Vous êtes sur la page 1sur 10

Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.

Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

ESPECIALISTA:

EXPEDIENTE:

CUADERNO: PRINCIPAL.

ESCRITO: 01-2011.

SUMILLA: INTERPONE DEMANDA DE


AMPARO.

SEÑOR JUEZ CIVIL DE AREQUIPA:

PEDRO EUSEBIO MEZA PAUCA, identificado con DNI N° 29265303, con


domicilio real en la Avenida Francisco Mostajo N° 106, distrito de Jacobo D.
Hunter, y señalando domicilio procesal en la Casilla de la Corte Superior de
Justicia de Arequipa, N° 1314, a Usted respetuosamente digo:

Que interpongo demanda constitucional de Amparo contra Resolución


Judicial.

I.-DE LA DEMANDADA.- La demandada es la Tercera Sala Civil de la Corte


Superior de Justicia de Arequipa, integrado por los jueces superiores Eloy
Zamalloa Campero, Francisco Carreón Romero, y Kenneth del Carpio Barreda;
con domicilio en la Plaza España S/N Cercado de Arequipa, además debe
considerarse como parte a la Procuradoría del Poder Judicial, a quien
también se le debe notificar con la presente.
Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

II.-DEL PETITORIO.- Que recurro a su despacho a fin de interponer la presente


demanda de Amparo por violación del derecho constitucional al Debido
Proceso, violación que se ha concretado en la Sentencia de Vista Nº 677-
2011-3SC del Expediente 2004-01788, de fecha 2 de noviembre del 2011,
expedido por la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de
Arequipa; a fin de que se anule y se reponga al estado de las cosas hasta el
momento anterior en que se produjo la violación de los derechos
constitucionales del recurrente. La Resolución impugnada No tiene Adecuada
Motivación, y en consecuencia es ARBITRARIA.

Además, porque la mencionada Sentencia de Vista afecta los derechos


constitucionales a la Seguridad Social y al libre acceso a las prestaciones de
Salud y Pensiones del recurrente, estipulados por la Constitución en sus
Artículos 10º y 11º; concordante con el Código Procesal Constitucional en el
Artículo 37 Inc. 19º y 20º.

III.-DE LOS FUNDAMENTOS DE HECHO DEL PETITORIO.-

PRIMERO.- Que el recurrente es actualmente pensionista a cargo de la ONP


(Oficina de Normalización Previsional), recibiendo como tal pensión ínfima,
máxime si se compara con los años que he aportado al Sistema Nacional de
Pensiones, esto es 30 años y 6 meses, de los cuales he laborado 16 años en la
modalidad de Tajo Abierto en la Empresa Minera Cerro Verde de Arequipa.
En efecto, la misma ONP a través de la Resolución Nº 0000004509-2002-
ONP/DC/DL 19990, de fecha 07 de febrero del 2002, me reconoció 30 años y
seis meses de aportaciones, y los años que laborado en Tajo Abierto en la
citada empresa minera. Luego la ONP, bajo el argumento que había laborado
algunos meses me redujo la pensión, a través de la Resolución 51781-2003-
ONP, contra el cual interpuse el recurso de apelación en vía administrativa,
de resultas del cual la ONP emitió la Resolución, la Nº 7994-2003-GO/ONP de
fecha 10 de octubre del 2003, la cual infundado mi recurso de apelación. Es
Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

así que el recurrente interpuso una Acción de Amparo en contra de esta


entidad, proceso que se ventiló en primera instancia en el Quinto Juzgado
Civil, Expediente 2004-01788, proceso que devino en uno Contencioso
Administrativo, en virtud de la ejecutoria correspondiente al Expediente
1417-2005-AA/TC del Tribunal Constitucional. En la demanda modificada el
recurrente solicitó que se disponga la Inaplicabilidad de la Resolución Nº
7994-2003-GO/ONP, de fecha 10 de octubre del 2003, por corresponderme
pensión de conformidad al Decreto Ley 27561 y no la señalada en los
numerales 10 y 78 del Decreto Ley 19990, modificado por el D.L. 22847 y D.S.
077-84-PCM. En todas palabras solicité que se me reconozca pensión
completa al haber cumplido con creces con los requisitos de Ley 25009 o Ley
de Jubilación de Trabajadores Mineros, publicada el 9 de enero de 1989, y su
reglamento, el D.S. 029-89-TR del mismo año.

