Vous êtes sur la page 1sur 14

ONDAS CEREBRALES

El cerebro humano es capaz de


procesar 64.000 pensamientos por minuto. El impacto que tiene la
meditación sobre nuestro cerebro es algo poco conocido en la comunidad
científica. Lo que si sabemos es que el ser humano, cuando percibe y está
consciente, emite un patrón de ondas cerebrales que pueden identificar su
estado.
De entre todas las ondas, son las ondas gamma las que más llaman la
atención del ser humano debido a que son las más rápidas y las que mayor
actividad mental representan (momentos repentinos de lucidez, intuición,
brillantez y concentración extrema). Las ondas gamma son un conjunto de
señales eléctricas que emiten nuestras neuronas y tienen una frecuencia
aproximada de 40 Hz o pulsos. También pueden realizarse mediciones bajo
las mismas condiciones y encontrar a personas situadas en los rangos de 26
Hz a 70 Hz.

Las actividades que más requieren el uso del intelecto, aquellas a las que
denominamos cognitivas de alto nivel, se dan cuando se supera el límite de
los 24 Hz ya que es en este punto cuando se detectan las ondas gamma. Las
ondas gamma también pueden estar presentes en la fase REM del sueño,
aunque son propias de la reflexión cognitiva.
De hecho, los últimos estudios realizados, sugieren que la capacidad de
resolver problemas se relaciona directamente con el aumento de las
frecuencias de 20 Hz a 40 Hz.

El misterio de la conciencia humana


Índice de Contenidos [ocultar]
 1 El misterio de la conciencia humana
 2 ¿Que son las ondas cerebrales?
 3 ¿Cuáles son los diferentes tipos de ondas cerebrales?
o 3.1 Ondas BETA:
o 3.2 Ondas ALFA:
o 3.3 Ondas THETA:
o 3.4 Ondas DELTA:
 4 Variación de ondas cerebrales en el ser humano

Lo más misterioso sigue siendo que existe una conciencia plena y unitaria a
pesar de que hayan diferentes partes del cerebro que trabajan de forma
diferente. Es decir, que cada región donde se alberga, por ejemplo un sentido,
emite una frecuencia de onda diferente y el cerebro recopila los datos de todo
y lo simplifica como una única conciencia o información individual.
La respuesta está en la sincronía neuronal. Las descargas neuronales de un
proceso cognitivo o intelectual se sincronizan entre sí formando redes
transitorias que se integran en los procesos neurológicos. Estos procesos
forman un patrón de actividad capaces de modificar el estado sináptico o
producir cambios físicos de forma duradera en el tiempo.

Por eso, todo acto cognitivo va a


implicar la coordinación de muchísimas regiones neuronales y está
coordinación se pone de manifiesto cuando se sincronizan las neuronas, o sea,
cuando sus ondas “suben y bajan” al mismo tiempo y en la misma frecuencia.
Esta sincronía se da en distintos lugares del cerebro humano y explica la
coherencia y la unidad de los procesos mentales, siendo la conciencia
humana un hecho que se da entre fases. Es por ello que en la actualidad, la
neurociencia está estudiando aquellos procesos mentales que tengan que ver o
estén relacionados con el entrenamiento mental y las ondas cerebrales.
¿Que son las ondas cerebrales?
Nuestro cerebro emite diferentes tipos de ondas cerebrales, fruto de una
actividad eléctrica cuya frecuencia se mide en hertzios. Éstas son producidas
en estado de conciencia o no, o también en un estado de vigila como durante
el sueño.

¿Cuáles son los diferentes tipos de ondas


cerebrales?

 Ondas BETA:
Se sitúan entre los 13-40 Hz. Son las ondas más rápidas y reflejan nuestra
actividad mental cuando tenemos los ojos abiertos y observamos el
exterior.
Se manifiestan cuando pensamos y trabajamos con normalidad. Si
estamos agitados o nerviosos por pensamientos, se dice que estamos en
estado de “hiperactividad”. Este estado corresponde a lo que comúnmente se
llama un beta estado negativo.
Por el contrario, cuando nuestro cerebro opera a gran velocidad pero con
lucidez, nos encontramos entonces en en un beta estado positivo, donde la
lucidez mental y los estados de intuición son característicos. En fase beta, la
mente permanece despierta, en estado de alerta y enfocada hacia objetivos
determinados.
Es un estado requerido para aquellas actividades que exigen niveles altos
de concentración (analizar, organizar información, presentar un examen,
jugar, deportes, etc…). Si los niveles de ondas beta suben, la persona puede
padecer estrés y ansiedad.
05:00:02

