = ln ⎝ ⎠
4 ( − ) + (2 + ( − )2 )12
Ahora vuelve a ponerse de manifiesto que el potencial es infinito cuando
 → ∞.

3.5. CONDUCTORES
De una forma genérica podemos definir un conductor como un cuerpo
sobre el que las cargas eléctricas se pueden mover libremente bajo la influ-
encia de un campo eléctrico. Los casos más comunes son los metales como
el cobre, plata, oro, aluminio etc.
En condiciones estáticas el campo eléctrico dentro de un conductor es
nulo, de lo contrario se estarían moviendo las cargas. Si el campo es nulo,
la integral de línea a lo largo de cualquier camino será nula, por lo que el
conductor es un volumen que está a un potencial y la superficie que lo limita
es por tanto una superficie equipotencial. En resumen, en el interior de un
conductor E = 0 y  = constante.
Como consecuencia de ser equipotencial la superficie del conductor, y
que las líneas de campo son perpendiculares a las equipotenciales, se deriva
que el campo eléctrico, si existe, es normal a dicha superficie en los puntos
exteriores muy próximos a ella.
Cuando ponemos a un conductor en presencia de un campo eléctrico
se produce, en un tiempo muy corto dependiente de su conductividad, una
redistribución de las cargas libres del conductor, de forma que al terminar
el proceso el campo es nulo en su interior. Estas cargas se sitúan sobre la
superficie del conductor y se las conoce como cargas inducidas. Las cargas
inducidas producen un campo en el interior del conductor que contrarresta
el campo exterior, de forma que el campo electrostático en el interior es cero.
3.6. TEOREMA DE GAUSS

3.6. TEOREMA DE GAUSS


Otra de las propiedades importantes del campo eléctrico es el valor del
flujo a través de una superficie cerrada. En este apartado vamos a demostrar
el teorema que relaciona el flujo del campo a través de una superficie cerrada
y la carga que encierra dicha superficie.
a) Cargas dentro de la superficie cerrada
Utilizaremos el campo creado por una carga  situada en el origen de
coordenadas para calcular el flujo a través de una superficie que incluye en
su interior la carga como muestra la figura 3.8.
El campo eléctrico en un punto de la superficie es,
1  r  1
E= = u
4 2  4 2
El flujo a través de la superficie elemental s = n , (n vector unitario
normal a la superficie en el punto considerado) es,
 1
Φ = E · s = E · n  = u · n 
4 2
u · n =  cos  es la proyección sobre una superficie cuya normal
coincide con la dirección del campo.

Figura 3.8
Para realizar la integración sobre toda la superficie cerrada de una forma
sencilla necesitamos introducir el concepto de ángulo sólido. En la figura 3.8
se muestran dos superficies elementales 1 y 2 sobre esferas cuyos radios
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

respectivos son 1 y 2 . La relación entre la superficies totales y sus radios


respectivos es constante,

412 422
= = 4
12 22
La relación entre las superficies elementales,

 1  2
Ω = 2 = 2 (3.20)
1 2
Es también constante y se conoce como ángulo sólido elemental.
El ángulo sólido se define como la relación entre la superficie subtendi-
da sobre una esfera por un cono cuyo vértice es el centro (casquete esférico)
y el cuadrado del radio de la esfera. La unidad de ángulo sólido es el estere-
orradián [sr] que corresponde a una superficie igual al cuadrado del radio. A
una esfera le corresponden 4 estereorradianes. La sección transversal del
cono puede tener forma irregular, no precisa que sea un círculo.
Esta definición es análoga a la de ángulos planos, en este caso la unidad de
ángulo es el radian [rad], y 2 rad corresponden a la circunferencia completa.
Una vez definido el ángulo sólido, la relación,

u · n  cos 
Ω = 2
= (3.21)
 2
es el ángulo sólido elemental subtendido por la superficie .
El flujo a través de toda la superficie cerrada  se obtiene calculando la
integral sobre dicha superficie. La integral de superficie de un campo se
obtiene sumando (integrando) los productos escalares del vector campo por
el vector elemento de superficie s = n .
En este caso, utilizando la ecuación (3.21), el flujo será,
I

Φ= Ω
4 
La integración de Ω sobre la superficie cerrada producirá el ángulo
sólido correspondiente a una esfera, es decir 4, por tanto,
I

Φ= E · s = (3.22)
 
Dicha integral de superficie no depende de la posición de la carga en el
interior, ya que siempre le corresponde un ángulo sólido 4
3.6. TEOREMA DE GAUSS

La ecuación anterior expresa el teorema de Gauss para una carga


puntual, que en forma verbal se enuncia de la manera siguiente: El flujo del
campo eléctrico a través de una superficie cerrada es igual a la carga eléctrica
que existe en su interior dividida por la permitividad eléctrica.
b) Cargas fuera de una superficie cerrada
En la figura 3.9 se muestra el flujo del campo creado por una carga 
situada en el origen a través de la superficie cerrada compuesta por dos
zonas, una 1 y otra 2 .
El ángulo sólido elemental subtendido sobre 1 es el mismo que corre-
sponde al elemento de superficie sobre 2 . El producto 1 n1 · E1 es de signo
opuesto a 2 n2 · E2 , como el ángulo sólido es el mismo la suma de los tér-
minos sobre una parte de la superficie se anula con los correspondientes de
la otra, en definitiva el flujo total debido a cargas externas a la superficie
cerrada es nulo.

Figura 3.9
Este ejemplo pone de manifiesto que el flujo puede ser nulo pero sin que
lo sea el campo eléctrico.
c) Conjunto de cargas puntuales
Si en lugar de una carga hay un conjunto de cargas puntuales  de
distintos signos dentro de una superficie cerrada el proceso es el siguiente:
Aplicando el principio de superposición, el campo E es la suma vectorial
de todos los campos individuales. Como a cada carga en el interior le cor-
responde un ángulo sólido 4, en el segundo miembro aparecerá la suma
algebraica de las cargas puntuales. Las cargas exteriores a la superficie no
contribuyen al flujo total dado que les corresponde un ángulo sólido cero.
Esto razonamientos nos permiten establecer el teorema de Gauss de
una forma general cuyo enunciado es el siguiente: La integral del vector
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

intensidad de campo eléctrico E sobre una superficie cerrada, es decir, el


flujo de E a través de la superficie cerrada, es igual a la suma algebraica de
todas las cargas que encierra dicha superficie. En forma matemática,
I 
1 X
E · s =  (3.23)
  1
Cuando la suma de las cargas es nula, bien por que no existan cargas
en el interior o bien por que hay tantas de un signo como de otro, el flujo
a través de la superficie cerrada es nulo, pero esto no se puede interpretar
como ausencia de campo. En el caso de un dipolo, compuesto por dos cargas
de distinto signo muy cercanas, el flujo a través de una superficie que lo
rodea es nulo, pero el campo no lo es en ningún punto.
d) Distribuciones continuas de carga
Cuando en el interior de la superficie existe una distribución continua
cuya densidad es (r0 ), cada carga  de la ecuación (3.23) se sustituye por
(r0 ) 0 , y el sumatorio del segundo miembro se sustituye por la integral
sobre el volumen que limita la superficie considerada.
La forma matemática es,
I Z
1
E · s = (r0 )  0 (3.24)
  

3.6.1. Teorema de Gauss: Forma diferencial


En el caso de distribuciones continuas de carga se puede establecer una
relación entre la densidad de carga en cada punto y la divergencia del campo
eléctrico en dicho punto.
Para ello utilizamos la ecuación (3.22) y el teorema de la divergencia,
que en este caso adopta la forma,
I Z
E · s = ∇ · E  0
 
Donde  es la superficie cerrada que limita el volumen 
Aplicando el teorema de la divergencia la ecuación (3.21) se transforma
en la siguiente,
Z Z
0 1
∇ · E  = (r0 )  0
  
3.7. APLICACIONES

Como las dos integrales se refieren al mismo volumen, se pueden igualar


los integrando, por tanto,

(r0 )
∇·E= (3.25)

Esta ecuación expresa el teorema de Gauss en forma diferencial, y rela-
ciona, en cada punto, la divergencia del campo eléctrico E con la densidad
de carga. Esto pone de manifiesto que las fuentes del campo E son cargas
cuya densidad es (r0 ).
El teorema de Gauss es una consecuencia de la ley de Coulomb, y de la
definición del campo eléctrico, que establece una dependencia con el inverso
del cuadrado de la distancia. Este teorema expresa una de las propiedades
más importantes que caracterizan el campo electrostático, su divergencia
depende de la densidad de carga en cada punto, y constituye la primera de
las ecuaciones fundamentales del campo electromagnético, conocidas como
ecuaciones de Maxwell.
La ecuación (3.24) o (3.25) junto con la (3.4) o (3.5) caracterizan el
campo electrostático.

3.7. APLICACIONES
Una de las primeras aplicaciones del teorema de Gauss es que nos permite
encontrar la distribución de la carga en un conductor cargado, y cómo es el
campo en puntos próximos a la superficie por su parte externa.
En la figura 3.10 se muestra la sección de un conductor. Apliquemos el
teorema de Gauss sobre la superficie punteada muy próxima a la separación
entre conductor y vacío. Teniendo en cuenta que el campo electrostático en
el interior de un conductor es nulo, el flujo total sobre la superficie indicada
es nulo. En consecuencia no existe carga neta dentro de la citada superfi-
cie. Por tanto la carga neta, si existe, debe situarse sobre la superficie del
conductor. Una consecuencia de lo anterior es que un volumen de materi-
al conductor, desde el punto de vista electrostático, se comporta como una
capa conductora de la misma forma geométrica que su superficie.
Para calcular el campo electrostático en puntos próximos a la superficie
de un conductor cargado, procedemos de la forma siguiente: Aplicamos el
teorema de Gauss a una caja de forma cilíndrica como la indicada en la
figura 3.10. El campo es normal a la superficie, dado que dicha superficie es
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

una equipotencial, y en el apartado 3.1 se demostró que el campo es normal


a la equipotencial.

Figura 3.10
La aplicación del teorema de Gauss expresado por la ecuación (3.24)
sobre la caja cilíndrica, suponiendo que la distribución de carga es superficial
y su valor  produce la siguiente ecuación,

1
E · n ∆ =  ∆

En este resultado se ha tenido en cuenta que el flujo sobre las superficie
lateral del cilindro es nulo, dado que el campo es paralelo a dicha superficie
y E · n = 0. Además, como el campo en el interior es nulo, el flujo a través
de la superficie de la caja que está dentro del conductor es nula.
Simplificando la ecuación anterior tenemos,

1
E= n (3.26)

La ecuación anterior expresa el campo electrostático en la parte externa
de la superficie de un conductor cargado.
Cuando se dan ciertas condiciones de simetría, el teorema de Gauss nos
permite calcular |E|, mientras que su dirección y sentido se deducen de
las condiciones de simetría en las distribuciones de carga. Si no se dan éstas
circunstancias no es aplicable. Esta simetría debe ser tal que podamos tomar
superficies, llamadas gaussianas, sobre las que el módulo de E permanece
constante, y E sea perpendicular o paralelo a la normal de dicha superficie
en cada punto; o bien, si el módulo no es constante el campo sea normal a
la superficie.
A continuación explicamos unos ejemplos con simetría sencilla de for-
ma que se pueda aplicar el teorema de Gauss. Dos de ellos se introducen
3.7. APLICACIONES

para comparar la forma de resolverlos con el procedimiento seguido anteri-


ormente.

Ejemplo 3.4
Calcular el campo eléctrico debido a una distribución uniforme  sobre
un hilo recto e indefinido coincidente con el eje Z.
Solución
La simetría de la distribución es cilíndrica lo que nos permite establecer
como superficies gaussianas cilindros cuyo eje es el de coordenadas Z, ya
que la distribución  es indefinida y el campo creado tiene sólo dirección y
sentido radial.

Figura 3.11
Las figuras 3.10 y  sirven para mostrar por qué el campo es radial. En el
punto A del eje Y el campo debido a un elemento  de la distribución lineal
de carga  tiene un simétrico 0 , ambos producen un campo cuya suma
vectorial es un campo radial como muestra la figura 3.11. Para cualquier
otro punto B, fuera del eje Y, también ocurre lo mismo ya que todo elemento
 tiene un simétrico. Esto puede observarse en la figura 3.11; aquí se trata
de una circunferencia y un punto B en su interior, cualquiera que sea B
siempre divide a la circunferencia en dos parte iguales, por tanto existe la
misma distribución de carga en un lado que en otro; y dado que podemos
considerar la distribución lineal sobre el eje Z como una distribución sobre
una circunferencia de radio infinito, la conclusión es que en todo punto el
campo es radial.
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

La figura 3.11 muestra un cilindro de radio  y altura . Sobre la su-


perficie lateral de este cilindro el campo tiene siempre el mismo módulo, su
dirección es normal a dicha superficie y el sentido, dado que  es positiva,
es hacia el exterior; es decir, la dirección y sentido del vector unitario u .
Sobre los círculos superior e inferior el campo no es constante pero si es
paralelo a dichas superficies, como consecuencia E · s = 0 y el flujo a través
de ellas será nulo.
Para calcular el flujo sobre la superficie lateral tenemos que expresar E y
s en la forma apropiada. La superficie elemental s es una banda elemental
que tiene una longitud  y una anchura   . E =  u .
I Z 2
E · s =    (u · u ) = 2 
 0
La carga que encierra el cilindro es  , es decir, la densidad lineal por
la longitud.
Aplicando el teorema de Gauss tendremos,


2  = 

De la igualdad anterior se puede despejar el módulo del campo E,

 
= y E= u
2  2 

Ejemplo 3.5
Calcular el campo eléctrico creado por una distribución superficial de
carga uniforme  sobre un plano indefinido coincidente con el X Z.
Solución
La carga se distribuye por un plano indefinido y por tanto el campo es
en todo punto uniforme y perpendicular al plano. La demostración de esta
circunstancia es similar a la dada en el ejemplo de la distribución lineal sobre
el eje Z, pues la única diferencia es que ahora la simetría de los elementos
se debe tener en cuenta en dos direcciones, en la dirección del eje X y en la
del eje Z. En consecuencia el campo será de la forma,

E1 =  u para   0 ; E2 = − u para   0
Para aplicar el teorema de Gauss utilizamos una superficie cerrada com-
puesta por un cilindro, cuya superficie lateral es paralela al campo y sus dos
3.7. APLICACIONES

bases son perpendiculares a él; en una su vector unitario es n1 y en la otra


n2 como muestra la figura 3.12.

Figura 3.12
Utilizamos la ecuación (3.24) sustituyendo  por  y  0 por 0 . Como
 es uniforme se sustituye la integral del segundo miembro por  . La
integral del primer miembro queda reducida a la integración sobre las dos
bases circulares de superficie , ya que la integración sobre la superficie
lateral del cilindro es nula por que su vector normal es perpendicular al
campo, E · s = 0; en consecuencia dicha integral se reduce a la siguiente
expresión,

E1 · n1  + E2 · n2  = 2
La aplicación del teorema de Gauss en este caso produce,
 
2  =  → =
 2 
 
E1 = u para   0 ; E2 = − u para   0
2  2 

Ejemplo 3.6
Determinar el campo debido a una distribución uniforme de carga  sobre
una esfera de radio , (aquí  es la densidad de carga no la coordenada).
 =  para    y  = 0 para   
Solución
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

En este problema la simetría de la distribución es radial por lo que el


campo tendrá simetría radial como una carga puntual.
Debemos distinguir dos zonas para calcular el campo eléctrico mediante
la aplicación del teorema de Gauss, una para  ≤  y la otra para   .
Aquí la superficie gaussiana es una esfera de radio  y centro el origen
de coordenadas.

Figura 3.13
El campo eléctrico sobre cualquier superficie gaussiana es de la forma,

E =  u
El vector unitario normal a dichas superficies es n = u
Para  ≤ 
La integral de superficie sobre la esfera de radio , como el campo tiene
el mismo módulo sobre ella, es el campo por la superficie de la esfera.
I I
E · s =  (u · u ) = 42 
 
La integral de volumen, dado que  =  , se reduce a multiplicar el
volumen de la esfera por la densidad de carga.
Z
1 4 
  0 = 3 
  3 
Igualando los dos miembros y simplificando queda,
 
=  y E =   u
3 3
Las ecuaciones anteriores nos permiten obtener el campo eléctrico en
puntos del interior de la distribución de carga.
3.7. APLICACIONES

Para   
La integral de superficie es similar al caso anterior,
I
E · s = 42 

Ahora la densidad de carga se limita a cubrir la esfera de radio , quedan-
do vacío el resto hasta la esfera de radio   , en consecuencia la integral
de volumen será,
Z
1 4 
  0 = 3 
  3 
Procediendo de manera análoga al caso anterior obtendremos el campo
fuera de la esfera que contiene ,

 3  3
= y E = u
3 2 3 2
La ecuación anterior permite calcular el campo en puntos exteriores a la
distribución de carga .
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

3.8. PROBLEMAS
P 3.1 Sobre tres vértices de un cuadrado se sitúan tres cargas puntuales,
cuyos valores y posiciones respectivas están indicados en la figura P3.1.
1) Calcular el campo y potencial sobre el eje de ordenadas Y.
√ 2) Calcular la fuerza sobre un carga de prueba  en el punto A, OA =
 2.

Figura P3.1 Figura P3.3


P 3.2 Sobre un disco de radio  situado en el plano XY, cuyo centro
coincide con el origen de coordenadas, se distribuye una carga superficial
que varía radialmente de la forma siguiente:
¯
¯  ()2 para   
() = ¯¯ 
0 para  ≥ 
Calcular el potencial y campo sobre los puntos de la parte positiva del
eje Z.
P 3.3 Dada la distribución lineal de carga  sobre un arco de circunferencia,
de radio  y ángulo 300 , véase la figura P3.3, calcular el campo y potencial
eléctrico en el centro O.
P 3.4 Dada la distribución de carga indicada en la figura P3.4, donde,

 =  (1 + cos )
1) Calcular el potencial y el campo electrostático en el origen de coor-
denadas.
2) Determinar el trabajo necesario para trasladar una carga  desde el
infinito hasta el origen.
3.8. PROBLEMAS

Figura P3.4 Figura P3.5


P 3.5 Sobre una circunferencia de radio , situada en el plano XY, se
distribuye una densidad lineal de carga  =  sen2 .
Calcular potencial y campo sobre el eje Z.
P 3.6 Dos potenciales están definidos por:  = 2 − 4; y 0 = −2 + 4.
Representar gráficamente las equipotenciales de ambos.
Calcular el campo correspondiente a cada potencial. ¿Cuáles son las
diferencias más importantes entre los dos campos?

Figura P3.7
P 3.7 Mediante un dispositivo para la medida de diferencias de potencial
(d.d.p.), hemos obtenido la representación gráfica indicada en la figura P3.7.
1) Dibujar las líneas de campo.
2) Mediante la aproximación  ' ∆ ∆ entre dos equipotenciales,
calcular E en los puntos A, B y C indicados en la figura P3.7. ¿En qué
punto de los indicados se comete más error al calcular el campo?
P 3.8 Sobre una esfera de radio  tenemos una distribución uniforme de
carga  . Por un cilindro diametral, de radio tan pequeño que prácticamente
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

no perturba la distribución de carga, se puede mover una carga puntual −


de masa .
Establecer la ecuación que gobierna el movimiento de la carga puntual.
Resolver dicha ecuación y establecer los puntos del recorrido donde se hace
máxima la velocidad y la aceleración.
Nota : Suponemos despreciable la fuerza gravitatoria.
P 3.9 Dado el campo vectorial F = () u
R
1) Calcular  F · l sobre la recta AD y sobre el camino ABCD indicado
en la figura P3.9.
2) ¿Cumple el campo F las condiciones requeridas para que sea un cam-
po electrostático?

Figura P3.9
P 3.10 Sobre una esfera tenemos una distribución superficial de carga
 =   cos . ¿Se puede aplicar el teorema de Gauss para calcular el campo
eléctrico en puntos exteriores a la esfera?
P 3.11 Sobre una esfera de radio  tenemos una distribución de carga
cuya densidad es  =  (C/m3 ).
Calcular el campo eléctrico en función de .
P 3.12 Dada la distribución volumétrica de carga:

3 
 =  ( − ) para 0 ≤  ≤  ;  = 0 para   
4 
Calcular el campo E() y dibujar una gráfica de |E| en función de .
P 3.13 Sea un disco de radio  y espesor , con   , (figura P3.13) y
con una densidad de carga  =  .
Calcular el potencial y el campo electrostático en el punto A(0, 0, ).
Determinar el trabajo necesario para trasladar una carga Q desde el
infinito hasta este punto.
3.8. PROBLEMAS

Figura P3.13
P 3.14 Dada la distribución esférica de carga:
¯
¯  ()12 para 2 ≤  ≤ 
 = ¯¯ 
0 para    y   2
Calcular el campo y potencial en función de .
Dibujar un gráfico aproximado de  y  en función de .
P 3.15 Sobre dos placas paralelas e indefinidas, separadas por una distancia
, se distribuyen respectivamente las densidades de carga superficiales:  1 =
2 C/m2 ,  2 = 4 C/m2 .
Calcular el campo entre los dos planos y en el espacio a derecha e izquier-
da de los mismos.
P 3.16 Sobre una placa dieléctrica, de espesor 2 e indefinida en las otras
dos direcciones, se distribuye una densidad de carga:
¯
¯  (1 − || ) para 0 ≤ || ≤ 
 = ¯¯ 
0 para ||  
Calcular el campo E().
P 3.17 Dada la distribución de carga en el entorno del plano XZ, deter-
minada por la siguiente densidad,
¯
¯  () para || ≤ 
 = ¯¯ 
0 para || ≥ 
que únicamente es función de la coordenada .
Calcular el campo eléctrico en cualquier punto del eje Y. Obtener el
potencial electrostático en la zona comprendida entre − y  (− ≤  ≤ ),
tomando como referencia el potencial en  = −.
P 3.18 Tenemos un cilindro indefinido de radio , sobre él se distribuye
una densidad de carga  =  sen(), siendo  = 0 para   .
1) Calcular el campo eléctrico para 0 ≤  ≤ 
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

2) Si ponemos una carga negativa sobre el eje del cilindro. ¿Será estable
la situación de equilibrio de la carga?

P 3.19 La intersección de dos esferas de radio  = OO’, se muestra en


la figura P3.19. Sobre la zona exterior a la intersección se distribuye una
densidad de carga en la forma siguiente: Una densidad de carga uniforme
positiva  sobre el volumen exterior a la intersección de la esfera con centro
en O; y una densidad de carga negativa − sobre el volumen exterior a la
intersección de la esfera con centro en O0 .

1) Calcular el campo eléctrico en los puntos del segmento OO0 .

2) Calcular el campo eléctrico en los puntos del segmento AB.

Figura P3.19 Figura P3.20

P 3.20 Tenemos dos esferas superpuestas de radio , cuyos centros re-


spectivos O1 y O2 están sobre el eje Y como muestra la figura P3.20. La
distancia entre los centros es  = 43. En la zona sombreada de la izquier-
da se distribuye una densidad de carga uniforme , y en la de la derecha
un densidad de carga uniforme −. Calcular el campo electrostático en los
puntos A y B indicados en la figura.

P 3.21 En el centro de una placa dieléctrica, de espesor  e indefinida


en las otras direcciones, existe un hueco esférico de radio . Sobre la placa,
excepto en el hueco, se distribuye uniformemente una carga cuya densidad
es .

Calcular el campo en el punto A, figura P3.21, a una distancia 2 de la


placa.
3.8. PROBLEMAS

Figura P3.21 Figura P3.22


P 3.22 Tenemos una esfera de radio  dentro de la cual hay un hueco
en forma de sector circular truncado de ángulo 60 y comprendido entre los
radios  y  véase la figura P3.22. Sobre la esfera, salvo en el hueco, se
distribuye una carga cuya densidad es 
Calcular el campo y potencial en el punto P situado en el vértice del
sector circular vacío.
P 3.23 Teniendo en R cuenta que el valor medio del campo en un volumen
 es hEi = (1 )  E(), calcular el valor medio de E en los casos
siguientes:
1) Dentro de la esfera vacía de radio 2 y centro en O0 , véase la figura
P3.23, cuando el volumen exterior a dicha esfera e interior a la de radio 
y centro en O tiene un distribución uniforme de carga cuya densidad es .
2) Dentro de la esfera de radio  y centro O, cuando la esfera de centro
en O0 y radio 2 tiene una distribución uniforme de carga con densidad ,
véase la figura P3.23.

Figura P3.23
CAPÍTULO 3. CAMPO ELÉCTRICO II

P 3.24 En el espacio tenemos un potencial  = 2 + 3 Comprobar que


el valor medio de dicho potencial sobre la superficie del cubo indicado en la
figura P3.24 es igual al valor del citado potencial en el centro del cubo.
P 3.25 Disponemos de tres esferas metálicas A, B y C; A y B del mismo
radio y C hueca con radio diez veces superior a B. Las esferas están dispues-
tas como indica la figura P3.25. La esfera A está muy alejada de C y B, pero
unida con B a través de un hilo conductor y el interruptor S, sin que B haga
contacto con C.
Con el interruptor S abierto se aplica a la esfera A una carga , y a
continuación se cierra el interruptor S. ¿Qué carga se induce en las caras
interna y externa de C?.
Se abre S y durante un instante unimos C a tierra (potencial cero).
Después retiramos el contacto dejando la esfera C aislada de nuevo. ¿Qué
ocurre con la carga en C?.
Finalmente se une A a tierra y se cierra S. ¿Cual será la carga de las tres
esferas?.
P 3.26 Entre dos planos conductores indefinidos, separados por una distan-
cia  y unidos por un conductor, se sitúa sobre otro plano, una distribución
de carga superficial  como indica la figura P3.26. 1 = 22 
Calcular el campo eléctrico entre las placas y la densidad de carga in-
ducida en cada una de ellas.

Figura P3.24 Figura P3.25 Figura P3.26


Capítulo 4

DIPOLOS Y MULTIPOLOS

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudiar los potenciales debidos a grupos de cargas y la forma de expre-


sarlos en función de los momentos multipolares.

Específicos

Al finalizar el tema el alumno debe lograr lo siguiente:

Comprender el concepto de dipolo eléctrico.

Comprender cómo se obtiene el campo y potencial debido a un dipolo


eléctrico.

Saber cómo se calcula la energía electrostática de un dipolo en el seno


de un campo eléctrico.

Comprender las características del par de fuerzas que se ejerce sobre


un dipolo en un campo eléctrico uniforme.

Comprender cómo se establece el desarrollo multipolar del potencial


debido a una distribución arbitraria de carga.
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

Saber cómo se define y calcula el término y momento monopolar.

Saber cómo se define y calcula el término y momento dipolar.

Saber cómo se define y calcula el término y momento cuadripolar.

Saber cómo afecta el cambio de origen a los momentos dipolar y


cuadripolar.

Requisitos previos

Manejar los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores y saber


aplicar los instrumentos de cálculo indicados en los requisitos del segundo
capítulo.

Orientación metodológica

En primer lugar se recomienda una lectura detenida de los distintos


apartados que componen el capítulo 4. Después intentar resolver los ejerci-
cios que se proponen sin mirar la solución. Si surgen dudas volver a estudiar
el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten mirar la solución sin
detenimiento para después tratar de resolver el ejercicio de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas que se proponen al final del capítulo. Se procede de
forma similar a como lo hicimos en capítulos precedentes.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los objetivos indicados anteriormente.
4.1. DIPOLO ELÉCTRICO

A lo largo del presente capítulo estudiaremos el campo y potencial de-


bido a grupos de cargas y desarrollaremos un procedimiento que permite
simplificar la forma de obtenerlos de forma aproximada. Comenzaremos con
el sistema más simple, que es el dipolo eléctrico, introduciendo el concep-
to de momento dipolar. En los apartados siguientes veremos el desarrollo
multipolar del potencial debido a un grupo de cargas e introduciremos los
conceptos de momento monopolar, dipolar y cuadripolar.

4.1. DIPOLO ELÉCTRICO


En este apartado vamos a deducir el potencial y campo electrostático de-
bido a una distribución particular de dos cargas de signo contrario dispuestas
muy próximas entre si, conocida con el nombre de dipolo eléctrico.
Se define el dipolo eléctrico como un sistema formado por dos cargas
 y − separadas por una distancia , de forma que cuando la distancia 
tiende a cero  tiende a infinito y el producto  =   se mantiene constante.
A este sistema de cargas se le asocia una magnitud vectorial denominada
momento dipolar eléctrico p que es igual al módulo de la carga por el
vector que va desde − a , p =  d.
En un dipolo la carga neta es nula y sus características vienen determi-
nadas por su momento dipolar p.

4.1.1. Potencial debido a un dipolo eléctrico


Ahora vamos a ver como se obtiene el potencial creado por el sistema de
cargas descrito antes cuando la distancia del dipolo al punto considerado es
mucho mayor que . La figura 4.1 muestra las posiciones y distancias.
µ ¶
 1 1
 (r) = −
4 1 2
En la figura 4.1 se puede observar que,

 
1 =  − cos  ; 2 =  + cos 
2 2
Sustituyendo estos valores en la expresión anterior obtenemos,
à !
 1 1
 (r) = −
4  − 2 cos   + 2 cos 
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

Realizando la diferencia entre fracciones y teniendo en cuenta que 2 


(2 4)
cos2 , despreciamos (2 4) cos2  frente a 2 , y como consecuencia
queda el potencial debido a un dipolo en la siguiente forma,

  cos 
 (r) ' (4.1)
4 2

Figura 4.1
Como

p = d  p · r =    cos 
Multiplicando numerador y denominador de la expresión (4.1) por , y
teniendo en cuenta la expresión anterior,

1 p·r 1 p · u
 (r) ' = (4.2)
4 3 4 2
La ecuación anterior es el potencial de un dipolo eléctrico. Dicho po-
tencial decrece más rápidamente (factor 12 ) que el correspondiente a una
carga aislada (factor 1).
Si el dipolo está situado en el punto de coordenadas r0 en lugar del origen
de coordenadas, el potencial será:

1 p · (r − r0 )
 (r) ∼
= (4.3)
4 |r − r0 |3

4.1.2. Campo debido a un dipolo eléctrico


El campo eléctrico se obtiene mediante la relación entre campo y poten-
cial a través del gradiente. Dado que el dipolo que muestra la figura 4.1 tiene
simetría cilíndrica con respecto al eje Z, su potencial también tiene dicha
simetría.
4.1. DIPOLO ELÉCTRICO

Se pueden obtener las componentes del campo aplicando el gradiente


del potencial a la ecuación (4.1), con la condición de que la derivada con
respecto a la variable  es nula. Las componentes del campo en coordenadas
esféricas quedan de la forma,

 1
E = − ∇ = − u − u
  
Las componentes respectivas son,
 (r)   2 cos   2 cos 
 = − = 3
= (4.4)
 4  4 3
1  (r)   sen   sen 
 = − = 3
= (4.5)
  4  4 3
El campo E será,

E =  u +  u (4.6)
Los vectores unitarios u y u corresponden a las coordenadas  y .
Podemos observar que el campo disminuye con la inversa del cubo de la
distancia, que es una disminución más rápida que la correspondiente a una
carga aislada, que decrece con la inversa del cuadrado de la distancia.
Cálculo directo del campo
Podemos calcular el campo eléctrico directamente, es decir, obteniendo el
campo debido a dos cargas − y  separadas por una distancia  Suponemos
que el dipolo está situado en el origen de coordenadas.
Tomando como referencia la figura 4.1,
µ ¶
 (r − d2) (r + d2)
E= −
4 |r − d2|3 |r + d2|3
Los denominadores de la ecuación anterior se pueden simplificar con-
siderando que  ¿ 

¡ ¢−32
|r − d2|−3 = ((r − d2) · (r − d2))−32 = 2 + 2 − r · d
Despreciando el término en 2 queda,
µ ¶
−3 ¡ 2 ¢−32 −3 r · d −32
|r − d2| =  −r·d = 1− 2

CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

Desarrollando como el binomio (1 + ) = 1 +   + (−1) 2


2!  +  y
2
despreciando los términos en  y de orden superior,
µ ¶
−3 −3 3r·d
|r − d2| '  1+
2 2
De forma análoga procedemos con el otro término, y el resultado final
es,
µ ¶
−3 −3 3r·d
|r + d2| '  1−
2 2
Sustituyendo las últimas expresiones en la ecuación de partida tenemos,
µ µ ¶ µ ¶¶
 1 3r·d 1 3r·d
E= (r − d2) 3 1 + − (r + d2) 3 1 −
4  2 2  2 2
Realizando operaciones queda la ecuación,
µ ¶
 1 3 (r · d)
E= r−d
4 3 2
Sustituyendo p = d
µ ¶
1 1 3 (r · p)
E= r−p (4.7)
4 3 2
La ecuación (4.7) es otra forma de expresar el campo debido a un dipolo
eléctrico. Si tenemos en cuenta que en este caso p = u  y ponemos u en
función de los vectores unitarios de coordenadas esféricas, u = u cos  −
u sen 

p = (u cos  − u sen )

r · p =  u · (u cos  − u sen ) =   cos 


µ ¶
1 1 3   cos 
E= u − (u cos  − u sen )
4 3 2
Operando obtenemos el mismo resultado que en (4.6),

 1
E= (2 cos  u − sen  u )
4 3
4.1. DIPOLO ELÉCTRICO

Si en lugar de situar el dipolo en el origen de coordenadas, suponemos


que está en el punto determinado por el vector de posición r0 , la ecuación
para el campo eléctrico se obtiene sin más que sustituir r por (r − r0 ) y |r|
por |r − r0 |  el resultado final es,
µ ¶
1 3 (r − r0 ) · p 0 p
E= (r − r ) − (4.8)
4 |r − r0 |5 |r − r0 |3

Ejemplo 4.1
Encontrar las ecuaciones analíticas que describen las líneas equipoten-
ciales y de campo en un dipolo y representar gráficamente dichas líneas.
Solución
1) Una línea equipotencial se caracteriza por que en todos sus puntos
 (r) es constante, además en un dipolo el producto   también lo es, por
tanto de la ecuación (4.1) se deduce que,

cos   (r) 4 1


2
= = 2
  
Despejando  obtenemos,

= cos  (4.9)
La representación gráfica de las equipotenciales se muestra en la figura
4.2 mediante líneas de puntos.
2) Las líneas de campo se caracterizan por que el campo es tangente en
cada punto a dichas líneas, por tanto sobre una línea el vector elemental
será proporcional al campo eléctrico,

l = 0 E
En el sistema de coordenadas que estamos utilizando, sobre el plano ZY
se verifica que,

 u +   u = 0 ( u +  u )
La igualdad anterior nos permite establecer la proporcionalidad entre las
componentes, es decir,

  
= = 0
 
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

Figura 4.2
Sustituyendo los valores de  y  por los obtenidos en las ecuaciones
(4.4) y (4.5), queda,

  
=
2 cos  sen 
Trasponiendo los términos en  y ,

 2 cos   2 (sen )
= =
 sen  sen 
La integral del primer miembro es.
ln 
La correspondiente al segundo miembro es,
2 ln (sen ) = ln (sen2 )
Igualando las integrales de los dos miembros obtenemos la ecuación de
las líneas de campo, que es,
 =  sen2  (4.10)
La representación gráfica de la ecuación anterior se muestra en la figura
4.2 mediante líneas continuas.
Las líneas de campo son perpendiculares a las equipotenciales. Se verifica
que  = 0 para  = 2 y  = 0 para  = 0 y  =  Los puntos donde
se cumplen estas condiciones se los conoce como puntos, o posiciones, de
Gauss.
4.1. DIPOLO ELÉCTRICO

4.1.3. Energía de un dipolo


La energía que vamos a estudiar en este apartado no es la que corre-
sponde al sistema de cargas que constituyen el dipolo, que podemos llamar
energía intrínseca derivada de la formación de dicho sistema de cargas, sino
la del dipolo cuando está en presencia de un campo externo E .

Figura 4.3
La figura 4.3 muestra un dipolo puntual formado por dos cargas − y 
separadas por una distancia  y unas curvas de potencial correspondientes
a la función potencial  (r) debida al campo externo.
La energía potencial de tal sistema de cargas se obtiene aplicando la
ecuación (3.10) a nuestro caso.

 = − (r1 ) +  (r2 )


Como r2 = r1 + d

 = − (r1 ) +  (r1 + d)


Para un dipolo puntual la distancia  entre cargas es muy pequeña,
teniendo en cuenta la definición de gradiente,

 =  (r1 + d)− (r1 ) = d · ∇ (r)


Sustituyendo en la ecuación anterior queda,

 = d · ∇ (r) = p · ∇ (r)
Dado que el campo eléctrico

E (r) = −∇ (r)


CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

La energía potencial del dipolo en presencia de un campo externo E se


puede expresar mediante la siguiente ecuación,

 = −p · E (4.11)
Si el dipolo forma con el campo externo un ángulo 

 = − cos  (4.12)


Las últimas ecuaciones nos proporcionan la energía potencial de un dipo-
lo p, localizado en el punto determinado por el vector de posición r, y en
presencia de un campo externo E .
Una representación gráfica de dicha energía en función del ángulo que
forma el dipolo con E se muestra en la figura 4.3 El rango de variación
es finito, siendo mínimo para  = 0, máximo para  =  y cero en  = 2
Puesto que un sistema tiene equilibrio estable en la posición de energía mí-
nima con respecto a las posiciones próximas, el dipolo alcanzará su posición
estable para  = 0 es decir, cuando el dipolo se orienta en la dirección y
sentido del campo externo.
Par de fuerzas sobre un dipolo
Cuando situamos un dipolo en presencia de un campo uniforme, sobre
él se ejerce un par de fuerzas.

Figura 4.4
En la figura 4.4 se muestran las posiciones relativas de dipolo y campo
eléctrico y las respectivas fuerzas sobre las cargas − y  El módulo del par
de fuerzas, fuerza por brazo, es igual al producto del módulo de la fuerza
por la distancia entre las rectas sobre las que se sitúan dichas fuerzas, en
este caso es,
4.2. MOMENTOS MULTIPOLARES

 =   =   sen  (4.13)


Dicho par lo podemos expresar en forma vectorial, de manera que nos
indique el sentido de giro del dipolo con respecto a la dirección del campo.
La forma vectorial del par de fuerzas es,

T = p × E (4.14)
La ecuación anterior muestra, como habíamos visto antes, que el par
hace girar al dipolo en el sentido de orientarse en la dirección del campo.
El par de fuerzas T es cero para  = 0 y  =  y máximo,  =   en
 = 2
Las posiciones de par nulo corresponde con una posición de equilibrio
estable,  = 0, donde la energía es mínima,  = 0. Otra de equilibrio
inestable,  = , donde la energía es máxima,  =  , y a la menor
variación del ángulo del dipolo con respecto al campo, dicho dipolo gira
hasta la posición de equilibrio estable.
Si el campo no fuera uniforme, además del par de fuerzas indicado en el
párrafo anterior, existiría un fuerza de arrastre, que no vamos a calcular aquí
y cuyo efecto sería el desplazamiento del dipolo en la dirección de crecimiento
del campo eléctrico.

4.2. MOMENTOS MULTIPOLARES


4.2.1. Potencial debido a una distribución de cargas
En capítulos anteriores hemos estudiado el procedimiento para obtener
el potencial y campo electrostático debido a un sistema de cargas. En el
apartado anterior hemos visto cómo para una distribución especial, conocida
como dipolo eléctrico, obtenemos el potencial y campo en función de una
magnitud característica de la citada distribución llamada momento dipolar.
Ahora vamos a deducir el potencial debido a una distribución arbitraria
de cargas, localizada dentro de un volumen finito, de manera que se pongan
de manifiesto ciertas características de la distribución originadas por las
posiciones relativas del conjunto de cargas.
A mediada que nos alejamos de la distribución se simplifica el potencial,
pasando de ser complejo y dependiente de la estructura de la distribución
para distancias cortas, a comportarse como una carga puntual en el centro
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

de cargas (equivalente a centro de masas de mecánica) cuando estamos ale-


jados de la distribución. Las características del potencial en función de la
distancia a la distribución de carga se ponen de manifiesto a través de los
momentos multipolares, que dependen de como están distribuidas las cargas
en el volumen considerado.
Además vamos a obtener el potencial en forma de serie con sus términos
expresados de tal manera que se pueda calcular la parte que corresponde a las
coordenadas de posición de las cargas con independencia de las coordenadas
del punto donde se calcula el potencial.
Los potenciales para distribuciones de cargas puntuales o continuas son
los siguientes,

 Z
1 X  1 (r0 )  0
 (r) = ;  (r) =
4 |r − r | 4  |r − r0 |
=1

Podemos observar que la diferencia entre la distribución de naturaleza


discreta y continua estriba en que se cambia el sumatorio por la integral, 
por (r0 )  0 y r por r0  El volumen  que muestra la figura 4.5 es el que
ocupa la distribución y se considera finito.

Figura 4.5

Vamos a desarrollar este apartado para una distribución continua y ob-


tendremos los términos correspondientes a la discreta sin más que intercam-
biar los elementos indicados en el párrafo anterior.
El potencial en las dos distribuciones depende de la distancia a través
de |r − r0 |−1 . Obtenemos el potencial en puntos alejados de la distribución,
donde la relación 0  es muy pequeña, desarrollando en serie la inversa de
la distancia anterior y eliminando los términos de orden superior; términos
que se consideran despreciables frente a los tres primeros.
4.2. MOMENTOS MULTIPOLARES

à õ ¶ !!−12
¯ ¯ ¡ ¢
¯r − r0 ¯−1 = 2 + 02 − 2r · r0 −12 = 1 0 2 2r · r0
1+ −
  2
Desarrollando en serie el término entre paréntesis,
( õ ¶ ! µ ¶ )
¯ ¯
¯r − r0 ¯−1 = 1 1 0 2 2r · r0 3 0 2 2r · r0 2
1− − + ( ) − + 
 2  2 8  2

En el primer paréntesis tenemos un término en (0 )2 y otro en 0  que


siendo más pequeño el primero es comparable al término de menor orden
del siguiente paréntesis, que es,
µ 0 ¶
3  4 2r · r0 2 40 2 (r · r0 ) 3 4(r · r0 )2
( ) +( 2 ) − '
8   4 8 4
Reagrupando y despreciando los términos en (0 )3 y de orden superior
queda,
∙ µ 0 2 ¶¸
¯ ¯ 0 0 2
¯r − r0 ¯−1 ' 1 + r · r + 1 3(r · r ) − 
 3 2 5 3
Sustituyendo en la ecuación del potencial,

Z ∙ µ ¶¸
1 1 r · r0 1 3(r · r0 )2 0 2
 (r) ' + 3 + − 3 (r0 )  0
4    2 5 
Ahora tratamos la ecuación anterior de forma que puedan expresarse los
componentes como producto de términos con elementos en que interviene r0
por los que tienen r.
Los dos primeros términos se puede expresar de la manera siguiente:
Z Z
1 1 1 r
(r0 )  0 y · r0 (r0 )  0
4   4 3 
Los componentes del tercer término se obtienen mediante las transfor-
maciones siguientes:

0 2 0 2 2
=
3 5
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

XX XX
2 = r · r = 2 +  2 +  2 =     =   
   
Con  =    ;  =   
Y   es la delta de Kronecker definida por la siguiente relación,
½
1 si  = 
  = (4.15)
0 si  6= 
Por tanto,

0 2 0 2 XX
=   
3 5
 
Por otro lado,

(r · r0 )2 = ( 0 +   0 +   0 )2

(r · r0 )2 = 2 (0 )2 +  2 ( 0 )2 +  2 ( 0 )2 + 2  (0  0 ) + 2(0  0 ) + 2( 0  0 )


utilizando el sumatorio,
XX
(r · r0 )2 =   ( 0 0 )
 
con  =    ;  =   
Teniendo en cuenta estas relaciones y separando los término con prima
( 0) de los que no la tienen, el potencial queda de la siguiente forma,
½ Z Z
1 1 0 0 r
 (r) ' (r )  + 3 · r0 (r0 )  0
4    

X X Z ⎬
1  ¡ 0 0 02
¢ 0 0
+ 3   −    (r )  (4.16)
2 5  ⎭
 
con  =    ;  =   
En la ecuación anterior podemos observar que los componentes dentro de
la integral en cada uno de los términos corresponden a factores que dependen
de las posiciones de las cargas en el volumen  . Los que están fuera dependen
del punto donde se calcula el potencial.
4.2. MOMENTOS MULTIPOLARES

El primer término, conocido como término monopolar  corresponde


al potencial que produciría toda la carga situada en el origen de coordenadas,
Z
1 1 1 
 (r) = (r0 )  0 = (4.17)
4   4 
a la integral de volumen se le denomina momento monopolar , es
decir,
Z
= (r0 )  0 (4.18)

El segundo término, conocido como término dipolar  es el potencial
debido al momento dipolar p de la distribución de carga con respecto al
origen de coordenadas.
Z
1 r 1 r·p
 (r) = 3
· r0 (r0 )  0 = (4.19)
4   4 3
El momento dipolar p es la integral de volumen,
Z
p= r0 (r0 )  0 (4.20)

El tercero, conocido como término cuadripolar  es el potencial de-
bido al momento cuadripolar  con respecto al origen.
Z
1 1 XX   ¡ 0 0 ¢
 (r) = 3   −   0 2 (r0 )  0 (4.21)
4 2 5 
 

con  =    ;  =   
El momento cuadripolar  es la integral de volumen,
Z
¡ 0 0 ¢
 = 3   −   0 2 (r0 )  0 (4.22)

y  = 0   0   0 ;  = 0   0   0
El término cuadripolar  será,

1 1 XX  
 (r) =  (4.23)
4 2 5
 
En los distintos términos vemos que la distancia al origen determina la
influencia de cada uno; así para largas distancias el término dominante es el
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

monopolar, ya que 1 es mayor que 12 , correspondiente al término dipolar


y 13 que afecta al cuadripolar. Conforme nos acercamos a la distribución
de carga van adquiriendo importancia, primero el término dipolar y después
el cuadripolar. Es decir, los momentos multipolares permiten simplificar el
cálculo de los potenciales, ya que utilizamos los términos que se necesiten
en función de la distancia. Esto pone de manifiesto el interés de esta re-
presentación del potencial cuando estudiamos sólidos, como los dieléctricos,
que son agregados de átomos o moléculas con distribuciones de carga que
pueden tener momentos multipolares; la influencia entre los más cercanos se
calcula en función de los citados momentos, monopolar, dipolar, cuadripolar
etc.
Si en lugar de una distribución continua tenemos una discreta de cargas
puntuales, lo único que cambia es el valor de los momentos multipolares y la
forma de obtenerlo, no el efecto de la distancia al punto P de observación.
Ahora se obtienen dichos momentos cambiando la integral por un sumatorio
y r0 por r .
El momento monopolar será,

X
=  (4.24)
=1
El momento dipolar,

X
p=  r (4.25)
=1
El momento cuadripolar,

X
 =  (3  − 2   ) (4.26)
=1
Características del momento cuadripolar
El momento cuadripolar es un tensor con nueve componentes definidas
por las ecuaciones (4.22) y (4.26). La primera particularidad que se deduce
es que la matriz que representa el tensor es simétrica, es decir, es un tensor
simétrico, ya que como puede deducirse de las ecuaciones que lo definen,

 =  (4.27)


Por tanto de las nueve sólo pueden ser distintas seis.
4.2. MOMENTOS MULTIPOLARES

Además, la suma de los términos de la diagonal, verifica la siguiente


relación,


X £ ¤
 +  +  =  (32 − 2 ) + (32 − 2 ) + (32 − 2 )
=1
Y como 2 = (2 + 2 + 2 )

 +  +  = 0 (4.28)


Es decir, las tres componentes de la diagonal no son independientes entre
sí, por tanto el número de elementos independientes se reduce a cinco.
Si además la distribución de carga tiene algún tipo de simetría el número
de componentes independientes se reduce. A mayor simetría de la distribu-
ción con respecto a los ejes de coordenadas corresponde un número menor
de elementos distintos.
El campo eléctrico correspondiente a cada uno de los términos se ob-
tendría mediante el gradiente. Como hemos visto en el caso del dipolo la
naturaleza del campo es más compleja que el potencial. Lo mismo ocurrirá
para el término cuadripolar.
Aquí hemos considerado tres tipos de términos, pero pueden utilizarse
otros de orden superior cuando estudiemos el potencial en puntos muy próx-
imos a la distribución. Con los momentos multipolares considerados aquí se
resuelven la mayoría de los problemas relacionados con dieléctricos.

4.2.2. Cambio de origen


Hasta ahora hemos considerado el origen en un punto dentro del volumen
ocupado por la distribución, y tanto la distancia  como los cálculos de los
momentos multipolares se refieren a ese origen. Vamos a ver el efecto que
produce sobre los momentos un cambio de origen.
Momento dipolar
Suponemos que el nuevo origen viene dado por una traslación determina-
da por el vector a = (     ) la relación entre las coordenadas antiguas
 y las nuevas  es,

r = r − a
Llevando esta relación al momento dipolar tenemos,
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS


X 
X
p =  (r − a) = p −  a = p −  a (4.29)
=1 =1
El momento dipolar depende del origen de coordenadas si  6= 0.
Si la carga neta de la distribución es nula, entonces el momento dipolar
no depende del origen de coordenadas que tomamos como referencia. Esto
es lo que ocurre por ejemplo en el caso de un dipolo,  = 0.
Momento cuadripolar
Para el momento cuadripolar procedemos de forma análoga al caso an-
terior, pero ahora el proceso es más complicado al intervenir nueve com-
ponentes. Para demostrar el efecto y no tener que operar con todos los
componentes nos limitaremos a comprobar el comportamiento de   Para
este caso   = 0 por tanto,

X 
X
 = 3    = 3  ( −  )( −  )
=1 =1

X 
X 
X
 =  − 3    − 3    + 3   
=1 =1 =1

X 
X 
X
  =  ;   =  ;  = 
=1 =1 =1
 y  son respectivamente las componentes  e  del momento dipolar
p, el resultado final es,

 =  − 3   − 3   + 3    (4.30)


Las otras componentes tienen un resultado similar, es decir, el cambio
de origen si afecta al momento cuadripolar.
Si en algún caso se da la circunstancia de que tanto el momento monopo-
lar como el dipolar son nulos,  = 0 y p = 0,

 = 
y en general todas las componentes cumplen la misma relación,

 =  cuando  = 0 ; p = 0 (4.31)


4.2. MOMENTOS MULTIPOLARES

Ejemplo 4.2
La figura 4.6 muestra una distribución discreta de cargas sobre el plano
YZ. Calcular los momentos multipolares y los términos multipolares del
potencial.

Figura 4.6
Solución
Momento monopolar

3
X
=  = − + 2 −  = 0
=1

Momento dipolar

3
X
p=  r
=1
Los valores de r son,

r1 = u + u carga −  ; r2 = 0 carga 2
r3 = −(u + u ) carga − 
El momento dipolar será,

p = − (u + u ) + 0 − (−(u + u )) = 0
Momento cuadripolar
La distribución está en el plano XY, en consecuencia toda componente
que lleve la coordenada  es nula. Teniendo en cuenta la relación,
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS


X
 =  (3  − 2   )
=1

calculamos los distintos elementos de la matriz.


