Vous êtes sur la page 1sur 227

Sagrada B iblia

V E R S IÓ N D IR E C T A BE
L A S L E N G U A S O R IG IN A L E S

POR

ELOÍNO NÁCAR FUSTER (t)


CANÓNIGO LECTORAL DE LA S. I . C. DE SALAMANCA

ALBERTO COLUNGA, O. P.
PRO FESOR DR SAGRADA ESCRITURA EN EL CONVENIO DE SAN
ESTEBAN Y EN LA PONTIFICIA U N IV ER SID A D I ® SALAMANCA

PRÓLOGO DE S . EMC [A. RVDMA. El, CARDENAL

GA ET AN O CICOGNANI
ANTIGUO N U N C IO DE S U SANTIDAD EN ESPAÑA

UNDÉCIMA EDICION

BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS


M A D R ID . M CM LXI
N ihtl o b s ta !: F r. Tí. C u e rv o , O . P -, B ac. S . T h e o l.
l fr , lt. ile T u y n , C). P . , S . T h e o l. L e c t.

I m p r i m í p o t e s ! : Ifr. A. F e r n á n d e z , O. P . P r i o r P r o v in c ia lis .

N lh il obstat: D r. I v. T u r r a d o , C e n so r.

Im p rlm a tu r: t F r . F r a n c is c u s , ü . P ., E p is c . S a lm a n t,
S a lo ia n tic a e , 30 o c to b r is 1960.
I N D I C E G E N E R A L

Pigs.

P ró lo go de S . E m cia . R v d m a . el C ard. G ae ta n o C ico g n a n i, a n tig u o


N u n cio de S . S . e n E s p a ñ a .................................................................. ix
E n c íc lic a «D ivino a fila n te S p iritu » , d e S . S . P ío X I I .................... x x iii
P ró lo go de los trad uctores :
A la i . a edición .............................................................................................. x x x ix
A la 2.a y 3.a edición .............................................................................. .. X II
A la 4.a, 5.a, 6.a, 7.a, 8.a, 9.a, 10.a y 1 1 .a e d ició n ............................ xuv
C on sejo s de S an A g u stín a los lectores de la S a g ra d a E sc ritu ra ... x tiv
S ig la s ........................................................................................................................... xuv
In trod u cción g e n era l a los libros d e la S a g ra d a E sc ritu ra ............... 1
In tro d u cció n esp ecial a los libros h istó ricos ........................................... 12

A N T IG U O TESTAM EN TO

P en ta teu co ....... ......................................................................................................... 20


G én esis ....................................................................................................................... 24
E x o d o .......................................................................................................................... 84
Ivevítico ...................................................................................................................... 131
N ú m ero s .................................... ............................................................................... 161
D euteron om io ........................................................................................................... 201
Josué ............................................................................................................................ 238
Ju eces .......................................................................................................................... 262
R u t ................................................................................................................................ 286
S am u e l ............................................................... ........................................................ 290
I S am n el .......... ........................................................................................................ 291
I I S a m u e l ................................................................................................................... 322
R e y e s ........................................................................................................................... 348
I R e y e s ...................................................................................................................... 349
H R e y e s ...................................................................................................................... 384
Pa ra lip óm en o s o C ró n ica s ................................................................................ 414
I C ró n ica e ................................................................................................................ 415
I I C ró n icas ................................................................................................................ 439
E s d r a s y N e h em ía s ............................................................................................... 469
E stiras ......................................................................................................................... 470
N e h em ías ................................................................................................................... 480
T o b ía s .......................................................................................................................... 493
Jn d it .............. .............................................................................................................. 503
ÍNDICE GENERAL VI

P itt.
E s te r ................................................................................................... ............................... Jrf
I M a c a b e o s ................................................................................................................... 527
I I M a c a b e o s ................................................................................................................... 556
L ib r o s s a p ie n c ia le s ..................................................................................................... 576
J o b ...................................................................................................................................... 578
S a lm o s ......................................................................................................*........ .............. 60 i
P r o v e r b io s ........................................................................................................................ 673
E c le s ia s té s ........................................................................................................................ 694
E l C a n ta r d e lo s C a n ta r e s ................................................................................... 702
S a b i d u r ía ................................................................................................................ ........ 7u
E c le s iá s tic o ........................................................................ ........................................... 727
I /ib r o s p r o fé tic o s ................... ....................................................................................... 767
Isa ía s .................................................................................................................................. 772
J e r e m í a s ............................................................................................................................ 819
I /a m e n ta c io n e s ............................................................................................................... 869
B a ru c .................................................................................................................................. 874
E z e q u ie l .................... ....................................................................................................... 881
D a n ie l ................................................................................................................................. 926
O seas .................................................................................................................................. 946
J ° e l ................................................................................. .................................................... 952
A m d s .................................................................................................................................. 956
Afodías ................................................................................................................................. 961
Jo n ás .................................................................................................................................. 962
M iq u e a s ............................................................................................................................ 964
N a h u rn .............................................................................................................................. 969
H a b a c u c ............................................................................................................................ 971
S o fo n ía s ............................................................................................................................ 973
Aigeo .................................................................................................................................... 975
Z a c a r ía s .................................................................................... ........................................ 977
M a la q u ía s ............................................ ................................ ............................................ 985

NUEVO TESTAM EN TO

I n tro d u c c ió n g e n e r a l a l N u e v o T e s ta m e n to ................................................ 989


I n tro d u c c ió n g e n e r a l a lo s E v a n g e lio s ........................................................ 999
S a n M a te o ...................................................................................................................... 1000
S a n M a rc o s ..................................................................................................................... 1041
S a n L u c a s ........................................................................................................................ 1063
S an Ju an .......................................................................................................................... 1103
H e c h o s d e lo s A p ó s to le s ............................................................................ ......... . 1136
E p ís t o l a s d e S a n P a b lo ............................................................................................ 1167
A lo s R o m a n o s .............................................................................................................. 1170
I a lo s C o r in tio s ........................................................................................................ 1185
I I a lo s C o r in tio s ................................................................................ ....................... 1199
ÍNDICE GENERAL

Págs.
A lo s G á la ta s ................................................................................................................ ........ 1207
E p ís t o l a s d e la c a u tiv id a d ...................................................................................... ........1213,
A lo s E íe s io s ................................................................................................................ ........ 1214
A lo s F i lip e n s e s ............................................................................................................ ........ 1219
A lo s C o lo s e n s e s ......................................................................................................... ........ 1223
E p ís t o l a s a lo s T e s a lo n ic e n s e s ......................................... ........................................ 1227
I a lo s T e s a lo n ic e n s e s .................................................................................................... 1228
I I a lo s T e s a lo n ic e n s e s ........................................................................................... ........ 1231
E p ís to la s p a s to r a le s .......................................................................................................... 1232
I a T im o te o .................................................................................................................. ........ 1233
I I a T im o te o .......................................................................................................................... 1237
A T ito ............................................................................................................................... ........ 1240
A F ile m ó n ............................................ ................................................................................. 1241
A lo s H e b r e o s ............................................................................................................... ........ 1242
S a n tia g o ........................................................................................................................... ........ 1253
E p ís to la s d e S a n P e d r o .................................................................................................... 1257
I d e S a n P e d r o ......................................................................................................... ........ 1258
I I d e S a n P e d r o ......................................................................................................... ........ 1261
E p ís to la s d e S a n J u a n ............................................................................................. ........ 1264
I d e S a n J u a n ................................................................................................................... 1265
I I d e S a n J u a n ................................................................................................................... 1268
I I I d e S a n J u a n ................................................................................................................... 1269
S a n J u d a s ........................................................................................................................ ........ 1269
A p o c a lip s is ...................................................................................................................... ........ 1271
I n d i c e b íb lic o d o c tr in a l .......................................................................................... .........1296
M a p a s ................................................................................................................................. ........ 1333
L I B R O S P R O F E T I C O S
L a m i s i ó n d e lo s p r o f e ta s
1. Ya en la In tro d u c c ió n g eneral (n n.5-10) hemos hablado del carisma de la
profecía otorgada a los autores sagrados. Necesitamos ampliar lo dicho allí en esta
In tro d u c c ió n a los lib ro s proféticos.
T res son los nombres que principalmente se dan en la Sagrada Escritura a estos
hombres de Dios: los de ro h e y jo z e h , que significan v id en tes, y el más común de
n a b i, que traducimos por p ro fe ta . L a etimología de este último nombre es discutida,
pero su sentido ordinario resulta bien claro de las palabras de Dios a Moisés cuando
se excusaba con su tartamudez: «Mira, te he puesto como Dios para el Faraón, y
Arón, tu hermano, será tu profeta. Tú le dirás a él lo que yo te mandare, y Arón,
tu hermano, se lo dirá al Faraón para que deje partir de su tierra a los hijos de Is­
rael» (E x 7 ,1 ss.). N a b i, pues, quiere decir el que habla en nombre de otro. Es la sig­
nificación de la palabra griega p ro fetes. Es, pues, profeta el encargado, por especial
misión divina, de hablar al pueblo en nombre de su Dios.
2. Con estos sus enviados se proponía el Señor satisfacer dos necesidades del
pueblo de muy desigual importancia. Los antiguos no se atrevían a emprender negocio
alguno, privado o público, sin antes consultar la voluntad de sus dioses. Israel padecía
de la misma enfermedad. Pues para impedir que acudiesen a los oráculos gentiles o a
los adivinos, los proveyó el Señor de profetas a quienes acudiesen (Dt 18 ,15 ss.), y
para esto mismo dio al sumo sacerdote los u rim y tu m m im (E x 28,30) ■ Recordemos
a S aú! yendo a consultar a Samuel sobre las pollinas perdidas ( 1 Sam 9 6 ,11) ; al
rey Jeroboam, que, teniendo a su hijo enfermo, manda a su mujer a consultar al profeta
Ajías sobre el desenlace de la enfermedad ( 1 Re 14 ,1 ss.); y más todavía el caso de
Ocozías, que en semejante caso envió mensajeros a consultar a Baalzebub, dios de
Acarón, para saber si curaría de aquella enfermedad, a los cuales salió Elias al en­
cuentro, por orden de Dios, y les dijo: «¿Es que no hay Dios en Israel, para que vayáis
a consultar a Baalzebub, dios de Acarón?» (2 Re 1,2 ss.). David tenía su profeta,
por quien consultaba al Señor sobre los negocios públicos (2 Sam 7 ,1 ss.); y los
otros reyes no emprendían cosa grave sin hacer lo mismo (cf. 1 R e 22,5 ss.;
Je r 38 ,14 ss.).
Pero no era ésta la misión principal de los profetas. Otra tenían, ligada al destino
de Israel. E l Señor los había escogido para preparar los caminos del Mesías y la
salud del mundo. Los patriarcas eran instruidos por Dios sobre la conducta que de­
bían seguir para responder a su misión divina. Moisés fu e llamado a organizar la
vida religiosa y social del pueblo sobre las bases del monoteísmo y de las promesas
mesiánicas hechas a los patriarcas. Por esto fue el m ás grande de los profetas de Israel,
según Santo Tomás (S u m a T eol. 2-2 q. 17 4 0 .4 ). A Moisés le sucedieron otros profetas,
encargados de explicar la Ley, inculcar su observancia, combatir las transgresiones,
llamar al pueblo a penitencia mediante amenazas y promesas. Entre éstas se destaca
siempre la promesa del Mesías y de su obra salvadora. Esta es la misión principal
del profetismo de Israel, por lo que se distingue del de todos los pueblos antiguos.
3. Como abundaban en Israel estos ministros auténticos de la palabra divina,
así abundaban también sus remedos y falsificaciones, los falsos profetas, que se decían
enviados de Yavé y daban como palabra de Dios los sueños de su imaginación. Su
norma era halagar al pueblo y a los príncipes, prometiéndoles fácil prosperidad,
con que los confirmaban en sus extravíos (cf. 2 R e 22 y Je r 28) • Eran los principales
adversarios de los verdaderos profetas, como fueron luego los escribas los adversarios
de Jesucristo.
4. L a profecía es un carisma divino, no un arte adquirido por el estudio. Sin
embargo, los profetas necesitan de ordinario una formación que los prepare para
mejor desempeñar la misión que D ios les confiere. Adquieren esta formación en el
seno de la fam ilia y en las asociaciones de hombres piadosos, llamadas escuelas de
profetas, al parecer fundadas por Samuel ( 1 Sam 10,5.10 s.; 19 ,20 ) y restauradas
por Elíseo (2 Re 2,3 ss.); en la lectura de la Ley y de los profetas anteriores, en el
trato con hombres doctos, en la meditación y en las luchas de cada día. Todo esto
lo venía a completar y confirmar con su sello divino la iluminación profética. Recae
ésta en la inteligencia, única facultad de conocer que es capaz de percibir la verdad
divina; pero esta verdad suele presentársele a los profetas envuelta en multitud de
imágenes o símbolos, que son una nota característica del profetismo de Israel. Como
ejemplo bastará citar las visiones de la vocación de los tres grandes profetas: Isaías (6 ),
Jeremías ( 1 ) y Ezequiel ( 1 -3 ) . A estos cuadros simbólicos se añaden las acciones,
también simbólicas, que dan al ministerio de los profetas un carácter enteramente
dramático. En este punto se distinguen, sobre todo, Jeremías ( 16 ,1 ss.; 18 ,1 ss.) y
Ezequiel (3,22 ss.; 1 2 ,1 ss.; cf. 2 Re 1 3 ,14 - 19 ; Act 2 1,10 s.).
5. Los discursos de los profetas, tal como nos han llegado, en su mayoría están
escritos en verso, y a veces en estrofas artificiosamente compuestas, y son frecuente­
mente modelos no sólo de elocuencia, sino de la poesía hebrea y universal. E l caso de
Jeremías (36) nos muestra cómo los profetas dirigían al pueblo la palabra en el
templo, en las plazas, en las puertas de las ciudades, en su propia casa, dondequiera
que podían. Luego, con frecuencia escribían esos versos y los entregaban al pueblo,
que los aprendía fácilmente, los recitaba y cantaba, continuando así el ministerio del
profeta. Daniel es de los muy pocos profetas que han publicado sus vaticinios sólo
por escrito. Sin duda, de esta divulgación de los oráculos proféticos proviene la falta
de orden cronológico que en casi todos se siente, y no sólo del desorden cronológico de
los diversos oráculos, sino hasta del desorden de un oráculo mismo, que viene a ser
una de las dificultades más graves en el estudio de los profetas. Los expositores se
esfuerzan por reducirlos a su verdadero orden; pero no teniendo a su disposición
más medios que el texto actual de los oráculos mismos ni más criterio que el orden
lógico de las ideas, el ritmo de los versos y la artificiosa construcción de las estrofas
no siempre pueden alcanzar a restituirlos a su orden primitivo.
6. ¿Cómo probaban los profetas la verdad de su misión? Moisés, el primero de
los profetas de Israel, necesitó señales con que mostrar al pueblo ser enviado de Dios
(E x 3 ,11- 6 ,9 ) ; pero los que a Moisés siguieron, con la misión de mantener al pueblo
en la observancia de la Ley o de reducirle a ella, no tenían necesidad de tales pruebas.
Su vida ajustada a la Ley, su celo por la causa de Dios, la fortaleza con que luchaban
contra los pecados del pueblo y reprendían las iniquidades de reyes, príncipes y sacer­
dotes, eran para los creyentes prueba bastante de que Dios los enviaba. S i Elias y
Elíseo pasaron a la historia como grandes taumaturgos, de Isaías sólo se nos cuenta
un milagro; de Jeremías y Ezequiel, ninguno, como tampoco se cuenta ninguno del
Bautista, el postrero de los profetas. S i al leer hoy sus discursos no puede menos de
sentirse en ellos el espíritu de Dios, mucho más lo sentirían los coetáneos, que los
oían y eran testigos de su vida.
A m b i e n t e h is tó r ic o d e lo s p r o fe ta s
7. L a actividad de los profetas se desarrolló en íntima conexión con la vida
religiosa, moral y hasta política del pueblo israelita. Por esto importa mucho, para
entenderlos, conocer el ambiente histórico en que ejercían su ministerio. Materia de
sus reprensiones son las idolatrías del pueblo, las injusticias de los jueces, la opresión
de parte de los poderosos y la conculcación de la ley divina por parte de todos. La
política demasiado humana de los gobernantes, que por su falta de fe en Dios acudían
a alianzas peligrosas para la vida religiosa del pueblo, ofrece también a algunos
profetas, como Isaías y Jeremías, materia de duros reproches.
L a figura que Israel hace en la historia antigua no puede ser más humilde, no
obstante su grandeza en el orden religioso. Ateniéndose a la época en que florecieron
los profetas escritores, desde el siglo V III hasta el I V antes de Jesucristo, Israel vivió
en vasallaje, bajo la dominación de los extranjeros, primero de la Asiria, luego de
Babilonia y después de Persia. Fue Teglatfalasar III, llamado también Pul, el que,
después de ampliar su imperio por Oriente, pensó en dominar las regiones de Occi­
dente. Los reyes amenazados trataron de unir sus fuerzas para oponerse al invasor.
E l rey de Judá, A jaz, no asintió a tales planes. Para obtener la cooperación de Judá,
el rey de Siria, Rasin, y el de Samaría, Facea, declararon la guerra a A jaz ( 734 )
con el propósito de substituirle por un cierto Tabel, que se avendría a los planes de
los confederados (cf. Is 7 , 1 - 1 1 ) . A jaz acudió en demanda de socorro a Teglatfalasar,
el cual atacó luego el reino de Damasco, que pronto quedó convertido en una provincia
más del reino asirio (7 3 2 ) (cf. 2 Re 16 ,1- 9 ) . Luego se dirige contra Samaría, a
cuyo rey, Facea, destronó, poniendo en su lugar a Oseas (7 3 2 ) y llevándose muchos
cautivos a Nínive (Is 8,4; 2 Re 15,2 9).
J u d á quedó tambtórv sometido til vasallaje de A siría d u ran te el rein ad o todo de
A jaz. No se pasaron muchos años, y el amor de la libertad movió a los reinos occiden­
tales a nueva tentativa. Parece que Samaría era el centro de la misma. Salmana-
sar IV , sucesor de Teglatfalasar III, trató de reprimir aquellos conatos de indepen­
dencia sujetando a Samaría. Fue Sargón, su sucesor, el que en 7 2 1, después dedos
años de asedio, tomó a Samaría, llevó cautiva la mayor parte de la población y puso
fin al reino de Israel (2 Re 1 7 ) . Era una dura lección para Judá, que se mantuvo
quieto, aun por el año 7 1 1 , en que Azoto, confiado en el apoyo de Egipto, se sublevó,
siendo cercada, tomada y duramente castigada por el mismo Sargón (Is 2 0 ,1) .
Pero en los últimos años del siglo V III, otra vez los pueblos quisieron probar fortu­
na. Senaquerib había sucedido a su padre; el de Egipto ofrecía su apoyo a los rebeldes,
y la Caldea, siempre en abierta lucha contra Nínive, entraba también en la coalición
(Is 3 9 ). Parece que Ezequías, hijo y sucesor de A jaz, sentía simpatía por los suble­
vados, y si no se alzó en armas, alentó a los confederados y les prestó su ayuda. Por
esto, cuando Senaquerib vino a sofocar aquellos conatos de libertad, entró por las
ciudades de Judá, muchas de las cuales tomó y saqueó (Is 36 -3 7 ). Ezequías hubo de
comprar la paz al precio de treinta talentos de oro y trescientos de plata. Senaquerib
se volvió a Nínive. Después (6 93) volvió a traerle un nuevo conato de rebelión. A los
egipcios, que vinieron en socorro de los confederados, los derrotó en Altacu (Eltequeh),
en la tribu de Dan. Tras de dos legaciones a Ezequias para que entregara a Jerusalén,
la asedió, pero no pudo tomarla. Una grave peste que se declaró en su ejército le
obligó a retirarse a Nínive, sin que volviera a aparecer por Palestina en los años
que aún reinó hasta ser asesinado por sus hijos (6 8 1).
Sin embargo, los asirios, dueños de Damasco y de Samaría, continuaban ejerciendo
su hegemonía sobre los pueblos de Canán. No sabemos que los sucesores de Senaquerib,
Asaradón y Asurbanipal, que elevaron el imperio asirio al apogeo de su grandeza,
tuvieran que intervenir con las armas. Los pueblos entendieron que les era mejor
soportar el yugo asirio pagando tributo a los reyes de Nínive que exponerse a las
guerras y deportaciones que aquéllos usaban. Sólo el libro de las Crónicas nos cuenta
que Manasés, hijo y sucesor de Ezequías, había sido llevado cautivo a Babilonia,
de donde volvió para ocupar otra vez el trono. Su delito no debía de ser muy grave,
cuando fu e dado por libre y continuó reinando (2 Par 3 3 ,1 1 - 1 3 ) . Probablemente tuvo
Nácwr-Colunga •ja
lugar esto alrededor del año 650, en que Asurbanipal luchaba contra su hermano
Samasumuquin, gobernador de Babilonia, hasta tomar la ciudad y sujetar la Caldea,
que habia hecho causa común con el rebelde. Muerto este rey (6 25), que llegó a apo­
derarse de Egipto, la Asiria decayó rápidamente; Nínive fue tomada por los medos
y caldeos en 6x2, y aunque su ejército continuó luchando por la conservación del
imperio, éste desapareció pocos años después, dejando en pos de sí la memoria de su
espíritu guerrero, de su ferocidad y de su sistema de deportaciones, que los caldeos
imitaron luego.
8. Una señal de cuán habituados estaban los pueblos de Palestina al yugo asirio
pudiera ser la conducta de Josías. Como el faraón Necao se dirigiese con un ejército
hacia la Siria para lograr alguna parte de los despojos del reino ninivita, Josías
quiso cortarle el paso. En una desgraciada batalla, que se dio en Megido, quedó gra­
vemente herido y vino a Jerusalén a morir en 608 (2 Re 23,29 s.). Derrotado en
Carquemis por el príncipe Nabucodonosor, no logró Necao sus propósitos; pero de
vuelta a su tierra pasó por Jerusalén, y hallando el trono de Josías ocupado desde
hacía tres meses por Joacaz, su hijo, destituyó a éste y puso en su lugar a Joaquim,
llevando a su hermano a Egipto fibid., 2 3 ,3 1 - 3 ;) . Después de la retirada del faraón,
Judá pud<f creerse independiente, hasta que en 604 Nabucodonosor se presentó en
Palestina e impuso su vasallaje a todos los reyes de la región. Pero entonces volvió a
renovarse la antigua historia. Con la esperanza de la ayuda egipcia, los reyes de
Siria y Canán se confederaron para sacudir el yugo caldeo. En 5 9 7 se presentó N a b u ­
codonosor con su ejército, y la coalición se deshizo. Joaquim había ya muerto. Joaquín
o Jeconías, su hijo y sucesor, no se atrevió a afrontar los peligros de la guerra, y cuando
los caldeos se presentaron ante Jerusalén, les salió al encuentro en son de paz. Nabu­
codonosor le prendió para llevárselo a Babilonia con una buena parte de lo más
selecto del pueblo, y puso en el trono a un tercer hijo de Josías, Matanías, a quien
mudó el nombre por el de Sedecías, exigiéndole juramento de fidelidad (2 R e 2 4 ,1-2 0 ).
Pronto Nabucodonosor se dio cuenta de que no podía estar seguro de la lealtad
de Judá, y Sedecías hubo de ir a Babilonia para sincerarse. A l Jin, en 589 acabó
Sedecías por declararse en abierta rebeldía. Los caldeos llegaron y pusieron cerco a
Jerusalén, tomándola al cabo de año y medio de asedio, en julio de 5 8 7 . E l templo
fu e incendiado; los muros y los palacios de Jerusalén, arrasados. A Sedecías le condenó
a perder los ojos, después de haber contemplado la matanza de sus hijos y de sus corte­
sanos. Lo principal y más granado de la nación, en todos los órdenes, fu e deportado a
Caldea, quedando en Judá el pueblo humilde bajo el gobierno de Godolías (2 R e 2 5 ;
2 Par 3 6 ,17 ss. y Je r 5 2 ).
9. No fu e larga la duración del segundo imperio caldeo. A Nabucodonosor suce­
dieron como relámpagos tres reyes de su dinastía. E l cuarto fu e Nabonides, hijo de
una sacerdotista de Jarrán, cuyo principal empeño fu e reformar la religión caldea.
Con esto se malquistó con los sacerdotes y el pueblo, que con gusto dieron acogida al
ejército persa, mandado por Gubaru, caldeo. En 539 entró éste en Babilonia, defen­
dida por el príncipe Belsarasar, que fu e muerto. Pocos días después, Ciro hacía su
entrada en la ciudad y era reconocido rey de Babilonia. Su primera medida fu e
ordenar la restitución de los dioses a sus antiguos santuarios, de donde la superstición
de Nabonides los había sacado, y autorizar a todos los pueblos deportados para que
volviesen a su tierra.
En estas medidas quedaron incluidos los judíos, a quienes restituyó los vasos sa­
grados, tomados del templo por Nabucodonosor, y dio permiso para volver a Judá
y levantar el templo. No todos los deportados se resolvieron a emprender el viaje de
vuelta. Y los que por entonces o más tarde lo hicieron, sólo pudieron levantar el altar
y echar los cimientos del templo, impedidos de proseguirlo por los pueblos circunvecinos,
sobre todo por los samaritanos, cuya cooperación en la obra del santuario no habían
querido aceptar los judíos. Sólo en los comienzos del reinado de Darío ( 5 2 1 ) , apro­
vechando las turbulencias originadas po r el cambio de monarca y d in astía, pudieron
acabar aquéllos la obra. Pero la ciudad continuaba en ruinas, hasta que Nehemías
pidió y obtuvo del rey Artajerjes I (465-424) autoridad de gobernador, con el Jin
de levantar los muros de Jerusalén. Los que volvieron del cautiverio vivieron en su
tierra, gozando de la amplia libertad que los persas les otorgaban, sobre todo a causa
de la afinidad que creían hallar entre su religión y la judía. Caído el imperio persa a
los golpes de maza de Alejandro Magno, la Palestina pasó automáticamente bajo domi­
nio de los macedonios. Tal es el cuadro externo en que se desarrolló la actividad de
los profetas. Veamos ahora el cuadro interior.

A m b i e n t e re lig io s o y m o r a l d e lo s p r o f e ta s
10. Es el argumento de este cuadro la vida religiosa y moral, cuyo principio
fundamental era el monoteísmo, la adoración del único Dios de Israel, Yavé, y la
observancia de su Ley. En otros términos, era la fidelidad al pacto hecho con Dios
en el Sinaí, cuyas condiciones se contenían en la Ley. E l primer precepto de ésta era
el reconocimiento del solo Dios de Israel, excluidos todos los otros dioses; luego venía el
culto de ese Dios, conforme a las prescripciones de la Ley, entre las cuales ocupaba
lugar importante la exclusión de toda imagen, que fácilmente inducía a la idolatría;
en tercer lugar estaban los otros preceptos de carácter moral y social, que regían las
relaciones de los israelitas unos con otros. Hasta la vida política había de inspi­
rarse en los mismos principios. Debía mirar a mantener la independencia de Israel,
pero apoyándose en Yavé y en sus promesas de protección contra los enemigos, y no
buscando alianzas con las naciones, cuyo trato era un peligro para la vida religiosa
del pueblo escogido.
En el reino de Samaría, Jeroboam, su fundador, para mantener a Israel separado
de Jerusalén y de la dinastía davídica, había alzado unos becerros de oro en Dan y
Bétel, imágenes de Dios, pero condenados por la Ley, y que fueron perpetuo escándalo
para el pueblo. Este es el pecado que el autor del libro de los Reyes pone de relieve
en el juicio que hace de cada uno de los reyes de Israel. En estos santuarios se intro­
dujeron, fuera del sacerdocio ilegítimo, pues no era de la tribu de Leví, muchas corrup­
telas idolátricas. Además, desde el reinado de Ajab, bajo la influencia de la reina
Jezabel, fenicia, los cultos fenicios invadieron el reino, no obstante los esfuerzos de
los profetas Elias, Elíseo y otros más. L a idolatría era siempre fuente de inmoralidad
en todos los aspectos de la vida, y de ello nos dan testimonio los discursos de los profetas.
Por este camino, Samaría fu e de mal en peor, hasta que cayó sobre ella el castigo
definitivo por medio de Sargón, que destruyó la ciudad, llevó cautiva la mayor parte
de su pueblo y trajo de Oriente otros pobladores, que ocuparon el lugar de los deportados.
De la mezcla de estos elementos con los que de Israel habían quedado en la tierra
resultaron los samaritanos de la historia posterior, pueblo aborrecido de los judíos.
En tiempo de Nehemías, un hijo del sumo sacerdote, que no consintió en dejar a su
mujer, samaritana, huyó a Samaría y levantó allí el templo de Garizim (2 R e í 7,24 ss.;
1 Esd 4 , 1 - 1 1 ; Neh 13,28 ss.; Jn 4,9 -1 1 ).
11. Cuanto a Judá, parece que en los reinados de Ozías y Joatán imperó el culto
de Yavé; pero era más bien un culto externo, sin el sentimiento íntimo de la piedad
ni las obras de justicia exigidas por la Ley. De ello tenemos la prueba en el primer
discurso de Isaías (Is 1,2 ss.). Pero en el reinado siguiente, de A jaz, se dejaron sentir
las influencias asirías, y en pos de ellas las cañarnos (2 R e 1 6 ,1 0 - 1 1 ; 2 Par 28).
Todas fueron extirpadas por Ezequías, que desde el principio de su reinado se esforzó
por borrar las idolatrías que se habían introducido, especialmente en la época de su
padre (2 R e 1 8 , 1 - 1 1 ; 2 Par 2 9 - 3 1) . Procuró, además, atraer a los restos de Israel,
que los asirios habían dejado en Samaría (2 Par 30 ). Borró hasta los santuarios
de los altos, porque si bien dedicados a Yavé y hasta entonces tolerados, eran contra­
rios a la Ley deuteronómica.
Cuán arraigadas estaban las tendencias idolátricas en el pueblo, nos lo demuestra
el hecho de que a la muerte del santo rey Ezequías toda su obra de reforma quedó
anulada, y los males se agravaron en el reinado de su hijo Manasés y de su nieto
Amón, ambos adoradores fervorosos de los ídolos y practicantes de todas las abomina­
ciones gentílicas, sin excluir el sacrificio de los niños por el fuego ( 2 R e 2 1 ; 2 Par 33).
E l espíritu yavista renace de nuevo con Josías (628), el cual, al conocer el Deutero-
nomio, hallado en sus días en el templo por Helcías, emprendió una reforma radical,
según las prescripciones del mismo código. Pero estas reformas eran sólo oficiales y
externas, y por eso, en cuanto faltó Josías y se sentaron en el trono sus hijos y nietos,
que no tenían su espíritu religioso, volvió a aparecer la idolatría en todas sus formas.
De ello tenemos dos testimonios: los de Jeremías y Ezequiel. Con la idolatría cundió
la inmoralidad tanto en los gobernantes como en los gobernados. Para fomentar
todo esto estaban los falsos profetas, que pretendían hablar en nombre de los dioses o
de Yavé. Deseando acabar de una vez con todas estas lacras de su pueblo, Dios decidió
el destierro de los de Israel a Asiria y de los de Judd a Caldea. Bajo la violencia del
azote renació la fe en los que habían de formar el resto escogido de que tanto hablan
los profetas; los demás quedaron anegados en el mar de las naciones gentílicas.

O r á c u l o s d e la s n a c io n e s
1 2 . No son Israel y Judd los únicos pueblos a quienes hablan los enviados de
Dios; se dirigen también a los pueblos vecinos y aun a las naciones remotas,
para anunciarles los juicios del Señor. N o es de suponer que tales discursos llegasen
a los reyes ni a los pueblos extraños, fuera de casos extraordinarios, como el de
Jonds y el de los embajadores llegados a Jerusalén en tiempos de Jeremías ( 2 7 ,2 - 1 1 ) .
Y así hemos de creer que al proferirlos los profetas pensaban en su propio pueblo, para
mostrarle que la justicia de Dios alcanzaba a todas las naciones. Pues la prosperidad
material de esos pueblos gentílicos, no obstante sus idolatrías y pecados, constituía una
tentación para Israel, que no entendía por qué Dios se mostraba tan severo con su pueblo
y dejaba en paz y hasta prósperas a naciones que ni siquiera le conocían. A veces miran
a consolar al pueblo con el anuncio de los castigos de aquellos reinos que los habían
maltratado injustamente, y aun el de aquellos que, habiendo sido instrumentos de la
cólera de Dios, se habían engreído con su poder y extremado en sus rigores y no se
habían reconocido ministros de la justicia del Señor.
13. Los profetas que nos han transmitido por escrito sus vaticinios no empiezan
hasta el siglo V III a. C ., en la época en que los asirios invaden la Palestina, constitu­
yendo un grave peligro no sólo para la libertad de Israel, sino también para su vida
religiosa y moral. Su orden cronológico es el siguiente:

ép o ca a siría (7 3 0 -6 12 )
a) Amós y Oseasi b ) Isaías y Miqueas¡ c) Nahum.
ÉPOCA BABILÓNICA ( 6 l 2 - 5 3 9 )
a) Jeremías con Baruci b ) Habacuc y Sofonías; c) Ezequiel y Daniel,
ÉPOCA PERSA ( 5 3 9 - 3 3 3 )
a) Ageo y Zacarías j b ) Malaquías.
De época incierta quedan Abdías, Joel y Jonds. Por la extensión de sus vaticinios
los dividieron ya los judíos en profetas mayores, Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel,
aunque éste en la Biblia hebrea figura entre los hagiógrafos, y los otros doce, que
formaban un solo libro y se llamaban profetas menores.

I S A I A S
1. Isaías, el prim ero de los profetas mayores, nos cuenta en el capítulo 6 su voca­
ción al ministerio profético, que tuvo lugar *el año en que murió el rey Ozías» (7 3 7 ).
Desempeñó su misión durante los tres siguientes reinados, de Joatdn, A ja z y Eze­
quías ( 1 , 1 ) . No tenemos, en el extenso libro de los vaticinios de Isaías, ninguno que
haga expresa mención de Joatdn, aunque bien se pueden atribuir a su tiempo los pri­
meros capítulos ( 1 - 5 ; 9,8-10,4). De la época de A ja z es, sin duda, a lo menos, buena
parte del libro de Emmanuel ( 7 - 1 2 ) , y de la de Ezequías los capítulos 36-39. Como
la cronología de estos reyes es algo incierta, y el libro del profeta contiene pocos datos
cronológicos, no podemos fijar con certeza el tiempo del comienzo ni del fin de su mi­
nisterio. Sólo podemos asegurar que empezó antes del 734, año de la guerra siroefrai-
mita contra A jaz ( 7 ,1 ) . L a tradición judía asegura que murió aserrado p o r el rey
Manasés, bien entrado ya el siglo V II y, por consiguiente, cuando el profeta era ya
muy anciano.
2. A l llamarle el Señor a profetizar le confiere una gravísima misión: reducir
al pueblo de Judd a la obediencia, y previendo que no habrían de escucharle, anunciarle
que su endurecimiento en la maldad había de atraerle el castigo de Dios «hasta que las
ciudades queden devastadas y sin habitantes, la tierra saqueada y desierta, y que la
soledad sea grande en toda la tierra» ( 6 , 1 1 ) . A esto se ajustan las conminaciones de
los primeros capítulos, en que reprende al pueblo por su falsa piedad, su inmoralidad
y su soberbia. L o mismo hace después contra A jaz, por su incredulidad con ocasión de
la guerra siroefraimita (7 3 4 ), en el capítulo 7, aunque todas estas conminacio­
nes vayan seguidas de las más hermosas promesas mesidnicas ( i,24 ss.; 2,2 ss.; 8, 2 3 -9 ,
6; 1 1 , 1 ss.). En los capítulos 3 6 -3 9 le vemos intervenir en los graves negocios que sus­
citaba la invasión de Senaquerib (7 0 1-6 9 3 ), alentando a Ezequías y vaticinando la
salud de Jerusalén, la ruina del invasor y más tarde la curación de Ezequías. Aunque
no conste expresamente ni por los escritos del profeta ni por los libros históricos, no
podemos dudar ¿le que Isaías haya tenido gran parte en la reforma religiosa llevada
a cabo por Ezequías.
3. C o n qué esp íritu y elocuencia haya cumplido Isaías su misión, nos lo dicen
sus oráculos, tan densos de pensamiento, de tan elevada y vehemente expresión, tan
variados por los temas que trata. Basta para convencerse de esto leer el primer dis­
curso, en que reprende al pueblo por su ingratitud hacia Dios ( 1 ,2 - 2 7 ) ; 1°* amena­
zas contra Asur ( 10 ,5 - 19 ) ; el oráculo contra Tiro ( 2 3 ) ; las conminaciones contra
Efraím (2 8 ); la réplica a los embajadores asirios (3 7 ,2 2 -3 5 ), y sus muchos vatici­
nios mesiánicos, por los cuales mereció ser llamado el profeta evangelista.
4. Igual que los libros de los otros profetas, el de Isaías no tiene unidad de plan:
en él se destacan ciertos grupos, como los vaticinios de Emmanuel ( 7 - 1 2 ) , los oráculos
contra las naciones ( 13 -2 3 ) , el apocalipsis (2 4 -2 7 ), los capítulos histórico-proféticos
relativos a la invasión asiria (36-38) y, finalmente, la última parte, dedicada a la
restauración (40-66).
Es propio y singular de algunos capítulos de Isaías ( 13 ,1- 14 ,2 3 ; 2 1 , 1 - 1 0 ) , y es­
pecialmente de toda la segunda parte (40-66), que el profeta aparezca como viviendo
y moviéndose en época muy posterior a la suya, en la que inmediatamente precede a la
vuelta de la cautividad. En esto se distinguen los capítulos citados y toda la segunda
parte del resto de la obra: en el modo ordinario de presentar sus profecías los otros
profetas.
L a singularidad de este fenómeno ha inducido a los expositores protestantes a ne­
gar la autenticidad isaiana de estos capítulos, que algunos autores católicos quieren
atrib u ir a discípulos del profeta, profetas como él. U n decreto de l a P .C .B .d e l 28 de
junio de 1908 declaró insuficientes los argumentos aducidos hasta aquella fecha para
negar a Isaías la paternidad de tales capítulos.
He aquí sus respuestas: III. Si los profetas que anuncian cosas futuras se han de
dirigir siempre a sus coetáneos, a aquellos que las pudieran entender, y, por tanto,
si la segunda parte de Isaías (40-66), en que el profeta no habla a los judíos, sus con­
temporáneos, sino a los que lloraban en el destierro, como presente entre ellos, no puede
ser de Isaías, desde mucho tiempo muerto, sino de un autor desconocido, que vivía entre
los desterrados. L a respuesta es negativa.— IV . S i el argumento tomado de la lengua
y el estilo es de tal peso que fuerce a un perito de la lengua hebrea a admitir pluralidad
de autores en el libro de Isaías. L a respuesta es también negativa.— V. S i todos los
argumentos aducidos, tomados en globo, son suficientes para probar que el libro de
Isaías no es sólo del profeta, sino de dos o más autores. L a respuesta es siempre negativa.
E l texto del libro de Isaías es quizá el que parece haber sufrido más traslocaciones;
parece como si en él hubiera habido un terremoto. Hubiéramos querido restituirle al
orden que nos parece fue el primitivo, mas para no producir confusiones en el lector
le dejamos en el que actualmente tiene en el texto, indicando en notas el orden en que
parece debe ser leído.

CTTfVf A R T O P R I M E R A P A R T E : Primeros vaticinios de Isaías contra


ü u iy m iu u j udá e ¡smel f x_12) .— S E G U N D A P A R T E : Oráculos con­
tra las naciones gentiles ( 13 - 2 3 ) . — T E R C E R A P A R T E : Apocalipsis de Isaías
(24 -27 ) . — C U A R T A P A R T E : Juicio sobre Samaría y Jerusalén (28 -35). Apén­
dice histórico sobre la invasión asiria (36-39 ) . — Q U I N T A P A R T E : Israel, libre
del cautiverio babilónico (40-48 ) . — S E X T A P A R T E : Israel, libertado por el Siervo
de Yamé (49-66).

P R I M E R A P A R T E S odom a; 1 escucha la doctrina de nuestro


D ios, | pueblo de G om orra.
11 ¿A m í qué, dice Yavé, | to d a la m u­
P r im e r o s v a t i c i n i o s d e I s a í a s c o n t r a chedum bre de vuestros sacrificios? | H a r­
Judá e Isra e l to estoy de holocaustos de carneros, | del
(1-12) sebo de vuestros bueyes cebados; | no
quiero sangre de to ro s i ni de ovejas ni de
V a n id a d d e l c u lto e x t e r i o r s in la m achos cabríos. | 12 ¿Q uién os pide esto
s a n tid a d i n t e r i o r a vosotros, f cu an d o venís a presentaros
an te mí, | h o llando m is atrios?
l V isión que Isaías, hijo de A m ós, tu ­
1 vo acerca de Ju d á y Jerusalén, en
13 N o m e traigáis m ás esas vanas ofren­
das. | E l incienso m e es abom inable, | las
tiem pos de Ozías, Jo a tam , A jaz y Eze­ neom enias, los sábados, las fiestas solem ­
quías, reyes de Judá. * nes; * las fiestas con crim en m e son inso­
2 ¡Oíd, cielos! ¡Escucha, tierra! ¡Que h a ­ portables. [ 14 D etesto vuestras neom e­
bla Yavé! 1 Y o he criado hijos y los he nias j y vuestras festividades m e son pe­
engrandecido, | y ellos se h an rebelado sadas; | estoy cansado de soportarlas.
co n tra mí. C uando alzáis vuestras m anos, ¡ yo
3 C onoce el buey a su dueño, | y el asno ap arto m is ojos de vo so tro s; | cuando h a ­
el pesebre de su am o, | pero Israel no en­ céis vuestras m uchas plegarías, ( no escu­
tiende, | mi pueblo no tiene conocim iento. cho. i V uestras m anos están llenas de san­
4 ¡Oh gente pecadora, | pueblo cargado gre. | 16 Lavaos, lim piaos, | qu itad de a n ­
de iniquidad, | raza m alvada, hijos desna­ te m is ojos | la iniquidad de vuestras accio­
turalizados! | Se han a p a rta d o de Y avé, | nes. | D ejad de hacer el m al, | 17 aprended
han renegado del S anto de Israel, | le h an a hacer el bien, | buscad lo justo, restituid
vuelto las espaldas. al agraviado, | haced justicia al huérfano,
5 ¿A qué castigaros todavía, | si to d a ­ am p arad a la viuda.
vía os habréis de rebelar? | T o d a la cabe­
za está enferm a; | el co razó n , to d o m alo. I n v ita c ió n a la c o n v e r s ió n
6 D esde la p lan ta de los pies h asta la ca­
beza, | n o hay en él n ad a sano. [ H eridas, 18 V enid y entendám onos, dice Y avé: [
hinchazones, llagas po d rid as, | ni curadas, A unque vuestros pecados fuesen com o la
ni vendadas, [ ni suavizadas con aceite. grana, ¡ qued arían blancos com o la nie­
7 V uestra tierra está devastada, i vues­ ve. | A unque fuesen rojos com o la púr­
tras ciudades quem ad as; | a vuestros ojos pura, ¡ vendrían a ser com o la lana
los extranjeros dev o ran vuestra tierra, ¡ blanca.
asolada con asolación de enem igos. 19 Si vosotros queréis, si sois dóciles, |
8 H a qu ed ad o Sión com o u n a cabaña com eréis los bienes de la tierra. | 2<*Si no
de viña, | com o choza de m elonar, | com o queréis y os rebeláis, | seréis devorados
ciudad asolada. p o r la espada, i L o dice la b oca de Yavé.
9 Si Y avé Sebaot | n o nos h u biera deja­ 21 ¿C óm o te has p ro stitu id o , Sión, ciu­
do un resto, | seríam os ya com o Sodo- dad fiel, llena de justicia? f A ntes h ab itab a
m a, | n os asem ejaríam os a G om orra. en ella la justicia, | ah o ra el hom icidio. |
10 O íd la p alab ra de Y avé, 1príncipes de | 22 T u p la ta se ha to rn a d o escoria, | tu vino

I 1 Este versículo viene a ser com o títu lo de to d a la o bra, a la vez q u e nos indica la época en q u e
el p rofeta ejerció su m inisterio.
p u ro se h a aguado. | 23 T us príncipes son P r o s ig u e e l c a s tig o d e lo s p e c a d o r e s
prevaricadores, | com pañeros de bandi­
6 C iertam ente has rechazado a tu pue­
dos. j T odos am an las dádivas | y van
tra s los presentes, | n o hacen justicia al blo, | a la casa de Jacob, 1 p o r estar llena
de adivinos y hechiceros, | com o los filis­
h uérfan o , | n o tienen a ellos acceso la cau ­
sa de la viuda. teos, y h ab er pactado con los extranje­
ros. | 7 Su tierra está llena de plata y de
24 P o r eso dice el Señor, ¡ Y avé Sebaot,
oro, | sus tesoros no tienen fin, | llena de
el F uerte de Is ra e l: [ Voy a to m ar vengan­
caballos | y carros sin núm ero. 1 8 Está su
za de m is enem igos, ! voy a pedir satisfac­
tierra llena de ídolos, | se prosternan ante
ción a m is adversarios.
la o b ra de sus m anos, | an te lo que sus
25 Y tenderé m i m ano sobre ti, | y p u ri­
dedos fabricaron.
ficaré en la h o rn aza tus escorias, | y se­
9 T odo hom bre será derribado, ] todo
p araré el m etal im puro. ¡ 26 Y restituiré a
m o rta l hum illado, | no los perdonarás. |
tu s jueces com o eran antes | y a tus con­
10 M eteos en los escondrijos de las pe­
sejeros com o al principio. | Y te llam arán ñas, I escondeos en el polvo, I ante la pre­
entonces ciu d ad d e justicia, | ciudad fiel. !
sencia aterra d o ra de Yavé, I an te el fulgor
27 Y Sión será redim ida p o r la rectitud, ¡
de su m ajestad, | cuando venga a cas­
y los conversos de ella, p o r la justicia. *
tigar a la tierra. | 11 E ntonces serán ab a ­
tidas las altivas frentes de los hom bres, |
C a s tig o d e lo s p e c a d o r e s será hum illada la soberbia h u m an a | y
28 L os rebeldes, los pecadores, todos asólo Yavé será exaltado aquel día. | 12 P o r­
u n a serán q u eb ran tad o s; | los desertores que llegará el día de Y avé Sebaot | sobre
de Yavé serán aniquilados. | 29 E ntonces todos los altivos y soberbios, [ sobre cuan­
se avergonzarán de los terebintos que ta n ­ tos se ensalzan, p a ra hum illarlos, | 13 sobre
to estim an, | y de los bosques en que se de­ los altos y erguidos cedros del L íba­
leitan, | 30 y serán com o terebinto despo­ no, | sobre las robustas encinas de Ba­
ja d o de su follaje | y com o jardín que ca­ san, | 14 sobre los m ontes soberbios [ y so­
rece de agua, i 31 Y su poderío será com o bre los altos collados, | í5 sobre las altas
estopa | y su o b ra com o centella, | y ard e­ torres I y sobre las fuertes m urallas, |
rán am bos juntam ente, j y sin que nadie 16 sobre las naves de T arsis I y sobre todo
pueda ap ag ar el fuego. lo bello a los ojos, ! 17 y será abatida la al­
tivez del hom bre, | y la soberbia hum ana,
G l o r i a d e l I s r a e l m e s iá n ic o hum illada, | 18 y sólo Yavé se exaltará
aquel día, | y desaparecerán todos los
* L o que vio Isaías, hijo de A m ós, ídolos.
2 acerca de Ju d á y Jerusalén. * 19 M eteos en los escondrijos de las pe­
2 P ero sucederá a lo po strero de los ñas, | escondeos en el polvo, | ante la pre­
tiem pos | que el m onte de la casa de Y a­ sencia aterra d o ra de Y avé, I ante el ful­
vé | será confirm ado p o r cabeza de los gor de su m ajestad, ! cuand o venga a cas­
m ontes, | y será ensalzado sobre los co­ tigar a la tierra, i 20 A quel día arrojará el
llados. | y co rrerán a él todas las gentes, ! hom bre, ■entre topos y m urciélagos, ¡ sus
3 y vendrán m uchedum bres de pueblos, di­ ídolos de plata y sus ídolos de oro, I que
ciendo: | V enid, subam os al m onte de Y a­ se hizo para adorarlos, I21 y se m eterá en
vé, ¡ a la casa del D ios de Jacob, 1y El nos las hendiduras de las peñas I y en las ca­
enseñará sus cam inos | e irem os po r sus vernas de las rocas, ¡ ante la presencia
sendas, ¡ po rq u e de Sión ha de salir la Ley ! aterrad o ra de Yavé y ante el fulgor de su
y de Jerusalén la p alab ra de Yavé. | 4 El juz­ m ajestad, ! cuando venga a castigar a la
gará a las gentes ! y dictará sus leyes a nu­ tierra. ! 22 Cesad de apoyaros sobre el
m erosos pueblos, ¡ que de sus espadas ha­ hom bre, ! cuya vida es un soplo | ¿Qué
rán rejas de arad o , I y de sus lanzas, ho­ estim a podéis hacer de él?
ces. | N o alzarán la espada gente contra
gente | ni se ejercitarán p ara la guerra. | C a s tig o d e J u d á
5 Venid, ¡oh casa de Jacob!, | y cam ine­ 1 P orque he aquí que el Señor, Yavé
m os a la luz de Yavé. 3 Sebaot. ! qu itará a Jerusalén v a Ju ­
dá todo apoyo y sostén, I el sostén del

27 E n este oráculo (2-27) de Isaías, uno de los más elocuentes, se reprende la falsa devoción de
Judá, declarando a la vez cuál es la religión que a D ios agrada en arm onía con su santidad, a saber,
la justicia y la m isericordia con el prójimo. Al pecado debe seguir el castigo; pero a este la restau ­
ración, q u e siem pre tiene carácter mesiánico.
1 E ste versículo es, sin duda, el títu lo de un segundo oráculo, que em pieza en 1,28-31; prosi­
2 gue en 2,6-22, con la reprensión de la superstición idolátrica y de la soberbia, Para term inar
en 2,2-5 con la herm osa prom esa mesiánica que nos presenta a Jerusalén com o foco d e luz, centro
de la religión divina, y a las naciones, atraídas hacia ella corriendo deseosas de disfrutar de ta n ta
dicha en la paz de Yavé, que será Rey y Juez de todos.
pan y el sostén del agua, * | 2 el guerrero, descarrían, | h an to rcid o el cam ino por
el hom bre de arm as, | el juez, el profeta, que ibas.
el adivino y el an ciano, | 3 el jefe de cin­ 13 Y avé está en pie p a ra acusar, | se alza
cuenta, el grande y el consejero, | el m a ­ p a ra juzgar a los pueblos.
go y el hechicero. | 4 Y les d ará m ozos por 14 Y avé vendrá a juicio | c o n tra los a n ­
príncipes, I y rein ará sobre ellos el capri­ cianos y los jefes de su pueblo, | porque
ch o , | 5 y las gentes se revolverán los unos habéis devorado la viña, | y los despojos
c o n tra los o tro s, | cad a uno c o n tra su ve­ del pobre llenan vuestras casas. | 15 P o r­
cino, | y el m ozo se alzará co n tra el a n ­ que habéis ap lastad o a m i pueblo, | y h a ­
ciano, | y el villano co n tra el noble. | 6 Y se béis m achacado el ro stro de los pobres, |
ech arán unos sobre o tro s, | diciéndose: | dice el Señor, Y avé Sebaot.
Tienes u n m an to en la casa de tu p a d re ; | 16 D ice Y avé: | Y a que ta n orgullosas
ven y sé n u estro jefe, | y to m a en tu s m a­ son las hijas de Sión, q u e | van con la ca­
nos esta ruina. | 7 Y el o tro aquel día les beza erguida | y m iran do con desver­
resp o n d erá: N o soy m édico yo, | y en m i güenza, | pisando com o si b a ila ra n | y h a ­
casa n o hay ni p an ni vestido, | no quiero ciendo sonar las ajorcas de sus pies, | 17 el
ser jefe del pueblo. S eñor afeitará la cabeza de las hijas de
8 Sí, Jerusalén está al b o rde de la ru i­Sión, | y decalvará Y avé sus frentes. |
n a , y caerá Ju d á , | p o rq u e sus palabras 18 A quel día q u ita rá el S eñor to d o s sus
atavíos, | ajorcas, redecillas y lunetas, |
^ c o lla re s , pendientes, brazaletes, | 20co­
fias, cadenillas, cinturones, | pom os de
o lo r y am uletos, | 21 anillos, arillos, | 22 ves­
tidos preciosos, túnicas, | m an to s, bolsi-
tos, | 23 espejos, y velos, tia ra s y m antillas. |
24 Y en vez de perfum es, h a b rá hedion­
dez; | y en vez de cin tu ró n , u n co rd el; | y
en vez de trenzas, calvicie; | y en vez de
vestido suntuoso, saco; | y en vez d e her­
m osura, vergüenza. 125 Y los h om bres cae­
rá n a la espada, | y sus fuertes en la b a ta ­
lla. | 26 Sus p u ertas se entristecerán y ge­
m irán, | y ella se se n tará en tierra, de­
solada.
G l o r i a a l r e s to s a lv a d o
* E n aquel día, [ siete m ujeres echa­
4 rá n m ano a u n hom bre, | diciendo:
Com erem os de nuestro pan, | n o s vesti­
rem os con nuestras ropas, | pero que p o ­
dam os llevar tu n o m b re; q u ita nuestro
Caja de afeites egipcia oprobio. * | 2 E n aquel d ía | será el renue­
vo de Y avé gloria y o rn a to , | y el fru to de
y sus o b ras to d as son c o n tra Y avé, | p ara la tierra, grandeza y h o n ra | de los que
irritar los ojos de su m ajestad. | 9 Sus d e Israel quedaren. 13 y los restos de Sión,
frentes dan testim onio c o n tra ellos, | pues los sobrevivientes de Jerusalén, | serán lla­
llevan com o Sodom a sus pecados a la vis­ m ados santos, | y to d o s los hom bres, ins­
ta , | n o los disim ulan. | ¡Ay de ellos, que critos entre los natu rales de Jerusalén, |
se acarrean su p ro p ia ruina! 4 cuando lave el S eñor la inm undicia de
10 B ienaventurado el justo, | po rq u e h a ­las hijas de Sión, | lim pie en Jerusalén las
b rá bien, com erá el fru to de sus obras. | m anchas de sangre, | al viento de la jus­
11 ¡Ay del im pío!, p o rq u e h a b rá m al, ! re­ ticia, al viento de la d ev astació n ; | 5 cuan­
cibirá el pago de las o b ras de sus m anos. do venga Y avé sobre to d o el m o n te de
12 M i pueblo está op rim ido p o r capri­Sión | y sobre los lugares de sus asam ­
chosos, | y se h an a p o d erad o de él exac­ bleas, | en nube y h um o de día, | y en res­
tores. | P ueblo m ío, los que te guían te p lan d o r de fuego y llam a de no ch e; | y

O 1 El te rcer discurso ab arca los capítulos 3-4. A la d u ra reprensión d e Judá y de sus m ujeres,
a quienes se am enaza con una to tal devastación, acaba prom etiendo días gloriosos de restau­
ración p ara el pequeño resto, que recibirá la gracia del Señor después de h aber escapado a la jus­
ticia vengadora (4,2-6).
A 1 E n la grave devastación con que el profeta am enaza a la nación, la m u erte se cebará, sobre
» todo, en los hom bres; las m ujeres q u ed arán sin m aridos, estériles por consiguiente. P o r esto
h asta siete se allegarán a uno d e los varones supervivientes, p ara que, tom ándolas p o r esposas, les
qu iten ei oprobio de la esterilidad. T o d o ello es expresión figurada de la g ran desolación de Judá.
h a b rá protección sobre to d a gloria, * ¡ 6 y vo, | sin que se dé cuenta, ' y sus grandes
tabernáculo p ara proteger co n tra el calor serán consum idos por el ham bre, | y su
del día, | y p ara refugio y abrigo contra vulgo se secará de sed. | n P or eso el seol
el tu rb ió n y el aguacero. ensanchará su seno | y ab rirá su boca
sin m edida, y allá b ajará su gloria, su m u­
L a p a r á b o l a d e la v iñ a chedum bre, su fausto, de que tan to se en­

5
1 Voy a can tar a m i am ad o | el canto vanecía. ¡ 15 Y el h o m b re será hum illado,
de la viña de sus am ores: | T enía mi y ab atid o s los varones, | y bajados los
am ad o u n a viña | en u n fértil recuesto. * ojos altivos, (16 y Y avé S ebaot ensalzado
2 L a cavó, la descantó I y la p lantó de vi­ en el juicio, | y el D io s S anto santificado
des selectas. | Edificó en m edio de ella p o r la justicia. ¡17 C orderos pacerán allí
u n a to rre, | e hizo en ella u n lagar, | es­ com o en su pastizal | y cabritos devora­
peran d o que le d aría uvas, J pero le dio rá n las destruidas posesiones de los ricos!
agrazones. | 3 A h o ra, pues, vecinos de Je­ 18 ¡Ay de los que se arra stra n el cas­
rusalén y varones de Ju d á , juzgad entre tigo | co n cuerdas de m aldad, y las penas
m í y m i viña. J 4 ¿Qué m ás p o día yo h a ­ del pecado | com o con coyundas de ca­
cer p o r m i viña j que no lo hiciera? | ¿C ó­ rro! [19 ¡Ay de los que dicen: Q ue venga
m o, esperando que diese uvas, [ dio agra­ p ro n to , | que se dé prisa, j que veam os la
zones? o b ra de sus m an o s; | que venga, pues, y
5 Voy, pues, a deciros a h o ra | lo quede u n a vez ¡ acabe su p lan el S anto de Is­
haré de m i viña: | D estru iré su albarra- rael, | y lo veam os nosotros!
da, | y será ram oneada. | D errib a ré su 20 ¡Ay de los que al m al llam an bien y
cerca, | y será hollada. | 6 Q u ed ará desier­ al bien m al; | que de la luz hacen tinie­
ta, 1 n o será p o d ad a ni cavada, | crecerán blas | y de las tinieblas luz, | y d an lo am ar­
en ella los card o s y las zarzas, | y aun go p o r dulce | y lo dulce po r am argo! |
m an d aré a las nubes que no lluevan so­ 21 ¡Ay de los que son sabios a sus ojos |
bre ella. | 7 Pues bien, la viña de Yavé v son prudentes delante de sí mism os! |
S ebaot es la casa de Israel, | y los hom ­ *2 ¡Ay de los que son valientes p a ra beber
bres de Ju d á so n su am ad o p lantío. | Es­ vino | y fuertes p a ra m ezclar licores; j23 de
p erab a de ellos juicio, ] p ero sólo hubo los que po r cohecho d an p o r justo al im ­
sangre v ertid a; | justicia, p ero sólo h u b o pío | y qu itan al justo su justicia!
rebeliones. 24 P o r eso, com o la lengua del fuego de­
vora el rastro jo | y com o se consum e en
A m e n a z a s c o n t r a lo s p e r v e r s o s la llam a la hierba seca, | su raíz se to rn a ­
8 ¡Ay de los que añ ad en casas a casas, rá | podredum bre, | y su flor será arreb a­
de los que ju n ta n cam pos y cam pos | h as­ ta d a com o el polvo. | P o rq u e h a n recha­
ta acab ar el térm in o , | siendo los únicos zado la ley de Y avé S ebaot | y h an des­
prop ietario s en m edio de la tierra! | 9 A preciado la p alab ra del S anto de Israel. |
mis oídos h a llegado, ¡ de p a rte de Y avé 25 P o r eso se h a encendido la cólera de Y a­
Sebaot, | que las m uchas casas serán aso­ vé co n tra su pueblo, | y h a tendido con­
ladas; | las grandes y m agníficas q ueda­ tra él su m ano, y le h a h erid o ; | y tiem ­
rá n sin m oradores. I 10 Y diez yugadas de blan los m ontes, | y yacen los cadáveres
viña sólo p ro d u cirán u n bato, | y un jó ­ en m edio de los cam inos, | com o estiér­
m er de sim iente sólo d ará un efá! col. | M as con to d o esto no se h a aplaca­
11 ¡Ay de los que se levantan con eld o la cólera, su m ano qu ed a tendida.
a lb a | p a ra seguir ía em briaguez [ y se 26 A lzará pendón a gente lejana | y lla­
quedan p o r la noche | h asta que el vino m ará silbando a los del cabo de la tierra, |
los enciende, | 12 en cuyos ban q uetes hay que vendrán p ro n to y velozm ente. * |
arpas, [ cítaras, p anderos, i flautas y m u­ 27 N o hay entre ellos cansado ni vacilan­
cho vino, | y n o rep aran en las o bras de te, ! ni dorm ido ni som noliento; | 28 no
Yavé | ni ven las o b ras de sus m anos! | se q uitan de sus lom os el cinturón, | ni
13 P o r eso m i pueblo será llevado cauti­ se desatan la co rrea de los zapatos. ¡ Sus

5 D espués d e vaticinar la devastación espantosa de Judá y d e Jerusalén, en castigo de sus in ­


justicias y de su orgullo, acaba prom etiendo días gloriosos de restauración p ara el p eq ueño resto,
q u e recibirá la gracia del Señor después de h aber escapado de la justicia vengadora.
1 L a im agen d e la viña se em plea con frecuencia en la Biblia (Sal 8o,q). E sta parábola d e Isaías
5 es u na de las m ás bellas, q u e p in ta la ingratitud de Israel, que luego detalla am pliam ente con
u na serie de am enazas que em pieza con ¡ay! (s,8). L os w .2 4 -2 5 , q u e form an un todo, term in an
con u n a m odo de estribillo: «Mas con todo esto», etc., que regularm ente se rep ite cuatro veces
en 9,12-10,4, y q u e sin d u d a señala otras ta n tas estrofas. T a l coincidencia parece u n argum ento
grave d e q u e 5,24 s. constituye u n a q u in ta estrofa d e aquel oráculo, y que éste debe leerse sin ella,
abarcando sólo 1-25.
26 Tam poco los w .2 6 -3 0 parecen ser continuación de lo que precede, y m enos del c.6. A lgún
expositor los considera com o principio de u n oráculo sobre la invasión asiría, q u e seguiría en 8,20 :
«Noche sin aurora», y acabaría con la descripción gloriosa del Rey M esías (9,6).
flechas son agudas, | y tensos sus arcos. | ta que Yavé arroje lejos a los hom bres | y
Los cascos de sus caballos son dé peder­ sea grande la desolación en la tierra. !
nal, | y las ruedas de sus carro s u n to r­ 13 Si quedare un décim o, será tam bién pa­
bellino; ¡ 29 su b ram ido es de león; | ruge ra el fuego | com o la encina o el terebinto
com o cachorro de león, | gruñe y arre­ cuyo tronco es abatido.
b a ta la presa, | y se la lleva, sin que nadie
pueda quitársela. | 30 H a b rá aquel día un Is a ía s y A ja z

7
b ram ar co n tra ellos, | com o bram ido del 1 Sucedió en tiem po de Ajaz, hijo de
m ar; | m irarán a la tierra I y no h ab rá sino Jo atam , hijo de Ozías, rey de Judá,
tinieblas y tribulación, | se obscurecerá la que R asín, rey de Siria, y Pecaj, hijo de
luz en los cielos. R om elía, rey de Israel, subieron co n tra
Jerusalén p a ra com batirla, pero no p u ­
V o c a c ió n d e Isa ía s a l m in is te r io dieron tom arla. * 2 Y tuvo noticia la casa
p r o f é tic o de D avid de que S iria y E fraím se habían

6 1 El año de la m uerte del rey Ozías confederado, y tem bló su corazón y el


vi al S eñor sentado sobre un trono corazón del pueblo, com o tiem blan los
alto y sublim e, y sus haldas henchían el árboles del m onte a im pulsos del viento.
tem plo. * 2 H abía an te El serafines, que 3 E ntonces dijo Y avé a Isaías: Sal lue­
cad a uno tenía seis alas; con dos se cu­ go al encuentro de A jaz, tú y tu hijo
brían el ro stro , con dos se cubrían los S ear-Jasub, al cabo del acueducto de la
pies, 3 y con las o tras dos v olaban, y los piscina Superior, * 4 cam ino del cam po
unos a los o tro s se gritab an y se respon­ del B atanero, y dile: | M ira bien no te
d ían : ¡Santo, S anto, S anto, Y avé Se­ inquietes, no tem as n a d a y ten firm e co­
baot! I ¡Está la tierra to d a llena de su razón i an te esos dos cabos de tizones
gloria! hum eantes, an te el fu ro r de R asín, el si­
4 A estas voces tem blaron las puertasrio, y del hijo de R om elía, | 5 ya que la
en sus quicios, 5 y la casa se llenó de h u ­ Siria h a resuelto tu ruina, | con E fraim
m o. Yo me dije: «¡Ay de m í, perdido soy!, y el hijo de R om elía, d icien d o : | 6 M a r­
pues siendo un hom bre de im puros la­ chem os co n tra Ju d á , | apoderém onos de
bios, J í?ue h a b ita en m edio de un pueblo él, enseñoreém onos de él J y dém osle p o r
de labios im puros, | he visto con mis ojos rey al hijo de T abel.
al Rey, Yavé Sebaot». | 6 P ero uno de 7 H e aquí lo que dice el Señor, Y avé: ¡
los serafines voló hacia m í, teniendo en Eso no se logrará, no será así, | 8 porque
sus m anos un carb ó n encendido, que con la cabeza de Siria es D am asco, y la cabeza
las tenazas tom ó del altar, | 7 y tocando con de D am asco, R asín (dentro de sesenta y
él mi boca, dijo: «M ira, esto ha tocado cinco años, E fraím h a b rá dejado de ser
tu s labios, | tu culpa ha sido q u itad a y pueblo), * ! 9 y la cabeza de E fraím es Sa­
borrad o tu pecado». m aría, | y la cabeza de S am aría el hijo de
8 Y oí la voz del Señor, que decía: R j om elía. ¡ V osotros, si no tuviereis fe, no
«¿A quién enviaré | y quién irá de nues­ perm aneceréis.
tra parte?» | Y yo le dije: | H em e aquí, Y dijo adem ás Isaías a A jaz: n Pide
envíam e a mí. 1 9 Y El m e dijo: | Ve y di a Y avé, tu D ios, una señal, o de abajo en
a ese pueblo: | O íd y no entendáis, | 10 ved lo p rofundo, o de arrib a en lo alto, *2 Y
y no conozcáis. E ndurece el corazón de contestó A jaz: N o la pediré, no quiero
ese pueblo, | tap a sus oídos, | cierra sus ten tar a Yavé. 13 E ntonces dijo Isaías: |
ojos. ! Q ue no vea con sus ojos, ! ni oiga Oye, pues, casa de D av id : | ¿Os es poco
con sus oídos, j ni entienda su corazón, | y todavía m olestar a los hom bres, | que m o­
no sea cu rado de nuevo. ! 11 Y yo le dije: lestáis tam bién a m i D ios? | 14 El Señor
¿H asta cuándo, Señor? | Y El re sp o n d ió : ¡ m ism o os d a rá p o r eso la señal: | H e aquí
H asta que las ciudades queden asoladas | que la virgen grávida da a luz un hijo | y
y sin habitan tes, | y las casas sin m o rad o ­ le llam a E m m anuel. * 15 y se alim entará
res, | y la tierra hecha un desierto. | 12 H as­ de leche y miel | h asta que sepa desechar
1 Este capítulo nos cuenta la vocación de Isaías, el m ism o año en q u e m urió el rey 0 7 .ías
6 (de 740 a 737). Yavé se revela a su profeta com o el D ios de la santidad, que, p o r lo m ism o, la
exige de su pueblo. «Sed santos, que yo soy santo; Yavé, vuestro Dios» se repite m uchas veces en
el Levítico. P recisam ente po rq u e el pueblo no la tiene ni parece estar dispuesto a procurársela, por
esto el Señor le am enaza con una com pleta devastación. L os w .9 y 10 d eben m irarse com o una
figura de perm isión. El Señor, com o hastiado de su pueblo, envía a su profeta a en d u recer al pueblo
e n el m al, n o porque sea éste su intento al enviar a Isaías, sino porque va a ser el resultado del m i­
n isterio d e éate, a causa d e las m alas disposiciones del pueblo.
1 L os capítulos 7 a 12 form an el llam ado Libro de Emmanuel, en el cual la am able figura del
7 N iño aparece enlazada con la invasión asiria, que am enaza a Judá y que traerá la devastación
ta n tas veces anunciada (cf. Introducción a los libros proféticos, n.7).
3 Sear-Jasub, nom bre sim bólico que significa «el resto volverá».
8 Las palabras de este paréntesis son, sin d uda, una glosa.
I 4 L as dificultades de este vaticinio h an sido sentidas desde antiguo, por la unión con q ue apa-
lo m alo y elegir lo bueno. | 16 Pues antes blo i las aguas de Siloé, q u e corren m an­
que el niño sepa desechar lo m alo y ele­ sam ente, ' y haber tem blado ante R asín
gir lo bueno, | la tierra p o r la cual temes y el hijo de R om elía. 1 7 va a traer co n tra
de esos dos reyes será devastada, i 17 H ará él el Sefior { aguas de un río tan caudalo­
venir Yavé sobre ti, sobre tu pueblo | y so e im petuoso, [ que saltarán todos sus
sob re la casa de tu padre, | días cuales diques | y se d esbordarán po r todas las
n un ca vinieron | desde que E fraím se sepa­ riberas, | 8 y llegando hasta Judá. le inun­
ró de Ju d á. | 18 Y en esos días silbará Y a­ darán y le cub rirán , ! llenándole de agua
vé [ a la m osca que está en (os cabos del hasta el cuello I Y tendiendo sus brazos, f
río de E gipto, | y a la abeja que está en cubrirán toda tu tieira , ! ¡oh Emm anuel!
la tierra de A siria, | 19 y vendrán y se ab a ­ 9 A prended, pueblos, q u e seréis que­
tirán en m asa | sobre valles y torrentes, I b ran tad o s; | oíd todos vosotros, los de
y sobre los huecos de las rocas, I y sobre lejanas tierras. ( A rm aos, que vais a ser
los zarzales, y sobre los m ato rrales todos. | q u e b ra n ta d o s: ¡ apercibios, que seréis que­
20 E n esos días afeitará el S eñor | con na­ brantados. ¡ T razad planes, que serán
vaja alquilada del lado de allá del río , | deshechos; | haced proyectos, que no se
y ra su ra rá las cabezas, los pelos del cuer­ lograrán, | porque D ios está con vosotros.
po, | y q u ita rá la barb a. 11 Así m e ha h ab lad o Yavé, m ientras se
21 E n aquel día ten d rá u n o u n a vaca yap o d erab a de m í su m ano y me advertía
do s ovejas, | 22 y p o r la gran cantidad de que no siguiese el cam ino de este pueblo.
leche que d arán , | com erá m antequilla, í Y me dijo: | 12 N o llam éis conjuración | a
pues d e m an tequilla y m iel se alim enta­ lo que este pueblo llam a conjuración. I N o
rá n ¡ to d o s los que quedaren en la tierra. | tengáis m iedo ni tem or de lo que él te­
23 E n aquel día, I el lugar don d e había mil m e; I 13 a Y avé S ebaot habéis de santi­
vides | p o r v alo r de m il sid o s de plata, ¡ ficar, i de El habéis de tem er, de El tened
24 se cu b rirá de card o s y de zarzas. I Y se m iedo. I 14 El será piedra de escándalo y
en tra rá allá con arco y saetas, | pues toda piedra de tropiezo I p ara las dos casas de
la tie rra será espinas y cardos. | 25 Y a los Tsrael, | lazo y red para los habitantes de
m on tes que se cavaban y escardaban | no Jerusalén. I 15 y m uchos de ellos trope­
se irá y a, p o r tem o r de las espinas y los zarán, I caerán y serán q uebrantados. ’ y
card o s; | q u ed arán p ara p asto de bueyes | i se enredarán en el lazo y quedarán cogi­
y p a ra ser pisoteados p o r el ganado. dos.
16 G u ard aré el testim onio, I sellaré esta
L a d e s tru c c ió n d e S a m a ría y d e
enseñanza p ara mis discípulos,* I y es­
D am asco peraré a Yavé, que oculta su rostro I a la
1 D íjom e Y a v é : T o m a u n a tab la gran­ casa de Jacob. | En El esperaré. ( 18 H enos
8 de y escribe en ella * 2 con grandes aquí a m í y a mis dos hijos, I que me dio
caracteres: A M aher-salal-jas-baz. Y tó ­ Yavé, | com o señales y presagios en Is­
m am e dos testigos fieles, U rías, el sacer­ rael, I de p arte de Yavé S ebaot, que m ora
dote, y Z acarías, hijo de Jebereguías. * en el m onte de Sión. ! 19 Y todavía os di­
3 A cerquém e a la profetisa, que concibió rán sin em bargo: | C onsultad a los evo­
y parió u n hijo, y Y avé m e dijo: L lám a­ cadores I y a los adivinos, que m urm uran
le M ah er-salal-jas-b az,4 p o rq u e antes que y su s u rra n : | ¿N o debe un pueblo consul­
el n iño sepa decir «padre m ío, m adre ta r a sus dioses ! y a sus m uertos 120 sobre
m ía», las riquezas de D am asco y el botín la suerte de los vivos ! para conocim iento
de S am aría serán llevados p o r el rey de y testim onio? | Seguram ente eso es lo que
A siría. os dirán.
N oche sin au ro ra, * I 21 tribulación y
L a in v a s ió n d e J u d á p o r lo s a s irio s h am bre invadirán la tierra, I y enfureci­
5 Y m e h ab ló de nuevo Y avé y me d i­dos p o r el ham bre, ! m aldecirán a su rey
jo : | 6 P o r h ab er despreciado este pue­ y a su D ios. | 22 A lzarán sus ojos arrib a, |

rece ligado a la devastación asiría. P ara darnos cuenta del lenguaje del profeta, habrem os de recono­
cer q u e había tenido de D ios u n a m uy alta revelación de Em m anuel, la cual le dejó ta n im presio­
nado, q ue no podía a p a rta r el pensam iento de ella. Así, al anunciar la inm inencia de la invasión
asiria, to m a p o r señal el mism o N iño, que, si entonces naciera, antes de llegar a los años de la d is­
creción no ten d ría p ara alim entarse m ás que leche y miel. E stas ab u n d arán m ucho, porque toda la
tierra devastada será pastizal p ara los ganados.
O 1 Ese capítulo, hasta el v.2ob, contiene una serie de vaticinios alusivos a la invasión asiria q u e
^ anuncia el c.7.
2 El nom bre del niño significa Pronto a saquear, Rápido a robar.
16 E l testim onio es la ta b la (8,1) en que están escritos los nom bres de sus hijos M aher-salal-
jas-baz (8-3) y Sear-Jasub (7,3). A m bos llevan nom bres simbólicos de la devastación asiría, que
con el del p ad re te n d rá el pueblo siem pre ante los ojos. Sin em bargo, todavía habrá quienes tengan
p o r m u y n atu ral consultar p o r los evocadores y adivinos sobre la suerte del pueblo.
20 E l oráculo q u e sigue debe em pezar p o r 5,26-30; continuará luego con 8,20c: «Noche sin
luego iiiiüiriín a la tierra, | pero sólo lia- enem igos, | al ejército de sus enem igos. |
hni migustia y tinieblas, | obscuridad y 12 i 11) La S iria al este y los filisteos al oes­
Iribulación. | M as se p asará la noche* | te, | que a b oca llena devorarán a Israel. |
23 y n o h a b rá ya tinieblas | p ara el pueblo N i con to d o esto se aplacará su ira, | a n ­
que an d ab a en angustias. tes seguirá todavía ten d id a su m ano.
13 (12) p ero el pueblo n o se h a vuelto al
1 C om o al principio cubrió de o p ro ­ que le hería, | no h a buscado a Y avé Se­
9 bio | la tierra de Z abulón y la b ao t; | 14 (13) y Y avé co rta rá de Israel la
tierra de N eftalí, | a lo últim o llenará de cabeza y la cola, | el ram o y la cañ a en
gloria el cam ino del m ar | y la o tra ribera un m ism o día. | 15 (!4) L os ancianos, los
del Jo rd á n , | la G alilea de las gentes. * > grandes: he ahí la cabeza; | el profeta,
d o cto r de m en tiras: he ahí la cola. |
D e s p u é s d e l c a s tig o , I s r a e l s e r á 16 (15) P o rq u e los que guían al pueblo se
l i b e r a d o p o r e l R e y M e s ía s descarrían, | y los guiados van perdidos. |
2 í 1) El pueblo que an d ab a en tinie­ 17 ( 16) p o r eso e] S eñor no se com place en
blas, | vio u n a luz g ran d e; | sobre los que sus m ancebos, | ni tiene piedad de sus
h a b ita b a n en la tierra de som bras de I h uérfanos y sus viudas. | P orque todos son
m uerte | resplandeció una brillante luz. | im píos y m alvados, | y to d a boca dice des­
3 (2) M ultiplicaste la alegría, | has hecho p ropósitos. | N i con esto se aplaca su
grande el júbilo, | y se gozan an te ti co­ ira, | antes seguirá todavía tendida su
m o se gozan los que recogen la mies, | m ano.
com o se alegran los que se rep arten la 18 (17) P o rq u e la iniquidad se h a encen­
presa. | 4 (3) R om piste el yugo que pesa­ d ido com o fuego, | q u e devora cardos y
ba sobre ellos, | el dogal que op rim ía su zarzas | y consum e la m aleza del bosque, |
cuello, | la vara del exactor, com o en el subiendo el h um o en rem olinos. 119 0 *) P or
día de M adián. | 5 (4) Y h a n sido echados el fu ro r de Y avé S ebaot se ab rasa rá la tie­
al fuego | y devorados p o r las llam as | los rra , | y el pueblo será presa del fuego. |
zapatos jactanciosos del guerrero | y el 20 (19) D espedazan a derecha, y se quedan
m an to m an ch ad o de sangre. | 6 (5) P orque con h am b re; | devoran a izquierda, y no
nos ha nacido u n niño, | nos h a sido dado se sacian; | (20) cad a cual devora a su
un hijo, | que tiene sobre su h o m b ro la so­ prójim o, | y n adie se ap iad a de su h e r­
beranía, | y que se llam ará | m aravilloso m ano. | M anasés c o n tra E fraím , E fraím
consejero, D io s fuerte, | P ad re sem piter­ co n tra M anasés, | y am bos a dos co n tra
no, P ríncipe de la paz, * | 7 (s) p a ra dila­ Judá. | 2i N i con to d o esto se aplaca su
ta r el im perio y p ara u n a p az ilim itada, | ira, | antes seguirá to d av ía tendida su
sobre el tro n o de D av id y so b re su reino, | m ano.
para afirm arlo y conso lid arlo | en el de­
recho y la justicia | desde a h o ra p a ra siem­ ■JA 1 ¡Ay de lo s q u e d an leyes inicuas |
pre jam ás. | E l celo de Y avé S eb aot h a rá * ” y de los escribas que escriben pres­
esto. cripciones tiránicas | 2 p a ra a p a rta r del
trib u n a l a los po b res de m i pueblo | y
E l c a s tig o d e lo s p e r v e r s o s conculcar el derecho de los desvalidos, |
8 p a ra despojar a las viudas | y ro b a r a los
(7) El S eñor h a m an d ad o p a la b ra p a ra
Jacob, | que h a caíd o en Israel, *| 9 (8) y huérfanos! | 3 ¿Q ué h aréis el día de la vi­
llegará a conocim iento d e to d o el p u e­ sitación, | del h u racán q u e viene de le­
blo, | d e E fraím y de los h ab ita n te s de jos? | ¿A quién os acogeréis p a ra que os
S am aría. | L os que en su so b erb ia y en p ro teja? | ¿Q ué será de vuestros tesoros? |
su dureza de co razó n se d ecían : 110 (9) H a n 4 D e n o ir curvados en tre los cautivos, |
caído los ladrillos, p ero edificarem os con h a b rá n caido entre lo s m uertos. | N i con
sillares; | h a n sido co rtad o s lo s sicóm o­ to d o esto se aplacará la ira de Y avé, | an­
ros, pero en su lugar po n d rem o s cedros. | tes seguirá to d av ía ten d id a su m ano.
u ( 10) Yavé fo rtalecerá c o n tra ellos a sus
aurora*. Bajo la imagen de una tormenta, el profeta describe la invasión asiria sobre el norte del
reino de Samaría por Teglatfalasar después de la conquista de Damasco (732 ).
22 T ra s d e la to rm en ta viene el d ía claro ; aq u í la claridad es la edad m esiánica.
1 San M ateo (4,15 s.) hace uso d e este te x to p a ra in troducir la aparición d e Jesús en G alilea.
9 A las tinieblas del e rro r y del pecado sucede la lu z d e la verd ad y d e la gracia.
6 Los atrib u to s q u e aq u í atrib u y e el p ro feta al N iñ o nos declaran la a lta idea q u e D ios le había
com unicado d e este vástago de D avid. T ales atrib u to s tocan en lo divino, y su pleno sentido nos
lo po n d rá en claro la propia revelación del N u ev o T estam ento.
8 [.a sección 9, 8- 10.4 consta d e cu a tro estrofas claram ente distinguidas p o r el estribillo: «Ni
con to d o esto se aplacará», etc. (9 , 1 2 . 1 7 .2 1 ; 10 ,4 ), a las cuales no dudam os en añadir 5 ,24 -25 * El
te m a es la am enaza co n tra Israel a causa de sus iniquidades. E l instrum ento será, sin d ud a, el asirio;
pero, com o A m ós y O seas, no lo señala p o r su nom bre, lo que indicaría que el oráculo es anterior
a los o tro s dos.
E l r e i n o d e A s ir ia s e r á d e s tr u i d o Is ra e l s e rá lib e ra d o
5 ¡A v d e ti, A su r, v ara de m i cólera, | 20 E n aquel día, | el resto de Israel | y
b astó n de m i fu ro r! * [ 6 Y o le m an d é con­ los sobrevivientes de la casa de Ja co b |
tra u n a gente im pía, | le envié c o n tra el n o se ap o y arán ya sobre el que los hirió, ¡
pueblo objeto d e m i fu ro r, | p ara que sino q u e se ap o y arán con fidelidad en
saquease e hiciera d e él su b o tín | y le Yavé, el S anto de Israel. | 21 V olverá un
pisase com o se pisa el p o lvo d e las calles; | resto, u n resto de Jacob, | al D ios fuerte. |
7 p ero él n o tu v o los m ism os designios, I 22 P o rq u e au n q u e fuera tu pueblo, Israel,
n o eran éstos lo s pensam ientos de su co­ com o las arenas del m ar, | sólo un resto
razó n . | Su deseo era desarraigar, | exter­ volverá. | D ecretad a está la destrucción, |
m in ar pueblos en g ran n úm ero. | 8 P o r­ que acarreará la justicia, | 23 y este de­
q u e él dice: | R eyes so n to d o s m is p rin ­ creto de destrucción | lo ejecutará el Se­
cipes, | 9 ¿no h a sido ésa la su erte de C al- ñ o r, Y avé S ebaot, en to d a la tierra. ] P or
n o , la d e C arq u em is; | la d e Ja m a t, n o h a eso dice el Señor, Y avé S ebaot:
sid o la d e A rp a d ; | y la d e S am aría, la 24 Pueblo m ío, que h ab itas en Sión, | no
m ism a d e D am asco ? | 10 Así se ap o d eró mi tem as q u e A sur te h iera con la vara |
m an o de reinos d e Ídolos, | m ás e n n ú ­ y alce c o n tra ti su bastón, | com o el
m ero q u e los d e Jeru salén y S am aría. | E gipto. * | 25 D e n tro d e poco tiem po, den­
11 ¿N o p o d ré h acer co n Jeru salén y sus tro de m uy poco, | m i cólera llegará al
íd o lo s | lo q u e hice co n S am aría y lo s su ­ fin, | y m i fu ro r los destruirá. | 26 Yavé
yos? ! 12 P ero sucederá q u e cu an d o el Se­ S ebaot alzará c o n tra ellos el azote, | com o
ñ o r | h ay a realizado to d a su o b ra ! sobre cu an d o hirió a M ad ián en la ro ca de
el m o n te de S ió n y Jerusalén, | castigará H o reb , | y el m a r con su báculo, | com o lo
el S eñ o r a l rey d e A siria | p o r el orgullo levantó u n día en E g ip to ; | 27 y en ese
de su co razó n y la altivez d e sus ojos. | d ía se q u ita rá su peso de sobre tu s es­
13 El se dice: | C o n la fuerza de m i brazo paldas | y su yugo de sobre tu cuello.
h e h echo eso, | con m i sab iduría y mi
pru d en cia, | y b o rré las fro n teras de los I n m in e n c i a d e la in v a s ió n
p ueblos, | y saqueé sus tesoros, y, | to d o ­ 28 Ya avanza del lad o de R im ó n ; I ha
p o deroso, derribé a lo s q u e se sentaban llegado a A yot; I pasa p o r M agrón I
en los tro n o s. | 14 M i m a n o h a cogido la y d e ja en M ic m a s su im p e d im e n ta . * |
riqueza de los pueblos | com o se coge un 29 H an pasado el desfiladero | y d u ran te
n id o ; I com o q uien se ap o d era de hue­ la noche han acam pado en G ueba. | 50 R a ­
vos ab an d o n ad o s, | m e he ap o d erad o yo m a está tem blando, | G ab a de Saúl está
de la tierra to d a, j Y nadie sacudió las en fuga; | lanza gritos, hija de G alim ; |
alas, l.ni ab rió el pico, ni dio u n chillido. ! e s c u c h a , L a is ; r e s p ó n d e le , A n a t o t ; |
15 ¿Se ensoberbece el h ac h a co n tra el que 31 M adm ena huye; | los h ab itan tes de
la m aneja, | la sierra co n tra el que la m ue­ G abim h a n escapado. | 32 H oy todavía
ve? | C o m o si la vara dirigiera al que la hace alto en N o b , | y alza su m ano
levanta, | o el b astó n al que lo lleva. | co n tra el m onte de la hija de Sión, |
16 M a s p o r eso el Señor, Y avé S ebaot, | co n tra el m onte de Jerusalén.
herirá d e flaqueza ese cu erp o ta n ro b u s­ 33 H e aquí que Y avé S ebaot | desga­
to. | Y debajo de su gloría encenderá un jará con fuerzas las ram as, I las cim eras
fuego, | com o fuego de incendio. | 17 Y la serán cortadas, | y las altas abatidas. |
luz d e Israel se co n v ertirá en fuego, | y 34 L a m ad era del b o sq u e será co rtad a a
su S anto en llam a, | p a ra q u em ar y devo­ hierro, | y echados a tierra los cedros del
r a r | en u n solo dia sus card o s y sus es­ Líbano.
pinas. | 18 Y la h erm o su ra d e su bosque
y d e su vergel qu ed ará del to d o destrui­ E l r e i n o d e l M e s ía s , r e in o d e p a z
da, | 19 y los árboles que de su selva que­ y u n iv e r s a l
den serán ta n pocos, I q u e u n niño podrá 1 Y b ro ta rá un a vara del tronco
contarlos. n de Jesé, | y reto ñ a rá de sus raíces
u n vástago. * | 2 S obre el que reposará el
n 5 La postrera sección del libro de Emmanuel abarca 10 ,5 - 12 ,6. Empieza por una amenaza
1 ” contra Asur, muy orgulloso de sus conquistas. Semejante a un frondoso bosque, será consu­
mido por el fuego. Como en otro tiempo fue castigado el Egipto, asi lo será ahora Asur, y el resto
de Israel, salvado.
24 Estos versículos van dirigidos a Sión, y son una palabra de aliento ante la invasión asiría,
que se describe con detalle desde el v.28 .
28 Aquí nos pinta al ejército asirio que sube por etapas a Jerusalén, donde Yavé le aguarda para
confundir su orgullo. Los w . 14 .24-27 estarían bien después del v.32 . La profecía parece haberse
realizado o el año 700 , cuando la primera invasión de Senaquerib, o el 693 , en una segunda invasión
(cf. Introducción a los libros pro/uticos, n.7 ).
•f 1 1 Otra vez, después de describirnos la invasión del asirio, su gloria y su poder, semejantes
* ■ a un soberbio bosque, que, sin embargo, será destruido, lo contrapone al humilde renuevo
espíritu do Yavé, | espíritu de sabiduría y Yavé la lengua de m a r de E gipto | y
de inteligencia, | espíritu de consejo y de levantará con fortaleza su m ano sobre el
Fortaleza, ¡ espíritu de entendim iento río, ¡ y herirá sus siete brazos, | que
de tem or de Yavé. | 3 Y p ro n u n ciará sus p o d rán pasarse a seco. * | 16 Y ab rirá ca­
decretos en el tem or de Y avé. | N o juz­ m ino a los restos de su pueblo, | a los
gará p o r vista de ojos, | ni argüirá por que q u ed aran de A sur, | com o lo abrió
o ídas de oídos, | 4 sino que juzgará en p a ra Israel | el día de su salida de Egipto.
justicia al pobre, | y en eq uidad a los
hum ildes de la tierra. | Y herirá al tirano C á n ti c o d e li b e r a c ió n
con los decretos de su boca, | y co n su
aliento m a ta rá al im pío. | 5 L a justicia 12 1 Y aquel d ía dirás: | Y o te alabo,
Y avé, po rq u e te irritaste co n tra
será el cin tu ró n de sus lom os, | y la fi­ m í, | pero se aplacó tu cólera | y m e has
delidad el ceñidor de su cintura. | 6 H a­ consolado. * | 2 E ste es el D ios de mi
b itará el lobo con el cordero, | y el salvación, | en El confío y n a d a tem o, |
leopard o se aco stará con el cab rito , | po rq u e m i fuerza y m i can to es Y avé, |
y co m erán ju n to s el becerro y el león, ¡ El h a sido p a ra m í la salud. ] 3 Sacaréis
y un niñ o pequeño los pasto reará. * | con alegría el agua de las fuentes de la
7 L a vaca p acerá co n la osa, | y las crías salud | y diréis aquel d í a : | 4 A labad a
de am bas se echarán ju n tas, | y el león, Y avé, can tad a su nom bre, | pregonad
com o el buey, com erá paja. | 8 El niño sus obras en m edio de los pueblos, |
de teta ju g ará ju n to a la h u ra del áspid, | proclam ad que su n o m b re es sublim e. |
y el recién destetado m eterá la m ano | en ' C an tad a Yavé, q u e hace cosas grandes, |
la caverna del basilisco. | 9 N o h a b rá ya que lo sepa la tierra toda. | 6 E xultad, ju ­
m ás d añ o ni destrucción | en to d o m i bilad, m oradores de Sión, porq u e grande
m onte santo, | po rq u e estará llena la es en m edio de vosotros el S anto de Israel.
tierra ¡ del conocim iento d e Y avé, | com o
llenan las aguas el m ar.
10 E n aquel día el renuevo d e la raíz S E G U N D A P A R T E
de Jesé | se alzará com o estan d arte p a ra
los pueblos. | Y le b u scarán las gentes, | O r á c u l o s CONTRA LAS NACIONES
y será gloriosa su m o rad a. * | 11 E n aquel GENTILES
día, de nuevo la m an o del S eñor | redi­ ( 13 - 23 )
m irá al resto de su pueblo, | a lo que
reste de A su r y de E gipto, | de P atros, O r á c u l o c o n t r a B a b ilo n ia
de C us, de E lam , de S enaar, | de Ja m a t y 1 O ráculo sobre B abilonia q u e vio
de las islas del m ar. | 12 A lzará su estan­ 13 Isaías, hijo de A m ós. *
d arte en las naciones, | y reu n irá a los 2 A lzad b an d era sobre lo alto de un
dispersos de Israel, | y ju n ta rá a los m onte desnudo, [ gritadles, hacedles se­
dispersos de Ju d á | de los c u a tro confines ñas con las m anos | p a ra que entren p o r
de la tierra. | 13 Y cesará la envidia de las p u ertas de los príncipes. | 3 Y o m an ­
E fraím | y serán destru id o s los enem igos do a m i ejército consagrado p a ra la gue­
de Jud á. ¡ Y n o envidiará y a m ás E fraím rra | y llam o a m is valientes p a ra eje­
a Ju d á , | y Ju d á n o será m ás enem igo c u tar m i ira, | a los que triu n fan p ara m i
de E fraím . | 14 Y se lan zarán c o n tra la gloria. | 4 M urm ullo de m uchedum bres
costa de los filisteos a occidente, | y juntos en los m ontes, i ru id o de m uchas gentes, |
saq u earán a los hijos de O riente; | E dom de reinos, de gentes reunidas. | Y avé Se­
y M oab les servirán, | y los hijos de A m ­ b a o t revista al ejército q u e va a com batir. |
m ó n les estarán sujetos. | 15 Y secará 5 Viene de tierra lejana, | de los confines
del tronco de Jesé, sobre q uien descenderá el espíritu de Yavé, y q u e traerá la paz no sólo a los restos
de Judá, sino a todas las naciones q u e le buscarán. E ste E spíritu se m anifestará en form as varias,
qu e la teología llam a dones del E spíritu Santo, que se h allan en C risto d e u n m odo em inente, de
otro m odo en sus fieles.
6 P ara describirnos la paz d e los tiem pos m esiánicos, el profeta se rem o n ta a los días del p a ­
raíso, en q u e todos los anim ales vivían som etidos al hom bre y en paz.
10 E l M esías reunirá a todos los pueblos, em pezando p o r ju n ta r en uno los dos reinos de Judá
y Efraím , en m al hora divididos.
15 L os siete brazos por que el N ilo en trab a en el m a r M editerráneo, q u e hoy son cuatro.
■I O 1 H erm oso rem ate de todo el libro de Em m anuel, en q u e alternativam ente nos va presen-
I “ tan d o el p rofeta las am enazas de la justicia vengadora, que se vale de los asirios p ara cas­
tig ar a su pueblo, y las prom esas de la m isericordia, que lo salva p o r m edio del vástago de D avid.
El alm a pro fu n d am ente religiosa del profeta expresa sus sentim ientos en este him no de acción de
gracias.
-I O 1 E ste oráculo contra Babilonia es u n m odelo de los discursos contra las naciones. L a jus-
* ^ ticia de Yavé a todos alcanza. L as naciones poderosas son instrum ento de su cólera; pero
com o al o b rar se dejan llevar de su orgullo, hab rán de caer bajo la justicia divina. D ios lo anuncia
p ara consuelo de los oprim idos (cf. Introducción al libro de Isaías, n.4).
d e los cielos, | Y avé co n lo s instrum entos rá n extranjeros, | se u nirán a la casa de
d e su fu ro r | p a ra aso lar la tie rra toda. Jacob. | 2 L os to m arán los pueblos y
6 L am entaos, que se acerca el día de los llevarán a su lugar, I y la casa de Is­
Y avé, | q u e v en d rá com o azote del T o ­ rael lo s te n d rá p o r siervos y siervas |
d o p o d ero so , | 7 y desfallecerán to d o s los en la tie rra de Y avé. | C autivarán a los
b razo s | y se h elarán to d o s los corazones q u e los h ab ía n cautivado | y dom inarán
d e los hom bres. | 8 Se llen arán de te rro r a lo s que los dom inaron. | 3 E ntonces,
y d e angustia, y d e d o lo r se reto rcerán el d ía e n q u e Y avé te d a rá el reposo | de
co m o p artu rien ta. | Se m ira rán co n estu­ tu s fatigas, de tu s penas y de la d u ra
p o r u n o s a o tro s | y se encenderán en servidum bre | a qu e estuviste som etido, |
llam a sus rostros. 4 can tarás este can to | c o n tra el rey de
9 V ed que se acerca el d ia de Y avé, B
| abilonia y dirás:
y cruel, co n có lera y fu ro r ardiente, | ¿C óm o se acabó el o presor | y pasó
p a ra h a c e r d e la tie rra un desierto | y la vejación? | 5 R o m p ió Y avé la vara de
exterm in ar a los pecadores. | 10 L as es­ los im píos, | el cetro de los tiranos. |
trellas del cielo y sus luceros | n o d a rá n 6 E l q u e castigaba a los pueblos con fu­
su luz, | el sol se obscurecerá en nacien­ ro r, | sin cansarse de fustigar; | el que
d o , y la lu n a n o h a rá b rillar su luz. | en su cólera subyugaba a las naciones |
11 Y o castigaré a l m u n d o p o r sus crím e­ b ajo u n yugo cruel. | 7 T o d a la tierra
nes, | y a lo s m alvados p o r sus iniqui­ está e n paz, to d a en reposo | y en cantos
d ades. | Y o h a ré cesar la insolencia de de alegría. | 8 H asta los cipreses se alegra­
lo s so berbios | y ab atiré la altivez de los ro n de tu ru in a, | co n lo s cedros del Lí­
o presores. | 12 Y o h a ré q u e sean los hom ­ bano. | D esde q u e tú quedaste inm óvil |
b res m ás escasos q u e el o ro flno, m ás n adie sube y a a ab atim o s. | 9 E l seol
q u e el o ro d e Oflr. | 13 Y o h aré estrem e­ m ism o se conm ueve en sus p rofundida­
cer a los cielos | y tem b lará la tierra en des | p a ra salir a recibirte, | y p o r ti
su lu g ar | an te la indignación de Yavé despierta a las som bras, | todos los gran­
S eb ao t | el d ia del fu ro r d e su ira. des de la tierra, | y h ace dejar sus tronos
14 E ntonces, com o cierva asustada, |a to d o s lo s reyes del orbe.
c o m o ovejas sin p asto r, | se irá cada *®Y to d o s a voces te dicen: | ¿Tam ­
u n o a su p ueblo, | h u irá cad a un o a su bién tú te debilitaste com o n osotros | y
tierra. | 15 C u a n to s fueren h ab id o s se­ h as venido a ser u n o de tantos? | n H a
rá n degollados, cu an to s fueren cogidos bajad o al seol tu gloría | al so n de tu s
caerán a la espada. | 16 Sus hijos serán a rp a s; | los gusanos serán tú lecho | y
estrellados a sus ojos, | su s casas incen­ gusanos serán tu cobertura. 12 ¿Cómo
diadas, sus m ujeres violadas. [ 17 Y o des­ caiste del cielo, | lucero brillante, hijo
p ertaré c o n tra ellos a los m edos, | que d e la au ro ra ? | ¿E chado p o r tierra | el
no se cu id an de la p lata, | que n o codi­ d o m in ad o r de las naciones? 13 T ú , que
cian el oro. | 18 Y los arcos aplastarán a decías en tu co razó n : | Subiré a los cie­
los m ancebos | y n o h a rá n gracia al fruto lo s; | en lo alto , sobre las estrellas de
del vientre | n i ten d rán sus ojos piedad D ios, elevaré m i tro n o ; | m e instalaré
d e los niños. 1 19 E ntonces B abilonia, la en el m onte santo, | en las p rofundida­
flor de los reinos, | o rn am en to de la so­ des del aquilón. 14 Subiré sobre la cum ­
b erb ia de los caldeos, | será com o So- b re de las nubes | y seré igual al Altísi­
d o m a y G o m o rra, | que D ios d estru­ m o. | 15 Pues bien, al sepulcro h as b aja­
yó. I 20 N o volverá jam ás a ser h a b ita d a | do, | a las p rofundidades del abismo.
ni p o b lad a en los siglos venideros. | N o i® P a ra verte m ejor se detienen | y te
alzará allí el árab e su tien d a | ni se ap a ­ contem plan diciéndote: | ¿Es éste el que
cen tarán allí ganados. | 21 M o rarán allí hacía tem blar la tierra, | el que tra sto r­
las fieras, | y los b u h o s llen arán sus ca­ n a b a los reinos, 17 el que hacía del m un­
sas. | H a b ita rá n allí los avestruces | y d o u n desierto, | devastaba las ciudades |
h a rá n allí los sátiro s sus danzas. | 21 E n y no liberaba a sus cautivos? | 18 Todos
sus palacios au llarán los chacales, | y los reyes de las naciones | reposan con
los lobos en sus casas d e recreo. | E stá h o n o r, | cada un o en su m o rad a; 19 pero
p ara llegar su tiem po, n o se alarg arán m u­ tú h as sido arro jad o de tu sepulcro |
cho sus días. * com o un vil tronco. | L os m uertos po r
la espada | descienden a los sepulcros de
P r o m e s a d e l i b e r a c i ó n y c a n to pied ra; | tú , com o cadáver que se piso­
t r iu n f a l tea con ios pies, | 20 no tendrás con ellos
■I A 1 Y avé se ap iad ará de Jacob, | to- sepultura, | po rq u e arruinaste tu tierra,
4 “ davía escogerá a Israel | y los es­ m ataste a tu pueblo. | N o se h ab lará ya
tablecerá en su tierra. | A ellos se u ni­ jam ás | de la raza del impío.

