Vous êtes sur la page 1sur 3

Harberton, 17 de Abril de 2018

Honorable Señor/a Legislador/a,

Tengo el agrado de dirigirme a usted, en representación de la familia propietaria de


Estancia Harberton, y con preocupación por la forma en que se está avanzando sobre la
obra Ruta N° 30 denominada Corredor Costero Canal de Beagle.
Remarco que la preocupación es por la manera en que se ha planteado el trazado de
la ruta a lo largo de la Estancia Harberton, dado que en ningún momento nos oponemos a la
construcción de una ruta en la zona.

En primer término quiero hacer un breve relato de la historia de la familia Bridges y


del establecimiento Harberton. La presencia y la actividad misionera y ganadera de mi
familia, que llegó a Tierra del Fuego en 1871, contribuyó como antecedente de presencia
efectiva en materia de soberanía de esta zona, a favor del Gobierno Argentino. En
reconocimiento a este aporte, es que el Gobierno Nacional le concedió la propiedad de las
tierras de la Estancia Harberton, mediante Decreto Nacional.
Estas tierras fueron entregadas con condiciones estratégicamente pensadas por el
Gobierno Nacional. Estas condiciones específicamente consistían en ocupar con ganado
lanar y vacuno todas las costas de la estancia, incluyendo las grandes y pequeñas islas que
componen la misma, durante una determinada cantidad de años. La explotación ganadera
de las islas fue extremadamente costosa y no rentable para la familia, teniendo que
movilizar en bote a remo pequeñas cantidades de ovejas a cada isla (en algunos casos solo
3 o 4 animales). Sin embargo, esta explotación ganadera tenía un valor estratégico para
nuestro país: tener presencia efectiva en el Canal de Beagle, siendo consciente el Gobierno
Nacional de la situación de reclamo por parte del gobierno chileno sobre todas las costas
bañadas por aguas del Océano Pacífico. Gracias a este gran esfuerzo por parte de la familia
Bridges, Argentina tuvo una herramienta fundamental para reclamar sus derechos sobre la
costa norte del Canal de Beagle, la cual no resultó ser “costa seca” como en el caso del
Estrecho de Magallanes.
Ahora bien, vamos a la actualidad. En las últimas semanas mantuvimos reuniones
con representantes del Gobierno Provincial por el tema de la Ruta Costera. Ellos
manifestaron que, dentro de tierra de Harberton, la nueva ruta seguirá la misma traza que
la existente, sin cambio alguno. De ser así, ello tornaría totalmente improductiva a buena
parte de las tierras de la estancia Harberton, por el efecto barrera producido al quedar
alambrada la ruta a lo largo de toda su traza. Paradójicamente, terminaría siendo una
estancia con costa seca en su gran mayoría. Cabe aclarar que en esta zona de grandes
nevadas, el acceso a la costa es vital para la supervivencia del ganado, quienes bajan a la
playa a comer algas cuando no hay otra cosa para alimentarse.

Si bien la ruta atraviesa la estancia, de lado a lado, y nos produce un impacto


negativo en TODO su recorrido, vemos que hay trayectos en los que no hay mejores
alternativas que la traza actual. Sin embargo hay otros trayectos en que mantener la traza
actual le generaría a la estancia un enorme daño en materia de explotación ganadera y de
destrucción de sitios arqueológicos muy antiguos.
Todo establecimiento rural, y especialmente los de la Patagonia, utiliza sus tierras
de acuerdo a las características morfológicas. Es decir, conforme sus accidentes
geográficos, divide su propiedad en diferentes lotes, de tal manera que cada lote cuente con
agua dulce, pasturas, bosque de reparo y acceso a la playa. Combinando de esta manera, se
pueden aprovechar zonas que de otra forma serían totalmente improductivas.

Como actualmente la tierra es propiedad de la misma estancia, es que la ruta actual


se encuentra sin alambrar y ello permite el libre tránsito de la hacienda de un sector al otro
para que esta pueda alimentarse en una zona, beber agua en otra, y dormir al reparo en aún
otra. Al pasar la propiedad de la tierra de la ruta al estado provincial, es necesario
delimitarla por medio de un alambrado, por temas de responsabilidad civil. La
construcción de este alambrado causará un efecto barrera que tornara imposible la
producción ganadera en gran parte de la estancia Harberton. Quedarán lotes sin agua dulce
y lotes sin bosques para que se refugien los animales, así como cortará el acceso a la playa
en muchos lugares.
Al querer repetir la misma traza actual, no debemos olvidar que el criterio que la
originó no fue otro que la libre circulación que los animales eligieron para transitar de un
lugar a otro. Estos senderos de hacienda posteriormente fueron mejorados por la estancia
para mover hacienda, y luego por el ejército como ruta, pero nunca se empleó un criterio
superador al que los originó.

