Vous êtes sur la page 1sur 9

Curso: Psicodiagnóstico Infanto-juvenil

María Inés Fuentes P.


Primer semestre 2018

TEST DEL DIBUJO LIBRE

Desde el dibujo del niño m{s pequeño que es capaz de “garabatear” sobre una hoja en blanco, los
psicólogos infanto- juveniles pueden ir deduciendo el mundo interior del niño, mediante la narración que el
pequeño pueda ir haciendo a medida que va interaccionando sobre su dibujo, podemos conocer aquello que un
niño no quiere que se sepa. Los dibujos infantiles, como estudio, permiten exteriorizar su estado de ánimo, su
mundo y la forma en que se ve a sí mismo, además de ser importantes indicadores del desarrollo motor y mental
del menor.

Toda expresión gráfica -dibujos, escrituras- constituye una herramienta de comunicación, conocimiento,
exploración y evaluación diagnóstica valiosa cuando tenemos como objetivo acceder a los dinamismos
psíquicos, conscientes e inconscientes de un individuo o un grupo de ellos.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS TEST GRÁFICOS

El lenguaje gráfico, al igual que el lúdico, es lo más cercano al inconsciente y al Yo corporal. Por eso
ofrece mayor confiabilidad que el lenguaje verbal, el cual es un logro más tardío y que puede ser mucho más
sometido al control consciente del sujeto.
Aquello que no es hablado o no puede ser expresado, en el caso de niños pequeños que no han
desarrollado el lenguaje hablado en su totalidad, puede ser expresado por medio del dibujo, los individuos
cuando dibujan están hablando de aquello que les es conocido, hablan de la cotidianeidad de sus relaciones, de
su entorno cercano y como se ve a sí mismo en este mundo.
Es un instrumento accesible a personas de bajo nivel de escolaridad y/o con dificultades para expresarse
oralmente.
Son sencillos y económicos de realizar.
Es imprescindible tener en cuenta que todo test gráfico se complementa con asociaciones verbales que
aseguran una correcta interpretación de los mismos. Además es importante tener presente el nivel
socioeconómico cultural del sujeto, su edad y su nivel madurativo-evolutivo.
Los gráficos, al mostrar una producción muy cercana al inconsciente, muestran lo más regresivo y
patológico, para hacer más sólida la interpretación y evaluación del dibujo libre se hace necesaria su comparación
con el material recogido con otros test proyectivos, para completar el panorama y diagnosticar sobre bases más
confiables.

LA EXPRESIÓN GRÁFICA Y EL DIBUJO LIBRE.

Cuando encaramos en nuestro estudio, el abordaje de una producción gráfica podemos hacerlo con
múltiples intenciones, por Ej. La más usual es con fines Psicodiagnósticos, es decir, explorar a través de las
producciones de un sujeto determinadas características generales o específicas de su personalidad. El
Psicodiagnóstico, busca un objetivo de acuerdo a cuatro grandes orientaciones que son:
- Clínico.
- Educacional.
- Laboral.
- Forense.
Siendo el análisis dentro de estas orientaciones de tipo integral o parcial, dependiendo de los
requerimientos.

