Vous êtes sur la page 1sur 132

UNIVERSIDAD DE CHILE

FACULTAD DE MEDICINA

AÑO 6, VOLUMEN 6, No 2  JUNIO DE 2010

SODEPSI

www.gacetadepsiquiatriauniversitaria.cl
Importante

El nuevo correo del editor de GPU es: psiquiatriauniversitaria@gmail.com


El antiguo cojeda@vtr.net ha quedado desactivado.
El sitio actual de la GPU es: www.gacetadepsiquiatriauniversitaria.cl

Suscripciones dentro del territorio nacional


(incluye envío por correo certificado)

Psiquiatras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . suscripción gratuita


Médicos no psiquiatras . . . . . . . . . $ 15.000*
Otros profesionales . . . . . . . . . . . . . $ 15.000*

Suscripciones en el extranjero
(incluye envío por correo certificado)

Psiquiatras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . US$ 50*


Médicos no psiquiatras . . . . . . . . . US$ 65*
Otros profesionales . . . . . . . . . . . . . US$ 65*

Solicitudes
C&C Ediciones
E-mail: cyc@consultoriaycapacitacion.cl
Fono: (56-2) 269 7517

* Suscripción por 1 año (cuatro números).

Si usted es psiquiatra y no ha recibido esta revista, por favor actualice


su dirección en el siguiente correo: cyc@consultoriaycapacitacion.cl
DIRECTOR ACADÉMICO
Dr. Juan Pablo Jiménez de la Jara

SECRETARIA ACADÉMICA
Ps. Anneliese Dörr

EDITOR GENERAL
Dr. César Ojeda

SUB-EDITORES
Dra. Patricia Cordella, Dr. Alberto Botto

SUB-EDITOR INTERNACIONAL
Ps. André Sassenfeld

CUERPO EDITORIAL
Dra.  Julia Acuña, Dra.  Claudia Almonte, Dr.  Félix Bacigalupo, Ps.  María Luz
Bascuñán, Dr.  Francisco Bustamante, Dr.  Jorge Cabrera, Dr.  César Carvajal,
Dra. Susana Cubillos, Dr. Guillermo de la Parra, Dra. Marta del Río, Dr. Ramón
Florenzano, Dr. Claudio Fullerton, Soc. Nina Horwitz, Dr. Francisco Huneeus,
Dr.  Fernando Ivanovic-Zuvic, Dr.  Enrique Jadresic, Dr.  Juan Fco. Jordán,
Ps. Mariane Krause, Dr. Juan Fco. Labra, Dr. Juan Carlos Martínez, Dr. Alberto
Minoletti, Dr.  Eugenio Olea, Dr.  Patricio Olivos, Dra.  Grisel Orellana,
Dr. Policarpo Rebolledo, Dr. Pedro Retamal, Dr. Arturo Roizblatt, Dra. Graciela
Rojas, Dr. Pablo Salinas, Ps. André Sassenfeld, Ps. Catalina Scott, Dr. Hernán
Silva, Dr. Luis Tapia, Dr. Benjamín Vicente, Dr. Mario Vidal, Dr. Hernán Villarino

www.gacetadepsiquiatriauniversitaria.cl

Psiquiatría Universitaria

Facultad de Medicina, Universidad de Chile


Departamento de Psiquiatría y Salud Mental Oriente
Av. Salvador 486
Santiago de Chile
Fono: 274 8855

Representante legal: Jorge Las Heras Bonetto


Edición gráfica, distribución y comercialización: C&C Ediciones

Revista de distribución gratuita a los profesionales psiquiatras

Toda la correspondencia, así como las colaboraciones, se prefiere sean enviadas


electrónicamente al Editor General, Dr. César Ojeda, Email: psiquiatriauniversitaria@gmail.com

ISSN: 0718-4476 (Versión impresa)


ISSN: 0718-1981 (Versión en línea)
Cuerpo Editorial

Julia Amanda Acuña Rojas Alberto Botto Valle Participó en el Comité Editorial de la Revista de Psiquiatría Clínica,
fue Editor Psiquiátrico de la Revista Chilena de Neuro-Psiquiatría y
Médica Psiquiatra. Graduada como médi- Médico Psiquiatra y Psicoterapeuta de la
actualmente participa en el Board de Dialogues in Clinical Neuros-
co-cirujana de la Facultad de Medicina de Universidad de Chile.
cience (Francia). Ex presidente del Comité Chileno de Psiquiatría
la Universidad de Chile en 1977. Título de Postítulo en Psicoterapia Psicoanalítica Biológica. Miembro de la Sociedad Chilena de Neurología, Psiquia-
Especialidad en Psiquiatría de adultos, de Focal de la Corporación Psicoterapéutica tría y Neurocirugía, de la Sociedad Chilena de Psiquiatría Biológica
la Universidad de Chile en 1980. Estudios Salvador/Universidad de Chile. y de la Sociedad Española de Psiquiatría. La investigación clínica
de Postítulo en Psicoterapia sistémica familiar (Instituto Chileno Diplomado en Psicopatología Clínica (mención adolescencia y vio- y las publicaciones se han orientado al estrés postraumático, la
de Terapia Familiar), bioética (Universidad de Chile), administra- lencia) del Instituto Psiquiátrico “Dr. José Horwitz Barak”. depresión y la psiconeuroendocrinología.
ción en salud (USACH). Docente de pre y postgrado del Departamento de Psiquiatría
Miembro de Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía, y Oriente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.
de Sociedad Chilena de Salud Mental. Profesor encargado del curso de Psiquiatría y Salud Mental de la
María Patricia Cordella Masini
Ha trabajado como psiquiatra clínica en Servicio de Psiquiatría carrera de Medicina en el Departamento de Psiquiatría Oriente de
del Hospital Regional del Maule, Instituto Psiquiátrico “Dr. José la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Médica psiquiatra. Psicoterapeuta.
Horwitz” , Servicio de Psiquiatría Hospital Salvador, Santiago. Subeditor Revista Gaceta de Psiquiatría Universitaria. Magister en Psicología mención psicoaná-
Se ha desempeñado como encargada de Programa de Salud Psiquiatra Clínico de la Unidad de Salud Mental del Hospital del lisis.
Mental y Psiquiatría del Servicio de Salud Metropolitano Oriente Trabajador, de Santiago. Formada en psicoterapia grupal gestáltica,
(1991-1995). Miembro Titular de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neu- es además terapeuta familiar y de pareja
Actualmente es Profesora Asistente de la Facultad de Medicina rocirugía (SONEPSYN). del ICHTF, donde realiza docencia y supervisión a terapeutas en
de la Universidad de Chile, donde realiza docencia de postgrado Ha realizado investigación sobre enfermedades del ánimo, estrés Santiago y regiones. Se desempeña como profesora auxiliar del
y pregrado. Directora del Curso oficial de Psiquiatría de Escuela de postraumático y docencia en consultoría psiquiátrica en atención departamento de Psiquiatría de la Pontificia Universidad Católica
Postgrado. Directora del Curso de Psiquiatría Comunitaria y Salud primaria (APS). de Chile, desarrollando docencia de pre y postgrado en Pediatría,
Mental, entre otros. Autor de la monografía “Estabilizadores del Ánimo” editada por Psiquiatría y Medicina familiar. Es directora del diplomado de
Investigación y publicaciones se han centrado en estudios epide- Gaceta de Psiquiatría Universitaria. Temas y Controversias (2007). trastornos de alimentación de la Pontificia Universidad Católica de
miológicos nacionales e internacionales, Discapacidad de causa Temas de interés: Docencia en psiquiatría, enfermedades del áni- Chile y jefa del programa de trastornos de alimentación de la mis-
Psíquica, Evaluaciones de impacto de programas nacionales FO- mo, psicopatología del desarrollo, apego, psicoterapia psicoanalí- ma universidad. Fundadora y presidenta de la Sociedad para los
NADIS y Esquizofrenia MINSAL, Trauma infantil y su impacto en tica, psicoanálisis y neuropsicoterapia. estudios de los trastornos de alimentación en Chile. Ha participa-
psicopatología del adulto; Subjetividad de los médicos en tiempos do en múltiples conferencias nacionales e internacionales acerca
de cambio. del mismo tema, y ha publicado diversos capítulos de libros, así
Francisco Javier Bustamante V. como artículos en los temas de familia, desarrollo, psicosomática
y psicopatología.
Médico Psiquiatra. Académico de la Facul-
tad de Medicina y Escuela de Psicología,
Claudia Almonte Koncilja
Universidad de Los Andes.
Susana Cubillos Montecino
Estudió medicina en la Universidad de Chi-
le, División de Ciencias Médicas Occidente, Psiquiatra-psicoterapeuta, formada en
entre 1984 y 1990. Premio mejor interna el Departamento de Psiquiatría Oriente,
Sede Occidente y mejor egresado(a) pro- Jorge Cabrera Universidad de Chile, y en la Unidad de Psi-
moción 1990. Beca “Excelencia Académica” coterapia Psicoanalítica Focal del Hospital
Universidad de Chile en Psiquiatría de la infancia y adolescencia, Médico Psiquiatra, psicoanalista, Profesor Salvador.
Sede Norte, Hospital Roberto del Río, 1991-1994. Cargo Docente Adjunto de Psiquiatría de la Universidad Postítulo en Terapia Conductual Dialéctica. Seminarios en el Instituto
Asistencial en Unidad de Psiquiatría Infanto-Juvenil en la Clínica de Chile. Su especialización en psiquiatría Wilhelm Reich de Santiago y en la Academia de Medicina Integrativa
Psiquiátrica Universitaria, Universidad de Chile, 1996-1998. Ejer- la hizo entre los años 1977 y 1980 en el (Francia). Postítulo y candidata a Magister en Estudios de Género y
cicio privado de la profesión desde 1998 a la fecha. Departamento de Psiquiatría Oriente de la Cultura en Latinoamérica, de la Facultad de Filosofía y Humanidades
Universidad de Chile. Realizó estudios de postgrado en Alemania de la Universidad de Chile.
en la Universidad Libre de Berlín entre los años 1983 y 1987.
De regreso a Chile el año 1987 creó la Clínica de Trastornos del
Félix Bacigalupo I. Ánimo del Instituto Psiquiátrico “Dr. José Horwitz”, de Santiago.
Médico Psiquiatra, Académico Universidad Entre los años 1993 y 1997 completó su formación en el Institu- Guillermo De la Parra Cieciwa
de Los Andes. to de Psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica Chilena. En el
periodo 2002 y 2004 fue editor de la Revista Folia Psiquiátrica de Médico Cirujano Universidad de Chile.
la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía de Chile. Ha Psiquiatra Conacem.
publicado más de 40 trabajos científicos en revistas nacionales e Psicoterapeuta.
internacionales y es coautor en 7 libros. Psicoanalista Asociación Psicoanalítica Chile-
na y Asociación Psicoanalítica Internacional.
Doctor en Medicina Universidad de Ulm, Alemania.
María Luz Bascuñán Rodríguez Profesor auxiliar Departamento de Psiquiatría Facultad de Medici-
César Carvajal Álvarez
na Pontificia Universidad Católica de Chile.
Psicóloga, Master of Science (MSc) Univer- Médico Psiquiatra. Es Profesor Adjunto de Jefe de la Unidad de Psicoterapia Adultos Departamento de Psi-
sidad de Londres, Diplomada en Bioética la Facultad de Medicina de la Universidad quiatría Pontificia Universidad Católica de Chile.
Clínica, Facultad de Medicina, Universidad de Los Andes y Psiquiatra Clínico del Hos- Organizador, junto a diversos grupos de trabajo, de las unidades
de Chile. pital del Trabajador de Santiago. Se graduó de psicoterapia del Servicio de Psiquiatría del Hospital del Salva-
Se desempeña como psicóloga clínica en Medicina en la Pontificia Universidad dor, del Instituto Psiquiátrico “Dr. José Horwitz” y del Departamen-
de adultos en el Servicio de Salud Mental de la Cámara Chilena Católica de Chile y obtuvo su especialización de postgrado en to de Psiquiatría de la Universidad Católica.
de la Construcción y como Profesora Asistente de la Facultad de psiquiatría en la misma universidad. Posteriormente tuvo entre- Se ha dedicado a la divulgación y al trabajo en investigación em-
Medicina de la Universidad de Chile, en los Departamentos de namiento en Psiquiatría Biológica en la Universidad de Navarra pírica en psicoterapia, siendo ex presidente del Capítulo Sudame-
Psiquiatría y Salud Mental (campus Oriente) y de Bioética y Huma- (España) y en Rouffach (Francia) en FORENAP (Foundation for ricano de la Society for Psychotherapy Research y actual coordina-
nidades Médicas. Realiza actividades de investigación en ambos Applied Neuroscience Research in Psychiatry). Ha realizado do- dor del comité local de dicha sociedad.
departamentos y de docencia de pre y post grado en las Escuelas cencia de pre y postgrado en la Pontificia Universidad Católica de Autor de numerosas publicaciones y presentaciones en los temas
de Medicina, Enfermería, Kinesiología. Chile, en la Universidad de Chile y en la Universidad de Los Andes. de psicoterapia, investigación en psicoterapia y psicoanálisis.
Cuerpo Editorial

