Vous êtes sur la page 1sur 15

COMPOSTAJE

1. RESUMEN

El compostaje es un proceso natural existente desde que hay vida en la tierra,


consiste en la transformación bioquímica de compuestos complejos en materiales
asimilables por las plantas y sustratos que permiten la estabilización del suelo. De
acuerdo con la naturaleza del material transformado, los tiempos de proceso pueden
variar entre varios meses hasta años.

La Real Academia de la Lengua Española define el compost como “Humus obtenido


artificialmente por descomposición bioquímica en caliente de residuos orgánicos” y el
humus como “(Del lat. humus). 1. m. Geol. Capa superficial del suelo, constituida
por la descomposición de materiales animales y vegetales” (1).

Es recomendable la incorporación del compost dentro de los procesos productivos


agrícolas y forestales puesto que el uso sistemático favorece las fases de intercambio
bioquímicos que permiten la fijación y transferencia de nutrientes a las plantas.

En este apartado se presenta la base teórica del proceso, la experiencia de producción


de compost a partir del uso de residuos y subproductos de producción de cuyes en
el valle del rio Chillón cerca a santa Rosa de Quives a 40 kilómetros de la periferia de
Lima. Los residuos fueron provistos por la empresa AGROPECUARIA INKACUY S.A.C.

2. MARCO CONCEPTUAL

2.1. CONCEPTOS BÁSICOS

2.1.1. Descripción General

La transformación de residuos mediante biodegradación controlada o compostaje, es


un proceso bioquímico en el que se alternan las fases termófilas y mesófilas
transformando la materia orgánica a través de procesos de degradación biológica en
presencia de oxígeno, limitando la ocurrencia de procesos no oxidativos puesto que
puede generar complejos orgánicos que resultan de difícil asimilación en los procesos
biológicos presentes en la agricultura y la silvicultura. Se debe favorecer fases de
proceso que promuevan el desdoblamiento bioquímico de compuestos complejos
como almidones, proteínas, azúcares, celulosas, vitaminas, carbohidratos, ceras,
grasas, aceites, entre otros, en compuestos más simples que son asimilables por las
plantas o ayudan a realizar funciones de transporte en los procesos fisiológicos
convencionales, este proceso de desdoblamiento de compuestos complejos en
compuestos o elementos más simples se conoce como mineralización.

2.1.2. Condiciones De Proceso

La forma más inmediata y fácil de evaluar el estado del proceso de compostaje es


establecer como variable de respuesta la temperatura, puesto que conforme con los
valores reportados se puede tomar decisiones para ajustar el proceso. Otros factores
incidentes en el proceso son la alternancia de fases de biodegradación, la oxigenación
de la masa, la humedad, la alcalinidad o acidez del material en proceso, la relación
entre el Carbono y el Nitrógeno en la mezcla, la eliminación de los patógenos, la
estimulación de la acción de los actinomicetos, el tamaño de partícula de los
materiales procesados y la adecuada fase de maduración.
 Temperatura

El control adecuado de esta variable regula el tipo de población de microorganismos


favorecidos en cada etapa y mediante su adecuada alternancia, permite eliminar
aquellos microorganismos que pueden resultar patógenos en el proceso y/o producto
final. Es recomendable desarrollar los procesos de biodegradación con alternancia
cíclica de temperatura entre 35 y 65 ºC, con el propósito de eliminar los
microorganismos patógenos, parásitos y semillas de malas hierbas, mediante los
cambios sucesivos y alternos de temperatura en la masa de compost.

A temperaturas muy altas muchos microorganismos favorables en el proceso de


biodegradación reducen su población y otros no actúan eficientemente por estar en
forma de esporas. A temperaturas por debajo del ambiente, se favorece el
crecimiento de microorganismos que pueden inhabilitar el producto para uso final.

La temperatura se puede establecer como la variable de respuesta para evaluar la


adecuación de las demás condiciones de proceso.

 Alternancia De Fases De Proceso

Fase Criófila:
Se presenta entre 5 y 15 ºC, en esta etapa hay presencia de bacterias y hongos
indicativos de una actividad anaeróbica o un proceso con una presencia muy pobre
de oxígeno. Es recomendable inhibir esta fase.