2 = 2 para las cargas negativas y 2 = 0 para la carga 2

 = −(1 × 3 − 2) + 0 − (1 × 3 − 2) = −2

 = −(1 × 3 − 2) + 0 − (1 × 3 − 2) = −2

 = −(2 × (−)) − (2 × (−)) = 4


por tanto se cumple la relación,

 +  +  = 0


Las componentes cruzadas que contienen  son nulas,

 =  =  =  = 0


Por la simetría del tensor,

 =  = − 3 × 1 × 1 + 0 −  3 · (−1) × (−1) = −6


El potencial viene dado por el término cuadripolar, ya que los otros son
nulos,

1 1 XX  
 (r) ' 
4 2 5
 
1  ¡ ¢
 (r) ' 5
−2 2 − 2  2 + 4  2 − 12 
8 

Ejemplo 4.3
Dada una distribución lineal de carga entre los puntos (0, −, 0) y (0,
, 0), cuya forma es  =  cos ( 0 ) calcular, de forma aproximada y
mediante los momentos multipolares, el potencial en el punto (0, 0, 4).
Solución
En primer lugar calculamos los momentos multipolares.
4.2. MOMENTOS MULTIPOLARES

Momento monopolar
 =  0   =  cos ( 0 )
Z ∙ ¸

 0 0   0 
=  cos ( )  =  sen( ) =0
−    −
Momento dipolar
r0 =  0 u .
Se sustituye en la ecuación (4.20) (r0 )  0 por  cos ( 0 )  0
Z Z 
p= r0 (r0 )  0 = u  0  cos ( 0 )  0
 −
½∙ ¸ Z  ¾
0   0    0 0
p = u   sen( ) − sen( )
  − −  
½ ∙ ¸ ¾
 2  0 
p = u  0 − −( ) cos( ) =0
  −
Momento cuadripolar
Las coordenadas de los puntos donde se sitúa la carga se caracterizan
por que las componentes son  = 0 y  = 0 por tanto,

 =  =  =  =  =  = 0


es decir, solo quedan los componentes de la diagonal.
La distancia 0 2 =  02 
Aplicando la ecuación 4.21 y sustituyendo (r0 ) por ( 0 ) y  0 por  0
Z 
 0
 = (3 · 0 −  02 ) cos ( )  0
− 
½∙ ¸ Z  ¾
02   0  0   0 0
 = −  sen( ) − 2 sen( ) 
  − −  
½ µ∙ ¸ Z  ¶¾
   0    0
 = − 0 − 2 − 0 cos( ) + cos( )  0
   − −  
½ ∙ ¸ ¾
   0 
 = − −4( )2  + ( )2 sen( )
   −

3
 = 4
2
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

Z 
 0
 = (3 · 0 −  02 ) cos ( )  0 = 
− 
3
 = 4
2
Z  Z 
02  0
02  0
 = (3 ·  −  ) cos ( )  0 = 2  02  cos ( )  0
−  − 
3
 = −2 = −8
2
Una vez conocidos los momentos dipolares calculamos el potencial en el
punto (0 0 4) aplicando la ecuación (4.20) adaptada a nuestra distribución
de carga. Dado que  = 0 y p = 0, sólo queda la parte correspondiente al
término cuadripolar. Los elementos que contienen la coordenada  e  son
nulos, dado que son nulas dichas coordenadas, por tanto,

1 1 XX  
 (r) '  (r) = 
4 2 5
 
1 1 2
 (r) '  
8 5
1 1 2 2 3 
 () ' 4  4 =
8 45 5 2 128  3 
4.3. PROBLEMAS

4.3. PROBLEMAS
P 4.1 En los vértices de un cuadrado de lado 2 se sitúan cuatro cargas
como indica la figura P4.1.
1 =  ; 2 = −  ; 3 =  y 4 = − 
Calcular los términos y momentos dipolar y cuadripolar de la distribu-
ción de cargas puntuales.

Figura P4.1 Figura P4.2


P 4.2 Dada la distribución de carga indicada en la figura P4.2, donde
1 = , 2 = 3 = −2.
1) Calcular el potencial en los puntos P1 y P2 mediante la ecuación (2.6).

P1 = (0,  , 0) ; P2 = (0, 0,  ) ;  =  = 2
2) Calcular los términos monopolar, dipolar y cuadripolar del potencial.
Comparar los resultados obtenidos en 1) con la suma de los tres términos
de 2).
P 4.3 Consideramos una molécula en forma de hexágono regular como la
indicada en la figura P4.3.
1) Calcular el momento dipolar de la molécula.
2) Sin modificar las distancias  entre los átomos, comprimimos la
molécula en la dirección del eje X de forma que el ángulo  cambie de
120 a 120 − .
Calcular la variación del momento dipolar en función de .
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

Figura P4.3
P 4.4 Calcular los momentos dipolar y cuadripolar de la distribución de
cargas indicada en la figura P4.4.
En los puntos (, 0, 0), (−, 0, 0), ( 0, 0, 0), ( 0, −, 0), ( 0, 0, ) y ( 0,
0, −) existe una carga −.
En el punto (0, 0, ∆) existe una carga 4.

Figura P4.4 Figura P4.5


P 4.5 Dada la distribución de cargas puntuales indicada en la figura P4.5,
calcular los términos monopolar, dipolar y cuadripolar del potencial en un
punto determinado por el vector de posición r.
P 4.6 Dada la distribución lineal y uniforme de carga situada entre los
puntos (0, 0, 2) y (0, 0, 2) y densidad (C/cm).  = 1 cm. 1) Calcular
el potencial en el punto (0,  , 0). 2) Calcular los momentos y términos
monopolar, dipolar y cuadripolar. 3) Comparar el resultado obtenido en 1)
con la suma de los términos calculados en 2) para  = 10 cm.
4.3. PROBLEMAS

P 4.7 Sobre el eje Z y entre las coordenadas  y − tenemos una distribu-


ción lineal de carga  =  () (su signo es el de la coordenada ). Calcular
los momentos monopolar, dipolar y cuadripolar de dicha distribución.
P 4.8 Sobre un hilo metálico, cuya sección es despreciable frente a su
longitud y dispuesto en forma de circunferencia de radio  sobre el plano
XY, se distribuye una densidad lineal de carga  =  (1 − cos ). Calcular
los momentos monopolar, dipolar y cuadripolar de la distribución de carga.
P 4.9 Sobre dos circunferencias, cuyos radios respectivos son  y , se sitúan
las distribuciones lineales de carga −1 y 2 . Se cumple la condición |21 | =
|22 |. Calcular los momentos monopolar, dipolar y cuadripolar.

Figura P4.9
P 4.10 Dada la distribución de carga lineal  =  cos(4) sobre la
circunferencia de radio  que muestra la figura P4.10, calcular los momentos
monopolar y dipolar, así como el potencial en el punto P(0, 0, )

Figura P4.10 Figura P4.11


P 4.11 Sobre una circunferencia de radio , situada en el plano ZY, ten-
emos una distribución lineal y uniforme de carga  que cumple la condición
2 = . Sobre el eje Y, a una distancia  = 2 se sitúa una carga −.
Calcular los momentos monopolar, dipolar y cuadripolar con respecto al
origen O.
CAPÍTULO 4. DIPOLOS Y MULTIPOLOS

P 4.12 La distribución de carga que se muestra en la figura P4.12 se com-


pone de la siguiente forma: Dos esferas de radio , cuyos centros respectivos
están en  = −2 e  = 2, y entre las que se produce una intersección.

Figura P4.12
En la esfera izquierda existe una densidad de carga −, salvo en la in-
tersección, y la esfera derecha tiene una densidad de carga , salvo en la
intersección.
Calcular los términos monopolar y dipolar del potencial debido a la cita-
da distribución de carga en un punto situado a una distancia  del origen
de coordenadas.
P 4.13 Una parte de la molécula de un material dieléctrico está formada
por iones distribuidos como indica la figura P4.13. El momento dipolar de
todos los iones es del mismo módulo  y su dirección y sentido se indica en
la figura P4.13.
Calcular la fuerza sobre el ion situado en el origen de coordenadas con
carga 4.

Figura P4.13
Capítulo 5

DIELÉCTRICOS

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudiar los fenómenos que se producen cuando se pone un material


dieléctrico (aislante) en presencia de un campo electrostático; y la caracter-
ización de dichos materiales mediante la susceptibilidad y permitividad.

Específicos

Al finalizar el tema el alumno debe lograr lo siguiente:

Comprender cómo son las características de un dieléctrico y su relación


con la composición y estructura del material.

Saber cómo se define la polarización eléctrica y por qué caracteriza al


dieléctrico desde un punto de vista macroscópico.

Comprender cómo se deduce el potencial en el caso de un material


polarizado.

Comprender cómo se definen las densidades de carga de polarización


superficial y volumétrica y la forma de utilizarlas para el cálculo del
potencial eléctrico.
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

Saber cómo se aplica el teorema de Gauss en presencia de dieléctricos.

Comprender cómo se define el vector desplazamiento eléctrico y su


utilidad cuando intervienen medios materiales.

Analizar y comprender cómo se introduce el concepto de susceptibili-


dad y permitividad eléctrica.

Comprender cómo se utiliza la permitividad para clasificar los dieléc-


tricos en lineales, homogéneos e isótropos.

Comprender cómo se producen los fenómenos de ruptura en dieléctri-


cos.

Saber deducir las condiciones en los límites para los vectores D, E y


P y su uso en la resolución de problemas electrostáticos.

Comprender cómo se comportan las componentes normales y tangen-


ciales en la superficie de separación de dos dieléctricos.

Comprender cómo se comportan las componentes normales y tangen-


ciales en la superficie de separación entre dieléctrico y conductor.

Requisitos previos

Saber manejar los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores,


además aplicar con soltura los instrumentos de cálculo indicados en capítulos
anteriores.

Orientación metodológica

Como en los temas anteriores, se recomienda una lectura detenida de los


distintos apartados que componen el capítulo 5. Después intentar resolver
los ejercicios que se proponen sin mirar la solución. Si surgen dudas volver
a estudiar el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten mirar la
solución sin mucho detenimiento para después tratar de resolver el ejercicio
de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas que se proponen al final del capítulo. Se procede de
forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los objetivos indicados al principio del capítulo.

Con este capítulo se termina la Unidad Didáctica I, donde se


establecen los conceptos básicos de la electrostática.
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

Nos proponemos estudiar en este capítulo los materiales denominados


dieléctricos, caracterizados por ser prácticamente aislantes, es decir, materi-
ales cuya conductividad es muy pequeña. Estos están compuestos de átomos
y moléculas cuya distribución interna de cargas se modifica en presencia de
un campo eléctrico. Las cargas positivas se desplazan con respecto a las
negativas dando lugar a una modificación del campo eléctrico que se puede
expresar mediante la caracterización de las distribuciones atómicas o mole-
culares de carga por dipolos, cuadripolos, etc.
Los dieléctricos se diferencian de los conductores en que, para un dieléc-
trico ideal, las cargas no son libres, sino que están ligadas a los átomos o
moléculas que constituyen el material. Estas cargas ligadas sólo se desplazan
pequeñas fracciones de las distancias interatómicas en presencia de un cam-
po eléctrico.
En este capítulo analizaremos el comportamiento de los dieléctricos en
campos estáticos y cómo sus propiedades eléctricas se derivan de los de-
splazamientos relativos de las cargas; como la dirección del campo apli-
cado no cambia tampoco se modifican los desplazamientos de carga. Esta
situación cambia con los campos alternos, sobre todo de frecuencia elevada,
para los que la inversión de los desplazamientos no sigue instantáneamente al
campo, produciéndose un fenómeno característico de esa situación conocido
como relajación dieléctrica. En este capítulo no estudiamos dicho fenómeno.
Comenzamos estudiando los agregados de dipolos para introducir los
conceptos de polarización eléctrica, después deducimos el campo debido a
un medio polarizado e introducimos el vector desplazamiento eléctrico. A
continuación estudiamos el teorema de Gauss en dieléctricos e introducimos
los conceptos de susceptibilidad y permitividad, magnitudes que, desde un
punto de vista macroscópico, caracterizan a los dieléctricos. Terminamos
analizando las condiciones para los vectores de campo en la superficie de
separación entre un dieléctrico y el vacío, un conductor u otro dieléctrico.

5.1. DIELÉCTRICOS: POLARIZACIÓN


Además de las indicadas en el párrafo anterior, los dieléctricos se car-
acterizan por las siguientes propiedades: Las moléculas de los materiales
dieléctricos son en general de dos tipos: 1) Las que en ausencia de campo
eléctrico exterior tienen una distribución de sus átomos tal que poseen un
momento dipolar neto y se las conoce como moléculas polares. 2) Molécu-
5.1. DIELÉCTRICOS: POLARIZACIÓN

las que en ausencia de campo no tienen momento dipolar y reciben el nombre


de moléculas no polares. Un ejemplo de molécula dipolar es el agua H2 O,
cuya disposición de los átomos de hidrógeno en dos vértices de un triángulo
isósceles y el oxígeno en el otro y la disposición particular de los orbitales
electrónicos, dan lugar a que la molécula tenga un momento dipolar neto.
Por otra parte todas las moléculas y átomos se polarizan cuando se
les pone en presencia de un campo eléctrico, ya que el campo provoca un
desplazamiento relativo de las cargas positivas y negativas. Esta polarización
en la mayoría de los materiales desaparece cuando lo hace el campo eléctrico.
El ejemplo más simple que podemos citar es el de un átomo, que tiene los
electrones distribuidos con simetría esférica alrededor del núcleo en ausencia
de campo; al aplicar un campo se desplazan los electrones con respecto al
núcleo central dando lugar a una disimetría que origina un momento dipolar
atómico.
En ausencia de campo eléctrico la mayoría de los dieléctricos con molécu-
las polares tienen sus dipolos orientados al azar, no siendo observable ma-
croscópicamente un momento dipolar neto. Cuando se aplica un campo eléc-
trico externo los dipolos moleculares se orientan en la dirección del campo
de manera que se puede observar un momento dipolar neto del conjunto.
Existen materiales como los ferroeléctricos que tienen un momento dipo-
lar permanente, observable mediante su inversión cuando se aplica un campo
eléctrico alterno, o a través de la variación que experimenta dicho momento
dipolar con la temperatura.
En general las distribuciones de carga dentro de las moléculas dan lugar,
como hemos visto en el capítulo anterior, a un potencial, y por tanto a un
campo. Éste se describe mediante una serie de términos en los que interviene
el momento monopolar, que en un dieléctrico es nulo, dado que la carga
neta lo es; un momento dipolar cuyo efecto estudiaremos; y un término
cuadripolar, que disminuye muy rápidamente con la distancia y se desprecia
frente a la contribución dipolar.
En el interior de un dieléctrico no podemos medir el campo mediante
la fuerza que ejerce sobre una carga libre. Por otra parte el dieléctrico a
través de los dipolos que lo forman modifica el campo eléctrico tanto en el
interior como en el exterior del material; a su vez, el campo en el interior
determina la polarización de los átomos y moléculas. En consecuencia es
necesario introducir relaciones entre los campos exterior e interior del ma-
terial, que tengan en cuenta los efectos de dicho material y nos permitan
conocer el campo en el interior en función de un campo medible en el exteri-
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

or. Para ello comenzamos introduciendo el vector polarización eléctrica que


es un promedio macroscópico del momento dipolar que tienen los átomos o
moléculas del material.

5.1.1. Polarización eléctrica


Un dieléctrico polarizado se puede considerar como un conjunto muy
numeroso de pequeños dipolos en el vacío. Para caracterizar dicho conjunto
de dipolos se introduce el concepto de polarización de la forma siguiente:
La polarización se define como el momento dipolar por unidad de vol-
umen cuando dicho volumen es muy pequeño; en forma matemática:

∆p
P = lı́m (5.1)
4→0 ∆ 
Donde ∆p = Σp es la suma vectorial de todos los momentos dipolares
que existen en el volumen elemental ∆ ; p es el momento dipolar de cada
átomo o molécula en ∆.

1 X
P = lı́m p (5.2)
4→0 ∆  =1
Como en todas las magnitudes que representan un valor medio, la polari-
zación asocia a cada punto, cuyo entorno es el volumen ∆ un vector P que
es el valor medio de los momentos dipolares de los átomos o moléculas exis-
tentes en el citado volumen. ∆ se considera muy pequeño en comparación
con las dimensiones del sistema, pero en su interior existe un gran número
de moléculas o átomos con momentos p . La polarización P es por tanto
una función de punto que caracteriza al dieléctrico desde un punto de vista
macroscópico.
Dado que las dimensiones de p son
h cargaipor distancia [C · m], las dimen-
siones del vector polarización serán C/m2 ; es decir, la unidad de medida
de P en el SI es el culombio partido por metro cuadrado [Cm2 ].

5.2. CAMPO Y POTENCIAL


5.2.1. Potencial debido a un material polarizado
Para analizar la contribución de un dieléctrico polarizado al campo en el
exterior vamos a calcular en primer lugar el potencial debido a un material
5.2. CAMPO Y POTENCIAL

polarizado en puntos exteriores a él. En la figura 5.1 se muestra un volumen


 0 de material, cuya polarización en cada punto es P(r0 ). A un volumen
elemental  0 , situado en la posición r0 , según la ecuación (5.1) le corresponde
un momento dipolar,

p = P(r0 )  0

Figura 5.1
El potencial debido a este dipolo elemental es, según la ecuación (4.3)
del capítulo anterior,
1  p·(r − r0 ) 1 P(r0 )·(r − r0 )  0
 (r) = =
4 |r − r0 |3 4 |r − r0 |3
El potencial debido a todo el material se obtiene integrando con respecto
al volumen  0 , Z
1 P(r0 )·(r − r0 )  0
 (r) = (5.3)
4  0 |r − r0 |3
La ecuación anterior nos permite calcular el potencial una vez conocida
la polarización P(r0 ) Nos interesa transformar dicha ecuación para expresar
el potencial de forma más simple en función de unas distribuciones de carga
que definiremos como cargas de polarización. Para ello vamos a transformar
la ecuación anterior teniendo en cuenta en primer lugar el término,
(r − r0 )
|r − r0 |3
Si consideramos que,
¯ ¯ ¡ ¢
¯r − r0 ¯ = ( − 0 )2 + ( −  0 )2 + ( −  0 )2 12
Podemos demostrar, de forma análoga a como lo hicimos en el apartado
2.1 con respecto a la coordenada r, que,
µ ¶
(r − r0 ) 0 1
=∇
|r − r0 |3 |r − r0 |
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

El operador ∇0 indica derivación con respecto las coordenadas del vector


de posición r0 , es decir, de las coordenadas donde se sitúan los dipolos. Dada
la forma de la ecuación 1 |r − r0 | se deduce que ∇0 = −∇. El operador nabla
∇ interviene en la derivación del campo a partir del potencial en el punto de
coordenadas definidas por r Ahora vamos a utilizar ∇0 ya que nos interesa
la transformación de una integral en la que intervienen las coordenadas con
prima. Con la relación anterior podemos expresar el integrando de la forma
siguiente, µ ¶
P(r0 )·(r − r0 ) 0 0 1
= P(r )·∇
|r − r0 |3 |r − r0 |
Si aplicamos la relación (1.132),
∇·( A) = A · ∇ + (∇ · A)
a nuestro caso con,
1
= y A = P(r0 )
|r − r0 |
µ ¶
1 0 0 1 1
0
∇ ·( P(r )) = P(r )·∇ 0
+ ∇0 ·P(r0 )
|r − r0 | |r − r0 | |r − r0 |
Despejando el primer término del segundo miembro tenemos,
µ ¶
0 1 1 1
P(r )·∇ 0
0
= ∇0 ·( 0
P(r0 )) − ∇0 ·P(r0 )
|r − r | |r − r | |r − r0 |
Llevando esta relación a la integral que sirve para calcular el potencial
se obtiene la siguiente ecuación,
Z ½ µ ¶ ¾
1 0 P(r0 ) ∇0 ·P(r0 )
 (r) = ∇· −  0
4  0 |r − r0 | |r − r0 |
Si aplicamos al primer término de la ecuación anterior el teorema de la
divergencia queda,
µZ Z ¶
1 P(r0 ) · n 0 −∇0 ·P(r0 ) 0
 (r) = 0
 +  (5.4)
4  0 |r − r | 0 |r − r0 |
 0 es la superficie que limita el volumen  0 ; n es el vector normal a  0 y
con sentido hacia el exterior de  0 ; 0 es la superficie elemental sobre  0 .
Los términos P(r0 ) · n y −∇0 ·P(r0 ) que aparecen en la ecuación (5.4)
son dos funciones escalares que permiten calcular el potencial como si fueran
unas densidades de carga, y tienen un significado especial por lo que sirven
para introducir las densidades de carga de polarización.
5.2. CAMPO Y POTENCIAL

Densidad de carga de polarización superficial

  (r0 ) =  = P(r0 ) · n


Es la densidad superficial de carga que se obtiene en la superficie de
separación a través del producto escalar de la polarización en dicha superficie
por el vector normal a ella.
Densidad volumétrica de carga de polarización

 (r0 ) = −∇0 ·P(r0 )


Es la densidad volumétrica de carga de polarización obtenida mediante
la divergencia de la polarización dentro del volumen ocupado por el material.
Atendiendo a estas definiciones, podemos expresar el potencial de forma
siguiente, µZ Z ¶
1   (r0 ) 0  (r0 ) 0
 (r) = 0
 + 0
 (5.5)
4  0 |r − r |  0 |r − r |
La ecuación (5.5) nos recuerda el potencial debido a densidades de carga
libre, ya que es la misma, salvo que se intercambia   con  y  con .

5.2.2. Campo eléctrico debido a un dieléctrico


De la ecuación anterior se puede deducir el campo electrostático creado
por un material polarizado, sin más que calcular el gradiente. Como las
densidades de carga no dependen de la coordenada r y
µ ¶
1 (r − r0 )
∇ = −
|r − r0 | |r − r0 |3
El campo eléctrico será,
µZ Z ¶
1   (r − r0 ) 0  (r − r0 ) 0
E = −∇ (r) =  +  (5.6)
4 0 3 0 3
 0 |r − r |  0 |r − r |
Que es similar al obtenido para cargas libres.
Significado físico de las densidades de carga
El potencial se ha obtenido a través de una transformación matemática
que no pone de manifiesto el significado físico de las cargas de polarización
introducidas. Por esta razón vamos detenernos a explicar el origen físico de
dichas cargas.
En la figura 5.2 se muestra un dieléctrico uniformemente polarizado. Los
dipolos que contribuyen a la polarización P están alineados de forma que
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

en el interior se compensa la carga positiva de un dipolo con la negativa del


siguiente, de tal manera que solo quedan sin compensar las negativas de la
superficie límite izquierda y las positivas correspondientes a la superficie de
la derecha. Esto explica la definición de la densidad de carga de polarización
superficial   = n · P El vector n tiene sentido contrario a P en la superficie
de la izquierda y por tanto su producto es negativo e igual a −   En la
superficie de la derecha n y P tienen el mismo sentido y en consecuencia la
densidad es positiva e igual a   . La carga neta, incluidas las dos superficies,
es nula como corresponde a un dieléctrico sin más carga que la de sus átomos.

Figura 5.2
Cuando tenemos un material cuya polarización no es uniforme podemos
explicar el proceso con el modelo indicado en la figura 5.2 En el modelo
se supone que la polarización crece de izquierda a derecha, y se representa
gráficamente dibujando más dipolos en un plano que en el precedente. En la
zona central se ha dibujado la sección de una caja que incluye la parte final
de un conjunto de dipolos y la inicial del siguiente. Como la polarización no
es uniforme el flujo de la polarización que entra en la cara de la izquierda
es menor que el flujo saliendo por la cara derecha; por tanto la divergencia
es positiva y como consecuencia la densidad de carga de polarización  es
distinta de cero, en este ejemplo negativa. En la figura se pone de manifiesto
porque hay más cargas negativas que positivas en el volumen considera-
do. Vemos por tanto que la existencia de  es consecuencia de la falta de
uniformidad en la polarización. Cuando P es uniforme ∇ · P = −  = 0.
Un sistema físico que puede aproximarse al modelo anterior sería un gas
de moléculas polares con la superficie derecha más fría que la izquierda, lo
que provocaría un doble efecto, por un lado la densidad del gas, hay más
5.2. CAMPO Y POTENCIAL

dipolos en la zona más fría. El otro efecto es que a una zona más caliente
lleva asociado mayor agitación térmica y por tanto mayor dificultad para
que los dipolos se orienten; es decir, menor polarización en la dirección del
campo aplicado, que tiene la dirección y sentido de P.
Hasta ahora no hemos demostrado la neutralidad de carga. Para ello no
hace falta más que desarrollar los componentes que intervienen.
Z Z Z Z
0 0 0
 =   +    = − ∇ · P  + P · n 0 (5.7)
0 0 0 0
Aplicando el teorema de la divergencia enunciado en el apartado 1.17,
ecuación (1.113), a la integral de volumen,
Z Z
0
∇ · P  = P · n 0
0 0
Llevando esta relación a la ecuación anterior,
Z Z
0
 = − P · n  + P · n 0 = 0
0 0
Es decir, se mantiene el dieléctrico con carga neta nula, como cabía esper-
ar, pues lo único que hacemos en todo el proceso matemático es transformar
la ecuación (5.3) de forma que se pueda expresar el potencial en función de
las densidades de carga de polarización.
En el modelo indicado en la figura 5.2 la neutralidad se manifiesta de la
forma siguiente: En el interior existe una densidad de carga  negativa, y en
la cara izquierda existe una densidad de carga superficial negativa menor que
la densidad positiva de la cara opuesta, por tanto la  negativa compensa
el desequilibrio entre las densidades de carga superficiales.
Campo en el interior del dieléctrico
En el apartado anterior hemos calculado el campo en el exterior del ma-
terial, lo que en principio nos evita tener que manejar |r − r0 | en puntos del
interior. El proceso seguido consiste en sustituir una distribución de dipolos
por otra de cargas ligadas, con una distribución   en la superficie y otra 
en el interior. Una vez demostrado que es posible tal transformación para
obtener el potencial fuera del material, se puede calcular dicho potencial, y
por tanto el campo electrostático, en el interior con la misma ecuación, ya
que esta situación es similar al cálculo de un potencial en el interior de un
volumen con densidad de carga libre  y una densidad  sobre la superficie.
Para demostrar de una forma sencilla que la integral no diverge cuando
|r − r0 | → 0 vamos a rodear el punto de coordenada r de una esfera de
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

radio |r − r0 |. El potencial debido a la carga exterior a la esfera es finito


pues |r − r0 |  0; la contribución de la carga dentro de la esfera será,

Z
0 1   0
 (r ) = lı́m
0
|r−r |→0 4  |r − r0 |

En coordenadas esféricas  0 = 4 |r − r0 |2 (|r − r0 |) y en consecuencia,

Z |r−r0 |
1 4 |r − r0 |2 (|r − r0 | )
 (r0 ) = lı́m
0
|r−r |→0 4 0 |r − r0 |

Z |r−r0 |
1 ¯ ¯ ¯ ¯
 (r0 ) = lı́m  ¯r − r0 ¯ (¯r − r0 ¯ ) = 0
0
|r−r |→0  0

Hemos supuesto que la densidad de carga es finita en el punto de coor-


denadas r = (  ) en el interior.
En el interior, por tanto, se calcula el campo eléctrico con la misma
ecuación (5.6) que se usa para el exterior.
El campo que obtenemos así es un valor medio y no el campo que actúa
sobre una molécula o átomo del material. En este último caso debemos
calcular el campo en el punto donde está la molécula, una vez suprimida.
Al campo así obtenido se le conoce como campo local y su relación con
el campo en el interior depende del tipo de moléculas, es decir, dipolos,
y sus características ligadas a su simetría, isotropía del material, que la
polarización sea o no inducida etc.
En el apartado de condiciones en los límites veremos los tipos de cavi-
dades que se pueden realizar en un dieléctrico, así como la relación entre el
campo dentro y fuera de la cavidad.

Ejemplo 5.1

En la figura 5.3 se muestra un dieléctrico sin cargas libres, cuya polari-


zación es de la forma P = ( + )u y P = 0 para    El espesor de la
placa es  y su superficie  Calcular las densidades de carga de polarización
y comprobar que la suma de todas en cero.
5.2. CAMPO Y POTENCIAL

Figura 5.3
Solución
Las densidades de carga superficial se obtienen mediante la ecuación,

 = P · n
En la cara izquierda n = −u ,  = 0 por tanto,

 = −u · (0 + )u = −  


En la cara de la derecha n = u ,  =  por tanto,

  = u · ( + )u = 2  
La densidad  se calcula a partir de la ecuación,
µ ¶
  
 = −∇ · P = − + +
  
Sustituyendo el valor de P,
µ ¶

 = −∇·( + )u = − 0 + ( + ) + 0


 = −
La carga superficial será,

 =  (2   −  ) =    [C]
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

La carga distribuida el interior se obtiene multiplicando la densidad por


el volumen,

 =    = −  
Es decir la suma de las dos distribuciones de carga es nula como cabía
esperar de un dieléctrico sin cargas libres.

Ejemplo 5.2
Un dieléctrico en forma de esfera, cuyo radio es  tiene una polarización
uniforme P =  u como muestra la figura 5.4. Calcular las densidades de
carga de polarización y el campo creado en el centro de la esfera.
Solución
La polarización es uniforme, por tanto ∇ · P = 0, ya que la derivada de
P es nula.
La simetría de la distribución es cilíndrica, ya que la polarización es
uniforme y en la dirección del eje Z. El vector normal sobre la superficie de
la esfera es,

n = u = u cos  + u sen 
La densidad superficial de carga será,

  = P · n =  u · (u cos  + u sen )

  =  cos 
Esta expresión muestra que las cargas son positivas en la parte superior
(  0) y negativas en la inferior (  0)
El campo eléctrico se calcula mediante la ecuación (5.6), que en este caso
se reduce a la siguiente,
Z
1   (r − r0 ) 0
E= 
4  0 |r − r0 |3
Los vectores de posición son,

r = 0 ; r0 =  (u cos  + u sen )


¯ ¯
r − r0 = − (u cos  + u sen ) ; ¯r − r0 ¯ = 
5.2. CAMPO Y POTENCIAL

0 = 2 sen   
Sustituyendo los distintos valores en la integral tenemos que,
Z
1 −3 (u cos  + u sen )( cos ) sen   
E=
4 0 3

Figura 5.4
La integración de la componente u es nula, dado que la simetría cilíndri-
ca de la distribución determina que para cada 0 con u existe otra simétrica
con −u y al integrar, sumar, se anula dicha componente. Simplificando la
integral se reduce a,
Z
1
E= −u  cos2  sen   
4  0
Los límites de integración son: de 0 a  para  y de 0 a 2 para 
Z 2 Z 
1
E =  −u  cos2  sen  
40
∙ 0 ¸
2 1 3 
= − u − cos  = −u
4 3 0 3 
En definitiva el campo eléctrico en el centro de la esfera es,

P
E=− (5.8)
3
Campo en cualquier punto del interior
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

Vamos a demostrar que el campo en cualquier punto del interior de


la esfera polarizada es el mismo que el obtenido anteriormente. Para ello
vamos a suponer que la esfera polarizada se forma por la superposición de
dos esferas desplazadas relativamente una distancia  en la dirección del eje
Z, una con densidad de carga  y la otra con densidad de carga −, ver figura
5.4
Utilizamos el campo obtenido en el ejemplo 3.6 para el interior de la
distribución.

E=  u
3 
La esfera con densidad negativa (−) tiene su centro en el origen de
coordenadas y el vector de posición en el punto donde calculamos el campo
es r por tanto el campo en dicho punto será,
 
E1 = −  u = − r
3  3 
La esfera con  positiva tiene su centro desplazado la distancia  en la
dirección del eje Z, y el vector de posición desde su centro es r0  por lo que
el campo será,
 0
E2 = r
3 
El campo total será la suma de los anteriores,

E = E1 + E2 = (r0 − r)
3 
Vemos en la figura que r = d + r0  Sustituyendo en la ecuación anterior
queda,

E=− d
3 
La polarización es la densidad de carga por el desplazamiento, P =  d.
Como queríamos demostrar el campo es uniforme dentro de la esfera
polarizada e igual a

P
E=−
3 
5.3. VECTOR DESPLAZAMIENTO

5.3. VECTOR DESPLAZAMIENTO


Ahora estamos en condiciones de demostrar el teorema de Gauss cuando
las cargas están dentro de un dieléctrico. Para fijar las ideas vamos a suponer
dos conductores con cargas 1 y 2 dentro de un dieléctrico. Aplicamos el
teorema de Gauss a una superficie  que limita el volumen de dieléctrico  ,
en cuyo interior se encuentran las cargas. En este caso el campo eléctrico lo
crean los dos tipos de cargas, las ligadas a átomos  y libres, no ligadas,
 = 1 + 2 .
I
1
E · s = ( +  ) (5.9)
 
La cargas ligadas en función de la polarización son,
Z Z
 = P · s + (−∇ · P) 
1 +2 
En la superficie  no existe discontinuidad del medio, por tanto ésta no
se considera en la integral de superficie.
Aplicando el teorema de la divergencia, ecuación (1.113), al segundo
término de la ecuación anterior tenemos,
Z Z Z
(−∇ · P)  = − P · s − P · s
 1 +2 

Figura 5.5
Aquí la superficie que limita el volumen  la forman  mas 1 y 2  Lle-
vando este resultado a la ecuación que proporciona las cargas de polarización
obtenemos,
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

Z
 = − P · s (5.10)

Si llevamos este resultado a la expresión para el teorema de Gauss dado
por la ecuación (5.9) obtenemos,
I µ Z ¶
1
E · s =  − P · s
  
Multiplicamos por  y transponemos la integral del segundo miembro,
I
( E + P) · s =  (5.11)

Vemos que la integral de superficie del vector  E + P, compuesto por
el campo eléctrico y polarización, depende únicamente de la carga libre 
encerrada por la superficie . La entidad de esta suma de vectores es de
tal importancia que se define un nuevo vector, conocido como vector D o
vector desplazamiento eléctrico mediante la siguiente ecuación,

D =  E + P (5.12)
Sustituyendo la nueva definición en la ecuación (5.11) obtenemos el teo-
rema de Gauss para cargas dentro de un dieléctrico,
I
D · s =  (5.13)

Que en forma verbal podemos enunciar de la siguiente manera: El flujo
total del vector desplazamiento a través de una superficie cerrada es igual a
la carga libre que encierra. No es necesario por tanto conocer la polarización
para obtener el flujo del vector D.
£ Las ¤ dimensiones del vector D son las mismas que las de P, es decir,
Cm2 .
Si en lugar de unos conductores cargados tenemos una distribución de
carga  dentro del volumen considerado, la ecuación (5.13) se transforma en
la siguiente,
I Z
D · s =   (5.14)
 
Aplicando el teorema de la divergencia al primer miembro de la ecuación
anterior queda,
5.3. VECTOR DESPLAZAMIENTO

Z Z
∇ · D  =  
 
Como el volumen de integración es el mismo, se pueden igualar los inte-
grando,

∇ · D = (5.15)
La ecuación anterior se denomina forma diferencial del teorema de
Gauss y constituye una de las ecuaciones fundamentales del campo electro-
magnético conocidas como ecuaciones de Maxwell. Dicha ecuación expresa
una relación puntual entre la divergencia del vector D y la densidad de carga
libre, no ligada, en el punto considerado, es decir, muestra que una fuente
de las líneas del vector D son las cargas libres.
La carga denominada libre, cuando consideramos dieléctricos, es una
carga que se aplica externamente en determinados puntos o zonas y, en
dieléctricos ideales, no se mueve.
Cuando se trata de un conductor, la carga libre bien corresponde a los
electrones libres pertenecientes a los átomos que forman el conductor o bien
se aporta externamente, con la particularidad de que tanto las propias como
las externas se mueven fácilmente dentro del conductor.
La ecuación (5.15) muestra que las cargas libres son una fuente del vec-
tor D, pero no es la única. Para verlo, determinamos el rotacional y la
divergencia del vector D,

∇ × D =  ∇ × E + ∇ × P
Como ∇ × E = 0 en todo campo electrostático,

∇×D=∇×P (5.16)
Atendiendo al enunciado del teorema de Helmholtz, apartado 1.21, las
fuentes de un campo son su divergencia y rotacional, por tanto la otra fuente
de D es ∇ × P, que será nula en medios homogéneos, P constante, pero no
en los heterogéneos como muestra el ejemplo 5.3.
Las ecuaciones (5.14) y (5.15) anteriores muestran que el flujo sólo de-
pende de las cargas libres, lo que nos permite calcular el vector desplaza-
miento sin tener en cuenta el dieléctrico en los casos en que la simetría del
problema lo permita. Es decir, podemos aplicar el teorema de Gauss para
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

obtener el vector D cuando se verifiquen las mismas condiciones de simetría


que hacían posible la aplicación en el caso del vector E.
El flujo del campo eléctrico, y por tanto su divergencia, en el caso de
que exista una densidad de carga libre además de la densidad de carga de
polarización, se expresa mediante el teorema de Gauss en la forma siguiente,
Z Z
1
E · s = ( +  )  (5.17)
  
y aplicando el teorema de la divergencia obtenemos,
1
∇·E= ( +  ) (5.18)

Es la forma diferencial del teorema de Gauss para E, en la que se pone
de manifiesto que las fuentes del campo eléctrico son los dos tipos de cargas,
libres y de polarización.
La ecuación (5.12) que define el vector D nos permite en cada caso
calcular uno de los vectores en función de los otros dos. Dependiendo de los
datos que tengamos será más fácil obtener primero uno de los vectores, y a
través de dicha relación calcular los otros.
Para terminar haremos unas consideraciones sobre la definición del vec-
tor desplazamiento, o vector D. Dicho vector tiene dos componentes: P que
en cada punto representa la densidad de momentos dipolares, y  E, pro-
ducto de la permitividad en el vacío por la intensidad de campo en cada
punto, debido tanto a las cargas libres como de polarización. El término  E
depende de la polarización en su conjunto pero no de la polarización en el
punto donde se considera el campo. Ambas magnitudes se miden en C/m2
pero su significado físico es distinto. El vector D es un híbrido compuesto
por dos vectores de naturaleza distinta, pero se introduce por que es útil
para analizar los campos eléctricos en presencia de dieléctricos. Por tanto el
vector desplazamiento no tiene unas propiedades físicas específicas, sólo es
la suma de P más  E y su flujo a través de una superficie cerrada depende
de la carga libre neta en el interior.

Ejemplo 5.3
Tenemos un dieléctrico sin cargas libres, cuya polarización es de la forma
P = ( + )u y P = 0 para    Calcular la divergencia y el rotacional
de los vectores D y E dentro del dieléctrico.
5.3. VECTOR DESPLAZAMIENTO

Solución
Puesto que no existen cargas libre la divergencia de D es nula,

∇·D=0
La divergencia del campo electrostático E, utilizando la ecuación (5.12),
será,

1 1
∇·E= ∇ · (D − P) = − ∇ · P
 
Sustituyendo P,
µ ¶
1   
∇·E=− 0+ ( + ) + 0 =0
    
El rotacional de todo campo electrostático es nulo, dado que E se calcula
a partir de un gradiente como muestra la ecuación (5.6), y la identidad
vectorial (1.141) pone de manifiesto que el rotacional de un gradiente es
idénticamente nulo.

∇ × E =0

∇ × D =  ∇ × E + ∇ × P = ∇ × P
Por tanto,
¯ ¯
¯ u u u ¯
¯   ¯
¯
∇ × D = ¯      ¯¯
¯ 0 ( + ) 0 ¯
Desarrollando el determinante,


∇ × D = −u ( + ) = − u

Vemos que los remolinos del vector D tienen su origen en la no uniformi-
dad del vector polarización, ya que su componente en la dirección del eje Y
varía con la coordenada .
Un sistema físico que se aproxime al modelo puede ser un gas de molécu-
las polares dentro de una caja rectangular, con la base inferior más caliente
que la cubierta. Entre las caras laterales se aplica una batería. En la parte
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

superior existirán más dipolos y en mayor proporción orientados en la di-


rección del campo, y en la zona inferior menos dipolos y más desordenados,
por tanto la componente en la dirección del campo es menor.

5.4. SUSCEPTIBILIDAD Y PERMITIVIDAD


Hasta ahora hemos descrito el potencial y campo debido a un dieléc-
trico polarizado, pero no hemos analizado el origen de la polarización y su
relación con el campo. El campo que actúa sobre un átomo o molécula de-
pende de cargas externas; es decir, campos producidos por cargas externas
al dieléctrico y de los generados por los propios dipolos del dieléctrico. Es-
tamos por tanto ante una situación compleja, la polarización de un átomo o
molécula depende del campo que actúa sobre ella, pero al mismo tiempo el
conjunto de átomos o moléculas polarizadas modifican el campo que actúa.
Para salir del atasco recurrimos a los experimentos, y estos nos muestran
que existe una relación de proporcionalidad entre el campo en el dieléctrico
y la polarización. Esta es una ecuación constitutiva de la forma P = P(E)
dependiente del tipo de material.
En la mayoría de los materiales P y E están ligados de manera que si
desaparece el campo se anula la polarización, salvo en los electretes y fe-
rroeléctricos que tienen una polarización espontánea en ausencia de campo
(véase la sección 5.5).
Desde un punto de vista macroscópico los materiales dieléctricos se ca-
racterizan por la forma que adopta la ecuación constitutiva, la magnitud
que relaciona al vector polarización P con el campo eléctrico E en un punto
determinado se denomina susceptibilidad eléctrica, y la citada relación
constitutiva es de la forma siguiente,

P =  (E) E (5.19)
La susceptibilidad (E) es una magnitud que depende del material con-
siderado. Puede ser o no función del campo, un tensor o una constante y
puede depender o no del punto.
En la mayoría de los materiales la susceptibilidad no depende del campo,
se trata de medio conocidos como lineales, y en ellos  es una constante o
un tensor que puede o no ser función del punto considerado.
5.5. CLASES DE DIELÉCTRICOS

Si tenemos en cuenta la definición del vector D, ecuación (5.12), y lleva-


mos a ella la ecuación (5.19), queda la relación:

D =  (1 + (E)) E = (E) E (5.20)


La magnitud (E) se conoce como permitividad eléctrica, y lo mismo
que la susceptibilidad, depende del material considerado.

(E) =  (1 + (E)) (5.21)


Los valores de la susceptibilidad o la permitividad caracterizan el mater-
ial y la ecuación (5.20) es la ecuación constitutiva que relaciona los vectores
D y E.
La medidas de la permitividad se suelen realizar comparando la capaci-
dad de un condensador en vacío con la del mismo condensador en el que se
introduce el dieléctrico, por esta razón se define una magnitud, que recibe
el nombre de constante dieléctrica como la relación entre la permitividad
del medio y la del vacío,

(E)
= = 1 + (E) (5.22)

En medios lineales,

= =1+ (5.23)


5.5. CLASES DE DIELÉCTRICOS


Los dieléctricos pueden clasificarse atendiendo al comportamiento de la
polarización en función del campo eléctrico.
Si además de campos electrostáticos consideramos también campos vari-
ables con el tiempo, entonces la susceptibilidad y la constante dieléctrica
dependen de la frecuencia del campo utilizado para medirla, pues la polar-
ización está ligada al desplazamiento de electrones e iones y estos desplaza-
mientos siguen con mayor o menor retraso las variaciones del campo. Esta
característica se da en todos los materiales por lo que en la clasificación que
veremos a continuación debemos, además, tener presente esta circunstancia.
Dieléctricos con polarización permanente
Son los que presentan polarización de forma espontánea sin que se aplique
un campo exterior. Ejemplos de este tipo son los electretes y ferroeléctricos.
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

Un electrete es en cierto modo como un imán permanente, se (”imana”)


polariza en el proceso de fabricación y permanece (”imanado”) polarizado
durante mucho tiempo, dependiendo del tipo de material y la forma que
adopte.
En algunos polímeros cuando les sometemos a un campo eléctrico fuerte
y a temperatura elevada se orientan los dipolos en el sentido del campo.
Manteniendo el campo aplicado durante el proceso de enfriamiento se logra
que los dipolos queden con su orientación ”congelada” en la dirección del
campo. Esta polarización puede permanecer, prácticamente inalterada, du-
rante mucho tiempo; en algunos materiales decenas de años. Este tipo de
material, una vez construido, permanece polarizado sin aplicarle un campo
eléctrico.
Otros materiales que manifiestan polarización espontánea son los llama-
dos ferroeléctricos. Aquí la polarización tiene origen en la estructura del
material y desaparece para una temperatura, conocida como temperatura de
transición o de Curie. Además en estos materiales aplicando un campo eléc-
trico se puede invertir la polarización y se produce el fenómeno de histéresis
con sus ciclos característicos de medios no lineales.
Dieléctricos lineales y no lineales
Dieléctricos no lineales son materiales cuya susceptibilidad y permitivi-
dad dependen del campo aplicado. Los ferroeléctricos son materiales que
tienen esta propiedad. Cuando  y  no dependen de E, los materiales son
lineales.
Dieléctricos isótropos y anisótropos
Cuando  y  no dependen de la dirección y sentido del vector E en
el punto considerado los materiales reciben el nombre de isótropos, de lo
contrario se les llama anisótropos.
Los medios anisótropos se caracterizan por que la permitividad es un ten-
sor, cuya matriz, si elegimos el sistema coordenado de referencia de manera
que coincida con los ejes principales del cristal que constituye el dieléctrico,
se reduce a la forma diagonal siguiente,
⎡ ⎤
1 0 0
[] = ⎣ 0 2 0 ⎦ (5.24)
0 0 3
y la ecuación constitutiva será,
5.6. RUPTURA EN DIELÉCTRICOS

⎡ ⎤ ⎡ ⎤⎡ ⎤
1 1 0 0 1
⎣ 2 ⎦ = ⎣ 0 2 0 ⎦ ⎣ 2 ⎦ (5.25)
3 0 0 3 3
Los cristales cuya ecuación constitutiva se expresa de la forma indicada,
se les conoce con el nombre de biaxiales. Cuando son iguales dos de los
términos de la diagonal se dice que es monoaxial. En el caso de sean los
tres iguales se trata de medios isótropos.
Dieléctricos homogéneos
En el caso de que los valores de  y  no dependan del punto considerado
el material es homogéneo, en caso contrario será no homogéneo.
En general vamos a suponer que los materiales son homogéneos lineales
e isótropos (h.l.i.). Cuando no ocurra así se indicará de forma explícita.

5.6. RUPTURA EN DIELÉCTRICOS


La polarización que hemos estudiado se debe al desplazamiento relativo
de los electrones que rodean al núcleo con respecto a dicho núcleo, o a la
orientación de dipolos moleculares. Cuando el campo aplicado es alto, de-
pendiendo del material y las condiciones ambientales, se pueden liberar elec-
trones e iones que son acelerados por el campo produciendo una corriente.
Los electrones e iones acelerados provocan la ionización de otros átomos.
El proceso puede multiplicarse llegando a la destrucción del dieléctrico. El
fenómeno descrito brevemente se conoce como ruptura en dieléctricos.
Los fenómenos de ruptura obedecen a mecanismos muy variados pero
los principales son de dos tipos. Ruptura intrínseca, su origen está en la
presencia de electrones libres en el dieléctrico. Al aumentar el potencial
aplicado se llega a un valor, conocido como potencial de ruptura, en el que
los electrones alcanzan tal energía que arrancan más electrones de los átomos
multiplicándose el efecto hasta destruir el dieléctrico.
El otro mecanismo se conoce como ruptura térmica; este proceso se debe
a que la corriente eléctrica, que lleva asociado un calentamiento por efecto
joule, produce en determinadas zonas tal cantidad de energía, que el dieléc-
trico, mal conductor del calor, no puede disipar; y en consecuencia se eleva
la temperatura, aumenta la velocidad de electrones e iones y se provoca la
ruptura.
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

La máxima intensidad de campo que soporta un dieléctrico sin que


se produzca la ruptura se conoce con el nombre de rigidez dieléctrica. La
rigidez dieléctrica del aire en condiciones normales de presión, temperatu-
ra y humedad es aproximadamente 3 × 106 Vm = 3kVmm Por ejemplo
para que salte la chispa de una bujía de automóvil, cuyos electrodos estén
separados 1 mm, es necesario aplicar 3000 V.

5.7. CONDICIONES EN LOS LÍMITES


Al estudiar distintas situaciones del campo eléctrico nos encontramos
que siempre hay un espacio ocupado por un tipo de material y otro por el
vacío u otro tipo de material. Los campos en distintos medios pueden ser
diferentes, dependiendo de las condiciones del sistema. Interesa por tanto
conocer la relación que existe entre el campo en los distintos medios, y para
ello debemos saber lo que ocurre en la superficie que los limita.
En realidad no existen transiciones abruptas de un material a otro, pero
en los casos en que ésta es muy rápida consideramos que la transición se
verifica en la superficie de separación de los dos medios.
Para calcular el comportamiento de las componentes de los distintos vec-
tores de campo y el potencial utilizamos dos elementos que caracterizan los
campos, su divergencia y rotacional. En el apartado siguiente estudiaremos
la transición entre dieléctricos y entre conductor y dieléctrico. Se pueden de-
ducir las condiciones de transición cuando interviene el vacío considerándolo
como si fuera un dieléctrico de permitividad  .
Potencial escalar
El potencial eléctrico entre dos puntos, cualquiera que sea el camino, por
definición cumple que,
Z 2
2 − 1 = − E · l
1
Si elegimos un camino perpendicular a la superficie límite de longitud
∆ y suponemos que los dos puntos están a la misma distancia de la su-
perficie límite,
µ ¶
∆ ∆
2 − 1 = − 1 + 2
2 2
Cuando ∆ → 0, puesto que el campo eléctrico es finito,
5.7. CONDICIONES EN LOS LÍMITES

2 − 1 = 0 (5.26)
Es decir, el potencial electrostático es continuo en la superficie de sepa-
ración.

5.7.1. Dieléctricos
Componentes normales del vector D
Obtenemos la relación entre las componentes normales del vector D en la
superficie de separación de los medios (1) y (2) diseñando una caja cilíndrica
elemental situada en la superficie de separación de dos medios dieléctricos,
véase la figura 5.6, y aplicando el teorema de Gauss para D expresado
por la ecuación (5.14), en la que cambiamos  por  sobre la superficie de
separación.

