Vous êtes sur la page 1sur 3

“POR LAS PURAS NARANJAS”

Esta historia inicia, con unos niños jugando al lobo


en un parque, aquí en este ambiente se encontraba
un árbol quien iba a ser testigo de muchas cosas.

Un día, dos niñas, que eran amigas se encuentran por


casualidad en frente del árbol, ellas jugaban allí,
cuando se dieron cuenta de que había un árbol,
ambas hablaron mal de aquel árbol por estar
descuidado y en mal estado. Mieras jugaban con una
liga, una de ellas rompe la liga y ambas se insultan
y se enojan. El árbol miraba todo lo que pasaba;
cierta noche se encontró con varias situaciones,
primero ve a la luna y le pide que le dé un beso hasta
allí todo era felicidad para él, pero luego vino una depresión, porque llegaron dos hombres
mareados, aquellos pasaban con pena y contagiaron ese sentimiento al árbol. Pasado
alunas horas mientras el árbol dormía llegaron dos personajes de la magia quienes
disfrutaban de la apariencia de la noche pero al chocarse ambos con el árbol decidieron
ayudarlo para que pueda tener frutos
y vuelva a la vida, ellos intentaban
hace esto mediante sus poderes
mágicos y sus hechizos pero no les
resultaba, entonces decidieron llamar
a las hadas, ellas vinieron y con
varios movimientos mágicos
vistieron al árbol de hojas verdes y
deliciosas frutas.

Pasado esto, al día siguiente una de las niñas sale a ver cómo está el día y se encuentra
con el árbol lleno de frutas, entonces ella decidió ir a traer un depósito en el cual llenar
sus naranjas, mientras fue a traer su depósito llegó la otra niña y pensó lo mismo que la
anterior entonces ambas cuando quisieron coger las naranjas se encontraron, allí se pelean
por las frutas, al final una de ellas coge mas que la otra, allí empieza todo otro problema
entonces amabas deciden pedir ayuda a sus amigos, una de ellas llama a sus amigos los
mariquitas y la otra llama a sus amigos las maripositas, es así como es que sus amigos
llegan y entonces comienza la pelea, las niñas hacían barra para su lado, pero sucedió
algo en ese tiempo, los que peleaban se dieron cuenta de que no les estaban pagando por
lo que decidieron parar de pelear e irse.

Al ver esto la niñas, decidieron seguir su pelea, esta vez con robots, una trajo su robot
más grande que la otra, ambas mandaban comandos a sus robots para que peleen, se armó
una gran lucha de robots pero al final los robots dejaron de funcionar porque la batería se
les agotó. Entonces ambas niñas siguieron enojadas y así pasó el tiempo.

Ya después de largos días, ambas tuvieron un hijo, a pesar de que el tiempo pasó seguía
marcando diferencias entre ellas lo cual no era bueno.

Testigo de todo esto era un árbol que miraba cada problema que había entre las vecinas,
hasta que cierto día, ambas chicas que ya eran señoras, salieron cada quien por su lado de
compras y dejaron a sus hijos, ellas le aconsejaron a sus hijos que uno no se juntará con
el otro. Pero esto no se llegó a dar como ellas dijeron, los niños salieron a jugar y se
encontraron afuera de su casa frente al árbol, allí ellos se abrazaron y se sentían apenados
porque sus madres no los dejaban jugar juntos y no querían que se reunieran. Entonces
ambos deciden jugar, pero cuando estaban en el suelo uno jugando con el otro, llegaron
sus mamás y pensaban que estaban peleando, por lo que ambas se los llevaron de las
orejas cada quien a su casa, esto por desobedecer las órdenes dadas.

Ya pasado un buen tiempo, ambas señoras aumentaron su edad y entonces la vida ya no


era igual que antes. Cierto día ambas salen de sus casas y encuentran al árbol de naranjas,
aquel árbol que les acompañó toda su vida, desde su infancia quien los conocía muy bien.
Entonces una de ellas deseaba comer una naranja, y el hecho se les hizo realidad a una de
ellas, la otra ancianita miraba nada más como es que su otra acompañante tenía en sus
manos una deliciosa fruta.

Al ver esto, la anciana le invita una parte de su naranja a la otra, le pregunta si es que
desearía comer un poco, y ella le responde que sí, allí ene se momento en que comparten
una fruta se dan cuenta de cómo es que es que se pudieron pelear toda la vida, cómo es
que fue posible que se pudieran pelear solo por el simple hecho de por las puras naranjas.
Esta obra estuvo muy divertida y entretenida, lo valioso de
esto fue rescatar el mensaje que nos daba, a veces las
personas nos peleamos y enojamos por cosas muy simples
que a veces cuesta entenderlo, y que este enojo nos puede
quitar muchos momentos que pueden ser de felicidad en
nuestras vidas. A veces perdemos pasar un momento feliz
por el hecho de enojarse por algo que no tiene sentido, por
pensar de que si marcamos diferencia con otra persona
estaremos más felices. Pero lo bueno es darse cuenta de
que lo que hacíamos estuvo mal, quizás puede que ser que
nos demoremos en darnos cuenta del error, pero lo valioso
es darse cuenta aunque sea tarde, pero nos damos cuenta y
quedamos felices con nosotros mismos y con los demás.