22 E n los días de Isaías, B abilonia no era más que una provincia del im perio asirio; d e aq u í la
d u d a so b re la época de la com posición de este oráculo.
21 A parejaos p ara la m atanza de lossaco, | p o r los terrados, p o r las plazas; |
hijos | p o r la im piedad del padre. | N o todos se lam entan, todos lloran.
se levanten m ás p ara co n q u istar la tie­ 4 H esebón y Eleale lanzan gritos, | cu­
rra ¡ y llenar el m u n d o de ruinas. ! 22 Y o yos ecos se oyen h a sta Jahas. | M oab
m e alzaré co n tra ellos, | dice Y avé Se­ siente desfallecer sus Tiflones, | y su alm a
b a o t; | yo an iquilaré de B abilonia su desm aya. | 5 Salen gritos del corazón de
n om b re y sus restos, | su raza y su ger­ M oab, | sus hu id o s llegan a Segor, a
m en, dice Yavé. | 23 Y o la h aré h u ra de Eglat-Selisiya. | Suben llorando | la cuesta
erizos | y fangosa charca, | y la b arreré de L uhit, | van dan d o gritos de angustia |
con la escoba de la destrucción, dice p o r el cam ino de Joronaím .
Y avé Sebaot. * 6 Se h a n secado las aguas de N im rim , |
se h a secado el heno, se h a m architado la
O r á c u l o c o n t r a A s ir ia hierba, | to d o verdor h a desaparecido. |
24 Y avé S eb ao t lo h a ju rad o , diciendo; 7| L lévanse sus bienes y sus provisiones |
Sí, lo que yo h e decidido llegará, | lo al o tro lado del to rren te de los Sauces. |
que yo h e resuelto se cum plirá. * | 25 Y o 8 El llanto ro d ea las fronteras de M oab, |
rom peré al asirio en m i tierra y le hollaré los lam entos llegan hasta Eglaím , | y
en m is m ontes, | y se les q u itará de enci­ hasta Beer-Elim los alaridos, | 9 porque
m a su yugo, | y arro jarán su carga de las aguas de D im ó n ] están llenas de
sobre sus espaldas. | 26 H e aq u í la resolu­ sangre, | y todavía m an d aré sobre D i­
ción to m ad a co n tra to d a la tierra, | he m ón nuevos males. | L eones p a ra los
ahí la m an o ten d id a c o n tra to d o s los escapados de M o a b | y p ara los sobre­
pueblos. | 27 Yavé Sebaot h a to m ad o esta vivientes de la tierra.
resolución, | ¿quién se le o p o n d rá? | T en­
d id a está su m ano, | ¿quién la ap artará? | /» i E nviad la h ija del señor de la
* ® tierra | desde las rocas del desierto |
O r á c u l o c o n t r a la F ilis te a al m onte de Sión. | 2 C om o aves espan­
28 El año de la m u erte del rey A jaz setadas, ] com o n id ad a dispersa, | así van
dio este o rá c u lo ;* 29 N o te alegres tú, las hijas de M o a b j p o r los vados del
F ilistea to d a, | p o r haberse ro to la vara A m ó n . | 3 R esuelve, decide, | h az som bra
que te hería, | po rq u e de la raza de la com o de noche en pleno m ediodía, |
serpiente n acerá un basilisco, | y su fruto oculta a los desterrados, | no entregues
será u n d rag ó n volador. | 30 L os hijos a los fugitivos. | 4 E sconde d entro de ti a
de los pobres se ap acen tarán en m is pas­ los desterrados de M o ab , | protégelos del
tos, | y los hum ildes d o rm irán seguros. | d evastador, | h a sta que acabe la invasión, |
Y o h aré m o rir de h am b re a tu raza | y cese la destrucción I y deje la tierra el
destruiré lo q u e d e ti queda. | 3l G im e, invasor.
¡oh p u erta!; grita, ¡oh ciu d ad !; [ cae des­ 5 El tro n o se afirm ará p o r la clem encia; |
fallecida la Filistea toda. | Viene del aqui­ y sobre ese tro n o se sen tará siem pre, [ en
lón u n a hum areda, | viene el enem igo en la tienda de D avid, I un juez celoso de la
apretad o s haces, | 32 ¿y qué responder a justicia | y sabio en discernir el derecho. |
los m ensajeros de las naciones? ] Y avé 6 H em os oído del altan ero orgullo de
fundó a Sión, | y a ella se acogerán los M o ab , | su arrogación, su orgullo, | su
desvalidos d e su pueblo. insolencia, su palabrería. | 7 P o r eso la ­
m éntese M oab p o r M oab , | sean to d o
O r á c u lo c o n tra M o a b lam entos; | suspiren profundam ente con­
■« r i O ráculo sobre M oab. m ovidos | p o r las to rta s de uvas pasas
■I 3 Ved, atacad o de noche, | A r-M oab de Q u ir-Jareset; | 8 porq u e el cam po de
está en ru in as; | atacad o d u ran te la n o ­ H esebón está desolado, | los señores de
che, | está en ru in as Q uir-M oab. * | 2 La las naciones | h a n pisoteado la viña de
gente de D ib ó n h a sub id o | a los altos Sibm a. | Sus ram as se extendían h asta
p ara llo rar, | y M o ab se lam enta | p o r Jazer, | sus sarm ientos iban a perderse en
N eb o y p o r M ad ab a. T o d as las cabezas el desierto, | y sus pám panos llegaban
están ra su ra d a s; | to d as las barbas, afeita­ h asta m uy lejos, | y pasaban el m ar. |
das. | 3 Salen p o r las calles vestidos de 9 P o r eso u n o m is llantos a los llantos de

14 23 Véase la no ta anterior.
24 Estos w .2 4 -2 7 , que aquí parecen u n canto errático, estarían bien después d e 10,32,
com o com plem ento del castigo d e Asiria.
28 El v.28 señala la fecha de este oráculo, que am enaza a los filisteos con el azote d e los reyes
asirios, desde Sargón, el que tom ó a Sam aría.
C 1 N o todos los vaticinios sobre las naciones extranjeras son am enazas. L os cc.15 y 16 tra ta n
I de u na invasión de M oab, sin duda p o r los asirios. El profeta m uestra la benevolencia de
Jerusalén, m ezclada de ironía, hacia los invadidos descendientes de L o t, q u e en Sión en contrarán
u n refugio co n tra el invasor.
Jazer | p o r la viña de Sibm a, | y os riego y n o te acordaste del que era tu fo rta ­
con m is lágrim as, H esebón y Eleale, | leza. | P ara eso plan taste los jardines de
sobre cuyos fru to s y cosechas | estallaba A donis | y pusiste en ellos los pám panos
el grito del lagarero. | 10 Y a n o hay gozo de un dios extraño. * | 11 El día m ism o en
y alegría en tus vergeles, | y a no hay que los plan tab as los veías crecer, | y al
can to s ni gritos de júbilo en las viñas, | dia siguiente to d as las plantas estaban en
y a n o se pisa el vino en los lagares, | ya flor; | pero la cosecha h a sido nula p ara
cesaron los gritos del lagarero. | 11 P o r el día de la angustia, | y el dolor es irre­
eso m is en trañ as | vibran com o un arp a m ediable.
p o r M o ab , | y m i corazón p o r Q uir-
Jareset. O r á c u l o s o b r e E tio p ía
'2 V erán a M o a b su b ir con fatiga a 12 ¡Ah! R u id o de m uchedum bres innu­
sus altos, | y e n tra r en sus santuarios m erables, | com o el estruendo del m ar; |
p a ra pedir y n o o btener n ad a. | 13 E sta tu m u lto de naciones, | com o el estrépito
es la p alab ra que sobre M o a b pronunció de aguas copiosísim as. | 13 Los am enaza
Y avé en o tro tie m p o ; 14 y a h o ra dice esto él, y huyen lejos, | ahuyentados com o el
Y avé: D en tro de tres años, com o años tam o de los lim piadores | arre b atad o del
de jo rn alero , será ab atid a la soberbia de viento, com o el polvo arre b atad o po r
M o ab , con to d a su gran arrogancia, y h u racan ad o torbellino. | 14 A la h o ra de la
q u ed ará de ella bien poco, casi nada. tard e será el espanto | y a la m añana
h a b rá n desaparecido. | E sa será la suerte
O rá c u lo so b re D a m a s c o de los q u e nos aplastan, | la suerte de los
1 O ráculo sobre D am asco. que nos saquean.
n Ved a D am asco, b o rrad a del núm e­
ro de las ciudades. | N o es m ás que un 1 f t 1 ' a tlerra del zum bido de
m o n tó n de ruinas. * | 2 Sus ciudades, de­ * ® alas, | de tras los ríos de Cus! * |
siertas p ara siem pre, | sirven de m ajada 2 La que envía m ensajeros po r el m ar, |
a los ganados. | Allí duerm en sin que nu- en naves de junco sobre las aguas. | Id
die los espante. | 3 Y a n o hay ayuda para volando, m ensajeros, | al pueblo de ele­
E fraím , | y a n o existe el reino de D a­ v ada talla y piel brillante, | a la nación
m asco. | Y del resto de A ram y de su tem ible y lejana, | 3 a la nación fuerte y
gloria, | será lo que de la gloria de los conquistadora, | cuya tierra está surcada
hijos de Israel, | dice Y avé Sebaot. | de ríos. | T odos vosotros, los m oradores
4 S erá en aquel tiem po aten u ad a la gloria del m u n d o , | los h ab itan tes de la tierra, |
de Jaco b | y enflaquecerá su bien n u ­ cuando sobre el m onte se alce la bandera,
trid o cuerpo. | 5 C om o cu an d o el segador m irad. | C uando oigáis so n ar la trom peta,
siega la m ies | y coge las espigas con escuchad.
su m a n o ; | 6 com o cu an d o se espiga en 4 P o rq u e he aqui lo que m e h a dicho
el valle de R efaim . | Q u ed a u n rebusco Y avé:
com o después de cosechada la aceituna, | Y o m iro tranquilo m i m o rad a, | com o
dos o tres olivas en la co p a del árbol, j calienta sereno un sol brillante, | com o
c u atro o cinco en las ram as, dice Yavé, nube de rocío en el calor de la vendim ia. |
D ios de Israel. 5 P orque antes de la vendim ia, cuando
7 A quel día se volverá el h om bre a suh ayan caído las flores | y los fru to s se
H acedor, | sus ojos m irarán al S anto de hayan hecho m aduros racim os, | se p o ­
Israel. | 8 N o m irará a los altares obra d arán los sarm ientos co n la pod ad era, |
de sus m anos, | no se volverá a lo que y au n serán quitadas, arran cad as las ce­
hicieron sus dedos, | a las aseras ni a los pas. | 6 Y se dejarán a m erced de los
altares del sol. * | 9 A quel día serán tus buitres de los m ontes | y de las bestias
ciudades fuertes, com o las ciudades de­ del llano. | Allí p asarán los buitres el
siertas de los am orreos y los jeveos, 1 verano, | y las bestias del llano el in­
aban d o n ad as al acercarse los hijos de vierno.
Israel; | serán tie rra devastada. | ^ P o r ­ 7 E n aquel tiem po tra e rá n ofrendas a
que te olvidaste del D io s de tu salud | Y avé Sebaot del pueblo de a lta talla y
■f y 1 D am asco fue subyugada por los asirios (732), de los Que no la pudieron lib ra r los Idolos
* * q u e adoraba. Pero Isaías, lleno del espíritu de los tiem pos mesiánicos, ve el día en q u e ta m ­
bién D am asco reconocerá al Señor y se volverá al Santo de Israel. A pesar del título , varios versícu­
los parecen referirse a Israel.
8 Estos altares del sol son los altares en que quem aban perfum es (Lev 26,30).
10 L o s cultos de A donis eran celebrados en Biblos y conocidos en Judá.
•1 Q 1 O tro oráculo contra los etíopes, que dom inaban en E gipto y eran la vana esperanza de
* m uchos israelitas contra A siria. Senaquerib los venció en A ltacu, obligándolos a volverse a
su tierra, donde más ta rd e los perseguirían los asirios. T am bién aquí el profeta entrevé el día feliz
en q u e este pueblo vendrá a ofrecer sus dones a Yavé en su m onte de Sión, lo q u e es anu n ciar los
tiem pos mesiánicos.
piel brillante, del pueblo tem ible, lejano, haga palm a o h aga junco. | 16 A quel día
de la n ación fu erte y co n q u istadora, cuya serán los egipcios com o m ujeres, | se
tierra está surcada d e ríos, a la m orada aterra rán y tem blarán i ante la m ano
del n o m b re de Y avé S ebaot, al m onte de de Yavé Sebaot, | tendida co n tra ellos. ¡
Sión. 17 E ntonces la tierra de Ju d á ! será para
O r á c u l o s o b r e E g ip to E gipto m otivo de espanto, ¡ y quienquiera
que le oiga n o m b rar | se asom brará de los
1 O 1 O ráculo sobre Egipto. * [ 2 Ved designios de Yavé S ebaot acerca de él. [
^ 57 cóm o Yavé, m o n tad o sobre ligera 18 E n aquel día h a b rá en tierra de E gipto
nube, | llega al E gipto. | A nte E l tiem ­ cinco ciudades | que hab larán la lengua de
b lan to d o los dioses de E gipto | y el C anán, | y ju ra rá n p o r Y avé Sebaot, ¡
corazón de los egipcios se hiela de es­ y de ellas u n a se llam ará la C iudad del
p an to . | 3 Y o arm aré a egipcios contra Sol. | 19 A quel d ía h a b rá en tierra de
egipcios, | y lu ch arán h erm anos contra Egipto a ltar p a ra Y avé, | y en sus fro n ­
herm anos, am igos c o n tra am igos, \ ciudad teras estelas de Yavé. j 20 E sto será p ara
co n tra ciudad, reino co n tra reino. ¡ Y el Yavé Sebaot señal | y testim onio en la
Egipto p erd erá su espíritu | y se confun­ tierra de E gipto, | y cuando clam en a
dirán sus consejos, | p reg u n tarán a sus Y avé en sus tribulaciones, | Y avé les
ídolos y a sus m agos, | a sus evocadores m an d ará u n salvador, [ un vengador que
y adivinos. los librará. | 21 Y avé h a rá que los egipcios
4 Y o entregaré al E gipto en m anos dele conozcan, | y el E gipto conocerá aquel
un d o m in ad o r cruel; j un rey d u ro se día a Yavé, J y le ofrecerán sacrificios y
ad u eñ ará de ellos, | dice el Señor, Yavé oblaciones, ¡ y h a rá n votos a Yavé, y los
Sebaot. J 5 L as aguas del m ar se agota­ cum plirán. | 22 Pues Y avé castigará al
rán , ¡ y el río se consum irá, se secará, j E gipto, | hiriendo y sanando, 1 y se con­
6 L os canales se estancarán, | los canales vertirán a Y avé, | q u e se dejará m over a
de E gipto b ajarán y se secarán; j juncos y com pasión y lo curará.
cañas se doblarán. | 7 L os prad o s del 23 Y aquel día h a b rá cam ino ¡ de E gipto
N ilo, a las riberas del río , | cu an to el a A siria, ¡ y el asirio irá a E gipto y el
N ilo hace crecer, se secará, caerá, m o­ egipcio a Asiria. | Y egipcios y asirios
rirá. ¡ 8 G em irán y se lam en tarán los servirán a Yavé. | 24 A quel día Israel será
pescadores, | cu an to s echan en el N ilo tercero | con E gipto y la A siria, | com o
sus anzuelos | y cu an to s tienen sus redes bendición en m edio de la tierra. | 25 Ben­
en las aguas estarán desesperados. dición de Yavé S ebaot, que dice: | Ben­
9 L os que trab ajan el lino estarán cons­dito de m i pueblo de E g ip to ; | A siria,
tern ad o s; | pein ad o ras e hiladores, des­ o b ra de m is m a n o s; ! e Israel, m i heredad.
concertados. | 10 L os tejedores, afligidos, í
y todos los o b rero s en la m ayor de­ O r á c u l o s o b r e E g ip to y E ti o p ía
solación. O A i El año en que el T a rtá n vino a
u Los príncipes de Z o án son del todo A zoto, m an d ad o p o r Sargón, rey
locos; i el consejo de los consejeros del de A siria, y com batió a A zoto y la tom ó, *
F a ra ó n es consejo necio. | ¿C óm o decís 2 h a b ló Y avé p o r Isaías, hijo de A m ós,
al F a raó n : | Som os hijos de sabios, | diciendo: Ve, q u ítate de los lom os el
hijos de antiguos reyes? | 12 ¿D ónde es­ saco y descálzate los pies. H ízolo así
tán, pues, tus sabios? ¡ D íg ante a h o ra y Isaías, andando desnudo y descalzo; 3 y
dente a saber | lo que Y avé S ebaot ha dijo Y avé: C om o anduvo Isaías, m i sier­
determ inado sobre E gipto. | 13 L os p rín ­ vo, desnudo y descalzo tres años, señal y
cipes de Z o án son del to d o locos, i los pronóstico sobre E gipto y sobre E tiopía,
príncipes de M enfis van errados, | los 4 así llevará el rey de A siria a los cautivos
jefes d e sus trib u s en g añ an a E gipto. 1 de E gipto y a los d esterrados de E tiopía,
14 Yavé h a d erram ad o so b re ellos un es­ m ozos y viejos, desnudos y descalzos, al
píritu de vértigo, | y descarrían el E gipto aire las nalgas. 5 Y los que co n tab an con
en cu an to hace, J com o desatina el b o ­ E tiopía y se enorgullecían de E gipto que­
rrach o en su borrachera. d arán consternados y confusos; 6 y los
15 N o le sald rá bien al E gipto cosam oradores de esta tierra d irán : M irad a
alguna, j h ag a cabeza o h ag a cola, | los que eran nu estra esperanza, a los que
1 Q 1 E l te m a de la invasión de E gipto por los asirios, com o en el vaticinio an terio r; pero aquí
* ^ el pensam iento mesiánico está m ás desarrollado. E gipto acudirá a re n d ir culto a Yavé, y las
dos naciones enemigas, A siria y Egipto, h arán las paces, siendo Israel la m ediadora, y todos tres
recibirán las bendiciones del Señor.
A 1 E n 711 A zoto se levantó contra A siria, confiada en el auxilio del Egipto. El ejército de
A siria la som etió, haciéndola sufrir u n d u ro castigo, con gran confusión d e quienes les h a ­
bían p rom etido ayuda. El Señor m anda a su profeta que vaya desceñido y descalzo p o r las calles de
Jerusalén, p ara d a r a entender a sus com patriotas, que en Egipto ponían su confianza, cuán frágil
era el b astó n en que querían apoyarse.
pensábam os acogernos p a ra que nos sir­ fugitivos. | 15 P o rq u e van huyendo de la
vieran de retugio y pro tecció n co n tra el espada, | ante la espada desenvainada, |
rey de Asiria. ¿C óm o escaparem os nos­ ante los tensos arcos, | an te los horrores
otros? de la guerra. | 16 Pues he aquí lo que me
h a dicho Y avé: D en tro de un año, com o
O r á c u l o s o b r e B a b ilo n ia año de jornalero, se acabará to d a la glo­
O 1 1 O ráculo sobre ei desierto del m ar. ria de C edar. n Q u edarán m uy pocos de
« * C om o del m ediodía el h u racán des­ los valientes arqueros, de los hijos de Ce-
encadenado, ¡ viene tam bién esto del de­ dar. L o dice Y avé, D ios de Israel.
sierto, | de la tierra espantosa. * | 2 M e
h a sido m o strad a u n a terrible visión: | O r á c u l o s o b r e J e r u s a lé n
Saqueadores sa q u ean d o ; I asoladores aso­ n n 1 O ráculo sobre el valle de la Vi-
lando. | L ánzate, Elam . A sediad, m edos; | ^ ^ sión. *
despojaos de to d a piedad. | 3 M is en tra­ 2 ¿Qué tienes p a ra subirte así | to d a a
ñas se h an llenado de angustia, | y soy los terrados, | ciudad tu rb u len ta, llena de
presa de dolores | com o de p artu rien ta. | tum ulto, | ciudad de alborotos? | T us
A turd id o , ya n o o ig o ; | esp an tado, ya no heridos no son h eridos a la espada, |
veo. | 4 P asm óse m i co razó n , | el te rro r n o h a n m u erto en el com bate. | 3 T us
m e invadió, | la plácida no ch e m e llena jefes h an h u id o to d o s a la vez, | han
de espanto.
sido apresados sin la defensa del arco. |
5 H a n puesto la m esa, h a n tendido elT o d o s tu s guerreros h a n sido cogidos en
m antel, | com en, beben. | ¡A rriba, p rin ­ m asa, | h u ían lejos, m uy lejos.
cipes! ¡A engrasar el escudo! | * P orque 4 P o r eso d ig o : | A p a rta o s d e m í, de­
ved lo que me h a dicho el S eñ o r: | Ve, jad m e verter am argas lágrim as, I n o m e
pon uno en atalaya | q u e co m u nique lo im portunéis con vuestros consuelos | p o r
q u e vea. | 7 Si ve u n tro p el d e caballos, la ruina de m i pueblo. | 5 P orque es día
de dos en dos, | un tropel d e asnos, un de alb o ro to , | de angustia y de confu­
tropel de cam ellos, | 8 q u e m ire aten ta­ sión, | de p arte del S eñor, Y avé S ebaot. |
m ente, m uy atentam ente, I y que grile: liii el valle de la Visión, | derrum bam iento
Y a los veo. | Así estoy yo, S eñor, en de m urallas, | griterío en la m ontaña.
atalay a, | sin cesar to d o el día, | y me 6 Elam ha cogido su aljaba, | A ram ha
qued o en m i puesto to d a la noche. m o n tad o a caballo. | Q u ir ha sacado el
9 L legan tropeles de gentes, | caballos deescudo. | 7 T us herm osos valles están lle­
d o s en dos, | se alza u n a voz y dice: | nos de carros, | acam pan los jinetes a
¡Cayó! ¡Babilonia h a caído! | T odas las tus puertas. | 8 C ayó el velo que cubría a
im ágenes de sus dioses | yacen p o r tierra Ju d á , | y en tal día m iráis los arsenales
destrozadas. | 10 ¡Oh pueblo m ío!, pisado, de la casa del bosque, | 9 las brechas de
trillad o com o la mies, | lo que h e oído, de la ciudad de D avid, y veis que son n u ­
p arte de Y avé S ebaot, D io s d e Israel, | m erosas, | y recogéis las aguas del estan­
yo te lo h ag o saber. que inferior. | 10 C ontáis las casas de
O rá c u lo so b re E d o m Jerusalén, | y derribáis p a ra fortalecer
las m urallas. 11 Y hacéis depósito entre
H O ráculo sobre Edom . los dos m uros | p a ra las aguas de la
D an m e voces desde Seir: | Centinela, piscina vieja; | p ero n o m iráis al que ha
¿qué h ay de la noche? | C entinela, ¿qué dispuesto estas cosas, | no veis | al que
hay de la noche? * | 12 El centinela res­ de m ucho h a las preparó.
po n d e: I Viene la m añ an a, viene tam ­ i2 El Señor, Yavé S ebaot, os invita en
bién la noche. | P reg u n tad , si queréis; ese día | a llorar, a gem ir; a ra su ra r la
volved a p reguntar. cabeza, a ceñir el saco. | 13 P ero en vez de
eso | hay júbilo y alegría, | m atanza de
O rá c u lo so b re A ra b ia bueyes y de ovejas, | com ilonas y b o rra ­
13 O ráculo sobre A rabia. cheras. | «C om am os y bebam os, | que
P asad la n oche en u n m o n te del de­ m añ an a m orirem os». | t4 Y avé S ebaot m e
sierto, | caravanas d e D ed án . 14 A los lo h a revelado: | E ste pecado n o os
que ten g an sed, llevadles a g u a ; I h a b ita n ­ será perd o n ad o h asta la m uerte, | dice el
tes d e la tierra d e T em a, | d ad p an a los Señor, Y avé Sebaot.
O *| i Este oráculo contra Babilonia, asediada por los elamitas y los medos, tiene intimo pareci-
" I do con el c.1 3 . El pueblo de Dios parece cautivo, pues el profeta lo ve pisado y trillado por
los babilonios. El titulo es un poco enigmático; el desierto del mar parece ser el país del mar, al sur
de Caldea.
11 Este oráculo contra Edom y el siguiente, contra Arabia, son, sin duda, fragmentos de otros
más completos.
O O 1 Este oráculo o elegía ( í- 14 ) se refiere a la invasión asiria de la época de Ezequías (2 Re 20 ,
“ “ 2 0 ; 2 Par 32,2 s.; Eclo 48,19 ss.).
O r á c u l o s o b r e S o b ria , m a y o r d o m o alegre, | la de antiguo origen, | que iba
d e p a la c io p o r sus pies [ a lejanas regiones p ara
m o rar en ellas? | s ¿Q uién decretó tal
15 Así dice Y avé S eb ao t: | Ve a ese
cosa | c o n tra T iro, la coro n ad a, | cuyos
co rtesan o :* | 16¿Q ué tienes tú aquí o a m ercaderes eran príncipes, cuyos nego­
q uién tienes tú aq u í | p a ra labrarte aquí ciantes eran grandes de la tierra? | 9 Yavé
sepulcro? | Se está lab ran d o sepulcro en
S ebaot lo decretó | p a ra abolir la sober­
la altu ra, | se talla u n a m o rad a en la roca. | bia orgullosa, | p ara hum illar del to d o a
1 7 P ero Yavé te lan zará con fuerte golpe, |
los grandes de la tierra.
te ech ará a ro d ar, ¡oh gran señor!, | com o
10 Vete a tu tierra, hija de Tarsis, I que
u n a b o la ; | con ím p etu te lanzará com o tu p u erto n o existe ya. | 11 Yavé tendió su
u n a b o la | so b re la v asta tierra. | Allí m ano sobre el m ar, | e hizo tem blar a los
m orirás, allí ten d rás tu glorioso sepul­ reinos, | y ordenó la destrucción | de las
cro, | ¡oh vergüenza de la casa de tu fortalezas de C anán. | 12D ijo : N o te
señor! | 18 E l te ech ará de tu puesto, | regocijes, | Fenicia, virgen deshonrada. |
te arra n c a rá de tu lugar. L evántate y vete a la tierra de Q uitim , j
19 A quel d ía llam aré yo a m i siervoque ni au n allí h a b rá reposo p a ra ti. |
E liaquim , hijo de H elcías, 20 >' le revestiré 13 M ira la tierra de los caldeos, | que h a
de tu tú n ica y le ceñiré con tu cinturón, | y
entregado E l a fieras salvajes; | alzaron
po n d ré en sus m anos tu poder. | E l será un
sus torres, edificaron sus palacios, | pero
pad re p a ra los h ab itan tes de Jerusalén | y E l los convirtió en ruinas.
p ara la casa de Judá. | 21 P o n d ré sobre su 14 G em id, naves de T arsis, | que vues­
ho m b ro la llave de la casa de D av id ; | tro p u erto h a dejado de existir. | 15 Suce­
ab rirá y nadie cerrará, ! cerrará y nadie derá aquel día que T iro q u ed ará olvidado
ab rirá. | 22 L e hincaré com o clavo en lugar
setenta años, los años de la vida de un
firm e | y será ho n ro sa silla de la casa de su
rey; y al cabo de setenta años será T iro
padre. | 23 Será el sostén de to d a la gloria
com o dice el can to de la cortesana: |
de la casa de su pad re, | de hijos y nietos, | 16 C oge la cítara | y recorre la ciudad, |
de to d o s los utensilios, de vasos y fuentes. |
ram era olvidada; | toca lo m ejor que
24 A quel día, dice Y avé S ebaot, el clavo
sepas | y ca n ta bien alto, a ver si se
que estuvo h incado en lu g ar firm e será acuerdan de ti.
arran cad o y caerá ro to , y el peso que de 17 Y al cabo de setenta años visitará
él pen d ía se perderá, pues así lo dice
Y avé a T iro, y ésta recibirá de nuevo
Yavé. su m erced, y se p ro stitu irá a todos los
O rá c u lo so b re T ir o reinos del m un d o sobre la superficie de
o q 1 O ráculo sobre T iro. la tierra; 18 pero su m erced y sus ganan­
G em id, naves de T arsis; | vuestro cias serán consagradas a Y avé; n o serán
puerto está destruido. | A la vuelta de la guardadas ni atesoradas, sino que serán
tierra de Q uítim [ les dieron la noticia. * [ p a ra los que h a b ita n an te Yavé, p ara
2 L os h ab itan tes de la costa del m a r están n u trirlo s abundantem ente y vestirlos con
estupefactos. | El m ercader fenicio que esplendor.
atraviesa los m ares, | 3 cuyos m ensajeros
van sobre la m uchedum bre de las aguas, | T E R C E R A P A R T E
cuya cosecha era el trig o de Sijor, | cuya
ganacia la feria de los pueblos. A p o c a l i p s i s d e I s a ía s
4 A vergüénzate, Sidón, pues el m a r te (24 -27 )
dice: N o has sido m ad re, n o has parid o , |
no h as criad o hijos, | n o h as educado D e v a s t a c ió n u n i v e r s a l
hijas. | 5 C u an d o el E g ip to sepa la n o ti­ O A 1 H e aquí que Yavé devasta la tie-
cia, | tem b larán a l conocer la caíd a de Tiro. « “ r ra , | la asóla y tra sto rn a su super­
6 Idos a T arsis, lam entaos, | m oradoresficie | y dispersa a sus habitantes, * I 2 y
de la costa. | 7 ¿Es ésta vuestra ciudad será del pueblo com o del sacerdote, |
15 E ste fragm ento es u n a invectiva contra el prefecto del palacio, Sobna, q u e debía oponerse
a la acción del profeta. E ste le anuncia su caída y la sustitución p o r otro, E liaquim , q ue ten d rá
u n a conducta m uy o tra de la de Sobna. Es un m aravilloso ejem plo d e la elocuencia d e Isaías.
O 1 L a gran d e y rica ciudad com ercial de T iro es objeto de m uchos vaticinios proféticos. E n
los conatos de liberación em prendidos p o r los príncipes de C anán y Siria, T iro ten ía una
p arte principal y, por lo mism o, tuvo qu e sufrir los ataques asirios. P ero lo más interesante del oráculo
es su conclusión. L leno de la idea m esiánica el ánim o del profeta, anuncia p ara después de una
generación, setenta años, la restauración de T iro , que volverá a su tráfico, y entonces to d as las ga­
nancias ad quiridas en el comercio y profanadas con el cu lto de los ídolos serán consagradas al Señor
p ara alim en tar y vestir a quienes le sirven: m esianism o.
'y A 1 E ste capítulo y los tre s siguientes form an u n verdadero apocalipsis, y, com o to d as las
obras de este género, ésta es obscura. El profeta se desliga cuanto pu ed e del m edio am biente
histórico q ue le rodea y se traslad a en espíritu a los tiem pos futuros, cercanos al fin de las cosas,
del siervo com o de su am o , | de la pesan sobre ella sus pecados y caerá p ara
criad a com o de la señora, | del que n o volver a levantarse. ¡ 21 E ntonces, aquel
com p ra com o del que vende, | del que día, visitará Y avé ! la m ilicia de los cielos
p resta com o del que to m a prestado, | del en la altura, | y abajo a los reyes de la
acreed o r com o del deudor. tierra. | 22 y serán encerrados, presos en
3 L a tierra será devastada, entregada alla m azm orra, | encarcelados en la pri­
pillaje; | lo decretó Y avé. | 4 L a tierra sión, | y después de m uchos días serán
está desolada, m arch ita; | el m u n d o pe­ visitados. | 23 L a lu n a se enrojecerá, el
rece, languidece, | perece el cielo con la sol palidecerá l cu an d o Y avé S ebaot sea
tierra. | 5 L a tierra está p ro fan a d a p o r p roclam ado rey. | Y sobre el m onte de
sus m oradores, | que trasp asaro n la Ley, Sión, en Jerusalén, | resplandecerá su
falsearon el derecho, | ro m p iero n la alian­ gloria ante sus ancianos.
za eterna. [ 6 p o r eso, la m aldición con­
sum e la tierra, | y sus m o rad o res llevan L a i m p i e d a d , a b a tid a
sobre sí las penas de sus crím enes. | P or O C 1 Yavé, tú eres m i D io s; | yo te
eso los m o rad o res de la tierra son con­ ensalzaré y alab aré tu nom bre, I
sum idos | y reducidos a c o rto núm ero. | p o rq u e h as cum plido designios m aravi­
7 Y se pierde el vino, y enferm a la vid, | llosos, | de m ucho h a verdaderos con
y suspiran cuantos antes se regocijaban. | verdad. * I 2 P o rq u e hiciste de la ciudad
8 Y cesó la alegría de los p anderos, | u n m o n tó n de piedras; | de la ciudad
y se acab ó el estrepitoso regocijo | y el fuerte u n a ruina. | Y a la ciudadela de
alegre so n a r del arp a. | 9 Y a n o beben el los im píos n o es ciudad, | y no será
vino entre cantares, | y las bebidas son jam ás reedificada. | 3 P o r eso te alabará
am arg as a l que las bebe. | 10 Y están las u n pueblo fuerte | y te tem erá la ciudad
ciudades desiertas, en ruinas, | cerradas de las naciones poderosas. | 4 P orque eres
las casas, sin que nadie entre en ellas. | tú el refugio del débil, | el refugio del
ii L am en tán d o se p o r las calles; Y a no pobre en la aflicción, | am p aro co n tra la
h ay vino, | cesó to d o gozo, | desterróse do tem pestad, | som bra contra el calor. |
la tierra la alegría. | i2 L a ciudad ha Pues el aliento de los poderosos | es com o
q u ed ad o en soledad, | y las p uertas, ab a ­ u n a borrasca de invierno; | 5 com o calor
tidas, en ru in as, | 1 3 p o rq u e así será en la sobre tierra seca, | hum illarás el orgullo
tie rra , en m edio de los pueblos, | com o de los im píos; | com o el calor a la som bra
cu an d o se sacude el olivo, | com o cuando de u n a nube, | se extinguirá el canto
se hace el rebusco después de la vendim ia. triunfal de los poderosos.
14 A lzan sus voces, lan zan gritos de
alegría ; | desde las orillas del m ar can­ C á n tic o d e lo s r e d im id o s
ta n la m ajestad de Yavé. | 1 5 G lorifican a 6 Y p rep arará Y avé S ebaot | a todos
Y avé en las islas, | en las islas del m ar, [ los pueblos, sobre este m onte, | un festín
el n o m b re de Yavé, D io s de Israel. | suculento de m anjares, un festín de vinos
16 Oyese can tar desde los confines de la generosos, | de m anjares grasos y tiernos,
tierra: | ¡G loria al ju stol | P ero yo digo: de vinos selectos y clarificados;* | 7 y
¡R uina sobre mí! | ¡R uina so b re mí! ¡Ay sobre este m onte h a rá desaparecer el velo |
de m í! | L os ladrones ro b a n y saquean. que vela a to d o s los pueblos, | la cortina
17 T erro r, hoya, red | sobre ti, h ab i­que cubre a todas las naciones. | 8 Y des­
ta n te d e la tie rra ; i 18 el q u e escape al tru irá a la m uerte p a ra siem pre, I y en­
terro r, caerá en la hoya; | el que escape ju g ará el Sefior las lágrim as de todos los
a la hoya, se enredará en la red. | A brense rostros, | y alejará el o probio de su pue­
las cataratas en lo alto | y tiem blan los blo, | lejos de to d a la tierra. | L o dice
fundam entos de la tierra. | 19 L a tierra se Y avé.
rom p e co n estrépito, | la tierra retiem bla, | 9 Y se d irá en aquel d ía: | H e aquí nues­
sa lta en pedazos. | 20 L a tierra tiem bla tro D ios, | hem os esperado en El que nos
com o u n ebrio, | vacila com o u n a choza, | salvaría. | A hí está Y avé, a quien esperá-

p ara p in tam o s la m anifestación d e la justicia de D ios contra la im piedad y su m isericordia para


con los justos. P a ra su m ejor inteligencia podem os dividirlo en tres partes. L a p rim era abarca 24,
1-23 y 25,6-12 y 16,1-6. A las m anifestaciones de la cólera vengadora de D ios siguen el afianzam iento
d e su im perio, la m anifestación de su generosidad hacia los salvados todos y el canto de alegría de
éstos. E n to d o esto se habla de Y avé en tercera persona.
O fZ 1 L a segunda parte del oráculo apocalíptico em pieza por 25,1-5, sigue en 26,7-21. Com ienza
“ , 'L* p o r la justicia de Dios, continúa p o r la esperanza de los justos en el reino de la justicia y
acaba p o r el interesante diálogo entre el pueblo y Yavé sobre la resurrección de Israel.
6 L os sacrificios pacíficos eran ocasión de alegrar banquetes celebrados en el recinto del san ­
tuario, a los cuales m anda el D euteronom io (12,1-28) q u e sean invitados los pobres y levitas; el
Señor anuncia aquí que dará en Sión u n g ran b anquete a todos los pueblos, a quienes, p ara m ayor
solaz, protegerá contra los ardores del sol con una n u b e com o la que en el desierto protegía a Israel.
El sentido m esiánico queda con esto bien señalado.
bamoM: | gocém onos y alegrém onos en su so, | extiende los confines de la tierra. |
«alud. I J0 P o rq u e la m an o de Yavé se 16 E n la aflicción, ¡oh Yavé!, te hem os
po sará I sobre este m onte, | y M oab buscado, | hem os clam ado en la angus­
será pulverizado, | com o se pulveriza la tia, | cuando tu castigo nos hería. | 17 C o ­
p aja en el m u lad ar; | u allí tenderá sus m o la m ujer encinta cuando llega el p arto |
brazo s | com o los tiende el n a d a d o r para se retuerce y grita en sus dolores, | así
n a d a r; | pero Y avé ab atirá su soberbia | estábam os no so tro s lejos de ti, ¡oh Y avé! 1
y los esfuerzos de sus m anos, | 12 sus 18 C oncebim os, y en dolores de p arto pa­
m urallas fuertes y soberbias; | las des­ rim os viento; | no dim os salud a la tierra f
tru irá, las d errib ará, | las ech ará a tierra, y n o nacieron habitantes. | 19 Revivirán
en el polvo. tus m uertos, resucitarán sus cadáveres. J
A lzaos y can tad los que yacéis en el pol­
O £» 1 E n aquel d ía can tarán este cán- vo, | pues tu rocío es rocío de luz, | y
tico | en la tierra de Ju d á : T ene­ renacerán las som bras del seno de la
m os u n a ciudad fu erte; I p o r m uro y tierra. *
antem u ro | nos d a El la salvación. | 20 A nda, pueblo m ío, en tra en tu casa |
2 A brid las p uertas, que entre el pueblo y cierra las p uertas tras de ti; | ocúltate
justo q u e se m antiene fiel. | 3 Su firme por un poco, m ientras pasa la cólera. |
ánim o conserva la paz, | p o rque en ti 21 P o rq u e va a salir Y avé de su m o ra­
pon e su confianza. | 4 C onfiad siem pre d a | p a ja castigar la iniquidad de los
en Y avé, pues Y avé es la R o c a eterna. | m oradores de la tierra. ! Y la tierra d ará
5 E l destruyó a los que h ab itan en las a ver la sangre que ha bebido, | n o encu­
altu ras, | derribó la ciu d ad soberbia. | b rirá m ás sus m uertos.
6 E l la derribó y la hum illó h a sta la tie­
rra , ¡ y es h o llad a p o r pies, ¡ p o r los pies i A quel día castigará Y avé | con
d e los po b res i y los p asos d e los débiles. • su espada pesada, grande y pode­
rosa, | al L eviatán, serpiente huidiza; | al
L a e s p e r a n z a d e l ju s to Leviatán, serpiente tortuo sa, | y m atará
7 L a senda de los justos es recta, ! dere­al dragón que está en el m ar. *
cho el cam ino que tú abres al justo. | 2 A quel día se d ir á : | C a n ta d a la viña
8 N o so tro s te esperam os en el sendero de herm osa; | yo, Y avé, la guardo. | 3 Y o
tus juicios, ¡oh Yavé! I T u n om bre, tu m e­ la riego a todas h o ras [ p a ra que no
m oria, es el deseo de m i alm a. | 9 D eséate caiga su follaje; 4 yo la guardo día y n o ­
m i alm a p o r la noche, | y m i espíritu te che, sin enojo. | Q ue salen cardos y zar­
busca d en tro d e m í, | pues cu an d o ap a­ zas, | yo les haré la guerra | y los quem aré
rezcan sobre la tierra tus juicios, | apren­ todos, | 5 a no ser que se pongan bajo
derán los ho m b res la justicia. | 10 Si al m i protección | y hagan la paz conm i­
im pio se le hace gracia, n o ap rende la jus­ go, | hagan conm igo la paz.
ticia, | y en la tierra del bien él hace el 6 V endrá día en que Jacob echará raí­
m al. | D esaparezca de la tierra el im pío; | ces, | e Israel echará flores y retoños, | y
que n o vea la m ajestad de Yavé. llenará la tierra con su fruto. \ 1 ¿Le hirió
11 A lzada está tu m an o , ¡oh Y avé!; | no acaso Yavé, com o hirió a los que le he­
lo han visto, \ pero ya verán, confundidos, rían? ¡ ¿Le m ató com o m ató a los que le
tu celo p o r tu pueblo, | y el fuego devora­ m atab an ? | 8 Le castigó arrojándole al
rá a tus enem igos. | 12 D ep áran o s la paz, destierro, | echándole con su soplo im pe­
¡oh Y avé!, [ pues que cu an to hacem os, l tuoso, | com o de viento solano. [ 9 Así
eres tú quien p ara n o so tro s lo hace. | se expió el crim en de Jacob, | y éste es
13 Y avé, D ios n u estro ; | o tro s señores, el fru to del perdón de su pecado. | D es­
que n o tú , se en señ o rearo n d e n o sotros. | m enuzó Y avé las piedras de sus altares |
P ero a ti solo conocem os y tu nom bre com o piedras calizas, I y las aseras y las
alabam os. | 14 L os m u erto s n o revivirán, estelas del sol | no volverán a levantar­
n o resu citarán las som bras, i tú los cas­ se. j 10 Sí, la ciudad fuerte fue asolada. | h a
tigaste y destruiste, | tú b o rraste su nom ­ quedado desierta, | ab an d o n ad a com o un
bre. desierto. | Allí pacen los bueyes, | allí se
15 M ultip lica al pueblo, ¡oh Y avé!, iechan; | allí ram onean, j 11 C uando las
m ultiplica al pueblo, m u éstrate glorio­ ram as están secas, se rom pen, | vienen

o /r 19 E ste pasaje habla de la resurrección del pueblo; pero no es fácil decidir si es la resurrec-
ción nacional de q u e h ab la Ezequiel (37) o la individual de D aniel (12,2).

0 7 1 L a tercera p a rte del apocalipsis de Isaías abarca el capítulo 27, excepto el p rim er versículo,
™ * q ue habla de E gipto y debe de ser de alguno de los oráculos anteriores (19-20). D ios cuida
d e su viña, q u e Yavé h a castigado p ara bien de ella, y traerá la justicia contra los im píos y la restau­
ración de Israel. Es curioso el te x to siguiente de T e x to s de R as S am ra: «Tú (Baal) herirás a L otán,
la serpiente huidiza; tú aniquilarás la serpiente to rtu o sa, la poderosa de siete cabezas» (Revue B¿-
blique [ 1937 ] 545)-
las m ujeres y les p ren d en fuego. | E s un 9 ¿A quién va a enseñársele sabidu­
pueblo sin co n o cim ien to ; | p o r eso el que ría? | ¿A quién va a dársele lecciones de
le hizo n o tuvo piedad de él, ¡ el que le d octrina? | ¿A los recién destetados? | ¿A
form ó no se com padeció de él. | 12 E n to n ­ los que apenas h a n sido arrancados de
ces h a rá Y avé la cosecha de sus frutos | los pechos? ! 10 P o rq u e sav lasav, sav
desde el curso del río h asta el torrente lasav, kav lakav, kav lakav, zer sam ,
de E gipto; | vosotros seréis recogidos uno zer. sam * | 11 P ues bien, sí, balbuceando,
a uno, hijos de Israel. com o quien tartam u d ea en una lengua
13 E ntonces se to cará la g ran tro m p e­extranjera, i será com o se enseñe a este
ta, | y vendrán los dispersos en la tierra pueblo.
de A sur ! y los fugitivos en E gipto, | y se 12 H abíales dicho: A quí está el repo­
p ro stern arán an te Y avé [ en el m onte so, | d ad reposo a l fatigado, | aquí está
sa n to de Jerusalén. el descan so ; | 13 pero n o h an querido obe­
decer, | y a h o ra Y avé les d irá: sav lasav,
C U A R T A P A R T E sav lasav, j kav lakav, kav lakav, zer sam t
zer sam. \ Y así, al andar, caerán de espal­
J u i c i o s o b r e S a m a r ía y J e r u s a l é n das, | y serán queb ran tad o s y cogidos en
(28-35) el lazo.
14 Oid, pues, burlones, la p alab ra de
C o n t r a S a m a r í a y J e r u s a lé n Y avé; ¡ oídla, m aestros del pueblo de Je­
O Q 1 íAy de la co ro n a so b erbia de los rusalén. | 15 V osotros decís: H em os hecho
bebedores de E fraím , j de la flor pacto con la m uerte, | nos hem os concer­
m arch ita de la h erm o su ra de su gloria, ¡ tad o con el seol; | el azote desencadenado
q u e se alza sobre la cim a asen tada en el pasará sin llegar a no so tro s; | nos hem os
fértil valle | de los que se atracan de hecho de la m entira abrigo, | de la perfidia
vino !* | 2 H e aquí que Y avé m an d a a refugio.
u n fuerte y poderoso, J com o tu rb o n ad a P o r eso dice el Señor, Y avé: | Yo
de granizo, com o huracán d evastador, J he puesto en Sión po r fundam ento una
com o ch ap arró n im petuoso de aguas to­ piedra, ¡ piedra p ro b ad a, I piedra angular,
rrenciales, | que to d o lo in u n d an y d erri­ de precio, sólidam ente asentada. | El que
ban . | 3 Será pisoteada \ la co ro n a soberbia en ella se apoye, no titubeará. * ! 17 Y de
de los bebedores de E fraím , | 4 y la flor la justicia haré regla, ¡ y del derecho haré
m arch ita de la h erm o su ra de su gloría, | nivel. | L a granizada echará abajo el abrigo
que se alza en el fértil valle, | será com o de la m entira, | y las aguas torrenciales se
b rev a tem pranera, que se ad elanta a la llevarán el refugio de la perfidia. ¡ Vues­
cosecha, j y en viéndola, se coge y se tro pacto con la m uerte quedará ro to , | y
com e. vuestra convención con el seol, anula­
5 E n aquel día Yavé S eb ao t será coronada. | C uando el azote desencadenado pase,
de gloria ¡ y diadem a de h erm o su ra p ara os ap la sta rá , í 19 siem pre que pase, os
las reliquias de su pueblo. | 6 E spíritu de cogerá, 1 y pasará to d as las m añanas, de
justicia p ara el que se sienta en el trono día y de noche, | y su espantoso terror
de la justicia, | y de v alentía p ara el que os servirá de lección. | 20 P orque la cam a
h a y a de rech azar el asalto de las m u ra­ será co rta p ara poder estirarse, ¡ y la
llas. ¡ 7 T am bién ellos se tam b alean p o r el m an ta dem asiado estrecha p ara poder en­
vino y se entontecen co n los licores. ¡ volverse. 121 P o rq u e se alzará Y avé com o
S acerdotes y pro fetas vacilan, em briaga­ en el m o n te de P erasim , | y rugirá de
dos p o r los licores in ebriantes; j se ahogan cólera, com o en el valle de G abaón, ¡ para
en el vino y se atu rd en con las bebidas realizar su o b ra, o b ra extraordinaria, |
fuertes, 1y yerran en la visión, y tropiezan p a ra hacer su labor, lab o r inaudita. * |
en el juicio. * ¡ 8 L as m esas están todas 22 N o os burléis, pues, I no se aprieten
llenas de vóm itos e inm undicias, | no hay todavía m ás vuestras atad u ras, i pues de­
lugar p a ra más. cretada está la destrucción p ara la tierra
OQ 1 El com ienzo de este capítulo (1-4) va dirigido contra S am aría antes d e su ruina (721),
“ ^ y sin d u d a no es m ás q u e breve fragm ento de u n oráculo más extenso.
7 A q u í com ienza una am enaza contra los directores del pueblo de Judá, q u e an d an como bo­
rrach o s; ni oyen ni entienden las am onestaciones del profeta p a ra que pongan su confianza en Dios,
la p ie d ra ang u lar, sólidam ente asentada, y no vayan a ponerla en Egipto, cuyas fuerzas destruirá
D ios, como destruyó las de los cananeos en G abaón (Jos 10,1-19).
10 Estas palabras, que se repiten en el versículo 13, no tienen sentido alguno; son un rem edo
del balbuceo d e los niños, con q u e se b u rla b an de los profetas los m alvados cuando aquéllos los
am enazaban de p a rte de D ios, y que D ios les repite am enazándoles con los asirios, los cuales hablarán
u n a lengua q u e no entenderán y será para ellos com o el balbuceo de los niños (cf. 33,19; Jer 5,15)
p ara q ue no entiendan la p alab ra del Señor, q u e los podría librar. Se reproduce en o tra form a el
p ensam iento de 6,9.
16 Esta piedra angular es citada en R om 9,33; 1 Pe 2,6 (cf. Is 8,14).
21 A lude a la victoria de D avid sobre los filisteos (2 Sam 5,17-21).
to d a ; | yo se lo h e o ído al Sefior, Yavé C e g u e r a d e l p u e b lo
Sebaot. 9 E spantaos, asom braos, | ofuscaos, ce­
25 A tended, oíd m i v o z ; | escuchad, oídgad. | E m briagaos, pero no de v in o ; bam ­
m is palabras. * | 24 ¿A caso está siem pre el boleaos, pero no de em briaguez, * 110 p o r­
lab rad o r aran d o , | cavando o rastrillan­ que derram a Y avé sobre vosotros | un
do?, | 25 D espués de allan ar la superficie, |
espíritu de letargo, | y cierran vuestros
¿no siem bra la neguilla o esparce el co­ ojos los profetas, | y velan vuestras ca­
m ino, | o echa el trigo en líneas o la ceba­ bezas los videntes. | u T o d a revelación
da en su sitio | y la avena en el suyo? | es p a ra vosotros com o libro sellado; se
26 Su D ios los instruye | y les enseña cóm o le da a leer a quien sabe leer, diciéndole;
h an de hacer. | 27 N i tam poco se trilla la Lee esto, y responde: N o puedo, el libro
neguilla con el trillo, | ni se hace pasar está sellado. 12 O se d a el libro a quien
sobre el com ino la ru ed a de la carreta, | n o sabe leer, diciéndole: Lee esto, y res­
sino que la neguilla se bate co n el palo, | y p o n d e: N o sé leer.
el com ino se b ate con la vara. | 28 Y el 13 E l S eñor dice: | P ues que este pueblo
trigo, ¿se m uele acaso en la era? | N o , es se m e acerca sólo de p a la b ra | y m e h o n ra
pisado sin cesar, | se hace p asar sobre sólo con los labios, | m ientras qu e su co­
él la ru ed a del carro , | pero n o se m uele. | razó n está lejos de m i, | puesto que su
29 T am bién esto lo enseña Y avé Sebaot, | tem or de m í no es m ás qu e u n m an d a­
cuyos consejos son adm irables y cuya
m iento h u m an o aprendido de m em oria, |
sab id u ría es m uy grande. 14 voy a hacer nuevam ente con este pueblo
C a s tig o d e J e r u s a l é n extraordinarios prodigios, | an te los que
fallará la ciencia de los sabios | y será
O Q 1 ¡Av de Ariel, Ariel, | la ciudad
confundida la p rudencia de los prudentes.
“ “ en que h ab itó D avid! | A ñadid a
15 ¡Ay de los que se esconden de Y avé, |
u n añ o o tro año | h a sta que se com plete
queriendo encubrir sus pensam ientos, | y
el ciclo de las fiestas. * | 2 Luego yo a ta­
p a ra sus o bras buscan las tinieblas! [ D e
caré a Ariel, | y h a b rá llantos y gem idos. |
los q u e dicen: ¿Q uién n o s ve? | ¿Quién
3 Serás p a ra m í u n verdadero Ariel. | C o­ n o s conoce?* | 16 ¡Qué perversidad! T ener
m o te asedió D av id te asediaré y o ; | te p o r b a rro al alfarero. | D ecir a su hacedor
ro d earé de u n a circunvalación | y alzaré
la o b ra : N o m e h as hecho tú ; | y el vaso
b alu arte co n tra ti. | 4 Y serás desolada,
a quien lo hizo: N o sabes nada.
vendrá de la tierra tu palab ra, | y tus
ahogados sonidos sald rán del polvo, | y P r o m e s a s d e s a lu d
sald rá de la tierra tu voz com o la de un
fantasm a, | y del polvo tu p a la b ra com o 17 Sí, de aquí a m uy poco | el L íb an o
u n m urm ullo. 15 P ero la m uchedum bre de será vergel | y el vergel será bosque. |
tus enem igos será com o fino p olvo; ! la 18 E ntonces o irán los sordos las palabras
tu rb a de tu s tiran o s, com o p a ja que vue­ del libro, | y lo s ciegos verán sin som bras
la. | Y vendrá esto de repente, en u n m o­ ni tinieblas. | 19 Se regocijarán en Yavé
m ento, | p o rq u e te so co rrerá Y avé Se­ los hum illados, | y au n los m ás pobres se
b ao t | 6 con truenos, estruendo y gran g ozarán en el S anto de Israel. | 2« P orque
ru id o ; | con h u racán , tem pestad y llam a se acab ó la violencia, tuvo fin el escarnio |
de fuego devorador. | 7 S erá com o un sue­ y fueron aniquilados los q u e se iban tras
ño, com o visión n o ctu rn a, | la m uche­ la in iq u id a d ; | 21 los que p o r u n a p alab ra
dum bre de las gentes que com baten a co ndenaban a u n o ; | los que p o n ían ase­
Ariel, | que la atacan y em bisten su for­ chanzas co n tra quien en la p u erta los
taleza | y la estrechan de cerca. | 8 C om o vencía; | los que p o r u n n a d a negaban
el h a m b rie n to 'su e ñ a que com e | y se al justo su derecho.
levanta con el estóm ago vacío, | com o 22 P o r eso el que redim ió a A b raham ,
sueña que bebe el sediento | y se levanta Yavé, | dice a la casa de Ja co b : | Y a no
luego ag o tad o y desfallecido, | lo m ism o será confundido Jacob, | ya n o palidece­
sucederá a la m uchedum bre de gentes | rá su ro stro . ! 23 P o rq u e sus hijos verán
que atacan el m o n te de Sión. m i o b ra en m edio de ellos | y santificarán
23 E n estos últim os versículos el profeta exhorta a sus discípulos, a los q u e tien en fe en sus
p alabras, a vivir confiados com o el labrador, q u e siem bra con la esperanza de la cosecha.
OQ 1 D en tro de uno o dos años la m u ltitu d del ejército asirio se apretará e n to rn o a Jerusalén,
“ pero D ios lo disipará com o el polvo.
9 A pesar de esto, el pueblo no cree, está ciego, son com o borrachos que carecen d e discreción.
15 D esde este versículo hasta el fin del capítulo 32 tenem os una serie de discursos en q ue el
p rofeta com bate las vanas esperanzas de muchos israelitas en la ayuda d e Egipto p ara lu c h ar contra
los asirios. Pero no faltan al lado de las am enazas prom esas de salud, al parecer ligadas a la confianza
e n Yavé, que el profeta inculca en vez de la política h u m ana; v.gr., 29,5-8.17-24; 30,18-29; 32,15-20.
E n todo caso es difícil m o stra r el ord en lógico del pensam iento de Isaías y parece q u e el del texto
se halla m u y alterado.
m i nom bre. | Y p reg o n arán san to al S anto rem os en corceles veloces. —Bien, correrán
de Jaco b [ y tem erán al D io s de Israel. | veloces vuestros perseguidores. | 17 H u i­
24 Y los da alm a descarriada aprenderán la réis m il am enazados p o r cinco, | hasta
sabiduría, | y los que m u rm u rab an apren­ qu ed ar com o un m ástil sobre la cum bre
d erán la doctrina. de u n m onte | y com o b an d e ra sobre
u n a colina.
C o n t r a la p o lític a h u m a n a
B e n d ic io n e s d e l S e ñ o r s o b r e J u d á
n n 1 ¡Ay de los hijos rebeldes, dice
Y avé, que proyectan sin tenerm e 18 P o r eso os está esperando Y avé, para
en cuenta a m í, | que hacen pactos co n tra haceros gracia; | p o r eso se levanta, para
m i espíritu, | añad ien d o pecados a peca­ tener m isericordia de vosotros, | que es
dos! | 2 T o m a n el cam ino de E gipto | sin Y avé D io s justo, 1 y cuantos se le aco­
hab erm e co nsultado, | p a ra p edir el auxi­ gen son bienaventurados. 1 9 Sí, pueblo
lio del F araó n , | p a ra abrigarse a la som ­ de Sión, habitantes de Jerusalén, ya no
b ra de E gipto. | 3 P ero el apo y o del F a ra ó n llorarás más. Te h a rá gracia cuando le
será vuestra vergüenza, | y el abrigo de invoques; en oyendo tu s clam ores te res­
E gipto será vuestra confusión, | 4 pues ponderá, 20 cuando te h ay a dado a com er
cu an d o estén tu s príncipes e n Z o án | y el S eñor el p an de la angustia y a beber
lleguen tu s em bajadores a H ares, | 5 todos el agua tasada. Y a n o se ocu ltarán tus
q u ed arán b u rlad o s p o r el pueblo, | que m aestros, | sino que con tu s ojos los
de n a d a les servirá | n i p o d rá socorrerlos verás, 21 y oirás co n tu s oídos la voz de
y ayudarlos, | m as será su vergüenza y su los que te encam inan, q u e si te apartas
ignom inia. a la derecha o a la izquierda, te dirá:
6 A p arejan las bestias d e carga p a ra irEse es el cam ino, an d a po r él. 22 T endréis
al m ediodía, | a través de u n a región entonces com o inm undicia la p lata que
desierta y desolada, | d e d o n d e salen el cubre vuestros ídolos y el oro que de­
león y la leona, | la v íb o ra y el dragón cora vuestras imágenes. Y las tiraréis co­
volador. | L levan a lom o d e asnos sus m o cosa inm unda, diciendo: Lejos de
riquezas, | y sobre la giba de los cam ellos aquí. 23 Entonces te d ará El la lluvia
sus tesoros, | p a ra u n pueblo que de n ad a p a ra la sim iente que siem bres en la tie­
sirve. | 7 P o rq u e el so co rro d e E gipto no rra , y el pan que la tierra p roducirá
es m ás que v anidad, n ad a, | y p o r eso será suculento y nutritivo. 24 E ntonces p a ­
le llam o : L a soberbia adorm ilada. cerán tu s ganados en pastos pingües, y
8 Ve, pues, y escribe esta visión en unalos bueyes y los asnos que labran la tie­
tab leta, | consígnala en u n libro, | p a ra rra com erán forraje salado, aventado y
q u e sea en los tiem pos venideros | perpe­ bieldado. 25 E ntonces en to d o m o n te alto
tu o y etern o testim onio. | 9 P o rq u e este y en to d o collado sublim e h a b rá a rro ­
pueb lo es u n pueblo rebelde, | son hijos yos y corrientes de agua, al tiem po de
fem entidos, que n o quieren escuchar | la la gran m atanza, de la caída de las to ­
L ey de Y avé. | 10 Q ue dicen a los viden­ rres. 26 Será entonces la luz de la luna
tes: N o veis, | y a los pro fetas: N o nos com o la luz del sol, y la luz del sol siete
hab láis m ás que de castigos; | decidnos veces m ayor, al tiem po en que curará
cosas h alagüeñas, | profetizadnos m en­ Y avé la herida de su pueblo y sanará
tira s, | 11 ap artao s del cam ino, | quitaos las llagas de sus azotes.
del sendero, | dejad de p o n er a n uestra 27 H e aquí el nom bre de Y avé, que vie­
vista | al S an to de Israel. 12 P o r eso, he ne de lejos. | A rde su cólera, es un
aq u í lo que el S anto de Israel dice: | Y a violento incendio. | Sus labios respiran
q u e rechazáis la p alab ra | y confiáis en furor, | su lengua es com o fuego ab rasa­
falsedades e iniquidades | y en ellas os dor. | 28 Su aliento es com o to rren te des­
apoyáis, | 13 sea ése vuestro pecado para bo rd ad o | que sube h asta el cuello |
voso tro s | grieta en p ared ru in o sa, | joroba p ara cribar a las naciones en la criba de
en alto m uro, | cuyo derru m b am iento llega la destrucción | y p o n er bozal de engaño
de repente, en un instan te, | y se rom pe, a las m andíbulas de los pueblos. | 29 E n ­
com o sin p iedad se ro m p e u n a vasija de tonces vosotros cantaréis com o en n o ­
b a rro , | 14 h asta n o q u ed ar siquiera un che de fiesta, | tendréis alegre el corazón
tejón | p a ra llevar brasas al b rasero | o com o quien m arch a al son de la flau­
p a ra sacar ag u a de la cisterna. ta 1 p a ra ir al m onte de Y avé, a la roca
15 P o rq u e ved lo que dice el Señor,de Israel. | 30 Y h a rá o ir Y avé su voz m a­
Y avé, el S an to de Israel: | E n la conver­ jestuosa | y m ostrará su brazo am enaza­
sión y la q uietud está vuestra salvación, | d o r, | en el a rd o r de su ira, en m edio de
y la q uietud y la confianza serán vues­ fuego devorador, | en tem pestad, en agua­
tr a fu e rz a ; | 16 pero vosotros no habéis cero y en granizo. | 31 A la voz de Y avé
q uerid o escuchar | y habéis dicho: N o , | tem blará A sur | y será herido con el
huirem os en caballos. | Bien, huid. — H u i­ palo. | 32 C ada golpe de palo vengador |
que Yavé descargue sobre él ! se dará y estarán atentos los oídos de los que
iil son de tam bores y arpas y entre d an ­ oyen. [ 4 L os fatuos juzgarán acertada­
zas. ! 33 E stá desde hace m ucho tiem po m ente | y la lengua ta rta m u d a h ablará
p rep arad o un tofet, i está tam bién desti­ claro y expedito. | 5 N o se llam ará ya
n ad o al rey. 1 H o n d a y an ch a es la h o ­ noble al loco, | ni m agnánim o al bellaco,
ya, 1 en que n o falta p aja y leña, | 6 El insensato dice insensateces, ¡ y su
que el soplo de Y avé va a encender co­ corazón m aquina la m aldad, | com eter
m o to rren te de azufre. iniquidades, f escarnecer a Yavé, \ dejar
al ham briento con su h am b re | y q u itar
C o n d e n a c i ó n d e la p o lític a h u m a n a al sediento la bebida. | 7 L as arm as del
O í 1 ¡Ay de los que b ajan a E gipto m alvado son perniciosas, [ traza planes
** * en busca de socorro | y confían m alignos | p ara perder al desvalido con
en los caballos, | y en la m uchedum bre p alabras m entirosas, | au nque sea justa
de carro s ponen su esperanza, ( y en el la causa del p o b re ; | 8 m ientras que el
núm ero de los jinetes! [ P ero no m iran bueno tiene nobles designios | y en sus
al S anto de Israel | y no buscan a Yavé. J nobles designios persevera.
2 P o rq u e El es diestro en traer los m ales j 9 M ujeres descuidadas, oíd m i voz; i
y n o retira su palabra. | Y se levantará m ujeres confiadas, escuchad m is pala­
co n tra la casa de los m alvados, | co n ­ bras. | 1° D en tro de un añ o y unos días
tra el socorro de los que o b ran la ini­ habréis de tem blar, ¡oh confiadas!, ) p o r­
quidad. | 3 El egipcio es u n h om bre, no que no h a b rá vendim ia ni cosecha. |
es u n dios, | y sus caballos son carne, 11 T e m b la d , d e s c u id a d a s; estrem ece o s,
no son espíritu. 1 Y en tendiendo Yavé confiadas; | despojaos, desnudaos, ceñid
su m an o , | caerá el p ro tecto r y caerá el de saco vuestros lom os. ¡ 12 Se dan gol­
protegido, | am bos ju n tam en te perece­ pes de pecho, | llorando po r los herm o­
rán. | 4 P o rq u e ved lo que m e h a dicho sos cam pos y las fértiles viñas. | 53 E n la
Y avé: ¡ C om o león que ruge | o com o tierra de m i pueblo | n o hay m ás que
cach o rro de león que se arro ja sobre la cardos y espinas; | y au n en to d as las
presa, | co n tra el cual se reúne to d a la casas de placer | de la ciudad alegre. I
tu rb a de pastores, | p ero n o se aco b ard a 14 L os palacios están desiertos, I desierta
an te sus gritos ni se tu rb a an te su nú­ la ciu d ad ruidosa, | to rres y fortalezas
m ero, 1 así Y avé S eb ao t se lan zará a la devastadas, | p a ra siem pre convertidas
lucha | en el m o n te de Sión, en su colla­ en cuevas, j lugar de descanso p a ra los
do, i 5 y h u irán los enem igos com o aves asnos salvajes i y de p asto p a ra los ga­
que levantan el vuelo; | así protegerá nados.
Y avé S ebaot a Jerusalén, [ protegiendo, 15 M ientras no sea derram ado sobre
libran d o , preservando, salvando. n osotros | un espíritu de lo alto, [ y el
6 Volveos, hijos de Israel, a aquel dedesierto se to rn e en vergel, i y el vergel
quien ta n p ro fu n d o abism o os separa. | venga a ser selva, \ i 6 y el derecho m ore
7 E ntonces cad a cual tira rá sus ídolos en el desierto, | y la justicia en el ver­
de p lata y sus ídolos de oro, | que vos­ gel. ¡ 17 L a paz será o b ra de la justicia; I
otro s m ism os os hicisteis con vuestras y el fruto de la justicia, el reposo ! y la
m anos pecadoras. | 8 A su r caerá a la seguridad p ara siem pre. | 18 M i pueblo
espada, que n o es espada de h om bre, | h a b ita rá en m o rad a de paz, | en hab ita­
herido p o r esp ad a que no es de u n m o r­ ción de seguridad, ¡ en asilo de rep o so ; 1
tal. | H u irá an te la espada, I y sus jó ­ 19 y la selva caerá a los golpes del grani­
venes guerreros serán cau tiv ad os; | 9 y zo, | y la ciudad será del to d o ab ati­
de m iedo caerá su fortaleza, i y sus jefes, da. ! 20 V enturosos los que sem bráis a la
espantados, a b an d o n arán sus banderas. | orilla de las aguas | y no atáis el buey ni
Así dice Y avé, que tiene su fuego en al asno.
Sión ¡ y su h o rn o en Jerusalén.
L ib e r a c ió n d e J e r u s a l é n
N u ev a era d e Ju d á O O 1 ¡Ay de ti, devastador, que no has
Q O 1 H e aq u í que rem ará un rey en **** sido devastado! | ¡Ay de ti, sa­
**** justicia | y g o b ern arán goberna­ queador, que no has sido saqueado! |
dores en juicio. | 2 C ad a uno será com o C uando acabes de devastar serás tú de­
abrigo co n tra el h u racán , ¡ com o refugio vastado ; | cuando acabes de saquear se­
co n tra la tem pestad, | com o corriente de rás tú saqueado. *
agua en tierra seca, 1 com o la som bra 2 Ten, joh Yavé!, piedad de nosotros, |
de una gran ro ca p ara tierra calurosa. | que en ti hem os confiado. | Sé tú nues­
3 N o se o fuscarán los ojos de los que ven | | tro brazo cada día, | nuestro socorro

O O 1 E ste oráculo fue pronunciado hacia 701 ó 693, épocas en que invadió la P alestina Senaque-
rib, cuya d erro ta predice con la salud de Jerusalén. Esta salud da pie al profeta p ara anunciar
los tiem pos m esiánicos.
al tiem po d e la tribulación. | 3 A tu 22 Y avé es nuestro juez, Y avé es nues­
voz de tru en o huyen los pueblos; | cuan­ tro jefe, | Yavé es nuestro rey. E l nos
d o te alzas tú , las naciones se disper­ salva. \ 23 T u s cuerdas se aflojaron, i ya
san, I 4 Se recoge el bo tín com o cuando no sostienen el m ástil, ya no tienden
se recogen las langostas, | y se precipi­ las velas. J 24 E ütonces la presa q u e se
ta n sobre él com o sobre los cam pos la rep artirá será m uy g rande; | h asta los
langosta. | 5 Yavé es grande, se sienta en cojos to m arán p arte en el saqueo. | 25 N a ­
los cielos | y llena a Sión de rectitud y die d irá: E stoy enferm o, | pues el pueblo
d e justicia. | 6 L a seguridad de aquellos o b ten d rá el perdón de sus iniquidades.
días será tesoro de v en tu ra; | serán su
riq u eza: sabiduría, entendim iento y te­ J u ic io c o n tr a la s g e n te s
m o r de Yavé. O A A c e r c a o s , pueblos, y o íd ; escu-
7 V ed: Los de A riel lanzan gritos | y^ * ch ad naciones; | oiga la tierra y
los m ensajeros d e p az llo ra n am argam en­ cu an to s la llenan, ¡ el m undo y cuanto
te. | 8 L as calles están desiertas, | no hay en él se produce. * 2 P o rq u e está irritado
quien pase p o r los cam in o s; | h a ro to Yavé co n tra to d as las naciones, | airado
la alianza, h a ab o rrecid o a las ciudades, | c o n tra to d o el ejército de ellas. ¡ 3 L as
n o h ace cu en ta de nadie. J 9 L a tierra está destina al m atadero, | las entrega al ex­
de luto , entristecida; | el L íb ano, confu­ term inio, y sus m uertos q uedarán ab an ­
so, desfallecido; | S arón es u n desierto. | donados. | E xhalarán los cadáveres un
B asán y el C arm elo h a n perdido su fo­ h ed o r fétido ¡ y p o r los m ontes correrá
llaje. en arroyos la sangre.
io Voy a levantarm e, dice Y avé, | voy 4 L a m ilicia de los cielos se disuelve, |
a alzarm e, voy a subir. | 11 H abéis conce­ se enrollan los cielos com o se enrolla
bido heno y pariréis p aja, { y vuestro un lib ro ; [ y todo su ejército caerá ¡ co­
soplo será fuego que os devorará. ¡ 12 Los m o caen las hojas de la vid, | com o caen
pueblos serán reducidos a cenizas, | co­ las hojas de la higuera. | 5 M i espada
m o zarzas co rtad as y consum idas por se em briagará en los cielos 1 y va a caer
el fuego. | 13 V osotros, los que habitáis sobre E dom , | sobre el pueblo que he
lejos, oíd lo que yo hago, I y los que destinado al exterm inio. | ó L a espada
estáis cerca, conoced m i poder. | 14 Los de Y avé chorrea sangre 1 y está cubierta
pecadores de Sión se esp an tarán, | y tem ­ de grasa; | de la sangre de los corderos
b larán los im píos. í ¿Q uién de nosotros y de los m achos cabríos, | de la grasa
p o d rá m o rar en el fuego devorador? | de los riñones de los carneros; ¡ porque
¿Quién h a b ita r en los eternos ardores? hace Y avé un sacrificio en B osra ¡ y
15 El h o m b re ju sto en sus cam inos ygran m atanza en la tierra de E dom . ¡
recto en sus palabras, | que no quiere 7 C aen con ellos los búfalos, ¡ y los bue­
ganancias fru to de la violencia, | y cuya yes con los toros, j Su tierra está b o rra ­
m an o rechaza el presente co rru p to r; | el cha de sangre | y su suelo cubierto de
que cierra sus oídos a proposiciones san­ grasa. | 8 Es p ara Y avé u n día de vengan­
guinarias | y se ta p a los ojos p ara no za, ! un añ o de desquite p a ra la causa
ver el m al, 1 16 ése h a b ita rá en las altu ­ de Sión.
ras í y ten d rá su refugio en firmes rocas, | 9 L os torrentes de E dom se converti­
ten d rá p an y n o le faltará el agua. rán en pez, | y su polvo, en azufre, | y
*7 T us ojos verán al rey en su m agni­ será su tierra com o pez que arde día y
ficencia | y verán la tierra que se extien­ noche; ¡ 10 nunca se extinguirá, | subirá
de h asta m uy lejos. | 18 T u corazón re­ su hum o perpetuam ente. | Será asolada
co rd ará los días de te rro r: | ¿D ónde está p o r generaciones y generaciones i y n a ­
el exactor? ¿D ónde está el pesador? | die pasará m ás po r ella. ! n Se adueña­
¿Qué fue de los que co n tab an las torres? ¡ rán de ella el pelícano y el m ochuelo, | la
19 A esa gente espantable de lengua obs­ h ab itarán la lechuza y el cuervo. | E cha­
cu ra, | que tú no entiendes, que tarta­ rá Yavé sobre ella | las cuerdas de la
m u d ea palab ras im posibles de descifrar, | confusión y el nivel del vacío, | y h ab ita­
no la verás ya más. | 20 M ira a Sión, la rá n en ella los sátiros, | y todos sus no­
ciudad de n uestras festividades; | vean bles q uedarán exterm inados. ! 12 Allí ya
tu s ojo s a Jerusalén, | m o rad a de quietud, no h a b rá reino j y desaparecerán todos
tien d a bien fija, | cuyos clavos no serán sus grandes. ¡ 13 E n sus palacios crecerán
arran cad o s | ni ro ta cu erd a alguna. ) las zarzas, J en sus fortalezas las ortigas
21 A quí está Y avé p ara n o so tro s en su y los cardos, { y serán m o rad a de chaca­
gloria; | es p ara n o so tro s río y anchos les ¡ y refugio de avestruces. ¡ 14 Perros
canales | p o r donde n o irá barca de re­ y gatos salvajes se reunirán allí, | y se
m os | ni p asará ningún poderoso navio. ju n tarán allí los sátiros, i Allí tendrán

O if 1 E ste oráculo contra las gentes pone bien de m anifiesto lo expuesto en la Introducció , a
v » los libros proféticos, n .12.
su m o rad a el fan tasm a n o ctu rn o | y h a ­ rán los rescatados de Yavé. | 10 V endrán
llará su lu g ar d e reposo. i 15 Allí h a rá a Sión can tan d o cantos triunfales, | ale­
su nid o la serpiente y p o n d rá sus hu e­ gría eterna co ro n ará sus frentes. | L os
vos, | los in cu b ará y los sacará. | Allí se llenará el gozo y la alegría | y h u irán la
reu n irán los bu itres | y se encontrarán tristeza y los llantos.
un o s con otros.
L ib e r a c i ó n y g lo r ia d e I s r a e l A p é n d ic e h is t ó r ic o so b r e la
16 B uscad en el lib ro de Y avé | y ve­ INVASIÓN ASIRIA
réis que n o falta ni uno, [ p o rq u e lo h a (36-39)
m an d ad o la b o ca de Y avé | y su soplo los
L a in v a s ió n a s iria . P r i m e r a te n ta tiv a
h a reunido. | 17 El m ism o h a echado suer­
tes en tre ellos | y c o n su m an o echó las d e S e n a q u e r i b p a r a r e n d i r a J e r u s a l é n
cuerdas de d istribución d e la tie rra ; | y O í ! 1 E l afio catorce del reinado de
la poseerán p o r siem pre | y la h ab itarán Ezequías, S enaquerib, rey de A si­
de generación en generación. ria, se puso en m arch a c o n tra todas las
ciudades fuertes de Ju d á y se apoderó
O C 1 E x u ltará el desierto y la tierra de ellas. * 2 E nvió el rey de A siria a
árid a, | se regocijará la soledad y R absaces, co n im ponentes fuerzas, de La-
florecerá com o u n narciso. * | 2 F lorecerá quis a Jerusalén, al rey Ezequías. T om ó
y exu ltará con jú b ilo y can to s de triu n ­ aquél posición cerca del acueducto de la
fo ; | le será d a d a la gloria del L íb an o , | piscina S uperior en el cam ino del cam po
la h erm o su ra del C arm elo y del S arón. | del B atanero. * 3 E ntonces E lyaquim , hijo
Se verá la gloria de Y avé | y la m agni­ de H elcías, prefecto de palacio, fue con
ficencia de n u estro D ios. Sobna, secretario, y Joás, hijo de A saf,
3 F o rtaleced las m an o s débiles | y co­canciller, a R absaces, que les d ijo : D ecid
rro b o ra d las rodillas vacilantes. | 4 D e ­ a E zeq u ías: 4 H e aquí la p a la b ra del rey
cid a los de ap o cad o co razó n ; I, V alor, g rande, d e l rey de A siria; ¿D e d ó n d e te
n o tem áis, h e ahí a n u estro D ios. | Vie­ viene esa tu confianza? 5 ¿Crees que p a ­
ne la venganza, viene la retribución de labras vanas pueden servir de consejo
D ios, | viene El m ism o y El n os salvará. | y de fuerza p a ra la guerra? ¿En qué po­
5 E ntonces se a b rirá n los ojo s de los cie­ nes, pues, tu confianza p a ra resistirm e?
gos, | se ab rirán los o ídos de los sordos. | 6 ¿Es que cuentas con el E gipto y has
6 E ntonces saltará el cojo com o un cier­ to m ad o p o r apoyo a esa cañ a ro ta que
vo | y la lengua d e los m u d os can tará h o ra d a y hiere la m an o que sobre ella
gozosa. | B ro tarán aguas en el desierto | se apoya? P o rq u e eso es el F a raó n , rey
y co rre rán arroyos p o r la soledad. | 7 L a de E gipto, p a ra todos cuantos con él
tierra seca se con v ertirá en estanque, | y cu en tan .* 7 Y si m e decís: Es en Yavé,
el suelo árid o en fuentes. | L o que fue nuestro D ios, en quien ponem os nuestra
m o rad a y cubil de chacales | se cubrirá con fian za: ¿N o ha sido el m ism o Ezequías
de cañas y juncos, | 8 y h a b rá allí cam ino quien h a hecho desaparecer los altos y
ancho, | que llam arán la vía sa n ta ; | los altares, diciendo a Ju d á y a Jerusa­
nad a im p u ro p asará p o r ella. | El m ism o lén : Sólo en este a lta r adoraréis? * 8 H az,
guiará al cam in an te | y los sim ples no pues, convenio con m i señor el rey de
se d escarriarán. | 9 N o h a b rá allí leones, A siria. Y o te daré dos m il caballos si tú
ni fiera alguna p o n d rá los pies allí. | P or eres capaz de a p ro n ta r o tro s tan to s jine­
ella m arch arán los lib ertados | y volve­ tes que los m onten. * 9 ¿Serías tú capaz

OC 1 E n contraste con el capítulo 34, éste nos p in ta la vuelta de Israel a su p atria y la restaura-
ción pacífica en la tierra de C anán, q u e D ios les había dado. E n éste, com o en todos los v a­
ticinios del m ism o género, hace resaltar con vivos colores la descripción poética d e los tiem pos
mesiánicos.
0 £ 1 L os capítulos 36 a 39 son de las páginas más interesantes de la historia d e Jerusalén, to-
^ " m adas de 2 Re 18,13-20,21, en q u e se destaca la figura del profeta. E n ella sobresale el d is­
curso d e Isaías co n tra el orgullo de los asirios, cuya d erro ta anuncia. P arecen resp o n d er estos su ­
cesos a la cam paña de S enaquerib de los años 701 ó 693.
2 R absaces es el jefe de los oficiales o general en jefe del ejército, a u n q u e entonces éste era
m andado p o r el rey en persona, q u e asediaba a L aquis, al su r de Judá. Rabsaces se sitúa al sudeste
d e Jerusalén, en el valle C edrón. El prefecto de palacio que sale a recibirle es el m ism o d e q ue se
habla atrás (22,20), pero el secretario acom pañante ha de ser distinto del prefecto, co n tra quien
hab la el p rofeta (22,15).
6 L os etíopes de N ap ata habían logrado apoderarse de Egipto, y, siguiendo las tradiciones
faraónicas, aspiraban a intervenir en C anán y oponerse a los asirios.
7 Es curiosa esta alusión del asirio a la reform a religiosa de Ezequías, q u e m u estra cuánto le
apreciaba el autor sagrado.
8 L os asirios habían hecho grandes progresos en el manejo del caballo, y era la caballería la
fuerza principal de su ejército.
de rech azar a uno solo de los m enores E z e q u í a s c o n s u lta a Y a v é p o r Isa ía s
servidores de m i señor? P ero cuentas con
que el E g ip to te va a su m in istrar cab a­ O *7 1 E n oyendo el rey E zequías aque-
llos y jinetes. 10 ¿Acaso sin c o n ta r con * lio, rasgó sus vestiduras, se vis­
Y avé h e invadido yo esta tie rra p ara tió de saco y en tró en el tem plo de
devastarla? Y avé m e h a dicho: Invade Y av é,* 2 y envió a E lyaquim , prefecto
la tie rra y devástala. del p alacio ; a S obna, secretario, y a los
11 E ntonces E lyaquim , S o b na y Jo á s di­m ás ancianos de los sacerdotes, vestidos
je ro n a R ab saces: H a b la a tu s siervos de saco, a Isaías, hijo de A m ós profeta,
en aram eo , pues le enten d em os; n o nos qu e le d ije ra n : 3 H e aq u í lo que dice
hab les en jud ío , n o lo oiga la gente que E zequías: El día de hoy es día de angus­
hay en las m urallas. 12 R absaces respon­ tia, de castigo y de o p ro b io . El hijo h a
dió : ¿Acaso a tu señor y a ti m e h a m a n ­ llegado a térm ino, pero n o hay fuerza
d ad o m i señ o r dirigir estas p alabras? ¿N o p a ra d arlo a luz. 4 A ver si Y avé, tu
so n m ás bien p a ra la gente sen tad a en D ios, h a oído las p alab ras de R absaces,
las m urallas, q u e con voso tros h ab rán m an d ad o p o r el rey de A siria, su señor,
de com erse sus excrem entos y beberse p a ra in su ltar a l D io s vivo, y le castiga
sus orines? * 13 A vanzó entonces R a b sa­ Y avé, tu D ios, p o r las p alab ras que él
ces y gritó fuertem ente en lengua ju d ía : h a oído. D irígele u n a súplica p o r este
14 H e aq u í lo q u e dice el rey grande,resto que subsiste todavía. *
el rey d e A siria: que n o os engañe Eze­ 5 L o s servidores del rey E zequias fue­
q uías : 15 M irad q u e él n o p o d rá libraros. ro n a Isaías, e Isaías les d ijo : 6 D ecid a
Q u e n o o s h ag a confiar en Y avé dicien­ vuestro señor esto. H e aq u í la p alabra
d o : Y avé seguram ente n o s lib ra rá, no de Y avé: N o te asuste el discurso que
caerá esta ciudad en p o d er del rey de acabas de oir, en el qu e los servidores
A siria. i* N o escuchéis a E zequías; he del rey de A siria m e han ultrajado. 7 Y o
aq u í lo que dice el rey d e A siria: H aced voy a poner en él un espíritu tal, que en
p a t s s conm igo, ren d io s, y c a d a cu a l co­ recibiendo cierta noticia, se volverá a su
m erá el fru to de su viña y d e su higuera, tierra, y allí le haré caer al filo de la es­
y b eb erá el ag u a de su cisterna, 11 hasta pada. *
q u e venga y o a llevaros a un a tierra
S e n a q u e r i b i n t i m a d e n u e v o la
com o la vuestra, tie rra d e trig o y de vino,
tie rra de cereales y de viñas. * 18 Q ue no r e n d ic i ó n
os em b au q u e E zequías diciendo: Yavé 8 Volvióse R absaces y halló al rey de
n o s lib rará. ¿Acaso los dioses de los pue­ A siria asediando a L ibna, pues supo que
blo s lib ra ro n cad a u n o a su tie rra de h a b ía dejado L aquis. 9 S upo entonces el
las m an o s del rey de A siria? * 19 ¿D ónde rey de A siria que T araca, rey de E tio ­
están los dioses d e Ja m a t y de A rp ad ? pía, se h a b ía puesto en m arch a co n tra
¿D ó n d e los dioses de Sefarvaim ? ¿D ónde él, y m an d ó o tra vez sus m ensajeros a
lo s dioses de S am aría? ¿L ibraron a Sa­ E zequías con esta o r d e n : 10 D ecid a E ze­
m aría de m is m anos? 20 ¿C uál de los dio­ quías, rey de Ju d á : Q ue no te engañe
ses d e estas tierras p u d o lib ra r la suya de tu D ios, en quien h as puesto la confian­
m is m an o s p a ra que Y avé p ueda librar za, d icien d o : Jerusalén no será entregada
de m is m an o s a Jerusalén? en m an o del rey de A siria. u ¿N o sabes
21 E llos se callaro n y n o dijeron n a ­ cóm o los reyes de A siria h a n destruido
d a, p o rq u e el rey h a b ía d ad o esta o r­ a to d o s los pueblos? ¿Y vas a salvarte
d e n : N o les respondáis. 22 E lyaquim , hijo tú? 12 ¿Salvaron sus dioses a los pueblos
de H elcías, prefecto del p alacio; Sobna, qu e destruyeron m is p adres, a G osán y
secretario, y Jo ás, hijo d e A saf, canci­ Ja rrán , a R esef y a los hijos de E dén,
ller, rasg aro n sus vestiduras, se to rn a ro n qu e están en T elasar? 13 ¿D ónde están el
a E zequías y le refirieron las palabras rey de Ja m at, el rey de A rp a d y el rey de la
de R absaces. I ciu d ad de Sefarvaim , de H en a y de Iva?
12 C om o se ve, es ya vieja la artim a ñ a de los invasores de no reconocer a los gobiernos d e los
pu eb lo s am enazados y su pretensión de tra ta r con el pueblo m ism o, cuyos salvadores p reten d en ser.
17 L a d eportación de los pueblos en trab a en los planes políticos de A siría, y ésta d a p o r supuesta
el enviado de Senaquerib.
1 8 El h istoriador sagrado pone m uy d e relieve las blasfem ias del asirlo co n tra Yavé, q u e no
era a sus ojos sino uno de ta n to s dioses.
Oy 1 A n te aquellas blasfem ias, el rey se rasga las vestiduras de horror, y m ientras se dirige al
^ * tem plo, envía sus m inistros al profeta.
4 S enaquerib, com o si estuviera seguro de la victoria sobre el etíope, envía u n a nueva em ba­
jad a a Ezequias, esta vez p o r escrito, pero con las m ism as ideas. Ezequías presenta la carta an te
Yavé, com o p a ra despertar su cólera contra el blasfem o. L a respuesta le viene p o r Isaías y es co n ­
fo rm e a los deseos del rey y a la providencia de Yavé sobre Judá. E ste oráculo nos pone d e m ani­
fiesto el genio poético del profeta.
7 Se hab la aq u í de u n a «noticia»; después (v.36), d e una catástrofe.
P le g a r ía d e E z e q u í a s y r e s p u e s ta tierna; | serán com o el m usgo q u e nace
d e Y avé en los tejados, ab rasa d o p o r el viento
solano. | 28 Y o sé cuándo te levantas y
w E zequías recibió la ca rta de la m ano
cuándo te sientas | y conozco todas tus
d e los m ensajeros, y luego de leerla su­ andanzas. | 29 T u fu ro r co n tra m í, tu
bió al tem plo de Y avé, 15 y desplegándola insolencia, h a n llegado a m is oidos. |
an te Y avé le dirigió esta plegaria: 1,1 ¡Oh Y o te pondré m i a ro en la nariz, | y m i
Y avé S ebaot, D io s de Israel, que te sien­ freno en tus labios, | y haré que te vuel­
tas entre los querubinesl T ú eres el solo vas p o r el cam ino p o r donde viniste. |
D io s de to d o s los reinos de la tierra. 30 H e aquí a h o ra la señal p a ra ti: | Este
T ú h as hecho los cielos y la tierra.
añ o se com erá lo que produzcan los gra­
1 7 Inclina tus oídos, ¡oh Y avé!, y oye.
nos caídos, l y a l siguiente lo qu e d e sí
A bre, ¡oh Y avé!, tus ojos y m ira. Oye produzca la tierra sin sem brarse, ! pero
to d as estas palab ras que m e dirige Sena­
al tercer año sem braréis y cosecharéis, |
q uerib p a ra escarnecer al D ios vivo. 1 8 Es p lantaréis viñas y com eréis su fruto. |
verdad, ¡oh Yavé!, que los reyes de Asi­ 31 El resto que queda en la casa de Ju d á I
ria h a n d estruido a to d o s los pueblos y echará raíces po r debajo | y llevará fru ­
sus tierras; 19 que arro jaro n al fuego a to s en lo alto. * | 32 P o rq u e saldrá de
sus dioses, que no eran dioses, sino obra Jerusalén un resto, | y sobrevivientes del
de la m an o de los hom bres, leño y piedra, m onte de S ión; ¡ el celo de Y avé Sebaot
y los destruyeron. -!(l L íbranos, pues, Yavé, h a rá esto.
D io s n uestro, de sus m an o s y que apren­ 33 H e aquí, pues, lo que dice Yavé del
d a n to d o s los reinos de la tierra que tú rey de A siria: | N o en trará él en esta
eres Yavé, el D io s único. ciudad | n i arro jará en ella flecha; | no
21 E ntonces Isaías, h ijo de A m ós, m an­ m arch ará co n tra ella em brazando el es­
d ó a decir a E zequías: H e aq u í lo que cudo | ni la ro d eará de trincheras. |
dice Y avé, D io s de Israel: P o r la plegaria 34 P or el cam ino que trajo se to rn ará. |
que tú m e h as dirigido con m otivo de N o en tra rá en esta ciudad, dice Y a­
lo de Senaquerib, rey de A siria, 22 he vé. | 35 Y o defenderé esta ciudad, yo la
a q u í la sentencia que Y avé pronuncia libraré | p o r am o r de m í y de m i siervo
co n tra él: | T e desprecia, se burla de D avid.
ti, | virgen, h ija d e S ió n ; | yergue detrás
de ti su cabeza, | h ija d e Jerusalén. | L a lib e r a c ió n
23 ¿A quién has u ltrajad o y escarnecido? | 36 Vino el ángel de Yavé e hirió en
¿C o n tra quién has alzado tu voz y has el cam po de los asirios a ciento ochenta
dirigido tu s soberbias m iradas? | ¿C ontra y cinco m il hom bres, y a la m añana, al
el S anto de Israel? | 24 P o r m edio de tus despertar, no se veían m ás que cadáve­
esclavos has u ltrajad o al S eñor | y has res. * 37 E ntonces Senaquerib, rey de A si­
d icho: C o n m is num erosos carro s | he ria, levantó el cam po y se to rn ó , quedán­
subido a las crestas de las m ontañas, | a dose en N ínive; 38 y m ientras o ra b a en
las cum bres del L íbano, | y he cortado el tem plo de N esroc, su dios, sus hijos
los sublim es cedros | y los m ás herm osos A dram elec y Saresec le m ataro n a espada
cipreses. | H e llegado a las m ás altas ci­ y huyeron a la tierra de A rara t. L e suce­
m as | y a los m ás espesos bosques; | dió su hijo A saradón.
25 h e alu m b rad o y beb id o aguas extran­
jeras; I he secado con m is pies los cana­ E n f e r m e d a d d e E z e q u ía s
les de Egipto. O O 1 E nferm ó p o r entonces Ezequías
26 Pues o y e : H a m ucho tiem po ya que“ O de enferm edad m o rta l; y el pro­
yo p rep arab a esto ; | lo resolví m uy de feta Isaías, hijo de A m ós, vino a verle y
antiguo y a h o ra lo cum plo. | T ú habrás le d ijo : * 2 D ispon de tu casa, porque vas
de h acer m o ntones de ru in as de ciudades a m orir, no curarás. E zequías se volvió
fuertes, | 27 cuyos h ab itan tes estarán sin cara a la p ared e hizo a Y avé esta ple­
fuerza, espantados y confusos. | Serán garia: 3 ¡Oh Yavé!, acuérdate de que he
com o la h ierb a de los cam pos, verdura an d ad o fielm ente delante de ti de todo

31 «El resto» es u n a alusión a los cautivos de Judá, en núm ero d e 200.000, llevados cautivos
p o r S enaquerib (Crónica de este rey).
36 L a sentencia com ún de los expositores es q u e una peste q u e d e rep en te se desarrolló en el
ejército asirio obligó a Senaquerib a retirarse de Judá, adonde no volvió más. H ay fundam ento para
su p o n er q ue en este relato están englobadas dos expediciones del rey, la u n a de 701 y la o tra posterior
a 693. E n esta postrera habría tenido lugar esta derrota de Senaquerib. Su m u e rte a m anos de dos
d e sus hijos, sin duda descontentos d e la sucesión ordenada por el padre, no tuvo lugar h asta 681.
OQ 1 M o rir en la plen itu d d e los días, cuando ya el cuerpo se inclina a la sep u ltu ra, era m irado
^ ^ com o u n favor de D ios; pero acabar la vida a la m itad de la carrera era cosa m u y triste y
q u e tenía todas las apariencias de u n castigo divino. E sto explica la conducta d e Ezequías, q ue no
conocía las esperanzas q u e Jesucristo nos abrió co n su resurrección.
co razó n y que h e hecho lo que te era 10 Y o dije: A la m itad de mis días ] voy
grato. 4 Y se puso a sollozar. L a p alab ra a b ajar a las puertas del sepulcro, p rivado
de Y avé fue dirigida a Isaías, diciéndole: del resto de m is años. | 11 D ije: Y a no
5 V ete y di a E zequias: Así h ab la Yavé, veré m ás a Y avé en la tierra de los vi­
el D io s de tu pad re D av id : H e oído tu vientes ; | ya no veré ho m b re vivo de entre
o ració n y h e visto tu s lágrim as. V oy a los m oradores del m undo. 112 M i m o rad a
añ ad ir a tu vida quince arios m ás. 6 D e es arran cad a, llevada lejos de mi, | com o
la m an o del rey de A siria yo te libraré tienda de pastores. ¡ C om o tejedor co rtó
a ti y a esta ciu d ad ; yo protegeré a esta el hilo de m i vida | y le separó de su tr a ­
ciudad. 7 H e aq u í la señal de Yavé, de m a. | 13 D ía y noche m e consum o, grito
q u e h a rá Y avé lo que h a d icho: 8 H aré h asta la m añana, | pues com o león m uele
retroced er la so m b ra en el reloj de Ajaz todos m is huesos. | 14 C hillo com o golon-

ij r jj. , - jj- ■ •••» '

J 1.

Reloj solar fenicio

ta n to s grad o s cu an to s en él h a avanzado, d rin a y gimo com o palom a. ! M is ojos se


diez grados. Y en el cu ad ran te retroce­ consum en m irando a lo alto. | ¡Oh Yavé,
dió la so m b ra los diez grados que había m ira m i angustia y confórtam e! | 15 ¿Qué
avanzado. * voy a decir yo? | Y a m e h a dicho El, y h a
hecho; | a pesar de m i m al acabaré el
C á n ti c o d e a c c ió n d e g r a c ia s curso de mis años. [ L os que el S eñor
de E z e q u ía s protege viven p ara E l | y en tre ellos reco­
9 C ántico de Ezequías, rey de Judá, deb raré alientos de vida. | M e h as curado
cuan d o enferm ó y cu ró de su enferme­ y m e dejas vivir. | 17 M i m al se h a to rn a­
d ad : * do en bien, | y h a s preservado m i alm a
8 Isaías, q u e en 7,10 había ofrecido a A jaz el m ilagro que quisiera, ofrece ahora a su hijo hacer
retroceder diez líneas u horas el cuadrante solar que A jaz había instalado en el palacio.
Es digna d e notar la p aten te m anera con que se n arra este suceso aquí y en 2 R e 20,1 ss.
9 Este cántico de Ezequías no se halla en 2 R e 20, de donde está tom ada la sección. Es notable
p o rq u e nos da a conocer los tristes sentim ientos de los israelitas ante la m uerte, a causa de la obs­
cu rid ad en q u e vivían sobre los futuros destinos del hom bre. N o sólo no conocían los resplandores
d e la fu tu ra resurrección de Jesucristo, sino que desconocían aú n las prom esas del libro de la Sabi­
du ría. U n a viva fe en D ios, q u e da a cada uno según sus obras, los consolaba; pero esta fe era obscura,
au n q u e p o r esto más m eritoria.
M erodacbaladún, rey de Caldea, y su primer ministro

del h o y o de la co rru p ció n | y h as echado 21 Isaías m an d ó tra e r u n a cataplasm a


tras d e ti to d o s m is pecados. | 18 P orque de higos e hizo qu e se la pusieran en la
n o puede alab arte el sepulcro, | n o puede llaga, y Ezequías sanó. * 22 Y preguntó
celebrarte la m u erte | ni pueden los que E zequías: ¿Qué señal tendré yo de que
descienden a la fosa I esperar en tu fideli­ volveré a subir al tem plo de Yavé?
dad. | 19 L os vivos, los vivos so n lo s que
E m b a ja d a d e M e ro d a c b a la d á n
pueden alab arte, | com o yo te alabo hoy, |
y de p ad res a hijo s p reg o n ar tu fideli­ y p r e d i c c ió n d e l c a u tiv e r io
dad. 12o Q ue n o s salve Y avé y cantarem os O Q 1 P o r en to n c e s M e ro d a c b a la d á n ,
a l a rp a to d o s los dias de n u estra vida, | “ h ijo de B a la d án , rey de B abilonia,
a n te el tem plo d e Yavé. m an d ó a Ezequías un m ensaje y un pre-
21 E s m anifiesto q u e estos dos versículos están
no en su lugar. L e íd o el 22 después del 6 y
el 2 i después del 8 hacen perfecto sentido.
sente, pues h a b ia ten id o n o ticia d e su cam ino a vuestro D ios. * I 4 Q ue se relle­
enferm edad y d e su curación. * 2 Ezequías n en to d o s los valles | y se rebajen todos
se alegró d e ello y enseñó a los em bajado­ los m ontes y collados; | q u e se allanen las
res su teso ro , la p lata, el o ro , los perfu­ cuestas | y se nivelen los declives. | 5 P or­
m es y ungüentos preciosos, su arsenal y qu e va a m ostrarse la gloria de Y avé, | y
to d o cu a n to h ab ía e n su s alm acenes. N o a u n a la verá to d a carne.
h u b o n a d a , ni en el palacio n i en sus de­ H a h ablado la b o ca de Y avé. | 6 U n a
pendencias, q u e n o les enseñase Ezequías. voz dice: G rita. | Y yo resp o n d o : ¿Qué
3 E l p ro feta Isaías fue a ver a E zequías y he d e gritar? | T o d a carne es com o hier­
le p reg u n tó : ¿Q ué h an dicho esas gentes b a, | y to d a su gloria com o flor del cam ­
y d e d ó n d e vienen? * E zequías respondió: po. | 7 Sécase la h ierb a, m archítase la
H a n venido d e lejos a verm e, de B abi­ flor, | cu an d o sobre ellas p asa el soplo de
lonia. ¿Y qué es lo q u e d e tu palacio h an Y avé. | 8 Sécase la h ierb a, m architase
visto?, preguntó. Y E zequías respondió: la flor, | pero la p a la b ra de nu estro D ios
H a n visto cu a n to e n m i p alacio h a y ; no perm anece p o r siem pre.
h a q u ed ad o n a d a d e cu a n to h ay en mis 9 Sube a u n alto m onte, | anuncia a
alm acenes q u e n o les h a y a enseñado. S ión la b uena nueva. | Alza co n fuerza la
5 E ntonces dijo Isaías a E zequías: Oyevoz, tú q u e llevas la b uena nueva a Je ru ­
la p a la b ra d e Y avé S eb ao t: 6 T iem po ven­ salén. | A lzadla, n o tem áis nada, | decid
d rá en q u e to d o cu an to h ay en este pala­ a las ciudades de J u d á : | H e aquí a vues­
cio y cu an to reu n iero n tu s p adres hasta tro D ios. | *° H e aq u í al Señor, Y avé, que
el d ía d e h o y será llevado a B abilonia; viene con fortaleza. | Su brazo dom ina­
n a d a q u ed ará, dice Y avé. 7 Y tu s hijos, rá. | Ved q u e viene con él su salario y va
tu s p ro p io s hijos, los engendrados p o r ti, delante de E l su fru to . | 11 El apacentará
se rá n llevados y to m ad o s p o r eunucos a su reb añ o com o p asto r, | El le reunirá
p a r a el palacio del rey d e B abilonia. co n su b razo ; | E l llevará en su seno a los
8 Y E zequías dijo a Isaías: B uena es la corderos | y cu id ará a las paridas.
p a la b ra d e Y avé q u e m e anuncias. Así, 12 ¿Quién m idió las aguas con el hueco
p en sab a él, h a b rá p o r lo m enos p az y se­ de su m ano, I y a palm os los cielos, | y al
g u rid ad d u ran te m i vida. * tercio de efá el polvo de la tierra; | pesó
en la ro m an a las m o n tañ as | o en la ba­
lanza los collados? | 13 ¿Quién h a son­
Q U I N T A P A R T E deado el espíritu de Y avé, | quién fue su
consejero y le instruyó? 114 ¿Con quién de­
I s r a e l, lib r e d e l c a u tiv e rio liberó El p a ra recibir instrucciones | y que
BABILÓNICO le enseñase el cam ino de la justicia? |
(40-48) ¿Q uién le enseñó la sabiduría | y le dio
a conocer el cam ino del entendim iento? |
G l o r i a d e Y a v é e n la lib e r a c ió n 1 5 Son las naciones com o gota de agua
d e su p u e b lo en el caldero, | com o grano de polvo
JA 1 C onsolad, con so lad a m i pueblo, | en la balanza. | L as islas pesan lo que el
dice vuestro D io s; | an im ad a Je­ polvillo que se lleva el viento. 1 16 El L í­
rusalén y g ritadle * | 2 q u e se acabó su b an o no b asta p ara leña, | ni sus anim ales
servidum bre, | y h a n sid o expiados sus p a ra el holocausto. 1 1 7 T o d o s los pueblos
pecados, | y que h a recibido de m anos de son delante de El com o nada, | son ante
Y avé | el doble p o r to d o s sus crím enes. El n a d a y vanidad.
3 U n a voz g r ita : A brid u n a calzada a
Y avé en el desierto, 1allan ad en la soledad
OQ 1 E ste episodio, com o los precedentes, no está en orden cronológico. M erodacbaladán luchó
^ p o r la independencia d e la C aldea contra la A siria hasta q u e en 605 fue to m ad a Babilonia,
m u e rto B aladán y destruido su ejército. Estos em bajadores vienen, sin duda, a prom over la coali­
ción d e los pueblos cananeos contra Senaquerib.
8 E zequías se resigna an te la sentencia de Yavé, com o H elí y D avid (1 Sam 3,18; 2 S a m 2 4 ,i4 );
pero to d av ía m ira com o u n a m anifestación de la divina m isericordia el q u e los m ales anunciados se
d ifieran h asta después de su m uerte.
4 n 1 P o r el com ienzo de esta p arte segunda del libro de Isaías, el Eclesiástico dice d e este pro-
* " feta q u e contem pló el fin de los tiem pos y consoló a los que lloraban a Sión (E d o 48,27).
Israel h a p agado ya el doble d e lo que p o r sus pecados había m erecido. A légrese ya, porque viene
a salvarle Yavé, sabio y poderoso, ante quien son nada los ídolos y los príncipes de las naciones.
El es quien h a suscitado al conquistador, quien lo predijo antes q u e llegase p ara d ar libertad a su
pueblo. Este, sostenido p o r D ios, no te n d rá que te m er; sus enem igos q u ed arán aniquilados y a él
le h a rá volver a la patria com o p o r u n um broso bosque.
3 El p rofeta nos presenta a Yavé llegando por el desierto p ara hacer justicia salvando a su p u e­
blo. M an d a p rep ara rle los cam inos, com o se hace a los reyes que visitan u n a ciudad. E n v irtu d de
la analogía, los evangelistas p o n en este te x to en boca del B autista, que invita al pu eblo a prep arar
los cam inos al M esías m ed ian te la penitencia .(Le 3,4 s.).

