Vous êtes sur la page 1sur 2

UNIVERSIDAD DE NAVARRA

FACULTAD DE TEOLOGÍA
Docente: Dr. Juan Ignacio Ruiz Aldaz
Teología de la Creación
Alumno: Byron Yael Carmona Aguirre

ROMANO GUARDINI, El comienzo de todas las cosas. Meditaciones sobre el


Génesis, capítulos 1-3, Desclée De Brouwer, Bilbao: 2013
El hombre, al ser racional, es capaz de preguntarse sobre la realidad y, más aún, sobre
el origen y fin de su existencia. Desde la antigüedad vemos que las diversas culturas han
tratado de responder a las grandes interrogantes antropológicas. Fruto de ello han sido las
grandes historias de cada pueblo sobre el origen del mundo. Entre todo este bagaje de
historias encontramos una que ha tenido gran trascendencia, no solo por la riqueza de su
contenido o por la novedad conceptual, sino por su valor sobrenatural y porque sabemos que
es un texto inspirado por Dios: el relato del Genesis en la Sagrada Escritura.
Mucho se ha escrito sobre dicho relato, tanto creyentes como no creyentes han dado
aportaciones y críticas a la construcción del texto, algunos con el fin de exaltar su veracidad,
otros viendo la manera de entrelazarlo con los postulados científicos y otros desprestigiando
su valor calificándolo como una historia fantástica que nada aporta. Romano Guardini,
sacerdote y académico italiano, muestra en su obra Meditaciones sobre el Génesis una
inigualable interpretación sobre los primeros tres capítulos del libro del Génesis, pues es
cierto que acercarse a dicho libro sin tener en cuenta ciertos principios nos haría caer
interpretaciones erróneas. La obra de Guardini está dividida en 12 capítulos que, a su vez,
por la naturaleza de su contenido y buscando un orden pedagógico podemos agruparla en tres
partes: a) Planteamiento antropológico sobre el origen del mundo, el acto creador y la
reflexión sobre el primer relato de la creación (capítulos I-III); b) Reflexiones sobre el
segundo relato de la creación (capítulos IV-VI); c) Meditaciones sobre el tercer capítulo del
Génesis (capítulos VII-XII).
En la primera parte el autor italiano apela al hecho de que el hombre siempre ha
querido saber el origen de las cosas y usa unos cuantos ejemplos, en su mayoría referentes a
la Historia de la Salvación, sobre el deseo de conocer las primeras causas de la realidad.
Asimismo, muestra que el relato del Génesis tiene una naturaleza sagrada y, por tanto, para
entenderlo es necesario penetrar en la literalidad del texto para esclarecer el sentido del
mismo relato. Guardini afirma que el Génesis trasciende toda perspectiva reduccionista y que
su clave de lectura es entenderlo como un himno sagrado en el que se refleja la obra de Dios,
además encontramos el uso de antropomorfismo y antropopatismos.
El autor nos deja claro que el misterio de la creación, al ser misterio es lo más
comprensible en sí, no obstante, nuestro razonamiento es limitado y dicho misterio supera
nuestras fuerzas. El concepto de creación contrastaba con el pensamiento griego, cuya
filosofía se cimentaba en un mundo eterno, pues nada sale de la nada. Un mundo creado era
básicamente impensable. El Génesis muestra una peculiaridad: Dios crea de la nada y esto,
además, repercute claramente en la vida del hombre, pues una consecuencia del saberse
creado es la adoración y la confianza en su creador. Ahora bien, cuando el autor aborda el
primer relato del Génesis lo describe como un himno didáctico en donde deja claro muchos
UNIVERSIDAD DE NAVARRA
FACULTAD DE TEOLOGÍA
Docente: Dr. Juan Ignacio Ruiz Aldaz
Teología de la Creación
Alumno: Byron Yael Carmona Aguirre

principios: existe solo un Dios, toda la creación proviene de Dios y es buena, el hombre es
imagen y semejanza de su creador, varón y mujer fueron creados por Dios, entre otras cosas.
El relato está empapado de la cultura judía, muestra de ello es la mención particular de la
creación del Sol y la Luna, pues las fiestas judías se rigen por el ritmo de estos cuerpos
celestes, además, el himno de la creación concluye en el sábado, haciendo referencia al culto
de dicho día.
En efecto, en la segunda parte se nos presentan las enseñanzas fundamentales del
segundo relato y aborda cuestiones complicadas que cualquier hombre se haría al abordar
dicho texto. Guardini afirma que las enseñanzas del segundo relato son: a) El hombre no se
puede entender en referencia a los animales sino en referencia a Dios, pues su alma es
espiritual, b) El hombre ordena la comunidad y la sociedad, c) El varón y la mujer tienen la
misma dignidad y están llamados al matrimonio, d) El hombre debe cuidar de la creación y
tiene el deber de trabajar el suelo. El autor hace una impecable interpretación sobre los
aspectos difíciles de interpretar, como lo es la prohibición de comer del árbol del
conocimiento del bien y del mal, pues teorías erróneas afirman que Dios quería que el hombre
renunciara al conocimiento, no obstante, dicha figura venía a representar la soberanía de Dios
y que el hombre debe reconocer su finitud.
En la tercera parte, en donde se reflexiona sobre el pecado de desobediencia Adán y
Eva, deja claro el autor que el mal no existe por sí mismo, que el origen del mal moral viene
de la libertad del hombre y que hay seres que nos quieren ver lejos de Dios. La figura de la
serpiente es una figura alegórica. Asimismo, cuando el hombre opta por el pecado rompe su
relación con Dios, con la mujer y con la naturaleza. Las tres relaciones con las que estaba en
armonía se trastornan: el hombre se siente dueño absoluto de sí, la relación entre los dos
sexos es adversa y el cuidado por la creación es olvidado.
El autor dedica una particular atención a cada trastorno y aborda muchos ejemplos
con los que se vislumbran las consecuencias del pecado: la esclavitud, la guerra, la
priorización de la economía y la técnica, etc. En el último apartado Guardini termina su obra
reflexionando sobre la promesa de salvación y el cumplimiento de la misma, en donde en el
linaje de la mujer en el capítulo del Génesis se prefigura la salvación del género humano, que
se lleva a cabo en la encarnación de Jesucristo. La redención implica al hombre y a la
creación, pues también esperamos una Nueva Jerusalén, un mundo nuevo, una creación
nueva que supera al paraíso del Génesis.
Indudablemente, es un libro que garantiza un estudio serio, ortodoxo y fiel sobre las
cuestiones más inquietantes del principio del Génesis. El contenido está más enfocado a
aspectos interpretativos que un estudio exhaustivo histórico – contextual, por tanto, es apto
para cualquier persona que quiera iniciar un comprometido estudio sobre la creación y lo que
implica.