Figura 5.6
El flujo del vector D se descompone en tres partes: la primera es el flujo
a través del círculo de superficie s1 =  n1  cuyo vector unitario normal es
n1 = −n, dicho flujo es −D1 · n .
La segunda es el flujo a través del círculo de superficie s2 =  n2 y
vector unitario normal n2 = n, dicho flujo es D2 · n  
La tercera es el flujo a través de la superficie lateral del cilindro, éste,
dado que D es finito en la superficie de separación, se anula cuando la altura
del cilindro tiende a cero; es decir, cuando los dos círculos se aproximan a
la superficie de separación.
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

La carga en el interior de la caja cilíndrica, en el límite, se reduce a la


que existe sobre la superficie elemental , por tanto, si sobre  la densidad
superficial de carga es , la carga total encerrada por la caja es  . En el
límite el teorema de Gauss se expresa de la forma siguiente,

D2 · n  − D1 · n  =  
Eliminado  obtenemos la relación entre los valores del vector D en los
dos medios,

(D2 − D1 ) · n =  (5.27)
La ecuación anterior se puede expresar en función de las componentes
normales de los vectores, quedando de la forma siguiente,

2 − 1 =  (5.28)


Esta ecuación muestra que las componentes normales del vector
desplazamiento son discontinuas sobre la superficie de separación entre
dos medios cuando existe una densidad superficial de carga  sobre ella.
En el caso de que  = 0, la relación anterior queda de la forma:

2 − 1 = 0 (5.29)


La ecuación (5.29) muestra la continuidad de las componentes normales
del vector desplazamiento cuando sobre la superficie de separación no hay
cargas.
Componentes tangenciales del vector E
Para deducir el comportamiento de las componentes tangenciales del vec-
tor campo eléctrico E en la superficie de separación de dos mediosH utilizamos
la condición de que E es un campo conservativo, es decir, que  E · l = 0.
Aplicando esta condición sobre el contorno ABCD indicado en la figura 5.6,
cuando los tramos AD y BC tienden a cero, se deduce la ecuación para las
componentes tangenciales del campo E.
Sobre el tramo AB = ∆ la integral de línea es E2 · ∆l. En el tramo CD
= ∆, dado que el recorrido es en sentido contrario al anterior, la integral
de líneas es −E1 · ∆l. A lo largo de los tramos AD y BC, si E es finito en
la superficie de separación, como AD y BC tienden a cero al aproximar los
lados AB y DC a la superficie de separación, la integral de línea sobre dichos
tramos será nula. En definitiva la aplicación de la integral de línea a lo largo
del camino cerrado ABCD queda de la forma,
5.7. CONDICIONES EN LOS LÍMITES

(E2 − E1 ) · ∆l = 0 (5.30)
De la relación anterior se deduce que,

2 − 1 = 0 (5.31)


Ecuación que expresa la continuidad de las componentes tangen-
ciales del campo eléctrico en la superficie de separación entre dos medios,
que es independiente de que exista carga libre sobre dicha superficie.
Componentes tangenciales de D
Para saber lo que ocurre con las componentes tangenciales del vector D
y su relación con las mismas componentes de P, utilizamos el rotacional,

∇×D=∇×P
Ya que ∇ × E = 0. La ecuación anterior por analogía con el compor-
tamiento demostrado para E, se verifica que,

2 − 1 = 2 − 1 (5.32)


Utilizando la relación entre D y E, D =  E, podemos encontrar las
ecuaciones que ligan, tanto las componentes normales como las tangenciales
de los dos vectores D y E en la superficie que limita dos medios.
Estas relaciones permiten calcular los vectores E y D en el interior de
un dieléctrico si conocemos dichos campos en el exterior y viceversa.
Dado que en el vacío podemos medir el campo eléctrico con más facilidad,
por ejemplo mediante la fuerza que ejerce sobre una carga o midiendo la
diferencia de potencial entre dos puntos, utilizamos las relaciones obtenidas
para calcular el campo en el interior de un dieléctrico.

5.7.2. Conductores
Los conductores se caracterizan por que en condiciones estáticas el campo
en su interior es nulo y la carga se sitúa sobre la superficie. Partiendo de
estas condiciones podemos obtener las condiciones en los límites en el caso de
que el medio (1) indicado en los apartados anteriores es un buen conductor.
Componentes normales de D
Si utilizamos la ecuación (5.29), como ahora 1 = 0 queda,
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

2 =  (5.33)
Es decir, sobre la superficie de un conductor cargado la componente nor-
mal del vector D depende de la densidad superficial de carga  sobre dicha
superficie. Como en el medio (2) D =  E, si  es constante, la componente
normal del vector campo eléctrico será,

2 = (5.34)

De la ecuación (5.31) se deduce el comportamiento de las componentes
tangenciales. Como el campo es nulo en el interior, 1 = 0, por tanto
2 = 0, es decir, las componentes tangenciales del campo serán,

1 = 2 = 0 (5.35)


Si el medio es homogéneo e isótropo,  es una constante y se verifica que,

1 = 2 = 0 (5.36)


Estas condiciones en los límites ponen de manifiesto que en las prox-
imidades de un conductor cargado los vectores D y E son normales a su
superficie, cosa que se demostró para E al estudiar las líneas equipotenciales
y de campo.
En el caso de más general, con D1 = P1 = 0 utilizando la ecuación
(5.32) tenemos,

2 = 2 (5.37)


Las condiciones en los límites nos permiten saber como se comportan los
vectores de campo en las zonas de transición entre dos medios materiales.

Ejemplo 5.4
La figura 5.7 muestra tres tipos de cavidades en un dieléctrico, así como
las direcciones de los vectores E y P. Calcular los vectores D y E en el
interior de las cavidades.
Solución
Cavidad en forma de cilindro alargado
La cavidad A de la figura 5.7 es la sección transversal de un cilindro
alargado cuyo eje tiene la misma dirección que el campo E en el medio
material.
5.7. CONDICIONES EN LOS LÍMITES

Aplicando las condiciones en los límites para las componentes tangen-


ciales del campo E,

 = 
Si la cavidad es alargada y muy fina, el campo eléctrico debido a las
cargas de polarización en los extremos del cilindro es despreciable, por tanto,
el campo eléctrico dentro de una cavidad cilíndrica alargada y paralela al
campo en el dieléctrico es el mismo que en el dieléctrico.

Figura 5.7

E = E = E
El vector D será,

D =  E =  E
Cavidad en forma de disco
La cavidad B de la figura 5.7 es la sección transversal de un disco, cuyo
eje es paralelo al campo E y al vector P, por tanto a D. Es decir, el disco
es un cilindro con un radio muy superior a la altura.
Aplicando las condiciones en los límites para las componentes normales
de D, y dado que en este caso no hay cargas libres,

 = 
En puntos centrales de la cavidad, donde la perturbación de los bordes
es despreciable, se puede considerar que en la cavidad con eje paralelo a D
el vector desplazamiento en el interior es el mismo que en el dieléctrico,

D = D
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

El campo eléctrico E depende de las componentes normales del vector


desplazamiento y de la polarización. En este tipo de cavidad y en puntos
alejados de los bordes,
I I
1
E · s = (D − P) · s

Hemos utilizado la relación D =  E + P.
Aplicando esta ecuación a una cajita cilíndrica de superficie ∆ en el
límite vacío-dieléctrico, y dado que no hay cargas libres,
I
D · s = 0
por tanto,
I I
1
E · s = (−P) · s

Es decir,

1
( −  )∆ = − ( −  )∆

Dado que la polarización en el vacío es nula,  = 0 y  =  en
consecuencia,

1
 −  = 

En puntos alejados de los bordes podemos establecer que,

P
E = E +

Cavidad esférica
La cavidad C de la figura 5.7 es la sección transversal de una esfera. El
campo en el interior se obtiene considerando las cargas de polarización en la
superficie de la esfera. Como hemos visto en el ejemplo 5.2, ecuación (5.8),
el campo creado por una esfera polarizada es,

P
E = −
3
Ahora la distribución es opuesta a la del ejemplo citado, por tanto el
campo será de signo contrario. Luego el campo en el interior será,
5.7. CONDICIONES EN LOS LÍMITES

P
E = E − E = E +
3
El vector D dentro de la cavidad es,

D =  E + P
Como P = 0 dentro de la cavidad,

P
D =  E +
3

Ejemplo 5.5
Situamos una placa dieléctrica de espesor , lado  y permitividad 
entre dos láminas conductoras planoparalelas como indica la figura 5.8. Uni-
mos las láminas a una batería de forma que entre ellas exista una diferencia
de potencial  .
Suponemos despreciables los efectos de borde.
Calcular los vectores D, E y P, la densidad de carga de polarización
  sobre las superficies de la placa y la densidad de carga libre  sobre las
láminas conductoras.

Figura 5.8
Solución
a) Vector desplazamiento D
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

Para calcular el vector desplazamiento aplicamos la continuidad de las


componentes normales de dicho vector, la relación entre campo y desplaza-
miento D =  E y la Rdefinición de diferencia de potencial dada por la
ecuación, ∆ =  = − E · l.
Al despreciar los efectos de borde, se supone que el campo en el exterior
de las dos láminas conductoras, y por tanto en el dieléctrico, es uniforme y
normal a la superficie  = 2 de placa y láminas. Esto supone que el campo
eléctrico pasa de un valor en la placa de dieléctrico a cero en el exterior,
lo que contradice la continuidad de las componentes tangenciales del campo
eléctrico. En realidad las líneas de campo son curvas que salen también hacia
el exterior del borde debilitándose el campo en el interior de la placa. Si la
placa es muy delgada frente a la superficie , el error que se comete es
despreciable suponiendo que el campo es uniforme en el interior y nulo en
el exterior.
Sobre la superficie de la placa dieléctrica no hay cargas libres, por tanto
las componentes normales del vector D son continuas, es decir, 1 = 2 =
, y  = . La aplicación de la integral de línea nos lleva a la relación
siguiente,


 = E · d =   =

Despejando obtenemos el módulo del vector D,

 
= D= n
 
b) Vector campo eléctrico E
Dado que el medio es homogéneo lineal e isótropo, cuya permitividad es
la constante , obtenemos el vector campo eléctrico mediante la ecuación
constitutiva D =  E, es decir,

D 
E= = n
 
c) Polarización P
Para obtener el vector polarización recurrimos a la relación entre los tres
vectores de campo dada por D =  E + P, por tanto,

 
P = D −  E = ( −  ) n =   n
 
d) Densidades de carga de polarización
5.7. CONDICIONES EN LOS LÍMITES

La relación entre densidad superficial de carga de polarización y P viene


dada por la ecuación   = P · n, donde n es el vector unitario normal hacia
el exterior de cada superficie de separación entre dieléctrico y otro medio.
Sobre la cara derecha de la placa dieléctrica el vector unitario normal
coincide con n, por tanto,

  
 = ( −  ) n · n = ( −  ) =  
  
Sobre la cara izquierda el vector unitario normal con sentido hacia el
exterior es −n, en consecuencia,

  
 0 = ( −  ) n · (−n) = − ( −  ) = −  = − 
  
e) Densidades de carga libre 
En el apartado dedicado a las condiciones en los límites entre un con-
ductor y otro medio hemos visto que las componentes del vector D en la
superficie de separación, cumplen la relación siguiente,  = . Sobre la
lámina conductora derecha el vector unitario normal hacia el exterior es
igual a −n, en consecuencia,


 = −

Sobre la lámina conductora izquierda el vector unitario normal es n, por
tanto la densidad de carga libre en dicha lámina es,


0 = 

Podemos comprobar que las densidades de carga de polarización y la de
cargas libres son de signo opuesto en los respectivos lados.

Ejemplo 5.6
Dos medios lineales homogéneos e isótropos, cuyas permitividades res-
pectivas son, 1 = 6 y 2 = 4 , están separados por un plano como
indica la sección mostrada en la figura 5.9. En el medio (1) el campo eléc-
trico E1 incide sobre la superficie de separación con un ángulo 1 = 45◦ .
1 = 1 V/m.
Calcular el ángulo 2 que forma el campo eléctrico con el vector normal
en el medio (2).
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

Calcular el módulo del campo 2 en el medio (2).

Figura 5.9
Solución
Para resolver este ejercicio debemos aplicar la continuidad de las com-
ponentes tangenciales del vector E y, dado que no existen cargas libres en
la superficie de separación, la continuidad de las componentes normales del
vector desplazamiento D. Es decir,

1 = 2

1 = 2 1 1 = 2 2


Cálculo del ángulo 2
La relación entre ángulos y campos se obtiene aplicando las condiciones
anteriores,

1 sen 1 = 2 sen 2 1 1 cos 1 = 2 2 cos 2


Dividiendo miembro a miembro las dos igualdades anteriores obtenemos
la siguiente relación,
1 1
tan 1 = tan 2
1 2
Como

1 = 45◦ tan 1 = 1

2 4 2
tan 2 = = =
1 6 3
2
2 = arctan = 33 69◦
3
5.7. CONDICIONES EN LOS LÍMITES

Cálculo de 2

Dado que conocemos 1 = 1 (V/m) y sen 45◦ = 22, utilizando la
primera de las relaciones entre componentes tangenciales del campo queda,

sen 1 22
2 = 1 = = 1 274 (V/m)
sen 2 sen( 33 69)
El valor calculado de 2 nos indica que hay una discontinuidad en las
componentes normales del campo, dicha discontinuidad se debe a la exis-
tencia de cargas de polarización en la superficie de separación entre los dos
materiales. Las citadas cargas son el resultado de la variación que experi-
menta la polarización al pasar del medio (1) con permitividad 1 al medio
(2) con 2 .
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

5.8. PROBLEMAS

P 5.1 Una molécula tiene distribuidos los iones como indica la figura P5.1.
Donde  = 10−8 m y ∆ = 10−9 m.
1) Calcular el momento dipolar de la molécula. ( = 3 2 × 10−19 C).
2) Un material se compone de 1019 moléculas como la indicada anteri-
ormente por cada m3 . Calcular la polarización P de dicho material.

Figura P5.1 Figura P5.2

P 5.2 Sobre una esfera conductora, en presencia de un campo eléctrico


E uniforme, se induce una distribución de carga,  = 3   cos , véase la
figura P5.2.
1) Calcular el momento dipolar de la distribución de carga.
2) Entre las placas de un condensador, de superficie  y espesor , se in-
troducen  esferas por unidad de volumen. Cuando aplicamos una d.d.p. 
entre las placas se inducen distribuciones de carga sobre las esferas conduc-
toras. Suponemos que dicha distribución es de la forma  = 3 ( ) cos .
Utilizando el momento dipolar calculado en 1), determinar la permitivi-
dad eléctrica equivalente del conjunto de esferas.
P 5.3 Un disco de dieléctrico, cuyo radio es  y espesor , está uniforme-
mente polarizado en la dirección de su eje P =  u .
1) Calcular las densidades de carga de polarización.
2) Calcular el campo eléctrico en puntos del eje, tanto interiores, como
exteriores al disco.
5.8. PROBLEMAS

Figura P5.3 Figura P5.4


P 5.4 Dentro de un condensador de placas planoparalelas y de espesor
, introducimos un dieléctrico de permitividad no uniforme  =  (1 + )
como indica la figura P5.4. 1) Calcular los vectores D, E y P, cuando apli-
camos una d.d.p.  entre las placas. 2) Calcular las densidades de carga 
y .
Se desprecian los efectos de borde.
P 5.5 Disponemos dos condensadores idénticos, de placas planoparalelas
cuya superficie es  y espesor , como indica la figura P5.5. Entre las placas
existe un dieléctrico de permitividad  = 100 .
Una vez cargados a una d.d.p.  y desconectada la batería, en un in-
stante dado se fractura el dieléctrico entre las placas del condensador (1), de
forma que se abre una fisura plana y paralela a las placas de espesor 0 01 .
Calcular los vectores E y D en los condensadores (1) y (2) antes y después
de la fractura.
¿Se detectará la fractura midiendo la d.d.p. entre las placas del conden-
sador (2)?

Figura P5.5 Figura P5.6


P 5.6 En un condensador de placas planoparalelas, con un dieléctrico
de permitividad , suponemos que una de ellas se despega del dieléctrico,
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

quedando el condensador como indica la figura P5.6. El espesor  = 10−4 .


Calcular la permitividad aparente del condensador con la placa despe-
gada, y determinar su valor para permitividades elevadas.
Suponemos despreciables los efectos de borde.
P 5.7 Dado el sistema formado por dos superficies esféricas conductoras
concéntricas, de radios 1 y 2 , véase la figura P5.7. En el espacio entre
esferas se introduce un dieléctrico de permitividad , de forma que llene la
mitad de dicho espacio. Unimos las esferas a los bornes de una batería de
f.e.m.  .
1) Calcular los vectores E, D y P en el espacio entre esferas.
2) Obtener las densidades de carga de polarización.

Figura P5.7 Figura P5.8


P 5.8 Un sistema está formado por una esfera conductora de radio  una
capa esférica conductora de radio interior  = 2 concéntrica con la anterior,
y una capa esférica dieléctrica, también concéntrica con las anteriores, cuya
permitividad es  siendo su radio interior  y el exterior  = 32  Los tres
elementos están dispuestos como muestra la figura 5.8. Se unen a tierra la
esfera y la capa conductora.
En la superficie exterior de la capa dieléctrica (de radio ) existe una
distribución superficial de carga 
1) Calcular los vectores D y E en la zona cuyo radio  está comprendido
entre  y 
2) Obtener las densidades de carga sobre las superficies conductoras de
radio  y  Y calcular la densidad de carga de polarización sobre la superficie
dieléctrica en contacto con la esfera de radio 
P 5.9 Tenemos una esfera de dieléctrico de radio  y permitividad . En
dicha esfera existe además una distribución uniforme de carga  =  .
5.8. PROBLEMAS

1) Calcular los vectores D y E dentro y fuera de la esfera.


2) Calcular el potencial para  = 0 (0   pero 0 ' ). Obtener el
potencial en el centro de la esfera,  = 0.
P 5.10 Un cable coaxial, cuyos radios interior y exterior son respectiva-
mente  y  ( = 2), tiene un dieléctrico en el espacio entre conductores
¡ ¢−1
cuya permitividad es,  = 6  1 + ()2 .

Figura P5.10 Figura P5.11


Se conecta una pila de f.e.m.  entre los conductores como indica la
figura P5.10.
1) Calcular los vectores D E y P en el dieléctrico.
2) Obtener las densidades de carga de polarización.
P 5.11 Disponemos de un cable coaxial indefinido, cuyos radios respectivos
se muestran en la figura P5.11. En el espacio entre conductores hay un
dieléctrico cuya permitividad depende del radio  = (), con () =  . Se
aplica un pila de f.e.m.  como muestra la citada figura.
1) Calcular la forma matemática de  = (), de manera que el campo
eléctrico no varíe con el radio en la zona entre conductores.
2) Determinar los vectores D, E y P en el dieléctrico.
P 5.12 Sea un sistema coaxial formado por dos cilindros conductores
indefinidos, el interno de radio  y el externo de radio . El espacio entre el
conductor interno y el externo está ocupado por un material de permitividad
 =   . Los conductores se encuentran conectados a una batería de
manera que la d.d.p. entre ellos es  
Calcular los vectores E y D en el espacio entre conductores y la distribu-
ción de carga sobre el conductor de radio .
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

Figura P5.12 Figura P5.13


P 5.13 Sobre un plano coincidente con el XZ tenemos una densidad super-
ficial de carga . Pegado a dicha distribución tenemos una placa dieléctrica,
también indefinida en las direcciones X y Z, de espesor  y permitividad ,
(véase la figura P5.13).1) Calcular los vectores D y E, dentro y fuera del
dieléctrico. 2) Determinar las densidades de carga de polarización.
P 5.14 Sobre una esfera conductora de radio  existe una carga . Alrede-
dor de dicha esfera se sitúa una capa dieléctrica, de radio interior  y exterior
, cuya permitividad es  = 2 . 1) Calcular los vectores de campo D y
E para   . 2) Obtener las densidades de carga de polarización cuando
 =  y  = .

Figura P5.14
P 5.15 Una placa de dieléctrico, de espesor  y superficie , tiene una
polarización uniforme P. Disponemos la placa entre dos láminas conductoras
unidas entre sí por un conductor como indica la figura P5.15. 1) Calcular
los vectores D y E en los medios entre placas. 2) Calcular las densidades de
carga en láminas y placa.
5.8. PROBLEMAS

Figura P5.15 Figura P5.16


P 5.16 Tenemos dos placas conductoras paralelas, separadas por una
distancia , cuya superficie es  Manteniendo cerrado el interruptor S (véase
la figura P5.16) introducimos un material con polarización espontánea P .
Calcular los vectores de campo D y E.
Se desconecta el interruptor S y a continuación se calienta el material de
forma que se anula la polarización espontánea P , es decir, P = 0 ¿Cual
es el valor de los vectores de campo ahora?
P 5.17 En la figura P5.17 se muestra un dieléctrico entre dos placas
conductoras unidas entre sí por un conductor externo. El dieléctrico tiene
una zona de espesor 1 con una polarización P, y otra zona de espesor 2
cuya polarización es −P
1) Calcular los vectores de campo E y D en las distintas zonas.
2) Calcular las densidades de carga reales sobre las placas conductoras.

Figura P5.17 Figura P5.18


P 5.18 En la figura P5.18 se muestra un dieléctrico entre dos placas
CAPÍTULO 5. DIELÉCTRICOS

conductoras unidas entre sí por una batería externa  . El dieléctrico tiene


una zona de espesor 1 con una polarización P, y otra zona de espesor 2
cuya polarización es −P
1) Calcular los vectores de campo E y D en las distintas zonas.
2) Calcular las densidades de carga reales sobre las placas conductoras
P 5.19 Tenemos una barra dieléctrica de permitividad  = 3 , cuya
sección transversal se muestra en la figura P5.19.
Aplicando las condiciones en los límites calcular el ángulo de incidencia
1 del campo en el punto P del medio (1) para que el campo eléctrico en el
medio (3) sea paralelo al eje Y.

Figura P5.19
Parte II

UNIDAD DIDÁCTICA II
Capítulo 6

SISTEMAS DE CONDUCTORES

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudio del campo y potencial electrostático cuando existe un conductor


o un sistema de conductores.

Específicos

Analizar el comportamiento del campo y potencial eléctrico cuando ex-


isten conductores cargados. Comprender cómo se producen las cargas
inducidas y en qué condiciones se produce el apantallamiento.

Saber cómo se define la capacidad de un conductor aislado y su relación


con su forma geométrica.

Comprender cómo se produce la interacción de un sistemas de conduc-


tores cargados. Saber cómo se definen los coeficientes de potencial y
comprender sus características.

Saber cómo se deducen los coeficientes de capacidad e influencia y


analizar sus propiedades.

Comprender cómo se constituye un condensador, sus características y


la definición de capacidad de un condensador.
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

Saber cómo se calcula la capacidad de una asociación de condensadores


en serie y paralelo.

Requisitos previos

Saber manejar los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores y


aplicar los instrumentos de cálculo indicados en los capítulos anteriores.

Orientación metodológica

En este tema se inicia la segunda Unidad Didáctica que se caracteriza por


la aplicación de las ideas de electrostática introducidas en al primera Unidad
a sistemas en los que intervienen conductores. Además, en los capítulos
siguientes se introducirá la energía electrostática y los métodos de resolución
de problemas electrostáticos.
En primer lugar se recomienda una lectura detenida de los distintos
apartados que componen el capítulo 6. Después intentar resolver los ejerci-
cios que se proponen sin mirar la solución. Si surgen dudas volver a estudiar
el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten mirar la solución sin
mucho detenimiento para después tratar de resolver el ejercicio de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas que se proponen al final del capítulo. Se procede de
forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los objetivos indicados al principio.
6.1. CONDUCTORES

6.1. CONDUCTORES
6.1.1. Características
Aunque ya nos hemos referido a ellas en capítulos anteriores, vamos a
mostrar ahora las características más importantes de los conductores.
De una forma genérica podemos definir un conductor como un cuerpo
sobre el que las cargas eléctricas se pueden mover libremente bajo la influ-
encia de un campo eléctrico. Los casos más comunes son los metales como
el cobre, plata, oro, aluminio, etc.
En condiciones estáticas el campo eléctrico dentro de un conductor es
nulo, de lo contrario se estarían moviendo las cargas. Si el campo es nulo,
la integral de línea a lo largo de cualquier camino será nula, por lo que el
conductor es un volumen que está a un potencial y la superficie que lo limita
es por tanto una superficie equipotencial. En resumen, en el interior de un
conductor E = 0 y  = constante.
Como consecuencia de ser equipotencial la superficie del conductor, y
que las líneas de campo son perpendiculares a las equipotenciales, se deduce
que el campo eléctrico es normal a dicha superficie en los puntos exteriores
muy próximos a ella.
Cuando ponemos a un conductor en presencia de un campo eléctrico se
produce, en un tiempo muy corto, dependiente de su conductividad, una
redistribución de las cargas libres del conductor, de forma que al terminar
el proceso el campo es nulo en su interior. Estas cargas se sitúan sobre la
superficie del conductor y se conocen como cargas inducidas. Las cargas
inducidas producen un campo en el interior del conductor que contrarresta
el campo externo, de manera que el campo electrostático en el interior es
cero.
Si depositamos una carga  sobre un conductor, esta carga se distribuye
por la superficie del conductor, siendo nula la carga neta en el interior. Esto
se demostró en el apartado 3.7 aplicando el teorema de Gauss sobre una
superficie interior muy próxima a la del conductor.
Campo en la superficie de un conductor cargado
Como hemos visto en el párrafo anterior la carga en un conductor se
distribuye por la superficie. Si consideramos que la densidad de carga super-
ficial es , podemos deducir el campo en la parte exterior de la superficie
aplicando las condiciones en los límites expresadas por la ecuación (5.34)
deducida en el capítulo anterior,
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES


E= n (6.1)

Donde n es el vector unitario normal a la superficie en el punto conside-
rado. La permitividad  depende del medio que rodea al conductor, si está
en el vacío será igual a  .
Apantallamiento
Cuando un conductor  tiene un hueco en su interior, por ejemplo una
esfera metálica hueca, la carga sobre dicho conductor se distribuye sobre
la superficie exterior, siempre que en el hueco no exista carga. Como conse-
cuencia el campo en el interior del conductor y en el hueco es nulo, por tanto
su potencial es constante. Si en el hueco situamos un conductor descargado
 , como indica la figura 6.1, dicho conductor se mantiene al potencial del
conductor que le rodea, es decir, se mantiene al potencial  sin que el cam-
po creado por el conductor  con carga  pueda afectarlo. Este fenómeno
se conoce como efecto de apantallamiento, que es de gran utilidad ya que
si unimos el conductor exterior a tierra, las variaciones externas de campo
no afectan al conductor  situado en el interior.

Figura 6.1
Consideremos ahora el caso de dos conductores  y  0 como indica la
figura 6.1.  0 es una capa esférica conductora. En este caso el conductor
interior  tiene una carga  y el exterior  0 no tiene carga neta. El con-
ductor con carga  induce sobre la superficie interior del conductor  0 una
carga total − distribuida de manera que en el interior de la capa conduc-
tora  0 no existe campo en condiciones estáticas. Sobre cualquier superficie
en el interior de la capa E = 0, y el teorema de Gauss muestra que,
6.1. CONDUCTORES

I
1
E · s = ( +  ) = 0
 
Es decir,  = −.
Hemos supuesto que el conductor  0 no tiene carga neta, por tanto debe
haber una carga  distribuida en dicho conductor, ya que la aplicación del
teorema de Gauss en una superficie exterior a los dos conductores indica
que,
I
1
E · s = 
 
Cabe preguntarse dónde y cómo se distribuye esta carga en la capa  0 .
Por una parte sabemos que en condiciones estáticas no puede existir carga en
el interior de la capa conductora, por tanto debe distribuirse por la superficie
exterior de dicha capa. Por otra, dado que las cargas inducidas  = −
se distribuyen de manera que anulan el campo en el interior de la capa, es
decir, sobre la superficie interna de la capa. La distribución de la carga 
sobre la superficie externa de la capa esférica no depende de la distribución
de la carga inducida en la superficie interna y por tanto no depende de la
forma y posición del conductor interno  con carga . Sólo depende de la
forma de la superficie externa de la capa  0 .
En el ejemplo propuesto, como la superficie exterior de la capa es una
esfera, la carga se distribuye sobre dicha superficie esférica de manera uni-
forme. Para demostrarlo tenemos en cuenta que la capa  0 es equipotencial
y como consecuencia el campo será normal en cada punto a la superficie
exterior; es decir, el campo tiene dirección radial en todos los puntos de la
superficie esférica,

E= u (6.2)

Si el campo es radial, la carga que lo genera debe tener simetría esférica,
por tanto la carga se distribuye de manera uniforme por la superficie externa
de la capa esférica  0 .
Capacidad de un conductor
Cuando a un conductor aislado se le aplica una carga, ésta se distribuye
de manera que la superficie del conductor sea equipotencial. Si duplicamos
la carga, la aplicación del principio de superposición nos permite deducir
que se duplicará el potencial del conductor; pero la manera de distribuirse
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

la carga por el conductor es la misma, ya que la forma del conductor no


cambia, y en consecuencia tampoco las equipotenciales que lo rodean ni
las líneas de campo. La distribución de la carga sobre la superficie de un
conductor aislado es independiente de la cantidad de carga y su potencial es
proporcional a la carga total sobre dicho conductor. Se llama capacitancia
o capacidad a la relación entre la carga que almacena  y el potencial 
que adquiere el conductor.


= (6.3)

La capacidad  es un factor geométrico que depende de la forma del
conductor, pero no de la carga o potencial que se aplica.
A un conductor aislado, por su capacidad de almacenar carga cuando se
le aplica un potencial determinado, se le denomina capacitor.
Como aplicación calcularemos la capacidad de una esfera aislada de radio
. Cuando sobre una esfera existe una carga , su potencial es,

1 
 =
4 
La capacidad será,


= = 4 

De acuerdo con la definición, la unidad de capacidad en el SI será el
culombio partido por voltio [C/V], que recibe el nombre de faradio (F).
Esta unidad es muy grande por lo que se utilizan submúltiplos como el
microfaradio (1F = 10−6 F) y el picofaradio (1pF = 10−12 F).

6.2. SISTEMAS DE CONDUCTORES


En el apartado anterior hemos visto como el potencial de un conductor
está relacionado linealmente con la carga que soporta a través de la capaci-
dad del conductor, un factor geométrico que depende de las dimensiones y
forma de dicho conductor.
Si en lugar de uno existen varios conductores, el potencial, tanto en los
propios conductores como en los puntos entre ellos dependerá de las cargas
que soportan todos los conductores.
Para fijar las ideas vamos a suponer que tenemos tres conductores como
muestra la figura 6.2, cuyas cargas respectivas son 1  2 y 3 . La carga
6.2. SISTEMAS DE CONDUCTORES

se distribuirá por las superficie, de manera que las densidades de carga su-
perficial son,  1 (r01 )  2 (r02 ) y  3 (r03 ), que, en general, no son uniformes y
dependen del punto de la superficie considerado.

Figura 6.2
El potencial en un punto P, utilizando la ecuación (3.15), será,
3 Z
1 X   (r0 ) 
 (r) = 0 (6.4)
4  |r − r |
=1
El potencial depende de una suma de términos, y cada uno es la contribu-
ción de la carga en el correspondiente conductor. La relación entre potencial
y cargas es compleja, depende de la geometría de cada conductor y su posi-
ción con respecto a los demás; pero la relación entre cargas y potencial es
lineal y los coeficientes dependen de la geometría del conjunto. El cálculo de
dichos coeficientes es tanto más difícil cuanto mas complicada sea la simetría
del sistema.
El punto P es genérico, de modo que la ecuación (6.4) también sirve para
expresar el potencial en los propios conductores, con la particularidad que
sobre todo conductor es constante.

6.2.1. Coeficientes de potencial


Dada la relación lineal entre cargas y potenciales, podemos expresar el
potencial en cada uno de los conductores en forma de sistema de ecuaciones
que relacionan cargas y potenciales mediante unos coeficientes  , conoci-
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

dos con el nombre de coeficientes de potencial. La citada relación en el


ejemplo que hemos tomado es de la forma,
1 = 11 1 + 12 2 + 13 3
2 = 21 1 + 22 2 + 23 3 (6.5)
3 = 31 1 + 32 2 + 33 3
Los coeficientes de potencial  son factores que dependen única-
mente de la geometría del sistema y determinan la relación lineal que existe
entre las cargas y potenciales en los distintos conductores que lo forman.
En un caso más general con  conductores el sistema de ecuaciones sería,

X
 =   ; con  = 1 2   (6.6)
=1
En número de ecuaciones será  y el de coeficientes  2 .
Propiedades de los coeficientes de potencial
Las propiedades de dichos coeficientes son las siguientes:

  0 (6.7)
La razón es que toda carga positiva en un conductor origina un potencial
positivo en cualquier conductor próximo o alejado de él. Es decir, todos los
coeficientes  son positivos cualesquiera que sean  y .
Los coeficientes son simétricos,

 =  (6.8)


Para demostrar esta simetría vamos a recurrir a un argumento energéti-
co. Suponemos que inicialmente ninguno de los conductores del ejemplo
propuesto está cargado. Iniciamos el proceso cargando el conductor (1). En
el cálculo de la energía necesaria para que adquiera una carga final 1 ,
suponemos que en un estado intermedio tiene una carga  a la que corre-
sponde un potencial,

1 = 11 
Los demás conductores no tienen carga, por tanto no contribuyen al
potencial. El trabajo necesario para incrementar la carga en  será,

 = 1  = 11  
6.2. SISTEMAS DE CONDUCTORES

El trabajo necesario para que adquiera la carga final es,


Z 1
1
 = 11   = 11 21
0 2
A continuación procedemos a cargar el conductor (2) con 2  El potencial
del conductor (2) se debe ahora a la carga 1 en (1) y a la carga  en (2),
es decir,

2 = 21 1 + 22 
El trabajo elemental para incrementar la carga en  será,
 0 = 2  = (21 1 + 22 ) 
Para acumular la carga 2 se requerirá la siguiente energía,
Z 2
0 1
 = (21 1 + 22 )  = 21 1 2 + 22 22
0 2
La energía total requerida para cargar los dos conductores es,
1
 =  +  0 = 21 1 2 + (11 21 + 22 22 )
2
Si el proceso lo hubiéramos realizado comenzando por el conductor (2)
y terminando con el (1), la forma de calcular la energía es la misma, única-
mente cambian los subíndices del término cruzado, es decir,
1
0 = 12 1 2 + (11 21 + 22 22 )
2
La energía final del sistema es la misma, ya que los conductores, en
ambos casos tienen la misma carga final, por tanto,

 = 0
Igualando las dos energías obtenidas,
21 1 2 = 12 1 2
En consecuencia,
21 = 12
Esta demostración es de carácter general, por tanto queda demostrada
la simetría de los coeficientes de potencial.
El sistema de ecuaciones muestra que los coeficientes de potencial se
pueden determinar mediante medidas experimentales. Si por ejemplo, man-
teniendo los demás conductores descargados, aplicamos una carga 2 al
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

conductor (2) y medimos el potencial 1 que se crea en el conductor (1), se


verificará que,
1
21 = 12 =
2
Se puede operar de forma análoga para determinar los otros coeficientes.

6.2.2. Coeficientes de capacidad e influencia


El sistema de ecuaciones (6.5) o el (6.6) se pueden resolver despejando
las cargas en función de los potenciales. El nuevo sistema será,
1 = 11 1 + 12 2 + 13 3
2 = 21 1 + 22 2 + 23 3 (6.9)
3 = 31 1 + 32 2 + 33 3
Los coeficientes  reciben el nombre de coeficientes de capacidad y
dependen únicamente de los coeficientes de potencial, es decir, de los fac-
tores geométricos del sistema. A los coeficientes  ( 6= ) se les denomina
coeficientes de inducción o influencia.
La forma generalizada del sistema de ecuaciones anterior es,


X
 =   ; con  = 1 2   (6.10)
=1

Estos coeficientes también se pueden determinar experimentalmente si


se puede medir la carga de un conductor cuando se le aplica un potencial a
dicho conductor, y al mismo tiempo mantenemos los demás unidos a tierra,
potencial cero,


 =

Propiedades
Las propiedades de estos coeficientes la enumeramos a continuación. En
primer lugar, y dado que los hemos obtenido a partir de los coeficientes de
potencial mediante una inversión de matrices lineales, son también simétri-
cos,

 =  (6.11)


6.2. SISTEMAS DE CONDUCTORES

Los coeficientes de capacidad son positivos, ya que cuando se aplica un


potencial positivo la carga que adquiere el conductor es positiva,
  0 (6.12)
Los coeficientes de influencia son negativos, dado que si se aplica un
potencial a un conductor, su propia carga es positiva pero la inducida en los
demás es de signo contrario, negativa,

  0 (6.13)
También se puede obtener  por un procedimiento análogo al indicado
antes. Aplicando un potencial  al conductor , manteniendo los demás
conductores, salvo el , unidos a tierra, medimos la carga en el conductor ,

 =

Para terminar, en el caso de un conductor (1) rodeado por otro (2)
y en presencia de otro externo (3), el coeficiente de influencia entre (1)
y (3) es nulo, dado que el potencial del conductor externo induce carga
en el que rodea pero no en el que está en el interior. Esto se conoce como
apantallamiento de un conductor, caso al que nos hemos referido al principio
de este capítulo.

Ejemplo 6.1
Disponemos dos esferas metálicas, cuyos respectivos radios son  y  ( 
) a una distancia  entre sus centros, de manera que  À  Calcular de
forma aproximada los coeficientes de potencial.
Solución
La condición  À  permite realizar un cálculo aproximado de los coe-
ficientes de potencial. Suponemos que el potencial en una esfera debido a
la carga en la otra es igual al potencial creado por la esfera cargada a una
distancia  de su centro.
El coeficiente  es la relación entre la carga y potencial en el misma
esfera cuando la otra está descargada,
1 2
11 = ; 22 =
1 2
El potencial que se origina en una esfera cagada es,
1 1 1 2
1 = ; 2 =
4  4 
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

El potencial en la esfera (2) debido a la carga sobre la esfera (1), de


forma aproximada es,
1 1
2 =
4 
Los coeficientes de potencial  son,
1 1 1 1
11 = ; 22 =
4  4 
El coeficiente de potencial 21 = 12 
2 1 1
21 = 12 = =
1 4 

6.3. CONDENSADORES
Hay un caso particular de sistema de conductores, llamado conden-
sador caracterizado por que uno de los conductores encierra al otro de
forma que ambos tienen cargas iguales pero de signo opuesto.
Un ejemplo de este tipo lo constituye un sistema formado por una capa
esférica conductora unida a tierra y en su interior una esfera conductora
de menor radio con una carga . En la capa esférica unida a tierra, véase
la figura 6.3, se induce una carga −, y en consecuencia se cumplen las
características que definen un condensador.
Las cargas externas al sistema no afectan a la diferencia de potencial
entre ambos conductores ni a la carga del conductor interior, que siempre
tiene el mismo valor absoluto que la distribuida por la cara interna del
conductor externo.
Puede ampliarse esta definición a dos conductores que no se apantallen,
figura 6.3, pero cuyas cargas deben siempre ser del mismo módulo y signo
opuesto, y la diferencia de potencial entre los conductores proporcional a la
carga.
Si aplicamos a uno de los sistemas de conductores definidos las ideas
sobre coeficientes de potencial tendremos el sistema de ecuaciones siguiente,

1 = 11  + 12 (−) =  (11 − 12 )

2 = 21  + 22 (−) =  (21 − 22 )


6.3. CONDENSADORES

La diferencia de potencial entre los dos conductores, teniendo en cuenta


que 12 = 21 es,
1 − 2 =  (11 + 22 − 212 )

Figura 6.3
La relación anterior nos indica que carga y diferencia de potencial es-
tán relacionadas a través de unos factores puramente geométricos, que no
dependen de la carga ni de la diferencia de potencial. Existe por tanto una
proporcionalidad entre ambos que se denomina capacidad, y se define co-
mo la relación entre el valor absoluto de la carga común y la diferencia de
potencial entre los conductores.

= (6.14)
1 − 2
La capacidad del sistema es independiente de la carga  y diferencia
de potencial 1 − 2 ,  es una constante que depende de la geometría del
sistema de conductores y del dieléctrico que exista entre ellos.
Llevando a la ecuación (6.14) la relación anterior tenemos,
1
= (6.15)
11 + 22 − 212
La capacidad de un condensador se obtiene a través de los coeficientes
de potencial.
Además del sistema indicado anteriormente, para calcular la capacidad
de un condensador existen dos procedimientos: Uno se basa en el conocimien-
to del potencial en cada uno de los conductores y el otro en la carga . Da-
do que todavía no hemos estudiado la resolución de la ecuación de Laplace
que nos permite calcular el potencial en el espacio entre conductores, sólo
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

podemos utilizar ahora el segundo método. El procedimiento es el siguiente:


1) Suponemos que sobre los conductores existen las cargas  y −.
2) Utilizando el sistema de coordenadas adecuado a la geometría de los
conductores, calculamos, mediante el teorema de Gauss el campo E entre
los conductores.
3) Obtenemos la diferencia de potencial  mediante la relación:
Z 1
 = 1 − 2 = − E · l
2
4) Calculamos la capacidad mediante la ecuación (6.14).
Este procedimiento es el usual para determinar la capacidad de un con-
densador.

Ejemplo 6.2
Dado un condensador plano, formado por dos láminas conductoras plano-
paralelas de superficie , separadas por una distancia . Entre láminas existe
una placa de dieléctrico de espesor , superficie  y permitividad  como
muestra la figura 6.4. Sobre las láminas existen respectivamente las cargas
− y . Calcular la capacidad del condensador plano.
Despreciamos el efecto de borde.
Solución

Figura 6.4
Siguiendo el proceso indicado anteriormente, calculamos el campo en
función de la carga en las placas conductoras.
El sistema de coordenadas apropiado a esta geometría es el cartesiano.
6.3. CONDENSADORES

En el cálculo que vamos a realizar se supone que las dimensiones de


la superficie  son muy grandes en comparación con la separación entre
placas , de forma que se desprecia el efecto de borde. Esta aproximación
impone que el campo en los bordes pasaHde un valor entre placas a cero en el
exterior, lo que contradice la condición E · l = 0 característica de campo
conservativo. En realidad la transición en los bordes se hace como indica la
figura 6.4, es decir, las líneas se curvan dando lugar a un campo no nulo
en zonas exteriores próximas al borde.
Al despreciar el efecto de borde suponemos que no hay dispersión de las
líneas de campo en los bordes, es decir, las láminas se comportan como si
fueran distribuciones de carga uniforme e indefinida; y por tanto el campo
es uniforme entre las láminas conductoras conocidas como placas del con-
densador. Su valor, como hemos demostrado en el apartado 6.1, depende de
la densidad superficial de carga.
En nuestro caso,

= ;  =  =  y  = 

  
= = E= u
  
Dado que el campo es uniforme,
Z 1

 = 1 − 2 = − E ·  u =   =
2 
La capacidad  será en este caso,
 
= = (6.16)
 

Ejemplo 6.3

Un condensador esférico consiste en dos esferas conductoras concéntricas,


dispuestas como indica la figura 6.5, cuyos radios respectivos son 1 y 2 .
Existe un dieléctrico de permitividad  que llena todo el espacio entre esferas.
La esferas tienen respectivamente las cargas  y −.
Calcular la capacidad del condensador esférico.
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

Figura 6.5
Solución
En este ejemplo el sistema de coordenadas adecuado a la simetría es-
férica del condensador es el de coordenadas esféricas; dándose además la
circunstancia de que sólo utilizaremos la coordenada radial .
Aquí el campo no es uniforme en el dieléctrico sino que, como veremos,
es función del radio. Aunque las cargas son del mismo módulo no así las
densidades superficiales de carga, ya que la misma carga se esparce sobre
superficies diferentes.
Aplicando el teorema de Gauss para una superficie esférica de radio
 (1   ≤ 2 ) , y teniendo en cuenta que el campo tiene simetría esférica,
Z

E · s =  42 =
 
De donde se deduce que,
 
= 2
y E= u
4  4 2
Z 1
  1 1
 =− (u · u ) = − [− ]
2 4  2 4  2
µ ¶
 1 1
 = −
4 1 2
La capacidad del condensador esférico será,
 1  2
= = 4 (6.17)
 2 −  1

Ejemplo 6.4
Un condensador cilíndrico se compone de dos cilindros conductores co-
axiales, como muestra la figura 6.6. Los radios respectivos son  y  El
6.3. CONDENSADORES

espacio entre conductores está ocupado por un dieléctrico de permitividad


 Calcular la capacidad por unidad de longitud de dicho condensador.

Figura 6.6
Solución
El sistema tiene simetría cilíndrica, por tanto utilizaremos este sistema
de coordenadas.
Para calcular la capacidad suponemos que el conductor interior tiene
una carga , y el exterior otra −. Aplicaremos el teorema de Gauss para
calcular el campo eléctrico en el dieléctrico que llena la zona entre los dos
conductores. Aquí el campo no es uniforme en el dieléctrico sino que, como
veremos, es función del radio. Aunque las cargas son del mismo módulo no
así las densidades superficiales de carga, ya que la misma carga se esparce
sobre superficies diferentes.
Dada la simetría cilíndrica el campo es radial, y el teorema de Gauss
sobre una superficie cilíndrica de radio  ( ≤   ) y longitud  nos
proporciona la siguiente relación,
Z Z
1 1  
E · s =   = 2   =
   2   
El primer miembro de la igualdad se calcula teniendo en cuenta que
campo es radial y por tanto normal en cada punto a la superficie de radio
, y además tiene el mismo módulo sobre dicha superficie, en consecuencia,
Z
E·s =2   

Llevando este resultado a la ecuación anterior,
  1
2    = →  =
 2  
 1
E= u
2  
La diferencia de potencial entre los conductores se calcula aplicando la defini-
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

ción de diferencia de potencial,


Z  Z µ ¶
 1
 −  = − E · l = − u · u 
  2  
 
 −  = − [ln ] = (ln  − ln )
2  2 
µ ¶
 
 −  = ln
2  
La capacidad se obtiene aplicando la definición de capacidad de un conden-
sador,
  2  2 
= = =
 −   ln() ln()
Para obtener la capacidad por unidad de longitud dividimos por . El
resultado final será,
2
 = (6.18)
ln()

En los ejemplos anteriores hemos visto cómo se calcula la capacidad y al


mismo tiempo se ponen de manifiesto las características de un condensador.
El condensador, al cargarse, crea un campo eléctrico en la zona limitada por
los conductores que lo componen, es decir, condensa el campo en una zona
del espacio. La otra característica es que su carga neta es nula, por tanto
no hay una acumulación de carga sino de energía del campo electrostático
como veremos en el capítulo siguiente. Un conductor aislado o dentro de un
sistema que no forme un condensador sí puede almacenar carga, el ejemplo
de la esfera puesto al principio es un caso de este tipo.
Al cargar un condensador mediante una pila, batería o generador, lo
que se hace es trasladar cargas de una placa, o armadura como a veces se
denomina a las placas del condensador, a la otra. La energía que suministra
la batería se disipa una parte en los elementos resistivos, cables, resistencia
interna de la batería etc. y la otra se almacena en el condensador creando un
campo electrostático en su interior. La descarga de un condensador consiste
en unir las placas a través de un elemento resistivo. Las cargas se compensan,
los electrones que pasan de una placa a otra en el proceso de carga vuelven a
su placa original, y la energía acumulada se disipa en los elementos resistivos
que utilizamos para unir las placas.
6.3. CONDENSADORES

6.3.1. Asociación de condensadores


Los condensadores se pueden asociar conectándolos en serie, en paralelo
o mediante combinaciones de ambos tipos de asociación.
Condensadores en paralelo
Decimos que un conjunto de condensadores están asociados en paralelo
cuando todos están conectados al mismo, potencial. Véase la figura 6.7.
La capacidad equivalente  del conjunto vendrá dada por la razón entre la
carga total que se almacena y la diferencia de potencial.


=

La carga  que tienen las placas de cada uno dependerá de su capacidad.
La carga total es la suma de las cargas de cada uno de los condensadores.
La capacidad equivalente del conjunto será,
1 + 2 +  
=

1 2 
= + +  = 1 + 2 +    
  
 = 1 + 2 +     (6.19)
En forma verbal, la capacidad equivalente de un conjunto de condensadores
 conectados en paralelo es igual a la suma de las capacidades individuales.

Figura 6.7
Condensadores en serie
La disposición de los condensadores se muestra en la figura 6.7. En este
caso la diferencia de potencial entre las placas de cada condensador es distin-
ta para capacidades diferentes. Las cargas ahora son iguales como veremos
a continuación. Rodeemos una placa del condensador 1 y otra del conden-
sador 2 con una superficie cilíndrica  ; si inicialmente los condensadores
están descargados el flujo del campo a través de la superficie  será nulo,
dado que no hay cargas y en consecuencia el campo es nulo. En el interior
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

de la superficie  no hay fuentes por tanto no se puede generar carga. Al


aplicar una diferencia de potencial  al conjunto de los condensadores, si
el primero adquiere una carga  en su placa izquierda en la placa derecha
se induce una carga − . Como a través de la superficie cilíndrica  no ha
entrado carga porque el medio entre placas es aislante, en la placa izquierda
de 2 deberá inducirse una carga  para que la suma siga siendo nula; ésta
a su vez induce una carga − sobre su placa derecha. El proceso se extiende
a todos los condensadores de manera que todos tienen cargas  y − en
sus placas.
La diferencia de potencial  entre todos será igual a la suma de las
diferencias de potencial en cada condensador, es decir,
  
 = + + 
1 2 
Sacando factor común  y trasponiendo al primer miembro,
µ ¶
 1  1 1 1
= = + + 
   1 2 
1 1 1 1
= + +  (6.20)
 1 2 
La inversa de la capacidad equivalente del conjunto es igual a la suma
de las inversas de las capacidades individuales.
6.4. PROBLEMAS

6.4. PROBLEMAS
P 6.1 Dado el sistema constituido por los conductores (1) y (2), formado
por una esfera de radio  y una capa esférica de radio  (  ), dispuestos
como indica la figura P6.1. El potencial en un punto P (    ) es 
cuando la esfera está a un potencial 1 y la capa a 2 .
Si colocamos una carga  en el punto P y unimos esfera y capa a potencial
cero, calcular la relación entre la carga , las cargas inducidas 1 y 2 , y los
potenciales 1 , 2 y  .

Figura P6.1 Figura P6.2


P 6.2 Tenemos el sistema de conductores formado por una esfera metálica
de radio 1 y una capa esférica, cuyo radio interior es 2 y el exterior 3 ,
dispuestos como indica la figura P6.2.
Calcular los coeficientes de potencial  , los de capacidad e inducción
 y  y la capacidad  del sistema.
P 6.3 Tenemos un sistema formado por dos esferas conductoras, cuyos
radios respectivos son 1 y 2 , separadas a una distancia  mucho mayor
que 1 y 2 (  1 y 1  2 ).
Inicialmente la esfera de radio 1 tiene una carga  y la otra está descar-
gada. Mediante un hilo conductor muy largo se unen las dos esferas.
Calcular el potencial de las esferas y la carga final sobre cada esfera.
P 6.4 Un sistema está formado por tres esferas metálicas de radio ,
situadas sobre los vértices de un triángulo equilátero de lado , siendo  
, véase la figura P6.4.
Inicialmente las esferas 1 y 3 tienen una carga  y la esfera 2 está
descargada.
Durante un instante se une la esfera 2 a tierra (2 = 0) y luego se deja
aislada. A continuación se hace lo mismo con la esfera 3.
Calcular la carga final sobre la esfera 3.
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

Figura P6.4 Figura P6.5


P 6.5 Dado el sistema de conductores formado por tres capas esféricas
conductoras concéntricas, cuyos radios respectivos son 1 , 2 y 3 , y su
espesor despreciable frente a los radios, véase la figura P6.5, calcular:
1) Los coeficientes de potencial. 2) Los coeficientes de capacidad e in-
ducción o influencia.
P 6.6 Entre dos cilindros conductores coaxiales, de radios  y  ( = 2),
se introducen dos capas de dieléctrico que llenan el espacio entre conduc-
tores, véase la figura P6.6. El límite de separación entre los dieléctricos es la
superficie cilíndrica de radio  coaxial con los otros dos. Las permitividades
respectivas de los dieléctricos son: 1 = 4 y 2 . Entre los conductores se
aplica una d.d.p.  .
1) Calcular el valor de 2 para que el campo sobre la superficie del
cilindro de radio  sea cuatro veces superior al campo en dieléctrico sobre
la superficie de radio .
2) Calcular la capacidad por unidad de longitud del sistema con los
valores de 1 dado y 2 calculado anteriormente.