1
Área Educacional
Puede haber una necesidad de determinar aspectos intelectuales, tipo de pensamiento (lógico,
intuitivo<), capacidad de asimilación, coeficiente o grado de inteligencia alcanzado, madurez neurológica,
visomotora, que pueden actuar de directrices en cuanto al adecuado nivel educacional que debe cursar un
sujeto, los problemas no resueltos en cuanto al nivel de enseñanza recibido, además de crear y entregar
herramientas para la creación de nuevos planes de acción en la educación, enseñanza y aprendizaje en un
momento histórico dada.
Área Forense
Por medio de la herramienta del dibujo libre, los organismos encargados de administrar justicia, en caso
de un menor en que se hace necesaria una evaluación para la tuición o tenencia temporal del menor mismo,
permite realizar una correcta elección que vaya en directo beneficio psicológico, emocional y físico del niño para
determinar quien o quienes son idóneos para tomar bajo su cargo al menor. Además de ser útil en el caso de
querer conocer y evaluar el potencial agresivo y modo de ser del individuo, por ejemplo en caso de menores
institucionalizados. En conjunto con otras pruebas, podemos sacar a un niño de un ambiente perjudicial para su
desarrollo ya sea por ser victima de abusos físicos, sexuales o psicológicos o de un hogar patológico permitiendo
su derivación ya sea a organismos de protección al menor o a otros hogares de familiares que lo puedan acoger.
Es importante destacar que una batería diagnóstica básica conjuga técnicas no sólo gráficas sino también
verbales, Ej. Test de l{minas (T.R.O.; T.A.T.; RORSCHACH<), lúdicas (juego, títeres) y psicométricas cuando
deseamos realizar mediciones de expresión de rasgos de personalidad o inteligencia en términos de percentiles o
porcentajes, siendo su forma de evaluación, los tests de inteligencia y los cuestionarios de personalidad.
Debemos siempre tener presente que cada consigna particular en cada test gráfico moviliza:
- Aspectos más profundos, como por Ej. El dibujo de un árbol, la casa.
- Aspectos más ligados a la conciencia y la percepción de sí. Ej. el Dibujo de la Figura Humana.
- Aspectos más tendientes a mostrarnos modalidades vinculares e interpersonales. Ej. Test de las dos
personas, test de la familia.
- Aspectos que nos permitan inferir cierto grado de agresividad y como y hacia dónde descarga sus impulsos
un individuo, Ej. Test de la frustración de Rosenwaig.
Se considera que el hombre es un ser complejo, con una multidimensionalidad en su conformación que
involucra por lo menos cuatro áreas fundamentales.

Área mental o intelectual


A través de la cual desarrolla su capacidad de fantasear, crear, desde donde concibe y parte en sus
apreciaciones y teorías acerca de sí mismo y su entorno.

Área emocional
La cual le permite sentir, amar, vincularse con fines altruistas o no tanto ya que el amor y el odio
coexisten en él y justamente no siempre pueden conciliarse.

Área corporal
Se destacan las necesidades, los impulsos, el cuerpo como soporte y vehículo, las temáticas que de él se
derivan como el esquema corporal que es la imagen que de sí tiene el sujeto. El cuerpo tiene un tratamiento y un
lugar diferente en cada estructura clínica, Ej: el cuerpo y la seducción en la histeria, un cuerpo sufriente y
escenario privilegiado de expresión en sujetos que padecen enfermedades psicosomáticas, el cuerpo inactivo que
baja los brazos en un estado depresivo, etc.

Área interpersonal
Se representa con el hombre y sus relaciones con el medio que lo rodea, sus conductas, roles sociales que
desempeña, como se maneja, con adaptabilidad o con agresividad, como recibe y resuelve las distintas
situaciones ambientales.

2
ASPECTOS FORMALES

Desde el momento en que un sujeto se instala en la hoja en blanco, que es el equivalente simbólico del
medio ambiente, con lo potencialmente bueno o malo que represente para él, ese espacio, comienza a
desplegarse ante nosotros los dinamismos internos del entrevistado, iniciamos el recorrido observando como el
sujeto va desarrollando su dibujo. Siguiendo el recorrido del trazo vemos cuál es el destino gráfico, esto es qué
lugar del espacio privilegia, una posición en zona media central, nos indicaría la presencia de un cierto
equilibrio, por supuesto eso dependerá de otros aspectos, por ejemplo, si usa el soporte con un movimiento poco
expansivo, normal (1/2 página) o muy expansivo (75% o más de la superficie de la hoja). El tamaño o dimensión
de un dibujo nos da cuenta de con qué sentimiento de expansión o retracción el sujeto aborda cada situación
nueva, esto involucra los pares, sentimiento autoestimativo adecuado o no, grado de expansión de las
tendencias Yoicas, siguiendo la secuencia de que configuración adopta el trazo:
- Fluido: Mejor adaptación
- Rígido: Presencia de bloqueos, inhibiciones
- Movimientos básicamente curvos: Denotarían afectividad, empatía, adaptabilidad.
- Rectos o angulosos: Hablarían del bloqueo emocional, exceso de razón, o intelectualización, agresividad,
voluntad, aspectos más superyoicos de la personalidad.
Se debe observar, agudizar el ojo clínico en los detenimientos, las borraduras (conflictos que hacen al área
en donde los observemos), la presencia de detalles ajustados y esenciales, o excesivos y pobres, darán un
indicador del grado de inteligencia. De esta forma podemos pensar que cada hoja en blanco, es un espacio vital
disponible y puede ser vivida por un sujeto como un lugar para sublimar, explorar, dispuesto a hacer recorrido,
o como un espacio temido, angustiante, de allí que singularmente cada sujeto realizará una apropiación de ese
espacio con los recursos disponibles en su aquí y ahora, utilizando mecanismos defensivos mas primarios
(omnipotencia-manía) o más adecuados (neuróticos). Por eso en cada producción gráfica podemos observar
como en un microespacio, un individuo reacciona y elabora las situaciones desconocidas (en este caso
vehiculizada por la consigna), su grado de fortaleza o debilidad yoica, y aspectos estructurales de su
personalidad.

