Vous êtes sur la page 1sur 13

Universidad Nacional Agraria La Molina

Departamento de Suelos

Laboratorio de Geología

Título de la práctica: “Reconocimiento de Rocas Ígneas: Características


generales y aspecto”

Apellidos y nombres: Código de matrícula:

Lipe Luque, Giancarla Adelheid 20161138

Yupan Artica, Italo Fernando Martin 20160159

Vargas Romero, Tania Lucía 20161147

Huaylla Altamirano, Karina Elizabeth 20151135

Bazán Vásquez, Aron 20161128

Profesora Encargada : Ing. Vanessa O. Llamoja

LA MOLINA, LIMA-PERÚ
Índice
I.-Introducción
II.-objetivos
III.-Revisión literaria
IV.-Metodología
V.-Resultados
VI.- Discusiones
VII.- Conclusiones
VIII.-Bibliografía
I. INTRODUCCION:
El metamorfismo es una respuesta a los cambios físicos o químicos en el
entorno de una roca preexistente, lo que hace referencia, a variaciones de
presión, de temperatura, de esfuerzos o por infiltración de fluidos. Esto implica
la recristalización de los minerales preexistentes en otros cristales nuevos, la
aparición de nuevos minerales, y la descomposición de otros minerales. Los
procesos metamórficos se desarrollaran principalmente en estado sólido,
aunque la totalidad de la roca no sea disgregada (es decir, no experimentan
una pérdida completa de cohesión) sin embargo, los fluidos están presentes
frecuentemente en una proporción pequeña y pueden desempeñar una
importante función química. En el caso de gradientes metamórficos elevados
se pueden producir procesos de fusión.

Como una pequeña introducción al tema podemos decir que las rocas
metamórficas se forman debido a la actividad tectónica de la litosfera terrestre,
cuando las rocas ígneas y sedimentarias formadas en ambientes determinados
y bajo condiciones ambientales precisas, son sometidas a nuevas condiciones
(principalmente de presión y temperatura). Bajo las nuevas condiciones, y
frecuentemente bajo la acción de esfuerzos tectónicos (ligados, por ejemplo, a
la formación de cadenas montañosas), las rocas preexistentes se transforman
textural, estructural y mineralógicamente en estado sólido.

II. OBJETIVOS:
 Observar algunas características de las rocas metamórficas.
 Reconocer y clasificar rocas atendiendo a sus características.
III. REVISIÓN LITERARIA
DEFINICIÓN, ALCANCE Y ESCALA DEL METAMORFISMO.

“La definición de metamorfismo como proceso geológico bastante simple y


asequible a la inferencia natural de los fenómenos geológicos. Sin embargo, los
procesos metamórficos son complejos. Se requieren conocimientos básicos de
Termodinámica y Cinética de reacciones para entender cómo se forman las
rocas
Metamórficas. El concepto de metamorfismo está ligado a la fisicoquímica y a
la termodinámica de las reacciones, a los sistemas, al equilibrio, etc., por lo que
Una definición precisa y matizada es necesaria”. (Castro A. 2015)

Estrictamente hablando, el metamorfismo es:

“El proceso por el cual una roca preexistente de cualquier origen y naturaleza
experimenta una modificación en las fases minerales y/o en las relaciones
intercristalinas, o textura, sin cambiar significativamente la composición química
del conjunto de la roca, en respuesta a cambios en las condiciones ambientales
de presión, temperatura y estado de esfuerzos”. (Castro A. 2015)

Los siguientes puntos puntos de la definición precisan una explicación


adicional

1. “Roca preexistente, Es un requisito para que el proceso se considere


metamorfismo. Las modificaciones texturales tardimagmáticas de las rocas
ígneas no son procesos metamórficos, estrictamente hablando, Se usa el
término autometamorfismo para tales cambios texturales en los que el aporte
de calor' procede del mismo magma”. (Castro A. 2015)

2. “Modificación de las fases minerales y/o texturas. Esto Implica una


reacción en estado sólido en la que se forman nuevos minerales J partir de los
que ya había en la roca. El papel de una fase fluida intergranular es esencial
en estas reacciones. Un cambio de la textura de la roca en respuesta a un
proceso de deformación es también considerado un proceso metamórfico en la
concepción moderna del metamorfismo”. (Castro A. 2015)
“3. Sin cambiar significativamente la composición química de la roca. Está
implícito en el concepto de metamorfismo que se trata de cambios en un
sistema cenado, en el que se intercambia energía pero no materia con el
entorno. La precaución de introducir el adverbio “significativamente” se hacen
para incluir los cambios que pueden asociarse a la presencia de una fase fluida
generalmente H2O y CO2 con la cual puede perderse o ganarse al sistema, y
que puede transportar iones en disolución introduciendo ligeras modificaciones
en In composición del sistema (roca) inicial”. (Castro A. 2015)

