Vous êtes sur la page 1sur 3

Eugène Boudin (nació en Honfleur, el 12 de julio de 1824- y murió em Deauville,

el 8 de agosto de 1898) fue uno de los primeros paisajistas franceses en pintar al aire libre.
Está considerado uno de los precursores del movimiento impresionista que influyó sobre
grandes artistas como Claude Monet. Famoso por sus paisajes marítimos, inició una visión
renovada de la naturaleza, basada en la observación de la luz y las texturas. Viajó por
Francia, Bélgica y Holanda para buscar variaciones en la luz y en el agua. No dejó nunca de
buscar el matiz y a partir de 1870 se convirtió en un investigador del paisaje, detectando
cambios según el momento del día, la estación del año o las mareas.

Étretat. El acantilado de Aval (1890)

Este cuadro pertenece a la serie de paisajes marinos que realizó Boudin en la costa de Normandía atraído por los
maravillosos acantilados de a la zona. Es un cuadro pintado sobre lienzo al óleo y actualmente forma parte de la
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza en Madrid.

Las vistas son reales y se encuentran en la ciudad francesa de Étretat, donde en su costa contemplamos estos
acantilados de gran verticalidad. Esta formación rocosa llamada Porte d’Aval, está compuesta por un gigantesco arco
adosado llamado Falaise. Frente a él se levanta una imponente columna rocosa de 70 metros de altura conocida
como l’Aiguille. Una de las particularidades del punto de vista escogido por Boudin, es que sólo se puede llegar a este
lugar en barco o a pie por terrenos muy escarpados. Boudin pintó numerosos cuadros en este pueblo costero del País
de Caux, seducido por aquellas formaciones calcáreas que se erigen como catedrales en el agua.
Los acantilados blancos de la Alta Normandía se extienden desde la Bahía del Río Sena hasta el sur de la ciudad de
Ault-Onival a lo largo de la costa oriental francesa del Canal de la Mancha. Estos acantilados son conocidos en el
mundo entero por la belleza excepcional de Étretat, al sur de esta costa. El substrato cretácico dominante ha
inspirado y dado nombre a esta costa denominada popularmente “Costa de Alabastro”, dotando a la región de una
flora y fauna atípicas, en concreto algunas especies de aves endémicas que anidan en las cavidades de los
acantilados.

Las costas se forman por los procesos de erosión y sedimentación llevados a cabo por la fuerza del agua. Son un
medio muy dinámico donde actúan el oleaje, las mareas y las corrientes produciendo una gran variedad de formas
del relieve. La energía de la dinámica marina se encuentra en el viento, generador de olas, y en diferencias de
temperatura que producen las corrientes. El relieve que forman son acantilados, arcos, islotes y plataformas de
abrasión.

 Acantilados: zona litoral escarpada ocasionada por la erosión del agua. El oleaje y las mareas erosionan la
base de las rocas destruyendo la zona de suspensión de los materiales superiores causando su posterior
derrumbamiento llamadas plataformas de abrasión.

 Arcos: formación geológica en la que se observa un arco o puente de roca natural. La mayoría se forman
junto a acantilados en los que existe un estrato superior de mayor resistencia a la erosión sobre estratos más
blandos. La retirada progresiva por agentes erosivos de la base del acantilado a ambos lados de una pared
fina con el tiempo dará lugar a un arco que terminará por derrumbarse

 Islote: es isla pequeña formada por una roca que ha sido resistente a la erosión y permanece después de
que los materiales que lo rodeaban, menos resistentes, han sido erosionados.

Desde que Boudin pintara su cuadro este paisaje ha sufrido varios cambios. Según un estudio medioambiental sobre
la erosión costera en Europa1, los acantilados de la Alta Normandía han retrocedido a una velocidad media de 20
centímetros por año durante los últimos 50 años. Este retroceso se caracteriza por los deslizamientos que pueden
provocar el colapso de 10 metros de la franja acantilada. Las principales causas de esta erosión son el embate de las
olas y los temporales del oeste que debilitan la estabilidad del acantilado, la infiltración de agua de lluvia en lo alto
del acantilado que disminuye la cohesión de las rocas y finalmente, la variación de la deriva litoral que transporta
sedimentos hacia el nordeste y protege la base del acantilado de los ataques de las olas. Sin embargo, durante los
últimos 100 años, la erosión costera ha empeorado debido a las actividades humanas, especialmente por las

1
Vivir con la erosión costera en Europa. Resultados del estudio de erosión. Sedimentos y espacio para la sostenibilidad. Edición
Comisión Europea. 2005 http://www.eurosion.org/project/eurosion_es.pdf
extracciones de cantos rodados y, por las obras de protección como los espigones y los rompeolas que han
perturbado el paisaje a lo largo de la costa.