N á c a r-C o lu n e a
V a n i d a d d e lo s íd o lo s m o siem pre, I y seré en los últim os tiem ­
18 ¿A quién, pues, co m p araréis vuestrapos I 5 Las islas le ven, y tiem blan, j y se
D io s, | qué imagen haréis que se le ase­ em en tan los eeafivies de ta tierra. ¡ Se
m eje? I 19 El ídolo es ftindido po r el fun­ reúaen y ju n to s vienen al juicio.
d id o r, el orfebre le reviste de oro I y le 6 U no a o tro se ayudan, I uno a o tro
ad o rn a con cadenillas de plata. * se dicen: jAnim o! I 7 El escultor anim a
20 P ara hacer a la im agen una peana 1 al orfebre, l y el que bate el oro al forja­
to m an m adera incorruptible I y buscan dor, í diciendo: Bien está esa soldadu­
u n buen o b rero I que ñje el ídolo para ra. | Y le afirm a con clavos p ara que no
que n o se caiga. se caiga.
21 ¿N o lo sabéis? ¿N o os lo habéis apren­
dido? i ¿N o os lo han dicho desde el prin­ P r o m e s a d e lib e r a c ió n
cipio? ¿N o lo habéis visto desde que se 8 Pero tú, Israel, eres mi siervo: | yo
fundó la tierra? i 22 Está El sentado sobre te elegí, Jacob, ! progenie de A braham ,
el o rb e de la tierra, '■cuyos hab itantes son mi am igo. ! 9 Y o te traeré de los confines
an te El com o langostas. I El tiende los de la tierra í y te llam aré de las regiones
cielos com o un toldo, I los despliega com o lejanas, ! diciéndote: Tú eres mi siervo, |
un a tienda de m orada. I 2? El torna en yo te elegí y no te rechazaré. 1 10 N o tem as
nad a a los poderosos. I y en vanidad a nada, que yo estoy co n tig o : I no desm a­
los jueces de la tierra. 24 A penas plan­ yes, que yo soy tu D ios I Yo te fortale­
tad o s, apenas sem brados, ! apenas han ceré, yo vendré en tu ayuda. I y con la
echado sus tro n co s raíces en la tierra. I m ano de mi justicia te sostendré. 111 C on­
sopla sobre ellos, y se secan, I y com o p a ­ fundidos serán y cubiertos de ignom inia |
juela los arra stra el huracán. todos los que te persiguen. I Serán redu­
25 ¿A quién, pues, que m e iguale I m ecidos a la nada, aniquilados, ! los que
asem ejaréis?, dice el Santo. I 26 Alzad a contienden contigo. ! 12 Buscarás y no
los cielos vuestros ojos y m irad: ! ¿Quién hallarás a los que te aborrecen, | serán
los creó? I El que hace m arch ar su bien reducidos a la n ada los que te com baten. |
co n tad o ejército, I y a cada uno llam a por 13 P o rq u e yo, Y avé, tu D ios, ! fortaleceré
su nom bre, i y ninguno falta, i tal es su tu diestra; I y yo te digo: N ada tem as, |
inm enso poder v su gran fu e rz a .127 ¿C óm o yo voy en tu ayuda 1 14 N ada tem as, gu­
dices tú , Jaco b : ' cóm o m urm uras tú , ís- sanillo de Jacob, (coquito de Is ra e l.! 15 Yo
rael: l Yavé no ve lo que sucede. ’ Yavé te haré com o agudo rastrillo, 1 nuevo y
no se da cuenta de la justicia de mi cau­ arm ado de dientes. : Irás, trillarás y pul­
sa? I 2<* ¿N o sabes tú. no has aprendido, I verizarás los m ontes y desharás en me­
que Yavé es D ios eterno. 1 que creó los nuda paja los collados. 1 ^ Los bieldarás,
confines de la tierra. que ni se fatiga y el viento los aventará, 1 y el huracán los
ni se cansa 1 y que su sabiduría no hay dispersará 1 Y te regocijarás en Yavé | y
quien la alcance? I 29 El da vigor al fati­ te gloriarás en el S anto de Israel.
gado ' y m ultiplica las fuerzas deí débil; 1 17 Los pobres, los m enesterosos, buscan
3° se cansan los jóvenes, se fatigan. 1 y los el agua y no la h a lla n : 1 su lengua está
guerreros llegan a flaquear: 1 M pero los seca po r la sed; I pero yo. Yavé, los oiré;
que confían en Yavé renuevan sus fuer­ yo, el D ios de Israel, no los aban d o n a­
zas, y echan alas com o de águila. I y vue­ ré. 1 ,R Yo. Yavé. haré b ro tar m anantia­
lan velozm ente sin cansarse, i y corren les en las alturas peladas 1 y fuentes en
sin fatigarse. m edio de los valles T ornaré el desierto
en estanque. 1 y la tierra seca en corrien­
Y a v é s u s c ita u n l i b e r ta d o r tes de aguas. i 10 Y o plantaré en el desier­
A| 1 O ídm e, islas, en silencio: i reno- to cedros y acacias, ! m irtos y olivos. I Yo
vad, joh pueblos!, vuestras fuer­ plantaré en la soledad cipreses, i olm os
zas; I acercaos y hablad, 1 entrem os en y alerces juntam ente, l 20 Para que todos
juicio. I 2 ¿Quién le h a suscitado del lado vean y com prendan * y todos consideren
de levante ! y en su justicia le llam ó para y entiendan que es la m ano de Yavé la
que le siguiera? 1 ¿Quién puso en sus m a­ que hace eso I y el S anto de Israel el que
nos los pueblos I y le entregó los reyes? I !o crea.
Su espada los reduce a polvo, i y su arco 21 Venid y alegad vuestro derecho, ' pre­
los dispersa com o brizna de paja, i 3 Los sentad vuestras pruebas, dice el Rey de
persigue y va tran q u ilam en te ’ p o r cam i­ Jacob: 1 22 Q ue se acerquen y nos anun­
nos que no había pisado nunca 14 ¿Quién cien lo que está po r venir. > ¿Qué predic­
hace esto, quién lo cum ple0 El que desde ciones hicisteis en lo pasado? ¡ P ara que
el principio llam ó a las generaciones. 1 Yo. las tengam os en cuenta. I A nunciadnos
Yavé, que era al principio, I y soy el m is­ lo po r venir, l y verem os su cum plim ien-
19 Los w .6-7 del capítulo 41, que están allí fuera de contexto, encajan aquí perfectamente y
deberían traspasarse a este lugar.
to. | 23 A nunciadnos lo p o r venir, | para C a n to t r iu n f a l e n h o n o r d e Y a v é
que sepam os así que sois dioses. | Vea­
m o s; haced bien o haced m al, haced algo 10 C an tad a Yavé un cántico nuevo, |
p ara que po d am o s m edirnos. | 24¡Bah! lleguen sus loores a los extrem os de la
N o sois nada, | y vuestra o b ra es nada, | tierra. ¡ Estrem ézcase el m ar y cuanto en
abom inable quien os elige. él se contiene, i las islas con sus habitan*
25 Y o le he suscitado del septentrión,tes.* | H Alce su voz el desierto, y las
y ya llega, ) llam ado p o r su nom bre del ciudades l y las aldeas que h a b ita C edar. |
lad o de levante. 1Pisa a los príncipes com o Lancen gritos de júbilo los habitantes de
se pisa el polvo [ y com o el alfarero pisa Sela ' y entonen sus cánticos en lo alto
el b a rro con sus pies, i 2&¿Quién antes le de los m ontes. \ 12 Q ue den gloria a Y avé, |
an u n ció y nos le dio a conocer de an te­ que canten sus alabanzas en las islas. |
m ano, i p ara que digam os: Justam ente? 13 A vanza Yavé com o un gigante, { com o
N ad ie le anunció, nadie h abló de él, I na­ guerrero se excita en su ardor. ! L anza su
die o s oyó una palabra, j 27 Y o el prim ero grito, un potente grito de guerra, ¡ y
le anuncié a Sión, | y di a Jerusalén la m uestra su fuerza ^contra sus enem igos.
buena nueva, j 28 M iro, y no hay nadie; |
n o se halla en tre ellos un p ro feta: , les I s r a e l s e r á v e n g a d o y li b e r a d o
p reg u n to : ¿D e dón d e viene?, ¡ y no saben 14 M ucho tiem po callé, | estuve en si­
responder. | 29 ¡Bah! T o dos son nada, | y lencio, me contuve; ! com o m ujer en p ar­
su o b ra es nada, | y sus ídolos, viento y to, gemía, I suspiraba y jadeaba. 115 Pero
vanidad. ahora devastaré los m ontes y los coHa-
dos I y secaré todo verdor. | H aré islas las
A €% 1 H e aq u í a m i siervo, a quien sos- corrientes de aguas | y secaré los lagos. I
tengo yo, mi elegido, en quien se 16 Llevaré a los ciegos po r un cam ino
com place mi alm a. H e puesto mi espíri­ ignorado, | los conduciré p o r senderos
tu sobre él, y él d ará la Ley a las nacio­ desconocidos. I A nte ellos to rn aré en luz
n e s ;* 2 n o gritará, n o h ab lará recio, no las tinieblas I y en llano lo escarpado. |
alzará su voz en las p lazas; 3 no rom perá T odo esto lo haré yo, | lo cum pliré, sin
la cañ a cascada ni ap ag ará la mecha que nada falte I 17 R etrocederán cubier­
h u m e a n te .4 E xpondrá fielm ente la Ley, sin tos de ignom inia | los que confían en los
cansarse ni desm ayar, h asta que establez­ ídolos, ( que dicen a sus imágenes fun­
ca la Ley en la tierra; las islas están espe­ didas: I V osotros sois nuestros dioses.
ran d o su doctrina. 18 Oíd, sordos; | m irad, ciegos, y ved. |
5 Así dice D ios, Yavé, que creó los cie­19 ¿Quién es ciego sino mi siervo? I ¿Quién
los y los tendió y fo rm ó la tierra y sus sordo com o el m ensajero que yo envié? |
fru to s, que d a a los que la habitan el ¿Quién ciego com o mi dilecto? | ¿Quién
aliento, el soplo de vida a los que por sordo com o el siervo de Yavé? I 20 M u ­
ella andan. Yo, Yavé. te he llam ado en chas cosas has visto, sin poner en ellas
la justicia y te he to m ad o de la m ano. Yo atención: I abiertos tenías los oídos, pero
te he form ado y te he puesto po r alianza no oíste, i 21 H abíase com placido Y avé
p ara mi pueblo y p ara luz de las gentes, * en su justicia, | en hacer grande y m ag­
7 p ara ab rir los ojos de los ciegos, para nífica la le y ; I 22 y he ah í a este pueblo
sacar de la cárcel a los presos, del fondo saqueado y hollado, | puesto en cepos,
del calabozo a los que m oran en tinieblas. encerrado en m azm orras; I destinados al
8 Soy yo, Yavé es mi nom bre, que no doy pillaje, sin que nadie los libre; | despoja­
mi gloria a ningún o tro , ni a los ídolos el dos, sin que nadie diga: R estituid. |
h o n o r que me es debido. * 9 H an llegado 23 ¿Quién de vosotros d ará oídos a estas
las cosas predichas, y an uncio o tras nue­ cosas? i ¿Quién atento las escuchará p a ra
vas, antes de que sucedan las doy a co­ lo po r venir? I 24 ¿Quién entregó Jacob a
nocer. los saqueadores, ¡ Israel a los despoja-
Á O 1 L os w .i - 9 nos presentan u n personaje m uy distinto del libertador guerrero de q u e se
hab la (41,2-5.25-28). San M ateo (12,18) lo entiende de Jesús, y, en efecto, nos p in ta bien su
condición h um ilde y su obra salvadora por m edio de la enseñanza de la ley divina. Este trozo no
tiene conexión ni con lo que precede ni con lo que sigue, y debe unirse a los otros fragm entos en q u e
más ad elan te (49,1 ss.) se habla de este mism o siervo de Yavé.
6 L os vv.6,7 y 19 parecen venir bien después de 40,19, pues prosiguen el m ism o tem a.
* L os w .2 1 -2 5 parece que deben preceder a 8*20, por ser la continuación del apóstrofo a la* na­
ciones cuyos dioses no han podido predecir la venida del libertador suscitado por Dios.
10 U n nuevo discurso, que parece extenderse hasta 44,5. Em pieza invitando a celebrar a Yavé,
que, com o p o tente guerrero, se levanta para m ostrar su poder contra los enemigos. D espués de
h ab er callado m ucho tiem po va a realizar la obra de salud de Israel, antes ciego y sordo, pero q ue
ahora em pezará a ver y oir. Yavé protege a su pueblo; por su libertad entregará la Etiopía y el
Egipto a los caldeos com o precio de su rescate, y los desterrados volverán a la patria, donde su conduc­
ta será m uy otra de la que fue antes. Jerem ías anuncia la conquista de Egipto y E tiopía p o r N a b u ­
codonosor ( 44 »3 ° ; 46,13; cf. 43,3).
dores? | ¿N o fu e Y avé, c o n tra quien he­ avanzar a carro s y caballos, I y a los
m os pecado, | cuyos cam inos n o quisim os ejércitos de fuertes guerreros, | o los echa
seguir, | cuya Ley n o obedecim os? | p o r tierra juntam ente, sin q u e vuelvan a
25 ¿Q uién d erram ó so b re él el fuego de levantarse, | extinguidos com o m echa q u e
su ira I c o n los furores d e la guerra? | R o ­ se apaga.
deados de llam as, n o co m p rendieron; I 18 N o os acordéis m ás de lo de o tra s
quem ados, n o hicieron caso. veces, | n o hagáis atención a lo p a sad o ; |
19 que voy a hacer u n a o b ra nueva | que
Ao 1 A h o ra, pues, así dice Y avé, | que ya está com enzando; ¿no la veis? | Voy
te creó, Ja co b ; | que te form ó, Is­ a ab rir un cam ino en el desierto I y a
rael. | N a d a tem as, yo te he rescatado, | yo llevar ríos a la so le d ad ; 120 y m e alabarán
te llam é p o r tu n o m b re y tú m e pertene­ las bestias del cam po, | los chacales y los
ces. | 2 Si atraviesas las aguas, yo seré avestruces. | V oy a poner agua en el de­
contigo | y n o te sum ergirán las olas. | Si sierto, | y torrentes en las tierras áridas, |
pasas p o r el fuego, n o te quem arás, | las 21 p a ra ab rev ar a m i pueblo, a m i elegido, |
llam as n o te consum irán. | 3 P o rq u e yo al pueblo que hice p a ra m í, ] que can tará
soy Y avé, tu D ios, | el S an to de Israel, m is loores.
tu salvador. | Y o doy a l E gipto p o r resca­
te tuyo, | doy p o r ti a E tio p ía y Seba. | L a lib e r a c i ó n e s p u r a m is e r ic o r d ia
4 P o rq u e eres a m is ojos de m uy gran es­ d e Y avé
tim a, | d e g ran precio, y te am o , | y entrego
p o r ti reinos | y pueblos a cam bio de tu 22 P ero tú , ¡oh Jacob!, n o m e invocas­
vida. 1 5 N a d a tem as, que yo estoy con­ te; | no te fatigaste en buscarm e, Israel; |
tigo ; | yo traeré tu descendencia del orien­ 23 n o m e ofreciste ovejas en holocausto, | no
te | y los reuniré del occidente. | 6 D iré m e h o n raste con tu s sacrificios; | yo no te
al sep tentrión; D evuélvelos, | y a l m edio­ abrum é co n ofrendas | n i te im portuné
d ía : N o los retengas. | R e traed a m is hijos p o r el incienso. | 24 N o com praste arom as
de las regiones lejanas | y a m is hijas de d e precio p a ra m í | ni m e saciaste con la
los confines de la tierra, | 7 a to d o s cuan­ g rosura de tu s sacrificios, | sino que m e
to s llevan m i n om bre, | que yo los creé y ato rm en taste con tus pecados | y m e ape­
form é p a ra m i gloria. | 8 D ejad q u e vuelva n aste co n tu s iniquidades. | 25 Soy yo, soy
el pueblo ciego, que ya tiene o jo s; | el yo quien p o r a m o r d e m í b o rro tu s peca­
pueblo so rd o , q u e y a tien e oídos. dos | y n o m e acuerdo m ás de tu s rebel­
9 L os p u eblos se reú n en to d o s | y sedías. | 26 H azm e reco rd ar, entrem os en
congregan las naciones. | ¿Q uién de entre juicio; | h a b la tú p a ra justificarte. | 27 Pecó
ellos an u n cia tales cosas, I q uién aduce tu prim er padre, | y tu s guías se rebelaron
antig u as predicciones? | Q u e presenten co n tra m í, | y tu s príncipes p ro fan a ro n m i
sus p ruebas p ara justificarse, | y oyéndo­ santuario. | 28 P o r eso d i a Ja co b a l an a ­
las, se d ig a: V erdad. | 10 V o sotros sois tem a | y a Israel a l oprobio.
m is p ruebas, dice Y av é; I m i siervo, aq u ie n
yo elegi p ara q u e ap ren d áis y m e creáis | E f u s ió n d e l e s p ír i tu d e Y a v é
y com prendáis q u e soy yo solo. | A ntes
de mí n o h a b ia dio s alg u n o , | y ninguno y c o n v e r s i ó n d e la s g e n te s
h a b rá después d e m i. | U Y o , y o soy Y avé, | A A 1 O ye, pues, ¡oh Jacob!, m i siervo; |
y fuera d e m í n o h ay salvador. | 12 Soy Israel, a quien elegi yo. | 2 Así h a ­
yo el q u e an u n cio , el q u e salvo, el que b la Y avé, q u e te h a hecho, | en el seno
h ab lo , | y n o h a y o tro en tre v o sotros; m atern o te form ó | y te h a socorrido. |
vo so tro s sois m is testigos, dice Y avé. | N a d a tem as, siervo m ío, Ja co b , | el Jesu-
13 Y o soy D io s desde la etern id ad , | y lo rú n , a quien yo elegí; I 3 p o rq u e yo d erra­
soy p o r siem pre jam ás. I N adie puede m aré aguas en el desierto, | arroyos en lo
lib rar a nadie de m is m an o s; | lo que seco; | derram aré m i espíritu sobre tu
h ag o yo, ¿quién lo esto rb ará? posteridad | y m i bendición sobre tus
descendientes, | 4 que crecerán com o la
S a lid a d e B a b ilo n ia hierba a orilla del agua, | com o prados
ju n to a los ríos. | 5 Este d irá: Y o soy de
14 Así h ab la Y avé, vuestro redentor, |Y avé; | aquél to m ará el nom bre de J a ­
el S anto d e Israel: | P o r v o so tros m andé co b ; | y el o tro escribirá en su m an o : D e
yo co n tra B abilonia, | y ro m p í los cerro­ Y avé; | y qu errá ser conocido con el
jos de vuestra cárcel, | y los caldeos fue­ no m b re d e Israel.
ron atad o s con cuerdas. ! ¿Q ué fue de sus
gritos d e alegría? | 15 Y o soy Y avé, vues­
V a n i d a d d e lo s íd o lo s
tro S anto, | el cread o r d e Israel, vuestro
Rey. | ' 6 A sí h ab la Y avé, | el q u e ab re ca­ 6 Asi habla Yavé, el rey de Israel, |
m inos en el m a r | y senderos en la m u­ su red en to r, Y avé S eb ao t: | Y o soy el
chedum bre d e las aguas. I 17 E l q u e hace prim ero y el últim o I y n o hay o tro D ios
fuera de m í. * | 7 ¿Quién com o yo? Q ue de la m adera, | sobre sus brasas he co cid o
venga y hable, | que anuncie y se com pare el p an , | he asado la carne y m e la he
conm igo. | ¿Quién desde el principio anun­ com ido; | lo que con el resto h ag a será
ció lo p o r venir? | Q ue nos prediga lo que un ídolo execrable, | y me prosternaré
h a de suceder. | 8 N o os atem oricéis, no a n te u n tronco de m adera. 1 20 Se ali­
tem áis n ad a. | ¿N o lo anuncié yo antes m enta de ceniza, | y su corazón enga­
ya | y lo predije to m án d o o s p o r testigos? | ñ ad o le extravía. | Y no salva su alm a
N o hay D io s alguno fu era de m i, | y si diciéndose: | ¿N o es p u ra m entira lo que
h ay R oca, no la conozco. tengo en la m ano?
9 T o d o s los hacedores de ídolos son
n ad a, | y sus vanas hechuras n o sirven S ó lo Y a v é e s g r a n d e
de n ad a. | Y son testigos ellos m ismos, 21 T en en la m em oria estas cosas, J a ­
n o ven n ad a, | n o saben n ad a, p ara ver­ co b ; | m ira, Israel, q u e tú eres m i siervo; |
güenza suya. | 10 ¿Q uién h ace un dios, yo te he fo rm ado, tú estás p ara servirm e; |
quién funde un ídolo, | p a ra n o servir de Israel, n o te olvidaré. | 22 Y o he disipado
nad a? ] 11 M irad , to d o s sus devotos serán com o nube tu s pecados, com o niebla tus
confu n d id o s; | los que los hacen son iniquidades. | Vuelve a mí, que yo te he
hom bres. | Q ue se ju n ten , que vengan rescatado. | 23 C a n ta d , cielos, la o b ra de
to d o s; | to d o s tem b larán , cubiertos de Y avé; | resonad, profundidades de la tie­
vergüenza. | 12 U n h errero aguza el cincel, r ra ; | saltad de júbilo, m o n ta ñ a s; | cantad
forja en la frag u a su o b ra, | hace la im a­ todos, árboles de la selva; 1 que Y avé h a
gen a golpe de m artillo, | p oniendo to d a rescatado a Ja co b | y h a m ostrado su
su fuerza. | T iene ham b re y está a g o ta d o ; | gloria en Israel.
n o bebe, está desfallecido. * | 13 O tro que 24 A sí dice Y avé, tu redentor, | el que
trab aja en m ad era | to m a sus m edidas en el seno te form ó. | Y o soy Yavé, el
co n la cu erd a | y h ace sus señales con que lo h a hecho to d o ; I yo, yo solo
alm agre. | M aneja el cepillo y m arca con desplegué los cielos | y afirmé la tierra.
el com pás. | H ace así una sem ejanza de ¿Quién m e ayudó?* | 25 Y o deshago las
hom bre, de u n h o m b re bello, | p ara que señales m entirosas de los em busteros I
hab ite en u n a casa. y a los adivinos enloquezco. | Y o obligo
14 P lántanse cedros q u e h ace crecer laa los sabios a retroceder y to m o en locura
lluvia; se deja que se h ag an grandes en su sa b id u ría ; | 26 pero m antengo las p a ­
el bosque, se escogen luego el roble y la labras dad as a m is siervos | y cum plo
encina y se co rtan los cedros. | 15 Sirven los designios revelados a mis m ensajeros. |
luego de leña p ara el fuego, p a ra calen­ Y o digo a Jerusalén: Serás h ab itad a; | y
tarse, | tam bién p ara cocer el pan. | Y ade­ a las ciudades de J u d á : Seréis reedifica­
m ás se hacen con ellos dioses, | an te los das, | yo levantaré sus ruinas. | 27 Y o digo
cuales se pro stern an , | ídolos que adoran. | al abism o: Sécate, | y deseco sus aguas. |
lé H a quem ado el fuego la m itad de la 28 Y o digo a C iro : T ú eres m i pasto r, | y
leña, | sobre las b rasas asa carne | y se él h a rá lo que yo quiera. | Y o digo a
sacia com iendo el asado. | C aliéntase lue­ Jerusalén que será reedificada | y que
go, diciendo: | ¡Ea! M e caliento, siento su tem plo será reconstruido.
la lum bre. | 17 C o n el resto se hace un
dios, | u n ídolo que ad o ra, postrándose C iro , el lib e r ta d o r d e Isra e l
an te él, | y a quien suplica, diciendo: | A C 1 Asi dice Y avé a su ungido, C iro, |
T ú eres mi dios, sálvam e. | 1x Pero ellos a quien tom ó de la m ano | p ara
no saben, no distinguen; | po rque están derribar ante él las naciones, | p a ra des­
cerrados sus ojos y no ven, | está cerrado ceñir la cin tu ra de los reyes, | para
su corazón y no entienden. | 11' N o refle­ a b rir ante él las p uertas | y dejarle libres
xionan, | son dem asiado sim ples e igno­ las entradas. * | 2 Y o iré delante de ti | y
rantes p a ra d e c ir: | H e quem ado la m itad te allanaré los cam inos m ontuosos. | Y o

4 A 6 O tro discurso, que va hasta el fin del c.46. Com ienza celebrando a Yavé com o D ios único,
* * an te quien son nada los ídolos de las gentes. El es q uien suscitó a C iro p ara castigo d e las
naciones y lib ertad de su pueblo.
12 A q u í el profeta se b u rla donosam ente de los fabricadores de los ídolos, q u e se hu m illan ante
lo q u e ellos mism os fabricaron. Es argum ento corriente en los profetas, fundado, si no en la
concepción d e los sabios, que te n ían los ídolos p o r sim ples im ágenes de los dioses, sí en la
concepción del vulgo, en la cual en traban hasta m uchos tenidos por sabios, que consideraban los
ídolos com o dioses, a lo m enos en cuanto estaban habitados p o r las m ism as divinidades.
24 O tro argum ento m uy preferido del profeta es este de que Yavé crea la tierra, q ue extiende los
cielos, hace prodigios y predice lo q u e se propone hacer; al contrario que los ídolos, que d e n ad a de
esto son capaces.
A C 1 D esde el c.41 el profeta habla de Ciro, au nque sin m encionarle p o r su nom bre. E sta unción
es su destino p ara ejecutar los planes divinos sobre los pueblos y sobre Israel. C iro es el m i­
n istro d e la justicia divina co n tra B abilonia y de la m isericordia a favor d e Israel. U n a y o tra cosa
rom peré las p u ertas de b ro n ce | y arra n ­ los están cubiertos de confusión y de
caré los cerrojos de h ie rro ; | 3 yo te ignom inia, | vense todos ju n to s llenos de
entregaré los tesoros escondidos | y las vergüenza, j 17 Israel es salvado p o r Yavé
riquezas en terrad as, ¡ p ara que sepas que con salvación etern a; | ni vergüenza ni
yo soy Yavé, el D ios de Israel que te confusión p o r los siglos p ara él.
llam ó p o r tu nom bre. | * P or am o r de 18 Sí, así habla Y avé, I el que creó los
m i siervo Jacob, | p o r am o r de Israel, mi cielos, I el D ios que form ó la tierra, | la
elegido, | te h e llam ado p o r tu nom bre I hizo y la afirm ó. | N o la creó en vano; |
y te he d ad o u n nom bre glorioso, aunque la form ó para que fuese h abitada. | Soy
tú n o me conocías; | 5 soy yo, Y avé, no yo, Yavé, y ningún otro. | 19 N o he ha­
es ningún o tr o ; | fuera de m í no hay Dios. blado yo en secreto, I en un obscuro
Y o te he arm ad o , au n q u e tú no m e cono­ rincón de la tierra. | N o he dicho yo a la
cías, 6 p ara que sepan el levante y el progenie de J a c o b : | B uscadm e en vano. |
poniente | que n o hay ninguno fuera de Soy yo, Y avé, cuya p alabra es verdadera j
m í. | 7 Y o soy Y avé, n o hay ningún otro. | y cuya predicción es segura.
Y o fo rm o la luz y creo las tinieblas, | 20 R eunios, venid, acercaos jun tam en ­
yo doy la paz, yo creo la d esd icha; soy yo, te | los sobrevivientes de las naciones. |
Y avé, quien hace to d o esto. | 8 D estilad, N o tienen entendim iento los qu e llevan
cielos, arrib a, el ro cío ; | lloved, nubes, la un ídolo de m adera | y ruegan a un dios
justicia; | ábrase la tierra y produzca el incapaz de salvar. | 2> H ab lad , exponed,
fru to de la salvación | y germ ine la jus­ consultaos unos a o tro s: ! ¿Q uién predijo
ticia. | Soy yo, Y avé, quien crea esto. estas cosas desde m ucho ha, I m ucho
tiem po antes las anunció? ¡ ¿N o soy yo,
I n u t il i d a d d e t o d a o p o s ic ió n Y avé, el único, | y nadie m ás q u e yo? |
9 ¡A y del q u e co ntiende con su H ace­ N o hay D ios ju sto y salvador fuera
(22)
dor! | E s el tiesto de los tiestos de la de m í; | 22 volveos a mí y seréis salvos, |
tierra. | ¿D ice acaso el b a rro a l alfarero: confines to d o s de la tierra. (P) P orque
Q ué es lo que haces? I ¿Dicele la o b ra yo soy D ios y no hay o t r o ; | 23 p o r mi
al o b re ro : Eres un to rp e? | 10 ¡Ay del que lo ju ro , | sale la verdad de mi boca |
al padre dice: P o r qué engendraste, | o y es irrevocable m i palabra. | 2-1 D oblaráse
dice a la m ad re: P o r qué pariste! | 11 Así an te m í to d a rodilla ! y p o r m í ju ra rá
dice Yavé, | el Santo de Israel, q u e te to d a lengua. I 25 (24) D e m í d irá n : C ierta­
form ó. | ¿Os atreveríais vosotros a pedir­ m ente sólo en Yavé | hay justicia y fuer­
m e cuenta de mis p ropósitos, | a darm e za. | A El vendrán cubiertos de ignom i­
lecciones acerca de la o bra de m is m a­ nia | todos cuantos se agitan c o n tra E l. |
nos? | 12 Y o hice la tierra | y creé sobre 26 (25) En Yavé será justificada y glorifica­
ella al h o m b re; I mis m anos desplegaron d a | to d a la progenie de Israel.
los cielos, | y yo m an d o a to d o su ejér­
cito. | 13 Y yo le suscité p ara justicia | C a íd a d e lo s íd o lo s
y allano to d o s sus cam inos. | El reedificará m /> 1 P ostrado Bel, ab atid o N ebo, |
m i ciudad I y libertará a mis desterrados, I “ O sus sim ulacros son puestos sobre
no p o r dinero ni p o r dones, | dice Yavé bestias de carga, | cargados y llevados
Sebaot. con trabajo. * | 2 T odos son hum illados,
todos abatidos juntam ente; | no pudieron
L a c o n v e r s ió n d e la s g e n te s salvar esta carga, | antes ellos m ism os
14 Así h ab la Y avé: ! L os trabajadoresson llevados cautivos.
de Egipto, los traficantes de Cus, ¡ los 3 O ídm e, casa de Jacob, | y vosotros
sabeos de elevada estatu ra, | p asarán a todos, restos de la casa de Israel, lleva­
ti, y serán tuyos, y te seguirán, | y te dos desde el seno po r m í y carga mía
servirán esposados, encorvados, ! y supli­ desde el nacim iento. | 4 Y o m ism o hasta
cantes te d irán : | Sólo tú tienes un D ios, vuestra vejez, | hasta vuestras canas, os
no hay ningún o tro , [ los dioses no exis­ so p o rtaré; f com o ya hice, yo me encargo
ten ya. | 15 En verdad que tienes contigo J e sosteneros y preservaros. | 3 ¿A quién
un D ios escondido, | el D ios de Israel, queréis com pararm e? ¿Con quién m edir­
salvador. | 16 T o dos los hacedores de ído­ m e? | ¿A quién me haréis sem ejante,
son u na p ru eb a d e q u e Y avé es verdadero D ios, y los dioses que no pueden hacer tales cosas no son
nada.
1 El contexto parece exigir la transposición d e 1-2 después del v.7. C o m o p ru eb a d e q u e los
■” Ídolos no pueden n ad a , dice el profeta q u e a la llegada d e C iro te n d rán q u e s er cargados
sobre bestias p ara h u ir con sus adoradores. U n a nueva form a de ironía, porque, a la verdad, el
ejército d e C iro entró en Babilonia dirigido p o r u n general caldeo, G u baru, en m edio de las acla­
maciones del pueblo, y C iro pocos meses después to m ó de m anos d e Bel el p o d er sobre Babilonia
y perm itió volver a los santuarios Io g dioses, q u e N abonides p o r superstición h ab ia reu n id o e n la
ciudad.
igual? | 6 A quéllos sacan el oro de la tam ientos. | 10 T ú estabas fiada en tu
bolsa, | pesan la p lata en la balanza, | m aldad I y te decías: N o m e ve nadie. |
pagan al orfebre y m an d an que les haga T u sabiduría y tu ciencia te engañaron, |
un d io s; | luego se p o stran y le ad o ran , | y te decías «n tu corazón: I Y o y no
7 le carg an sobre sus ho m b ro s, le llevan, | m ás que yo. I 11 P aro va a caer sobre ti
le pon en en su lugar, y allí se está; I no un m al | que no po d rás co n ju rar, | y te
se m ueve d e su sitio ; | clam an a él, pero ab ru m ará u n a ru in a | que no podrás
n o responde I ni libra de la tribulación. rem ediar; I caerá de repente sobre ti, |
8 A cordaos d e esto y en tendedlo; | en­sin que preveas sus golpes. I 12 A cude
tra d en vosotros, rebeldes. | 9 R ecordad a h o ra a tus encantam ientos, I a las m u­
los tiem pos pasados desde el principio. | chas hechicerías | con que te fatigas desde
Si, yo soy D ios, yo, y n o tengo ig u a l ¡ la niñez. | Q uizá p uedan servirte, | quizá
l° Y o anuncio desde el principio lo po r puedan h acerte terrible. I 13 ¿Estás can­
venir | y de an tem an o lo que no se ha sada de tan to consultar? | Q ue vengan
hecho. | Y o digo: M is designios se reali­ ah o ra, que te salven I los que hacen la
zan, | y cum plo to d a mi v oluntad. | H Y o c arta del cielo, | y observan las estrellas, ¡
llam o de levante al ave de presa, I de y hacen la cuenta de los meses, | de lo
lejan a tierra al h o m b re de m i consejo. | que ha de venir sobre ti. I 14 H elos ahi
C o m o lo he dicho, así lo h a ré ; | lo he com o briznas de paja, I que serán consu­
dispuesto y lo cum pliré. m idas p o r el fuego. I N o p o d rán escapar |
12 O ídm e, ho m b res de d u ro corazón, |de los brazos de las llam as; I n o serán
q u e estáis lejos de la ju sticia. | 13 Y o brasas p a ra calentar el p an , | n i h o ­
h a ré que se os acerque mi justicia, ya guera p ara sentarse an te ella. | 15 Eso
no está lejos, I y n o ta rd a rá m i salva­ serán p ara ti I aquellos p o r quienes te
ción. | Y o po n d ré en Sión la salud | y afanaste, tu s am igos d e s d e la juventud. |
m i gloria en Israel. C ada cual echará por su cam ino, | y no
h a b rá quien te salve.
C a íd a d e B a b ilo n ia
4 ’J 1 D esciende y siéntate en el polvo, I I s r a e l s a le d e B a b ilo n ia p o r p u r a
“ * virgen hija de B abilonia. | N o m ás g r a c ia
tro n o ; siéntate en la tie rra , I hija de los J O 1 O id esto, casa de Jacob, | los
caldeos. | Y a n o te llam arán jam ás | la " O q u e lleváis el nom bre de Israel, |
delicada, la v o luptuosa. * | 2 C oge la m uela los salidos de las en trañ as de Ju d á . |
y ve a m oler la h a r in a ; I q u ítate el velo, | L os que juráis p o r el n om bre de Y avé i
p o n hald as en cin ta, descubre tu s piernas | y alabáis al D ios de Israel, | pero sin
y p asa los ríos. | 3 D escu b ierta será tu v erdad y sin justicia, * I 2 au n q u e lleváis
desnudez, | se verán tu s vergüenzas. | el n om bre de la ciudad sa n ta | y os ap o ­
4 Y o to m aré venganza im placable, I dice yáis sobre el D ios de Israel, | cuyo nom bre
nu estro red en to r, | Y avé S ebaot es su es Yavé S ebaot. | 3 L o qu e h a pasado, ya
nom b re, | el S an to d e Israel. I 5 Siéntate h a tiem po lo predije | y d e m i boca
en silencio, súm ete e n tinieblas, | hija de salió. Y o lo hice o ir I y de im proviso
los cald eo s; I y a n u n ca m ás te llam arán o bré, y to d o se ha cum plido. | 4 P o rq u e
so b e ran a d e los reinos. bien sé q u e eres d u ro , I y es tu cerviz u n a
6 E stab a yo airad o c o n tra m i pueblo b| a rra de hierro, | y q u e tienes u n a frente
y dejé p ro fan a r m i h ered ad | y la entre­ de bronce. I 5 Y o te predije esto hace
gué en tu s m anos. | T ú n o tuviste piedad, | tiem po, | antes de q u e sucediera te lo di
e hiciste p esar tu yugo a u n sobre los a saber. | P a ra q u e no dijeras: L o ha
ancianos. | 7 T ú d ecías: Y o seré siem pre, | hecho m i ídolo; | m i estatua, m i bronce
p o r siem pre, la reina, I y n o reflexionaste, | lo m andó. I 6 Y a lo h as oído, lo has
n o pensaste en tu fin. I 8 E scucha, pues, visto to d o cum plido: I ¿P or qu é n o pre­
esto, v o luptuosa, | q u e te sientes tan decís tam bién vosotros? | Y o te h e d ad o
segura, | q u e dices e n tu co razó n : I Y o a conocer a h o ra cosas nuevas, | cosas
y n ad ie m ás q u e y o ; | n o enviudaré ni me ocultas q u e tú n o sabías. | 7 Se crean
veré sin hijos. | # A m b as cosas te ven­ ah o ra, n o en tiem pos pasados; | antes de
d rá n | d e repente, en u n m ism o d ía: I hoy n a d a habías oído d e ellas, | p a ra q u e
la falta d e hijos y la viudez | te ab ru m a­ no dijeras: Y a lo sabía yo. | 8 N o ; n a d a
rá n a u n tiem po, | a pesar d e tu s n um e­ habías oído, n ad a conocías, | n a d a en
rosos agüeros | y d e tu s m uchos encan­ m ucho tiem po llegó a tu s oídos. | P o rq u e
A 7 1 N o la ciudad, sino el im perio d e Babilonia fue destruido p o r C iro. L a q u e h asta entonces
* era gloriosa reina d e los caldeos quedó convertida en u n a d e las m uchas g ran d es ciudades
q u e ab arca el im perio d e los persas. L a verdadera ruina m aterial sólo vino siglos m ás tard e.
A Q 1 P o r los antiguos profetas D ios h ab la predicho los castigos q u e sobre su p u eblo enviarla;
a h o ra predice nuevas cosas, la salud y la restauración d e Israel. N uevo arg u m en to d e ser
Y avé verd ad ero Dios.
sé que eres infiel, | y tu n o m bre es Re­ m i m adre m e llam ó p o r m i n o m b re .* |
belde desde q u e naciste. I 9 Y o p o r la 2 E l hizo m i b oca com o co rtan te espada, |
h o n ra d e m i n o m b re contengo m i ira, | El m e gu ard a a la som bra de su m ano, | h i­
p o r a m o r d e m i gloria te d oy largas, | y no zo de m í aguda saeta | y m e gu ard ó en su
Uego a exterm inarte. | 10 M ira, te pasé po r aljaba. | 3 El m e h a d ic h o : T ú eres m i sier­
el fuego del crisol, y n o h ab ía p la ta ; te he vo, | en ti seré glorificado. | 4 Y o m e de­
p a sa d o p o r la h o rn aza d e la aflicción. | cía: P o r dem ás h e trab ajad o , | en vano y
u E s p o r m í, p o r a m o r d e m í lo h ago, | p ara n a d a consum í m is fuerzas, I pero m i
p o rq u e n o q uiero q u e m i n o m b re sea es­ causa está en m an o s de Y avé, | m i recom ­
carnecido, | y m i gloría a n ad ie se la doy. pensa en las m anos de m i D ios. | 5 Y ah o ­
12 Oyem e, Jaco b , | y tú , Israel, q u e yora dice Y avé, el q u e desde m i nacim iento
te llam o ; | soy yo, yo, el prim ero, | y m e form ó p a ra siervo suyo, | p a ra traer
au n tam b ién el postrero. I 13 M i m ano a él a Jacob, | p a ra congregarle Israel. |
cim entó la tierra, | m i d iestra desplegó Y avé m e h a d ad o este h o n o r, | y El, m i
los cielos, | y los llam é y luego aparecie­ D ios, será m i fuerza. I 6 D íjom e: P oco es
ro n . | 14R eunios to d o s y o íd : | ¿quién de p a ra m í ser tú m i siervo p a ra restablecer
entre ellos an unció estas cosas? | A quel a las trib u s de Ja co b [ y reconducir a los
quien Y avé am a, cum plirá su voluntad 1 salvados de Israel. | Y o te hago luz de
c o n tra B abilonia y co n tra la raza de los las gentes | p a ra llevar m i salvación has­
caldeos. | 13 Y o, yo le he hablado, yo ta los confines de la tierra. | 7 A sí dice
le h e llam ad o , | yo le guío y p rospero sus Y avé, | el R ed en to r de Israel, su S anto, |
cam inos. | 16 A cercaos a m í y oíd e s to : | al m enospreciado y abom inado de las gen­
D esd e el principio n o o s h e h ab lad o en tes, [ a l esclavizado p o r los tiranos. | Ve-
las so m b ras; ! cu an d o la s cosas se hacian, rá n te los reyes, y se lev an tarán ; I los p rín ­
allí estab a yo. | Y a h o ra yo, el Señor, cipes, y se p ro stern arán , | p o r la o b ra de
Y avé, | soy quien le envía con su espíritu. Y avé, q u e es fiel; | del S anto de Israel,
17 A sí h a b la Y avé, tu redentor, | elque te h a elegido.
S an to d e Israel: | Y o soy Y avé, tu
D io s, | que p a ra t u b ien te en seña | y te L a l i b e r a c ió n
pon e en el cam ino q u e h as d e seguir. | 8 Así h a b la Y avé: | A l tiem po de la
18 ¡Ah!, si atendieras a m is leyes, | tu gracia te escuché, | el día de la salvación
p az sería co m o un río, | y tu justicia vine en tu ayuda. | Y o te form é y te puse
com o las olas del m ar. | 19 T u descen­ p o r alianza de m i pueblo, | p a ra restable­
dencia sería com o los granos de are n a ; | cer la tierra | y re p a rtir las heredades de­
los fru to s de tu s en trañ as, com o el polvo. | vastadas.
Y n a d a b o rraría, n ad a raería | tu nom bre 9 P ara decir a los presos: S alid; y a los
de delante d e mí. | 20 Salid de Babilonia, que m o ran en tinieblas: V enid a la luz. |
huid de en tre los caldeos | con can to de E n to d o s los cam inos serán apacenta­
alegría; | anunciad, p reg o n ad la buena dos, | h a b rá pastos en to d as las laderas. |
nueva, | que llegue h a sta los confines 10 N o padecerán h am b re ni sed, | calor
de la tierra. | D ecid : R escata Y avé | a n i viento solano que los aflija. | P orque
su siervo Jacob. | 21 N o ten d rá sed en el los guiará el que de ellos se h a com pade­
desierto p o r el cu al los g u ía; | h a rá que cido | y los llevará a aguas m anantiales. |
b ro ten p a ra ellos aguas de la roca, | 11 Y o to rn a ré todos los m ontes en cam i­
ab rirá la p eñ a y b ro ta rá n las aguas. ¡ n o s 1y esta rá n p rep arad as las vías. | 12 Vie­
22 P ero n o hay p az p ara los m alvados, nen de lejos: | éstos, del n o rte y del po­
dice Yavé. niente; | aquéllos, de la tierra de Sinim . *

S E X T A P A R T E R e s ta u r a c ió n d e S ió n
13 C an tad , cielos; tierra, salta de go­
I s r a e l , l ib e r t a d o p o r e l s ie r v o z o ; | m ontes, que resuenen vuestros cán­
de Y avé ticos, | p o rq u e h a consolado Yavé a su
(49- 66) pueblo, | h a tenido com pasión de sus m a­
4 Q 1 ¡O ídm e, islas! | ¡A tended, pueblos les. | 14 Sión decía: Y avé m e h a ab an d o ­
lejanos! | Y avé m e llam ó desde a n ­ n ado, el S eñor se h a olvidado de m í. |
tes d e m i nacim iento, ) desde el seno de ¿Puede la m ujer olvidarse del fru to de su
¿Q 1 C o n esta invitación, dirigida a las Islas del M a r y a los pueblos rem otos, parece com enzar
^ J u n nuevo oráculo m uy im portante, por la p a rte q u e en él tiene el Siervo d e Yavé, a q uien
D ios concede u n a p alab ra poderosa p ara restablecer a las trib u s de Jacob y llevar la luz h asta los
confines d e la tierra. Jerusalén, restaurada, se m aravillará de su fecundidad, y las naciones vendrán
a ella p ara servirla. T o d o es obra del poder de Yavé, único salvador de Israel, que en esto m ostrará
h ab e r rean u d ado su pacto con Jacob. E n 50,4, d e nuevo aparece el Siervo de Yavé, dócil en seguir
sus enseñanzas, paciente en su frir los ultrajes, a q uien Israel debe o ir lo m ism o que las naciones para
alcanzar las prom esas de A braham .
Sinim , n o m bre m isterioso, q u e algunos corrigen Sevenim, Syena, al sur de Egipto.
vientre, | n o com padecerse del hijo de sus n a despierta m is o ídos p ara que oiga co­
entrañ as? | 15 Pues au n q u e ella se olvi­ m o discípulo; | 5 el Señor, Y avé, m e h a
d ara, | yo n o te olvidaría. | 16 M ira, te ten­ abierto los oídos, | y yo no m e resisto,
go g rab ad a en mis m anos, j tus m u ro s es­ no m e echo atrás. | ° H e dado m is espal­
tá n siem pre delante de m í. | 17 Y a vienen das a los que m e herían, ¡ y m is mejillas
ap risa los que lev an tarán tu s ruinas, | y a los que m e a rra n cab an la barba. | Y no
tus asoladores huyen lejos de ti. | 18 Echa escondí m i ro stro an te las injurias y los
en to rn o de ti los ojos y m ira ; | to d o s se esputos. | 7 El Señor, Y avé, m e h a soco­
reú n en p ara venir a ti. | P o r m i vida, dice rrido, | y p o r eso n o cedí an te la ignom i­
Y avé, que te revestirás de ellos com o de nia | e hice m i ro stro com o de pedernal, |
o rn am en to | y te ceñirás de ellos com o sabiendo que no sería confundido. | 8 C er­
novia, i 19 P o rq u e tu tierra, devastada, ca está m i defensor. ¿Quién quiere con­
arru in ad a , desierta, será a h o ra estrecha tender conm igo? ( C om parezcam os ju n ­
p ara la m uchedum bre d e tu s h abitantes, I tos. ¿Quién es m i adversario? | Q ue se
y se alejarán los que te devoraban. | 20 E n­ ponga frente a mí. | 9 Sí, el Señor, Yavé,
tonces d irán a tu s oídos los hijos de la m e asiste. | ¿Q uién m e condenará? | T o ­
m ad re que los h ab ía p erd id o : | L a tierra dos ellos caerán en pedazos, com o vesti­
es dem asiado estrecha p a ra m í; ¡ hazm e d o viejo; | la polilla los consum irá. |
lugar p a ra que h a b ite e n ella. | 21Y tú di­ 10 Q uien de v osotros tem a a Y avé, | oiga
rás en tu co razó n : | ¿Q uién, pues, m e ha la voz de su Siervo. [ E l que an d e en ti­
parid o a éstos? | Y o h ab ía p erdido mis nieblas, privado de luz, | que confíe en
hijos y quedé estéril. ! ¿A éstos quién los el nom bre de Y avé y se apoye sobre su
h a criado? | Y o estab a sola. ¿D e dón d e D ios. | 11 L os que estáis encendiendo un
vienen éstos? fuego | y prep aran d o saetas encendidas, j
22 Así habla el Señor, Y avé: | Y o ten­arro jao s a las llam as de vuestro fuego | so­
deré m i m ano a las gentes y alzaré mi bre las saetas que encendéis. I D e m i m a­
b an d era a las naciones, | y traerán en bra­ no os llegará esto, | y seréis atorm entados
zos a tu s hijos y en ho m b ro s a tus hijas. | en un lecho de dolor.
23 R eyes serán tu s ayos, l y reinas tus no­
drizas; | p o strad o s an te ti, ro stro a tie­ E x h o r t a c ió n a lo s is r a e lita s fíe le s
rra , | lam erán el polvo de tu s pies. | Y sa­
b rá s que yo soy Y avé | y q u e el que en t i 1 O ídm e vosotros, los que seguís
m í co n fía n o es confundido. ® * la justicia | y buscáis a Yavé. [
24 ¿Se le q u ita al guerrero su botín? C onsiderad la ro ca de que habéis sido ta ­
¿Se le escapa al po d ero so su presa? | llados, l la can tera de que habéis sido sa­
25 Así habla Y avé: | Pues yo arreb ataré cados. | 2 M irad a A b rah am , vuestro pa­
al guerrero su b o tín ¡ y al poderoso le dre, j y a S ara, que os p arió en dolores. |
arran caré su presa, ¡ y defenderé tu cau­ Sólo a él le elegí yo, | y le bendije y le m ul­
sa | y salvaré a tu s hijos. | 26 Y a los que tipliqué. j 3 D e cierto Y avé consolará a
te d espojaron les h aré com er sus propias Sión, | co nsolará to d as sus ruinas ¡ y to r­
carnes | y se em b riag arán de su sangre n ará su desierto en vergel, | y su soledad
com o de vino dulce. | Y reconocerá to d a en paraíso de Y avé, | d onde h a b rá gozo
carne que yo soy Y avé, tu salvador, | tu y alegría | y cantos y alabanza.
red en to r, el F u erte de Jacob. 4 A tended, pueblos, a m i voz; | p restad ­
m e oído, naciones, j Q ue de m í viene la
C A 1 Así dice Y avé: | ¿D ónde está el doctrina i y m i ley será la luz de los pue­
libelo de repudio de vuestra m a­ blos. | 5 M i justicia se acerca, ya viene mi
dre, | p o r el cual la h e rep u d iado yo? | salvación, | y m i brazo h ará justicia a los
¿O cu ál es aquel de m is acreedores | a pueblos. | A m í m e esperan las islas j y
quien os haya vendido yo? I P o r vuestros aguardan m i poder. | 6 A lzad los ojos al
crím enes fuisteis vendidos | y p o r vues­ cielo [ y m irad la tierra a vuestros pies. |
tro s pecados fue rep u d iad a vuestra m a­ P asarán los cielos com o hum o, | se enve­
dre. | 2 ¿P or qué cu an d o yo venía no h a ­ jecerá com o un vestido la tierra i y m ori­
llaba a nadie | y cu an d o llam aba nadie r á n com o las m oscas sus habitantes, j Pe­
m e respondía? | ¿H abráse aco rtad o m i r o m i salvación d u ra rá p o r la eternidad |
b razo p a ra salvar ¡ o n o ten d ré ya fuerza y m i justicia n o ten d rá fin.
p ara lib rar? I C o n sólo m i am enaza seco 7 O ídm e vosotros, los que conocéis la
el m ar | y to rn o en desierto los ríos, | h as­ ju sticia; [ tú, pueblo, en cuyo corazón está
t a perecer sus peces p o r falta d e agua | y m i Ley. | N o tem as las afrentas de los
m o rir d e sed sus vivientes. | 3 Y o revisto hom bres, I n o te asusten sus ultrajes. |
los cielos de u n velo de som bras | y los 8 P orque com o a vestidura los com erá la
cubro com o de saco. tínea, | com o a lan a los ro erá la poli­
4 El Señor, Y avé, m e h a d ad o lengualla. | P ero m i justicia d u ra rá p o r la eter­
d e discípulo ¡ p a ra sab er sostener con nidad, | y m i salvación de generación ep
m i p a la b ra a los abatid o s. | C a d a m aña­ generación.
9 A lzate, álzate, revístete de fortaleza, encim
| a de ti, | cuando pisaban tu dorso
brazo de Yavé. | L evántate, com o en los com o se pisa la tierra, | com o cam ino
tiem pos antiguos, I en los siglos rem o­ de los que pasan.
tos. | ¿N o eres tú quien aplastaste a Ra-
h a b | y atravesaste al dragón? | i® ¿No C O 1 L evántate, levántate, revístete de
eres tú quien secaste el m ar, | las aguas fortaleza, ¡oh S ión!; | viste tus ves­
del pro fu n d o abism o, | y to rn aste las pro ­ tiduras de fiesta, | Jerusalén, ciudad san­
fundidades del m ar en cam ino | p ara que ta ; | que ya no en trará m ás dentro de ti |
pasasen los redim idos? | n V olverán los incircunciso ni inm undo. | 2 Sacúdete el
rescatados de Yavé, | volverán a Sión con polvo, levántate, | Jerusalén cautiva. |
can to s de triu n fo , | co ro n ad a de gloria D esata las atad u ras de tu cuello, | cauti­
etern a su frente. | Se ap o d erarán de ellos va, hija de Sión.
el gozo y la alegría, | h u irán el llanto y 3 Así dice Y a v é : D e balde fuisteis ven­
la tristeza. didos y sin precio seréis resca ta d o s.4 Pues
12 Soy yo vuestro consolador. | ¿P or quéasí dice Y avé: A Egipto bajó mi pueblo
tem er tú a un débil m o rtal, | a un hom ­ en o tro tiem po p ara h ab itar alli com o
b re que es com o el heno, | 13 olvidándote peregrino, pero A sur le cautivó sin ra­
d e Y avé, tu H acedor, | que desplegó los zón. 5 ¿Qué, pues, he de hacer yo, dice
cielos y fundó la tierra, | p ara estar te­ Yavé, ah o ra que ha sido to m ad o gratis
m iendo to d o el día I el fu ro r de tu opre­ m i pueblo? Sus opresores aúllan y con­
sor, | que busca destruirte? | 14 ¿D ónde tinuam ente, dice Yavé, es blasfem ado mi
está el fu ro r del que te o prim ía? | Bien nom bre. 6 T am bién m i pueblo conocerá
p ro n to será liberado el cautivo. | N o m o­ m i nom bre y que soy yo quien dice: A quí
rirá en su cárcel, | n o le faltará el pan. estoy.
15 Y o soy Y avé, tu D ios, | que levanto
el m ar y em bravezco sus olas, | y cuyo A le g r ía d e la r e s t a u r a c i ó n
nom bre es Yavé S ebaot. | 16 Y o pondré 7 ¡Qué herm osos son sobre los m ontes |
en tu boca m i p alab ra | y te protegeré los pies del m ensajero | que anuncia la
con la som bra de mi m ano, | desplegan­ paz, | que te trae la buena nueva, ] que
do los cielos y fu n d an d o una tierra ¡ y pregona la salvación, | diciendo a Sión:
diciendo a S ión: Tú eres mi pueblo. R eina tu Dios! | 8 ¡Voces! T us atalayado­
17 D espierta, despierta, levántate, Je­res alzan la voz, | y todos a u n a cantan
rusalén, | tú que has bebido de la m ano jubilosos, | porque ven con sus ojos ! có­
de Yavé I el cáliz de su ira ; I tú que has m o se ha vuelto Yavé hacia Sión.
ap u rad o h asta las heces | el cáliz que a tu r­ 9 C antad todas a una vuestros cantos, |
de. * ! 18 N o hubo nadie que la guiara ! de ruinas de Jerusalén, | que consuela Yavé
todo s los hijos que ella p arió ; | ninguno a su pueblo | y rescata a Jerusalén. i 10 Y a­
la sostuvo con su m ano ¡ de cuantos hi­ vé alza su santo brazo 1 a los ojos de to ­
jos crió. ! 19 Cayeron sobre ti estos dos dos los pueblos, ¡ y los extrem os confines
m ales, i ¿Quién se dolerá de ti? i R uina de la tierra ] ven la salvación de nuestro
y azote, h am b re y espada, I ¿quién te con­ Dios.
solará? ! 20 T us hijos yacen desfallecidos | 11 P artid, partid, salid de ahí, | no to ­
en las encrucijadas de los cam inos, | co­ quéis n ada inm undo. ! Salid, purificaos |
m o antílopes cazados a lazo, | ebrios de los que lleváis los utensilios de Yavé. i
la ira de Yavé, ¡ de los furores de tu Dios. 12 Pero no salgáis a la desbandada, | no
21 Oye, pues, m alaventurada, | ebria, pe­partáis com o fugitivos, | porque va Vavé
ro no de vino. | 22 Así habla tu Señor, Y a­ a vuestro frente, | y vuestra retaguardia es
vé, | tu D ios, que aboga p o r su pueblo: el D ios de Israel. *
Y o to m aré de tu m ano | la copa em ­
briag ad o ra, ¡ el cáliz de mi ira, | y no lo P o e m a d e l S ie r v o d e Y a v é
beberás ya m ás. I 23 Y lo po n d ré en la m a­ 13 H e aquí que m i Siervo prosperará, |
no de los tiranos, | en la m ano de tus será engrandecido y ensalzado, puesto
opresores, | en la m an o de los que te de­ muy alto. | 14 C om o de él se pasm aron
cían : | E ncórvate p a ra que pasem os po r m uchos, | ta n desfigurado estaba su ros­
ir *f 17 N u evam ente se insiste en el pensam iento varias veces repetido. Israel ha sufrido la ira
** ■ d e su D ios, ha bebido la copa de su cólera en castigo de sus pecados, pero la ho ra del castigo
d e Babilonia se acerca, y ésta será la hora d e la libertad de Israel.
C O ,12 E sta sección (52, 13- 53.12), con los varios fragm entos dispersos que antes hem os ido
indicando, form a un verdadero poem a, q u e es a la vez el vaticinio más claro d e la pasión
del Siervo del Señor, y q u e podríam os llam ar el profético y p rim er relato de la pasión. Los dolo­
res del Siervo, la causa de ellos y los frutos de la m u e rte se hallan descritos con los más vivos colo­
res. U n a c o s a ,s in em bargo, hay q u e n o ta r: que, ta n to aqui com o en los pasajes anteriores, este
Siervo aparece, com o M elquisedec, sin padre ni genealogía; parece com o si no tuviera nada q u e ver
con el glorioso hijo de D avid y restaurador de su rem o. P or eso se explica que estos pasajes fue­
ran u n enigm a p ara los judíos, com o les fue después escándalo el m isterio de la cruz.
tro I que n o parecía ser de h o m b re, | 15 así que los hijos de la ab an d o n ad a son m ás
se ad m irarán de él las gentes | y los reyes num erosos | que los hijos de la casada,
cerrarán an te él su boca | al ver lo que dice Yavé. *
jam ás vieron, | al en ten d er lo que jam ás 2 E nsancha el espacio de tu tienda, |
h ab ían oído. extiende las pieles que te cubren; | no las
recojas, alarga tu s cuerdas | y refuerza tus
C O '¿ Q u i é n c r e e r á lo q u e h e m o s clav o s; I 3 porque te extenderás a derecha
o ído? | ¿A quién fue revelado el
e izquierda, | y tu descendencia poseerá
brazo de Yavé? | 2 Sube an te El com o un las naciones I y p o b lará las ciudades de­
reto ñ o , | com o reto ñ o de raíz en tierra siertas. | 4 N ad a tem as, que no serás con­
árida. I N o hay en él parecer, no hay her­ fu n d id a; n o te avergüences, que no serás
m o su ra que atraiga las m iradas, ! no hay afrentada. T e olvidarás de la vergüenza de
en él belleza que agrade. I 3 D espreciado, la juventud | y perderás el recuerdo del
desecho de los hom bres, I varón de dolo­ oprobio de tu viudez. 15 P orque tu m arido
res, con o ced o r de to d o s los qu ebrantos, | es tu H acedor, | que se llam a Y avé Se­
an te quien se vuelve el ro stro , | m enospre­ b a o t, I y tu redentor es el S anto de Israel, |
ciado, estim ado en nada. qu e es el D ios del m undo todo.
4 Pero fue él, ciertam ente, quien tom ó 6 Sí, Yavé te llam ó | com o a m ujer ab an ­
sobre sí n uestras enferm edades I y cargó d o n ad a y desolada. | L a esposa de la ju­
con n uestros dolores, | y no so tros le tu ­ ventud, ¿podrá ser repudiada?, dice tu
vim os p o r castigado | y h erido p o r Dios D ios. I 7 P o r u n a hora, po r un m om ento
y hum illado. I 5 F ue trasp asad o p o r nues­ te ab andoné, I p ero en m i gran atn o r vuel­
tra s iniquidades | y m olido p o r nuestros vo a llam arte. | 8 D esencadenando m i ira,
pecados. I El castigo salvador pesó sobre oculté de ti m i ro stro ; | un m om ento me
él, I y en sus llagas hem os sido curados. I alejé de ti; I paro en m i etern a m isericor­
6 T o d o s n o so tro s an d áb am o s errantes, co­ dia m e apiadé de ti, | dice Y avé, tu re­
m o ovejas, I siguiendo cad a u no su cam i­ dentor.
n o , | y Yavé cargó sobre él | la iniquidad 9 Será com o al tiem po de N o é, | en que
de to d o s nosotros. ju ré que nunca m ás el diluvio | se echaría
7 M a ltratad o y afligido, | n o abrió lasobre la tierra. I A sí ju ro yo a h o ra no vol­
boca, | com o co rd ero llevado al m atade­ ver a enojarm e co n tra ti, n o volver a re ­
ro , | com o oveja m u d a an te lo s trasquila­ ñirte. | 10 Q ue se m uevan los m ontes, I que
dores. | 8 F u e a rre b a ta d o p o r un juicio tiem blen los collados, | n o se a p a rta rá m ás
inicuo, I sin q u e nadie defendiera su cau ­ de ti mi m isericordia, | y m i alianza de paz
sa I cu an d o era arra n cad o d e la tierra de será inquebrantable, | dice Y avé, que te
los vivientes I y m u erto p o r las iniquida­ am a.
des d e su pueblo. I 9 D ispuesta estaba en­ 11 ¡Pobrecita, azo tad a p o r la tem pestad,
tr e los im píos su sep u ltu ra, I y fue en la sin abrigo! I Voy a edificarte sobre jaspe, I
m u erte ig u alad o a los m alhechores, | a sobre cim ientos de zafiro. | i2 T e h aré al­
p esar d e n o h a b e r en él m ald ad I ni h a ­ m enas de rubí I y puertas de carbunclo, |
b e r m entira en su boca. 110 Es q u e quiso y to d a u n a m uralla de piedras precio­
qu eb ran tarle Yavé con padecim ientos. sas. I 13 T o d o s tu s hijos serán adoctrina­
O freciendo su vida en sacrificio p o r el dos p o r Y avé I y gozarán de m ucha paz. |
pecado, | te n d rá posterid ad y vivirá largos 14 Serás fundada sobre la justicia, | y es­
días, I y en sus m an o s p ro sp erará la o b ra ta rá lejos de ti la opresión, q u e no h ab rás
d e Y avé. I 11 L ib rad a su alm a de los to r­ d e tem er, | y la angustia, q u e n o te llega­
m entos verá, I y lo q u e verá colm ará sus rá jam ás.
deseos. I El Ju sto , m i siervo, justificará 15 Si te atacare alguno, n o será de par­
a m uchos I y carg ará con las iniquidades te m ía, I y quien te a ta q u e caerá an te ti. |
de ellos. | 12 P o r eso yo le d aré p o r p arte 16 M ira, yo h e hecho al herrero, | q u e so­
suya m uchedum bres, I y recibirá m uche­ pla las brasas del fuego | y co n su tra­
d um b res p o r b o tín ; | p o r hab erse entre­ bajo forja u n a rm a ; tam bién h e hecho yo
gado a la m uerte | y h a b e r sid o contado al destru cto r p a ra destruir. | 17 T o d a ar­
en tre los pecadores | cu an d o llevaba so­ m a fo rjad a co n tra ti será inútil, | y cual­
b re sí los pecados d e to d o s | e intercedía quiera q u e sea la lengua qu e c o n tra ti se
p o r los pecadores. querelle, triu n farás tú. I E sta es la po r­
G l o r i a d e la n u e v a S ió n ción de los servidores de Y avé | y la ju s­
ticia q u e de m í les vendrá, dice Yavé.
r A l R egocíjate, estériL la sin hijos; I
* en to n a un ca n to de alegría, tú queC C 1 ¡Oh vosotros, los sedientos!, ve-
n o conoces los d o lo res del p arto . | P o r­ v v n id a las aguas; | a u n los q u e n o
E J 1 L o s cc 54,1-55,11, y después 60,1-62,12, form an com o u n g ra n poem a en q u e Be describe
^ la gloriosa restauración d e Jerusalén, convertida en ce n tro d e las naciones, q u e se sienten
atraíd as a ella por las m aravillas q u e ven realizadas p o r Yavé. E l tem a se encuentra co n frecuencia
en los p rofetas, p ero en ninguna p a rte tra ta d o con la a m p litu d y el alto lirism o q u e aq u í.
4 tenéis dinero. | V enid, co m p rad p an y co­ árb o l seco. | 4 P orque asi dice Y avé a
m ed; I venid, co m p rad sin dinero, | sin los eunucos | que g u ard an m is sábados |
pagar, vino y leche. | 2 ¿A qué g astar vues­ y eligen lo que m e es grato | y son fieles a
tro dinero n o en p an , | y v uestro trab ajo m i p a c to :* | 5 Y o os daré en m i casa,
n o en h a rtu ra ? | E scuchadm e y com eréis d entro de m is m uros, | p o d er y nom bre,
lo m ejor | y os deleitaréis con m anjares m ejor que hijos e hijas. | Y o les daré un
suculentos. | 3 D ad m e o idos y venid a nom bre eterno, | que nunca perecerá. |
m í; | escuchadm e y vivirá vuestra alm a, | 6 Y a los extranjeros allegados a Y avé |
y h aré co n voso tro s u n p acto sem piterno, | p ara servirle y a m ar su nom bre, | p ara
el de las firm es m isericordias de D avid. | ser sus servidores, | que guarden el sá­
4 D e ti h e hecho u n testim onio p ara las b ad o sin p ro fan a rlo | y sean fieles a m i
gentes, | u n jefe y m aestro d e los pue­ pacto, | 7 yo los llevaré al m onte de m i
blos. I 5 L lam arás a p u eblos que te son san tid ad | y los recrearé en m i casa de
desconocidos, | y pueblos que n o te co­ oración. | Sus holocaustos y sacrificios
nocen | co rre rán a ti, | p o r Y avé, tu D ios, | serán gratos en m i altar, | porq u e mi
p o r el S anto de Israel, que te glorificará. casa será llam ada casa de o ración | p ara
6 B uscad a Y avé m ien tras puede ser todos los pueblos.
hallado, | llam adle en tan to que está
cerca. | 7 D eje el im pío sus cam inos, | y L o s m a lo s p a s to r e s d e I s r a e l
el m alvado sus pensam ientos, I y vuélvase 8 O ráculo del Señor, Y avé, | que re­
a Y avé, que ten d rá de él m isericordia; | úne a los dispersos de Israel: | A los
a n u estro D ios, que es rico en perdones. reunidos yo allegaré otros. | 9 Bestias del
8 P o rq u e n o son m is pensam ientos vues­ cam po, fieras de la selva, | venid todas
tro s pensam ientos, | n i m is cam inos son a com er. | 10 M is guardianes so n ciegos
vuestros cam inos, dice Yavé. I 9 C uanto todos, | n o entienden nada. | T odos son
son los cielos m ás alto s que la tierra, | p erro s m udos | que no pueden la d ra r; |
ta n to están m is cam inos p o r encim a de soñolientos, se acuestan, ] so n am igos de
los vuestros, | y p o r encim a de los vues­ dorm ir. | 11 Son perros voraces, insacia­
tro s, mis pensam ientos. | i° C om o baja bles, ! y a u n los p astores n o entienden, |
la lluvia y la nieve | de lo alto del cielo, siguen cad a un o su cam ino, | cada cual
y no vuelven allá | sin h ab er em papado y busca su interés. | 12 «Venid, voy en busca
fecundado la tierra y h ab erla hecho ger­ de vino, | y beberem os licores, | y m a­
m in ar, | d an d o la sim iente p a ra sem brar y ñ a n a será com o ho y | d ía grande, m uy
el p an p ara com er, | 11 así la p alab ra que grande».
sale de m i b o ca | n o vuelve a m í vacía, |
sino que hace lo que yo quiero | y cum ple I d o la t r ía s d e I s r a e l
su m isión. C ’J 1 Perece el ju sto , | y n o hay quien
12 Sí, partiréis con regocijo I y cam i­** * pare m ientes; | desaparecen los
naréis en paz. | M ontes y collados os buenos, | y no h ay quien entienda | que
aclam arán | y to d o s los árboles del cam po el ju sto es recogido an te la aflicción, I
os ap lau d irán . | 13 E n vez de los espinos, 2 p ara e n tra r en la paz, | p a ra q u e des­
crecerá el cip rés; | e n vez d e las ortigas, cansen en sus lechos | los q u e siguen el
el m irto , | y será esto glo ria p a ra Y avé, j cam ino derecho.
señal etern a, im perecedera. 3 A cercaos, pues, vosotros, | hijos de
b ru ja, 1 generación de ad ú ltera y de pros­
V o c a c ió n d e la s g e n te s titu ta. * | 4 ¿D e quién os burláis? | ¿A quién
e /» i A sí dice Y avé: | G u a rd a d el de- hacéis m uecas y sacáis la lengua? | ¿No
3 O recho, o b ra d la justicia, | que p ro n ­ sois vosotros hijos de pecado, | raza de
to va a venir m i salvación | y a revelarse m entira, | 5 encendidos de concupiscencia
m i justicia. | 1 B ienaventurado el v aró n que b a jo el terebinto i y b a jo to d o árbol
esto hiciere, | y el h ijo del h o m bre que frondoso, | sacrificando niños en el lecho
a ella se asiere, | y que guarde el sábado de los torrentes, | en los huecos de las
sin p ro fan arlo | y guarde sus m anos de peñas?
to d a o b ra m ala. 6 Los lisos chinarros del to rren te serán
3 Q u e n o dig a el extran jero allegado atu parte, | h e ah í tu porción. | A ellos
Y avé: | Y avé m e excluye d e su pueblo. | hiciste tu s libaciones | y llevaste o fre n d a s; |
Q ue n o diga el eu n u co : | Y o soy un ¿no habré de resentirm e yo? | 7 S obre un

I T £ 4 L a ley deuteronóm ica (23,1 ss.) excluía a los eunucos d e la com unidad d e Israel; pero
aq u í el Señor d eclara abrogada esa ley e n favor de la piedad d e los eunucos, q u e p o r ella
po d rán alcanzar u n nom bre glorioso en el reino mesiánico.
15 3 E ste pasaje, com o casi to d o lo q u e sigue h asta el fin del libro, se distingue notablem ente
^ * d e lo q u e precede. A llí sólo suenan palabras de triunfo, d e alegría por la vuelta de Israel a
la gracia de su D ios; aquí, en cam bio, hallam os lo q u e es ta n frecuente en los profetas y más en
Isaías: la reprensión d e los pecados y las am enazas de castigos.
m o n te alto, bien alto , ! po n es tu cam a; J am a la justicia, f sin apartarse de la ley
después subes allá | p a ra sacrificar. | de D ios. ¡ M e piden leyes justas | y pre­
8 D etrás de la p u e rta y del um bral | tenden acercarse a D ios. I 3 ¿A qué ayu­
pones tu m em oria, | y lejos de m í, des­ n ar, si tú no lo ves? | ¿A qué hum illar
vergonzadam ente te desnudas, | subes a nuestras alm as, si tú no te das por en­
la cam a y la ensanchas | y te prostituyes tendido? | Sí, pero en el d ía de ayuno
con aquellos cuyo com ercio deseas, J com ­ os vais tras vuestros negocios | y oprim ís
p artien d o su lecho. * a todos vuestros servidores. | 4 Ayunáis
9 C o rres a M oloc con ungüentos, | lle­p ara m ejor reñ ir y disputar, | p ara herir
nas las m an o s d e perfum es, | envías lejos inicuam ente con el p u ño. | N o ayunéis
a tu s m ensajeros, | h a sta la p rofundidad com o lo hacéis ah o ra , | sí queréis que en
del seol. | 10 El largo viaje te fatiga, | lo alto se oiga vuestra voz. | 5 El ayuno
pero n o dices: R enuncio a él. | H allas que m e ag rad a | es el día en que se hum i­
nuevas fuerzas | y n o desistes, f 11 ¿De lla el hom bre. I E ncorvar ía cabeza com o
q uién tem es, qué te asusta, | p ara rene­ u n junco | y acostarse con saco y en
gar d e m í, | p a ra n o aco rd arte m ás de ceniza, | ¿a eso llam áis ayuno | y día
m í | y n o hacerm e caso? | ¿N o m e he agradable a Yavé?
callad o y he cerrado los ojos, | y tú
no m e tem iste? | 12 Pues a h o ra voy a E l a y u n o g ra to a Y av é
p reg o n ar m i justicia, j y tus obras de 6 ¿Sabéis qué ayu n o quiero yo?, | dice
n a d a te servirán. 1 13 G rita. Q ue te salven el Señor, Y avé: i R o m p er las ataduras
tu s ídolos. | A to d o s los llevará el viento, | de iniquidad, | deshacer los haces opreso­
un soplo los arre b atará. | P ero el que en res, | dejar ir libres a los oprim idos | y
m í co n fía h ered ará la tierra | y poseerá q u eb ran tar to d o yugo; i 7 p artir su pan
m i m o n te santo. con el ham briento, albergar al pobre sin
abrigo, | vestir al desnudo | y no volver
P r o m e s a d e p e r d ó n a lo s tu ro stro an te tu herm ano. | 8 Entonces
a r r e p e n t id o s brillará tu luz com o la au ro ra, | y se
14 Y se d irá: A brid , ab rid cam ino, alla­dejará ver p ro n to tu salud, | e irá delante
nadlo, | q u itad los tropiezos del cam ino de li la justicia, 1 y detrás de ti la gloria
de m i p u eb lo ; | A p o rq u e así dice el de Yavé. | 9 E ntonces llam arás, y Yavé te
A ltísim o, | cuya m o rad a es eterna, cuyo o irá; | le invocarás, y El d irá: H em e aquí.
nom b re es sa n to : | Y o h ab ito en la altura C u an d o quites de t¡ la opresión, f el
y e n la san tid ad , | p ero tam b ién co n el gesto am enazador y el hab lar altan ero ; |
co n trito y hum illado, ¡ p a ra hacer revivir cuando des de tu p an al ham briento |
los espíritus hum illad o s | y reanim ar los y sacies el alm a del indigente, [ brillará tu
corazones contritos. | *6 Pues yo no quie­ luz en la obscuridad, | y tus tinieblas serán
ro estar siem pre contendiendo, | ni quiero cual m ediodía. | 11 Y avé será siem pre tu
esta r siem pre eno jad o , [ p o rq u e sucum ­ pastor, í y en eí desierto h a rta rá tu alm a j
b iría an te m í to d o espíritu, | las alm as y d a rá vigor a tu s huesos. | Serás com o
que yo he creado. h u erto regado, | com o fuente de aguas
17 P o r su in iquidad, u n tiem po yo levivas, | que n o se ag o tan jam ás, i 12 Edi­
herí en m i ira, | y ocultándom e, le cas­ ficarán tus hijos las desiertas ruinas |
tigué sañudo. | El rebelde seguía p o r los y alzarás los cim ientos prim eros; | y te
cam inos de su corazón. | 18 Sus cam inos llam arán rep arad o r de las brechas | y
los conozco yo, y le san aré | y le conduciré restau rad o r de las casas en ruinas.
y le consolaré. | 19 Y o p o n d ré cantos en 13 C u an d o te abstengas de p ro fan ar el
los labios afligidos. | Paz, paz al que está sábado | y de ocuparte en tu s negocios el
lejos y al que está cerca, | dice Y avé; yo día santo, | y hagas del sábado tus deli­
le curaré. | 20 P ero los m alvados son un cias | y lo santifiques, alabando a Y avé, |
m a r proceloso, | que n o p uede aquietar­ y m e honres, dejando tus negocios, | el
se | y cuyas olas arro jan cieno y lodo. | trab ajo que te ocupa y los discursos va­
21 N o h ay paz, dice Yavé, p a ra los impíos. nos, | 14 entonces será Yavé tu delicia ¡
y llevará tu carro a las altu ras de la
L o s p e c a d o s d e Israel tierra. | T e h aré gozar de la heredad de
PO 1 C lam a a voz en cuello sin cesar; | Jacob, tu p ad re; | habla la b oca de Yavé.
w O alza tu voz com o tro m p eta | y
echa en cara a m i pueblo sus iniquidades, | P o d e r s a lv a d o r d e Y a v é , m a s p a r a eí
y sus pecados a la casa de Jacob. * | 2 D ía q u e se e n m i e n d a
tras día m e buscan | y quieren saber mis C Q 1 N o , n o se h a acortado la m ano
cam inos, | com o si fueran u n pueblo que v v salvadora de Yavé, | ni se h a he-
8 Im agen de la idolatría. Cf. E z 16,23.
2 1 P reten d e el pueblo m erecer la gracia de D ios con ayunos y no se cuida de p racticar Ja jus-
ticia y observar Ía Ley del Señor, que es el ayuno grato a Yavé (cf. Z ac 7).
cho su oído du ro p ara oir. * | 2 V uestras un hom bre I y le asom bró que no hubiera
iniquidades cavaron un abism o | entre intercesor. | Y se apoyó en su brazo I y
vosotros y vuestro D ios; | vuestros peca­ vino en su ayuda su justicia; | 17 y se
dos hacen que El oculte sus rostro I para revistió de la justicia com o de coraza, |
n o o iro s; | 3 po rq u e vuestras m anos están y puso sobre su cabeza el casco de la
m anchadas de sangre, | y vuestros dedos salvación, I y se vistió de vestiduras de
de iniquidades; | vuestros labios hablan venganza, I y se cubrió de celo com o de
m entira | y vuestra lengua dice m aldades. | m anto.
4 N o hay quien clam e por la justicia, I 18 C om o son las obras, así será la re­
nadie que juzgue con verdad. I C onfían tribución ; I ira contra sus enem igos, furor
en vanidades y h ablan vanidades; I con­ contra sus adversarios. 119 Y tem erán des­
ciben m aldades y paren crím enes; I 5 in­ de el poniente el nom bre de Yavé, | y
cuban huevos de áspides I y tejen telas desde el nacim iento del sol su m ajestad ; |
de arañ a, I y el que com e los huevos porque vendrá com o to rren te im petuoso, |
m uere, | y si los rom pe sale u n basilisco. | em pujado po r el soplo de Yavé. | 20 M as
6 Y sus telas no sirven p ara hacer ves­ p a ra Sión vendrá com o redentor, I p ara
tidos, | n o pueden cubrirse con su o b ra ; | los de Jacob que se convierten de sus
sus o b ras son obras de iniquidad, | y pecados, dice Yavé. 121 H e aquí m i alianza
llevan en sus m anos la rapiña. I 7 C orren con ellos, dice Y avé: | El espíritu m ío que
tras el m al sus pies | y se dan prisa a está sobre ti; I y las palabras que yo
d erram ar sangre inocente. | Sus pensa­ pongo en tu boca I no faltarán de ella
m ientos son pensam ientos de iniquidad, | jam ás, ni de la de tus hijos, | ni de la
y a su paso dejan el estrago y la ruina. boca de los hijos de tus hijos, | dice
8 N o conocen los cam inos de la paz, I Y avé, desde ahora para siem pre.
no hay en sus sendas ju sticia; I sus vere­
das son tortuosas, I y quien p o r ellas G lo r ia d e la n u e v a J e r u s a l é n
va no conoce la paz. fA 1 L evántate y resplandece, que ya
9 P or eso se alejó de nosotros el juicio, I se alza tu luz | y la gloria de
por eso no nos alcanza la justicia. | Es­ Yavé alborea para ti.* I 2 m ientras está
peram os luz, y no vem os m ás que tinie­ cubierta de som bras la tierra I y los
blas; I resplandor, y no hay m ás que pueblos yacen en tinieblas. I S obre ti
obscuridad. I 10 Vam os p alp an d o com o viene la au ro ra de Yavé I y en ti se m a­
el ciego a lo largo del m uro, I y andam os nifiesta su gloria. I 3 L as gentes an d arán
a tientas, com o quien no tiene ojos. I a tu luz. I y los reyes, a la claridad de
T ropezam os en pleno dia com o si fuera tu aurora. : 4 Alza los ojos y m ira en
de noche; | estam os a obscuras, com o to rn o tuyo; ¡ to d o s se reúnen y vienen
m uerto s; I *1 gruñim os todos com o osos I a ti; I llegan de lejos tu s hijos, I y tus
y gem im os com o palo m as: ! esperam os la hijas son traídas a ancas.
liberación, p ero n o viene; I la salvación, 5 C u an d o esto veas resplandecerás, i y
pero está lejos d e nosotros. | 12 P orque palpitará tu corazón y se ensanchará. |
son an te ti m uy num erosos nuestros pe­ V endrán a ti los tesoros del m ar, ! llega­
cados, ! y nuestros crím enes dan testi­ rán a ti las riquezas de los pueblos. |
m onio co n tra nosotros. I Presentes nos 6 Te inundarán m uchedum bres de cam e­
están n uestros crím enes y conoce­ llos, | de drom edarios de M adián y de
m os nu estras iniquidades. 13 R ebelarse y Efa. I L legarán de Saba en tropel, | tra ­
renegar de Y avé: I a p o statar y alejarnos yendo oro e incienso I y pregonando las
de nuestro D ios; I h ab lar la perfidia y la glorias de Yavé. I 7 En ti se reunirán los
violencia; I concebir en el corazón y pro­ ganados de C edar, I y los carneros de
ferir p alab ras d e m en tira: I 14 y se aleja N ebayot estarán a tu disposición. I Serán
el derecho, I y se ausenta la justicia, I y víctim as gratas sobre m i altar, I y yo
tropieza la buena fe en las plazas, I no glorificaré la casa de m i gloria.
halla lugar la rectitud. I La buena fe ha 8 ¿Q uiénes son aquellos que vienen vo­
sido d esterrad a, | y q uien evita el mal lando, com o nube, i com o bandada de
es roído. palom as que vuelan a su palom ar? I 9 Si,
15 Violo Yavé y se indignó, I q u e ya se reúnen las naves para mí, I y los navios
no hay justicia. I 16 Vio q u e n o h abia ni d e T arsis abren la m archa, I para traer
1 El p o d er salvador d e D ios no se h a acortado, pero no se pondrá en acción en beneñcio
d e los pecadores, sino en favor d e los q u e se vuelven a Yavé. A éstos vendrá a lib rar el Señor
y establecerá u na alianza firme.
¿I A 1 El profeta nos describe a Jerusalén com o la capital del reino mesiánico. Ilum inada por la
gloria d e Yavé, atraerá a sí los peregrinos d e todos las pueblos del O rien te hasta el extrem o
de A rab ia y del O ccidente hasta las lejanas tierras d e T arsis. V ienen trayendo a los israelitas para
reedificar con ellos los m uros destruidos de Jerusalén. Jerusalén, convertida en centro de peregri­
nación del m u n d o entero, verá ac u d ir a ella las riquezas de las naciones p ara enriquecer a los hijos
de Israel, en cuyos oídos debían resonar estos oráculos com o suavísim a m úsica (cf. A g 2,8 ss.)
d e lejos a tu s hijos con su o ro y su plata, | ( u n a co ro n a; | el óleo del gozo, en vez de
p a ra el nom bre de Yavé, tu D ios; j para lu to ; ! la gloria, en vez de la desespera­
el S anto de Israel, que te glorifica. ción. | Se los llam ará terebintos de justi­
10 E xtranjeros reedificarán tus m uros, cia, | , plantación de Yavé p ara su gloria. |
y sus reyes estarán a tu servicio, j pues si ¡ 4 Ellos reedificarán las ruinas antiguas ! y
en mi ira te herí, | en mi clem encia he levantarán los asolam ientos del pasado, i
tenido piedad de ti. 1 11 T us puertas esta­ R estaurarán las ciudades asoladas, f los
r á n siem pre ab iertas, no se cerrarán ni e s c o m b ro s de m u c h a s g e n e ra c io n e s . |
<le día ni de noche, | p ara traerte los 5 H abrá extranjeros para apacentar tus
bienes de las gentes con sus reyes por ganados, I y extraños serán tus labradores
guías al frente; | 12 p o rq u e las naciones y y viñadores, i 6 Y vosotros seréis llam ados
los reinos que no te sirvan a ti | perecerán sacerdotes de Yavé | y nom brados m i­
y serán exterm inados. nistros de nuestro Dios. | 7 C om eréis lo
13 V endrá a ti la gloria del L íbano, exquisito
| de las naciones | y os vestiréis
los cipreses, los olm os y los alerces jun­ de sus magnificencias, j Pues com o tuvie­
tam ente. | Para em bellecer m i santuario, i ron el doble en cu an to a vergüenza y fue
p ara d eco rar el lugar en que se asientan su parte el oprobio y la confusión, | re­
m is pies. | 14 A ti vendrán hum illados los cibirán el doble tam bién sobre la tierra |
hijos de los tiranos, I y se postrarán a v gozarán de eterna gloria.
tu s pies to d o s cu antos te infam aron. | Ya 8 P orque yo. Yavé, soy am ante del de­
te llam arán la ciudad de Yavé, I la Sión recho | y aborrezco el rapaz latrocinio. ¡
del S anto de Israel. | 15 De abandonada Por eso les daré fielmente su recom pensa |
que eras, o d iad a y d etestada, yo te haré , y haré con ellos una alianza eterna I 9 Su
etern o prodigio, | delicia de los siglos. | descendencia será glorificada en los pue­
16 M am arás la leche de las gentes, ¡ los blos, I y su posteridad en m edio de las
pechos de los reyes, ¡ y sabrás que yo, gentes. | Y quien los viere reconocerá |
Yavé, soy tu salvador, I tu redentor, el que son la progenie bendita de Yavé.
F u erte de Jacob. | 17 En vez de cobre pon­
dré en ti o ro ; | en vez de hierro, plata; | A g r a d e c im ie n to a Y a v é d e la
bro n ce en vez de m adera, ¡ y hierro en J e r u s a lé n r e s t a u r a d a
vez de piedras. I T e daré por m agistrado 10 Y yo me gozaré en Yavé, | y mi
la paz, I y p o r so b eran o la justicia, i 18 No alm a saltará de júbilo en mi D ios, ¡
se hablará ya de injusticia en tu tierra, | porque me vistió de vestiduras de salud j
de saqueo y de ruina en tu territorio. | y me envolvió en m am o de justicia, |
T us m uros los llam arás «salud», ¡ y a com o esposo que se ciñe la frente con
tu s puertas, «gloria». diadem a I y com o esposa que se adorna
19 Ya no será el sol tu lum brera, | nide sus joyas. ' 11 P orque com o produce
te alu m b rará la luz de la luna. | Yavé la tierra sus gérmenes | y com o hace
será tu eterna lum brera, | y tu Dios será brotar el huerto sus sem illas, | así el
tu luz. i 20 Tu sol no se p o n d rá jam ás, i Señor, Yavé, hará b ro tar la justicia | y la
y tu luna nunca se esconderá, porque gloria ante todas las gentes.
será Yavé tu etern a luz; | acabáronse los
días de tu luto. | 21 T u pueblo será un Y a v ie n e la sa lv a c ió n
pueblo de justos i y poseerá la tierra para £ JO 1 P or am or de Sión yo no callaré |
siempre. | R enuevos del plantío de Yavé, I \}£á y por Jerusalén no pararé | hasta
o b ra de mis m anos, hecha para resplan­ que resplandezca la justicia com o a u ro ra , j
decer. | 22 Del m ás pequeño saldrá un y la salvación com o brillante an to rch a; |
m illar; | del m enor, una inm ensa nación, i 2 y verán las naciones tu justicia, | y
Y o, Yavé, lo he resuelto, | y a su tiem po todos los reyes tu gloria, | y te darán un
yo lo cum pliré. nom bre nuevo, I que te pondrá la boca
de Yavé.
JJ1 1 E! espíritu del Señor, Yavé, des- 3 Serás en la m ano de Yavé corona
® * cansa sobre mi, i pues Yavé me de gloria, real diadem a en la m ano de
ha ungido. | Y me ha enviado para pre­ tu Dios. 4 N o te llam arán ya m ás la
dicar la buena nueva a los abatidos. | «D esam parada», i ni se llam ará tu tierra
y sa n ar a los de q u eb ran tad o corazón; | «D esierta», sino que te llam arán a ti
para an u n ciar la libertad a lo s cautivos | «Mi com placencia en ella», f y a tu tierra
y la liberación a los encarcelados. * | «D esposada», ¡ porque en ti se com pla­
2 P ara publicar el añ o de la remisión de cerá Yavé i y tu tierra tendrá esposo. |
Yavé ' y el dia de la venganza de nuestro ¡ - C om o m ancebo que se desposa con una
Dios. I 3 P ara co*&«l*r a los tríete* 1 y d a r I d M w ü a , ! asi el que te edificará se des-
a los afligidos de Sión, í en vez de ceaúiA, poftará caotigo. I Y com o la esposa hace

1 En la sinagoga de N azaret, jesús se aplicó a si este pasaje, con el resultado que San Lucas
nos refiere en 4,16 ss
las delicias del esposo, ) asi h a rá s tú h echo en su m isericordia, | en la inm ensa
las delicias de tu D ios. m uchedum bre de su piedad. *
6 S obre tu s m urallas, ¡oh Jerusalén!, 8 D ijo : «C iertam ente son m i pueblo, |
he puesto centinelas, | que n o se callarán son hijos que no m e serán infieles». | Y fue
ni de d ía n i de noche. | V osotros, los que su salvador | en todas sus angustias. | 9 N o
hacéis q u e se acuerde Y avé, | n o os deis fue un m ensajero, un ángel; | su faz m ism a
descanso. | 7 Y n o le deis tregua hasta los salvó, | en su am o r y su m isericordia
q u e restablezca a Jerusalén | p a ra gloria E l m ism o los rescató; | y constantem ente
de la tierra. | 8 Ju ra Y avé p o r su diestra los sostuvo | y los guió en los siglos p a ­
y p o r su brazo p o d ero so [ n o d a r jam ás sados. * | 10 P ero ellos se rebelaron, | y
tu trigo | p a ra com ida de tus enem igos; | enojaron su santo espíritu, | y se hizo su
que n o b eberán ex trañ o s tu vino, | el enem igo | y com batió co n tra ellos.
fru to de tu trab ajo . | 9 L os que h agan la 11 E ntonces su pueblo se acordó de
recolección, la com erán, [ alab an d o a otros tiem pos, | de lo s tiem pos antiguos. |
Y avé; | los que h ag an la vendim ia, be­ ¿D ónde está el que a p a rtó las olas, | el
berán el vino | en los atrio s de m i san­ p asto r de su rebaño? | ¿D ónde está el
tuario. que puso en m edio de ellos | su santo
10 E n trad , en trad p o r las p u e rta s; | alla­espíritu?
n ad cam ino p ara el pueblo. | A brid, abrid 12 ¿D ónde está el que llevó de la m ano
cam ino, q u itad las piedras | y alzad ban ­ a M oisés, | su brazo poderoso; | el que
dera p a ra los pueblos. | 11 P o rque Yavé delante de ellos dividió las aguas, | h a ­
proclam a a to d o s los confines de la tie­ ciéndose así u n nom bre eterno, | 13 el
rra : | D ecid a la h ija de S ión: | Llega tu que los condujo p o r en m edio de los
salvador, | viene con su recom pensa | y le abism os, | com o a caballo po r el desierto, |
precede su retribución. | 12 L os llam arán sin que tropezaran? | 14 El espíritu de Y avé
pueblo santo, | los rescatados de Y avé; | los pastoreó, | com o a la bestia que se
y a ti te llam arán la «D eseada», | la «C iu­ lleva al valle. | A sí condujiste tú a tu
d ad n o desam parada». pueblo, | haciéndote un n om bre glorioso.
is M ira desde los cielos, y ve l desde la
P le g a ria p id ie n d o la lib e ra c ió n m o rad a de tu santidad y de tu gloria. |
C O 1 ¿Quién es aquel que avanza en- ¿D ónde está tu celo y tu fortaleza, | la
rojecido, | con vestidos m ás rojos em oción de tus en trañ as y tus m isericor­
que los de u n lagarero, | ta n m agnífica­ dias? I ¿Se h an aco rtad o ? | ,fl C on to d o ,
m ente vestido, | av an zan d o en to d a la tú eres nuestro pad re, | A b rah am n o nos
grandeza de su p o d er? | Soy y o, el que conoció y nos desconoció Israel; | pero
hab la justicia, | el po d ero so p ara salvar. * | tú, ¡oh Y avé!, eres n u estro P adre, | y
2 ¿Cómo está, pues, ro jo tu vestido | y tus «R edentor nuestro» es tu no m b re desde
ro p as com o las d e los que pisan en el la etern id ad .*
lagar? | 3 H e pisado en el lag ar yo solo, | 17 ¿P or qué, ¡oh Y avé!, n o s dejas erra r
y n o h a b ia conm igo n ad ie de las gentes. | fuera de tu s cam inos I y endureces nues­
H e pisado c o n fu ro r, | h e h o llado con tro co razó n c o n tra tu tem or? | V uélvete,
ira, | y su sangre salpicó m is vestiduras | p o r a m o r de tu s siervos, | de las trib u s
y m an ch ó m is ro p as. * | 4 P o rq u e estaba de tu heredad. | is ¿C óm o h a n penetrado
en m i co razó n el d ia de la venganza | y los im píos en tu tem plo | y nuestros ene­
llegaba el d ía de la redención. | 5 M iré, y m igos h an h o llad o co n sus pies tu san­
n o h a b ia q uien m e ay u d ara, | m e m ara­ tuario? | 1 9 Som os desde m ucho h a com o
villé d e q u e n o h u b iera q uien m e a p o ­ pu eb lo qu e n o te tiene p o r caudillo | y
yase; | 6 y salvóm e m i b razo , | y me que n o es llam ado p o r tu nom bre.
sostuvo m i fu ro r, | y ap lasté a lo s pueblos
en m i ira, | y lo s pisoteé en m i fu ro r, | C Á 1 ¡O h si rasgaras los cielos y baja-
d erra m a n d o e n la tie rra su sangre. " “ ras, | haciendo estrem ecer los m on­
7 C an taré las m isericordias de Y avé, |tes, | 2 com o fuego a b ra sa d o r q u e quem a
ensalzaré la gloria d e Y avé, | to d o cuanto la leña seca, | com o fuego q u e hace
h a hecho p o r no so tro s, | lleno de piedad hervir el agua! | P a ra m o strar a los ene­
hacia la casa d e IsraeL | L o que ha m igos tu no m b re | y hacer tem blar a los

