Vous êtes sur la page 1sur 2

Yo… lápiz

Escrito por Leonard Read (1898, 1983), es la primera lectura complementaria del libro El
Proceso Económico. Trata acerca de un lápiz que dice poder narrar su historia mucho mejor
que otros instrumentos, como, por ejemplo: un automóvil, avión o una máquina de lavar
platos. A pesar de ser un objeto simple y no tan complejo puede hacernos saber el milagro
que simboliza, explica su propia creación y en mi opinión si pienso que ciertamente es un
milagro pues el lápiz concluye que él mismo existe en "la ausencia una mente maestra, de
alguien dictando o dirigiendo por la fuerza esas incontables acciones que le llevan a la
existencia" y explica de modo didáctico conceptos como "mano invisible", "orden
espontáneo" o "conocimiento disperso".
Realmente me parece interesante que el lápiz siendo un objeto bastante simple, llega a ser
utilizado por nuestras manos en algún momento de nuestras vidas y sin saber exactamente
el proceso de su creación, de los esfuerzos de miles de personas que realizan actividades
que ayudan a la creación del lápiz indirectamente sin saber que lo hacen y sin que nosotros
como usuario nos demos cuenta, ese orden espontaneo que está en todas las cosas y que
es increíble y hacen que las cosas pasen.
Posteriormente el lápiz explica cuál es el procedimiento que se lleva para poder producirlo,
explica que en el mismo participan varias personas, quienes cortan los árboles, quienes los
transportan, incluso menciona quienes hacen el café que beben las personas que talan los
árboles y aquéllos que se encargan de sacar el petróleo que posteriormente es gasolina.
Finalmente, el lápiz habla de una mano invisible la cual siguen todos los que participan en
el procedimiento de creación del lápiz, aunque estos no lo sepan con total claridad. Todos
los que participan en la creación se guían por la mano invisible la cual vendría a ser su jefe,
pero en realidad no lo ven porque todos trabajan para una misma finalidad sin conocerlo
claramente, ya que por esto es que se divide el trabajo para poder alcanzar un mismo fin.
El lápiz es el ejemplo de lo que pueden lograr los hombres libres. Si tomamos en cuenta los
antecedentes del lápiz, desde la plantación, el aserradero, pintura, minería, entre otros,
ninguna persona que participe en este proceso podría ser eliminada por sus innumerables
conocimientos, ya que por sí mismos no se podría fabricaron lápiz, pero al conjugar los
conocimientos se lograr un producto sin necesidad de una supervente que actúe en forma
de dictadura, sino más bien una mano invisible que hace que todos cooperen de forma
natural y espontánea en respuesta a las necesidades y al deseo humano.
Mi punto de vista es que la sociedad se tiene que organizar, tiene que funcionar en armonía,
el gobierno o aparatos legales faciliten o eliminen obstáculos de la mejor manera posible
que permitan el intercambio de mercancías o insumos, que exista conocimiento y
creatividad y que esta pueda fluir libremente, para que todos en conjunto puedan crear un
sistema económico que con el intercambio de insumos para crear bienes y servicios que de
riqueza a los países o sociedades, que permita al final mejorar la calidad de vida de las
personas.
Cada uno vio a su trabajo como una forma de obtener aquellos bienes y servicios que
produjimos con el propósito de obtener el lápiz que deseábamos. Cada vez que nos
dirigimos a una tienda y adquirimos un lápiz, estamos intercambiando un poquito de
nuestros servicios por la cantidad mínima de servicios de cada uno de los miles que
contribuyeron a producir el lápiz.
Es aún más asombroso que el lápiz fuera producido. Nadie sentado en una oficina central
impartió órdenes a miles de individuos. Ningún policía militar hizo cumplir aquellas
ordenes que nunca se dieron. Estas personas viven en diferentes lugares, hablan distintas
lenguas, practican diferentes religiones, pudiendo incluso odiarse mutuamente, aunque
ninguna de estas diferencias les ha impedido cooperar para producir el lápiz.

Me gustó mucho la lección que el lápiz nos enseña: Que se liberen todas las energías
creativas. Nada más organicen la sociedad para que actúe en armonía con esta lección. Que
el aparato legal de la sociedad remueva todos los obstáculos de la mejor manera que pueda.
Permitan que este conocimiento creativo fluya libremente. Tened fe en que los hombres y
las mujeres libres responderán a la Mano Invisible. Esta fe será confirmada. Yo, el Lápiz,
aparentemente simple (aunque lo soy), ofrezco el milagro de mi creación como testimonio
de que esta es una fe práctica, tan práctica como el sol, la lluvia, un árbol de cedro y la
buena tierra.

Y como conclusión final que podría resumir muy brevemente es que la sociedad se tiene
que organizar, tiene que funcionar en armonía, el gobierno o aparatos legales faciliten o
eliminen obstáculos de la mejor manera posible que permitan el intercambio de
mercancías.

Centres d'intérêt liés