SEGUNDO.- Que no obstante haber demostrado con documentos que reunía


los requisitos para acceder al derecho a la pensión completa minera
conforme a la Ley 25009 al momento de la contingencia, estos es, al 18 de
diciembre de 1992, la primera sentencia del A Quo se dictó en mi contra, su
fecha 15 de diciembre del 2008, de la cual apelé y se dictó la primera
sentencia de vista, su fecha 28 de diciembre del 2009, resolución que hacía
mención a la ejecutoria con el carácter de vinculante del Tribunal
Constitucional, en lo referido a las reglas para acreditar periodos de
aportaciones, la sentencia en mención declara nula la sentencia del A quo y
ordena se expida nueva sentencia considerando la ejecutoria de marras. El A
Quo otorga un plazo para que el recurrente acredite con documentos
idóneos las aportaciones del recurrente correspondientes a mis labores en
toda mi vida laboral, en especial en las empresas Compañía Explotadora de
Hierro de Acarí Panamerican Commodities, en la Empresa Utah Construction
& Mining; requerimiento que se cumplió, al adjuntar copias legalizadas de
ambos certificados de trabajo, además de anexar boletas de pago en original,
en más de 300, cumpliendo con lo ordenado por el A Quo, no obstante ello
Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

declaró infundado mi demanda, a través de la nueva sentencia de primera


instancia, de fecha 19 de agosto del 2010, del cual apelé una vez más, y es así
que la demandada, esto es la Tercera Sala Civil, emite la sentencia definitiva,
su fecha 2 de noviembre del 2011, y notificada al recurrente el 14 de
noviembre del presente, la cual declara improcedente mi demanda, por
supuestamente no haber acreditado con documentos idóneos mis labores en
las dos mencionadas empresas mineras.

TERCERO.- El problema sobre los periodos de aportaciones se originó cuando


el nefasto congreso anterior, dominado por los apristas, dictó la Ley
28991(1), y considerando que esta Ley era en extremo arbitraria y atentaba
contra los derechos de los trabajadores que buscaban su jubilación, es que
entró a tallar el Tribunal Constitucional a través de la Sentencia del Caso
Alejandro Tarazona Valverde (Sentencia 04762-2007-PA/TC), sentencia
emitida el 22 de septiembre del 2008, y publicada el 10 de octubre del 2008
en la página web de la institución. Este fallo fue complementado por la
resolución aclaratoria publicada el 16 de octubre del 2008 en la misma
página web.

CUARTO.- La sentencia de la Tercera Sala Civil demandada, hace referencia


en su Segundo Considerando, correspondiente al Sustento Jurisprudencial al
Caso Alejandro Tarazona (Exp. N° 04762-2007-PA/TC SANTA), en particular al
Fundamento 18, en donde la interpretación que hace Tribunal Constitucional
de la Ley 28991 es en el sentido del original Art. 70 del Decreto Ley 19990, es
decir que: “las aportaciones retenidas y no pagadas por los empleadores
deben ser consideradas como aportaciones efectivas”. En el caso de autos, la
demanda se ha sustentado con certificados de trabajo, y otros documentos,
pero en algunos casos ciertas empresas no habrían cumplido con realizar el
aporte efectivo, lo que no es responsabilidad del trabajador. También se hace
Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

referencia al precedente vinculante contenido en el fundamento 26º de esta


sentencia.

Sobre el particular tenemos que decir que esta sentencia del Tribunal
Constitucional no puede aplicarse al caso de autos, en todo caso solo se le
debería de aplicar en los extremos que le conviene al solicitante de
jubilación. En efecto, y tal lo ha establecido meridianamente el Tribunal
Constitucional en la ya citada Sentencia del Caso Tarazona en su
FUNDAMENTO 26, las mentadas Reglas para acreditar las aportaciones de
trabajadores corresponde a procesos de Amparo, y no a procesos
Contenciosos Administrativos, como es el caso de autos , en consecuencia el
Colegiado demandado ha optado por una motivación totalmente arbitraria,
además que es insuficiente. Creemos que en casos en que está en juego una
pensión de jubilación –que tiene carácter de alimentación, pues así lo ha
reconocido nuestro Alto Tribunal- la sentencia tiene que ser especial y
debidamente motivada(2).