Fase Mesófila:
Se presenta entre los 15 a 40 ºC, proliferan bacterias y hongos, la competencia de
microorganismos inhiben la población de actinomicetos; los microorganismos
mesófilos se alimentan de proteínas y azúcares con velocidades de digestión
elevadas. El pH se reduce un poco debido a la producción de ácidos orgánicos y se
puede ubicar entre 5.0 a 5.5 unidades.

Fase Termófila:
Se presenta entre 40 y 65 ºC, proliferan las bacterias. En esta fase, la celulosa y la
hemicelulosa son transformadas, los microorganismos termo tolerantes continúan la
transformación del material orgánico. Predominan los hongos termófilos y algunas
variedades de actinomicetos.

Fase Amoniacal:
Se presenta por encima de los 65 ºC, se favorece la generación de amoniaco,
significando el empobrecimiento del compost en nitrógeno e inhibiendo
sustancialmente el crecimiento de microorganismos termófilos, predominando
aquellos que forman esporas y reduciendo significativamente la población de los
hongos termófilos benéficos. Si predomina esta fase, el pH se eleva a valores entre
8 y 9 unidades debido al consumo de los ácidos orgánicos por parte de los
microorganismos y a la generación de amoniaco, favoreciendo la estabilización de
iones de calcio, magnesio y potasio.

Alternancia De Las Fases Mesófila y Termófila:


Durante el proceso es importante la alternancia de estas fases puesto que favorece
la eliminación de microorganismos patógenos, intolerantes a cambios bruscos en
condiciones de temperatura. El calor generado durante el proceso termófilo destruye
las bacterias patógenas, huevos de parásitos y muchas semillas de malas hierbas
que pueden encontrarse en el material de entrada al proceso, originando un producto
higienizado.
La reducción sucesiva de temperatura permite la entrada en acción de los organismos
mesófilos y la degradación de otro tipo de componentes presentes en el material
procesado.

Se recomienda realizar aireación de la pila al menos dos veces por semana, para
reducir los tiempos de proceso, incorporar oxigeno en el material en proceso y
favorecer la eliminación de elementos patógenos.

Fase Mesófila Final:


A medida que se alternan las fases termófila y mesófila se presenta una tendencia
hacia el crecimiento paulatino de temperatura durante las primeras tres semanas y
a partir de la cuarta se presenta la tendencia para la reducción de la temperatura.
Entre la cuarta y sexta semana, se presenta un descenso sostenido de la temperatura
hasta llegar a valores entre los 35 a 40 °C, activándose los microorganismos
mesófilos; las bacterias y los hogos transforman otra parte de la celulosa, como la
lignina y la lignoproteína y empiezan a crecer la población de microorganismos
actinomicetos y de pequeños invertebrados.

 Oxigenación de la masa

El compostaje se debe desarrollar en fase aerobia, favoreciendo condiciones


adecuadas de aireación, requiriendo con frecuencia la incorporación de equipos y
maquinaria que debido al tipo de manejo de los materiales tratados, permiten la
inclusión de aire esencial para el desarrollo de los procesos bioquímicos de
degradación.

Con frecuencia a esta actividad se le denomina como tratamiento mecánico biológico


de residuos, porque con la manipulación mecánica se incorpora el oxígeno necesario
para el crecimiento de la población de microorganismos necesarios para desdoblar o
descomponer los compuestos complejos en elementos menores asimilables por los
vegetales o coadyuvan a los procesos de fijación y asimilación de nutrientes por parte
de los vegetales, mediante procesos de oxidación biológica y química. Como
resultado de esta actividad se libera energía que se refleja en el incremento de la
temperatura del lote en proceso.

La concentración de oxígeno en los materiales procesados depende del tipo de


material, la textura, la humedad, la frecuencia de volteo, la porosidad de la masa y
la presencia o ausencia de aireación forzada.

 Humedad

En el proceso de compostaje es recomendable que la humedad presente niveles entre


el 55 al 65 %. El contenido de humedad depende de las materias primas empleadas,
para materiales fibrosos o residuos forestales gruesos la humedad máxima permisible
es del 75 al 85 % mientras que para material vegetal fresco, ésta oscila entre 50 a
60%.