CONSIGNA DE APLICACIÓN
Se le brinda al niño o adulto una hoja en blanco, en cuanto al instrumento para dibujar puede ser lápiz,
crayones, lápices de colores, témperas, acuarelas, la elección podrá provenir del mismo sujeto o establecida por
el entrevistador, o terapeuta si es una situación clínica, por lo tanto, el sujeto esta en condiciones de elegir como
y con que materializará su propia creación, permitiendo que lo espontáneo surja desde lo mas básico: los útiles
con que vehiculizará su inconsciente, siendo entonces, el dibujo libre de las técnicas gráficas la que más estimula
la proyección directa. En general su uso es corriente como técnica de apertura en una batería, muchas veces si
bien se interpreta es como que su importancia queda no tan destacada al combinarse con las otras técnicas.
Al enfrentarnos a un individuo se le debe dar instrucciones b{sicas que “guíen” el trabajo en conjunto,
mientras el sujeto dibuja, el entrevistador puede ir interaccionando verbalmente con su entrevistado, no debe
producirse espacios en los cuales el sujeto se sienta evaluado u oprimido, la instrucción básica y primera es:
“quiero que hagas un dibujo, el que tú quieras, usando cualquiera de estos materiales”.
Una vez que el niño ha terminado su dibujo, se trata de indagar de la manera menos obvia el significado
que éste tiene para él, todo esto en un ambiente que sea cálido y acogedor para el niño, sin que se caiga en
interrogatorios que puedan quebrar la entrega del niño en el relato que nos pueda hacer. Para ello, se le hacen
preguntas que le permitan al niño relatar la historia o contar que dibujó, como por ejemplo: “háblame de tu dibujo,
¿Qué es esto? y ¿Esto otro?, ¿Qué pasa allí?, ¿Adónde va ese camino?, ¿Qué título le pondrías?”, etc.

Cuando un niño dice: “NO PUEDO DIBUJAR” ¿Qué hacemos?


Un niño (a) que se expresa de esa manera esta inhibido en la espontánea expresión creadora de sus
experiencias. Frecuentemente nos inclinamos a creer que el “no puedo dibujar” puede ser una indicación de