“4. Respuestas a cambios a condiciones ambientales, Este es el motor del


metamorfismo, el cambio en las condiciones ambientales con relación a las
condiciones bajo las que se han formado la roca progenitora de ser sometida al
proceso metamórfico, Se incluye en esta definición el estado de esfuerzos
como una variable ambiental Esto se hace así ya que es bien sabido que un
cambio simplemente en el valor del esfuerzo diferencial, da lugar a deformación
cambios texturales en las rocas, sin que se produzcan cambios apreciables en
lo mineralogía”. (Castro A. 2015)

“En esta definición están implícitos varios conceptos Considerados


fundamentales para entender el proceso metamórfico y sus límites. Estos son
los conceptos de protolito y sistema termodinámico. Además de una
definición de roca metamórfica y de los criterios necesarios para reconocer una
roca como tal.” (Castro A. 2015)

Entornos metamórficos

“En este Atlas seguimos la clasificación empleada por Yardley (1989).


El metamorfismo de contacto es el resultado de un aumento de temperatura
en las rocas encajantes situadas en el contacto inmediato con intrusiones
ígneas o por debajo de coladas de lava de espesor suficiente. Se caracteriza
por la cristalización desordenada de nuevos minerales metamórficos: pues las
deformaciones son demasiado débiles para producir alineaciones bien
marcadas de los minerales. El metamorfismo de contacto también se denomina
termometamorfismo; las rocas producidas se denominan corneanas”. (Yardley,
2015)

“El metamorfismo regional forma grandes regiones metamórficas


características de numerosas cadenas montañosas y de escudos antiguos.
Típicamente, el metamorfismo regional implica un aumento de temperatura y
de profundidad, que produce presiones elevadas controladas por la
profundidad alcanzada en la corteza o en el manto y, además, una deformación
que resulta registrada en las estructuras (y/o texturas) tectónicas. El
metamorfismo de subducción es una forma del metamorfismo regional que se
produce a temperaturas bajas (es decir, inferiores a 250 °C) en ausencia de
deformación apreciable”.(Yardley, 2015)

“El metamorfismo dinámico es una respuesta a esfuerzos intensos y se


localiza, particularmente, en las zonas de cizalla”.(Yardley, 2015)

“El metamorfismo hidrotermal implica reacciones químicas provocadas por la


circulación de fluidos; está acompañado, con frecuencia, por un cambio de
composición química de la roca (sustitución o metasomatismo). En- •tre los
metamorfismos hidrotermales, el metamorfismo de fondo oceánico
representa la extensión más amplia y está localizado próximo a dorsales
oceánicas en expansión. Por el contrario, la mayoría del metamorfismo implica
pocos cambios químicos excepto la pérdida de componentes volátiles y se
denomina, por tanto, metamorfismo isoquímico”. (Yardley, 2015)

“El metamorfismo de impacto no tiene relación genética con los otros tipos
de metamorfismo; está provocado por el impacto de grandes meteoritos que, a
gran velocidad, percuten la superficie del planeta. Al ser debido al efecto de un
choque de alta energía puede producir, en la superficie terrestre, minerales
densos que, normalmente, sólo se forman en las condiciones de presión del
manto terrestre”.(Yardley, 2015)

“A excepción de este último, los tipos de metamorfismo antes enumerados no


son completamente distintos. A l contrario, hay transiciones entre ellos según
los procesos diversos que actúen en los materiales preexistentes. Por ejemplo,
un esfuerzo intenso puede afectar localmente una región con metamorfismo
regional. Las rocas de una región metamórfica han podido experimentar tipos
diversos de metamorfismo en épocas diferentes de su historia”.(Yardley, 2015)
Texturas

Foliaciones

Muchas rocas metamórficas han sido deformadas y esto conduce, con


frecuencia, a la formación de foliaciones tectónicas. El término de foliación, no
genético, se emplea para describir todo elemento textural plano y espaciado
cualquiera que sea el elemento original o el origen metamórfico. Las foliaciones
tectónicas pueden proceder de la alineación de cristales alargados, o de la
segregación mineralógica, en capas leucocratas acidas en cuarzo y en
feldespatos, y en niveles melanocratas constituidos sobre todo por micas,
anfíboles y otros minerales. Las texturas definidas por la alineación de los
cristales son las exfoliaciones pizarrosas si los minerales son muy pequeños y
esquistosidades cuando los cristales son más grandes. Exfoliaciones y
esquistosidades son estructuras planas (estructuras «S»). Por lo habitual, los
minerales alineados son filosilicatos en plaquetas, pero puede tratarse también
de granos aplastados de cuarzo o de carbonatos. Si los cristales alineados son
prismáticos, y no aplastados (concretamente, los anfíboles), la textura está
caracterizada por una alineación intensa de minerales (lineación, textura «L»).