Anneliese Dörr Álamos Nina Horwitz de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía (SONEPSYN), y repre-
sentante de SONEPSYN ante la Asociación Mundial de Psiquiatría
Licenciada en Psicología, 5 de noviembre Socióloga, Postítulo en Sociología de la
(WPA). En la Clínica Psiquiátrica Universitaria fue Jefe de la Uni-
de 1991. Salud.
dad de Hospitalización de Mujeres y Subdirector Clínico y, como
Formación en Psicodiagnóstico Centro de Postgrados: representante de la psiquiatría y la salud mental, fue miembro
Investigaciones Neuropsiquiátricas, Hospital Community Studies, Boston College, Bos- de los Grupos de Estudio de Medicina del Fondo Nacional para
de Rouffach, Alsacia, Francia (1991-1992). ton, Massachusetts. 1975. el Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDECYT). Autor y/o co-
Psicóloga Clínica acreditada por la Comisión Nacional de Acredita- Seminario Licenciatura de Formación en Salud Mental, Escuela de autor de numerosos trabajos científicos en revistas nacionales e
ción de Psicólogos Clínicos, 23 de noviembre de 1998. Salud Pública, Universidad de Chile. 1980.
Especialidad de Terapeuta Familiar. Formación realizada en el Ins- internacionales. Es editor, en conjunto con el Dr. Eduardo Correa,
Fellow, International Leadership Program, W.K. Kellogg Founda-
tituto Chileno de Terapia Familiar, 10 de noviembre de 1998. del libro “Psicopatología de la Mujer” y es, además, miembro
tion. 1990-1994.
Especialidad de Terapia de Pareja. Formación realizada en el Insti- de los comités editoriales de la Revista Médica de Chile, World
Diploma en Comportamiento Organizacional, Birkbeck College,
tuto de Santiago en Terapia Familiar, 6 de enero del 2000. Psychiatry y Trastornos del Ánimo. También es miembro de la
University of London. 1996.
Magister en Psicología Clínica Infanto-Juvenil, Facultad de Cien- Task Force on Evolutionary Psychiatry de la WFSBP (World Fede-
Diploma en Bioética, Facultad de Medicina, Universidad de Chile
cias Sociales, Universidad de Chile marzo 2002-2004. ration of Societies of Biological Psychiatry).
2001.
Diplomada en Bioética. Facultad de Medicina, Universidad de Magister en Bioética, Universidad de Chile (c).
Chile. Cargos y Funciones Académicos:
Profesora Asistente, Departamento de Salud Mental, Facultad de Profesora Asistente, Facultad de Medicina, Universidad de Chile Juan Pablo Jiménez
Medicina Oriente. Coordinadora Unidad de Salud Mental y Estudios Psicosociales, Médico Psiquiatra, Universidad de Chile,
Departamento de Psiquiatría y Salud Mental, Facultad de Medi- Doctor en Medicina, Universidad de Ulm
Ramón Florenzano Urzúa cina, Campus Oriente, U. de Chile (Alemania). Psicoanalista, miembro titu-
Formado como psiquiatra en la Clínica Psi- Coordinadora Asignaturas de Humanidades Médicas, Departa- lar en función didáctica y ex presidente
quiátrica Universitaria y en los University mento de Bioética y Humanidades Médicas, Facultad de Medicina, Asociación Psicoanalítica Chilena (APCh)
Hospitals de la Universidad de Carolina Universidad de Chile perteneciente a la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA).
del Norte, EE.UU. Especialista en Psiquia- Integrante de la Comisión de Ética de la Facultad de Medicina Primer Presidente (fundador) del capítulo sudamericano de la
tría Universidad de Chile y Diplomado del Integrante del Comité Académico del Magister de Salud Pública, Society for Psychoterapy Research (SPR). Miembro de la Sociedad
Board Americano de Psiquiatría y Neurología. Magister en Salud Escuela de Salud Pública, Facultad de Medicina de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía de Chile (SONEPSYN). Ex
Pública, Universidad de Carolina del Norte. Doctor en Filosofía (c) Líneas de Investigación: becado Fundación Alexander von Humboldt. Profesor Asociado,
Universidad de Navarra. Formación psicoanalítica en la Asociación Sociología de la Salud, Familia y Salud Mental Director Departamento de Psiquiatría y Salud Mental Oriente,
Psicoanalítica Chilena y en el UNC/Duke Psychoanalytic Institute. Salud Mental y Subjetividad Facultad de Medicina, Universidad de Chile.
Miembro Titular Asociación Psicoanalítica Chilena y Asociación Bioética y Humanidades Médicas
Psicoanalítica Internacional. Profesor Titular de Psiquiatría, Fa-
cultad de Medicina de la Universidad de Chile y Jefe de Servicio Juan Francisco Jordan Moore
de Psiquiatría Hospital del Salvador. Profesor Titular de Psiquia- Francisco Huneeus Cox
Médico Psiquiatra. Psicoanalista. Se graduó
tría, Facultad de Medicina Universidad de Los Andes. Decano de
Médico Psiquiatra egresado de la Escuela en Medicina en la Universidad Católica de
la Facultad de Psicología, Universidad del Desarrollo. Miembro
de Medicina de la Universidad de Chile. Chile y realizó su formación de post grado
Consejo Editorial Revista de Psiquiatría Clínica, Revista Chilena
Comienza su trabajo dedicándose a la en la Clínica Psiquiátrica de la Universidad
de Salud Pública, Revista Chilena de Medicina Familiar. Fellow en
investigación básica en el Depto. de Neu- de Chile y posteriormente en el Hospital del
Investigación en Psicoanálisis, University College, Londres. Miem-
robiología del M.I.T., para luego en Chile Salvador e Instituto Nacional Psiquiátrico “Dr. Jose Horwitz Barak”.
bro del Research Advisory Board (RAB), Asociación Psicoanalítica
abocarse a la psicoterapia individual y grupal en la Clínica Psiquiá- Ex Presidente de la Asociación Psicoanalítica Chilena. Miembro de
Internacional. Miembro del Comité de Expertos en Salud Mental,
trica Universitaria, con especial énfasis en la terapia Gestalt. Desde la Sociedad Chilena de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía. Ha
Organización Mundial de la Salud, Ginebra.
la fundación de Editorial Cuatro Vientos en 1974, la que considera realizado docencia de pre y post grado en la Universidad de Chile,
una especie de Universidad Abierta –sin barreras, matrícula, ni en la Pontificia Universidad Católica de Chile y en la Universidad
fotocopias–, como editor y director ha traducido, prologado y Andrés Bello. Realizó su formación psicoanalítica en el Instituto
Claudio Daniel Fullerton Ugalde publicado numerosos libros que reflejan sus creencias acerca de
de la Asociación Psicoanalítica Chilena. Ex Presidente de la Aso-
Médico Psiquiatra, recibido de la Univer- lo que es estar-en-el-mundo. Además, es ciclista, patrón costero, ciación Psicoanalítica Chilena de la cual es Miembro Titular con
sidad de Chile en 1987. Profesor asistente cornista, trompetista y mecánico de motos pequeñas. función didáctica. Profesor Titular del Instituto de Psicoanálisis
del Departamento de Psiquiatría y Salud de la Asociación Psicoanalítica Chilena, Miembro Titular de la
Mental de la Facultad de Medicina de la Asociación Psicoanalítica Internacional, en la cual es actualmente
Universidad de Chile, en donde desarrolla Fernando Ivanovic-Zuvic R. Co-Presidente para América Latina del Comité Internacional de
docencia de pregrado en las carreras de medicina y enfermería Nuevos Grupos. Miembro del Comité Editorial del International
Profesor Asociado, Facultad de Medicina,
y de postgrado en el programa de formación de especialistas en Clínica Psiquiátrica Universitaria, Universi- Journal of Psycho-Analysis y Editor Delegado para América Lati-
Psiquiatría de la Universidad de Chile. También es profesor de Psi- dad de Chile. na. Miembro del Consejo Consultivo de la Revista de Psicanalise da
quiatría de la carrera de Psicología de la Universidad del Desarro- Profesor Asociado, Escuela de Psicología, Sociedade Psicanalítica de Porto Alegre y del Consejo Editorial de la
llo. Actualmente integra el equipo de la Unidad de tratamiento de Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Revista Brasilera de Psicoterapia del Centro de Estudios Luis Gue-
enfermedades del ánimo en el Hospital del Salvador de Santiago de Chile. des. Numerosas publicaciones en revistas nacionales e internacio-
de Chile. Ha participado en investigaciones sobre la subjetividad Profesor Escuela de Psicología, Pontificia Universidad Católica de nales dirigidas a la investigación de diversos aspectos del proceso
de los médicos en tiempos de cambio, la relación entre trastorno Chile. analítico, desarrollos del concepto de transferencia, la bilógica de
de somatización, personalidad limítrofe y trauma infantil y la in- Profesor Escuela de Psicología Universidad La República. Matte Blanco, la relación entre realidad externa e interna, entre
vestigación sobre síntomas psicológicos en la Atención Primaria, otros temas.
llevada a cabo por la Organización Mundial de la Salud. Ha publi-
cado artículos sobre Psicopatología en pacientes hospitalizados en Enrique Jadresic MARIANE KRAUSE
un hospital general, Comorbilidad de enfermedades médicas cró-
nicas y trastornos psiquiátricos en una población de consultantes Médico Psiquiatra, especializado en el Mariane Krause realizó sus estudios de
en el nivel primario de atención, Epidemiología de los trastornos Instituto de Psiquiatría de la Universidad pregrado en la Escuela de Psicología de
del ánimo en Chile y Latinoamérica y Antidepresivos inhibidores de Londres. Es Profesor Asociado de la la Pontificia Universidad Católica de Chile.
selectivos de la recaptación de serotonina, además de colaborar Facultad de Medicina de la Universidad Se doctoró en el Departamento de Psico-
en diversas otras publicaciones de otros autores. de Chile, Past-President de la Sociedad logía Clínica y Comunitaria del Instituto
Cuerpo Editorial

