Vous êtes sur la page 1sur 2

Los cinco retos de la salud en Colombia los jóvenes, las personas mayores, las personas con discapacidad, la población

sonas mayores, las personas con discapacidad, la población privada de la


libertad, las personas que padecen alguna enfermedad, las familias y comunidades.

Garantizar el acceso, mejorar el sistema y otros temas son parte La reforma al modelo y sistema de salud debe convocar a todos
de la agenda de un congreso para hablar sobre la salud pública los actores involucrados, para generar un análisis colectivo,
después del conflicto. La politóloga Dionne Cruz, organizadora del pluralista, democrático, propositivo, que rescate el sentido de lo
evento, resume los cinco puntos más apremiantes. público y que se sustente en las finalidades del Estado Social y
Democrático de Derecho, los objetivos de desarrollo sostenible y

L a salud es un derecho fundamental de las naciones en


democracia que está relacionado con el buen vivir de las
personas en todos sus ámbitos de vida. El primer Congreso Bienal de la Asociación
Colombiana de Salud Pública ‘Grandes desafíos de la Salud Pública en Colombia: un camino
para la Paz’, tendrá como eje temático los retos que debe asumir el país para garantizar dicho
la Carta Global para la Salud Pública.

Entidades promotoras, instituciones prestadoras, clínicas,


hospitales, aseguradoras, laboratorios, ministerios,
departamentos administrativos, agencias, institutos, empresas sociales del Estado y de capital
derecho. El evento se realizará en la Universidad de La Salle de Bogotá, sede Chapinero el 28 y mixto, fuerza pública, alcaldías y gobernaciones, secretarías de Salud, Integración Social,
29 de septiembre. Estos son los cinco desafíos de Colombia en salud como un camino para la Desarrollo, Educación, Ambiente, Agricultura, Vivienda, instituciones educativas,
paz. profesionales, técnicos y tecnólogos de la salud, de las ciencias
sociales, naturales, administrativas, ingenierías y arquitectura,
Garantía del derecho a la salud servidores-as públicos, académicos, empresarios, comerciantes,
familias, ciudadanos, están llamados a construir un nuevo modelo
y sistema de salud pública para la nación colombiana.
En Colombia, cada 4 minutos se presenta una acción de tutela para
buscar atención en salud. La Defensoría del Pueblo calcula que son
120.000 tutelas anuales en promedio, aunque el Estado es Salud Pública para el posconflicto
responsable de respetar, proteger y garantizar el goce efectivo del

C
derecho fundamental a la salud. Por eso el primer desafío del país en on la terminación del conflicto armado con la guerrilla de las
salud pública para la paz es garantizar de manera efectiva ese derecho Farc- EP, se abren grandes retos para la salud pública pues
de todos los colombianos, sin distingo de ubicación geográfica, de los más de 10.000 excombatientes en proceso de
situación socio económica, etnia, género, discapacidad o grupo de reintegración a la vida civil, el 54 por ciento tiene al menos un hijo,
edad. y el 77 por ciento carecen de vivienda. Hay 3.305 excombatientes
que presentan al menos una limitación, la mayoría visual, cardíaca
Puede leer: Johnson & Johnson a pagar USD 417 millones a mujer que desarrolló cáncer o respiratoria. 8.376.463 víctimas directas a lo largo y ancho del país, muchas a la espera de
tras usar talco restitución, reparación y garantías de no repetición. Están las 11.495 víctimas por minas
antipersonal, de las cuales el 61 por ciento son de la fuerza pública, y el 39 por ciento restante,
corresponde a civiles que exigen atención integral y restitución pronta de sus derechos.
La comprensión de salud pública es diferente en las zonas urbanas,
en las rurales o en las periurbanas; la cosmovisión de los 102
pueblos y comunidades indígenas que habitan el territorio, la Le sugerimos: “El diagnóstico de EPOC aumentó 30 por ciento en los últimos años”
apreciación de las comunidades afrocolombianas, palanqueras y
raizales sobre sus usos y costumbres, las tradiciones de los más de La salud mental de los colombianos está en un grave estado, y vale la pena evaluar los alcances
5000 gitanos, todas expresiones que además de enriquecer la y limitaciones de la Ley 1616 de 2013, que busca garantizar el ejercicio pleno del derecho a la
identidad nacional y el patrimonio cultural, merecen ser salud mental a la población colombiana,
respetadas, escuchadas, incluidas, y valoradas en el sistema de salud pública nacional. priorizando a los niños, las niñas y adolescentes. En
2016, alrededor de 33 compatriotas fueron
Transformación del modelo y sistema de salud asesinados cada día, y esto no ocurrió por causa del
conflicto armado, sino por violencia interpersonal,

E
debido a intolerancia, riñas, ingesta desmedida de
l modelo y sistema de salud del país, pese a los cambios en el tiempo, no responde a
alcohol y drogas.
las aspiraciones de la ciudadanía, las comunidades campesinas, los niños y las niñas,
a Dian. La corrupción nos cuesta 50 billones de pesos al año, casi un billón por
semana, según la Contraloría. El saqueo al sector salud en particular, le cuesta al
país cerca de 4,5 billones de pesos al año. El problema en Colombia no es de
recursos sino de la administración de los mismos.

Le recomendamos: Cuál es la diferencia entre miedo y angustia

Un informe que acaba de publicar la Contraloría, señala que 10 billones de pesos


provenientes de regalías no han sido utilizados a la fecha, pese a estar disponibles,
lo que contrasta con los 6 billones que se espera recaudar con la más reciente
reforma tributaria. Se ratifica entonces, la urgencia de fortalecer la capacidad
institucional del Gobierno central, departamental y municipal para una gestión
financiera y presupuestal efectiva, acorde a las necesidades y potencialidades de sus
habitantes y territorios.

La salud pública debe pasar de ser un anhelo nacional a una realidad tangible, visible
en los medios de comunicación, en los pasillos de clínicas y hospitales, en los
servicios de urgencias y farmacias, como también, en la disposición constante del
Gobierno, los particulares y la ciudadanía a servir, a respetar y hacer valer la
dignidad humana y preservar la vida en sus diversas y maravillosas expresiones