Las foliaciones tectónicas están replegadas, frecuentemente, por foliaciones


posteriores; hay formación de micropliegues o crenulaciones. El desarrollo de
crenulaciones está acompañado, con frecuencia, por una segregación mineral
intensa (Yardley, 1989, pág. 169), concentrándose el cuarzo en las charnelas
de los micropliegues y los filosilicatos en sus flancos. Mientras que, en algunos
ejemplos, las crenulaciones son claramente visibles, en otros casos, las
deformaciones posteriores han sido tan intensas que borran la crenulación
inicial.

Cuando una deformación relativamente intensa es posterior a la formación de


porfidoblastos, los porfidoblastos relativamente rígidos pueden proteger al
material próximo de los efectos del esfuerzo en un plano perpendicular a la
compresión principal, mientras que un esfuerzo más intenso se ejercerá en
otras partes del porfidoblasto. A causa de este esfuerzo heterogéneo, las
«sombras de presión» se forman alrededor del porfidoblasto; la deformación
será diferencial (Bell, 1981), repartida en áreas planas, menos comprimidas,
conteniendo los porfidoblastos, separadas por otras zonas menos comprimidas,
caracterizadas por texturas nuevas.

Otras texturas metamórficas

No todas las rocas metamórficas tienen texturas foliadas las que no tiene se
denominan no foliadas. Las rocas metamórficas no foiliadas se desarrollan en
general en ambientes donde la deformación es mínima y los protolitos están
compuestos por minerales que presentan cristales qequidimensionales, como
el cuarzo o la calcita. Por ejemplo, cuando una caliza de grano fino (formada
por calcita) se metamorfiza por la intrusión de una masa magmática caliente,
los pequeños granos de calcita recristalizan y forman cristales entrelazados
más grandes. Laroca resultante, el Mármol, presenta unos grandes y
equidimensionales, orientados aleatoriamente, parecidos a los de las rocas
ígneas de grano grueso.

Las texturas principales que pueden encontrarse en las rocas metamórficas


son cuatro, que se describen a continuación.
 Textura granoblástica. Los cristales forman un mosaico de granos más
o menos equidimensionales. Los contactos entre granos tienden a
formar 120º en puntos donde se juntan tres de ellos
(denominados puntos triples). Esto se debe a que esta disposición
morfológica en más estable, ya que se minimiza la superficie total de
contactos entre granos y por ende la energía de superficie, por
comparación con otras disposiciones que implican contactos al azar.
Esta textura es común en rocas monominerálicas como cuarcitas y
mármoles, así como en rocas de grado metamórfico muy alto como
granulitas.
 Textura lepidoblástica. Está definida por minerales tabulares (en
general filosilicatos, normalmente micas y cloritas) orientados
paralelamente según su hábito planar. El hecho de que esta textura
presente orientación preferente de sus componentes minerales
supone que las rocas con esta textura presentan fábrica planar (o
plano-lineal), lo que confiere a la roca una anisotropía estructural
(foliación) según la cual tiende a exfoliarse. Estas rocas presentan,
por tanto, comportamientos mecánicos contrastados según las
direcciones perpendicular y paralela a la superficie de foliación. Esta
textura es la típica de metapelitas (pizarras, micacitas, esquistos y
gneises pelíticos).
 Textura nematoblástica. Está definida por minerales prismáticos o
aciculares (e.g., inosilicatos, normalmente anfíboles) orientados
paralelamente según su hábito elongado en una dirección. Las rocas
con esta textura presentarán fábrica lineal (o plano-lineal), lo que
igualmente les confiere una anisotropía estructural (lineación) según
la cual las rocas tienden a escindirse. Esta textura es típica de
anfibolitas y algunos gneises y mármoles anfibólicos.
 Textura porfidoblástica. Está definida por la presencia de blastos de
tamaño de grano mayor (i.e., porfidoblastos) que el resto de los
minerales que forman la matriz en la que se engloban. La matriz por
su parte puede tener cualquiera de las texturas anteriores (grano-,
lepido- o nematoblástica), o una combinación de ellas. Cualquier tipo
de roca metamórfica puede tener textura porfidoblástica, y los
porfidoblastos pueden ser de cualquier mineral que la forme.