Figura P6.6 Figura P6.7


6.4. PROBLEMAS

P 6.7 El sistema indicado en la figura P6.7 está formado por dos con-
densadores conectados en serie. La superficie de las placas de ambos con-
densadores es  y la distancia inicial entre ellas  ; la permitividad es  .
Mediante un generador ideal suministramos una d.d.p  al sistema.
Aplicando presiones que varían sinusoidalmente, logramos que la distan-
cia entre las placas del condensador 1 varíen de forma que  =  + sen ,
manteniéndose fija la distancia entre placas del condensador 2 . 1) Calcular
las variaciones de potencial entre las placas de 2 .
P 6.8 Dos condensadores 1 y 2 tienen la mismas superficie, e inicial-
mente el mismo espesor , su dieléctrico es el aire. Los condensadores se
conectan en paralelo.
Inicialmente se cargan los dos a una d.d.p.  , desconectando después la
batería.
Si mediante un procedimiento mecánico separamos las placas de 1 a
una distancia 2, manteniendo 1 y 2 unidos, ¿cómo varía la d.d.p. entre
placas?
P 6.9 La sección transversal de un cable coaxial se muestra en el figura
P6.9 (1). El radio interior es , el exterior  y el dieléctrico entre los dos
cilindros tiene permitividad  = 6 y conductividad  = 0.
Debido al calor el conductor externo se dilata y despega del dieléctrico, de
manera que el nuevo radio 0 = (1 + 0 1), como se muestra en la figura P6.9
(2). 1) Si se mantiene aplicada la batería  , calcular los vectores E y D antes
y después de la dilatación. 2) Calcular la relación entre las capacidades por
unidad de longitud antes y después de la dilatación del conductor externo.

Figura P6.9
P 6.10 Disponemos tres condensadores 1 , 2 y 3 conectados a una
batería como muestra la figura P6.10 1 = 2 = 2F, 3 = 4F.
Calcular las cargas respectivas en cada condensador y la diferencia de
CAPÍTULO 6. SISTEMAS DE CONDUCTORES

potencial entre sus placas.

Figura P6.10 Figura P6.11


P 6.11 Montamos tres condensadores iguales 1 , 2 y 3 , unidos a una
batería de 12 V como muestra la figura P6.11. 1 = 100 pF,  ∼=  . Calcular
la carga en cada condensador.
Si en el condensador 3 introducimos un dieléctrico de permitividad
 = 4 , obtener la variación de las cargas sobre los condensadores con
respecto al caso anterior.
P 6.12 En el circuito que muestra la figura P6.12, inicialmente el inter-
ruptor S está cerrado. Los tres condensadores tienen la misma capacidad y
su dieléctrico es el aire,  '  1 = 100 pF.
Después abrimos el interruptor S y a continuación se introduce un dieléc-
trico de permitividad  = 3 en el condensador 3 .
Calcular la carga en los condensadores antes y después de introducir el
dieléctrico.

Figura P6.12 Figura P6.13


P 6.13 Cerrando el interruptor S de la figura P6.13 se cargan los conden-
sadores 1 y 2 (1 = 2 y  =  ).
Con S cerrado se introduce un dieléctrico de permitividad  = 3 en el
condensador 1 .
Calcular la variación que experimenta la diferencia de potencial entre A
y B al introducir el dieléctrico.
P 6.14 En el circuito indicado en la figura P6.14, 1 = 2 = 3 = 4 =
6.4. PROBLEMAS

1 F y no existe medio material entre las placas de los condensadores. Se


cierra el interruptor S y se introduce en 3 un dieléctrico de permitividad
 = 4 .
Manteniendo cerrado S, calcular la diferencia de potencial (d. d. p.) entre
AB y las cargas en los cuatro condensadores.  = 10 voltios.

Figura P6.14
P 6.15 En el circuito indicado en la figura P6.14, 1 = 2 = 3 = 4 =
1 F y no existe medio material entre las placas de los condensadores. Se
cierra el interruptor S y después de cargados los condensadores se abre S.
A continuación se introduce en 3 un dieléctrico de permitividad  = 4 .
Calcular la diferencia de potencial (d.d.p.) entre AB y las cargas en los
cuatro condensadores.  = 10 voltios.
Capítulo 7

ENERGIA ELECTROSTATICA

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudio de la energía electrostática debida a un sistema de cargas o


conductores cargados.

Específicos

Comprender la definición de energía electrostática.


Saber aplicar la definición de energía electrostática al caso de una
distribución discreta de cargas.
Saber aplicar la definición de energía electrostática al caso de una
distribución continua de cargas.
Saber aplicar la definición de energía electrostática al caso de un sis-
tema de conductores.
Saber expresar la energía en función de los coeficientes de potencial.
Saber calcular la energía electrostática de un condensador.
Comprender cómo se expresa la energía electrostática en función de
los vectores de campo.
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

Saber calcular la fuerza electrostática en sistemas aislados y no aisla-


dos.

Saber calcular la presión electrostática sobre una superficie.

Requisitos previos

Saber manejar los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores y


saber aplicar los instrumentos de cálculo previstos en capítulos anteriores.

Orientación metodológica

Como en el tema anterior, en primer lugar se recomienda una lectura


detenida de los distintos apartados que componen el capítulo 7. Después
intentar resolver los ejercicios que se proponen sin mirar la solución. Si surgen
dudas volver a estudiar el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten
mirar la solución sin mucho detenimiento para después tratar de resolver el
ejercicio de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas que se proponen al final del capítulo. Se procede de
forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los objetivos indicados al principio.
7.1. ENERGÍA ELECTROSTÁTICA

7.1. ENERGÍA ELECTROSTÁTICA


En el capítulo tres, cuando estudiábamos el potencial, se introdujo el
concepto de energía potencial referido a una carga puntual. Ahora vamos a
estudiar la energía electrostática debida a la interacción de un conjunto de
cargas. Dado que nos referimos a condiciones estáticas, la energía se debe a
posiciones relativas de las cargas, por tanto es una energía potencial.
La energía potencial debida a la interacción de cargas estáticas, recibe
el nombre de energía electrostática. Esta energía es el trabajo necesario
para situar las cargas en sus posiciones respectivas. Dicho trabajo se hace
mediante fuerzas que en cada punto son del mismo módulo y dirección pero
sentido contrario al que tiene el campo electrostático.
La energía electrostática de un sistema de cargas puntuales considera las
posiciones relativas de las cargas, sin tener en cuenta la energía de creación
de las propias cargas.
Si tenemos una carga  en el seno de un campo eléctrico E, el trabajo
del campo para trasladar la carga desde un punto a otro es:
Z 2 Z 2
 = E · l = −  ∇ · l = − (2 − 1 )
1 1
El trabajo que realizan las fuerzas externas contra el campo, sin que
varíe la energía cinética de la carga, es de signo contrario al obtenido ante-
riormente, ya que la fuerza es de signo opuesto en cada punto del recorrido.
Este trabajo es la variación de energía electrostática del sistema debido al
traslado de la carga desde un punto a otro.

 =  (2 − 1 ) (7.1)
Si consideramos el punto 1 situado en el infinito y el origen de potenciales
en dicho punto, 1 = 0, la energía electrostática de una carga en un punto
de potencial 2 será la obtenida en el capítulo tres, es decir,

 =  2 (7.2)
En el sistema internacional SI la unidad de energía electrostática es el
julio [J] igual a culombio por voltio. Esta unidad es muy grande por lo que en
la física atómica y del estado sólido se suele utilizar la unidad conocida como
electrón voltio [eV], que es el trabajo requerido para mover un electrón de
un punto a otro entre los que existe la diferencia de potencial de un voltio.
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

1 [eV] = 1 60 × 10−19 [C] × 1 [V] = 1 6 × 10−19 [J] (7.3)

7.2. SISTEMA DE CARGAS PUNTUALES


La energía potencial electrostática de un sistema de cargas es el trabajo
necesario para situar las cargas en sus respectivos puntos. Es decir, es el
trabajo necesario para trasladar las cargas situadas en puntos muy alejados
unos de otros (distancias infinitas) a sus respectivos puntos.
Situar la primera carga no requiere trabajo, ya que no existe campo
debido a otras cargas. Trasladar desde el infinito al punto correspondiente
las sucesivas cargas, requiere vencer la fuerza del campo creado por las cargas
situadas anteriormente.
Vamos a considerar el ejemplo de tres cargas dispuestas como indica la
figura 7.1. Para situar la carga 1 no se realiza trabajo, ya que suponemos
el sistema aislado sin ningún campo. Al trabajo que se realiza contra el
campo creado por la carga 1 para trasladar la carga 2 le corresponde un
incremento de energía potencial, que será,

Figura 7.1
1 1
1 = 2
4 |r2 − r1 |
Trasladar la carga 3 supondrá un trabajo contra el campo debido a las
dos cargas 1 y 2 . A este trabajo corresponde el siguiente incremento de
energía potencial,

1 1 1 2
2 = 3 + 3
4 |r3 − r1 | 4 |r3 − r2 |
La energía electrostática del sistema de cargas es la suma de las dos
7.2. SISTEMA DE CARGAS PUNTUALES

energías 1 y 2 obtenidas al trasladar las cargas a sus respectivos puntos,


es decir,
µ ¶
1 1 1 1 2
 = 1 + 2 = 2 + 3 + 3
4 |r2 − r1 | |r3 − r1 | 4 |r3 − r2 |
La ecuación anterior se puede expresar de otra manera. Para ello tene-
mos en cuenta que |r − r | = |r − r |, duplicamos los mismos términos y
después dividimos por dos.
∙ µ ¶
1 1 1 1 1 2
 = 2 + 3 + 3 +
2 4 |r2 − r1 | |r3 − r1 | 4 |r3 − r2 |
µ ¶¸
1 2 3 1 3
+ 1 + 1 + 2
4 |r2 − r1 | |r3 − r1 | 4 |r3 − r2 |
Agrupando los factores que multiplican respectivamente a 1 , 2 y 3
obtenemos,
∙µ ¶
1 1 2 3
 = 1 + 1 +
2 4 |r2 − r1 | |r3 − r1 |
µ ¶ µ ¶¸
1 3 1 2
+ 2 + 2 + 3 + 3
|r2 − r1 | |r2 − r3 | |r3 − r1 | |r3 − r2 |
La ecuación anterior es la suma de los potenciales en cada punto donde se
sitúa una carga, debidos a las otras dos, por el valor de dicha carga dividido
por dos. Es decir,
1
 = (1 1 + 2 2 + 3 3 ) (7.4)
2
La ecuación anterior representa la energía electrostática del sistema for-
mado por tres cargas puntuales situadas como indica la figura 7.1.
Si se trata de un sistema de  cargas puntuales, la expresión de la energía
en función de las cargas se generaliza mediante la utilización de sumatorios.
Dicha energía se expresa de la forma siguiente,
 
1 XX0 1  
 = (7.5)
2 4 |r − r |
=1 =1
El factor 1/2 aparece como consecuencia de repetir los términos   ,
dado que |r − r | = |r − r |. La prima que figura en el segundo sumatorio
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

significa que se excluyen los términos  = .


Esta exclusión elimina los términos,

1 2
4 |r − r |
que corresponden a la energía necesaria para acumular la carga  en un
punto. Si el radio de la carga tiende a cero, el citado término tiende a infini-
to. En el proceso seguido para calcular la energía electrostática no hemos
considerado la energía necesaria para crear las propias cargas. Hemos dado
por supuesto que ya existían y además no sabemos calcular el trabajo, dado
que desconocemos el proceso seguido para crearlas. La energía de creación
no se puede transformar en trabajo, por tanto no interviene en los procesos
que estudiamos aquí.
En la expresión (7.5) el término,


X 0 1 
 =
4 |r − r |
=1
Es el potencial en el punto donde se sitúa la carga  debido al resto de
las cargas. Teniendo en cuenta la relación anterior, la ecuación (7.5) queda
de la forma:


1X
 =   (7.6)
2
=1

La ecuación (7.6) expresa también la energía electrostática del sistema


de  cargas puntuales.
La energía así obtenida puede ser positiva o negativa, dependiendo del
signo de las cargas; y esto expresaría respectivamente que se ha realizado
trabajo contra el campo o que lo ha hecho el campo.

Ejemplo 7.1
Disponemos cuatro cargas como indica la figura 7.2. Calcular la energía
electrostática de la distribución.
Solución
No se tiene en cuenta la energía propia de las cargas.
7.3. DISTRIBUCIÓN CONTINUA DE CARGAS

Figura 7.2
Calculamos la energía electrostática del sistema mediante la ecuación
(7.5), que en este caso, teniendo en cuenta que 1 = , 2 = −, 3 =  y
4 = −, se expresa de la forma siguiente:
µ 2
1  2 2 2 2
 = − + − −2 + +
8  2 3  2

2 2 2 2 2
+2 − + − +
 2  2 3
7 2
 = −
12 

7.3. DISTRIBUCIÓN CONTINUA DE CARGAS


Consideramos una distribución de cargas arbitraria cuyas densidades de
carga finales son  y . La carga puede estar o sobre la superficie de los
conductores o en el seno de un dieléctrico lineal. Esta condición de linealidad
es necesaria para que el trabajo realizado al pasar del estado inicial al final
sea independiente de la forma en que se produce dicho cambio. Cuando
se trata de una distribución continua se utiliza la carga elemental de la
forma siguiente:  = (r0 )  0 si se trata de distribución volumétrica
o  = (r0 )0 si es superficial. Siendo  una variable que inicialmente
es cero y al final vale uno. En el proceso de acumulación de las cargas
en distintos volúmenes o superficies, tanto  como  representan un
fracción de la densidad final de carga.
El trabajo necesario para traer desde el infinito hasta un punto donde el
potencial es  0 (r0 ) la carga elemental  = (r0 )  0 es,

 =  0 (r0 ) (r0 )  0 (7.7)


El valor final de la energía electrostática, en el caso de medios lineales e
isótropos, no depende del proceso seguido para acumular las cargas. Además
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

se verifica la relación lineal entre el potencial en un punto y la carga acu-


mulada en los distintos puntos.
En un instante dado del proceso el potencial en un punto es una fracción
del potencial final en ese mismo punto, es decir,

 0 (r0 ) =   (r0 )
El trabajo total para acumular la distribución de carga, es decir, la en-
ergía electrostática, se obtiene integrando con respecto a la variable  y al
volumen ocupado por la distribución de cargas. (Debemos tener cuidado con
la notación y no confundir volumen con potencial).
Z Z 1 Z Z 1
0 0 0 0 0 0
 =   (r )  (r ) = (r ) (r )   
V 0 V 0
Z
1
 =(r0 ) (r0 )  0 (7.8)
2 V0
La energía electrostática debida a una distribución de cargas como la
indicada viene dada por la ecuación (7.8).
En el caso de que además se acumulen cargas sobre superficies, la forma
de operar con las densidades superficiales es análoga y el resultado final será
el siguiente,
Z Z
1 0 0 0 1
 = (r )  (r )  + (r0 )  (r0 ) 0 (7.9)
2 V0 2 0
Tanto la ecuación (7.8) como la (7.9) son similares a la ecuación (7.6)
obtenida para cargas puntuales. La diferencia es que en el proceso de acu-
mulación se han tenido en cuenta las cargas próximas, ya que el potencial se
puede calcular de la misma forma en el interior y exterior de la distribución
de carga, como demostramos en el apartado 5.2.1.
En todo caso se ha tenido en cuenta el trabajo de transportar la carga ele-
mental   0 desde el infinito, pasando la densidad de carga en un volumen
elemental de cero al valor final. La carga elemental se compone de un número
de electrones o protones y no se puede considerar la energía de creación de
dichas partículas elementales; desde el punto de vista macroscópico oper-
amos con un proceso de acumulación que parte de densidad cero y todos
los volúmenes elementales con carga contribuyen al potencial en cualquier
punto, incluido el propio donde se acumula carga. Esto determina que la
energía así calculada incluye la energía de formación de un núcleo de cargas,
7.3. DISTRIBUCIÓN CONTINUA DE CARGAS

que no se considera en el caso de cargas puntuales. La consecuencia es que


la ecuación (7.9) para la energía es siempre positiva como demostraremos
posteriormente.

7.3.1. Energía de un sistema de conductores cargados


Un sistema de conductores se puede considerar como un caso particular
del anterior. Si tenemos en cuenta que en un conductor  toda la carga  se
distribuye sobre la superficie y que además para cada conductor  el volumen
que ocupa está al mismo potencial,
Z Z
1 1 1
(r0 )  (r0 ) 0 =  (r0 ) (r0 ) 0 =   (r0 )
2 0 2  0 2
Como  = 0 en el interior del conductor, la integral correspondiente es
nula. Si se trata de  conductores,

1X
 =   (7.10)
2
=1
La ecuación (7.10) expresa la energía electrostática de un sistema de
conductores.
Ahora el potencial en cada conductor se debe a las cargas en los otros
conductores además de la propia carga. Esto establece la diferencia principal
con la energía de un sistema de cargas puntuales.

Energía electrostática en función de los coeficientes de potencial


Como hemos visto en el apartado 6.2, ecuación (6.6), el potencial 
se puede expresar en función de las cargas y los coeficientes de potencial.
La energía electrostática en función de cargas y coeficientes de potencial se
obtiene sustituyendo dicha ecuación a la (7.10),
 
1 XX
 =    (7.11)
2
=1 =1

Energía electrostática de un condensador cargado


La energía de un condensador plano se obtiene, considerándolo como
un sistema de conductores, mediante la ecuación (7.10). Suponemos dos
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

placas de superficie  separadas por una distancia . Las cargas y potenciales


respectivos de cada placa son: , 1 , − 2 . Aplicando la citada ecuación
obtenemos,

1 1
 = ( · 1 + (−) 2 ) = (1 − 2 )
2 2

La diferencia de potencial entre placas (1 − 2 ) se suele representar por


 , por tanto la energía de un condensador se expresa de la forma,

1
 =   (7.12)
2
Si tenemos en cuenta la definición de capacidad de un condensador  =
 , la expresión anterior se transforma en,

1
 =   2 (7.13)
2
Las dos ecuaciones anteriores expresan la energía electrostática que al-
macena un condensador cargado, es decir, cuando entre sus placas existe
una diferencia de potencial  .

7.4. ENERGÍA EN FUNCIÓN DEL CAMPO


En los apartados anteriores hemos calculado la energía para sistemas de
cargas discretas o continuas y en ambos casos el valor de la energía está
ligado a las cargas y sus posiciones respectivas. Las ecuaciones (7.6), (7.9) y
(7.10) muestran que los términos individuales o elementales son el producto
del potencial en un punto por la carga o densidad de carga en dicho punto;
donde no hay carga el término es cero.
Con frecuencia interesa calcular la energía desde el punto de vista del
campo electrostático creado por las cargas, es decir, se trata de poder cal-
cular la energía en función de los vectores del campo electrostático.
Para obtener la energía en función de los vectores D y E partimos de
la ecuación (7.9), y mediante una serie de transformaciones matemáticas
obtenemos la expresión deseada. En la figura 7.3 se muestra un conjun-
to de conductores dentro de un volumen V 0 finito, y en el citado volumen
pero fuera de los conductores una distribución de carga cuya densidad es
. Suponemos que sobre las superficies de los conductores se distribuye la
7.4. ENERGÍA EN FUNCIÓN DEL CAMPO

carga de manera que consideramos una densidad superficial  en las citadas


superficies. También suponemos que el dieléctrico es lineal.

Figura 7.3
En cada punto donde existe una densidad de carga libre, ésta se relaciona
con el campo a través de la divergencia de D,

∇ · D =
Por otro lado, como vimos en el apartado 5.6, las condiciones en los
límites en la superficie de cada conductor nos permiten relacionar la densidad
superficial de carga con D,

 =D·n
Sustituyendo las ecuaciones anteriores en la relación (7.9) tendremos,
Z Z
1 0 1
 = (∇ · D)   + D · n  0
2 V0 2 
Dado que estamos utilizando el campo producido por las propias den-
sidades de carga, r y r0 coinciden en los puntos donde hay fuentes, por
tanto prescindimos de la distinción entre ambas coordenadas. La superfi-
cie  = 1 + 2 + 3 , es decir, igual a la suma de las superficies de los
conductores.
La integral sobre el volumen V 0 se transforma mediante la siguiente
relación vectorial,

∇ · ( D) =  (∇ · D) + D · ∇
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

 (∇ · D) = ∇ · ( D) − D · ∇
De manera que la expresión de la energía queda,
Z Z
1 0 1
 = (∇ · ( D) − D · ∇ )  + D · n  0
2 V0 2 
Como E = −∇
Z Z Z
1 0 1 0 1
 = ∇ · ( D) + D · E  + D · n  0
2 V0 2 V0 2 
Aplicando el teorema de la divergencia al primer término,
Z I
0
∇ · ( D) = ( D) · s
V0 0
La superficie0 está formada por las superficies de los conductores y la
superficie  que limita al volumen V 0 con el exterior de la zona donde se
sitúan los conductores y la densidad de carga.  0 =  +  . En consecuencia,
Z Z Z
∇ · ( D) 0 =  D · s+  D · s0
V0  
El flujo ahora es hacia el exterior del volumen V 0 y por tanto se dirige
hacia el interior de los conductores en la superficie  . El vector normal a
la superficie de los conductores en la última integral sobre  es de signo
opuesto a n, n0 = −n, por tanto s0 = −n . Por otra parte el vector normal
sobre  coincide con n, luego s = n . Por tanto,
Z Z Z
∇ · ( D) 0 =  D · s−  D · s
V0  
La integral sobre  obtenida en el teorema de la divergencia y la otra
integral sobre  debida a las densidades de carga superficial son de signo
opuesto y por tanto la suma de ambas es nula.
Llevando el último resultado a la ecuación de la energía, ésta queda de
la forma,
Z Z
1 1
 =  D · s + D · E  0
2  2 V0
Manteniendo las cargas en un volumen limitado, si extendemos la inte-
gral de volumen V 0 a todo el espacio, la relación anterior se simplifica aún
7.4. ENERGÍA EN FUNCIÓN DEL CAMPO

más, ya que el primer término se anula. La razón es la siguiente: El po-


tencial  disminuye con la inversa de la distancia (1); el vector D con
12 , el producto de ambos decrece con 13 ; por otra parte la superficie de
integración aumenta en proporción a 2 . La consecuencia es que la integral
disminuye en proporción a 1 y cuando  → ∞ dicha integral tiende a
cero.
En el caso de distribuciones de dipolos o cuadripolos, el integrando de-
crece más rápidamente, por tanto se cumple la misma condición.
La energía en función de los vectores de campo vendrá dada por la si-
guiente ecuación,
Z
1
 = D · E  0 (7.14)
2 V0
La condición es que la integral de volumen se extiende a todo el espacio,
y las cargas se mantienen en un volumen limitado. El volumen V 0 puede
incluir a los conductores, ya que dentro el campo electrostático es nulo y
por tanto no contribuye a la energía.
El producto escalar D · E es siempre positivo por tanto la energía elec-
trostática obtenida es positiva.
Los valores de E y D son los que corresponden a cada punto donde se
considera  0 . La expresión general de la energía para un volumen genérico
V será,
Z
1
 = D · E  (7.15)
2 V
En un medio lineal, considerado una permitividad cuyo valor es la con-
stante , la ecuación constitutiva D = E nos permite transformar la ecuación
anterior en la siguiente,
Z
1
 =   2  (7.16)
2 V
El volumen de integración en general ocupa todo el espacio. En las zonas
donde los campos son nulos la contribución será nula.
Se denomina densidad de energía electrostática, energía por unidad
de volumen, al término que aparece en el integrando de la ecuación (7.15),

  1
 = = D·E (7.17)
 2
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

Esta definición presupone que la energía está distribuida en distintas


zonas del campo, lo que no se puede afirmar, dado que la integral que permite
calcular la energía del sistema se extiende a todo el espacio. Desde el punto de
vista electrostático no se puede hablar de energía localizada. Sin embargo,
si aplicamos la relación (7.17) para calcular la energía almacenada en un
condensador de superficie  y espesor , podemos comprobar que se obtiene
el resultado indicado en la ecuación (7.12).

1 1 1
 =    = ( )   = ( )( ) =  
2 2 2
Esto nos muestra que, aun siendo imposible demostrar experimental-
mente que la energía electrostática se distribuye en el espacio, se puede
considerar válida esta interpretación, ya que sí se comprueba en el caso de
campos variables con el tiempo. Efectivamente, en un campo variable con el
tiempo como el producido en la radiación electromagnética, se puede com-
probar que en las regiones donde la intensidad de los campos es mayor, la
densidad de energía es más grande y la disipación de energía en un mate-
rial también. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, cuando concentramos la
radiación solar sobre un papel con la ayuda de una lupa, podemos lograr
que se queme el papel.
En el caso de que se aplique la ecuación (7.15) a campos producidos por
sistemas de cargas puntuales, debemos restar la energía propia de la carga, o
energía correspondiente a los términos que resultan de multiplicar el campo
debido a cada carga por sí mismo.
La energía de creación de una carga puntual se obtendría mediante la
ecuación (7.16) sustituyendo E por el campo debido a la propia carga. Por
ejemplo, si consideramos una carga puntual aislada situada en el origen de
coordenadas. El trabajo realizado para trasladar dicha carga desde el infinito
al origen es nulo, ya que no existe campo que se oponga al movimiento. Sin
embargo aplicando la ecuación (7.16) nos daría una energía infinita, E es
infinito para  = 0, que corresponderá a la energía propia de la carga.
En conclusión, el modelo de cargas puntuales sirve para expresar el com-
portamiento de sistemas de cargas localizados en torno a una serie de puntos,
con la condición de que el volumen ocupado por cada carga sea muy pequeño
frente a las otras dimensiones del sistema. Este modelo nos lleva a la im-
posibilidad de calcular la energía del sistema a partir de los campos creados,
dado que hasta hoy desconocemos la estructura interna de la carga puntual
y las características del campo eléctrico dentro de dicha carga en el caso de
7.4. ENERGÍA EN FUNCIÓN DEL CAMPO

partículas elementales como el protón o electrón.


Como hemos visto en apartados anteriores, cuando se trata de un sistema
de cargas puntuales lo que utilizamos es la energía de interacción entre cargas
debida a las posiciones relativas de las mismas, por tanto es la que debemos
calcular por el procedimiento más adecuado a cada caso.

Ejemplo 7.2
Calcular la energía electrostática de una distribución continua de carga,
cuya densidad es:

 =  para  ≤  ;  = 0 para   
Utilizar en primer lugar la ecuación (7.8) y después repetir el cálculo con
la ecuación (7.13).
Solución
a) Cálculo mediante la densidad de carga y potencial.
En este caso debemos conocer lo que vale en cada punto las  y  La
densidad dentro de la esfera es un dato del problema, es decir vale  . El
potencial debemos calcularlo a partir del campo electrostático que produce
la distribución de carga.
Para calcular el campo eléctrico aplicamos el teorema de Gauss. Debemos
distinguir dos zonas, una dentro de la esfera ( ≤ ) y otra en el exterior
(  ).
Para  ≤  el teorema de Gauss, dada la simetría esférica del sistema,
proporciona la siguiente relación,
Z
1 1 4 3
4 2  =   =  
  3
De donde,

 = 
3
Para    el campo electrostático cumple la siguiente relación derivada
a través del teorema de Gauss,
1 4 3
4 2 0 =  
 3
En ella hemos sustituido  por , ya que fuera de la esfera no existe
carga.
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

El campo en el exterior de la distribución será,

3 
0 =
3 2
Ahora podemos calcular el potencial en cualquier punto. Dado que sólo
existe carga en el interior de la esfera, únicamente nos interesa conocer el
potencial para  ≤ .
Determinamos el potencial mediante la siguiente relación,
Z  µZ  Z  ¶
0
 =− E · r = −   +  
∞ ∞ 
Sustituyendo los valores del campo obtenidos anteriormente,
Z Z ∙ ¸ ∙ ¸

3   
3  1  1 2 
 =−  −   = − − − 
∞ 3 2 3 3  ∞ 3 2 
µ ¶
 1 1
 =  3 − (2 − 2 )
3  2
Realizando operaciones queda,
 ¡ 2 ¢
 = 3 − 2
6
La energía electrostática se obtiene aplicando los resultados anteriores a
la ecuación (7.8), tomando como volumen elemental  0 = 42 , ya que el
potencial es el mismo sobre toda la capa esférica de radio 
Z
1 
 =   42 
2 0 
Z
1   ¡ 2 ¢
 =  3 − 2 42 
2 0 6
µ ∙ ¸ ∙ ¸ ¶
4 2 2 1 3 1 5 
 = 3  − 
2 6 3 0 5 0
Operando queda,
µ ¶
2 5 1 5 42 5
 =  −  = 
3 5 15
Esta expresión de la energía pone de manifiesto que con una densidad
de carga uniforme, cuando el radio  tiende a cero también la energía elec-
trostática se anula. Esto significa que para cualquier agregado de cargas no
7.4. ENERGÍA EN FUNCIÓN DEL CAMPO

hay otra singularidad que la derivada de la carga elemental, es decir, del


electrón.
Desconocemos la estructura interna del electrón, pero si suponemos que
su carga es el resultado de un distribución uniforme de la carga en una esfera
cuyo radio  es su radio básico  = 2 818 × 10−15 m.,
 3
 = =
V 4 3
La energía electrostática sería,

9 2 5 3 2 1
 =  =
4 15 6  20   
Como  = 1 602 × 10−19 C y  = 8 854 × 10−12 

3 (1 602 × 10−19 )2


 = ' 4 91 × 10−14 [J]
20 × 8 854 × 10−12 × 2 818 × 10−15
Con la suposición establecida el valor anterior sería la energía de creación
del electrón. En los experimentos conocidos no se puede tomar la energía
calculada anteriormente por que desconocemos la estructura interna del elec-
trón, y éste no se localiza en un punto concreto.
a) Cálculo mediante los vectores de campo D y E
Ahora utilizamos la ecuación (7.14), y el volumen de integración es todo
el espacio, es decir, debemos integrar tanto en la zona donde existe carga
como en la exterior a la distribución.
En todo el espacio la permitividad es   por tanto, aplicando la relación
constitutiva D =  E calculamos los dos vectores en cada punto del espacio.
El campo eléctrico dentro y fuera de la distribución de carga lo calcu-
lamos en el apartado anterior, en consecuencia,

 3 
 =  y 0 =
3 3 2
La energía se calcula mediante la ecuación (7.14), con  0 = 42 ,
µZ  Z ∞ ¶
1
 =   42  + 0 0 42 
2 0 
Sustituyendo los distintos valores obtenemos la siguiente integral,
µ Z  2 Z ∞ 6 2 ¶
1  4  
 = 4   + 4 
2 0 9  9  2
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

µ ∙ ¸∞ ¶
2 1 £ 5 ¤ 6 1
 = 2  0 + −
9 5  
Realizando operaciones queda,

2 6 5 42 5
 = 2  = 
9 5 15
que es el valor obtenido en el apartado anterior.

Ejemplo 7.3
La figura 7.4 muestra un condensador esférico formado por una esfera y
una capa esférica metálicas. El radio de la esfera es  y el radio interior de
la capa 
Mediante la energía del condensador cargado calcular la capacidad del
condensador
Solución
En el apartado 7.2 calculamos la energía electrostática de un condensador
y se obtuvo la ecuación (7.13),

1
 =   2
2
De esta relación se puede despejar  en función de la energía,

2
=
2

Figura 7.4
Tanto la energía  como el potencial  se calculan a partir del vector
E.
7.5. FUERZA ELECTROSTÁTICA

En primer lugar calculamos el campo electrostático en el espacio entre


esfera y capa.
Dada la simetría esférica del sistema aplicamos el teorema de Gauss.
Para  ≤  ≤ 

1  1
42  =  →  =
 4 2
Energía electrostática
Se calcula aplicando la ecuación (7.14), con  =  
Z µ ¶ Z 
1   1 2 2 2 1
 =  2
4  = 
2  4  8  2
Integrando y realizando operaciones tenemos,

2  − 
 =
8  
Diferencia de potencial entre conductores
La diferencia de potencial entre los dos conductores será,
Z 
 =  −  = −  

Z 
 1  −
 =− 2
 =
 4  4  
Capacidad
Dado que tenemos calculado  y 
µ ¶−2
2  −   −
=2
8   4  
Operando obtenemos,


 = 4
−

7.5. FUERZA ELECTROSTÁTICA


La fuerza sobre un conductor cargado, si conocemos la fuerza que se
ejerce sobre cada superficie elemental, se obtendría integrando, sumando,
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

las fuerzas elementales. La dificultad estriba primero en conocer la fuerza


elemental y después en hacer la integración, que será más o menos difícil
según la geometría del conductor.
Si intervienen dieléctricos las cosas se complican por que además debe-
mos considerar la polarización; ésta es función del campo y además puede
ser notable el fenómeno de electrostricción, que se debe a la dependencia de
la polarización sobre la tensión que el campo ejerce sobre las moléculas.
Para calcular la fuerza de una forma general se recurre al principio de
conservación de la energía; éste se aplica al sistema considerando cuando
se producen desplazamientos virtuales de los conductores o dieléctricos y se
calculan las variaciones de energía provocadas por dichos desplazamientos.
Se distinguen dos situaciones: 1) cuando los componentes se mantiene
aislados, es decir la carga del sistema se mantiene constante, y 2) en el caso
de que los distintos conductores se mantienen unidos a fuentes de potencial,
pilas o generadores, es decir, el sistema de conductores no está aislado.

7.5.1. Sistemas aislados


La fuerza y momento están relacionados con la energía del sistema, ya que
el trabajo mecánico es igual a la variación de energía del sistema con signo
negativo. El trabajo de la fuerza F en un desplazamiento virtual elemental
l está relacionado con la variación de energía electrostática de la forma
siguiente,

F · l =   +   +   = −   (7.18)
Esto es consecuencia de la conservación de energía, es decir, si el campo
realiza un trabajo disminuirá la energía electrostática; al contrario, si se hace
un trabajo contra el campo aumentará dicha energía.
Si consideramos la ecuación anterior en una dimensión tendremos que,
  = − 
Despejando la fuerza obtenemos su relación con la energía electrostática,


 = − (7.19)

Podemos obtener ecuaciones similares a la anterior para las otras coor-
denadas. En forma vectorial la fuerza será,
7.5. FUERZA ELECTROSTÁTICA

µ ¶
     
F=− u + u + u = −∇  [N] (7.20)
   
El símbolo  representa la derivada parcial, o derivada de  con res-
pecto a una variable cuando permanecen constantes las otras. El subíndice
 representa que en los sistemas aislados se conserva la carga eléctrica. Los
factores entre paréntesis son las componentes del gradiente de energía.
Si en lugar de una traslación se trata de giro sobre un eje,

 = T · θ = − 
T es el momento del par de fuerzas.
La componente del momento del par con respecto a un eje i será,
µ ¶
 
 = − [N · m] (7.21)
  

El subíndice i representa a un eje de coordenadas o cualquier otro que


se tome como eje de giro.

7.5.2. Sistemas no aislados


Si un sistema de conductores está unido a unas baterías o fuentes de
potencial que proporcionan una energía  , la conservación de la energía
requiere que,

F · l =  =  −  (7.22)


O de otra manera, la energía que suministra la batería es igual al tra-
bajo realizado por el campo más la variación que experimenta la energía
electrostática.

 =  +  (7.23)


En el sistema no aislado se supone que los distintos conductores están
unidos a fuentes que los mantienen a unos potenciales fijos   sin que di-
cho potencial se altere al moverse. Cuando los conductores se mueven la
carga que soportan se modifica en una cantidad  , por lo que la batería
suministrará la siguiente energía,
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

X
 =   (7.24)

Por otro lado la variación que experimenta la energía electrostática del
sistema de conductores será,

1X
 =   (7.25)
2

Es decir,

1
 =  (7.26)
2
Si llevamos la ecuación (7.26) a la ecuación (7.22) obtenemos,

F · l =  (7.27)
De la relación anterior se deduce que las componentes de la fuerza en un
sistema no aislado, es decir, un sistema que mantiene los potenciales de los
conductores mediante baterías, será de la forma siguiente,
µ ¶ µ ¶ µ ¶
     
 =   =   = (7.28)
     
De forma análoga podemos proceder para el momento de un par de
fuerzas en un sistema no aislado. En este caso será,
µ ¶
 
 = (N · m) (7.29)
  
El subíndice  indica que se mantiene constante el potencial de los con-
ductores.
La diferencia entre las ecuaciones anteriores y las obtenidas para sistemas
aislados es el signo opuesto de la fuerza y el par de fuerzas.

7.5.3. Presión sobre la superficie de un conductor cargado


Para calcular la fuerza elemental  sobre una superficie ∆ de un con-
ductor cargado y aislado, suponemos que la superficie del conductor sufre
un desplazamiento virtual  en la dirección normal a ella como muestra la
figura 7.5.
7.5. FUERZA ELECTROSTÁTICA

La consecuencia de ese desplazamiento es que la energía electrostática


disminuye en,

1
 = − D · E ∆
2
Dado que dentro del conductor el campo es nulo, y en el desplazamiento
virtual el campo de la franja de espesor  pasa de un valor E a cero.
Aplicando la ecuación (7.19) tendremos que la fuerza sobre la superficie
elemental ∆ es,

1
∆ = D · E ∆ (7.30)
2

Figura 7.5
La presión sobre dicha superficie será,

∆ 1
= = D·E (7.31)
∆ 2
Si tenemos en cuenta que en puntos próximos a la superficie del conduc-
tor cargado D =  n,  es la densidad superficial de carga sobre el conductor,
y E = D, los valores para la fuerza y presión anteriores son:

2
∆ = ∆ (7.32)
2
2
= (7.33)
2
La presión sobre la capa cargada de la superficie del conductor no de-
pende del signo de la carga, ya que es función del cuadrado de la densidad
superficial de carga.
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

Ejemplo 7.4
Calcular la fuerza entre las placas de un condensador unido a los bornes
de una pila como muestra la figura 7.6.
La superficie de las placas es  y la distancia entre ellas . El dieléctrico
es aire,  ∼
=  .
Suponemos despreciables los efectos de borde.
Solución
Vamos a utilizar la relación entre fuerza y energía para resolver el prob-
lema.
La energía se calcula mediante el campo entre placas. Como se aplica
una diferencia de potencia  y la distancia entre placas es ,


=

Figura 7.6
Aplicando la ecuación (7.17) obtenemos la densidad de energía elec-
trostática,

1 1 2
 =   2 =  2
2 2 
La energía correspondiente al volumen   entre placas será,

1 2 1 2
 =  2   =   
2  2 
Como el movimiento de las placas se hace mediante la variación de la
distancia , la fuerza se obtendrá derivando la energía con respecto a la
distancia .
Dado que el sistema no es aislado, ya que se mantiene la pila unida a
los conductores en el proceso, se debe aplicar la ecuación (7.28), suponiendo
que  es la variable ,
7.5. FUERZA ELECTROSTÁTICA

   1 2 1 2
 = =   = −  2 
 2  2 
1 2
F = −  2  u
2 
Esta fuerza tiende a unir las placas.
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

7.6. PROBLEMAS

P 7.1 Disponemos un sistema de cargas como indica la figura P7.1.


1) Calcular la energía electrostática del sistema.
2) Si la carga 2 sufre un desplazamiento  = 2, suponiendo que las
otras cargas no se mueven, calcular la variación de energía que experimenta
el sistema de cargas.

Figura P7.1 Figura P7.2

P 7.2 Dado el sistema de cargas indicado en la figura P7.2, calcular la


energía del sistema cuando la carga  = − 4 está en las dos posiciones
siguientes:
1) en el punto (0, 0, );
2) en el punto (0, 0, 0). ¿Permanecerá estable en alguna de las dos
posiciones? Razonar la respuesta.
P 7.3 En el centro de un globo de vidrio de radio  = 100, tenemos
una esfera de mercurio de radio  con una carga . Mediante un impacto,
se divide la esfera en tres esferas del mismo radio, soportando cada una
un tercio de la carga . Después de la división, las esferas resultantes se
distribuyen sobre los vértices de un triángulo equilátero, inscrito en el globo
y en el plano XY (véase la figura P6.10)
Calcular la energía del sistema antes y después de la división utilizando
la ecuación (6.13). Despreciar los términos menores al 10 % del valor inicial
de la energía.
7.6. PROBLEMAS

Figura P7.3 Figura P7.4


P 7.4 Calcular el potencial en los puntos A, O y B indicados en la figura
P7.4, debido a las distribuciones lineales de carga − y  dispuestas sobre
sendas circunferencias de radio  y centros sobre el eje Y en los puntos A y
B respectivamente.
¿En cual de los tres puntos indicados estará una carga puntual  en una
posición más estable? Razonar la respuesta.
P 7.5 Partiendo de una esfera de radio , que tiene una carga  en la
superficie, se inicia la acumulación de carga sobre una superficie esférica de
radio  (  ), concéntrica con la anterior.
1) Calcular el trabajo realizado para acumular sobre la superficie esférica
de radio  una carga  = 2.
2) Comprobar que este trabajo es igual a la variación de energía elec-
trostática calculada mediante la ecuación (7.15).

Figura P7.5
P 7.6 Tenemos un sistema de cargas constituido por una carga  distribui-
da uniformemente sobre una esfera de radio , y otra carga − sobre la capa
esférica, concéntrica con la esfera, de radio 0 = 5 y espesor despreciable
frente a .
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

1) Calcular el campo en función del radio . 2) Calcular la energía elec-


trostática del sistema. 3) Si quitamos la mitad de la carga − de la capa
esférica, ¿cual será la variación de energía electrostática del sistema?
P 7.7 Una carga eléctrica  se distribuye sobre una esfera dieléctrica de
radio  y permitividad , de forma que las densidades de carga sean:

µ ¶

 =  para 0 ≤  ≤  y  = 0 para   

1) Calcular  en función de  y . 2) Calcular la energía electrostática


de las dos formas siguientes: 1 Mediante la expresión (7.8). 2 Mediante la
expresión (7.15).
P 7.8 Disponemos de un condensador plano, de espesor  y cuyas caras
tienen un lado de longitud , figura P7.8. El dieléctrico que existe entre las
placas tiene una permitividad  =  (1 + ). Se aplica al condensador
una d.d.p  . Se desprecian los efectos de borde.
1) Calcular los vectores D y E. 2) Calcular la energía almacenada en el
condensador.

Figura P7.8

P 7.9 Sea un condensador cilíndrico indefinido de radio interior  y radio


exterior . El espacio entre el conductor interno y el externo está ocupado
por un material de permitividad  =  () Los conductores se encuentran
conectados a una batería de manera que la d.d.p. entre ellos es  
Calcular los vectores E y D en el espacio entre conductores y la energía
electrostática por unidad de longitud.
7.6. PROBLEMAS

Figura P7.9 Figura P7.10


P 7.10 Tenemos una distribución de carga uniforme , sobre una placa
de espesor 2 , menos en el hueco esférico de radio  que está vacío, véase la
figura P7.10. La placa se supone indefinida en las direcciones X e Y.
Calcular la densidad energía electrostática. Obtener la energía electrostáti-
ca en el volumen formado por el sector de capa esférica que resulta de la
intersección entre el cono de ángulo 60 y las esferas de radio  = 2 y
 = 3.
P 7.11 Un dieléctrico de permitividad  = 4  se coloca entre las placas
de un condensador de superficie  = 1 cm2 , su espesor es  = 1 cm y ocupa
todo el espacio entre placas. Cargamos el condensador a una d.d.p.  = 1000
voltios.
Suponemos despreciables los efectos de borde.
1) Calcular la energía electrostática en el condensador.
2) Desconectada la fuente de 1000 V, separamos las placas hasta que su
distancia sea 2cm, véase la figura P7.11. ¿Qué d.d.p. existe ahora entre las
placas? ¿Cuál ha sido la energía necesaria para realizar el proceso?

Figura P7.11
P 7.12 Un condensador plano de superficie  y espesor  se carga mediante
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

una batería a una d.d.p.  . Después de cargado desconectamos la batería.


Sin tocar las placas introducimos una lámina metálica de espesor 2. Se
desprecian los efectos de borde.
1) Calcular la densidad de energía electrostática antes y después de in-
troducir la lámina metálica.
2) Calcular la energía total en ambos casos. ¿En qué se ha invertido la
diferencia entre las dos energías?
P 7.13 Entre dos placas conductoras paralelas, circulares y de radio , se
introduce un disco de material deformable y permitividad . Las caras del
disco permanecen siempre en contacto con las placas conductoras. Inicial-
mente el disco tiene un radio  y espesor  .
Manteniendo fija la placa inferior, se realiza una fuerza F sobre la supe-
rior (véase la figura P7.13), de tal manera que el espesor de disco decrece
y aumenta su sección. Durante el proceso el disco no pierde material, su
sección permanece circular y las placas se mantienen a una d.d.p.  .
Calcular la fuerza de naturaleza electrostática sobre las placas conduc-
toras.
Suponemos despreciables los efectos de borde, y que la permitividad 
no varía.

Figura P7.13 Figura P7.14


P 7.14 Tenemos un sistema formado por dos láminas conductoras, sepa-
radas por tres placas de espesor . La placa central es metálica y las otras
dos de material dieléctrico con permitividad  = 4 . La superficie de lámi-
nas y placas es . Unimos láminas y placa conductora a una batería de f.e.m
 como indica la figura P7.14.
1) Calcular la energía del sistema.
2) Calcular la presión que se ejerce sobre las caras de la placa metálica.
Se desprecian los efectos de borde.
Nota: Al separar las placas dieléctrica y metálica queda un espacio vacío
entre ellas.
7.6. PROBLEMAS

P 7.15 Dos placas conductoras planoparalelas, separadas por una distancia


 = 0 2 mm, de altura  y anchura , se introducen en un recipiente con
un líquido dieléctrico perpendicularmente a la superficie del líquido como
indica la figura P7.15. La densidad del líquido es  = 1 02 g/cm3 .
Conectamos las placas conductoras a una fuente cuya d.d.p. podemos
variar y medir con el voltímetro V.
Realizamos una serie de medidas de la altura  alcanzada por el líquido
en función de la d.d.p.  . Los datos obtenidos son los siguientes:

 (V) 10 20 40 60 80
(mm) 0 44 1 7 7 16 28 3

1) Representar gráficamente los datos y comprobar si es aplicable la


expresión teórica que se puede deducir para la fuerza sobre una placa dieléc-
trica. En caso afirmativo calcular la permitividad del líquido.
Suponemos despreciable los efectos de borde, la tensión superficial así
como la variación de la permitividad con la densidad  .

Figura P7.15

P 7.16 Entre las placas de un condensador de superficie  =  ,


disponemos dos dieléctricos de permitividades 1 = 2 y 2 = 4 . Conec-
tamos el condensador a una batería de f.e.m.  como indica la figura P7.16.
Manteniendo conectada la batería, tirando del dieléctrico 2 lo separamos
una distancia .
1) Calcular la energía electrostática del condensador en función de la
separación . 2) Calcular la fuerza sobre el dieléctrico 2 .
Suponemos despreciables los efectos de borde.
CAPÍTULO 7. ENERGIA ELECTROSTATICA

Figura P7.16
P 7.17 Dos placas conductoras planoparalelas de superficie  están unidas
a una batería de f.e.m.  y dispuestas en un recipiente con líquido dieléctrico
de permitividad  como indica la figura P7.17. La placa inferior se mantiene
fija con respecto al nivel del líquido, y la superior está en el vacío a una
distancia  del líquido.
Calcular la fuerza ejercida sobre la placa superior.
Se desprecian los efectos de borde.

Figura P7.17 Figura P7.18


P 7.18 Un dispositivo está formado por una placa conductora cuadrada
de lado 2. A una distancia  están situadas dos placas conductoras rectan-
gulares, cuyos lados son respectivamente  y 2 ver figura P7.18.
Entre las placas conductoras se introduce un dieléctrico formado por una
placa dieléctrica de dimensiones 20 × 2 ×  (20  2), cuya permitividad
es . Inicialmente el dieléctrico está centrado entre las placas conductoras.
Unimos dos baterías de f.e.m. 1 y 2 como indica la figura P7.18.
7.6. PROBLEMAS

Calcular la fuerza sobre la placa de dieléctrico al desplazarse en la direc-


ción del eje Y.
Capítulo 8

PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudio de las ecuaciones de Laplace y Poisson y solución de dichas


ecuaciones en los casos en que intervienen conductores con unas condiciones
de frontera determinadas para su carga o potencial.

Específicos

Comprender cómo se establecen de las ecuaciones de Laplace y Poisson


para los sistemas de coordenadas cartesianas, cilíndricas y esféricas.

Saber cómo se resuelven dichas ecuaciones en los casos en que el po-


tencial depende de una variable.

Comprender por qué una combinación lineal de soluciones es también


una solución.

Comprender por qué se cumple el teorema de unicidad de las solu-


ciones.

Comprender la aplicación del método de imágenes para la solución de


problemas electrostáticos en los siguientes casos:
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

- Carga frente a un plano conductor unido a tierra.


- Carga frente a planos conductores que forman un ángulo.
- Carga frente a una esfera metálica.

Requisitos previos

Saber manejar los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores y


saber aplicar los instrumentos de cálculo apropiados.

Orientación metodológica

En primer lugar se recomienda una lectura detenida de los distintos


apartados que componen el Capítulo 8. Nos limitaremos a los apartados
generales y al método de imágenes en los casos de cargas en presencia de
planos y esferas, es decir, a los apartados 8.1, 8.2, 8.3.1, 8.3.2 y 8.3.3. Después
intentar resolver los ejercicios que se proponen. Si surgen dudas volver a
estudiar el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten mirar la
solución sin mucho detenimiento para después tratar de resolver el ejercicio
de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas que se proponen al final del capítulo. Se procede de
forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los objetivos indicados al principio.
El estudio de los casos de línea y plano conductor, así como línea y
cilindro conductor son más complejos y se pueden eliminar en una primera
lectura.
En electrostática tratamos de conocer el campo y potencial debido a
un conjunto de cargas distribuidas en el espacio. Dada la relación que existe
entre campo y potencial, conocido uno de los dos se puede calcular el otro. En
los capítulos anteriores hemos resuelto los problemas electrostáticos a partir
del conocimiento de la posición y valor de las cargas. Esta situación no es la
que se presenta de forma generalizada, por tanto se deben introducir otros
métodos que permitan resolver los problemas electrostáticos en distintas
situaciones. No hay un método que resuelva todos los problemas de forma
sistemática, por lo que se utilizan distintos procedimientos que se aplican en
función del problema considerado. Los distintos métodos se pueden agrupar
en cuatro:
1) Métodos analíticos, que consisten en plantear y resolver una ecuación
diferencial con las condiciones en los límites determinadas por la carga o el
potencial en dichos límites. Este grupo también incluye el cálculo directo del
campo o potencial cuando se conoce el valor y posición de las cargas.
2) Métodos numéricos; consiste en resolver la ecuación diferencial con
las condiciones en los límites correspondientes mediante métodos de cálculo
numérico.
3) Métodos gráficos; dependen de un conocimiento previo de la forma
que pueden tener la líneas y superficies equipotenciales; consiste en dibujar
las líneas de campo y equipotenciales aplicando unas reglas que se derivan de
la ortogonalidad entre las líneas de campo y potencial, así como la propiedad
de que la superficie de un conductor es equipotencial y por tanto las líneas
de campo son normales a dicha superficie.
4) Métodos experimentales; consisten en diseñar una maqueta que rep-
resente el sistema a estudiar mediante un conjunto de conductores inmersos
en un medio de baja conductividad. La maqueta permite medir el potencial
en los puntos entre conductores mediante una sonda, y así se pueden conocer
las equipotenciales con lo que se conoce también el campo. Esto nos permite
trasladar los datos al modelo real.
A lo largo del presente capítulo vamos a establecer, a partir del teorema
de Gauss y de la relación entre campo y potencial deducida en capítulos
anteriores, las ecuaciones de Poisson y Laplace, que permiten calcular el
potencial con determinadas condiciones en la frontera entre distintos medios.
También estudiaremos un método específico, método de imágenes, que
permite el cálculo del potencial debido a cargas situadas frente a conductores
unidos a tierra. Este método es útil para conductores cuya geometría sea
sencilla como planos, esferas y cilindros.
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

8.1. ECUACIONES DE POISSON Y LAPLACE


El comportamiento del campo electrostático en cada punto queda de-
scrito mediante las dos ecuaciones:

∇·D= (5.15)

∇×E=0 (3.5)
Que expresan las características de dicho campo, y las condiciones de los
medios materiales que se tienen en cuenta a través de la ecuación:

D =  (E)E (5.20)
En el caso de que los medios sean lineales, homogéneos e isótropos, (E)
es una constante, por tanto la primera ecuación diferencial queda de la forma,

∇·E= (8.1)

La segunda ecuación es la correspondiente a un campo conservativo, que
determina una relación entre el campo y potencial  de la forma,

E = −∇ (3.12)
Llevando la ecuación (3.12) a (8.1), y teniendo en cuenta la relación
vectorial ∇ · ∇ = ∇2 ,

∇2  = − (8.2)

La ecuación (8.2) se conoce como ecuación de Poisson.
Cuando consideramos regiones del espacio donde no existen distribu-
ciones de carga , la ecuación (8.2) se simplifica y queda de la forma,

∇2  = 0 (8.3)
Esta ecuación se conoce como ecuación de Lapalce.
La ecuación (8.3) es válida para cualquier sistema de coordenadas pero
adopta formas diferentes en cada uno de ellos. Esta es la consecuencia de
aplicar el operador ∇2 en cada sistema. En los sistemas de coordenadas más
usuales la ecuación de Laplace es de la forma siguiente:
8.1. ECUACIONES DE POISSON Y LAPLACE

Coordenadas cartesianas
2  2  2
∇2  = + + =0 (8.4)
 2  2  2
Coordenadas cilíndricas
µ ¶ µ ¶
1   1 2 2
 + 2 + =0 (8.5)
    2  2
Coordenadas esféricas
µ ¶ µ ¶
1  2  1   1 2
 + sen  + =0 (8.6)
2    2 sen     2 sen2   2
Las ecuaciones de Poisson correspondientes se obtienen sustituyendo en
el segundo miembro 0 por .
Las ecuaciones anteriores permiten resolver determinados problemas elec-
trostáticos, mediante la solución de la ecuación diferencial que corresponda
al sistema de coordenadas más adecuado a su simetría, y con las condi-
ciones en los límites derivadas del conocimiento del potencial o carga en los
conductores que intervienen.
Para iniciar la aplicación de las ecuaciones de Laplace y Poisson vamos
a resolver dichas ecuaciones en unos problemas sencillos.