Si el contenido en humedad es muy elevado, este exceso de agua interferirá en el


proceso de transferencia de oxígeno al interior de la masa y el proceso se volverá
anaeróbico, es decir se producirá la putrefacción de la materia orgánica y en
consecuencia se genera complejos orgánicos que afectaran la calidad del producto
final, promoverán el crecimiento de poblaciones de microorganismos patógenos o
indeseables, siendo afectada la inocuidad del producto final. Por el contrario, si la
humedad es muy baja, se disminuye la actividad de los microorganismos que
requieren una concentración mínima de agua para su desarrollo y el proceso se
desarrollará a una velocidad inferior.
 Alcalinidad o acidez de la masa

La alcalinidad o acidez de los materiales procesados influye en el proceso debido al


efecto que tiene sobre el favorecimiento o perjuicio en el desarrollo o inhibición de
las poblaciones de microorganismos. En general los hongos toleran un margen de pH
entre 5 a 8 unidades, mientras que las bacterias tienen menor capacidad de
tolerancia, entre 6 a 7,5 unidades.

No obstante, se pueden realizar ajustes de la acidez o alcalinidad de la masa inicial


mediante la aplicación de materiales ayudantes que permitan tener valores de pH en
los rangos establecidos. En general valores muy alcalinos o muy ácidos en la masa
procesada, pueden afectar los tiempos de proceso y las poblaciones de
microorganismos presente en la masa procesada.

 Relación entre el Carbono y el Nitrógeno en la mezcla

La materia orgánica cuenta dentro de sus elementos constitutivos con proporciones


importantes de Carbono y Nitrógeno, la relación entre estos dos elementos incide en
la obtención de un compost en tiempos de proceso razonable, con condiciones de
calidad aceptables, baja afectación del ambiente por emisiones, bajo impacto sobre
las personas que procesan estos materiales y en consecuencia costos razonables del
producto final. Una relación Carbono y Nitrógeno (C/N) entre 25 a 30, favorece el
adecuado proceso de compostaje.

Al manejarse una relación C/N muy elevada, disminuye la actividad biológica


generando tiempos de proceso que afectan los costos de producción y la calidad del
producto final, siendo necesario compensar esta baja velocidad de procesamiento
mediante la incorporación de activadores biológicos, aumento de los volteos y por
tanto incremento de los costos operativos.

Una relación C/N muy baja, tiende a generar incremento excesivo de la actividad
biológica, incremento de temperatura y elevación del pH, generando la eliminación
del exceso de Nitrógeno en forma de amoniaco, afectando las condiciones de salud
ocupacional de los trabajadores y contaminando el ambiente. Teniendo mezclas con
esta característica y no siendo posible ajustar la relación C/N, se recomienda
incrementar el control de proceso y actuar en el mismo mediante la oxigenación de
la masa procesada y/o ajustes de humedad, evitando temperaturas que superen los
60 ºC.

Entre gran variedad de fuentes, algunos de los materiales orgánicos ricos en carbono
y pobres en nitrógeno son el heno seco, las hojas, las ramas, la turba y el aserrín;
los materiales pobres en carbono y ricos en nitrógeno son los vegetales frescos, el
estiércol de animales y los residuos ruminales de las plantas de sacrificio de ganado.

Como es poco frecuente medir al iniciar el proceso la relación entre el Carbono y el


Nitrógeno, es recomendable ajustar en forma gradual las proporciones de la mezcla
inicial, considerando el aporte relativo de los materiales de origen y
complementándolos con aquellos materiales que ayuden a equilibrar la mezcla
respecto a las condiciones de proceso. Mediante la observación de los tiempos de
proceso y el seguimiento de las condiciones de temperatura y humedad de la masa
procesada, se puede ajustar la mezcla inicial o el proceso hasta lograr las mejores
condiciones de operación.

 Control de Patógenos

Los residuos agrícolas convencionales y los residuos orgánicos en general pueden


albergar algunos microorganismos que pueden tener una actividad patógena para las
personas, los vegetales y/o animales; por esto es fundamental dentro del proceso de
compostaje la alternancia de las fases mesófila y termófila, puesto que la fluctuación
de la temperatura entre los 40 ºC y los 65 ºC que se presenta al realizar la aireación
de la masa procesada favorece el efecto de eliminar los microorganismos patógenos
que pueden afectar y limitar el uso del producto final.

A continuación se presenta un listado de microorganismos patógenos, la temperatura


y el tiempo necesario para la destrucción de algunos patógenos y parásitos presentes
en el residuo para compostaje.