08:00:07
03:00:01

01:01:01

12

 Ondas ALFA:
Se sitúan entre los 8-13 Hz. Se producen cuando cerramos los ojos y
relajamos nuestra actividad mental. Se trata de ondas más lentas que
reflejan un estado de calma y de paz interior.
La imaginación puede ejercitarse de forma muy favorable cuando entramos
en ondas alfa. Es un estado de intersección con nuestra psiquis, ya que a partir
de aquí nos podemos poner en contacto con zonas de nuestro ser interior de
las que no teníamos verdadera conciencia y también con informaciones en
estado latente.
El cerebro produce este tipo de ondas cuando estás verdaderamente
relajado. En el estado alfa desaparecen los miedos, los temores y las
preocupaciones y se experimenta una sensación de paz y bienestar general
del organismo.
Se activa el subconsciente y surge la creatividad, que ayuda a lanzar
y encontrar nuevas ideas nuevas para resolver problemas que se planteen
y llevar a término cualquier proyecto o meta en la vida.

01:00:11
20:01

01:00:01
01:30:01

12

 Ondas THETA:
Se situán entre 4-8 Hz. Son ondas lentas asociadas a estados de extrema
creatividad. Es una estado de relajación profunda.
Las soluciones surgen sin esfuerzo aparente, como una iluminación. Son
propias del subconciente humano y puede transcender más allá del plano
físico. La actividad cerebral desciende casi al punto del sueño. Este estado es
ideal para la programación de la mente, para la autohipnosis y para la
reducción del estrés.

Este tipo de ondas se usa en programas de modificación de la conducta, así


como en tratamientos de adicciones de ciertas sustancias como el alcohol u
otras drogas. Y es que las ondas THETA tienen una pequeña particularidad:
destapan el pasado y nos ponen en contacto con recuerdos que habíamos
rechazado, o bien, estaban en el fondo de nosotros mismos, recuerdos de
emociones fuertes, estados de shock que habían bloqueado ciertas situaciones,
etc…
Las ondas theta actúan como “sistema de seguridad”, permitiendo o no
encontrar la memoria consciente de emociones y de traumas ya olvidados o
que fueron rechazados. En los programas de hipnósis se pretende llegar a este
estado y ofrecer la posibilidad de unificar y limpiar estos pequeños
fragmentos de memoria propios pero olvidados. Por eso, este tipo de ondas en
metafísica pasan a denominarse estados de conciencia creativa.

03:30:01

03:01:38
01:00:21

04:39:19

12

 Ondas DELTA:
Se sitúan en un rango de 0,1-4 Hz. Son las ondas más largas, lentas y
ondulantes de todas. La mayor parte de la población no las hace
servir hasta que, una situación concreta, nos hace poner en peligro.
Normalmente, se producen durante el sueño profundo, mientras se duerme y
también en la meditación avanzada.
Si las Theta representaban un sistema de seguridad, las ondas delta abren el
camino hacia el subconsciente, a toda la información acumulada durante
nuestra vida, almacenada de forma consciente como inconsciente. Si nuestro
cerebro se sincroniza con ondas de tipo delta, podemos ser capaces de acceder
a esta información y “llevarla” a la mente conscientemente para visualizarla y
pensar sobre ello, sobre nuestras posibilidades reales.

01:00:04
08:13:42

01:00:11
30:31

12

Variación de ondas cerebrales en el ser


humano
El cerebro humano siempre está produciendo múltiples ondas cerebrales al
mismo tiempo durante las 24 horas del día. Tus sentimientos, habilidades,
pensamientos y aptitudes llevadas a cabo están íntimamente relacionadas con
esa mezcla de ondas cerebrales que emite tu cerebro. El bienestar y la
felicidad se hayan cuando las ondas cerebrales están alineadas a la perfección
con lo que estás haciendo en un preciso momento.
Ejemplo de diagrama de los patrones de ondas cerebrales en el ser
humano:
Lo peores casos se dan cuando existe una mala combinación de ondas
cerebrales que provocan la confusión, la ansiedad, el nerviosismo, estrés y
conductas negativas que pueden llevar a la persona a un teórico fracaso.
En nuestra sociedad actual, el problema reside cuando comienza a dominar la
mayor parte del tiempo una sola onda. En este caso, se comenta que estamos
casi todo el tiempo bajo el patrón de ondas beta.

Nuestra misión es comprender que podemos alcanzar otros estados a través


de la síncronia con otro tipo de ondas, y esto nos conducirá a una nueva
forma de “ver” la vida, así como de adoptar una serie de hábitos capaces de
superar las adversidades que encontramos.
De momento, sólo la meditación constante ha demostrado ser la única
solución, ya que la farmacología actual logra actuar a nivel de
neurotransmisores pero no permite modificar los tipos de ondas cerebrales.
Por eso, los sonidos binaurales y sonidos isocrónicos pueden ser una vía
efectiva para conseguir cambiar nuestro patrón de ondas.

Centres d'intérêt liés