Vous êtes sur la page 1sur 2

FUNDAMENTO:

¿Por qué se da el mal uso de celulares?


Los avances de la tecnología no siempre son sinónimo de aprendizaje, ya que si son mal
utilizadas pueden incluso perjudicar el rendimiento académico de los jóvenes. Es más que
comprensible que existan dudas en la comunidad educativa respecto al uso de los teléfonos
móviles en el aula. Las consecuencias de la falta de conocimiento de estos dispositivos y su
manejo responsable pueden conllevar un nefasto uso de los mismos y su utilización en
situaciones inadecuadas.
Es común escuchar que en las universidades el sonido de los celulares, tanto en los bancos de
los alumnos como en el escritorio de los profesores. Suena una batería de distintos tipos de
sonidos: llegan mensajes de whatsapp, fotos, videos y mucho más; el docente habla y los chicos
están literalmente “en otra”. ¡Ojo! También suenan los celulares de los profes y unos cuantos
dejan la clase y atienden (en el aula o salen y hablan).
El celular es todo un símbolo de esta época, objeto omnipresente, en todos lados, públicos y
privados. Y en el caso de los adolescentes, estamos frente a la propia extensión de la mano, más
precisamente del pulgar, una prótesis identitaria aunque también una brújula. Síntesis portátil de
la cultura audiovisual que marca un nuevo latido en la sociedad, que conjuga velocidad y
comunicación, musicaliza encuentros en cualquier rincón.
Y en la universidad el celular parece ocupar el lugar de la gran interrupción. De clases,
explicaciones y también evaluaciones, asunto que amerita la elaboración de ciertas reglas que
regulen su eso para lograr una mejor convivencia. Lo que puede ser atractivo es la irrupción del
celular como buena excusa o mejor dicho, como interrupción de la manera habitual que tenemos
de ver las cosas en la escuela. Propongo pensar al celular como un analizador, en el sentido de
algo que puede poner al descubierto diversas tensiones o problemas de la relación pedagógica,
que suelen ser anteriores a la aparición de este aparato. En la medida que nos permita analizar
los porqué y los dónde de los desencuentros generacionales entre docentes y adolescentes, o si
podemos hacer visibles los sentidos o sinsentidos de lo que ocurre en las aulas.
El celular es un artefacto que contiene mucha tecnologia es muy llamativo por todas las cosas
que hace a medida que pasa el tiempo el celular cada ves es mas avanzado pero lo malo es que
los alumnos no le damos un buen uso y por eso es que se presentan inconbenientes con los
profes y disgustos el mal uso del celular es muy frecuente puesto que los profes es tan muy
ocupados para ponerse haber los alumnos que estan jugando con el celular o chateando.
Creo que la mayoría trae celular. Es una epidemia y es totalmente necesario para todos nosotros,
para todo el ser humano, por comunicación. El problema es que a veces (los alumnos) no lo
saben emplear.

Hay muchos argumentos en contra de permitir que los teléfonos celulares se usen en el
aula.
1. Las distracciones
Cuando un alumno está en la universidad, su objetivo no es aprender. Los jóvenes pueden ser
fácilmente distraídos de sus estudios y tener fácil acceso a un teléfono móvil durante la clase
puede hacer que sea más fácil para ellos perder la concentración. Si se aburren con el material
de clase, ellos toman su teléfono celular para jugar algunos juegos o para comprobar su
suministro de noticias en Facebook o Twitter. ¿Cómo se puede esperar que un alumno absorba
el conocimiento que necesitan para aprender si no están ni siquiera prestando atención?
2. Hacer trampa
Obviamente, los alumnos no podrán sacar sus teléfonos celulares y hablar el uno al otro en el
aula durante un examen, pero el concepto de ” paso de notas ” ha entrado en la era de
latecnología, gracias a la mensajería de texto. Mientras que en el salón de clases los textos
pueden ser enviados muy discretamente. Tomando un paso más allá, un estudiante puede
excusarse para ir al baño, sólo para usar ese tiempo para enviar mensajes de texto o dejar
mensajes de voz.

También es importante tener en cuenta que los teléfonos celulares están avanzando y mejorando
más rápido que nunca. Los teléfonos inteligentes pueden navegar por la Web, proporcionando
formas de alta tecnología para los estudiantes que buscan respuestas de los exámenes en línea.
Algunos modelos han avanzado en calculadoras, y dependiendo del software, pueden incluso
ser capaz de ejecutar s aplicaciones personalizadas que pueden contribuir a la deshonestidad
académica. Las posibilidades de hacer trampa y copiar literalmente esta ilimitada cuando los
estudiantes tienen acceso a teléfonos celulares en clase.