Ejemplo 8.1
Disponemos de un sistema de conductores compuesto por una esfera
metálica, de radio  y centro en el origen de coordenadas, y una capa es-
férica metálica de radio , centro en el origen y espesor despreciable. Los
potenciales de las esferas son respectivamente:  () = 0,  () = V  Entre
las esferas existe un dieléctrico de permitividad .
Calcular el potencial en el espacio entre las dos esferas.
Solución
El problema propuesto es de simetría esférica, y además el potencial
varía únicamente con el radio; por tanto, para obtener el potencial se utiliza
la ecuación de Laplace (8.6) en coordenadas esféricas. En este caso dicha
ecuación, como  no depende de la variables  y , se reduce a la siguiente:
µ ¶
 2 
 =0
 
Como sólo interviene una variable podemos expresar la ecuación anterior,
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

µ ¶
 2 
 =0
 

Figura 8.1
Integrando dicha ecuación mediante pasos sucesivos tenemos que,


2 = 1

Y despejando  ,

1
 = 1 
2
De donde se deduce,

1
 () = −1 + 2

Las constantes de integración 1 , 2 se calculan utilizando las condi-
ciones en los límites, que en este caso son los potenciales en las dos esferas
conductoras.
Para  =  →  () = 0 y para  =  →  () = V

1
 () = −1 + 2 = 0

1
 () = −1 + 2 = V

Resolviendo el sistema de ecuaciones anterior obtenemos las constantes.
µ ¶−1
1 1 
1 = V − = V
  −
8.1. ECUACIONES DE POISSON Y LAPLACE

1 
2 = 1 = V
 −
El potencial entre las dos esferas vendrá dado por la ecuación que resulta
de sustituir en la solución general las contantes 1 y 2 por los valores
calculados anteriormente.

 ³ ´
 () = V 1− (8.7)
− 
La ecuación (8.7) expresa la solución al problema propuesto.
Este ejemplo muestra el procedimiento a seguir en otros de carácter más
complejo, ya que en esencia consiste en calcular una solución general en
el sistema de coordenadas más adecuado a las condiciones de frontera, y
después obtener las constantes aplicando dichas condiciones en la frontera.

Ejemplo 8.2
Entre dos placas conductoras planoparalelas, separadas por una distancia
 e indefinidas en la dirección de los ejes Y y Z, se distribuye una densidad
de carga  
Las placas se conectan a una batería de manera que,  (0) = 0 y  () =
V .
Calcular el potencial entre placas.
Solución
La simetría del problema corresponde a un sistema de coordenadas carte-
siano, con las condiciones en los límites sobre los planos  = 0 y  = . La
densidad de carga es constante. De las condiciones indicadas se deduce que
la ecuación de Poisson debe estar expresada en coordenadas cartesianas y
como variable únicamente la 

2  
2
=− 
 
Integrando dos veces sucesivas la ecuación obtendremos la solución ge-
neral.
En la primera integración,

 
= −   + 1
 
Mediante la segunda integración obtenemos la solución general,
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

 2
 () = − + 1  + 2
 2
La ecuación anterior engloba la solución de la ecuación de Laplace, 1 +
2 , y la solución particular de la ecuación de Poisson − 2 2 .
Aplicando las condiciones en los límites calculamos 1 y 2 .
Para  = 0 →  (0) = 0, para  =  →  () = V

 (0) = 2 = 0

 2
 () = − + 1  + 2 = V
 2
Del sistema de ecuaciones anteriores se deduce que,

V  
2 = 0 ; 1 = +
  2
Sustituyendo las constantes en la solución general y simplificando ten-
dremos,

 V
 () = ( − ) + 
2 
Esta ecuación expresa la solución al problema propuesto y verifica las
condiciones de frontera.

8.2. TEOREMA DE UNICIDAD


Un problema electrostático queda resuelto cuando se conoce el campo en
los distintos medios. En el caso de distribuciones de carga sencillas el campo
se obtiene por integración directa como hemos visto en capítulos anteriores.
Existen distintos procedimientos para resolver los problemas electrostáti-
cos, cada uno adaptado a las condiciones particulares del problema a re-
solver. En los ejemplos anteriores hemos resuelto las ecuaciones de Laplace
y Poisson en casos sencillos mediante integración directa.
Cuando las distribuciones de carga o conductores son más compleja se re-
curre a buscar soluciones de las ecuaciones diferenciales de Laplace y Poisson
que verifiquen las condiciones en los límites correspondientes. La solución de
la ecuación de Poisson requiere la solución previa de la ecuación de Laplace,
8.2. TEOREMA DE UNICIDAD

pues su solución es la correspondiente a la de Laplace más una solución


particular que satisfaga la ecuación con segundo miembro no nulo.
Dada esta circunstancia, se comienza por resolver la ecuación de Laplace
con unas condiciones para el potencial sobre las superficies de separación
entre distintos medios y sobre la superficie de los conductores.
Las condiciones en los límites suelen ser: La continuidad del potencial, el
potencial sobre la superficie (condición de Dirichlet), la derivada normal del
potencial sobre la superficie ( ) (condición de Neumann), o condiciones
mixtas.
La solución se puede obtener por distintos métodos y su forma matemáti-
ca puede parecer distinta, pero como vamos ha demostrar a continuación,
con las mismas condiciones de frontera para el potencial la solución es única.

8.2.1. Combinación lineal


Al resolver un problema mediante la ecuación de Laplace u otro proce-
dimiento, podemos obtener distintas soluciones,  . Cualquier combinación
lineal de dichas soluciones,


X
 =   (8.8)
1
Es también solución de la ecuación.
Para demostrarlo suponemos que cada  es solución de la ecuación de
Laplace, es decir,

∇2  = 0
Sustituyendo el potencial  = 1 1 + 2 2  +   en la ecuación
de Laplace tendremos,

∇2  = 1 ∇2 1 + 2 ∇2 2  +  ∇2 
Como cada uno de los términos del segundo miembro es nulo, dado que
cumple la ecuación de Laplace, se verifica que,

∇2  = 0
Es decir, se cumple la proposición indicada al principio.
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

8.2.2. Unicidad de la solución.


El teorema de unicidad establece que dos soluciones de la ecuación de
Laplace que satisfagan las mismas condiciones en los límites, o son la misma
o difieren en una constante.

Figura 8.2
Para demostrarlo vamos a suponer un sistema de conductores como en
indicado en la figura 8.2. Las condiciones de frontera sobre  de los 
conductores vienen dadas por su potencial V , y del resto conocemos la carga
total sobre ellos. Es decir, estamos ante un sistema mixto de condiciones en
los límites.
Suponemos que una función escalar  verifica la ecuación de Laplace
∇2  = 0. Aplicando las propiedades del operador ∇ vamos a ver cual es la
integral de volumen de ∇ · ( ∇ ). Como,

∇ · ( ∇ ) = ∇ · ∇ +  ∇2  = ∇ · ∇ = |∇ |2
Ya que ∇2  = 0.
La integral de volumen será,
Z Z
∇ · ( ∇ ) = |∇ |2  (8.9)
V V
El volumen considerado comprende el espacio exterior a los conductores.
Aplicando el teorema de la divergencia,
Z I Z
∇ · ( ∇ ) = ( ∇ ) · s = |∇ |2  (8.10)
V  V
La integral de superficie se calcula sobre todas las superficies de los
8.2. TEOREMA DE UNICIDAD

conductores más la esfera  que engloba a todo el sistema, cuyo radio


tiende a infinito al considerar todo el espacio exterior a los conductores.
Sobre la superficie  se verifica que,
I
lı́m ( ∇ ) · s = 0
−→∞ 

Se cumple esta condición dado que sobre la esfera  , cuando  → ∞, al


menos  decrece como 1 y ∇ como mínimo en función de 12 ; por otra
parte la superficie de la esfera crece proporcionalmente a 2 , en consecuencia
el integrando, como mínimo, decrece proporcionalmente a 1 y la integral
tiende a cero.
Aplicando la condición anterior,

I  I
X Z
( ∇ ) · s = ( ∇ ) · s = |∇ |2  (8.11)
 1  V

Donde  representa la superficie del conductor .


Como hemos dicho antes, la solución de la ecuación de Laplace, es decir,
 nos da el potencial en el espacio exterior a los conductores y cumple la
condición de que
H en cada uno de los  conductores  = V ( = 1 2  ), y
sobre el resto  ∇ · s = Q ( = ( + 1)   )
Vamos a suponer que existen dos soluciones distintas, 1 y 2 , que
cumplen las mismas condiciones de frontera. Sea  = 1 − 2 una fun-
ción, que también será solución dado que es una combinación lineal de dos
soluciones. Aplicando la relación (8.11) a  tendremos,

I  I
X
(1 − 2 ) ∇(1 − 2 ) · s = (1 − 2 ) ∇(1 − 2 ) · s
 1 
 I
X
+ (1 − 2 ) ∇(1 − 2 ) · s
+1 
I Z
(1 − 2 ) ∇(1 − 2 ) · s = |∇(1 − 2 )|2 
 V
Sobre los conductores 1 2   los potenciales de las dos funciones son
iguales, por tanto (V1 −V2 ) = 0, y la integral sobre la superficie de dichos
conductores se anula. Para el resto de los conductores,
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

I I
∇1 · s = ∇2 · s = Q
 
Sobre cada conductor la diferencia de cargas es cero, en consecuencia,
I I
(1 − 2 ) ∇(1 − 2 ) · s = (1 − 2 ) ∇(1 − 2 ) · s = 0
 
El resultado final es que
Z
|∇(1 − 2 )|2  = 0 (8.12)
V
La integral anterior es siempre positiva, dado que el integrado esta ele-
vado al cuadrado, y sólo se anula cuando

∇(1 − 2 ) = 0 (8.13)
La integración de esta ecuación nos proporciona,

1 = 2 +  (8.14)
Donde  es una constante arbitraria, que en el caso de que existan
conductores a un potencial dado  es nula, ya que 1 − 2 = 0 sobre dichos
conductores. Es decir, en este caso las soluciones son idénticas, 1 = 2
en todo el espacio, con lo cual se demuestra la proposición enunciada al
principio del apartado.
Cuando se conoce únicamente la carga sobre los conductores no podemos
afirmar que  = 0, y los potenciales difieren en una contante arbitraria ,
dado que no hemos establecido un potencial de referencia. El campo es único,
ya que E = −∇ no depende de la constante .
En virtud del teorema de unicidad, no importa el procedimiento para
obtener una solución con sus condiciones en los límites precisas, ya que ésta
es única.

8.3. MÉTODO DE IMÁGENES


Este método utiliza la propiedad de las soluciones de la ecuación de
Laplace que hemos visto en la sección anterior; esto es, que obtenida la
solución mediante cualquier método, al ser única, es la solución buscada.
8.3. MÉTODO DE IMÁGENES

El método de imágenes se utiliza cuando tenemos una o varias cargas en


presencia de unas superficies límite que están a un potencial determinado;
por ejemplo, conductores unidos a tierra, a potencial cero, o a potencial
constante. Este es un método de resolver un problema de potencial limitado
a unos pocos sistemas de cargas y conductores, que aún no siendo de carácter
general, permite obtener la función potencial de forma sencilla en unos casos
en que otros métodos resultan mas complicados; como por ejemplo, carga
puntual y plano conductor indefinido, esfera y carga puntual, etc. En otros
casos el número y posición de las cargas imagen a determinar es tan complejo
que se utilizan otros métodos para resolver el problema.

8.3.1. Carga frente a un plano conductor


Supongamos que se trata de una carga puntual en presencia de un plano
conductor unido a tierra, véase la figura 8.3.

Figura 8.3
El potencial en el espacio a la derecha del plano conductor unido a tierra
se debe por una parte a la propia carga  y por otra a las cargas inducidas
sobre el plano, es decir,
Z
1  1  (r0 )
 (r) = + (8.15)
4 |r − d| 4  |r − r0 |
La función (r0 ) es la densidad de carga sobre la superficie del plano
conductor, que en general no se conoce. El método de imágenes consiste en
sustituir la distribución (r0 ) por una o varias cargas imagen, situadas a la
izquierda del plano conductor en determinados puntos, de manera que pro-
porcionen el mismo potencial a la derecha del plano conductor y se cumplan
las condiciones para el potencial sobre dicho plano unido a tierra. La carga
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

que se sitúa a la izquierda se conocen con el nombre de carga imagen. En


virtud del teorema de unicidad, la solución obtenida proporciona el potencial
en la zona derecha del espacio (  0).
Dicha solución tiene que cumplir las condiciones de frontera indicadas,
además de que el potencial en puntos próximos a la carga sea prácticamente
igual al de una carga aislada en dicho punto. Estas condiciones se traducen
en que,

1 
 (r) → para |r − d| → 0
4 |r − d|
Dado que la carga  es positiva las cargas inducidas serán negativas. En
principio se desconoce la densidad de carga (r0 ), por tanto no es posible cal-
cular la integral. La aplicación del método de imágenes nos lleva a sustituir
la distribución (r0 ) por una carga − situada sobre el eje X a una distancia
− del origen de coordenadas. El potencial en cualquier punto debido a las
dos cargas es,
µ ¶
1  
 (r) = − (8.16)
4 |r − d| |r + d|
Este potencial cumple las condiciones indicadas anteriormente, es decir,
es nulo sobre el plano YZ que coincide con el plano unido a tierra, tiende al
potencial debido a una carga cuando |r − d| → 0 y se anula para  → ∞.
Además es una solución de la ecuación de Laplace, ya que cada uno de los
términos es un potencial que satisface dicha ecuación. La ecuación (8.16)
proporciona el potencial correspondiente a la zona   0, pero no así en la
zona   0, ya que está apantallada por el plano unido a tierra y su potencial
es cero en todos sus puntos. Es decir, la carga ficticia −, carga imagen,
permite obtener la solución correcta en la zona donde se sitúa la carga real
, pero se debe tener en cuenta la condición que impone el plano unido a
tierra para determinar el potencial a la izquierda de dicho plano.
Podemos expresar la ecuación (8.16) en coordenadas cartesianas, que son
las más adecuadas a la simetría del problema, y como

¡ ¢12 ¡ ¢12
|r − d| = 2 + ( − )2 +  2 y |r + d| = 2 + ( + )2 +  2

Será de la forma,
8.3. MÉTODO DE IMÁGENES

à !
1  
 (r) = − (8.17)
4 (2 + ( − )2 +  2 )12 (2 + ( + )2 +  2 )12
El campo eléctrico en la zona   0 se obtiene aplicando la relación
E = −∇ . Teniendo en cuenta la relación entre la densidad de carga en un
conductor y el campo en puntos muy próximos a él,  =  , se puede
calcular (r0 ) sobre todo el plano conductor.
La componente  sobre el plano  = 0 será,
à !
 −( − ) ( + )
 = − +
4 (2 + ( − )2 +  2 )32 (2 + ( + )2 +  2 )32
y la densidad de carga sobre el plano conductor es,
à !
  
( 0 ) =   = − + (8.18)
4 (2 + 2 +  2 )32 (2 + 2 +  2 )32

8.3.2. Carga frente a planos conductores que forman ángulo


En la aplicación del método de imágenes cuando se trata de placas con-
ductoras que forman un ángulo, se verifica lo siguiente:
1) Las condiciones de potencial sobre dichas placas solo se satisfacen
con un número finito de cargas imagen si el ángulo que forman los planos
que coinciden con las placas es  = , siendo  un número natural ( =
1 2 3   ).
2) Las cargas imagen y la original se sitúan sobre una circunferencia
cuyo centro está sobre la recta intersección de los planos. El plano de la
circunferencia es perpendicular a los de las placas conductoras.
3) La secuencia de sucesivas cargas imagen termina cuando la imagen
de las últimas cargas imagen coinciden en un punto. El número de cargas
imagen es:  = 2 − 1. Ejemplo si  = 2  = 3.
En todos los casos el potencial que obtenemos es el de la zona exterior a
los conductores, es decir, donde se sitúa la carga real.

Ejemplo 8.3
Tenemos una carga  situada en el punto (0, 2, 1) entre dos planos con-
ductores unidos a tierra, perpendiculares entre si y dispuestos como indica
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

la sección transversal de la figura 8.4. Calcular el potencial en el primer


cuadrante del planoYZ que se muestra en la figura 8.4.

Figura 8.4
Solución
Este ejemplo cumple las condiciones que indicábamos en el apartado
anterior para que el potencial se pueda obtener mediante el método de imá-
genes con un número finito de cargas imagen.
El ángulo  = 2, por tanto  = 2. El número de cargas imagen será,

 = 2 − 1 = 3
Trazamos la circunferencia con centro en el origen que pasa por el punto
(0, 2, 1).
La secuencia para obtener las cargas imagen se inicia con la imagen
respecto del plano ZX, que es 1 = − situada en el punto (0, −2, 1). La
siguiente es la imagen de  con respecto al plano XY, que es la carga 2 = −
situada en el punto (0, 2, −1). Termina la secuencia con la imagen de la
carga 1 con respecto al plano ZY, que coincide con la imagen de 2 con
respecto al plano ZX en el punto (0, 2, −1), dicha carga imagen será 3 = .
Como suponemos los planos conductores indefinidos en la dirección del
eje X, el potencial en ellos no depende de la coordenada .
En el plano  = 0 el potencial en un punto cuyo vector de posición es
r = (, ) se calcula considerando que en el cuadrante YZ la carga  entre
los planos conductores es equivalente a un sistema de cargas puntuales ,
1 , 2 y 3 situadas en los puntos indicados anteriormente. Es decir,
8.3. MÉTODO DE IMÁGENES

µ ¶
1    
 (r) = − − +
4 |r − r0 | |r − r01 | |r − r02 | |r − r03 |
Los vectores de posición respectivos son: r =  u +  u ;
r0 = 2u + u ; r1 = −2u + u ; r2 = 2u − u ; r3 = −2u − u
|r − r0 | = (( − 2)2 + ( − 1)2 )12 ; |r − r1 | = (( + 2)2 + ( − 1)2 )12
|r − r2 | = (( − 2)2 + ( + 1)2 )12 ; |r − r3 | = (( + 2)2 + ( + 1)2 )12
Sustituyendo los valores respectivos de los módulos obtenemos,
(µ ¶12 µ ¶12
 1 1
 ( ) = −
4 ( − 2)2 + ( − 1)2 ( + 2)2 + ( − 1)2
µ ¶12 µ ¶12 )
1 1
− +
( − 2)2 + ( + 1)2 ( + 2)2 + ( + 1)2

8.3.3. Carga puntual y esfera conductora


Ahora vamos a utilizar el método de imágenes para resolver otro prob-
lema muy específico determinado por el sistema formado por una esfera
conductora unida a tierra frente a la que se sitúa, a una distancia  de su
centro, una carga puntual . En este caso la carga  induce una densidad de
carga negativa sobre la esfera conductora. El método de imágenes consiste
en encontrar una carga imagen  0 situada en un punto interior a la esfera,
de manera que las cargas  y  0 proporcionen un potencial que cumpla las
condiciones
¯
1  ¯  → ∞
 (r) → para |r − d| → 0 ;  (r) = 0 para ¯¯
4 |r − d| =

Figura 8.5
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

La figura 8.5 muestra las posiciones respectivas de los componentes del


sistema enunciado.
En este caso  0 no puede ser igual a  por que con ésta condición no
se cumple que el potencial sea nulo sobre todos los puntos de la esfera
conductora. Ahora tenemos dos incógnitas, la carga imagen  0 y su posición
dentro de la esfera.
Suponiendo que sustituimos la carga inducida sobre la esfera por la carga
imagen  0 situada a una distancia , el potencial será de la forma,
µ ¶
1  0
 (r) = + (8.19)
4 |r − d| |r − b|
Esta expresión es solución de la ecuación de Laplace, ya que cada uno de
sus términos lo es. Se anula para  → ∞, además debe ser nula sobre todos
los puntos de la esfera conductora, es decir, para  = . La última condición
nos permite calcular  0 y . Para ello establecemos las dos ecuaciones que
resultan de calcular el potencial en los puntos M y N de la esfera conducto-
ra, que por las condiciones del problema será nulo. Pueden utilizarse otros
puntos sobre la esfera pero estos dos son lo más cómodos para realizar los
cálculos.
µ ¶
1  0
 = + =0
4  −   − 
µ ¶
1  0
 = + =0
4  +   + 
La solución de este sistema de ecuaciones con respecto a las variables  0
y  nos lleva a las siguientes relaciones,

2
= (8.20)

Esta ecuación muestra que el punto donde se sitúa la carga imagen  0 es
el inverso, con respecto a la esfera de radio , del punto donde está .

0 = −  (8.21)

Las dos ecuaciones anteriores indican los valores de  0 y  que verifican
las condiciones que debe cumplir la función potencial expresada por (8.19)
para que sea la solución al problema propuesto. Es decir, la ecuación (8.19)
con los valores de  0 y  indicados anteriormente expresa la función para el
8.3. MÉTODO DE IMÁGENES

potencial en todos los puntos exteriores a la esfera conductora. Dentro de


dicha esfera el potencial es cero, ya que no hay cargas reales en su interior
y la esfera está unida a tierra, potencial cero.
El campo electrostático se calcula mediante la ecuación (8.19), poniendo
los vectores en función de las coordenadas del sistema que se elija. El más
apropiado sería esféricas con origen en el centro de la esfera metálica.
En el sistema anterior se pueden introducir dos variaciones que permiten
resolver otros tipos de problemas.
Esfera neutra
Se trata de una esfera sin unir a tierra con la carga en la misma posición
anterior. Esto supone que la esfera está a un potencial distinto de cero, pero
su carga debe ser nula ya que no hay ninguna en la superficie ni en el interior.
Aplicando el principio de superposición, el nuevo sistema es equivalente
al de esfera unida a tierra y carga exterior más una carga imagen  00 igual a
−  0 en el centro de la esfera. Esta carga neutraliza la esfera y determina el
potencial en la superficie. El potencial fuera de la esfera vendrá dado por,
µ ¶
1  0  00
 (r) = + +
4 |r − d| |r − b| |r|

 00 = −  0 = 

µ ¶
1    
 (r) = − + (8.22)
4 |r − d| |r − b|   
El potencial sobre la esfera conductora es,

1  00 1 
 (r) = =
4  4 
La ecuación (8.22) pone de manifiesto que el potencial debido a una
carga queda perturbado por la presencia de una esfera metálica. Como el
campo se obtiene mediante E = −∇ , E se modifica de forma proporcional
a la carga . La fuerza sobre la carga será F = E. El campo que actúa
sobre  depende de la esfera.
Esfera con una carga Q
Ahora el sistema se complica un poco más. El potencial se debe al sistema
anterior con esfera neutra más una carga  sobre dicha esfera. El potencial
correspondiente fuera de la esfera será,
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

µ ¶
1  0  00 
 (r) = + + +
4 |r − d| |r − b| |r| |r|
Sustituyendo los distintos valores queda,
µ ¶
1     
 (r) = − + + (8.23)
4 |r − d| |r − b|    
Los valores del campo en cada caso se obtiene mediante la relación entre
campo y potencial.

8.3.4. Línea y plano conductor


El sistema que nos proponemos estudiar ahora está formado por una
densidad de carga  sobre una línea recta situada frente a un plano conductor
unido a tierra, es decir, a potencial cero, y paralela a él. La figura 8.6 muestra
el esquema de la sección transversal del sistema.
La solución se obtiene de una forma similar al caso de carga puntual
y plano conductor, salvo que ahora se sustituye la carga imagen por una
densidad lineal de carga − paralela al plano y que pasa por el punto (− ,
0, 0). El problema se reduce a dos dimensiones, dado que se suponen las
líneas indefinidas en la dirección del eje Z.
El potencial debido a una línea cargada se calculó en el ejemplo 3.3 del
capítulo 3, y es de la forma,

 
 = ln 
2  

Figura 8.6
8.3. MÉTODO DE IMÁGENES

El radio  , expresado en coordenadas cilíndricas, representa la posición


del potencial de referencia, ya que en este caso no se puede tomar el punto
del infinito como referencia por que  → ∞ para  → ∞.
El potencial debido a la línea de carga más su imagen es,
µ ¶
  
 = ln − ln
2  |ρ − d| |ρ + d|
 |ρ + d|  |ρ − d|
 = ln =− ln (8.24)
2  |ρ − d| 2  |ρ + d|
La equipotenciales se producen cuando,

|ρ + d|
=  = constante (8.25)
|ρ − d|
Al plano conductor, potencial cero, corresponde  = 1, es decir, cuando,

|ρ − d| = |ρ + d|
La ecuación (8.24) expresa el potencial en la zona derecha del plano
conductor,   0. En la zona izquierda el potencial es nulo, dado que el
plano unido a tierra apantalla la línea situada en  = , y no existe carga
real en dicha zona.
Es interesante en este caso obtener las líneas equipotenciales. En un
punto genérico P (, , 0), donde 2 = 2 +  2 . La línea de carga imagen
estará situada en el punto (−, 0, 0), por tanto,

|ρ + d|2 = ( + )2 +  2 = 2 +  2 + 2  + 2

|ρ − d|2 = ( − )2 +  2 = 2 +  2 − 2  + 2

|ρ + d|2 2 2 +  2 + 2  + 2
2 =  = 2 +  2 − 2  + 2
|ρ − d|
De donde,
¡ ¢
 2 2 +  2 − 2  + 2 = 2 +  2 + 2  + 2
Realizando operaciones queda,

2 ( 2 − 1) +  2 ( 2 − 1) − 2 ( 2 + 1)  = 2 (1 −  2 )
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

Dividiendo por ( 2 − 1)

2(  2 + 1) 2 (1 −  2 )
2 +  2 −  = = − 2 (8.26)
( 2 − 1) ( 2 − 1)
La ecuación anterior corresponde a una circunferencia de la forma ( −
 ) +  2 = 2 , cuyo centro se sitúa en el punto de coordenadas ( , 0, 0)
2

y su radio es . Comparando con la ecuación (8.26), dicha circunferencia


tiene su centro en el punto,

 ( 2 + 1)
 =  =0 =0 (8.27)
( 2 − 1)
Y su radio es,
¯ ¯
¯ 2 ¯
¯
=¯ 2 ¯ (8.28)
( − 1) ¯
Como el radio debe ser positivo, se expresa en forma de módulo para
tener en cuenta los casos en que   1
Las superficies equipotenciales son cilindros perpendiculares al plano de
la figura, cuyo eje pasa por el punto cuya coordenada  muestra la relación
(8.27) y su radio lo expresa la ecuación (8.28). Los valores de   1 corre-
sponden al conjunto de cilindros que rodean la línea de carga , hasta  = 1
que es valor para el plano conductor. Dichos cilindros son las equipotenciales
para   0.
Utilizando las ecuaciones (8.27) y (8.28) se puede demostrar que existe
una relación entre los parámetros  , , y  de la forma,

2 = 2 + 2 (8.29)
Esta representación de las equipotenciales sugiere un procedimiento para
obtener la capacidad del sistema formado por un cilindro situado frente a un
plano conductor. Se hace coincidir el cilindro con una de las equipotenciales
y se calcula  a partir de los datos que determinan la posición y el radio
del cilindro conductor.

Ejemplo 8.4
Disponemos un cilindro conductor paralelo a un plano conductor in-
definido, figura 8.7. La distancia entre el eje del cilindro y el plano es , y
su radio es  = 2. Calcular la capacidad del sistema.
8.3. MÉTODO DE IMÁGENES

Figura 8.7
Solución
Suponemos que el cilindro tiene una densidad lineal de carga , y el plano
está unido a tierra, potencial cero. Las superficies equipotenciales se obtienen
aplicando el método indicado anteriormente. Como cilindro y plano son dos
equipotenciales, la diferencia de potencial vendrá dada por la ecuación (8.24)
con un valor determinado de .

 |ρ + d| 
 = ln = ln 
2  |ρ − d| 2 
Para calcular  aplicamos las ecuaciones (8.27) y (8.28) a nuestro caso,
es decir, cuando,
¯ ¯
 ( 2 + 1) ¯ 2 ¯
 =  = ¯
y  =  = ¯ 2 ¯
( 2 − 1) ( − 1) ¯
Dividiendo miembro a miembro las dos ecuaciones tenemos,

  ( 2 + 1) ( 2 + 1)
= =
 2 2
Realizando operaciones queda,

 2 − 2 +1=0

Para  = 2,

 2 − 4 + 1 = 0
√ √
Las dos soluciones son:  = 2 + 3 y  = 2 − 3. Elegimos la primera por
que es mayor que la unidad y es la que corresponde al cilindro conductor
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

propuesto.
Con esta solución la diferencia de potencial entre cilindro y plano será,

  √
 = ln  = ln(2 + 3)
2  2 
Como la carga por unidad de longitud es , la capacidad por unidad de
longitud del sistema propuesto será,

 2  £ ¤
= = √ F m−1
 ln(2 + 3)

El mismo procedimiento se puede utilizar para calcular la capacidad por


unidad de longitud de dos cilindros de radios diferentes y cuyos respectivos
ejes no coinciden.

8.3.5. Cilindro y línea cargada


Terminamos el estudio de problemas cuya solución se obtiene mediante
el método de imágenes con el sistema formado por un cilindro conductor
unido a tierra frente al que se dispone, paralelamente a él, una línea con
densidad de carga . La sección transversal del sistema se muestra en la
figura 8.8.

Figura 8.8
La línea de carga imagen debe situarse en el interior del cilindro y sobre
la línea que une el centro O del cilindro con la posición de la línea de carga.
En la figura se muestra la línea de carga a una distancia  de O, y la imagen
a una distancia . Para calcular el potencial debido a las líneas de carga real
e imagen debemos conocer 0 y .
Suponemos que 0 = −.
8.3. MÉTODO DE IMÁGENES

Para determinar  debemos establecer el potencial debido a dos líneas


de carga, que cumple la condición de ser cero sobre el cilindro de radio  y
centro en O.
Como hemos visto en el apartado anterior, y teniendo en cuenta el sis-
tema de coordenadas indicado en la figura 8.8, el potencial en un punto P(,
) será,
µ ¶
  
 = ln − ln
2  |ρ − d| |ρ − b|
 |ρ − b|
 = ln (8.30)
2  |ρ − d|
Las equipotenciales se producen cuando

|ρ − b|
=  = Constante (8.31)
|ρ − d|
Sobre la superficie del cilindro conductor dicho potencial debe ser nulo,
por tanto  = 1, es decir,

|ρ − b|
=1
|ρ − d|
Esta relación se cumplirá en los puntos M y N, por tanto, en el punto M

|a − b| −
= =1
|a − d| −
y en el N

|−a − b| +
= =1
|−a − d| +
Igualando las dos relaciones tenemos,

− +
=
− +

( − )( + ) = ( + )( − )
Realizando operaciones y despejando  obtenemos,

2
= (8.32)

CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

La ecuación anterior muestra la posición que debe ocupar la línea de


carga imagen en función del radio y la distancia donde se sitúa la línea de
carga real.
Como en los casos anteriores la ecuación (8.30) proporciona el potencial
en puntos exteriores al cilindro. Dentro el potencial es nulo, ya que dicho
cilindro está a potencial cero y apantalla su espacio interior.
8.4. PROBLEMAS

8.4. PROBLEMAS
P 8.1 Dos cargas 1 y 2 se sitúan frente a un plano conductor indefinido
como indica la figura P8.1. Calcular la fuerza ejercida sobre la carga 2 .

Figura P8.1 Figura P8.2


P 8.2 Frente a un plano conductor indefinido, unido a tierra, tenemos dos
cargas puntuales  La distancia de las cargas al plano se indica en la figura
P8.2.
1) Calcular la fuerza sobre una carga  situada en el punto intermedio
(0, 3, 0). 2) Obtener la energía necesaria para trasladar dicha carga  desde
el infinito hasta el punto (0, 3, 0).

Figura P8.3 Figura P8.4


P 8.3 Tenemos dos cargas  situadas respectivamente en los puntos (0,
1, 1) y (0, 1, −1), frente a un plano conductor indefinido y unido a tierra
como muestra la figura P8.3. Calcular el trabajo para transportar una carga
 desde el infinito hasta el punto P(0, 1, 0).
P 8.4 Disponemos dos cargas,  y −, frente a un plano conductor in-
definido como muestra la figura P8.4. Calcular los términos monopolar, dipo-
CAPÍTULO 8. ROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS I

lar y cuadripolar del potencial debido al sistema indicado.


P 8.5 Disponemos de una esfera metálica de radio  con una carga .
A una distancia del centro  = 2 situamos una carga . 1) Calcular la
fuerza sobre la carga . 2) Determinar la diferencia entre la fuerza calculada
anteriormente y la que existe entre dos cargas puntuales  y  situadas a
una distancia 2. Comprobar su comportamiento cuando  tiende a cero.

Figura P8.5
P 8.6 Un sistema aislado está compuesto por una esfera metálica de radio
 unida a tierra y una carga puntual  que gira con velocidad  sobre una
órbita de radio . El sistema está en al vacío.
Calcular la velocidad  de la carga  para que su órbita permanezca
estable. La carga  tiene una masa  y  = 2.

Figura P8.6 Figura P8.7


P 8.7 Una esfera conductora de radio , unida a tierra, está rodeada
por un anillo circular de radio  = 2 como indica la figura P.8.7. Sobre
el anillo se distribuye una densidad de carga lineal y uniforme  . Calcular
el potencial y campo en un punto  situado sobre el eje Z a una distancia
 = 2.
P 8.8 Tenemos una esfera conductora de radio  unida a tierra. Sobre
una superficie esférica de radio , concéntrica con la anterior, se distribuye
8.4. PROBLEMAS

una carga superficial con densidad . Calcular el campo eléctrico para todo
  0.

Figura P8.8 Figura P8.9


P 8.9 Teniendo en cuenta la formación de imágenes en sistemas con planos
conductores que forman ángulo, obtener las cargas imagen de la carga 
indicada en la figura P8.9, ( = 60 ). Calcular la fuerza sobre .
Capítulo 9

PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Aplicar el método de separación de variables a las ecuaciones de Laplace


y Poisson para la solución de problemas electrostáticos en los que intervienen
conductores con unas condiciones de frontera determinadas por su carga o
potencial.

Específicos

Saber aplicar el método de separación de variables en coordenadas


cartesianas a problemas con una variable.

Saber aplicar el método de separación de variables en coordenadas


esféricas a problemas con una variable.

Saber aplicar el método de separación de variables en coordenadas


esféricas a problemas con una variable.

Comprender cómo se aplica el método de diferencias finitas a la solu-


ción de problemas de potencial.
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

Saber cómo se resuelve la ecuación de Poisson en el caso de problemas


con una variable.

Requisitos previos

Saber manejar los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores y


saber aplicar los instrumentos de cálculo indicados en el capítulo primero.

Orientación metodológica

Dada la dificultad de carácter matemático que tienen los problemas elec-


trostáticos de dos y tres variables, en este tema nos vamos a limitar a solu-
ciones de una variable, tanto en coordenadas cartesianas como en cilíndricas
y esféricas. Por tanto se recomienda en primer lugar una lectura detenida de
los distintos apartados que componen el Capítulo 9, pero fijando la atención
en los problemas de una variables. Después intentar resolver los ejercicios
que se proponen sin mirar la solución. Si surgen dudas volver a estudiar
el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten mirar la solución sin
mucho detenimiento para después tratar de resolver el ejercicio de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas 9.4, 9.5, 9.10, 9.11, y del 9.15 al 9.19 que se proponen
al final del capítulo. Se procede de forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enu-
meran en los objetivos indicados al principio; es decir, aplicar el método
de separación de variables a las ecuaciones de Laplace y Poisson para re-
solver problemas electrostáticos en los que intervienen conductores con unas
condiciones de frontera determinadas por su carga o potencial.
Los problemas tridimensionales y los métodos numéricos se dejan como
ampliación para los alumnos más avanzados.
Aquí termina la segunda Unidad Didáctica y con ella los problemas rela-
cionados con cargas en reposo.
9.1. SEPARACIÓN DE VARIABLES

Continuamos en este capítulo con la solución de problemas de potencial.


Aquí vamos a estudiar los métodos de separación de variables, así como
los métodos numéricos, de los que trataremos únicamente el de diferencias
finitas. Terminaremos el capítulo con el estudio de la solución de la ecuación
de Poisson.

9.1. SEPARACIÓN DE VARIABLES


En este capítulo nos proponemos resolver problemas en los que inter-
vienen una serie de conductores que están a un potencial determinado, y el
espacio entre conductores está vacío. El método que seguimos consiste en
resolver la ecuación de Laplace con las condiciones para  o   dadas
sobre la superficie de los conductores. En general la solución es relativamente
fácil cuando la geometría de los conductores y sus posiciones relativas per-
miten utilizar el método de separación de variables, es decir, se puede utilizar
un sistema de coordenadas en el que se dan las condiciones de separabilidad.
La separabilidad consiste en que la función potencial puede expresarse
como producto de tres funciones, cada una de las cuales depende de una
sola variable. Por ejemplo, en coordenadas cartesianas,
 (  ) = ()  () ()
En tres dimensiones existen once sistemas de coordenadas que cumplen
las condiciones de separabilidad, aquí solo nos vamos a referir a los sistemas
de coordenadas cartesianas, cilíndricas y esféricas. En dos dimensiones hay
infinitos sistemas de coordenadas que cumplen las condiciones de separabi-
lidad, ya que se puede demostrar que un sistema de coordenadas generado
por una función analítica de variable compleja  ( + ) es un sistema en
el que la ecuación de Laplace es separable.
Se utiliza el sistema de coordenadas más adecuado a la forma y simetría
de los conductores, de manera que las condiciones en los límites para  o
  sean constantes sobre una línea o superficie de una o varias coorde-
nadas constantes, o de unos valores que permitan obtener la solución como
producto de funciones ortogonales. Cuando los valores no cumplen las condi-
ciones indicadas anteriormente, se debe recurrir a los métodos numéricos o
experimentales.
Como hemos enunciado en el capítulo anterior las condiciones en los
límites determinan tres tipos de procedimientos para obtener la solución: 1)
Se conoce el potencial sobre las superficie de los conductores, condiciones de
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

Dirichlet. 2) Conocemos   sobre la superficie de los conductores, condi-


ciones de Neumann. 3) Conocemos  sobre la superficie de unos conductores
y   en el resto, condiciones mixtas. En los tres casos el procedimiento
a seguir es prácticamente el mismo. Se obtiene una solución general y se de-
terminan las constante imponiendo las condiciones que cumple  o  
sobre las superficies de los conductores. Debemos tener en cuenta que cuan-
do obtenemos la solución con unas condiciones para  en la superficie de los
conductores, la solución es única, y por tanto los valores de   quedan
determinados sobre la superficie de dichos conductores; y como consecuencia
no se pueden especificar de forma independiente las dos condiciones sobre
un mismo conductor.

9.2. COORDENADAS CARTESIANAS


La ecuación de Laplace en coordenadas cartesianas, como vimos en el
capítulo anterior es,

 2 2 2
+ + =0 (9.1)
 2  2  2
En el caso de que la ecuación (9.1) admita una solución de la forma:

 (  ) = ()  () () (9.2)


La ecuación (9.1) se puede transformar de la forma siguiente:

2 () 2  () 2 ()


 () () + () () +  () () =0
 2  2  2
Hemos cambiado el símbolo  por , dado que la derivación se refiere
sólo a una variable.
Dividiendo la ecuación anterior por ()  () () queda,

1 2 () 1 2  () 1 2 ()


+ + =0
()  2  ()   2 ()   2
Cada término de la ecuación anterior depende únicamente de una vari-
able, por otra parte la suma de los tres términos es cero, en consecuencia
cada término debe ser una constante de modo que la suma sea nula para
cualquier valor de , , . Atendiendo a esta consideraciones podemos de-
scomponer la ecuación anterior en las siguientes,
9.2. COORDENADAS CARTESIANAS

1 2 ()
= − 2
()  2
1 2  ()
= − 2 (9.3)
 ()   2
1 2 ()
= − 2
()   2
Las constantes de separación   y  deben satisfacer la siguiente condi-
ción:

2 +  2 +  2 = 0 (9.4)
Para que se cumpla la igualdad anterior al menos una de las constantes
debe ser un número imaginario puro.
El sistema de ecuaciones (9.3) reduce la solución de la ecuación de
Laplace a la solución de tres ecuaciones diferenciales ordinarias de una vari-
able con coeficientes constantes. Las constantes   y  se calculan mediante
las condiciones en la frontera.
Las posibles soluciones de una ecuación de la forma,

1 2 ()
= − 2
()  2
Son:

Tabla 9.1
 () ()
0   + 0
   + 0 −  sen  + 0 cos 
   + 0 −  sh  + 0 ch 
En la tabla 9.1 se muestran los distintos tipos de soluciones de la ecuación
diferencial para la variable . Otras similares podemos hacer para las vari-
ables , . En dichas soluciones encontramos la posibilidad de representar
un potencial constante, campo uniforme, potencial periódico, potencial de-
creciente con una variable, etc. Esto nos permite elegir la solución que se
adapte mejor a las condiciones del problema.
En el apéndice matemático se muestran las relaciones entre funciones
exponenciales y trigonométricas, así como las que existen entre funciones
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

exponenciales e hiperbólicas. La funciones seno y coseno son periódicas. La


función seno hiperbólico (sh) varía de −∞ a ∞ cuando la variables  cambia
en el intervalo (−∞, ∞) , pasando por 0 para  = 0. El coseno hiperbólico
(ch) varía de ∞ a ∞ pasando por 1 para  = 0. La funciones exponenciales
son crecientes o decrecientes en función del signo de la constante. De es-
ta manera podemos elegir la representación que mejor se pueda aplicar al
problema considerado.
Dependiendo de los valores que tengan las constantes   y  se pueden
considerar tres tipos de soluciones generales.

9.2.1. Todas las constantes nulas


Cuando  =  = 0 también  = 0, ya que debe cumplirse la ecuación
(9.4). La solución general será de la forma,
¡ ¢
 (  ) =   + 0 (  +  0 )( +  0 ) (9.5)
Las constantes ,0 ,, 0, y 0
se determinan utilizando las condi-
ciones en la frontera.
Como demostramos en el capítulo anterior, toda combinación lineal de
soluciones es también una solución.

9.2.2. Una constante nula


Si suponemos que  = 0 la relación (9.4) determina que

2 +  2 = 0
Despejando  se deduce que,

 = ±
y considerando las soluciones indicadas en la tabla 9.1, la forma que
corresponde a las variables , ,  es la siguiente,

() = (  + 0 − )

 () = (  + 0 − )

() = (  +  0 )
9.2. COORDENADAS CARTESIANAS

La solución general será,

 (, , ) = (  +  0 )(  + 0 − )(  + 0 − ) (9.6)
Que en forma sinusoidal e hiperbólica es,

 (, , ) = (  +  0 )( sen  + 0 cos )( sh  +  0 ch ) (9.7)


Toda combinación de soluciones es también solución.
Podíamos haber elegido  = . En este caso se intercambia la forma
que corresponde a la variable  con la de .
Como siempre las constantes se calculan utilizando las condiciones en la
frontera.

9.2.3. Todas las constantes distintas de cero


Ahora suponemos que  y  son reales y positivos. Despejando  en la
ecuación (9.4),

 = ± (2 +  2 )12 ; || = (2 +  2 )12 (9.8)


Utilizando los distintos tipos de soluciones indicados en la tabla 9.1,
adaptadas a este caso,

() = (  + 0 − ) = ( sen  + 0 cos )

 () = (  + 0 − ) = ( sen  +  0 cos )

() = ( ||  + 0 ||  ) = ( sh ||  +  0 ch || )

 (, , ) = (  + 0 − )(  + 0 − )( ||  + 0 ||  )
(9.9)
Hemos elegido arbitrariamente  y  como positivos, pero se pueden
intercambiar los valores, siempre que se cumpla la condición expresada por
la ecuación (9.4).
Los valores de ,  y  así como los de las constantes de integración
dependen de las condiciones en la frontera de los conductores. Dichas con-
stantes, según sean las condiciones en los límites pueden tomar infinitos
valores, y en consecuencia la solución es una serie en la que se toman los
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

términos necesarios para que se aproxime a los valores reales dentro de un


intervalo de error prestablecido.
La forma definitiva que tome la solución o combinación lineal de solu-
ciones dependerá del tipo de problema.

Ortogonalidad de las funciones seno y coseno


En la determinación de los coeficientes se utilizan las condiciones de
ortogonalidad de las funciones seno y coseno, que se expresan de la forma
siguiente:

Z  ⎨ 0 si  6= 
sen   sen    = (9.10)
0 ⎩
2 si  = 

Z  ⎨ 0 si  6= 
cos  cos   = (9.11)
0 ⎩
2 si  = 

Z  ⎨ 0 si   entero y  +  par
sen  cos   = (9.12)
0 ⎩ 2
si   entero y  +  impar
(2 −2 )

Para comprender mejor como se utilizan las condiciones en los límites,


vamos a resolver un problema concreto.

Ejemplo 9.1
Consideremos un conductor en forma de U, indefinido en la dirección
del eje Z, de lados  y , y cuya sección transversal se muestra en la figura
9.1. El conductor está unido a tierra. Se dispone una placa conductora,
también indefinida en la dirección del eje Z, cuya anchura es , dispuesta
como muestra la figura 9.1 y sin hacer contacto eléctrico con la U. La placa
se une a una batería de f. e. m. V .
Calcular el potencial en el interior del recinto rectangular de lados  y .
Solución
Como el sistema es indefinido en la dirección del eje Z el potencial no
varía con dicha coordenada, es decir,  =  (, ). Se trata de un problema
en dos dimensiones con una disposición de los conductores que propician el
uso de las coordenadas cartesianas para resolverlo.
9.2. COORDENADAS CARTESIANAS

Estamos ante un caso en el que una de las constantes de separación


es nula,  = 0, y además no hay variación del potencial con . En esas
condiciones la solución será del tipo dado por la ecuación (9.7) con  = 0.
Por otro lado el potencial cumple la siguientes condiciones para la vari-
able ,

 (0, ) = 0 ;  (, ) = 0

Figura 9.1
Esto nos lleva a que la variación del potencial con  debe ser una función
que se anula en  = 0 y  = , lo que puede expresarse mediante las funciones
seno y coseno. Se logra considerando  = ±, en cuyo caso la solución es
de la forma,

 (, ) = ( sen  + 0 cos )( sh  +  0 ch )


De la condición,

 (0, ) = ( sen  + 0 cos )( sh  +  0 ch ) = 0


Se deduce que 0 = 0, ya que cos( 0) = 1
Con 0 = 0, la ecuación se reduce a la siguiente,

 (, ) = ( sen )( sh  +  0 ch )


Otra de las condiciones es,

 (, 0 ) = ( sen )( sh 0 +  0 ch 0) = 0


Para que la solución sea nula en  = 0  0 debe ser cero, pues ch 0 = 1
y sh 0 = 0.
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

Con las condiciones impuestas la ecuación general se simplifica y queda


como sigue,

 (, ) = ( sen )( sh )


Nos queda por aplicar la condición,

 ( ) = 0
Esto determina que, sen  = 0. Lo que se cumple para,

= y  = 1 2  

Es decir, toda solución con  = 1 2   es válida, y por tanto lo será
una combinación lineal de soluciones como la siguiente,


X X ∞
   
 ( ) =   sen  sh =  sen  sh 
=1
  =1
 
Nos queda por determinar todavía la constante  , y disponemos de la
última condición en la frontera, que es,

 ( ) = V
Que nos proporciona la siguiente igualdad,

X  
V =  sen  sh 
=1
 
Para determinar  , aplicamos la condición de ortogonalidad que cumple
la función seno. Si multiplicamos los dos miembros de la igualdad anterior
por sen( ) e integramos entre 0 y , que es el intervalo correspondiente
al semiperiodo de la función sinusoidal indicada antes, tendremos,
Z  X∞ Z 
   
V sen   =  sh  sen  sen  
0    
=1 0
La condición de ortogonalidad expresada por la ecuación (9.11) nos mues-
tra que los términos del segundo miembro serán nulos para  6= . Cuando
=
Z 
  
sen  sen   =
   2
9.3. COORDENADAS CILÍNDRICAS

Con lo que,
Z 
  
V sen   =  sh 
0  2 
Z 
 
V sen
  = V (−1 + cos )
0  

Z 
 ⎨ −2V  si  = 1 3 5 
V sen   =
0  ⎩
0 si  = 2 4 6 
Los términos  pares son nulos y los impares cumplen la igualdad,
  
 sh  = −2V
2  
Despejando  tendremos,

4 V
 = − (E9.1.1)
  sh(  )
La solución del problema es,

X  
 ( ) =  sen  sh  (E9.1.2)
 
=1
Con los valores de  expresados por la ecuación (E9.1.1)
Los términos de la serie son decrecientes, por tanto utilizaremos tantos
términos como requiera la precisión que necesitemos.