de Psicología de la Universidad Libre de Berlín. Actualmente es la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía de Chile. Chile. Contralora psiquiátrica COMPIN Sur de la SEREMI de la Re-
profesora titular de la Escuela de Psicología de la Pontificia Uni- Actualmente es Profesor Agregado de la Facultad de Medicina, gión Metropolitana. Estudios de Postgrado: alumna del Magister
versidad Católica de Chile y Directora del Programa de Doctorado Universidad de Chile. Ha publicado numerosos libros de psiquia- en Neurociencias de la Facultad de Medicina de la Universidad de
en Psicoterapia. Sus estudios han estado dirigidos fundamen- tría y psicopatología, como autor y co-autor, así como también Chile, 2000-2001. Alumna del Doctorado en Ciencias Biomédicas
talmente a los procesos de cambio psicoterapéutico, y han sido una gran cantidad de artículos de fenomenología, epistemo- de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, 2002-2009.
publicados en numerosos artículos, capítulos de libros y libros. logía, filosofía y clínica. Entre los libros de su exclusiva autoría Diversas publicaciones en revistas científicas nacionales e interna-
Recientemente (2005) publicó la obra Psicoterapia y Cambio: destacan “La Esquizofrenia Clásica”, Ediciones de la Universidad cionales y capítulos de libros.
una mirada desde la subjetividad, bajo el sello de Ediciones Católica (1981); “Delirio, Realidad e Imaginación”, Ed. Universi- Diversas ponencias en congresos nacionales e internacionales,
Universidad Católica de Chile. taria (1987); “La Presencia de lo Ausente: Ensayo sobre el Deseo”, sometidas a referato y publicadas in extenso.
Ed. Cuatro Vientos (1998); “La tercera etapa: Ensayos críticos so- INVESTIGACIÓN: En suicidio, en Proyectos Fondecyt N° 1113-91 y
JUAN FRANCISCO LABRA JELDRES bre la psiquiatría contemporánea”, Ed. Cuatro Vientos, Santiago N° 1960726. En esquizofrenia, en el Proyecto de Tesis.
(2003). SOCIEDADES: Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía,
Médico Cirujano U. de Chile.
miembro titular y experta evaluadora de Trabajos de Ingreso a la
Médico Psiquiatra U. de Chile.
Sociedad. Asociación Gremial de Profesionales y Expertos en Salud
Profesor Asistente Fac. de Medicina U. de
Mental (ACTA). Comité de Psiquiatría Biológica de la Sociedad de
Chile.
Eugenio Olea B. Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía. Sociedad de Psiquiatría
Formación en Administración de RR.HH. en
Salud en PIAS. Biológica, miembro titular. Sociedad Chilena en Neurociencias,
Médico-Cirujano de la Universidad de
Formación en Bioética en U. de Chile. miembro titular.
Chile.
Formación en Terapia Conductual Dialéctica con Marsha Linehan Miembro de la Cognitive Neuroscience Society.
Psiquiatra de la Universidad de Chile.
en USA. Especialista en Psico-Oncología de la Uni-
Subdirector Departamento de Psiquiatría Oriente de la Facultad de versidad de París V.
Medicina U. de Chile. Coordinador de Postgrado Unidad Docente Facultad de Medicina Policarpo Rebolledo Marchesini
Socio de SONEPSYN. de la Universidad de Chile-Instituto Psiquiátrico. Realizó sus estudios de Medicina en la
Jefe de Sector 7, Instituto Psiquiátrico. Universidad de Chile y luego su especiali-
Consultor Unidades de Cuidados Paliativos y Psico-Oncología, Ins- dad como Médico Psiquiatra también en la
Juan Carlos Martínez Aguayo
tituto Nacional del Cáncer. misma universidad.
Médico Psiquiatra de Niños y Adolescen- Secretario de la Sociedad Chilena de Psiquiatría Biológica. Afiliado Se desempeña como Jefe de Servicio de
tes. a la WFSBP. Salud Mental del Hospital del Trabajador de Santiago, y en la Fun-
Jefe Unidad Adolescencia Hospital Naval Miembro fundador del Colegio Chileno de Neuropsicofarmacolo- dación San Cristóbal.
Almirante Nef, Viña del Mar. gía, afiliado al CINP. Pertenece a diferentes sociedades nacionales e internacionales:
Miembro SOPNIA. Miembro de la Sociedad Chilena de Salud Mental. Sociedad Médica de Santiago
Fellow of International Society of Affective Disorders (ISAD). Miembro de la Asociación Chilena para el Estudio del Dolor Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía
Membership of International Society of Bipolar Disorders (ISBD). (ACHED). Sociedad Chilena para el estudio del Dolor
Co-coordinador de la Sección Psiquiátrica Infanto-Juvenil de Miembro internacional en:
APAL. IASP: International Association for the Study of Pain
APA: American Psychiatric Association
Patricio Olivos Aragón McLean Hospital International Psychiatric Society
Alberto Minoletti Scaramelli
Estudios de Medicina en la Pontificia Uni-
Formado como psiquiatra en el Servicio versidad Católica de Chile. Formación en
Nacional de Salud y Universidad de Chile, Psiquiatría, y ex Profesor Auxiliar de Psi- Pedro Retamal C.
y en la University of Ottawa, de Canadá. quiatría en la Universidad de Chile.
Certificado como psiquiatra por el Royal Ex Director del Instituto Psiquiátrico “Dr. Médico Psiquiatra, Director de la Unidad
College of Physician and Surgeon of Ca- José Horwitz B.”. Co-fundador de la Sociedad Chilena de Salud de Enfermedades del Ánimo del Servicio
nada. Participación en diversos programas de psiquiatría social y Mental. Coautor del Manual de Psiquiatría de L. Gomberoff y P. de Psiquiatría del Hospital del Salvador,
comunitaria en Chile, Canadá e Italia. Formación clínica en psi- Olivos. Editor durante 4 años de la Revista de Psiquiatría y Salud Profesor Asociado de la Facultad de Medi-
coterapias breves y tratamiento de adicciones. Asesor de Salud Mental. Trabajos publicados en esa revista, en la Revista Chilena de cina de la Universidad de Chile y Profesor
Mental y Alcohol y Drogas del Ministerio de Salud desde 1990 y de Psicopatología de la Facultad de Psicología de la Universidad
Neuro-Psiquiatría y en la Gaceta de Psiquiatría Universitaria. Y en
actualmente Jefe del Departamento de Salud Mental. Consultor del Desarrollo.
drpolivos.googlepages.com
en Políticas, Planes y Programas de Salud Mental de la Organi- Director de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía
Actualmente médico psiquiatra en consulta privada y participante
zación Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Paname- de Chile (periodo 2004-2006), Coordinador del Grupo de Trabajo
en el GDT de Psicoterapia en SONEPSYN (Sociedad Chilena de Neu-
ricana de la Salud (OPS). Miembro de la Canadian Psychiatric As- Enfermedades del Ánimo de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría
rología, Psiquiatría y Neurocirugía).
sociation, American Psychiatric Association, Sociedad Chilena de y Neurocirugía de Chile, Director Médico de la Agrupación de Pa-
Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía, Sociedad Chilena de Salud cientes Bipolares y Depresivos del Hospital Salvador, Director Mé-
Mental y Society for the Study of Addiction to Alcohol and other dico de la página www.psiquiatriachile.cl, Miembro del Grupo de
Drugs (United Kingdom). Profesor invitado a cursos de diversas Psiquiatría de la Clínica Santa María.
universidades chilenas. Gricel Paulina Orellana Vidal
Es autor y editor de los siguientes libros: Indicaciones Psicofarma-
Médica Cirujana. Universidad de Chile. cológicas en la Práctica Médica (1991); Depresión, Diagnóstico y
1979-1985. Especialidad Beca Primaria Tratamiento (1992); Tópicos en Enfermedades Afectivas (1993), que
César Ojeda
Ministerial en Psiquiatría de Adultos, Uni- corresponden a Ediciones de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría
Médico Psiquiatra, ha sido profesor de versidad de Chile 1986-1989. Certificado y Neurocirugía de Chile; Depresión: Guías para el Paciente y la Fa-
la Escuela de Medicina de la Universidad de Especialista otorgado por la Escuela de milia (1998), Editorial Universitaria; Desarrollos en Enfermedades
de Chile y de la Escuela de Psicología de Postgrado, Facultad de Medicina, Universidad de Chile, 1990. Cer- del Ánimo (1999); Avances en Enfermedades del Ánimo (2001), que
la Pontificia Universidad Católica de Chile. tificado de Especialista acreditado por CONACEM. Título profesio- son Ediciones del Departamento de Psiquiatría, Campus Oriente,
Cursó estudios de Filosofía en la Pontificia nal de especialista en Psiquiatría de Adultos, Universidad de Chile Facultad de Medicina, Universidad de Chile; Enfermedad Bipolar,
Universidad Católica de Chile. Subdirector y Director de la Revis- 1996. Profesora asistente, Departamento de Psiquiatría y salud Guía para el Paciente y la Familia (2001). Depresión, Clínica y Tera-
ta Chilena de Neuro-Psiquiatría y, recientemente, Presidente de mental, Campus Oriente, Facultad de Medicina, Universidad de péutica (2003), de Editorial Mediterráneo.
Cuerpo Editorial