3
carencia de habilidad o de capacidad para “representar adecuadamente” las cosas. La prueba de que no es así es
que los niños/as no tienen en realidad una norma externa de “expresión adecuada”. Como todos los niños (as) se
expresan en forma diferente, de acuerdo con sus diferencias individuales, no hay en verdad una expresión
gráfica que sea ni buena ni mala. Si un niño no puede expresarse es porque algo ha interferido en su confianza
en sí mismo. Existen 3 causas de esto que son:
a) Habitualmente los adultos interfieren expresando criticas inadecuadas, lo que trae como consecuencia
que el niño, ante la critica negativa hacia sus dibujos, busque como salida rápida el decir que no puede o no sabe
dibujar, evitando así el sentirse ridiculizado. Las criticas más comunes son que el color no se corresponde a la
realidad, que el dibujo es un mamarracho, lo que en el mundo lúdico del niño puede ser, los adultos críticos en
exceso negativo pueden lograr que el menor se aleje. Ante tales exigencias de ceñirse a la realidad el menor
adopta la actitud de no comprometerse, siendo lo más escuchado como mecanismo de defensa y protección ante
un medio evaluado por la mente infantil como hostil el decir “no puedo dibujar”. El terapeuta debe ser h{bil en
vencer esa resistencia inicial para poder adentrarse en el psiquismo infantil.
b) Inhabilidad del niño en recordar bastantes atributos de los objetos que intenta representar, llegando
al caso de que a veces, no recuerda absolutamente nada de ellos.
c) Los niños se han condicionado o habituado a los métodos de copia o de seguir modelos y cuando no
tienen nada en que apoyarse se sienten incapaces de producir independientemente cosa alguna.
Como se decía anteriormente, el terapeuta debe ser hábil en lograr una conexión con el niño, no
conformarse con la respuesta negativa dada. Cada niño tiene intereses en distintas temáticas, entonces debemos
ligar desde sus propios gustos el dibujo a realizar. Tenemos que preguntarle: “¿Qué es lo que quieres dibujar?
Entonces, se debe intentar saber que es lo que el niño desea hacer. Usualmente logramos dos clases de
respuestas, pues unas veces nos contestan: “no sé<cualquier cosa<.” O nos dan indicaciones generales como
por ejemplo: “quiero dibujar un paisaje<”
La primera respuesta indica que el niño no tiene experiencias de las cuales sacar material para su
creación, entonces nos corresponderá a nosotros proporcionárselas o despertarlas en él. Podemos llevarlo a su
vida cotidiana, a sus relaciones más cercanas o donde el niño nos haya manifestado que se siente cómodo para
iniciar su dibujo, hacer que recuerde y traiga al presente situaciones, lugares y personas. Con este ejercido
lograremos que el niño se concentre en una experiencia definida, ejercitando su mente, su memoria y su
imaginación.
Este continuo de recordar detalles, lo estimulará para mirar las cosas con mayor atención la siguiente
oportunidad y con el tiempo que se tiene más sensible a las cosas que utiliza.
Cuanto menor sea la confianza que el niño (a) tenga en su capacidad de expresión tanto mayor será la
necesidad de apoyarlo desde de fuera para que pueda establecer relaciones sensoriales.
Otro punto a destacar es por ejemplo el hecho de que niño (a) dice: Que no puede dibujar a su papá o
algo que él imagina. Esta segunda situación no es en modo alguno tan dificultosa como la primera, pues
simplemente indica que la criatura no recuerda suficiente números de detalles y necesita alguna ayuda en su
capacidad imaginativa. De ahí que nuestra respuesta no debe por lo tanto, referirse al dibujo del niño/a sino a su
experiencia.
Así, pues no debemos decirle: “¿No sabes como dibujar<tal cosa<Por ejemplo a tu pap{ trabajando?
Tendremos que referirnos a su experiencia diciéndole ¿no sabes como dibujar a tu papá trabajando? Veamos
como se hace. El recordarle detalladamente los antecedentes fortalecerá la imaginación infantil ayudándole a
expresarse artísticamente y en el otro caso hasta ocurrirá que el chico (a) actué ante nosotros como si él fuera el
papá que está trabajando.
En el caso en que de que el niño se ha condicionado a la copia o a trazar contornos, el proceso a seguir
para restablecer la confianza en sí mismo es mas dificultoso. Si nada da resultado, se recomienda que el niño que
copia deba ser liberado gradualmente de tal sujeción. A veces es muy útil comenzar proveyendo al niño de una
experiencia en la que a él le corresponda completar la escena. Por ejemplo en el caso que nuestro pequeño
paciente sea un niño institucionalizado se le puede pedir que recuerde como lo pasaba en casa de su abuelita,
como era la casa, si el niño persiste en su negativa podemos nosotros comenzar un dibujo y pedir que lo
complete, basados en conversaciones anteriores que hemos tenido con el niño, su propio relato nos puede

4
sumistrar información de la cual nos podemos vales para llevarlo a un plano gráfico de sus relaciones y
emociones surgidas de su propio vivenciar cada una de ellas. Gradualmente nuestra contribución será menor, al
sentirse el niño menos evaluado, en mejor terreno, hasta lograr que por si solo pueda expresarse en una hoja de
papel, habiendo ganado más confianza en sí mismo. Esta tendencia es de gran importancia para el
desenvolvimiento de su personalidad.

