Vous êtes sur la page 1sur 3

FARMACOLOGÍA:

“Síntesis de catecolaminas”
Concepto: La palabra “catecolamina” (CA) se refiere a todos los compuestos que
contienen el grupo catecol (ortodihidroxibenzeno) y una cadena lateral con un grupo
amino: el núcleo catecol. Las catecolaminas más importantes fisiológicamente son la
Dopamina (DA), Noradrenalina (NA) y Adrenalina (A).

Introducción: La médula de la glándula suprarrenal es la encargada de la síntesis


de catecolaminas.
La célula endocrina de este sistema es la célula cromafín, la cual es capaz de sintetizar,
almacenar y secretar catecolaminas. La mayor parte de estas células se hallan en la
médula suprarrenal, aunque hay otras células que también son capaces de secretar
catecolaminas en el glomus cartídeo, el glomus yugular, alrededor de las cadenas
ganglionares simpáticas, en el órgano de Zuckerkandl (paraganglio abdominal).
Las catecolaminas son importantes neurotransmisores (sustancias naturales que actúan
como mensajeros químicos), en el sistema nervioso simpático, donde dan efectos
metabólicos y cardiovasculares, esto por estimulación de receptores adrenérgicos en
diferentes tipos de células.
En el ser humano, el 85% de la producción adrenomedular corresponde a la adrenalina.
Una excesiva producción y liberación de catecolaminas a la sangre por una neoplasia de
tejido cromafínico, como feocromocitoma puede provocar una hipertensión persistente o
paroxística.
Químicamente, las catecolaminas son monoaminas.
Los somas de las neuronas que sintetizan catecolaminas se hallan sobre todo en el
cerebro medio y la protuberancia y se van hacia el cerebro anterior.
De las catecolaminas la adrenalina (también conocida como epinefrina) es la que se
encuentra en el cerebro a niveles muy superiores que las demás.
La dopamina se encuentra en diferentes partes del encéfalo, sobre todo en la sustancia
negra y su papel más importante tiene que ver con el movimiento involuntario.
Los principales sitios de producción de catecolaminas son el cerebro, la médula adrenal y
las neuronas simpáticas.

Función:
La noradrenalina (también llamada norepinefrina), es sintetizada y almacenada no sólo en
la médula adrenal, además también lo es en los nervios simpáticos periféricos, está en
relación con procesos de aprendizaje, respuesta, atención y ansiedad, las funciones
que realiza se localizan principalmente en el neocórtex, el hipocampo y la amígdala.
Dichas funciones se activan en situaciones donde se encuentre en estado de estrés y así
se facilita la atención y la vigilancia de la persona, ya que en un estado de estrés se
libera noradrenalina. Cuando la síntesis o liberación se ve afectada aparece la
desmotivación, la depresión, la pérdida de libido y la reclusión en uno mismo.
La adrenalina se encarga de la preparación de la persona para la huida y la lucha
aumentando la fuerza y la frecuencia de las contracciones cardiacas y también
acelera el metabolismo, con esto se concluye que su función es activar el sistema
nervioso simpático (SNS) y que gracias a la adrenalina podemos responder a estímulos
que puedan causarnos daños. Cuando se eleva la adrenalina en sangre como
consecuencia puede causar fatiga, falta de atención, insomnio, ansiedad y, en algunos
casos, depresión.
La dopamina como mencioné antes tiene que ver con los movimientos involuntarios y
debido a esto los pacientes con la enfermedad de Parkinson los cuales pierden
masivamente neuronas dopaminérgicas y como consecuencia presentan rigidez,
hipertonía, temblores y descoordinación motora. En el hipotálamo la dopamina inhibe
la secreción de prolactina. La dopamina crea un "terreno favorable“ a la búsqueda del
placer y potencia también el deseo sexual. Al contrario, cuando su síntesis o liberación se
dificulta puede aparecer desmotivación e incluso depresión. Las Drogas como las
anfetaminas, el éxtasis o la cocaína provocan un aumento de la dopamina, ya sea
aumentando la liberación o bloqueado su receptación.

Síntesis:
Las catecolaminas son sintetizadas a partir de tirosina, este aminoácido puede derivar
directamente de la dieta (fuente exógena) o ser sintetizado en el hígado (fuente
endógena) a partir del aminoácido fenilalanina.
La síntesis se lleva a cabo en los feocromocitos de la médula adrenal consta de 4
reacciones químicas catalizadas por enzimas
La hidroxilación: catalizado por la enzima Tirosina-Hidroxilasa (TH), convirtiendo a la
tirosina en dihidroxifenilalanina (DOPA). Se conocen en la actualidad 4 isoformas de
esta enzima, encontrándose en el citosol de las células cromafines. Esta hidroxilación de
la tirosina es el paso limitante en la biosíntesis de las catecolaminas, debido a que la TH
se encuentra ”finamente” regulada.
Descarboxilación: La DOPA se transforma en dopamina, por una reacción de
descarboxilación. La dopamina una vez formada en el citosol, es transportada
activamente al interior de las vesículas granulares donde continuará la biosíntesis de las
catecolaminas
Hidroxilación: Por la actividad de la enzima Dopamina-b-Hidroxilasa (DbH) se
produce la conversión de dopamina a noradrenalina. Esta enzima requiere oxígeno
molecular, utiliza el ácido ascórbico como cofactor. Se encuentra dentro de los gránulos
de las células cromafines de la médula adrenal. En la médula adrenal la noradrenalina es
liberada de los gránulos vesiculares al citoplasma, para continuar con la formación del
producto principal de la médula adrenal, la adrenalina.
Metilación: La noradrenalina es metilada en el nitrógeno de su grupo amino dando
como producto adrenalina, por acción de la enzima Feniletanolamina-N-Metil-
Transferasa (PNMT). Esta enzima citosólica se ha encontrado también en un número
restringido de neuronas del sistema nervioso central que utilizan la adrenalina como
neurotransmisor. Luego de formada la adrenalina es transportada al interior de vesículas
granulares, las cuales cumplen una función de almacenamiento.

Reacciones de las catecolaminas en pacientes con diferentes enfermedades:


Paciente con hiperglucemia de estrés (basado en un artículo): La hiperglucemia de estrés
guarda una correlación positiva con la gravedad de la respuesta inflamatoria sistémica.
Esto se debe a que ésta es secundaria a una respuesta neuroendocrina con
hipersecreción de las hormonas contrarreguladoras de la insulina y a la liberación de
citoquinas proinflamatorias, factor de necrosis tumoral a (FNT-a) y las interleucinas (IL) 1
y 6. La respuesta neuroendocrina es causante del aumento de la glucogenólisis y de la
gluconeogenia hepática. Ambas catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) son
causantes directas del incremento de la glucogenólisis hepática, en tanto que la
adrenalina explica la respuesta glucogenolítica en el músculo estriado esquelético.
Esta respuesta glucogenolítica es de corta duración y se agota en un período de tiempo
no mayor a las 36h. En los estados de inflamación sistémica las catecolaminas
endógenas o exógenas son capaces de interferir con esta respuesta de
retroalimentación negativa, lo que favorece la persistencia de la hiperglucemia.