Arturo Roizblatt Miembro del Colegio de Psicólogos de Chile. Benjamín Vicente


Miembro de la Sociedad Chilena de Psicología Clínica.
Médico Psiquiatra, Universidad de Chile Profesor Titular y Director del Departamen-
Acreditada como psicoterapeuta y supervisora por la Comisión de
Profesor Asociado, Departamento de Psi- Acreditación de la Sociedad Chilena de Psicología Clínica. to de Psiquiatría y Salud Mental, Facultad
quiatría Oriente, Facultad de Medicina, Ha presentado y publicado sobre psicoterapia psicoanalítica, gé- de Medicina de la Universidad de Concep-
Universidad de Chile. ción.
nero y psicoanálisis relacional y otros temas ligados a la cultura. Jefe Servicio Psiquiatría Hospital Guillermo
Miembro del Comité Editorial del Journal of Ha colaborado en revistas especializadas y medios de comunica-
Family Psychotherapy. Grant Benavente, de Concepción.
ción comentando libros de divulgación vinculados al psicoanálisis. Bachiller en Filosofía (Universidad de Concepción).
Médico Cirujano (Universidad de Chile).
PABLO SALINAS T.
Médico Especialista en Psiquiatría de Adultos (Universidad de
Médico Psiquiatra. Egresado de la Escuela Concepción).
de Medicina de la Universidad de Chile, Hernán Silva Ibarra Doctor en Filosofía (PhD) (Epidemiología y Psiquiatría Social) Uni-
Sede Occidente, Hospital San Juan de Dios. versidad de Sheffield U.K.
Médico Psiquiatra. Profesor Titular de la
Post graduado en psiquiatría adultos de la Facultad de Medicina de la Universidad de
escuela de Medicina de la Universidad de Chile. Miembro del Sub Comité de Magis-
Chile, Sede Oriente, Hospital del Salvador. ter en Neurociencias de la Facultad de Me- Mario Vidal Climent
Miembro invitado de la Unidad de Enfermedades del Ánimo del dicina de la Universidad de Chile. Miembro Estudios en Facultad de Medicina, Univer-
Servicio de Psiquiatría del Hospital del Salvador. del Comité Editorial de World Journal of Biological Psychiatry. sidad de Chile.
Profesor de cátedra de psiquiatría, Universidad Bolivariana. Estudió Medicina en la Pontificia Universidad Católica de Chile y Título: médico-cirujano, marzo de 1952.
obtuvo la especialización en Psiquiatría en la misma universidad. Beca en psiquiatría (Hospital Psiquiátrico):
André Michel Sassenfeld Jorquera Efectuó estadía de perfeccionamiento en la Universidad Complu- 1952-1955.
Psicólogo clínico, U. de Chile. Magíster en tense de Madrid. Ha sido Director de la Clínica Psiquiátrica Uni- Ayudante Cátedra Extraordinaria de Psiquiatría Prof. A. Roa: 1958-
Psicología Clínica (Psicología Analítica versitaria (Departamento de Psiquiatría Norte de la Facultad de 1965.
Jungiana), U. Adolfo Ibáñez. Diplomado en Medicina de la Universidad de Chile), Profesor Adjunto de la Pon- Profesor Asociado de Psiquiatría (Facultad de Medicina, Universi-
Psicología Jungiana y en Psicología Clínica tificia Universidad Católica de Chile, Editor de la Revista Chilena de dad de Chile).
Humanista-Existencial, Pontificia U. Católi- Neuro-Psiquiatría y Presidente del Comité Chileno de Psiquiatría Director Departamento Psiquiatría y Salud Mental División Sur, Fa-
ca. Formación adicional en psicoanálisis relacional (UNAB), teoría Biológica. Sus investigaciones y publicaciones se orientan princi- cultad de Medicina, Universidad de Chile (desde enero de 2003).
Libros publicados:
del apego (PUC) y psicoterapia corporal (UCH). Docente de pre y palmente al estudio de las bases neurobiológicas de la esquizo-
frenia, trastornos del estado de ánimo y de la personalidad. “El hombre inconcluso” (relaciones entre pobreza y desarrollo per-
postgrado en el Dpto. de Psicología, U. de Chile; Escuela de Psi-
sonal). Edit. Cintras 1988.
cología, U. del Pacífico; y Escuela de Psicología, U. del Desarrollo.
“Temas de Psiquiatría”. Edit. Lom 1999.
Integrante del Equipo Clínico Humanista-Existencial y supervisor
“Para leer a Jaspers”. Edit. Univ. 2003.
clínico, CAPs, U. de Chile. Integrante del grupo Cuerpo y Vínculo,
que imparte un programa formativo en psicoterapia corporal rela- Luis Tapia Villanueva
cional. Instructor de kundalini-yoga y meditación. Médico Psiquiatra Universidad de Chile.
Terapeuta Familiar y de Pareja. Hernán Villarino Herrería
Catalina Scott Espínola Docente y Supervisor Unidad de Terapia de
Pareja, Instituto Chileno de Terapia Familiar. Médico-Psiquiatra (Universidad Complu-
Se graduó de Psicóloga en la Universidad
Supervisor Clínico, Unidad de Psicoterapia tense de Madrid). Magister en Filosofía
Católica de Chile y realizó su formación de
de Adultos, Departamento de Psiquiatría, Facultad de Medicina, (UAH). Master en Bioética (Institut Borja-
postgrado como psicoterapeuta psicoana-
Universidad Católica. UDD). Diplomado en Teología (UAH). Autor
lítica de adultos en el Instituto Chileno de
Miembro de la Society for Psychotherapy Research. de diversos artículos de psiquiatría y filoso-
Psicoterapia Psicoanalítica, ICHPA.
Miembro de la International Society for Humor Studies. fía, y de los libros Medicina y Humanidades (UDP 2005), y Karl Jas-
Ha realizado docencia de pre y post grado en el ICHPA, en la Es-
cuela de Psicología de la Universidad Andrés Bello en Santiago y Editor de la Revista de familias y Terapia. Instituto Chileno de pers: La comunicación como fundamento de la condición humana
Terapia Familiar. (Mediterráneo 2008). Ejerce como psiquiatra clínico en el Servicio
Viña del Mar y como Profesora Auxiliar en la Escuela de Psicología
de Psiquiatría del CABL, y es Profesor Asistente de Bioética en la
de la UC.
Facultad de Medicina de la Universidad de Chile (Campus Sur).
Información para los autores

1. Los trabajos deben ser escritos en castellano (en casos excepcionales se aceptarán en in-
glés o alemán), pueden ser inéditos o haber sido publicados en medios de baja circulación,
como libros, revistas u otros. Si el autor tuviera contrato de exclusividad editorial, deberá
contar con la autorización correspondiente. El formato preferido es tamaño carta, letra Arial
12 con 1,5 espacios de separación entre líneas con uso de cursiva y sin negritas en el texto.
La extensión es libre, aunque se sugiere no exceder las 20 páginas. Los trabajos deben ser
enviados sólo en forma electrónica al Editor General: psiquiatriauniversitaria@gmail.com

2. Las colaboraciones pueden tener la forma de artículo tradicional, cartas, comentarios, opi-
niones, ensayos, ideas y otros. En el caso de los artículos de formato tradicional es preferi-
ble que las referencias sean las estrictamente necesarias.