CO 1 L os p rofetas nos p in tan a veces a Y avé com o g uerrero arm ad o d e to d a s sus arm as para
" ^ co m b atir a sus enem igos; aq u í no» lo p resen tan viniendo d e l com bate, m anchados d e sangre
los vestidos, después de h ab e r ejercido su cólera co n tra los im píos (59 ,15 ss.).
3 «N adie d e las gentes*, esto es, nin g ú n dios d e las gentes.
7 A q u í com ienza u n a tiern a plegaría, puesta en boca del pueblo, q u e se prosigue en el capítulo
siguiente. E l p ueblo invoca la m isericordia de D ios, confiesa sus pecados y p id e q u e Yavé renueve
sus m aravillas, salve a su pueblo y levante su santuario en ruinas.
9 «Su faz misma», esto es, E l m ism o en persona (Ex 33,14).
1(1 P o n d era el am or de Yavé h acía su pueblo, incom parablem ente m ayor q u e el d e A b rah am
(cf. 64,8).
pueblos an te ti, | 3 haciendo nunca espe­ en los collados. | Y o Ies m ediré en el
rad o s prodigios, | de que no se oyó hablar seno el salario de sus obras pasadas.
jam ás. | 4 Jam ás oyeron oídos, jam ás vie- 8 Así dice Y avé: ! C om o cuando hay
ro n ojos I D io s que así o b ra ra eom o jugo en un racim o, dicen, no lo eches a
ob ras tú con los que en ti confían. 1 perder, i que hay en él bendición, | así
5 (4) T ú te adelantas a los que o b ran el h aré yo p o r am or de m is siervos; | no
bien | y tienen presentes tus cam inos, I los destruiré del to d o , | 9 sino que sacaré
pero estás irritad o p o r n uestros pecados de Jacob u n a progenie, | y de Ju d á un
y padecerem os h asta que seam os salvados. heredero de mis m ontes, | y los habitarán
6 (5) T o dos n o so tro s som os im puros, m | is elegidos | y m o rarán allí m is siervos. |
to d a n u estra justicia es com o vestido in­ 10 Y será S arón p rad o p ara los carneros, |
m u n d o . | H em os caído com o hojas secas, ¡ y el valle de A cor dehesa p ara los bue­
y nu estras iniquidades com o viento nos yes | del pueblo q u e m e h a b rá buscado. |
arra stran . I 7 (6) Y nadie invoca tu nom ­ 11 M ientras que vosotros, los que dejáis
b re, | nadie despierta p a ra apoyarse en a Y avé | y os olvidáis de m i m onte santo, |
ti. | H as ap artad o tu ro stro de nosotros | los que aderezáis m esa p ara la diosa
y nos has entregado a nu estras iniqui­ F o rtu n a | y llenáis la copa p ara libar al
dades. D e s tin o , | 12 a todos os destinaré a la
S O Y con to d o , ¡oh Y avé!, tú eres espada, | todos sucum biréis en la m a­
nu estro P ad re; | n o so tro s som os la ar­ tan za; [ porque cuando os llam aba no
cilla y tú el a lfa re ro ; | to d o s som os o b ra m e respondisteis | y cuando os hablaba
de tu s m anos. | 9 (8) iO h Y avé!, n o te n o m e escuchasteis. | H acíais lo que era
irrites del to d o , | n o estés siem pre acor­ m alo a mis ojos [ y elegíais lo que me
dán d o te de nu estras iniquidades; j ve, desagradaba.
m ira que som os tu pueblo. 13 P o r eso dice el Señor, Y avé: | Sí,
10 (9) T us ciudades san tas están hechasm is siervos com erán, | y vosotros ten­
u n desierto, | Sión es u n d esierto; | Je ru ­ dréis ham bre; | m is siervos beberán, |
salén, u n lugar asolado. I 11 (10) N uestro y vosotros tendréis sed; | mis siervos
sa n to y m agnífico tem p lo , l donde te gozarán* ( y vosotros seréis confundidos; [
alab ab an n uestros padres, | h a sido presa 14 mis siervos can tarán , lleno de júbilo el
del fuego. I T o d a n u estra gloria está en corazón, ( y vosotros gemiréis con el
ru in as; | 12 (n ) ¿y a to d o esto vas a m os­ corazón q u ebrantado | y gritaréis deses­
tra rte insensible, | vas a callarte p ara h u ­ perados; ! ^ d e ja ré is vuestro nom bre a
m illarnos del todo? m is elegidos com o im precación: | « Q ueel
Señor, Yavé, te m ate». | Y a sus siervos
R e s p u e s ta d e Y a v é d a rá o tro nom bre.
gC i Y o estaba a la disposición de 16 T odo el que en la tierra quiera ben­
los que n o m e consu ltaban, | po­ decirse, | se bendecirá en el D ios fiel. |
día ser h allad o p o r los q u e n o m e bus­ T odo el qu e en la tierra jure, | ju rará
cab an . | Y o decía: H em e aquí, hem e p o r el nom bre del D ios verdadero; | y
aqu í, | a gente que n o invocaba m i n o m ­ las angustias pasadas se d arán al olvi­
bre. * | 2 T o d o el día ten d ía yo mis m a­ do ¡ y estarán lejos de m is ojos. I 17 P orque
n o s | a u n pueblo rebelde, | que iba p o r voy a crear cielos nuevos | y u n a tierra
cam inos m alos, | en pos de sus pensa­ nueva, ) y ya no se reco rd ará lo pasado ]
m ientos. I 3 U n pueblo que m e provo­ y ya no h a b rá de ello m em oria. | 18 Sino
cab a a ira descaradam ente y sin cesar, ! que se gozará en gozo y alegría eterna |
sacrificando en los h u erto s | y quem ando de lo que voy a crear yo, ¡ porque voy
incienso sobre ladrillos; | 4 que iba a a crear a Jerusalén alegría, | y a su pueblo
sentarse en los sepulcros | y pasaba la gozo.
noche observando los astro s; | que com ía 19 Y será Jerusalén m i alegría, | y mi
carn e de puerco ] y en cuyas ollas h abía pueblo m i gozo, | y en adelante n o se
m anjares in m u n d o s; ! 5 q u e decía: Q ué­ oirán m ás en ella | llantos ni clam ores. |
d a te ahí, | n o te llegues a mí, que te 20 N o h a b rá allí niño que m uera de pocos
santificaría. | E s com o h u m o que sale de días, | ni viejo que no cum pla los suyos. |
m is narices, | fuego encendido to d o el día. M o rir a los cien años será m orir niño, |
6 T o d o esto escrito está delante de m í y| no llegar a los cien años será tenido por
y n o callaré sin darles su pago | y re­ m aldición. | 21 C onstruirán casas y las
trib u irles con m ed id a colm ada. | 7 Vues­ h ab itarán , | p lan tarán viñas y com erán
tras iniquidades y las iniquidades de vues­ su fruto. | 22 N o edificarán p ara que h a ­
tro s padres, dice Y avé, | que quem aron bite o tro , ¡ no plan tarán para que recoja
incienso en los m ontes | y m e ultrajaron otro. | P orque según los días de los árbo-

£ *5 1 Este capítulo puede considerarse com o la respuesta de D ios a la plegaria anterior, y en ella
nos refiere la conducta p o r D ios seguida con pueblo ta n rebelde; pero al fin llegará la o b ra
de la m isericordia y d e la restauración de Israel.
les serán los d ías d e m i pueblo, | y mis pueblo en u n día? | ¿U na nación nace
elegidos d isfru tarán del tra b a jo de sus to d a de u n a vez? | Pues Sión ha parido
m anos. | 23 N o trab ajará n en vano, | a sus hijos | antes de sentir los dolores. |
ni p arirán p ara u n a m uerte p rem atu ra, | 9 ¿Voy a a b rir yo el seno m atern o p ara
sino q u e serán la progenie b en d ita de q u e no nazcan hijos?, | dice Yavé. | ¿O
Y avé | ellos y sus descendientes. | 24 A n­ voy a cerrarlo yo, q u e soy quien hace na­
tes q u e ellos me llam en les responderé y o ; | cer?, ¡ dice (u Dios.
to d av ía no h ab rán acab ad o de h ab lar, y ya 10 Regocíjate, Jerusalén. [ V osotros, los
los habré escuchado. | 25 e ¡ lobo y el cor­ que la am áis, sea ella vuestra gloria. |
dero pacerán ju n to s; | el león, com o el Llenaos con ella de alegría | los que con
buey, com erá paja, | y la serpiente com erá ella hicisteis duelo. | n Para m am ar hasta
el polvo. | N o hab rá m al ni aflicción | en saciaros | la leche de sus consolaciones, |
to d o mi m onte santo, dice Yavé. p ara m am ar en delicia | a los pechos de
L a n u e v a J e r u s a l é n , d e la q u e s e r á n su gloria. | 12 P orque asi dice Y avé: I
Voy a derram ar sobre ella la paz com o
e x c lu id o s lo s m a lv a d o s río | y la gloria de las naciones com o to ­
/ ? C 1 Así dice Y avé: | El cielo es m i rrente desbordado. | Y sus niños serán
tro n o , | y la tierra el escabel de llevados a la cadera | y acariciados so­
m is pies. | ¿Qué casa podríais edificar­ bre las rodillas.
m e? | ¿En qué lugar m o raría yo? * | 2 T odo 13 C om o consuela u n a m adre a su hi­
eso m is m anos lo hicieron, | to do es mío, jo, | así os consolaré yo a vosotros y
dice Yavé. | M is m iradas se p osan sobre seréis p o r Jerusalén consolados. | 14 C u a n ­
los hum ildes | y sobre los de contrito do esto veáis latirán de gozo vuestros
corazón, que tem en mis palabras. | 3 H ay corazones | y vuestros huesos reverde­
quien me sacrifica un buey y m a ta a un ‘ cerán com o la hierba. | La m an o de
hom b re; ¡ quien inm ola u n co rdero y Yavé se d a rá a conocer a sus siervos, | y
desnuca a un p erro ; | quien presenta su su fu ro r a sus enem igos.
o frenda y com o sangre d e p u erco ; | quien 15 P orque he aquí que llega Y avé en
ofrece el incienso y se p o stra a n te un fuego | y es su c arro un torbellino |
ídolo. p ara to m a r su ira en incendio y sus am e­
4 ¡Ah! Ellos se com placen en sus ca­ nazas en llam as de fuego, i 16 P o rq u e va
m in o s I y am an sus ab om inaciones; | a juzgar Yavé por el fuego | y p o r la es­
pero yo m e com placeré en sus m ales | y pad a a to d a carne | y caerán m uchos a
traeré sobre ellos lo que se tem en. | P or­ los golpes de Yavé. | 17 L os q u e se santi­
que llam é y nadie me respondió, | hablé fican y purifican p ara ir a los jardines,
y nadie me escuchó. | H icieron lo que en grupo tras u n o q u e va delante, que
era m alo a mis ojos | y escogieron lo que com en carne de puerco, de reptiles o
a mí me desagrada. ratas, todos perecerán, dice Yavé. 18 Y o
5 O íd la palabra de Yavé | vosotros, conozco sus obras y sus pensam ien­
los que tem éis mi p alab ra; | ellos, vues­ tos. Vendré p a r a reunir las naciones
tros herm anos, que os aborrecen y os de to d a lengua, que vendrán p a r a
niegan p o r causa de mi nom bre, han d i­ ver mi gloria. * 19 Y o les daré una señal
c h o : I Q ue haga Yavé m uestra de su y m andaré a los sobrevivientes de las
gloria | y no so tro s serem os testigos de naciones a Tarsis, a Put, a L ud, a M o-
vuestro contento. 1 Pero han de ser co n ­ soc y a R os, a T ubal y a Javán, y a las
fundidos. * | 6 Voces, alb o ro to s en la islas lejanas, que no han oído nunca h a ­
ciudad, | voces que salen del tem plo. I blar de mi nom bre y no han visto mi
Es la voz de Yavé, | que d a a sus enem i­ gloria, y ellos pregonarán mi gloria en­
gos el pago merecido. tre las naciones 20 y de todas las nacio­
7 A ntes de ponerse de p arto | ha p ari­nes traerán a vuestros herm anos com o
d o , I antes de sentir los dolores dio a ofrenda a Yavé, a caballo, en carros, en
luz un hijo. I 8 ¿Q uién o yó cosa sem ejan­ literas, en m ulos y en drom edarios, a
te? | ¿Q uién vio nunca tal? | ¿N ace un mi m onte santo, a Jerusalén, dice Yavé,
r r i Em pieza este discurso con u n te m a sem ejante al del capítulo prim ero d e Isaías, la religión
" ^ m aterial, q u e no agrada a Yavé.
5 Este versículo pone m uy d e relieve la división de Israel. D e una p a rte están los q ue tiem blan
d e la p alab ra d e Y avé y q u e son odiados de sus herm anos a causa del nom bre de D ios; d e la o tra
están los q u e se burlan diciendo: «Que se m a n iíe ste la gloria de Dios*. L a respuesta d e Yavé es q u e
los prim eros ex perim entarán la alegría y los otros q u ed arán confundidos. L uego nos describe la
m ultiplicación repentina d e Jerusalén, q u e term ina c o n o habia em pelado, con el gozo p ara sus
siervos y la cólera p ara los enemigos.
1» T odavía prosigue el desarrollo del m in a s tem a. D ios d ará a C M M C tr su g lo n a en tre las n a­
ciones v éstas cargarán con los hij«s de Iw m I dá|» « n » » p a r la «♦rr* y las traarén a Jerusalén,
lievados del deseo de t<»er p a rte en su« I m d i c i a m (* •.S as.). I i u m » se restablecerá el culto
divino según la voluntad de D ios, en el q u e todos tom arán parte, y al salir del tem plo verán los
cadáveres d e los impíos que se hablan rebelado contra Dios.
como traen los hijos de Israel sus ofren­ vilunio, de sábado en sábado, vendrá
das en vasos puros al templo de Yavé. toda carne a prosternarse ante mí, dice
2J Y yo elegiré de entre ellos sacerdotes Yavé, 24 y al salir verán los cadáveres
y levitas, dice Yavé; 22 porque así como de los que se rebelaron contra mí, cuyo
subsistirán ante mí los cielos nuevos y gusano nunca morirá y cuyo fuego no
la tierra nueva que voy a crear, dice se apagará, que serán objeto de horror
Yavé, asi subsistirá vuestra progenie y para toda carne.
vuestro nombre; 23 y de novilunio en no­

J E R E M I A S

1. Jeremías es el segundo de los profetas mayores, que nos cuenta su vocación


al principio de su libro. «Yo— le dice Yavé— te consagré antes de nacido y te destiné
para ser profeta de las naciones, para que arranques y plantes, destruyas y edifiques.
Yo te haré ciudad fuerte, columna de hierro y muro de bronce, para hacer frente
a toda la tierra, a reyes, a príncipes, a sacerdotes y al pueblo todo». Esto ya dice bas­
tante de la grave misión encomendada a Jeremías, que desde el principio aparece ante
el Señor tímido y, a su propio juicio, inepto para tal ministerio (Jer i; c f Eclo 49,9).
Que con la asistencia divina supo realizar su misión, nos lo dice, fuera de su libro,
el elogio que le consagra Onías en el 2 M ac 15,14.
2. Nació Jeremías en Anatot, ciudad sacerdotal, al oriente de Jerusalén, en el
reinado de Manasés o de Amón. Fue su padre Helcías, sacerdote, que debió de educar
a su hijo en el verdadero espíritu del sacerdocio, al que por su nacimiento estaba des­
tinado. Todavía joven, recibió el llamamiento de Dios, el año 13 de Josías, en 626
(25,3)- Cinco años mds tarde Josías emprendía la reforma religiosa (6 2 1), y es ex­
traño que no hallemos en Jeremías mds noticias de ella que la alusión del capítulo 11.
La muerte del piadoso príncipe (608) fu e una pérdida irreparable para la causa de
la reforma. Como todos los buenos, sintió Jeremías la muerte de Josías, a la que dedicó
unas lamentaciones, según se nos dice en 2 Par 35,25. En los reinados de Joaquim
(608-59 7 ) y de Sedecías (59 8-58 7), Jeremías tuvo que realizar lo que el Señor le
había dicho en su llamamiento, oponiéndose cual muro de bronce a los vicios predo­
minantes, la idolatría y la inobservancia de la Ley, que son el tema de sus discursos,
en los que anuncia la destrucción del templo y de la ciudad con la deportación del pue­
blo a Babilonia. Sus palabras no eran bien recibidas ni de los príncipes ni del pueblo,
que oían con mds gusto a los malos sacerdotes y a los falsos profetas No es, pues, de
extrañar que Jeremías hubiera dt beber muchas veces el amargo cáliz del clolor. Insul­
tos, oprobios, cárceles, acusaciones de traición a la patria, asechanzas contra su vida,
todo lo hubo de soportar, y en tanto grado, que a veces el dolor le forzaba a levantar
sus ojos a Dios en son de queja y hasta maldecir el día de su nacimiento con un tono
que supera en fuerza de expresión al de Job (15,10-20; 17,12-18 ; 18,18-23; 20,28-38).
Con razón es mirado Jeremías como tipo del Redentor, aunque no ciertamente por el
modo con que sobrellevó sus penalidades. De él no se puede decir lo que del Siervo de
Yavé escribía Isaías: «Enmudeció como un cordero ante el que lo trasquila y no abrió
su boca» (Is 5 3 ,7). Jeremías se queja amargamente a Dios y pide que le vengue, puesto
que su causa es la misma causa de Dios.
3. Nunca con más razón se dijo que el amor es causa de dolor. El corazón tierno
y sensible del profeta, lleno de amor hacia su pueblo, se sentía excitado por las abomi­
naciones de Judá y por los castigos con que Dios le amenazaba; y ante esta vista Jere­
mías se conmueve intensamente, hasta poner en sus labios palabras tan elocuentes,
imágenes tan vivas y tan variadas, sentimientos tan tiernos, que su elocuencia supera
a la del mismo Isaías. Dios le obligó a ejercer la triste misión de vaticinar la ruina
total de Judá y de presenciar con sus ojos el cumplimiento de sus vaticinios; pero tam­
bién le dio el consuelo de pronosticar la futura restauración mesiánica, unida, a sus
ojos, como es ordinario en los profetas, con la vuelta de los deportados a la patria.
Por esto no es de maravillar que sus palabras, antes tan desagradables en los oídos de
Judá, fueran luego las más consoladoras. En el 2 Max: 15,14 se nos cuenta la visión
de Judas el Macabeo, en la que se le aparecen el santo pontífice Onias y nuestro profeta.
El primero hace la presentación del segundo en estos términos: «Este es el amigo de sus
hermanos, que ora mucho por el pueblo y por la ciudad santa: Jeremías, el profeta de
Dios». Destruida Jerusalén y asesinado Godolías, el gobernador dejado por los caldeos
en Judá, Jeremías fu e conducido a Egipto por los que allá huyeron. Su corazón sintió
honda amargura al ver a sus hermanos entregarse a la idolatría egipcia, sin hacer
caso de la dura lección que acababan de recibir. Desde este momento no tenemos no­
ticia del profeta, ni sabemos si murió a orillas del Nilo, si volvió a Judá o se dirigió
a Caldea, para cooperar a la obra de Ezequiel, consolando a los deportados.
4. E l libro de Jeremías nos ofrece un capítulo, el 36, sumamente interesante y úni­
co en la literatura profética, sobre la redacción de la mayor parte de los oráculos,
que por mandato divino dictó el profeta a su secretario Baruc. E l texto he­
breo de los oráculos de Jeremías, comparado con la versión griega de los L X X , pre­
senta gran cantidad de adiciones. Los críticos discuten sobre su origen y su valor, y sus
sentencias están lejos de ser unánimes. Hay quien da preferencia al texto masorético
y quien prefiere el texto más corto de los L X X . Según otros, no se puede adoptar una
solución general, sino estudiar cada caso por separado. Tampoco el orden de los orácu­
los es el mismo en el texto hebreo y en la versión de los L X X . Desde el capítulo 25
hasta el 52, en los que se hallan los vaticinios contra las naciones, el orden es muy di­
ferente. La razón es, sin duda, que los oráculos se conservaron primero separados, y al
reunirlos no se les dio en todas partes el mismo orden.

CTTM ARTO P R IM E R A P A R T E : Vocación del profeta y oráculos sobre


O U I ím iU U u reprobación de j udd ( i -20) .— S E G U N D A P A R T E : Va­
ticinios sobre la ruina de Jerusalén y de Judá (2 1-2 9 )■— T E R C E R A P A R T E :
Oráculos sobre la salud mesiánica (30-33) . — C U A R T A P A R T E : Postreros vati­
cinios y suerte del profeta (34-45) . — Q U I N T A P A R T E : Vaticinios sobre las na­
ciones (4 6 -5 1) . — A P E N D I C E H I S T O R I C O (5 2 ).

P R I M E R A P A R T E dije: ¡Ah, Señor, Yavé! | N o sé hablar. |


Soy todavía un niño. | 7 Y me dijo Y avé: |
V o c a c ió n del profeta y oráculos N o digas: Soy todavía un niño, | pues
SOBRE LA R EPRO BACIÓ N DE JüD Á irás a donde te envíe yo | y dirás lo que
(1-20) yo te mande. | 8 N o los temas, | que yo
estaré contigo para protegerte, palabra
1 Profecías de Jeremías, hijo de Hel­
1 cías, del linaje de los sacerdotes que
habitaban en Anatot, tierra de Benjamín;
de Yavé. | 9 Tendió Y avé su mano y to­
cando con ella mi boca, me dijo: ¡ 10 Mira
que pongo en tu boca mis palabras. |
2 a quien llegó la palabra de Y avé en H oy te doy sobre pueblos y reinos poder
tiempo de Josías, hijo de Amón, rey de de destruir, arrancar, arruinar y asolar;
Judá, el año décimotercero de su reina­ de levantar, edificar y plantar.
do, 3 y después, en tiempo de Joaquim,
hijo de Josías, rey de Judá, hasta el fin D o s visiones
del año undécimo de Sedecías, hijo de 11 Y me llegó la palabra de Yavé, que
Josías, rey de Judá, hasta el quinto mes me decía: ¿Qué ves, Jeremías? Y o le
de la transmigración de Jerusalén. contesté: Veo una vara de almendro.
i2 Y me d ijo: Bien ves, pues yo vela­
V o c a c ió n y m isión d e l p ro feta ré sobre mis palabras para cumplir­
4 Llegóme la palabra de Yavé, que de­las. 13 D e nuevo me llegó la palabra de
cía : | 5 Antes que te formara en las ma­ Yavé, que decía: ¿Qué ves, Jeremías? Y o
ternas entrañas te conocía; | antes que tú contesté: Veo una olla al fuego y de
salieses del seno materno te consagré | y te cara al septentrión. * 14 y me dijo Yavé: |
designé para profeta de pueblos. * | 6 Y Del septentrión vendrá el incendio | que

I 5 N o parece que esta palabra que traducimos consagré signifique una santificación propia­
mente dicha, como suponen algunos, por la infusión de la gracia santificante. Es más bien una
vocación a la misión profética, que también llamamos en castellano consagración. Confirma esta
sentencia Eclo 4 9 .9 -
L a olla vista por Jeremías es símbolo de los furores que estaban para venir sobre Jerusalén
ha de abrasar a todos los moradores 7 Y o os traje a la tierra fértil | para
de esta tierra; | 15 pues voy a convocar que comierais sus ricos frutos. I Y en
a los reinos del septentrión, palabra de cuanto en ella entrasteis contaminasteis
Yavé, | para que vengan a poner cada mi tierra | e hicisteis abominable mi he­
uno su pabellón | junto a las puertas de redad. | 8 Tampoco los sacerdotes se pre­
Jerusalén, | en torno de sus muros, | y guntaron: ¿Dónde está Yavé? | Siendo
contra todas las ciudades de Judá. | ellos los maestros de la Ley, me descono­
16 Entonces pronunciaré contra ellos mis cieron, | y los que eran pastores me
sentencias | por todas las maldades que fueron infieles. | También los profetas
cometieron, | dejándome a mí para ir a se hicieron profetas de Baal, | y el pueblo
libar a dioses extraños | y a adorar la se fue tras los que de nada valen. | 9 Por
obra de sus manos. eso entro hoy en juicio con vosotros | y
con vuestros hijos contenderé, palabra
C o n fir m a c ió n e n la m isió n de Yavé.
l 7 Tú, pues, ciñe tus lomos, | yérguete 10 Id hasta las islas de los quititas y
y diles | todo cuanto yo te mandaré. | ved: i mandad a Cedar e informaos bien, |
N o te quiebres ante ellos, no sea que yo a ver si jamás sucedió cosa como ésta. |
a su vista te quebrante a ti. | 18 Desde 11 ¿Hubo jamás pueblo alguno que cam­
hoy te hago como ciudad fortificada, | biase de dios, | con no ser dioses ésos? |
como férrea columna y muro de bron­ Pues mi pueblo ha cambiado su glo­
ce, | para la tierra toda, para los reyes ria | por lo que de nada vale. *
de Judá y sus grandes, | para los sacer­ 12 Pasmaos, cielos, de esto | y horro­
dotes y para todo su pueblo. | 19 Ellos rizaos sobremanera, palabra de Yavé. |
te combatirán, pero no te podrán, | por­ 13 Y a que es un doble crimen | el que ha
que yo estaré contigo para protegerte, cometido mi pueblo: | dejarme a mí,
palabra de Yavé. fuente de aguas vivas, | para excavarse
cisternas agrietadas, I incapaces de re­
L a s apostasías d e Israel tener el agua.
1 Vínome la palabra de Yavé, di- 14 ¿Es por ventura Israel un siervo, un
2 ciéndome: * 2 Anda y clama con fuer­ siervo nacido en casa? | ¿Cómo, pues,
te voz a los oídos de Jerusalén: Así dice ha venido a ser presa? | Cachorros de
Y avé: león rugen sobre él con fuerte rugido. |
M e acuerdo de tu fidelidad al tiempo 15 Han hecho de su tierra un desierto, |
de tu adolescencia; | de tu amor hacia han quemado y despoblado sus ciuda­
mí cuando te desposé conmigo; | de tu des. | 16 Hasta los habitantes de Men-
seguirme a través del desierto, | tierra fis y de Tafnis | se duelen de ti y te com­
donde no se siembra. | 3 Era entonces padecen. | 17 Todo esto, ¿no lo ha traído
Israel lo santo de Yavé, | la primicia de sobre ti | el haberte apartado de Yavé,
sus frutos. | Quien de ella comía, peca­ tu Dios?
ba | y caía sobre él la desgracia, palabra ■8Y ahora, ¿qué es lo que buscas ca­
de Yavé. * mino de Egipto? | ¿Beber las aguas del
4 Oye las palabras de Yavé, casa de Sijor? | ¿Qué es lo que buscas camino
Jacob, | y todas las familias de la casa de Asiria? | ¿Beber las aguas del Eufra­
de Israel. | 5 Así dice Yavé: ¿Qué tacha tes? * | 19 Sírvante de castigos tus per­
hallaron en mí vuestros padres | para versidades I y de escarmiento tus apos­
apartarse de mí | e irse en pos de la va­ tasías. | Reconoce y advierte cuán malo
nidad de los ídolos, | para hacerse tan y amargo es para ti I haberte apartado
vanos como ellos? | 6 No se pregunta­ de Yavé, tu Dios, | y haber perdido mi
ban: ¿Dónde está ahora Yavé, | el que temor, | palabra de Yavé, tu Dios.
nos sacó de la tierra de Egipto; | el que
nos condujo a través del desierto, | tie­ E n bu sca d e ídolos
rra de arenales y barrancos, | tierra árida 20 ¡Cuán de antiguo ya quebrantaste
y tenebrosa, | tierra por donde no transi­ tu yugo, | rompiste tus coyundas y di­
ta nadie | y donde nadie habita? jiste: N o te serviré! | Y sobre todo co-
y toda Judá, por la guerra de invasión y devastación que iban a hacerles los reinos del Norte some­
tidos a la hegemonía de Nabucodonosor, rey de Babilonia.
1 El primer discurso de Jeremías abarca 2,1-4,4, y se divide en tres partes: 2,1-25; 2,26-3,5
2 y 3,6-4,4. Su tema es la apostasía de Israel, que, volviendo las espaldas a Yavé, va en segui­
miento de los ídolos impotentes para salvar.
3 L a juventud de Israel, el tiempo de sus amores con Dios, son los días en que, sacándole de
Egipto, le condujo al desierto y allí le hizo objeto de sus íntimas comunicaciones, como se narra
en el Pentateuco.
11 L a gloria de Israel es Yavé, su Dios, torpemente cambiada por la nada de los ídolos (cf. D t 10,
21; Sal 106,20).
18 El Sijor es uno de los principales brazos del Nilo.
liado alto | y bajo todo árbol frondoso I paras los caminos | para captarte el
te acostaste y te prostituiste. * | 2* Y o amor? | Es que a los caminos del cri­
te planté de la vid más generosa, I toda men | estás habituada. | 34 Hay en tus
de selectos plantones. I ¿Cómo, pues, te manos | manchas sangrientas de pobres
me has vuelto vil y degenerada | y te inocentes, | no de sorprendidos en co­
me has hecho viña ajena? nato de robo. 135 Y dices: Soy inocente, |
22 Por mucho que te laves con ni­su cólera se ha apartado ya de mi. |
tro, I por mucha lejia que emplees, I ¡Ah! Y a te juzgaré yo | por decir: N o he
siempre verán mis ojos la suciedad de pecado.
tu depravación, | palabra del Señor, Y a ­ 36 ¿Por qué apresurarte tanto | para
vé. I 23 ¿Y podrás, acaso, decir: No es­ mudar de camino? I Egipto te burlará, |
toy manchada, | no me he ido en pos como te burló Asiria. | 37 También de
de los baales? | Repara en lo que hacías ahí saldrás | con las manos en la cabe­
en el valle; | reconoce tu culpa, 1 came­ za, | pues el Señor hará fallar tus planes |
lla joven, de ligeros pies, | que corres y no se te lograrán.
de un lado para otro; | 24 impetuosa,
habituada al desierto, I en el ardor de P e c a d o y p e n iten cia
su pasión olfatea el viento; I ¿quién la 1 Cuando un hombre despide a la
reducirá? | El que la busque no tendrá 3
mujer | y ella se aparta de él, si
que fatigarse, | la hallará fácilmente en viniere a ser de otro hombre, | ¿se vol­
el tiempo de celo. I 25 D a descanso a tus verá otra vez ella al primero? | ¿No se
descalzos pies, | respiro a tus sedientas considera tal mujer | como enteramente
fauces. | Pero tú dices: N o, es en vano; I y por siempre manchada? | Tú, pues,
amo lo extranjero y tras ello me voy. que con tantos amadores fornicaste, |
¿podrás volver a mí? Palabra de Yavé. j
P r o fu n d a d e g ra d a c ió n 2 Pon tus ojos en los collados, | a ver en
26 Com o queda confundido el ladróncuál de ellos no te entregaste. | Andabas
al verse descubierto, I así será confun­ por los caminos al acecho, | como ace­
dida la casa de Israel. | Ellos, sus reyes, cha el árabe en el desierto. | Contami­
sus grandes, | sus sacerdotes y sus pro­ naste la tierra | con tus perversidades y
fetas, | 27 que dicen a un leño: Tú eres fornicaciones; | 3 tus muchos amantes |
mi padre; | y a una piedra: Tú me diste han sido un lazo para ti. | Y tú tenías
la vida. | Pero al tiempo de la angustia frente de prostituta, | no querías aver­
me invocan: | ¡Alzate y sálvanos! | gonzarte.
28 ¿Dónde están ahora los dioses que tú 4 Desde poco acá me invocas, dicien­
te fabricaste? | Que se alcen ellos y te do: ¡Padre mío! | Tú eres el esposo de
salven ahora: | pues tantos son tus dio­ mi juventud. | 5 ¿Va a durar por siempre
ses, ¡oh Judá!, [ cuantas tus ciudades; I y su cólera? I ¿La mantendrá hasta el
cuantas son las puertas de Jerusalén, I fin? I Pero mientras esto dices sigues
tantos son los altares de Baal. cometiendo maldades y las llevas al colmo.
** ¿Qué podéis alegar contra mí? I T o­ 6 Y me dijo el Señor en tiempo del
dos os habéis rebelado contra mí, pala­ rey Josías: ¿Has visto lo que ha hecho
bra de Yavé. | 3° En vano os he casti­ Israel? Se fue por todo monte alto y
gado en vuestros hijos: I no habéis que­ bajo todo árbol frondoso para fornicar
rido aprender, | la espada ha devorado allí.* 7 Y o le dije: Con todo y con ha­
a vuestros profetas I como devora el león. ber perpetrado tantos crímenes, vuélvete
31 Oid los de esta generación la pala­ a mí. Pero no se volvió.
bra de Y avé: I ¿Por ventura soy yo para 8 Vio esto su pérfida hermana, Judá;
Israel un desierto I o una tierra tenebrosa I vio que por tantas fornicaciones y apos-
para que digan: Somos libres, no ire­ tasias despedí a Israel, dándole el libelo
mos en pos de ti? 32 ¿Se olvida por ven­ de repudio. Pero ella, sin temor alguno,
tura la doncella de sus galas | y de su igualó la perfidia de su hermana, y se
ceñidor la esposa? I Pues mi pueblo se fue y apostató también. 9 Y contaminó
ha olvidado de mí I ya desde días sin la tierra con sus fornicaciones, y adulte­
cuento. ró con la piedra y con el leño; l®y tam­
33 ¿Por qué tan mañosamente te pre­ poco la pérfida hermana Judá se volvió

20 El pacto entre D ios y el pueblo tiene, en el estilo profético, cierto carácter de pacto matri­
monial. y su quebrantamiento por la idolatría es no sólo una fornicación, sino un verdadero adulterio.
El culto idolátrico tenía principalmente lugar en los templos edificados en honor de los ídolos y en
los altos de los collados y bajo tos árboles o bosques consagrados a los dioses de la fertilidad (Jdt 3,8).
O 6 El reino de Israel había sido destruido por los asirios en 721. pero no toda la población habla
^ sido llevada al cautiverio, y los que habían quedado en su tierra continuaban en las idolatrías de
sus padres, insensibles a los azotes que habían sufrido. Josías extendió hasta esta regién la reforma
religiosa, según 2 Re 23.16 ss.
a mí de corazón, sino mentidamente, pa­ tes. t Verdaderamente en Yavé, nuestro
labra de Yavé. 11 Y me dijo Yavé: | La Dios, | está la salvación de Israel.
apostasía de Judá j ha hecho buena la 24 La vergüenza de los ídolos ha devo­
de Israel. rado los bienes de nuestros padres. ¡
12 Anda y grita así | hacia el septen­ Sus rebaños, sus vacadas, | sus hijos y
trión y di: | Vuelve, apóstata Israel, pa­ sus hijas. | 25 Yacemos en nuestro opro­
labra de Yavé, ! que quiero dejar de bio y nos cubre nuestra vergüenza i
mostrarte rostro airado, I porque soy porque hemos pecado contra Yavé, nues­
misericordioso, palabra de Yavé, | que tro Dios, I nosotros y nuestros padres, i
no es eterna mi cólera, | 13 siempre que desde nuestra mocedad hasta el día de
reconozcas tu maldad | al pecar contra hoy, | y hemos desoído la palabra de
Yavé, tu Dios, dispersando tus caminos Yavé, | nuestro Dios.
hacia los extraños, | bajo todo árbol
frondoso, | y desoyendo mi voz, palabra
1 Si te conviertes, Israel, palabra de
de Yavé.
14 Volved, hijos apóstatas, palabra de
4
Yavé, | volverás a mí, | Si quitas de
Yavé. i Y o soy vuestro dueño 1 y yo os delante de mi tus abominaciones, | no
tomaré, I uno de una ciudad, ¡ dos de serás rechazado. ! 2 Si juras por la vida
una familia, | y os traeré de nuevo a de Yavé con verdad, i con derecho y
Sión. | 15 Y o os daré pastores según mi con justicia, | serán en ti bendecidos los
corazón, | que os apacentarán sabiamen­ pueblos y en ti se gloriarán. *
te. | Y cuando yo os haré crecer i y 3 Asi dice, pues, Yavé | a los hombres
multiplicaros en la tierra, | en aquellos de Judá y de Jerusalén: | Roturad vues­
días, palabra de Yavé, no dirán ya: ¡ tro campo I y no sembréis en cardiza­
]Ahí El arca de la alianza de Yavé. | No les. | 4 Circuncidaos para Yavé, | circun­
se acordarán ya de ella, se les irá de la cidad vuestros corazones, ] varones de
memoria, | la olvidarán y no harán otra. * ! Judá y habitantes de Jerusalén. I No sea
*7 Entonces será llamada Jerusalén ¡ tro­ que se derrame como fuego mi ira | y
no de Yavé, l y en el nombre de Yavé se encienda, sin que haya quien pueda
vendrán a ella todas las gentes, | y desde apagarla | por la maldad de vuestras
entonces no volverán ya más í a irse tras obras.
los malos deseos de su corazón. | 18 En­ In m in e n te castigo
tonces vendrán juntamente | la casa de
Judá y la de Israel; | juntos vendrán de 5 Notificádselo a Judá y a Jerusalén; |
la tierra del septentrión | a la tierra que haceos oir, clamad, tocad las trompetas
di en heredad a vuestros padres. por la tierra; ¡ gritad con toda fuerza y
19 Y o me pregunté: | ¿Cómo voy adecid: Congregaos | y refugiémonos en
contarte entre mis hijos i y a darte una las ciudades amuralladas;* ¡ 6 levantad
tierra escogida, 1 una magnífica heredad, banderas hacia Sión, i huid apresurada­
preciosa | entre las preciosas de lodas mente, ! porque voy a hacer venir del
las gentes? [ Y me contestaba: | Lla­ septentrión ¡ el azote, una gran desven­
mándome «mi padre» y no volviendo a tura. 7 El león ha salido de su cubil; |
apartarte de mí. | 20 Sin embargo, como el devorador de pueblos está en marcha; |
la infiel a su marido, j así has sido tú ha salido de su tierra para devastar la
infiel a mí, casa de Israel, | palabra de tuya I y destruir tus ciudades | hasta
Yavé. no dejar en ellas morador. | 8 Vestios,
21 Una voz se deja oir sobre las pela­pues, de saco, | llorad y lamentaos: |
das alturas, | llantos y súplicas de los No se ha apartado, no, de nosotros 1 la
hijos de Israel í por haber pervertido ira encendida de Yavé.
su camino | y haberse olvidado de Yavé. Q Y sucederá entonces, palabra de Y a ­
su Dios. ( 22 Convertios, hijos rebeldes, vé, j que desfallecerá el corazón del rey
y sanaré vuestras rebeldías. I Sí, henos y el de los magnates; ! se consternarán
aquí, pues tú eres Yavé, nuestro Dios. 1 ios sacerdotes, ! se pasmarán los profe­
23 Ciertamente sólo mentira nos ha ve­ tas I 10 y exclamarán: ¡Ah, Señor, Y a ­
nido de los altos, | sólo ruido de los mon­ vé! | Así han sido torpemente engañados

El arca santa era símbolo de la presencia de Dios, de quien se dice que está sentado sobre
los querubines y de allí hablaba a Moisés (Núm 7,89). En los tiempos por el profeta prometidos,
toda la ciudad será trono de Dios. Esto significa que se manifestará con tantos prodigios y bendi­
ciones, que las gentes todas se sentirán atraídas a ella (Is 2,2 ss.). Clara señal del mesianismo.

A 2 El juramento, practicado con las debidas condiciones, es un acto de religión por el cual se
* distinguirán los fieles del Señor en los tiempos mesiánicos,
5 Un segundo discurso, que va hasta 6, }0. anuncia con cUr*« d«t*lles la invasión de los pueblos
del Norte, los caldeos, que vendrán sobre Judá y Jarusalen con»* iasferumento de la justicia divina,
para ejercer las venganzas de sus idolatrías e infidelidades.
este pueblo y Jerusalén, | diciéndoseles: 29 ¡Ah! A l vocerío de la caballería y
Paz, tendréis paz; | ¡y ahora es la espada de los saeteros | han quedado deshabita­
la que se nos entra hasta el alma! das las ciudades, | penetraron en las sel­
11 Entonces se le dirá | a este pueblo yvas y escalaron las montañas; | todas
a Jerusalén: | Un viento cálido sopla de las ciudades fueron abandonadas, | sin
las dunas del desierto | sobre los caminos que en ellas quedara un hombre. | 3<>Y
de la hija de mi pueblo; | viento no de tú, la desolada, ¿qué harás ahora? | Si
limpia ni de abaleo. | 12 Es un viento im­ te vistes de púrpura, | te adornas con tus
petuoso que yo mandaré; | ahora voy joyas de oro, | te rasgas los ojos con los
también yo a pronunciar | sentencia con­ afeites, | en vano te acicalarás; | tus aman­
tra ellos. | 13 Y a sube como denso nubla­ tes te d esp recia n , | te persiguen de
do; | sus carros son como el torbellino; | muerte. *
sus caballos, más veloces que las águilas. | 31 Oigo gritos como de mujer en par­
¡Ay de nosotros, estamos perdidos! | to, | alaridos como por la muerte del
14 Limpia de maldades tu corazón, Jeru­ primogénito. | Es la hija de Sión, que
salén, | para que puedas ser salva. ¿Has­ grita | y se retuerce las manos. | ¡Ay, ay
ta cuándo guardarás en tu pecho | tus de mí! | ¡Mi alma desfallece ante los
culpables pensamientos? asesinos!
15 Y a viene de Dan el anuncio de la
calamidad, | llega el funesto mensaje del M a ld a d im p e rd o n a b le

5
monte de Efraím. | 16 Dan esta orden a 1 Recorred las calles de Jerusalén; |
las naciones: «Juntaos aquí». | Se les ved e informaos; | buscad por sus
convoca contra Jerusalén. | Vienen los plazas | a ver si halláis un varón, | uno
asaltantes de lejanas tierras; lanzan sus solo, que obre según justicia, | que guar­
gritos de guerra contra Judá; | 17 la ro­ de fidelidad, | y la perdonaré. * 2 Cuando
dean como guardias rurales | por haber­ juran por la vida de Yavé, | juran en
se ella rebelado contra mí, palabra de falso. | 3 ¿No es la fidelidad, ¡oh Yavé!,
Yavé. | l* Esto es lo que te han traído | lo que buscan tus ojos? | Los has casti­
tus extravíos y tus malas obras; | tu gado y no se han dolido, | los has corre­
maldad es la que ha hecho que el dolor gido con azotes, | pero no han querido
y la amargura | hieran tu corazón. | escarmentar; | tienen la cara más dura
19 ¡Ay mis entrañas, ay mis entrañas! que una piedra; | no quieren convertirse.
Desfallezco, | se me rompe el corazón, | 4 Y o me decía: Quizás es sólo la gen­
lo traspasa el dolor, | no puedo callar. | Y a te baja e ignorante, ¡ que desconoce los
oigo los clarines de guerra, | el estrépito caminos de Yavé, j los preceptos de su
de la batalla. | 20 Y a anuncian desastre Dios. | 5 Voy a dirigirme a los grandes
sobre desastre. | Toda la tierra devasta­ y les hablaré; | éstos ya conocerán los
da. | D e repente invadieron mis tien­ caminos de Yavé, | los mandatos de su
das, | en un instante mis tentorios. | Dios. | Pero todos a una han quebrado
21 ¿Hasta cuándo habré de ver sus ban­ el yugo, | han roto las coyundas. | 6 Por
deras | y oir el sonar de sus clarines? eso los devorará el león de la selva, | los
22 ¡Alt! M i pueblo está loco, | me ha asaltará de noche el lobo del desierto | y
desconocido. | Son necios, no ven; | sabios el tigre rondará en torno a sus ciuda­
para el mal, | ignorantes para el bien. des. | Cuantos salgan de ellas serán des­
23 Miré a la tierra, y todo era vacío y pedazados, | porque son muchas sus mal­
confusión; | a los cielos, y todo eran ti­ dades | y grandes sus apostasías.
nieblas. | 24 Miré a los montes, y todos 7 ¿Cómo podré perdonarte? | Tus hijos
temblaban, | todos los collados se con­ se han apartado de mí y juran por aque­
movían. | 25 Miré, y no se veía un hom­ llo que no es Dios. | 8 Y o los harté, y
bre, ] y las aves del cielo habían huido ellos se dieron a adulterar | y se van en
todas. | 2<l Miré, y el vergel era un desier­ tropel a la casa de la prostituta. | Semen­
to, | todas las ciudades eran ruinas ante tales bien gordos y lascivos, [ relinchan
Yavé, ante el furor de su cólera. | 27 Pues todos ante la mujer de su prójimo. |
así dice Yavé: | Toda la tierra será un 9 ¿No habré de pedirles cuenta de todo
desierto, | consumaré la destrucción. ! esto?, dice Yavé. | D e un pueblo como
28 Llorará la tierra | y se entenebrecerán éste, ¿no habré yo de tomar venganza? |
los cielos. | Y o lo anuncié y no me 10 Escalad sus bancales y arrasadlos; |
arrepentiré, | yo lo he resuelto y no de­ arrancad sus sarmientos, pues no son de
sistiré de ello. Yavé. | u Se ha rebelado contra mí la
30 Los amantes de Judá son los dioses que antes adoraba: ahora se vuelven contra ella con
propósitos de exterminio.
C 1 Este terrible azote es castigo del pecado: por tanto, no alcanzaría a los justos- Pero lo triste
** es que no los hay, porque todos han prevaricado. Sobre este juicio de Jeremías recuérdese el
otro análogo de Elias (i Re 19,iS).
casa de Israel y la casa de Judá, | palabra han engrandecido, asi se han enrique­
de Yavé. cido, | asi engordaron y se pusieron lus­
12 Renegaron de Y a vé y dijeron: N o trosos; | no se amparaba el derecho del
se cuida El. | N o vendrá sobre nosotros huérfano | y no se hacía justicia a los
ningún mal. | N o veremos ni guerra ni pobres. | 2*¿N o habré yo de pedirles
hambre. | 13 Los profetas son puro flato | cuenta de todo esto?, dice Yavé. | D e
y no han tenido oráculo de Yavé. | Todo un pueblo como éste, ¿no habré yo de
eso les sobrevendrá a ellos. | 14 Por eso tomar venganza?
dice Yavé, | D ios Sebaot: | Porque ha­
béis dicho todo eso, | mis palabras serán P r o fe ta s y sacerd o tes
en vuestra boca fuego, | y este pueblo 30 Una cosa horrenda y abominable |
cual montón de leña, | y los abrasará. ha acontecido en esta tierra. * | Ji Los
15 Contra vosotros, casa de Israel, voyprofetas profetizaban mentiras, | los sacer­
a traer yo de lejos un pueblo, palabra de dotes iban con ellos del brazo, | y el
Y avé; | un pueblo fuerte, un pueblo de pueblo gustaba de esto. | ¿Qué cosas,
antiguo abolengo, | un pueblo de lengua pues, habrán de acontecer al fin?
extraña, | cuyas palabras no entende­
réis. |16 Su aljaba es como sepulcro abier­ L a g u e rra c o n tra Jeru salén
to, | todos ellos valerosos; | 17 y devo­
rará tus cosechas y tu pan, | a tus hijos 6
1 Buscad refugio fuera de Jerusalén,
hijos de Benjamín; | tocad las trom­
y a tus hijas. | Devorará tus rebaños y petas en Tecua I y poned la bandera de
tus vacadas, | tus viñas y tus higueras, | Bet-Aqueren, I que es del septentrión de
y asolará tus ciudades muradas, | en donde amenaza | el infortunio y la gran
que tanto confías. | Pero tampoco en­ ruina. | 2 ¿Es que ha venido a ser la hija
tonces, palabra de Y avé, os consumiré de Sión un prado delicioso? 3 Acuden a
del todo. ella pastores con sus rebaños, | clavan en
19 y cuando te pregunten: ¿Por quéderredor suyo las tiendas, | cada uno apa­
ha hecho Yavé, nuestro Dios, todo esto cienta alli su manada. | 4 Moved guerra
con nosotros?, les dirás: Com o os apar­ contra ella. | ¡Arriba! La asaltaremos al
tasteis vosotros de Y a vé y servísteis a mediodía. | ¡Ay de nosotros, que ya cae
dioses extraños en vuestra propia tierra, el día, | que ya se tienden las sombras de
así habréis de estar sometidos a extran­ la noche! | 3 ¡Arriba! ¡Vamos a asaltarla
jeros en tierra de éstos, no vuestra. | por la noche, | asolemos sus palacios!
20 Predica esto a la casa de Jacob, | pre­ 6 Porque así dice Y avé Sebaot: | Cor­
gónalo en los oidos de Judá, y di: | tad sus árboles | y haced de ellos empa­
21 Oíd, pueblo necio e insensato: Tenéis lizadas contra Jerusalén. | ¡Ay de la ciudad
ojos, y no veis; | tenéis oídos, y no ois. I frívola! | Dentro de ella todo es injusticia. |
22 ¿No me temeréis a mí, palabra de 7 Com o mana el agua en los pozos, | así
Y avé; | no temblaréis ante mí, | que de mana en ella la iniquidad. | N o se habla
arenas he hecho muro para el mar, | en ella más que de injusticia y violencia, |
muro perpetuo que no podrá traspasar, | a mi vista hay siempre vejación y estrago.
que aunque se enfurezca no podrá saltar­ 8 Enmiéndate, Jerusalén, | antes que del
lo | y por mucho que embravezca sus todo me harte de ti | y te convierta en
olas no podrá atravesarlo? ruinas, | en tierra de soledad.
23 Pero este pueblo tiene un corazón
rebelde y contumaz; | se rebelaron y de­ A m e n a z a s d e l p ro fe ta
sertaron, | 24 y no se dijeron en su cora­ 9 Así dice Yavé Sebaot: | Haz cuida­
zón: | Temamos a Yavé, nuestro Dios, | doso rebusco, como en las viñas, | de los
que nos da a su tiempo las lluvias, las restos de Israel; I mueve tu mano como
tempranas y las tardías, | y con ellas fecun­ el vendimiador | entre los sarmientos. |
da los campos que nos dan la cosecha. | 1° ¿A quién hablaré? | ¿A quién amones­
25 Vuestras maldades han trastornado to­ taré que me oiga? | Tienen oídos incir­
do esto, | vuestros pecados os han robado cuncisos, I no pueden oir nada. I La pala­
el bienestar. bra de Y ávé I es para ellos objeto de
escarnio, | no sienten deseo alguno de
L o s rico s ella. *
26 Hay en mi pueblo malvados | que i' Y o estaba lleno de la cólera de Yavé, |
acechan como cazadores en emboscada | en vano me esforzaba por contenerla, | de­
y tienden sus redes para cazar hombres. rramarla sobre los niños que juegan por
27 Com o se llena de pájaros la jaula, | asi las calles, | sobre toda la juventud. Serán
está llena su casa de rapiñas. | 28 Así se llevados cautivos hombres y mujeres, I los
30 Sobre los profetas falsos véase Introducción a los libros proféticos, n.3.
10 Oídos o corazones incircuncisos quiere decir indóciles a la voz de Dios y rebeldes a la
observancia de su alianza.
viejos, los adultos; | 12 y las casas pasarán del primogénito. | Llora amargamente, ¡
a manos de extraños, I los campos y tam­ porgue de repente vendrá | sobre nos­
bién las mujeres, | cua«do yo exti#n«la mi otros el i»vasor.
mano I sobre los moradores de esta tierra,
palabra de Yavé. | 13 Pues todos, I todos Je re m ías, fiel con traste
están llenos de rapiñas, | y todos, profe­ 27 Te he hecho fiel contraste de mi pue­
tas y sacerdotes, | todos llenos de frau­ blo para examinar y probar su valor. |
des. | 14 Pretenden curar el mal de mi 28 Todos ellos son rebeldes, | andan sem­
pueblo como cosa leve, | y dicen ¡paz, brando calumnias, son bronce y hierro; |
paz!, | cuando no ha de haber paz. 1 15 Se­ todos son moneda falsa. 29 Se enciende
rán confundidos por haber obrado abo­ el fuego, se hace soplar el fuelle, pero lo
minablemente. | Y no se avergüenzan I ni fundido no es sino plomo. En vano fun­
conocen la vergüenza. | Por eso caen ellos dió el orífice, no hay nada de oro. 30 Serán
también en la común caída. | AI tiempo llamados plata de desecho, porque Yavé
de la cuenta, caerán. I palabra de Yavé. los ha desechado.
16 Así dice Yavé: Haced alto en el
camino y ved: | Preguntad por las sendas 1 Palabra de Y avé que llegó a Jeremías
de antes: I ¿Es ésa la senda buena? | Pues 7
diciéndole: 2 Ponte a la puerta del
seguidla, | y hallaréis la paz para vuestras templo de Yavé y pronuncia allí estas
almas. | Pero dijeron: N o queremos ir palabras, di: Oíd la palabra de Yavé, gen­
por ella. | 17 Y o os había dado atalayado­ tes todas de Judá, que entráis por estas
res : I Atención a la voz de la trompeta. | puertas para adorar a Yavé. * 3 Así dice
Pero ellos dijeron: No queremos oírla. | Yavé Sebaot, Dios de Israel: Enderezad
18 Por eso, oíd, pueblos; entiende, con­ vuestros caminos y enmendad vuestras
gregación, lo que voy a hacer en ellos. | obras, y yo permaneceré con vosotros en
19 Oye tú, tierra. Y o mandaré males sobre este lugar.
este pueblo, el fruto de sus malas obras; | 4 N o pongáis vuestra confianza en va­
porque no atendieron a mis palabras | y nas palabras diciendo: ¡Oh el templo de
despreciaron mi Ley. | 20 ¿A mí qué el in­ Yavé! ¡Oh el templo de Yavé! ¡Este es el
cienso de Saba I y las cañas aromáticas templo de Yavé! 5 Pues si de verdad en­
de tierras lejanas? I Vuestros holocaustos derezáis vuestros caminos y enmendáis
no me son gratos, I vuestros sacrificios no vuestras obras; si de verdad hacéis justi­
me deleitan. ! 21 Por eso, así dice Yavé: | cia a los litigantes; 6 si no oprimís al
Y o pondré tropiezos a este pueblo, | y en peregrino, al huérfano y a la viuda; si
ellos tropezarán juntos padres e hijos, | ve­ no vertéis en este lugar sangre inocente;
cinos y amigos perecerán. si no vais tras dioses extraños para vues­
tro mal, i entonces yo permaneceré con
vosotros en este lugar, en la tierra que
E l e n e m ig o
di a vuestros padres por los siglos.
22 Asi dice Y avé: | Mira, viene de la 8 Mirad que os engañáis a vosotros mis­
tierra del septentrión un pueblo, | una mos confiando en palabras vanas, que de
gran nación viene del extremo de la tie­ nada os servirán. 9 ¡Pues qué! ¡Robar, ma­
rra. | 23 Empuña el arco y el venablo, I es tar, adulterar, perjurar, quemar incienso
cruel y despiadado; | su estrépito es como a Baal e irse tras dioses ajenos que no
el del mar enfurecido, | y cabalga sobre conocíais, * io y venir luego a poneros en
caballos; | viene armado para la guerra mi presencia en este lugar, en que se in­
contra ti, hija de Sión. voca mi nombre, diciéndoos: «Ya estamos
24 Y a oímos su noticia; | se nos caen lossalvos», 11 para luego volver a cometer to­
brazos, | nos oprime la angustia, | dolores das esas iniquidades! ¿Veis, pues, en esta
como de mujer en parto. | 25 No salgáis casa, en que se invoca mi nombre, una
al campo, I no andéis por los caminos; | cueva de bandidos? Pues mirad, también
por todas partes nos sale al encuentro | la yo la veo así, palabra de Yavé.
espada del enemigo y el espanto. I 26 Vís­ i 2 Id, id a Silo, que fue al principio lu­
tete de saco, pueblo mío; | revuélcate en gar de mi morada, y ved lo que hice con
la ceniza. | Llora como se llora la muerte él por las iniquidades de mi pueblo Israel. *

*1 2 Este párrafo nos dice de qué manera los profetas cumplían su misión. Jeremías recibe la orden
* de colocarse a la puerta del templo e intimar a los que entran y salen; esta amenaza debía de
sonar en los oídos de todos a blasfemia, como vemos en el capitulo 26, con el cual éste tiene cone­
xión estrecha.
9 Este versículo nos declara bien cuál era el programa moral y religioso que pregonaba el pro­
feta, conforme con el de Isaías en el capítulo i.
12 Silo, en la tribu de Efraím, fue el lugar del santuario nacional durante la época de los jueces
(18,31; 2 t,2) y de Samuel (1,3: 2,15). Vicisitudes diversas sacaron de allí el arca, y luego el taber­
náculo, centro religioso de Israel, vino a instalarse en la capital del reino (Jue 21,2: I Sam 1,2;
Sal 77,60).
13 Pues ahora, palabra de Yavé, y porque pw®s: I Sois gente que no oye | la palabra
os amonesté a tiempo repetidas veces y de Yavé, su Dios; ¡ gente sin enmienda, |
no me escuchasteis, os llamé y no me res­ de cuyos labios ha desaparecido la ver­
pondisteis, 14 haré de esta casa a mi de­ dad. | 29 Córtate la hermosa cabellera y
dicada, en que confiáis vosotros, y de esta tírala, [ y entona por los montes tus la­
tierra que di a vuestros padres, lo que mentaciones, | pues ha echado de sí Yavé
hice de Silo; 15 y os arrojaré de mi pre­ y repudiado j a la generación que provocó
sencia, como arrojé a vuestros hermanos, su ira.
a toda la progenie de Efraím. 30 Hicieron los hijos de Judá sus mal­
16 Y tú no me ruegues ya por este pue­ dades ante mis ojos, palabra de Yavé.
blo, no hagas por ellos súplicas ni oracio­ Llevaron sus abominaciones a la casa a
nes, no me porfíes, porque no te oiré. * mi dedicada, profanándola. 31 Y se hicie­
17 ¿Por ventura no ves lo que ellos hacen ron los altos de Tofet, que está en el valle
en las ciudades de Judá y en las plazas de de Benjinón, para quemar allí sus hijos
Jerusalén ? 18 Los hijos amontonan la leña, y sus hijas, cosa que ni yo les mandé ni
los padres la prenden fuego y las mujeres pasó siquiera por mi pensamiento. * 52 Por
amasan la harina para hacer las tortas de eso vienen días, palabra de Yavé, en que
la Reina del cielo y libar a los dioses ex­ no se le llamará ya Tofet ni valle de Jinón,
traños, para darme pesadumbre. * 19 ¿Pero sino valle de la mortandad; y tantos se­
es a mí, por ventura, a quien la dan? Pa­ rán los sepultados en Tofet, que no habrá
labra de Yavé. ¿No es más bien para su ya lugar para más; 33 y ioS cadáveres de
daño? 20 Por tanto, así dice el Señor, este pueblo serán pasto de las aves del
Y avé: El furor de mi ira se derramará cielo y de las bestias de la tierra, sin que
sobre este lugar, sobre hombres y anima­ haya quien las espante. 34 Y haré que deje
les, sobre arboledas y campos y sobre los de oirse en las ciudades de Judá y en las
frutos de la tierra, y arderá y no se extin­ plazas de Jerusalén el son de los cantos de
guirá. alegría y regocijo, los cantos del esposo
V de la esposa, y no habrá más que desola­
O b e d ie n c ia , n o sacrificios ción en esta tierra.
21 Asi dice Yavé Sebaot, Dios de Israel:
Aumentad el número de vuestros sacri­ R u in a y desolación
ficios y comed la carne de las víctimas. i Entonces, palabra de Yavé, saca­
22 Cuando yo saqué de Egipto a vuestros
padres no fue de holocaustos y sacrificios
8 rán de sus sepulcros los huesos de
los reyes de Judá, los de los príncipes,
de lo que les hablé ni lo que les mandé, * los de los sacerdotes, los de los profetas
23 sino que les ordené: Oíd mi voz y seré y los de los habitantes de Jerusalén;*
vuestro Dios, y vosotros seréis mi pue­ 2 y los esparcirán al sol, a la luna y a toda
blo; y seguid los caminos que yo os man­ la milicia celeste, que ellos amaron y a
do y os irá bien. 24 Pero ellos no me que sirvieron, tras de la cual se fueron
escucharon, no me dieron oídos, y siguie­ y que consultaron y adoraron; nadie los
ron su consejo en la dureza de su mal recogerá ni los sepultará; servirán de es­
corazón y se pusieron detrás, no delante tiércol a la tierra. •* Cuantos restos de
de mí. esta mala generación sobrevivan preferi­
25 Desde el día en que vuestros padres rán la muerte a la vida en los lugares a
salieron de Egipto hasta hoy, les he en­ que yo los arrojaré, palabra de Yavé Se­
viado mis siervos, los profetas, día tras baot.
día; 26 pero no me escucharon, no me C o n tu m a c ia
prestaron oído, y endurecieron su cerviz
y obraron peor que sus padres. 27 Cuando 4 Diles: Así dice Yavé: | ¿Por ventura
les digas todo esto, no te escucharán, y quien cae no hace por levantarse? | ¿Quien
los llamarás y no te responderán. 28 Diles, se va no vuelve? 5 ¿De dónde, pues, la
16 Estas palabras de Yavé muestran hasta dónde llegaba la perversión del pueblo. Sin embargo
de esto, Moisés obtuvo perdón en un caso análogo (Ex 32,10).
18 La «Reina del cielo» era Istar, la estrella Venus, la gran divinidad del panteón semita.
22 Amós habla de semejante manera en 5,25. Estas palabras no excluyen las ordenaciones del
código sacerdotal. El profeta, moralista, hace resaltar la mayor importancia de la obediencia, que es
sacrificio espiritual, sobre los sacrificios materiales. Ello explica el estilo tajante con que a veces los
profetas parecen despreciar los sacrificios litúrgicos.
31 El valle, valle de Jinón o de Ben-Jinón o Bene-Jinón, es el que rodea a Jerusalén por el oeste
y el sur. En los profetas es famoso el santuario idolátrico de Tofet, situado en la confluencia de este
valle con el Tiropeón, que, atravesando la ciudad, viene a terminar al sur de ella. Este santuario estaba
consagrado a una divinidad bárbara, que se complacía en sacrificios humanos, de que muchas veces
nos hablan con horror los autores sagrados. Parece haber sido inaugurado por Ajaz, a juzgar por
2 Par 28,3 (cf. Jer 19,5 s. 12 s.).
O 1 En este oráculo, que abarca hasta el capítulo 10, hay trozos que no parecen ocupar el lugar
~ que les corresponde, de donde nace la dificultad para ver el desarrollo del discurso.
pertinaz aversión | de este pueblo, su após­ la hija de mi pueblo | desde lejana tierra. |
tata rebeldía? | Tan fuertemente se ha ¿No estaba por ventura Yavé en Sión? |
abrazado a la mentira, | que del todo ¿No estaba en ella su rey? [ ¿Por qué, pues,
rehúsa convertirse. | 6 Y o estoy atento y provocaron mi ira con sus ídolos, | con
escucho; | no hay quien hable con ver­ dioses extraños? | 20 pasó el verano, se
dad, | nadie a quien le remuerdan sus acabó el otoño, | y no hemos sido salva­
maldades | y se pregunte: ¿Qué es lo que dos. | 2t Estoy quebrantado | por el que­
he hecho? | Todos corren desenfrenada­ branto de la hija de mi pueblo; | estoy
mente su carrera | como caballo lanzado cubierto de luto, | se ha apoderado de
a la batalla. mí el espanto. | 22 ¿Por ventura no había
bálsamo en Galad | y no había médicos
F alsa c o n fia n za e n la L e y allí? ¿Cómo, pues, no fue vendada la he­
7 En el cielo, la cigüeña conoce su es­rida | de la hija de mi pueblo?
tación; | la tórtola, la golondrina y la
grulla | conocen los tiempos de sus mi­ D o lo r d e l p ro fe ta p o r la ru in a d e l
graciones, | pero mi pueblo no conoce p u e b lo
los juicios de Yavé. | 8 ¿Cómo os decís: | O C23) 1 ¡Quién me diera que mi cabeza se
Tenemos la sabiduría, poseemos la Ley hiciera agua, | y mis ojos fuentes de
de Yavé? | La convirtieron en mentira | lágrimas, | para llorar día y noche | las
las mentirosas plumas de vuestros escri­ llagas de la hija de mi pueblo! * | 2 Ojalá
bas. | 9 Han sido confundidos los sabios, | tuviera en el desierto | un albergue de
avergonzados, cogidos. | Arrojaron de sí caminantes, | y dejaría a mi pueblo | y me
la palabra de Yavé. | ¿Qué sabiduría les iría lejos de ellos, | pues todos son adúl­
queda? | 10 Por eso daré sus mujeres a teros, | gavilla de ladrones; | 3 tensan su
extraños, I sus campos a otros poseedo­ lengua como un arco. | Nada de fideli­
res ; | porque desde el pequeño al grande, dad, | sólo el fraude predomina en la
todos se llenaron de rapiñas; | desde el tierra. | Amontonan iniquidad sobre ini­
profeta al sacerdote, I todos se dieron al quidad, | y a mí me desprecian, palabra
fraude; | 11 y curaban las llagas de mi de Yavé. | 4 Guárdese cada uno de su
pueblo [ como cosa de nada, diciendo amigo | y nadie confíe en su hermano, |
«paz, paz», | cuando no había paz. * | pues todos los hermanos engañan siem­
12 Serán confundidos, | porque hicieron pre, | todos los amigos calumnian. | Unos
abominaciones, | no se avergonzaron, | no a otros se engañan, | 5 no hay verdad en
conocen siquiera la vergüenza; | por eso sus palabras. | Tan avezadas están sus
caerán con los demás caídos, | al tiempo lenguas a la mentira, | que no pueden
de la cuenta caerán, dice Yavé. 13 Los ya sino mentir.
reuniré a todos, palabra de Yavé. | No 6 Amontonan violencia sobre violen­
quedará racimo en la viña ni higo en la cia, | engaño sobre engaño, | y no quieren
higuera; | caerán hasta las hojas. Y o les conocerme, palabra de Yavé. | 7 Por eso,
enviaré gentes que los arrebaten. así dice Yavé Sebaot: | Y o los fundiré
en el crisol, | ¿pues qué otra cosa voy a
R u in a sin e sp e ra n za hacer ¡ con la hija de mi pueblo? | 8 Sus
14 ¿Por qué nos estamos sentados? lenguas | son saetas mortíferas, | las pala­
Reunios y vayamos a las ciudades amu­ bras de su boca son dolo; | dan la paz a
ralladas I a perecer allí, pues Yavé, nues­ su prójimo | y llevan la insidia en su co­
tro Dios, nos va a descubrir; | nos ha razón. | 9 ¿No habré de pediros cuentas |
dado a beber agua de adormideras | por por todo esto? Palabra de Yavé. | D e un
haber pecado contra El. [ 15 ¡Esperar la pueblo como éste, | ¿no habré de tomar
paz, y no haber bien alguno! | ¡Esperar la yo cumplida venganza?
curación, y todo pavor! | 16 Y a se oye 10 Llorad y gemid sobre los montes, la­
desde Dan el relinchar de sus caballos. | mentaos por los pastizales del desierto, |
A l estruendo de su caballería de guerra | porque están desolados, | no hay quien
tiembla la tierra toda. | Y a viene a devorar pase por ellos, | ni se oye el balar de los
la tierra y cuanto hay en ella, | la ciudad y rebaños. Desde las aves del cielo | hasta
cuantos la habitan. | 17 V oy a mandar con­ las bestias de la tierra, | todos huyeron, |
tra vosotros | serpientes y víboras, | contra todos se fueron. | 11 Y de Jerusalén haré
las que no hay conjuro posible, | y os un montón de ruinas, | cubil de chaca­
morderán, palabra de Yavé. les; | y de las ciudades de Judá, desola­
18 M i mal es sin remedio, | mi corazónción, | donde no habitará nadie. |12 ¿Quién
desfallece. | 19 Oigo gritos de angustia de será el hombre sabio que entienda esto, |
11 Los falsos profetas se mostraban siempre optimistas y lisonjeros con el pueblo (cf. 28,1-4;
1 Re 22,6-7).
' A la vista de los crímenes de su pueblo largamente descritos, el profeta querría huir al desierto.
9 A esta lamentación pertenecen los w.18-23 del capítulo precedente.
al cual pueda dirigirse la palabra de la C o n sejo s a los d esterrad o s
boca de Yavé, | y haga saber la causa
por que perece la tierra, | que será con­ A 1 O íd , casa de Israel, lo que os
vertida en un desierto | por donde no » " dice Y a v é :* 2 Así dice Y avé: i No
habrá quien pase? os acostumbréis a los caminos de las
13 Y dijo Y avé: Porque han quebran­gentes; | no temáis de los meteoros ce­
tado la ley que yo les di | y no han escu­ lestes, | que a ellos les producen terror; |
chado mi voz ni procedieron según ella, | 3 pues el culto de esos pueblos es el culto
14 sino que, según la pertinacia de su a la nada, | leños cortados en el bosque, |
corazón, | se fueron tras los baales, | como labrados luego con el buril por mano
les enseñaron sus padres. | i5 Por eso, así del escultor. | 4 Se decoran con plata y
dice Yavé Sebaot, | D ios de Israel: | Y o oro | y se sujetan a martillazos con cla­
hartaré a este pueblo de ajenjo, | y le daré vos | para que no se caigan. | 5 Son como
a beber agua de adormideras, | 16 y los espantajos en melonar | y no hablan; |
esparciré por entre gentes que no cono­ hay que llevarlos, | porque ellos no an­
cieron | ni ellos ni sus padres, | y haré dan; | no les tengáis miedo, pues no
pueden haceros mal ni bien.
que los persiga la espada | hasta consu­
mirlos. 6 N o hay semejante a ti, ¡oh Yavé!
¡Tú eres grande | y grande y poderoso
D e la ru in a a la co n v e rsió n es tu nombre! | 7 ¿Quién no te teme­
rá, | rey de los pueblos? | Pues a ti se
17 Así dice Y avé Sebaot: | Atended, lla­te debe el temor | y no hay entre todos
mad a las plañideras, que vengan; | buscad los sabios de las gentes | y en todos sus
a las más hábiles en su oficio; | *8 que se reinos nadie como tú. | 8 Todos a una
apresuren, que vengan | y hagan sobre no son sino suma estupidez y necedad;
vosotros sus lamentaciones; | caiga de su entendimiento, pura nada; | no son
vuestros ojos el llanto | y manen lágrimas más que un madero ; | 9 plata laminada
vuestros párpados; | A porqu e de Sión venida de Tarsis, | oro de Ofir, | obra de
vienen voces y lamentos. | ¡Qué desola­ escultor y de orfebre, | vestida de púr­
ción, qué vergüenza! | Nos echan de nues­ pura y jacinto, | todo es obra de artífices.
tras tierras, | nos arrojan de nuestras ca­ 10 Pero Yavé es verdadero Dios, | el
sas. | 20 Porque oíd, mujeres, la palabra D ios vivo | y rey eterno. | Si El se aíra,
de Y avé | y perciban vuestros oídos las tiembla la tierra, | y todos los pueblos
palabras de su boca, | para que ense­ son impotentes ante su cólera. | ” Así,
ñéis a vuestras hijas a lamentarse | y pues, habéis de decirles: | Desaparezcan
se lo enseñen ellas unas a otras. | 21 Se de la tierra y de debajo de los cielos |
entra la muerte por nuestras ventanas | y los dioses que no han hecho ni los cielos
penetra en nuestras moradas; | acaba ni la tierra. |12 El, con su poder, ha hecho
con nuestros niños en las calles | y con la tierra, | con su sabiduría cimentó el
nuestros mancebos en las plazas. | 22 Los orbe | y con su inteligencia tendió los
cadáveres de los hombres | quedan co­ cielos. 13A su voz se congregan las
mo estiércol sobre el campo, | como que­ aguas en el cielo, | El hace subir las nu­
da tras el segador el manojo, | sin haber bes desde los confines de la tierra, |
quien lo recoja. hace brillar el rayo entre la lluvia | y
23 A sí dice Yavé: | Que no se gloríesaca los vientos de sus escondrijos. |
el sabio de su sabiduría, | que no se glo­ 14 Embrutecióse el hombre sin conoci­
rie el fuerte de su fortaleza, | que no se miento; | los orífices se cubrieron de
gloríe el rico de su riqueza. | 24 El que se ignominia haciendo sus ídolos, | pues
gloríe, gloríese en esto: | En obrar el no funden sino vanidades, | que no tie­
bien y conocerme a mí, | conocer que nen vida, | 15 nada, obra ridicula. | El
yo soy Yavé, que hago misericordia, | día de la cuenta perecerán. | 16 No es
derecho y justicia sobre la tierra; | pues ésta la herencia de Jacob, que El es el
en esto es en lo que yo me complazco, Hacedor de todo | e Israel es su propia
palabra de Yavé. ! 25 Vienen días, dice el tribu; | su nombre es Yavé Sebaot.
Señor, | en que yo pediré cuenta a todos, 17 Daos prisa a reunir y liar el hato, |
circuncidados e incircuncisos. [ 26 A Egip­ moradores de la ciudad asediada, | i* pues
to, a Judá, a Edom, | a los hijos de A m ­ así dice Yavé: | V oy a lanzar de una vez
món, a M oab | y a los que se rapan las a los moradores de esta tierra | para
sienes | y habitan el desierto; | pues to­ ponerlos en angustia y que me encuentren.
dos esos pueblos son incircuncisos, | pero 19 ¡Ay de mí! ¡Qué destrucción la mía! |
todo Israel es incircunciso de corazón. Mi mal no tiene remedio. | Pero yo
digo: Es mi castigo, debo soportarlo.
20 Mis tiendas devastadas, | todas las
1 Una contraposición entre los dioses, que nada valen ni en nada pueden ayudar, y el Dios
único verdadero, Dios grande, Rey eterno, que hizo todas las cosas.
cucrdas rotas, i mis hijos me han aban­ á 9 #§ta aUaBca que las mandé cumplir;
donado, no existen ya; ! no habrá quien pero no las cumplieron.
pueda ya levantar la tienda, quien pueda 9 Y me dijo Yavé: Se han confabula­
ya tender las lonas. do los varones de Judá y los moradores
21 Fueron unos insensatos los pasto­de Jerusalén.* lo Han vuelto a las ini­
res, | y no buscaron a Yavé; f por eso no quidades de sus primeros padres, que
prosperaron | y todos sus rebaños han rehusaron cumplir mis mandatos, y se
sido dispersados. } 22 Oye, viene ya la han ido tras dioses ajenos para servirles.
noticia, | viene gran alboroto de la tie­ La casa de Israel y la de Judá han roto
rra del septentrión | para hacer de las el pacto que hice con sus padres. 11 Por
ciudades de Judá un desierto, | guarida eso asi dice Yavé: Y o traeré sobre ellos
de chacales. males de que no podrán librarse, y clama­
23 Bien sé, Yavé, | que no está en manorán a mí, y no los oiré; 12 e irán las ciu­
del hombre trazarse su camino, | no es dades de Judá y los moradores de Jeru­
dueño el hombre de caminar | ni de di­ salén y clamarán a los dioses a quienes
rigir sus pasos. | 24 Corrígeme, ¡oh Yavé!, ellos sacrifican, y no podrán salvarlos en
con suavidad, | no con ira, no del todo el tiempo de la tribulación. 13 Cuantas
me destruyas. son tus ciudades, tantos fueron tus dio­
25 Derrama tu furor sobre las gentesses, Judá; y cuantas son las calles de
que te desconocen j y sobre los pueblos Jerusalén, tantos fueron los altares alza­
que no invocan tu nombre, | que han de­ dos para ofrecer incienso a Baal. 14 Y tú
vorado a Jacob, le han consumido | y no me supliques por este pueblo y no
han devastado sus campos. hagas por él oración, porque no oiré
cuando ellos clamen a mí al tiempo de
E x h o rta c ió n a la g u a rd a d el p a cto la aflicción.
de Y avé 15 ¿Qué tiene que hacer en mi casa
i Palabras que dirigió Yavé a Je­ mi amada, estando cubierta de iniqui­
n remías, diciendo: * 2 Oíd las pala­
bras de esta alianza y comunicádselas
dad?
ficios
¿Crees por ventura que los sacri­
a y las carnes santificadas de las víc­
los varones de Judá y a los moradores timas pueden evitarte el castigo y sal­
de Jerusalén. 3 Decidles: Así habla Y a ­ varte?
vé, Dios de Israel: Maldito el varón que 16 Olivo siempre verde y hermoso te
desoiga las palabras de esta alianza, 4 que quiso Yavé, pero he pegado a tu copa
di a vuestros padres al tiempo de sacar­ fuego, que abrasó tu ramaje.
los de la tierra de Egipto, del horno de 17 Yavé Sebaot, que te plantó, ha de­
hierro, diciendo: Oíd mi voz y obrad cretado la desgracia contra ti por los
según todo lo que os mando, y seréis crímenes de la casa de Israel y de la
mi pueblo, y yo seré vuestro Dios; 5 para casa de Judá, que han cometido para
que yo cumpla mi juramento a vuestros irritarme, ofreciendo incienso a Baal.
padres, de darles una tierra que mana
leche y miel, como es el día de hoy. Yo C o n ju r a c ió n d e los d e A n a to t co n tra
respondí diciendo: Así sea, ¡oh Yavé! e l p ro feta
6 Y me dijo Yavé: Anuncia todas es­ !*Y avé, házmelo saber y que yo lo
tas palabras en las ciudades de Judá y entienda. Entonces vi con claridad su
en las plazas de Jerusalén diciendo: Es­ proceder conmigo.* 19 Estaba yo entre
cuchad las palabras de esta alianza y ellos como inocente cordero que sin sa­
cumplidlas. 7 Pues con insistencia he amo­ berlo era llevado a la muerte, pues ha­
nestado a vuestros padres desde que sa­ bían tramado una conjura contra mí,
lieron de la tierra de Egipto hasta hoy diciéndose: Vamos a darle veneno en el
y con toda diligencia los amonesté: Es­ pan, le raeremos de la tierra de los vivos
cuchad mi voz. 8 Pero ellos no me escu­ y no se hará más memoria de su nom­
charon, no me dieron oídos y se fueron bre. *
todos en pos de los malos deseos de su 20 ¡Oh Yavé Sebaot, juez justo, ¡ que
corazón; y Ies recordé todas las palabras escrudiñas los riñones y el corazón! Que

•| 1 1 El año 621, Josías introdujo una reforma religiosa en Judá, y para confirmarla renovó la
■ ■ ceremonia del pacto sinaítico entre Dios y el pueblo, comprometiéndose éste a la observancia
de la Ley. El discurso de Jeremías parece aludir a esta ceremonia.
9 La exhortación de los versículos precedentes va seguida de una dura reprensión de las infrac­
ciones, que ya se cometen contra el pacto, probablemente después de la muerte del rey (608).
18 Parece indudable que ha habido traslocación en las partes del relato de la conjuración de los
de Anatot, sus conciudadanos, contra Jeremías. A cambio de esta conducta del profeta, Dios le
revela la conspiración que se forma contra él, incluso por los mismos de su ciudad natal, Anatot;
por lo cual el Señor le declara el castigo que les tiene reservado.
19 El texto en este lugar parece indudablemente alterado. De todos modos, es bien claro que
se trata de un criminal proyecto para suprimir al profeta sin que éste pudiera darse cuenta.
vea yo en ellos tu venganza, | pues a ti gos. * | 8 Fue mi heredad para mí | co­
te he confiado mi cansa. | 21 Por «so, así mo león en la selva; | lanza contra mí
dice Yavé de los hombros de Aaatot, que svts rugidos; | por eso la aborrecí. 9 Ha
buscan mi muerte, diciendo: No pro­ venido a ser mi heredad una fiera ra­
fetices en nombre de Yavé si no quieres paz | en torno a la cual rondan otras
morir a nuestras manos. 22 Por eso asi fieras. | Venid, juntaos, fieras todas del
dice Yavé Sebaot: Y o les voy a pedir campo. | Venid a devorarla.
cuentas. Los fuertes morirán al filo de la m Muchos pastores han entrado a saco
espada; sus hijos y sus hijas morirán de en mi viña | y pisotearon mi heredad, |
hambre.21 No quedará superviviente, por­ han convertido mis deleitosos campos |
que yo traeré la desdicha sobre los de en desolado desierto. ¡ 11 Hicieron de
Anatot cuando les pida cuentas. ella campo de desolación | y está ante
mi triste y asolada. | Toda la tierra es
Q u e ja s d el p ro fe ta desolación | por no haber quien recapa­
4 n l M uy justo eres tú, Yavé, | para cite en su corazón.
que yo vaya a contender conti­ 12 Por todos los pastizales del desierto
go; | pero déjame decirte sólo una cosa: | irrumpieron los invasores | y la espada
¿por qué es próspero el camino de los de Yavé devora la tierra | de un extremo
impíos | y son afortunados los perdi­ al otro, I sin dar paz a ser viviente. * |
dos y los malvados?* | 2 Tú los plantas 13 Sembraron trigo y han recogido car­
y ellos echan raíces, | crecen y fructi­ dos; | trabajaron en vano; | quedaron
fican; | te tienen a ti en la boca, | pero confusos de su cosecha | por la cólera
está muy lejos de ti su corazón. | 3 Tú, encendida de Yavé.
¡oh Señor!, me conoces; tú me ves, | 14 Así dice Yavé de todos los malos
tú penetras los sentimientos de mi co­ vecinos que asaltan la heredad que yo
razón para contigo. | Reúnelos como di en herencia a mi pueblo, Israel: | Y o
rebaño destinado a la matanza, | consá­ los arrojaré de sus tierras | y arrancaré
gralos para el día de la mortandad. | a Judá de sus garras, | 15 y después de ha­
4 ¿Hasta cuándo padecerá la tierra, | se berlos arrojado | tendré misericordia de
secarán las hierbas del campo | por la ellos I y los haré volver cada uno a su pro­
maldad de los que habitan en ella | y piedad, | cada uno a su tierra, 116 y cuando
perecerán bestias y aves? | Dicen: «Dios ellos hayan aprendido el camino de mi pue­
no ve nuestros caminos» blo I y juren en mi nombre, «Vive, Yavé», |
5 Si corriendo con gente de a pie lecomo ellos enseñaron a mi pueblo a jurar
vencieron, I ¿cómo vas a atreverte con en el nombre de Baal, Ihabitarán próspera­
los de a caballo? | Si en tierra abierta mente en medio de mi pueblo. ! 17 Pero
no te sientes seguro, 1 ¿qué será en los si no obedecen arrancaré esa nación, |
boscajes del Jordán? | 6 Mira que tam­ los arrancaré de raíz | y perecerán, pa­
bién tus hermanos, los de la casa de tu labra de Yavé.
padre, | esos mismos te son aún traido­
res | y a espaldas tuyas todos a una L a faja p o d rid a
te maldicen. ! No te fíes de ellos I cuando 1 o i Díjome Yavé: Ve y cómprate
por delante te hablan con benevolencia. 1 0 una faja de lino y faja con ella
tus lomos y procura que no toque el
L o s im p ío s serán castigados agua. * 2 Y adquirí la faja, como me man­
7 He desamparado mi casa, I he aban­dó Yavé, y me la puse sobre los lomos;
donado mi heredad, I he entregado lo 3 y me habló Yavé por segunda vez, di-
que más amaba I en manos de enemi­ ciéndome: 4 Coge la faja que adquiriste
•J O 1 L a anterior revelación suscita en e! profeta esta queja. Era una tentación grave para los
* “ antiguos hebreos esto de la prosperidad de los impíos, y la postración de los justos, que no
veían cómo pudiera armonizarse con la justicia de un Dios de quien se dice que trata a cada uno
según sus obras (cf. Sal 35; 72, etc.).
7 Judá es entregado por Dios a la devastación de sus enemigos, tal vez los sirios, moabitas y am-
monitas, de quien se habla en 2 Re 24,1 s.
12 A ellos alcanzará el destierro igual que a Judá; pero también una restauración gloriosa con
la incorporación al pueblo de Vavé en los días mesiánicos.
■I O 1 Interpretar este pasa je como acción simbólica, que por orden de Dios ejecutara el profeta,
1 ^ presenta una grave dificultad: la distancia enorme que hay desde Jerusalén al Eufrates para
que el profeta la pudiera recorrer cuatro veces. Quizá debe mejor tomarse como una parábola en
forma de diálogo entre Dios y el profeta. El simbolismo es claro. La prenda de que se trata no tiene
correspondiente exacto en nuestra indumentaria. Se ponía a raíz de la carne, y cubría, ciñéndola al
mismo tiempo, la cintura hasta medio muslo. Lo principal, en la significación parabólica, es la íntima
unión entre la prenda y quien la vestía, ceñida a raíz de la carne. Es símbolo del pueblo elegido,
Intimamente unido a Dios. El quitársela y dejar que se pudriera a orillas del Eufrates es símbolo
de la destrucción del pueblo y de la gran humillación a que habla de verse reducido en medio de
los pueblos de la Mesopotamia.
y te pusiste, vete al Eufrates y escóndela sión del rebaño de Yavé, llevado en cau­
en una hendidura de la piedra. 5 Fui, tiverio.
pues, y la escondí junto al Eufrates, se­ 18 D i al rey y a la reina: | Humillaos,
gún lo mandó Yavé. sentaos en el suelo, | porque está para
6 Y al cabo de muchos días me dijocaer de vuestras cabezas | la corona de
Y avé: Anda, vete al Eufrates y recoge vuestra gloria. | 19 Las ciudades del sur
la faja que te mandé esconder allí. 7 Fui, están cercadas | y nadie escapará. | Todo
pues, al Eufrates y busqué la faja y la Judá será apresado, | todos sin excep­
saqué del lugar en que la había escondi­ ción cautivados. | 20 A lza tus ojos y mira,
do, pero estaba podrida; no servía ya Jerusalén, | vienen del septentrión, j
para nada. ¿Dónde está la grey que te fue dada, |
8 Y me habló el Señor diciéndome: tu espléndido rebaño? | 21 ¿Qué dirás
9 A sí dice Yavé: Así haré yo que se pudra cuando te golpeen la cabeza tus amantes, |
la mucha soberbia de Judá, el gran or­ aquellos que acostumbrabas a tratar co­
gullo de Jerusalén. i° Este pueblo malva­ mo amigos? | ¿No te dolerás con dolo­
do, que rehúsa escuchar mis palabras y res | como de mujer en parto? | 22 y sj
en la depravación de su corazón se va te preguntas en tu corazón: | ¿por qué
tras dioses ajenos para servirlos y ado­ me sucede todo eso? | Por la muchedum­
rarlos, será como esa faja podrida, que bre de tus maldades alzaron tus faldas | y
no sirve ya para nada. 11 Com o se adhie­ maltrataron tus talones. | 23 ¿Mudará por
re la faja a los lomos del hombre, así ventura su tez el etíope, | o el tigre su ra­
quise yo que se adhiriese a mí toda la yada piel? | Asi, ¿podréis vosotros obrar
casa de Israel y toda la casa de Judá, pa­ el bien, | tan avezados como estáis al
labra de Yavé, para que ellos fuesen mi m al?* | 24Y o los dispersaré como paja
pueblo, mi honra, mi prez, mi gloria; que vuela | al vien to del desierto. |
pero ellos no me escucharon. 25 Es tu parte, | es la porción que yo te
señalo, palabra de Yavé, | por haberme
L a s tin ajas rotas despreciado y haber puesto tu esperan­
12 Vete, diles esto: A sí dice Yavé, Diosza | en la vanidad de los ídolos. | 2r>Tam­
de Israel: Las tinajas se llenan de vino. bién yo te alzaré las faldas hasta taparte
Y te dirán: ¿Acaso no sabemos muy con ellas la cara | y se verán tus ver­
bien que las tinajas se llenan de vino?* güenzas. |27 A mi cara pusiste tú tus adul­
13 Pero tú les dirás: Así dice Yavé: Pues terios, | tus relinchos, tus execrables for­
así llenaré yo de embriaguez a todos los nicaciones. | Sobre los collados del cam­
habitantes de esta tierra, a los reyes que po | tuve que ver yo tus torpezas. | ¡Ay
se sientan en el trono de David, a los de ti, Jerusalén, si no te limpias! | ¿Has­
sacerdotes, a los profetas y a todos los ta cuándo dilatarás tu conversión?
moradores de Jerusalén: 14 y se quebra­
rán, chocando unos contra otros, pa­ L a g r a n seq uía
dres contra hijos a la vez, palabra de 1 A 1 Llegó la palabra de Y avé a Je-
Yavé. No tendré de ella compasión ni ^ “ remías con ocasión de la sequía. *
clemencia ni misericordia en su destruc­ 2 Llora Judá, | y sus puertas están desola­
ción. das, | e inclinadas hacia la tierra las ca­
15 Escuchad, dadme oídos, no os enva­bezas, | y crece el grito de Jerusalén. |
nezcáis, | que es Y avé quien os habla. | 3 Los pudientes de ella mandaron a sus
16 D ad gloria a Yavé, vuestro Dios, | zagales por agua; | fueron éstos a los
antes que se haga obscuro; y antes que pozos, | pero no hallaron agua | y se
tropiecen vuestros pies | por los montes volvieron con los cántaros vacíos, | tris­
en tinieblas, | y en vez de la luz que es­ tes, afligidos y cubiertas las cabezas. |
peráis, | os dé sombras de muerte | y 4 Los agricultores se afligen y cubren sus
densas tinieblas. | 17 Si no escucháis, llo­ cabezas, | porque los campos están ex­
raré en secreto vuestra soberbia, | llo­ tenuados | por falta de lluvia sobre la
raré sin consuelo | y mis ojos derrama­ tierra. | 5 Aun las ciervas en el campo |
rán abundantes lágrimas | por la disper­ paren y abandonan la cría | por falta

12 Dios llenará de vino y embriagará a todos los moradores de Jerusalén, sin excluir a los reyes,
sacerdotes y profetas, para que vengan a chocar unos con otros y destruirse. A estas parábolas sigue
una apremiante exhortación a la penitencia.
23 Todas estas imágenes nos parecen a nosotros demasiado crudas, acostumbrados como esta­
mos al uso de eufemismos: pero hay que tener en cuenta que los orientales son mucho más realistas
que nosotros, y que este realismo se refleja en sus literaturas.

1 A 1 La sequía es tan grande, que en los pozos no hay agua, ni siquiera para beber. El profeta
• siente piedad de su pueblo y ruega a Yavé, una y más veces, que tenga misericordia de él,
y por su antigua alianza le dé el agua que necesita. Dios contesta a su profeta que no lo hará, porque
no lo merece: el castigo será lo que vendrá sobre ellos.
de pastos. I 6 Lo* asnos salvajes están tierra aue no conocen. | 15 ¿Acaso has
sobre las colinas peladas I aspirando el rechazado del todo a Judá? | ¿Detesta tu
aire como chacales y hundidos los ojos alma a Sión? | ¿Cómo nos hieres de muer­
por la falta de hierba. te. | y mientras esperábamos paz, todo
7 Aunque nuestras maldades clamanson infortunios, | y a la hora del alivio |
contra nosotros, | hazlo, ¡oh Yavé!, por sólo se presenta la angustia?
la gloria de tu nombre. | Grandes son 20 Reconocem os, ¡oh Y a vé !, nuestra
nuestras rebeldías. | Hemos pecado con­ maldad | y la de nuestros padres. | He­
tra ti. | 8 Tú eres la esperanza de Israel, mos pecado contra ti. | 21 Por la gloria
¡oh Yavé!, | su salvador en el tiempo de de tu nombre, no nos rechaces, | no des­
la tribulación. | ¿Cómo vas a ser cual precies el trono de tu grandeza. | Acuér­
extranjero en tu tierra, | como viajero date, no rompas tu alianza con nos­
que sólo pasa en ella una noche? | 9 ¿Có­ otros. * ¡ 22 ¿Hay entre los ídolos de las
mo vas a parecer como hombre azora­ gentes quien pueda hacer llover? | ¿O
do, como guerrero incapaz de salvar? | pueden de sí los cielos dar la lluvia? |
Pues tú, ¡oh Yavé!, habitas en medio de ¿No eres tú en quien esperamos? | Pues
nosotros | y tu nombre es por nosotros tú eres quien hace todo eso.
invocado. | ¡No nos desampares!
10 Esto dice Y avé de este pueblo: | Así •| c 1 Pero Y avé me dijo: Aunque se
se acostumbraron a vagar de un lado * “ me pusieran delante Moisés y Sa­
para otro; | no daban paz a sus pies. | muel, no se volverla mi alma a este pue­
Pero Y avé no les tiene amor alguno; | blo. Quita este pueblo de mi presencia,
ahora se acordará de sus maldades | y que se vayan. 2 Y si te preguntan: ¿Adón-
les pedirá cuenta de sus pecados. | 11 Y de hemos de ir? Respóndeles: Así dice
me dijo Yavé: N o ruegues por este pue­ Yavé: | El que a la mortandad, a la mor­
blo para que le socorra. 12 Cuando ayu­ tandad; | el que a la espada, a la espa­
nen no escucharé sus clamores y cuando da; | el que al hambre, al hambre; | el
ofrezcan holocaustos y oblaciones no los que al cautiverio, al cautiverio. ! 3 Y o
aceptaré, sino que los consumiré con la les daré por regidores cuatro deudos, pa­
espada, con el hambre y con la peste. labra de Yavé: la espada para matar,
13 Y yo dije: ¡Ah, ah, Señor, Yavé!los perros para arrastrarlos, las aves del
M ira que los profetas les dicen: N o ve­ cielo y las fieras del campo para devo­
réis la espada, no vendrá el hambre. Paz rarlos y consumirlos. * 4 Y los haré el
entera os daré en este lu g ar.14 Pero Yavé asombro de todas las regiones de la tie­
me dijo: Mentidamente profetizan los rra a causa de Manases, hijo de Eze­
profetas en mi nombre; yo no los he en­ quías, rey de Judá, por todo lo que hizo
viado, no los he mandado, no les he en Jerusalén.
hablado. Falsas visiones, agüeros, vani­
dades y engaños de su corazón es lo que L o s h o rro re s d e la g u e rra
les profetizan. 15 Por eso dice Y avé: Con­ 5 ¿Quién, pues, va a compadecerse de
tra los profetas que profetizan en mi ti, oh Jerusalén? | ¿Quién se dolerá por
nombre sin haberlos yo enviado, dicien­ ti? | ¿Quién se saldrá del camino | para
do: N o habrá en esta tierra espada ni preguntar por ti y saludarte? | 6 Tú me
hambre: A la espada y por hambre pe­ dejaste a mí, palabra de Yavé; | me vol­
recerán esos profetas.16 Y las gentes ante viste la espalda; | y yo voy a extender
quienes ellos profetizaron serán arroja­ contra ti mi mano | y te abatiré sin due­
das a las calles de Jerusalén, muertas lo. | 7 Y los aventaré con el bieldo | a
por hambre y por espada, y no habrá las puertas de la tierra; dejaré sin hijos
quien les dé sepultura a ellos, a sus muje­ a mi pueblo y le destruiré | por su impe­
res, a sus hijos y sus hijas, y haré caer so­ nitencia. | 8 Serán más numerosas sus viu­
bre ellos su maldad. 17 Diles, pues, así: | das | que las arenas del mar. | Lanzaré
Derramen mis ojos lágrimas | de noche contra la madre de sus jóvenes | un de­
y de día sin cesar, | pues la virgen hija vastador en pleno día. | Haré que caiga
de mi pueblo | ha sido quebrantada con de repente sobre ellos | el terror y la an­
gran quebranto, | herida de gravísima gustia. | 9 Ajóse de tristeza la madre de
plaga. siete hijos, | su alma desfalleció; | pú­
18 Si salgo, al campo | veo por doquiersose para ella el sol cuando aún era de
muertos por la espada; | si entro en la día, I quedó abatida y confusa. | Sus
ciudad, | muertos por el hambre. | Profe­ restos los entregaré a la espada | de sus
tas y sacerdotes son arrastrados | a una enemigos, dice Yavé.
21 El trono de la grandeza, de la majestad de Dios, es Jerusalén, por razón del templo que en
ella estaba.

15 3 Cuatro deudos o parientes, por ir casi siempre unidos: guerra, hambre, peste y mortandad.

