Vous êtes sur la page 1sur 2

4.1-Estilos de aprendizaje.

Los estilos de aprendizaje se definen como las distintas maneras


en que un individuo puede aprender. Para D. E. Hunt, describen las
condiciones bajo las que un discente se encuentra en la mejor
situación para aprender, o qué estructura necesita para mejorar el
proceso de aprendizaje.
En términos generales, los estilos de aprendizaje se emplean en el
ámbito psicológico y educativo para referirse a la manera distintiva
en que las personas resuelven problemas, es decir, la respuesta a
estímulos e información.
También, es posible definirlo a partir del comportamiento
característico de una persona, desde lo afectivo, fisiológico y
cognitivo, mismo que permite identificar la manera en que el alumno
interactúa con un entorno de aprendizaje.

Según Keefe (1988) "los estilos de aprendizaje son los rasgos


cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven como indicadores
relativamente estables, de cómo los discentes perciben,
interaccionan y responden a sus ambientes de aprendizaje" Kolb
(1984) incluye el concepto de estilos de aprendizaje dentro de su
modelo de aprendizaje por la experiencia y lo describe como
"algunas capacidades de aprender, que se destacan por encima de
otras, como resultado del aparato hereditario de las experiencias
vitales propias, y de las exigencias del medio ambiente actual".
Existen diversas posturas en la clasificación de estilos de aprendizaje. Algunos ejemplos
se observan en la siguiente tabla:1

Modelo Estilos de aprendizaje

Visual
Sistema de representación (Modelo PNL)
Auditivo
Kinestésico

Activo
Reflexivo
Procesamiento de información (Honey y Mumford)
Pragmático
Teórico

Sensoriales/Intuitivos
Visuales/Verbales
Categoría bipolar (Felder y Silverman)
Secuenciales/Globales
Activos/Reflexivos

Racionales
Cuidadosos
Preferencias de pensamiento (Ned Herman)
Experimentales
Emotivos

Convergente
Divergente
Agente de aprendizaje (David A. Kolb)
Asimilador
Acomodador