3. La forma de citar las referencias es libre, pero debe ser la misma a lo largo de todo el trabajo
y fácilmente comprensible para los lectores. Se sugieren las siguientes:

Artículo:
1.  López C. La imipramina en la enuresis. Rev Chil de Neuropsiquiatría, 2004, 3: 25-29

Libro:
1.  Jaspers K. Psicopatología General, Ed Beta, Madrid, 1970

4. El autor puede iniciar su artículo con un resumen en castellano (e inglés si lo desea), que
sirva de invitación al lector y dé cuenta de aquello que desarrollará en el texto.

5. Los editores se comunicarán vía mail con los autores a efectos de cualquier sugerencia,
y se reservan el derecho de rechazar una colaboración por fundamentos que les darán a
conocer por escrito.

6. Los trabajos recibidos podrán ser publicados, además de en números regulares de la Gaceta
de Psiquiatría Universitaria, en suplementos y/o separatas de la misma revista.
Índice

118 EDITORIAL 186 PSICOPATOLOGÍA


118 Inauguración del iv simposio chileno-alemán del 186 El concepto de paranoia y la nosología psiquiátrica:
doctorado internacional en psicoterapia A propósito de un caso clínico con delirio de invención
Juan Pablo Jiménez Hernán Silva

122 ESCRÍBANOS 194 PRÁCTICA CLÍNICA


194 Trauma vicario y catástrofes: propuestas para el
123 AcadémicaS
autocuidado de equipos con dramaterapia
123 10º Congreso Chileno de Psicoterapia en Reñaca Pedro Torres-Godoy
128 GRUPO DE PSICOTERAPIA CORPORAL-RELACIONAL INVITA A LAS
205 CLÍNICA
ACTIVIDADES DEL AÑO 2010
205 Psiquiatría, poder y género: análisis de las relaciones
132 INFORMACIONES DE SODEPSI. DIPLOMADO 2010.
familiares de una persona que padece de esquizofrenia
“TRASTORNOS DE ANSIEDAD Y DEL ESTADO DE ÁNIMO”
Susana Cubillos Montecino, Eliana Morales
134 COMENTARIO DE LIBROS
218 REFLEXIÓN
134 Autobiografía de un espantapájaros
Autor: Boris Cyrulnik 218 Del paradigma de la simplificación hacia el pensamiento
Editorial: Gedisa, 249 páginas. complejo
Comentarista: Claudia Almonte André Sassenfeld

137 Catálogo de LIBROS COMENTADOS EN GPU 221 Religiosidad y salud mental: ¿amigos o enemigos?
Ramón Florenzano Urzúa
142 ENSAYO
230 INVESTIGACIÓN
142 Estudio de los fundamentos científicos y éticos de la
psiquiatría comunitaria. II parte 230 Prevalencia y perfil del Síndrome de Burnout en el
Hernán Villarino personal de salud de la Clínica Alemana de Puerto Varas
Andrés Ramírez, Claudio Santibáñez, Carolina Muñoz, Gonzalo
153 El concepto de desorden mental: una propuesta Ramírez, Victoria Lechner, Paula Soto, Víctor Díaz, Rubén Nachar
Alfredo Gaete
234 HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
166 ENTREVISTA DE GACETA DE PSIQUIATRÍA UNIVERSITARIA 234 El Dr. Brenio Onetto Bachler y su aporte a la
166 Sigmund Freud: reflexiones sobre la vejez (1926) parapsicología chilena
Enrique Escobar
172 REVISIÓN
172 “Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos y
psicopatología
Alberto Botto
EDITORIAL

Inauguración del iv simposio


chileno-alemán del doctorado
internacional en psicoterapia1
Juan Pablo Jiménez

Sra. Ministra de Educación, Mónica Jiménez. – Sin embargo, menos de 2% de los proyectos de
Sra. Decana de la Facultad de Medicina de la investigación biomédica realizados en países en
Universidad de Chile, Profesora Cecilia Sepúlveda. desarrollo se publica en revistas indexadas en el
Sr. Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Science Citation Index. Por lo tanto, la investiga-
Pontificia Universidad Católica de Chile, ción científica es un fenómeno de lengua inglesa
Profesor Pedro Morandé. que vive y se desarrolla sólo bajo ciertas condicio-
Autoridades de la Pontificia Universidad Católica de nes sociales y económicas avanzadas.
Chile y de la Universidad de Chile, y de sus facultades
de Medicina y Ciencias Sociales. En una revisión sobre la investigación en psicote-
Miembros del claustro de profesores de nuestro rapia realizada en todo el mundo, David Orlinsky –una
programa de doctorado en psicoterapia. de las figuras líderes en nuestro campo– sugirió que la
Queridos colegas de la Universidad de Heidelberg. investigación en psicoterapia sólo florece en países in-
Queridos alumnos chilenos y alemanes. dustrializados avanzados. Siguiendo esta hipótesis, me
pregunto si el notable crecimiento de la investigación

E n primer lugar y en el nombre de la Comisión de


Doctorado que tengo el honor de presidir, quiero
darles la bienvenida y agradecerles su presencia hoy
en psicoterapia en Chile durante los últimos 20 años
se podría considerar un indicador de la medida en la
que nuestro país se ha desarrollado durante el mismo
día en este acto que para nosotros tiene mucho signi- periodo.
ficado. Sin embargo, mirando más de cerca en nuestro
campo y teniendo en mente que estamos entrenando
El trasfondo investigadores en psicoterapia, tenemos que conceder
que hasta ahora la cantidad de investigación en psico-
Comenzaré presentando algunos hechos generales terapia que se ha hecho fuera de Norte América (EE.UU.
acerca de investigación. Para los que vivimos y traba- y Canadá) o algunos países europeos es desechable.
jamos en América Latina, estos hechos constituyen el
contexto más amplio de cualquier emprendimiento ¿Realizar investigación en psicoterapia en
académico. la periferia del mundo?

– Como muchos de ustedes probablemente saben, Considerando este trasfondo, repetidamente nos he-
el 95 % de la investigación científica en cualquier mos hecho preguntas que también se aplican a la me-
área es realizado en el llamado “primer mundo” dicina en general:

1
Presentación realizada en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile en Santiago, el 12 de enero de 2010.

118 | Psiquiatría universitaria


Editorial
– ¿Deberemos importar sin cuestionamiento una la neurociencia de la época. Sin embargo fracasó. Sus
“psicoterapia basada en la evidencia” proveniente ideas y observaciones pioneras sobre una mente diná-
del Norte? mica no encajaron con la concepción más bien estática
– ¿Cuáles son las preguntas de investigación rele- del funcionamiento del cerebro que prevalecía en los
vantes en Chile y América Latina? círculos neuro-científicos en ese tiempo. Sólo reciente-
– ¿Hay diferencias culturales que claman por más in- mente estamos siendo testigos de un nuevo interés de
vestigación nacional? los neurocientíficos por el psicoanálisis. Un concepto
moderno del funcionamiento del cerebro que puede
En nuestro país tenemos planes amplios de Salud arrojar nueva luz a las antiguas ideas de Freud.
Mental financiados por agencias de seguro, públicas y Sin fundamento científico-natural, el psicoanálisis
privadas, que han aumentado gradualmente la cober- y la psicoterapia estuvieron condenados a desarrollarse
tura hasta incluir diversos tipos de intervenciones psi- fuera de los círculos académicos. Aun así, siempre hubo
coterapéuticas. estudiosos que trataron de traer de vuelta a la psicote-
rapia al reino del pensamiento científico. Nacieron nue-
La “fuga de cerebros” post guerra vas tendencias, como la psicoterapia conductual. Pero,
paradójicamente, la investigación moderna en psicote-
Después de la segunda guerra mundial los estudiantes rapia recibió el más grande impulso de parte de un es-
más brillantes de los países en desarrollo lograron acce- céptico psicólogo alemán avecindado en Gran Bretaña.
der a educación de postgrado en los EE.UU. La mayoría A principio de los años cincuenta, Hans Jürgen Eysenck
de éstos permaneció en EE.UU. o se fue a países euro- planteó la idea de que la psicoterapia psicoanalítica no
peos debido a mejores oportunidades profesionales y mejora más que lo que lo hace la remisión espontánea.
económicas. Un estudio realizado en el año 2000 por Él planteó que para probar el poder de la psicoterapia,
la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), las comparaciones pre-post no son suficientes, un di-
mostró que durante los años noventa el 19,1 % de los seño empírico debería incluir una comparación con un
recursos humanos mejor calificados, entre todos los grupo control.
que emigraron a Estados Unidos, vinieron de Argentina De este modo, y como reacción a las objeciones de
y un 15,6 % lo hizo desde Chile. Eysenck, nació la investigación moderna en psicotera-
Por consecuencia, Estados Unidos fue acusado de pia. Después de 60 años de investigación empírica en
crear un ciclo vicioso: la fuga de cerebros hacía a las na- procesos y resultados en psicoterapia, existen suficien-
ciones periféricas más pobres y a las naciones ricas aún tes hallazgos para formar un cuerpo maduro de cono-
más ricas. Aunque el análisis no era errado, el reciente cimiento basado en la evidencia, listo para ser usado
fenómeno de globalización ha cambiado esta tenden- por psiquiatras y psicólogos que trabajan en el sistema
cia y la fuga previa de cerebros ha creado en las déca- de servicios de Salud Mental. Por supuesto, este cono-
das recientes beneficios no anticipados. cimiento basado en la evidencia debe ser diseminado
y asimilado por los que practican la psicoterapia. El
Los inmigrantes construyen redes pequeño grupo de psiquiatras y psicólogos chilenos
académicas entrenados en Alemania durante los años 1980 impul-
samos durante los últimos 20 años la tarea de informar
Es así como algunos de los que fuimos entrenados en a cientos de colegas sobre este nuevo concepto de psi-
investigación en Alemania durante la década de 1980, coterapia científica.
construimos fuertes lazos con colegas y grupos univer- Después de nuestro regreso a América Latina, y
sitarios que trabajan en investigación en psicoterapia estimulados por los “padres fundadores” de la SPR
(Ulm, Berlín, Heidelberg) y luego volvimos a Chile. Du- (Ken Howard, Horst Kächele, David Orlinsky, seguidos
rante nuestro entrenamiento en Alemania tomamos por muchos otros…) fundamos en 1992 los capítulos
contacto con la Sociedad para la Investigación en Psico- chileno y sudamericano de la SPR. Durante los años
terapia (SPR), una asociación internacional, científica y 1990 se fundaron en Argentina, Uruguay y Brasil otros
multidisciplinaria creada en 1969 en EE.UU. con la mi- capítulos locales y se realizaron muchas reuniones de
sión de promover la investigación en psicoterapia. investigación, incluyendo una reunión Internacional
La psicoterapia nació con Sigmund Freud en Viena de la SPR en Santiago el año pasado. Un par de meses
durante la última década del siglo diecinueve. Como después los miembros de la SPR eligieron a Guillermo
neurólogo de mentalidad investigativa, trató de cons- de la Parra, de nuestro grupo, como presidente de la so-
truir una psicoterapia científica conectando sus descu- ciedad internacional. A nuestras conferencias anuales
brimientos acerca de la mente y la psicopatología con de psicoterapia, que se realizaron primero en Santiago