TABULACIÓN
Análisis Gestáltico
Implica captar lo que el dibujo trasmite, es decir, qué emociones se desprenden de él. Si el producto
gráfico se presenta como integrado, con sentido, si se expresa un todo coherente, o por el contrario, aparece todo
fragmentado, sin un hilo conductor, porque para el sujeto que lo produce siempre su dibujo tiene un sentido y
en el momento de graficar, es el producto que lo representa tan bien o tan fidedignamente como le sea posible.

Análisis Estructural
Nos indica como dibuja el niño (a). Implica el comienzo de la etapa de análisis y la recolección de datos,
se trata de ver aspectos salientes, zonas de conflicto u omisión, la relación espacio disponible, espacio
efectivamente ocupado y luego comenzar a evaluar las principales categorías de análisis tales como:
- Presión.
- Profundidad de la presión.
- Tamaño.
- Modalidad del trazo, ya sea entero o cortado, ancho o angosto, etc.
- Coloración del trazo.
- Ubicación de la hoja.
- Proporción.
- Simetría.
- Detalles que posea.
La presión más el trazo, nos informan acerca del nivel energético, la capacidad de resolver y avanzar
sobre los distintos obstáculos. Energía más vitalidad nos habla sobre lo que es equivalente a dinamismo
psicofísico. Luego, el tamaño (autoestima-expansión yoica) y la simetría (adecuación del esquema corporal,
coordinación visomotora, proporción entre las partes constituyentes entre las más corrientes). El análisis de estos
aspectos nos permite evaluar el grado de fortaleza o debilidad del yo, aspectos comportamentales usuales etc.
También pautas de interpretación de dibujo libre, rigidez-plasticidad, simplicidad versus complejidad etc.

Análisis de contenido
Nos indica que es lo que dibuja el niño (a), en esta parte del análisis nos podemos percatar de que objeto
símbolo es más recurrente, considerando al símbolo en su triple valor. Valor subjetivo en función de la historia
vital, cultural y universal.

Análisis del color


Según la Psicología del color, si el sujeto elige el uso de colores nos permitirá evaluar aspectos
vivenciales profundos, estados emocionales. Una guía básica es, a menor color, puede haber un bloqueo
afectivo, un estado depresivo. A mayor color, mayor expresión de los estados emocionales, desde el optimismo a
la euforia en la manía. En niños (as) con trastornos emocionales esto es más evidente.
Los tipos de material usados, como lápiz, nos permite distinguir la calidad de los trazos, en tanto, las
acuarelas, temperas, que expresan a través de la combinación y mezcla de texturas y colores nos permiten
conocer las temáticas emocionales.
En general, los colores fríos como predominantes, nos indican características tales como autocontrol y
actividad mental.
Por otro lado, los colores cálidos: afectuosidad, calidez vincular, capacidad empática.

5
Los colores oscuros: tales como el marrón, violeta, negro; hablan de aspectos depresivos, melancólicos,
es decir, como sombrío.

PLANOS INTERPRETATIVOS DE LOS DIBUJOS


Todo dibujo se puede interpretar a través de 3 planos, estos son:
1) El plano gráfico: por ejemplo como hace los trazos, como pinta, toma el lápiz.
2) El plano de las estructuras formales: tiene relación con la distribución de los elementos dibujados dentro del
espacio u hoja.
3) El plano del contenido: Tiene que ver con lo que dibujó el niño.

INTERPRETACIÓN

Cada vez que pedimos a un sujeto niño o adulto que dibuje tal o cual cosa se inicia en él todo un proceso
interior de desorganización, reorganización y organización que dará como fruto o resultado final el dibujo.
Un dibujo, incluso un garabato, crea una construcción que da acceso a lo simbólico y la conquista de lo
simbólico es para el niño, una acción creadora y transformadora.

Como Decodificar el Dibujo Espontáneo


En lo que respecta a la interpretación de la expresión gráfica, es importante destacar que el significado
de cada indicador cumple la función sólo de orientar, por lo que se deben interpretar de acuerdo a cada sujeto
particular. De esta forma, el indicador no es que “signifique tal cosa”, sino que podría significar tal cosa si este
significado es coherente con los resultados de otras pruebas psicológicas y con las hipótesis diagnósticas.
De esta forma, ningún indicador por sí solo "es evidencia concluyente de su correlato psicológico”.
Particularmente importantes son las recurrencias y las convergencias entre indicadores (dentro del mismo
dibujo o en dibujos diferentes).
A continuación se dan a conocer una serie de indicadores, el área sobre la cual entregan información y
los significados psicológicos que pueden tener en un caso determinado.