9.3. COORDENADAS CILÍNDRICAS


Hay problemas en los que la forma y disposición de los conductores
se adapta a las coordenadas cilíndricas. En dichos sistemas la ecuación de
Laplace es de la forma,
µ ¶
1   1  2  2
 + 2 + =0 (9.13)
    2  2
Los problemas que en coordenadas cilíndricas admiten el método de se-
paración de variables tienen una solución de la forma,
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

 (, , ) = () Φ() ()


Con este tipo de solución, la ecuación (9.13) se descompone en las tres
siguientes:1

2 
= 2  (9.14)
 2
2 Φ
= −2 Φ (9.15)
 2
µ ¶
  ¡ ¢
  + 2 2 − 2  = 0 (9.16)
 
La ecuación (9.16) es la ecuación Bessel y su solución son las funciones
de Bessel que requieren conocimientos matemáticos de nivel superior. Por
esta razón vamos a tratar únicamente los casos más sencillos.

9.3.1. Constantes  y  nulas


Es el caso más simple las ecuaciones anteriores se reducen a las siguientes,

 Φ 
= ; = ;  = (9.17)
  
La solución de cada una es,

() =   + 0 ; Φ() =   +  0 ; () =  ln  +  0


La solución general es de la forma,

 (, , ) = (  + 0 )(  +  0 )( ln  +  0 ) (9.18)


En esta solución quedan englobados los problemas de una dimensión en
coordenadas cilíndricas.

Ejemplo 9.2
Tenemos un cable coaxial, indefinido en la dirección del eje Z, y cuya
sección transversal se muestra en la figura 9.2. El conductor externo está
unido a tierra y el interno a potencial V . Calcular la función potencial en
el espacio entre los dos conductores.
1
Véase Reitz, Milford y Chirsty [22]pág. 65
9.3. COORDENADAS CILÍNDRICAS

Solución
El potencial no depende de la coordenada  dado que el cable es in-
definido, por tanto  = 0.

Figura 9.2
Por otra parte, dada la simetría cilíndrica de los conductores y que el
potencial en los conductores no depende del ángulo ,  = 0, luego estamos
en el caso en que el potencial sólo depende de la coordenada , y teniendo
en cuanta la ecuación (9.18) será de la forma,

 () =  ln  +  0
Determinamos las constantes  y  0 mediante las condiciones en los
límites.

Para  =  →  =  ; Para  =  →  = 0
De estas condiciones se deduce que

 ln  +  0 = V
 ln  +  0 = 0
La solución del sistema de ecuaciones para  y  0 es,
V V
=− ; 0 = ln 
ln() ln()
Y la expresión del potencial será,

V V 
 () = (ln  − ln ) = ln (E9.2.1)
ln() ln() 
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

9.3.2. Constante  nula


Las ecuaciones (9.15) a (9.17) se simplifican y quedan de la forma sigu-
iente,

 2 Φ
= ; = −2 Φ
  2
µ ¶
  2  
  − 2  = 2 2 +  − 2  = 0
   
Las soluciones respectivas de cada ecuación son:

() =   + 0

Φ() =  sen  + 0 cos 

() =   + 0 −


La solución general será el producto de las anteriores,

 (, , ) = (  + 0 )(  + 0 − )( sen  + 0 cos ) (9.19)
Si el potencial no varía con la coordenada ,

 (, ) = (  + 0 − )( sen  + 0 cos ) (9.20)

Ejemplo 9.3
Un cilindro conductor, indefinido en la dirección del eje Z, está unido a
tierra y su sección transversal se muestra en la figura 9.3. El cilindro está en
presencia de un campo electrostático, que para puntos alejados del cilindro,
 → ∞, E =  u .
Calcular el potencial en el exterior del cilindro.
Solución
Es un problema en el que no hay variación del potencial con , por tanto
 = 0 y la solución será de la forma indicada por la ecuación (9.20).

 (, ) = (  + 0 − )( sen  + 0 cos )


9.3. COORDENADAS CILÍNDRICAS

El campo es uniforme cuando nos alejamos del cilindro conductor, de


esta condiciones deriva que el potencial para  → ∞ será de la forma,

 = −   = −   cos 

Figura 9.3
Este comportamiento del potencial determina tres cosas, primera que
 = 1 y segunda que  = 0, y la tercera se utilizará después. La expresión
del potencial se simplifica y queda,

 (, ) = (1  + 10 −1 )(10 cos ) +  = (  +  0 −1 ) cos  + 

 = 1 10 ;  0 = 10 10


La forma logarítmica de la solución que aparece cuando  =  = 0 no
intervine porque el potencial no es infinito para  → ∞.
Sobre la superficie del cilindro conductor y para cualquier valor de  el
potencial es nulo,

 (, ) =  + (  +  0 −1 ) cos  = 0


De donde se deduce que,

  +  0 −1 = 0 →  0 = − 2

 = 0
Sustituyendo queda,

 ( ) =  ( − 2 −1 ) cos 


Aplicando la condición que cumple el potencial cuando  → ∞
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

 (, ) =  ( − 2 −1 ) cos  → −   cos 


Esta condición determina que,

 = −
La forma definitiva del potencial será,

 ( ) = − ( − 2 −1 ) cos 

9.4. COORDENADAS ESFÉRICAS


Como en los casos anteriores, si la simetría del sistema se adapta a las
coordenadas esféricas, se utiliza la ecuación de Laplace en dicho sistema. En
general los problemas de este tipo son complicados desde el punto de vista
matemático, por esta circunstancia limitamos los casos posibles, y simplifi-
camos algo el desarrollo matemático suponiendo en principio que el poten-
cial no depende del ángulo . Con esta limitación la forma de la ecuación
de Laplace es,
µ ¶ µ ¶
1  2  1  
 + 2 sen  =0 (9.21)
2     sen    
Si admite una solución de la forma:

 ( ) = () Θ()


La ecuación (9.21) se transforma en dos ecuaciones que dependen, una
de la variable  y otra de . Su forma es la siguiente:
µ ¶
1  2 ()
 = 2 (9.22)
()   
µ ¶
1  Θ()
sen  = − 2 (9.23)
Θ() sen    
Desarrollando la primera de las ecuaciones tenemos,

2 () ()
2 + 2 − 2 () = 0 (9.24)
 2 
Esta ecuación tiene una solución de la forma,
9.4. COORDENADAS ESFÉRICAS

() =   + 0 −(+1) (9.25)


Con una relación entre  y  determinada por la ecuación,

( + 1) = 2 (9.26)
donde  = 0 1 2  es un entero positivo.
Desarrollando la ecuación (9.23) y llevando el valor de 2 dado por la
ecuación (9.26), tenemos,
µ ¶
 Θ()
sen  + ( + 1)Θ() sen  = 0 (9.27)
 
La ecuación anterior se conoce como ecuación de Legendre y su solución
son los polinomios de Legendre de primera y segunda especie  (cos ) =
 () y Q ().

Θ() =   () + 0  () con  = cos  (9.28)


La tabla 9.2 muestra la forma de dichos polinomios en función de 

Tabla 9.2 (Polinomios de Legendre)


  ()  ()
0  = 1 (12) ln ((1 + )(1 − ))
1 1 =  = cos  1 ()  () − 1
2 2 = 12 (32 − 1) 2 ()  () − 32 
La tabla 9.2 muestra que  () tiene una singularidad para  = 0 o
 = . Si suponemos que el potencial no tiene singularidad en el eje polar,
es decir, para  = 0 o  = , la solución que muestra la ecuación (9.28) se
simplifica dado que en estas circunstancias 0 = 0, por tanto,

Θ() =   () (9.29)


Con todas las limitaciones impuestas la solución general es,
X
 (, ) = (  + 0 −(+1) ) () (9.30)

Donde hemos sustituido  =   y 0 =  0
Las constantes respectivas dependen de la simetría del problema y las
correspondientes condiciones en la frontera.
Constante  = 0
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

Si además el potencial no depende del radio,  = 0 y la ecuación (9.27)


se reduce a la siguiente,
µ ¶
 Θ()
sen  =0
 
Con la primera integración,

Θ() 
=
 sen 
La solución final es de la forma,

 () =  ln(tg 2) +  0

Ejemplo 9.4
Una esfera conductora de radio  y unida a tierra se dispone como mues-
tra la figura 9.4 en presencia de un campo electrostático. Dicho campo en
puntos alejados de la esfera es de la forma E =  u . Calcular el potencial
en el exterior de la esfera.
Solución
La primera característica que se observa es que  no depende del ángulo
. Por otro lado no hay singularidades sobre el eje, es decir, los polinomios de
segunda especie  () desaparecen. La forma del campo en puntos alejados
determina, que salvo una constante,

 = −  = −  cos 

Figura 9.4
La solución general en este caso será,
9.4. COORDENADAS ESFÉRICAS

 (, ) = (  + 0 −(+1) ) ()


Descartamos la solución para  = 0 por que ln(tg 2) es infinito para
 = , y en nuestro problema no hay singularidades para dicho ángulo.
La otra condición en la frontera es que el potencial es cero para cualquier
valor de  sobre la esfera,

 (, ) = 0
De la primera condición se deduce

 () = cos 
Luego  = 1 y la forma del potencial se reduce a,

 (, ) = (1  + 10 −2 ) cos  + 


La segunda condición nos lleva a que,

 (, ) = (1  + 10 −2 ) cos  +  = 0


De donde se deduce que,

 = 0 y 1  + 10 −2 = 0
Es decir,

 = 0 y 10 = −1 3
Por tanto,

 (, ) = 1 ( − 3 −2 ) cos 


Comparando este potencial con la primera condición para él en puntos
alejados de la esfera, se deduce que,

1 = −
En definitiva el potencial será de la forma siguiente,

 (, ) = − ( − 3 −2 ) cos 

3
 (, ) = − (1 − )  cos  (E9.4.1)
3
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

9.5. MÉTODOS NUMÉRICOS


En el capítulo anterior y en los apartados precedentes hemos visto distin-
tos procedimientos para resolver problemas electrostáticos, basados en unas
condiciones muy concretas sobre la forma y disposición de los conductores
y su carga o potencial. Los problemas de carácter práctico no suelen ser tan
sencillos con lo que se debe recurrir a otros métodos como los numéricos,
gráficos y experimentales. Además el desarrollo de los ordenadores y progra-
mas de cálculo llevan en muchos casos a una solución aproximada de forma
más rápida y cómoda.
Aquí vamos a tratar sólo de uno de los métodos numéricos, el conocido
como método de las diferencias finitas.
Empezaremos por analizar una de las propiedades que cumplen las solu-
ciones de la ecuación de Laplace.

9.5.1. Valor medio del potencial


Vamos a ver la relación entre el potencial en un punto y sus valores en
puntos próximos.
Suponemos en primer lugar el caso más sencillo de un potencial que
cumple la ecuación de Laplace en una dimensión, es decir, que en coorde-
nadas cartesianas es solución de la siguiente ecuación,

2 
=0
 2
La solución es de la forma,

 () =   + 
Para un potencial de este tipo se verifica que en puntos simétricos con
respecto a uno dado,

 ( + ) = ( + ) + 

 ( − ) = ( − ) + 
Sumando miembro a miembro,

 ( + ) +  ( − ) = 2(  + ) = 2 ()
Despejando  (),
9.5. MÉTODOS NUMÉRICOS

1
 () = ( ( + ) +  ( − )) (9.31)
2
La expresión anterior nos muestra que el potencial en un punto inter-
medio es igual al valor medio del potencial en los extremos del intervalo
considerado. Esta es una propiedad característica de las soluciones de la
ecuación de Laplace.
De la ecuación anterior también se puede sacar otra conclusión, y es que
en el intervalo no hay máximos ni mínimos. Si existen están en los extremos
del intervalo, ya que si dentro de él hubiera un máximo, en dicho punto 
sería mayor que el valor en sus extremos y no se cumpliría la ecuación (9.31).
La propiedad anterior se puede generalizar para dos y tres dimensiones.
En el caso de dos dimensiones consideramos un punto y una circunferencia
de radio  con centro el punto considerado. Si  (, ) es solución de la
ecuación de Laplace,
I
1
 (, ) =   (9.32)
2  
Donde la integral se realiza sobre la circunferencia de radio  y centro
( ).
La ecuación (9.32) muestra que el valor del potencial en un punto es la
media de los valores sobre la circunferencia de radio  con centro en dicho
punto.
En esta propiedad se basa al método de diferencias finitas utilizado para
resolver la ecuación de Laplace.
De forma análoga al caso de una dimensión se puede concluir que dentro
del círculo de radio  no hay máximos ni mínimos. Si existen están sobre la
circunferencia que limita el entorno.
En el caso de tres dimensiones, los elementos que intervienen son el
potencial en un punto y sus valores sobre la superficie de una esfera de radio
 con centro en el citado punto. La ecuación correspondiente es,
I
1
 (, , ) =   (9.33)
4 2 
La ecuación (9.33) muestra que el valor del potencial en un punto es la
media de los valores sobre la esfera de radio  y centro en dicho punto.
De forma análoga al caso de una dimensión se puede concluir que dentro
de la esfera de radio  no hay máximos ni mínimos. Si existen están sobre
la superficie de la esfera que limita el entorno.
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

9.5.2. Método de diferencias finitas


El método de diferencias finitas se utiliza principalmente para resolver
problemas de potencial en dos dimensiones.
Para aplicar el método suponemos en el plano XY un punto P(, ) de la
zona donde queremos calcular la distribución de potencial por éste método.
Sobre la circunferencia de centro P(, ) y radio  tomamos los cuatro
puntos P1 , P2 , P3 y P4 como muestra la figura 9.5(1). Los potenciales en los
puntos P se pueden obtener mediante un desarrollo de Taylor en la forma
siguiente,

 2  2 
1 ( +  ) =  ( ) +  + + T. O. S.
 2  2

 2  2 
2 ( −  ) =  ( ) −  + + T. O. S.
 2  2

 2  2 
3 (  + ) =  ( ) +  + + T. O. S.
 2  2

 2  2 
4 (  − ) =  ( ) −  + + T. O. S.
 2  2

Figura 9.5
Sumando los miembros de las ecuaciones anteriores para 1 2 y 3  4 ,
y despreciando los términos de orden superior (T. O. S.) tendremos,

 2
2 + 2 (, ) = 1 ( +  ) + 2 ( −  )
 2
9.5. MÉTODOS NUMÉRICOS

 2
2 + 2 (, ) = 3 (  + ) + 4 (  − )
 2
Al sumar las dos ecuaciones anteriores el primer miembro es,
µ ¶
2 2 2
 + + 4 ( )
 2  2
Que se reduce a 4 ( ) pues el otro es nulo dado que ∇2  ( ) = 0.
La ecuación resultante será,

4 (, ) = 1 ( +  ) + 2 ( −  ) + 3 (  + ) + 4 (  − )


Es decir,

1
 (, ) = {1 ( +  ) + 2 ( −  ) + 3 (  + ) + 4 (  − )}
4
(9.34)
El valor en el punto P(, ) es el valor medio del potencial en los cuatro
puntos P , lo que concuerda con el enunciado expresado por las ecuaciones
(9.31) y (9.32) adaptadas a cuatro puntos.
El desarrollo anterior se puede aplicar al caso de puntos no simétricos
con respecto a P(, ), con desplazamientos del tipo  +  , donde  es un
factor que modifica el intervalo y aparecerá por tanto en la expresión final.
Dado que la forma final es más compleja que (9.34) no vamos a tratar aquí
esta situación.
Ahora aplicamos la ecuación (9.34) para resolver el problema de potencial
en el recinto plano indicado en la figura 9.5(2). En primer lugar establecemos
una cuadrícula regular, que en nuestro caso tiene seis puntos dentro del
recinto y el resto sobre los conductores periféricos. Utilizando la relación
(9.34) expresamos los potenciales de los puntos 1 a 6 en función de los
cuatro más próximos,

1 1
1 = (V + V + 2 + 4 ) ; 2 = (1 + V + 3 + 5 )
4 4
1 1
3 = (2 + V + V + 6 ) ; 4 = (V + 1 + 5 + V ) (9.35)
4 4
1 1
5 = (4 + 2 + 6 + V ) ; 6 = (5 + 3 + V + V )
4 4
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

La solución del problema de potencial se reduce a obtener los potenciales


 resolviendo el sistema de ecuaciones anterior. En dicho sistema hay datos
conocidos como V , V y V , pero los  son desconocidos inicialmente.
Para comenzar se asignan de forma arbitraria, aunque lo más adecuada a
los datos conocidos, valores a cada  (La figura 9.5(2) muestra en cursiva
los valores  asignados inicialmente). El primer cálculo aproximado de los
potenciales 1 se realiza mediante esta asignación. Los valores así obtenidos
se sustituyen por los asignados inicialmente y se vuelven a calcular unos
nuevos 2 . El proceso se sigue por iteración del método indicado.
El número veces que se tiene que repetir el procedimiento depende del
tipo de problema, la mejor o peor adaptación de la red establecida a sus
condiciones particulares etc. Por estas y otras razones cada caso debe tratarse
de manera que se simplifique el proceso de cálculo.
Para establecer un criterio de precisión que permita decidir cuando se
termina el cálculo de los potenciales recurrimos a definir unos parámetros
que denominamos residuos o restos. Se define el resto  que resulta del
enésimo cálculo de la forma siguiente,

1 = (V + V + 2 + 4 ) − 41


 (9.36)
6 = (5 + 3 + V + V ) − 46
Cuando los residuos son cero los potenciales  corresponden a la solución
exacta. Esto no ocurre frecuentemente y el procedimiento consiste en realizar
cálculos sucesivos encaminados a que los restos se anulen
El proceso de cálculo se termina cuando los restos  están por debajo
del valor que consideremos adecuado a la precisión deseada. En la práctica
se considera la solución para los potenciales  satisfactoria cuando los restos
cumplen las siguientes condiciones:
- Los residuos  se reducen por debajo del 0 1 % de los valores medios
de los potenciales  .
- La suma algebraica de los Presiduos es del mismo orden de magnitud
que los residuos individuales, (  '  ).
- En la zona considerada los valores y signos de los residuos se mezclan
de forma aleatoria y sin diferencias destacables.
Además del método indicado existen variantes de él y otros que se pueden
consultar en la bibliografía [18]. Cada tipo de problema se adapta mejor a
un método determinado y la técnica para planificar el procedimiento varía
9.6. ECUACIÓN DE POISSON

también según el instrumento de cálculo disponible.

9.6. ECUACIÓN DE POISSON


La ecuación de Poisson se utiliza cuando en el medio entre conductores
existe un densidad de carga (r0 ). La ecuación en el vacío es,

∇2  = − (9.37)

Se resuelve sumando una solución particular a la solución de la ecuación
de Laplace, es decir,

 (r) = Solución particular + Sol. Ec. de Laplace


La solución particular debe satisfacer la ecuación (9.37) no homogénea, y
la de la ecuación homogénea o de Laplace se resuelve por los procedimientos
que hemos estudiado en apartados anteriores.
El potencial  (r) obtenido debe satisfacer las condiciones en los límites
del problema.
La forma de obtener la solución particular depende de cada tipo de
problema. En general se trata de sistemas en los que la carga se localiza en
una zona del espacio.
Para fijar las ideas vamos a resolver un ejemplo sencillo.

Ejemplo 9.5
El sistema consiste en una distribución uniforme de carga sobre una
esfera de radio  y centro en el origen de coordenadas.

 =  para  ≤  ;  = 0 para   
Calcular el potencial dentro y fuera de la distribución de carga.
Solución
La simetría del sistema viene determinada por la distribución de carga,
y ésta es esférica, por tanto la forma de la ecuación de Poisson será,
µ ¶
1  2 
2
 =−
   
En el problema hay dos zonas, una con carga y otra sin ella. Dada esta
circunstancia dividimos el espacio en dos zonas y aplicamos las condiciones
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

de continuidad para potencial y campo en la superficie de separación entre


las dos zonas.
1)
Zona en la que   
No existe carga por tanto,
µ ¶
1  2
 =0
2   
es la ecuación de Laplace cuya solución es de la forma,

1
 = + 01

2)
Zona en la  ≤ 
Existe una distribución de carga  por tanto,
µ ¶
1  2 
2
 =−
   
La solución de esta ecuación se compone de la solución particular más la
correspondiente a la ecuación homogénea o de Laplace. La solución partic-
ular se obtiene ensayando una de la forma 2 . Sustituyendo en la ecuación
de Poisson,

2 ¡ 2 ¢ 2  ¡ 2 ¢ 
2
 +  = −
   
Se deduce que,

=−
6 
Por tanto una solución particular de la no homogénea es,

 2
 =−
6 
A esta debemos añadir una similar a la indicada antes para la ecuación
de Laplace. La solución general para esta zona será,

 2 1
 = − + + 10
6  
Las condiciones en los límites son:
9.6. ECUACIÓN DE POISSON

 → 0 para  → ∞ ;  6= ∞ para  = 0
Además la continuidad del potencial y de la componente normal del
campo en  =  produce las siguientes condiciones,

 () =  ()
µ ¶ µ ¶
 
− =−
  =   =
La primera condición,  → 0 para  → ∞ nos lleva a,

1
 ( ' ∞) = 0 = + 01

De donde se deduce que 01 = 0
La segunda condición en los límites determina que,

0 1
 (0) = − + + 10 6= ∞
6  0
Por tanto, 1 = 0
Con las condiciones aplicadas los potenciales se simplifican de forma que,

 2
 = − + 10
6 
1
 =

Se aplican a continuación la continuidad del potencial y de la componente
normal del campo en  = . Esto se traduce en las siguientes ecuaciones,

 2 1
− + 10 =
6  
 1
− = − 2
3  
Del sistema de ecuaciones anterior se deduce que,

 3 3 2  2
1 = ; 10 = =
3  6  2 
Sustituyendo en los potenciales respectivos y realizado operaciones, ten-
dremos la solución para el potencial en las dos zonas,
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II


 = (32 − 2 )
6 
 3 1
 =
3  
9.7. PROBLEMAS

9.7. PROBLEMAS
P 9.1 Calcular el potencial entre dos placas conductoras indefinidas,
separadas por una distancia  y unidas a una batería de f.e.m.  .

Figura P9.1 Figura 9.2


P 9.2 Calcular el potencial en el recinto indicado en la figura P9.2, con
las condiciones de contorno que se muestran en la figura P9.2:
¯ ¯
¯ =0 ¯ =0
 = 0 para ¯¯ ;  = 0 para ¯¯
0 0
¯ ¯
¯ =  ¯ =
 =  para ¯¯ ; = 0 para ¯¯
0  0
P 9.3 Calcular el potencial en el interior de un recinto plano como el
indicado en la figura P9.3, con las condiciones en los límites:
µ ¶ µ ¶
 
 (0, ) = 0 ;  (, 0) = 0 ; =0; = −
 =  =

Figura P9.3 Figura P9.4


CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

P 9.4 Tenemos dos conductores cilíndricos coaxiales indefinidos, de radios


1 y 2 , véase la figura P9.4. Un sector del espacio entre cilindros está
ocupado por un material de permitividad dieléctrica  = 4 .
1) Si aplicamos una diferencia de potencial (d.d.p.) entre los conductores
 = 1 − 2 , calcular la distribución de potencial entre los conductores.
2) Calcular los vectores de campo E y D, así como la capacidad por
unidad de longitud.
P 9.5 Calcular el potencial en el interior del recinto indicado en la figura
P9.5. Las condiciones en los límites son:

 = 0 para  = 0 ;  = V para  = 3

 
= 0 para  =  ; = 0 para  = 
 

Figura P9.5 Figura P9.6


P 9.6 Un cilindro conductor de longitud infinita y radio , está descargado
y en presencia de un campo eléctrico perpendicular al eje del cilindro, que
en puntos muy alejados del eje es uniforme e igual a  u , véase la figura
P9.6. Suponemos que la referencia de potencial es el plano YZ, es decir, para
 = 2,  = 0.
Calcular el potencial eléctrico en el exterior del cilindro.
P 9.7 Tenemos un sistema de conductores coaxiales, de longitud , radios
 y , cuya sección longitudinal se muestra en la figura P9.7. Se aplica una
batería como indica la citada figura.
Calcular el potencial en la zona entre conductores, con las siguientes
condiciones de contorno:

   
1  =  : = − ; 2  =  : =
 2  2
9.7. PROBLEMAS

¯ ¯
¯  =0 ¯ = =0
3  = 0 ¯¯ 

; 4  =  ¯
¯  =   = 
 = 0

Figura P9.7
¨P 9.82 Calcular el potencial dentro del cilindro indicado en la figura
P9.8. El radio es  y la altura . Las condiciones en los límites son: Para
 = 0  = 0; para  =   =  y para  = ,  = 0.

Figura P9.8 Figura P9.9


¨P 9.9 Calcular el potencial en el interior del recinto cilíndrico de radio
 y altura  indicado en la figura P9.9. Las condiciones de frontera son:
¯
¯ =
Para  = 0  = 0  para  =   = 0 y para ¯¯  = 
0    2
P 9.10 Entre dos esferas conductoras de radios  y  existen dos capas
de dieléctrico como indica la figura P9.10. Las permitividades respectivas de
las capas son 1 y 2 . La esfera de radio  está a un potencial cero y la de
radio  a  .
Calcular el potencial en las dos capas dieléctricas.
2
Los problemas con ¨ son más complicados.
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

Figura P9.10 Figura P9.11


P 9.11 Calcular el potencial en la región del espacio comprendida entre
las semiesferas de radios 1 y 2 , el plano XY y el cono de eje Z vértice en el
origen y ángulo  = 30 , véase la figura P9.11. El plano XY es conductor y se
mantiene a potencial cero. El cono también es conductor y está a potencial
 .
P 9.12 Una esfera conductora de radio  tiene una carga  y está situada
en presencia de un campo eléctrico, que en puntos muy alejados del origen
es E = u , véase la figura P9.12.

Figura P9.12 Figura P9.13


El potencial sobre la esfera conductora es,


 =
4 
Calcular el potencial en el exterior de la esfera conductora.
P 9.13 Un conductor unido a tierra de la forma que indica la figura P9.13,
está en presencia de un campo, que para puntos muy alejados del origen es
9.7. PROBLEMAS

E = −  u .
Calcular el potencial para    y   0.
P 9.14 Una esfera de dieléctrico, cuya permitividad es  y el radio , está
situada en presencia de un campo eléctrico, que en puntos muy alejados del
origen es E = u ; véase figura P9.14. Se toma el plano XY como referencia
de potencial, es decir,  = 0 para  = 2.
Calcular el potencial y campo eléctrico en el interior y exterior de la
esfera.

Figura P9.14
P 9.15 Entre dos placas conductoras planoparalelas separadas por una
distancia  e indefinidas, se distribuye una densidad de carga uniforme  .
Las placas se conectan a una d.d.p. de manera que,  (0) = 0 y  () =  .
Calcular el potencial entre las placas.
P 9.16 Entre dos placas conductoras planoparalelas separadas por una
distancia  e indefinidas, se distribuye una carga de la forma siguiente:

 =  para 0 ≤  ≤  ;  =  para  ≤  ≤ 

Las placas se conectan a una d.d.p., de manera que,  (0) = 0 y  () =
 .
1) Calcular el potencial entre placas.
2) Calcular el campo eléctrico en  = 0 y en  = .
P 9.17 En el espacio comprendido entre dos planos  = −2 y  = 2,
tenemos una distribución de carga uniforme  . Mediante la integración de
la ecuación de Poisson, calcular el potencial y campo eléctrico dentro y fuera
de la distribución.
P 9.18 En el espacio entre dos conductores cilíndricos coaxiales e in-
definidos, cuya sección transversal se muestra en la figura P9.18, se dis-
CAPÍTULO 9. PROBLEMAS ELECTROSTÁTICOS II

tribuye una densidad de carga  =  . Mediante una batería se aplica una
d.d.p. entre los conductores, de forma que  () = 0 y  () =  .
Resolviendo la ecuación de Poisson, calcular el potencial entre los con-
ductores coaxiales.

Figura P9.18
P 9.19 Calcular el potencial debido a un sistema formado por una esfera
metálica de radio  a potencial  , rodeada por una distribución de carga
cuya densidad es,

−
 =  

Parte III

UNIDAD DIDÁCTICA III


Capítulo 10

CORRIENTE ELÉCTRICA

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudio de la corriente eléctrica y las leyes que gobiernan su compor-


tamiento en conductores, generadores y circuitos.

Específicos

Comprender cómo se define la corriente eléctrica. Saber cómo se car-


acterizan los distintos tipos de corriente.

Saber cómo se definen la intensidad y la densidad de corriente, así


como la relación entre ambas.

Comprender cómo se aplica el principio de conservación de la carga


para deducir la ecuación de continuidad.

Aplicación de la ecuación de continuidad al caso de corrientes esta-


cionarias.

Saber cómo se introduce la primera ley de Kirchhoff y comprender su


relación con el principio de conservación de la carga.
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Saber el enunciado de la ley de Ohm y la definición de resistencia


eléctrica.
Saber cómo se define la conductividad y movilidad eléctrica.
Saber cómo se introduce la ley de Joule y su expresión en función de
los vectores de campo.
Comprender cómo se define la resistencia en función de la corriente y
potencia disipada.
Saber deducir las condiciones en los límites para las componentes de
J, D y E.
Saber calcular la resistencia de conductores en función de su forma
geométrica.
Saber calcular la resistencia de conductores de forma arbitraria.
Comprender cómo se produce el fenómeno de relajación eléctrica y
saber el significado del tiempo de relajación.
Saber cómo se define la fuerza electromotriz y su relación con los cam-
pos no conservativos. Saber cómo funcionan los generadores de f. e.
m.
Comprender cómo se introduce la segunda ley de Kirchhoff y su relación
con la conservación de energía.
Saber cómo se calcula la resistencia equivalente de un conjunto de
resistencias asociadas en serie y paralelo.

Requisitos previos

Manejo de los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores y saber


aplicar los instrumentos de cálculo indicados anteriormente.

Orientación metodológica

Con este tema se inicia el estudio de las cargas con movimiento uniforme
y de campos no conservativos. Es decir, se comienza con el estudio de cor-
rientes, continuando con el análisis de generadores de f.e.m. y las leyes que
gobiernan el comportamiento de los circuitos.
En primer lugar se recomienda una lectura detenida de los apartados
10.1 al 10.10 del Capítulo 10 de las Unidades Didácticas. Después intentar
resolver los ejercicios que se proponen sobre estos apartados sin mirar la
solución. Si surgen dudas volver a estudiar el apartado que corresponde al
ejercicio y si persisten mirar la solución sin mucho detenimiento para después
tratar de resolver el ejercicio de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas 10.1 al 10.26 que se proponen al final del capítulo. Se
procede de forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los objetivos específicos indicados al principio.
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

En los capítulos anteriores hemos estudiado los campos derivados de


cargas estáticas. Ahora nos proponemos estudiar los fenómenos más impor-
tantes que tienen lugar cuando las cargas se mueven de manera práctica-
mente uniforme, es decir, movimientos que en conjunto no sufren acelera-
ciones.
Las condiciones cambian ahora de manera que intervienen campos que
no son conservativos o rotacionales al mismo tiempo que campos conserva-
tivos. Además para que se produzca corriente dentro de un conductor debe
existir un campo dentro de él, lo que modifica las condiciones de conductores
con cargas estáticas donde E = 0 en el interior. Este campo se transmite
a lo largo de todo el conductor a la velocidad de propagación de toda per-
turbación electromagnética, velocidad de la luz. Por esta razón cuando un
generador se aplica a una línea que transporta energía eléctrica, casi instan-
táneamente se ponen en movimiento tanto los electrones que están dentro
del conductor en puntos próximos al generador como los que se encuentran
a kilómetros de distancia. Esto contrasta con que el propio movimiento de
los electrones, que en este caso es muy lento.
Los conductores, si hay movimiento de electrones y la corriente es con-
stante, desde el punto de vista electrostático son neutros, por que en cada
volumen hay tantos electrones de la capa externa moviéndose como átomos
ionizados forman la red del conductor. En estas circunstancias no se crea un
campo electrostático en el exterior pero si un campo magnetostático.
En este capítulo comenzaremos introduciendo los conceptos de intensi-
dad y densidad de corriente. Aplicaremos el principio de conservación de la
carga para obtener la ecuación de continuidad. Estudiaremos la ley de Ohm
que gobierna el comportamiento de la corriente de conducción en medios
conductores lineales, e introduciremos los conceptos de conductividad, re-
sistividad y resistencia eléctrica. Analizaremos el concepto de fuerza elec-
tromotriz en circuitos eléctricos. Estudiaremos los efectos térmicos de la
corriente eléctrica en conductores y la ley de Joule que los caracteriza. Ter-
minaremos introduciendo las leyes de Kirchhoff que permiten el análisis de
las corrientes en los nudos y lazos de los circuitos; además introduciremos
los teoremas de Thévenin y de máxima transferencia de potencia.
10.1. CORRIENTE ELECTRICA

10.1. CORRIENTE ELECTRICA


Los medios que permiten el movimiento de partículas cargadas se llaman
conductores. Los conductores más conocidos son metálicos, en ellos la ma-
yoría de los electrones correspondientes a la última capa electrónica de sus
átomos se mueven en una dirección bajo la influencia de un campo eléctrico.
Otros medios conductores son los plasmas, donde existen electrones e iones
que pueden moverse; y los electrolitos, líquidos donde los iones de distinto
signo pueden moverse. Por último podemos citar los semiconductores car-
acterizados por que el transporte de carga se hace mediante electrones que
pasan de la banda de valencia a la de conducción y los huecos (lugares libres
que dejan los electrones en la banda de valencia) que se comportan como
cargas positivas desplazándose en sentido contrario a los electrones. En los
distintos tipos de conductores, y en ausencia de campo eléctrico, las cargas
se mueven de forma aleatoria sin que se produzca un desplazamiento neto de
carga en una dirección; sólo se produce arrastre de cargas en una dirección
cuando se aplica un campo eléctrico.
Corriente eléctrica es el movimiento de partículas cargadas que pro-
duce un desplazamiento de cargas en una dirección.
Los tipos más comunes de corriente, según la forma de producirse son:
Corriente de conducción, caracterizada por el arrastre de cargas den-
tro de un medio eléctricamente neutro. Los ejemplos más conocidos son: El
movimiento de los electrones en el seno de un metal, que desde este pun-
to de vista está compuesto por átomos cuyas capas exteriores liberan los
electrones y átomos ionizados en posiciones fijas que forman la red metáli-
ca. El movimiento de los iones en un líquido formado por iones positivos
y negativos, los positivos se mueven en una dirección y los negativos en la
contraria, de manera que ambos producen una corriente en el mismo sentido.
Los electrones y huecos en un semiconductor, que producen una corriente
similar a la anterior en la que los huecos actúan como cargas positivas.
En este capítulo vamos a estudiar los fenómenos derivados de la corriente
de conducción en conductores, es decir la corriente gobernada por la ley de
Ohm.
Corriente de convección, se produce cuando hay un transporte de
masa que arrastra en su movimiento partículas cargadas; ejemplos carac-
terísticos son la corriente producida por el movimiento de un líquido que
lleva en su interior iones; o el haz de electrones en un tubo de rayos catódi-
cos, o el movimiento del gas de iones en un acelerador de partículas.
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

En el caso de campos variables con el tiempo, que estudiaremos en capí-


tulos posteriores, se introducen los siguientes tipos de corriente:
Corriente de polarización, debida a las variación temporal de P en
un medio polarizado (P).
Corriente de desplazamiento, consecuencia de la variación temporal
del vector D en un campo electromagnético (D).
Intensidad de corriente
Se define como la carga neta que atraviesa una superficie por unidad de
tiempo, y su valor viene dado por la expresión,


= [A] (10.1)

La unidad en el sistema internacional (SI) es el amperio [A], que es
el culombio partido por segundo [C/s]. También se utiliza con frecuencia el
miliamperio (mA = 10−3 A) y el microamperio (A = 10−6 A).
Densidad de corriente
Dado un conjunto de  cargas en un conductor, cuando se aplica un
campo eléctrico se mueven y sufren colisiones con los iones que constituyen
la red del conductor. El resultado es que los distintos electrones, o iones en
su caso, tienen velocidades v como muestra la figura 10.1. Se define la
velocidad media por la ecuación,


1 X
hvi = v (10.2)
 1
Este valor medio implica que consideramos las componentes de v y
calculamos el valor medio de cada una, con lo cual las componentes de hvi
son los valores medios de las componentes de v .
Considerando que la carga de cada una es  y el número de cargas por
unidad de volumen es , el número de dichas cargas que atraviesan una
superficie elemental s en el tiempo  es la intensidad de corriente elemental
. Si observamos la figura 10.1 la corriente que atraviesa  en el tiempo
 son las cargas que están dentro del paralelepípedo inclinado de base ,
lado |hvi|  y altura |hvi|  cos , es decir, la carga que atraviesa es,

 =  |hvi| cos    = hvi · s 


la corriente elemental será,
10.1. CORRIENTE ELECTRICA

 = hvi · s
El producto escalar hvi · s pone de manifiesto que la componente de
la velocidad en la dirección normal a la superficie es la que se considera al
medir las cargas que atraviesan dicha superficie.

Figura 10.1
En la expresión anterior podemos tener en cuenta que la densidad de
carga  está relacionada con las cargas por unidad de volumen mediante la
siguiente ecuación:

 = 
En consecuencia,

 =  hvi · s
Si el sistema de cargas consta de  grupos de  cargas  , y cada
grupo tiene una densidad  y velocidad media hvi , la corriente anterior se
expresará de la forma,


X
 = ( hvi ) · s (10.3)
1
Las cargas que atraviesan  por unidad de tiempo, dependen del número
de cargas en el volumen próximo a la superficie ( ) y de la componente
de su velocidad en la dirección normal a . Se define la densidad de
corriente, que se representa por J, como la corriente por unidad de área
que atraviesa la superficie cuya normal coincide con la dirección de J.
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Para obtener la densidad de corriente en un punto se considera la co-


rriente en un volumen muy pequeño alrededor del punto. Se define J en el
punto mediante un límite, es decir,

∆
J = lı́m (10.4)
∆→0 ∆
Suponemos que ∆ es normal a J.
Dada esta definición el término entre paréntesis de la expresión (10.3)
nos sirve para encontrar la forma matemática de la densidad de corriente
J en un punto,

X
J=  hvi (10.5)
1
La densidad de corriente definida es un vector que en cada punto del
conductor toma el valor indicado por la ecuación (10.5), es decir, J es un
vector función del punto considerado.
En el SI
h de unidades
i la densidad de corriente  es el amperio por metro
2
cuadrado A/m .
Las definiciones que hemos enunciado ponen de manifiesto que la inten-
sidad de corriente  describe el flujo de cargas a través de una superficie
finita, y la densidad de corriente J es un vector que caracteriza el flujo de
cargas en un punto.
Teniendo en cuenta esta definición, la relación entre intensidad y densi-
dad de corriente para una superficie elemental será,

 = J · s (10.6)
La relación entre intensidad y densidad de corriente, cuando conside-
ramos la cargas que atraviesan una superficie genérica , se deduce de la
ecuación (10.6) mediante la integración de J sobre dicha superficie , es
decir, Z
= J · s (10.7)

La corriente puede o no depender del tiempo, se dice que una corriente
es continua (constante) cuando no depende del tiempo.
La corriente  es un escalar, pero en los conductores se toma como sentido
positivo de la corriente el del vector J. En dicho conductor coincide con el
sentido contrario al movimiento real de los electrones, ya que como veremos
10.2. ECUACIÓN DE CONTINUIDAD

a continuación J tiene la dirección y sentido del campo E y los electrones


sufren una fuerza − E.
Las líneas de corriente J, por analogía con las líneas de campo, se de-
finen como líneas tangentes en cada punto al vector J. Se define un tubo
de corriente como un conjunto de líneas que forman una superficie de con-
torno cerrado por cuyas secciones transversales, inicial y final, pasa la misma
corriente .
Se suele utilizar el símbolo  para corriente continua e  o () en el caso
de corrientes variables con el tiempo.

10.2. ECUACIÓN DE CONTINUIDAD


En ninguno de los experimentos realizados hasta nuestros días se ha
creado o aniquilado carga, por tanto el principio de conservación de la
carga establece que ésta no se crea ni destruye. Como consecuencia de este
principio podemos obtener una relación entre el flujo de carga sobre una
superficie cerrada  que limita un volumen  y la variación de la carga en
su interior. Aplicando dicho principio de conservación se deduce que el flujo
de corriente será igual a la disminución de carga  en el interior, en forma
matemática dicho principio se expresa de la forma siguiente,
I

J · s = − (10.8)
 
Done el primer miembro representa el flujo de corriente a través de la
superficie que limita el volumen considerado y el segundo la variación de
carga en su interior. El signo negativo indica que la carga decrece cuando el
flujo es hacia el exterior, es decir, a flujo positivo corresponde disminución
de carga.
Si en el interior del volumen la densidad de carga es ,
Z
 =  

Se obtiene,
I Z

J · s = −   (10.9)
  
La ecuación anterior se conoce como ecuación de continuidad en for-
ma integral. Esta ecuación es la expresión matemática del principio de con-
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

servación de la carga. En forma verbal podemos decir que el flujo de corriente


que sale a través de la superficie cerrada  es igual a la disminución de la
carga en su interior, es decir, a menos la variación de carga en el interior.
La ecuación (10.9) se refiere a corrientes variables o corrientes que dependen
del tiempo.
Para corriente continua, corriente constante en cada punto, en el in-
terior del volumen considerado no hay variación de carga,  = 0. La
ecuación de continuidad se reduce a la siguiente,
I
J · s = 0 (10.10)

Esta ecuación significa que el flujo neto de corriente a través de una
superficie cerrada es nulo, o de otra forma, la corriente que entra en el
volumen limitado por  es igual a la que sale.

10.2.1. Forma diferencial de la ecuación de continuidad


La ecuación (10.9) se puede expresar en forma diferencial de manera que
nos proporciona una información sobre el comportamiento de la densidad
de carga y corriente en un punto del espacio.
Si aplicamos el teorema de la divergencia al primer miembro de la ecuación
(10.9), siendo  el volumen limitado por la superficie , tendremos que,
I Z
J · s = ∇ · J 
 
Por tanto,
Z Z

∇ · J  = −  
  
Como la derivada temporal se refiere únicamente a , y dado que la den-
sidad depende de las coordenadas espaciales y temporales, ponemos dicha
derivada en forma parcial para expresar que solo afecta a la variación tempo-
ral de la densidad de carga. Con estas consideraciones, la ecuación anterior
queda de la forma,
Z Z

∇ · J  = − 
  
La ecuación se cumple para cualquier volumen  , por tanto sus inte-
grando son iguales, es decir,
10.3. LEY DE OHM

 
∇·J=− ó ∇·J+ =0 (10.11)
 
Esta ecuación es la forma diferencial de la ecuación de continuidad, que
expresa la relación entre la divergencia de la densidad de corriente J y la
variación temporal de la densidad de carga en un punto del espacio.
También podemos expresar en forma diferencial la ecuación de con-
tinuidad para corriente continua, ya que simplemente se obtiene teniendo
en cuenta que en ningún punto se produce acumulación o eliminación de
carga, es decir, (  ) = 0, por tanto,

∇ · J =0 (10.12)
La ecuación (10.12) expresa que en ningún punto, dentro de un tubo de
corriente continua, se genera carga, y que no hay flujo de corriente a través
de las paredes del tubo, es decir, toda la corriente que entra por una sección
transversal del tubo sale por otra situada en otro punto.

10.2.2. Primera ley de Kirchhoff


Si a un nudo, en el que convergen varios conductores por los que entra o
sale corriente y donde no hay manantiales ni sumideros de carga, aplicamos
la ecuación (10.10) se deduce la primera ley de Kirchhoff cuyo enunciado
el siguiente:
En un nudo la suma algebraica de las corrientes que entran y salen es
nula. En forma matemática dicha ley es,

X
 = 0 (10.13)
1
La primera ley de Kirchhoff es una forma de expresar el principio de
conservación de la carga.

10.3. LEY DE OHM


G.S. Ohm en 1826 determinaba experimentalmente la proporcionalidad
entre el voltaje aplicado a un conductor cilíndrico y la corriente que circulaba
por él, a la constante de proporcionalidad le llamó resistencia eléctrica
. La ecuación que expresa dicha ley es:
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

 =  (10.14)
En su honor, la unidad de resistencia en el SI se llama ohmio [Ω]. Un
ohmio [Ω] =  [V/A].
La ley establecida por Ohm caracteriza a los conductores cuya resistencia
no depende del voltaje aplicado; es decir, es válida para conductores lineales
llamados también óhmicos.

10.3.1. Forma puntual de la ley de Ohm


La conducción en un metal, en presencia de un campo eléctrico, se pro-
duce cuando los electrones libres se mueven bajo la influencia de dicho cam-
po. El proceso, de forma cualitativa, consiste en que sobre cada electrón el
campo ejerce una fuerza que lo acelera en el intervalo entre los choques del
electrón con los átomos que forman la red metálica. Cuando choca cambia
su velocidad y transmite energía a la red, que se manifiesta en forma de vi-
bración detectada por el aumento de temperatura del metal. Los electrones
se mueven en distintas direcciones pero mantienen una componente en la
dirección del campo que da lugar a un arrastre de los electrones en dicha
dirección, y por tanto se produce una corriente.
Si en la ecuación (10.5) suponemos que todas las partículas cargadas son
iguales, podemos expresar dicha ecuación de la forma,

J =  hvi =  hvi (10.15)


En un material, cuando se estudia la conducción desde un punto de vista
microscópico, la velocidad media hvi es proporcional al campo E que actúa
sobre las partículas cargadas, es decir,

hvi =  E (10.16)
El factor  se conoce como movilidad de la partícula considerada. Si se
trata de electrones se llama movilidad electrónica y se suele representar por
 .
Sustituyendo (10.16) en (10.15) obtenemos,

J = E = E
La constante de proporcionalidad entre J y E es un parámetro carac-
terístico del medio. Dicho parámetro se conoce como conductividad  del
10.3. LEY DE OHM

medio y le caracteriza desde un punto de vista macroscópico.

 =  (10.17)
Teniendo en cuenta lo anterior, la ecuación constitutiva que relaciona J
con E es,

J=E (10.18)
Ésta ecuación se conoce como forma puntual de la ley de Ohm, ya
que expresa en cada punto la relación entre campo eléctrico y densidad de
corriente a través de la conductividad. Dicha ecuación es una de las consti-
tutivas que relaciona dos vectores de campo, en este caso J y E, a través un
parámetro característico del medio material denominado conductividad.
Si la conductividad no depende del campo aplicado, el medio se considera
lineal, en caso contrario sería no lineal. Cuando la conductividad no depende
de la dirección de E se dice que el medio es isótropo, en caso contrario es
anisótropo. Cuando  no depende del punto el conductor es homogéneo, en
caso contrario se trata de conductor no homogéneo.
La unidad de conductividad en el SI es el [Ω m]−1 (mho·m−1 ) o siemen/m
[S/m].
La resistividad  es la inversa de la conductividad y se expresa en
Ω m
En la tabla de resistividades que figura en el apéndice III se muestran las
de distintos materiales. Dicha tabla pone de manifiesto que la resistividad
es uno de los parámetros con variación más amplia que caracterizan los
materiales, ya que varía desde los 2 44 × 10−8 [Ω m] del oro hasta 7 5 ×
1017 [Ω m] del cuarzo fundido.

10.3.2. Resistencia de un conductor


Cilindro conductor
Según hemos visto hasta aquí, la resistividad es un parámetro que car-
acteriza un material en cada punto. La resistencia de un conductor depende
tanto de la resistividad como de factores geométricos determinados por la
forma y tamaño del conductor.
Vamos a calcular la relación entre resistividad y resistencia en el caso de
un tubo conductor de sección  y longitud . Para ello obtenemos en primer
lugar la diferencia de potencial entre los extremos de la forma siguiente:
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Z 
 = E · l =  
0
Después calculamos la corriente mediante la ecuación (10.7) y aplicando
la relación entre campo y corriente dada por la ecuación (10.16),
Z Z
= J · s =  E · s =   
 
Utilizando la ley de Ohm obtenemos la resistencia del tubo de longitud
 y sección uniforme ,

 1  
= = =  (10.19)
   
La expresión nos permite calcular la resistencia del cilindro y muestra la
relación entre resistencia y conductividad en este caso. Vemos que la resisten-
cia es proporcional a la resistividad y longitud del cilindro e inversamente
proporcional a su sección transversal.

10.4. LEY DE JOULE


Las cargas al moverse por un conductor sufren colisiones con otras cargas
y con los átomos del material. En los choques transmiten energía al material,
que se convierte en vibraciones, es decir, aumenta su temperatura; en otras
palabras, el paso de corriente convierte energía eléctrica en térmica.
En un elemento de circuito, entre cuyos extremos existe una diferencia de
potencial (d.d.p.)  , el trabajo realizado para trasladar una carga  desde
un extremo a otro es,

 =  
El trabajo realizado en el tiempo  es la potencia,

 
 = = =   (vatios) [W] (10.20)
 
Si el circuito elemental tiene una resistencia    =   , la potencia 
necesaria para transportar esa corriente entre los dos extremos del circuito
es,

 =  2 (10.21)
10.4. LEY DE JOULE

La ecuación anterior se conoce como ley de Joule, y expresa que la


potencia eléctrica que se transforma en térmica es igual a la resistencia por
el cuadrado de la intensidad de corriente que la atraviesa.
Esta ley muestra que para mantener la corriente en un conductor debe
existir un manantial de energía que mantenga el campo dentro del con-
ductor, y esta fuente de energía, como veremos en el apartado de fuerza
electromotriz, produce un campo no conservativo en el circuito.

10.4.1. Ley de Joule en función de los vectores de campo


Interesa expresar la ley de Joule en función de los vectores E y J. Para
ello suponemos un cilindro elemental de sección  y longitud , cuyo volu-
men es  =  . Por él circula una densidad de corriente J y la diferencia
de potencial entre los extremos es,

 = E · l
La corriente

 = J · s
La potencia disipada será,

 =   = (E · l) (J · s)
Los vectores s y l tiene la misma dirección y sentido, en consecuencia
s · l =   = , por tanto,

 = E · J 
La potencia disipada en el volumen  será,


=E·J (10.22)

La potencia en un volumen genérico  es,
Z
 = E · J  (10.23)

Si tenemos en cuenta la ecuación constitutiva J =  E,
Z Z
2 2
 =    =  (10.24)
  
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Comparando las ecuaciones anteriores con la ecuación (10.28) se deduce


que la resistencia  se puede expresar de la forma,
Z Z Z
1 1 2 1 2
= 2 E · J  = 2    = 2  (10.25)
      
La ecuación anterior nos permite calcular la resistencia de un volumen
cualquiera de material en función de la energía disipada y la corriente total
que circula por él.
El campo utilizado en la deducción de la potencia disipada en calor no
incluye el campo no conservativo que produce la fuente de energía. Si el
volumen considerado incluye una fuente de energía se debe tener en cuenta
el campo no conservativo, y en este caso la potencia incluirá la disipada en el
volumen considerado y la que se utiliza para mantener la corriente en otros
puntos del conductor.