Psiquiatría universitaria | 119


Editorial
y posteriormente en Viña del Mar, han venido investi- nar y promover los cursos ofrecidos, ya sea indepen-
gadores muy calificados, de EE.UU. y de muchos países dientemente por la Universidad de Heidelberg o en
europeos, la mayoría miembros de la SPR cooperación con la Pontificia Universidad Católica y la
Universidad de Chile. La Universidad de Heidelberg ha
De la “fuga de cerebros” a la circulación de establecido acuerdos cooperativos con estas universi-
cerebros dades. Esta iniciativa permite a la Universidad de Hei-
delberg lograr su objetivo de entregar el conocimiento
De esta manera, las conexiones iniciales que estableci- acumulado por la investigación alemana y de promover
mos con universidades y colegas alemanes se extendie- la cooperación científica entre Alemania y América La-
ron a Chile y a otros países latinoamericanos, a través tina.
de relaciones con universidades y sociedades científicas El Centro Heidelberg fue así la plataforma ideal
locales. Los retornados nos enfocamos en diseminar los para desarrollar nuestro programa de doctorado.
hallazgos de investigación en psicoterapia, vinculando En el año 2004, durante un descanso en un congre-
investigación con práctica clínica, convocando a gente so de Psicología en Santiago, discutí este proyecto con
interesada y organizando reuniones de investigación, Mariane Krause y decidimos construir una joint venture
presentando metodologías cuantitativas y cualitativas entre nuestras dos universidades, la Pontificia Univer-
de investigación. Se construyeron asociaciones con sidad Católica y la Universidad de Chile, considerando
universidades norteamericanas y europeas, en espe- que ambas universidades han firmado un acuerdo de
cial con la Universidad de Heidelberg en los últimos 5 cooperación mutua. Invitamos a unirse a nosotros a la
años. Durante los últimos 20 años un número creciente profesora Laura Moncada, del Departamento de Psico-
de psiquiatras y psicólogos con mentalidad investiga- logía de la Universidad de Chile y al profesor Guiller-
dora, todos ellos psicoterapeutas de diferentes orien- mo De la Parra, de la Facultad de Medicina de la Uni-
taciones, han trabajado con encargados de políticas y versidad Católica. Más tarde, invitamos a la Profesora
universidades para mejorar los estándares domésticos Susanne Bauer y al Prof. Niels Biedermann a unirse a
de la psicoterapia. Se han desarrollado relaciones inter- la iniciativa. Este grupo constituye la actual Comisión
nacionales y nos han visitado varios investigadores en de Doctorado chilena. Aprovechando las conexiones y
psicoterapia, de EE.UU., Canadá y países de habla ale- relaciones previas, me contacté con el profesor Man-
mana, que han dictado conferencias y proporcionado fred Cierpka, de la Facultad de Medicina de la Univer-
consejo acerca de cómo desarrollar la investigación en sidad de Heidelberg. Manfred ha sido muy amigo mío
psicoterapia en nuestra región. desde 1985, cuando llegué a Ulm, Alemania, con una
beca de la Fundación Alexander von Humboldt. Su re-
Una decisión importante: acción a nuestra propuesta fue entusiasta. El profesor
entrenar investigadores Cierpka invitó a la profesora Annette Kämmerer, del
Instituto de Psicología de la Universidad de Heidelberg.
A fines de los años noventa las instituciones científicas De este modo, unimos 3 universidades y 6 facultades
y profesionales chilenas llegaron a un consenso básico en un mismo programa de postgrado. Nuestros cole-
acerca de los requisitos de entrenamiento para la prác- gas alemanes introdujeron la idea de crear un Colegio
tica psicoterapéutica. La primera consecuencia de este Doctoral, sistema creado en Alemania para expandir las
consenso fue que se hacía mandatoria la acreditación asociaciones con investigadores extranjeros con el pro-
de programas de entrenamiento y certificación de psi- pósito de entrenar doctores.
coterapeutas.
En el año 2005 nos dimos cuenta de que en Chile Nuestra visión
al menos 50 personas estaban trabajando en proyectos
de investigación en psicoterapia financiados por fon- ¿Cuáles son entonces los principios que nos guían
dos concursables (Conicyt). en nuestro programa de doctorado?
Llegamos entonces a la conclusión de que los
tiempos estaban maduros para la creación de un pro- – Queremos un programa de entrenamiento de alto
grama formal de entrenamiento en investigación en estándar internacional para investigadores en
psicoterapia, con base universitaria. psicoterapia, donde nuestros estudiantes, poste-
Pero esta historia tiene otro actor fundamental. riormente nuestros graduados, se involucren no
En el año 2001 la Universidad de Heidelberg fundó solamente con los intereses de investigación del
en Santiago un Centro para estudios de post grado y primer mundo sino también con los intereses rele-
educación continua, con la tarea de organizar, gestio- vantes del tercer mundo.

120 | Psiquiatría universitaria


Editorial
– Para mantener estándares internacionales, el cu- nette Kämmerer y Manfred Cierpka, a las autoridades
rriculum y la enseñanza deberán ser fuertemente de la Universidad de Heidelberg y del Centro Heidel­
apoyados por una red de personas y centros inter- berg en Santiago. En el entretanto Walter Eckel, Isabel
nacionales de investigación en psicoterapia (eso Aliaga y su grupo, del Centro Heidelberg, han llegado
significa red SPR y universidades de alto prestigio). a ser miembros plenos del equipo. La gran disposición
Nuestra meta es construir y mantener un cuerpo y compromiso de nuestros compañeros alemanes hizo
virtual de cerebros y de conocimiento circulantes. posible el financiamiento del programa por parte del
– Queremos graduados que puedan “colonizar” uni- Estado Federal de Baden-Württemberg.
versidades chilenas y latinoamericanas, que los Ésta es la última reunión entre estudiantes alema-
doctores en psicoterapia, interesados en políticas nes y chilenos. La primera se realizó en Heidelberg en
públicas de Salud Mental, sean capaces de trabajar Octubre de 2007. En el tiempo transcurrido hemos te-
con las autoridades. nido profesores alemanes visitándonos para dar clases,
– El campo de la investigación en psicoterapia mo- seminarios y supervisiones. Algunos de nuestros cole-
derna es interdisciplinario. El programa promueve gas chilenos han estado en Heidelberg por las mismas
disertaciones en una variedad de temas, siempre razones. Adicionalmente, nuestros alumnos alemanes
bajo el paraguas del tópico de la depresión y en y chilenos han viajado a Santiago y a Heidelberg res-
el futuro también trastornos de ansiedad: inves- pectivamente, para estadías académicas cortas, apro-
tigación en proceso y resultado en psicoterapia, vechando las posibilidades de viaje que han ofrecido
investigación en relación temprana madre-bebé, agencias como la DAAD, Conicyt y otras.
neurociencia y medicina psicosomática, psicología Desde muy al comienzo, el programa doctoral en-
clínica y psiquiatría. tre nuestras dos universidades chilenas y la Universidad
– Para hacer justicia al carácter internacional de de Heidelberg estuvo restringido sólo a una generación
nuestro programa estamos interesados en explo- de candidatos al doctorado. Sin embargo, esperamos
rar las influencias culturales en psicoterapia. Por lo que nuestro programa de cooperación continúe en el
tanto, nuestro programa es intercultural. El primer marco más amplio que se ha acordado recientemente
producto de este empeño, y estamos muy orgu- en la conferencia de rectores de las universidades ale-
llosos de él, es la Batería de Cuestionarios Cultu- manas y chilenas.
rales de Heidelberg, un instrumento psicométrico En septiembre pasado se realizó en Bonn una re-
desarrollado por nuestros estudiantes alemanes y unión entre la conferencia de rectores de las universi-
chilenos bajo el liderazgo del Dr. Henning Freund. dades de Alemania y el Consejo de Rectores de Chile. En
Esta batería está usándose en muchos de los pro- esa reunión, los rectores decidieron crear un programa
yectos de tesis, en la comparación de la población amplio de cooperación en investigación y enseñanza
en estudio, chilena y la alemana. entre nuestros dos países. Estamos muy orgullosos de
– Finalmente, nuestro programa está abierto a estu- decir que nuestro programa fue uno de los modelos
diantes de todo el mundo; actualmente tenemos considerados para organizar esta nueva empresa bina-
estudiantes de Chile, Alemania, México, Argentina, cional.
Panamá, Colombia y Ecuador. Finalmente, quisiera expresar nuestra gratitud a
nuestros estudiantes alemanes y chilenos. Su entusias-
Este programa no habría sido posible sin el apoyo mo, curiosidad científica y espíritu de iniciativa nos han
de muchas personas e instituciones. En primer lugar enriquecido a todos. Sin embargo, lo que es más, su in-
estamos muy agradecidos de las autoridades de nues- terés en expandir su mundo cultural y en conocer gente
tras universidades; ellos creyeron en nosotros desde el de otros países y culturas nos ha hecho más humanos.
comienzo. También quisiera agradecer de manera es-
pecial a nuestros compañeros alemanes, profesores An- Muchas gracias por su atención.

