Vous êtes sur la page 1sur 6

UNIVERSIDAD CATOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE

FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES Y

FINANCIERAS

PROGRA DE CONTABILIDAD

CURSO : Auditoria del Medio Ambiente

TEMA : Principio De Gestión Ambiental

DOCENTE : Villacorta Zavala Simon Fidel

CICLO : IX – C

INTEGRANTES :
 Capristano Minaya Juler
 Chávez Tuya Alfredo
 Córdova Liñán Senain
 Javier Diaz Nelva
 Reyes Evaristo Wilder
 Romero Rosales Frety Sofia

HUARAZ – ANCASH – PERU

2018
INTRODUCCIÓN

El principio quien contamina paga, contaminador-pagador, o pay polluter principle, es uno


de los más conocidos de entre los varios principios que inspiran el Derecho
Medioambiental. Se refleja no solo en la legislación internacional, sino también en la
legislación ambiental nacional de reciente data. No obstante, su aparente difusión y
comprensión general, es frecuente que se malentienda su significado, o que se restrinja su
aplicación, razón por la cual en el presente trabajo presentaremos una explicación del
mismo, y expondremos brevemente su consagración en la normativa ambiental de nuestro
país.
PRINCIPIO CONTAMINADOR PAGADOR

Este principio de “Quien contamina paga” y determina si la existencia y aplicación de este


principio como relevancia y significancia en la prevención de los efectos negativos
provocados por los agentes económicos en el medio ambiente. Asimismo, el estudio evalúa
la transferencia de los costes sociales a los contaminadores, como medio de logro a la
responsabilidad social. Para ello, la metodología del estudio se compone como una revisión
literaria de la contaminación ambiental como externalidad negativa, la regla de “Quién
contamina paga”, y las excepciones y contradicciones del principio. Como resultado del
estudio se determina que el principio transfiere los costos a los consumidores que generan
las externalidades, pero las empresas no son sujetas de afectación del impuesto, debido a la
transferencia de la carga tributaria a los consumidores.

Facilitemos las cosas

Veámoslo con un ejemplo sencillo; Si una fábrica contamina un rio destruye la vida en el,
ensucia el agua y afecta a las personas que dependan del rio, sin embargo, todos estos costes
sociales no son contabilizados ni asumidos por la empresa

Para corregir estas externalidades surgió el principio contaminador, el cual podría resumirse
con una sencilla frase: “Usted contamina, usted paga”; Este principio pone un coste a la
contaminación y atribuye la responsabilidad al contaminador

Este se basa en un principio de eficiencia económica, el de que los precios deben reflejar
todos los costes de producción incluyendo externalidades y deben estar en armonía con
unos valores éticos

¿Cómo se aplica esto en la vida real?

Si bien es cierto no es fácil medir el daño medioambiental e incluso no siempre es fácil


determinar quién lo está provocando, El economista Británico Arthur Pigou estudio al
respecto a principios del siglo XX y dio lugar a lo que hoy se conoce como impuestos
Piguvianos en su honor.

Dichos impuestos gravan la contaminación y se dan en forma de cupos de contaminación,


sanciones administrativas normas tecnológicas a cumplir, o las llamadas ecotasas
¿Cuándo empezó a aplicarse?

El primer país que empezó a aplicar el principio contaminador-pagador fue Japón en 1970
y posteriormente se trasladó a todo occidente de la mano de una organización, la OCDE en
1972. En las comunidades europeas seria aplicado en 1973 a través del llamado canon, sin
embargo, existen deficiencias en todas estas aplicaciones, pues muchas empresas o países
compran tasas de contaminación, permitiendo que los más ricos contaminen más.

OBJETIVO DE LA AUDITORIA DEL MEDIO AMBIENTE AL REALIZAR EL TRABAJO


DE CAMPO

a) El objetivo fundamental consiste en determinar la conformidad o la no-conformidad del


sistema de gestión medio ambiental en relación a las normas y disposiciones establecidas
sobre el particular en materia de objetivos ambientales.

b) Evaluar la gestión de las actividades vigiladas, el manejo del patrimonio, que representan
los recursos naturales del país, en sus aspectos financieros, económicos y legales con el fin
de obtener información oportuna que permita evaluar el cumplimiento de las metas que tal
gestión se propone.

c) Verificar el cumplimiento de normas y disposiciones en materia de protección del medio


ambiente y/o administración de recursos naturales, entendida como el manejo de los
mismos, en las entidades cuyas funciones causen impacto ambiental o en las encargadas de
la aplicación de la autoridad, en la verificación y vigilancia del cumplimiento de terceros
en aspectos ambientales.
CONCLUSIÓN

El principio “quien contamina paga” es un principio de carácter económico que pretende


que los costos por el uso de los recursos ambientales, en especial relativos al uso de los
denominados “bienes comunes” sean internalizados por los que obtienen la ganancia
económica de su extracción, mas no por la sociedad.
El principio se manifiesta en dos etapas: la preventiva como un instrumento económico
planteado a través de normas jurídicas, y la preparatoria, a través de la acción por daño
ambiental.
El principio se recoge en normativas previas a la Ley 19.300, no obstante, desde su
publicación es fuertemente acogido por la legislación de carácter ambiental dictada bajo su
alero, en especial por ciertos instrumentos de gestión instaurados por dicha ley.
En nuestra legislación la primera idea es plenamente acogida, en cuanto se estructura un
régimen de responsabilidad que supera las limitaciones de la responsabilidad civil, con una
acción especial para la reparación ambiental, la cual tiene características de acción popular,
reconociéndose con ello que el daño ambiental tiene un importante carácter social, y no solo
individual.
Bibliografía

Mateo, R. J. M. (2008). Planificación ambiental: material del curso de post grado de la maestría
en geografía, ordenamiento territorial y medio ambiente.

Cicerone, D. (2007). Contaminación y medio ambiente.