10.5. CONDICIONES EN LOS LÍMITES


Este apartado lo vamos a dedicar a deducir las condiciones que cumplen
las componentes de los vectores J, D y E en la frontera entre dos medios de
constantes diferentes.
Cuando se considera al conductor en una zona donde no existen fuentes,
el campo eléctrico que actúa sobre los electrones es conservativo y por tanto
se comporta como el campo electrostático, es decir,
I
E · l = 0 y E = −∇

Con estas condiciones el potencial en un conductor por el que circula una
corriente continua, fuera de la zona donde se sitúen las fuentes, se calcula
de forma análoga al caso de electrostática.
En un buen conductor la polarizabilidad de los átomos es pequeña y
además, como los campos eléctricos que intervienen en la conducción son
pequeños, las cargas de polarización generadas también lo son, y como con-
secuencia la permitividad es muy próxima a la del vacío. Por estas razones se
suele considerar que la permitividad de un buen conductor es prácticamente
igual a  .
Las ecuaciones que describen el comportamiento de una corriente con-
tinua en un conductor son:
10.5. CONDICIONES EN LOS LÍMITES

∇ · J =0 ; ∇ · D =
Teniendo en cuenta las ecuaciones constitutivas, D =  E y J =  E, la
divergencia del vector D se transforma de la siguiente manera,

∇ · D = ∇ · ( E) = ∇ · ( J) = 

Ahora vamos a considerar dos caso: 1) Cuando el conductor no es ho-
mogéneo, y 2) en el caso de que sí es homogéneo.
1) Conductor no homogéneo
  
∇ · ( J) = ∇ · J + J · ∇( ) = 
  
Como ∇ · J = 0,

J · ∇( ) = 

La ecuación anterior pone de manifiesto que en un conductor no homogé-
neo la densidad de carga está asociada a la variación de () en el espacio.
Por esta razón, en un sistema formado por dos conductores con distintos
valores de  y , hay una densidad de carga en la superficie de separación
entre los dos medios.
2) Conductor homogéneo e isótropo
La conductividad y permitividad son constantes y ∇() = 0, por tanto,

=0
Es decir, en un conductor lineal homogéneo e isótropo cuando circula
por él una corriente continua no se acumula carga en ninguno de sus puntos.

10.5.1. Condiciones en los límites


Las condiciones que cumplen las componentes de los vectores J, D y E
en la superficie que separa dos medios, cuyas conductividades y permitivi-
dades respectivas son,  1 ,  2 , 1 y 2 , se obtienen aplicando la ecuación de
continuidad, el teorema de Gauss y que el campo E es conservativo. En el
caso de corrientes estacionarias y en forma integral dichas ecuaciones son:
I I I
J · s = 0 ; D · s =  ; E · l = 0
  
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Operando de forma análoga a como procedimos en el apartado 5.6 del


capítulo cinco, y tomando como referencia la figura 10.2 deducimos las si-
guientes condiciones en los límites.

Figura 10.2
De la ecuación de continuidad, primera de las ecuaciones anteriores, se
deduce que las componentes normales de J son continuas,

1 = 2 (10.26)


La segunda ecuación nos permite demostrar que las componentes nor-
males del vector D son discontinuas si existe una densidad de carga  en
la superficie de separación,

2 − 1 =  (10.27)


La tercera nos permite demostrar que las componentes tangenciales del
campo son continuas, es decir,

1 = 2 (10.28)


Las condiciones para el resto de las componentes se obtienen mediante
las relaciones anteriores y las ecuaciones constitutivas, D =  E, J =  E.
El resultado es el siguiente,

 1 1 =  2 2 (10.29)

2 2 − 1 1 =  (10.30)


10.6. RESISTENCIA Y CAPACIDAD

1 2
= (10.31)
1 2
Si existe una componente de corriente  , mediante la ecuación (10.30) se
puede deducir la densidad de carga  en la superficie de separación, ya que de
la ecuación (10.26) y J =  E se deduce que 1 =   1 y 2 =   2 ,
por tanto,
2 1
 =  ( − ) (10.32)
2 1
A las condiciones anteriores debemos agregar la continuidad del potencial
cuando no existen fuentes,
1 = 2 (10.33)
Las ecuaciones obtenidas nos permiten calcular los distintos vectores
cuando existen medios materiales diferentes.
Antes de terminar vamos establecer una serie de consideraciones sobre
las diferencias entre las condiciones en los límites para un dieléctrico y un
conductor. Suponemos como ejemplo el caso de un cilindro cuyo material es
de conductividad  y permitividad  situado entre dos discos de un material
cuya conductividad es muy superior a . Dichos discos forman las placas de
un condensador. Fuera de las placas tenemos el vacío. Dado que la conduc-
tividad es nula, fuera del medio no hay líneas de corriente y por tanto en
los bordes del cilindro, límite entre material y vacío, no hay componentes
normales de J; toda la corriente circula por el interior del cilindro. Por el
contrario, como la permitividad del vacío no es cero, si existirá componente
normal del vector D en el límite entre cilindro y vacío. Esto nos muestra que
debemos tener cuidado al establecer las analogías entre los campos derivados
de cargas estáticas y los que intervienen en corriente continua.

10.6. RESISTENCIA Y CAPACIDAD


Resistencia
Suponemos los conductores 1 y 2, de conductividad prácticamente in-
finita, en el seno de un medio lineal homogéneo e isótropo de conductividad
 y permitividad , dispuestos como indica la figura 10.3. Imaginemos un
tubo elemental de corriente de sección  y trayectoria . Sobre dicho tubo
calculamos la corriente elemental  y la variación de potencial,
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Figura 10.3
Z
 = J · s ; 2 − 1 = E · l

La corriente total se obtendrá integrando sobre la superficie de uno de
los conductores, es decir, si suponemos la integración sobre el conductor (1),
Z Z
= J · s =  E · s
1 1
Donde hemos tenido en cuenta J =  E. Llevando los valores anteriores
a la ley de Ohm obtenemos,
R
E · l
= R  (10.34)
1 E · s
La relación anterior nos proporciona la resistencia de un conductor de
forma arbitraria.
La inversa de la resistencia se denomina conductancia , y su expresión
será,
R
E · s
 = R1 (10.35)
 E · l
Capacidad
También podemos calcular la capacidad del sistema anterior. El proced-
imiento para calcular la diferencia de potencial es el mismo. La carga en uno
de los dos conductores se determina de la forma siguiente: Sobre la superficie
próxima a uno de los conductores se verifica que,
Z Z
= D · s =  E · s
1 1
como
10.6. RESISTENCIA Y CAPACIDAD


=
2 − 1
la capacidad será,
R
 E · s
 = R 1 (10.36)
 E · l
Teniendo en cuenta las ecuaciones obtenidas para ,  y , se puede
deducir la siguiente relación,

 
 = = (10.37)
 
Los cálculos anteriores son válidos cuando el medio es lineal homogéneo
e isótropo, de lo contrario no se puede sacar fuera del signo integral la
permitividad ni la conductividad. Si existieran dos medios deberían tenerse
en cuenta las condiciones que cumplen los vectores en la frontera entre dichos
medios.
Las relaciones anteriores muestran que podemos calcular la resistencia
entre dos conductores de forma analítica, si la geometría del sistema permite
adaptarse a un sistema de coordenadas apropiado. Se supone que el material
es lineal homogéneo e isótropo.
El procedimiento sería el siguiente:
- Suponemos que la diferencia de potencial entre los conductores es  .
- Utilizando el sistema de coordenadas más apropiado, calculamos el
potencial entre conductores resolviendo la ecuación de Laplace.
- Se obtiene el campo eléctrico mediante la ecuación E = −∇ .
- Mediante la ecuación constitutiva J =  E obtenemos J y después,
Z Z
= J · s =  E · s
 
- Finalmente calculamos  =  ,


= R
  E · s

Ejemplo 10.1
Calcular la conductancia por unidad de longitud de un cable coaxial, de
radios  y , y con un medio de conductividad  entre los dos conductores.
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Solución
Seguimos el procedimiento indicado anteriormente y utilizamos la solu-
ción del problema de potencial que analizamos en el ejemplo 9.4 del capítulo
anterior. (Aquí  es el radio no la densidad de carga).

 
 = ln
ln() 
El campo eléctrico en coordenadas cilíndricas, y dado que por la simetría
del sistema no hay variación con las coordenadas  y , se obtiene mediante
la relación,

  1
E = −∇ = − = u
 ln() 
La densidad de corriente es,

 1
J = E =  u
ln() 
Si tomamos como referencia la superficie del conductor interno para cal-
cular la corriente ,

s =    u y =
Z Z 2
 1
= J · s =  u ·    u
 0 ln() 

= 2
ln()
La conductancia por unidad de longitud será,
R
1  J · s  2 
= = =
   ln()

Hay problemas en los que resulta más fácil obtener la densidad de corri-
ente J. Para este caso se supone que conocemos la corriente . La densidad
de corriente J se calcula mediante la relación entre  y , que como cabe
suponer será posible en problemas cuya geometría permita una relación sen-
cilla entre ambas.
Se calcula el campo eléctrico mediante E = J.
La diferencia de potencial entre conductores se obtiene mediante,
10.6. RESISTENCIA Y CAPACIDAD

Z
 = E · l

La resistencia será,
R
E · l

=

Este procedimiento permite calcular la resistencia entre los extremos de
un cilindro formado por dos tipos de conductores. La continuidad de J a
través de la separación entre los dos materiales determina que dicho vector
es igual en los dos, pero el campo es distinto, ya que lo es su conductividad.
En estas circunstancias, E1 = J 1 y E2 = J 2 , y la diferencia de potencial
será,
Z Z Z
 = E · l = E1 · l + E2 · l
 1 2
La resistencia se calcula mediante  =  . Para aclarar el procedi-
miento vamos a resolver el siguiente ejemplo.

Ejemplo 10.2
Un cilindro conductor, cuya sección es  se une a otro con la misma
sección, véase la figura 10.4. La corriente que pasa por el cilindro es , y
las conductividades respectivas  1 y  2 . Suponemos que la constante dieléc-
trica de ambos conductores es prácticamente  y el espesor de la unión
(soldadura) despreciable.
Calcular: 1) La densidad de corriente J. 2) El campo eléctrico en los dos
metales. 3) La resistencia del sistema. 4) La carga eléctrica acumulada en
la soldadura.

Figura 10.4
Solución
1) Como la corriente es continua, la carga permanece constante, es decir,

 
= 0 ⇒ div J = =0
 
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Las secciones transversales son iguales en ambos conductores, y dado


que las componentes normales en la superficie de separación son continuas,
J1 = J2 = J. Como la superficie es la misma, 1 = 2 = . Teniendo en
cuenta la relación entre corriente y densidad de corriente,

=
En forma vectorial,


J =  u =
u

2) Se obtienen los campos mediante la relación E = (1) J. El campo
en el conductor 1 es,
1
E1 =  u
1
El campo en el 2 será,
1
E2 =  u
2
3) Para calcular la resistencia debemos obtener en primer lugar la dife-
rencia de potencial entre los extremos. En nuestro, dado que en cada con-
ductor el campo es uniforme, será,
Z
 = E · l = E1 · l1 + E2 · l2

Como l1 = 1 u y l2 = 2 u ,

1 2  1 2
 = + = ( + )
1 2  1 2
La resistencia es,

 1 1 2
= = ( + )
  1 2
4) Aplicamos el teorema de Gauss a un cilindro coincidente con cualquier
segmento de cable que incluya a la unión,

 
−1  + 2  = =
 
  (2 − 1 ) = 
10.7. TIEMPO DE RELAJACIÓN

Donde  =   es la carga que se acumula en la unión. Sustituyendo los


campos por su expresión en función de ,
µ ¶
 
  − =
2 1
Teniendo en cuenta que  =  
µ ¶
1 1
= −  [C]
2 1
La densidad de carga en la unión (soldadura) es,
µ ¶
 1 1 £ ¤
= −  C m−2
 2 1

10.7. TIEMPO DE RELAJACIÓN


Cuando estudiamos las cargas en conductores en condiciones estáticas
suponemos que se sitúan instantáneamente en las zonas de la superficie,
de manera que el campo en el interior debido a las cargas en la superficie
y los campos externos sea nulo. En este apartado vamos a estudiar como
se produce la redistribución de cargas en un conductor lineal homogéneo
e isótropo. Suponemos que en un instante dado dentro de un volumen 
de un conductor, cuya conductividad sea  y la permitividad , existe una
densidad de carga . El flujo de corriente que atraviesa la superficie que
limita el volumen  está relacionado con la carga en su interior a través de
la ecuación de continuidad, que para cada punto hemos visto que es,


∇·J=−

La ecuación constitutiva J =  E nos permite expresar la ecuación ante-
rior de la forma,


∇ · ( E) = −

Dado que  es contante en el medio utilizado,


∇· E=−

CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Por otro lado también se cumple el teorema de Gauss para el campo


eléctrico, que teniendo en cuenta la ecuación constitutiva D = E, se expresa
de la forma siguiente,

∇ · D = ∇· E = 
En medios homogéneos e isótropos  no depende de las coordenadas, por
tanto,

∇· E=

Sustituyendo esta relación en la obtenida mediante la ecuación de con-
tinuidad tendremos,

 
=−
 
Integrando la ecuación anterior, y como la única variable es el tiempo,
  
= −  → ln  = −  + 
  
Poniendo la ecuación anterior en forma exponencial,
 
 =  −   =  exp(− )

Si la densidad de carga en el punto considerado es  para  = 0, queda,
 
 =  −   =  exp(− ) (10.38)

Esta ecuación muestra como varía la densidad de carga con el tiempo.
Vemos que decae hasta anularse en el interior para desplazarse hacia la
superficie del conductor u otra posición de equilibrio.
El tiempo que tarda en alcanzarse el equilibrio teóricamente es infinito,
pero se toma como referencia de la rapidez con que se produce el proceso la
relación entre la densidad inicial y la que existe en el instante para el que
() = 1. Dicha relación es,

= −1 ' 0 368

Esto se cumple cuando,

= = (10.39)

10.8. FUERZA ELECTROMOTRIZ

Al tiempo  se le denomina tiempo de relajación y es el tiempo que


tarda en reducirse la densidad de carga a un 36,8 % de su valor inicial.
En los buenos conductores este tiempo es muy corto, del orden de nanose-
gundos, por lo que se alcanza muy rápidamente el equilibrio electrostático.
También podemos concluir que si en un instante dado la densidad de
carga  = 0, dicha densidad no puede ser distinta de cero en instantes
posteriores en ese mismo punto, ya que  decrece con el tiempo.
En conductores homogéneos e isótropos la carga se dispersa hasta la
superficie. Si se da la circunstancia de que hay dos medios distintos, puede
producirse acumulación de cargas en la superficie de separación entre ambos.

10.8. FUERZA ELECTROMOTRIZ


En apartados anteriores hemos visto que la circulación de una corriente
por un material conductor lleva asociado un choque de los electrones o iones
con los átomos de la red, y de estos choques se deduce que hay una transfer-
encia de energía al material que se manifiesta en forma térmica. La relación
entre la corriente y la potencia disipada en el medio viene dada por la ley
de Joule. Esto pone de manifiesto que para mantener una corriente es nece-
saria una fuente de energía que suministre la que se disipa en calor además
de otros tipos de transformaciones energéticas que puedan tener lugar en
determinados dispositivos.
Por otra parte hemos visto que si en un medio solo existe un campo
electrostático,
I
E · l = 0

y teniendo en cuenta la ecuación constitutiva J =  E, podemos expresar
la ecuación anterior de la siguiente forma,
I
1
J · l = 0
 
La última ecuación muestra que la corriente en un circuito cerrado debida
a un campo electrostático es nula; es decir, mediante un campo electrostático
no se puede mantener una corriente continua en un circuito cerrado.
Las dos situaciones que hemos enunciado en los párrafos anteriores de-
terminan que para mantener un corriente en un circuito cerrado es necesario
que exista un campo no conservativo, generado en una parte o en todo el
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

circuito, que suministre la energía necesaria para mantener la corriente. Si


suponemos que el campo no conservativo
H 0 es E0 , la integral de línea a lo largo
del circuito es distinta de cero ( E · l 6= 0). Éste tipo de campo realiza un
trabajo distinto de cero sobre una carga a lo largo de un camino cerrado, y
por tanto le puede trasmitir una energía, dicha energía se puede disipar en
calor y transmitirse a otros dispositivos.
Para mantener una corriente durante un tiempo indefinido es necesario
que otro campo no conservativo esté presente de forma que se suministre
continuamente una energía y se mantenga una fuerza sobre las cargas libres
del conductor.
A los dispositivos que suministran ese tipo de campos no conservativos
se les conoce como generadores de fuerza electromotriz (f.e.m.). Los más
habituales son las pilas y baterías, que generan el campo no conservativo
mediante un proceso electroquímico. Otro generador frecuente en nuestros
días son las baterías solares, en las que el campo no conservativo tiene su
origen en el efecto fotovoltaico. En estos generadores el campo no conserva-
tivo se localiza en una zona limitada del circuito (por ejemplo, dentro de la
pila o batería).
De forma esquemática el funcionamiento de una pila como las que se uti-
lizan en las baterías de los coches es el siguiente: La pila se compone de dos
electrodos y un electrolito. El electrodo positivo esta formado por dióxido
de plomo (PbO2 ) en forma de polvo poroso; el negativo lo constituye plomo
(Pb) esponjoso; y el electrolito está formado por ácido sulfúrico (SO4 H2 ) y
agua (H2 O). La textura de los electrodos tiene por objeto que la superficie
de contacto con el electrolito sea mayor para facilitar las reacciones quími-
cas que se producen en cada electrodo. Cuando se conectan los bornes a un
circuito externo, es decir, cuando se suministra corriente al circuito exter-
no se producen las siguientes reacciones químicas en cada electrodo: En el
electrodo negativo se produce la siguiente,

Pb + SO4 H− −→ SO4 Pb + H+ + 2−


Es decir, se liberan dos electrones que pasan al circuito.
En el positivo la reacción es,

PbO2 + SO4 H− + 3H+ + 2− −→ SO4 Pb + 2H2 O


En este electrodo se toman dos electrones procedentes del circuito para
completar la reacción. El proceso continúa liberando electrones en el elec-
10.8. FUERZA ELECTROMOTRIZ

trodo negativo y capturándolos en el positivo hasta que se convierten los


electrodos en sulfato de plomo (SO4 Pb) (se suele decir que se sulfata la
batería).
La f.e.m. de esta pila es de 2,1 voltios aproximadamente y su valor de-
pende de los potenciales químicos de electrodo y electrolito, es decir, de la
composición de dichos elementos.
Cuando no hay un circuito externo conectado que permite el paso de
corriente, se inician las reacciones anteriores pero se alcanza rápidamente el
equilibrio y las reacciones se paran.
Las baterías utilizadas en los automóviles se forman asociando en serie
seis unidades como la descrita y cerrando todo el conjunto en una caja de
plástico u otro material aislante. Exteriormente sólo vemos la caja con dos
bornes o terminales.
Otro tipo de generadores son los electromagnéticos, que utilizan la induc-
ción electromagnética para crear el campo no conservativo; este fenómeno lo
estudiaremos posteriormente, por lo que ahora sólo indicamos su existencia.
Estos generadores son los utilizados para transformar la energía mecánica en
las centrales eléctricas. De este tipo también podemos mencionar los alter-
nadores y dínamos que cargan las baterías de los coches utilizando la energía
mecánica del motor de explosión.

10.8.1. Definición de fuerza electromotriz


Para estudiar lo que ocurre en un circuito y definir la fuerza electro-
motriz, vamos a considerar un sistema formado por conductor conectado a
un generador de f.e.m. En el funcionamiento de dicho sistema intervienen
campos debidos a cargas estáticas, campos conservativos, y otros campos no
conservativos derivados de efectos electroquímicos, inducción electromag-
nética u otros tipos de generadores.
El funcionamiento del sistema formado por un conductor conectado a
un generador de f.e.m. lo podemos describir de la manera siguiente: El ge-
nerador crea dentro de él un campo no conservativo que traslada las cargas
desde un electrodo a otro. La acumulación de cargas en los terminales crea
un campo conservativo dentro del conductor que ejerce una fuerza sobre
las cargas y las impulsa desde el polo positivo al negativo (del negativo
al positivo si son electrones). Estas cargas en movimiento constituyen una
corriente continua cuya densidad es la misma a lo largo del conductor. En el
interior del generador intervienen tanto el campo no conservativo E0 como
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

E, de forma que la fuerza sobre las cargas dentro del generador se debe a
los dos campos. En circuito abierto E = −E0 , por tanto no se ejerce fuerza
sobre las cargas y no hay corriente.
La fuerza del campo E sobre las cargas en el conductor se produce in-
mediatamente después de aplicar el generador al conductor. La perturbación
eléctrica se trasmite a la velocidad de la luz, por tanto cuando se conecta el
generador de una central eléctrica a la red de distribución, casi instantánea-
mente se observa el campo eléctrico y mueven los electrones en puntos muy
alejados del generador. La velocidad de los electrones es muchísimo menor,
del orden de dos cm/s. El símil acústico que podemos utilizar es el de un
instrumento de viento, por ejemplo el clarinete, las vibraciones que produce
el músico en la boquilla se trasmiten a lo largo del tubo a la velocidad del
sonido, 340 m/s aproximadamente; saliendo la perturbación acústica por el
otro extremos casi inmediatamente después de producida la vibración en la
boquilla, siendo el aire contenido en el tubo el medio a través del que se
trasmite la vibración, sin que dicho aire salga del tubo con la velocidad del
sonido.
Dado que tanto dentro como fuera del generador se producen movimien-
tos de cargas en presencia de otros elementos con los que chocan e inter-
cambian energía, en las dos zonas se transfiere energía cuyo origen procede
únicamente del fenómeno físico o fisicoquímico que interviene en la gene-
ración del campo no conservativo.
En la figura 10.5 representamos un generador unido a un conductor ex-
terno.

Figura 10.5
La ley de Ohm en este caso se aplica sin más que tener en cuenta que
ahora existen dos tipos de campo, uno conservativo representado por E y
10.8. FUERZA ELECTROMOTRIZ

otro no conservativo por E0 . Por tanto,

J =  (E + E0 ) (10.40)
El campo no conservativo puede ser nulo en algunas partes del circuito,
en general dicho campo es distinto de cero en el generador y nulo fuera, salvo
cuando se trata de una f.e.m. inducida sobre todo el circuito.
Si integramos la ecuación (10.40) a lo largo de un camino cerrado, por
ejemplo el circuito de la figura 10.5, obtenemos,
I I I
J · l
= E · l + E0 · l (10.41)
   
Como E es conservativo, la integral sobre un camino cerrado es nula. La
integral de E0 depende del camino, no es nula y su valor se conoce como
fuerza electromotriz (f.e.m.) E. En el SI la unidad es el voltio.
I
E= E0 · l (10.42)

Los campos E y E0en el generador tienen sentido contrario dentro de él,
ya que el campo E tiene su origen en las cargas acumuladas en los electrodos
y E0 debe arrastrar las cargas desde el electrodo negativo hacia el positivo
para que circule la corriente. Cuando el circuito está cerrado circula una
corriente J, siendo E0 mayor que E dentro del generador.
Circuito abierto
En el caso de un circuito abierto J = 0, por tanto de (10.41) se deduce
que la integración entre AB es,
Z Z Z
0
E= E · l = − E · l = E · l (10.43)
  
La integración sobre AB se refiere al interior del generador y la ACB
al exterior. Es decir, en el caso de circuito abierto la f.e.m. E es igual a la
diferencia de potencial entre los bornes del generador,  −  . La f.e.m.
tiene su origen en el campo no conservativo, campo cuya integral depende
del camino elegido. La diferencia de potencial (d.d.p.) deriva del campo
conservativo cuya integral no depende del camino.
Z Z 
 =  −  = − E · l = − E · l (10.44)
 
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Los campos E y E0 en este caso tienen el mismo módulo y sentido con-


trario dentro del generador. Fuera, E0 es nulo y E es el campo estático debido
a las cargas acumuladas en los bornes del generador.
Circuito cerrado
Ahora analizaremos lo que ocurre en el circuito indicado en la figura
10.5 cuando a los bornes del generador se conecta un conductor que cier-
ra el circuito. Nada más unirlo se produce una corriente que circula por el
conductor externo y atraviesa el generador; esta corriente se mantiene por
que se ponen en marcha los mecanismos que originan el campo no conser-
vativo, reacciones químicas en la batería etc. Al mismo tiempo y para que
se produzca la corriente dentro del generador los campos E y E0 deben ser
diferentes, y dado que E0 tiene su origen en factores que dependen de la nat-
uraleza del fenómeno que provoca la transformación de otro tipo de energía,
se mantiene fijo y el campo afectado por el inicio de la corriente es E que
disminuye. Esta disminución es proporcional a la corriente  que suministra
el generador y su efecto se caracteriza por una resistencia  que se conoce
como resistencia interna del generador. Con esta consideración, y utilizado
la ley de Ohm, la caída de tensión asociada al paso de corriente se puede
expresar de la forma siguiente,

∆ =  
La diferencia de potencial en los bornes del generador será,

 −  = E −   (10.45)
La baterías de los automóviles son elementos reversibles, es decir, las
reacciones que se producen cambian al aplicar otro generador que le sumi-
nistra energía; a este proceso se le conoce como carga de la batería. En el
automóvil el generador de carga es una dinamo o alternador que obtiene la
energía del motor del coche. En otras ocasiones el dispositivo es un motor
de corriente continua, que actúa de forma inversa al generador (dinamo),
es decir, trasforma la energía eléctrica en mecánica. El motor se caracteriza
por una fuerza contra-electromotriz que se opone al paso de la corriente
suministrada por el generador externo.
Si tomamos como ejemplo la batería en proceso de carga, la tensión que
debemos aplicar a sus electrodos debe ser tal que cree un campo E en el
interior que supere a E0 , de manera que las cargas se puedan mover en la
dirección de E y no de E0 como ocurre cuando funciona como generador.
10.8. FUERZA ELECTROMOTRIZ

Es decir, la tensión debe superar la f.e.m., y para que se produzca corriente


debe ser igual a la f.e.m. más la caída de tensión en el interior de la batería,
en forma matemática,

 −  = E +   (10.46)
Las ecuaciones (10.45) y (10.46) nos permiten establecer las relaciones
del circuito equivalente, bien cuando el dispositivo actúa como generador o
bien como motor o receptor de energía.
En la terminología de circuitos un generador o fuente de potencial,
tensión o voltaje, es un dispositivo de dos bornes o terminales entre los que
existe una tensión sin que circule corriente, es decir, la fuente es un elemento
activo que mantiene una tensión en sus bornes. La fuente de potencial es
ideal cuando la tensión en sus bornes es independiente de la corriente que
suministra. Un generador de voltaje se aproxima a un generador ideal cuando
su resistencia interna  tiende a cero.
Si analizamos el paso de corriente en términos de potencia vemos que
el generador suministra la potencia que resulta de multiplicar la corriente 
por la f. e. m. E,

 = E 
Una parte de esta potencia se transforma en térmica dentro del pro-
pio generador. Mediante la ley de Joule podemos expresarla por   2 . La
otra parte se invierte en trasladar las cargas desde el electrodo de menor
potencial, negativo, al de mayor potencial, positivo, en contra del campo E
debido a las cargas acumuladas en los electrodos. Esta energía que acumulan
las cargas al pasar de menor a mayor potencial se trasfiere al circuito exter-
no, donde se disipa en los elementos resistivos transformándose en térmica,
o parte se transforma en térmica y el resto se trasfiere a otros dispositivos
en forma de energía mecánica, química, electromagnética etc. Como hemos
visto antes el movimiento de las cargas fuera del generador se debe al cam-
po conservativo E originado por las cargas acumuladas en los bornes del
generador.
Los párrafos anteriores ponen de manifiesto que la conducción es un
fenómeno complejo en el que intervienen campos conservativos y no conser-
vativos, campos que tiene su origen en fenómenos de naturaleza mecánica,
química, electromagnética etc. Además la propagación de los efectos en todo
el circuito y la puesta en funcionamiento de los mecanismos de transforma-
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

ción de energía es prácticamente instantánea.

10.9. SEGUNDA LEY DE KIRCHHOFF


En este apartado vamos estudiar los circuitos sencillos caracterizando
sus componentes por determinados parámetros que ponen de manifiesto la
naturaleza de cada componente y el valor que indica su resistencia o la
f.e.m. que se genera entre sus bornes. Si el conductor externo del circuito
indicado en la figura 10.5 lo caracterizamos por una resistencia  , podemos
representar de forma esquemática dicho circuito como muestra la figura 10.6.
E representa la f.e.m. del generador,  su resistencia interna y  es la
resistencia del conductor que unimos a los bornes del generador.

Figura 10.6
En la ecuación (10.41) el segundo miembro representa la f.e.m. total en
el circuito, que puede ser suma de varios generadores. El primer miembro lo
podemos desarrollar suponiendo que hay distintos tramos, uno en el interior
del generador y otro en el exterior. Dicho primer miembro representa las
caídas de tensión en la resistencia interna del generador (fuente)  y en la
externa  .
La forma matemática de expresar el primer miembro será,
I Z Z
J · l J · l J · l
= +
      
La primera integral sobre el camino  se refiere al interior del generador
y la segunda al conductor externo.
Por otra parte en cada tramo se verifica la ley de Ohm, es decir,

J =   E y J =   E
Llevando éstas relaciones a la ecuación anterior y teniendo en cuenta la
10.9. SEGUNDA LEY DE KIRCHHOFF

demostración que nos llevó en el apartado 10.6 a la deducción de la resisten-


cia en forma general, ecuación (10.34), podemos deducir que,
Z Z I
J · l
= E · l =  J · s =  
   
Z Z I
J · l
= E · l =  J · s =  
   
Por tanto,
Z Z
1 J · l 1 J · l
 = y  = (10.47)
       
H H
Sobre el circuito cerrado  E · l = 0 y  E0 · l = E, por tanto, teniendo
en cuenta las ecuaciones (10.47), la ecuación (10.41) queda ahora de la forma
siguiente,

E =  ( +  ) (10.48)
El primer miembro de la ecuación anterior es la f.e.m o subida de poten-
cial (tensión) que produce el generador en sus bornes. El segundo es la caída
de potencial en los dos elementos pasivos del circuito, parte en el interior
del generador y parte en el exterior. En términos de energía, el generador
suministra una energía que se disipa en las resistencias.
Cuando existen  generadores y  resistencias dispuestos en serie, la
expresión anterior se convierte en,


X 
X
E =   (10.49)
=1 =1
La ecuación anterior es la forma matemática de expresar la segunda
ley de Kirchhoff, que verbalmente es la siguiente: La suma algebraica de
las fuerzas electromotrices en un circuito cerrado es igual a la suma de las
caídas de potencial   en cada elemento del circuito.
Si en lugar de ser un circuito serie, fuera un circuito con distintas ramas
y lazos, de manera que las corrientes no fueran las mismas en distintas
resistencias, en un lazo se verificará que,


X 
X
E =   (10.50)
1 1
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Esta expresión indica que en el camino cerrado que representa el lazo, la


suma de fuerzas electromotrices que existen en el lazo es igual la suma de
caídas de tensión en las resistencias que lo componen.
Si multiplicamos ambos miembros de la ecuación (10.49) por  tendremos
que,

X 
X
· E =   2 (10.51)
1 1
El primer miembro de la ecuación anterior representa la potencia sumi-
nistrada por los distintos generadores. El segundo, teniendo en cuenta la
ley de Joule, es la potencia disipada en las distintas resistencias. De esta
forma vemos que la segunda ley de Kirchhoff corresponde al principio
de conservación de la energía, ya que la energía suministrada por unidad de
tiempo en los generadores es igual a la disipada en el mismo tiempo en las
resistencias del circuito.

10.10. ASOCIACIÓN DE RESISTENCIAS


10.10.1. Resistencias en serie
Cuando un conjunto de resistencias se asocian en serie como muestra la
figura 10.7, aplicando la segunda ley de Kirchhoff,

Figura 10.7

X
 =  
1
La resistencia total equivalente  verificará que,

 =
10.10. ASOCIACIÓN DE RESISTENCIAS

Igualando las dos ecuaciones y dividiendo por  obtenemos la resistencia


total ,

 = 1 + 2 + 3 + · · · +  (10.52)
La resistencia equivalente es igual a la suma de las resistencias parciales
dispuestas en serie.

10.10.2. Resistencias en paralelo


Si las resistencias se disponen en paralelo como muestra la figura 10.7,
aplicando la primera ley de Kirchhoff a un nudo se obtiene,

 = 1 + 2 + 3 + · · · + 
Como  =   ,

   
= + + ···+
1 2 3 
La resistencia total equivalente verificará que.


=

En definitiva la relación entre la resistencia total y las dispuestas en
paralelo será,
1 1 1 1 1
= + + ···+ (10.53)
 1 2 3 
La inversa de la resistencia equivalente es igual a la suma de las inversas
de las resistencias dispuestas en paralelo.
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

10.11. PROBLEMAS

P 10.1 Sobre el volumen de un cilindro de radio  y altura  tenemos


una distribución de carga uniforme, cuya densidad es . El cilindro gira con
una velocidad angular .
Calcular la corriente que atraviesa el cuadrado de lado  indicado en la
figura P10.1.

Figura P10.1 Figura P10.2

P 10.2 Sobre una esfera de radio  tenemos una distribución de superficial


de carga  =   cos . Hacemos girar la esfera con velocidad angular 
alrededor del eje Z.
Calcular la corriente que atraviesa el sector circular de radio  y ángulo
90 indicado en la figura P10.2. (  ).
P 10.3 Una semiesfera de radio  y conductividad  1 está en contacto
con un medio indefinido de conductividad  2 . Véase la figura P10.3. Por el
centro de la esfera y a través de un hilo se introduce una corriente .
Suponemos que dicha corriente pasa al medio de conductividad  2 a
través de la semiesfera, de forma que la distribución de corriente J es, J =
(2 )u .
1) Calcular la corriente que atraviesa un casquete de radio  y ángulo
30 .
2) Calcular la d.d.p. entre A y B, A = 2.
10.11. PROBLEMAS

Figura P10.3 Figura P10.4


P 10.4 Una barra cilíndrica de radio  y longitud , está formada por un
material cuya conductividad es función de la coordenada ,  = +. Sobre
las superficies transversales  y  0 , véase la figura P10.4, disponemos unas
láminas conductoras, de conductividad   mucho mayor que  (   ).
Mediante una batería aplicamos una d.d.p.  entre  y  0 .
1) Teniendo en cuenta ∇·J = 0 y J =  E, deducir la ecuación diferencial
que cumple la componente  del campo eléctrico en el interior de la barra.
Mediante dicha ecuación y las condiciones en los límites, calcular  (). 2)
Calcular la resistencia total de la barra entre las secciones  y  0 .
P 10.5 Entre dos placas conductoras planoparalelas de lado  y con-
ductividad  0 , separadas por una distancia , se introduce un material de
permitividad  y conductividad  =   (1 + ). Suponemos  0  . En-
tre las placas se aplica una d.d.p.  , véase la figura P10.5. 1) Calcular la
densidad de corriente J en el material. 2) Calcular la resistencia que existe
entre placas.

Figura P10.5 Figura P10.6


P 10.6 Un dispositivo está construido de la forma indicada en la figura
P10.6, cuyos elementos son los siguientes: Un disco de conductividad  0 , ra-
dio  y espesor ; dos sectores de corona circular, de espesor , radio interior
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

 y exterior , siendo de 45 el ángulo de cada sector. La conductividad del


material que contienen los sectores es  ( 0  ), y su permitividad .
Sobre los bordes externos de los sectores se aplica una lámina de con-
ductividad  0 . Las dos láminas exteriores se unen como muestra la figura
P10.6. Suponiendo  0 prácticamente infinita, calcular la resistencia entre los
puntos A y B.
P 10.7 Tenemos un sistema como el indicado en la figura P10.7. La esfera
de radio  y la capa esférica de radio interior  tienen conductividad  0 .
Entre esfera y capa existe un material cuya conductividad es  =   (),
( 0  ). Calcular la resistencia del sistema.

Figura P10.7 Figura P10.8


P 10.8 Se inserta un electrodo semiesférico, de radio  y conductividad
 0 , en un medio conductor indefinido en las direcciones −Z, −X, X, −Y
e Y, cuya conductividad es  ( 0  ). A través de un hilo conductor
rectilíneo, de radio despreciable frente a  , y dispuesto como indica la
figura P10.8, fluye una corriente . La densidad de corriente J en el medio
de conductividad  es radial. 1) Calcular la resistencia entre el electrodo y
una esfera de radio prácticamente infinito.
2) Calcular la d.d.p. entre dos puntos de la superficie situados respecti-
vamente a las distancias 1 y 2 .
 = 100 A;  = 5 m. ; 1 = 10 m. ; 2 = 12 m.  = 2 652·10−3 mho/m.
P 10.9 El contacto entre un conductor cilíndrico, cuya terminación es
semiesférica, y un líquido de conductividad  00 , se realiza a través de una
capa semiesférica de conductividad  0 y espesor  como indica la figura
P10.9.
Por el conductor cilíndrico circula una corriente . Suponemos que la
densidad de corriente en la capa es:
10.11. PROBLEMAS


J= u
2
1) Calcular la resistencia que ofrece al contacto entre cilindro y líquido
la capa semiesférica.
2) Si por alguna circunstancia parte de la capa de contacto se sustituye
por una burbuja de aire en forma de casquete esférico de espesor  y ángulo
60 , calcular la resistencia de contacto en las nuevas circunstancias.
Suponemos que la burbuja se sitúa de forma simétrica con respecto al
eje Z y que la conductividad del aire es nula.

Figura P10.9 Figura P10910


P 10.10 Los conductores de un cable coaxial tienen respectivamente
radios  y  (  ). En el espacio entre conductores existe un medio de
conductividad  y permitividad  = 2 . En dicho medio se ha realizado un
hueco cuya sección transversal se indica en la figura P10.10.
1) Calcular los vectores E y D en el espacio entre conductores, dentro
y fuera del hueco, cuando aplicamos una d.d.p.  entre ellos. Se desprecian
los efectos de borde.
2) Calcular la conductancia por unidad de longitud del cable coaxial.
P 10.11 Calcular la resistencia de un conductor, de forma tronco-cónica,
como la indicada en la figura P10.11. La conductividad del material es .
El cálculo se realiza de forma aproximada.
P 10.12 Un trozo de placa conductora, de conductividad , tiene un
espesor  y su contorno esta determinado por una parábola y los segmento
AB para  = 0 y CD en  = 4, véase la figura P10.12. Calcular la resistencia
de la placa entre los planos  = 0 e  = 4.
La ecuación de la parábola es  2 = 4( + 1).
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Figura P10.11 Figura P10.12


P 10.13 Un conductor tiene forma de paraboloide circular truncado como
se muestra en la figura P10.13. La conductividad del material que lo compone
es . Calcular la resistencia del volumen comprendido entre las secciones
circulares correspondientes a los planos  = 1 y  = 4. La ecuación del
paraboloide es 2 +  2 = 4.

Figura P10.13 Figura P10.14


P 10.14 Un sector de arandela como el indicado en la figura P10.14
tiene las siguientes dimensiones: Radio interior , exterior , espesor  y el
ángulo es 6. El material del sector tiene conductividad  permitividad
 y permeabilidad  . Los bordes cilíndricos del sector se recubren de una
capa muy fina de un material cuya conductividad  0 es muy superior a 
( 0 À ). Se unen dichos bordes a una batería como muestra la citada figura.
1) Establecer la condiciones para el potencial sobre los distintos bordes
del sector. 2) Obtener la solución para el potencial en la zona interior del
sector. 3) Calcular la resistencia del sector, vista desde los bornes de la
batería.
Ayuda: La solución general en coordenadas cilíndricas para este caso
es,  () =  ln  +  .
10.11. PROBLEMAS

P 10.15 Un sector de arandela como el indicado en la figura P10.15 tiene


las siguientes dimensiones: Radio interior , exterior , espesor  y el ángulo
es .
El material del sector tiene conductividad , permitividad  y perme-
abilidad  .
Los bordes rectangulares del sector se recubren de una capa muy fina de
un material cuya conductividad  0 es muy superior a  ( 0 ).
Se unen dichos bordes a una batería como muestra la figura.
1) Establecer las condiciones para el potencial sobre los distintos bordes
del sector. 2) Obtener la solución para el potencial en la zona interior del
sector. 3) Calcular la resistencia del sector, vista desde los bornes de la
batería.
Ayuda: La solución general en coordenadas cilíndricas para este caso
es,  () =  + .

Figura P10.15 Figura P10.16


P 10.16 Entre dos placas planoparalelas, de superficie  y separadas por
una distancia , se introducen dos materiales cuya permitividad y conduc-
tividad es respectivamente 1 ,  1 y 2 ,  2 . Cada material ocupa la mitad
del volumen entre placas como muestra la figura P10.16.
Comprobar si el sistema cumple la condición   = , donde  y 
son la permitividad y conductividad equivalente del conjunto. Razonar la
respuesta.
P 10.17 A través de dos medios cuyas constantes respectivas son:  1 = 100
S/m, 1 =  ;  2 = 10 S/m, 2 = 2 , circula una densidad de corriente. Los
dos medios son homogéneos e isótropos.
1) Si la densidad de corriente J incide sobre la superficie de separación
con un ángulo de 30 como indica la figura P10.17, calcular la dirección de
J en el medio (2). 2) En el medio (1)  = 2A/m2 . Calcular la densidad de
carga en la superficie de separación.
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

Figura P10.17

P 10.18 En un instante dado la distribución de corriente en un sistema


es: J = (u + u + u ).

Dentro del sistema consideramos un cubo de lado  y centro el origen de


coordenadas. Suponemos que en un instante dado existe una carga  dentro
del cubo. Calcular  en ese instante. ¿Aumenta o disminuye ?.

P 10.19 Tenemos una esfera de radio  y centro en un punto  de un


medio indefinido, homogéneo e isótropo, de permitividad  y conductividad
. En la esfera se sitúa una densidad de carga, que en el instante inicial
( = 0) es uniforme e igual  . Esta carga, debido a las fuerzas de repul-
sión electrostática, se dispersa. Calcular la densidad de corriente sobre la
superficie esférica de radio  (  ) y centro P, en el instante  = .

P 10.20 Disponemos de una esfera de radio , cuyo material es homogéneo


e isótropo de permitividad  y conductividad .

En un instante  = 0, se sitúa una distribución de carga uniforme sobre


la esfera de radio  indicada en la figura P10.20. Debido a las fuerzas elec-
trostáticas, las cargas se dispersan hasta situarse sobre la superficie de la
esfera de radio .

Si consideramos el volumen de la capa esférica comprendida entre los


radios  y , ¿cual es la densidad de carga en el interior de la citada capa
durante el tiempo que tardan las cargas en dispersarse?
10.11. PROBLEMAS

Figura P10.20 Figura P10.21


P 10.21 Entre las placas de un condensador plano de superficie  y
espesor , existe un medio de permitividad  = 10 y conductividad .
Mediante una batería cargamos el condensador e inmediatamente después
desconectamos la batería, de forma que en el instante  = 0 la carga en las
placas sea  . Diez segundos después la carga en las placas es  . ¿Cual
es la conductividad  del medio?
P 10.22 Disponemos de una capa esférica metálica, de radio  y conduc-
tividad . En su interior, colgada de un hilo aislante como indica la figura
P10.22, hay una bola metálica de radio 10 con una carga 
Mediante un impulso mecánico iniciamos la oscilación de la bola metáli-
ca, sin que toque a la capa esférica. Suponemos que el sistema está aislado.
¿Se notará la oscilación de la bola en puntos exteriores a la capa esférica?
Suponiendo que no existen rozamientos mecánicos debidos al aire y al
punto de sujeción, ¿disminuirá la oscilación de la bola hasta pararse?. Ra-
zonar ambas respuestas.

Figura P10.22 Figura P10.23


P 10.23 Tenemos un dispositivo formado por dos placas conductoras
planoparalelas y de conductividad  muy superior a la del resto de los ma-
teriales. Dichas placas están conectadas por un conductor externo. Entre las
placas existen dos materiales de distinta conductividad,  1 y  2 , y la misma
CAPÍTULO 10. CORRIENTE ELÉCTRICA

permitividad  , dispuestos como muestra la figura P10.23.


En un instante  = 0 se aplica en la superficie de separación entre los
conductores una densidad superficial de carga  = 10−6 (C/m2 ).
Calcular los campos y densidades de corriente en los dos materiales en
el instante  = 0 25 s.

 1 = 0 5  2 , con  1 = (112) 10−9 (Ω m)−1


1 = 0 52  1 = 10−1 m.  = (136) 10−9 (F m−1 )
P 10.24 Entre dos placas conductoras cuadradas, de lado  y separadas
la distancia  se disponen dos medios materiales que ocupan cada uno la
mitad del espacio entre placas. El medio (1) tiene una permitividad 1 = 4
y conductividad  1 = 17 708 × 10−12 Ω m−1 ; en el medio (2) 2 = 4 y  2
no se conoce.
Inicialmente se cierra el interruptor S y se carga el condensador al po-
tencial  . A continuación, en un instante que consideramos  = 0 se abre
el interruptor S. Transcurrido 1 segundo la diferencia de potencial (d.d.p.)
entre las placas se reduce a  =   ( = base de logaritmos neperianos).
Suponemos despreciables los efectos de borde. ( = 8 854×10−12 F/m)
Calcular la conductividad  2 
Ayuda: Aplicar la ecuación de continuidad a un volumen que englobe
una de las placas conductoras.

Figura P10.24 Figura P10.25


P 10.25 Entre dos placas conductoras de radio  y conductividad  0 , existe
una barra conductora cilíndrica de radio , longitud , permitividad  ' 
y conductividad  =   (1 + ) Se aplica una diferencia de potencial 
entre las placas. Suponemos que la conductividad  0 À .
10.11. PROBLEMAS

1) Calcular la densidad de corriente J y el campo eléctrico E en el


cilindro. 2) Calcular la potencia disipada en un disco de espesor , cuyo
borde está situado a una distancia 2 del origen O.
P 10.26 En la figura P10.26 se muestra un cable coaxial de longitud 
radio interior  y exterior . Un sector de corona circular de 90 está ocupado
por un material cuya conductividad es  siendo su permitividad  
Los conductores coaxiales se unen a una batería V  Calcular la potencia
disipada en el sector de corona circular.

Figura P10.26
Capítulo 11

CAMPO MAGNÉTICO I

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudio del campo magnético (inducción magnética) creado (a) por cor-
rientes estacionarias y cargas en movimiento, así como la fuerza que ejerce
el campo sobre corrientes y cargas en movimiento.

Específicos

Comprender el significado y la trascendencia del experimento de Oer-


sted.

Saber cómo se enuncia la ley de Biot y Savart.

Saber aplicar la ley de Biot y Savart para obtener el campo magnético


debido a una corriente.

Comprender cómo es el campo magnético generado por una carga en


movimiento.

Saber cómo se calcula el campo magnético debido a una distribución


de corriente J.
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

Comprender el enunciado de la ley de Ampère para fuerzas entre cir-


cuitos por los que circula corriente.

Saber cómo se define la fuerza magnética en función del campo mag-


nético y la corriente.

Comprender cómo se define la fuerza sobre una carga en movimiento:


Fuerza de Lorentz.

Comprender cómo se calcula la fuerza entre dos cargas en movimiento


y si cumple o no la tercera ley de Newton.

Saber cómo se define el par de fuerzas sobre una corriente en presencia


de un campo magnético.

Requisitos previos

Saber manejar los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores y


aplicar los instrumentos de cálculo indicados en temas anteriores.

Orientación metodológica

En primer lugar se recomienda una lectura detenida de los apartados 11.1


y 11.2 del capítulo 11 de las Unidades Didácticas. Después intentar resolver
los ejercicios que se proponen sobre estos apartados sin mirar la solución. Si
surgen dudas volver a estudiar el apartado que corresponde al ejercicio y si
persisten mirar la solución sin mucho detenimiento para después tratar de
resolver el ejercicio de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas 11.1 al 11.14 que se proponen al final del capítulo. Se
procede de forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los cinco primeros objetivos indicados al principio.
Cuando haya terminado con los apartados indicados anteriormente, siga
un proceso análogo con los apartados 11.3 al 11.5 y los ejercicios que se
proponen sobre dichos apartados. También se procede de forma similar al
caso anterior con los problemas 11.15 al 11.26.
Con este trabajo tiene que manejar los cinco últimos objetivos específicos
arriba indicados.
11.1. EXPERIMENTO DE OERSTED

11.1. EXPERIMENTO DE OERSTED


La magnetita (Fe3 O4 ), un imán permanente que se encuentra en la nat-
uraleza, se conoce desde la antigüedad, y su capacidad de orientarse en la
dirección norte-sur tuvo una aplicación destacada en la navegación. En el
siglo XIII, Pierre de Maricure estudió como se orientaba una aguja mag-
nética en una esfera hecha de magnetita, su trabajo le llevo a introducir
el concepto de polo magnético. Gilbert realizó sus investigaciones sobre el
magnetismo terrestre y descubrió que la tierra es un enorme imán esférico
y por tanto las agujas imanadas se orientaba en la dirección de los polos de
la tierra, su obra de Magnete se publicó el año 1600.
Los fenómenos eléctricos provocados por la presencia de cargas eléctricas
se estudiaban de forma independiente de los fenómenos observados en la
interacción de materiales imanados como la magnetita. Oersted realizó un
experimento en el que mostraba la relación entre corriente eléctrica y campo
magnético.

Figura 11.1
En Julio de 1820 Oersted mostró que una corriente eléctrica modificaba
la orientación de una aguja magnética, es decir, ejercía una fuerza sobre ella.
Con este descubrimiento puso de manifiesto la conexión entre los fenómenos
de origen eléctrico y magnético. La corriente crea una perturbación a su
alrededor que tiene como consecuencia una fuerza sobre el material imanado
(aguja magnética) similar a la ejercida por otra aguja magnética.
El dispositivo experimental de Oersted se muestra esquemáticamente en
la figura 11.1. Con él comprobó que si la aguja magnética se situaba encima
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

del hilo se orienta en sentido contrario al que se produce cuando se sitúa


debajo. Esto indica que la perturbación creada por la corriente orienta la
aguja magnética en forma circular en torno al eje por el que circula dicha
corriente.