Psiquiatría universitaria | 121


ESCRÍBANOS
Si usted desea dar su opinión, comentar algún artículo o referirse a cualquier aspecto de
Gaceta de Psiquiatría Universitaria, por favor escríbanos a: psiquiatriauniversitaria@gmail

______________ específico, convenciéndose él y de paso han ido generando a lo largo del tiempo, sin
Dr. César Ojeda llevando a sus clientes/pacientes/sistema miradas parciales o discriminadoras per se,
Editor General GPU consultante, a que el presente es “El Mode- sino la aceptación y por tanto estudio y do-
lo” de trabajo, “La técnica de solución” inde- minio de cada uno de los elementos teóricos
Estimado Dr. Ojeda: pendiente de los resultados que se hayan y técnicos que se han acumulado hasta hoy.
observado en las distintas investigaciones Consideramos primordial que cada uno de
Quisiera proponer una discusión respecto o actualizaciones respecto de la temática los terapeutas mantenga un conocimiento,
de la forma de hacer psicoterapia hoy en específica a tratar. Podemos distinguir en lo más acabado posible de las distintas mi-
nuestro país; para ello creo necesario partir nuestro campo de acción, al menos dos radas actuales como históricas de la psicote-
con la premisa de que todas las explicacio- tipos específicos de psicoterapeutas; en rapia, un bagaje acabado de las neurocien-
nes y/o teorías psicológicas, han tenido el primer término, los dominados por sus cias, por el aporte de éstas en las distintas
propósito de entender las psiquis y el ser, componentes teóricos, incapaces de ver a áreas y/o patologías, así como la manera de
siendo en cada momento sus respuestas un su contertulio, cegado por el método y la hacer más eficiente cada una de las técnicas
avance, una nueva mirada, un entendimien- “Técnica Adecuada”. En segunda instancia, con la diversidad de pacientes/clientes/sis-
to mayor a la compleja trama de las interro- esos que si bien logran ver y entender la si- tema consultante que se les presenten, sin
gantes que se nos presentan como humani- tuación explícita planteada por el paciente/ tener que hacer pasar al otro por una batería
dad, complementándose unas con otras en cliente/sistema consultante, ofrecen sólo y de acciones que probablemente no llevarán
la concatenación de hechos que generan únicamente el conjunto de acciones permi- al resultado más directo (eficiente) para lo
el nuevo avance de la ciencia o disciplina tidas por su marco, quedando inamovibles solicitado; en otras palabras, que tenga-
y posterior implementación a través de la y por tanto incapaces de resolver aquello mos terapeutas profesionales y no técnicos.
técnica. En otras palabras, no hemos de des- que no cabe en su “modelo”. Podríamos de- Proponemos otra mirada a la psicoterapia:
conocer en ningún momento los resultados cir que el punto de unión, lo que “la lleva” Aquel sentado para brindar sus servicios de
claramente positivos que encontramos en en estos momentos dentro de nuestra dis- apoyo al otro, sea un Profesional de las teo-
las distintas aproximaciones hacia el Ser o la ciplina, corresponde a la Sobre Tecnificación rías psicológicas, capaz de trabajar con las
conducta humana, que han presentado los de los terapeutas (algunos dirán que no solicitudes de quien lo requiere, a través del
teóricos, y de ello se deducen los beneficios es una tecnificación, sino el desarrollo de manejo de la diversidad epistemológica y el
o aportes en la práxis, para cada una de las la búsqueda de La Verdad del Ser, el hacer conocimiento de los diversos paradigmas,
antes llamadas escuelas de la psicología, a frente a La Problemática Real, encontrar El para así poder recopilar del conjunto de en-
las que hoy nombramos como modelos. Tema de Fondo; pero claro, con única y ex- tendimientos (teorías), modelos y técnicas,
Pese a lo anterior, hoy nos encontramos clusivamente el uso de su modelo y/o teo- aquellas para hacer frente al mayor número
con un accionar tecnificado, más que espe- ría a la base), incapacitados para concluir o posible de dificultades en forma eficaz, y en
cializado en el desarrollo de nuestro oficio, buscar otras alternativas que la aprendida, los casos necesarios distinguir las propias li-
la que lejos de lograr mirar de una manera y peor aun, manteniendo algunas posturas mitaciones para abordarlos, proponiendo la
clara a quien consulta, se interesa de ese rígidas ante aquellas posibilidades. Pues mejor derivación al alcance del saber y las
conjunto de señales, patrones, indicadores en que estamos entonces, desde nuestro posibilidades del sistema.
o signos del modelo o sistema interpreta- punto de vista, existe una homogenización Por último, nos parece imposible po-
tivo, a veces incluso moral que gobierna de ciertos postulados ante la psicoterapia der avanzar hacia esta concepción, si parte
el accionar de nuestros colegas; es decir, y su ejercicio, a saber, si mantengo los li- importante de los actuales formadores de
no escuchan a la persona ni, menos aún, neamientos definidos por el conjunto de psicoterapeutas se encuentran encerrados
atienden a las necesidades o solicitudes acciones correspondientes a la corriente en en miradas parciales, sin lograr reconocer
realizadas por éstos, sino inician el proceso que me adscribo, estoy realizando bien mi al otro, e incluso en muchas oportunidades
técnico de establecer el continuo paso de trabajo, ello independiente de si estoy o no manteniendo una lucha sobre “La Mirada
las preguntas que llevan a las conclusiones, evaluando los resultados en quien solicita Adecuada” para la comprensión de la psi-
muchas veces predefinidas (en sus esque- el apoyo o ayuda terapéutica. quis humana, dejando tácita la idea de que
mas, algoritmos, pautas), de quien tienen Proponemos que al igual que en el con- ésa es la correcta y capaz de resolver todo y
en frente. Todo lo anterior lo observamos junto de conocimientos generados por otras cuanto hay.
en nuestro colega psicoterapeuta medio, disciplinas (medicina, física y arte entre
quien se ve conquistado por alguno de los otras), la comprensión de la psicoterapia se Cristián Cáceres Rocuant
marcos epistemológico, teórico y técnico realice a partir de todos los aportes que se Psicólogo

122 | Psiquiatría universitaria


AcadémicaS

CHILENO DE PSICOTERAPIA.
LATINOAMERICANO DE INVESTIGACIÓN EN PSICOTERAPIA.
ncuentros y Convergencias.

ia Sonepsyn y Capítulo Chileno de SPR.

PROGRAMA
10º PRELIMINAR
Congreso Chileno de Psicoterapia en Reñaca
Jueves 26 de Agosto 2010
Estimados colegas:
Inscripciones, entrega de materiales
Inauguración: Dr. Patricio Olivos / Dr. Luis Tapia Villanueva (Salón Conference)
Conferencia Inaugural: Diagnóstico, Indicación,
Luego de haber participado Estrategia:
en organizar mirando
un exitoso el proceso
40º Congreso Mundialreflexivo del terapeuta
de Investigación Dr.
en Psicoterapia deMed.
la Guillermo de la Parra
(Salón Conference)
Society for Psychotherapy Research (SPR) en Chile, Junio 2009, el Grupo de Trabajo de Psicoterapia de SONEPSYN

y el Capítulo Chileno de la SPR lo invitan a participar en el 10º Congreso Chileno de Psicoterapia y 9º Congreso Latino-
Almuerzo
americano de Investigación en Psicoterapia de la SPR, en el Conference Town de Reñaca del 26 al 29 de Agosto de 2010.
Conferencia: Psicoterapia de las vulnerabilidades estructurales. Ps. Tilman Grande. Modera: Dra. Valentina Plaza (Salón Conference)
Talleres
Para mayor información visite www.sonepsyn.cl/congresopsicoterapia
1 2 3 4 5 6
7
Salón Directorio Salón Viña Salón Canelo Salón Pool Salón Valparaíso Salón Conference
En esta oportunidad contaremos con Profesores internacionales de la categoría de Jacques Barber, Hans Brenner,
Entrenamiento en
Preguntas Las Sonoridades
Andrés Roussos y Nestor de
Coelho, y con reconocidos psicoterapeutas Resolución de
autocontrol Autocuidado del e investigadores chilenos y latinoamericanos
La co-creación de la La relación de los
poderosas que la Escucha entrampes de
conductual para
en conferencias, diálogos, talleres experienciales Terapeuta
y de formación. tercera mirada. hombres con el padre.
impulsan el cambio Terapéutica. parejas en conflicto
beber controlado.
La investigación en psicoterapia tendrá también un lugar principal, en conferencias y talleres con los profeso-
Ps. Gianella Paulsen
Dr.para
res invitados, y en los trabajos que ustedes presenten en paneles y posters, LuisloTapia Dra. Marta
cual deben contactarse del Río
con
Ps. Alemka Tomicic Ps. Ximena Pereira Dr. J.Fco. Jordán
Claudio Martínez claumagu@terra.cl. Dra. Ximena
Ps. María Inés Dra. Marcela Babul. Ps. Claudio Ps. Patricia Ps. Francesca Dr. Fernando Rosselot,
Fuentes
Pesqueira Ps. Paulina Muñoz. Martínez Ph.D Sotomayor Colzani Ps Paulina
Dra.Valentina Plaza
Ps. Paola Cerutti Dr. Rodrigo Santis Ps. Alejandro Ps. Claudia Cruzat Ps. Clara Rosenblutt Peluchonneau
Ps. Mariely
No menos importantes son las actividades sociales como lasSaid
performances, las que tendrán la posibilidad de ser,
Reinoso Ps. Carolina Dr. Jaime Landa
Aspillaga
por una noche, un clown, artista del flamenco, el tango o un rockstar, de brillar Dra. Edy Herrera
en la tertulia presentando sus
Ps. Iván Armijo
habilidades artísticas y ser el personaje escogido por usted en la Cena y Baile de Gala del Bicentenario.
Coffee break