Organismo Temperatura y tiempo de exposición.


Salmonella typhosa Se elimina rápidamente en la pila de compost, son suficiente
30 min. 55-60 ºC para su eliminación
Salmonella sp. Se destruye al exponerse una hora a 55 ºC o 15-20 min a 60
ºC
Shigella sp. Se destruye al exponerse una hora a 55 ºC
Escheirchia coli La mayoría muere con una exposición de 1 hora a 55 ºC o
15-20 min a 60 ºC
Taennia saginata Se elimina en unos pocos minutos a 55 ºC
Larvas de trichinella Mueren rápidamente a 55 ºC e instantáneamente a 60 ºC
spiralis
Micrococcus pyogenes Muere después de 10 min de exposición a 50 ºC
var. Aureus
Streptococcus Muere después de 10 min de exposición a 54 ºC
pyogenes
Mycobacterium Muere después de 15-20 min a 66 ºC e instantáneamente a
tuberculosis var. 67 ºC
Hominis
Corynebacterium Se elimina por exposición a 55 ºC por un tiempo de 45 min
diphtheriae
Huevos de Áscaris Muere en menos de 1 hora a temperatura superiores a 55 ºC
lumbricoides
Fuente (2)

 Estimulación de la acción de los Actinomicetos

Los actinomicetos son similares por su forma, tipo de reproducción y crecimiento, a


los hongos y bacterias, son procariotes que mineralizan la materia orgánica no
degradada por los hongos y bacterias. La población de los actinomicetos y su
actividad de mineralización dependen de la temperatura, el pH y la cantidad de
carbono disponible; no se desarrollan sino al final de la mineralización de la materia
orgánica, dependiendo de la acción conjunta de bacterias y hongos, apareciendo
cuando los compuestos de fácil degradación desaparecen y no existe competencia en
consumo de alimento.

En medio ácido no se desarrollan adecuadamente, mientras que su crecimiento es


favorable cuando el pH oscila entre 7 y 8 unidades, por ser aerobios se desarrollan
preferentemente en condición de semi sequedad y se inhibe su crecimiento en
condiciones de humedad superiores al 70 %. La población de actinomicetos
permanece alta cuando el compost se seca, pero el número de bacterias comunes
disminuye porque carecen de tolerancia a un ambiente árido.
Los actinomicetos en su mayoría son mesófilos crecen a temperatura de entre 25-37
°C, un tercio son termofilos y/o termófilos facultativos que se reproducen en el
intervalo 55 a 65 °C.

Los actinomicetos son fundamentales en el compost puesto que se asocian con las
raíces de los vegetales para favorecer la fijación del nitrógeno. Son esenciales para
la mineralización de materia orgánica que hongos y bacterias no degradan,
intervienen como agentes microbianos que regulan la población de microorganismos
en el ecosistema del compost, en parte porque excretan antibióticos y enzimas, lo
que tiene utilidad para el control biológico de insectos, plagas, nematodos y agentes
patógenos microbiológicos. (3)

 Tamaño de partícula

El tamaño de partícula influye en el tiempo y en el rendimiento del proceso, puesto


que para material demasiado grueso el tiempo se puede incrementar en un 30 % y
para residuos muy finos puede ser necesario incorporar dentro de la masa en proceso
material de relleno que cumpla la función de formar una retícula que favorezca la
incorporación de aire en las etapas de volteo de la masa en proceso.

Aunque no existe una restricción al respecto, es remendable manejar mezclas de


materiales que oscilen entre los un decimo de pulgada y una pulgada; al procesar
materiales alargados se pueden manejar espesores de una pulgada, siempre y
cuando la dureza del material no sea elevada y el largo no obstaculice las labores de
volteo manual o mecánico de la masa de residuos.

Es recomendable una vez terminado el proceso de biodegradación, realizar el


tamizado del producto y devolver a la fase inicial de proceso aquel material superior
a media pulgada de espesor. Esto puede reducir la eficiencia del proceso, pero
asegura tener un producto con una calidad aceptable y una variabilidad controlada,
además de alimentar a la fase inicial material microbiológico asociado que favorece
la activación inicial del proceso.

