Vous êtes sur la page 1sur 6

Empresa en Guatemala

Empresa es todo esfuerzo organizado que se emprende con el propósito de


generar riqueza, término que incluye bienes y servicios.

Empresa es todo esfuerzo organizado que se emprende con el propósito de


generar riqueza, término que incluye bienes y servicios.

El empresario que establece la empresa, invierte capital, terreno y potencial


humano, proporcionalmente con las actividades esenciales y necesarias para una
producción continua de bienes servicios.

Entre las razones que motivan a una persona o grupo de personas a emprender
una actividad independiente, se pueden mencionar las siguientes:

Deseo de autonomía económica.

Necesidad de obtener mayores ingresos para beneficio de la familia;

Sentido de superación personal en el área empresarial.

La persona que se convierte en empresario recibe beneficios y ventajas, los


cuales se reflejan y repercuten en La sociedad, ya que:

Al obtener ganancias puede convertirse en consumidor de los bienes y servicios


que se producen en el mercado.

Al producir bienes o prestar servicios, satisface necesidades de la comunidad.

Al establecer una empresa, requiere de mano de obra, por lo cual se convierte en


una fuente generadora de empleo.

El pequeño empresario constituye una pieza importante dentro de la sociedad, ya


que contribuye al progreso, crecimiento y desarrollo nacional.
1. La Empresa Individual que está atada al número de identificación
tributaria del propietario y por lo tanto es la más fácil de establecer y
la más adecuada para micro o pequeñas empresas.
2. La Sociedad Colectiva en la que todos los socios responden de
“todas” las obligaciones contraídas independientemente de si fueron
ellos individualmente los responsables; con los bienes aportados a la
sociedad y con los propios de ser necesario; y por los demás socios si
estos no pueden pagar. Por lo tanto cada socio puede, si los negocios
van mal, pueden perder mucho más de lo aportado.

Esta responsabilidad hace que en Guatemala esta forma mercantil sea


la que menos se utiliza. Sin embargo en una micro, pequeña o
mediana empresa; en la cual exista una confianza muy fuerte entre los
socios o se trate de una tema muy especializado en la cual solo los
socios tengan conocimientos adecuados podría ser utilizada, si se
dirige con precaución y limitando los riesgos.

3. Las Sociedades en Comandita, simple y accionaria, se dan cuando


una persona o varias personas aportan el capital y otra u otras
personas aportan el conocimiento.

La diferencia radica en que en la Sociedad Simple quienes aportan el


capital responden únicamente por el monto de este, mientras que en la
Sociedad Accionaria responden únicamente por el valor que
representen sus acciones.

Es común a ambas el que quienes aportan el conocimiento sí deben


responder de “todas” las obligaciones contraídas independientemente
de si fueron ellos individualmente los responsables; con los bienes
aportados a la sociedad y con los propios de ser necesario; y por los
demás socios si estos no pueden pagar; lo que hace que estos tengan
temor de hacer este tipo de sociedades. Es una opción a ser tomada
en cuenta por emprendedores con ideas nuevas e inventores.
4. La Sociedad de Responsabilidad Limitada en la cual los socios solo
responden por sus aportaciones. Es una opción apropiada para
pequeñas y medianas empresas.
5. La Sociedad Anónima, permite que cada accionista responda
únicamente por el pago de las acciones que le pertenecen. Esta es la
sociedad más utilizada en Guatemala pues hasta hace poco las
acciones podían ser al portador y por lo tanto permitía el ano nimato de
los accionistas.

Debido a la lucha en contra del lavado de dinero, las acciones al


portador han quedado prohibidas, lo que podría provocar que este tipo
de sociedad pierda su interés para la conformación de micro,
pequeñas y medianas empresas; pero sigue siendo ventajosa por
permitir captar grandes cantidades de capital, siendo el tipo idóneo
para grandes y mega empresas.

Aspectos legales

a nueva definición fue aprobada mediante el Acuerdo Gubernativo 211-2015,


publicado este día. Oficialmente, en todo el territorio nacional, empresa es aquella
unidad de producción que realiza actividades de transformación, servicios o
comercio.

Una Microempresa es aquella que tiene de 1 a 10 trabajadores y ventas anuales


máximas de 190 salarios mínimos no agrícolas, entre Q 2,530.34 y Q 480,764.60
para el 2015; una Pequeña Empresa, entre 11 y 80 trabajadores, con ventas
anuales de entre 190 a 3,700 salarios mínimos, equivalentes a Q 483,294.94 y Q
9,362,258.00 respectivamente.

Se considera Mediana Empresa a aquella que tiene entre 81 y 200 trabajadores y


ventas anuales de entre 3,701 a 15,420 salarios mínimos no agrícolas, entre Q
9,364,788.30 y Q 39,017,843.00. Las que superen estos parámetros son
consideradas grandes empresas.

