Vous êtes sur la page 1sur 2

ORACION PARA UNGIR MI CASA

Padre celestial te doy gracias por este tiempo, gracias porque nos has elegido para
hacer parte de tu ministerio y predicar el evangelio, te doy gracias por mi vida y por
la vida de mi familia, también te doy gracias porque nos has hecho sensibles a
escuchar tu voz y entender tu palabra para que sigamos unidos y demos testimonio
de tu grandeza, de tu amor y de lo fiel y justo que eres. Te agradezco por el hogar
que nos has dado, por nuestros trabajos y el colegio de nuestro hijo. Sabemos y
somos consientes que debemos estar en paz contigo para obtener todos tus
beneficios, por eso hemos decidido casarnos y organizar nuestro hogar conforme a
tus mandamientos. En este momento quiero pedirte que nos perdones por nuestras
actitudes de rebeldía, de enojo e ira, te pido por favor que nos sigas moldeando
conforme a tu voluntad para que seamos las personas que quieres que seamos
dando fruto y hablando de tus maravillas.
Aplicamos tu preciosa y santa sangre para que seas tú llenándonos de fidelidad, de
redención, que restaures nuestra identidad como hijos tuyos, que nos des la
conquista en todo lo que hagamos y emprendamos, también que aumentes nuestra
productividad y demos fruto, así como también que nos guíes en el camino y
propósito que tienes para nosotros, y nos consagres enseñándonos a amar como
tu lo haces, y nos des un corazón de pastor, un corazón de siervo para poder servirte
incondicionalmente.
Ungimos nuestro hogar y nuestras vidas con este aceite que has bendecido señor,
declarando lo que dice en tu palabra señor Isaías 53 :4-5 que dice: ciertamente
llevo el, nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores y nosotros le
tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido, mas el herido fue por
nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados, el castigo de nuestra paz
fue sobre el y por sus llagas fuimos nosotros curados, empezando un nuevo
comienzo para nuestra familia borrando todo nuestro pasado pecaminoso y
dándonos libertad de la ira, amargura, tristeza.
1. Por la sangre de Jesus somos redimidos del poder del enemigo, satanás no
tiene nada en mí, porque ahora habito en la casa de Dios. Leer salmo 91.
2. Por la sangre de Jesus todos mis pecados han sido perdonados no hay
cuenta pendiente por cobrar, porque todo fue cancelado en la cruz del
calvario, y él me ve como si nunca hubiera pecado. Leer salmo 32.
3. Por cuanto ando en la luz y en la comunión la sangre de Jesucristo me limpia
ahora y continuamente de todo pecado. Leer salmo 23.
4. Por la sangre de Jesus soy justificado y Dios me ve como si nunca hubiese
pecado. Leer salmo 24.
5. Por la sangre de Jesus soy santificado, separado para Dios. Leer salmo 112.
Señor declaramos que somos tus soldados y nos vestimos de toda la armadura de
Dios, para poder hacer frente a las intrigas del diablo y resistir en el día malo, porque
después de haberlo logrado todo, quedaremos firmes y ceñidos con el cinturón de
la verdad y vestidos con la coraza de justicia, y calzados nuestros pies con la
preparación para proclamar el evangelio de paz. Y sobre todo armados con el
escudo de la fe con que podemos apagar todos los dardos de fuego del maligno.
Tomamos también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la
palabra de Dios, orando en todo tiempo en el espíritu con toda oración y ruego,
vigilando con toda perseverancia y ruego.
Declaramos que vienen sobre nuestro hogar todas estas bendiciones y nos
alcanzan porque obedecemos al señor nuestro Dios, también que viene un cerco
de protección y tu paz en nuestras vidas.