 Adecuación de la fase de maduración:

Una vez terminado el proceso de biodegradación controlada mediante la alternancia


de las fases termófila y mesofila, es recomendable realizar una adecuada maduración
del material para mejorar sus propiedades físicas, químicas y microbiológicas, la
calidad , la eficiencia del producto final y potencializando los beneficios en cuanto
disponibilidad de nutrientes, presencia de carbono orgánico total, capacidad de
retención de humedad y de intercambio cationico.

Es recomendable desarrollar la maduración con una humedad entre el 35 y 45 % y


en la etapa final ubicarse entre 25 a 35 %. Esta etapa se puede aprovechar para
favorecer la acción benéfica de los acetinomicetos, para degradar compuestos
complejos no biodigestados adecuadamente y estimular la formación de ácidos
húmicos y fulmicos. De acuerdo con las necesidades de flujo de materiales y áreas
disponibles, el tiempo de maduración puede oscilar entre 60 y 120 días.

2.2. BENEFICIOS DEL USO DEL COMPOST.

El compost es un material que presenta diversos beneficios para su uso intensivo en


agricultura, favoreciendo en general la eficiencia de los procesos agrícolas
productivos y la mitigación de los impactos ambientales de esta actividad.

 Actúa como acondicionador de suelos, ampliando la frontera agrícola por la


recuperación de suelos áridos o el mejoramiento de suelos pobres.
 Aumenta la capacidad de retención de humedad racionalizando el uso del agua
en sistemas de irrigación.
 Incrementa las propiedades de intercambio catiónico de los suelos,
racionalizando el consumo de agro insumos.
 Aporta elementos menores reduciendo la aplicación de fertilizantes sintéticos,
para suplir requerimientos de estos elementos.
 Por el contenido de microorganismos benéficos, ayuda en los procesos
bioquímicos de fijación de nutrientes.
 Permite el aprovechamiento de residuos que si fueran aplicados directamente
tendrían un efecto benéfico limitado o incluso podrían afectar la calidad de los
suelos.
 Aumenta el carbono orgánico disponible, favoreciendo su asimilación en los
cultivos.
 Evita perdidas de nitrógeno por lixiviación y/o formas no asimilables por las
plantas.
 Elimina semillas indeseables presentes en los residuos animales y vegetales.
 Disminuye los riesgos de contaminación por malos olores:
 Reduce la contaminación de los estiércoles por nitratos.
 Destruye los patógenos presentes en algunos estiércoles.
 Es un insumo propicio para la agricultura ecológica y/u orgánica.
 Costos de proceso razonables.

2.3. LOS NUTRIENTES EN EL COMPOST (4)

El compost presenta características de enmienda orgánica con una estructura


compleja que permite disponer de los nutrientes requeridos por los vegetales
mediante enlaces reticulares de moléculas orgánicas, que regulan la liberación de los
nutrientes y coadyuvan en la absorción de estos por parte de las plantas.

Los vegetales requieren elementos químicos necesarios para su sostenimiento y


crecimiento disponibles en forma de macro nutrientes y micro nutrientes. Los macro
nutrientes son aquellos elementos químicos que las plantas necesitan en mayor
proporción porque constituyen los elementos químicos más abundantes de su
composición orgánica; siendo catalogados en primarios y secundarios de acuerdo con
las necesidades fisiológicas de los vegetales, los primarios son el Nitrógeno (N), el
Potasio (P) y el Fosforo (P)y los secundarios son el Calcio (Ca), el magnesio (Mg) y
el Azufre (S).

Los micronutrientes u oligoelementos son necesarios en muy pequeñas cantidades y


su presencia en las plantas es más reducida que en el caso de los macro nutrientes.
Los principales son el Hierro (Fe), el Cinc (Zn), el Cobre (Cu), el Manganeso (Mn), el
Molibdeno (MO), el Boro (B) y el Cloro (Cl)

La siguiente tabla presenta los 13 elementos químicos que las plantas necesitan
tomar del suelo para su desarrollo y sostenimiento, clasificados en función de la
abundancia relativa en la composición vegetal y la proporción media aproximada de
cada elemento dentro del conjunto.