De otro lado, tal como asevera el distinguido jurista Jorge Rendón Vásquez,
esta Ley, o más bien esta parte de la Ley 28991 (es decir su Cuarta
Disposición Transitoria y Final), es inconstitucional y debería ser atacada a
través de una acción de inconstitucionalidad o a mediante la aplicación del
Control Difuso por parte de los jueces. Y además no puede tener carácter
retroactivo, y en el caso de autos, las aportaciones no reconocidas a mi
poderdante fueron mucho antes que la vigencia de esta ley.

Pero es el mismo Tribunal Constitucional el que ha establecido en la misma


sentencia 04762-2007-PA/TC (Caso Alejandro Tarazona), en sus fundamentos
13º y 16º que la responsabilidad de la retención y pago de aportación es del
empleador, que actúa como agente de retención, y que la modificatoria del
Art. 70 del Decreto Ley 19990 en nada afecta la responsabilidad de los
empleadores por la retención y pago de las aportaciones al Sistema Nacional
Previsional, y por el contrario las aportaciones retenidas y no pagadas por los
empleadores deben ser consideradas como aportaciones efectivas. Es decir
que para el Tribunal Constitucional, sigue vigente el original Art. 70 del
Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

Decreto Ley 19990. Y así lo corrobora en los fundamentos 17º, 18º y 19º.
Finalmente, se debe hacer notar que el Caso Tarazona es similar en el fondo
–no en la forma, pues lo nuestro es un proceso Contencioso-Administrativo-
al de mi patrocinado, y en su parte resolutiva declara fundado la acción de
amparo y ordena a la ONP el pago de pensión de jubilación.

QUINTO.- Otro de los defectos de la sentencia de vista y que lo hace


criticable por insuficiente motivación, es el hecho de que el Colegiado ha
considerado el proceso de autos como si fuese de Amparo y no Contencioso-
Administrativo. El demandante presentó en su debida oportunidad las
pruebas que acreditaban sus años de aportación, s Certificados de Trabajo y
otros documentos. Estos documentos NO HAN SIDO TACHADOS COMO
FALSOS, por la entidad demanda, pues la ONP pudo haberlos tachado en su
debida oportunidad, pero no lo hizo(3). Al no tacharse estos certificados de
trabajo tienen validez, y de ello no se ha pronunciado ni percatado el
Colegiado. Esto ha sido así porque el A quo y el Colegiado han considerado
que el proceso tramitado tenía las reglas del Amparo y no del Contencioso
Administrativo, y si bien es cierto que nuestro caso empezó con una Acción
de Amparo, el mismo fue modificado a uno contencioso administrativo por
requerimiento del mismo juez, es decir ya tenía una etapa probatoria, del
cual carece un proceso de Amparo(4).

SEXTO.- Que el Congreso de la República, mediante la Ley 29711, publicado el


16 de junio del 2011, modifica a su vez el Art. 70 del D.L. 19990 tal como
había sido modificado por la Cuarta Disposición Transitoria y Final de la Ley
28991 de fecha 28 de julio del 2007. Y la nueva regulación es en el sentido
del espíritu de la norma primigenia. En efecto, dice la nueva ley que: “…sin
embargo, es suficiente que el trabajador pruebe adecuadamente su periodo
de labores para considerar dicho lapso como periodo de aportaciones
efectivas al SNP”, y también que: “son medios probatorios idóneos y
Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

suficientes para demostrar periodos de aportaciones, los certificados de


trabajo…”

Si bien aún no se ha reglamentado esta nueva Ley, en el caso de autos el


Colegiado demandado tenía la obligación de aplicar en este caso, máxime si
se trata de resolver cuestiones previsionales, en donde está en juego el
carácter alimenticio de las pensiones de los jubilados. Al no aplicarse la nueva
Ley el Colegiado ha cometido asimismo una arbitrariedad.