N áoar-Colunga Z7
L a m e n to s d e l p ro fe ta Jerem ías, tig u ra d e la caíd a de]
10 ¡Ay de mí! Madre mía, ¿cuál me p u eb lo
engendraste? | Soy objeto de querella y 1 1 Llegóme la palabra de Yavé, di-
de contienda para todos. | A nadie pres­ ciéndome:* | 2 N o has de tomar
té, nadie me prestó, 1 y, sin embargo, mujer, y no tendrás hijos ni hijas I en
todos me maldicen. | 11 En verdad, ¡oh esta tierra; | Aporque así dice Yavé |
Yavé!, ¿soy culpable? | En el tiempo del de los hijos y las hijas | nacidas es esta
infortunio y de la angustia, | ¿no te ro­ tierra, I de las madres que los paren |
gaba por el bien de los que me odian? | y de los padres que los engendran en esta
12 ¿El hierro va a romper el hierro del tierra: | 4 Morirán de epidemias | y na­
norte y el bronce? * i 13 Y o entregaré gra­ die los llorará ni ios sepultará; | servi­
tis tus bienes y tus tesoros al pillaje | rán de estiércol sobre el haz de la tie­
por todos tus pecados y sobre todo tu rra; | serán devorados por la espada y
territorio, i 14 Y o te haré esclavo de tus por si hambre | y sus cadáveres serán
enemigos | en tierra que no conoces, I pasto de las aves del cielo y de las bes­
porque se ha encendido el fuego de mi tias de la tierra.
cólera | y arderá contra vosotros. |15 ¡Oh 5 Así, pues, dice Yavé; | N o vayas a
Yavé! ¡Ten cuenta de mí, mira por mí | casa en duelo, ni vayas a llorar a los muer­
y véngame de mis perseguidores! i N o tos, ni te lamentes por ellos, | pues he qui­
contengas tu ira; | mira que por ti so­ tado a este pueblo mi paz, | palabra de
porto oprobios ¡ de parte de los que des­ Yavé; la benignidad y la misericordia. |
precian tu palabra, i Eran para mí tus 6 Y morirán grandes y pequeños en esta
palabras 1 16 el gozo y la alegría de mi tierra; | no se los sepultará, ni se los llo­
corazón, | porque yo llevo tu nombre, | rará, I ni nadie se herirá el rostro, ni se
¡oh Yavé, Dios Sebaot! | 17 Nunca me afeitará la cabeza por ellos; | 7 y nadie
senté entre los que se divertían i para les partirá el pan del duelo 1 para con­
gozarme con ellos. | La acción de tu solar a uno por el muerto, | ni se le dará
mano sobre mí me obligaba a sentarme a nadie la copa para consolarle | por la
en soledad, ¡ pues llenaba mi alma tu muerte del padre o de la madre. | 8 N o
ira. 1 18 ¿Ha de ser perpetuo mi dolor, | entres tampoco en casa donde haya ban­
está gangrenada mi herida ¡ y se ha hecho quete, | para sentarte a comer y a beber
incurable? | ¡Ay! ¿Vas a ser para mí con eílos; | 9 pues así dice Yavé Sebaot, |
arroyo falaz, | con cuyas aguas no se Dios de Israel: | V oy a hacer cesar en
puede contar? * este lugar, | a vuestros ojos y en vuestros
3Q Por eso así dice Yavé: | Si tú vuel­ días, | el canto del gozo y de la alegría, | y
ves, vo te volveré ; y seguirás a mi ser­ el canto del esposo y de la esposa.
vicio. | Si sabes distinguir lo precioso 10 Y cuando anuncies a este pueblo todo
de lo vil, | seguirás siendo mi boca; | esto y te digan: ¿Por qué nos anuncia
todos se volverán a ti, i no serás tú quien Yavé todos esos males tan grandes? ¿Cuá­
te vuelvas a ellos, | 20 y te haré para este les son nuestras maldades y cuáles los
pueblo | inconmovible muro de bronce. ! pecados que hemos cometido contra Yavé,
Ellos combatirán contra tí; | pero no nuestro Dios?, 11 les responderás: Porque
podrán vencerte, | porque yo estaré con­ vuestros padres me abandonaron, palabra
tigo para salvarte | y protegerte, palabra de Yavé, para irse tras los dioses ajenos,
de Yavé, | 21 y te libraré de las manos para servirlos y adorarlos, dejándome a
de los malvados | y te rescataré del po­ mí y quebrantando mi Ley; 12 pero vos­
der de los violentos. otros habéis obrado peor todavía que
vuestros padres y os vais cada cual tras
12 Este pasaje es de los más difíciles de interpretar en Jeremías. El texto parece, indudable­
mente, alterado, y las conjeturas de restitución con las consiguientes interpretaciones son muchas.
Adoptamos la que nos parece más probable, y ésta se refleja en la traducción. Se lamenta el profeta
de haber nacido para ser objeto de las maldiciones de todos, y pregunta a Dios si no es verdad que
él, insistentemente y poniendo cuantos medios estaban a su alcance, no le pidió por el bien de los
que le odian. Los w .12 , 13 y 14 parecen una interpolación. El v.12 es casi ininteligible. El v. 13 y el 14
se refieren a _»na invasión; parece venir de 17,3 s.
18 En estas quejas de Jeremías hay ciertas dificultades de crítica y de interpretación. El sentido
general más probable parece ser éste: Se lamenta el profeta de que, por ser fiel a su misión, ha tenido
que profetizar siempre desventuras, y por esto no ha gozado de un momento de alegría, fuera de
la de ser siervo fiel de Yavé; y pregunta: ¿Va a ser siempre así? En seguida el Señor le reprende
por su desconfianza y pusilanimidad, y le anuncia que, si quiere seguir siendo su profeta, su boca,
vuelva a su primera fortaleza y confianza en Yavé.
■* 1 Yavé inspira a Jeremías varias cosas, ordenadas a significar los males que vendrán sobre
®^ Judá: que no se case ni engendre hijos, porque morirían por el hambre y i a espada y serían
pasto de las fieras; que no asista a duelos ni a festines, porque todo eso quedará suprimido en Judá,
y todo a causa de las iniquidades de su pueblo.
los malos deseos de vuestro mal corazón, la heredad ¡ que te di y te haré esclava
sin escucharme a mí. 13 Por eso os arro­ de tus enemigos | en tierra para ti desco­
jaré fuera de esta tierra, a una tierra que nocida, | pues habéis encendido el fuego
no conocéis ni conocieron vuestros pa­ de mi ira, | que arderá por siempre.
dres, y allí serviréis día y noche a dioses 5 Asi dice Yavé: | Maldito el hombre
extraños y no tendré compasión de vos­ que en el hombre pone su confianza, | y
otros. de la carne hace su apoyo, | y aleja su
*4 Por eso vendrá tiempo, palabra de corazón de Yavé. * | 6 Será como desnudo
Yavé, en que no se dirá ya: «Vive Yavé, arbusto en e l desierto; ! que aunque le
que sacó a los hijos de Israel de la tierra venga algún bien, no lo siente, ¡ y vive en
de Egipto»; 15 sino: «Vive Yavé, que sacó las arideces del desierto, | en tierra sali­
a los hijos de Israel de la tierra del aqui­ trosa e inhabitable. | 7 Bienaventurado el
lón y de las otras en que los dispersó», varón que confía en Yavé | y en El pone
cuando yo los haga volver a su tierra, a su confianza. ¡ 8 Es como árbol plantado
la que di a sus padres.16 Y o voy a mandar a la vera de las aguas, | que echa sus
muchos pescadores, palabras de Yavé, raíces haci a la corriente | y no teme la
que los pescarán; y después muchos caza­ venida del calor, | conserva su follaje ver­
dores, que los cazarán por los montes de, | en año de sequía no la siente, | y no
todos, por todos los collados y por las deja de dar fruto.
cavernas de las rocas. 17 Porque están a 9 Tortuoso es el corazón, ) impenetra­
mi vista todos sus caminos, | no se escon­ ble para el hombre. | ¿Quién puede cono­
den de mi vista, | y sus maldades no están cerle? | 10 Y o , Yavé, que penetro los
ocultas a mis ojos. ( 18 Y o les pagaré al corazones l y pruebo los riñones | para
doble sus iniquidades y pecados I por retribuir a cada uno según sus caminos, |
haber profanado mi tierra | con la carro­ según el fruto de sus obras.
ña de sus ídolos | y haber llenado de abo­ 11 Perdiz que empolla huevos ajenos |
minaciones mi heredad. es el que injustamente allega riquezas; | a
la mitad de sus días tendrá que dejar­
L a salu d, p o r la c o n fia n za e n Y a v é las, | y su fin será el de un necio.
19 ¡Yavé, mi fuerza, mi fortaleza, | mi 12 Trono de gloria excelso desde el prin­
refugio al tiempo de la tribulación! | A ti cipio | es nuestro santo templo. | 13 Yavé
vendrán los pueblos | desde los confines es la esperanza de Israel; | todos los que
de la tierra, y dirán: | Sólo mentira fue le abandonan serán confundidos. | Los
la herencia de nuestros padres, | vanidad que te dejan se cubrirán de vergüenza, |
sin provecho alguno. porque dejaron a la fuente de aguas vi­
20 Si es el hombre el que se hace los vas, a Yavé.
dioses, | entonces no son dioses. ! 2* Por 14 Sáname, ¡oh Yavé!, y seré sano; |
eso esta vez les voy a dar a conocer, | les sálvame y seré salvo, | pues tú eres mi
voy a hacer ver la fuerza de mi brazo, | y esperanza. | 15 Ellos me dicen: ¿Dónde
sabrán que mi nombre es Yavé. está la palabra de Yavé? | Que se cumpla. |
16 Pero yo no he ido tras de ti a incitarte
L a c u lp a d e Ju dá a su castigo; | nunca he deseado el día de
1 El pecado de Judá está escrito | la calamidad, [ tú lo sabes. | Lo que ha
n con estilo férreo; | a punta de dia­
mante se ha grabado j en la tabla
salido de mis labios, | ante tu presencia
está.
de su I 17 N o me hagas temblar. | Proté­
corazón;* | 2 en los cuernos de sus alta­ geme el día de la tribulación. | 18 Sean con­
res, en sus aseras, \ en los árboles verdes, | fundidos mis perseguidores, no yo. | Sean
en las elevadas colinas, | 3 en los montes ellos los que tiemblen, no yo. | Haz venir
del llano. Tus riquezas, todos tus tesoros, | sobre ellos el día de la ira. | Tritúralos
los daré al pillaje por tus pecados | en todo con doble trituración. *
tu territorio. | 4 Te obligaré a abandonar

1 7* 1 Este capítulo contiene varios temas, que parecen desligados unos de otros. Primeramente,
los pecados de idolatría de Judá traerán como secuela el castigo.
5 Maldito el hombre que pone su confianza fuera de Yavé; bendito el que confía en el Señor;
será como árbol plantado sobre la corriente de las aguas (Sal 1,1-3).
18 Estas imprecaciones del profeta contra los que encarnizadamente le persiguen, así como las
contenidas en 18,21-23, y en otros lugares del A. T ., por ejemplo, Sal 109, no son expresión del
deseo de una venganza personal, sino más bien del deseo de que Dios castigue con castigos tempora­
les a los enemigos del profeta, que son al mismo tiempo los enemigos de Dios. A veces más que im­
precaciones son profecías. Para explicarse tales imprecaciones es muy de tener en cuenta el carácter
hiperbólico de la literatura poética de estos pueblos y que muchas veces se trata de fórmulas usuales
y como troqueladas del lenguaje. Estos pueblos, tan realistas, difícilmente distinguían en sus maldi­
ciones entre el pecado y el pecador, y al maldecir a aquél, maldicen a éste. Finalmente, y sobre todo,
se ha de tener en cuenta que están estas imprecaciones dentro del marco del A. T . , ley de premios
y de castigos temporales, ley de justicia, que llega hasta incluir la pena del talión, y no podemos apli­
carles el criterio de ley nueva, ley de gracia y de misericordia, ley de caridad.
E l c a m in o d e sa lv ació n por las que yo le amenazaba, también y o
19 Así me dijo Y avé: Ve a ponerte anteme arrepiento del mal que había deter­
la puerta de los Hijos del pueblo, por la minado hacerle. 9 Igualmente resuelvo yo
que entran y salen los reyes de Judá, y de pronto edificar y plantar a un pueblo
ante todas las otras puertas de Jerusa­ o un reino; 10 pero si este pueblo obra
lén, 20y diles: Oíd la palabra de Yavé mal ante mis ojos y no escucha mi voz,
vosotros, reyes de Judá, y todo Judá, y me arrepiento del bien que había deter­
todos los habitantes de Jerusalén que pa­ minado hacerle.
sáis por estas puertas: 21 A sí dice Yavé: L a c o n tu m a c ia tra e rá e l su p re m o
Guardaos, por vuestra vida, de llevar car­
castigo
gas en día de sábado y de introducirlas
por las puertas de Jerusalén. 22 N o sa­ 11 D i ahora a los hombres de Judá y a
quéis tampoco cargas de vuestras casas los habitantes de Jerusalén: Así habla
en día de sábado ni hagáis labor alguna; Yavé: Estoy trazando males y formando
santificad así el día del sábado, como se planes contra vosotros. Convertios cada
lo mandé a vuestros padres. 23 Ellos, sin uno de vuestros malos caminos, mejo­
embargo, no me oyeron, no me dieron radlos y mejorad vuestras obras. i2Pero
oídos, sino que endurecieron su cerviz, ellos dicen: Es en vano, seguiremos ha­
sin obedecerme y sin corregirse. ciendo nuestra real gana, y cada cual hará
24 Si me obedecéis vosotros, palabra deel mal que maquine su mal corazón.
Yavé, y dejáis de introducir cargas por 13 Por eso, así dice Yavé: | Preguntad
las puertas de esta ciudad en día de sába­ a los pueblos. | ¿Quién oyó cosas seme­
do y santificáis ese día no haciendo en jantes? | M uy horrible crimen ha come­
él labor alguna, 25 seguirán entrando por tido | la virgen de Israel. | 14 ¿Por ventura
las puertas de esta ciudad los reyes que desaparece de las rocas la nieve del Líba­
se sientan sobre el trono de D avid mon­ no | o se agotan las frescas aguas que
tados en sus carros y caballos, ellos, sus corren de los montes? | 15 Pues mi pueblo
grandes, los hombres de Judá y los habi­ se ha olvidado de mí; | ha ofrecido in­
tantes de Jerusalén, y esta ciudad estará cienso a la vanidad, | van de tropiezo en
siempre habitada. 26 Y de las ciudades de tropiezo por sus caminos, | los senderos
Judá y de los contornos de Jerusalén, de antiguos, | siguiendo sendas extraviadas, |
la tierra de Benjamín, del llano, de la mon­ camino no trillado, | 16 para hacer de su
taña y del mediodía, vendrán con holo­ tierra un lugar de horror, | objeto de
caustos, víctimas, oblaciones, inciensos y eterna burla. | Cuantos pasen por ella se
sacrificios eucarísticos y los ofrecerán en asombrarán | y moverán la cabeza. |
el templo de Yavé. 27 Pero si no me obe­ 17 Como viento solano, los dispersaré |
decéis en santificar el día del sábado y ante sus enemigos. | L a espada, no el
en no llevar cargas en él y no introducirlas rostro, les daré yo | el día de la angustia.
por las puertas de Jerusalén, entonces en­
cenderé yo en sus puertas un fuego que I m p re c a c ió n d e l p ro fe ta
devorará los palacios de Jerusalén y que ts Ellos dijeron: Venid, vamos a to­
no se apagará. mar | una resolución contra Jeremías,| pues
tienen todavía la Ley los sacerdotes, | el
E n la casa d e l a lfa re ro consejo los sabios 1 y la visión los profe­
■ * O 1 Palabra que de Y avé llegó a Je- tas. | Venid, vamos a hacerle morir por
* ® remías: * 2 Anda y baja a la casa la lengua, | no demos oídos a sus pala­
del alfarero y allí te haré oir mis pala­ bras. * | 19 Atiéndeme, ¡oh Yavé!, ¡ oye
bras. 3 Bajé, pues, a la casa del alfarero la voz de mis adversarios. | 20 ¿Se paga
y hallé a éste trabajando a la rueda. por ventura mal por bien? | Porque me
4 Cuando se le estropeaba entre las manos cavan una hoya. | Acuérdate cómo me
la vasija que estaba haciendo, iba y con presenté ante ti | para hablarte en favor
el mismo barro hacía otra cualquiera, la suyo, | para apartar de ellos tu indigna­
que se le antojaba. ción. | 21 D a, pues, sus hijos al hambre | y
5 Y me vino palabra de Yavé, dicien­entrégalos al poder de la espada; | qué­
do : 6 ¿Acaso no puedo hacer yo de vos­ dense sus mujeres sin hijos y viudas, | y
otros, casa de Israel, como hace el alfa­ mueran sus maridos de peste, | y sus man­
rero? Como está el barro en la mano del cebos traspasados por la espada de la
alfarero, así estáis vosotros en mi mano, guerra. | 22 Salgan gritos de sus casas |
casa de Israel. 7 D e pronto decido yo cuando de repente hagas venir sobre ellos
arrancar, destruir y hacer perecer a un el salteador, | pues han cavado una tram­
pueblo y a un reino; 8 pero si este pueblo pa donde cogerme | y tendieron a mis
se convierte, arrepentido de las maldades pies lazos ocultos. | 23 Pero tú, ¡oh Yavé!,
1 Esta misma comparación del poder del alfarero sobre ia masa de barro la leemos en Rom g,2I
18 Nueva imprecación de Jeremías contra los que atentan a su vida (cf. la nota a 17,18).
conoces | todas sus maquinaciones para cásas de Jerusalén y los palacios de los
llevarme a la muerte. | N o les perdones reyes de Judá quedarán inmundos como
su iniquidad, | no borres su pecado de el suelo de Tofet; todas las casas en cuyos
ante tus ojos; I caigan ante ti | en el día terrados quemaron incienso a toda la mi­
de tu ira; castígalos. licia celeste y libaron a los dioses extraños.
14 Y se volvió Jeremías de Tofet, adon­
R o tu ra sim b ó lica de le había mandado Yavé para que pro­
1 Q 1 A sí dice Y a v é : Ve y cómprate una fetizara, y se detuvo en el atrio del tem­
* “ orza de barro y lleva contigo a al­ plo, y dijo a todo el pueblo: * 15 A sí dice
gunos de los ancianos del pueblo y de Yavé Sebaot, Dios de Israel: Y o traeré,
los sacerdotes, * 2 y sal hacia la entrada contra esta ciudad y contra todas las ciu­
del valle de Ben-Jinón, delante de la puer­ dades que de ella dependen, todos los
ta de la Alfarería, y pronuncia allí las males con que los he amenazado por
palabras que yo te diré. haber endurecido su cerviz y no haber
3 Les dirás, pues: Oíd la palabra deescuchado mis palabras.
Yavé, reyes de Judá y habitantes de Je­
rusalén: A sí dice Y avé Sebaot, D ios de M a r tirio d el p ro feta
Israel: Y o traeré sobre este lugar males O A i Y Pasjur, sacerdote, hijo de Imer,
tales que a cuantos los oigan les retiñirán ■i ” que era prefecto del templo, oyó a
los oídos, 4 por haberme dejado a mí y Jeremías pronunciar estas palabras; 2 y
haber enajenado este lugar, ofreciendo mandó azotar a Jeremías, profeta, y po­
incienso en él a dioses ajenos, que no nerle en el cepo que hay en la puerta su­
conocían ni ellos ni sus padres ni los reyes perior de Benjamín, junto al templo.
de Judá, llenando este lugar de sangre de 3 Cuando a la mañana siguiente sacó Pas­
inocentes 5 y edificándose en él el alto de jur a Jeremías del cepo, le dijo éste: No
Baal, donde queman con el fuego a sus te llama Yavé Pasjur, sino Nagor, terror
hijos como holocausto a Baal, cosa que por doquier. 4 Pues así dice Y avé: Y o te
ni yo había mandado ni me había venido traeré el terror a ti y a todos tus deudos
a la mente. 6 Por eso vendrá tiempo, pa­ y amigos. Caerán a la espada del enemigo,
labra de Yavé, en que no se llamará ya a tus propios ojos, y entregaré a todo
este lugar Tofet y valle de Ben-Jinón, Judá en manos del rey de Babilonia, adon­
sino valle de la Mortandad. de los llevará cautivos y los hará morir
7 En este lugar frustraré yo los planesa espada; 5 y daré todos los bienes de esta
de Judá y de Jerusalén, y a sus moradores ciudad, todas sus ganancias, todas sus
los haré caer a espada ante el enemigo, preciosidades y todos los tesoros de los
y los entregaré en poder de éste, en manos reyes de Judá, en manos de sus enemigos,
de los que los persiguen a muerte, y daré que los saquearán, se apoderarán de ellos
sus cadáveres en pasto a las aves del cielo y se los llevarán a Babilonia. 6 Y tú, Pas­
y a las fieras de la tierra. 8 Y haré de esta jur, con todos cuantos habitan en tu casa,
ciudad el espanto y la burla, de modo iréis a la cautividad, y allí moriréis y se­
que cuantos pasen se espanten y se burlen réis sepultados tú y todos tus amigos, a
de su destrucción. 9 Les haré comer la car­ quienes profetizaste mentiras.
ne de sus hijos y de sus hijas, y se comerán
unos a otros en las angustias del asedio E sta d o d e á n im o d e l p ro fe ta
y del hambre a que los reducirán sus ene­ 7 T ú me sedujiste, ¡oh Yavé!, | y yo me
migos, los que de muerte los persiguen. dejé seducir. | Tú eras el más fuerte, y
i®Y romperás la orza a la vista de los fui vencido. | Ahora soy todo el día la
que te acompañan n y les dirás: Esto dice irrisión, | la burla de todo el mundo. * |
Y avé Sebaot: A sí romperé yo a este pue­ 8 Siempre que les hablo tengo que gritar,
blo y a esta ciudad, como se rompe un tengo que clamar. | ¡Ruina, devastación! |
cacharro de alfarero, sin que pueda vol­ Y todo el día la palabra de Yavé | es opro­
ver a componerse.12 A sí haré yo con este bio y vergüenza para mí. 9 Y aunque me
lugar y con sus habitantes, palabra de Y a ­ dije: N o pensaré más en ello, | no volveré
vé, y haré de esta ciudad un tofet. 13 Las a hablar en su nombre; | es dentro de mi
•I Q * L a historia señala entre los altares escandalosos de Jerusalén el de Tofet, en el valle de Ben-
1 Hinón, donde se derramaba sangre inocente en honor del inmundo ídolo. El profeta compra
una vasija y la rompe, para significar lo que Dios hará con Judá a causa de los pecados allí cometidos.
14 Vuelve Jeremías a la puerta del templo y repite sus amenazas contra la ciudad de Jerusalén
y las demás ciudades de Judá. A l oírle Pasjur, el inspector de la policía del templo, le manda azotar
y poner en el cepo. E l profeta responde con una dura amenaza (cf. 38,1-2).
2 0 7 El. Profeta repite aquí, pero con mucha más vehemencia, la angustiosa queja de 15,10 ss.
Las imágenes y las palabras son aquí más atrevidas. El profeta se dirige a Dios con una
libertad de expresión que casi podríamos tachar de irreverente: «Tú me sedujiste, eras el más
fuerte y me venciste. Y o rehuía aceptar la misión que me encomendabas; pero tú me prometiste
hacerme tan fuerte como un muro de bronce; y ahora me veo hecho la burla, la irrisión, el oprobio
como fuego abrasador | que siento den­ ra que le dijeran: * 2 Consulta a Y avé
tro de mis huesos, | que no puedo con­ acerca de nosotros, pues Nabucodono­
tener | y no puedo soportar. sor, el rey de Babilonia, nos hace la gue­
1° Oigo muchas maldiciones | y por to­ rra. Quizá haga Y avé con nosotros se­
das partes me amenazan: | «¡Delatadle, gún su maravilloso poder y tenga que
delatémosle!» | Aun los que eran mis ami­ retirarse.
gos me espían ¡ para ver si doy un paso 3 Jeremías les respondió: Así diréis a
en falso: [ «A ver si le engañamos, y Sedecías: 4 Esto es lo que dice Yavé, Dios
triunfaremos, | nos vengaremos de él». | de Israel: Y o haré volver contra vosotros,
11 Pero Yavé es para mí un fuerte guerre­ que confiáis en las armas, las armas mis­
ro; | por eso mis enemigos caerán venci­ mas con que lucháis fuera de las mura­
dos, | no triunfarán, | y serán enteramente llas contra el rey de Babilonia y los cal­
confundidos por su fracaso | con perpe­ deos que van a asediaros, y las amonto­
tua ignominia, que nunca se olvidará. naré dentro de esta ciudad. 5 Y yo, yo
12 ¡Oh Yavé Sebaot, tú que pruebas almismo lucharé contra vosotros con ira,
justo | y penetras dentro del corazón y cólera e indignación grandes. 6 Y heriré
de los riñones! | Que vea yo tu venganza a los moradores de esta ciudad, hombres
contra ellos, | pues a ti te he encomendado y animales. Morirán de una gran peste.
mi causa. | 13 Porque El libra el alma del 7 Y después de esto, palabra de Yavé, a
pobre | de la mano de los malvados. Sedecías, rey de Judá, y a sus servidores
14 ¡Maldito sea el día en que nací! ¡Ely al pueblo, a cuantos en la ciudad se sal­
día en que mi madre me parió no sea ven de la peste, de la espada y del ham­
bendito! | 15 Maldito el hombre que ale­ bre, los pondré en manos de Nabucodo­
gre anunció a mi padre: ] «Un niño, tie­ nosor, rey de Babilonia, y en manos de
nes un hijo varón», | llenándole de gozo. | sus enemigos, y en manos de los que bus­
i 6 Sea ese hombre como las ciudades | que can su vida, que los pasarán a filo de es­
destruye Y avé sin compasión, | donde por pada sin compasión, sin piedad, sin mi­
la mañana se oyen gritos | y al mediodía sericordia.
alaridos. | 17 ¿Por qué no me mató en el 8 Y a ese pueblo le dirás: A sí habla Y a ­
seno de mi madre, | y hubiera sido mi ma­ vé: M irad, os doy a elegir entre el cami­
dre mi sepulcro, | y yo preñez eterna de no de la vida y el de la muerte. 9 Los que
sus entrañas? | 18 ¿Por qué salí del vientre se queden dentro de esta ciudad, morirán
de mi madre, [ para no ver más que tra­ por la espada, por el hambre y por la pes­
bajo y dolor j y acabar mis días en la te; los que se salgan y se entreguen a los
afrenta? * caldeos que os cercan, vivirán, tendrán
por botín la vida sa lv a.10 Porque yo vuel­
S E G U N D A P A R T E vo mi rostro contra esta ciudad para mal,
no para bien, palabra de Yavé, y la haré
V a tic in io s so b re l a r u in a d e caer en manos de Nabucodonosor, rey de
J e r u s a lé n y d e Ju d á Babilonia, que la dará al fuego.
(21-29) 11 Y a la corte del rey de Judá dile: |
Oíd la palabra de Yavé, * | 12 casa de D a­
L a d e stru cc ió n d e l rein o vid: j Así dice Y avé: 1 Haced siempre jus­
A 4 1 Palabra de Yavé que llegó a Je- ticia, i librad al oprimido de las manos
« 1 remías cuando el rey Sedecías le del opresor, | no sea que brote como fue­
mandó a Pasjur, hijo de Malaquías, y a go mi ira, y se encienda, l y arda sin que
Sefonías, sacerdote, hijo de Mahasías, pa­ haya quien la apague, | por la maldad de
de todos. M e has engañado». Amarga, muy amarga es, ciertamente, la queja; pero muy disculpable
en el triste estado de ánimo en que debía hallarse. Acababa de ser azotado, preso y encepado por
anunciar lo que el Señor le mandara. ¿No estaba todo esto muy lejos de lo que de las promesas de
protección habría cabido esperar?
18 Estas maldiciones son supremos gritos de angustia, en que prorrumpe el profeta, transida el
alma por la inmensa amargura que le produce su dura misión. Quisiera no haber vivido. Es de una
valentía y una belleza insuperable la expresión: «Hubiera sido mi madre mi sepulcro, y yo preñez
eterna de sus entrañas».
A l leer estas maldiciones, vienen, luego a la memoria las de Job (3,1-16). ¿Serán las unas imita­
ción de las otras? No lo sabemos. En el caso de serlo, ¿quién imitó a quién? A juicio de muchos crí­
ticos, el libro de Job es posterior al de Jeremías, y desde luego las maldiciones de éste superan en
nervio y energía a las de aquél, más difusas y desleídas, y por lo general el modelo supera siempre
a la imitación.
^ •f 1 Era ordinario el consultar a Dios en los grandes apuros de la vida privada o pública. Na-
* * bucodonosor se halla ante Jerusalén. ¿Cuáles serán los propósitos de Dios? ¿Querrá repetir
el prodigio de la época de Senaquerib? L a respuesta no pudo ser más categórica. L a ciudad pere­
cerá por el hambre, la espada y la peste. El que quiera salvarse, que se aleje.
11 Estos dos versos no guardan relación con los precedentes, pero van dirigidos a la corte, in­
culcándole la guarda de la justicia.
vuestras obras. | 13 A ti me dirijo, habi­ C o n tr a el r e y J o aq u im
tante del valle, | roca de la llanura, | pa­
labra de Y avé; | a vosotros que decís: 13 ¡Ay del que edifica su casa con la in­
¿Quién podrá expugnarnos? | ¿Quién po­ justicia, | sus salones con la iniquidad, |
drá penetrar en nuestras guaridas? * | 14 Y haciendo trabajar a su prójimo sin pa­
os daré la paga | según el fruto de vues­ garle, | sin darle el salario de su traba­
tras obras, palabra de Yavé, | y prenderé jo !* | i4 El que dice: Voy a hacerme un
fuego al bosque | y lo abrasaré del todo. gran palacio, | con espaciosas salas | de
rasgadas ventanas, | pisos y techos de ce­
A m o n e s ta c ió n a la fa m ilia real dro | pintado en vivos colores. |15 ¿Reinas,
0 4 1 A sí dice Y a v é : Baja al palacio d«lacaso, | para rivalizar en obras de ce­
rey de Judá y pronuncia allí estas dro? | ¿No comía y bebía tu padre, | y
palabras: * 2 Oye la palabra de Yavé, rey hacía derecho y justicia? | 16 Hacía justi­
de Judá, que te sientas en el trono de D a ­ cia al pobre y al desvalido, | y entonces
vid; tú, tus servidores y tu pueblo, los que le iba bien. | Esto es conocerme, palabra
entráis por estas puertas. 3 A si dice Y a ­ de Yavé.
vé: Haced derecho y justicia, librad al i 7 Pero tú no tienes ojos ni corazón |
oprimido de la mano del opresor; y no más que para buscar tu interés, | para de­
vejéis al extranjero, al huérfano y a la rramar sangre inocente, | para oprimir y
viuda, no los maltratéis, y no derraméis hacer violencia. | 18 Por eso, así dice Y a ­
en este lugar sangre inocente. 4 Si fiel­ vé | de Joaquim, hijo de Josías, | rey de
mente cumplís estos mandatos, seguirán Judá: | N o te lamentarán: «¡Ay, herma­
entrando por las puertas de este palacio no; ay, hermana!» | N o te lamentarán: |
reyes que se sienten en el trono de David «¡Ay mi señor, ay majestad!» | 19 Sepul­
montados en carros y caballos ellos, sus tura de asno será la tuya, | cogido y tira­
servidores y su pueblo. 5 Pero si no obe­ do lejos de las puertas de Jerusalén.
decéis estos mandatos, por mi mismo lo
juro, palabra de Yavé, que este palacio C o n tr a la ciu d ad y co n tra Jecon ías
será un montón de ruinas. 20 Sube al Líbano y grita, | alza tu voz
6 Pues asi dice Y a vé del palacio delen Basán | y clama desde lo alto del Aba-
rey de Judá: | Eres para mí como el mon­ rim , | pues lodos tus amadores han sido
te de Galad, | como la cumbre del Líba­ destruidos. * | 21 Te amonesté en el tiempo
no. | ¡Pero qué! Y o haré de ti un desier­ de la seguridad | y dijiste: N o obedece­
to, | tierra inhabitada. * | 7 Y o juntaré ré. | Este ha sido tu proceder desde tu
contra ti devastadores, | todos armados mocedad: | no escuchar mi voz. | 22 A to­
de sus armas, | y destrozarán tus magní­ dos tus pastores los arrastrará el viento, |
ficos artesonados de cedro | y los arro­ y tus amadores serán llevados cautivos. |
jarán al fuego; | 8y pasarán muchas gentes Entonces te confundirás y te avergonza­
ante esta ciudad y se dirán unos a otros: rás | de todas tus maldades.
¿Por qué ha tratado así Y avé a esta gran 23 T ú que te asientas en el Líbano | y
ciudad? 9 Y dirán: Porque rompieron la anidas en los cedros, | ¡cómo gemirás
alianza de Yavé, su D ios, y adoraron dio­ cuando te sobrevengan dolores, | tor­
ses ajenos y les sirvieron. turas como de parto! | 24 Por mi vida,
10 N o lloréis por el muerto | ni os la­palabra de Yavé, | que si fuera Jeconías,
mentéis por él. I Llorad y gemid por el hijo de Joaquim, rey de Judá, I el anillo
que se va, | porque no volverá más I y de mi mano derecha, | lo arrancaría de
no verá más la tierra en que nació. • | ella. | 25 Y o te entregaré en manos de los
11 Porque así dice Y a vé de Salum, hijo que buscan tu vida, | en manos de aque­
de Josías, rey de Judá, que sucedió a su llos a quienes temes, | en manos de Na­
padre, Josías, y fue llevado de este lugar: bucodonosor, rey de Babel; | en manos
N o volverá ya más, 12 morirá en el lugar de los caldeos, | 26 y te arrojaré a ti | y a
a que ha sido llevado; y no volverá a ver la madre que te parió | a tierra extraña,
ya más esta tierra. en que no nacisteis, | y allí moriréis. |
13 Tampoco estos últimos versículos riman con los que preceden o siguen; tal vez con 22,1.6.
0 9 1 Una nueva amonestación a la corte para que se administre justicia, que no pudo hacer
™* el profeta en momento ya crítico, en que la ruina de la ciudad está decidida, sino mucho
antes, en la época de Joacaz (608).
6 Estos versículos parecen continuación de 21,13 s., y prosiguen la amenaza contra Jerusalén,
representada bajo la imagen de un bosque.
10 El muerto es Josías; el que se va, Joacaz, a quien el faraón Necao llevó cautivo a Egipto.
13 Amenaza contra el gobierno injusto de Joaquim, sucesor de Joacaz y puesto por Necao en
el trono.
20 Joaquim o Jeconías sucedió a su padre en 597, pero fue llevado cautivo a Babilonia con una
buena parte de la corte y del pueblo de Jerusalén, sucediéndole en el trono su tío Matanías, a quien
Nabucodonosor llamó Sedecías.
27 Pero a esta tierra, | a que con todo el C o n tr a los pro fetas
anhelo de su alma querrán volver, | a ésa
no volverán. 9 A los profetas: | Se me parte el co­
28 ¿Es, pues, este hombre, este Jeco-razón dentro del pecho, | tiemblan todos
nías, | un mueble inútil y despreciable, | mis miembros | y estoy por Y avé y por
un mueble que nadie estima? | ¿Por qué su santa palabra | como un ebrio, como
han sido así rechazados él y su progenie | un harto de vino. * | 10 La tierra está lle­
y arrojados a tierra de ellos desconoci­ na de adúlteros. | A causa de la maldi­
da? | 29 ¡Tierra, tierra, tierra! | Oye la pa­ ción, la tierra está triste | y están secos los
labra de Y avé: | 30 A sí dice Y avé: | Ins­ prados y los pastizales. | Todos corren
cribid a ese hombre: | «Varón estéril, que tras la maldad, | su fuerza es la injusti­
no prosperará en sus días, pues no logrará cia. | ti Aun los profetas mismos y los
descendiente | que se siente en el trono sacerdotes son unos impíos; | hasta en
de D avid | y reine sobre Judá». mi casa misma he hallado sus perversi­
dades. | 12 Por eso sus caminos | se les
C o n tr a los p asto res d e Israel van a volver resbaladero | en medio de
O O 1 ¡A y de los pastores que disper- tinieblas. Serán empujados por él y cae­
“ *» san | y destrozan el rebaño de mi rán, | pues voy a hacer venir sobre ellos
pastizal! Palabra de Yavé. * 2 Por eso, así males | el año de la cuenta, palabra de
dice Yavé, D ios de Israel, de los pasto­ Yavé.
res que apacientan a mi pueblo: Vosotros 13 En los profetas de Samaría vi yo la
habéis dispersado mi grey, la habéis des­ insensatez. | Profetizaban en nombre de
carriado y no habéis cuidado de ella; yo Baal | y descarriaron a mi pueblo, a Is­
me cuidaré de pediros cuenta de vuestra rael. | 14 Pero en los profetas de Jerusa­
mala conducta, palabra de Yavé. lén he visto algo horrendo, | adulterio y
mentira, | y dar su brazo a los perversos |
P r o m e s a d e restau ra ció n para que nadie se convirtiera de su mal­
3 Y o mismo reuniré los restos de mis dad. | Todos ellos han venido a serme
ovejas de todas las tierras en que las he como Sodoma, | y sus habitantes como
dispersado y las volveré a sus prados, y Gomorra.
crecerán y se multiplicarán. * 4 Y les da­ 15 Por eso así dice Y avé Sebaot de los
ré pastores que de verdad las apacienten, profetas: | Y o les daré a comer ajenjo | y
y ya no habrán de temer más, ni angus­ les daré a beber veneno, | porque de los
tiarse ni afligirse, palabra de Yavé. 5 He profetas de Jerusalén | ha salido la impie­
aquí que vienen días, palabra de Yavé, | dad, que se ha extendido por toda la tie­
en que yo suscitaré a David un vástago rra. | 16 Así dice Y avé Sebaot: | N o escu­
de justicia, | que, como verdadero rey, chéis lo que os profetizan los profetas; |
reinará prudentemente | y hará derecho y os engañan. | L o que os dicen son visio­
justicia en la tierra, j '■En sus días será nes suyas, | no procede de la boca de Y a ­
salvado Judá, | e Israel habitará en paz, | vé. 1 17 Dicen a los que se burlan de la pa­
y el nombre con que le llamarán será és­ labra de Yavé: | «Paz, tendréis paz»; | y
te: | «Yavé Zidquenu»: «Yavé, nuestra jus­ a todos los que se van tras los malos de­
ticia». * seos de su corazón les dicen: | «No ven­
7 Por eso vendrán días, palabra de Y a ­d r á s o b r e v o s o t r o s n in g ú n m a l» . |
vé, | en que no se dirá ya: «Vive Yavé, | 18 ¿Quién asistió a consejo con Yavé | y
que sacó de la tierra de Egipto a los hijos vio y oyó sus palabras? | ¿Quién se las
de Israel», | 8 sino más bien: «Vive Yavé, oyó para comunicarlas? | 19 He aquí que
que sacó | y condujo al linaje de Israel de viene el torbellino de la ira de Yavé, | y
la tierra del aquilón | y de todas las otras una tormenta furiosa descargará sobre la
a que los arrojó | y los hizo habitar en cabeza de los impíos. | 20 N o retrocederá
su propia tierra». la ira de Y a vé | mientras no se hayan eje­
cutado y cumplido sus designios. | A l fin
de los tiempos los comprenderéis.
O í 1 Estos pastores son los tres arriba mencionados.
3 Es la voz dulce de la misericordia después de la voz dura de la justicia. A los malos pas
tores, o reyes que preceden, sucederá otro pastor justo, que hará derecho y justicia, que sucederá
en el trono de David.
6 El nombre pudiera también traducirse: «Yavé, nuestra salvación». Es uno de tantos nom­
bres propios compuestos, en que uno de los elementos es el nombre de Yavé. En 33,16 se da este
mismo nombre a la Jerusalén de la restauración. Quizá hay en él una alusión al nombre de Sedecías,
de significación semejante: «Mi justicia es Yavé». D el solo nombre no puede, como algunos pretenden,
deducirse una indicación profética de la naturaleza divina del Mesías restaurador.
9 Al lado de los verdaderos profetas, dados por Dios para conducir a los gobernantes y a los
gobernados por ía senda de sus destinos mesiánicos, que no podía ser otra que la senda de la santa
Ley de Dios, _brotaban como hongos en el pueblo profetas falsos, que, usurpando el nombre de
Yavé, descarriaban al pueblo. La invectiva de Jeremías contra ellos no puede ser más dura.
21 Y o no enviaba a los profetas, | y elloshaber dicho esa palabra: «Carga de Y a ­
corrían. | N o les hablaba, | y ellos profe­ vé», mientras que yo os lo había prohi­
tizaban. | 22 Si han asistido a mi conse­ bido decir, 39 por eso ciertamente yo me
jo, | que hagan oir mis palabras al pue­ descargaré de vosotros, 40 y a vosotros y
blo | y le conviertan de su mal camino | y a la ciudad que a vosotros y a vuestros
de sus perversas obras. | 23 ¿Soy yo, por padres di os arrojaré de mi presencia y
ventura, Dios sólo de cerca? Palabra de de vosotros haré eterno oprobio, eterna
Yavé. | ¿No lo soy también de lejos? | vergüenza, que no se olvidarán jamás.
24 Por mucho que uno se oculte en escon­
drijos, | ¿no le veré yo? Palabra de Y a ­ L o s h igo s sim b ó lico s
vé. | ¿No lleno yo los cielos y la tierra?
Palabra de Yavé. n A i Mostróme Y a vé dos cestos de hi-
25 Y o he oído lo que decían los profe­ gos delante del templo de Yavé.
tas que en mi nombre profetizaban men­ Fue después de haber llevado cautivos
tiras y decían: «He tenido un sueño, he Nabucodonosor, rey de Babilonia, a Je­
tenido un sueño». 26 ¿Hasta cuándo ha de conías, hijo de Joaquim, rey de Judá; a
haber en mi pueblo profetas que profeti­ los principales de Judá y a los herreros y
zan mentira, profetas de sus desvarios, carpinteros de Jerusalén a Babilonia. *
27 que hacen que mi pueblo se olvide de 2 U no de los cestos tenía higos muy bue­
mí por sus sueños, que unos a otros se nos, como brevas, pero el otro tenía hi­
van contando cómo me olvidaron sus pa­ gos muy malos; tan malos, que de malos
dres por Baal? no podían comerse.3 M e dijo Y avé: ¿Qué
28 El profeta que tenga un sueño, que es lo que ves, Jeremías? Y o le respondí:
lo cuente como sueño; el que reciba pa­ Higos. Los buenos son muy buenos, pero
labra mía, que proponga fielmente mi pa­ los malos, muy malos; tan malos, que de
labra. ¿Cómo igualar el grano y la paja? malos no pueden comerse. 4 Y me fue di­
Palabra de Yavé. 29 ¿No es mi palabra rigida palabra de Yavé:
como fuego, palabra de Yavé, que quema, 5 Asi dice Yavé, Dios de Israel: Com o
como martillo que tritura la roca? 30 Por a esos higos buenos, así miraré yo a los
eso, con verdad estoy contra los profetas, cautivos de Judá, que para su bien he
palabra de Yavé, que se roban unos a arrojado de esta tierra a la tierra de los
otros la palabra. 31 Contra los profetas, caldeos. 6 Pondré sobre ellos mis ojos pa­
palabra de Yavé, que gastan sus lenguas ra bien y les haré volver a esta tierra, los
pronunciando: «Oráculo». 32 Contra los edificaré y no los destruiré, los plantaré
profetas que sueñan mentiras, palabra de y no los arrancaré, 7 y les daré un cora­
Yavé, y contándolas, descarrían a mi pue­ zón capaz de conocerme, de saber que yo
blo con sus mentiras y sus jactancias, soy Yavé, y ellos serán mi pueblo y yo
siendo así que yo no los he enviado, no seré su Dios, pues se convertirán a mí de
les he dado misión alguna y no han he­ todo corazón.
cho a este pueblo bien alguno, palabra 8 Y de los higos malos, que de malos no
de Yavé. 33 Cuando este hombre del pue­ pueden comerse, de éstos dice Yavé: Así
blo que en adelante te preguntare: ¿Cuál haré yo de Sedecías, rey de Judá, y de sus
es la carga de Yavé?, le responderás: Vos­ grandes y del resto de los de Jerusalén,
otros sois la carga, y yo os tiraré de mí, que quedaron en esta tierra, y de los re­
palabra de Yavé. * fugiados en la tierra de Egipto. 9 Los ha­
34 Y al profeta, al sacerdote o al hom­ré el vejamen, la execración de todos los
bre del pueblo que en adelante diga: «Car­ reinos de la tierra, el oprobio, la fábula,
ga de Yavé», yo le pediré cuenta a él y a la irrisión, la maldición en todos aquellos
su casa. 35 A sí habéis de deciros unos a lugares a que los arrojaré, 10 y mandaré
otros: ¿Qué ha respondido Yavé? ¿Qué contra ellos la espada, el hambre y la pes­
dice Yavé? 36 N o se mentará ya la carga te hasta que desaparezcan de la tierra
de Yavé, porque para cada cual la carga que les di a ellos y a sus padres.
será su propia palabra, y vosotros habéis
pervertido la palabra del D ios vivo. Yavé A n u n c io d e la c a u tiv id a d
Sebaot, nuestro Dios.
37 Así habéis de preguntar al profeta: O C 1 Palabra de Y avé que acerca del
¿Qué te ha respondido Yavé? ¿Qué te pueblo todo de Judá llegó a Jere­
ha anunciado Yavé? 38 Y si decís: «Car­ mías el año cuarto de Joaquim, hijo de
ga de Yavé», entonces asi dice Y avé: Por Josías, rey de Judá (es el primero de Na-

33 Carga es un oráculo amenazador, una sentencia divina condenatoria.


O/i 1 Esta visión simbólica fue comunicada a Jeremías después de 597, a propósito de la pri-
^ ^ mera deportación (598), objeto de la compasión de los que habían quedado; pero el pro­
feta predice a éstos mucho peor destino.
bucodonosor, rey de Babilonia),* 2 y que I la espada que yc> arrojaré en medio de
pronunció el profeta Jeremías a todo el ellos. 17 Y tomé la copa de la mano de
pueblo de Judá y a todos los habitantes Yavé y la di a beber a todos los pueblos
de Jerusalén, diciendo: 3 Desde el año tre­ contra los cuales fne envió Yavé. 18 A Je­
ce de Josías, hijo de Ammón, rey de Ju­ rusalén y a todas las ciudades de Judá, a
dá, hasta el día de hoy, veintitrés años ya, sus reyes, a sus príncipes, para hacer de
he recibido la palabra de Y avé y os la he ellos desierto, estupor, burla y maldición,
predicado reiteradamente, y no habéis es­ como es hoy. 19 A l Faraón, rey de Egipto;
cuchado. 4 Os envió también Y avé todos a sus servidores, a sus príncipes, a todo
sus siervos, los profetas, una y otra vez, y su pueblo y a todos sus mercenarios;
tampoco escuchasteis, no les disteis oídos. 20 a todos los reyes de la tierra de Us y a
5 Os decía: Dejad vuestros malos cami­todos los reyes de la tierra de los filis­
nos y vuestras malas obras y habitaréis la teos: a Ascalón, a Gaza, a Acarón y al
tierra que Yavé os dio a vosotros y a vues­ resto de A zo to ; 21 a Edom, a M oab y a
tros padres por eternidad de eternidades. los hijos de Ammón; 22 a todos los reyes
6 N o os vayáis tras los dioses ajenos para de Tiro, a todos los reyes de Sidón y a
servirlos y adorarlos. N o provoquéis mi los reyes de las islas que están pasado el
cólera con las obras de vuestras manos mar; 23 a Dedán, a Tema, a Buz, a todos
y no vendrá el mal sobre vosotros. 7 Pero los que se rapan las sienes; 24 a todos los
no me escuchasteis, palabra de Yavé, pro­ reyes de Arabia que habitan el desier­
vocándome con las obras de vuestras ma­ to ; 25 a todos los reyes de Zimrí, a todos
nos para vuestro mal. los reyes de Elam y a todos los reyes de
8 Por eso, así dice Y avé Sebaot: Por­Media. 26 A todos los reyes del norte,
que no habéis escuchado mis palabras, próximos y lejanos, y a todos los reinos
9 yo convocaré a todas las tribus del aqui­ de la tierra que habitan la superficie de
lón, palabra de Yavé, y a Nabucodono­ ella.
sor, rey de Babilonia, mi siervo, y los ha­ 27 Y les dirás: A sí dice Y avé Sebaot,
ré venir contra esta tierra y contra sus h a - D ios de Israel: Bebed, embriagaos, vomi­
bitam ci y conwa todos loa pueblos que. tad y caed p aia n o tevartaios más arte
la rodean, y los destruiré, y haré de ellos la espada que yo echaré entre vosotros.
horror, burla y oprobio eterno. 10 Y haré 28 Y si rehusaren tomar de tu mano la
desaparecer de ellos los cantos de alegría, copa y beber de ella, les dirás: Así dice
las voces de gozo, el canto del esposo y el Yavé Sebaot: Tendréis que beber; 29 por­
canto de la esposa, el ruido de la muela que si yo, al desatar el mal, he comenzado
y el resplandor de las antorchas, u Y toda por la ciudad en que se invoca mi nom­
esta tierra será desierto y desolación y bre, ¿ibais a quedar vosotros impunes?
servirán entre los pueblos setenta años. N o quedaréis, no, pues que llamaré a la
12 Y al cabo de setenta años yo pediré espada contra todos los moradores de la
cuentas al rey de Babilonia y a su pueblo, tierra, palabra de Yavé.
palabra de Yavé, de sus maldades, a la 30 Y tú anúnciales todo esto y diles: |
tierra de los caldeos, y la convertiré en Ruge Yavé desde lo alto; | desde su san­
eterno desierto, u Y cumpliré contra esta ta morada alza su voz, | ruge fuertemente
tierra todo lo que contra ella anuncié, to­ contra sus pastizales, | lanza el grito de
do lo que está escrito en este libro, lo que los lagareros | contra todos los moradores
profetizó Jeremías contra los pueblos, de la tierra. * | 31 Llegará su estrépito has­
l* Porque también ellos serán sojuzgados ta los confines de la tierra; ] porque juz­
por otros pueblos grandes y por reyes gará Yavé a las gentes | y será juicio este
poderosos, y yo les retribuiré según su contra toda carne. I Los malvados los da­
merecido, según las obras de sus manos. ré al filo de la espada, | palabra de Yavé.
32 Así dice Yavé Sebaot: j He aquí que
E l cá liz d e la ira d e Y a v é el mal pasará de pueblo en pueblo, | un
15 A sí me dijo Yavé, Dios da Israel: T o­fortíiimo huracán se desencadenará desde
ma de mi mano esta copa de espumoso los extremos d# la tierra, | 33 y yacerán
vino y házselo beber a todos los pueblos los heridos por Yavé en ese día | del
a los que yo te he enviado. 16 Que beban, uno al otro cabo de la tierra. | N o serán
que se tambaleen, que enloquezcan ante llorados, | no serán recogidos, | no serán

O C 1 Interesante momento en la historia oriental de la época. El oráculo es del año cuarto de


Joaquim y primero de Nabucodonotor (604), en que todas la* ilaciones que antes habían
formado parte del imperio asirio pasaron bajo el poder de los caldeos, a quienes servirán setenta años.
No solamente Judá, sino todas las otras nación»#, sufrirán la misma suerte. Estos setenta años son
la duración del imperio caldeo (604-539), hasta que Babilonia fue tomada por Ciro y el reino babiló­
nico substituido por el persa. Los aftos no pasan de sesenta y cinco, pero la cifra es un número re­
dondo, que equivale a una generación (Sal 89,10).
30 Concluye el profeta con esta amenaza, extensiva a todas las naciones sobre quienes pesará
el yugo de Babilonia.
sepultados. | Quedarán como estiércol el pueblo, diciendo: Reo de muerte es
sobre el haz de la tierra. este hombre por haber profetizado con­
34 Llorad a gritos, pastores. | Clamadtra esta ciudad lo que vosotros mismos
y encertizaos, mayoral#! de la grey, | habéis oído. 12 Y dijo Jeremías a los ma­
porque llega el día de vuestra matanza, | gistrados y a todo el pueblo: Yavé me
de vuestra destrucción, y caeréis como ha mandado profetizar contra esta casa y
piezas selectas. | 35 N o escaparán los pas­ contra esta ciudad todo lo que habéis
tores, | no habrá salvación para los ma­ oído. 13 Ahora bien, enmendad vuestros
yorales de la grey. I 36 Gritos de espanto caminos y vuestras obras, escuchad la
de los pastores, | clamores de los mayo­ voz de Yavé, vuestro Dios, y se arrepen­
rales de la grey, | porque ha talado Yavé tirá Y avé del mal que había determinado
sus pastizales, | 37 han sido devastadas haceros. 14 En cuanto a mí, en vuestras
sus tranquilas praderas | ante el furor de manos estoy; haced conmigo lo que bien
la ira de Yavé. | 58 H a salido como sale os parezca. 15 Pero sabed que si me ma­
el león de su cubil | y ha sido devastada táis, será sangre inocente que echaréis
su tierra | al golpe de la espada destruc­ sobre vosotros, sobre esta ciudad y sobre
tora, | ante el furor de su ira. sus habitantes, porque en verdad he sido
enviado a vosotros por Y a vé para deciros
Q u ie r e n c o n d e n a r a Je re m ías todo esto.
a m u e rte 16 Y dijeron los magistrados y todo el
O C 1 A l principio del reinado de Joa- pueblo a los sacerdotes y a los profetas:
** " quim, hijo de Josías, rey de Judá, N o es reo de muerte este hombre por
llegó a Jeremías esta palabra de Y a v é :* habernos hablado en nombre de Yavé,
2 A sí dice Y avé: Ve a ponerte en el atrio nuestro Dios. 17 Y alzándose algunos de
del templo y habla allí a las gentes de los ancianos de la tierra, dijeron a todo el
todas las ciudades de Judá, que vienen pueblo allí congregado: 18 Miqueas de
a adorar en él, todo lo que yo te he Morasti profetizó en tiempo de Ezequías,
mandado decirles, sin omitir nada. 3 A ver rey de Judá, y habló a todo el pueblo de
si te escuchan y se convierten cada uno de Judá-, Asi dice Y a vé Sebaot •. Sión será,
su mal camino y me arrepiento yo del arada como campo de labor, Jerusalén
mal que por sus malas obras había de­ será un montón de ruinas y el monte del
terminado hacerles. 4 Diles: A sí dice Y a ­ templo será una selva. * 19 ¿Le hicieron
vé: Si no me obedecéis, cumpliendo la acaso matar Ezequías, rey de Judá, y
ley que yo os he dado 5 y escuchando las todo el pueblo de Judá? ¿No temieron
palabras de mis siervos los profetas, que más bien a Y a vé y le aplacaron, y volvió
yo os he enviado repetidamente y que Y avé sobre el mal con que los amenazó?
habéis desoído, <>yo haré de esta casa lo ¿Vamos a echar nosotros sobre nuestra
que hice de Silo, y de esta ciudad haré la alma un crimen tan grande? 20 pero hubo
maldición de todos los pueblos de la también un hombre de los que profetiza­
tierra. ban en nombre de Yavé, Urías, hijo de
7 Y los sacerdotes, los profetas y todoSemaya, de Quiriat-Jearim, que profetizó
el pueblo oyeron a Jeremías decir estas contra esta ciudad y esta tierra, lo mismo
palabras en la casa de Y avé; 8 y cuando que Jeremías. 21 A l oír el rey Joaquim,
acabó Jeremías de hablar todo lo que sus guardias y sus ministros lo que decía,
Yavé le ordenara decir al pueblo, los quiso el rey matarle, y sabiéndolo Urías,
sacerdotes y los profetas le cogieron, di­ temió y huyó a Egipto; pero el rey Joa­
ciendo : ¡Vas a morir! 9 ¿Por qué profetizas quim mandó a Egipto emisarios; a El-
en nombre de Yavé, diciendo: Como Silo natán, hijo de Acobor, y a otros que le
será esta casa, y esta ciudad quedará acompañaron a Egipto, 23 y sacando a
asolada y sin moradores? Y se reunió Urías de Egipto, le condujeron al rey
en torno a Jeremías todo el pueblo que Joaquim, que le hizo matar a espada,
había en la casa de Yavé. 10 Y en sa­ arrojando su cuerpo a la fosa común.
biendo esto los magistrados de Judá, su­ 24 En favor de Jeremías intervenía Aji-
bieron del palacio del rey a la casa de cam, hijo de Safán, para evitar que fuese
Yavé y se pusieron a la entrada de la entregada en manos del pueblo para ma­
puerta nueva del templo. tarle.
11 Los sacerdotes y los profetas habla­
ron a los magistrados de Judá y a todo
1 Hermoso episodio éste, que nos muestra lo que fue la vida de Jeremías. La fecha, al prin-
cipio del reino de Joaquim (608-597), es anterior al precedente vaticinio. La causa de este
tolle, tolle que aquí se levanta contra el profeta es que predice la ruina del templo y de la ciudad. Tal
cosa fue juzgada como verdadero sacrilegio. Fue la misma acusación proferida contra Jesús (Mt 26,
61) y contra San Esteban (Act 6,14).
18 Este Miqueas de Morasti es el que figura entre les profetas menores. Las palabras están
citadas a la letra según Mi« 3, 12.
E l y u g o e x tra n je ro de Yavé, aunque ellos mentirosamente
« 1 El afio cuarto del reinado de Se- profeticen en mi nombre, y serán causa
“ * decías, hijo de Josías, rey de Judá, de que yo os disperse y perezcáis vosotros
llegó a Jeremías esta palabra de Yavé: y los profetas que os profetizan.
2 Así me dijo Yavé: Hazte con una co­ 16 Y a los sacerdotes y a todo este
yunda y un yugo y póntelos al cuello, * pueblo les hablé, diciendo: Así dice Yavé:
3 y manda decir al rey de Edom, al rey N o escuchéis lo que os profetizan vues­
de M oab, al rey de los hijos de Ammón, tros profetas, diciendo: «Los vasos del
al rey de Tiro y al rey de Sidón por los templo van a venir de Babel ahora en
embajadores que han venido a tratar con seguida». Porque os profetizan mentira.
Sedecías, rey de Judá, a Jerusalén: * 17 N o los escuchéis; someteos al rey de
4 Que digan a sus señores: A sí diceBabel y viviréis: ¿Por qué esta ciudad ha
Yavé Sebaot, Dios de Israel; esto habéis de venir a ser un desierto? 18 Si en verdad
de decir a vuestros señores: 5 Y o , con son profetas, si tienen palabra de Yavé,
mi gran poder y la fuerza de mi brazo, que intercedan con Yavé Sebaot para que
he hecho la tierra. Y o he hecho al hom­ los vasos que todavía quedan en el tem­
bre y a los animales que hay sobre la plo y en el palacio del rey de Judá y en
haz de la tierra y la doy a quien quiero. Jerusalén no sean tam bién llevados a
6 Ahora he dado todas estas tierras en Babel.
poder de mi siervo Nabucodonosor, rey 19 Porque así dice Yavé Sebaot acerca
de Babilonia; aun las bestias del campo de las columnas, del mar de bronce, de
las he puesto a su servicio, 7 y habrán los basamentos y de los demás utensilios
de estarle sometidas todas las naciones que todavía quedan en esta ciudad * 20 y
a él, a su hijo y al hijo de su hijo hasta no han sido llevados por Nabucodonosor
que venga el tiempo también para su a Babel al llevar cautivos de Jerusalén a
tierra y la sojuzguen pueblos poderosos y Babel a Jeconías, hijo de Joaquim, rey de
reyes grandes. Judá, y a todos los notables de Judá y
8 A l pueblo y al reino que no quierade Jerusalén. 2i Pues así dice Y avé Se­
someterse a Nabucodonosor, rey de Ba­ baot, Dios de Israel, de los utensilios
bilonia, y no dé su cuello al yugo del que todavía quedan en el templo, en el
rey de Babilonia, le visitaré yo con espada, palacio del rey de Judá y en Jerusalén:
hambre y peste, palabra de Yavé, hasta 22 A Babel serán llevados, y allí estarán
someterlos a su poder. 9 N o escuchéis, hasta el día en que yo iré, palabra de
pues, a vuestros profetas, a vuestros adi­ Yavé, a buscarlos y devolverlos a este
vinos, a vuestros soñadores, a vuestros lugar.
astrólogos y a vuestros encantadores, que A u d a c ia d e A n a n ía s
os dicen: N o os veréis sometidos al rey O O 1 En aquel mismo año, al comienzo
de Babel; 10 porque es mentira lo que " O del reinado de Sedecías, en el año
os profetizan, para que seáis echados de cuarto, en el quinto mes, Ananías, hijo
vuestra tierra y yo os disperse y perezcáis. de Azur, profeta, de Gabaón, me dijo
11 A l pueblo que dé su cuello al yugo del en el templo delante de los sacerdotes y
rey de Babel y se le someta, le dejaré de todo el pueblo: 2 A sí dice Y avé Se­
en su tierra, palabra de Yavé, y la cul­ baot, D ios de Israel: He roto el yugo
tivará y habitará en ella. del rey de Babel. 3 A l cabo de dos años
12 Y a Sedecías, rey de Judá, le habléharé volver a este lugar todos los utensi­
de todo esto, diciéndole: D ad vuestro lios del templo que de aquí se llevó N a­
cuello al yugo del rey de Babel, someteos bucodonosor, rey de Babel, transportán­
a él y a su pueblo, y viviréis. 13 ¿Para dolos a Babel; 4 y a Jeconías, hijo de
qué morir tú y tu pueblo de espada, Joaquim, rey de Judá, y a todos los
hambre y peste, como amenaza Yavé al cautivos de Judá llevados a Babel los
pueblo que no se someta al rey de Babel? traeré a este lugar, palabra de Yavé.
14 Y no escuchéis a los profetas que os Porque he roto el yugo del rey de Babel.
dicen: «No os veréis sometidos al rey de 5 Y dijo Jeremías, profeta, al profeta
Babel», pues lo que os profetizan es men­ Ananías delante de los sacerdotes y de
tira. 15 N o los he enviado yo, palabra todo el pueblo que estaba en la casa de
07 2 El yugo de esta acción simbólica no es en modo alguno el yugo doble, de uso corriente
* ‘ entre nosotros para uncir una pareja. Es un yugo simple, para un solo animal, y sencillísimo,
como el que todavía se usa en aquellos países, que consistía en dos ligeros palos que encajan por
el extremo superior en un travesaño y por el inferior se sujetan con una cuerda al cuello del animal.
De otro modo no hubiera sido fácil ni a Jeremías llevarlo sobre su cuello ni a Ananías romperlo.
3 Fue por el año 594 cuando deshizo Jeremías estos planes de sublevación, cuyas noticias hu­
bieron de llegar a oídos de Nabucodonosor. El rey Sedecías debió de tomar el camino de Babilonia
para sincerarse de su conducta y de la lealtad que había jurado (51,59).
19 Los falsos profetas, apoyándose en sus sueños, anunciaban la vuelta de la primera cautivi­
dad; Jeremías les contradecía anunciando la segunda.
Y avé: 6 A sí sea, hágalo Yavé: Que cum­ a Nabucodonosor, rey de Babel. Decía:
pla Y avé tu promesa haciendo volver de 4 Así dice Y avé Sebaot, D ios de Israel,
Babel aquí los utensilios de la casa de a todos los cautivos que yo he desterrado
Y avé y a todos los cautivos. 7 Pero oye de Jerusalén a B abel: 5 Construid casas
lo que delante de todo el pueblo voy a y habitadlas; plantad huertos y comed
decirte. 8 Los profetas que de antiguo sus frutos. 6 Casaos y engendrad hijos e
antes de mí y antes de ti fueron, profe­ hijas. D ad mujeres a vuestros hijos y
tizaron a pueblos poderosos y a grandes maridos a vuestras hijas, y tengan hijos e
reinos la espada, el hambre y la peste. hijas; multiplicaos ahí en vez de dismi­
9 El profeta que profetiza paz por el cum­ nuir. 7 Laborad por el bien de la ciudad
plimiento de su profecía habrá de ser a que os he desterrado y rogad por ella
tenido por profeta y se sabrá que en a Yavé, pues su bien será vuestro bien.
verdad le envió Yavé. Porque así dice Y avé Sebaot, Dios de
i° Cogió entonces el profeta Ananías el Israel: 8 N o os dejéis engañar por vues­
yugo del cuello de Jeremías, profeta, y tros profetas, que habitan con vosotros,
10 rompió, 11 diciendo delante de todo y por vuestros adivinos. N o escuchéis sus
el pueblo: Esto dice Y avé: Así romperé sueños. 9 Mienten cuando os profetizan
yo dentro de dos afios el yugo de Nabu­ en mi nombre. Y o no los he enviado.
codonosor, rey de Babel, de sobre el Palabra de Yavé.
cuello de todos los pueblos; y el profeta io Pues así dice Y a v é : Cuando se cum­
Jeremías se fue su camino. plan los setenta años de Babel, yo os
12 Después que Ananías, profeta, hubovisitaré y cumpliré la promesa de traeros
roto el yugo de sobre el cuello del profeta a este lugar. * 11 Y o conozco mis designios
Jeremías, tuvo éste palabra de Yavé, di- para con vosotros, palabra de Y avé; de­
ciéndole: w Ve y dile a Ananías: Así signios de paz y no de aflicción, de daros
dice Y avé: Has roto un yugo de madera. término y esperanza . 12 Llamadme, pedid­
En su lugar yo haré un yugo de hierro; me, y yo os escucharé; buscadme, y me
i 4 pues así dice Yavé Sebaot, Dios de hallaréis. 13 Sí, cuando me busquéis de
Israel: Yugo de hierro pondré yo sobre todo corazón, 14 yo me mostraré a vos­
la cerviz de todos estos pueblos y los otros, palabra de Yavé, y trocaré vuestra
haré servir a Nabucodonosor, rey de Ba­ suerte, y os reuniré de entre todos los
bel, y le servirán; aun los mismos animales pueblos y de todos los lugares a que os
del campo se los he dado a él. arrojé, palabra de Yavé, y os haré volver
15 Y dijo el profeta Jeremías a Ananías, a este lugar de que os eché.
profeta: Oyeme una palabra, Ananías: 15 Como vosotros decís: Yavé nos ha
N o te ha enviado a ti Yavé, y tú estás suscitado profetas en Babel, * 16 por eso
dando a este pueblo falsas esperanzas. os dice Y avé del rey que se sienta sobre
16 Por eso, así dice Y avé: Voy a quitarte el trono de David y de todo el pueblo
de sobre la haz de la tierra; este mismo que mora en esta ciudad, vuestros her­
año morirás por haber predicado la re­ manos, que no han sido llevados con
belión contra Yavé. *7 Y murió el profeta vosotros a Babel. 17 A sí dice Yavé Se­
Ananías en ese mismo año, en el sépti­ baot: Y o mandaré contra ellos la espada,
mo mes. el hambre y la peste, y serán como los
higos malos, que de malos no pueden
L a ca u tiv id a d será la rg a comerse ;18 y los perseguiré con la espada,
O Q 1 He aquí el texto de la carta que el hambre y la peste, y los haré escarnio
“ w desde Jerusalén envió Jeremías a de todos los reinos de la tierra; maldi­
los ancianos de la cautividad, a los sacer­ ción, espanto, ludibrio y oprobio entre
dotes y a los profetas y a todo el resto todos los pueblos a los que los arrojaré
del pueblo que de Jerusalén había llevado 19 por no haber escuchado mis palabras,
Nabucodonosor a Babel * 2 después de palabra de Yavé, que reiteradamente les
haber salido Jeconías, el rey, la reina, los anuncié por mis siervos los profetas, a
eunucos, los notables de Judá y de Jeru­ quienes yo envié y no los escucharon,
salén, los herreros y los carpinteros. 3 La palabra de Yavé.
envió por mano de Elasa, hijo de Safan 20 Vosotros, pues, todos los cautivos que
y de Gamarías, hijo de Helcías, a quienes yo he llevado de Jerusalén a Babel, oíd la
mandó Sedecías, rey de Judá, a Babel palabra de Yavé: 2>Así dice Yavé Se-
O Q 1 Las comunicaciones entre Jerusalén y Babilonia no eran tan raras después de la primera
“ deportación. Por una de las caravanas que de Judá partían para las orillas del Eufrates, en­
vió Jeremías esta carta, a fin de oponerse a los falsos profetas, que también allá hacían su mala labor.
El orden del capítulo parece algo alterado.
10 Los «sesenta años de Babel» son como antes (25,11): la duración del imperio babilónico y,
por tanto, el fin de la cautividad (539).
15 Ahora Jeremías se enfrenta con los falsos profetas de Babilonia, anunciándoles su desastra­
do fin. Los w . 16-20 léanse después del v .q .
baot. Dios de Israel, a Ajab, "W jo de | tiempo, palabra de Y a v é , en que trocaré
C o l . i . y a Sedecías, hijo de M a s a y a , la suerte de mi pueblo, Israel y Judá, y
que mentirosamente os profetizan en mi los liaré volver u te tierra jijue di a sus
nombre: Y o los entregaré en manos de padres en posesión. 4 H e aqui lo que dice
Nabucodonosor, rey de Babel, que los Y a vé sobre Israel y Ju d á: 5 Pues así dice
ajusticiará a vuestros ojos, 22 y quedará Y avé:
de ellos, entre los cautivos de Judá que Oím os gritos de dolor, | de espanto, no
están en Babel, la maldición: Haga con­ de paz. | 6 Preguntad y ved. ¿Es que paren
tigo Yavé como con Sedecías y Ajab, a los hombres? | ¿Cóm o, si no, veo a todos
quienes asó al fuego el rey de B ab el 23 por los varones con las m anos en los lom os,
haber hecho iniquidades en Israel, ha­ como en parto, | demudados y am arillos
ber adulterado con las mujeres de sus I todos los rostros? | 7 ¡Ah! Es el día gran-
prójimos y haber hablado mentirosamen­ Ide. | N o hay nada igual a él. | Tiem po de
te en mi nombre, sin que yo los mandara. I angustia para Jacob, pero de él le vendrá
Y o lo sé y lo atestiguo, palabra de Yavé. |j la salvación. | 8 y sucederá que en ese
i día, | palabra de Y a v é Sebaot, | quebraré
C o n tra S e m e y a s |[ el yugo de sobre su cuello | y rom peré
24 Y a Semeyas, el Nejlamita, dile: A sísus coyundas; | 9 y y a no serán más
dice Yavé Sebaot, Dios de Israel: 2$Por siervos de extranjeros, | sino que servirán
cuanto tú has mandado en tu nombre a Yavé, su D ios, | y a D avid, su rey, |
una carta a todo el pueblo de Jerusalén y que yo les suscitaré.
a Sofonías, hijo de M asaya, sacerdote, y 10 Y tú, siervo m ío, Jacob, n o temas, I
a todos los sacerdotes, diciéndoles :26 Y a ­ palabra de Y avé; I no tiembles, Israel, |
vé te ha hecho sacerdote en lugar de porque voy a libertarte de esta tierra
Joyada para que como prefecto vigiles lejana, I y a tus hijos de la tierra de su
en el templo de Yavé a todo fanático que cautividad. | Jacob tom ará, y vivirá tran­
quiera hacer el profeta y le hagas enea* quilo | y seguro, sin que nadie le pertur­
denar y poner en el cepo. 27 ¿Cómo, pues, be. | 11 Porque yo estoy contigo, | palabra
no has castigado a Jeremías, el de Anatot, de Yavé, para salvarte. | Y o llevaré la
que anda profetizando entre vosotros? ruina a todos los pueblos | entre los que
28 Hasta ha llegado a escribimos a Babel te dispersaré; | pero a tí n o te arruinaré, |
diciendo: Eso será largo. Construid casas sino que te castigaré con m oderación. I
y habitadlas, plantad huertos y comed Impune no quedarás.
sus frutos.
29 El sacerdote Sofonías leyó al profeta H e r id a y c u r a c ió n
Jeremías esta carta; 30 y Y avé habló a 12 Asi, pues, dice Y a v é : | E ra incura­
Jeremías, diciéndole: ble tu herida; I tu mal, sin rem edio; I
31 Manda a decir a todos los cautivos:13nadie se cuidó de curar tu úlcera; |
Esto dice Yavé sobre Semeyas, el Nejla­ n o había remedio para curarte. | 14 T odos
mita: Por haberos profetizado Semeyas tus amadores te han olvidado; | ni pre­
sin que yo le haya enviado y haberos guntan por t i; | pues yo herí, com o hiere
hecho concebir falsas esperanzas, 32 por un enemigo, | con cruel castigo | p or
eso dice Y avé: Y o castigaré a Semeyas, tus grandes maldades, | p or la muche­
el Nejlamita, y a su descendencia. N o dumbre de tus pecados. | ls ¿ A qué gritas
tendrá descendencia que habite entre este por tu herida? | Es incurable tu mal. |
pueblo y vea el bien que yo haré a mi Por tus grandes maldades, p o r tus m u­
pueblo, palabra de Y avé. por haber pre­ chos pecados, | te he tratado así. | 16 Pero
dicado la rebeldía contra Yavé. todos los que te devoraron serán devora­
dos | y tus enemigos irán todos al destie­
rro. [ Tus saqueadores serán saqueados, |
T E R C E R A P A R T E tus expoliadores serán expoliados.
17 V o y a curar tu llaga, | voy a sanar
O r á c u l o s SOBRE LA SALU D M E SIÁ N ICA tus heridas, palabra de Y a v é , | porque
(30 -33 ) te llaman la «Repudiada», Sión ; I la que
no tiene quien se acuerde de ella. | 1* A sí
C a s tig o y p e rd ó n dice Y a vé : H e aquí que v oy a restablecer
O A 1 Llegó a Jeremías palabra de Y a ' los tabernáculos de Jacob, | y me com ­
vé, diciendo: * 2 A sí d ice Y a v é ’ padeceré de sus tiendas, | y se reedificará
Dios de Israel: Escribe en un libro todo la ciudad sobre su colina, | y el palacio
cuanto yo te he dicho. 3 Porque viene en su lugar anterior. | 19 Y saldrán de
1 Por grandes que sean las manifestaciones de la justicia de Yavé, excitada por los crímenes
^ v de su pueblo, las de la misericordia serán mayores, y éstas son las que expone ahora Jeremias
para consolar a su pueblo y levantar sus ánimos a la confianza en Yavé, su Dios. E l profeta emplea
aquí todos sus recursos poéticos ¡«ara describir la restauración de Judá después de cumplidos loa
setenta años de Babel.
ellos cantos de alabanza | y voces de tropiecen, | pues yo soy el padre de Is­
alegría; | y los multiplicaré, y no serán rael, y Efraím es mi primogénito.
disminuidos; los engrandeceré, y no serán 10 Oíd, pueblos, la palabra de Yavé, |
empequeñecidos; I 20 y serán sus hijos dadla a conocer a las lejanas islas | y
como fueron primero, | y su congrega­ decid: El que dispersó a Israel le congrega
ción estará firme ante mí | y castigaré a de nuevo | y le protege como el pastor
todos sus opresores. | 21 Y su jefe saldrá protege a su rebaño. | 11 Yavé ha liber­
de su seno, | de en medio de ella saldrá tado a Jacob, | le ha salvado de la mano
su soberano, | y yo le haré venir, y él se de sus opresores. | 12 Vienen dando gritos
acercará a m í; | ¿pues quién, si no, sería el de gozo por las alturas de Sión, | a gozar
que expusiera su vida | acercándose a de los bienes de Yavé, | el trigo, el vino,
mí? Palabra de Yavé. | 22 Y vosotros se­ el aceite, | los corderos y los terneros, | y
réis mi pueblo, | y yo seré vuestro Dios. será su alma como jardín regado | y no
volverá a padecer sequía.
L a te m p e sta d y la ca lm a 13 Entonces la virgen danzará alegre en
el coro; | jóvenes y viejos, todos juntos, |
23 He aquí ya la tempestad de Y avé; |trocaré en júbilo su tristeza, | los conso­
el furor del torbellino se desata | y des­ laré y convertiré su pena en alegría. |
cargará sobre la cabeza de los malvados. | 14 Saciaré a los sacerdotes de la grosura
24 N o se calmará el ardor de la ira de de las víctimas | y hartaré a mi pueblo
Y avé | hasta ejecutar y cumplir sus de­ de mis bienes, | palabra de Yavé.
signios. | Vosotros los conoceréis al fin
de los tiempos. D o lo r y con su elo
Así dice Y avé: | Una voz se oye en
15
Q 1 1 Por entonces, palabra de Yavé, Rama, lamentos, amargo llanto. Es R a­
*5 X yo seré el D ios de todas las tribus quel, que llora a sus hijos | y rehúsa con­
de Israel | y ellos serán mi pueblo. | solarse de su pérdida. | 16 Así dice Yavé: |
2 A sí dice Y avé: | Halló gracia en el Cese tu voz de gemir, | tus ojos de llorar. |
desierto | el pueblo reliquia de la espada; | Tendrán remedio tus penas. | 17 Tienes
se fue a su lugar de reposo Israel. | 3 Des­ todavía una esperanza, palabra de Y avé; |
de lejos se hizo ver de él Yavé. | Con volverán los hijos a su patria.
amor eterno te amé; | por eso te he 18 Oigo a Efraím lamentarse: | Tú me
mantenido mi favor. has castigado y yo recibí el castigo. |
4 Y o te restauraré, y serás restaurada, |Y o era como toro indómito; conviérteme,
virgen de Israel. | 5 Todavía volverás a y yo me convertiré, | pues tú eres Yavé,
adornarte con tus tímpanos | y saldrás mi Dios. | 19 Después de mi defección me
en alegres danzas. | Todavía plantarás he arrepentido; | luego que entré en mí
viñas | en las alturas de Samaría, | y los heríme el muslo. Estoy confuso y aver­
que las planten las gozarán. | 6 Porque gonzado, | llevo sobre mí el oprobio de
viene tiempo en que los atalayas clama­ mi mocedad. | 20 ¿No es Efraím mi hijo
rán | en el monte de Efraím: | Venid y predilecto, | mi niño mimado? | Porque
subamos a Sión, | a Yavé, nuestro Dios. | cuantas veces trato de amenazarle, | me
i Pues así dice Y avé: | Regocijaos y dad enternece su memoria, | se conmueven
parabienes a Jacob, | gritad loores a la mis entrañas y no puedo menos de com­
primera de las naciones; | cantadla, ala­ padecerme de él, palabra de Yavé.
badla y decid: | Yavé ha salvado a su 21 Ponte hitos, alza jalones, | pon toda
pueblo, | a los restos de Israel. la atención en el camino; | ya antes le
8 Y o os voy a hacer volver | de larecorriste. | Vuelve, virgen de Israel; |
tierra del aquilón | y os reuniré de los retoma a tus ciudades. | 22 ¿Hasta cuándo
extremos de la tierra | a todos junta­ has de andar titubeando, | hija desca­
mente, al ciego y al cojo, | a la embarazada rriada? | Pues hará Dios una cosa nueva
y a la recién parida. ¡ ¡Qué gran muche­ en la tierra. | La mujer tornará al varón. *
dumbre la que vuelve! | 9 M ira: salieron 23 Así dice Y avé Sebaot, Dios de Is­
entre llantos, | yo los hago volver conso­ rael: | Todavía se dirán estas palabras |
lados; | yo los guío a las corrientes de en la tierra de Judá y en sus ciudades |
aguas | por caminos llanos para que no cuando yo haga volver a los cautivos: j
O -I 22 Todo este poema es de carácter mesiánico. La esperanza de la restauración, la seguridad
** ' de la misma, la paz y tranquilidad en medio de la cual ha de realizarse y el esplendor y la
gloria que de ella ha de revertir al pueblo restaurado y a la nueva Jerusalén, son las líneas con que
Jeremías trata el poético cuadro. El verso a que esta nota se refiere, el 22, tiene también, como parte
del poema, carácter mesiánico; no, sin embargo, el estrictamente mesiánico que San Jerónimo y
muchos con él le atribuyen, interpretando que la mujer es la madre del Mesías, éste el varón, y la
acción de rodear, la concepción virginal de Jesús en el seno de María. Para interpretar así es nece­
sario hacer violencia al texto. Estas palabras significan la vuelta de Israel a Yavé, su Esposo, cosa
que anuncia siempre los tiempos mesiánicos.
Bendígate Yavé, sede de la justicia, I mon­ 38 Vienen días, palabras de Yavé, en
te de la santidad. | 24 Y habitarán en ella que será edificada para Y avé la ciudad,
Judá I y todas sus ciudades juntamente, | desde la torre de Janamel hasta la puerta
los agricultores y los pastores de reba­ del Angulo. 39 Y serán de nuevo echadas
ños. | 25 Porque yo saciaré a todos los las cuerdas para medir enfrente hasta la
desfallecidos | y hartaré a todos los de­ colina de Gareb, y dando vuelta después
caídos. | 26 Por esto, al despertar y ver, | hacia G oa, 40 todo el valle de los Cadá­
me fue dulce mi sueño. veres y de la Ceniza, y todos los campos,
hasta el torrente de Cedrón, hasta la es­
R e sta u ra ció n quina de la puerta de los Caballos, hasta
27 Ved que vienen días, palabra de Y a ­ oriente, serán consagrados a Y avé y no
vé, en que y o sembraré la casa de Israel serán ya jamás destruidos y devastados.
y la casa de Judá de simiente de hombres
y de simiente de animales; 28 y lo mismo L a com p ra del cam p o
que velé sobre ellos para arrancar y des­ O O 1 Palabra que recibió Jeremias de
truir, para arruinar, devastar y desolar, « 6 Y a vé el año décimo de Sedecías,
así velaré también sobre ellos para edi­ rey de Judá, que fue el año dieciocho de
ficar y plantar, palabra de Yavé. 19 En Nabucodonosor. * 2 Entonces el ejército
esos días no se dirá ya más: Nuestros del rey de Babel cercaba a Jerusalén y el
padres comieron agraces y los hijos su­ profeta Jeremías estaba encerrado en el
frimos la dentera. 30 Sino que cada uno atrio de la guardia del palacio del rey de
morirá por su propia iniquidad; quien Judá; 3 pues Sedecías, el rey de Judá, le
coma el agraz, ése sufrirá la dentera. había encarcelado, diciéndole: ¿Por qué
Vienen días, palabra de Y avé, en que profetizas, asegurando que Y a vé dice que
yo haré una alianza nueva con la casa de entregará la ciudad en manos del rey de
Israel y la casa de Judá;* 32no como Babel, que la tomará, 4 y Sedecías, rey
la alianza que hice con sus padres, cuando de Judá, no escapará a las manos de los
tomándolos de la mano los saqué de la caldeos, sino que caerá en memos del rey
tierra de Egipto; ellos quebrantaron mi de Babel, y hablará con él boca a boca, y
alianza y yo los rechacé, palabra de Yavé. sus ojos verán sus ojos, s y llevará a
33 Esta será la alianza que yo haré con la Sedecías a Babel, y allí estará hasta que
casa de Israel en aquellos días, palabra le visite, palabra de Yavé, y si hacéis la
de Yavé: Y o pondré mi ley en ellos y la guerra a los caldeos, nada conseguiréis?
escribiré en su corazón, y seré su D ios y * Y recibió Jeremías palabra de Yavé,
ellos serán mi pueblo. 34 N o tendrán ya diciéndole: 7 M ira: Janamel, hijo de Se-
que enseñarse unos a otros ni exhortarse lum, tu tío, vendrá a decirte: Cómprame
unos a otros, diciendo: Conoced a Yavé, el campo que tengo en Anatot, pues a ti
sino que todos me conocerán, desde los te corresponde adquirirlo por razón de
pequeños a los grandes, palabra de Yavé; parentesco. 8 Vino, pues, Janamel, el hijo
porque les perdonaré sus maldades y no de mi tío, a verme, según lo que me ha­
me acordaré más de sus pecados. bía dicho Yavé, al atrio de la guardia, y
35 Así dice Y avé: | Y o he puesto al solme dijo: Cómprame el campo de Anatot,
para que luzca de día; | he puesto la luna en tierra de Benjamín, pues te correspon­
y las estrellas | para que luzcan en la de la posesión por razón de parentesco.
noche; | el que conturba el mar y hace Entendí, pues, que era voluntad de Y a ­
bramar sus olas | tiene por nombre Y avé vé, 9 y compré el campo a Janamel, mi
Sebaot. | 36 ¿Se romperán estas leyes | primo, de Anatot, pagándole diecisiete si­
ante mí? Palabra de Yavé. | Entonces d o s de plata. 10 Hice el contrato por es­
cesará la descendencia de Israel | de ser crito, lo sellé, tomé testigos y pesé la pla­
ante mí un pueblo por siempre. | 37 Así ta en la balanza , 11 y recibí el contrato de
dice Y avé: | Si pueden medirse arriba venta sellado y el acta de las estipulacio­
los cielos y descubrirse abajo los funda­ nes abierta; “ y se lo entregué todo a
mentos de la tierra, | entonces repudiaré Baruc, hijo de Nerías, hijo de Masías, en
yo a toda la descendencia de Israel | por presencia de Janamel, mi primo, y de los
todo cuanto han hecho, palabra de Yavé. testigos que habían firmado el contrato

31 Esta denominación de «nueva alianza», empleada por Jeremias la primera vez y repetida des­
pués por San Pablo (Heb 8,8-13), ha prevalecido para designar la revelación evangélica y los libros
inspirados que la contienen.

O O 1 U n incidente de familia es ocasión de un nuevo discurso o, mejor, poema, sobre la futura


^ restauración de Israel. U n pariente del profeta viene a ofrecerle un campo, a cuya compra
tenia derecho de preferencia. Singular propuesta en aquellas tristes circunstancias. E l profeta acepta
por orden de Dios, y las partes escriben y firman el contrato en toda forma. Dios manda al profeta
que guarde el contrato, porque aún se comprarán tierras y casas en Judá. Es decir, que la ruina de
Judá no es definitiva; hay esperanzas de restauración.
y de todos los judíos que se hallaban en sor, rey de Babel, que la tomará. 29 Los
el atrio de la guardia. 13 Y delante de to­ caldeos que atacan la ciudad entrarán en
dos di a Baruc esta orden : 14 Así dice Y a ­ ella y le pegarán fuego y la quemarán;
vé Sebaot, Dios de Israel: Toma esos do­ quemarán las casas en cuyos terrados que­
cumentos, ese contrato de venta, el sella­ maban incienso a Baal y ofrecían libacio­
do y el abierto, y mételos en un tubo de nes a los dioses extraños para irritarme;
barro cocido para que puedan conservar­ 30 pues lo mismo los hijos de Israel que
se largo tiempo. 15 Porque así dice Yavé los de Judá no hacen más que el mal a
Sebaot, Dios de Israel: Todavía se com­ mis ojos desde su juventud; sí, los hijos
prarán en esta tierra casas, campos y de Israel no hacen más que irritarme con
viñas. las obras de sus manos, palabra de Yavé.
O r a c ió n d e l p ro feta 31 Objeto de ira y furor ha sido siem­
pre para mí esta ciudad desde el día en
16 Después de haber entregado el con­que fue edificada hasta hoy, para que la
trato de venta a Baruc, hijo de Nerías, haga desaparecer de delante de m í 32 por
hice a Yavé esta oración: 17 ¡Ah, Señor, tanto mal como los hijos de Israel y los
Yavé! Tú has hecho los cielos y la tierra hijos de Judá han hecho para irritarme,
con el gran poder de tu brazo; nada es ellos, sus reyes, sus grandes, sus sacerdo­
imposible para tí. 18 Tú eres quien haces tes, sus profetas, las gentes de Judá y los
gracia a millares y quien retribuye un día habitantes de Jerusalén. 33 Ellos me han
a los hijos la iniquidad de sus padres; el vuelto la espalda en vez de darme la cara;
Dios grande, el fuerte, cuyo nombre es yo los he amonestado constantemente, pe­
Yavé Sebaot; 19 grande en el consejo, po­ ro ellos no han aprovechado la lección.
deroso en la obra, cuyos ojos están abier­ 34 Han llevado sus abominaciones hasta la
tos para ver todos los caminos de los casa en que se invoca mi nombre, profa­
hombres y dar a cada uno según su ca­ nándola; 35 se han alzado el santuario de
mino y según el fruto de sus obras; 20el Baal en el valle de Benjinón para pasar
que hizo maravillas y portentos en la tie­ por el fuego a sus hijos y a sus hijas en
rra de Egipto, y después, hasta el día de honor de Moloc, cosa que yo nunca les
hoy, en Israel y en todos los hombres, mandé y que nunca soñé. ¡Cometer abo­
y te has hecho un nombre como lo es en minaciones semejantes y hacerse Judá reo
el día de h o y; 21 y sacaste a Israel, tu pue­ de tal crimen!
blo, de la tierra de Egipto, en medio de 36 Por eso así dice ahora Yavé, Dios
maravillas y portentos, con mano fuerte de Israel, de esta ciudad de la que vos­
y brazo tendido y en medio de gran pa­ otros decís: Ha sido entregada en ma­
vor; 22 y le diste ésta tierra, según juraste nos del rey de Babel por la espada, por
a sus padres darles una tierra que mana el hambre y por la peste: 37 Y o los reuni­
leche y m iel; 23 y entrados en ella, la po­ ré de todos los lugares en que los disper­
seyeron; pero no escucharon tu voz, y sé en mi cólera, en mi indignación y en
no cumplieron tu Ley, y no hicieron lo mi furor. Y o los volveré a este lugar para
que les mandaste hacer, e hiciste que vi­ que en él habiten seguros. 38 Ellos serán
nieran sobre ellos todos estos males.24 He mi pueblo y yo seré su Dios. 39 Y o les
aquí que se alzan contra la ciudad inge­ daré un solo corazón, un solo camino,
nios para tomarla; y la ciudad será presa para que siempre me teman y siempre
de los caldeos, que la combaten con la les vaya bien: a ellos y a sus hijos des­
espada, el hambre y la peste; y como tú pués de ellos. 40 Y haré con ellos una
anunciaste, así ha sucedido, bien lo ves alianza eterna de no dejar nunca de ha­
tú. 25 Y ahora, cuando la ciudad va a caer cerles bien y pondré mi temor en su cora­
en manos de los caldeos, me dices, ¡oh Se­ zón para que no se aparten de mí; 41 y
ñor, Yavé!: «Compra el campo y toma me gozaré en ellos al hacerles bien y los
testigos». plantaré firmemente en esta tierra con to­
do mi corazón y toda mi alma.
R e sp u e sta d e Y a v é al p ro fe ta 42 Porque así dice Yavé: Como he traí­
26 Y recibió Jeremías palabra de Y a ­do sobre este pueblo todos estos t an gran­
vé, diciendo: * 27 Mira, yo soy Yavé, Dios des males, así traeré sobre ellos todo este
de todos los vivientes: ¿Hay algo impo­ bien que digo de ellos ;43 y habrá todavía
sible para mí? 28 Por eso así dice Yavé: poseedores de esta tierra, que vosotros de­
Y o entregaré esta ciudad en manos de cís desierta por no quedar en ella hombre
los caldeos y en manos de Nabucodono­ ni bestia y haber sido entregada en ma-

26 Para Dios nada hay imposible. La ciudad será entregada a los caldeos, para satisfacer la justa
cólera de Dios; pero luego el Señor reunirá a los deportados y hará con ellos una alianza eterna,
que no será anulada. Las promesas de Dios, dirá luego San Pablo, son sin arrepentimiento
(Rom í i , 29). Tiene palabra de rey, no se vuelve atrás. La infidelidad del pueblo no sorprende al
que es omnisciente.
no de los caldeos. 44 Se comprarán cam­ en la tierra de Benjamín y en tom o a Je­
pos, dando por ellos el precio en plata; rusalén, y en las ciudades de Judá, toda­
se harán contratos escritos, se sellarán y vía pasará el ganado bajo la mano del
se aducirán testigos en tierra de Benja­ que lo cuenta, palabra de Yavé.
mín, en los alrededores de Jerusalén, en
las ciudades de Judá, en las de la monta­ R e in o e te rn o y p e rp e tu o sa c e rd o cio
ña, y en las del llano, y en las del medio­ 14 He aquí que vienen días, palabra de
día, porque yo trocaré su suerte, palabra Yavé, en que yo cumpliré la buena pala­
de Yavé. bra que he pronunciado sobre la casa de
R e sta u ra ció n Israel y sobre la casa de Judá. * 15 En esos
O O 1 Fue dirigida la palabra de Yavé días y en ese tiempo yo suscitaré a D avid
“ " a Jeremías por segunda vez mien­ un renuevo de justicia, que liará derecho
tras estaba preso en el atrio de la guardia, y justicia sobre la tierra. 16 En esos días
diciéndole: * 2 A sí dice Yavé, el que ha será salvado Judá, y Jerusalén habitará en
hecho la tierra y la ha formado y afirma­ paz, y se la llamará «Yavé, justicia nues­
do, Y avé es su nombre. 3 Llámame y yo tra». 17 Porque así dice Y a vé; N o faltará
te responderé, y te comunicaré cosas gran­ a D avid un varón que se siente sobre el
des y ocultas que tú no conoces, 4 pues trono de la casa de Israel.18 Y a los sacer­
así dice Yavé, Dios de Israel, de las cosas dotes levitas no les faltará tampoco va­
de esta ciudad y de los palacios del rey rón que me ofrezca holocausto y queme
de Judá, destruidos al servir de baluartes la ofrenda y sacrifique todos los días.
y troneras para resistir a los caldeos, 5 lle­ 19 Y recibió Jeremías palabra de Yavé,
nándose con los cadáveres de los hom­ diciendo: 20 Así dice Y avé: Si rompéis
bres que yo herí en mi furor y mi indigna­ mi pacto con el día y mi pacto con la no­
ción, volviendo atrás mi rostro a esta ciu­ che para que no sea día y noche a su tiem­
dad por tantas maldades suyas. 6 Pero po, 21 entonces se romperá mi pacto con
mira, yo los sanaré, yo los curaré y les David, mi siervo, para que no haya hijo
abriré tesoros de paz y seguridad; 7 yo suyo que se siente sobre su trono, y mi
haré volver a los cautivos de Judá y a pacto con los levitas sacerdotes, mis mi­
los de Israel, y los restableceré como al nistros. 22 Com o no pueden contarse las
principio, y los limpiaré de todas las ini­ milicias celestes ni las arenas del mar, así
quidades que contra mí cometieron; 8 y multiplicaré yo la descendencia de David,
les perdonaré todos sus pecados y todas mi siervo, y a los levitas, mis ministros.
sus rebeliones contra mí; 9 y será para 23 Y recibió Jeremías palabra de Yavé,
mi gloria, alegría, alabanza y gozo entre diciendo: 24¿No ves lo que dicen estas
todos los pueblos de la tierra, que verán gentes?: «Las dos familias que Y avé eli­
todo el bien que yo les haré, y que se gió, las dos las ha repudiado»; y despre­
asombrarán y admirarán de tanto bien cian a mi pueblo por no ser ya a sus ojos
y de tanta paz como yo les daré. un pueblo. 25 Así dice Yavé: Si no he
10 Asi dice Y avé: Todavía en estos lu­hecho yo pacto con el día y con la noche
gares, de que vosotros decís: Son un de­ ni he dado leyes a los cielos y a la tierra,
sierto, sin hombres y sin bestias; en las 26 entonces repudiaré yo la descendencia
ciudades de Judá y en las calles de Jeru­ de Jacob y de David, mi siervo, y no to­
salén, desiertas, sin hombres y sin bes­ maré de ella jefes para la progenie de
tias, u se oirán voces de júbilo y voces de Abraham, de Isaac y de Jacob, pues yo
alegría, los cantos del esposo y los cantos haré volver a sus cautivos y tendré pie­
de la esposa; voces que cantarán los dad de ellos.
que llevan al templo sus oblaciones:
«Alabad a Y a vé Sebaot, porque es C U A R T A P A R T E
bueno, porque es eterna cu misericordia»;
P o st r e r o s v a t ic in io s y s u e r t e
porque yo restauraré esta tierra a su an­
tiguo estado. Palabra de Yavé. D E L PRO FE TA
12 A sí dice Y avé Sebaot: Todavía ha­ (34 -45)
brá en estos lugares desiertos, sin hom­
bres ni bestias, y en todas sus ciudades, E l destin o d e S ed ecías
majadas donde los pastores apriscarán sus O ¿ 1 Palabra de Y avé que recibió Je-
rebaños; 13 en las ciudades de la monta­ remías mientras Nabucodonosor,
ña, en las del llano y en las del mediodía, rey de Babilonia, con todo su ejército y
5 0 1 Admirable conducta la de Dios. El profeta se halla preso en el atrio de la guardia real,
^ ^ mientras la ciudad es combatida por los caldeos, y allí viene Dios a consolarle con estas pro­
mesas de gloriosa restauración, pintadas con colores del todo mesiánicos.
14 L a casa de D avid parece caída, víctima de sus propios crímenes; pero Y avé promete un
nuevo vástago, cuyo nombre será «Yavé es nuestra justicia». Asimismo, los sacerdotes, que hasta
ahora tan mal habían respondido a su misión, y cuyo santuario será, por lo mismo, desrtuido, vol­
verán también a ofrecer sacrificios gratos a Yavé.
todos los reinos de la tierra sometidos a 13 Así dice Yavé, Dios de Israel: Y o
su dominación y todos sus pueblos, ata­ hice con vuestros padres un pacto al
caba a Jerusalén y a todas sus ciudades. * tiempo que los saqué de Egipto, de la
2 Así dice Yavé, D ios de Israel: Ve a Se­ casa de la esclavitud, diciéndoles: 14 A l
decías, rey de Judá, y dile: A sí dice Y a ­ llegar el año séptimo, cada uno dará li­
vé: Mira que voy a entregar esta ciudad bertad al hermano hebreo que se le haya
en manos del rey de Babilonia, que le vendido; te servirá durante seis años, pe­
pegará fuego, 3 y tú no escaparás de sus ro luego le liberarás; mas vuestros padres
manos, sino que serás hecho prisionero y no me obedecieron, no me dieron oídos.
le serás entregado, y verás con tus ojos 15 Vosotros hoy os habéis convertido, y
al rey de Babilonia, y te hablará boca a habéis hecho bien a mis ojos, proclaman­
boca, y serás llevado a Babel. 4 Oye, pues, do la liberación de vuestros hermanos, y
¡oh Sedecías!, rey de Judá, lo que dice habéis hecho ese pacto en mi presencia,
Yavé: Esto es lo que te dice a ti: N o mo­ en la casa en que se invoca mi nombre;
rirás a la espada; 5 morirás en paz, y co­ 16 luego os habéis vuelto atrás, habéis pro­
mo se quemaron perfumes en los funera­ fanado mi nombre y habéis vuelto a re­
les de tus padres, los reyes que te han pre­ traer cada uno a sus siervos y siervas que
cedido, así se quemarán también en los habíais liberado, reduciéndolos de nuevo
tuyos, y se te harán lamentaciones: «¡Ay, a la servidumbre y haciéndolos vuestros
Señor!», pues soy yo quien lo digo, yo, esclavos y esclavas. 17 Por eso, así dice
Yavé. Y avé: Vosotros no me habéis escuchado,
6 E l profeta Jeremias dijo todo esto aproclamando cada uno la libertad de su
Sedecías, rey de Judá, en Jerusalén. ? El prójimo; pues yo os proclamo la libera­
ejército del rey de Babel estaba entonces ción, palabra de Yavé, para la espada, pa­
atacando a Jerusalén y a las otras ciuda­ ra la peste, para el hambre, y haré de vos­
des de Judá que no se habían rendido, a otros el vejamen de todos los reinos de
Laquis y Azeca, que aún resistían entre la tierra. 18 Y haré de los que han que­
las ciudades amuralladas de Judá. brantado mi pacto y no lian guardado la
palabra con que ante mí se ligaron como
Q u e b ra n ta m ie n to d e la le y d e la becerro partido por en medio para pasar
s e r v id u m b re entre ambas partes. * 19 Los grandes de
Judá, los grandes de Jerusalén, los eunu­
8 Palabra de Y a vé que recibió Jere­cos, los sacerdotes y todo el pueblo de es­
mías después de haber hecho el rey Se­ ta tierra que pasaron por entre las partes
decías un convenio con el pueblo todo del becerro; 20 los entregaré en manos de
de Jerusalén, * 9 de que se publicase la sus enemigos, en las manos de los que de
liberación de los esclavos hebreos, hom­ muerte les persiguen; y sus cadáveres se­
bres y mujeres, y de que no fuera retenido rán pasto de las aves del cielo y de las bes­
como esclavo ningún judío o judía por tias de la tierra; 21 y a Sedecías, rey de
un hermano suyo. 10 Todos los grandes y Judá, y a sus príncipes los entregaré en
todo el pueblo, que habían aceptado este mano de sus enemigos, en manos de los
convenio, consintieron en libertar cada que de muerte les persiguen, en manos del
uno a sus esclavos y esclavas y no rete­ ejército del rey de Babel, que se ha reti­
nerlos en la esclavitud; consintieron y los rado. 22 Y o les daré la orden, palabra de
libertaron; n pero se arrepintieron luego, Yavé, y les haré volver a esta ciudad; y la
y reclamaron a los esclavos y esclavas que combatirán, la tomarán y la incendiarán,
habían liberado y los obligaron a ser de y haré de las ciudades de Judá un desier­
nuevo esclavos y esclavas. 12 Recibió, to y no habrá quien las habite.
pues, Jeremías palabra de Yavé, dicién­
dole:

04 1 Este triste mensaje que Jeremías recibe para el rey es de los últimos días de Jerusalén,
^ » cuando la ciudad tuvo un poco de respiro por la causa que señala el v.7. Pero aun esta pro­
mesa estaba condicionada por la rendición, y como ésta no tuvo lugar, la suerte del rey fue más
triste aún.
8 A l comenzar el asedio se había contraído este compromiso, que luego dieron al olvido, cuando
Nabucodonosor levantó provisionalmente el cerco para acabar de someter otras ciudades y para
hacer frente a los egipcios.
Los israelitas que no podían pagar sus deudas se vendían como esclavos a los acreedores o ven­
dían a éstos sus hijos; pero esta esclavitud no era perpetua; había de cesar, según la Ley, pasados
seis años, estando los dueños obligados a dar libertad a estos siervos al año séptimo (cf. Ex 21,2;
D t 15,12; N eh s).
18 A quí se nos ofrece pintada al vivo la ceremonia del pacto antes aludido. Todo pacto debía
ser sancionado con una víctima degollada ante el altar, con la fórmula: «Así haga Dios al que que­
brante este pacto», o dividiendo en cuartos la víctima y pasando los pactantes por en medio de ella
pronunciando estas palabras: «Así me haga Dios si fuere infiel al pacto». Dios amenaza con dividir
en cuartos a esos quebrantadores del pacto (cf. Gén 15,17).
L a fid elid a d d e los recab itas a sus hijos no beber vino, y no lo han bebido
ley es hasta hoy, cumpliendo el mandato de su
padre; y yo os he hablado tantas y tan­
q e 1 Palabra que Jeremías recibió de tas veces, y no me habéis obedecido . 15 Os
J O Y avé en tiempo de Joaquim, hijo he enviado una y otra vez mis siervos, los
de Josías, rey de Judá: * 2 Anda y vete a profetas, para deciros: Convertios de vues­
la casa de los recabitas. Háblales y tráelos tros malos caminos, enmendad vuestras
al templo, llévalos a una de las cámaras obras y no os vayáis tras los dioses ajenos
y dales a beber vino. 3 Y o tomé a Jaza- para darles culto, y habitaréis la tierra
nías, hijo de Jeremías, hijo de Jabasinías; que yo os he dado a vosotros y a vuestros
a sus hermanos y a todos sus hijos y a padres; pero no me habéis dado oídos,
toda la familia de los recabitas, 4 y los no me habéis obedecido.
introduje en el templo, en la cámara de 16 Los recabitas han obedecido lo que
los hijos de Janán, hijo de Jegdelías, hom­ les mandó su padre, pero este pueblo no
bre de Dios, que está junto a la cámara me ha obedecido a mí.
de los grandes, debajo de la de Maasías, 17 Por eso así dice Y avé Sebaot, Dios
hijo de Salum, el guarda del vestíbulo; de Israel: Y o haré venir sobre Judá y so­
5 y puse ante los recabitas copas y vasos bre todos los habitantes de Jerusalén to­
llenos de vino, diciéndoles: Bebed. dos los males con que los he amenazado,
6 Pero ellos me contestaron: N o bebe­pues les he hablado y no me han oído,
mos vino, pues Jonadab, hijo de Recab, los he llamado y no me han respondido.
nuestro padre, nos mandó: N o bebáis 18 Pero a la casa de los recabitas les dijo
vino jamás, ni vosotros ni vuestros hijos, Jeremías: Por haber obedecido el man­
7 ni construyáis casas, ni hagáis siembras, dato de Jonadab, vuestro padre, cum­
ni plantéis ni poseáis viñas, sino que ha­ pliendo cuanto os mandó, 19 por eso así
bitaréis en tiendas todo el tiempo de vues­ dice Y avé Sebaot, Dios de Israel: N o de­
tra vida, para que viváis muchos días so­ jará de haber siempre ante mi presencia
bre la tierra en la que sois peregrinos. un varón de la estirpe de Jonadab, hijo
8 Nosotros hemos obedecido la voz de de Recab, que me sirva.
Jonadab, hijo de Recab, nuestro padre, j
en cuanto nos mandó de no beber vino L e c tu r a , a n te e l p u e b lo y los g ran d es,
en los días de nuestra vida, ni nosotros, d e l lib r o d e las p ro fe c ía s d e Je re m ías
ni nuestras mujeres, ni nuestros hijos, ni n /> i El año quinto de Joaquim, hijo de
nuestras hijas, 9 y de no edificar casas de J v Josías, rey de Judá, recibió Jere­
habitación; y no tenemos viñas ni campos
mías palabra de Yavé, diciéndole: * 2 To­
de sembradura, 10 sino que habitamos en ma un volumen y escribe en él todo cuanto
tiendas, como nos lo mandó Jonadab,
yo te he dicho contra Jerusalén y contra
nuestro padre. 11 Pero cuando Nabuco­
Judá y contra las gentes desde el día en
donosor, rey de Babel, subió a nuestra
que te hablé en tiempo de Josías hasta
tierra, nos dijimos: Vamos¡ a refugiarnos
h o y ; * 3 a ver si oyendo la casa de Judá
en Jerusalén para escapar al ejército de
todos los males que yo pienso traer sobre
los caldeos y al ejército de Aram, y nos
ella, se convierte cada uno de sus malísi­
vinimos a habitar en Jerusalén.
mos caminos, y yo les perdonaré sus ini­
L a in fid elid a d d e los ju d ío s quidades y sus pecados.
4 Llamó, pues, Jeremías a Baruc, hijo
12 Y dirigió Y avé la palabra a Jeremías,de Nerías, y escribió éste en un volumen,
diciendo: 13 Así dice Yavé Sebaot, Dios dictándole Jeremías todas las palabras que
de Israel: Ve y diles a los hombres de Judá Y avé le había dicho. 5 Y le dijo Jeremías
y a los habitantes de Jerusalén: ¿No apren­ a Baruc: Y o estoy impedido de poder ir
deréis a obedecer mis palabras? Palabra a la casa de Y avé; * 6 vete, pues, tú, y en
de Y avé . 14 Las palabras de Jonadab, hijo el libro que a mi dictado has escrito, lee
de Recab, son obedecidas. Mandó a sus las palabras de Yavé, oyendo el pueblo

OC 1 Tuvo lugar este episodio el año cuarto de Joaquim (604), cuando Nabucodonosor vino a
imponer su autoridad sobre los pueblos antes súbditos de Asiria. Estos recabitas,^ por dis­
posición de su ascendiente Jonadab, seguían la vida nómada y se abstenían además del vino; todo
por rehuir el peligro de la corrupción moral (cf. 2 Re 10,15 ss.; I Par 2 ,55)-
O£ 1 Este otro episodio, tan interesante para conocer el modo de actuar que tenían los profetas,
tuvo lugar al año siguiente del suceso pasado.
2 A la letra, «un rollo de libro». Esto significa también, por su etimología, la palabra «volumen»:
un trozo mayor o menor de la materia sobre que se escribía, que se arrollaba luego, y así se conser­
vaba. L a materia no era ya la piedra, ni la tableta de barro como antes, ni era todavía el pergamino
como después, sino hojas de papiro provenientes principalmente de Egipto, y que se unían unas a
otras en la cantidad necesaria.
5 Impedido, probablemente, por una prohibición de la policía del templo de presentarse en él
en el templo en un día de ayuno y oyendo cia del rey, en las habitaciones del rey,
todos los que vienen de todo Judá y de y en presencia de todos los grandes que
sus ciudades; 7 a ver si acaso sus oracio­ estaban junto a él. 22 Estaba el rey en
nes llegan a la presencia de Yavé y se con­ las habitaciones de invierno, era el no­
vierten cada uno de sus pésimos caminos, veno mes, y tenía delante de sí un bra­
porque grande es el furor y la indignación sero encendido; 23 y según iba leyendo
con que amenaza Y avé a este pueblo. Judí tres o cuatro columnas del volumen,
8 Hizo, pues, Baruc, hijo de Nerías, lo lo iba rasgando el rey con el cuchillo
que habia mandado Jeremías, profeta, y del escriba y lo arrojaba al fuego del bra­
leyó en el libro las palabras de Yavé en sero, hasta que lo quemó todo.
la casa de Yavé. 24 N o temieron ni rasgaron sus vestidu­
9 Sucedió, pues, el año quinto de Joa­ras ni el rey ni sus cortesanos que oye­
quim, hijo de Josías, rey de Judá, en el ron todas aquellas palabras.
mes noveno, que se promulgó un ayuno 25 Sin embargo, Elnatán, Dalaías y G a­
a todo el pueblo de Jerusalén y a todos marías rogaron al rey que no quemara
cuantos venían a Jerusalén de las ciuda­ el volumen, pero éste no los o y ó ; 26 y
des de Judá; 10 y leyó Baruc el libro de mandó el rey a Jeremiel, hijo de Amelec,
los sermones de Jeremías en el templo, y a Sarayas, hijo de Ezriel, y a Selemías,
en la cámara de Garuarías, hijo de Sa­ hijo de Abdeel, que apresaran a Baruc,
fan, escriba, en el vestíbulo superior, a escriba, y a Jeremías, profeta, pero Yavé
la entrada de la puerta Nueva del tem­ los ocultó.
plo, oyendo todo el pueblo. 11 Y habien­ 27 Después que el rey quemó el volu­
do oído Miqueas, hijo de Gamarías, hijo men de los sermones de Jeremías, que
de Safán, las palabras de Yavé del libro, había escrito Baruc al dictado de aquél,
12 bajó al palacio del rey, a la cámara recibió Jeremías palabra de Yavé, que
del escriba, donde se hallaban todos los le dijo: 28 Toma un nuevo volumen y
grandes: Elisama, escriba; Dalaías, hijo escribe en él todos los sermones anterio­
de Semeia, y Elnatán, hijo de Ajobor, res que habia en el primero, que quemó
y Gamarías, hijo de Safán, y Sedecías, Joaquim, rey de Judá; 29 y a Joaquim,
hijo de Ananías, y todos los grandes; rey do Jud;\, le diiás: Así dice Y a vé : T ú
13 y les comunicó Miqueas todo lo que has quemado aquel volumen, diciendo:
había oído leer a Baruc del volumen ¿Por qué has escrito esto, anunciando
ante el pueblo. que vendrá el rey de Babel y devastará
*4 Mandaron, pues, todos los grandes esta tierra, no dejando en ella hombre
a Judí, hijo de Natanías, hijo de Sele- ni jumento? 30 Pues así dice Yavé contra
mías, hijo de Cusí, para decir a Baruc: Joaquim, rey de Judá: N o tendrá descen­
Ven y trae el volumen en que has leído diente que le suceda en el trono de David
al pueblo. Tomó, pues, Baruc el volu­ y su cadáver será arrojado al calor del
men y vino con él a ellos, 15 que le dije­ día y al frío de la noche; 31 y le pediré
ron: Siéntate y léenos eso a nosotros; cuenta a él y a su descendencia y a sus
y se lo leyó Baruc. 16 Cuando oyeron, siervos de sus iniquidades, y traeré sobre
pues, todo aquello, mostráronse unos a ellos y sobre los habitantes de Jerusalén
otros atónitos y dijeron a Baruc: Tene­ y sobre los hombres de Judá todos los
mos que comunicar esto al rey; 17 y le males que les he anunciado y ellos no
dijeron: Indícanos cómo has escrito tú han querido oir.
todo esto. 18 Baruc les dijo: El me dic­ 32 Tomó, pues, Jeremías otro volumen
taba como si me leyese, y yo lo escribía y se lo dio a Baruc, hijo de Nerías, es­
con tinta en el libro . 19 Y dijeron los gran­ criba, el cual escribió de boca de Jere­
des a Baruc: Ve y escóndete, y que se mías todos los sermones que quemó Joa­
esconda también Jeremías, sin que sepa quim, rey de Judá, y se añadieron toda­
nadie dónde estáis. vía otros muchos como aquéllos. *
L e c tu r a ante el re y C o n su lta d e S ed ecías y resp uesta d e
2<*Ellos se fueron al rey, al atrio, de­ Jerem ías
jando el volumen en la cámara de Elisa­
ma, escriba, y dijeron al rey lo que pa­ O y 1 Reinó Sedecías, hijo de Josías,
saba. 21 Mandó el rey a Judi que llevara ** I en lugar de Jeconías, hijo de Joa­
el volumen, y éste lo tomó de la cámara quim. Fue Nabucodonosor, rey de Ba­
de Elisama, escriba, y lo leyó en presen­ bel, quien le hizo rey de la tierra de

después del episodio que se cuenta en el c.26, cuando Jeremías estuvo a punto de ser muerto por
el pueblo. La opinión de que el impedimento fuera la prisión no parece probable, pues entonces
hubiera sido imposible que Jeremías se escondiera (cf. 26).
32 A l primer rollo destruido sucede este segundo, que corresponde en gran parte al libro de
Jeremías que hoy tenemos.
Judá. * 2 Y no obedecieron él y sus sier­ en manos del rey de Babel. 17 y dijo Je­
vos y el pueblo de la tierra lo que había remías al rey Sedecías: ¿Qué pecado he
mandado Yavé por medio de Jeremías, cometido yo contra ti, contra tus corte­
profeta; 3 y envió el rey Sedecías a Jucal, sanos y contra tu pueblo para que me
hijo de Selemías, y a Sofonías, hijo de hayáis metido en la cárcel? 18 (19) ¿Dón­
Maasías, sacerdote, a Jeremías, profeta, de están ahora vuestros profetas que os
diciéndole: Ruega por nosotros a Yavé, profetizaban diciendo: N o vendrá el rey
nuestro Dios. * 4 Jeremías andaba libre­ de Babel contra vosotros y contra esta
mente entre el pueblo, pues todavía no tierra? 19 (20) Oyeme, pues, ¡oh rey, mi
le habían encarcelado. (5) Salió entonces señor!, te lo ruego; acoge mi súplica y
de Egipto el ejército del Faraón, y, al no me vuelvas a la prisión de la casa de
saber la nueva, los caldeos que asedia­ Jonatán, escriba, porque me moriré allí.
ban a Jerusalén se retiraron de allí. 20 (21) Mandó, pues, el rey Sedecías que
5 (°) Y recibió Jeremías, profeta, pala­fuese llevado al vestíbulo de la guardia
bra de Y avé diciéndole: 6 (7) Así dice y se le diese cada día una torta de pan
Yavé, D ios de Israel: Decid al rey de de la calle de los Horneros mientras no
Judá que os ha mandado a preguntarme: faltase del todo el pan en la ciudad. Así
Ese ejército del Faraón que ha venido en quedó Jeremías en el vestíbulo de la
socorro vuestro se tendrá que volver a guardia.
su tierra de Egipto 7 (8) y volverán los
caldeos a combatir esta ciudad, y la to­ O O 1 Oyeron Safatías, hijo de Matán;
marán y la incendiarán. 8 (9) Así dice * * 0 Guedelías, hijo de Pascur; Jucal,
Yavé: N o os engañéis a vosotros mis­ hijo de Selemías, y Pasjur, hijo de Mel-
mos diciéndoos: Se irán los caldeos y quías, que Jeremías decía delante de todo
nos dejarán en paz; porque no se irán. el pueblo: 2 A sí dice Y avé: Todos cuan­
9 (10) Pero aunque destrozarais a todo el tos se queden en esta ciudad morirán
ejército caldeo que lucha contra vosotros de espada, de hambre y de peste; el que
y no quedase de él más que algunos he­ huya a los caldeos vivirá y tendrá la vida
ridos, ésos saldrían de sus tiendas y pega­ por botín. 3 A sí dice Y avé: Con toda cer­
rían fuego a esta ciudad. teza esta ciudad caerá en manos del ejér­
cito del rey de Babel, que la tomará.
E n c a r c e la m ie n to d e Je re m ías 4 Y dijeron los grandes al rey: Hay
io (11) Cuando se había retirado de Je­que matar a ese hombre, porque con eso
rusalén el ejército caldeo por la venida hace flaquear las manos de los guerreros
del ejército del Faraón, 11 (12) salía Jere­ que quedan en la ciudad y las de todo
mías de Jerusalén para ir a tierra de el pueblo, diciéndoles cosas tales. Ese
Benjamín a hacer una partición en medio hombre no busca el bien de este pueblo,
de su pueblo;* 12 (J3> pero al llegar a la sino su mal. 5 Díjoles el rey Sedecías:
puerta de Benjamín, el jefe de la guardia, En vuestras manos está. Pues no podía
llamado Jerías, hijo de Selemías, hijo de el rey nada contra ellos.
Ananías, apresó a Jeremías, diciendo: Tú 6 Cogieron, pues, a Jeremías y le me­
vas a pasarte a los caldeos . 13 (l4) Jeremías tieron en la cisterna de Melquías, hijo
respondió: Mentira, no voy a pasarme a del rey, que está en el vestíbulo de la
los caldeos. Pero no escuchó Jerías a cárcel, bajándole con cuerdas a la cisterna,
Jeremías, y, arrestándole, le condujo a en la que no había agua, pero sí lodo,
los jefes, 14 (15) que, airados contra Jere­ y quedó Jeremías metido en el lodo.
mías, le hicieron azotar y encerrar en 7 Oyó Abdemelec, etíope, eunuco de la
la cárcel que había en la casa de Jona- casa real, que habían metido a Jeremías
tán, escriba, de la cual habían hecho en la cisterna. El rey estaba entonces en
prisión. la puerta de Benjamín. 8 Salió Abdeme­
15 (16) y entró Jeremías y fue metidolec del palacio y fue a decir al rey: 9 Rey,
en una cisterna abovedada y estuvo allí mi señor, han hecho mal esos hombres
mucho tiempo. 1(1 (17) Mandó a buscarle el tratando así a Jeremías, profeta, metién­
rey Sedecías y le preguntó en secreto, en dole en la cisterna para que muera allí
el palacio: ¿Hay palabra de Yavé? (18) Sí, de hambre , pues no ha y y a pan en la
la hay, contestó Jeremías: Serás entregado ciudad.