MACRONUTRIENTES (%) MICRONUTIENTES(%)

PRIMARIOS SECUNDARIOS Hierro (Fe), Cinc (Zn), Cobre (Cu),


Manganeso (Mn), Molibdeno (MO), Boro
Nitrógeno (N) 2,0 Calcio (Ca) 1,3 (B), Cloro (Cl) La suma de todos ellos
Potasio (K) 2,5 Magnesio (Mg) 0,4 supone el 1 % de la composición
Fosforo (P) 0,4 Azufre (S) 0,4 química de las plantas.
Fuente (4).
2.3.1. Nitrógeno (N)

El Nitrógeno fomenta el crecimiento de la parte aérea de los vegetales, es decir la


masa foliar y los tallos; Es en parte responsable del color verde de las plantas y
confiere resistencia a las plagas. Su concentración en el compost varía de acuerdo
con el grado de maduración, así en el compost fresco contiene menos del 1 % de
nitrógeno mientras que la concentración crece a medida que el compost madura, en
el compost con 5 o 6 meses de maduración el porcentaje de nitrógeno es del 1 y el
2 %.

En la producción de compost se puede favorecer condiciones de proceso en especial


para las variables humedad y temperatura, que reduzcan la perdida de nitrógeno en
forma amoniacal, incidiendo para obtener en las fases finales de maduración las
concentraciones del 3 al 5 % de nitrógeno asimilable por los vegetales, estas
concentraciones se pueden lograr en los sistemas controlados en tiempo real.

La forma química mayoritaria de absorción de nitrógeno por parte de las plantas son
los nitratos, que abundan en el compost madurado. En el compost fresco, el nitrógeno
predominante es en forma de amonio (NH4+), poco absorbible por la mayoría de
vegetales, generando incluso afectación de los tejidos vegetales. En el caso de las
leguminosas pueden asimilar el nitrógeno molecular (N 2), debido a que son capaces
de captarlo directamente de la atmósfera.

2.3.2. Potasio (K):

El Potasio es un elemento fundamental para el desarrollo de toda la planta,


posibilitando que sean fuertes las raíces y los tallos, favoreciendo la obtención de
buen tamaño en las semillas, los frutos y las hojas; promueve la resistencia a las
plagas y las enfermedades, colaborando en la circulación de los otros nutrientes
alrededor de la planta y regulando las funciones vegetales. En el compost se
encuentra en una proporción de entre el 1 y el 1,5 %, en forma mayoritaria de óxido
de potasio (K2O).

El Potasio se absorbe en forma elemental o combinada como cloruro, fosfato o


nitrato. El compost se puede enriquecer en potasio con cenizas, estiércol o restos de
plátano; como en el caso del fósforo, el compost de lombriz obtenido con restos de
cocina aporta el potasio suficiente para corregir los suelos con déficit en este
elemento nutriente. Los fertilizantes químicos suelen contener potasio en forma de
sales de nitratos, cloruros o fosfatos.

2.3.3. Fósforo (P)

El fosforo es muy importante en la maduración de flores, semillas y frutos;


interviniendo en la formación y desarrollo de las raíces y representando una
importante función para ayudar a los vegetales en la resistencia a las sequías. Su
proporción en el compost oscila entre el 0,8 y el 2,5 %, mayoritariamente en forma
de óxido de fósforo (P2O5), variando en función del tipo de restos de las cuales se
obtiene.

Las plantas lo absorben en forma de fosfatos, se puede enriquecer el suelo o el


compost con fósforo si se añade gallinaza, cenizas, huesos molidos o roca fosfórica.
El compost de lombriz no tiene necesidad de ser enriquecido con fósforo, aportando
las cantidades suficientes de este elemento para suplir los suelos que tienen
requerimientos de este elemento. Los abonos sintéticos también aportan fósforo al
terreno en forma de fosfatos.

2.3.4. Calcio (Ca)


Es importante en la formación de las paredes celulares de las plantas. La proporción
en el compost oscila entre el 2 y el 8 %, en función de los materiales utilizados para
elaborarlo. Se encuentra en el compost y en el suelo en forma de sales nitratos,
fosfatos o carbonatos. También es absorbido en estas combinaciones.

2.3.5. Magnesio (Mg)

Forma parte de la clorofila, molécula vegetal que confiere el color verde en las
plantas, actuando en el metabolismo del fósforo. En el compost se encuentra en
proporciones inferiores al 1%, en forma combinada e incorporado a sustancias
inorgánicas, como el sulfato de magnesio.

2.3.6. Azufre (S)

El azufre presenta función estructural y funcional puesto que forma parte de los
aminoácidos, constituyentes básicos de las proteínas y de los enzimas, posibilitando
las reacciones químicas en los vegetales. Interviene en la asimilación del CO 2 por
parte de las plantas y en la captura de la energía luminosa necesaria para realizar la
fotosíntesis.