NIVEL DE ANÁLISIS: ESTRUCTURA


La secuencia de los elementos dibujados: El orden cronológico con el cual se dibujan los distintos elementos es
análogo al proceso de las libres asociaciones. Es por lo tanto útil seguir el "recorrido" que el niño construye y
escuchar también los comentarios verbales que generalmente acompañan la "obra". Son importantes las
cancelaciones, los cambios de idea, los momentos de incertidumbre, que remiten a posibles problemas y
conflictos en relación con el contenido simbólico del objeto, a posibles sentimientos de culpa o ambivalencias.
Los detalles adicionales constituyen modalidades expresivas de la realidad, de cómo el niño desea que ésta sea.
Claridad: Tiene que ver con la nitidez, la precisión y la delimitación del dibujo, es decir, con lo inteligible que es para quien
lo observa.
Claro: Es cuando el dibujo se entiende fácilmente. Se relaciona con organización, evaluación lógica de las
situaciones y represión normal que impide la invasión del proceso secundario por parte del primario.
No Claro: Se da cuando no se entiende bien el dibujo. Se relaciona con procesos afectivos primarios que
interfieren en la objetividad del pensamiento característico del proceso secundario.

Tamaño: Hace referencia al espacio que ocupa el dibujo en la hoja.


Grande y pequeño: Los "arquetipos" (modos de ver la realidad perteneciente al inconsciente), se activan
precozmente en el niño y se manifiestan en su dibujo espontáneo.
Se puede decir que el tamaño de la figura dibujada con respecto a la hoja representa la dinámica que se
ha activado o se está activando entre el individuo y el ambiente. En nuestra observación y análisis debemos
tener en cuenta el tamaño del dibujo:
Dibujo grande: Cuando ocupa en altura casi todo el espacio disponible. Puede tener muchos significados:
sentido de omnipotencia, narcisismo, seguridad, bienestar, egocentrismo, importancia, valorización, presunción,

6
inmadurez, superficialidad, exaltación, falta de autocontrol, necesidad de expansión, invasión, agresividad con
respecto al ambiente.
Dibujo normal: Cuando ocupa aproximadamente la mitad de la hoja.
Dibujo pequeño: Cuando ocupa un cuarto de la altura de la hoja. Hablan de auto-desvalorización, inseguridad,
necesidad de refugiarse en un rincón seguro, ambiente rígido, severo, punitivo (o vivido como tal), dependencia,
ambivalencia, duda, sentido de inferioridad, represión por parte del ambiente.

EMPLAZAMIENTO:
Hace referencia al lugar de la hoja donde se situó el dibujo. Puede ser vertical (superior, central, inferior) y horizontal
(izquierdo, central, derecho).
Para la interpretación del dibujo se recurre al esquema del simbolismo espacial ya elaborado por Max
Pulver para la interpretación grafológica de la escritura del adulto. De hecho el niño asimila arquetipos
culturales (es decir de los modos compartidos de ver y de interpretar la realidad) bastante precozmente.
La página blanca representa simbólicamente el ambiente circundante: un buen uso del espacio
disponible es un índice de una buena relación con el ambiente, mientras que el llenado sistemático de toda la
hoja remite a la inmadurez.
Nunca se debe dar un valor absoluto a un solo dibujo, sino que es necesario observar las modalidades y
las características repetitivas. En general se puede decir que el niño que pone habitualmente sus productos en
una esquina de la hoja nos habla de su timidez, de su inseguridad, de la necesidad de tener un "rinconcito" en el
cual refugiarse, de la necesidad de atención; la tendencia a salirse de los bordes (por otra parte bastante normal
en las primeras fases del garabato), cuando no sucede por causa de inhabilidad o de incapacidad de controlar el
movimiento, remite a la necesidad de evasión de la realidad estresante (carencia afectiva), a la inseguridad, a la
falta de control, a la poca confianza en sí mismo, a la dependencia del ambiente pero también puede ser señal de
oposición.