Oy 1 Los tres cc.37-39 contienen diversos episodios de la vida del profeta durante los postre-
* ros días de Jerusalén (588-586).
3 £1 rey Sedecías pide al profeta que interceda con Yavé por la ciudad cuando los caldeos ha­
bían levantado el cerco para salir al encuentro del ejército egipcio, que al fin, sin combatir, se vol­
vió a su tierra. El profeta contesta a los enviados del rey que no se forje ilusiones sobre la suerte de
la ciudad, que sin duda será entregada a las llamas.
11 Durante este mismo levantamiento del cerco quiso el profeta ir a Anatot por un asunto que
el texto no explica bien. Fue detenido como tránsfuga a las puertas de la ciudad, llevado a la comi­
saría, azotado y encerrado en un calabozo.
M andó el rey a Abdemelec, el etío­ deos y no escaparás a sus manos, sino
pe, dicíéndole : Toma contigo tres hom­ que serás entregado al rey de Babel y
bres y saca de la cisterna a Jeremías an­ hará que sea incendiada esta ciudad.
tes que muera . 11 Tomando, pues, consigo 24 Dijo, pues, el rey Sedecías a Jere­
Abdemelec los hombres, se dirigió al ro­ mías: Que nadie sepa nada de esto y
pero del- palacio y cogió de allí unos no morirás. 25 Si saben los grandes que
cuantos vestidos usados y ropas viejas, he hablado contigo y vienen a decirte:
qu e con cuerdas hizo llegar a Jeremías Cuéntanos lo que has dicho al rey, no
en la cisterna. 12 Y dijo Abdemelec, el nos ocultes nada, sí no te mataremos, y
etíope, a Jeremías: Ponte estos trapos y dinos lo que el rey te ha dicho a ti;
ropas vieja s debaj o de los sobacos, so­ 26 les responderás: He suplicado al rey
bre las cuerdas; hízolo así Jeremías, 13 y que no me haga volver a la casa de Jo-
sacaron con las cuerdas a Jeremías de natán, pues moriría allí.
la cisterna; y quedó Jeremías en el ves­ 27 Vinieron, en efecto, los grandes a Je­
tíbulo de la cárcel. remías y le preguntaron, y él les dijo lo
que el rey le había mandado decir, y le
U ltim o c o lo q u io d e Jerem ías dejaron, pues nada se había sabido.
c o n el r e y 2s Quedó Jeremías en el vestíbulo de la
14 E 1 rey Sedecías mandó a buscar aguardia hasta el día en que fue tomada
Jeremías, le hizo llevar a la tercera puer­ Jerusalén.
ta del templo y allí le dijo: V oy a pre­
guntarte una cosa; no me ocultes nada. * S u e rte d e S ed ecías y del p u eb lo
15 D ijo Jeremías a Sedecías: Si te la digo, O Q 1 Y sucedió que fue tomada Jeru-
m e harás matar, y si te doy un consejo, salén. El año noveno de Sedecías,
no lo seguirás, ¿no es así? Hizo, pues, rey de Judá, en el décimo mes, vino Na­
en secreto el rey Sedecías a Jeremías este bucodonosor, rey de Babel, con todo su
juramento: Vive Yavé, que nos ha dado ejército a Jerusalén y la sitió; * 2 y el
la vida a nosotros, que no te daré la año undécimo d e
muerte y que no te entregaré a esos que Sedecías, el cuarto
de muerte te persiguen. mes, se abrió bre­
17 Dijo entonces Jeremías a Sedecías: cha; 3 y penetraron
Así dice Yavé Sebaot, Dios de Israel: Si en la ciudad todos
sales y vas a entregarte a los generales los jefes del rey de
del rey de Babel, salvarás tu vida y esta Babel y ocuparon
ciudad no será dada a las Llamas; te sal­ la puerta Media:
varás tú y tu familia; 38 pero si no sales N e r g a l- S a r e s e r ,
a entregarte a los jefes del rey de Babel, Samgar, Nebu-Sas-
caerá esta ciudad en manos de los cal­ gan, camarero ma­
deos, que la incendiarán, y tú no escapa­ yor; Nebu-Sareser,
rás de sus manos. 19 Y dijo el rey Sede- jefe de los magos,
cías a Jeremías: Temo que me entreguen y todos los otros
a los judíos que se han pasado a los cal­ jefes del rey de Ba­
deos y aquéllos me escarnezcan. bel.
20 Contestóle Jeremías: N o te entrega­ 4 A l verlos, Se­
rán. Oye lo que te digo de parte de Yavé, decías, rey de Judá,
y te saídrá bien y vivirás. 21 Y si no quie­ y todos sus hom-
res salir, mira lo que me ha mostrado Rey asirio sacando los bres de guerra hu»
Yavé: 22 todas las mujeres que han que­ ojos a un soberano re- yeron, saliendo de
dado en el palacio serán llevadas a los noche de la ciudad
jefes de los caldeos y serán ellas las que por el camino del
te dirán: | Te han engañado, | te han jardín real, por la puerta de entre los
abandonado tus mejores amigos. ! Cuan­ dos muros, y se dirigieron hacia el Ara-
do se hundieron en el lodo tus pies, | te bá. 5 El ejército de los caldeos los per­
volvieron la espalda. 23 Y todas tus mu­ siguió y alcanzó a Sedecías en los lla­
jeres y tus hijos serán llevados a los cal­ nos bajos de Jericó, llevándole preso a
OO 14 Estos versículos nos revelan la situación del rey. Querría seguir el consejo del profeta para
salvar la vida, pero teme a sus oficiales. El profeta volvió al cuerpo de guardia, donde perma­
neció hasta el fin. Los oficiales le preguntan su coloquio con el rey, pero él sabe ocultar lo que el
deber le impide decir.
OQ 1 Estos oráculos de Jeremías son del año 11 del rey Sedecías (586). Los caldeos habían lo-
^ grado abrir una brecha en los muros y apoderarse de una puerta de la ciudad. E! rey y su
gente de guerra escaparon por la noche; pero pronto fueron cogidos y tratados con la dureza con
que era uso de los asirios. A Sedecías le sacaron los ojos; la población de la ciudad fue deportada,
y dejada en Ía tierra ía gente pobre. El profeta fije tratado con respeto por los caldeos, que debían
mirarle como un aliado. Y en verdad lo era, aunque no por motivos de política humana.
Nnbucodonosor, rey de Babel, que es­ él, como lo anunció, porque habéis peca­
taba en Ribla, en la tierra de Jamat. do contra Yavé y no habéis escuchado
El rey de Babilonia pronunció contra él su voz; por eso os ha sucedido esto.
su sentencia. 6 Hizo matar en Ribla a 4 Mira, yo te quito hoy las cadenas de
los hijos de Sedecías a la vista de éste, las manos; si quieres venir conmigo a
dio muerte a todos los nobles de Judá Babel, ven, que yo miraré por ti; pero
7 e hizo sacar los ojos a Sedecías y le si te desagrada venir conmigo a Babel,
cargó de cadenas para llevarle a Babel. déjalo; tienes la tierra toda a tu dispo­
8 Los caldeos prendieron fuego al pala­ sición. Ve a donde mejor y más cómodo
cio real y a las otras casas y arrasaron te parezca. 5 Vete a Godolías, hijo de
las murallas de Jerusalén. 9 El resto de Ajicam, hijo de Safán, a quien ha hecho
los habitantes que había quedado en la el rey de Babel gobernador de las ciuda­
ciudad, los huidos que se habían pasado des de Judá, y habita con él en medio del
a los caldeos y todo el resto del pueblo pueblo, o vete donde tú mejor quieras.
los deportó a Babel Nebu-Zardan, jefe de Diole también el jefe de la guardia provi­
la guardia. 1° A los pobres del pueblo, siones, le hizo regalos y le despidió.
. que no tenían nada, los dejó Nebu-Zar­ 6 Vino, pues, Jeremías a Godolías, hijo
dan, jefe de la guardia, en la tierra de de Ajicam, que residía en Misfa, y ha­
Judá y les dio viñas y campos de labor. bitó con él en medio del pueblo que ha­
bía quedado en la tierra.
J erem ías, e n lib e rta d 7 Cuando los jefes de tropas que se ha­
n Nabucodonosor, rey de Babel, ha­ bían dispersado por las varias regiones su­
bía dado orden a Nebu-Zardan, jefe de pieron, ellos y sus tropas, que el rey de
su guardia, respecto de Jeremías, dicién­ Babilonia había hecho gobernador de la
dole: 12 Cógele y mira por él y no le tierra a Godolías, hijo de Ajicam, enco­
hagas mal alguno; haz con él según sus mendándole los hombres, mujeres y ni­
deseos. 13 Y Nebu-Zardan, jefe de la guar­ ños y los pobres de la tierra que no ha­
dia; Nebu-Sasgan, camarero mayor; Ner- bían sido deportados a Babel, 8 vinie­
gal-Sareser, jefe de los magos, y todos ron a Godolías, en Misfa, Ismael, hijo
los otros jefes del rey de Babel 14 man­ de Natanías; Joanán, hijo de Carea; Se-
daron sacar a Jeremías del vestíbulo de rayas, de Tanjumet; los hijos de Efai, de
la guardia y se lo encomendaron a Go- Netofa, y Jezonías, hijo de un macatita,
dolías, hijo de Ajicam, hijo de Safán, ellos y sus hombres, 9 y los conjuró G o­
para que le llevase a su casa, y quedó ha­ dolías, hijo de Ajicam, hijo de Safán, a
bitando en medio del pueblo. ellos y a sus compañeros: «No temáis
15 Y Jeremías había recibido palabraservir a los caldeos, habitad en la tie­
de Yavé mientras estaba preso en el ves­ rra, servid al rey de Babel, y os repor­
tíbulo de la guardia, diciéndole:* l 6 Ve tará bien. 10 Y o me quedo en Misfa para
y di a Abdemelec, el etíope: Así dice recibir las órdenes que de los caldeos
Yavé Sebaot, Dios de Israel: Y o cum­ nos vengan; pero vosotros haced la ven­
pliré mis palabras sobre esta ciudad para dimia, recoged las mieses y el aceite, y
su mal, no para su bien; esto sucederá guardadlos y quedaos en las ciudades
a tus propios ojos un día. 17 Entonces yo que habitáis.
te libraré, palabra de Yavé, y no serás 11 También todos los judíos que esta­
entregado en manos de los hombres a ban en Moab, entre los hijos de Ammón,
quienes temes. 18 Y o te salvaré y no cae­ en Idumea y en todas las otras regiones,
rás a la espada y será salva tu vida, por­ al oir que el rey de Babel había dejado
que confiaste en mí. Palabra de Yavé. un resto de Judá y que les había dado
por gobernador a Godolías, hijo de A ji­
G o d o lía s, g o b e rn a d o r d e la tierra cam, hijo de Safán, i 2 volvieron de todas
JA 1 Palabra de Y avé que recibió Je- las regiones en que se habían dispersado,
remías después que Nebu-Zardan, y vinieron a la tierra de Judá, a Godolías,
jefe de la guardia, le dejó ir de Rama, en Misfa, y cogieron vino y mieses en
donde le halló cargado de cadenas en gran abundancia.
medio de los cautivos de Jerusalén y de 13 Pero vinieron a Godolías, en Mis­
Judá que iban deportados a Babel. * 2 El fa, Joanán, hijo de Carea, y todos los
jefe de la guardia real dijo a Jeremías: jefes del ejército que se habían dispersa­
Yavé, tu Dios, había amenazado con ma­ do por el campo, 14 y le dijeron: ¿Sabes
les a este lugar; * 3 y los ha traído sobre que Baalis, rey de los hijos de Ammón,
15 El buen eunuco, que tan bien se había portado con Jeremías, había recibido seguridades de
éste que tendría salva su vida. Era lo más que podía esperarse en tales circunstancias (Is 56,3-7).
AA i Este primer versículo viene a servir de título de los cinco capítulos que siguen.
2 Los w .2-6 nos narran en detalle lo que 39,14 dice en compendio sobre la suerte del pro­
feta al ser tomada la ciudad.
ha mandado a Ismael, hijo de Natanías, cual había dado Nebu-Zardan, jefe de
para darte muerte? N o lo creyó Godo- la guardia real, por gobernador a G o­
lías, hijo de Ajicam. 15 Y Joanán, hijo dolías, hijo de Ajicam; Ismael, hijo de
de Carea, llevó aparte a Godolías y le Natanías, se los llevó cautivos y se enca­
dijo: Y o iré y mataré a Ismael, hijo de minó hacia la tierra de los hijos de Am ­
Natanías, sin que nadie lo sepa; no te món.
mate él a ti y se dispersen todos los ju­ 11 Joanán, hijo de Carea, y los jefes
díos que se han reunido en torno tuyo de tropas que con él estaban supieron
y perezcan los restos de Judá. 16 Y le con­ todo el mal que había hecho Ismael,
testó Godolías, hijo de Ajicam: No ha­ hijo de Natanías, 12 y tomando todos sus
gas eso, pues lo que dices de Ismael es hombres, salieron en persecución de Is­
falso. mael, hijo de Natanías, y le alcanzaron
A se sin a to d e G o d o lía s cerca del gran estanque de Gabaón.
13 Todo el pueblo que estaba con Ismael
4 i 1 Y sucedió que el séptimo mes
se alegró al ver a Joanán, hijo de Carea,
™ ^ vino Ismael, hijo de Natanías, hijo
de Elisama, de sangre real, de los magna­ y los jefes de tropas que le acompañaban;
14 y todo el pueblo que Ismael llevaba de
tes de la corte, con otros diez a Godo-
lías, hijo de Ajicam, en M isfa; y comie­ Misfa dio la vuelta y se fue con Joanán,
hijo de Carea. 15 Ismael, hijo de Nata-
ron juntos en M isfa.* 2 Y se levantó
nías, con otros ocho huyó delante de
Ismael, hijo de Natanías, y con él los
Joanán y se refugió entre los hijos de
diez que le acompañaban, y mataron a
Godolías, hijo de Ajicam, hijo de Sa­ Ammón.
16 Tomaron, pues, Joanán, hijo de C a­
fán, al que había puesto de gobernador
rea, y todos los jefes de tropas que le
de la tierra el rey de B abel; 3 y mataron
acompañaban a todo el resto del pueblo
también a todos los judíos que le acom­
que Ismael, hijo de Natanias, había lle­
pañaban en M isfa y a los caldeos que
vado do Misfa después de matar a G o­
se encontraban allí.
dolías, hijo de Ajicam; hombres y muje­
4 A l segundo día de haber muerto G o­
res, niños y eunucos que habían traído
dolías, sin que nadie lo supiera todavía,
5 vinieron unos hombres de Siquem, de
de Gabaón, 17 y se volvieron, detenién­
Silo y de Samaría, ochenta en número, dose en los apriscos de Camam, cerca
de Belén, para desde allí dirigirse a
rasurada la barba, rasgadas las vestidu­
Egipto, 18 huyendo de los caldeos, a quie­
ras e incisas las carnes, que traían en
nes temían por haber matado Ismael,
sus manos oblaciones e incienso para
hijo de Natanías, a Godolías, hijo de
ofrecerlos en el templo de Yavé. 6 Sa­
Ajicam, puesto por el rey de Babel como
lióles al encuentro Ismael, hijo de Nata-
nías, de Misfa. Iban llorando, y al llegar gobernador del país.
a ellos les dijo: Venid a ver a Godolías, C o n s u lta a Jerem ías so b re la h u id a
hijo de Ajicam. 7 Cuando estuvieron en
a E g ip to
medio de la ciudad, los mató Ismael con
los que le acompañaban, arrojándolos a * n 1 Todos los jefes de las tropas,
la cisterna. 8 Hubo entre ellos diez que Joanán, hijo de Carea; Azarías,
dijeron a Ismael: N o nos mates, que hijo de Maasías, y todo el pueblo, chi­
tenemos en el campo escondida gran can­ cos y grandes, se acercaron a Jeremías*
tidad de trigo y de cebada, de aceite y 2 y le dijeron: Acepta nuestro ruego y
de miel. Dejólos y no los mató con los pide por nosotros a Yavé, tu Dios; por
demás. 9 La cisterna en que arrojó Is­ todos estos restos, pues de muchos he­
mael todos los cadáveres de los hombres mos quedado pocos, como tú ves. 3 Que
a quienes mató es una gran cisterna que Yavé, tu Dios, nos dé a conocer el ca­
hizo construir el rey Asa cuando se de­ mino que debemos seguir y lo que he­
fendía de Basa, rey de Israel. Esta es la mos de hacer.
que llenó de cadáveres Ismael, hijo de 4 El profeta Jeremías les dijo: Os oigo
Natanías . 10 Llevóse consigo Ismael a todo y pediré por vosotros a Yavé, vuestro
el resto del pueblo que se hallaba en Dios, según vuestros deseos. Todo cuan­
Misfa, a las hijas del rey y a todo el to me responda Yavé os lo comunicaré,
pueblo que en M isfa había quedado, al sin ocultaros nada. 5 Y ellos dijeron a
J 1 1 Godolías había establecido su residencia en Misfa, al norte de Jerusalén. A llí viene un
* * oficial del rey, llamado Ismael, que, considerando a Godolías un traidor a la patria, un cola­
boracionista, le asesina en secreto y a otros más que se mostraban adictos.
JO 1 La situación era grave. El gobernador puesto por los caldeos había sido muerto, y éstos
no podían menos de castigar a los presuntos autores del crimen, siendo de temer, además,
que no se detuvieran mucho en depurar la verdad. Consultan a Jeremías, dispuestos a cumplir lo
que por su medio Di- s les diga. Diez días se hizo esperar la respuesta, y fue ésta que se quedasen
en la tierra, sin temor a las venganzas de los caldeos.
Jeremías: Sea Y avé contra nosotros tes­ hago saber hoy, y vosotros no escu­
tigo verdadero y fiel si no hiciéramos en cháis la voz de Yavé, nuestro Dios, lo
todo según la palabra que Yavé, tu Dios, que me ha encargado deciros. 22 Sabed,
te mande para nosotros. 6 Bueno o malo, pues, que certísimamente moriréis de es­
seguiremos el mandato de Yavé, nues­ pada, de hambre y de peste en el lugar
tro Dios, a quien te enviamos, para que a donde queréis iros a habitar.
nos suceda bien obedeciendo la voz de
Yavé, nuestro Dios. H u id a a E g ip to c o n tra la v o lu n ta d
7 Pasados diez días, recibió Jeremías d e l p ro fe ta
palabra de Y avé: 8 y llamó a Joanán,
hijo de Carea, y a todos los jefes de tro­ 4 O 1 Sucedió, pues, que cuando Jere-
pas que con él estaban y a todo el pueblo, mías acabó de hablar a todo el
chicos y grandes, 9 y les dijo: Así dice pueblo las palabras de Yavé, su Dios,
Yavé, Dios de Israel, a quien me habéis todo cuanto Yavé, su Dios, le había en­
mandado para presentarle vuestros rue­ cargado decirles, 2 Azarías, hijo de Maa-
gos : 10 Si os quedáis tranquilos en esta sías; Joanán, hijo de Carea, y todos los
tierra, yo os edificaré y no os destruiré, hombres soberbios dijeron a Jeremías: Es
os plantaré y no os arrancaré, pues me mentira lo que dices: N o te ha enviado
pesa ya del mal que os he hecho. Yavé, nuestro Dios, para decirnos: N o
11 No os dé miedo el rey de Babel, avayáis a habitar en Egipto. 3 Es Baruc,
quien teméis; no temáis de él, dice Yavé, hijo de Nerías, que te incita contra nos­
pues yo estoy con vosotros para salva­ otros, para entregarnos a los caldeos, para
ros y libraros de sus manos. 12 Y o os haré que nos den muerte o nos deporten a
hallar gracia ante él, y él os la hará y Babel.
os dejará en vuestra tierra. 13 Pero si de­ 4 D e este modo Joanán, hijo de C area;
cís: No queremos seguir en esta tierra todos los jefes y todo el pueblo desoyeron
y no escucháis la voz de Yavé, vuestro la orden de Yavé de quedarse en la tierra
Dios, 14 diciendo: Nos iremos a la tierra de Judá. 5 Y Joanán, hijo de Carea, y to­
de Egipto, donde no veremos ya la gue­ dos los jefes de tropas tomaron a los res­
rra ni oiremos el sonido de la trompeta tos de Judá que habían vuelto de las re­
y no habrá falta de pan, allí habitaremos; giones todas en que se habían dispersa­
15 entonces, restos de Judá, escuchad la do, para habitar en la tierra de Judá;
palabra de Yavé: 6 los hombres, las mujeres, los niños, las
Así dice Y avé Sebaot, D ios de Is­ hijas del rey y todos cuantos Nebu-Zar-
rael: Si volvéis vuestros ojos a Egipto dan, jefe de la guardia real, había dejado
para iros allá y habitar en él, 16 la espada con Godolías, hijo de Ajicam, hijo de Sa­
que teméis os alcanzará sobre la tierra fán, y a Jeremías, profeta, y a Baruc, hijo
de Egipto, el hambre que receláis os so­ de N erías; 7 entraron en Egipto, des­
brevendrá en Egipto y os hará morir oyendo la voz de Yavé, y llegaron a
allí. 17 Y todos cuantos vuelvan el rostro Tafnes. *
hacia Egipto para ir a habitar allí mori­ 8 Y recibió Jeremías la palabra de Yavé
rán de espada, de hambre y de peste; en Tafnes, diciéndole: 9 Tom a con tu
ni uno solo escapará ni se librará del mano unas piedras grandes y mételas en
mal que yo haré venir sobre ellos ; 18 por­ el empedrado, junto a la puerta de Fa­
que así dice Yavé Sebaot, Dios de Is­ raón, en Tafnes, en presencia de los ju­
rael: L o mismo que ha estallado mi có­ díos. l ° Y diles: Así dice Yavé Sebaot,
lera y mi furor contra los habitantes de D ios de Israel: Y o mandaré a buscar a
Jerusalén, así estallará mi furor contra Nabucodonosor, rey de Babel, mi sier­
vosotros si os vais a Egipto, y seréis vo, que asentará su trono sobre estas pie­
objeto de execración, de horror, de mal­ dras que acabo de colocar y extenderá so­
dición y de oprobio y no veréis más bre ellas su tapiz, n Vendrá y batirá la tie­
esta tierra. 19 He aquí la palabra de Yavé rra de Egipto; los que a la muerte, a la
para vosotros, restos de Judá: No va­ muerte; los que al cautiverio, al cautive­
yáis a Egipto. Sabed que yo os lo ad­ rio ; los que a la espada, a la espada. 12 Y
vierto hoy solemnemente. pegará fuego a los templos de sus dioses,
20 Os engañáis a vosotros mismos. Mey los abrasará, y despiojará la tierra de
habéis mandado a Yavé, nuestro Dios, Egipto como despioja el pastor su zama­
diciéndome: Intercede por nosotros cer­ rra, y saldrá de aquí en paz. 13 Y rompe­
ca de Yavé, nuestro D ios; todo lo que rá los obeliscos de) templo del Sol, en
diga Yavé, nuestro Dios, comunícanos­ Egipto, y quemará los templos de Egipto.
lo y nosotros lo haremos. 21 Y o os lo

A *1 7 Se creían en Egipto libres de los caldeos, pero Jeremías les asegura que su seguridad es vana.
Nabucodonosor llegará y hará en Egipto lo mismo que había hecho en Judá. Esta expedición
parece haberse realizado el año 37 de Nabucodonosor, que serla el 568.
Id ola tría y su castigo Egipto que vuelvan a la tierra de Judá,
objeto de las ansias de su alma, a la
Jj 1 Palabras que dirigió Jeremías a que querrían volver para habitar, si no
« todos los judíos que habitaban en es algún fugitivo.
tierra de Egipto, en Migdol, Tafrtes, Men­ 15 Entonces todos los hombres, sabedo­
tís y en la región de Patros. * 2 A sí dice res de que sus mujeres ofrecían incienso
Y avé Sebaot, Dios de Israel: Vosotros a los dioses ajenos, y todas las mujeres,
habéis visto todos los males que yo he reunidas en gran asamblea, y todos los
traído sobre Jerusalén y sobre todas las del pueblo que habitaban en Egipto, en
ciudades de Judá, desiertas hoy, sin que la región de Patros, respondieron a Je­
nadie las habite, 3 por las iniquidades que remías: 16 N o te escucharemos en lo que
cometiron, provocando mi ira y yéndose nos dices en nombre de Yavé , 17 sino que
a ofrecer incienso a los dioses ajenos, que persistiremos en hacer todo cuanto nos
no conocían ni ellos ni sus padres. 4 Y o venga en boca, quemando incienso a la
os mandé repetidamente a mis siervos, Reina del cielo y ofreciendo libaciones,
los profetas, diciéndoos: N o hagáis esas como antes hemos hecho e hicieron nues­
abominaciones que detesto. 5 Y no obe­ tros padres, nuestros reyes y nuestros
decieron ni me dieron oídos, convirtién­ magnates en las ciudades de Judá y en las
dose de sus maldades y dejando de ofre­ plazas de Jerusalén, viéndonos entonces
cer incienso a los dioses ajenos. 6 Y estalló hartos de pan y felices, sin experimentar
mi cólera y se encendió mi furor sobre la desdicha; 18 mientras desde que deja­
las ciudades de Judá y en las plazas de mos de quemar incienso a la Reina del
Jerusalén, convertidas en desierto y de­ cielo y ofrecerle libaciones, carecemos de
vastación, como están hoy. todo y nos consume la espada y el ham­
7 Ahora, pues, así dice Y avé Sebaot,bre. 19 Y si nosotros quemamos incienso
D ios de Israel: ¿Por qué cometéis contra a la Reina del cielo y le ofrecemos liba­
vosotros mismos ese gran mal de hacer ciones, ¿es acaso sin nuestros maridos
que perezcan hombres y mujeres, niños y como hacemos las tortas para ofrecérse­
mamones, de en medio de Judá, sin que las a su imagen y hacerle las libaciones?
quede resto alguno de vosotros, 8 provo­ 20 Y dijo Jeremías a todo el pueblo, a los
cándome con las obras de vuestras ma­ hombres y a las mujeres, a todos los que
nos, ofreciendo incienso a los dioses aje­ asi le habían respondido: 21 ¡Qué! El
nos en la tierra de Egipto, a que habéis incienso que en las ciudades de Judá y
venido a habitar, y desaparezcáis y seáis en las plazas de Jerusalén quemasteis vos­
maldición y oprobio de todas las gentes otros, vuestros padres y vuestros reyes,
de la tierra? vuestros magnates y todo el pueblo, ¿no
9 ¿Habéis por ventura olvidado las ini­lo ha recordado Yavé y no lo ha tenido
quidades de vuestros padres, de los reyes presente? 22 N o podía ya soportar Yavé
de Judá, de vuestros magnates, las vues­ la malicia de vuestras perversidades y
tras y las de vuestras mujeres, las come­ vuestras abominaciones, y por eso vues­
tidas en la tierra de Judá y en las calles tra tierra ha sido convertida en un desierto
de Jerusalén? 10 ¡No se han arrepentido inhabitado, hecha horror y maldición,
todavía hoy! N o han tenido temor ni como está hoy. 23 Por haber quemado
han seguido mis preceptos, los que os di incienso a los ídolos, pecando contra Y a ­
a vosotros y a vuestros padres. vé, sin oir su voz ni seguir su ley, sus
'» Por tanto, así dice Y avé Sebaot, Dios preceptos y sus amonestaciones, por eso
de Israel: Y o volveré a vosotros mi ros­ han venido sobre vosotros todos esos
tro para mal y exterminaré a todo Judá, males que hoy padecéis.
i 2 y tomaré a los restos de Judá que 24 Dijo, pues, Jeremías a todo el pue­
volvieron su rostro a Egipto para venir blo y a todas las mujeres: Oíd la palabra
a habitar en él, y perecerán todos en tierra de Yavé todos los de Judá que habitáis
de E gipto; caerán por la espada, morirán en tierra de Egipto: 25 Asi dice Yavé
de hambre desde el más pequeño hasta Sebaot, Dios de Israel: Vosotros y vues­
el más grande; morirán de espada o de tras mujeres lo decís con vuestra boca y
hambre y serán execración, asombro, mal­ lo haréis con vuestras manos; decís: Cum­
dición y oprobio. 13 Y o ajustaré cuentas pliremos los votos que hemos hecho de
a los que habitan en tierra de Egipto, quemar incienso a la Reina del cielo y
como se las ajusté a los de Jerusalén, por ofrecerle libaciones. Ciertamente los cum­
la espada, por el hambre y por la peste. pliréis . ciertamente los pondréis por obra.
14 No habrá fugitivos ni supervivientes de 26 Oíd, pues, la palabra de Yavé todos
los restos de Judá venidos a habitar en los de Judá que habitáis en Egipto: Y o

ñ \ 1 En Egipto se halla el profeta con que los muchos judíos que allí moraban padecían de la
misma enfermedad que los de Judá: la idolatría. A ellos dirige este largo discureo, en que
les amenaza con la muerte en la tierra de su destierro; sólo unos pocos volverán a la patria.
juro por mi gran nombre, palabra de to, que estaba en Carquemis, junto al
Yavé, que no será ya más pronunciado río Eufrates, al que derrotó Nabucfcdo-
mi nombre por boca de ningún hombre nosor, rey de Babel, el cuarto año de
de Judá, diciendo: ¡Vive el Señor Yavé!, Joaquim, hijo de Josías, rey de Judá. *
en toda la tierra de Egipto. * 27 Y o velaré 3 Preparad escudo y broquel, | marchad
sobre ellos para mal, no para bien, y a la guerra, | aparejad los caballos. |
todos los varones de Judá que habitan 4 A montar, caballeros; form ad; | el casco
en tierra de Egipto serán consumidos en la cabeza; | limpiad las lanzas, ceñid
por la espada y por el hambre hasta que la loriga.
perezcan del todo, 28 y los que escapen a 5 ¿Qué veo? Vacilan, | vuelven la es­
la espada volverán de la tierra de Egipto palda. | Muertos los más valientes, | hu­
a la tierra de Judá, muy pocos en nú­ yen veloces, sin mirar atrás. | Terror
mero, y los restos de Judá que han en­ por doquier, palabra de Yavé. | 6 No
trado en tierra de Egipto sabrán qué escapará el más veloz, | no se librará
palabra es la que se cumple, sí la mía o el más fuerte. | A l norte, a orillas del
la suya. 29 Y he aquí la señal, palabra Eufrates, | cayeron derrotados.
de Yavé, de que yo os pediré cuentas en 7 ¿Quién es ese que avanza como un
este lugar y de que se realizará mi palabra río, | cuyas aguas rugen como torrente? |
contra vosotros para vuestro mal. 30 Así 8 Es Egipto, que sube como el Nilo, |
dice Yavé: Y o entregaré al faraón Ho- cuyas aguas rugen como torrente, 1 que
fra, rey de Egipto, en manos de sus enemi­ dice: Inundaré la tierra, devastaré las
gos, en manos de los que de muerte le ciudades con sus moradores. | 9 Adelante
persiguen, como entregué a Sedecías, rey la caballería; | avancen los carros; | mar­
de Judá, en manos de Nabucodonosor, rey chad, valientes. | Etíopes y libios, | el
de Babel, su enemigo, que de muerte le escudo al brazo; | libios, los que tensan
perseguía. el arco. | 10 Pero es el día de Yavé, Dios
de los ejércitos; | día de venganza contra
P a la b ra s d el S e ñ o r a B a ru c sus enemigos. | La espada devorará, se
iC 1 Palabras que dijo Jeremías, pro- hartará, | se embriagará de su sangre. |
* feta, a Baruc, hijo de Nerías, cuan­ D ía de gran sacrificio a Yavé, D ios de
do escribía estas cosas al dictado de Je­ los ejércitos, | en tierras del norte, junto
remías, el cuarto año de Joaquim, hijo al río Eufrates.
de Josías, rey de Judá. 2 Así dice Yavé, 11 Sube a Galad en busca de bálsamo, |
Dios de Israel, a ti, Baruc. 3 Tú dices: virgen hija de Egipto. | En vano multipli­
¡Ay mísero de mí, que Yavé no hace más carás los remedios, | no hay cura para
que añadir dolor a mi dolor! Me canso ti. | 12 Oyeron las gentes tu ignorancia, (
de gemir y no hallo reposo. 4 Así dice y tus alaridos llenaron la tierra. | Tropezó
Yavé: Dile esto: He aquí que lo que yo el fuerte con el fuerte, | y ambos junta­
había edificado lo destruyo, lo que había mente cayeron.
plantado lo arranco. 5 ¡Y tú pides para 13 Palabras que dijo Y avé a Jeremías,
ti grandes cosas! N o las pidas, pues mien­ profeta, sobre la venida de Nabucodono­
tras yo hago venir males sobre toda carne, sor, rey de Babel, a Egipto para batir­
te dejo a ti salva la vida dondequiera lo: * | 14 Anunciadlo en Migdol, ] prego­
que vas. nadlo en Menfis; | decid: ¡Arriba!, pre­
paraos, | porque la espada va a devorarlo
Q U I N T A P A R T E todo en torno vuestro. I 15 ¿Cómo huye
Apis? | Tu toro ha sido abatido, | porque
V a t ic in io s so b r e l a s n a c io n e s Yavé lo derribó. | 16 Tus soldados tropie­
(46-51) zan y caen, | dícense unos a otros: | ¡Ea!
Volvámonos a nuestros pueblos, | a la
C o n tr a E g ip to tierra en que nacimos, | ante la espada
1 Palabras de Y avé a Jeremías destructora.
con-
“ ” tra las gentes. * 2 A Egipto. Contra 17 A l Faraón, rey de Egipto, | llamadle
el ejército del faraón Necao, rey de Egip­ «ruido a destiempo». | 18 Vivo yo, dice
26 Insiste el profeta, y como señal de su palabra anuncia la muerte del faraón Hofra a manos
de sus enemigos. Los historiadores clásicos cuentan que, en efecto, habiendo sido destronado por
Amesés (569), éste le trató al principio con respeto, pero luego, obligado por las exigencias del
pueblo, le hizo estrangular.
J f 1 Los capítulos que siguen (46-51) van dirigidos contra las naciones. En los LX X se halla
esta sección después de 25,12. Tiene su paralelo en Is 13-23 y en Ez 25-32.
2 La primera parte (2-12) es un canto de triunfo al poder de Yavé, que deshizo en Carquemis
(604), por medio de los caldeos, al ejército del faraón Necao, necia esperanza de tantos en Judá.
13 Este título ya nos dice el contenido del oráculo siguiente, la invasión de Nabucodonosor
sobre el Egipto, anunciada en 43,8 ss. Esto no se había cumplido antes del año 37 de Nabucodo-
oosor (568).
el Rey, | Y avé Sebaot es su nombre. | de los filisteos; | de arrancar a Tiro y a
Com o el Tabor entre los montes | y el Sidón [ cuantos aliados les quedan toda­
Carmelo junto al mar, vendrá. | 19 Lía vía. [ Es Yavé que destruye a los filisteos, |
el hato del cautiverio, | moradora hija a los retoños de la isla de Caftor; | 5 G aza
de Egipto, | pues Menfis se convertirá se ha rasurado la cabeza, | Ascalón está
en un desierto, | devastada, sin habitan­ desgreñada, | los retoños de Enac se hieren
tes. | 20 Es el Egipto una hermosa novi­ sin piedad.
lla; | del norte ha venido el tábano a 6 ¡Oh espada de Yavé! | ¿Cuándo repo­
picarla. sarás? | Vuelve a la vaina, descansa, re­
21 Sus mercenarios eran como toros ce­posa. | 7 ¿Cómo va a cesar, si es Yavé
bados; | pero también ellos volvieron la quien la manda? | Contra Ascalón y
espalda, | huyeron todos, y no resistieron | contra la región marítima la mandó.
cuando les llegó el día de la destrucción, j
el día de su castigo. | 22 Su voz es como C o n tr a M o a b
silbido de serpiente que silba, | pues vie­ A O 1 Sobre Moab. Así dice Yavé Se-
nen con gran poderío, | y los atacan con “ O baot, Dios de Israel: | ¡Ay de Nebó!
sus hachas, | como leñadores de la selva. | Está devastada. | Confundida y conquis­
23 Arrasan su bosque, palabra de Yavé, | tada está Quiriat-Jearim; | confundida y
pues son innumerables, | más numerosos consternada, Pisga; * | 2 huyó la gloria
que las langostas; | nadie puede contar­ de Moab. | En Hesebón se trama su mal; |
los. | 24 Ha sido confundida la hija de ¡Ea!, borrémosla de entre los pueblos. |
Egipto, | entregada en manos del pueblo También tú, Dibón, sucumbirás. | La
del norte. espada se vuelve contra ti.
25 Dice Yavé Sebaot, Dios de Israel: | 3 Gritos se oyen de Joronaím. Devas­
Y o voy a castigar a Amón de Tebas, | y tación, ruina inmensa. | 4 Moab está des­
a Faraón y a los que en aquél confían. | trozado. | Los alaridos se oyen hasta en
26 Y los entregaré en manos | de los que Segor. | 5 Por la subida de Luit suben
los persiguen de muerte, | en manos de llantos, | por la bajada de Joronaím bajan
Nabucodonosor, rey de Babel, | y en gritos de angustia. | f’ Huid, salvaos, co­
manos de sus súbditos, | y después de rred | como onagros en el desierto. |
esto el Egipto volverá a ser habitado | 7 Por haber puesto tu confianza en tus
como antes, palabra de Yavé. fortalezas y en tus tesoros, | también tú
27 Pero tú, siervo mío, Jacob, no te­serás tomada. | Irá Cam os al destierro, |
mas; | no desmayes, Israel. | Y o te liber­ y con él sus sacerdotes y sus magnates, j
taré de la tierra lejana, | y libraré a tu 8 Entrará el conquistador en todas las
descendencia del país del destierro, | y ciudades, | ninguna se salvará. | El valle
Jacob volverá a vivir tranquilo, | seguro y será arrasado, el llano devastado, | como
sin temor. | 28 N o temas, no, siervo mío, lo ha dicho Yavé. | 9 D ad alas a M oab |
Jacob, | palabra de Yavé, que yo estoy y que emprenda el vuelo. I Sus ciudades
contigo | y destruiré a todos los pueblos | se convertirán en desiertos, | sin que haya
en que te he dispersado; | pero a ti no quien las habite.
te destruiré, | sino que te castigaré según 10 ¡Maldito el que ejecute negligente­
merezcas; | no te dejaré impune. mente la obra de Yavé, | maldito quien
retraiga la espada de la sangre! | 11 Tran­
C o n tr a los filisteos quilo estuvo M oab desde su adolescen­
1 Palabra que dirigió Y avé acia;Je- | reposado sobre sus heces, | no
“ ' remías sobre los filisteos antes que había sido trasegado de tinaja en tinaja, |
el Faraón tomara a Gaza. * 2 Así dice llevado al destierro. | Por eso conservó su
Yavé; gusto | y no se disipó su aroma; | 12 pero
Mirad, las aguas suben del norte, | ahora viene tiempo, dice Yavé, | en que
son como torrente desbordado; | inun­ yo le mandaré trasegadores que le trase­
dan la tierra en toda su amplitud, | la garán, | que vaciarán las tinajas y las
ciudad y sus moradores. | Lanzan gritos romperán. | 13 Y será confundido M oab
los hombres | y se lamentan todos los por Camos, | como lo fue la casa de Is­
habitantes de la tierra | 3 al estrépito rael | por Bétel, su esperanza. | 14 ¿Cómo
del galopar de sus caballos, | al estruendo decíais: Somos valientes, | hombres fuertes
de los carros, | al retumbar de sus ruedas. | para la lucha? | 15 El devastador de Moab
Los padres no cuidan de sus hijos, | cáen- sube contra él, | la flor de su juventud baja
seles los brazos. para la matanza. | Palabra del Rey, |
4 Es que llega el día, | el día de la ruina Yavé Sebaot su nombre.

1 El enemigo viene del norte (v.2); no puede dudarse que sea el ejército caldeo.
J O i Este largo vaticinio contra el tradicional enemigo de Israel termina con una breve promesa
»^ de restauración (v.47).
lft Y a se acerca la ruina de Moab, | suspira como una flauta, | por la pérdida
su mal corre velozmente. | 17 Lloradle de cuantos bienes habían adquirido,
todos sus vecinos, | todos los que por 37 Toda cabeza ha sido rapada, | toda
su fama le conocéis, decid: | ¿Cómo así barba rasurada, | todos los brazos están
ha sido roto el cetro poderoso, | el báculo desgarrados, | y los riñones, cubiertos de
glorioso? | 18 Desciende de tu magnificen­ cilicio. | 38 Sobre todos los terrados de
cia y siéntate en el cieno, | moradora Moab y en todas sus plazas | no hay más
hija de Dibón, | que ya sube contra ti el que llantos, | porque he roto a M oab |
devastador de Moab, | que arrasará tus como se rompe un cacharro enojoso, pa­
fortalezas. ¡ 19 Sal al camino y atalaya, | labra de Yavé.
habitante de Aroer; | pregunta a los hui­ 39 jCómo ha sido quebrantado! Lamen­
dos ; a los que se han salvado, diles: «¿Qué taos; | ¡cómo volvió M oab las espaldas
pasó?» vergonzosamente! | Es objeto de burla y
20 Avergonzado está M oab; ha sido de­de espanto para cuantos le rodean. |
rrotado. | Clamad, gritad, | anunciadlo 40 Por eso dice Yavé: | Sí, viene volando
en el Arnón: | M oab está devastado. | como el águila | y extiende sobre Moab
21 Se ha cumplido el castigo | contra los sus alas. | 41 Sus ciudades serán tomadas,
moradores de la meseta, [ contra Jolón, asaltadas sus fortalezas, | y entonces el
contra Jasa, | contra Mefat i 22 y contra corazón de los guerreros de M oab | será
Dibón; | contra Nebó, contra Bet-Dibla- en aquel día como el corazón de mujer
taím, l 23 contra Quiriat-Jearim, contra en parto* | 42 Y dejará M oab de ser una
Bet-Gamul, | contra Bet-Maón, |24 contra nación, ¡ por haberse alzado contra Yavé.
Queriot y contra Bosra; | contra todas las 43 Terror, hoya y red | contra vosotros,
ciudades de M oab | cercanas y lejanas. | moradores de M oab, | palabra de Yavé. |
25 El poder de M oab ha sido abatido, | 44 El que escape al terror caerá en la
roto ha sido su brazo, palabra de Yavé. hoya, | el que se libre de la hoya será
26 Emborrachadle, pues se alzó contracogido en la red. | Y o haré venir todo esto
Yavé: | y Moab, que ha batido palmas, | contra M oab el año de su castigo, pala­
sea también objeto de burla. ¡ 27 ¿No te bra de Yavé. | 45 Se detienen a la sombra
burlabas de Israel, | como de ladrón de Hesebón | extenuados por la fuga. |
cogido, y hablabas de él moviendo burlo­ Pero suben de Hesebón las llamas, | sale
namente la cabeza? | 28 Abandonad vues­ el fuego de los palacios de Sehón, | que
tras ciudades, habitantes de M oab, | y devora las sienes de M oab, | la coronilla
refugiaos en las rocas, | como la paloma de los jactanciosos.
bravia, | que anida al borde de los pre­ 46 ¡Ay de ti, M oab! 1 Acabaste, pueblo
cipicios. de Camos. | Tus hijos son llevados cauti­
29 Conocida es la soberbia de M oab, elvos, [ y tus hijas en cautiverio. | 47 Pero
soberbio; j su orgullo, su altanería, su al fin de los días | yo haré volver a los
arrogancia, i la altivez de su corazón. | cautivos de Moab, J palabra de Yavé. |
3o Bien conozco, bien, su jactancia, pa­ Hasta aquí el juicio de Moab.
labra de Yavé; | sus vanas bravatas, sus
fútiles obras. |31 Por eso gimo por Moab, | C o n tr a A m m ó n
me lamento por M oab todo | y lloro por A Q 1 Así dice Yavé: [ ¿Por ventura
las gentes de Quit-Jeres. i 32 M ás que por no tiene hijos Israel? 1 ¿No tiene
Jazer lloro por ti, viña de Sibma. | Tus heredero? | ¿Por qué, pues, Milcom ha
sarmientos atravesaron el mar | y se ex­ heredado a Gad | y su pueblo ocupa sus
tendían hasta Jazer. | Sobre tu cosecha ciudades? * | 2 Por eso viene tiempo, pa­
y tu vendimia | se arrojó el devastador. labra de Yavé, | en que yo haré oir a
33 Huyeron de los vergeles de M oab elRabba-Ammón | los gritos de guerra. |
regocijo y la alegría. | Y o he vaciado el Quedará convertido en un montón de
vino de tus tinajas, | no pisará ya más ruinas, | sus ciudades serán quemadas. |
el lagarero. | La canción ya no es can­ Y heredará Israel a sus herederos, pala­
ción. | 34 Los alaridos de Hesebón llegan bra de Yavé.
hasta Eleale, | se extiende su rumor hasta 3 ¡Grita, Hesebón! Ha sido devastada
Jasa, | desde Segor hasta Joronaím l y Hai. | Gritad, hijas de Rabbat; i ceñios
hasta Eglat-Selisiya. Sí, aun las aguas de cilicios, llorad, | porque Milcom será lle­
Nimri se secarán. vado cautivo, | y con él sus sacerdotes
35 Y o haré desaparecer de Moab, pala­y magnates.
bra de Yavé, | a los que suben a sus altu­ 4 ¿Por qué te glorias de tus valles, hija
ras | a ofrecer incienso a sus dioses, j 36 Por rebelde? | Y confiada en tu riqueza de­
eso mi corazón suspira | como una flauta cías: ¿Quién vendrá contra mí? ¡ 5 Y o
por M oab; por las gentes de Quir-Jeres | traeré sobre ti el terror | de cuantos te

A G 1 Esta breve profecía sobre Ammón termina también con una promesa parecida a la de
Moab (v.6).
rodean, palabra de Yavé, y os dispersa­ 20 Oíd, pues, los designios de Yavé con­
réis cada uno por su lado, | y no habrá tra Edom, | los planes que traza contra
quien reúna a los huidos. | 6 Y después Temán. | En verdad que serán conduci­
de esto yo haré volver | la cautividad de dos por lo más ruin del rebaño, | y a su
los hijos de Ammón, palabra de Yavé. vista se espantarán los pastizales. |21 Tem­
blará la tierra al fragor de su ruina | y se
C o n tr a E d o m oirán sus alaridos en el mar Rojo. |22 C o­
mo águila subirá, volará | y extenderá
i Así dice Y avé Sebaot: | ¿No haysus alas sobre Bosra, | y el corazón de
sabiduría en Temán? | ¿Huyó de sus sa­ los guerreros de Edom será entonces |
bios el consejo? | ¿Se ha desvanecido su como el corazón de mujer en parto.
prudencia? * | 8 Huid, volved las espaldas,
buscad refugios profundos, | habitantes C o n tr a D a m a s c o
de Dedán, | porque voy a traer la ruina
de Esaú, | el tiempo de su castigo. | 9 Cuan­ 23 Jamat y Arfad están cubiertas de
do vengan contra ti los viñadores | no vergüenza, | les ha llegado una mala
te dejarán un racimo. | Cuando de noche nueva, | se conturbaron y se agitan como
te asalten los ladrones | se llevarán cuanto el mar, | y no hallan descanso. *
les convenga. | 10 Soy yo quien despoja 24 Damasco, acobardada, se dispone a
a Esaú; | yo descubriré sus escondites, | no la fuga; | es presa del terror, | siente an­
podrá ocultarse. | Su pueblo será destrui­ gustias y dolores | como de parturienta.
do, | sus hermanos y sus vecinos dirán: 25 ¡Ay de ella! | ¡Cómo ha quedado de­
11 «Deja a tus huérfanos, que yo lossierta la ciudad gloriosa, | la ciudad de
criaré, | que cuenten conmigo tus viudas». | la alegría! | 26 Por eso caerá en sus plazas
12 Porque así dice Y avé: | Los que no su juventud, | y todos sus hombres de
hubieran debido beber el cáliz | han te­ guerra perecerán en aquel día, | palabra
nido que beberlo, | ¿y vas a quedar tú de Yavé Sebaot. | 27 Y o pegaré fuego a
impune? | N o quedarás, no; lo beberás. | los muros de Damasco, | que consumirá
13 Porque he jurado por mí mismo, | los palacios de Benadad.
palabra de Y avé; | soledad, objeto de
oprobio y de maldición será Bosra; | C o n tra los árab es
sus ciudades, ruinas por siempre.
i4 He recibido de Y avé una noticia, | 28 Contra Cedar y el reino de Jasor, que
ha sido enviado un heraldo por los pue­ destruyó Nabucodonosor, rey de Babel,
blos: | «Reunios y marchad contra él, así dice Y avé: | Levantaos, marchad con­
alzaos para hacerle la guerra». | 15 Y o te tra Cedar y devastad a los hijos del Orien­
haré pequeño entre los pueblos, | des­ te. * | 29 Apodérense de sus tiendas y de
precio de los hombres. | 1,1 Te ha enga­ sus ganados, | de sus tapices, de todos sus
ñado la altanería de tu corazón, | tú utensilios; | apropíense sus camellos | y
que habitas en los huecos de las rocas | esparzan el terror en tom o suyo.
y escalas las crestas de los montes. | 30 Huid, escapad a toda prisa, | buscad
Aunque pongas tan alto como el águila escondidos refugios, | habitantes de Ja-
tu nido, | de allí te haré bajar, palabra de sor, | palabra de Yavé. | Porque Nabuco­
Yavé. donosor, rey de Babel, | ha trazado contra
17 Edom vendrá a ser objeto de horror, |vosotros sus planes | y está haciendo pro­
el viandante se quedará estupefacto. | yectos en daño vuestro.
Y contemplará sus ruinas silbando bur­ 31 Alzaos, marchad contra una gente
lonamente. |18 Destruido como Sodoma y tranquila | y confiada, palabra de Yavé, |
Gomorra, | con sus ciudades vecinas, que no tiene puertas ni cerrojos | y habita
dice Yavé. | N o habrá quien la habite, | aislada. | 32 Serán vuestro botín sus ca­
ni hijo de hombre que en ella more. | mellos, y vuestra presa sus ganados. | Y o
19 Como un león subirá desde los bos­ dispersaré a todos los vientos a esas sienes
cajes del Jordán | a los pastos siempre rapadas | y de todos los confines haré
verdes. | En un momento los arrojaré venir sobre ellos la ruina, | palabra de
de ellos ¡ y estableceré allí a quien me Yavé. | 33 Y se convertirá Jasor en guarida
plazca. | Pues ¿quien como yo? | ¿Quién de chacales | y quedará por siempre de­
me pedirá cuentas? | ¿Quién es el pastor sierta. | N o morará en ella nadie, | ni la
que me hará frente? habitará hijo de hombre.

7 Edom, descendiente de Esaú, tan poco benévolo para con sus hermanos, que batió palmas
en la ruina de Jerusalén, sufrirá la misma pena de parte de los caldeos. El león del v.iq debe de ser
Nabucodonosor.
23 El profeta parece conservar la memoria de las antiguas relaciones guerreras de Damasco
con Israel.
28 Las tribus de la Arabia, que más de una vez hacían sentir su furor guerrero y rapaz a la Pa­
lestina, tampoco quedarán libres de las ambiciones bélicas de Nabucodonosor.
C o n tr a E la m 8 Huid del recinto de Babel, | de la
tierra de los caldeos salid. | Sed como
34 Palabra de Yavé a Jeremías, profeta, cabestros a la cabeza del ganado, | 9 por­
acerca de Elam, que le fue dirigida al que voy a suscitar | y a lanzar contra
comienzo del reinado de Sedecías, rey Babel un gran conglomerado de muchas
de Judá. * gentes del norte, | que la asediarán y
35 A sí dice Y avé Sebaot: | Y o romperé la tomarán; | sus saetas, como de gue­
el arco de Elam, | el fundamento de su rreros adiestrados, I no errarán el blanco. |
fuerza. | 36 Y o desencadenaré contra Elam 10 Y será dada la Caldea al pillaje, | y
los cuatro vientos | de los cuatro confines se hartarán los conquistadores de sus
del cielo. | A todos estos vientos los despojos, | palabra de Yavé.
dispersaré | y no habrá nación | que no 11 Alegraos ahora, regocijaos, | despo­
vea llegar a ella | a los fugitivos de jadores de mi heredad; | saltad como
Elam. | 37 Y o haré temblar a Elam ante novilla sobre la hierba, | relinchad como
sus enemigos, | ante los que buscan su sementales. | 12 Grande será la confusión
vida. | Y o haré venir sobre ellos el mal, | de vuestra madre, I grande la vergüenza
el furor de mí cólera, palabra de Yavé. | de la que os engendró. | Será la última
Y o mandaré en su persecución la espada | de las naciones, | un desierto, soledad,
hasta destruirlos. | 38 Y o pondré mi trono sequedad. | 13 L a ira de Yavé la dejará
sobre Elam | y haré perecer al rey y a sus deshabitada, | la convertirá en soledad; 1
grandes, | palabra de Yavé. | 39 Pero al cuantos pasen por Babel se espantarán |
fin de los días haré volver a los cautivos y silbarán contra ella su total destrucción.
a Elam, | palabra de Yavé. 14 Aprestaos contra Babel y sus con­
tornos cuantos tendéis el arco. | Comba­
C o n tr a B a b e l tidla, no escatiméis las saetas, porque
C A 1 Palabras que dirigió Yavé a Je pecó contra Yavé. I 15 Lanzad de todas
remías, profeta, acerca de Babel partes contra ella el grito de guerra; | en
y de la tierra de los caldeos: * 2 Anun­ todas partes se rinde. | C a y e ro n sus torres,
ciadlo a las gentes, pregonadlo; alzad han sido arrasados sus muros. | Es la
bandera, | publicadlo, no lo calléis; | venganza de Yavé. | Vengaos de ellos,
decid: Cayó Babel, lleno de vergüenza haced con ella lo que ella hizo. * | 16 Dis­
está Bel, vencido está Marduc, | confun­ persad de Babel a los sembradores | y a
didos sus ídolos, abatidos sus dioses. * los que siegan | al tiempo de la cosecha. |
3 D el septentrión avanza contra ella unAnte la espada devastadora, | cada uno
pueblo | que hará de su tierra soledad, | se volverá a su pueblo, | cada uno huirá
en que no habitará nadie; | hombres y a su tierra.
ganados huyeron, desaparecieron. | 4 En­ 17 Israel es un rebaño disperso, | leones
tonces, en aquellos días, | vendrán los le dispersaron. | Primero le devoró el rey
hijos de Israel, | y con ellos los hijos de de Asur; | luego Nabucodonosor, rey de
Judá. ] Seguirán su camino llorando, | y Babel, | le rompió los huesos. | 18 Por
buscarán a Yavé, su Dios. | 5 Pregunta­ eso, así dice Y avé Sebaot, | Dios de
rán por el camino de Sión vuelto hacia Israel: | Y o castigaré al rey de Babel y
ella su rostro: | «Vamos y liguémonos a su tierra | como castigué al rey de
con Y avé | con pacto eterno, que no Asur. |19 Y traeré a Israel a sus pastizales,
se olvide jamás». y se apacentará en el Carmelo y en Ba-
6 Rebaño descarriado ha venido a sersán; | se saciará en el monte de Efraím y
mi pueblo. | Sus pastores le engañaron | de Galad. ! 20 Entonces, en aquellos días, |
y le hicieron vagar por los montes. | A n ­ se buscará la iniquidad de Israel y no se
duvieron de monte en collado, | se olvi­ hallará, | el pecado de Judá y no pare­
daron del aprisco. |7 Cuantos los hallaron cerá, | porque yo seré propicio a los que
los devoraban, | y se decían sus enemi­ queden.
gos : | N o hay delito en ello, | porque han 21 Sube, joh espada!, contra la tierra
pecado contra Yavé, | sede de la justicia, de Meretaím | y contra los habitantes de
esperanza de sus padres. Pecod. | Espada, acuchilla y mata tras

34 Elam se hallaba al este de la Caldea y cuenta mucho entre los enemigos de Asiria y Babilonia.

JT A i D e todos estos vaticinios, aquel cuya razón mejor entendemos es éste, que va dirigido con-
tra Babilonia, cuyo fin, al cabo de setenta años, traerá la libertad de Israel. En efecto, el
oráculo comienza anunciando la vuelta de todo Israel, y éste es el pensamiento principal del orácu­
lo (2-20).
2 Bel era el dios nacional de la antigua Nippur; Marduc, el de la antigua Babel. Cuando ésta
logró la hegemonía política, Marduc vino a ser el principal tutelar de Babilonia, y Bel fue llamado
Bel-Marduc, y así Jeremías les llama Bel y Marduc.
1 ' Es el logro del anhelo expresado por el autor del Sal 136,8: «Dichoso quien te dé tu pago,
el que a nosotros nos diste tú».
ellos, palabra de Yavé, | y haz cuanto yo contra sus aguas, que se secarán, | por­
te he mandado. * que es tierra de ídolos | y se glorian de sus
22 Estruendo de guerra en la tierra, |espantajos. | 39 Por eso se convertirá en
inmensa ruina. I 23 ¿Cómo has sido roto cubil de fieras y chacales, | en morada de
en pedazos, | martillo de toda la tierra? I avestruces. | Y no será más habitada | ni
¿Cómo has venido a ser, Babel, horror de poblad a p o r siglos. |40 Com o destruyó
las gentes? | 24 Soy yo quien te ha ten­ Y avé a Sodoma, | a Gomorra y a las ciu­
dido la red, | y sin darte cuenta, Babel, dades vecinas, | no habitará hombre en
quedaste presa en ella. | Estás cogida, ella ni morará en ella hijo de hombre.
has sido apresada, | porque provocaste 41 Y a viene del norte un pueblo, | un
a Yavé. | 25 Y a vé abrió sus arsenales, pueblo grande, | muchos reyes se alzan
ha sacado las armas de su cólera. I Porque de los confines de la tierra. | 42 Empuñan
tenía un quehacer Y a vé Sebaot | en la el arco y el venablo, | son crueles y sin pie­
tierra de los caldeos. | 26 Venid de los dad. | Su estrépito es como el mugido del
últimos confines contra ella, | abrid sus mar; | montan caballos, | vienen con todos
graneros, 1 haced de ella montones como los pertrechos de guerra | contra ti, hija de
de gavillas y destruid, | que no quede Babel. | 43 El rey de Babel ha recibido la
nada. | 27 M atad todos sus toros | que noticia, | se le han caído los brazos, | es
vayan al matadero. | ¡A y de ellos! Les presa de la angustia | y de dolores, como
llegó su día, | el día de su castigo. mujer en parto.
28 Rumor de tumulto de los fugitivos, de 44 Vedlos, se lanzan como leones ! que
los que escapan I de la tierra de Babel. | suben de los boscajes del Jordán i a los
Anunciad en Sión la venganza de Yavé, pastos siempre verdes. | En un momento
nuestro Dios, 1 la venganza de su templo. | los hago partir | y establezco allí a quien
29 Convocad contra Babel a los arqueros, | me place. | ¿Pues quién como yo? | ¿Quién
a cuantos tienden el arco; | cercadla, que me pedirá cuentas? | ¿Quién es el pastor
no escape nadie. I Dadle su merecido. | que podrá oponérseme? | 45 Oíd, pues,
Haced con ella como ella hizo, | pues se los designios de Y avé contra Babel, | sus
irguió contra Y avé, | contra el Santo de planes contra la Caldea. ) Irán conduci­
Israel. | 30 Por eso caerá en sus plazas su dos por lo más ruin del rebaño, | y a su
juventud | y todos sus hombres de guerra vista los pastizales se asombrarán. | 46 A l
perecerán aquel día. rumor de la conquista de Babel tembla­
31 Heme aquí contra ti, insolente, | pa­rá la tierra, | sus ecos repercutirán en las
labra del Señor, D ios Sebaot. | H a llegado naciones.
tu día, I el día de tu castigo. | 32 Vacila
la insolente, caerá | y nadie podrá levantar­ C « l Así dice Y avé: | Y o voy a susci-
la. | Y o pegaré fuego a sus ciudades, | que «* * tar contra Babel | y contra los ha­
las consumirá con todos sus alrededores. bitantes de la Caldea | el espíritu des­
33 Asi dice Y a vé Sebaot: | Los hijos de tructor; * I 2 y mandaré contra Babel biel-
Israel viven en la opresión, | y con ellos dadores que la bielden, | que harán eva­
los hijos de Judá. I Cuantos los hicieron cuar su tierra | y la asediarán de todas
esclavos los retienen | y rehúsan soltar­ partes ! el día de su miseria. | 3 N o deje,
los; | 34 pero su libertador es fuerte, | su pues, el arquero su arco | ni se desciña la
nombre es Y a vé Sebaot; | El sabrá defen­ malla. | N o perdonéis a su juventud, | ex­
der su causa para dar reposo a la tierra | terminad todo su ejército. | 4 Que caigan
y confusión a los habitantes de Babel. muertos sobre la tierra de Caldea, | tras­
35 ¡Espada contra los caldeos!, palabrapasados en su plazas. | 5 Que la tierra de
de Yavé, | y contra los moradores de Ba­ los caldeos está llena de crímenes | ante et
bel, | contra sus grandes y contra sus sa­ Santo de Israel, | pues no son ya Israel ni
bios. | 36 Espada contra sus mentirosos
Judá viudas | de su D ios, Y a vé Sebaot.
adivinos, | que serán tenidos por necios. |
Espada contra sus hombres de guerra, | * Huid de Babel, | salve cada uno su
que se llenarán de pavor. | 37 Espada vida, | no perezcáis por su iniquidad. | Es
contra sus caballos y contra sus carros, | el tiempo de la venganza de Y avé; va a
y contra todas sus tropas auxiliares, I darle su merecido. | 7 Era Babel como
que están en medio de ella, | que se copa de oro en manos de Yavé; | sirvió
harán como mujeres. | Espada contra sus para embriagar a toda la tierra. | Los pue­
tesoros, que serán saqueados. | 38 Espada blos bebieron de su vino | y enloquecie-
21 Otro oráculo (21-46) en que Dios ordena a la espada venir contra Babilonia. Es ia espada
de Yavé, manejada por gentes venidas del norte, y que dará libertad a su pueblo, ejerciendo su jus­
ticia contra el verdugo.
E4 1 Otro tercer vaticinio contra Babel, en que abundan los mismos pensamientos de la justi-
^ I cia de Yavé. E l destructor de las naciones será a su vez destruido. L a Media es el instrumen­
to de Dios, como en Isaías 13 y 21.

N ácor-Colvnga 28
ron. * | 8 De repente Babel ha caldo y se ha niños; contigo aplasté al pastor y a su re­
rolo; | gemid por ella. | Id en busca de baño ; | 23 contigo aplasté al labrador y a
bálsamo para su herida | a ver si sana. | su yunta; | contigo aplasté a gobernantes
9 Hemos querido curar a Babel, pero no y jueces.
se ha curado; | dejé­ 24 Pero yo devolveré a Babel | y a todos
mosla, vámonos cada los habitantes de la aldea | todo el mal
uno a nuestra tierra, | que a vuestros ojos ] hicieron ellos a Sión,
porque sube su mal­ palabra de Yavé.
dad hasta los cielos | 25 Heme aquí contra ti, monte de des­
y se eleva hasta las trucción, | que destruyes la tierra. | Y o
nubes. extenderé mi mano sobre ti | y te haré ro­
10 Yavé ha hecho dar desde lo alto de las rocas, | y haré de
justicia a nuestra cau­ ti mi incendio. | 2<>N o se sacará más de
sa; | venid, anuncie­ ti una piedra angular | ni una piedra de ci­
mos en Sión | la obra miento. | Serás perpetua ruina, | palabra
de Yavé, n u e s t r o de Yavé.
Dios. | 11 Afilad las 27 Alzad bandera en la tierra, | tocad
saetas, llenad las al­ las trompetas en los pueblos, | santificad
jabas. | Yavé ha exci­ para la guerra contra ella a las gentes, |
tado el espíritu del convocad contra ella los reinos de Ara­
rey de los medos. | rat, | de Menni y de Ascenez. | Instituid
Tiene contra Babel contra ella sátrapas, | lanzad contra ella
u n proyecto: d e s - los caballos | como espesa nube de lan­
truirla. | Es la ven­ gostas. | 28 Santificad para la guerra con­
ganza de Yavé, | la tra ella a las naciones, | a los reyes de M e­
venganza de su templo. dia, a sus jefes, a todos sus gobernantes |
12 Alzad las banderas sobre los murosy a todo el pueblo de su jurisdicción.
de Babel, estrechad el cerco, poned centi­ 29 L a tierra toda tiembla y se estreme­
nelas | y disponed emboscadas; | porque ce, | porque va a cumplirse el designio de
hará Yavé como lo pensó, | todo cuanto Yavé contra Babel | para hacer de la tierra
ha dicho contra los habitantes de Babel. | de Babel un desierto inhabitable. | 30 Los
13 Tú que te sientas entre grandes cana­ guerreros de Babel | no luchan ya en
les, | rica de tesoros, | ha venido tu fin, la campo abierto; | se han encerrado en las
medida a que cortar el hilo de tu vida. | fortalezas. | Han perdido su valor, | se han
14 Por sí mismo lo juró Y avé Sebaot: | Te vuelto mujeres. | 31 Se ve correr a los co­
inundaré de hombres, más en número que rreos uno tras otro, | uno tras otro a los
ias langostas, | que lanzarán contra ti sus mensajeros, | para anunciar al rey de Ba­
gritos de triunfo. bel | que su ciudad está tomada del uno al
El con su poder ha hecho la tierra, | otro extremo. | Sus casas están ardiendo, |
con su sabiduría cimentó el orbe | y con sus puertas han sido rotas. | 32 Los vados,
su inteligencia tendió los cielos. | 16 A su ocupados; | las defensas, ardiendo, | y los
voz se congregan las aguas en el cielo. | hombres de guerra, abatidos.
El hace subir las nubes desde los confines 33 Porque así dice Yavé Sebaot, Dios de
de la tierra; | hace brillar el rayo entre la Israel: | La hija de Babel es como una era |
lluvia | y saca los vientos de sus escondri­ cuando se trilla; | bien pronto le llega­
jos. rá el tiempo de la recolección. | 34 El rey
17 Embrutecióse el hombre sin conoci­de Babel me devoró, me consumió, | me de­
miento; | los orífices se cubrieron de ig­ jó como vaso vacío. | M e tragó como dra­
nominia haciendo sus ídolos, | pues no gón | y llenó su vientre de mis bocados más
funden sino vanidades, | que no tienen vi­ suculentos. | 35 Sean sobre Babel mis car­
da, | 18 nada, obra ridicula. | El día de la nes destrozadas, | dirá Sión. | Caiga mi
cuenta perecerán. sangre sobre los habitantes de la Caldea,
19 N o es ésta la herencia de Jacob, | quedirá Jerusalén. | 36 Por eso así dice Y'avé:
El es el Hacedor de todo, | e Israel es su Y o tomaré por mi cuenta tu causa; I yo te
propia tribu; | su nombre es Yavé Se­ vengaré, | yo secaré su mar | y cegaré sus
baot. | 20 Tú me fuiste martillo | y maza de manantiales; | 37 y se convertirá Babel en
guerra. | Contigo aplasté pueblos; contigo un montón de ruinas, | en cubil de chaca­
quebranté reinos; | 21 contigo derribé ca­ les, | objeto de horror y de sarcasmo, | sin
ballo y jinete; | contigo aplasté al carro y habitantes.
al conductor; | 22 contigo aplasté a hom­ 38 Todos a una rugen como leones, |
bres y mujeres; contigo aplasté a viejos y gruñen como cachorros de leona. * | 39 En

7 Babel, como instrumento de la ira de Dios, desoló y oprimió a muchos pueblos, dándoles a
beber el cáliz de la ira del Señor; pero también para ella ha llegado la hora, y a su vez ha de beberlo.
38 U n cuarto oráculo predice la destrucción de los ídolos y de las murallas de Babilonia.
su fiebre yo les prepararé la bebida, | los Babel el devastador. | Son apresados sus
embriagaré para que desfallezcan | y duer­ guerreros, rotos sus arcos, | porque es Y a ­
man el sueño eterno, de que no desperta­ vé Dios de retribuciones, | y les dará su
rán, I palabra de Yavé. | 40 Y o les llevaré merecido.
al matadero como corderos, | como car­ 57 Y emborracharé a sus grandes, a sus
neros y chivos. | 41 ¿ C ó m o ha sido cogida sabios, | a sus jefes, a sus magistrados, a
Babel? | ¿Cómo ha sido conquistada la sus guerreros, | y dormirán un sueño eter­
gloria de toda la tierra? | ¿Cómo ha veni­ no, del que no despertarán, | palabra del
do a ser Babel | objeto de horror entre los Rey, cuyo nombre es Y avé Sebaot. |58 Así
pueblos? dice Y avé Sebaot: | L a ancha muralla de
42 Ha subido el mar contra Babel, I laBabel será enteramente arrasada, | sus al­
ha sumergido bajo el cúmulo de sus olas. | tas puertas quemadas; | trabajaron en va­
43 Sus ciudades han sido devastadas; | no tantas gentes, | y las naciones para el
tierra árida y desierta, | que nadie habita­ fuego se han cansado.
rá, | por la que nadie transitará. I 44 Y o me 59 Misión que encomendó Jeremías,
ensañaré contra Bel en Babilonia, | yo le profeta, a Saraya, hijo de Nenas, hijo de
haré vomitar por la boca cuanto engulló; | Masías, al ir éste a Babilonia con el rey
ya no concurrirán más a él las gentes; | Sedecías, el cuarto año de su reinado. Sa­
caerán también las murallas de Babel. j raya era entonces gran intendente. * 60 Es­
45 Sal de ella, pueblo mío. | Salve cada cribió Jeremías en un volumen todo el
cual su vida | ante el furor de la cólera mal que había de venir contra Babel,
de Yavé. cuanto había escrito contra Babilonia.
46 N o os turbéis ni temáis | por los ru­ 61 Y dijo Jeremías a Saraya: Cuando lle­
mores que se esparcen por la tierra. | Un gues a Babel lee en voz alta todo esto;
año correrá un rumor I y el otro otro; |do­ 62 y dirás: Yavé, tú has hablado de des­
minará en la tierra la opresión, | un tirano truir este lugar, sin que haya ni hombre
contra otro tirano. I 47 Por eso vienen ni ganado que lo habite, hecho perpetua
días | en que yo me ensañaré contra los soledad. 1,3 Cuando hayas acabado de
ídolos de Babel, | y toda la tierra se cu­ leerlo le atarás una piedra y lo arrojarás
brirá de vergüenza, | y todos sus muer­ en medio del Eufrates, 64diciendo: Así
tos quedarán sobre ella, | 48 Y cielos y se hundirá Babel, sin alzarse ya más del
tierra y cuanto hay en ellos | aplaudirán estrado y la destrucción que yo traeré so­
lo sucedido a Babel. | Del norte vendrán bre ella. Hasta aquí las palabras de Jere­
sus devastadores, | palabra de Yavé. | mías.
49 Por los muertos de Israel caerá Ba­
bel, | como por Babel cayeron los muer­
A P E N D I C E H I S T O R I C O
tos de toda la tierra. | 50 Los que hayáis
podido escapar a la espada, partid, | no (52)
os detengáis. | En la tierra lejana acor­ C u m p lim ie n to d e la p ro fe c ía d e
daos de Yavé | y que vuelva Jerusalén
J e re m ía s co n tra Jeru salén
a vuestra memoria.
51 Estamos llenos de vergüenza, hemost O 1 A la edad de veintiún años co-
sido ultrajados, I nuestro rostro se cubre w ** menzó a reinar Sedecías, y reinó
de confusión. | Entraron extranjeros [ en once años en Jerusalén. Su madre fue
el santuario del templo de Yavé. I 52 Por Jamital, hija de Jeremías, de Libna. *
eso vienen días, | palabra de Yavé, | en 2 Hizo mal a los ojos de Yavé, como lo
que yo destruiré sus ídolos | y por toda había hecho Joaquim, 3 encendiendo la
su tierra se oirá el gemir de los heridos. | cólera de Yavé contra Jerusalén y con­
53 Aunque se alzase Babel hasta el cie­ tra Judá, hasta hacer que los arrojase de
lo | e hiciera inaccesibles por lo altas sus su presencia. Sedecías se rebeló contra
murallas, | vendrán contra ella devasta­ el rey de Babel. 4 Y sucedió que el año
dores traídos por mí, I palabra de Yavé. nono de su reinado, el décimo mes, el
54 Oyense los alaridos de Babel, | ruinadiez del mes, vino Nabucodonosor, rey
grande en la tierra de los caldeos. | 55 Por­ de Babel, con todo su ejército contra Je­
que devasta Y avé a Babel | y pone fin a rusalén-. la cercó, levantó fortificaciones
su gran jactancia; | y mugen sus olas contra ella en derredor; 5 y estuvo sitiada
como aguas desbordadas, | retumban con la ciudad hasta el año undécimo del rey
estruendo, | 56 porque ha venido contra Sedecías. 6 El mes cuarto, a nueve del

59 Poco después de las embajadas de los reyes a Jerusalén y del oráculo del yugo, Sedecías de­
bió ¡r a Babilonia a sincerarse ante Nabucodonosor. Sería entonces cuando Jeremías envió estos
vaticinios a los de la primera deportación.
1 Para mostrar el exacto cumplimiento de los vaticinios de Jeremías se añadió al fin de ellos
este capítulo, tomado de 2 Re 24.18-25,30.
mes, se apoderó el hambre de la ciudad lumnas, el mar de bronce y los doce toros
y no había en ella ya nada que comer. de bronce y las basas que había hecho el
7 Abrieron brecha en los muros y todos rey Salomón para el templo, de un peso
los hombres de guerra huyeron, saliendo incalculable. 21 Las columnas eran de die­
de la ciudad de noche, por el camino de ciocho codos de altura cada una, doce
la puerta entre ambos muros, que está de circunferencia, y tenían cuatro dedos
junto a los jardines reales, mientras los de grueso, pues eran huecas por dentro.
caldeos rodeaban la ciudad. Tomaron el 22 Tenía cada columna su capitel de bron­
camino que conduce al Arabá. 8 El ejér­ ce, de cinco codos de alto; todo en torno
cito caldeo persiguió al rey, dándole al­ de los capiteles había un entretejido con
cance en los llanos de Jericó, y todas sus granadas, todo de bronce. L o mismo la
tropas le abandonaron y se dispersaron. otra columna. 23 Eran noventa y seis las
9 Cogieron al rey y le llevaron ante el rey granadas pendientes, ciento entre todas,
de Babel, en Ribla, en la tierra de Jamat, sobre el entretejido en derredor. 24 Y se
donde le juzgó. 10 El rey de Babel hizo llevó el jefe de la guardia a Saraya, sumo
degollar a los hijos de Sedecías a la vista sacerdote, y a Sofonías, el segundo, y a
de éste, e igualmente a los grandes de los tres prefectos del vestíbulo. 25 D e la
Judá, en Ribla. 11 A Sedecías le h ;?o sa­ ciudad llevó a un eunuco intendente de
car los ojos y le cargó de cadenas de bron­ las gentes de guerra; a siete de los con­
ce para conducirle a Babel, donde le tuvo sejeros íntimos del rey, que estaban en
encarcelado hasta el día de su muerte. la ciudad; al secretario del jefe del ejér­
12 El quinto mes, el día diez del mes, el cito, encargado de la recluta, y sesenta
año decimonono de Nabucodonosor, rey más del pueblo, que se hallaban en la ciu­
de Babel, vino Nebu-Zardan, jefe de la dad. 26 Y los llevó Nebu-Zardan, jefe de
guardia real, ministro del rey de Babel, la guardia, ante el rey de Babel, en R i­
a Jerusalén 13 y puso fuego al templo y bla ; 27 y el rey de Babel los hizo matar en
al palacio del rey y a todas las casas de Ribla, en tierra de Jamat, y Judá fue de­
Jerusalén, quemando principalmente to­ portado de su tierra. 28 Estos son los que
das las casas grandes; 14y el ejército de deportó Nabucodonosor: el año séptimo
los caldeos que estaba con el jefe de la de su reinado, tres mil veintitrés judíos;
guardia arrasó toda la muralla que ro­ 29 el año dieciocho, ochocientas treinta y
deaba a Jerusalén. 15 El resto del pueblo dos almas; 3<>el afio veintitrés de Nabuco­
que había quedado en la ciudad, los pró­ donosor deportó Nebu-Zardan, jefe de
fugos que se habían pasado al rey de Ba­ la guardia, setecientas cuarenta y cinco
bel y el resto de los artesanos los llevó almas; entre todos, pues, cuatro mil seis­
Nebu-Zardan, jefe de la guardia, 16 de­ cientas almas. 31 Y sucedió que el año
jando sólo los pobres de la tierra, viñado­ treinta y siete de la deportación de Joa­
res, y labradores. 17 Rompieron también quín, rey de Judá, en el duodécimo mes,
las columnas de bronce que había en el el día veinticinco de él, Evilmerodac, rey
templo de Yavé, las basas y el mar de de Babel, el año del comienzo de su rei­
bronce del templo y se llevaron todo el nado, hizo gracia a Joaquín, rey de Judá,
bronce a Babel. 18 Cogieron los caldeos y le sacó de la prisión. 32 Le habló bené­
las palas, los cuchillos, las copas, las cu­ volamente, y puso su silla sobre las de los
charas y todos los utensilios del culto. otros reyes que estaban con él en Babel.
19 Igualmente tomó el jefe de la guardia 33 D ejó sus vestidos de preso y comió ya
los pilones, los braseros, las copas, las siempre a la mesa del rey por todos los
calderas, los candelabros, las cucharas y días de su vida. 34 Todo cuanto necesi­
los platos; todo cuanto era de oro, por taba para su mantenimiento se lo dio día
oro; lo de plata, por plata ; 20 las dos co­ por ¿ a hasta el de su muerte.
LAMENTACIONES DE J E R E M I A S

No es el texto hebreo, sino la versión griega, la que atribuye estos cantos a Jere­
mías, y en ese testimonio se debe fundar principalmente la tradición que señala a Jere­
mías como autor de ellos. Son las Lamentaciones cuatro cantos alfabéticos, seguidos
de una oración, cuyo tema es la soledad y ruina de Jerusalén, destruida por los caldeos.
Tales composiciones eran usuales en Oriente, y sabemos que Jeremías dedicó unas lamen­
taciones a la muerte de Josías. Su ministerio profético en los últimos años de Judá, el
amor intenso que hacia su pueblo sentía y lo mucho que trabajó por apartar de él las
amenazas divinas, hacen de Jeremías el más apto cantor de las penas de Judá y le seña­
lan como autor de estos tiernos cantos. Muchos críticos, sin embargo, no se dejan con­
vencer por estas razones, y alegan otras, no decisivas, en contra de tal atribución.
Todo esto ni pone en duda la inspiración divina ni aminora el mérito literario de estas
endechas, que tan solemnemente resuenan en las iglesias cristianas en los días de la
Semana Santa para llorar la ruina espiritual de Israel,

STTMARTO L A M E N T A C I O N P R IM E R A : Jerusalén desolada ( i ) . —


ü u ju a m u L A M E N T A C I O N S E G U N D A : Jerusalén destruida (2 ).
L A M E N T A C I O N T E R C E R A : Jerusalén asolada (3 ) . — L A M E N T A C I O N
C U A R T A : Jerusalén asediada (4 ) . — L A M E N T A C I O N Q U I N T A : Oración de
Jeremías ( 5) .

L A M E N T A C IO N PRIMERA 7 Zain.— En los días de su aflicción y


de su vivir errante, | acordóse Jerusalén
Jeru salén desolada de todos los bienes que de antiguo tuvo. |
Cuando cayó su pueblo en manos del ene­
1 Alef.— ¡Cómo se sienta en soledad migo, sin que nadie le ayudase: | mirá­
I la ciudad populosa, | es como viuda ronla sus enemigos y se burlaron de su
la grande entre las naciones, | la señoracaída.
de provincias ha sido hecha tributaria! * 8 Jet.— Muchos son los pecados de Je­
2 Bet.— Llora amargamente en la noche rusalén; por eso fue objeto de aversión; |
y corre el llanto por sus mejillas, | no tie­ cuantos antes la honraron la desprecian
ne entre todos sus amadores quien la con­ viendo su desnudez; | y ella misma sus­
suele; | le fallaron todos sus amigos y se pira y vuelve su rostro.
le volvieron enemigos. 9 Tet.— Su inmundicia manchaba sus
3 Guímel.— Emigró Judá a causa de la vestiduras y no se cuidaba de su fin; |
aflicción y de la gran servidumbre; | mo­ y cayó de modo sorprendente, sin que
ra entre las gentes sin hallar reposo; | to­ nadie la consolara. | Mira, ¡oh Yavé!, mi
dos sus perseguidores la dieron alcance aflicción, mira la arrogancia del enemigo.
y la estrecharon. 10 Y o d .— Echó mano el enemigo de to­
4 Dálet.— Los caminos de Sión están en dos sus tesoros, | vio penetrar en su san­
luto por no haber quien venga a las so­ tuario a las gentes | de las cuales man­
lemnidades; | todas sus puertas por los daste que no entrasen en tu congregación.
suelos, sus sacerdotes gimiendo; ¡ sus vír­ 11 Caf.— Todo su pueblo va suspiran­
genes escuálidas, y ella llena de amargura. do en busca de pan, | han dado cuanto te­
5 He.— Prevalecieron sus enemigos y nían de precioso para mantener la vida. |
prosperaron los que la aborrecían, | pues Mira, ¡oh Yavé!, y ve cuán abatida estoy.
la afligió Yavé por la muchedumbre de 12 Lámed.— ¡Otí vosotros cuantos por
sus rebeldías; ¡ sus niños fueron a la cau­ aquí pasáis: | Mirad y ved si hay dolor
tividad delante del enemigo. comparable a mi dolor, al dolor con que
6 Vau.— Perdió la hija de Sión toda su yo estoy atormentada! | Afligióme Yavé
gloria; | sus príncipes fueron como cier­ en el día de su ardiente cólera.
vos que no hallan pastos | y huyeron sin 13 Mem.— Mandó desde lo alto contra
fuerzas ante el perseguidor. mí un fuego que consume mis huesos; |
1 Se divide el capítulo en dos partes: en la primera ( i- ll ) , el autor llora la suma miseria y ca-
1 lamidad de la ciudad de Jerusalén; en la segunda (12-22), es la ciudad misma la que habla,
contando sus males y rogando a Dios el remedio.
tendió a mis pies una red, y me hizo caer e c h ó l a s por tie rT a , y h u m illó el r e in o y a
hacia atrás, | y me arrojó en la desolación, s u s p r ín c ip e s .
consumida sin cesar por la tristeza. 3 Guímel.— Abatió en el furor de su ira
1 4 Nun.— A tó con sus manos el yugo toda la potencia de Israel, ¡ retiró de él
de mis iniquidades; | entretejidas, me fue­ su diestra frente al enemigo | y encendió
ron puestas sobre la cerviz y ha quebran­ en Jacob ardorosas llamas, que de todos
tado mis fuerzas. | M e entregó Y avé en lados le devoran.
manos a que no puedo resistirme. 4 Dálet.— Tendió contra él su arco cual
15 Sámec.— Echó a tierra Y a vé a todos enemigo; | afirmó hostilmente su diestra,
mis guerreros en medio de mi, | reunió destruyó cuanto era agradable a la vista |
contra mi un ejército para exterminar a y derramó como fuego su ira sobre la
mis mancebos; | como en lagar ha pisado tienda de la hija de Sión.
el Señor a la virgen hija de Judá. 5 He.— H a obrado el Señor como ene­
16 Ayin.— Por eso lloro y manan lágri­ migo; ha devorado a Israel, | destruyó
mas mis ojos; | y se alejó de mi todo con­ todos sus palacios, derribó sus fortalezas |
suelo que aliviase mi alm a; | mis hijos es­ y llenó a la hija de Judá de llantos y ge­
tán desolados al triunfar el enemigo. midos.
17 Pe.— Tiende Sión sus manos, pero na­ 6 Vau.— Derribó su tienda como caba­
die la consuela. | D io Yavé contra Jacob ña de viña, destruyó su santuario; | Yavé
órdenes a los enemigos que le rodeaban, | hizo cesar en Sión las festividades y los
y Jerusalén fue para ellos objeto de abo­ sábados | y en su violenta cólera rechazó
minación. al rey y al sacerdote.
18 Sade.— Justo es Yavé, pues yo fui 7 Zain.— Desdeñó el Señor su altar, me­
rebelde a sus mandatos. | Oíd, pueblos nospreció su santuario | y entregó a ma­
todos, y ved mi dolor; | mis doncellas y nos del enemigo los muros de los palacios
mis mancebos han ido al cautiverio. de Sión. | Resonaron los gritos en la casa
19 Qof.— Llamé a voces a mis amigos, de Yavé como en día de fiesta.
pero me engañaron; | mis sacerdotes y 8 Jet.— Resolvió Yavé destruir los mu­
mis ancianos perecieron en la ciudad | ros de la hija de Sión; | echó las cuerdas
buscando comida con que sostener sus y no retiró su mano hasta destruirla, | su­
vidas. mergiendo en el luto antemurales y mu­
20 Res.— Mira, ¡oh Y avél, mi angus­ ros, que gimen todos juntamente.
tia. | Mis entrañas rugen, mi corazón se 9 Tet.— Sus puertas fueron echadas a
revuelve dentro de mí por haber sido re­ tierra; destruyó, quebrantó sus cerrojos; |
belde. | Fuera hizo estragos la espada; su rey y sus príncipes están entre las gen­
dentro, la mortandad. tes, no hay administración de justicia; | y
21 Sin.— Oyen mis gemidos, y nadie me tampoco sus profetas reciben de Yavé vi­
consuela; | todos mis enemigos han sa­ sión.
bido mi desgracia, y todos se alegran de 10 Y o d .— Los ancianos de la hija de Sión
lo que has hecho. | H az venir el anuncia­ se sientan en tierra mudos, | cubierta de
do día y que sean como yo. * polvo la cabeza, vestidos de saco, | y las
22 Tau.—jQue se ponga a tus ojos toda vírgenes de Jerusalén inclinan a tierra sus
su maldad | y trátalos como me has tra­ cabezas.
tado a mí por mis rebeldías, | porque son m Caf.— Mis ojos están consumidos por
muchos mis suspiros y está muy dolorido las lágrimas, mis entrañas hierven, | de-
mi corazón. derramaré en tierra mi hígado ante el de­
sastre de la hija de mi pueblo, | al ver
L A M E N T A C I O N S E G U N D A desfallecer a los niños, aun los de pecho,
en las calles de la ciudad.
12 Lámed.— Decían a sus madres: ¿Dón­
Jeru salén d estru id a
de está el pan? | A l caer como heridos en
1 Alef.— ¡Cómo obscureció el Señor las plazas de la ciudad, | dando el alma en
2 en su ira a la hija de Sión! | Precipitó el regazo de sus madres.
del cielo a la tierra la magnificencia de 13 Mem.— ¿A quién te compararé, hija
Israel | y no se acordó del escabel de sus de Jerusalén? | ¿Quién hallar semejante a
pies el día de su ira. * ti para poder consolarte, virgen hija de
2 Bet.— Destruyó el Señor sin piedad to­Sión? | Tu quebranto es grande como el
das las moradas de Jacob; | derribó en su mar. ¿Quién podrá curarte?*
furor las fortalezas de la hija de Judá, | t4 Nun.— Tus profetas te anunciaron
21 Esto9 enemigos son también los enemigos de Yavé, pues lo son de su pueblo, y es a Yavé
a quien Sión pide esta obra de justicia.
1 Describe la gran ruina de Sión como castigo del Señor (1-12).
2 13 El profeta se dirige a Jerusalén, describiendo la triste situación en que se halla, incitándole-a
clamar a Dios.
visiones vanas y mentirosas; | no pusie­ 4 Bet.— Ha hecho envejecer mi carne y
ron al desnudo tus iniquidades, para evi­ mi piel, ha quebrantado mis huesos. |
tar así tu cautiverio, | sino que te anuncia­ 5 Bet.— Ha levantado contra mí un mu­
ron grandezas vanas y falaces. ro, me ha cercado de veneno y de do­
15 Sámec.— Cuantos pasan baten pal­ lor. [ 6 Bet.— Me hace habitar en tinie­
mas por ti, | silban y menean la cabeza blas, como los ya de mucho tiempo muer­
contra la hija de Jerusalén: | ¿Es ésta la tos.
ciudad que decían del todo hermosa, la 7 Guímel.— M e cercó por todos lados
delicia de toda la tierra? sin dejarme salida; me puso pesadas ca­
16 Ayin.— Todos tus enemigos abren la denas. | 8 Guímel.— Y aunque clamo y vo­
boca contra ti, | silban y dentellean con­ ceo, no se hace accesible a mi oración. |
tra ti y dicen; La hemos devorado, | es 9 Guímel.— Cerró mis caminos con silla­
el dia que esperábamos; ya llegó, ya lo res de piedra, torció todos mis senderos.
vimos. 10 Dálet.— Fue para mí como oso en
17 Pe.— Ha realizado Y avé en ti lo que acecho, como león en escondrijo. | 11 D á­
había decretado; | ha cumplido la palabra le t— M e hizo caer en emboscadas, me
que de antiguo dio, ha destruido sin pie­ despedazó, me asoló. | 12 Dálet.— Tendió
dad; | te ha hecho el gozo de tus enemi­ su arco y me puso por blanco de sus
gos, ha robustecido a los que te aborre­
cían. 13 He.— Clavó en mis lomos las flechas
is Sade.— ¡Clama al Señor, virgen | h i­ de su aljaba. | -M He.— Soy el escarnio de
ja de Sión; | derrama día y noche lágrimas los pueblos todos, su cantilena de todo
a torrentes, | no te des reposo, no descan­ el día. | 15 He.— M e hartó de amarguras,
sen las niñas de tus ojos! me embriagó de ajenjo.
19 Qof. — Levántate y gime al comien­ 16 Vau.— Rompióme los dientes con una
zo de las vigilias de la noche; | derrama piedra, cubrióme de ceniza. 117 Vau.— Fue
como agua tu corazón en la presencia del privada mi alma de felicidad, ya d o gozo
Señor; I alza a El tus manos por la vida de bien alguno. | i 8 Vau.— Así que me
de tus pequeñuelos. digo: Se acabaron mis fuerzas, ya para
20 Res.— Mira, ¡oh Yavé!, y considera mí no hay esperanza en Yavé.
a quién has tratado así. I ¿Está bien que 19 Zain.— Acuérdate de mi miseria y de
las madres hayan de comer el fruto de mi aflicción, ajenjo y veneno. * |20 Zain.—
sus entrañas, los niños que amamantan? | Cuando me acuerdo, se abate mi alma
¿Que de sacerdotes y profetas se haga dentro de mí. | 21 Zain.— Quiero traer a
cruel matanza en el santuario del Señor? * la memoria lo que puede darme esperanza.
21 Sin.— Niños y viejos yacen por tierra 22 Jet.— No se ha agotado la misericor­
en las calles. | Mis doncellas y mis man­ dia de Yavé, no ha llegado al límite su
cebos cayeron al filo de la espada. | Has compasión. | 23 Jet.— Se renuevan cada
matado en el día de tu ira, has degollado día. ¡Oh! Es muy grande tu fidelidad. |
sin piedad. 24 Jet.— Y avé es mi parte, dice mi alma;
22 Tau.— Llamaste como a solemnidad por eso quiero esperar en El.
de todas partes el terror contra mi; I no 25 Tet.— Bueno es Yavé para los que en
hubo en el día de la cólera de Yavé quien El esperan, para el alma que le busca. |
escapase ni quedase con vida. | Aquellos 26 Tet.— Y es bien esperar, callando, el
que yo crié y mantuve, los acabó el ene­ socorro de Yavé. | 27 Tet.— Bueno es al
migo. hombre soportar ei yugo desde la moce­
dad.
LA M E N T A C IO N TERCERA 28 Y o d .— Sentarse en soledad y en si­
lencio, porque es Yavé quien lo dispo­
Jeru salén asolad a ne. | 29 Y o d .— Poner su boca en el polvo
1 Alef.— Y o soy hombre que ha vis­ y no perder toda esperanza. | 30 Y o d .—
3 to la miseria bajo el látigo de su fu­ D ar la mejilla al que la hiere, hartarse de
ror. * I 2 Alef.— Llevóme y me metió en oprobios.
tinieblas, sin luz alguna. |3 Alef.— Todo el 51 Caf.— Porque el Señor no desecha pa­
día vuelve y revuelve su mano contra mí. ra siempre. * | 32 Caf.— Sino que después
20 N o puede decirse más del hambre padecida en la ciudad asediada que esto de comerse las
madres la carne d élos hijos que amamantaron (4,10; L ev 26,29; Ez 5,10; D t 28,53; Bar 2,3; 2 Re 6,
28 ss.).
O 1 Cambia la forma acróstica, pues cada letra se repite tres veces. Los w .1-1 8 están en boca c^ei
^ autor, que cuenta las duras pruebas sufridas en el servicio de Dios.
19 Parece que es ahora el pueblo quien habla, esforzándose por buscar esperanza en Yavé, seguro
de que la misericordia del Señor es inagotable.
31 Prosigue el mismo tsma ha3ta el v.37, considerando la universal providencia de Dios, de
quien vienen así los bienes como los males.
de alligir, se compadece según su gran mi­ rencores, todas sus maquinaciones contra
sericordia. | 33 C af.— Porque no aflige por mí.
gusto, ni de grado acongoja a los hijos de si Sin.— Tú, ¡oh Yavé!, ves todos sus
los hombres. ultrajes, todas sus tramas contra mi. |
34 Lámed.— Aplastar con los pies a los Sin.— Las palabras de mis enemigos y
62
cautivos de la tierra. | 35 L á m e d .— los proyectos que para mi mal trazan to­
Violar la justicia y la humanidad a los do el día. | 63 Sin.— Tú ves cuándo se sien­
ojos del Altísimo. | 36 Lámed. — Hacer tan, cuándo se levantan y cómo soy su
tuerto a uno en su causa, ¿no ha de verlo contienda.
el Señor? 6* Tau.— Tú les darás, ¡oh Yavé!, su
37 Mem.— ¿Quién podrá decir que unamerecido, según las obras de sus manos. |
cosa sucede sin que la disponga el Se­ 65 Tau.— Tú los darás, al endurecimiento
ñor? | 38 Mem.— ¿No es de la voluntad de sus corazones, tu maldición contra
del Altísimo de donde proceden los ma­ ellos. | 66 Tau.— Tú los perseguirás en tu
les y los bienes? | 39 Mem.— ¿Por qué, pues, ira y los exterminarás de debajo de los
ha de lamentarse el viviente? Laméntese cielos, ¡oh Yavé!
más bien cada uno de sus pecados.
40 Nun.— Escudriñemos nuestros cami­L A M E N T A C I O N C U A R T A
nos, examinémoslos y convirtámonos al
Altísimo. * | 41 Nun.— Alcemos nuestro J eru salén asediada
corazón y nuestras manos a Dios, que
1 Alef.— ¡Cómo se ennegreció el oro,
está en los cielos. | 42 Nun.— Hemos peca­
do, hemos sido rebeldes y no nos perdo­
4cómo el oro fino perdió su brillo! |
naste. Están las piedras del santuario esparcidas
43 Sámec.— Desencadenaste tu ira y nospor los rincones de todas las calles. *
perseguiste, mataste sin piedad. | 44 Sá­ 2 Bet.— Los hijos de Sión, preciados y
mec.— Te has cubierto de una nube para estimados como oro puro, ¡cómo son te­
que no llegue a ti la plegaria. | 45 Sá­ nidos por vasijas de barro, obra de las
mec.— Y nos hiciste oprobio y escarnio en manos del alfarero!
medio de los pueblos. 3 Guímel.— Aún las mismas hembras
46 Ayin.— Abren contra nosotros su bo­del chacal dan la teta y amamantan a sus
ca todos cuantos nos odian. | 47 Ayin.— crías. | Pero la hija de mi pueblo se ha
Nuestra parte es el terror y la fosa, el sa­ hecho tan cruel como los avestruces del
queo y la ruina. | 48 Ayin.— Corren de mis desierto.
ojos ríos de agua por la ruina de la hija de 4 Dálet.— La lengua de los niños de teta
mi pueblo. se pega de sed al paladar; | los pequeñue-
49 Pe.— Mis ojos derramarán lágrimas los piden pan, y no hay quien se lo parta.
sin descanso, sin cesar. * | 50 Pe.— Hasta 5 He.— Los que se nutrían de manjares
que Yavé mire y vea desde lo alto de los delicados perecen por las calles; | los que
cielos. | 5>Pe.— M is ojos contristan mi al­ se criaron vistiendo púrpura se abrazan
ma por todas las hijas de mi ciudad. a los estercoleros.
52 Sade.— M e dieron caza como a un 6 Vau.— El castigo de la hija de mi
ave los que sin causa me aborrecen. | pueblo es más grande que el de Sodom a; |
53 Sade.— Quisieran acabar del todo mi destruida en un instante, sin que nadie
vida en una fosa arrojando piedras so­ pusiera en ella la mano.
bre mí. | 54 Sade.— Suben las aguas por 7 Zain.— Eran sus príncipes más res­
encima de mi cabeza, y me dije: Muerto plandecientes que la nieve, más blancos
soy. que la leche, | más rubicundos que el co­
55 Qof.— Invoqué tu nombre, loh Y a ­ral, más bellos que el zafiro.
vé!, desde lo hondo de la fosa. | 56 Qof.— 8 Jet.— Y están más negros que la ne­
Y oíste mi voz: «No cierres tus oídos a grura, no hay quien los conozca por las
mis suspiros». | 57 Qof.— Cuando te in­ calles; | está su piel pegada a los huesos,
voqué, te acercaste y me dijiste: N o te­ seca como un palo.
mas. 9 Tet.— Los muertos a espada son más
58 Res.— Tú, Señor, defenderás la causadichosos que los que mueren de hambre, |
de mi alma, rescatarás mi vida. |59 Res.— que mueren poco a poco extenuados por
Tú ves, ¡oh Yavé!, cuánto me atormentan; falta de los frutos de la tierra.
hazme justicia. [ 60 Res.— Tú ves todos sus 10 Y o d .— Las mujeres, a pesar de su

40 Desde este versículo hasta el 48 emplea la forma plura. para hablar a Dios exponiendo el
triste estado de la ciudad.
49 Vuelve otra vez el profeta a hablar en prim en persona, lamentando la ruina de Jerusalén, y
acaba recurriendo a la misericordia de Dios, pidiendo al fin el justo castigo para sus enemigos.

