Vous êtes sur la page 1sur 4

Teoría del Seminario:

La Escuela Sabática y
las 6 metas del
discipulado

1
La Escuela Sabática y las
6 Metas del Discipulado

INTRODUCCIÓN
Flora Plummer, la única mujer que lideró la Escuela Sabática de la Asociación General
por tres décadas y media, dijo: “Donde quiera que el sábado es conocido y amado,
hay una Escuela sabática, una lección, un maestro y una clase” (Flora Plummer,
The Soul -Winning Sabbath School. Washington, USA: Review and Herald Publishing
Association). Hay una gran verdad en este pensamiento, ya que la Escuela Sabática
a través de la historia ha formado parte de la identidad de la Iglesia Adventista del
Séptimo Día.

La Escuela Sabática es el resultado de un plan que surgió a partir del


año 1853 con Jaime White, y otros pioneros, 10 años antes de que la Iglesia
Adventista del Séptimo Día fuera formalmente organizada a principios de 1863.
Ellos se dieron cuenta de que la iglesia necesitaba un programa sistemático para
estudiar la Biblia con el objeto de nutrir, inspirar y adiestrar a los miembros
para cumplir la misión. Desde aquel entonces las Escuelas Sabáticas se han
multiplicado en todo el mundo, con más de 21 millones de alumnos distribuidos
en 209 países, todos unidos doctrinalmente y estudiando la misma lección, en
diferentes idiomas y dialectos.

LA ESCUELA SABÁTICA Y EL DISCIPULADO


La obra de hacer discípulos fue históricamente organizada dentro de la Escuela
Sabática para todas las edades, empezando desde cuna, infantes, primarios, in-
termediarios, juveniles, jóvenes hasta llegar a los adultos.

Históricamente los cuatro objetivos de la Escuela Sabática han sido: 1) El


Estudio de la Biblia, 2) El compañerismo, 3) La testificación en la comunidad
y 4) La misión mundial. A través de los años se construyó una base filosófica
sobre estos elementos, y todas las estrategias que los pioneros usaron, para
llevar el evangelio al mundo, lo hicieron en función a estos cuatro objetivos.
Sin embargo, nuestra tendencia en las últimas décadas ha sido enfatizar
solo el primer objetivo, “El estudio de la Biblia” y considerar a la Escuela
Sabática solo como un “programa de sábado, donde un maestro repasa la
lección a sus alumnos” perdiendo de vista el propósito discipulador de la
Escuela Sabática.

Tenemos el gran desafío de reenfocar nuestra Escuela Sabática a sus objeti-


vos originales que, en su esencia, coinciden con los tres principios de disci-
pulado promovidos por la División Sudamericana: COMUNIÓN (estudio de la
Biblia), RELACIÓN (compañerismo) y MISIÓN (testificación en la comunidad
y el mundo), y a su vez con las Seis Metas del Discipulado promovidas en el

2
Perú #MetasCRM. El siguiente cuadro ilustra lo antes mencionado:

El Espíritu de Profecía dice:

“La escuela sabática debería ser uno de los instrumentos más grandiosos y más
eficaces para traer almas a Cristo” (Elena de White, Consejos sobre la obra de la
Escuela Sabática, pág. 10)

“Nuestras Escuelas Sabáticas no son nada menos que sociedades bíblicas, y en la


sagrada obra de enseñar las verdades de la Palabra de Dios, ellas pueden llevar
a cabo mucho más de lo que hasta ahora han hecho” (Consejos sobre la obra
de la Escuela Sabática, pág. 9).

“El objetivo de la obra de la Escuela Sabática debe ser cosechar almas” (ibíd, pág.
67). Estas citas del Espíritu de Profecía, nos reafirman que el principal centro de
discipulado que tuvo, tiene y tendrá la iglesia adventista es “La Escuela Sabática”.
Por eso, no necesitamos buscar nuevos programas y estrategias de discipulado.
Todo ya fue creado hace 160 años. Solo nos queda el desafío de volver a nuestras
sendas antiguas y reenfocar nuestras Escuelas Sabáticas a sus objetivos
originales de discipulado y así lograr el sueño de Dios, su Escuela Sabática: ser un
centro de discipulado y una agencia ganadora de almas.

En el territorio de la División Sudamericana, este regreso a los objetivos


originales de la Escuela Sabática empezó a ocurrir a partir del año 2012 cuando
el departamento de Ministerio Personal de la División Sudamericana relanzó el
programa del “Ciclo del Discipulado” para los recién bautizados dentro de la
estructura de la Escuela Sabática. Y posteriormente se consolidó cuando nuestros
líderes de la División Sudamericana, reunidos en sesión de la Junta Plenaria del
mes de mayo del 2013, reafirmaron su compromiso con la Escuela Sabática
firmando un documento titulado “Reafirmando la importancia de la Escuela
Sabática” para el discipulado de los miembros de iglesia y los recién bautizados.
En este documento también se reconoce que “la Escuela Sabática es una de
las marcas de calidad del movimiento adventista y que debemos hacer todo el
esfuerzo necesario para hacerla próspera, pues la salud de la iglesia depende
en gran parte de la buena salud de la Escuela Sabática”. Ahora nos uniremos

3
como un solo ejército para reavivar “El Corazón de la iglesia” para que la
Escuela Sabática vuelva ser un Centro de Discipulado y una Agencia Ganadora
de Almas con el sueño de un día formar parte de la Escuela Sabática del reino
de los cielos.

Históricamente vemos que los objetivos de la Escuela Sabática están íntimamente


relacionados con las #MetasCRM. Así podemos concluir que las metas actualizadas
de la Escuela Sabática son las #MetasCRM.

PREGUNTAS PARA ENTENDER MEJOR EL TEMA

1. Resalte tres puntos de la lectura leída.

2. ¿Qué aspectos de la Escuela Sabática debemos mejorar para convertirla en


la estructura del discipulado?

3. ¿Cuál es el rol del pastor y anciano para convertir a la Escuela Sabática en la


estructura del discipulado?