Los cuatro lados de la hoja adquieren un particular valor simbólico: en líneas generales la preferencia por la
zona alta y derecha de la hoja remite a la relajación, a la ligereza, a la fantasía, a la necesidad de expansión, a la
intrepidez, a la actividad; por el contrario la preferencia por la parte baja e izquierda del espacio a disposición
revela introversión, desconfianza, necesidad de retirarse, inseguridad, dificultad de adaptación, dependencia,
instinto de conservación y necesidades vitales; la colocación natural, aireada y proporcionada del dibujo en la
parte central de la hoja, nos habla de un niño bien insertado en su ambiente.

Emplazamiento Superior: Cuando el dibujo está en el tercio superior se relaciona con un alto nivel de energía o
bajo con defensas compensatorias. Además puede significar un alto nivel de aspiraciones y gran esfuerzo para
alcanzar metas difíciles. Por otra parte, se asocia con gran uso de la fantasía y con la búsqueda de satisfacciones
en la fantasía y no en la realidad.

Emplazamiento Inferior: Cuando el dibujo está en el tercio inferior se relaciona con sentimientos de inseguridad
y de inadecuación. Además se relaciona con tendencias depresivas, posiblemente acompañadas de actitudes
derrotistas. Por otro lado, el niño estaría orientado más a lo concreto que a lo abstracto.
Emplazamiento Central: Cuando el dibujo se encuentra centrado se relaciona con apego al presente y a lo
cotidiano (realidad inmediata). Por otro lado, significa tendencia a la conducta emotiva, autodirigida y centrada
en ellos mismos.

Emplazamiento Izquierdo: Cuando el dibujo se encuentra emplazado a la izquierda se relaciona con regresión,
poca sociabilidad y adaptación. Comportamiento impulsivo; tendencia a la satisfacción inmediata y emocional
de las necesidades e impulsos. También puede significar orientación hacia el pasado y mayor preocupación por
el pasado, sentimientos de incertidumbre y aprehensión.

7
Emplazamiento Derecho: Cuando el dibujo se encuentra emplazado a la derecha se relaciona con adaptación
social e interés por los otros, orientación hacia el futuro y preocupación por el futuro. También con
comportamiento estable y controlado regido por el principio de realidad.
Emplazamiento Superior Izquierdo: Cuando el dibujo se encuentra emplazado en la esquina superior izquierda
se relaciona con tendencias regresivas y con sentimientos de inseguridad.

Emplazamiento Superior Derecho: Cuando el dibujo se encuentra emplazado en la esquina superior derecha se
relaciona con el deseo de suprimir un pasado no placentero, junto con un excesivo optimismo hacia el futuro.

Emplazamiento Inferior Izquierdo: Cuando el dibujo se encuentra emplazado en la esquina inferior izquierda se
relaciona con depresión y con un deseo de huir hacia el pasado.

CARACTERISTICAS DEL TRAZO


Trazo: Hace referencia a las características como anchura y dirección de los trazos en el dibujo.
Trazo Ancho: Tiene que ver con energía y vitalidad.
Trazo Fino: Se relaciona con sensibilidad.
Trazo Alternado: Se da cuando el niño alterna trazos finos con trazos anchos, se relaciona con captación del
relieve y profundidad, también con el sentido de la observación y la originalidad.
Trazo Horizontal: Se da cuando predominan los trazos horizontales y se relaciona con tranquilidad,
perseverancia, debilidad, tendencias autoprotectoras o femeninas.
Trazo Vertical: Se da cuando predominan los trazos verticales y tiene que ver con asertividad, determinación,
tendencias masculinas y posible hiperactividad.
Trazo Firme: Puede significar seguridad, persistencia y ambición.
Trazo Vacilante: Se da cuando los trazos son débiles y vacilantes, se relaciona con vaguedad y pasividad.
Trazo Dentado: Puede significar hostilidad, tendencias impulsivas y, a veces, ansiedad.