^ 1 Viva pintura de la increíble miseria a que estuvo reducida Jerusalén.


ternura, cocieron a sus hijos; | fueron se­ L A M E N T A C I O N QU INTA
pulcro para ellos en el quebranto de la
hija de mi pueblo. O r a c ió n d e Jerem ías
11 Caf.— Apuró Yavé sus furores, de­
1 Acuérdate, ]oh Yavé!, de lo que
rramó su abrasada ira | y encendió con­
tra la hija de Sión un fuego que consume
sus cimientos.
5 nos ha sobrevenido, | mira y ve nues­
tro oprobio. * | 2 Nuestra heredad ha pa­
12 Lámed.— Nunca creyeron los reyes de sado a manos extrañas, 1 nuestras casas
la tierra, ni cuantos habitan el mundo, | a poder de desconocidos. | 3 Somos como
que entraría el enemigo, el adversario, por huérfanos, sin padre, [ y nuestras madres
las puertas de Jerusalén. * son como viudas.
13 Mem.— Por los pecados de sus pro­ 4 Bebemos nuestra agua a precio de di­
fetas, por las iniquidades de sus sacer­ nero, | tenemos que comprar nuestra leña. í
dotes, | que derramaron en medio de ella 5 Somos perseguidos, llevamos yugo sobre
sangre de justos. la cerviz, ¡ estamos agotados, no hay para
14 Nun.— Erraban como ciegos por las nosotros descanso. | 6 Tendimos la mano
calles; manchados de sangre, | no podían a Egipto | y a Asiria para saciarnos de
tocarse sus vestiduras. pan. * | 7 Pecaron nuestros padres, mas
15 Sámec.— «¡Apartaos! ¡Uninmundo!», murieron, | y llevamos sobre nosotros la
les gritaban; ¡ «¡Apartaos, apartaos, no pena de sus iniquidades,
toquéis!» | Cuando huyan y anden erran­ 8 Somos dominados por esclavos ¡ y
tes entre las naciones, no encontrarán no hay quien nos libre de sus manos. |
hospitalidad. 9 Con peligro de la vida, vamos en busca
16 Ayin.— Yavé mismo los dispersó y de nuestro pan | ame la espada del de­
no vuelve a ellos su mirada. | N o hubo sierto. | 10 Nuestra piel quema como un
respeto para el sacerdote, ni piedad para horno J por el ardor del hambre.
el anciano. 11 Violuron a las mujeres en Sión, a las
17 Pe.— Se c.insumíar nuestros ojos es­ vírgenes en las ciudades de Judá. * |12 C ol­
perando vanamente el socorro. | Iban es­ garon de las manos a los príncipes i y no
peranzadas nuestras miradas hacia un respetaron la persona de los ancianos. I
pueblo que no pudo librarnos. 13 Los mancebos son puestos a la muela !
18 Sade.— Espiaban nuestros pasos pa­ y los niños se tambalean bajo la carga de
ra impedirnos pasar por las calles; I nues­ leña. |14 Y a no van fos ancianos a la puer­
tro fin se acercaba, se cumplían nuestros ta, ¡ ya no cantan los jóvenes.
días y llagó nuestro fin. 15 Huyó de nuestros corazones la ale­
19 Qof.— Eran nuestros enemigos máx gría, | nuestras danzas se han tornado en
veloces que las águilas del cielo, I y nos luto. * | 16 Cayó de nuestra cabeza la co­
perseguían por los montes, y nos ponían rona. f ¡Ay de nosotros, que pecamos! |
celadas en el desierto. *7 Se angustia nuestro corazón,'! se nu­
20 Res.— El que er» nuestro aliento, el blan nuestros ojos, ( 18 porque el monte
ungido de Yavé, fue cogido en su tram­ de Sión está asolado | y por él se pasean
pa; | aquel de quien decíamos; A sn som­ las raposas.
bra viviremos entre las naciones. 19 Tú, ¡oh Yavé!, reinas por siempre, |
21 Sin.— Alégrate y tripudia, hija de y tu trono permanece por generaciones y
Edom, que habitas la tierra de Us. | Y a generaciones. * | 20 ¿Nos olvidarás para
te llegará a ti el cáliz, y te emborracharás siempre, I nos abandonarás por muy largo
hasta vomitar.* tiempo? I 21 Conviértenos a ti, ¡oh Yavé!,
22 Tau.— Hija de Sión, tu iniquidad está y nos convertiremos. ( Danos todavía
expiada, ya no volverá a arrojarte al cau­ días como los antiguos. |22 ¿Nos vas a re­
tiverio. | Hija de Edom, El castigará tu chazar enteramente? | ¿Te irritarás contra
iniquidad y pondrá tus pecados al des­ nosotros hasta el extremo?
cubierto.
12 L a ciudad parecía inexpugnable, pero los crímenes de los falsos profetas y de los sacerdotes
allanaron tal fortaleza, y las esperanzas que en el socorro ajeno nos daban nos dejaron siempre des­
ilusionados.
21 Edom, que se alegró de la ruina de Jerusalén, experimentará la misma calamidad, mientras
que Jerusalén verá expiada su iniquidad y no volverá a sufrir otro cautiverio.
J? 1 Hablando con Yavé, el pueblo se queja de la dureza de la esclavitud.
** 6 Nueva pintura de las calamidades de servidumbre, merecida por los pecados de La padrea,
11 Las mujeres, los ancianos y los jóvenes, todos sufrieron las mayores vejaciones.
N o hay alegría en Sión; todo es tristeza y desolación.
Pero Yavé es eterno y no abandonará a su pueblo ni se irritará contra él perpetuamente.
B A R V C

E l libro de Baruc no está comprendido en el canon judio ni es admitido por los


protestantes, que siguen en esto a aquél. Pero la Iglesia cristiana lo recibió de los
apóstoles con la Biblia griega, y a eso nos hemos de atener. Baruc, hijo de Nerias, que
figura como autor de este librito, nos es conocido como fiel discípulo y secretario de
Jeremías. Pertenecía a una familia noble de Jerusalén, cuyos miembros tomaban parte
en los consejos de los reyes. Aunque no parece haber duda sobre la composición del libro
en lengua hebrea, hoy sólo se conserva la traducción griega de los L X X . Una de las
versiones siríacas parece provenir también del original hebreo. La versión que tenemos
en la Vulgata viene de la Itala y reproduce el texto griego.
E l libro habría sido escrito en Babilonia el año quinto de la cautividad (583) y pu­
blicado allí entre los cautivos para exhortarlos a penitencia y retraerles del culto de
los ídolos. Consta de tres partes: la primera, histórica (1,1-3 ,8 ) '^ a segunda, sapien­
cial (3,9-4,4); la tercera, parenética (4 ,5 -5 ,9 ). Lleva como apéndice una carta de
Jeremías a los deportados, que es una verdadera sdtira contra el culto de los ídolos.
Podemos considerar esta carta como una ampliación de la que leemos en el profeta
(c.2 9 ), y que fu e enviada a los cautivos de la primera deportación (5 9 7 ) .

OTTVf A R I O P R IM E R A P A R T E : Oración del pueblo penitente (1,1 -3 ,8 ).


O U I V lx ilV iV ^ S E G U N D A P A R T E : Triple exhortación a la sabiduría, a la
paciencia y a la esperanza (3 ,9 -5 ,9 ).— A P E N D I C E : Epístola de Jeremías sobre la
vanidad de los ídolos ( 6 ),

P R I M E R A P A R T E Helcías, hijo de Salán, sacerdote, y a los


demás sacerdotes y todo el pueblo que
O r a c ió n d e l p u e b lo p e n it e n t e se hallaba con ellos en Jerusalén; 8 cuan­
do tomó los utensilios de la casa del Se­
Cl.I-3 ,9)
ñor, que habían sido robados del templo,
1 Discursos del libro escrito por Ba­ para volverlos al país de Judá, el día diez
I ruc, hijo de Nerías, hijo de Masías, de Siván, los vasos de plata que había
hijo de Sedecías, hijo de Asadías, hijo hechode Sedecías, hijo de Josías, rey de
Helcías, en Babilonia. * 2 El año quinto, Judá, 9 después que Nabucodonosor, rey
el día séptimo del mes quinto, al tiempo de Babilonia, trasladó a Jerusalén a Je­
en que los caldeos tomaron a Jerusalén y conías y a los príncipes y a los prisioneros
la incendiaron, 3 leyó Baruc los discursos y a los magnates, y al pueblo de la tierra,
de este libro a Jeconías, hijo de Joaquim, y los llevó de Jerusalén a Babilonia, 10 di­
rey de Judá, y a todo el pueblo que venía a jeron:
oir la lectura del libro, 4 y a los magnates, A hí os envío dinero para que con él
y a los hijos de los reyes, y a los ancianos, compréis holocaustos y víctimas por el
y, en fin, a todo el pueblo, desde el pe­ pecado, e incienso para que hagáis las
queño hasta el grande, a todos los que oblaciones y las ofrezcáis en el altar del
habitaban en Babilonia, a orillas del río Señor, nuestro Dios, * 11 y oréis por la
Sud. vida de Nabucodonosor, rey de Babilonia,
5 Lloraron y ayunaron y oraron antey por la vida de Baltasar, su hijo, para
el Señor; * 6 y recogiendo dinero según que sean sus días sobre la tierra como los
las posibilidades de cada uno, 7 lo en­ días del cielo, * 12 y nos dé el Señor for­
viaron a Jerusalén, a Joaquim, hijo de taleza e ilumine nuestros ojos, y vivamos

I 1 La fecha escogida para la lectura fue el aniversario quinto de la toma de Jerusalén por los
caldeos, el año 581 (2 Re 25,8).
5 Las disposiciones de los cautivos son muy otras de las que vemos en el libro de Ezequiel antes
de la caída de Jerusalén: ahora ya no tenían falsos profetas que fomentasen las ilusiones de un pronto
retorno.
10 Aunque el templo estaba en ruinas, no hay por qué negar que para esta fecha los que hablan
quedado en Jerusalén hubieran acomodado el altar a fin de satisfacer su devoción en aquel sitio,
que era el único santuario legítimo de Israel.
11 Este Baltasar, hijo de Nabucodonosor, no mencionado en la historia profana, lo Leemos tam­
bién en Dan 5,12. Las ideas de este párrafo concuerdan con Jer 29,7.
bajo la sombra de Nabucodonosor, rey cia, nuestra y de nuestros padres la con­
de Babilonia, y bajo la sombra de Bal­ fusión y el sonrojo, como se ve al presen­
tasar, su hijo, y les sirvamos por muchos te. 7 Los males que el Señor anunció con­
días y hallemos gracia en su presencia. tra nosotros, todos nos han sobrevenido.
13 Orad por nosotros al Señor, nuestro 8 Y no aplacamos el rostro del Señor con­
Dios, porque hemos pecado contra el Se­ virtiéndonos de los pensamientos de nues­
ñor, nuestro Dios, y la cólera del Señor tro corazón perverso. 9 Veló el Señor so­
y su furor no se apartó de nosotros hasta bre el castigo y lo trajo sobre nosotros,
el presente. 14 Leeréis este libro que os porque el Señor es justo en cuanto ha
enviamos para que lo deis a conocer en echado sobre nosotros. 10 Pero nosotros
la casa del Señor en el día de fiesta y en no oímos su voz, caminando en los pre­
los días oportunos. ceptos del Señor que puso delante de nos­
15 Diréis: Del Señor, nuestro Dios, esotros.
la justicia; nuestra la confusión y el son­ 11 Y ahora, Señor, Dios de Israel, que
rojo, como se muestra hoy en todo varón sacaste a tu pueblo de la tierra de Egipto
de Judá y en los moradores de Jerusa­ con mano fuerte, con señales y prodigios,
lén, * 16 y en nuestros reyes, y en nuestros con poder grande y brazo tendido, y te
príncipes, y en nuestros sacerdotes, y en adquiriste un nombre, como se ve al pre­
nuestros profetas, y en nuestros padres; sente : * 12 Hemos pecado, hemos come­
17 porque pecamos en presencia del Se­ tido impiedades e injusticias, Señor, Dios
ñor, 18 y no le obedecimos ni escucha­ nuestro, contra todos tus justos precep­
mos la voz del Señor, nuestro Dios, ni tos. 13 Apártese tu ira de nosotros, pues
caminamos por los preceptos del Señor, hemos quedado reducidos a poco en me­
que él nos dio. 19 Desde el día en que dio de las naciones en que nos has dis­
sacó a nuestros padres de la tierra de persado.
Egipto hasta hoy, hemos sido rebeldes al 14 Escucha, Señor, nuestra oración y
Señor, nuestro Dios, y nada hicimos por nuestra plegaria por amor de ti; líbranos
oir su voz. 20 y así se apegó a nosotros y danos gracia en presencia de los que
el infortunio y la maldición que el Señor nos han traído al destierro, 15 para que
intimó por Moisés, su siervo, al tiempo toda la tierra conozca que tú eres el Se­
en que sacó a nuestros padres de Egipto ñor, Dios nuestro; que tu nombre es in­
p a ra darles la tierra que m ana leche y vocado sobre Israel y sobre su linaje.
miel, como aparece en este día. 21 N o es­ 18 Señor, mira desde tu santa casa y piensa
cuchamos la voz del Señor, nuestro Dios, en nosotros; inclina, Señor, tu oído y
conforme a todas las palabras de los pro­ escucha. 17 Abre tus ojos y mira que no
fetas que nos envió, 22 y nos fuimos cada proclaman la gloria y la justicia del Se­
uno según el pensamiento de su m al co­ ñor los muertos que están en el ades, cuyo
razón, sirviendo a los dioses extraños y espíritu abandonó sus e n tr a ñ a s .S ó lo el
cometiendo maldades a los ojos del Se­ alma entristecida por la grandeza de los
ñor, nuestro Dios. males que padece, que camina encorvada
y débil, apagados los ojos, y el alma ham­
1 Cumplió el Señor la palabra que brienta, pueden, Señor, pregonar tu gloria
2 había dado contra nosotros y contra y tu justicia. ' 9 Que no apoyados en la
nuestros gobernantes que regían a Israel, justicia de nuestros padres y de nuestros
contra nuestros reyes, contra nuestros reyes derramamos nuestros ruegos delan­
príncipes y contra todo varón de Israel y te de tu rostro, Señor Dios nuestro; 20 por­
de Judá , 2 de traer sobre ellos grandes ma­ que tú has derramado tu ira y tu cólera
les cuales no los había hecho debajo de sobre nosotros, según tenías anunciado
todo el cielo, como fueron hechos en Je­ por tus siervos, los profetas.
rusalén, según lo que está escrito en la 21 Así dijo el Señor: Inclinad vuestros
Ley de M oisés: 3 que comeríamos las car­ hom bros para servir al rey de Babilonia
nes de nuestros hijos y de nuestras hijas, y seguiréis habitando en la tierra que yo
4 y los entregó al poder de todos los reinos di a vuestros padres; 22 pero si no escu­
nuestros vecinos, para escarnio y espanto cháis la voz del Señor, sirviendo al rey
de todos los pueblos circunvecinos, en­ de B abilonia,23 haré cesar en las ciudades
tre los cuales los dispersó el Señor. 5 Fui­ de Judá y en las calles de Jerusalén la
mos abatidos, en vez de ser ensalzados, voz del gozo y la voz de la alegría, la voz
por haber pecado contra el Señor, nues­ del esposo y la voz de la esposa, y toda
tro Dios, desoyendo su voz. la tierra se convertirá en un desierto sin
6 Del Señor, nuestro Dios, es la justi­ moradores. 24 Y nosotros no escuchamos

15 Esta confesión de los pecados tiene gran parecido con la que hace Daniel en 9,7 ss.
11 Este recurso a la misericordia de Dios y a su propio honor es frecuente en los profetas, y
* se lee asimismo en la oración de Daniel, 9, 19, y en Ex 32, 11 .
tu vo/., sirviendo al rey de Babilonia, y tú que hemos alejado de nuestro corazón
cumpliste las palabras que habias dado toda la iniquidad de nuestros padres, que
por tus siervos, los profetas, de que echa­ pecaron contra ti. 8 Henos aquí a nosotros
rías fuera de sus sepulcros los huesos de hoy en nuestro destierro, donde nos han
nuestros reyes y de nuestros padres. 25 Y, dispersado para oprobio, castigo y pena,
en efecto, han sido arrojados al calor del según las iniquidades de nuestros padres,
día y al hielo de la noche. H an muerto en que se apartaron del Señor, nuestro Dios.
medio de atroces males, de hambre, de
espada y de peste; 26 y ia casa en que era
invocado tu nombre la has puesto como S E G U N D A P A R T E
hoy se halla por la maldad de la casa de
Israel y de la casa de Judá. T r ip l e e x h o r t a c ió n : a l a s a b id u r ía ,
27 Has obrado, Señor, con nosotros se­A LA PEN ITEN CIA Y A LA ESPERANZA
gún toda tu bondad y toda tu gran mise­ (3 ,9 - 5 ,9 )
ricordia, 28 conforme hablaste por boca
de Moisés, tu siervo, al tiempo en que 9 Oye, Israel, los preceptos de vida;
le ordenaste escribir tu Ley en presencia aplicad los oídos para aprender la pru­
de los hijos de Israel, diciendo: 29 Si no dencia. * io ¿Qué es esto, Israel? ¿Por qué
escuchareis mi voz, estad seguros que esta estás en tierra enemiga, n languideces en
grande y numerosa muchedumbre se vol­ tierra extraña? Te has contaminado con
verá pequeña en medio de las naciones los muertos, has sido contado con los que
entre las cuales os dispersaré, 30 pues yo descendieron al ades. ¡2 Has abandonado
sé que no me oiréis, porque este pueblo la fuente de la sabiduría. 13 Si hubieras
es de dura cerviz. Pero volverán en sí en el caminado por la senda de D ios, habita­
país de su destierro, 31 y conocerán que rías en perpetua paz.
yo soy el Señor, su Dios, y les daré un 14 Aprende dónde está la prudencia,
corazón que entienda y unos oídos que dónde la fortaleza, dónde la inteligencia,
escuchen , 32 y me alabarán en la tierra de para que a la vez conozcas dónde están
su cautiverio y se acordarán de mi nom ­ la longevidad y la dicha, dónde la luz de
bre, 33 y ablandarán su dura cerviz y de­ los ojos y la paz. i s ¿Quién halló la m o­
jarán sus máximas perversas, acordándose rada de la sabiduría? ¿Quién encontró sus
del camino de sus padres, que pecaron tesoros? 16 ¿Dónde están los príncipes de
contra el Señor; 34 y y0 los volveré a la las naciones y los domadores de las fieras
tierra que juré dar en posesión a sus pa­ de la tierra? 17 ¿Los que se divierten con
dres, a Abraham, Isaac y Jacob, para que las aves del cielo, los que am ontonan la
la poseyesen, y los multiplicaré y no serán plata y el oro, en que confían los hom ­
disminuidos; 35 y estableceré con ellos mi bres, que nunca dicen «Basta» en su ava­
alianza eterna, de ser su Dios y de ser ricia?
ellos mi pueblo; y no moveré más a mi 18 ¿Dónde están los que funden con fa­
pueblo de Israel de la tierra que le he dado. tiga la plata, con operaciones casi innu­
merables? is H an desaparecido, han ba­
1 Señor todopoderoso, Dios de Is­ jado al ades, y otros surgieron en su lu­
3 rael, el alma angustiada y el espíritu gar. 20 Los jóvenes que vieron la luz y
abatido claman a ti. 2 Oye, Señor, y ten habitaron sobre la tierra tampoco cono­
piedad; porque hemos pecado contra ti, cieron el camino de la ciencia 21 ni dieron
3 porque tú te sientas en tu trono para con sus senderos; sus hijos no lograron
siempre, pero nosotros perecemos sin re­ adueñarse de ella, están muy alejados de
torno, para siempre. 4 Señor todopodero­ sus caminos.
so, Dios de Israel; oye la oración de los 22 N o supieron de ella en Canán, ni en
muertos de Israel y de los hijos de los que Temán fue vista. * 23 Los hijos de Agar
pecaron contra ti, que no oyeron la voz conocen la ciencia hum ana; los mercade­
de su Dios, y por eso la miseria se apegó res de M adián y de Tema, los fabulistas
a ellos. 5 No te acuerdes de las iniquidades y los que se afanan por adquirir prudencia
de nuestros padres; acuérdate más bien e inteligencia, no conocieron el camino de
en esta hora de tu diestra y de tu nombre; la sabiduría ni dieron con sus sendas.
6 porque tú eres el Señor Dios nuestro, a 24 ¡Oh Israel, cuán grande es la casa de
quien alabaremos, Señor, 7 que por esto Dios y cuán vasto su dominio! 25 Es muy
has infundido tu tem or en nuestros cora­ grande y no tiene término, alto e inmenso.
zones, para que invoquemos tu nombre 2{' Allí nacieron los gigantes, los famosos
y te alabemos en nuestro destierro; por­ desde la antigüedad, que eran de alta es­

9 Esta segunda sección contiene una exhortación a buscar la sabiduría, que Israel posee en la
3 ley divina.
22 Estos pueblos son con frecuencia mencionados en la Escritura como sabios (cf. Ez 28,41 s.¡
Zac 9,2 ; Jer 49,7).
tatura, diestros en la guerra. * 27 Pero no gre de verme viuda y abandonada de
eligió Dios a éstos ni Tes dio a conocer el todos. Quedé desierta por los pecados
camino de la sabiduría, 28 y así perecieron de mis hijos, porque se apartaron de la
por falta de prudencia, perecieron por su Ley de Dios 13 y despreciaron sus manda­
necedad. mientos y no anduvieron por los cami­
29 ¿Quién subió al cielo y se apoderó nos de los preceptos divinos ni marcha­
de ella y la hizo descender de las nubes? ron por las sendas de la doctrina ajustada
30 ¿Quién atravesó los mares y la descu­ a su justicia.
brió y la trajo con preferencia al oro 14 Venid, pueblos vecinos de Sión, y
más puro? 31 No hay quien conozca sus acordaos del cautiverio de mis hijos y
caminos ni quien tenga noticia de sus mis hijas que trajo sobre ellos el Eterno.
senderos; 32 pero el que sabe todas las 15 Trajo contra ellos una nación lejana,
cosas la conoce y con su inteligencia la una nación insolente, de lengua extraña,
descubre. que no respetaron al anciano ni se com­
El que cimentó la tierra para siempre padecieron del niño i« y se llevaron el
y la pobló de vivientes; 33 el que manda consuelo de la viuda, dejándola sola, sin
a la luz, que luego se pone en marcha; la sus hijos. 17 Pues ¿qué socorro podría
llama él, y ella le obedece temblando. daros yo? ¿Cómo podría yo socorreros?
34 Los astros brillan en sus atalayas y en 18 Sea el que trajo este infortunio quien
ello se complacen. 35 Los llama y contes­ os libre del poder de vuestros enemigos.
tan; Henos aquí. Lucen alegremente en 19 Id, hijos míos, id, que yo me quedo
honor del que los hizo. sola, abandonada, 20 despojada de la tú­
36 Este es nuestro Dios, ninguno otronica de la alegría, vestida del saco de la
cuenta a su lado para nada. 37 El conoce plegaria. Siempre, mientras me dure la
todos los caminos de la sabiduría y se vida, estaré clamando al Señor. 21 Y vos­
la concedió a Jacob, su siervo, y a Is­ otros, hijos mios, valor; clamad también
rael, su amado. 38 Hizo, además, que se al Señor y El os librará de la domina­
dejara ver en la tierra y conversara con ción de los enemigos.
los hombres*. Y o espero del E terno vuestra reden­
ción, del Santo me vendrá la alegría, por
1 Es el libro de los mandamientos la misericordia del Eterno, nuestro Sal­
4 de Dios y la Ley perdurable para vador, que pronto vendrá sobre nosotros.
siempre. Los que la guarden alcanzarán 23 Con llantos y con duelo os despido,
la vida; los que la abandonen caerán en con alegría y con gozo eterno me seréis
la muerte. 2 Vuélvete a ella, Jacob, y devueltos por Dios. 24 Pues como ahora
abrázala; camina al resplandor de su ven los pueblos vecinos de Sión vuestro
luz. 3 No des a otros tu gloria, ni tu dig­ cautiverio, así os verán pronto redimidos
nidad a una nación extraña.4 Somos bien­ por Dios con redención espléndida y glo­
aventurados, Israel, porque conocemos lo riosa del Eterno.
que a Dios place. 25 Soportad, hijos mios, con paciencia
5 Cobra aliento, pueblo mío, cuyo nom­la cólera que sobre vosotros viene de
bre de gloria es Israel. * 6 Fuisteis vendi­ parte de Dios. El enemigo os persigue;
dos a las naciones, mas no para ruina. mas pronto verás su perdición y pon­
Porque habéis irritado a Dios, fuisteis drás el pie sobre su cuello.
entregados a los enemigos. 7 Habéis irri­ 26 Van mis delicadas hijas caminando
tado al que os hizo, sacrificando a de­ por ásperos caminos, van arrastradas co­
monios, a no dioses. 8 Os olvidasteis de m o rebaño robado por los enemigos.
quien os engendró, el Dios eterno; tra­ 27Tened ánimo, hijas mías; clamad a
jisteis la tristeza sobre la que os crió, Dios, que ya se acordará de vosotras
Jerusalén, 9 que vio venir sobre vosotros quien os hizo ir. 28 Pues como os incli­
la cólera de Dios y dijo:
Oíd, naciones vecinas de Sión: Dios nasteis a apartaros de Dios, así, conver­
ha echado sobre mi un gran duelo. * tidas, le buscaréis con multiplicado ar­
1° Vi el cautiverio de mis hijos y mis do r, 29 pues el que trajo sobre vosotras
hijas, que el Eterno trajo sobre ellos, el castigo os traerá con la redención la
u Con alegría los había criado y los des­ eterna alegría.
pedí con llanto y duelo, l2 Nadie se ale­ 3<*Ten ¿lim o , Jerusalén. El que te dio

26 Los gigantes son aquellos de que se hace referencia no pocas veces, sobre todo en los prime­
ros libros de la Biblia, v.gr., los hijos de Enac (Dt 1,28; 2,10).
38 Esta aparición de Dios no es otra que la del Sinaí, como lo muestra claro el texto siguiente.
La ley divina era el más grande tesoro de sabiduría para Israel (Dt 4,6; Eclo 24,32 ss.).
4 5 Comienza ahora otro discurso consolatorio, dirigido al pueblo cautivo.
9 Hermoso discurso puesto en boca de Jerusalén, que consuela a sus hijos con la esperanza en
Dios.
su nombre te consolará. * 31 ¡Desdichados A P E N D I C E
los que te m altrataron y se alegraron de
tu caída! 32 ¡Desgraciadas las ciudades en E p ís t o l a d eJ e r e m ía s s o b r e l a v a n id a d
que tus hijos estuvieron esclavizados, des­
DE LOS ÍDOLOS
dichada la que os tuvo cautivos! 33 Pues
así como se alegró en tu ruina y se re­ ( 6)
gocijó en tu caída, así habrá de entriste­ Copia de la epístola que remitió Je­
cerse de su propia soledad. 34 Yo la pri­ 6
remías a los que habían sido lleva­
varé de la alegría de sus muchedumbres, dos cautivos a Babilonia por Nabucodo­
y su orgullo se convertirá en duelo, 35 puesnosor, rey de los babilonios, a fin de
el Eterno m andará sobre ella el fuego comunicarles lo que Dios le había or­
por largos días y por mucho tiempo será denado :
habitación de demonios. 1 Por los pecados que habéis cometido
36 M ira hacia el oriente, Jerusalén, y contra Dios fuisteis llevados cautivos a
contempla la alegría que te viene de Dios. Babilonia por Nabucodonosor, rey de
37 M ira que llegan tus hijos, aquellos de los babilonios. * 2 Llegados, permanece­
quienes tuviste que despedirte. Llegan con­ réis ahí muchos años, un tiempo largo,
gregados desde el oriente y el occidente hasta siete generaciones, pasadas las cua­
por la palabra del Santo, llenos de ale­ les os sacaré de ahí en paz. 3 A hora bien,
gría por la gloria de Dios. en Babilonia veréis dioses de plata, de
oro y de madera, llevados a hombros,
1 Despójate, Jerusalén, de tu saco que infunden tem or a los gentiles. 4 Cuan­
5 de duelo y aflicción; vístete para to a vosotros, guardaos de asemejaros a
siempre los ornamentos de la gloria que los extraños y que el tem or de tales dio­
te viene de D ios; * 2 envuélvete en el ses no se apodere de vosotros 5 al ver la
m anto de la justicia que Dios te envía; m ultitud apiñada delante y detrás de
ponte en la cabeza la m itra de gloria ellos adorándolos. Vosotros decid en
del Eterno, 3 que Dios hará ver tu gloria vuestro corazón; A ti, Señor, se te ha de
a toda nación debajo del cielo. Te lla­ adorar. 6 Mi ángel está con vosotros y
m ará por siempre Paz de la justicia y es quien vela por vuestras almas.
Gloria de la piedad. 7 Esos dioses los hace un artífice, los
5 Levántate, Jerusalén, sube a lo a lto ;cubre de oro y plata, pero son mentira,
mira hacia oriente y contempla a tus no pueden hablar. 8 Como para donce­
hijos, reunidos desde el ocaso del sol lla amiga de aderezarse, tom an el oro
hasta su orto por la palabra del Santo, 9 y fabrican coronas, que colocan en la
regocijados por haberse acordado Dios cabeza de sus dioses. Y tal vex acontece
de ellos. # De ti partieron a pie, arras­ que los sacerdotes roban a los dioses el
trados por los enemigos; pero Dios te oro y la plata y la emplean para ador­
los devuelve traídos con honor, como narse ellos i° y aun para regalárselos a
hijos de reyes. 7 Porque Dios dispuso hu­ las meretrices que m oran bajo su techo.
millar todo monte alto y todo collado Como a hombres visten a los dioses de
eterno, rellenar los valles hasta igualar plata sus vestidos y a los dioses de oro
la tierra, para que caminase Israel con y de madera, 11 pero no pueden evitar
seguridad para gloria de Dios. 8 Los la herrum bre ni la carcoma vestidos con
bosques y todo árbol aromático darán sus trajes de púrpura. 12 H ay que lim­
sombra a Israel por disposición divina.
9 Sí, Dios mismo traerá a Israel lleno de
piarles el rostro para quitarles el polvo
alegría a la luz de su gloria con la mise­ que se levanta en su templo y en abun­
ricordia y la justicia que de El vienen. dancia se deposita sobre ellos. 13 Tienen
un cetro como el juez de un distrito, mas
no pueden quitar la vida a quien los
ofende. 14 Tienen asimismo un puñal o
un hacha en su diestra, pero no se de­
fenderán del enemigo ni del ladrón. Por
30 Aquí es el profeta el que se dirige a Jerusalén, dándole seguridades sobre la promesa de res­
tauración antes expresada y mostrándole ya el próximo cumplimiento.
5 1 En esta parte del discurso se nota más el parecido de nuestro profeta con Isaías (60,14 ss.).
1 Esta epístola es una verdadera sátira contra el culto de los ídolos. Como es de estilo en la
6 sátira, el autor acentúa los rasgos ridículos, atribuyendo a los gentiles el sentir común de la
gente ruda, y en lo que tal vez incurrían los mismos hebreos cuando se dejaban arrastrar a la idola­
tría. Para comprender semejante modo de hablar conviene tener en cuenta que el segundo pre­
cepto del decálogo imponía la adoración de Yavé sin imagen alguna. La razón de tal precepto era
cortar de raíz la concepción grosera de Dios, asimilándolo a sus imágenes, y también la materiali­
zación del culto, como ocurría entre los paganos, y esto aun en las naciones más cultas.
lo que se pone de manifiesto que no son delante las ofrendas. 27 Los sacerdotes,
dioses. N o los temáis, pues. vendiendo las víctimas sacrificadas, se
15 Así como cualquier utensilio que unaprovechan de ellas. Y asimismo sus mu­
hom bre tiene, si se quiebra, no es ya de jeres ponen en sal una porción de ellas
utilidad, 16 así son sus dioses. Colocados y no dan nada al pobre ni al débil. 28 Son
en sus templos, los ojos se les llenan de manoseados por mujeres impuras por el
polvo, levantado por los pies de los que parto o la menstruación. Conociendo,
allí entran. 17 Y así como al criminal que pues, por todo eso que no son diosas,
ofendió al rey o al condenado a muerte no debéis temerlos.
se le cierran las puertas de la prisión, 29 ¿Cómo, pues, llamarlos diosas? Pues
asi los sacerdotes aseguran sus templos hasta mujeres presentan sus ofrendas a
con puertas, con cerrojos y con palan­ semejantes dioses de plata, de oro y de
cas para que no sean robados por los madera; 30 y en sus templos los sacerdo­
ladrones. Encienden lámparas para ellos tes están sentados, rasgadas las túnicas,

Dioses asirios llevados en procesión

y en m ayor número que para sí mis­ rapadas la cabeza y la barba y descu­


mos, pero los dioses no pueden ver nin­ bierta la cabeza, 31 y aúllan y gritan de­
guna. 19 Son como las vigas del templo, lante de ellos como en una cena fúne­
de las cuales se dice que les carcomen bre. 32 De sus vestidos roban los sacer­
el corazón los gusanos que nacen de la dotes para vestir a sus mujeres y a sus
tierra, y devoran así sus vestidos sin que hijas. Hágaseles mal o hágaseles bien,
ellos lo adviertan. 20 Su rostro se enne­ ellos no pueden corresponder. 33 N o pue­
grece por el humo del templo. 21 Sobre den ni poner ni quitar, 34 ni pueden dar
su cuerpo y sobre su cabeza se arrojan riqueza ni dinero, ni una pieza de cobre.
las lechuzas, las golondrinas y otras aves, Si alguno les hace un voto y no lo cum­
y aun los gatos. 22 Por donde conoceréis ple, no reclaman. 3$N i libran al hom­
que no son dioses. N o los temáis, pues. bre de la muerte ni arrancan al débil
23 El oro que para su ornato los cu­de las manos del fuerte. 3<>N o son capa­
bre, se empaña, y si no lo limpian, no ces de dar vista al ciego ni de librar al
brilla; ni aun cuando fueron fundidos hom bre que se halla en necesidad. 37 N o
sintieron nada. 24 Fueron comprados a pueden compadecerse de la viuda ni ha­
este o al otro precio y no hay en ellos cer bien al huérfano. 38 Son semejantes a
ni un soplo de vida. 25 Aun teniendo piedras arrancadas del monte. Son dio­
pies, tienen que ser llevados en hombros, ses de madera, dorados y plateados, y
mostrando con esto a los hombres su serán confundidos los que los sirven.
ignorancia, para confusión de los que 39 ¿Cómo, pues, vamos a creer y decir
los sirven. 26 Si alguna vez caen en tie­ que son dioses?
rra, no se levantan por sí mismos, y una 40 Los mismos caldeos los deshonran.
vez puestos en pie, no pueden mover­ Cuando ven a un m udo que no puede
se; y como a los muertos, así les ponen hablar, lo conducen a Bel, pidiéndole que
le dó el habla, siendo como es el dios sin que los dioses puedan auxiliarse.
incapaz de oírlos. 4i Y sabiendo esto, no 58 D e suerte que mejor es un rey, que
piensan en dejarlos, porque no tienen co­ puede hacer ostentación de su poder, o
nocimiento. 42 Y las mujeres, ceñidas de un utensilio cualquiera en una casa, del
cordones, se sientan en los caminos que­ cual se sirve su dueño, que estos ^ioses
mando salvado; 43 y cuando alguna de falsos. Y hasta la puerta de una casa
ellas, solicitada, se la lleva un transeúnte protege las cosas que hay en ella mejor
y duerme con ella, injuria a las vecinas que esos falsos dioses, y una columna de
por no haber merecido ese honor de madera en un palacio real vale más que
que le rompieran el cordón. ellos 59 Y no digamos del sol, de la luna
44 Todo lo que con estos dioses se hacey de las estrellas, que alumbran, puestas
es un embuste. ¿Cómo, pues, vamos a para utilidad de los hombres. 60 Y asi­
creer y decir que son dioses? 45 H an sido mismo el relámpago, cuando brilla, se
fabricados por artífices y orfebres y no hace ver bien; y el viento sopla en toda
podrán ser sino lo que quieran los artí­ la tierra; 61 y las nubes, cuando Dios las
fices. 4f>Los mismos que los fabrican no ordena pasar por encima de ella, cum­
viven largo tiempo: ¿cómo va a vivir lo plen el m andato; 62 y el fuego, enviado
que ellos fabricaron? 47 H an dejado para de arriba para consumir los montes y
los venideros mentira y oprobio. 48 Cuan­ las selvas, hace lo que le es mandado.
do sobre ellos viene la guerra o la cala­ Sus dioses ni por la belleza ni por la
midad, deliberan entre si los sacerdotes potencia son a estas cosas comparables.
dónde podrán ocultarse con ellos. 49 ¿Có­ 63 N o debe, pues, creerse ni decirse que
mo, pues, no comprenden que no son son dioses, no siendo capaces de hacer
dioses los que ni a sí mismos se libran justicia ni de hacer bien a los hombres.
de la guerra ni de las calamidades? 64 Conociendo, pues, que no son dioses,
5» Luego se ve que, siendo de madera, no los temáis.
dorados y plateados, son un embuste para 65 Son incapaces de maldecir o bende­
todas las naciones y los reyes y quedará cir a los reyes. 66 N i pueden dar en el
manifiesto que no son dioses, sino obras cielo señales a las naciones, ni pueden,
hum anas y que no hay en elios nada como el sol, alum brar, ni iluminar como
divino. la luna. 61 Las fieras mismas saben más
5i ¿Quién, pues, no conocerá que no que ellos, porque huyendo a su m adri­
son dioses? 52 N o podrán jamás hacer guera pueden salvarse a sí mismas. 68 No
un rey en la región ni dar a los hombres se ve, pues, por m odo alguno que sean
la lluvia. 53 Su propia causa no podrán dioses; por tanto, no los temáis.
defenderla, ni protegerse contra la injus­ Así como en el m elonar nada guar­
ticia por su impotencia. 54 Son como las da el espantajo, así sus dioses de madera,
cornejas, que vuelan entre el cielo y la dorados y plateados. 70 Más parecen es­
tierra. Y si alguna vez prende el fuego pino en huerto, sobre el cual todos los
en los templos de estos dioses de madera pájaros se posan. Son también estos dio­
dorada o plateada, sus sacerdotes se sal­ ses de madera, dorados y plateados, se­
van con la huida, pero ellos se queman mejantes a un m uerto arrojado al se­
como vigas en medio de las llamas. 55 Ni pulcro tenebroso. 71 Por la púrpura y el
a un rey ni a los enemigos resistirán. lino que sobre ellos se envejece conoce­
56 ¿Cómo, pues, admitir o pensar que rás que no son dioses. Y ellos mismos
son dioses? serán más tarde consumidos, viniendo a
Ni de ladrones ni de salteadores se ser el oprobio de la tierra. 72 M ejor es,
salvan estos dioses de madera, plateados pues, el hom bre justo, que no tiene ído­
y dorados. 57 Cualquiera más fuerte les los, porque está muy lejos de tener que
arrebatará el oro y la plata y el vestido temer el oprobio.
de que están cubiertos, y se marcharán,
E Z E Q U I E L
1. Ezequiel, hijo de B uzi, que formaba parte de los deportados con Jeconías
en 595, era de familia sacerdotal. Su vida, por tanto, se había pasado en el ejercicio
del ministerio sacerdotal, en Jerusalén. Nabucodonosor instaló a los cautivos a orillas
del río Quebar, uno de los muchos canales que, derivados del Eufrates, servían para
regar la Caldea. Tel-Abib era la localidad en que habitaba el profeta cuando co­
menzó a profetizar. A llí tenía su casa, donde vivía con su mujer, «las delicias de sus
ojos» (2 4 ,16 ). N o parece que tuviera hijos. A pesar del castigo, los deportados no
habían entrado por los caminos de la penitencia : continuaban entregados a la idola­
tría, ilusionados por los falsos profetas que entre ellos había, con la esperanza de volver
pronto a la patria. La carta de Jeremías disuadiéndoles de ello no había hecho ninguna
mella en sus corazones (Jer 29,1 ss.).
2. El año quinto del cautiverio ($ 9 3), Ezequiel fue llamado por Dios al minis­
terio profético del modo más solemne. Con aquella misteriosa visión que se nos des­
cribe en los capítulos 1-3, Dios quiso dar a entender a los cautivos que no sólo en Judá
y en el templo moraba Yavé, sino también en la Caldea, en medio de ellos, y que allí
inspiraba a un profeta para que en nombre suyo les hablase. Y, efectivamente, E ze­
quiel comenzó su misión con un estilo lleno de símbolos, a modo de parábolas, y mez­
clado de acciones también simbólicas, que son la nota característica en los vaticinios
de nuestro profeta. En éstos insiste, sobre todo, en las prevaricaciones idolátricas de
Israel y JudÁ, que a veces describe hasta con crudeza. L a primera parte de su libro
(1-2 4 ) tiende a convencer a sus oyentes, la casa rebelde, del castigo irrevocable de
Jerusalén, cuyos pecados describe para justificar la conducta de Dios hacia ella. Son
notables sobre esto los capítulos 16 y 23. Cuando la sentencia del Señor se ha cumplido,
entonces Ezequiel muda de tono y habla ya del retomo, de la penitencia, de la miseri­
cordia del Señor, de la restauración mesiánica (33-3 9). Tiene también su sección de
vaticinio contra las naciones gentílicas (25-32), entre las cuales se destacan las de
Tiro ( 26,1-28,19 ) y de Egipto (29-32). Es notable la última sección del profeta
(40-48), en que nos describe en forma verdaderamente geométrica la restauración
de Israel después del cautiverio: el templo, la ciudad, sus arrabales y la tierra toda de
Palestina, repartida por igual entre las doce tribus. Es claro que esto no responde a la
realidad histórica. Es uno de tantos símbolos, una descripción que ha de interpretarse
a modo de parábola, cuyo sentido es el mismo que este profeta y los otros nos ofrecen
en forma más llana en otros lugares.
3 . Ignoramos la fecha de la muerte de Ezequiel, que debió de ocurrir en Caldea
después de 5 7 0 . Con su misión contribuyó a renovar el espíritu religioso entre los de­
portados. Gracias a él, cuando sonó la hora de Dios no faltaron millares de israelitas
que, curados de sus antiguas idolatrías, volviesen a Judá dispuestos a secundar ¡os pla­
nes de Dios, preparando la llegada del Mesías y de su salud.
4 . Ha debido de ser el mismo profeta quien coleccionó sus vaticinios, que por eso
se hallan en mejor orden que los de los profetas anteriores.
C 11M A W i n PRIM ERA PA RTE: Vocación del profeta y juicios de Dios
O U H IA IU V sobre Judd (1 ,2 4 ). —SEGUNDA PA RTE: Vaticinio sobre
las naciones (25-32). —TERCERA PA RTE: Vaticinios consolatorios de Israel
(3 3 -3 9 ). —CU A R TA PA RTE: Cuadro de la restauración mesiánica (40-48).

P R I M E R A P A R T E 12 Todos marchaban de frente, a don­


de los impelía el espíritu, sin volverse
V o c a c ió n d e l p r o f e t a y ju ic io s de para atrás. 13 Había entre los vivientes
D io s s o b r e J u d á fuego como de brasas encendidas cual
antorchas, que discurría por entre ellos,
<1-24) centelleaba y salían de él rayos. 14 Los
Visión d e la gloria d e D ios

I 1 Por espacio de unos treinta años


fue dirigida la palabra de Yavé a
Ezequiel, hijo de Buzi, sacerdote, en tie­
rra de los caldeos, junto al río Quebar.
* El año quinto de nuestra cautividad, el
dia cinco del mes cuarto, estando yo
entre los cautivos en las riberas del río
Quebar, se abrieron los cielos y tuve vi­
sión de Dios 3 y fue sobre mí la mano
de Yavé. *
4 Miré y vi venir del septentrión un
nublado impetuoso, una nube densa, en
torno de la cual resplandecía un remo­
lino de fuego, que en medio brillaba co­
mo bronce en ignición. 5 En el centro
de ella habia semejanza de cuatro seres
vivientes, cuyo aspecto era éste: tenían
semblante de hombre, * s pero cada uno
tenía cuatro aspectos y cada uno cuatro
alas. 7 Sus pies eran derechos y la planta
de sus pies era como la planta del toro. Querub asirto
Brillaban como bronce en igniuón. 8 Por
debajo de las alas, a los cuatro lados, vivientes se movían en todas direcciones
salían brazos de hombre; todos cuatro semejantes al rayo. 15 Mirando a los vi­
tenían el mismo semblante y las mismas vientes descubrí junto a cada uno, a los
alas, 9 que se tocaban las del uno con cuatro lados, una rueda que tocaba la
las del otro. Al moverse no se volvían tierra. 16 Las ruedas parecían de turque­
para atrás, sino que cada uno iba cara sa, eran todas iguales y cada una dispues­
adelante. 10 Su semblante era éste: de ta como si hubiese una rueda dentro de
hombre, por delante, los cuatro; de león otra rueda. 17 Marchaban hacia los cua­
a la derecha, los cuatro; de toro a la iz­ tro lados y no se volvían al caminar.
quierda, los cuatro, y de águila por de­ 1* Mirando, vi que sus llantas estaban
trás, los cuatro. * 11 Sus alas estaban des­ todo en derredor llenas de ojos. 19 Al
plegadas hacia lo alto, dos se tocaban ir los vivientes giraban junto a ellos las
la del uno con la del otro y dos de cada ruedas, y al levantarse los vivientes so­
uno cubrían so cuerpo. bre la tierra se levantaban las ruedas.
•J 3 Cn el original estos primeros versículos no hacen sentido. L a corrección introducida nos
■ parece totalmente fundada, para lo cual nos apoyamos en el encabezamiento de los libros de
otros profetas V de muchos capítulos de Ezequiel. El texto, según se halla en hebreo, dice así:
<1 El año treinta, en el cuarto mes, el cinco del mes, estando yo en medio de los cautivos junto
al rto Quebar, se abrieron los cielos y vi visiones de Dios.
•2 El día quinto del mes del año quinto de la cautividad del rey Joaquim, - fue dirigida la palabra
de Yavé a Ezequiel, hijo de Buzi, sacerdote, en la tierra de los caldeos, junto al río Quebar. Fue allí
sobre él la mano de Yavé*.
5 La imagen de estos seres, que para realzar la majestad de Dios nos presenta el profeta en esta
visión, es imitación de los Karibu, que los asirios y babilonios colocaban como guardianes a las puer­
tas de sus palacios y templos. En ella se reúnen los cuatro reyes del reino animal: el hombre, el
león, el toro y el águila.
10 El arte mesopotámico nos ofrece la explicación de este pasaje con las estatuas de sus Karibu,
seres divinos con cabeza y a veces con manos d e hombre, alas de águila, cuerpo de toro y cola y pa­
ta s de león (véase el grabado).
20 Hacia donde los impelia el espíritu a espíritu, que me puso en pie, y escuché
marchar, marchaban, y las ruedas se al­ al que me hablaba. 3 Me dijo: Hijo de
zaban a la vez con ellos, porque tenían hombre, yo te mando a los hijos de Is­
las ruedas espíritu de vida. 21 Cuando iban rael, al pueblo rebelde, que se ha rebe­
ellos, iban las ruedas; cuando ellos se lado contra m í; ellos y sus padres peca­
paraban, se paraban ellas, y cuando se ron contra mí hasta el día de hoy. *
alzaban de la tierra, se alzaban, porque 4 Son gente de cara dura y de corazón
había en las ruedas espíritu de vida. empedernido esos a quienes te mando.
22 Sobre las cabezas de los vivientes Diles: Así dice el Señor, Yavé. 3 Acaso
había una semejanza de firmamento, co­ te escuchen. Y si no te escucharen, pues
mo de portentoso cristal, tendido por en­ son gente rebelde, al menos conocerán
cima de sus cabezas, 23 y por debajo del que hay entre ellos profeta. * Tú, hijo
firmamento estaban tendidas sus alas, que de hombre, no los temas ni tengas mie­
se tocaban dos a dos, la del uno con la do a sus palabras, aunque te sean cardos
y zarzas y habites en medio de escorpio­
nes. N o temas sus palabras, no tengas
miedo de su cara, porque son gente re­
belde. 7 Diles lo que yo te diga, óigante
o no te oigan, porque son muy rebeldes.
8 Tú, hijo de hombre, escucha lo que yo
te digo, no seas tú también rebelde, como
la casa rebelde. Abre la boca y come lo
que te presento. 9 Miré y vi que se ten­
día hacia mí una mano que tenía un rollo.
L o desenvolvió ante mí y vi que estaba
escrito por delante y por detrás, y lo que
El dios Asur rodeado del arco iris en él estaba escrito eran lamentaciones,
elegías y guayes.
del otro, mientras las otras dos de cada
uno cubrían su cuerpo. 24 Oía el ruido de
1 Y me dijo: Hijo de hombre, co­
las alas, como ruido de río caudaloso,
como ruido de truenos, cuando marcha­
3
me eso que tienes delante; come ese
ban, como estruendo de campamento; rollo y habla luego a la casa de Israel. *
cuando se detenían plegaban las alas. 2 Yo abrí la boca e hízome él comer el
25 Y se dejó oir una voz encima del rollo, 3 diciendo: Hijo de hombre, llena
firmamento que estaba sobre sus cabe­ tu vientre e hinche tus entrañas de este
zas. 26 Sobre el firmamento que estaba rollo que te presento. Yo lo comí y me
sobre sus cabezas había una apariencia supo a mieles. 4 Luego me dijo: Hijo de
de piedra de zafiro a m odo de trono, yhom bre: Ve, llégate a la casa de Israel
y habíales mis palabras. 5 M ira que no
sobre la semejanza del trono, en lo alto,
una figura semejante a un hom bre que eres enviado a un pueblo de habla abs-
trusa. * N o es a pueblos remotos, cuyas
se erguía sobre él; * 27 y l0 que de él apa­
palabras no entiendes. ¡Ah!, si a éstos
recía de cintura arriba era como el ful­
gor de un metal resplandeciente, y de te enviara, seguramente te escucharían. *
cintura abajo, como el resplandor del 7 La casa de Israel, por lo contrario, no
fuego, y todo en derredor suyo resplan­querrá oirte, porque no quieren oirme a
mí, porque toda la casa de Israel tiene
decía. 28 El esplendor que le rodeaba todo
en tom o era como el del arco que apa­ frente altanera y corazón contumaz. 8 Pe­
ro yo te doy un rostro tan firme como el
rece en las nubes en día de lluvia. Esta
de ellos y una frente dura cuanto las fren­
era la apariencia de la imagen de la glo­
tes suyas, 9 tan dura como el diamante,
ria de Yavé. A tal vista caí rostro a tierra,
pero oí la voz de uno que me hablaba. más que el pedernal. N o los temas ni te
atemorices ante ellos, porque son casa re­
V ocación del profeta belde.
1 Y me dijo: Hijo de hom bre, pon­ M Díjome tam bién: Hijo de hombre,
2 te en pie, que voy a hablarte. 2 Y todas las palabras que yo te díga, recó­
en hablándome, entró dentro de mi el gelas en tu corazón y dales atento oído,
M Estos versos nos presentan envuelta en misterioso simbolismo la imagen de Yavé. La pin­
tura parece inspirada en la imagen del di os Asur, vestido d e lu z y rodeado del arco iris (véase el
grabado).
O 3 Esta misión se parece a las de Isaías (6) y Jeremías (i), enviados también a un pueblo rebelde
« a la voz de Dios, que les habla por sus profetas.
Q 1 Aunque muy material, esta imagen viene a significar la asimilación de las relaciones divinas
^ por el profeta.
6 Estas palabras nos traen a la mente las de Jesús a las ciudades incrédulas (M t 11,20-24).
11 y ve luego y llégate a los deportados, había visto en la ribera del Quebar, y cal
a los hijos de tu pueblo, y habíales, di- rostro a tierra; 24 pero entró en mí el
ciéndoles: Así dice el Señor, Yavé, óigan­ espíritu y me puso en pie y me habló
te o no te oigan, i* Entonces me arreba­ Yavé, diciéndome: Ve y enciérrate en tu
tó el espíritu y oí tras de mí un estruendo casa. * 25 Tú, hijo de hombre, verás que
de fuerte terremoto al elevarse la gloria echan cuerdas sobre ti y te atan con ellas,
de Yavé de su lugar; * 13 y oí el rum or de y ya no podrás salir a ellos. 26 Y haré
las alas de los cuatro seres que daban la que se te pegue la lengua al paladar y que­
una contra la ctra y el ruido de las rue­ darás m udo y no serás ya para ellos un
das, ruido de gran terremoto. 14 Entonces censor, porque es casa rebelde; 27 mas
me alzó el espíritu y me arrebató. Yo an­ cuando yo te hable abriré tu boca y en­
daba amargado y m alhumorado en mi tonces les dirás: Así habla el Señor, Y a­
alm a; pero fue sobre mí la m ano de Yavé, vé; el que oiga, oiga, y el que no quiera
que me confortó. oir, no oiga, porque es casa rebelde.
15 Llegué así a los deportados de Tel-
Abib, que habitaban en la ribera del río E l plano d e Jerusalén asediada
Quebar, a la región donde m oraban, y 1 Tú, hijo de hombre, tom a una ta ­
estuve entre ellos atónito durante siete 4
bleta de arcilla y póntela delante.
días. 16 Al cabo de los siete días me fue Traza en la tableta el plano de una ciu­
dirigida la palabra de Yavé, diciendo: dad, Jerusalén. * 2 Pon contra ella cerco,
17 Hijo de hombre, yo te he dado por alza contra ella torres, haz vallado, asien­
atalaya a la casa de Israel. Tú oirás las ta campamento delante de ella y pon
palabras de mi boca y de mi parte los contra ella arietes en derredor. 3 Toma
amonestarás. 18 Si yo digo al malvado; luego una plancha de hierro y ponía
«¡Vas a morir!», y tú no le amonestares como m uro de hierro entre ti y la ciudad,
y no le hablares para retraer al malvado y dirige a ella tus miradas. El cerco será
de sus perversos caminos para que viva, estrecho, y lo estrecharán cada vez más.
él, el malvado, m orirá en su iniquidad, Es señal para la casa de Israel.
pero yo te demandaré a ti su sangre.
19 Mas si, habiendo tú amonestado al mal­ E l pro feta, cargado co n las iniquida­
vado, no se convierte él de su maldad y des d e Israel y de Ju d á
de sus perversos caminos, él m orirá en 4 Echate después sobre tu lado izquier­
su iniquidad, pero tú habrás salvado tu do y pon sobre él las maldades de la
alma. 20 Y si se apartare el justo de su casa de Israel. Tantos días como sobre
justicia, cometiendo maldad, y pusiere él yazcas, expiarás en ti la iniquidad suya.
yo una tram pa delante de él, él morirá. 5 Los años de su expiación te los computo
De no haberle amonestado tú, morirá a ti por días; ciento noventa días expia­
en su pecado y no se recordarán las obras rás las iniquidades de la casa de Israel.
buenas que hubiere hecho, pero yo te 6 Acabados éstos, te echarás del lado de­
demandaré a ti su sangre. 21 Pero si tú recho para expiar a su vez las iniquida­
amonestaste al justo para que no pecara des de la casa de Judá por cuarenta
y dejare de pecar, vivirá él, porque fue días, computándote cada día por un año. *
amonestado, y tú habrás salvado tu 7 Dirigirás tus m iradas contra el muro
alma. * de Jerusalén, tendiendo el brazo y pro­
E l profeta, cautivo en su casa fetizando contra ella. 8 Y o te ataré con
cuerdas para que no puedas volverte de
22 Fue aquí de nuevo sobre mí la ma­ un lado al otro mientras no se cumplan
no de Yavé, que me dijo: Levántate, los días de tu atadura.
vete al campo y allí te hablaré.23 Levantó­
me y salí al campo y vi que estaba allí
la gloria de Yavé, como la gloria que
12 En los Salmos (17,11; 104,3) se dice que Dios hace de las nubes su carro y camina sobre las
alas de los vientos; aquí le vemos, a semejanza de los reyes, caminar sobre su carro. Pero este carro
y su atalaje está formado por cuatro querubines alados y animados y con ruedas para moverse mejor
en todas direcciones. Encima de ellos está una bóveda, que representa al firmamento, la morada
celeste de Dios. Está Yavé sentado en su trono, vestido de luz y rodeado del arco iris (Ap 4,2-n).
21 Estas palabras del Señor indican la grave responsabilidad que pesa sobre el profeta.
24 Esta orden de Dios a su profeta parece que se dirige a llamar la atención del pueblo sobre el
profeta mismo, a quien hasta entonces no conocía como inspirado de Dios.
1 En esta tableta de arcilla, como las usadas por los babilonios para escribir los textos cunei­
4 formes, el profeta debe dibujar la ciudad de Jerusalén y representar a los ojos del pueblo el
asedio de la misma.
6 Ya se deja entender que estas palabras no implican un mandato que el profeta debe ejecutar,
pues no sería posible sin un milagro. Es una parábola para significar con aproximación la duración
del cautiverio. M ira a ios dos reinos: el de Israel, deportado el 721, y el de Judá, que lo estaba desde
hada cinco años y lo sería más completamente dentro de poco.
E l p an, tasado e in m u n d o están en tom o suyo, despreciando mis
mandamientos y mis leyes y no andando
* Coge también trigo, cebada, habas, por ellos. 7 Por tanto, así dice Yavé: Por
lentejas, mijo y avena y poní o todo en ser m ás rebelde que las gentes que os
una misma vasija, y haz de ello tu ali­ rodean y no haber seguido mis manda­
mento durante los dias que estés echado mientos y no haber obrado según mis
de este o del otro lado. * 10 Lo que para leyes, y hasta ni siquiera haber hecho
comer tomes será de veinte sidos de peso según las costumbres de las gentes que
por día, que es lo que comerás de un día están en torno vuestro, 8 por eso, así
al otro. 11 También el agua la beberás dice el Señor, Yavé: Heme aquí contra
m edida, u n sexto de hin, que te servirá ti, a mi vez, para hacer justicia en ti a la
de bebida de un día al otro. 12 Comerás vista de las gentes,9 y haré en ti lo que no
pan de cebada, que cocerás en rescoldo
hice jamás y como jam ás volveré a hacer,
de excrementos hum anos y a la vista por todas tus abominaciones. i° Por eso,
de esas gentes. B Y me dijo Yavé: Así dentro de ti se comerán los padres a sus
comerán los hijos de Israel su pan in­ hijos y los hijos se comerán a sus padres;
m undo en medio de las gentes a las cumpliré en ti mis juicios, y lo que de ti
cuales los arrojaré.
14 ¡Ah, Señor, Yavé!, exclamé yo; mi reste lo esparciré a todos los vientos.*
alm a no se ha contam inado nunca desde u Por mi vida, dice el Señor, Yavé, ya
m i adolescencia hasta hoy; no comí que tú has profanado mi santuario con
mortecino ni despedazado y jam ás entró todas tus fornicaciones y con todas tus
en mi boca carne inmunda. 15 El me res­ abominaciones, yo tam bién te abatiré a
pondió: M ira, te concedo que en vez de ti, sin que perdone mi ojo, sin misericor­
estiércol hum ano tomes estiércol de bue­ dia. 12 U na tercera parte de ti morirá
yes para cocer con él tu pan. w Y aftadió: dentro, de pestilencia y de hambre; otra
H ijo de hombre, yo voy a quebrantar en tercera parte caerá en derredor tuyo a la
Jerusalén el sustento del pan; comerán espada, y la otra tercera parte la esparciré
el pan p or peso y con angustia y beberán a todos los vientos e iré tras ella con la
el agua tasada y con afán, 17 para que, espada desenvainada. 13 Cumpliré mi fu­
faltándoles el pan y el agua, desfallezcan ror y saciaré en ellos mi ira, y tomaré
los unos con los otros y se consuman satisfacción, y sabrán que yo, Yavé, he
en su iniquidad. hablado en mi indignación cuando des­
fogue en ellos mi furor. 14 Te tom aré
L a depopulación d e Ju d á en desierto y en oprobio de las gentes
y Jerusalén que están en derredor tuyo, a los ojos de
todos; 15 y serás el oprobio y el escarnio,
5 1 Hijo de hombre, coge una espada el espanto y escarmiento de las gentes
afilada y empléala como navaja de que están en derredor de ti, cuando en
barbero para raerte cabellos y barba. medio de ti haga yo justicia con furor e
Toma luego una balanza justa y reparte indignación, con terrible ira. Yo, Yavé,
el pelo. * 2 U n tercio lo quemarás al fuego lo he dicho.
en medio de la ciudad m ientras se cum­
plen los días del asedio; otro tercio lo D evastación d e la tíe n a
herirás con la espada en rededor de ella,
y el otro tercio lo esparcirás al viento, 16 Cuando dispare yo contra ellos las
y yo lo perseguiré con la espada desnuda. perniciosas saetas del hambre, que los
3 Tom a también de ellos unos pocos, con­ llevarán a la destrucción, que lanzaré
tados, y átalos a la orla de tu manto. yo para destruirlos, y acreciente vuestra
4 Tom a otros pocos y los echas en medio hambre y os quite todo sustento de pan;
del fuego, que se quemen. D e ahí saldrá 17 cuando lance contra vosotros el hambre
el fuego para toda la casa de Israel. y las bestias feroces que te dejarán sin
5 Asi dice el Señor, Y avé: Esta es Je­hijos, y pasen por tus calles la pestilencia
rusalén. Y o la habia puesto en medio de y el estrago, y haga caer sobre ti la espada.
las gentes y de las tierras que están en Y o, Yavé, he hablado.
derredor suyo. # Ella se rebeló contra mis
mandatos, malvada, m ás que las gentes, y 1 Fuem e dirigida la palabra de Yavé,
contra mis leyes, m ás que las tierras que 6
diciendo: * 2 Hijo de hombre, vuelve
* Otra imagen nueva y extraña para declarar el hambre que Jerusalén pasará durante su asedio
por los caldeos.
E 1 Nueva imagen de los estragos que vendrán sobre Jerusalén, de cuya población sólo quedará
una pequeña porción.
10 Estos honores se cuentan muchas veces referidos en la Sagrada Escritura a partir de Lev 26,29;
D t 28,53; 4 Re 6,26 ss.
C 1 No sólo Jerusalén, toda la tierra recibirá el castigo, pues toda ha sido profanada por los pe-
v cados del pueblo.
•I rostro a los montes de Israel y profe­ de Israel, viene el fin sobre los cuatro
tiza contra ellos. 3 D i: Oíd, montes de confines de la tierra. 3 Llega para ti el
Israel, la palabra del Señor, Yavé. Así fin, y desencadenaré mi ira contra ti, y
dice el Señor, Yavé, a los montes, a los te pagaré según tus obras, y echaré sobre
collados, a los torrentes y a los valles: ti todas tus abominaciones. 4 No se apia­
Voy a traer contra vosotros la espada dará de ti mi ojo, no tendré compasión,
y destruiré todos vuestros altos . 4 Vuestros echaré tus obras sobre ti, y en tu seno tus
altares serán devastados, y destrozados abominaciones, y sabréis que yo soy Yavé.
vuestros altares de incienso, y haré caer 5 Porque así dice el Señor, Yavé: Des­
vuestros muertos ante vuestros ídolos . 5 Yo dicha tras desdicha, ya viene; 6 llega el
pondré los cadáveres de los hijos de Israel fin, está amenazándote el fin, ya está
delante de sus ídolos y dispersaré vuestros ahí. 7 Ya te llega el fin, habitante de la
huesos en derredor de vuestros altares. tierra; ya viene el tiempo, ya llega el día
6 Dondequiera que habitéis serán arruina­ del alboroto, pero no de alegría, en los
das vuestras ciudades y devastados vues­ montes. 8 A hora en seguida voy a derra­
tros altos. Vuestros altares serán arrui­ m ar sobre ti mi ira y satisfaré en ti mi
nados, y abandonados vuestros ídolos, furor, juzgándote según tus obras y echan­
destrozados, desaparecerán. Serán rotos do sobre ti todas tus fornicaciones. 0 No
vuestros pebeteros y aniquiladas vuestras se apiadará mí ojo, no tendré compasión,
obras, i Caerán en medio de vosotros los sino que echaré sobre ti tus obras y
muertos y sabréis que yo soy Yavé. pondré en tu seno tus abominaciones, y
8 Mas dejaré de vosotros entre las gen­sabrás que yo, Yavé, os hiero.
tes unos restos que escaparán a la espada 10 H e ahí el día, ya viene, ya llega tu
cuando sean dispersados por las tierras. * suerte, ya florece el cetro, ya echó sus
9 Vuestros dispersos se acordarán de mí brotes la soberbia, n Viene la destrucción
en las naciones en que estarán en cauti­ para el cetro impío; nada quedará de
verio, porque yo quebrantaré su corazón ellos, nada de su soberbia, nada de su
fornicario, que se apartó de mí, y sus estrépito, nada de su esplendor. 12 Llega
ojos, que fornicaron tras los ídolos. Y ten­ el tiempo, viene el día; que no se alegre
drán horror de sí mismos por las iniqui­ el que compra ni se entristezca el que
dades que cometieron y por todas sus vende, que sobre todos vendrá la ira.
fornicaciones. 10 Sabrán entonces que yo i 3 Quien venda no recobrará lo vendido
soy Yavé. N o en vano he dicho que habia por más que viva, porque la visión sobre
de escarmentarlos. todos ellos no se revocará y por sus im­
11 Asi dice el Señor, Yavé: Hiere con la piedades ninguno vivirá.
m ano y hiere con el pie, diciendo: |Ah! 14 Tocan las trompetas, apréstase todo,
Después de tantas horribles abominacio­ pero todos se agachan, están sin fuerzas,
nes, caerá la casa de Israel a espada, de porque se desencadena mi ira contra toda
hambre y de peste. 12 El que esté lejos la muchedumbre. * 15 Fuera, la espada;
m orirá de peste, el que esté cerca caerá dentro, la peste y el hambre; quien esté en
a la espada y el que quedare y esté ase­ el campo m orirá a la espada, quien esté
diado m orirá de hambre. Desfogaré mi dentro de la ciudad será devorado por el
Ira, 13 y reconoceréis que yo soy Yavé hambre y por la peste. 16 Quien de ellos
cuando yazcan sus m uertos junto a sus escape huirá a los montes y gemirán to­
(dolos, en derredor de sus altares; en dos como gime la paloma, cada uno por
todo alto collado y en la cima de todos su propia iniquidad. 17 Todas las m anos
los m ontes; bajo todo árbol frondoso y están debilitadas y todas las rodillas fla­
bajo toda encina copuda, allí donde ofre­ quean. i* Cíñense de saco y cúbrense de
cían perfume de grato arom a a todos sus terror; en todos los rostros se ve la confu­
Idolos; 14 yo tenderé contra ellos mi ma­ sión y todas las cabezas están rapadas.
no y tom aré la tierra desolada y solitaria, 9 Tiran en las calles su plata, y su oro

m ás que el desierto de Ribla, dondequiera se les torna en estiércol; no los salvará su
que habiten, y sabrán que yo soy Yavé. plata ni su oro el día de la ira de Yavé.
N o saciarán su hambre y no llenarán su
Castigo de las idolatrías vientre con ellos, porque les fueron in­
1 Fueme dirigida la palabra de Yavé, centivo para el pecado. 2» Estaban muy
7 diciendo:* 2 M ira, hijo de hombre, orgullosos de sus bellas joyas, y con ellas
así habla Yavé: Es el fin para la tierra fabricaron sus abominables simulacros, se
* La espada vengadora de Yavé deja siempre un resto, que será luego como la semilla sobre la
cual descenderán las bendiciones' mesiánicas.
y 1 Todo este discurso no tiene otro sentido que el de los precedentes. Una nueva amenaza con-
^ tra la tierra de Judá.
14 A la llegada del ejército enemigo, el pánico ce apoderará de todos, faltarán las fuerzas y 4
consejo, asi en el pueblo como en sus principales.
hicieron sus ídolos. 21 Por eso los haré yo zando mis ojos al lado del septentrión, vi
para ellos estiércol y los daré al saqueo al norte de la puerta el altar del ídolo
de manos extrañas y en botín a los impíos del celo, a la entrada misma, y me dijo:
de la tierra, para que la contaminen. 6 Hijo de hombre, ¿ves lo que hacen éstos?
22 Apartaré de ellos mi rostro y será¿Ves las grandes abominaciones que la
profanado mi tesoro, entrarán allí los casa de Israel hace aquí mismo para ale­
invasores y lo profanarán; 23 de él harán jarme de mi santuario? Pero date la vuel­
cadenas. Porque está la tierra llena de ta y verás abominaciones todavía más
sangre, y la ciudad llena de violencias. grandes. 7 Y me llevó a la entrada del
24 Traeré allá lo más feroz de las gentes atrio, y mirando, vi un agujero en la
para que se apoderen de sus casas; aca­ pared. 8 Y me dijo: Hijo de hombre, ho­
baré el orgullo de los poderosos y serán rada la pared. Horadé la pared y apareció
profanados sus santuarios. una puerta. 9 Entra, me dijo, y mira las
25 Viene la ruina; pedirán paz y nopésimas abominaciones q je éstos hacen.
habrá p a z ; 26 vendrá angustia sobre an­ Entré, miré y vi toda suerte de imáge­
gustia y al anuncio de una seguirá el nes de reptiles y bestias abominables y
de otra. Faltará la visión a sus profetas, todos los ídolos de la casa de Israel pin­
los sacerdotes desconocerán la Ley, y los tados en la pared en derredor.* ” Y se­
ancianos el consejo . 27 El rty se enlutará y tenta hombres de los ancianos de la casa
los príncipes estarán desolados y tembla­ de Israel, entre ellos Jezonías, hijo de
rán las manos de todo el pueblo. Yo los Safán, estaban en pie ante ellos, cada
trataré según sus caminos y los juzgaré uno con su incensario en la mano, de los
segúi* su merecido, y sabrán que yo soy que subía una nube de incienso. 12 Y me
Yavé. dijo: Hijo de hombre, ¿has visto lo que
hacen los ancianos de Israel en secreto,
L a gloria de Y avé abando n a cada uno en su cámara, llena de imáge­
el tem p lo nes? Pues se dicen: Yavé no nos ve; se
1 El año sexto, el día cinco del quinto ha alejado de la tierra. 13 Y me dijo: Pues
8 mes, me hallaba yo en mi casa, y es­ verás abominaciones todavía mayores que
taban delante de mí los ancianos de Judá, éstos hacen.
y allí se posó sobre mi la m ano del Señor, 14 Me condujo a la entrada de la puerta
Yavé. * 2 Miré, y vi una figura al parecer de la casa de Yavé, del lado norte, y es­
de fuego. D e lo que aparecía, de cintura taban allí dos mujeres sentadas llorando a
arriba era fuego, y de cintura abajo era T am m uz;* 15 y me dijo: ¿Has visto, hijo
como un esplendor luminoso, como bron­ de hombre? Pues todavía verás abomi­
ce brillante. 3 Tendió una a m odo de ma­ naciones mucho más grandes que ésta.
no y me cogió por los pelos de la cabeza. Y me llevó al atrio interior de la casa
El espíritu me levantó entre la tierra y el de Yavé, y allí, a la misma entrada del
cielo, y en visión divina me llevó a Jeru­ santuario de Yavé, entre el vestíbulo y el
salén, a la entrada de la puerta del atrio altar, habia unos veinticinco hombres, de
interior, del lado del septentrión, donde espaldas al santuario de Yavé y cara al
estaba puesto el ídolo que provoca el oriente, que hacia el oriente se postraban.
celo. * 4 Y allí estaba la gloria del Dios de 17 Y me dijo: Hijo de hombre, ¿has visto?
Israel, semejante a la de la visión que tuve ¿Será cosa ligera para la casa de Judá
en el campo. hacer las abominaciones que en este lugar
se hacen, que han llenado la tierra de
L a idolatría en el tem p lo m ism o violencias para irritarme? Y hasta se lle­
5 Y me dijo: Hijo de hombre, alza tusvan la zemora a sus narices. * 18 Pues
ojos hacia el lado del septentrión. Y al­ también yo obraré con furor, no se apiada-

1 En la presencia misma de los ancianos del pueblo, que muchas veces son mencionados y que
8 parece tenían sus reuniones en la casa del profeta, éste experimentó la mano de Yavé, que en
espíritu le üevó al templo de Jerusalén, donde vio la gloria de Yavé, que, como en el Pentateuco,
es una imagen de Yavé, que se hace presente en el templo.
3 Dios conduce en espíritu al profeta al templo de Jerusalén para hacerle ver las abominaciones
idolátricas que allí se cometen. De una manera semejante se habla en Dan 14,35 s. Qué estatua sería
esta que excitaba el celo de Yavé, que es Dios celoso, no puede precisarse con certeza (D t 32,16.21;
R e IS .I3)'
10 Aquí parece que se nos presentan las manifestaciones de los cultos egipcios, que no podían
faltar entre aquellas gentes, tan aficionadas a buscar el apoyo del Egipto contra la Asiria y la Caldea.
*4 Tammuz es el mismo dios babilónico, muy venerado en Grecia bajo el nombre de Adonis,
el joven amante de Venus, que la fábula decía muerto por un jabalí y cuya muerte lloraban las mu-
jeres.
17 L a palabra zemora significa un ramito o ramillete, mas no sabemos de qué, y por eso hemos
creído mejor transcribirla que traducirla. Los textos asiríos sugieren ciertas raíces de virtud mágica,
que creían daban vida al que las olía.
rá mi ojo y no tendré compasión, y cuan - 1 con el tintero de escriba a la cintura, vino
do griten a mis oídos en voz alta, no los a hacer relación: H e hecho lo que m an-
escucbaré. daste.
L os m ensajeros d e la destru cció n N u ev a descrip ció n d e la gloría
1 Y clamó en mis oídos con fuerte d e D io s
9 voz: ¡Acercaos los que habéis de 1 Y miré, y vi encim a del f
castigar a la ciudad! * 2 y llegaron seis 10
m ento que estaba sobre las cabe­
hombres por el camino de la puerta su­ zas de los querubines una com o piedra
perior del lado del septentrión, cada uno de zafiro que aparecía sobre ellos com o
con su instrumento destructor en (a mano. una semejanza de tro n o ; * 2 y habló Yavé
Habia en medio de ellos un hom bre ves­ al hom bre vestido de lino y te dijo: Ve
tido de lino, que traía a la cintura un por entre las ruedas de debajo de los
tintero de escriba; y entrados, fueron a querubines y llena tus m anos de las bra­
ponerse junto al altar de bronce. sas encendidas que hay entre los queru­
3 La gloria del Dios de Israel se alzó bines y échalas sobre la ciudad; y él fue a
de sobre los querubines sobre el que vista mía. 3 Los querubines se habían pa­
estaba, hacia el umbral de la casa, y rado al lado derecho de la casa cuando el
llamando al hombre vestido de lino que hombre fue y una nube había llenado el
llevaba el tintero de escriba, * 4 le dijo atrio interior. 4 La gloria de Yavé se
Yavé: Pasa por en medio de la ciudad, alzó sobre los querubines al um bral de
por en medio de Jerusalén, y pon por la casa, y ésta se llenó de la nube, y el
señal una tau en la frente de los que se atrio se llenó del esplendor de la gloria
duelen de todas las abominaciones que de Yavé; * 3 y el rum or de las alas de los
en medio de ella se cometen. * 3 Y a los querubines se oía hasta el atrio exterior,
otros les dijo: Pasad en pos de él por la semejante a la voz de D ios om nipotente
ciudad y herid. N o perdone vuestro ojo cuando habla.
ni tengáis compasión;* e viejos, mance­ « Y como dio la orden al hom bre ves­
bos y doncellas, niños y mujeres, m atad tido de lino, «Coge del fuego de entre las
hasta exterminarlos, pero no os lleguéis ruedas de en m edio de los querubines»,
a ninguno de los que llevan la tau. Co­ entró él y paróse entre las ruedas; 7 y uno
menzad por mi santuario. Com entaron, de los querubines tendió la m ano al fue­
pues, por los ancianos que estaban de­ go que entre ellos habia, y tom ó de él y lo
lante del templo. 7 Y les dijo: Profanad puso en las palm as del que estaba vestido
también el santuario, henchid de muertos de lino, que lo tom ó y salió.
los atrios. Salid, pues. Salieron y se pu­ * M ostróse entonces en los querubines
sieron a m atar por la ciudad. una form a de m ano de hom bre bajo sus
8 Mientras ellos herían, quedéme yo alas. 9 M iré y vi cuatro ruedas ju n to a
solo, y postrándome rostro a tierra, grité: los querubines, una rueda al lado de uno
¡Oh Señor, Yavé! ¿Vas a exterminar cuan­ y otra al lado de otro querubín. A la
to queda de la casa de Israel, arrojando vista parecían las ruedas com o de turque­
tu furor sobre Jerusalén? 9 Y me dijo: La sa, 10 y en cuanto a su form a, las cuatro
iniquidad de la casa de Israel y de Judá es eran iguales, com o rueda dentro de rueda.
muy grande. La tierra está llena de san­ 11 Cuando se m ovían iban a sus cuatro la­
gre; la ciudad, llena de injusticia, pues dos y no se volvían atrás al m archar.
se han dicho: Yavé se h a alejado de la 12 Todo el cuerpo de los querubines, dor­
tierra y no ve nada . 10 Así, pues, haré yo; so, m anos y alas, y las ruedas estaban
no perdonará mi ojo, no tendré compa­ todo en derredor llenos de ojos, y todos
sión, haré recaer sus obras sobre sus cuatro tenían cada uno su rueda. u A las
cabezas.11Y el hom bre vestido de lino, ruedas, com o yo lo oi, las llam aban tor-