11.2. LEY DE BIOT Y SAVART


11.2.1. Experimento de Biot y Savart
Poco tiempo después de la comunicación de los resultados de Oersted, el
30 de Octubre de 1820, se hacían públicos los trabajos de Biot y Savart acerca
de la fuerza ejercida por la corriente que circula por un hilo rectilíneo sobre
un aguja magnética. La figura 11.2 representa el esquema del experimento.
Los resultados obtenidos muestran lo siguiente:

Figura 11.2 Figura 11.3


1 - La fuerza es inversamente proporcional a la distancia que separa el
hilo de la aguja.
2 - La dirección de dicha fuerza es perpendicular al hilo, es decir, a la
corriente. La fuerza es perpendicular al plano donde están el hilo y la recta
que une el hilo con la posición de la aguja imanada.
3 - El sentido en que se orienta la aguja sigue la regla del tornillo que
avanza (penetra) cuando gira hacia la derecha. La aguja magnética se orienta
en el sentido de giro y la corriente en el de avance del tornillo.
La causa que motiva la fuerza sobre la aguja magnética se debe al campo
magnético B que la corriente del hilo crea a su alrededor.
11.2. LEY DE BIOT Y SAVART

El módulo del campo magnético debido a una corriente indefinida sobre


un hilo rectilíneo es,


= (11.1)

Para expresar en forma vectorial el campo magnético debido a una corri-
ente elemental situada en el origen de coordenadas, véase figura 11.3, debe-
mos poner B de manera que cumpla lo enunciado por Biot y Savart
La condición de perpendicularidad se expresa mediante un producto vec-
torial del vector elemental l, situado en el origen de coordenadas, y el vector
de posición r. El producto vectorial de los vectores indicados, que se escribe
de la siguiente forma l × r, es un vector perpendicular a l y a r, siendo
su módulo   sen , donde  es el ángulo que forman los vectores.
La distancia al elemento de corriente que corresponde al denominador
es , y como hemos introducido  en el producto vectorial que figurará
en el numerador y además  sen  =  , dicho producto vectorial será
l × r = 2 , por tanto debemos poner  · 2 = 3 en el denominador. En
definitiva, tomando como referencia la figura 1.8, el campo magnético debido
al elemento de corriente  l queda de la forma siguiente,

 l × r  l × r
B =  = (11.2)
3 |r|3
La ecuación anterior muestra que una corriente elemental l crea un
campo magnético que está en relación inversa al cuadrado de la distancia
como en el caso del campo eléctrico, pero no hay analogía entre un caso
y otro, ya que el campo B es perpendicular al vector de posición r y al
elemento de corriente l. Además se debe tomar como un elemento de una
suma, pues el campo se debe a un circuito cerrado en el que l es una
parte muy pequeña que se debe sumar (integrar) con todos los demás que
componen el circuito cerrado para obtener el campo magnético B debido al
circuito completo. Además l tiene dimensiones de corriente por longitud,
y por tanto al integrar sobre un circuito queda el factor  multiplicado por
una corriente partido por una distancia.
La constante  depende del sistema de unidades elegido, en el SI,

= = 10−7 (Wb/(A m)) (N/A2 ) (11.3)
4
Siendo  una constante denominada permeabilidad magnética del
vacío, que en el SI es,
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

 = 4 × 10−7 (Wb/(A m)) (N/A2 ) (11.4)

11.2.2. Campo debido a una carga en movimiento


Si en la expresión vectorial obtenida a partir del experimento de Biot y
Savart sustituimos el elemento de corriente l por v, siendo v la veloci-
dad de la carga  en el punto cuyo vector de posición es r0 = 0, el campo
magnético en el punto definido por el vector de posición r será,

  v × r
B= (11.5)
4 |r|3
Este campo se observa en el sistema de referencia del laboratorio, es decir,
en el que  tiene una velocidad v con respecto dicho sistema de referencia.
Los electrones que se mueven dentro del conductor tienen unas velocidades
con respecto al sistema de referencia citado que dan lugar a la corriente .
En el caso de que la carga  tenga la velocidad v en un punto r0 el campo
magnético en r es,

  v × (r − r0 )
B= (11.6)
4 |r − r0 |3
Las dos ecuaciones anteriores muestran la forma del campo magnético
debido a una carga en movimiento. Dichas ecuaciones nos dan un campo de-
pendiente del tiempo, ya que en la posición determinada por r varía |r − r0 |
al alejarse o acercarse la carga. Además estas relaciones son válidas única-
mente para velocidades pequeñas comparadas con la velocidad de la luz ,
como se demuestra en la teoría de la relatividad restringida.
La carga  también crea un campo eléctrico, que para velocidades pe-
queñas y en el sistema de referencia del laboratorio es de la forma,

1 r
E= (11.7)
4 |r|3
Cuando las velocidades se aproximan a , tanto el campo eléctrico como
el magnético observado en el laboratorio, según muestra la relatividad1 , son
más intensos en el plano perpendicular a la trayectoria en el instante que lo
1
Para un estudio más detallado se recomienda la lectura de los capítulo 5 y apartado
6.7 de [20] o del capítulo 22 de [22]
11.2. LEY DE BIOT Y SAVART

atraviesa la carga y es menor en los puntos próximos a la recta sobre la que


se mueve la carga (véase la figura 11.4).
Es interesante poner de manifiesto varias cosas. La primera es que el
campo eléctrico E tiene la dirección del vector r y el campo magnético es
perpendicular a E, dado que en B figura el término v × r. Si tenemos en
cuenta los resultados que proporciona la teoría de la relatividad, para  ¿ 
podemos expresar el campo magnético en función del campo eléctrico, ambos
en el sistema de referencia del laboratorio, de la forma siguiente,

1 v× r 1
B= 2 3 = 2v × E (11.8)
4  |r| 

Figura 11.4

El término 2 se debe a que   = 12 . Esta relación aparece en la


trasformación de los campos al pasar de un sistema de referencia a otro y
también cuando se estudia la ecuación de ondas electromagnéticas obtenida
a partir de las ecuaciones de Maxwell.
Al poner un campo en función del otro se muestra que el campo mag-
nético es más débil, en la relación 2 , y por tanto las fuerzas magnéticas
serán más débiles que las eléctricas.
Otra de las cosas que interesa mostrar, es que dependiendo del sistema de
referencia donde se encuentre el observador así será el campo o campos que
observa. Por ejemplo, en el caso de la carga en movimiento, si nos situamos
en un sistema que se mueve con velocidad v con respecto al laboratorio, es
decir, un sistema para el que la carga  esta en reposo, el campo observado
sería el derivado de la ley de Coulomb,
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

1  r
E = (11.9)
4 |r |3
Donde r es el vector de posición de la carga  en el sistema móvil.
En el sistema móvil no se observa campo magnético B = 0.
Todo esto muestra la relación que existe entre los campos eléctrico y
magnético. El campo magnético tiene su origen en el movimiento de cargas
eléctricas, y dependiendo del sistema de referencia donde se sitúa el obser-
vador así serán los campos eléctrico y magnético observados. En la teoría de
la relatividad restringida se establecen relaciones entre los campos eléctrico
y magnético que permiten deducir los campos cuando se pasa de un sistema
de referencia a otro.

11.2.3. Campo magnético debido a corrientes


En el estudio de campos generados por corrientes en conductores se ver-
ifica lo siguiente: 1) La velocidad de las partículas cargadas es muy pequeña
frente a la velocidad de la luz  ( ¿ ). 2) Los campos, en general, son los
observados en el sistema de referencia fijo o del laboratorio; en dicho sistema
el conductor esta fijo y las cargas se mueven dentro de él.
La figura 11.5 muestra un trozo de conductor por el que circula una
corriente estacionaria. Los átomos que forma la red están cargados positiva-
mente y se mantienen fijos; los electrones se mueven y su carga es negativa
e igual en módulo y número que los átomos de la red. Dicho conductor es
neutro desde el punto de vista electrostático.

Figura 11.5
Los campos eléctrico y magnético debidos a un conductor en el que se
mueven los electrones y están fijos los átomos de la red, se obtiene aplicando
el principio de superposición, es decir, sumando las contribuciones de los
campos creados por cada partícula. Para  ¿  el campo eléctrico de las
cargas en reposo y en movimiento es de la forma indicada en la ecuación
(11.7); como las cargas móviles y fijas son de signo contrario la suma de
11.2. LEY DE BIOT Y SAVART

ambos campos da resultado nulo en el sistema de referencia del conductor.


Como consecuencia sólo se observa el campo magnético, que es el que puso
de manifiesto el experimento de Biot y Savart. El campo creado por una
corriente elemental viene dado por la ecuación (11.2).
Si consideramos la corriente elemental situada fuera del origen, por ejem-
plo en el punto indicado en la figura 11.6 con el vector de posición r0 , la
ecuación del experimento de Biot y Savart se modifica de la siguiente man-
era: r se sustituye por (r − r0 ),  por | r − r0 |, ya que (r − r0 ) es el vector
que une la posición de la corriente elemental con el punto donde se observa
el campo, y l por l0 para indicar que la corriente se sitúa en la posición
r0 mientras que el campo se calcula en la posición r. La expresión (6.2) se
transforma en la siguiente,

 l0 ×(r − r0 )
B =  (11.10)
|r − r0 |3

Figura 11.6
Obtenemos el campo magnético debido a un conductor filiforme recorrido
por una corriente  mediante la integración de la ecuación anterior referida
al camino que marca el conductor.
I
 l0 ×(r − r0 )
B= (11.11)
 |r − r0 |3
La ecuación (11.11) expresa los resultados obtenidos por Biot y Savart
para un circuito filiforme, y se conoce como ley de Biot y Savart.
La forma de la ley de Biot y Savart en el SI es,
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

I
  l0 ×(r − r0 )
B= (11.12)
4  |r − r0 |3
El vector B queda definido mediante la ecuación (11.12) como el campo
magnético creado por un circuito recorrido por una corriente continua.
h La
i
2 2
unidad de B en el SI es el tesla [T]. También se usa el weber/m Wb/m ,
que está relacionada con la densidad de flujo magnético, denominación que
también suele darse al vector B.
Vamos a estudiar un ejemplo en el que aplicaremos la ley de Biot y Savart
para calcular el campo magnético debido a una corriente filiforme.

Ejemplo 11.1
Campo magnético debido a la corriente  que circula por un hilo con-
ductor indefinido.
Solución
Aplicamos la ecuación (11.12) teniendo en cuenta los valores de los dis-
tintos componentes que muestra la figura 11.6,
En coordenadas cilíndricas, cuyos vectores unitarios son u , u , u ,
l0 = 0 u , el producto vectorial l0 × (r − r0 ) es siempre perpendicular al
plano definido por el hilo y el vector (r − r0 ) o lo que es igual, al plano
definido por los vectores u y u , ya que l0 es un vector en la dirección de
u y (r − r0 ) es un vector cuyas componentes están en las direcciones de u
y u , por tanto,

r = u ; r0 = u ; l0 =  u ; r − r0 = u − u

l0 × (r − r0 ) =  u × (u − u ) =  u


Además de la disposición de los distintos elementos en la figura 6.6 se
deduce que,


 =  tan  →  = 
cos2 
¯ ¯ ¯ ¯ 
De  = ¯r − r0 ¯ cos  → ¯r − r0 ¯ =
cos 
Sustituyendo producto vectorial l0 × (r − r0 ) en la ecuación (11.12), así
como el valor de |r − r0 | indicado en la línea anterior y teniendo en cuenta
11.2. LEY DE BIOT Y SAVART

que la integración se hace desde −∞ hasta +∞, que significa una variación
de  desde −2 a 2, la expresión para B queda de la forma,
Z 2 Z 2
  2 cos3     cos  
B= u 2 3
=  u
4 −2 cos   4 −2 
  2  
B= u [sen ]−2 =  u (1 − (−1))
4 4
 
B= u (11.13)
2
La expresión anterior muestra cómo el campo magnético alrededor del
hilo cumple las propiedades observadas por Biot y Savart, es decir, es inver-
samente proporcional a la distancia y perpendicular al plano que forman la
corriente y el radio que marca la distancia.

Ejemplo 11.2
Campo magnético sobre el eje Z, debido a una corriente circular  situada
en el plano XY. Véase la figura 11.7.
Solución

Figura 11.7
Utilizaremos la ecuación (11.12) como en el caso anterior. Ahora los
distintos vectores los ponemos en coordenadas cilíndricas, dada la simetría
cilíndrica de la corriente, y son de la forma siguiente:

l0 =   u ; r =  u ; r0 =  u
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

¯ ¯
¯r − r0 ¯ = ( 2 + 2 )12 ; l0 × (r − r0 ) =   u × ( u −  u )
Como u × u = u y u × u = − u

l0 ×(r − r0 ) =   ( u +  u )
El término u correspondiente al punto A tiene un simétrico de signo
contrario en el punto A0 , por tanto al integrar (sumar) se anula la compo-
nente u perpendicular al eje Z. La integración se hará por tanto sólo con el
término en u . Los límites de integración en este caso se refieren a la variable
, y son 0 y 2. La integral queda de la forma,
Z
 2  2  u
B=
4 0 ( 2 + 2 )32
La variable de integración es , y como los otros términos del integrando
no dependen de , el campo magnético será,

  2 u
B= (11.14)
2 ( 2 + 2 )32
En el centro de la circunferencia  = 0, por tanto,

 
B= u (11.15)
2

11.2.4. Campo magnético debido a una distribución de cor-


riente
Si en lugar de una corriente filiforme se trata de calcular el campo debido
a una distribución de corriente J(r0 ) sobre un volumen  0 , se aplica la ley
de Biot y Savart suponiendo dividida la distribución de corriente en tubos
elementales de corriente, cuya longitud es l0 y su sección s0 , véase la figura
11.8. La corriente que circula por un tubo elemental será,

 = J(r0 ) · s0
La componente  l0 será,

 l0 = (J(r0 ) · s0 )l0 = J(r0 )(s0 · l0 ) = J(r0 )  0


11.3. LEY DE AMPÈRE

Ahora la integral sobre el circuito se transforma en una integral de vol-


umen, ya que la corriente ocupa dicho volumen. La expresión de la ley de
Biot y Savart queda ahora de la forma siguiente,
Z
 J(r0 )×(r − r0 ) 0
B=  (11.16)
4 0 |r − r0 |3

Figura 11.8
Si en lugar de una densidad de corriente J tenemos un distribución de
corriente sobre una superficie, cuya densidad es K (dicha corriente expresa
corriente por unidad de longitud [A/m]), obtendremos el campo magnético
si más que sustituir J 0 por K0 ,
Z
 K(r0 )×(r − r0 ) 0
B=  (11.17)
4 0 |r − r0 |3

11.3. LEY DE AMPÈRE


El experimento de Oersted muestra que una corriente ejerce una fuerza
sobre un imán (aguja magnética). La cuestión inmediata que se plantea es
si el campo magnético de un imán ejerce una fuerza sobre una corriente
y además si una corriente ejerce una fuerza sobre otra corriente. Ampère
investigó la fuerza entre corrientes y Faraday realizó un experimento muy
espectacular que mostraba la fuerza de un imán sobre una corriente y es-
tablecía los principios del motor eléctrico.
Transcurridos pocos meses después de conocidos los experimentos de
Oersted, el 25 de Septiembre del 1820, Ampère comunicaba sus resultados
sobre la fuerza que ejercen entre sí dos hilos paralelos recorridos por una
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

corriente. Dichos resultados se conocen como la ley de fuerzas de Ampère y


se pueden resumir de la forma siguiente:
1) La fuerza es proporcional al producto de las corrientes e inversamente
proporcional a la distancia que separa los hilos.
2) La fuerza es perpendicular a los hilos, atractiva cuando las corrientes
tienen el mismo sentido y repulsiva si son contrarios.
3) La fuerza que ejerce un circuito cerrado sobre otro elemento de corri-
ente es perpendicular a dicho elemento de corriente.

Figura 11.9
La ley de Ampère, en el caso de los dos hilos rectilíneos e indefinidos
indicados en la figura 11.9, establece que la fuerza es perpendicular a los
hilos y su módulo por unidad de longitud es,

  0
= 2 (11.18)
 
En el SI de unidades  = 10−7 (N/A2 ). Si suponemos las dos corrientes
iguales  =  0 ,  =  = 1 m,

 = 2 × 10−7 ×  2 (11.19)
La expresión anterior sirve para definir la unidad de corriente. El ampe-
rio es la corriente que circula por dos hilos paralelos e indefinidos situados a
una distancia de un metro cuando la fuerza por unidad de longitud (fuerza
por metro) que se ejerce entre ellos es de 2 × 10−7 [N/m].
La forma que adopta la ley de Ampère cuando se aplica al caso de dos
circuitos genéricos como los indicados en la figura 11.10 es,
11.3. LEY DE AMPÈRE

I I
 l2 × (l1 × (r2 − r1 ))
F21 = 1 2 (11.20)
4 1 2 |r2 − r1 |3
La ecuación (11.20) expresa la fuerza que se ejerce sobre el circuito 2
debido al campo magnético creado por la corriente 1 que circula por el
circuito 1 . Vemos que es una expresión complicada y que aparentemente no
cumple la tercera ley de Newton, ya que si intercambiamos los componentes
l1 × (l2 × (r1 − r2 )) 6= − l2 × (l1 × (r2 − r1 )) y por tanto F21 6= −F12 .
La ecuación anterior se aplica a corrientes estacionarias en circuitos cer-
rados y puede demostrarse que en este caso se cumple la tercera ley de
Newton. Aplicando la relación vectorial siguiente:

A × (B × C) = (A · C)B − (A · B)C

Figura 11.10
l2 × (l1 × (r2 − r1 )) (l2 · (r2 − r1 )) l1 (l2 · l1 )(r2 − r1 )
3 = −
|r2 − r1 | |r2 − r1 |3 |r2 − r1 |3
El término,
µ ¶
(r2 − r1 ) · l2 1
=∇ · l2
|r2 − r1 |3 |r2 − r1 |
es una diferencial exacta, que integrada sobre el camino cerrado 2 se
anula, es decir,
I I µ ¶
1
l1 ∇ · l2 = 0
1 2 |r2 − r1 |
Como consecuencia el primer término del desarrollo se anula y queda la
expresión para la fuerza de Ampère de la siguiente forma,
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

I I
 (l2 · l1 )(r2 − r1 )
F21 = −  1 2 (11.21)
4 1 2 |r2 − r1 |3
La ecuación anterior muestra que F21 = −F12 , ya que (r2 −r1 ) = −(r1 −
r2 ). En el caso de circuitos cerrados se cumple la tercera ley de Newton.
En el caso de circuitos abiertos o cargas en movimiento no es aplica-
ble la transformación realizada anteriormente y por tanto aparentemente no
se satisface la tercera ley de Newton. Cuando se estudia el campo creado
por corrientes no estacionarias o cargas en movimiento se observa que los
campos electromagnéticos generados llevan asociado un momento electro-
magnético que aquí no se ha considerado, y que se debe tener en cuenta en
el caso de corrientes no estacionarias o cargas en movimiento para analizar
la interacción electromagnética de forma completa.

11.4. FUERZA DE LORENTZ


11.4.1. Fuerza magnética
En el tubo de rayos catódicos de un osciloscopio el haz de electrones que
lanza el cañón pasa a través de unas placas. El campo eléctrico creado entre
las placas desvía la trayectoria de los electrones como consecuencia de la
fuerza F = E. En los televisores el haz de electrones que lanza el cañón son
desviados a distintos puntos de la pantalla por la fuerza del campo magnético
creado por la corriente que circula por las bobinas deflectoras.
Las observaciones de Ampère muestran que la fuerza sobre un elemen-
to de corriente es perpendicular a él. En el experimento de fuerzas entre
corrientes, uno de los conductores crea un campo magnético que ejerce una
fuerza sobre los electrones que se mueven en el otro conductor. Esta fuerza
es proporcional a la corriente, es decir a v, y es perpendicular al campo
magnético y a la corriente en el punto donde se consideran los electrones en
movimiento; es decir, perpendicular a B y a la velocidad v de los electrones.
Si se verifica que: 1) la velocidad es uniforme y mucho menor que la veloci-
dad de la luz (  ); 2) la fuerza se considera en el punto donde en cada
instante se sitúa la carga  con velocidad v; la fuerza sobre una carga con
movimiento uniforme en presencia de un campo magnético B se conoce con
el nombre de fuerza magnética y su expresión matemática es,

F = v × B (11.22)
11.4. FUERZA DE LORENTZ

Esta fuerza es siempre perpendicular a la trayectoria que describe la


partícula cargada, y como consecuencia el trabajo sobre la carga debido a
la fuerza magnética es nulo, ya que F · l = 0.
La fuerza magnética es nula cuando la carga  está en reposo ( = 0),
el campo magnético B = 0 o en el caso de que v y B sean paralelos.

11.4.2. Fuerza de Lorentz


La fuerza electrostática sobre una carga puntual en el seno de un campo
eléctrico E es,

F =  E (11.23)
La combinación de la fuerza eléctrica y magnética nos da la fuerza ejer-
cida sobre una partícula por un campo electromagnético, que es,

F = E + v × B = (E + v × B) (11.24)
Esta fuerza se conoce como fuerza de Lorentz y es de la misma forma
en cualquier sistema de referencia. Lo que cambia de un sistema de referencia
a otro, cuando se analiza dicha fuerza en la relatividad restringida, es el valor
de cada uno de los campos.
La fuerza de Lorentz junto con la segunda ley de Newton (F =  a)
constituyen las relaciones fundamentales para obtener las ecuaciones del
movimiento de partículas cargadas en el seno de un campo electromagnético.

Ejemplo 11.3
Encontrar la trayectoria que describe una partícula de carga  y masa
, que inicialmente tiene la velocidad v como muestra la figura 11.11 y se
mueve en un campo magnético B perpendicular a v.

Solución

La ecuación del movimiento para la partícula en este caso se obtiene


igualando la fuerza magnética a la fuerza de Newton,

v
a =  = v × B

La solución de la ecuación diferencial anterior nos permite obtener la
trayectoria. Dicha solución muestra que en este caso la trayectoria es una
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

circunferencia sobre el plano YZ, cuyo centro está sobre el eje Z y el radio se
puede calcular de la forma siguiente: Dado que es una trayectoria circular,
en cada punto la fuerza magnética debe ser igual a la fuerza centrípeta.

Figura 11.11
Como además la fuerza magnética sólo modifica la dirección del movimien-
to y no cambia el módulo de la velocidad (F es perpendicular a v), la fuerza
centrípeta es,
 2
 =

Igualando las fuerzas centrípeta y magnética tenemos,

 2
= 

Despejando  obtenemos el radio de la trayectoria,

= (11.25)

La frecuencia con que la partícula repite el movimiento en la trayectoria
será la velocidad dividida por el camino, es decir,

 
= = [Hz] (11.26)
2 2 

11.4.3. Fuerza entre dos cargas en movimiento


Vamos a estudiar la fuerza entre dos cargas que se mueven, suponiendo
que las velocidades respectivas son mucho menores que la velocidad de la
luz . En la figura 11.12 se muestran dos cargas  y  0 , cuyas velocidades en
el instante considerado son respectivamente v y v0 . La fuerza de Lorentz se
11.4. FUERZA DE LORENTZ

compone de una parte debida al campo eléctrico y otra la correspondiente


a la fuerza magnética. Aunque en la figura no se muestre de forma propor-
cionada, la fuerza eléctrica es muy superior a la magnética. Si tenemos en
cuenta la ecuación (11.8), la relación entre las fuerzas eléctrica y magnética
serán proporcionales a  0 2 . (  ≈  0 2 ).

Figura 11.12
La fuerza que ejerce la carga , que se mueve con velocidad v sobre la
carga  0 que se mueve con velocidad v0 es,

F0 =  0 (E + v0 × B)
Sustituyendo en la relación anterior los campos E y B debidos a la carga
 que se mueve con velocidad v, que son respectivamente,

1 r
E=
4 |r|3
1 v× r 1
B= = 2v × E
4 2 |r|3 
queda,

1 0
F0 =  0 (E+ v × (v × E))
2
Por otra parte la fuerza que ejerce la carga  0 , que se mueve con velocidad
v0 , sobre la carga  moviéndose con velocidad v, considerando los campos
respectivos de forma análoga al caso anterior, será,

F = (E0 + v × B0 )
Como ahora los campos debidos a la carga  0 en la posición de la carga
 son,
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

1 − 0 r
E0 =
4 |r|3
1 −  0 v0 × r 1
B0 = 2 3 = 2 v0 × E0
4  |r| 
1
F = (E0 + v × (v0 × E0 ))
2
Dado que E0 = −( 0 )E, la parte debida al campo eléctrico de las
fuerzas si cumple la tercera ley de Newton, pero no ocurre lo mimo con la
fuerza magnética. Sobre el sistema de cargas, como muestra la figura 11.12,
se producen unas fuerzas que modifican el momento del sistema. Aparente-
mente la fuerza entre cargas en movimiento no cumple la tercera ley de
Newton y no se conserva el momento; esto se debe a que el sistema de car-
gas no forma un circuito cerrado y las cargas en movimiento llevan asociado
un momento electromagnético que no se ha considerado aquí. Cuando se
estudia el campo electromagnético generado por una carga en movimiento
se observa que el movimiento de partículas lleva asociado energías de natu-
raleza eléctrica y magnética y un momento electromagnético que interviene
en el momento total del sistema, que sí se conserva.

11.5. FUERZA SOBRE UNA CORRIENTE


En el caso de corrientes podemos expresar la fuerza magnética mediante
el producto vectorial de campo y corriente. Atendiendo a que en este caso
podemos sustituir v por l, la fuerza de un campo magnético B sobre un
elemento de corriente  l es de la forma siguiente,

F = l × B (11.27)
En la figura 11.13 se muestran los distintos vectores.
La fuerza sobre un circuito de contorno  se obtiene integrando la ex-
presión anterior sobre el contorno . La ecuación resultante será,
I
F=  l × B (11.28)

Si tenemos una distribución de corriente cuya densidad es J, podemos
trasformar la ecuación anterior sustituyendo l por J, y la integral so-
11.5. FUERZA SOBRE UNA CORRIENTE

bre el camino  se cambia por una integral sobre el volumen  0 donde se


encuentra la densidad de corriente J.

Figura 11.13
En definitiva, la fuerza sobre una distribución de corriente será,
Z
F= J × B  0 (11.29)
0

11.5.1. Par de fuerzas


Si una espira recorrida por una corriente  la situamos en el seno de un
campo magnético uniforme, sobre ella se ejercen unas fuerzas, cuya suma
como vectores libres es nula, y que tiende a hacerla girar, a este sistema de
fuerzas se le llama par de fuerzas sobre la espira.
Sobre un circuito cerrado por el que circula una corriente , y que está
en el seno de un campo magnético B se ejerce un par de fuerzas que se define
de la siguiente forma: El par sobre un elemento del circuito con respecto al
origen será,

T = r × F = r × (l × B) =  r × (l × B) (11.30)


Sobre el circuito completo el par de fuerzas será,
I
T= r × (l × B) (11.31)

Operando de forma análoga al caso de la fuerza, el par de fuerzas sobre
una distribución de corriente J será,
Z
T= r × (J × B)  0 (11.32)
0
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

Ejemplo 11.4
Tenemos una espira cuadrada de lado  y centro en el origen de coor-
denadas, por la que circula una corriente , está situada en el seno de un
campo magnético B = u como muestra la figura 11.14. Calcular el par
de fuerzas sobre la espira.

Figura 11.14
Solución
En la figura se representa una espira cuadrada de lado , situada en
un plano cuyo vector unitario normal n forma un ángulo  con el campo
magnético B =  u . El plano de la espira contiene al eje Z.
Las distintas fuerzas que actúan sobre los lados de la espira se obtienen
aplicando la ecuación (11.28):
Sobre el lado MN la fuerza F1 es,
−−→
F1 =  MN × B
Sobre el lado OP la fuerza F2 es,
−→
F2 =  OP × B
Estas dos fuerzas tienen el mismo módulo y la recta sobre la que se sitúan
coincide con el eje Z, pero su sentido es contrario, en consecuencia la suma
es nula y su efecto sobre la espira es nulo.
Sobre el lado NO la fuerza F3 es,
−→
F3 =  NO × B
Sobre el lado PM la fuerza F4 es,
−−→
F4 =  PM × B
11.5. FUERZA SOBRE UNA CORRIENTE

Las fuerza F3 y F4 tienen el mismo módulo, su sentido es opuesto y


la rectas sobre las que se deslizan son paralelas y están a la distancia  =
 sen .
El par de fuerzas sobre el circuito completo es,

T = r1 × F1 + r2 × F2 + r3 × F3 + r4 × F4
En la figura r1 va desde el origen al centro del lado MN y por tanto es
paralelo a la fuerza sobre F1 . El vector r2 va desde el origen al centro del lado
OP, r2 es paralelo a la fuerza F2 sobre dicho lado. De las consideraciones
anteriores se deduce que,

r1 × F1 = r2 × F2 = 0
El vector r3 va desde el origen al centro del lado NO, y el r4 desde el
−−→ −−→
origen al centro del lado PM, por tanto r4 = −r3 . Dado que PM = − NO,
F4 = −F3 . El par de fuerzas queda de la forma,

T = r3 × F3 + (−r3 ) × (−F3 ) = 2 r3 × F3

r3 × F3 = |r3 | |F3 | sen  u


El módulo de r3 es |r3 | = 2. |F3 | =   . Sustituyendo el par de
fuerzas será,

T =  2 sen  u (11.33)


El módulo del par de fuerzas es,

 =     =  2  sen 
y su dirección y sentido el de u , que corresponde al eje de giro, eje de
coordenadas Z.
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

11.6. PROBLEMAS
P 11.1 El dispositivo indicado en la figura P11.1, está formado por un
conductor rectilíneo indefinido en la dirección   0, unido a un plano con-
ductor indefinido. La corriente  que circula por el conductor se distribuye
con simetría radial por el plano.
Calcular el campo magnético B en el punto P del eje Z (  0), debida
a las corrientes en el conductor y plano.

Figura P11.1 Figura P11.2


P 11.2 Mediante la √ ley de Biot y Savart, calcular el campo magnético B
en el punto P (0, 1, 3) indicado en la figura P11.2.
Las dos corrientes son indefinidas en la dirección positiva de los ejes YZ.
P 11.3 Disponemos de un conductor cuya forma es la indicada en la
figura P11.3. Este conductor se prolonga hasta  = −∞ y  = ∞. Por dicho
conductor circula la corriente .
Calcular el campo magnético en el punto P(0 0 ).

Figura P11.3 Figura P11.4


P 11.4 Calcular el campo magnético B en el origen de coordenadas debido
a las espiras indicadas en la figura P11.4 por las que circula una corriente .
P 11.5 Por la espira indicada en la figura P11.5 pasa una corriente . La
espira se sitúa en el plano XY. Calcular el campo magnético en P(0, 0, ).
11.6. PROBLEMAS

Figura P11.5 Figura P11.6

P 11.6 Un conductor formado por una semicircunferencia de radio  y


cuatro tramos rectos, dispuesto como indica la figura P11.6, soporta el paso
de una corriente . Calcular el campo magnético en el punto P (0, 0, −).

Figura P11.7 Figura P11.8

P 11.7 Utilizando la ley de Biot y Savart, calcular el campo magnético B


creado por la corriente en espiral en el punto P (0 0, ).
Los hilos de la espiral indicada en la figura P11.7 están en el plano XY,
muy próximos entre sí, de forma que existen  conductores por unidad de
longitud en la dirección radial.
P 11.8 Por el circuito indicado en la figura P11.8 circula una corriente .
Calcular el campo magnético B en el punto A (0, 0, 0).
P 11.9 Calcular el campo magnético B en el origen de coordenadas
debido a cuatro corrientes rectilíneas indefinidas, situadas como indica la
figura P11.9.
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

Figura P11.9 Figura P11.10

P 11.10 Por un conductor cuya forma se indica en la figura P11.10, circula


una corriente . Calcular el campo magnético en el punto O.
P 11.11 Dado el sistema de conductores filiformes dispuestos como mues-
tra la figura P11.11, por los que circula una corriente , calcular el campo
magnético B en el punto P situado en el centro de la semicircunferencia.

Figura P11.11 Figura P11.12

P 11.12 Calcular el campo magnético B en el origen de coordenadas O


debido a la corriente  que circula por los arcos de circunferencia dispuestos
respectivamente en los planos YZ y XY, véase la figura P11.12.
P 11.13 Sobre un disco conductor de radio  y altura  existe una
distribución de corriente J =  u . Calcular el campo magnético B en el
punto P indicado en la figura P11.13. OP = , (  ).
P 11.14 Por la superficie de un cilindro de radio , e indefinido en la
dirección del eje Z, circula una corriente cuya distribución superficial es de
la forma K =  sen u (A/m), véase la figura P11.14. Calcular el campo
magnético B en el origen de coordenadas.
11.6. PROBLEMAS

Figura P11.13 Figura P11.14

P 11.15 Utilizamos un electrón de masa  y carga  para medir los


campos existentes en una región del espacio vacía. Se realizan tres tipos de
medidas:

1) Se sitúa el electrón en reposo y este adquiere una aceleración a = 2 u .

2) Se introduce el electrón con una velocidad v =  u y adquiere una


aceleración a = 2 u + 3 u .

3) Introducimos el electrón con velocidad v =  u y se observa que no


se acelera en la dirección u .

Calcular los vectores E y B en la región considerada.

P 11.16 El dispositivo indicado en al figura P11.16 está constituido de la


forma siguiente: G es un cañón que lanza electrones con velocidad v = u .
C es una placa metálica con un orificio muy pequeño alineado con G. P y P0
son dos placas conductoras paralelas, colocadas a una distancia  y unidas a
una batería de f.e.m.  . Un electroimán, que no figura en el dibujo, genera
el campo magnético B = −u entre las placas, siendo B = 0 fuera de ellas.

1) Calcular la velocidad v de los electrones, que partiendo de G, atraviesan


el orificio de la placa C.

2) Eliminando B y manteniendo invariables los otros elementos, calcular


la desviación de los electrones cuando llegan a la placa C.

La carga del electrón es  y su masa . Se desprecian los efectos de borde


y la fuerza gravitatoria.
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

Figura P11.16
P 11.17 El dispositivo indicado en la figura P11.17 está constituido de
la forma siguiente: G es un cañón que lanza electrones con una velocidad
v = u . C es una placa fosforescente donde se marcan los impactos de los
electrones. Dos placas planoparalelas, separadas por una distancia  y unidas
a un generador, cuya f.e.m.  podemos variar. Una bobina, no indicada en
la figura, produce en la zona entre placas un campo magnético B = −u ,
siendo nula fuera de ella.
Manteniendo fijo B y variando  , realizar las medidas y cálculos opor-
tunos para determinar la velocidad  y la relación .
Consideramos despreciables los efectos de borde. La carga del electrón
es  y su masa . Suponemos tg  ∼ = ( + ).

Figura P11.17
P 11.18 Una partícula de carga  y masa  se deja con velocidad inicial
nula en el origen de coordenadas, en presencia de un campo gravitatorio que
ejerce una fuerza −u y un campo magnético uniforme, B = u .
Formular las ecuaciones del movimiento de la partícula y calcular las
distintas componentes de la velocidad.
11.6. PROBLEMAS

P 11.19 Un dispositivo como el indicado en la figura P11.19, está formado


por dos placas conductoras MN, unidas a una batería y separadas por una
distancia . En el centro de la placa M existe un pequeño orificio por el que
salen electrones con velocidad  , independiente del ángulo, distribuidos en
el interior de un cono con vértice en el orificio y ángulo 60 .

Los electrones se mueven en el seno de los campos eléctrico y magnético


indicados en la figura, E = −u , B = u .

1) Calcular los tiempos que tardan en alcanzar la placa N los electrones


que salen, respectivamente con los ángulos  = 0 y  = 30 .

2) Calcular el radio del círculo sobre el que inciden en la placa todos los
electrones que salen por el orificio.

La carga y masa del electrón son respectivamente  y .

Figura P11.19

P 11.20 Se lanza una partícula de carga  y masa  con velocidad inicial


v =  u , en un espacio donde hay una campo eléctrico E =  u y un
campo magnético B, cuyas componentes en principio desconocemos.

La partícula se mantiene en el plano XY, y la aceleración que adquiere


es: a =  u +  u .

¿Qué componentes tiene el campo magnético B?

P 11.21 Tenemos tres tipos de espiras, situadas en un campo magnético


B = − u , véase figura P11.21,  y . Las tres soportan una corriente
, y pueden girar alrededor del eje Z. ¿Cual de las tres gira? Razonar la
respuesta.
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

Figura P11.21
P 11.22 El sistema indicado en la figura P11.22 consta de los siguientes
elementos: Un vaso metálico invertido, cuyo radio es , su momento de
inercia  y el espesor de las paredes  (  ), que puede girar en torno
al eje Z y está parcialmente sumergido en el mercurio contenido en otro
vaso de vidrio mayor. Un contacto deslizante une el centro con un borne
de la pila, el otro borne se une mediante un conductor al mercurio. La pila
suministra una corriente . Todo el sistema está en presencia de un campo
magnético B = u . Si suponemos las fuerzas de rozamiento proporcionales
al cuadrado de la velocidad de las paredes cilíndricas del vaso metálico, ¿Cual
será la velocidad límite de giro de dicho vaso?

Figura P11.22 Figura P11.23


P 11.23 Tenemos un hilo indefinido coincidente con el eje Z, por el que
circula una corriente . A una distancia  se sitúa una espira cuadrada de
lado , como muestra la figura P11.23. Por dicha espira circula una corriente
.
Calcular la fuerza que ejerce el campo magnético creado por la corriente
del hilo indefinido sobre la espira cuadrada.
11.6. PROBLEMAS

P 11.24 Dos tubos conductores de radio  ( ¿ ), están dispuestos


como muestra la figura P11.24 a una distancia . Los tubos son indefinidos
en la dirección   0 Una varilla móvil de longitud  se puede deslizar
verticalmente permaneciendo en contacto con los tubos. Por la varilla y
tubos circula una corriente .
Calcular la fuerza magnética sobre la varilla e indicar su dirección y
sentido.

Figura P11.24 Figura P11.25


P 11.25 Disponemos de una espira en forma de triángulo rectángulo
como muestra la figura P11.25. Por la espira circula una corriente  y está
en presencia de un campo magnético B = −u .
1) Calcular la fuerza sobre la espira.
2) Calcular el par de fuerzas con respecto al origen O, suponiendo que
la espira permanece unida a ese punto.
P 11.26 Sobre un disco de dieléctrico, cuyo radio es 2, que puede girar
en torno al eje X, se pega un sistema de conductores compuesto por una
semiespira circular de radio  y dos tramos paralelos al eje X como muestra
la figura P11.26.

Figura P11.26
Por los conductores circula una corriente . El conjunto disco-conductores
CAPÍTULO 11. CAMPO MAGNÉTICO I

está en el seno de un campo magnético B = u .


1) Calcular la fuerza sobre los conductores.
2) Obtener el momento de la fuerza con respecto al origen de coorde-
nadas. ¿En qué sentido gira el disco?
Capítulo 12

CAMPO MAGNÉTICO II

OBJETIVOS Y MÉTODO

Objetivos

Generales

Estudiar las propiedades que caracterizan al vector campo magnético


B; introducir el potencial vector magnético y analizar sus características,
además de analizar el comportamiento del campo y potencial vector en la
frontera entre dos medios o cuando hay una densidad de la corriente en dicha
frontera.

Específicos

Saber cómo se define el flujo del campo magnético.

Comprender cómo se deduce el teorema del flujo de B a partir de la


ley de Biot y Savart.

Saber cómo se establece la forma diferencial o teorema de la divergen-


cia de B y comprender por qué es una de las ecuaciones fundamentales
del campo electromagnético.

Comprender cómo se establece el teorema de la circulación de B o


teorema de Ampère.
CAPÍTULO 12. CAMPO MAGNÉTICO II

Comprender cómo se establece la forma diferencial del teorema de


Ampère.

Saber cómo se define el potencial vector magnético y su relación con


el campo magnético.

Saber cuales son las propiedades del potencial vector magnético.

Saber deducir la relación entre el flujo magnético y el potencial vector


magnético.

Saber deducir las condiciones en los límites para las componentes nor-
males de B.

Saber deducir las condiciones en los límites para las componentes tan-
genciales de B.

Saber deducir las condiciones en los límites para las componentes del
potencial vector magnético A.

Requisitos previos

Saber manejar los conceptos desarrollados en los capítulos anteriores, con


atención especial para el capítulo anterior, y saber aplicar los instrumentos
de cálculo utilizados recomendados anteriormente.

Orientación metodológica

En primer lugar se recomienda una lectura detenida de los distintos


apartados que componen capítulo 12 de las Unidades Didácticas. Después
intentar resolver los ejercicios que se proponen sin mirar la solución. Si surgen
dudas volver a estudiar el apartado que corresponde al ejercicio y si persisten
mirar la solución sin mucho detenimiento para después tratar de resolver el
ejercicio de nuevo.
Una vez que se han resuelto los ejercicios conviene seguir intentando
resolver los problemas que se proponen al final del capítulo. Se procede de
forma análoga al caso de los ejercicios.
Al final de este proceso tiene que manejar los conceptos que se enumeran
en los objetivos específicos arriba indicados.
12.1. TEOREMA DEL FLUJO DE B

En el estudio del campo electrostático vimos que las propiedades más


importantes de dicho campo estaban relacionadas con el comportamiento
del flujo y la circulación o integral de línea del vector E. Las características
fundamentales del campo magnético también se ponen de manifiesto a través
del flujo y circulación del vector B. El primero, muestra si existen y dónde
se localizan las fuentes de las líneas de campo, y la segunda, si el campo es
o no conservativo. Veremos que, al contrario del campo electrostático, las
líneas de campo magnético no tienen manantiales ni sumideros. También
veremos que el campo magnético no es conservativo, por tanto, en general,
no se puede derivar de un potencial escalar, y en consecuencia se introduce
un potencial nuevo conocido con el nombre de potencial vector magnético.
Obtendremos las condiciones en los límites para el campo y potencial
vector magnético. Terminamos el capítulo describiendo la forma de expresar
el campo y potencial debido a una distribución de corrientes, e introduciendo
el momento dipolar magnético así como el par de fuerzas sobre un dipolo
magnético.

12.1. TEOREMA DEL FLUJO DE B


12.1.1. Flujo magnético
Se define el flujo magnético sobre una superficie elemental s como el
producto escalar de B · s,

Φ = B · s =   cos  (12.1)
Siendo  el ángulo que forman los vectores B y s, es decir B y el
vector de módulo  con dirección y sentido del vector unitario normal a la
superficie .
El flujo a través de una superficie  limitada por un contorno  es
la integral de superficie del vector campo magnético B sobre ella. En dicha
integral de superficie el integrando lo forma el producto escalar B · s, donde
s = n ;  es la superficie elemental en torno a un punto de la superficie
y B el campo magnético en dicho punto; n es el vector unitario normal a la
superficie en el punto considerado. El sentido de n guarda con el recorrido del
camino  que limita la superficie  la relación dada por la regla del tornillo.
CAPÍTULO 12. CAMPO MAGNÉTICO II

Cuando la superficie es cerrada n se dirige hacia el exterior. Teniendo en


cuenta la definición de integral de superficie el flujo del campo magnético
será,
Z
Φ= B · s (12.2)

La unidad de flujo magnético en el SI es el weber [Wb]. Esta definición del
flujo nos lleva a la definición del vector B como densidad de flujo magnético
o flujo por unidad de superficie. Cuando la superficie  es normal al vector
B y B es constante sobre ella.

Φ
=

De esta relación se deriva otra unidad de B en el SI, que es el Wb/m2 .

12.1.2. Teorema del flujo de B


El teorema del flujo trata de expresar el comportamiento del flujo de
B a través de una superficie cerrada. La definición de B viene dada por la
ley de Biot y Savart, pero su aplicación es un poco complicada, por tanto
para comprender las ideas fundamentales vamos a comenzar por un ejemplo
sencillo.
Suponemos que el campo B es el generado por la corriente de un hilo
recto e indefinido como el calculado en el ejemplo 11.1, cuya expresión en
coordenadas cilíndricas se obtiene cambiando  por , y es,

 
B= u
2 
Consideramos la superficie cerrada MNPQURST que muestra la figura
12.1. La superficie MRUQ es un sector de la superficie cilíndrica cuyo radio
OM =  y la altura es . La superficie NSTP es otro sector de superficie
cilíndrica de radio  y altura .
La integral de superficie sobre los citados sectores de cilindro es nula
ya que B es tangente a la superficie y como consecuencia el vector unitario
normal, en este caso u , es perpendicular a u ; en definitiva el producto
escalar B · s = 0, por tanto la integral sobre dichas superficies es nula.
Sobre las superficies MNPQ y RSTU el flujo también es nulo, ya que los
vectores unitarios normales respectivos son −u y u , que son perpendicu-
lares a u , por tanto B · s = 0.
12.1. TEOREMA DEL FLUJO DE B

La integral sobre la superficie MNSR no es nula, se obtiene considerando


los valores de B y s, así como los límites de integración. s =   (−u )

     
B · s = u · (−  u ) = − 
2  2 

Figura 12.1
Los límites de integración para  son los radios  y , correspondientes
a las distancias OM y ON.
Z 
      
Φ1 = −  =−  [ln ] = −  (ln  − ln )
2   2 2
   
Φ1 = ln
2 
Sobre la superficie QPTU B es igual que en el caso anterior y s tiene
el mismo módulo pero ahora el vector unitario normal a la superficie es
u , es decir, tiene signo contrario. Con estas condiciones la integral que nos
proporciona el flujo es la misma que en el caso anterior salvo el signo, que
es opuesto, en consecuencia,

   
Φ2 = −Φ1 = − ln
2 
La integral sobre toda la superficie cerrada será,
I
B · s = Φ1 + Φ2 = 0

Los resultados obtenidos en este ejemplo se puede demostrar que son
generales, es decir, que un campo magnético B cumple siempre la condición,
I
B · s = 0 (12.3)

CAPÍTULO 12. CAMPO MAGNÉTICO II

Esta ecuación expresa que el flujo de B a través de una superficie ce-


rrada es nulo, siendo una propiedad fundamental del campo magnético, pues
muestra que las líneas de campo magnético son cerradas, es decir, no exis-
ten manantiales ni sumideros; o de otra forma, el vector B se debe a las
corrientes y no existen monopolos magnéticos en la teoría clásica del campo
electromagnético.
En 1931 Dirac postuló la existencia de monopolos magnéticos pero hasta
la fecha no han sido observados experimentalmente.
La ecuación (12.3) muestra una diferencia fundamental con el teorema
de Gauss para E y es que en el campo electrostático si existen manantiales
y sumideros, fuentes de líneas de campo.
Esta propiedad nos permite indicar que el flujo a través de una superficie
limitada por un contorno  no depende la forma que adopte dicha superficie,
siempre que el contorno que la limita sea . Por ejemplo; si suponemos que
el contorno es una circunferencia de radio , el flujo es el mismo a través de
cualquier superficie que se apoye en dicho contorno. Es decir, el flujo a través
del círculo de radio  es el mismo que el obtenido calculando el flujo a través
del casquete esférico de radio  y ángulo , o de cualquier otra superficie
que se apoye en . Vemos que el flujo está más ligado al contorno que a
la superficie concreta elegida para calcularlo. Esto nos facilita el cálculo del
flujo, pues podemos elegir la superficie que permita un cálculo más sencillo.

12.1.3. Forma diferencial del teorema del flujo


La ecuación (12.3) se puede expresar en forma diferencial. Para ello
podemos seguir dos procedimientos, uno consiste en aplicar el teorema de la
divergencia para trasformar la citada ecuación, el otro consiste en calcular
la divergencia de B a partir de la ley de Biot y Savart.
Aplicando el teorema de la divergencia a la ecuación (12.3),
I Z
B · s = (∇ · B)
 
Como el volumen de integración es arbitrario y la integral es nula, se
verifica que,

∇ · B =0 (12.4)
La ecuación anterior es la forma diferencial del teorema del flujo, que
también se conoce como de la divergencia del campo magnético B Dicha
12.1. TEOREMA DEL FLUJO DE B

ecuación es otra de las ecuaciones fundamentales del campo electromagnéti-


co, conocidas como ecuaciones de Maxwell.
Podemos llegar a la ecuación (12.4) aplicando a la ley de Biot y Savart
el operador divergencia.
µ Z ¶ Z µ ¶
 J(r0 ) × (r − r0 ) 0  J(r0 ) × (r − r0 )
∇· 3  = ∇ · 3  0
4
 0 |r − r |0 4  0 |r − r |0

Teniendo en cuenta la relación vectorial,

∇ · (a × b) = b · ∇ × a − a · (∇ × b)
Y suponiendo que

(r − r0 )
a = J(r0 ) y b =
|r − r0 |3
Cómo
¯ ¯ ¡ ¢
¯r − r0 ¯ = ( − 0 )2 + ( −  0 )2 + ( −  0 )2 12
En electrostática vimos que,

(r − r0 ) 1
0 3 = −∇ |r − r0 |
|r − r |
Teniendo en cuenta estas relaciones,
µ ¶ µ ¶
J(r0 ) × (r − r0 ) 1 0 0 1
∇· = −∇ ∇ × J(r ) − J(r ) · ∇ × −∇
|r − r0 |3 |r − r0 | |r − r0 |
Dado que el rotacional del gradiente de una función escalar es nulo,
µ ¶
1
∇ × −∇ =0
|r − r0 |
Por otra parte el operador ∇ supone la aplicación de derivadas con re-
specto a las variables del vector de posición r, es decir, derivadas con respecto
a las coordenadas del punto donde se considera el campo y no donde están
las fuentes r0 . Como J(r0 ) sólo depende de r0 , ∇ × J(r0 ) = 0. La consecuencia
de lo indicado es que,
µ ¶
J(r0 )×(r − r0 )
∇· =0
|r − r0 |3
CAPÍTULO 12. CAMPO MAGNÉTICO II

De lo anterior se deduce la forma diferencial del teorema del flujo del


campo magnético,

∇·B= 0 (12.4)
Relación idéntica a la obtenida aplicando el teorema de la divergencia.

12.2. TEOREMA DE LA CIRCULACIÓN DE B


Este teorema trata de mostrar el comportamiento de la integral de línea
del vector B sobre un camino cerrado. El proceso es similar al seguido con
el campo electrostático. Para una demostración general se parte de la ley
de Biot y Savart; pero como el procedimiento matemático a seguir es com-
plicado1 , vamos a estudiar un ejemplo sencillo que nos permite llegar a las
mismas conclusiones que el caso general.
El ejemplo consiste en calcular la integral de línea del campo B, originado
por una corriente  sobre un hilo recto e indefinido, a lo largo del camino
determinado por la circunferencia de radio  indicada en la figura 12.2.

Figura 12.2
El campo magnético es el obtenido en el ejemplo 11.1 y la integral de
línea sobre el camino cerrado es de la forma,
I
B · l

El camino  es la circunferencia de radio , centro en el origen y situada
sobre el plano XY. La longitud elemental sobre  en coordenadas cilíndricas
1
Para una demostración más completa véase el apartado 6.6 de [17] o el apartado 15.3
de [24].
12.2. TEOREMA DE LA CIRCULACIÓN DE B

es, l =   u y,
 
B= u
2 
Por tanto,

   
B · l = u · (  u ) =  
2 2
La variable de integración es  y los límites 0 y 2.
I Z
  2
B · l =  =  
 2 0
I
B · l =   (12.5)

Esta ecuación se puede generalizar para cualquier tipo y número de corri-
entes que atraviesen la superficie cuyo contorno es , es decir, si la superficie
es atravesada por  corriente filiformes  ,
I 
X
B · l =   (12.6)
 1
También se puede generalizar la ecuación (12.6) para densidades de cor-
riente sin más que sustituir la corriente  por la ecuación que relaciona 
con la densidad de corriente, véase el apartado 10.1 del capítulo 10,
Z
= J · s

La ecuación (12.6) queda en este caso de la forma,
I Z
B · l =  J · s (12.7)
 
Las ecuaciones (12.6) a (12.7) expresan el teorema de Ampère, también
conocido como ley circuital de Ampère, y muestra que la circulación de B
sobre un camino cerrado  es igual al flujo de corriente a través de la
superficie  limitada por el contorno . El teorema de Ampère muestra que
el campo B no es conservativo. Es decir, salvoH casos particulares en los que
la suma de las corrientes sea nula o J = 0, B · l 6= 0 y por tanto B no se
puede calcular a partir de un potencial escalar.
El sumatorio de la ecuación (12.6) tiene en cuenta los sentidos de las cor-
rientes  con respecto a la circulación sobre . La corriente que atraviesa la
CAPÍTULO 12. CAMPO MAGNÉTICO II

superficie limitada por  como indica la figura 12.3 se toma como positiva,
y la que atraviesa como indica la figura 12.3 como negativa.

Figura 12.3
Los sentidos de circulación de  y el vector normal a la superficie que
limita  siguen la regla del tornillo, es decir, un movimiento hacia la derecha
significa una orientación del vector s en el sentido de avance del tornillo.
En la ley circuital de Ampère se deben tener en cuenta las siguientes
consideraciones: Cualquier corriente que atraviese dos veces la superficie 
y en sentidos opuestos, no contribuye a la circulación de B sobre  pero si
afecta al campo B. La posición de una corriente que no atraviesa la superficie
 no afecta a la circulación de B pero si al valor de B en uno o varios puntos
del camino de integración.
Las consideraciones anteriores muestran que debe utilizarse la l