Presión: Hace referencia a la fuerza con que se apoya el lápiz al momento de realizar el dibujo.
La huella más o menos profunda es el registro de la fuerza del sujeto. La calidad del trazado remite a los
recursos y a las posibilidades de su autor y también a su energía psicofísica constitucional (pero también al
estado de ánimo del momento).
Entre las distintas manifestaciones de la intensidad del trazado, se puede tomar en consideración sobre
todo el trazo fuerte, enérgico que es el reflejo de la tendencia a imponerse, a hacerse ver, a agredir el ambiente.
Un trazo fuerte podría ser el índice de un mecanismo de compensación, es decir, la reacción a una sensación de
debilidad. Es necesario saber distinguir bien el trazo realmente fuerte y seguro del tenso y rígido, que
obviamente remite a situaciones de preocupación, tensión y aprensión.
Un trazado constantemente débil, casi con el temor de dejar huellas en la hoja describe el temor a
afrontar el ambiente, la escasa energía psicofísica, riesgo de depresión, emotividad, ansiedad, pero también
sensibilidad y delicadeza.
Un trazado intenso y oscuro, sobre todo si es muy marcado y repasado, revela propensión a la
agresividad, la necesidad de liberación de los impulsos y el consiguiente temor a ser reprendido con, además, el
riesgo sucesivo de un contragolpe depresivo. Repasar sistemáticamente sobre el mismo punto constituye uno de
los índices más evidentes del ansia o del temor en relación con el personaje o con la cosa representada.
Presión Fuerte: Se da cuando se deja un surco en el papel. Se relaciona con alta energía y con tendencia al
descontrol.
Presión Normal: Significa autoconfianza, control impulsivo, vitalidad, iniciativa y decisión. Por otro lado, una
presión constante sugiere adaptación normal y estabilidad.
Presión Débil: Se relaciona con déficit de energía, falta de expansión, de iniciativa y/o de decisión.
Presión Variable: Se da cuando el niño mezcla trazos fuertes, normales y/o débiles, se relaciona con energía
fluctuante, falta de autoconfianza, de constancia y/o de decisión.

8
Sombra: Hace referencia a superficies más oscuras. Zonas cubiertas de puntos o líneas numerosas y próximas.
Sombreado Estético: Se da cuando la sombra sugiere perspectiva o profundidad, se relaciona con actividad,
expansión y vitalidad.
Sombreado no Estético: Se da cuando la sombra vuelve al dibujo sucio, tachado, desaliñado. Puede verse
relacionado con conflictos en las zonas sombreadas.

ANÁLISIS DE CONTENIDO
El dibujo de figuras humanas proporciona información sobre la imagen de sí mismo, esquema corporal e
identificación sexual.
El dibujo de árboles proporciona información sobre las imágenes más inconscientes del sí mismo,
muestra los aspectos más latentes de la personalidad.
Copa: Tiene que ver con el área ideacional y de la fantasía.
Ramas: Se relaciona con los recursos yoicos para operar en la realidad o para satisfacer necesidades en el medio.
Tronco: Tiene que ver con el Yo, con la fortaleza yoica y los límites entre el Yo y el no-Yo.
Tronco-Ramas: La articulación entre el tronco y las ramas dan cuenta de la mediatización entre lo intelectual y
lo afectivo.
Base: La línea de base, el suelo, tiene relación con el contacto con la realidad.

El dibujo de casas proporciona información sobre la imagen de sí mismo, el vínculo materno-filial y las
relaciones familiares.
Casa vista desde arriba: Significa una depreciación de los valores familiares.
Casa vista desde atrás: Significa oposicionismo.
Techo: Tiene que ver con la esfera ideacional, intelectual. Se relaciona con las fantasías.
Paredes: Tienen que ver con los límites entre el Yo y el no – Yo, con la fuerza yoica y con el juicio de realidad.

Aberturas: Se relacionan con la forma en que el individuo se relaciona con el mundo externo.
Puerta Grande: Se relaciona con el hecho de ser muy dependiente.
Puerta Pequeña: Se relaciona con la evitación del contacto social.
Chimenea:
Con mucho Humo: Tiene que ver con una gran tensión interna.
Con el Humo desviado: Se relaciona con permeabilidad a las presiones ambientales.

Los dibujos donde aparecen vínculos entre personas proporcionan información sobre las fantasías
vinculares y aspectos disociados del sí mismo.
Distancia: Lo común es que las figuras estén una al lado de la otra.
Figuras muy Separadas: El que las figuras humanas estén muy separadas, como en los extremos de la hoja, tiene
relación con dificultades vinculares.
Figuras muy Unidas: Estas figuras que parecen pegadas una a la otra o donde una incluye a la otra, se
relacionan con dificultades en el reconocimiento de la propia identidad.