En el compost, el azufre está en proporciones inferiores al 1 %, se encuentra y es


absorbido en forma de sulfatos; en estado elemental tiene propiedades
desinfectantes y/o antiparasitarias.

2.3.7. Hierro (Fe)

El hierro interviene en la formación de la clorofila, en la fijación del nitrógeno y en el


proceso respiratorio de los vegetales; por lo tanto, tiene importancia en el aspecto,
color y vigor de las plantas. Como el resto de micronutrientes, también el hierro se
encuentra en un porcentaje inferior al 1 % en el compost.

Así como pasa con otros elementos químicos, el pH del suelo puede inhibir la
absorción del hierro por parte de las plantas porque puede impedir su solubilización
en el agua de riego.

2.3.8. Cinc (Zn)

Tiene importancia en la formación y maduración de las semillas; participa en la


síntesis de clorofila, la fotosíntesis y la asimilación del nitrógeno; promueve las
auxinas (fitohormonas), responsables del crecimiento vegetal. Suele encontrarse en
forma de sales, como el sulfato de cinc.

2.3.9. Cobre (Cu)

Es importante por sus funciones enzimáticas e interviene en la producción de


aminoácidos y en la formación de la clorofila. La planta absorbe sus sales, como el
sulfato de cobre o el cloruro de cobre.

2.3.10. Manganeso (Mn)

Favorece la síntesis de clorofila, la fotosíntesis y la asimilación de nitratos; activa


varias enzimas vegetales e interviene en la captación de CO2, en el metabolismo del
hierro y en el de moléculas orgánicas. Se absorbe en forma de sulfato de manganeso.

2.3.11. Molibdeno (Mo)


Es imprescindible para fijar el nitrógeno y utilizarlo en los procesos fisiológicos de las
plantas; forma parte de algunas enzimas vegetales que intervienen en procesos
metabólicos, como la transferencia de electrones. Puede encontrarse bloqueado por
causa de un pH inadecuado del suelo.

2.3.12. Boro (B)

Participa en los procesos de crecimiento de los tejidos vegetales influyendo en el


tamaño de las hojas y los frutos; tiene un papel fundamental en el mantenimiento
de la estructura de la pared celular y de las membranas. El pH elevado bloquea su
asimilación por parte de las plantas.

2.3.13. Cloro (Cl)

Es vital en los procesos bioquímicos de la fotosíntesis y en la activación de varias


enzimas vegetales que hacen posible el crecimiento de la planta y su resistencia a la
sequía y a las enfermedades. Interviene en los procesos osmóticos celulares y en el
desarrollo foliar, fomentando la multiplicación celular.

La proporción de cloro en el compost es también inferior al 1 %, se ha demostrado


que la presencia de este elemento en el suelo estimula el crecimiento de algunos
microorganismos antagónicos de ciertos patógenos de las plantas. Suele encontrarse
en el suelo o en el compost en forma de cloruros.

3. PRODUCCION DE COMPOST A PARTIR DE RESIDUOS EN UNA


INSTALACION PRODUCTORA DE CUYES

En este apartado presentamos los resultados de la fase experimental y piloto para la


producción de compost a partir de los residuos generados en una instalación
productora de cuyes denominada AGROPECUARIA INCACUY, ubicada en el valle del
rio Chillón cerca a santa Rosa de Quives a 40 kilómetros de la periferia de Lima.

Esta instalación agropecuaria tiene 7500 cuyes aproximadamente, produciendo el 70


% del alimento necesario para el sostenimiento de la instalación agropecuaria,
objetivo que se logra en una superficie de 10 Hectáreas. La dieta alimenticia de los
cuyes de esta instalación incluye el maíz, la alfalfa, el trébol y el pasto raigrás.

3.1. RESIDUOS GENERADOS EN LA PRODUCCIÓN DE CUYES

Durante la producción de cuyes se generan residuos propios de la actividad


conteniendo principalmente estiércol, orín y pelos de cuy, restos de alfalfa, trébol,
pasto raigrás, maíz y desperdicios de concentrado para animales.