Para los casos en que la empresa califique en dos categorías, el acuerdo


establece que prevalecerá el criterio de generación de ventas anuales.

El Viceministro Sigfrido Lee, indicó que “con esta nueva clasificación,


fortaleceremos las capacidades y cobertura de la asistencia técnica y financiera
para el sector MIPYME, buscando estimular el emprendimiento, la innovación y el
desarrollo de nuevos negocios, además, las empresas participan en un entorno
más favorable para la inversión y para mejorar la competitividad en un mundo
globalizado”.

Los parámetros fueron definidos en coordinación con la OCSE del INE, la cual
generará información necesaria, precisa y oportuna, con indicadores que
permitirán diseñar y evaluar políticas públicas y estrategias de desarrollo
enfocadas en el sector de la MIPYME de Guatemala basados en esta nueva
definición.

Con la creación de herramientas de información estadística se cumple con los


compromisos del país ante el Sistema de Integración Centroamericana –SICA. Por
medio de Cenpromype se impulsó el Sistema Regional de Información con el
propósito de crear un sistema que permitiera la comparación de datos básicos de
desempeño de la MIPYME en los países de Centroamérica y República
Dominicana.

La clasificación anterior de MIPYMES únicamente tomaba en cuenta el número de


empleados, se consideraba Microempresa la que tuviera de 1 a 10 empleados; la
Pequeña Empresa, de 11 a 80 y la Mediana Empresa de 26 a 60 empleados, en la
nueva definición se agregó el parámetro de ventas anuales, ya que el número de
empleos es insuficiente para determinar el nivel de desarrollo de una empresa.
Registrar tu empresa ante el SAT es el primer paso a dar para integrarte a la
formalidad. Conoce cuáles son los pasos a seguir.

Una de las decisiones más importantes al iniciar tu negocio es poder definir el


tipo de empresa que vas a crear, ya que de esto dependerá tu desarrollo
empresarial con posibles impactos legales, fiscales, contables y
administrativos.

Hoy en día, hay muchas empresas que no se han registrado ante el Sistema de
Administración Tributaria (SAT) y este es muy importante ya que uno de los
principales beneficios que te otorgará es la capacidad de adquirir créditos
para crecer tu negocio. Esto también te permitirá acceder a un mercado más
potente que el del sector informal ya que contarás con redes empresariales que te
conecten con nuevos proveedores y clientes.

¿QUÉ TIPO DE EMPRESAS SE PUEDEN REGISTRAR?

Por lo general, las formas más populares de registro son:

 Persona moral

 Persona física con actividad empresarial

 Sociedad anónima

 Sociedad civil

 Asociación civil

Las últimas dos formas no son consideradas sociedades mercantiles, sino que
están constituidas sin fines de lucro; es decir, una empresa que no persigue un
beneficio económico sino que tiene una finalidad social, humanista o comunitaria.

Para dar de alta tu empresa, sigue estos pasos:

1. Solicita una cita en el SAT a través de su página de internet o al 01 800


463 6728.
2. Asesórate y decide tu régimen fiscal; es decir, si te registras como
persona física con actividad empresarial o persona moral.

3. Necesitarás los siguientes documentos:

o CURP o acta de nacimiento del representante legal

o Identificación oficial

o Comprobante de domicilio fiscal

o Acta constitutiva de la empresa

Recuerda que éstos son los requisitos mínimos para poder dar de alta tu
empresa. Los procedimientos o requisitos pueden variar dependiendo del
giro empresarial. Lo ideal es que te asesores antes de asistir al SAT y tomes en
cuenta que tener un negocio formal te permite crecer y cumplir tus metas en
menos tiempo y con mayores beneficios.

Una vez que hayas registrado tu empresa exitosamente y cuentes con tu Registro
Federal de Contribuyente (RFC) asegúrate de también tramitar tu Firma
Electrónica (FIEL) de forma que puedas, posteriormente, generar un Certificado
de Sello Digital (CSD). Una vez que cuentes con estos documentos podrás darte
de alta ante un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC) para generar tus
facturas electrónicas y cumplir en tiempo y forma con tus deberes fiscales.

ioFacturo te ofrece el tiempo más veloz de timbrado del mercado, así


como precios y planes que se ajustarán a tus necesidades dependiendo del
tipo de facturación que vayas a emitir y su frecuencia. Te invitamos a conocer
todos nuestros servicios de forma totalmente gratuita durante 30 días a partir
de tu fecha de registro. Si te convences, simplemente adquiere un plan o
ioCréditos en la tienda a la que podrás acceder desde tu perfil y listo.