Vous êtes sur la page 1sur 2

Ioana Ciausu de Santivañez

MAYA
Sr. Valverde, redactor jefe del periódico El Diario

Maya, fotógrafa del periódico El Diario

Martes, 8 am, en la redacción del diario El Diario

Sr. Valverde: Buenos días Maya. Tengo algo interesante para ti. Prepara tus cámaras, en una
hora sales para Ayacucho. Nos han llamado esta mañana del Ministerio del Interior para
asignar un fotógrafo que acompañe al ministro en una visita relámpago a la zona afectada por
las inundaciones. Van a ir en un helicóptero de las Fuerzas Armadas, visitaran los puebles,
hablan con la gente y por la tarde están de regreso. A tiempo para publicar las fotos en la
edición de mañana. Quiero unas buenas tomas llenas de dramatismo, mujeres llorando, niños,
catástrofe…

Maya: Pero a Ayacucho…hoy mismo…no tengo ropa adecuada. Mire, estoy en


sandalias, ni siquiera llevo zapatillas. Tampoco casaca.

Sr. Valverde: No te preocupes por estos pormenores. Van a recibir todos botas de lluvias y
casacas. Tu solo preocúpate por el trabajo.

Miercoles, 8 am.

Maya: Buenos días.

Sr. Valverde: Maya, que paso ¿Porque no contestaste el teléfono anoche? ¿Dónde te has
metido? Te esperamos hasta las 10 pm., retrasamos la impresión del periódico esperándote…

Maya: Lo siento, hubo un accidente, se me cayó la cámara en la lluvia. Las fotos se


echaron a perder.

Sr. Valverde: Que estás diciendo…como te pudo pasar semejante barbaridad! Como voy a
justificar ante el Ministerio la falta de cobertura al evento ¿ Que a la señorita se le cayó la
cámara ! Por Dios Maya, te das cuenta como me estas dejando…voy a ser el hazmerreír de mis
colegas, sabes lo difícil es lograr meter un fotógrafo al helicóptero del ministro? … No puedo
creerlo. Maya, que te está pasando…yo te conozco bien, dime la verdad.

Maya: La verdad. ¿Quiere la verdad? Pues bien, la verdad es que no pude hacerlo.
Cuando vi a toda esta gente llorando, suplicando ayuda, me vi en ellos, me identifique con
ellos, con su dolor. Es una larga historia, es la misma historia que se repite de una forma u
otra. Yo también lo perdí todo y durante muchos años me sentí vacía por dentro. No sabes lo
que se siente, siendo una niña de 4 años, quedarte sola en el mundo. Sin madre, sin padre, sin
historia familiar. Fue hace 27 años. En Ayacucho.

Pero ayer despertó en mí el deseo de ayudar a los niños que se quedan sin padres, de darles
esperanza, yo sé que puedo hacerlo y solo curando las heridas de los demás, podre curar mis
propias heridas.
Ioana Ciausu de Santivañez

Sr. Valverde: Maya, no entiendo muy bien lo que te está pasando. Tu eres una verdadera
profesional, nunca me defraudaste.

Maya: Creo que no lo vas a entender. Pero ayer yo entendí algo muy importante. He
tomado un camino equivocado en la vida, un camino que no me lleva a ninguna parte. Esto
tiene que cambiar. Anoche cuando regrese de Ayacucho, tome la primera decisión de mi vida.
Aquí tienes mi renuncia.

Sr. Valverde: Maya, que estás diciendo? Por favor, reflexiona un poco, tú eres una gran
fotógrafa, olvídate de las fotos, no pasa nada.

Maya: No hay nada que pueda cambiar mi decisión. Estoy muy contenta que
finalmente encontré lo que necesitaba…y esto gracias a ti por haberme mandado de regreso a
Ayacucho.

Centres d'intérêt liés