Vous êtes sur la page 1sur 5

Huarango (Prosopis pallida)

Nombre común: Huarango, faique, espino, taque algarrobo pálido, kiawe, huarango, bayahonda o
algarroba

Origen: Perú, El algarrobo pálido es nativo de América del Sur, pero se ha asilvestrado en otras
regiones de América.

Altura: Alcanza 10 m de altura

Profundidad de raíz: extremadamente largas raíces tiene las raíces más profundas en el mundo, pueden
medir hasta 70 metros al traer agua a la superficie hace posible la vida de otras plantas también".

Flora: Posee flores verdes amarillentas y largas.

Frutos: El fruto del árbol, denominado Huaranga, es altamente nutritivo. Algunos estudios apuntan que
"las culturas precolombinas sobrevivían durante períodos de sequía comiendo solamente este fruto".

Vida: más de 1064 años

Marco de plantación: 5 metros

Usos: La corteza sirve para curtir cueros. La resina de su tronco se usa para teñir. Las semillas son
alimento para el ganado, y las flores son atractivas para las abejas. Las hojas que caen al suelo se usan
como abono orgánico y reciben el nombre de "poña, puño, mulch, hojarasca".

Riego: Sobrevive muy bien a la extrema sequedad Las hojas funcionan además como atrapa nieblas.
"tienen pilosidades, son pelitos que no se ven a simple vista. Esta superficie sirve como un captador de
niebla que se condensa y se convierte en agua, goteando al suelo".

Propagación: produce grandes cantidades de semillas muy livianas, de fácil dispersión, y se clona
produciendo muchas plantas renovales (reproducción vegetativa).
Molle Costeño (Schinus terebinthifolius Raddi)

Nombre común: Molle costeño, Molle Hawaiano, Pimentero del Brasil, Cerezo de Navidad, Turbinto,
Falsa pimienta, Dominicano.

Origen: Especie propia del sur del Brasil, noreste de Argentina y Uruguay, habitando en montes
ribereños de todo el país

Altura: de 10 a 12 metros

Profundidad de raíz: Árbol perennifolio con ramificaciones muy extendidas.

Flora: De pequeño tamaño con un color blanco.

Fecha de floración: aparecen en inflorescencia de verano a otoño.

Frutos: De color rojo, con un tamaño similar al del guisante y aparecen agrupados en infrutescencias..

Marco de plantación: 5 metros

Cuidados: Necesita en ocasiones poda de formación para lograr una copa compacta y que no sea
desgarbado

Propagación: semilla
El Mito de Kon

En un principio el dios KON creo el mundo y poblo las tierras bajas cercanas al mar (la costa)con toda clase de
plantas y animales muy fertiles y dociles y puso a su cargo los hombres los cuales no morian y solo tenian que
coger los frutos de la tierra sin trabajar pero un dia los hombres se olvidaron de su creador y no le daban
ofrendas porque se creian autosuficiente , entonces el dios amenazo a los hombres que les iba a castigar pero
no le hicieron caso ,entonces el dios hizo que el mar se salga y que los rios se sequen volviendo a la costa un
desierto ,entonces los comenzaron a morir y un rey del valle del Mantaro llamado Chaklla decidio sacrificarse
por la gente . Subio a lo mas alto de la coordillera en ticlio y pidio que lo enterraran dejando solamente un
agujero por donde corrian sus lagrimas y luego esta sformarian el rio Mamaq(Rimac),igualmente una princesa
llamada Kisa subio a lo mas alto de la coordillera en San Pedro de Casta e hizo lo mismo que su amado y sus
lagrimas formaron el rio Santa eulalia que al unirse con el Rimac formo el fertil valle de Lima salvando a la gente

Kon era considerado el dios creador del mundo por culturas de la costa peruana como Paracas y Nasca,
que lo representaban volando con máscaras felinas y portando alimentos, cabezas trofeo y un báculo; o
bien con su cabeza y ojos prominentes por lo que también es conocido como el "Dios oculado".

Apareció por el mar, desde el Norte, no tenía huesos ni carne, sin embargo su forma era humana.
Andaba mucho y ligero, como hijo del Sol recorría las sierras y valles solamente con la voluntad y su
palabra. Crea el mundo, lo puebla con seres humanos a los que provee de abundante agua y frutos. Los
hombres olvidaron las ofrendas que le debían, entonces los castigó quitándoles las lluvias y
transformando las fértiles tierras en los inmensos desiertos costeños. Kon sólo dejó algunos ríos para
que se mantuviesen con regadío y trabajo.

Desde las tierras del sur llegaría Pachacámac, también hijo del Sol, desterrando a Kon y destruyendo su
creación, para hacer una nueva generación de hombres y proveerlos de cuantas cosas tienen.

El cronista mexicano Pedro Gutiérrez de Santa Clara (1521 ~ 1563) escribió:


"Cuentan los indios muy viejos, que lo oyeron de sus antepasados, que el primer dios que hubo en la
tierra fue llamado Cons (Kon), el cual formó el cielo, la luna, estrellas y la tierra, con todos los
animales y todo lo demás que hay en ella. Y formó con su resuello todos los indios y los animales
terrestres y aves celestes y muchos árboles y plantas. Y que después de esto se fue a la mar y que
anduvo a pie enjuto sobre ella, y sobre los ríos, y que crió todos los peces que hay, con su sola palabra,
y que hizo otras cosas maravillosas, que después se fue de esta tierra y se subió al cielo".

Tiempo después, llegó a la tierra otro dios, "más poderoso que Cons", llamado Pachacámac, que quiere
decir "hacedor del mundo o reformador, el cual destruyó todo lo que había hecho Cons. A los indios
que Cons había creado los convirtió en simios o monas, y los envió a vivir a los Andes y a los valles que
hay por allí". Pero, misericordioso, Pachacámac creó a otros hombres "y muchas indias muy hermosas",
"así en la serranía como en los llanos". Los que poblaron la serranía, hallaron una tierra "fresca", por
haber salido recién del diluvio.

La versión mitológica de la creación esta caracterizada por dos dioses que actúan sucesivamente, hay
dos creaciones la de Kon y la de Pachacámac que resulta definitiva; habiéndose retirado ambos, el Sol y
la Luna -presentes todos los días- quedaron como dioses principales, pero no en calidad de creadores. El
mito además parece indicar dos corrientes civilizadoras, la primera que llega del mar por el Norte (Kon)
y la segunda, desde el Sur representada por Pachacámac, que ganó la confrontación.