Tampoco debemos de olvidar que en muchas de las costas de Harberton se


concentran los más importantes y antiguos restos arqueológicos de la Provincia, y no es
por coincidencia o casualidad. Es por la sencilla razón que Thomas Bridges era un
misionero, y tenía una fuerte relación con los pueblos originarios del Canal. Cuando él dejó
la Misión Anglicana, se mudó a la zona donde más nativos habitaban, para poder seguir
trabajando y viviendo junto a ellos.
El mejoramiento de la ruta actual, si la traza no es modificada, afectará gravemente a
estos sitios arqueológicos que la familia Bridges/Goodall ha preservado y respetado
durante los 147 años (y 6 generaciones) que ha vivido aquí. El daño que la ampliación de la
ruta producirá será irreversible, perdiéndose para siempre un recurso histórico invaluable.
Esto se puede evitar con el simple cambio de traza de unos 8 kilómetros propuesto por
nosotros (Casco de la Estancia Harberton hasta el Río Cambaceres).

Es por ello que en estas reuniones dejamos aclarado al Gobierno que NO nos
oponemos a un acuerdo para la cesión de las tierras para la construcción de la ruta, pero al
solo efecto de mitigar el impacto que va a causar, sugerimos un cambio de traza de menos
de 8 kilómetros. En el marco de esta inmensa obra, este cambio no nos parece relevante.
La respuesta del Gobierno fue que el proyecto no puede cambiarse de ninguna
manera y que avanzaran en una expropiación, con su pertinente declaración de utilidad
pública a través del dictado de una ley que Uds. deberían votar o no. Es por ello que le
ruego que tenga en consideración nuestra realidad y no permita que anulen nuestra
producción y se vean dañados hallazgos arqueológicos de gran valor para nuestra historia
provincial.

En el Mensaje N° 10/17 del P.E.P. que recién pudimos leer el 16/4/18, según
informe del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca del 23/3/17, en el folio 8 del
proyecto relativo al desarrollo costero Canal Beagle, en el listado de obras prioritarias, en
sección costera entre Bahía Brown y Río Moat, describe: “Muelle, pluma y rampa entre
muelle y ruta para embarque y desembarque de mercaderías y/o una escollera en Bahía
Harberton.” En la Bahía Harberton actualmente se desarrolla una importante actividad
turística llevada a cabo por varias empresas de Ushuaia. Harberton es un destino que
enriquece la oferta de opciones de la zona de Ushuaia y alrededores. Aquí el turista puede
ver la historia, el museo de fauna marina y disfrutar de nuestros paisajes naturales. Es por
esto que la instalación de un muelle pesquero justo en esta bahía, tendría un impacto
altamente negativo, cuando además no es la única alternativa para esto en el área.
Entendemos de las necesidades de los pescadores que actualmente operan en esta zona.
Hay a muy poca distancia otra bahía que también reúne las condiciones de accesibilidad
que actualmente es frecuentada por pescadores y que no deterioraría el recurso turístico
de la bahía de Harberton que, como hemos dicho anteriormente, involucra a varias
empresas.

Nuestro relación con la sociedad fueguina siempre ha sido de apertura; prueba de


ello es la cantidad de alumnos de colegios de la Provincia que año a año visita en forma
gratuita nuestra estancia (más de 600 anualmente). A su vez, Harberton se considera una
“Estancia Escuela”. Contratamos a jóvenes estudiantes de turismo, brindándoles, en
muchos casos, la posibilidad de su primer trabajo en el rubro que han estudiado. Muchos de
ellos nos han dicho, reiteradas veces, que no consiguen trabajo en su rubro porque no
tienen experiencia. ¡Harberton les da esta primera oportunidad!
Además, el Museo Acatushun de Aves y Mamíferos Marinos, creado por mi madre,
Dra. Natalie Goodall, siempre colaboró con estudiantes de biología y veterinaria. Todos los
años vienen entre 20 y 25 estudiantes a hacer sus pasantías en este museo. No solo
recibimos a estudiantes de Argentina, sino de muchos otros países también (más de 400 de
aproximadamente 45 países hasta el momento). Muchos de los biólogos marinos del CADIC
han realizado su tesis en y con ayuda de la Estancia Harberton.
Reiteramos que la estancia NO se opone al paso de la nueva ruta y está dispuesta a
ceder la propiedad de las tierras que esto involucra. Sin embargo, pedimos que se nos
escuche y tengan en cuenta nuestra propuesta de cambio de traza sobre unos 8 kilómetros
de los aproximadamente 132 involucrados.

Desde ya muchas gracias por su atención, y se encuentra invitado/a a visitar la


Estancia Harberton, donde podrá apreciar por usted mismo lo que aquí le transmito.

Lo saluda con distinguida consideración.

Abby Goodall y Ricardo Lynch


Representantes de Estancia Harberton
Whatsapp únicamente: 2964-600303

Centres d'intérêt liés