IV. METODOLOGIA:
1. Clasificar según el tipo de roca metamórfica (foliada o no foliada)
2. Anotar el color que se aprecia sobre la superficie de la roca
3. Determinar la textura:
a. Granoblástica
b. Lepidoblastica
c. Nematoblastica
d. Porfidoblastica
V. RESULTADOS

Muestra Tipo Color Textura Nombre

1 Foliada Negro Lepidoblástico Pizarra

Plomo con
2 Foliada Lepidoblástico Esquisto
destellos

3 No foliada Plomo claro Nematoblástico Gneis 1

Negro con
4 No foliada porciones Porfidoblástico Gneis 2
anaranjadas

5 No foliada Blanco Granoblástico Cuarzita

Negro con
6 Foliada destellos Nematoblástico Anabolita
blancos

Marmol
7 No foliada Blanco Granoblástico
carbonatado

Marmol
8 No foliada Blanco Granoblástico
dolomítico

Plomo con
9 No foliada porciones Porfidoblástico Migmatita
negras

10 Foliada Negro Lepidoblástico Filita

11 No foliada Plomo Granoblástico Hornfels

12 No foliada Plomo oscuro Lepidoblástico Metandesita

13 No foliada Marrón Nematoblástico Gneis 3


14 No foliada Gris claro Porfidoblástico Gneis 4

Gráfico N°1:
Rocas
metamórficas.

Gráfico N°2: Rocas


metamórficas
clasificadas por
textura.

Gráfico N°3: Rocas


metamórficas clasificadas
por tipo.
VI. DISCUSIONES
- Las rocas metamórficas analizadas por mi grupo, estuvieron en su
mayoría acorde con la teoría, con excepción de un gneis, el cual
teóricamente debió ser nematoblástico, pues no debían de notarse los
blastos, pero en nuestro caso tenía algunas incrustaciones visibles.

- La importancia de este laboratorio es aprender a reconocer, mediante la


vista ( y tal vez el tacto) algunas rocas metamórficas, y aunque es un
método bastante rustico, nos obliga a aprender las características de las
rocas, para intentar reconocerlas. Los puntos en contra, seria la falta de
precisión, pues al menos para gente recién iniciada en la geología, el
reconocimiento de diferentes tipos de rocas a partir de los sentidos es
bastante complicado.

- Por último el principal aporte de este laboratorio es el de enseñar a los


alumnos a reconocer los minerales metamórficos, por su textura, color y
tipo.

VII. CONCLUSIONES

- Para clasificar una roca metamórfica se debe conocer el tipo de


metamorfismo que intervino. Puede clasificarse desde el punto de vista
de la extensión, el ajuste y la causa, valor geológico, aumento o
disminución de temperatura, etc., siendo la principal clasificación los
tipos de metamorfismo según el agente metamórfico
predominante: Regional, de Contacto y Dinámico.

- Las rocas metamórficas por ser de transición entre sedimentarias e


ígneas cubren un rol importante en el ciclo litológico, ya que de esta
manera aseguran la riqueza del suelo.

- El metamorfismo es un proceso isoquímico (es decir, que la composición


química global de la roca permanece básicamente invariable) en el que
se produce una reorganización de la composición y disposición de los
minerales (generalmente se disponen en capas) que conforman una
roca por la acción de elevadas presiones y/o temperaturas, pero en
estado sólido.
- El metamorfismo es el proceso mediante el cual se puede mantener en
reserva cada componente mineral que es de utilidad e importancia en
nuestro entorno.

VII.BIBLIOGRAFÍA
Yardley B. W. D., Mackenzie W. S., Guilford C. 1997. Atlas de rocas
metamórficas y sus texturas. España, Barcelona. Masson.

Castro A. 2015. Petrgrafía de Rocas ígneas y metamórficas. 1° Edición.


España, Madrid. Paraninfo.

Bucher, K., Grapes, R., 2011, Petrogenesis of Metamorphic Rocks,


SpringerVerlag Berlin Heidelberg

Winter, J., 2001, An Introduction to igneous and metamorphic


petrology.Prentice-Hall.

Yardley, B.W.D., 1989, An introduction to metamorphic petrology. Longman