Finalmente, debo indicar que a través de Certificados de Trabajo y otros


documentos, que no han sido tachados de falsos, el recurrente ha
demostrado no solo contar con 30 años y 6 meses de aportaciones,
reconocidos por la misma ONP, sino con otros 2 años y 11 meses de
aportaciones, y que según la Ley 25009, me corresponde la pensión
completa, pues he cumplido con los requisitos de edad, aportaciones y otros
antes de la contingencia, es decir el día anterior al D.L. 25967, 19 de
diciembre de 1992.

IV.-DE LA FUNDAMENTACION JURIDICA DEL PETITORIO.-

PRIMERO.- Me amparo en primer lugar en la Carta Magna o Constitución,


que en su Art. 139 Inc. 3 consagra el Derecho Fundamental al Debido Proceso
(la observancia del Debido Proceso y la Tutela Jurisdiccional), y en el Art. 139
Inc. 5 que consagra el Derecho a obtener una Resolución Judicial Motivada.

También en el Art. 10 de la Constitución que reconoce el Derecho a la


Seguridad Social, que incluye el derecho a una pensión de jubilación, en el
Art. 11 de la misma Carta Magna, que precisa que: “El Estado garantiza el
libre acceso a prestaciones de salud y a las pensiones, a través de entidades
públicas, privadas o mixtas. Supervisa asimismo su eficaz funcionamiento”.
Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

SEGUNDO.- Me amparo asimismo en el Código Procesal Constitucional,


Artículo II Título Preliminar, que precisa que son fines esenciales de los
procesos constitucionales garantizar la primacía de la Constitución y la
vigencia efectiva de los derechos constitucionales. En el Art. 37 Inc. 16 que
indica que procede el Amparo cuando se afecta la Tutela Procesal Efectiva,
concordante con el Art. 4 que afirma que ésta consiste además en el derecho
de obtener una resolución fundada en derecho. En los Incisos 19º (Derecho a
la Seguridad Social), 20º (Derecho a la Remuneración y a la Pensión), y 25º
(los demás que la Constitución reconoce).

V.-DEL MONTO DEL PETITORIO.- No tiene cuantía.

VI.- DE LAVIA PROCEDIMENTAL.- Le corresponde el Proceso Constitucional de


Amparo.

VII.-DE LOS MEDIOS PROBATORIOS.-

No obstante que los procesos de Amparo no tienen etapa probatoria, ofrezco


la siguiente:

-El Expediente 2004-01788, 5º Juzgado Civil de Arequipa, en donde están


todos los actuados, y que su despacho deberá oficiar para su remisión.

-Copias de algunos actuados en el Expediente 2004-01788, 5º Juzgado Civil


de Arequipa.
Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

VIII.-DE LOS ANEXOS.-

1-A….. Copia de mi DNI.

1-B….. Copia de la demanda contencioso administrativo.

1-C…… Copia de la primera sentencia del A quo.

1-D…… Copia de la primera sentencia del Colegiado.

1-E…….Copia de la segunda sentencia del A Quo.

1-F…….Copia de la segunda sentencia del Colegiado, objeto del presente


proceso, incluyendo cédula de notificación en donde consta la fecha de
notificación al recurrente de la misma.

1-G…….Copias de los Certificados de Trabajo de Compañía Explotadora de


Hierro de Acarí Panamerican Commodities S.A. y de la Empresa Utah
Construction & Mining Co.

1-H…….Copias de la Resolución 0000004509-2002-ONP/DC/DL 19990,


expedido por la ONP, de fecha 7 de febrero del 2002, y de la Resolución
00000051781-2003-ONP/DC/DL 19990, expedido por la ONP, de fecha 27 de
junio del 2003.

1-I…….Cuadro de Resúmen de Aportaciones expedido por la ONP, emitido


por la ONP, de fecha 7 de febrero del 2002, en donde en la parte de
observaciones se establece claramente que: “se otorga pensión Reg. 19990,
Ley minera Nº 25009 y aplicación D.S. -082-2001(16 años mínimo T.
abierto)”.

1-J……Copia de la Consancia de Habilitación de mi abogado patrocinador.


Abogados Asociados “CAMACHO”. Psje. Alfaro Nº150-Of. 03.
Cel Nº 971509508. Rpm: #971509508

POR LO EXPUESTO.- Ruego a Usted tramitar la presente, haciendo presente


que en procesos constitucionales el demandante goza de gratuidad.

Arequipa, 09 de diciembre del 2011.