El estiércol del Cuy tiene la particularidad de contar con uno de los porcentajes de
nitrógeno más elevados, reportando valores medios de 15 kilogramos de nitrógeno
por 1000 kilos de estiércol, es decir es del 1,5 %, además presenta una de los índices
de generación anual de estiércol más elevados, siendo de 29 toneladas de estiércol
por cada tonelada de cuy en crianza.

En la siguiente tabla se presenta la información para el Cuy y otras especies. (5)

Ton estiércol / Kg nitrógeno / Kg nitrógeno/ Ton


Especie
Ton especie/año Ton estiércol especie /año
Cuy 29 15,0 437
Oveja 13 12,5 167
Cerda 35 4,5 159
Gallina 10 14 142
Vaca 26 5 134
Caballo 18 6 110
Toro 19 5 100
Fuente (5)

De acuerdo con mediciones en muestreos aleatorios, la proporción de estiércol de


Cuy en el total de los residuos generados en la producción de estos animales, oscila
entre el 35 y el 45 % en base seca.

3.2. USO DIRECTO DE LOS RESIDUOS DE LA PRODUCCION DE CUYES

El uso directo de los residuos de la producción de Cuy sin procesamiento previo


representa algunos problemas para los suelos, la producción agrícola y la salud como:

 Saturación de grasa en el suelo por aplicaciones sucesivas.


 Presencia de compuestos microbiológicos que pueden afectar funciones
y/o partes de las plantas.
 Interferencia en la transferencia de oxígeno necesaria para los procesos
de asimilación de nutrientes de los vegetales.
 Incremento de la temperatura por actividad biológica excesiva y que se
encuentra fuera de control.
 Procesos de impermeabilización del suelo al ser aplicados estos en forma
sistemática y sin control, originados por las grasas no degradas que
tendrán el efecto de saturación de los suelos.
 Suministro no controlado de elementos minerales menores y mayores.
 Capacidad de intercambio catiónico limitada.
 Carbono orgánico restringido para ser suministrado en los procesos de fito
fijación.
 En aplicaciones sucesivas, pérdida de productividad de los suelos.
 Uso no racional de un recurso que puede generar beneficios si es bien
tratado.

3.3. CONDICIONES AMBIENTALES Y DE PROCESO

El proceso se realiza en un área descubierta, con mezcla de residuos secos y


húmedos, realizando un volteo semanal de la pila de compostaje para favorecer la
oxigenación y la homogenización de la masa procesada. Las condiciones de
ambientales y de proceso son las siguientes:

 Lluvias: Poca frecuencia y baja intensidad.


 Lixiviados: Poco debido al ajuste de humedad en el proceso.
 Humedad relativa: 45 a 65%.
 Temperatura ambiente: 16 a 26 oC.
 Humedad de proceso: 55 a 65 %.
 Temperatura media de la pila: 38 a 60 oC.
 Humedad relativa en momento de volteo: 75 a 86 %
 Tiempo de proceso: 35 y 50 días.
 Rendimiento: 20 a 35 % respecto a material de entrada.
 Porcentaje de biodegradación: 92 a 97 %.
3.4. REGISTRO FOTOGRÁFICO PARA LA PRODUCCION PILOTO DE COMPOST A
PARTIR DE RESIDUOS RESULTANTES DE LA PRODUCCION DE CUYES EN
LA EMPRESA INKACUY S.A.C.

Sitio de producción de Cuyes

Residuos generados

Conformación de la pila de compostaje


Actividad de los microorganismos

Seguimiento de Temperatura ambiente, Temperatura de proceso y


humedad relativa en diferentes etapas de proceso.
Producto terminado

Zona de producción piloto

Ensayo del compost con almacigo de Melón


Fuentes:

1. Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.


2. MSc. Noarys Pérez Díaz, Dra. Elena Cordero Machado y Uvaldo Orea Igarza.,
Departamento de Química de la Universidad de Pinar del Río, Cuba. I
3. Sanchez-Yañez, J.M. 2006. Bacterias promotoras de crecimiento vegetal.
http://www.monografias.com/trabajos47/actinomicetos/actinomicetos.shtml
4. Salvador Cid – www.compostadores.com
5. Crianza de cuyes – Ing. Luis Aliaga - Instituto Nacional de Investigación
Agraria – INIA – Lima Perú

Autor:
Diego Fermín Cárdenas Méndez
Gerente Control Ambiental Perú S.A.C.