Q 1 Es la voz de Yavé mismo, que llama a los ministros de su justicia para que la ejecuten sobre
- Jerusalén.
3 La gloria de Yavé es una imagen para representar a Dios, a quien la concepción teológica
sobre la trascendencia divina impide designar aquí en propia persona.
4 La señal puesta en la frente marcaba a los piadosos que se dolían de la idolatría del pueblo
y los señalaba para la preservación. Este detalle de la visión está inspirado en la señal puesta sobre
el dintel de las casas israelitas en Egipto (Ex 12,13).
9 Estos otros, a quienes se encomienda la ejecución de la iusticia. son como el ángel vengador
que la noche de Pascua hirió a los egipcios.
■f A 1 Como el profeta nos dice, esta visión es la misma que habla visto al principio junto al rio
■ ” Quebar, y que nos describe en el c.i.
4 Hay que distinguir en el conjunto de la visión la gloria de Yavé, que es como la imagen del
mismo Dios, el carro con su trono, formado por los querubines, la bóveda y el trono de zañro. La
gloria habla descendido de su trono y se habla colocado en el umbral de la puerta para dar las ór­
denes a loa ejecutores de la divina justicia contra Jerusalén.
bellino. 14 Cada uno tenia cuatro aspec­ tiplicado los muertos en esta ciudad, ha­
tos: el primero de toro, el segundo de béis llenado sus calles de cadáveres. 7 Por
hombre, e! tercero de león y el cuarto de tanto, así dice Yavé: Vuestros muertos,
águila, i* Levantáronse los querubines. los que habéis dejado tendidos en medio
Eran los mismos seres vivientes que había de ella, ésos son la carne y ella es la
visto jHnto al río Quebar. 16 Al moverse olla, pero yo os sacaré de ella.
los querubines, se movían las ruedas a su 8 Vosotros tenéis miedo a la espada, y
lado, y cuando alzaban las alas para levan­ yo haré venir la espada sobre vosotros,
tarse de tierra, las ruedas, a su vez, no se dice el Señor, Yavé. 9 Yo os sacaré de
apartaban de su lado; 17 cuando aquéllos en medio de ella y os entregaré en manos
se paraban, se paraban éstas, y cuando de los extranjeros y haré justicia en vos­
se alzaban aquéllos, se alzaban éstas con otros. 10 Pereceréis a la espada en los
ellos, pues había en ellas espíritu de vida. términos de Israel; os juzgaré y sabréis
ls La gloria de Yavé se quitó de sobre que yo soy Yavé. 11 No será ella para
el umbral de la casa y se puso sobre los vosotros la olla, ni seréis vosotros en
querubines; 19 y los querubines, saliendo ella la carne; en los términos de Israel
fuera, tendieron las alas, se alzaron de os juzgaré, 12 y sabréis que yo soy Yavé,
tierra a vista mía, y con ellos se alzaron cuyos mandamientos no habéis seguido,
las ruedas. Paráronse a la entrada de la cuyas leyes no habéis practicado, sino
puerta oriental de la casa de Yavé, y la que habéis obrado siguiendo las costum­
gloria del Dios de Israel estaba arriba bres de las gentes que os rodean.
sobre ellos. * 20 Eran los mismos seres 13 Apenas había profetizado, cayó muer­
que había visto bajo el Dios de Israel to Peltía, hijo de Banayas, y yo me eché
junto al río Quebar, y supe que se llama­ rostro a tierra y grité con todas mis fuer­
ban querubines. 21 Cada uno tenía cuatro zas: ¡Ah Señor, Yavé! ¿Vas a acabar del
aspectos y cada uno cuatro alas y una todo con lo que queda de Israel? 14 Me
semejanza de mano de hombre bajo las fue dirigida palabra de Yavé, diciendo:
alas. 22 La semejanza de sus rostros era 15 Hijo de hombre, tus hermanos, los de
la de los que vi junto al río Quebar. Cada tu parentela, la casa de Israel toda entera,
uno iba de frente a sí. son los que dicen a los habitantes de
Jerusalén: Alejaos de Yavé, tenemos la
Castigo de los jefes del pueblo tierra en posesión, i# Diles por tanto:
Así habla el Señor, Yavé: Los he alejado
H 1 Me elevó el espíritu y me llevó
a la puerta oriental de la casa de
Yavé, la que mira a levante; y vi que
entre las gentes, los he dispersado en tie­
rras extranjeras, pero yo seré para ellos
había a la puerta veinticinco hombres, santuario por el poco tiempo que estarán
entre los cuales Jazanías, hijo de Asur, en la tierra a que han emigrado. *
y Peltía, hijo de Banayas, jefes del pueblo. 17 Diles, pues: Así habla el Señor, Ya­
2 Y Yavé me dijo: Hijo de hombre, éstos vé: Yo os recogeré de entre las gentes, y
son los que maquinan perversidades y os reuniré de entre las tierras a que habéis
dan en la ciudad perversos consejos; 3 y sido dispersados, y os daré la tierra de
dicen: ¿No se han reconstruido bien pron­ Israel. 18 Y entrarán en ella y quitarán
to las casas de la ciudad? Ella será la de ella todos sus ídolos y todas sus abo­
olla, nosotros la carne. * 4 Por tanto, pro­ minaciones. 19 Y les daré otro corazón y
fetiza co n tra ellos, profetiza, hijo de pondré en ellos un espíritu nuevo; qui­
hombre. taré de su cuerpo su corazón de piedra y
5 Y vino sobre mí el espíritu de Yavé yles daré un corazón de carne, 20 para que
me dijo: Di: Así habla Yavé: Vosotros sigan mis mandamientos y observen y
habéis dicho eso, casa de Israel, y yo sé practiquen mis leyes, y sean mi pueblo
muy bien lo que pensáis. 6 Habéis mul­ y sea yo su Dios. * 2* Pero a los que se
19 La gloria de Yavé, o sea El mismo, que moraba en el templo, lo abandona, para que el templo
sea entregado a la destrucción de los caldeos. N o se concibe que pudiera ser profanado morando
Yavé en él.
■i *| 3 Este versículo es obscuro, y acaso no esté bien conservado. Ateniéndonos al texto, que
" ■ concuerda con la Vulgata, pudiera entenderse así como lo leemos. El asedio de Jerusalén
tuvo dos etapas, separadas por la ida de los caldeos al encuentro de los egipcios. Al fin de este inter­
medio, dedicado a restaura las ruinas del asedio, se dirían estos consejeros del pueblo: Las casas
están reparadas, la exudad está otra vez en condiciones de protegemos; ella será la caldera que pro­
tege !a carne de los ardores del fuego; ella nos protegerá contra las mortíferas ascuas de los ase-
diantes, si volvieran. A esto responde Yavé en el v.8 ss.
16 Hermosas palabras las de este verso. Los desterrados carecen de templo; pero Dios mismo
será su templo; Dios no los abandona en su destierro, hasta reconducirlos a su patria, mudado su
espíritu.
20 D urante el destierro, el Señor cambiará el corazón del pueblo, que será curado de sus ten­
dencias idolátricas. Pero, como siempre, el profeta ve al fin del cautiverio la edad mesiánica y aquella
edad de oro, esto es, de plena fidelidad a la nueva alianza, de que nos hablan siempre los profetas.
Complacen en sus ¡dolos, en sus abomi­ para que salga y se cubrirá el rostro para
naciones, yo les echaré sus obras sobre la no ver la tierra. 13 Yo le tenderé mis re­
cabeza, dice el Señor, Yavé. des, y será cogido en mis mallas, y le lle­
22 Los querubines desplegaron sus alas,varán a Babilonia, a la tierra de los cal­
y les siguieron las ruedas; y la gloria del deos, pero no la verá, y allí morirá. 14 Y a
Dios de Israel estaba sobre ellos; 23 y cuantos estén a su lado para servirle,
la gloria de Yavé se alzó de en medio de a cuantos le acompañen, los esparciré a
la ciudad y se posó sobre el monte que todos los vientos y desenvainaré en pos
está al oriente de la ciudad. * 24 Me tomó de ellos mi espada. 15 Y sabrán que yo
el espíritu y me llevó a Caldea entre los soy Yavé cuando los disemine entre las
cautivos, en visión del espíritu de Dios. gentes y los derrame sobre la tierra. 16 Pe­
V desapareció la visión que habla tenido. ro haré que de ellos quede un corto nú­
" Yo dije a los cautivos todo lo que mero de la espada, del hambre y de la
Yavé me había mostrado. pestilencia, para que cuenten todas sus
abominaciones entre las gentes a las que
L a fu g a d e l re y llegaren y sepan que yo soy Yavé.
1 O 1 Fueme dirigida la palabra de Ya- 17 Fueme dirigida la palabra de Yavé,
* “ vé, diciendo:* 2 Hijo de hombre: diciendo : 18 Hijo de hombre, come tu pan
Habitas en medio de gente rebelde, que con temor y bebe tu agua con anhelo y
tiene ojos para ver y no ven, oídos para angustia, 19y di al pueblo de la tierra:
oir y no oyen, porque son gente rebelde. Así habla el Señor, Yavé, de los m orado­
3 Tú, hijo de hombre, dispón tus trebejos res de Jerusalén y de la tierra de Israel:
de emigración y sal de día a la vista de Comerán su pan con temor, y con espan­
ellos. Parte a presencia suya del lugar en to beberán su agua, porque su tierra será
que estás para otro lugar, a ver si reco­ despojada de todo por la maldad de
nocen que son gente rebelde. 4 Saca tus cuantos la habitan. 20 Y serán asoladas
trebejos, como trebejos de camino, de día, las ciudades que habitan y sabrán que
a sus ojos, y parte por la tarde a presencia yo soy Yavé.
suya, como parten los desterrados. 5 A
sus ojos horada la pared y sal por ella, E l castigo se a c e rc a
6 llevando a sus ojos tus trebejos, y te los 21 Fueme dirigida la palabra de Yavé,
echas al hombro, y sales al obscurecer, diciendo: 22 Hijo de hombre, ¿qué refrán
cubierto el rostro y sin m irar a la tierra, es ese que corre por la tierra de Israel, di­
pues quiero que seas pronóstico para la ciendo: Pasan los días y no se cumple la
casa de Israel. visión? 23 Diles por tan to : Así habla el
7 Yo hice lo que se me mandaba, y salíSeñor, Yavé: Yo haré que desaparezca
de día con mis trebejos, como trebejos de ese refrán y no lo repetirán en Israel.
emigración: horadé con mis manos la pa­ 24 Diles por lo contrario: Ya se acerca el
red y los saqué al obscurecer, y me los día y se cumplirá toda visión. N o habrá
eché al hombro a presencia suya. 8 Por ya más en adelante visiones engañosas .ni
la mañana me fue dirigida la palabra de adivinaciones lisonjeras en la casa de Is­
Yavé, diciendo: 9 Hijo de hombre, no te rael. 25 Porque yo, Yavé, digo: Se cum­
ha dicho la casa de Israel, esta casa de plirá la palabra que yo pronuncié y no
rebeldes: ¿Qué es lo que haces? lo Pues se dilatará. Antes en vuestros días, ¡oh
diles: Así habla el Señor, Yavé: Este casa de rebeldes!, diré mi palabra y la
oráculo es para el príncipe que está en cumpliré. Palabra del Señor, Yavé.
Jerusalén y para toda la casa de Israel 26 Fueme dirigida la palabra de Yavé,
que allí se halla. 11 Diles: Yo soy para diciendo: 27 Hijo de hombre, mira cómo
vosotros una señal; lo que yo hago, eso dice la casa de Israel: Las visiones que
harán ellos: irán al destierro, al cauti­ éste ve no son para pronto, profetiza para
verio. muy lejanos días. * 28 Diles por tan to :
12 El príncipe que entre ellos está seAsí habla el Señor, Yavé: No se dilatará
echará al hombro su bagaje en la obscu­ ya más. Se cumplirá toda palabra que yo
ridad y partirá. Se horadará la muralla hable, dice el Señor, Yavé.
23 Al fin, la gloria de Dios, de un vuelo deja el templo y la ciudad y va a posarse sobre el monte
de los Olivos. Ahora el invasor podrá destruir el santuario sin profanar el nombre de Yavé, que no
tendrá nada en él.
| O 1 Jeremías nos cuenta cómo Sedecías y su ejército, cuando perdieron toda esperanza de salud,
* ** contra el consejo del profeta, que les aseguraba la vida entregándose a los caldeos, huyeron
una noche por una brecha; pero, perseguidos por los enemigos, fueron alcanzados (39,4.11). Esto
es lo que simboliza esta orden de preparar el profeta sus bártulos y salir de noche por la brecha
abierta en el muro de tapial de su casa.
27 Interesante para entender cómo oía el pueblo las palabras del profeta. No negaban su vera­
cidad, sabiendo que eran profetas de Dios; pero creían, al ver pasar los días sin que las visiones se
cumplieran, que no eran más que amenazas, que no se realizarían o quedarían para edades remotas.
C o n tra los falsos profetas 18 D i: Así h a b l a e l Señor, Yavé: ¡Ay d e
las que se hacen cintajos para todas la s
i 9 i Fueme dirigida la palabra de Ya- articulaciones de las manos y lazos para
vé, diciendo: * 2 Hijo de hombre, toda clase de gentes, para cazar las al­
profetiza contra los profetas de Israel, mas! ¿Creéis que cazando las almas de
profetiza, y di a esos que profetizan a mi pueblo mantendréis las vuestras?
capricho suyo: Oíd la palabra de Yavé. 19 Vosotras por dos puñados de cebada
J Así dice el Señor, Yavé: ¡Ay de los pro­ 0 dos pedazos de pan me deshonráis ante
fetas insensatos que andan a su propio mi pueblo predicando la muerte de quien
capricho, sin haber visto nada! 4 Fueron, no ha de m orir y prometiendo la vida a
Israel, tus pro.etas como zorras del de­ quien no vivirá, y engañando así a mi
sierto. 5 N o habéis subido a las brechas, pueblo, que se cree las mentiras.
no habéis amurallado la casa de Israel 20 Por tanto, así dice el Señor, Yavé:
para que resistiera en el combate el dia Heme aqui contra esos vuestros cintajos
de Yavé. 6 Vieron vanidad y adivinación con que cazáis las almas; yo los arranca­
mentirosa. Dicen: «Ha dicho Yavé», y no ré de vuestros brazos y dejaré volar libres
los envió Yavé, y hacen esperar que se a las almas que con ellos cazáis. 21 Yo
cumplirán sus palabras. 7 ¿No habéis vis­ arrancaré también vuestros lazos y libra­
to visiones vanas? ¿No habéis anunciado ré de vuestras manos a mi pueblo. N o os
adivinaciones mentirosas, diciendo: «Ha
servirán ya más de red en vuestras ma­
dicho Yavé», no habiéndolo dicho yo? nos y sabréis que yo soy Yavé. 22 Por ha­
8 Por tanto, así dice el Señor, Yavé:
Por haber hablado vosotros vanidad y ber entristecido con vuestras mentiras el
haber visto mentiras, por tanto, aquí es­ corazón del justo, cuando yo no quería
entristecerle, y haber confortado las ma­
toy yo contra vosotros, dice el Señor, Ya­
vé. 9 Y será mi m ano contra los profetas nos del impío para que no se volviese de
que ven vanidad y adivinan mentira. No su mal camino y viviese, 23 ya no tendréis
form arán en la asamblea de mi pueblo, más vanas visiones ni pronunciaréis más
ni serán inscritos en el libro de la casa de oráculos. Libraré de vuestras manos a mi
Israel, ni volverán a la tierra de Israel, y pueblo y sabréis que yo soy Yavé.
sabréis que yo soy el Señor, Yavé.
10 Por tanto, por haber engañado a mi E x h o rta c ió n a la c o n v ersió n
pueblo, diciendo: «Paz», no habiendo paz, 1 A 1 Vinieron a mí algunos de los an-
y porque mientras mi pueblo alzaba una I “ cianos de Israel y se sentaron de­
pared, ellos la jarreaban con barro, 11 di lante de mí; * 2 y me fue dirigida la pala­
a esos jarreadores con barro que se cae­ bra de Yavé, diciendo: 3 Hijo de hom­
rá, que vendrán aguaceros y mandaré gra­ bre, estas gentes llevan sus ídolos dentro
nizadas que la derribarán y viento impe­ de su corazón y miran con sus ojos el es­
tuoso que la deshará . 12 Y cuando caiga la cándalo de su iniquidad. ¿Voy a dejarme
pared, no os d irán: ¿Dónde está la emba­ consultar por ellos? 4 Háblales, por tanto,
rradura con que la cubristeis? y diles: Así habla el Señor, Yavé: A to­
13 Por tanto, así dice el Señor, Yavé:dos los de la casa de Israel que, llevando
Yo en mi furor desencadenaré la tempes­ sus ídolos en su corazón y mirando con
tad, y vendrá en mi ira un aguacero im­ sus ojos el escándalo de su iniquidad, vi­
petuoso, y caerá furioso el granizo para nieren al profeta, les responderé yo mis­
destruir. 14 Y derribaré la pared que vos­ mo, Yavé, hablándoles de la muchedum­
otros embarrasteis, la echaré a tierra, y bre de sus ídolos, 5 para agarrar a la casa
quedarán al descubierto sus cimientos, je ­ de Israel por su propio corazón, ya que
rusalén caerá, y vosotros pereceréis en por sus ídolos se apartan de mí.
medio de sus escombros, y sabréis que yo 6 Di, por tanto, a la casa de Israel: Así
soy Yavé. 15 Yo saciaré mi furor contra habla el Señor, Yavé: Convertios y apar­
la pared y contra los que la recubrieron taos de vuestros ídolos y apartad la vista
de barro; y se dirá: Ya no hay pared y de vuestras abominaciones; 7 porque a
se acabaron los que la jarreaban, 16 los quienquiera de la casa de Israel que de
profetas de Israel que profetizan a Jeru­ mí se apartare para poner en su corazón
salén y tienen para ella visiones de paz, sus ídolos y sus ojos en el escándalo de
no habiendo paz, dice el Señor, Yavé. su iniquidad y viniere al profeta para pre­
17 Y tú, hijo de hombre, pon tus ojos en guntarle, le responderé yo, Yavé, por mí
las hijas de tu pueblo que profetizan a ca­ mismo, 8 y pondré mi rostro contra él, y
pricho suyo y profetiza contra ellas. le haré portento y fábula, y le arrancaré
•f O 1 T am b ién vivían en Babilonia, entre los desterrados, falsos profetas, q u e vaticinaban se-
* gún su im aginación, y afirm aban que Jerusalén sería p or D ios preservada com o en los días
de E zequías y que ellos volverían luego a la patria (Jer 9,31).
I A 1 Estos ancianos, que rinden en su corazón culto a los ídolos, vienen a consultar a D ios por
su profeta. L a respuesta que reciben es la que más necesitan.
de mi pueblo, de Israel, y sabréis que yo jas, que escaparán y saldrán fuera, y ven­
soy Yavé; 9 y si el profeta seductor dice drán con vosotros y veréis su conducta y
alguna cosa, seré yo, Yavé, quien le ha­ sus obras, y comprenderéis el mal que yo
bré seducido y tenderé sobre él mi mano, voy a hacer a Jerusalén y todo lo que
y le exterminaré de en medio de mi pue­ voy a hacer contra ella. 23 Lo compren­
blo Israel, lo Y llevarán sobre sí su mal­ deréis cuando veáis su conducta y sus
dad; según la maldad de quien pregunta, obras, y reconoceréis que no sin razón
así será la maldad de quien responde. hago yo cuanto hago, dice el Señor, Yavé.
11 Para que no yerre más la casa de Israel
lejos de mí ni se contamine con todas sus Israel, sarm ien to inútil
abominaciones, y sean mi pueblo y yo sea 1 C 1 Fueme dirigida la palabra de Ya-
su Dios, dice el Señor, Yavé. O vé, diciendo: * 2 Hijo de hombre,
¿qué tiene más el palo de la viña que otro
In u tilid a d d e la in te rc e sió n palo? ¿Qué es el sarmiento entre todas las
12 Fueme dirigida 1a palabra de Yavé, maderas de la selva? 3 ¿Sacarán de él m a­
diciendo : 13 Hijo de hom bre: Cuando por dera para hacer obra alguna? ¿Harán de
haberse rebelado pérfidamente contra mí él estacas para colgar cualquier cosa?
la tierra, tienda yo mi brazo contra ella, 4 Echase al fuego para que se consuma,
y la quebrante el sustento del pan y man­ de cabo a cabo es consumido, y arde
de sobre ella el hambre, y extermine en también el medio; ¿servirá para nada
ella hombres y animales, 14 aunque hu­ más? s Cuando estaba entero no servía
bieran estado en ella estos tres varones, para hacer de él obra alguna. ¡Cuánto
Noé, Daniel y Job, ellos por su justicia menos servirá después de quemado, des­
hubieran salvado su vida, dice el Señor, pués que fue presa del fuego!
Yavé. * 15 Y si invadiera esa tierra con 6 Por tanto, así dice el Señor, Yavé:
bestias feroces para que la desolaran, sin Como es el palo de la vid entre las m a­
que nadie por miedo a las fieras la atra­ deras de la selva, leña que yo echo al fue­
vesara, 16 si hubieran estado en ella esos go para que se consuma, así echaré a él
tres varones, por mi vida, dice Yavé, no a los habitantes de Jerusalén. 7 Volveré
hubieran salvado a sus hijos ni a sus hi­ contra ellos mi ro stro ; escaparon del fue­
jas ; ellos solos habrían escapado, y la tie­ go, y el fuego los devorará, y sabréis que
rra habría sido desolada. 17 Y si mando yo soy Yavé cuando volviere contra ellos
contra ella la espada y digo: Espada, re­ mi rostro. 8 Y tornaré la tierra en desierto
corre la tierra y extermina hombres y ani­ por cuantos prevaricaron, dice el Señor,
males; i* aunque en medio de ella estu­ Yavé.
vieran aquellos tres varones, por mi vida,
dice Yavé, que no salvarían a sus hijos y H o rrib le in g ratitu d d e Israel
a sus hijas; ellos solos escaparían. 19 O si t fí 1 Fueme dirigida la palabra de Ya-
mandare sobre esa tierra la peste contra ™ vé, diciendo: * 2 Hijo de hombre,
ella, dentro de su sangre, derramando mi echa en cara a Jerusalén sus abominacio­
ira para exterminar hombres y bestias, nes 3 y di: Esto dice el Señor, Yavé, a Je­
20 aunque en medio de ella estuvieran Noé, rusalén : Eres por tu tierra y por tu origen
Daniel y Job, por mi vida, dice Yavé, no una cananea, tu padre un amorreo, tu ma­
salvarían un hijo ni una h ija ; por su pro­ dre una jetea; 4 a tu nacimiento, el día
pia justicia escaparían ellos y salvarían la que naciste, nadie te cortó el ombligo, no
propia vida. fuiste lavada en el agua para limpiarte, no
21 Pues así dice el Sefior, Yavé: ¡Cuán­fuiste frotada con sal ni fajada; 5 nadie
to más cuando desencadene yo contra Je­ hubo que pusiera en ti sus ojos para ha­
rusalén esos cuatro azotes juntam ente: la certe algo de esto compadecido de ti, sino
espada, el hambre, las bestias feroces y que con horror fuiste tirada al campo el
la peste, para exterminar en ella hom­ día en que naciste. 6 Pasé yo cerca de ti
bres y animales! 22 Y, sin embargo, que­ y te vi sucia en tu sangre, y, estando tú en
darán en ella algunos restos, hijos e hi- | tu sangre, te dije: ¡Vive!
14 La intervención de los justos a favor de los pecadores es de gran eficacia ante Dios, como se
ve por Gén 18,23-33; pero cuando las cosas llegan al último extremo, ya no valen intercesores. Aquí
el profeta nos ofrece a estos tres personajes, que la tradición presentaba como justos y de gran vali­
miento ante Dios. Noé es anterior al pueblo hebreo; Job, extraño a él. y Daniel no parece que sea
el profeta Daniel, sino un antiguo personaje de que hablan los textos de Ras Samma (Rev. Biblique
[ 1937 ] 541.546). Igual se habla de Jeremías (2 Mac 15,14).
IC 1 La vid, abundante en Palestina, es por su fruto muy apreciada; pero su madera no sirve
■ para otra cosa que para alimentar el fuego. Así es Jerusalén, la antes amada viña de Yavé
(Is 5,i ss.; Sal 80,9).
■| £ 1 Este largo capítulo es una narración parabólica del más vivo realismo, en que nos pinta
* ^ la historia religiosa d e Israel, siem pre inñel a su D io s y am ante de los ídolos. A pesar d e todo,
acaba prometiendo la reanudación de la antigua alianza.
7 Te hice crecer a decenas de millares,teos, que te aborrecen y se avergüenzan
como la hierba del campo. Creciste y te de cu desenfreno. 28 N o harta todavía,
hiciste grande y llegaste a la flor de la ju­ te prostituiste también a los hijos de Asur,
ventud; te crecieron los pechos y te salió fornicaste con ellos, sin hartarte todavía.
el pelo; pero estabas desnuda y llena de 29 Multiplicaste tus prostituciones desde
vergüenza. 8 Pasé yo junto a ti y te miré. la tierra de Canán hasta la Caldea, y ni
Era tu tiempo, el tiempo del amor, y ten­ con todo esto te saciaste.
dí sobre ti mi mano, cubrí tu desnudez, 30 ¿Cómo sanar tu corazón, dice el Se­
me ligué a ti con juramento e hice alianza ñor, Yavé, cuando has hecho todo esto,
contigo, dice el Señor, Yavé, y fuiste mía. como desvergonzada ramera dueña de
9 Te lavé con agua, te quité de encima la sí, 31 haciéndote prostíbulos en todas las
sangre, te ungí con óleo,10 te vestí de re­ encrucijadas y lupanares en todas las pla­
camado, te calcé de piel del tejón, te ce- zas? Y ni siquiera eres comparable a las
fii de lino fino y te cubrí de seda. 11 Te rameras, que reciben el precio de su pros­
atavié con joyas, puse pulseras en tus titución. 32 Tú eres la adúltera que en vez
brazos y collares en tu cuello,12 arillo en de su marido acoge a los extraños. 33 A la
tus narices, zarcillos en tus orejas y es­ meretriz se le paga su merced, pero tú
pléndida diadema en tu cabeza. 13 Esta­ hacías mercedes a tus amantes y les ha­
bas adornada de oro y de plata, vestida cías regalos para que de todas partes en­
de lino y seda en recamado; comías flor trasen a ti para tus fornicaciones. 34 H a
de harina de trigo, miel y aceite; te hi­ sucedido contigo en tus fornicaciones lo
ciste cada vez más hermosa y llegaste contrario de las otras rameras, pues no
hasta reinar. te buscaban, y pagando tú en vez de re­
14 Extendióse entre la gentes la fama decibir paga, fuiste al contrario de las otras.
tu hermosura, porque era acabada la her­
mosura que yo puse en ti, dice el Señor, Castigo de tan ta ingratitu d
Yavé. 15 Pero te envaneciste de tu hermo­
sura y de tu nombradía, y te diste al vicio, bra35 de Por tanto, oye, ¡oh ramera!, la pala­
Yavé: 36 Así dice el Señor, Yavé:
ofreciendo tu desnudez a cuantos pasa­ Por haber descubierto tus vergüenzas y
ban, entregándote a ellos. 16 Tomaste tus haber mostrado tu desnudez a tus aman­
vestidos y te hiciste altos coloreados para tes en tus fornicaciones
prostituirte en ellos. 17 Tomaste las es­ minables ídolos, y por lay sangrea todos tus abo­
de tus hi­
pléndidas joyas que yo te había dado, mi jos que les ofreciste, 37 por eso reuniré yo
plata y mi oro, y te hiciste simulacros de a todos tus amantes y a cuantos recibiste
hombres, fornicando con ellos. 18 Co­ placentera; y además de los que amaste,
giste las telas recamadas y los cubriste traeré también a los que aborreciste, y los
con ellas, y les ofreciste mi óleo y mis aro­ juntaré contra ti en derredor, y les des­
mas. 19 También el pan que yo te diera, cubriré tus vergüenzas, y contemplarán
la flor de harina de trigo y el aceite y la todas tus torpezas. 38 Te juzgaré como se
miel con que te mantenía, se los ofreciste
en ofrenda de suave olor. Esto hiciste, dice se juzga a la adúltera y a la vertedora de
sangre, y te haré sangrienta víctima del
el Señor, Yavé. furor y del celo. 39 Te entregaré a sus m a­
20 Y a más de esto tomaste a tus hijosnos, y ellos desharán tu lecho y derribarán
y a tus hijas, los que habías engendrado tus prostíbulos, te desnudarán de tus ves­
para mí, y se los sacrificaste para que les tidos y te arrebatarán todos los ornamen­
sirvieran de comida. Te parecían poco tus tos de tu hermosura, y te dejarán desnuda,
prostituciones, 21 y sacrificaste a mis hi­ en cueros. 40 Y harán venir contra ti a las
jos haciéndolos pasar por el fuego.22 Y al muchedumbres y te lapidarán con piedras,
cometer todas esas tus fornicaciones y y te atravesarán con la espada; 41 y pega­
prostituciones, no te acordaste del tiempo rán fuego a tus casas, y harán en ti justi­
de tu mocedad, cuando estabas desnuda cia a ojos de muchas mujeres, y haré que
en tu vergüenza y te revolvías en tu san­ ceses de fornicar y no harás ya más rega­
gre; 23 antes al contrario, después de tan­ los. 42 Saciaré en ti mi ira y se apartará
tas maldades, ¡ay de ti!, dice Yavé, 24 te de ti mi celo . 43 Por cuanto no te acordaste
hiciste en cada plaza un lupanar, 25 y en de los días de tu mocedad y me provo­
cada calle un prostíbulo, mancillando tu caste a ira con todas esas cosas, por eso
hermosura, entregándote a cuantos pasa­ yo también echaré tus caminos sobre tu
ban y multiplicando tus prostituciones. cabeza, dice el Señor, Yavé, y cumpliré
26 Te prostituiste a los hijos de Egipto,mis designios contra todas tus abomina­
tus vecinos de gordos cuerpos, multipli­ ciones.
cando tus fornicaciones para irritarme. 44 M ira que no habrá proverbista que
27 Por eso tendí yo a ti mi mano y te quité no te aplique este proverbio: «Cual la ma­
parte de la dote, y te entregué al capri­ dre, tal la hija». 45 Sí, eres hija de madre
cho de tus enemigas, las hijas de los filis­ que aborreció a su marido y a sus hijos.
Y ores también hermana de tus hermanas, contigo una alianza eterna. *1Y tú te
que aborrecieron a sus maridos y a sus acordarás de tus obras y te avergonzarás
hijos. Vuestra madre fué una jetea y vues­ cuando recibas a tus hermanas mayores y
tro padre un amorreo. 46 Tu hermana ma­ menores que yo te daré por hijas, mas no
yor es Samaría, con sus hijas, que habita ya por el pacto hecho contigo. <*2 Yo re­
a la izquierda tuya, y tu hermana menor es novaré mi alianza contigo, y sabrás que
Sodoma, con sus hijas, que habita a tu yo soy Yavé, 63 para que te acuerdes y
derecha. 47 Y ni aun seguiste sólo sus ca­ sientas vergüenza, y nunca más de ver­
minos ni imitaste sólo sus abominaciones; güenza te atrevas a abrir la boca, cuando
como si esto fuera muy poco para ti, te te habré perdonado cuanto hiciste, dice
corrompiste más que ellas en todas tus el Señor, Yavé.
sendas.
48 Por mi vida, dice el Señor, Yavé, que H um illació n y resu rg im ien to d e la
tu hermana Sodoma con sus hijas no hizo casa d e D av id
lo que tú con tus hijas hiciste. 49 Mira
cuál fue la iniquidad de Sodoma, tu her­ ni Fueme dirigida la palabra de Ya­
vé, diciendo:* 2 Hijo de hombre,
mana: tuvo gran soberbia, hartura de propon un enigma y compon una pará­
pan y mucha ociosidad. No dio la mano bola sobre la casa de Israel: 3 Di: Así ha­
al pobre, al desvalido; 5<>se ensoberbecie­ bla el Señor, Yavé:
ron e hicieron lo que a mis ojos es abomi­ La gran águila de grandes alas y de lar­
nable, y cuando lo vi, las quité del medio. gas plumas, toda cubierta de espléndido
S1 Samaría no pecó ni la mitad de lo que plumaje de colores varios, vino al Líbano
has pecado tú. Tú multiplicaste tus forni­ y cogió el cogollo del cedro; 4 arrancó el
caciones mucho más que ellas, hasta el principal de sus renuevos y le llevó a tierra
punto de hacer justas a tus hermanas con de mercaderes y le puso en una ciudad de
todas las abominaciones que tú has come­ comerciantes. 5 Escogió luego un sembra­
tido. 52 Lleva, pues, sobre ti tu vituperio, dío de la tierra y le puso en campo selecto
tú que has abogado por la causa de tus para la plantación. Le puso cerca de
hermanas con las abominaciones que más aguas abundantes para que estuviese co­
que a ellas te han hecho abominable, vi­ piosamente regado- 6 Echó brotes y se
niendo a ser justas ellas comparadas con­ hizo una vid frondosa, pero de poca altu­
tigo. Sé confundida y soporta tu vitupe­ ra, para que dirigiese hacia el águila sus
rio también tú, pues que has venido a jus­ ramas y le estuvieran sometidas sus raíces.
tificar a tus hermanas. Hízose vid y echó sarmientos y extendió
53 Pero yo mudaré la suerte suya, la sus ramas.
suerte de Samaría y de sus hijas, y con la 7 Pero había otra gran águila de gran­
de ellas mudaré también la tuya, 54 para des alas y espeso plumaje, y la vid dirigió
que soportes tu confusión y tu vituperio hacia ésta sus raíces y tendió hacia ella
por todo cuanto hiciste y les sirvas a ellas sus sarmientos, desde la era en que la otra
de consuelo. Tu hermana Sodoma, con la plantó, para que estuviera bien regada.
sus hijas, volverán a su anterior estado, 8 Había sido plantada en tierra buena y
volverán también a él Samaría con sus cerca de abundantes aguas para que echa­
hijas, y tú también y tus hijas volveréis a se ramas y llevase frutos y se hiciese una
vuestro estado primero. 56 Ni el nombre vid vigorosa.
siquiera de tu hermana Sodoma se oía en 9 Di: Así habla el Señor, Yavé: ¿Pros­
tu boca al tiempo de tu orgullo, 57 antes perará? ¿El águila primera no arrancara
de que fuera descubierta tu perversidad. sus raíces, no la despojará, dejándola que
Así también eres tú ahora oprobio para se seque y se sequen todas las hojas que
las hijas de Aram y para las hijas de los echó? Sin gran esfuerzo, sin necesidad de
filisteos que te rodean, que dondequiera mucha gente, la arrancará de raíz. 10 Ha­
te desprecian. 58 Lleva sobre ti tu perver- bía sido plantada, ¿prosperará? ¿No se se­
dad y tus abominaciones, dice Yavé. cará del todo apenas la toque el viento
solano? En la era de su verdor se secará.
M isericordia y rehabilitación H Y me fue dirigida la palabra de Yavé,
59 Porque asi habla el Señor, Yavé: Voy diciendo: 12 Anda, di a la casa rebelde:
a hacer yo contigo lo que conmigo hiciste ¿No habéis entendido lo que esto signifi­
tú, menospreciando el juramento y rom­ ca? Di: El rey de Babilonia vino a Jeru­
piendo el pacto. No obstante, yo me salén, cogió al rey y a sus príncipes y los
acordaré de la alianza que contigo hice deportó, llevándolos consigo a Babilonia,
al tiempo de tu mocedad y confirmaré u Tomó a uno de la real estirpe e hizo
*| y 1 Esta alegoría nos representa un águila, el rey de Caldea, el cual viene a Jerusalén y traslada
* a Babilonia el cedro del Líbano, el rey Jeconías, poniendo en su lugar a Sedecías, a quien
exigió juramento de fidelidad. La segunda águila es el Egipto, hacia quien Sedéelas tendió sus mano*,
por lo cual el águila primera le arrancará, llevándole cautivo a Babilonia.
con él un pacto, tomándole juramento. ra»? 3 Por mi vida, dice Yavé, que nunca
Llevóse a los poderosos de la tierra n pa­ más diréis ese refrán en Israel. * Mías son
ra que el ramo fuese modesto y no se re­ las almas todas; lo mismo la del padre que
belase y guardase y mantuviese el pacto la del hijo, mías son, y el alma que pecare,
hecho con él. 15 Pero se rebeló y mandó ésa perecerá.
embajadores al Egipto para que le diese 5 El que sea justo y haga juicio y jus­
caballos y mucha gente. ¿Prosperará? ¿Es­ ticia, # no banquetee por los montes y no
capará el que tales cosas hizo? Rompió el alce sus ojos a los ídolos de la casa de Is­
pacto, ¿escapará? rael ; no manche a la mujer de su prójimo
16 Por mi vida, dice el Señor, Yavé, quey no llegue a la m enstruada ; 7 y no oprima
en la tierra de quien le había puesto en el a nadie y devuelva al deudor su prenda, y
tronco, cuyo juramento menospreció y no robe y dé pan al hambriento y vesti­
cuya alianza rompió, allí morirá, en Ba­ do al desnudo; 8 no dé a logro m reciba
bilonia. 17 Y el Faraón no le socorrerá con a usura, retraiga su m ano del mal y haga
gran ejército y muchas fuerzas en la lucha juicio de verdad entre hombre y hombre;
cuando se levanten terraplenes y se cons- 9 camine en mis mandatos y guarde mis
tniyan torres para destrucción de muchas leyes obrando rectamente, ése es justo, vi*
vidas. 18 Menospreció el juramento, rom ­ virá, dice Yavé . 10 Pero si engendró un hi­
pió el pacto, dio su m ano y luego hizo co­ jo ladrón, vertedor de sangre o que haga
sas tales; no escapará. 19 Por tanto, asi alguna de esas otras cosas, 11 y no Imi*
habla el Señor, Yavé: Por mi vida, que yo tando a sus padres, coma por los montes,
echaré sobre su cabeza mi juramento, que manche a la mujer de su prójimo , 12 opri­
él menospreció, y mi pacto, que él rom­ ma al pobre y al desvalido, robe, no de­
pió; 20 y le tenderé mi red y quedará preso vuelva la prenda, alce los ojos a los ídolos
en mi lazo. Le deportaré a Babilonia, y y haga abominaciones , 13 dé a logro y reci­
allí le juzgaré por la infidelidad cometida ba usura, ¿vivirá éste? N o vivirá. Hizo
contra mí. 21 Todos los fugitivos de sus todas esas abominaciones; de cierto mo­
tropas caerán a la espada, y los que que­ rirá. Recaerá su sangre sobre él.
den serán dispersados a todos los vientos, 14 Pero si éste engendró un hijo que,
y sabréis que yo, Yavé, he hablado. viendo todos los pecados de su padre, no
los imita, 15 ni come por los montes, ni
P ro m e s a s d e l re y M esías alza sus ojos a los ídolos de Israel, ni man­
22 Así dice el Señor, Yavé: También yocha a la mujer de su prójimo, >6 ni opri­
tomaré del cogollo del cedro, v del princi­ me a nadie, ni retiene la prenda, ni roba,
pal de sus renuevos cortaré un tallo, * 23 y da su pan al hambriento y viste al desnu­
lo plantaré sobre el monte alto y sublime, do, 17 contiene su m ano de la iniquidad,
en el alto monte de Sión le plantaré; y no recibe usura ni interés y cumple mis
echará ramas y dará fruto, haciéndose un preceptos, éste no m orirá por la iniquidad
magnífico cedro, y se acogerán a él todas de su padre, vivirá. 1 * Su padre, que agra­
las aves de toda pluma, que habitarán a la vió y despojó a su hermano y no obró el
sombra de sus ram as; 24 y conocerán to­ bien en medio de su pueblo, ése m orirá
dos los árboles de la selva que yo soy Ya­ por su iniquidad.
vé, que humillé el árbol sublime y levanté 19 Y si dijereis: ¿Por qué no ha de pa­
el árbol bajo, sequé el árbol verde e hice gar el hijo la iniquidad del padre? Pues
reverdecer el árbol seco. Yo, Yavé, he h a­ porque el hijo hizo juicio y justicia y
blado y yo lo cumpliré. guardó mis mandamientos y los puso por
obra, y de cierto vivirá. 20 El alma que
L a ju stific ac ió n d e D io s pecare, ésa m orirá; el hijo no llevará so­
■i o 1 Fueme dirigida la palabra de Ya- bre sí la iniquidad del padre, ni el padre
“ O vé, diciendo: * 2 ¿Qué andáis repi­ la del hijo; la justicia del justo será sobre
tiendo este proverbio en la tierra de Israel él, y sobre él será la iniquidad del malva­
y decís: do. 21 Y si el malvado se retrae de su
«Los padres comieron los agraces | y maldad y guarda todos mis mandamien­
los dientes de los hijos tienen la dente­ tos y hace lo que es recto y justo, vivirá
22 Sin embargo, de ese cogollo, que es la casa de David, hará brotar Yavé un renuevo que.
Convertido en cedro, dará acogida a todas las aves: el Mesías.
•JO 1 Este capitulo es importantísimo en la historia de la revelación del A. T . Con él queda rota
i ^ aquella cadena que ligaba a los padres con los hijos.
La ley de la responsabilidad social es una ley natural. Los hijos heredan no sólo el nombre, los
bienes y la gloria de los padres, sino también las enfermedades, la miseria, etc. Igual se diga de los
pueblos. Esta ley la unlversalizaba la opinión del pueblo, haciendo que los hijos cargasen con todas
fas responsabilidades de los padres. El profeta la reduce a sus justos límites. Ante Dios, cada uno
será juzgado según sus obras, buenas o malas, sin consideración a la conducta de los padres. En la
Ley ya se habia establecido el mismo principio, que cada uno pagará por su pecado (D t 24,16;
Jer 31,29 s.).
y no morirá. 22 Todos los pecados que a ser tam bién león, | y aprendió a arreba­
cometió no le serán recordados; en la tar la presa | y a devorar hombres. |
justicia que obró vivirá. 7 Rugiente en su altanería, | devastó ciu­
23 ¿Quiero yo acaso la muerte del im­dades, | y la tierra y cuantos en ella esta­
pío, dice el Señor, Yavé, y no más bien ban | se espantaban al oír el rugido del
que se convierta de su mal camino y viva? león. | 8 Dieron sobre él las gentes | de las
24 Pero si el justo se apartare de su justi­ regiones del contorno, | tendieron redes
cia e hiciere maldad conforme a todas las contra él | y le cazaron en su fosa. | 9 En­
abominaciones que hace el impío, ¿va a cerráronle en una jaula, | y, encadenado,
vivir? Todas las justicias que hizo no le le llevaron a Babilonia | para que no se
serán recordadas; por sus rebeliones con oyeran más sus rugidos | en los montes
que se rebeló, por sus pecados que come­ de Israel.
tió, por ellos morirá. 10 Tu madre fue como una vid | plantada
25 Y si dijereis: No es derecho el caminocerca de las aguas, | vigorosa, de fruto y de
del Señor; escucha, casa de Israel: ¿Que follaje, | por la abundancia de las aguas. * I
no es derecho mi camino? ¿No son más 11 Echó robustos sarmientos, | propios
bien los vuestros los torcidos? 26 Si el jus­ para cetros de dominador. | Su tronco se
to se aparta de su justicia para obrar la alzaba | por encima de los arbustos que
maldad, y por eso muere, muere por la la rodeaban, | vistosa por su altura | y por
iniquidad que cometió. 27 Y si el malvado sus numerosos sarmientos. | 12 Pero fue
se aparta de su iniquidad que cometió y arrancada con furor | y echada a tierra, |
hace lo que es recto y justo, hará vivir su y el viento solano la secó, | quemó sus
propia alma. 28 Abrió los ojos y se apartó frutos. I Secáronse sus robustos sarmien­
de los pecados cometidos, y vivirá y no tos | y fueron echados al fuego, | 13 y aho­
morirá. 29 Y dice la casa de Israel: ¡No ra está plantada en el desierto, I en tierra
son derechos los caminos del Señor! ¿Que seca y árida; | 14 y ha salido de uno de sus
no son derechos mis caminos, casa de Is­ sarmientos un fuego | que ha consumido
rael? ¡,No son. más bien, los vuestros los los otros sarmientos, \ y no q'jeda. ya ea
torcidos? ella rama alguna fuerte, | ni un solo cetro
30 Yo, pues, os juzgaré a cada uno se­de dominio. | Elegía es ésta y de elegía
gún sus caminos, ¡oh casa de Israel!, dice servirá.
el Señor, Yavé. Volveos y convertios de
vuestros pecados, y así no serán la cau­ Infidelidad del p u eb lo y fidelidad d e
sa de vuestra ruina. 31 Arrojad de sobre Dios
vosotros todas las iniquidades que co­ O A i El año séptimo, el quinto mes, el
metéis y haceos un corazón nuevo y un día diez del mes, vinieron algunos
espíritu nuevo. ¿Por qué habéis de querer de los ancianos de Israel a consultar a
morir, casa de Israel? 32 Que no quiero Yavé y se sentaron delante de mi. * 2 Y me
yo la muerte del que muere. Convertios fue dirigida la palabra de Yavé, diciendo:
y vivid. 3 Hijo de hombre, habla a los ancianos
de Israel y diles: Así dice el Señor, Yavé:
Elegía sobre los últim os reyes d e Ju d á ¿Vosotros veníais a consultarme? Por mi
1 Q 1 C anta una elegía sobre los prín- vida, que no os responderé, dice el Señor,
1 *» cipes de Israel y di: * | 2 ¿Qué fue Yavé. 4 ¿Quieres juzgar a éstos, hijo de
tu madre? | U na leona que se echaba en­ hombre? ¿Quieres juzgarlos? Hazles saber
tre leones. | Agazapada en medio de jó­ las abominaciones de sus padres. 5 Diles:
venes leones, | crió a sus cachorros. | 3 Le­ Así habla el Señor, Yavé: El día en que
vantó a uno de sus cachorros, | que llegó yo elegí a Israel y alcé mi m ano jurando
a ser león, | y aprendió a coger la presa | a la posteridad de Jacob, y me mostré a
y a devorar hombres. | 4 Dieron voces ellos en la tierra de Egipto, y alcé a ellos
contra él las gentes, | y cogiéronle en sus mi m ano diciendo: Yo, Yavé, soy vuestro
trampas, | y con gritos le llevaron a la D ios; 6 aquel día alcé mi m ano jurando
tierra de Egipto. | s Y viendo ella, después sacarlos de la tierra de Egipto a la tierra
de esperar mucho tiempo, | que se des­ que yo les había destinado, que m ana le­
vanecía su esperanza, | tomó a otro de sus che y miel y es la m ás hermosa de las
cachorros | y le puso en lugar del leon- tierras. 7 Y les dije: Quite cada uno de
cillo. | « Se echaba entre leones, | y vino sus ojos los ídolos y no os contaminéis
*| o 1 Esa leona es la casa de David, que dio a luz el prim er león, llevado a Egipto, Joacad (2 Re
* 23,33-35): luego un segundo, llegado a Babilonia, Jeconías (2 Re 24,10-17).
10 Esta es una nueva alegoría, la cepa, que significa la misma casa de David, al presente repre­
sentada por Sedecías.
O A 1 Los ancianos del pueblo en cautiverio vienen a consultar a Yavé por medio de su profeta,
* ” sin duda sobre la suerte de la nación. El profeta les responde echándoles en cara las perpetuas
infidelidades de Israel, por las cuales serán castigados duramente. Pero a la justicia se sobrepondrá
1 a misericordia, y tras el castigo vendrá la gloriosa restauración mesiánica.
con los ídolos de Egipto. Yo, Yavé, soy alcé mi m ano en el desierto, jurándoles
vuestro Dios. 8 Pero ellos se rebelaron que los esparciría entre las gentes y los
contra mí y no quisieron darme oídos, aventaría por las tierras ; 24 porque no pu­
ni quitaron de sus ojos los espantajos de sieron por obra mis mandamientos y des­
E gipto; y dije que derram aría sobre ellos echaron mis ordenaciones y profanaron
mi ira y desfogaría mi enojo sobre ellos mis sábados, y se les fueron los ojos tras
en la tierra de Egipto. los ídolos de sus padres. 25 P or eso les di
9 Mas, por la gloria de mi nombre, parayo también a ellos ordenaciones no bue­
que no fuese infamado a los ojos de las nas y decretos que no son de vida, * 26 y
gentes en medio de las cuales estaba, a los contaminé en sus ofrendas, cuando pa­
cuya vista me había dado a conocer como saban a sus hijos por el fuego, a todo
quien los había de sacar de la tierra de primogénito, para desolarlos y hacerles
Egipto , 10 los saqué de la tierra de Egipto saber que yo soy Yavé.
y los conduje por el desierto ; 11 les di mis 27 P or tanto, hijo de hombre, habla a
leyes y mis mandamientos y les hice saber la casa de Israel y diles: Así habla el Se­
mis disposiciones, que son la vida para ñor, Yavé: H asta esta injuria me hicieron
quien las cumple. 12 Diles también mis vuestros padres, entre las infidelidades
sábados, para que fuesen señal entre mí que cometieron contra mí. 28 Yo los con­
y ellos, para que supiesen que yo soy duje a la tierra que, alzando mi m ano, ha­
Yavé, que los santifico. bía jurado darles, y ellos, m irando a todo
u Pero rebelóse contra mí la casa de alto collado y a todo árbol frondoso, sa­
Israel en el desierto, no anduvieron en crificaron allí sus víctimas y presentaron
mis preceptos y no guardaron ni cum­ sus irritantes ofrendas, y pusieron suaves
plieron mis ordenaciones, que son la vida aromas y derram aron sus libaciones . 29 Yo
para quien las cumple, y profanaron mis les dije: ¿Qué es ese alto, el Bamá, adonde
sábados. Entonces dije que volcaría sobre vosotros vais? Y Bamá se llama hasta hoy. *
ellos mi furor y en mi ira los exterminaría
c t. -a1, d ssk sto . 14 P a o Ttvr-iya m i m an o p o í C astigo
el honor de mi nombre, para que no fuese
3(1 Di, pues, a la casa de Israel: Así ha­
profanado a los ojos de las gentes, a cuya
vista los había sacado. 15 Alcé mi m ano bla el Señor, Yavé: ¡Qué! Os contamináis
en el desierto, jurándoles no llevarlos a la vosotros a la manera de vuestros padres,
tierra que les había dado, que m ana leche fornicáis con sus ídolos, My ofreciendo
y miel, la más hermosa de todas las tie­ vuestras ofrendas y pasando a vuestros
rras, 16 porque habían despreciado mis hijos por el fuego os contamináis con
ordenaciones y no habían seguido mis vuestros ídolos hasta el día de hoy; ¿y voy
leyes y habían profanado mis sábados, a responderos yo, casa de Israel? Por mi
yéndose su corazón tras sus ídolos. vida, dice Yavé, que no os responderé.
17 Con todo, mis ojos los m iraron pia­32 Y no será lo que vosotros pensáis. Por­
dosamente para no destruirlos y no los que vosotros os decís: Seremos como las
exterminé en el desierto, i* Pero dije en gentes, como las naciones de la tierra,
el desierto a sus hijos: N o sigáis las cos­ sirviendo al leño y a la piedra. 33 Por mi
tumbres de vuestros padres, no sigáis sus vida, dice el Señor, Yavé, que con puño
caminos ni os contaminéis con sus ídolos; fuerte, con brazo tendido y en efusión de
19 yo soy Yavé, vuestro Dios; andad en
ira he de reinar sobre vosotros. 34 Os he
mis ordenaciones, guardad mis m anda­ de sacar de en medio de las gentes y os
mientos y ponedlos p or o b ra ; 20 santificad recogeré de en medio de las tierras a que
mis sábados y sean señal entre mí y vos­ con puño fuerte, con brazo tendido y en
otros, para que sepáis que yo soy Yavé, efusión de ira os desparramé; 35 y os lle­
vuestro Dios. 21 Pero los hijos se rebela­ varé al inhabitable desierto, y allí cara a
ron contra mí, no anduvieron en mis or­ cara litigaré con vosotros; 36 como litigué
denaciones ni guardaron mis mandamien­ con vuestros padres en el desierto de la
tos poniéndolos por obra, los que son la tierra de Egipto, así litigaré con vosotros,
vida para quien los cumple; profanaron dice el Señor, Yavé. 37 Y os haré pasar
mis sábados, y dije entonces que derrama­ bajo el cayado y os conduciré con disci­
ría sobre ellos mi ira para satisfacer en plina de alianza. 38 Separaré de vosotros
ellos mi enojo en el desierto. 22 M as re­ a ¡os rebeldes, a los que se apartaron de
traje mi m ano por el honor de mi nombre, mí, y los sacaré de la tierra en que mo­
para que no se infamase a los ojos de las ran, y no entrarán en la tierra de Israel y
gentes a cuya vista los saqué. 23 También sabréis que yo soy Yavé.
25 El texto es difícil. Estos preceptos no buenos deben ser los de la consagración de los primo­
génitos (Ex 13,2: 22,29; 34,10), que interpretaban mal, según las costumbres cananeas, pasándolos
por el fuego (Is 6,9 s.).
25 Bamá es el nombre con que designaban los santuarios cananeos erigidos en los altos

N ác& r-C olun#a


M isericordia y restauración eso saldrá mi espada de la vaina con­
39 Y vosotros, los de la casa de Israel tra toda carne, desde el mediodia hasta
—así dice el Señor, Yavé—, andad cada el septentrión; 5 (1(l) y sabrá toda carne
uno tras sus ídolos y servidles. Pero ¡ah! que yo soy Yavé, que he desenvainado
Ya me daréis oídos luego y dejaréis de mi espada y no la volveré a la vaina.
profanar mi santo nombre con vuestras 6 C11) Y tú, hijo de hombre, gime, gi­
ofrendas y vuestros ídolos. 40 Pues en mi me con quebranto, gime a la vista suya.
santo monte, en el alto m onte de Israel, 7 (12) Y cuando te digan: ¿Por qué gi­
dice el Señor, Yavé, allí me servirá toda mes? Diles: Por una noticia que cuando
la casa de Israel, toda ella en la tierra, yllegue se encogerán los corazones to­
allí me complaceré en ellos y demandaré dos, todas las manos se caerán, todas
vuestras ofrendas y el don de vuestras pri­ las almas se consternarán y todas las
micias y todo cuanto me consagréis. 4l Me rodillas flaquearán. Y ya viene, y ya se
agradaré de vosotros como de un suave cumple, dice el Señor, Yavé.
arom a cuando os saque de en medio de 8 (i3) Fueme dirigida la palabra de
las gentes y os reúna de las tierras a que Yavé, diciendo: 9 (14) Hijo de hombre,
fuisteis dispersados, y me santificaré en profetiza y di: Así habla el Señor, Yavé:
vosotros a los ojos de las gentes, 42 y sa­ D i: ¡La espada, la espada! Viene afila­
bréis que yo soy Yavé cuando os conduz­ da y bruñida. 10 (l5) Afilada para dego­
llar, bruñida para fulgurar como el rayo.
ca a la tierra de Israel, a la tierra que al­
11 (16) La he hecho bruñir para blandiría,
zando la m ano juré dar a vuestros padres.
43 Allí os vendrán a la memoria vuestras
hícela afilar y bruñir para ponerla en
obras y todos los pecados con que os con­ manos del degollador.
taminasteis, y sentiréis vergüenza de vos­ 12 (17) G rita y gime, hijo de hombre,
otros mismos por las maldades que co­ porque viene sobre mi pueblo, sobre to­
metisteis. 44 Entonces sabréis que yo soy dos los príncipes de Israel. Caen a la
Yavé, cuando haga con vosotros conforme espada, juntamente con mi pueblo; hiere,
al honor de mi nombre, no según vues­ pues, tus muslos. 13 (18) Palabra del Se­
tros malos caminos ni según vuestras per­ ñor, Yavé. 14(19)T ú , pues, hijo de hom ­
versas obras, casa de Israel, dice el Señor,bre, profetiza, batiendo una palm a con­
Yavé. tra otra. Se duplicará la espada, se tri­
plicará; es la espada de la m atanza, la
L a catástrofe espada de la gran m atanza que los ame­
45 (21 !) Fueme dirigida la palabra denaza. 15 (20) Para que se encojan los co­
Yavé, diciendo: 46(2) Hijo de hombre, razones y se multiplique el estrago, he
vuélvete de cara hacia la derecha y derra­ puesto a todas sus puertas el espanto
ma la palabra sobre el mediodia. Profe­ de la espada. ¡Ah! Bruñida para fulgu­
tiza contra el bosque de las llanuras del rar, afilada para degollar. 16 (2I) Taja a
Negueb 41 y di al bosque del Negueb: derecha, raja a izquierda, dondequiera
(3) Oye la palabra de Yavé: Así dice el que te vuelvas, 17 (22) y también batiré
Señor, Yavé: Voy a encender en ti un yo palmas, y desfogaré mi ira, dice Yavé
fuego que devorará todos los árboles, N abucodonosor, co n tra Jeru salén y
los verdes y los secos. No se apagarán A m m ón
las abrasadoras llamas hasta no quemar
todo rastro, del mediodia al septentrión: 18 (23) Fueme dirigida la palabra de
48 (4) y verá toda carne que soy yo, Ya­ Yavé, diciendo:* 19(24)T ú , hijo de hom ­
vé, quien lo encendió. N o se apagará. bre, traza dos caminos para la espada
49 (5) Dije yo: ¡Oh Señor, Yavé! Mira del rey de Babilonia, que salgan ambos
que éstos me dicen: ¿No es éste un tro ­ de la misma tierra, y pon una señal al
vador de parábolas? comienzo de cada camino que indique la
ciudad adonde va. 20 (25) Traza un cami­
OI >(f) Y me fue dirigida la palabra no por donde vaya la espada a Rabat,
A i de Yavé, diciendo:* 2 (7)Hijo de de los hijos de Ammón, y otro por don­
hombre, vuélvete de cara a Jerusalén y de vaya a Judá, a la ciudad fuerte de
derrama tu palabra sobre sus santuarios. Jerusalén. 21 (26) Porque el rey de Babi­
Profetiza contra la tierra de Israel y lonia se ha parado en el cruce de donde
3 (8) di a la tierra de Israel: Así dice el parten los dos caminos para consultar
Señor, Yavé: Heme aquí contra ti; voy augurando por el lanzamiento de las
a desenvainar mi espada y a exterminar flechas, por la pregunta a los terafim,
en ti al justo y al impío. 4 (9) Pues para por el examen de las entrañas. 22 (27) El
O I 1 A la burla del pueblo, que llama al profeta trovador de parábolas, responde éste con una
“ ■ viva amenaza, en que la espada de Yavé ejercerá las venganzas del Señor.
18 Nabucodonosor, indeciso sobre el camino que debe tomar, busca la decisión en varios gé­
neros divinatorios y se resuelve por seguir a Jerusalén.
augurio ha señalado la derecha, Jerusa­ cho ídolos, contaminándose. 4 Por ha­
lén, para dar la orden de ataque, lanzar berte hecho culpable de la sangre que
los gritos de guerra, alzar arietes contra has derramado y haberte contaminado
sus puertas, levantar terraplén y hacer con los ídolos que hiciste, has apresura­
vallado. 23 (28) Para ellos éstos son pre­ do tu día, has llegado al término de tus
sagios vanos, pues ha habido juramentos años. Por eso te haré yo oprobio de las
solemnes; pero él se acuerda de su ini­ gentes, ludibrio de la tierra toda. 5 Cer­
quidad y serán cogidos en el lazo. canos y lejanos se burlarán de ti, famosa
24(29) p or tanto, así dice el Señor, Ya­ por tus abominaciones, grande por tu
vé: Por haber traído a la memoria vues­ corrupción.
tra iniquidad, poniendo al descubierto 6 He ahí a los príncipes de Israel que,
vuestras traiciones y de manifiesto vues­ cada uno a la medida de su poder, se
tros pecados en todas vuestras accio­ ocupan en derramar sangre. 7 En ti des­
nes, puesto que os jactáis, seréis entrega­ precian al padre y oprimen al huérfano
dos a su mano. 25 (30) Y tú, profano, y a la viuda. 8 Menosprecias mis santua­
impío príncipe de Israel, llegó tu día, el rios y profanas mis sábados. 9 Hay en
término del tiempo de la iniquidad. * ti calumniadores para derramar sangre,
26 (31) Así dice Yavé: ¡Fuera tiara! ¡Fue­ quienes comen por los montes, quienes
ra corona! Eso no será más. Será ensal­ hacen torpezas. io En ti se descubre la
zado lo humilde y humillado lo alto. desnudez del padre y se hace violencia
27 (32) ¡Ruina, ruina! ¡A ruina las redu­ a la mujer durante el menstruo, u To­
ciré!, y no serán más mientras no ven­ dos adulteran con la mujer de su próji­
ga aquel a quien de derecho pertenecen, mo, contaminan incestuosamente a la
y a él se las daré. * nuera y fuerzan a la hermana, a la hija
28 (33) y tú, hijo de hombre, profetizade su padre. 12 Hay en ti quien recibe
y di: Así habla el Señor, Yavé, de los dones para derramar sangre, exiges usura
hijos de Ammón y de su oprobio: Di, e intereses, despojas con violencia al pró­
pues: ¡La espada! Desenvainada está lu jimo y a mí me olvidas, dice el Señor,
espada para degollar, bruñida para con­ Yavé. 13 Yo te he castigado por tu ava­
sumir, para fulgurar, * 29 (34) para hacerla ricia y ante la sangre derramada en me­
caer sobre el cuello de los más inmundos dio de ti. 14 ¿Resistirá tu corazón, ten­
de los ’mpíos, mientras te profetizan va­ drán fuerza tus manos en los días que
nidad y te adivinan mentiras. Llegó su yo te preparo? Yo, Yavé, he hablado y lo
día en el tiempo de la consumación de haré. 15 Yo te esparciré entre las gentes
la iniquidad. 30 (35) ¿La volveré a la vai­ y te aventaré por las tierras, y haré des­
na? Yo te juzgaré en la tierra donde te aparecer tu inmundicia de en medio de
criaste, en la tierra donde has vivido. ti, 16 y serás a tus ojos ignominia entre
31 (36) Derram aré sobre ti mi furor, so­ las gentes, y sabrás que yo soy Yavé.
plaré contra ti el fuego de mi ira y te 17 Fueme dirigida la palabra de Yavé,
entregaré en manos de hombres despia­ diciendo: 18Hijo de hombre, la casa de
dados, artífices de la destrucción . 32 (37) Se­ Israel se me ha tornado en escoria, to­
rás pasto de fuego, se empapará la tierra dos son en el crisol plata, cobre, estaño,
de tu sangre y se perderá tu memoria, hierro, plomo: escorias. 19 Por tanto, así
porque yo, Yavé, lo he dicho. habla el Señor, Yavé: Por cuanto vos­
otros os habéis vuelto escorias, yo os
L os crím enes de Jerusalén reuniré en medio de Jerusalén. 20 Como
€%€% i Fueme dirigida la palabra de Ya- quien reúne en la hornaza plata, bronce,
vé, diciendo: * 2 Y tú, hijo de hom­ hierro, plomo y estaño y sopla el fuego
bre, ¿no juzgarás a la ciudad sanguina­ para fundirlos, así os reuniré yo en mi
ria, echándola en cara todas sus abomi­ furor y en mi ira y os echaré a la hor­
naciones? 3 Di, pues: Así habla el Se­ naza para fundiros. 21 Yo os reuniré y
ñor, Yavé: ¡Ay de la ciudad derramado­ soplaré contra vosotros el fuego de mi
ra de sangre en medio de sí! Para que furor y seréis fundidos en medio de Je­
venga su hora y para su ruina se ha he­ rusalén. 22 Como se funde la plata en

2 5 Sedecías había jurado por Yavé fidelidad a Nabucodonosor, pero había quebrantado tal jura­
mento, cometiendo un perjurio.
27 La segunda mitad de este versículo parece inspirada en Gén 49,10 y anunciar en el Mesías
la restauración de las ruinas. Sin embargo, el texto está incorrecto.
28 Después de Jerusalén, la espada vengadora de Yavé, manejada por Nabucodonosor, se vol­
verá contra los amonitas.
1 Como si Dios quisiera justificar la sentencia que en el c.21 pronunció contra Jerusalén,
aquí nos pinta con vivos colores el cuadro de las iniquidades del pueblo, de los príncipes, de
los sacerdotes, tantas que en toda la ciudad no halló quien con su valimiento se levantase a favor
de ella.
el crisol, así seréis fundidos vosotros en to, porque eran los que se habían acostado
medio de él y sabréis que soy yo Yavé, con ella en su mocedad y habían manosea­
que derram o mi furor sobre vosotros. do su seno juvenil y derramado sobre ella
sus impurezas. 9 Yo por eso la entregué
L os crím enes de los príncipes, en manos de sus amantes, en manos de
sacerdotes y profetas los hijos de Asiria, de quienes estaba ena­
23 Fueme dirigida la palabra de Yavé,morada. id Ellos descubrieron sus ver­
diciendo: 24Hijo de hombre, diles: Eres güenzas, le cogieron sus hijos y sus hijas
una tierra no bañada desde lo alto, no y a ella la hicieron perecer a la espada.
rociada por la lluvia al tiempo de la ca­ Vino a ser famosa entre las mujeres por
nícula. 25 D entro de ella se conjuran los la justicia que en ella se hizo.
príncipes; como ruge el león y despedaza n Viendo esto Ooliba, su hermana, fue
la presa, así devoran ellos las almas; se más estragada que ella en su pasión, y
apoderan de los tesoros y riquezas y mul­ sus prostituciones sobrepasaron a las de
tiplican en medio de ella las viudas. 26 Sus su hermana. 12 Encendióse en am or por
sacerdotes han violado mi Ley y han pro­ los hijos de Asur, jefes y oficiales, nobles
fanado mis cosas santas; no hacen dife­ vestidos magníficamente, caballeros en sus
rencia entre lo santo y lo profano, ni en­ caballos, jóvenes todos y codiciables. 13 Y o
señan a distinguir eníre lo mundo y lo vi que se habían contaminado, que ambas
inmundo; cierran los ojos a las violacio­ habían seguido el mismo camino. 14 Pero
nes de los sábados y yo soy profanado en ésta fue más lejos que la otra en sus for­
medio de ellos; 27 sus príncipes son como nicaciones: vio hombres pintados en pa­
lobos que despedazan la presa, derraman­ red, figuras de caldeos trazadas con mi­
do sangre, destruyendo las almas, para nio, 15 ceñidos sus lomos de sus cinturo­
dar pábulo a su avaricia. 28 Sus profetas nes, y tiaras de varios colores a la cabeza,
revocan con barro suelto, profetizándoles todos con apariencia de jefes, figuras de
vanidad y prediciendo mentiras, y dicen: hijos de Babilonia, de la Caldea, su pa­
«Así habla el Señor, Yavé», sin que Yavé tria. 16 Y en viéndoles se encendió en am or
haya hablado. 29 Y el pueblo de la tierra por ellos y mandó embajadores a Caldea,
oprime, roba, hace violencia al desvalido 17 y entraron a ella los hijos de Babilonia,
y al menesteroso, y al extranjero le veja al lecho de sus amores, y la m ancharon
contra derecho. 30 También de entre ellos con sus inmundicias y ella se contaminó
busqué yo quien levantase muro y se pu­ con ellos hasta hartar su deseo. 1 ®Hizo
siese a la brecha frente a mí en favor de patentes sus fornicaciones y descubrió su
la tierra, para que yo no la devastase, y ignominia, y yo me asqueé de ella, como
no le hallé. 31 Por tanto, derramaré sobre me había asqueado de su hermana . 19 M as
ellos mi ira y los consumiré con el fuego todavía acrecentó sus fornicaciones, tra­
de mi furor y les echaré sobre la cabeza yendo a su memoria los días de su moce­
sus obras, dice el Señor, Yavé. dad, cuando había fornicado en la tierra
de Egipto. 20 Y ardió en lujuria por aque­
Los pecados d e Sam aría y d e llos lujuriosos, que tienen carne de burro
Jeru salén y su castigo y flujo de garañones. 21 Y renovaste las
fornicaciones de tu mocedad, cuando los
n o 1 Fueme dirigida la palabra de Ya- egipcios estrujaban tus pechos y m ano­
¿ ” vé, diciendo: * 2 Hijo de hombre, seaban tu seno juvenil.
había dos mujeres hijas de la misma ma­ 22 Por eso, Ooliba, así dice el Señor,
dre. 3 Se prostituyeron en Egipto al tiempo Yavé: Yo suscitaré contra ti a tus aman­
de su m ocedad; allí fueron estrujados sus tes, aquellos de que te hartaste tus deseos,
pechos y manoseado su seno virginal. y los haré venir contra ti en derredor.
4 Llamábanse Oola la mayor, y su her­
23 Los hijos de Babilonia y todos los cal­
mana, Ooliba. Fueron mías y parieron deos, los de Peqod, los de Soa, los de Coa
hijos e hijas. Oola es Sam aría; Ooliba,
Jerusalén. 5 Oola me fue infiel y se enlo­ y con ellos todos los hijos de Asur: mozos
queció por sus amantes, sus vecinos, los guapos, jefes y capitanes todos, nobles y
asirios. 6 Iban vestidos de púrpura viole­ notables, todos a caballo. 24 Y vendrán
ta, eran jefes y oficiales, todos jóvenes, contra ti con estrépito de carros y ruedas,
codiciables y que m ontaban caballos. 7 Se con escudos, paveses y capacetes, se or­
prostituyó a ellos, la flor de los hijos de denarán en batalla de todas partes con­
Asur, y se contaminó con todos los ídolos tra ti. Yo les he entregado a ellos tu juicio
de aquellos de quienes se enamoró. 8 Tam ­ y te juzgarán según sus leyes. 25 Desenca­
poco dejó sus prostituciones con el Egip­ denaré mi celo contra ti y te tratarán con

O Q 1 Bajo la imagen de dos hermanas de perdidas costumbres nos traza el profeta la historia
moral y religiosa de los dos reinos de Samaría y de Judá, acabando por someterlas ambas al
juicio de un recto tribunal, que las condenará a la pena impuesta a las adúlteras.
furor. Te cortarán la nariz y las orejas y | consumarán los adulterios de ellos y de
tu prole caerá a la espada. Llevaránse a ella. 44 Pues venían ellos como quien vie­
todos tus hijos y tus hijas y tu progenie ne a la ram era; así vinieron a Oola y a
será consumida por el fuego. 26 Te desnu­ Ooliba, las depravadas.
darán de tus vestidos y te arrebatarán 45 Pero hombres rectos te juzgarán se­
todos los ornamentos de tu hermosura. gún la ley de las adúlteras y las sanguina­
27 Yo haré que cese tu lujuria y tus pros­ rias, porque adúlteras son y manchadas
tituciones con el Egipto, y no alces ya de sangre están sus manos. 46 Pues así
más los ojos a ellos, y no te acuerdes más dice el Sefior, Yavé: Trae turbas contra
del Egipto. ellas y sean entregadas al m altrato y la
28 Porque así dice el Señor, Yavé: Terapiña; 47 y las turbas las apedrearán con
entrego en las manos de aquellos a quie­ piedras y las acuchillarán con sus cuchi­
nes llegaste a aborrecer, de quienes se llos, m atarán a sus hijos y a sus hijas y
hartaron tus deseos. 29 Y te tratarán con prenderán fuego a sus casas. 48 Y haré
odio, se apoderarán de todo el fruto de cesar en la tierra la depravación, y escar­
tu trabajo y te dejarán desnuda y en cue­ mentarán las mujeres y no imitarán vues­
ros, y se descubrirán las vergüenzas de tras torpezas. 49 Y harán recaer sobre
tus prostituciones. Tu lujuria y tus forni­ vosotras vuestras obscenidades y pagaréis
caciones 30 son causa de todo esto. Por los pecados de vuestras idolatrías y sabréis
haber fornicado con las gentes y haberte que yo soy Yavé.
contaminado con sus ídolos. 31 Has se­
guido los caminos de tu hermana y pon­ E l asedio d e Je ru sa lé n y sus a n g u stias
dré en tus manos el cáliz suyo. O J l El año nono, el mes décimo, el
32 Asi habla el Sefior, Yavé: Beberás el día décimo del mes, me fue diri­
cáliz de tu hermana, hondo y ancho, de gida la palabra de Yavé, diciendo: * 2 Hijo
gran capacidad. 33 Te embriagarás y sen­ de hombre, consigna por escrito la fecha
tirás bascas incontenibles; es el cáliz que de este día. En este (lia el rey de Babilonia
entontece y emborracha, el cáliz de tu se ha echado sobre Jerusalén. 3 Compón
hermana Samaría. 34 Lo beberás hasta las una parábola para la casa de los rebeldes
heces, lo morderás, lo romperás con los y diles: Así habla el Señor, Yavé:
dientes y con sus fragmentos te rasgarás Pon la caldera I y echa también agua; |
el seno, porque yo he hablado, dice el ■techa en ella trozos, | todos los trozos
Señor, Yavé. 35 Puesto que me dejaste y selectos, | la pierna y la espalda, | lo me­
me echaste a tus espaldas, también yo jo r de todo. | 5 Pon debajo la leña, | que
echaré sobre ti tu lujuria y tus prostitu­ hierva a borbotones, | que se cuezan hasta
ciones. los huesos. | 6 Porque asi dice el Señor,
36 Dijom e Yavé: H ijo de hombre, ¿noY a v é:) ¡Ay de la ciudad sanguinaria! | ¡Ay
juzgarás tú a Oola y a Ooliba? ¿No les de la caldera herrum brosa | cuya herrum­
echarás en cara sus abominaciones?37 Dié- bre no h a sido quitada! | Tírala trozo a
ronse al adulterio y mancharon de sangre trozo, | sin echar suertes sobre ella. |
sus manos. Adulteraron con sus ídolos, 7 Porque tiene dentro la sangre de los su­
y aun los hijos que me parieron los pasa­ yos; | la ha derramado sobre una piedra
ron por el fuego para que les sirviesen a lisa, | no la derramó sobre la tierra, | para
ellos de comida. 38 Hasta eso hicieron, cubrirla con ella, I 8 para provocar la ira |
contaminando también mi santuario y y traer sobre sí la venganza. | También
profanando mis sábados, 39 pues luego de derramaré yo su sangre | sobre una pie­
sacrificar sus hijos a sus ídolos entraban dra lisa, sin que pueda cubrirse.
el mismo día en mi santuario, contami­ 9 Por lo cual dice el Señor, Yavé: | ¡Ay
nándolo. Eso hicieron con mi casa. 40 Y de la ciudad sanguinaria! I También yo au­
aun han hecho venir de lejos hombres a mentaré la hoguera. | 10 Añade leña, | ati­
los que enviaron mensajeros, y al venir za el fuego, | que se cueza la carne | y se
ellos te lavaste, te pintaste los ojos y te evapore el caldo, I que se quemen los
ataviaste con tus joyas, 41 y echada en huesos. 111 Déjala vacía sobre las brasas; |
suntuoso estrado, te pusiste a la mesa que que se ponga al rojo y se liquide el cobre, |
aderezaste para ellos, poniendo en ella se funda con su suciedad I y se consuma
mis perfumes y mi óleo, 42 entre el rumor su herrumbre. 112 En vano me fatigué, | no
clamoroso de los cantos. Ellos, a su vez, desapareció su herrumbre; | sólo con el
traían mirra y bálsamo, venidos de Saba, fuego podrá quitarse.
del desierto, y ponían manillas en sus 13 Es execrable tu suciedad. Yo he que­
manos y coronas en sus cabezas. 43 Y dije rido limpiarte, pero no te limpiaste; no
de la envejecida en adulterio: Ahora se quedarás purificada de tu suciedad hasta
0 4 ' Este vaticinio fue pronunciado en Babilonia el dia mismo en que los caldeos establecieron
el asedio contra Jerusalén. El juicio de Dios contra la ciudad está vivamente expresado por
la olla, en que se cuece la víctima, dividida en pedazos.
que no derrame yo mi fuego sobre ti. Oíd la palabra del Señor, Yavé: Así ha­
H Yo, Yavé, he hablado. Vendré, lo haré, bla el Señor, Yavé: Pues que tú dijiste
no me volveré atrás, no tendré piedad, «Bien» cuando era profanado mi san­
no me arrepentiré. Según tus caminos y tuario y la tierra de Israel era asolada, y
tus obras, así serás juzgada, dice el Señor, llevada la casa de Judá al cautiverio , 4 por
Yavé. eso yo te entregaré en poder de los hijos
15 Fueme dirigida la palabra de Yavé,del Oriente, que pondrán en ti su cam pa­
diciendo: 16 Hijo de hombre, voy a qui­ mento y alzarán en ti sus tiendas, y co­
tarte de repente lo que hace tus delicias, m erán tus cosechas y beberán tu leche.
pero no te lamentes ni llores, no derrames 5 Y haré de R aba pastizal de camellos, y
una lágrima. * 17 Suspira en silencio, sin de las ciudades de Ammón, rediles de
llevar luto por el m uerto; ponte el tur­ ovejas. Y sabréis que yo soy Yavé.
bante en la cabeza y calza tus pies, no te 6 Porque así habla el Señor, Yavé: Pues
cubras el rostro ni comas el pan del duelo. que batiste palmas y pateaste con los pies
18 Yo había estado hablando al pueblo y te regocijaste en el alma con desprecio
por la m añana, y a la tarde m urió mi m u­ para la tierra de Israel, 7 por eso heme
jer. A la mañana siguiente hice lo que me aquí, tenderé mi m ano contra ti y te daré
había sido m andado, 19 y la gente me de­ en presa a las gentes, y te extirparé de
cía: ¿No nos explicarás lo que significa entre los pueblos de la tierra, y te haré
eso que haces? 20 Yo les respondí; Yavé desaparecer del número de ellos. Te ex­
me ha hablado, diciendo: 21 D i a la casa terminaré y sabrás que yo soy Yavé.
de Israel: Así habla el Señor, Yavé: M i­
rad, voy a profanar mi santuario, gloria O rá c u lo c o n tra M o a b
de vuestra fuerza, delicia de vuestros ojos 8 Así dice Yavé: Puesto que M oab ha
y regalo de vuestra alm a; vuestros hijos dicho: ¡Oh! ¡La casa de Judá es entre los
y vuestras hijas caerán a la espada, 22 y pueblos uno de tantos! * 9 Por eso yo abri­
entonces haréis vosotros lo que ahora ré el flanco de M oab, desde las ciudades
hago yo. N o os cubriréis el rostro ni co­ fronterizas, gloria de la región. Bet-Je-
meréis el pan del duelo; 23 llevaréis en simot y Baal-Meón, hasta Quiriataim.
vuestra cabeza los turbantes y calzaréis 1° Doy su tierra a los hijos de Oriente para
vuestros pies; no os lamentaréis ni llo­ que no sean contados más entre los pue­
raréis, sino que os consumiréis en vuestra blos. 11 También haré justicia en Moab.
iniquidad y gemiréis unos con otros.
24 Ezequiel será para vosotros una señal;
O rá c u lo c o n tr a E d o m
cuando esto llegue haréis vosotros lo que 12 Así dice el Señor, Yavé: Por el com­
él hace ahora y sabréis que yo soy Yavé. portamiento de Edom, que tomó vengan­
25 Y tú, hijo de hombre, el día en que yo za de la casa de Judá y se manchó sobre­
les arrebataré a ellos su fortaleza, el or­ manera vengándose de ellos, 13 por eso,
gullo de su gloria, la delicia de sus ojos, así dice el Señor, Yavé: También yo ten­
el gozo de sus almas, sus hijos y sus hi­ deré mi mano contra Edom, y extermi- J
jas, 26 vendrá a ti un huido para darte la naré hombres y bestias, y lo reduciré a
noticia; 27 y aquel día se abrirá tu boca ruinas; desde Temán hasta Dedán caerán
a la llegada del fugitivo, y hablarás, no a la espada. 14 Y pondré la venganza con­
estarás ya mudo, y serás señal para ellos, tra Edom en manos de mi pueblo Israel,
y sabrán que yo soy Yavé. que tratará a Edom conforme al furor de
mi ira, y sabrán que yo soy Yavé y que es
mía la venganza. Así dice el Señor, Yavé.
S E G U N D A P A R T E
O rá c u lo c o n tra F ilistea
V a t ic in io s s o b r e l a s n a c io n e s 15 Así habla el Señor, Yavé: Por haber
(35-32) obrado vengativamente los filisteos y ha­
berse vengado con odio en el alma, exter­
O rácu lo contra A m m ó n minando con odio secular; 16 por eso, asi
O C 1 Fueme dirigida la palabra de Ya- dice el Señor, Yavé: Yo tenderé mi mano
■ O vé, diciendo: 2 Hijo de hombre, contra los filisteos y exterminaré a los ce-
tiende tu vista hacia Ammón y profetiza reteos. Haré perecer hasta los restos de
contra él. >D i a los hijos de A m m ón: los habitantes de la orilla del m a r. 17 Haré
16 Interesante acción simbólica de la conducta de Dios. El profeta acaba de perder a su mujer,
«las delicias de su alma»; pero Dios le manda que no llore. También El va a perder a su esposa,
Jerusalén, con su santuario, y no hará duelo por ellos.
O K 8 Aquí comienzan los oráculos contra las naciones vecinas. Los más importantes de ellos
son los que hablan a Tiro (26-28) y a Egipto (29-32). Los pueblos de Ammón, Moab, Edom
y Filistea, siempre rencillosos contra Judá, se habían alegrado de su ruina y cooperado a ella; por
eso Yavé los castigará por medio del mismo ministro de sus venganzas, el rey de Babilonia, o por
los árabes del desierto, «los hijos del Oriente».
con ellos grandes venganzas, con furor tus heridos, a la matanza que en ti harán,
los castigaré y sabrán que yo soy Yavé temblarán las islas. 16 Todos los príncipes
cuando haga en ellos mi venganza. del m ar bajarán de sus tronos, se despoja­
rán de sus mantos y de sus recamadas
O rácu lo contra Fenicia vestiduras, se vestirán de espanto y se sen­
O g 1 El afio undécimo, el día primero tarán en tierra. Temblarán a cada mo­
^ O del mes, me fue dirigida la palabra mento y estarán consternados ante ti.
de Yavé, diciendo:* 2 Hijo de hombre, 17 Te cantarán una elegía y te d irán: «¡Có­
por haber dicho Tiro de Jerusalén: | mo! ¿Destruida tú, la poblada por los que
«Bien, ha sido rota la que era puerta de recorrían los mares, | la ciudad tan cele­
los pueblos; | vendrán a mí, yo me lle­ brada, tan poderosa en el mar? | ¿Des­
naré y ella está desierta», | 3 por eso así truida con sus habitantes, | que eran el
dice el Señor, Yavé: | Heme aquí contra espanto de todos los que la rodeaban? |
ti, Tiro. | Yo haré subir contra ti pueblos 18 Estremeceránse las islas el día de tu
numerosos, | como hace subir el m ar sus caída, ] se espantarán de tu fin las islas
olas; destruirán las murallas de Ti­ del mar.
ro | y abatirán sus torres. | Y barreré de 19 Pues así dice el Señor, Yavé: Cuan­
ella hasta el polvo | y haré de ella una des­ do yo te torne en ciudad desierta, co­
nuda roca. | 5 Será en medio del m ar ten­ m o las ciudades deshabitadas; cuando
dedero de redes, porque yo he hablado, haga yo subir al abismo contra ti y te
dice el Señor, Yavé. | Será presa de las cubra la inmensidad de las aguas, 20 te
gentes, | 6 y sus hijas, las que están en haré bajar con los que cayeron en la fosa,
el campo, | serán pasadas a cuchillo, | y con los pueblos de otros tiempos, y te
sabrán que yo soy Yavé. pondré en las profundidades de la tierra,
7 Porque así habla el Señor, Yavé: Yoen las eternas soledades, junto a los que
enviaré desde el septentrión, contra Ti­ ¡ bajaron a la fosa; y no serás habitada
ro, a Nabucodonosor, rey de Babilonia, jamás, y daré tu gloria a la tierra de los
rey de reyes, con carros, caballos y jine­ vivientes. 21 Te reduciré a la nada, no se­
tes y gran muchedumbre de pueblo. 8 Pa­ rás ya más. Te buscarán y nunca ya más
sará al filo de la espada a tus hijas del te hallarán, dice el Señor, Yavé.
campo, | pondrá contra ti cerca, | levan­
tará baluartes | y alzará escudos. | 9 Pon­ C o n tra T iro
drá contra ti arietes, | derrum bará tus
1 Fueme dirigida la palabra de Ya­
murallas | y con sus ingenios echará por
el suelo tus torres.
27 vé, diciendo: * 2 Tú, hijo de hom­
i® La polvareda que alzarán sus caba­ bre, haz a Tiro una elegía. 3 D i a Tiro: ¡
llos te cubrirá; | y al estrépito de sus ca­ ¡Oh tú, la que te asientas a la entrada del
balleros, sus carros y sus ruedas | retem­ mar, | la que comercias con los pueblos
blarán tus muros, | cuando entre él por de numerosas islas! | Así habla el Señor,
tus puertas, | como se entra en ciudad Yavé: | Tiro, tú te decías: «Yo soy de per­
conquistada. | 11 Con los cascos de sus ca­ fecta hermosura, | 4 mis dominios están
ballos | hollará todas tus calles | y pasará en el corazón de los mares»; J los que te
a tu pueblo al filo de la espada, | y caerán edificaron te hicieron perfectamente her­
a tierra las columnas de tu fuerza. mosa, | 5 de cipreses de Sanir hicieron tus
12 D arán al saqueo todas tus riquezas, quillas; I de cedros del Líbano, tus más­
al pillaje todas tus mercancías. | Demole­ tiles; | 6 tus remos, de encinas de Basán; |
rán tus murallas | y derribarán tus magní­ tus bancos, de boj incrustado de marfil, j
ficos palacios; | hasta las piedras, las m a­ traído de las islas de Quitím.
7 De lino recamado del Egipto | eran
deras y el escombro | lo arrojarán al mar.
13 Haré cesar el estrépito de tus canta­
tus velas y tus toldos: | de jacinto y púrpu­
res, | no se oirá más el sonido de las cí­ ra de las islas de Elisa ¡ tus pabellones. |
taras. | 14 Te tornaré desnudo escollo, | 8 Los habitantes de Sidón y de Ar-
apio para tender en él las redes, [ y no se­ vad | eran tus remeros, | y los más exper­
rás jamás reconstruida, porque yo, Yavé, tos entre ti, | ¡oh Tiro!, tus pilotos. | 9 An­
he hablado, dice el Señor, Yavé. cianos de Guebal con sus más hábiles
15 Así ha hablado el Señor, Yavé, deobreros | calafateaban tus junturas. | To­
Tiro: Al fragor de tu caída, al gritar de das las naves del mar, con sus navegan-

£1 1 El año 11 de ía primera cautividad, cuando Jerusalén había ya caído en poder de los caldeos,
Tiro, la gran ciudad comercial de ia Fenicia, muestra su alegría, esperando medrar con la
desaparición del reino de Judá. El profeta pronuncia contra ella esta solemne amenaza, que no sabe­
mos con certeza cuándo y hasta qué punto se haya realizado.
1 El profeta nos ofrece en este capítulo una hermosa elegía de la ciudad comercial y nave-
* gante, bajo la imagen de una rica nave, y nos describe el comercio de Tiro con todos los pue­
blos conocidos, todos ios que figuran en la tabla etnográfica de Gén 10.
tes, I estaban dentro de ti para cambiar razón del m ar el día de tu ruina. | 28 Al
sus mercancías. estrépito de los gritos de tus marineros |
10 D e Persia, de Lud y d# Put eran lostemblarán las playas. | 29 Bajarán de tus
soldados de tu ejército, | tus hombres de naves cuantos manejan el remo, | y todos,
guerra, | Suspendían en medio de ti es­ marineros y pilotos del mar, | se queda­
cudos y yelmos, I dándote esplendor. | rán en tierra. I 30 Alzarán a ti sus clamo­
11 H ijos de Arvad y de Jelec | guarnecían res | y darán amargos gritos; echarán pol­
tus murallas, | y los Gadamín, tus to­ vo sobre sus cabezas | y se revolcarán en
rres; | todos en torno, en tus murallas | la tierra. | 3i Se raerán por ti los cabellos
colgaban sus escudos, | coronando tu en torno | y se vestirán de saco; | te llo­
belleza. rarán en la amargura de su alma | con
12 Los de Tarsis traficaban contigo enamarga aflicción; |32 te lamentarán con ele­
gran abundancia de productos de toda gías | y dirán de t i ; ¿Quién había que fuera
suerte. En plata, hierro, estaño y plomo como Tiro, | ahora silenciosa en medio
te pagaban tus mercancías. 13 Javán, Tú- del mar?
bal y Mesec comerciaban también con­ 33 Con las mercancías que tú sacabas de
tigo y cambiaban tus mercaderías por es­ los mares, | saciabas a numerosos pue­
clavos y objetos de bronce. 14 Los de la blos; | con la muchedumbre de tus rique­
casa de Togorma pagaban tus mercan­ zas y de tu comercio, | enriquecías a los
cías con caballos de tiro y de carrera y reyes de la tierra; | 34 y yaces ahora sepul­
mulos. 15 Los hijos de D edán traficaban tada en el m ar, | en lo profundo de las
contigo; el comercio de numerosas islas aguas, | y contigo cayeron tu tráfico | y
estaba en tus manos y te pagaban con toda tu gran muchedumbre. | 35 Quedá­
dientes de marfil y con ébano. 16 Aram ronse atónitos sobre ti | los habitantes de
cambiaba contigo sus muchos productos las islas, | y los reyes de ellas están tem­
y te pagaba con malaquita, púrpura, re­ blando de espanto, | demudado el ros­
camados, Uno, coral y rubíes. tro. | 36 Los mercaderes de los pueblos
17 Contigo comerciaban Judá y la tie­ silban contra ti; | has venido a ser objeto
rra de Israel, y te daban como precio el de espanto, | ya no serás m ás por los
trigo de Minit, perfumes, miel, aceite y siglos.
bálsamo, l 8 Traficaba contigo Damasco,
pagándote con sus muchos productos y C o n tra el re y d e T iro
sus bienes de toda suerte, vino de Jelbón
y lana de Sahar. 19 Los de Vedán y Javín n o 1 Fueme dirigida la palabra de Ya-
de Uzal te pagaban con hierro elaborado, ■ O vé, diciendo: * 2 Hijo de hombre,
casia y caña aromática. 20 Dedán trafica­ di al principe de T iro: Así habla el Señor,
ba contigo en sillas de cuero para m on­ Yavé: | P or cuanto se ensoberbeció tu
turas. corazón y dijiste: | «Soy un dios, habito
21 La Arabia y los príncipes de Cedaren la m orada de Dios, en el corazón
eran tus proveedores y comerciaban con de los mares», y siendo tú un hombre,
co rd ero s, c a rn e ro s y m achos cabríos. no un dios, | igualaste tu corazón al co­
22 Los mercaderes de Seba y de Ragma razón de Dios, | 3 creyéndote m ás sabio
comerciaban contigo, cambiaban tus mer­ que Daniel, | que ningún sabio se te
cancías por los más exquisitos aromas, igualaba; | 4 que con tu sabiduría y tu
piedras preciosas y oro. 23 Jarrán, Cañe prudencia | creaste tu poderío | y acumu­
y Edén, A sur y Quilmad traficaban con­ laste el oro y la plata | en tus tesoros, |
tigo. 24 Negociaban contigo en muchas co­ 5 y con tu gran sabiduría y tu comercio |
sas, vestidos preciosos, m antos de jacinto acrecentaste tu poder, | y en tu potencia
recamado, tapices tejidos en varios colo­ se ensoberbeció tu corazón.
res, fuertes y retorcidas cuerdas . 25 Las na­ 6 P or eso asf dice el Señor, Yavé: |
ves de Tarsis eran las caravanas que te Pues que hiciste tu corazón igual al co­
traían tus mercancías. | Así llegaste a ser razón de Dios, | 7 yo traeré contra ti | a
opulenta y muy gloriosa | en el seno de extranjeros, | a los más feroces de los
los mares. | 26 Pero en las grandes aguas, | pueblos, | que desenvainarán la espada
adonde te conducían tus remeros, | el vien­ contra la belleza de tu arte | y profanarán
to solano te precipitará | al seno del tus esplendores. | 8 Te harán bajar a la
mar. huesa, | y morirás con la m uerte de los
27 Tus riquezas, tus mercancías, tu trá­que mueren en medio de los mares. 19 ¿Di­
fico, | tus marineros, pilotos y calafates, | rás ya ante tu m atador: Yo sov un dios? |
los mercaderes de tu tráfico, | todos los Hom bre eres, no eres dios, | en las ma­
guerreros que en ti hay, | con toda la m u­ nos de tu m atador. | 10 M orirás la muerte
chedumbre que te llena, j caerán en el co­ de los incircuncisos, I a manos de extran­

OQ 1 El rey de Tiro, que en su orgullo se compara con Dios, será muerto con la muerte de los
“ que mueren en los mares. O tra vez tenemos a D aniel como personaje de gran sabiduría*
jeros, porque he hablado yo, | dice el aquí contra ti, Sidón. Yo seré glorificado
Señor, Yavé. en medio de ti, y sabrán que yo soy Yavé
cuando la juzgue y manifieste en medio
E legía del rey de T iro de ella mi santidad. 23 M andaré a ella
11 Fueme dirigida la palabra de Yavé,la peste, y la sangre a sus calles, y caerán
diciendo: * 12 Hijo de hombre, canta una en ella los muertos a la espada que todo
elegía al príncipe de Tiro y dile: Así en torno la rodeará, y sabrán que yo
habla el Señor, Yavé: Eras el sello de la soy Yavé. 24 Y no será ya para la casa
perfección, lleno de sabiduría y acabado de Israel un aguijón punzante, un espino
de belleza. 13 Habitabas en el Edén, en desgarrador en medio de cuantos la ro­
el jardín de Dios, vestido de todas las dean y la aborrecen. Sabrán que soy
preciosidades* El rubí, el topacio, el dia­ Yavé»
mante, el crisólito, el ónice, el berilo, 25 Así dice el Señor, Yavé: Cuando
el zafiro, el carbunclo, la esmeralda y el reúna yo a la casa de Israel de en medio
oro te cubrían; llenaste tus tesoros y tus de todos los pueblos en que se dispersó,
almacenes. El día en que fuiste creado yo me glorificaré ante las gentes, y habi­
14 te pusieron junto al querube colocado tarán en la tierra que di a mi siervo
en el m onte de Dios, y andabas en me­ Jacob ; 26 habitarán en ella seguros, y cons­
dio de los hijos de Dios. 15 Fuiste perfecto truirán en ella casas, y plantarán viñas;
en tus caminos desde que fuiste creado habitarán en seguridad cuando haga yo
hasta el día en que fue hallada en ti la justicia en todos aquellos que en torno a
iniquidad. * 16 Por la muchedumbre de ella la aborrecen, y sabrán que yo, Yavé,
tus contrataciones se llenaron tus estan­ soy su Dios.
cias de violencia; y pecaste, y te arrojé
del m onte santo y te eché de entre los O r á c u lo s c o n t r a E g ip to
hijos de Dios; el querube protector te hi­
zo perecer. P rim e r oráculo
17 Ensoberbecióse tu corazón de tu her­ *\ Q 1 El año décimo, el décimo mes, a
mosura y se corrompió tu sabiduría, y a doce del mes, fueme dirigida la
pesar de tu esplendor, por tus muchos y palabra de Yavé, diciendo:* 2 Hijo de
grandes delitos, yo te eché por tierra; y hombre, vuelve tu rostro hacia el Faraón,
te doy en espectáculo a los reyes, 18 por rey de Egipto, y profetiza contra él y
la muchedumbre de tus iniquidades. Por contra el Egipto entero; 3 habla y di:
la injusticia de tu comercio profanaste Así dice el Señor, Yavé: | Heme aquí
tus santuarios; y yo haré salir de en contra ti, ¡oh Faraón!, rey de Egipto. |
medio de ti un fuego devorador, y te Cocodrilo gigantesco echado en medio
reduciré a cenizas en medio de la tierra, de tus ríos, | te dijiste: Míos son los ríos, |
a los ojos de cuantos te miran. 19 Todos yo mismo los he creado.
cuantos de entre los pueblos te conocen 4 Yo pondré un aro en tus quijadas | y
se asom brarán de ti. Serás el espanto de te sacaré de en medio de tus ríos, | con
todos y dejarás de existir para siempre. todos los peces que hay en ellos | pegados
a tus escamas, 1 5 y te arrojaré al desierto |
C o n tra Sidón a ti y a todos los peces de tus ríos; | y
20 Fueme dirigida la palabra de Yavé,caerás en la superficie de los campos, \ y
diciendo: * 21 Hijo de hombre, vuélvete no serás recogido ni levantado; | y te daré
de cara a Sidón y profetiza contra ella. en pasto | a las fieras de la tierra y a las
22 D i: Así habla el Señor, Yavé: Heme aves del cielo, | 6 y todos los habitantes

11 Después de anunciada su muerte, le honra con una lamentación, como antes había hecho con
Tiro. Gomo en otros casos el Faraón o Nabucodonosor, el rey de Tiro, Itobaal según los historiado­
res griegos, es la representación de su reino. De manera que esta lamentación es una segunda lamen­
tación de Tiro.
15 No deja de sorprender el retrato que nos hace el profeta del príncipe de Tiro. AI que antes
(v. 2 ss.) reprochaba igualarse a Dios, ahora lo presenta adornado de toda riqueza y perfección y lo
coloca en el jardín de Edén, al lado de los querubes, que lo custodian, casi convertido en uno de ellos,
hasta que aparece en él la iniquidad de su tráfico y es arrojado fuera, como los primeros padres.
Hay que advertir que el estado del texto deja mucho que desear en punto a corrección.
20 Después de Tiro, que tenía en esta época la hegemonía de la Fenicia, viene Sidón, el primo­
génito de Canán, según Gén 10,15, que había sido para Israel un aguijón punzante. Después de esto
vendrá la restauración de Israel en su tierra, «cuando Dios haga justicia en todos cuantos le aborrecen».
-OQ 1 Cuatro capítulos dedica el profeta a Egipto, que tanta parte había tenido en la ruina de
“ ^ Judá, solicitándole a rebelarse contra los caldeos. En este primer oráculo, pronunciado durante
el asedio de Jerusalén, nos pinta Egipto bajo la imagen del cocodrilo, animal tan abundante en el
Nilo, a quien sacará de las aguas para conducirle al desierto. El ministro de esta venganza divina
parece que será el mismo Nabucodonosor, y por espacio de cuarenta años, una generación, sufrirá
Egipto el cautiverio y la dispersión en tierra extraña. Debe de ser ésta una profecía conminatoria»
cuya realización, en La forma en que el profeta la anuncia, desconocemos.
del Egipto | sabrán que yo soy Yavé, | Tiro, yo le doy el Egipto, porque fue
por haber sido tú báculo de caña para la para mí para quien trabajaron, dice el
casa de Israel, | 7 que te rompiste cuando Señor, Yavé. 21 En ese día yo haré nacer
te cogieron con la mano, ¡ traspasando el cuerno de la casa de Israel. Y abriré
sus flancos. | Cuando en ti se apoyaron en medio de ellos tu boca, y sabrán que
te quebraste, | deslom ándolos e n te ra ­ yo soy Yavé.
mente.
8 Por eso así dice el Señor, Yavé: | T e rc e r oráculo
Yo haré venir la espada sobre ti | y ex­ O A 1 Fueme dirigida la palabra de Ya-
terminaré hombres y bestias, I 9 y la tierra ** ^ vé, diciendo: * | 2 Hijo de hombre,
de Egipto se tornará soledad y desierto, | profetiza y di: ¡ Así habla el Señor, Yavé: ¡
y sabrán que yo soy Yavé. | Por haber 3Vociferad: «¡Desdichado día!»; j porque
dicho: Míos son los ríos, | yo los he se acerca el día de Yavé, J día tenebroso; |
creado, | 10 por eso heme aquí contra ti llega la hora de las gentes, i 4 Vendrá la
y contra tus ríos; | yo haré del Egipto espada sobre el Egipto | y la angustia
desierto y soledad, } desde Migdol hasta sobre la Etiopía, | cuando caigan los
Siena, | hasta las fronteras de Etiopía. | muertos en Egipto, | y sean apresadas sus
11 N o pasará por él pie de hombre ¡ ni m uchedum bres, | y destru id o s sus ci­
pie de animal pasará por allí, | y quedará mientos.
por cuarenta años deshabitado. | 12 Yo 5 La Etiopía, las gentes de Put y de
haré del Egipto tierra desierta entre las Lud, toda suerte de pueblos, las gentes
desiertas, | y serán sus ciudades entre las de Cub y las tierras aliadas caerán con
ciudades desiertas | d u ra n te cu aren ta ellos a la espada. 6 Así dice Y avé: ! Cae­
años, | y diseminaré a los egipcios entre rán los apoyos del Egipto, | se desvane­
las naciones | y los dispersaré por las cerá la altivez de su poderío. | Desde
tierras. Migdol hasta Siena caerán a la espada, 1
13 Así dice el Señor, Yavé: Al cabo dedice el Señor, Yavé. | 7 Quedará desolado
cuarenta años reuniré al Egipto de entre entre las tierras desoladas, } y sus ciuda­
los pueblos a que le había dispersado; des entre las ciudades en ruina. | 8 Se sa­
14 y mudaré la suerte del Egipto y le brá entonces que yo soy Yavé i cuando
llevaré a la tierra de Pairos, a la tierra pegue fuego al Egipto | y quebrante todos
de sus orígenes, y allí form ará un modes­ sus apoyos. | 9 Aquel día partirán mensa­
to reino; 15 será el más humilde de los jeros de mi parte, que irán a esparcir el
reinos y no volverá a alzarse sobre las terror en la confiada Etiopía, y serán
naciones. Le disminuiré para que no pue­ presa de la angustia cuando le venga al
da enseñorearse de las gentes. 16 No será Egipto su día.
ya este reino para Israel apoyo de con­ 10 Así dice el Señor, Yavé: i H aré cesar
fianza, sugestión de iniquidad, a la cual el tum ultuar del Egipto | por m ano de
se vuelva, y sabrán que yo soy Yavé. Nabucodonosor, rey de Babilonia. | 11 El
y sus gentes, los valerosos entre los pue­
Segundo oráculo blos, | serán llevados a devastar la tierra, |
17 El año veintisiete, el primer mes, eny desenvainarán su espada contra el Egip­
el primer día del mes, me fue dirigida la to, | y llenarán de muertos su tierra; 1 12 y
palabra de Yavé, diciendo:* is Hijo de secaré sus ríos, | venderé esa tierra a
hombre, el rey Nabucodonosor, rey de gentes feroces | y devastaré su tierra y
Babilonia, ha hecho prestar a su ejér­ cuanto en ella hay por mano de extran­
cito un largo servicio contra Tiro. Encal­ jeros; | yo» Yavé, lo digo.
veciéronse todas las cabezas, todos los 13 Así dice el Señor, Yavé: | Haré des­
hombres quedaron molidos, y no hubo aparecer los falsos dioses de Menfis i y
ni para él ni para su ejército paga de no se alzará ya príncipe alguno en la
Tiro por el servicio prestado contra ella. tierra de Egipto. | 14 Echaré el terror
19 Por tanto, así dice el Señor, Yavé: sobre la tierra de Egipto, | devastaré a
D oy a Nabucodonosor, rey de Babilonia, Pairos, pegaré fuego a Tanis, haré jus­
la tierra de Egipto; él tom ará sus rique­ ticia en Tebas; i 15 derramaré mi ira sobre
zas y cogerá sus despojos. Pillará su bo­ Pelusio, el baluarte del Egipto, í y exter­
tín, y ésta será la paga para su ejército. minaré a la muchedumbre de Tebas. |
20 En pago del servicio prestado contra 16 Pondré fuego al Egipto, | Pelusio se

17 Por el año 571 pronuncia el profeta este segundo oráculo contra Egipto. Nabucodonosor había
puesto su ejército al servicio de Dios para ejecutar su sentencia contra Tiro y Sidón, pero no
halló en esta larga guerra la paga de sus servicios. Esta se la ofrece Dios en la rica tierra del Nilo. Pa­
rece obrar aquí Dios como los generales antiguos, que concedían a sus soldados el saqueo de una
ciudad para recompensarles de las fatigas de una campaña dura.
)A 1 Lo que en el oráculo precedente se prometía, se nos presenta ahora inminente, y se nos
da de ello una descripción desoladora.
dolerá sobremanera, | se abrirá brecha < Anidaban en la expansión de sus ra­
en Tebas | y de Menfis serán destruidos mas | todas las aves del cielo y parían
los muros. | 17 Las juventudes de He- bajo su copa | todas las bestias del cam­
liópolis y de Bubastis | caerán a la es­ po, | y eran muchos los pueblos | que
pada, | y sus mujeres irán al cautive­ habitaban a su sombra. [ 7 Era hermoso
rio. | 18 En Tafnis se obscurecerá el día | por su grandeza, | por la extensión de
cuando destroce los cetros de Egipto | y sus ramas, | por tener sus raíces metidas |
aniquile el orgullo de sus fuertes. | Que­ en abundantes aguas. | 8 No le sobrepu­
dará envuelto en tinieblas | y sus hijas jaban los cedros del jardín de Dios; |
serán llevadas cautivas. | 19 H aré justicia no se le asemejaban en la fronda los
en Egipto | y sabrán que yo soy Yavé. cipreses; | no eran los plátanos como
una de sus ramas; | ningún árbol del
C u arto oráculo jardín de Dios | le igualaba en hermo­
sura. | 9 Yo le había hecho hermoso y
20 El año undécimo, el primer mes, el
frondoso, | y todos los árboles del Edén
día siete del mes, me fue dirigida la pa­ le miraban con envidia.
labra de Yavé, diciendo: * 21 Hijo de hom­ toPor eso así dice el Señor, Yavé: Ya
bre, yo he roto el brazo del Faraón, rey que por ser encumbrado en altura, al­
de Egipto, y no le ha sido vendado, ni zando su cima hasta las nubes, se em­
fajado, ni entablillado para soldar la ro­ briagó su corazón de la propia alteza,
tura y que pueda m anejar la espada. 11 le he dado yo en las manos de un
22 Por tanto, así dice el Sefior, Yavé:
fuerte de las gentes, que le tratará según
Heme aquí contra el Faraón, rey de Egip­ su maldad; le he desechado por su im­
to. Yo le romperé los dos brazos, el piedad. 12 Extranjeros, los más feroces de
sano y el quebrado, y haré que la espada los pueblos le abatieron; cayeron sus ra­
se le caiga de la mano, 23 y diseminaré mas por los montes y por todos los valles,
a los egipcios entre las gentes y los aven­ quedó destrozada su fronda por todas las
taré por las tierras; 24 y fortaleceré los pendientes de la tierra, y esquivando su
brazos del rey de Babilonia, y pondré sombra, todos los pueblos de la tierra
mi espada en su m ano, pero quebraré le abandonaron. 13 Posáronse sobre sus
los brazos del Faraón, que delante de restos todas las aves del cielo y en sus
aquél gemirá con gemidos de herido de ramas hicieron sus yacijas todas las bes­
muerte. 25 Fortaleceré los brazos del rey tias del campo; 14 para que no se exalten
de Babilonia, y se caerán los brazos del en su altura los árboles todos de junto
Faraón, y sabrán que yo soy Yavé, cuan­ a las aguas, y no lancen su cima hasta las
do ponga mi espada en m ano del rey de nubes, y no confíen en su altura cuantos
Babilonia y la esgrima él contra la tierra son regados por las aguas, porque todos
de Egipto. 26 Esparciré a los egipcios en­ están destinados a morir, a ir a la mo­
tre las gentes y los aventaré por las tierras, rada subterránea, entre los hijos de los
y sabrán que yo soy Yavé. hombres que bajan a la fosa.
15 Así dice el Señor, Yavé; El día en
Q u in to oráculo. L a caída d e A sur, que bajó al seol enluté el abismo, retuve
figura de la de E gipto el curso de los ríos y se estancaron las
1 El año undécimo, el tercer aguas
mes, caudalosas; entristecí al Líbano por
<5 * el primero del mes, fueme dirigida él y se secaron todos los árboles del
la palabra de Yavé, diciendo: * 2 Hijo de campo. 16 Con el fragor de su ruina hice
hombre, di al Faraón, rey de Egipto, y a temblar a las gentes. Cuando le hice bajar
su pueblo: | ¿A quién te igualaste en tu al seol entre aquellos que bajan a la
grandeza? | 3 Era Asur cedro del Líbano | fosa, se consolaron en la morada subte­
soberbio de su fronda y de sublime al­ rránea todos los árboles del Edén y los
tura, | que mecía su copa entre las nubes. | mas hermosos y selectos del Líbano, todos
4 Las aguas le hicieron crecer, | el abismo
regados por las aguas.17 También bajarán
le encum bró; | corrían ríos cerca del ellos al seol con él, hacia los muertos a
lugar en que estaba plantado, | y manda­ la espada, los que fueron su brazo y se
ba sus influencias a todos los árboles del acogieron a su sombra en medio de las
campo. | 5 Por eso se encumbró sobre gentes.
todos los árboles del campo, | y se mul­ 18 ¿A quién te asemejas tú por gloria
tiplicaron sus ramas, | y su fronda se y por grandeza entre los árboles del Edén?
extendió, | por la abundancia de aguas. Pues también tú serás llevado con los

20 U n cuarto oráculo anuncia el castigo del Faraón y de su reino por mano del rey de Babilonia.
OI 1 Bajo la imagen de un cedro de Líbano nos pinta la gloria de Asiria, que, sin embargo, des*
^ i cendió a la región de los muertos, dejándolos espantados. Pues Egipto, que tanto se engrte,
comparándose con Asiria, tendrá la misma suerte que ella.
árboles del Edén a la morada subterránea. rán; la cantarán las hijas de las gentes,
Yacerás entre los incircuncisos, con los la cantarán sobre el Egipto y todas sus
traspasados por la espada. Eso será del muchedumbres, dice el Señor, Yavé.
Faraón y de toda su gente, dice el Señor,
Yavé. O tra elegía a Egipto
17 El año duodécimo, el quince del mes,
Elegía de la ru in a de E gipto fueme dirigida la palabra de Yavé, di­
O O 1 El año duodécimo, el duodécimo ciendo: * 18 Hijo de hombre, compon un
mes, el día primero del mes, me canto lúgubre a la muchedumbre del Egip­
fue dirigida la palabra de Yavé, dicien­ to. Precipítale a él y a las hijas de las
do:* 2 Hijo de hombre, canta una elegía gentes fuertes a lo profundo de la tierra,
al Faraón, rey de Egipto, y di: Eras como con los que bajan a la fosa. 19 ¿Conque
el león de las gentes, eras como el coco­ nos sobrepasabas por belleza? Baja, baja
drilo de los mares; con tus narices hacías a la fosa y yace entre los incircuncisos.
hervir las aguas, y las enturbiabas con 20 Cae en medio de los muertos a la
tus patas y hollabas sus canales: 3 Así espada, que la espada ha sido ya entre­
dice el Señor, Yavé: Yo te tenderé mi gada ; traedlo con toda su pompa. 21 En
red con una turba de pueblos que te el seol se dirigirán a él los fuertes entre
subirán en mi esparavel, 4 y te echaré en los fuertes, diciéndole a él y a sus auxi­
tierra seca, y te dejaré en medio del liares : Han bajado a la fosa y yacen entre
campo. Haré venir sobre ti todas las los incircuncisos, entre los muertos a la
aves del cielo y saciaré de ti a todas las espada.
bestias de la tierra. 5 Esparciré tus carnes 22 Allí está Asur con todos sus ejércitos,
por los montes y llenaré de tu carroña cuyos sepulcros están en torno de él.
los valles. 6 Regaré con tu sangre la tierra 23 Están sepultados en lo profundo de la
por donde andas, la regaré. Regaré con fosa rodeándole en torno, todos traspa­
ella hasta los montes y de ella se llenarán sados por la espada, los que sembraban
los canales. el terror en la tierra de los vivos.
7 Al apagar tu luz velaré los cielos y 24 Allí Elam, con todas sus mesnadas
obscureceré las estrellas. Cubriré de nubes en torno de su sepulcro; todos muertos a
el sol, y la luna no resplandecerá; 8 todos la espada cayeron, y bajaron incircuncisos
los astros que brillan en los cielos se a lo profundo de la fosa. Los que espar­
vestirán de luto por ti, y se extenderán cieron el terror en la tierra de los vivos
las tinieblas sobre la tierra, dice el Señor, trajeron su ignominia a lo profundo del
Y avé. 9 Llenaré de horror el corazón de abismo. 25 En medio de los muertos pu­
muchos pueblos cuando lleve al cauti­ sieron su lecho para él y sus muchedum­
verio a los tuyos, a tierras que no conocen; bres. Sus sepulcros le rodean, todos in­
10 dejaré por ti atónitos a muchos pueblos circuncisos, muertos a la espada. Sembra­
y a sus reyes, que temerán por sí cuando ron el espanto en la tierra de los vivos,
comience a volar a su vista contra ti mi pero vinieron con su ignominia a unirse
espada, al tiempo de tu ruina. con los que bajan al seol y yacen en medio
11 Porque así dice el Señor, Yavé: Lade los muertos.
espada del rey de Babilonia te alcanzará; 26 Allí Mesec y Túbal, con todos sus
12 exterminará a tu pueblo con la espada ejércitos, cuyos sepulcros les rodean; to­
de los fuertes, todos valerosos entre los dos incircuncisos, muertos a la espada,
valerosos, que destruirán la soberbia del los que aterrorizaban a la tierra de los
Egipto y todas sus muchedumbres serán vivos. 27 No yacen con los héroes que
deshechas. 13 Destruiré todos tus ganados cayeron entre los incircuncisos y bajaron
de junto a las muchas aguas, que no en­ a la morada de los muertos con sus armas
turbiará ya más pie de hombre ni pezuña de guerra, la espada bajo sus cabezas y
de bestia. el escudo sobre sus huesos, con haber
14 Entonces correrán limpias sus aguas,sido el terror de los valientes en la tierra
y sus canales se deslizarán como aceite, de los vivos. 28 También tú serás que­
dice el Señor, Yavé. 15 Cuando tornaré brantado entre los incircuncisos y yacerás
en desierto la tierra de Egipto y asolaré con los muertos a la espada.
cuanto la llena. Cuando heriré a todos 29 Allí está Edom, sus reyes y sus prín­
cuantos la habitan, que sabrán que yo cipes todos, que a pesar de su valor yacen
soy Yavé. 16 Esta es la elegía que canta­ entre los muertos a la espada, y duermen

O O 1 U na elegía sobre la ruina de Egipto por Nabucodonosor. En ella nos hace el profeta una
espantosa pintura de la ruina de Egipto. Hasta los cielos se obscurecerán para producir mayor
espanto en los pueblos.
17 O tra nueva elegía, en que se manda a la región de los muertos al Egipto para hacer compañía
a los asirios y elamitas, escitas e idumeos. Su vista consolará al Faraón de su caída en aquel lugar
(Xs 14,10-15)
con lo