Conferencia: Psicoterapia de pacientes esquizofrénicos. Dr. Hans Brenner. Modera: Dr. Jaime Landa
Esto, y más, podrá encontrar en el Congreso, así es que pónganlo en su agenda y prepárense a participar.
(Salón Conference) Mesa Redonda: Psicoterapia de pacientes díficiles. Dr. Hans Brenner, Ps. Tilman Grande, Dr. Antonio Menchaca.
Modera: Dr. Med. Guillermo de la Parra
Los saluda cordialmente el Comité Organizador:
Comida
Patricio Olivos, Guillermo de la Parra, Luis Tapia, Marta del Río, Claudio Martínez, Valentina Plaza, Alejandra von

Bergen, Oriana Vilches, Paula Dagnino, Ximena Pereira, Claudia Cruzat, Cristián Chaparro.

Psiquiatría universitaria | 123


10º CONGRESO CHILENO DE PSICOTERAPIA.
9º CONGRESO LATINOAMERICANO DE INVESTIGACIÓN EN PSICOTERAPIA.
Diez años de Encuentros y Convergencias.

Organiza:
GDT Psicoterapia Sonepsyn y Capítulo Chileno de SPR.

PROGRAMA PRELIMINAR
Jueves 26 de Agosto 2010
9.00-11.00 Inscripciones, entrega de materiales
11.00-11.30 Inauguración: Dr. Patricio Olivos / Dr. Luis Tapia Villanueva (Salón Conference)
Conferencia Inaugural: Diagnóstico, Indicación, Estrategia: mirando el proceso reflexivo del terapeuta Dr. Med. Guillermo de la Parra
11.30-12.30
(Salón Conference)
12.30-13.00

13.00-15.00 Almuerzo
15.00-16.00 Conferencia: Psicoterapia de las vulnerabilidades estructurales. Ps. Tilman Grande. Modera: Dra. Valentina Plaza (Salón Conference)
Talleres

1 2 3 4 5 6
7
Salón Directorio Salón Viña Salón Canelo Salón Pool Salón Valparaíso Salón Conference

Entrenamiento en
Preguntas Las Sonoridades de Resolución de
autocontrol Autocuidado del La co-creación de la La relación de los
poderosas que la Escucha entrampes de
conductual para Terapeuta tercera mirada. hombres con el padre.
impulsan el cambio Terapéutica. parejas en conflicto
beber controlado.
16.00-18.00
Ps. Gianella Paulsen
Dr. Luis Tapia Dra. Marta del Río
Ps. Alemka Tomicic Ps. Ximena Pereira Dr. J.Fco. Jordán
Dra. Ximena
Ps. María Inés Dra. Marcela Babul. Ps. Claudio Ps. Patricia Ps. Francesca Dr. Fernando Rosselot,
Fuentes
Pesqueira Ps. Paulina Muñoz. Martínez Ph.D Sotomayor Colzani Ps Paulina
Dra.Valentina Plaza
Ps. Paola Cerutti Dr. Rodrigo Santis Ps. Alejandro Ps. Claudia Cruzat Ps. Clara Rosenblutt Peluchonneau
Ps. Mariely Said
Reinoso Ps. Carolina Dr. Jaime Landa
Aspillaga Dra. Edy Herrera
Ps. Iván Armijo
18.00-18.30 Coffee break

18.30-19.30 Conferencia: Psicoterapia de pacientes esquizofrénicos. Dr. Hans Brenner. Modera: Dr. Jaime Landa

(Salón Conference) Mesa Redonda: Psicoterapia de pacientes díficiles. Dr. Hans Brenner, Ps. Tilman Grande, Dr. Antonio Menchaca.
19.45-21.15
Modera: Dr. Med. Guillermo de la Parra

21.45 Comida

124 | Psiquiatría universitaria


10º CONGRESO CHILENO DE PSICOTERAPIA.
9º CONGRESO LATINOAMERICANO DE INVESTIGACIÓN EN PSICOTERAPIA.
Diez años de Encuentros y Convergencias.

Organiza:
GDT Psicoterapia Sonepsyn y Capítulo Chileno de SPR.

Viernes 27 de agosto
Conferencias en paralelo
Sala 1 Preside: Ps. Alejandra von Bergen Sala 2 Preside: Ps. Oriana Vilches Sala 3 Preside: Ps. Claudio Martínez, PhD
Salón Conference Salón Viña Salón Canelo
El concepto de sujeto en psicoterapia El Adolescente y sus Padres: Una Aventura
8.30-9.15 Dr. Juan Francisco Jordán, Intersubjetiva Andrés Roussous, PhD
Dr Jaime Landa Ps. Bárbara Ortúzar
Bateson & Valsiner Dialogicidad de la regulación mutua en
El cuerpo y el sujeto
9.15-10.00 Ps. Ma. Teresa del Río, PhD psicoterapia
Ps. Andrés Sassenfeld
Ps. Ma. Elisa Molina, PhD Ps. Claudio Martínez, Ph.D.
10.00-10.30 Coffe break
La experiencia intersubjetiva de lo Las otras emociones: Vergüenza, asco, deseo
Tiempo y espacio en psicoanálisis:
traumático: Transicionalidad y pasaje entre y sentido del humor en las parejas que
10.30-11.15 problemáticas actuales
la repetición fallida y el diálogo reparador consultan por dificultades sexuales
Ps. Roberto Aceituno
Ps. Catalina Scott Dr. Luis Tapia Villanueva
La supervisión clínica: cómo evocar el El sujeto en la terapia psicoanalítica: Palabras que cambian: La Comunicación
11.15-12.00 proceso clínico en la supervisión. Teoría, clínica y videos. terapéutica bajo la lupa.
Dra. Marta del Río Dr. Rogelio Isla Ps. Mariane Krause, Ph.D.

12.30-14.00 Conferencia: Jacques Barber Ph.D. Modera: Dr. Luis Tapia Villanueva

14.00-15.30 Almuerzo Almuerzo Sonepsyn

15.30-17.30 Presentación de trabajos libres

17.30-18.00 Coffee break

Conferencia: De la Inter-corporeidad a la Co-corporeidad:


18.00-19.00
Elementos para una Clínica Psicoanalítica. Nelson Coelho, PhD. Modera: Dra Marta del Río
Ensayo Performances
19-00-21.00 Escuela de Rock Clown Flamenco Danza Hindú
(Salón Canelo) (Salón Pool) (Salón Viña) (Salón Valparaiso)

22.00 Comida y Tertulia

Psiquiatría universitaria | 125


10º CONGRESO CHILENO DE PSICOTERAPIA.
9º CONGRESO LATINOAMERICANO DE INVESTIGACIÓN EN PSICOTERAPIA.
Diez años de Encuentros y Convergencias.

Organiza:
GDT Psicoterapia Sonepsyn y Capítulo Chileno de SPR.

Sábado 28 de Agosto 2010

8.30-10.00 Sesión de Posters. Coordinadores: Ps. Claudia Cruzat, Ps. Ximena Pereira

10.00-11.00 DIÁLOGO: Sobre el sujeto en psicoterapia. Nelson Coelho, PhD y Dr. Juan Francisco Jordán. Modera: Dra Marta del Río

11.00-12.00 DIÁLOGO: Psicoterapia de la estructura (OPD). Ps. Tilman Grande y Dr. Gustavo Figueroa. Modera: Dr. Med. Gullermo de la Parra.

12.00-12.30 Coffee break

12.30-13.30 DIÁLOGO: Investigación y psicoterapia. Jaques Barber PhD., Ps. Mariane Krause Ph.D. Modera Ps. Ximena Pereira

13.30-15.00 Almuerzo Almuerzo de trabajo SPR

Talleres

8 9 10 11 12 13 14
Salón Directorio Salón Viña Salón Canelo Salón Pool Salón Valparaíso Salón Conference Salón Comedor

Dibujos consensuales
La confianza y el Eneagrama: un Intervención
Psicoterapia basada y mapas corporales en
vínculo en una mapa espiritual temprana en Constelaciones
15.30-17.30 en el conflicto y/o Taller de Duelo el tratamiento de
psicoterapia para la psicoterapia madre Familiares
estructura parejas con
psicoanalítica focal. psicoterapia. bebé.
dificultades sexuales

Ps. Dalia Pollak, Dr. Luis Tapia


Corporación Unidad de Ps Nancy Goldstein, Dr. Edmundo Ps. María Elisa Molina,
Ps. Mauricio Cerda Ps. Alex Kalawski
Salvador Psicoterapia Adultos Ps Ana María Covarrubias PhD.
Olivares Ps. Gianella Poulsen

Ensayos Performances
17.45-18.45 Escuela de Rock Clown Flamenco Danza Hindú
(Salón Canelo) (Salón Pool) (Salón Viña) (Salón Valparaiso)

19.00-20.30 Presentación de las performances

22.00 Cena Bailable

126 | Psiquiatría universitaria


10º CONGRESO CHILENO DE PSICOTERAPIA.
9º CONGRESO LATINOAMERICANO DE INVESTIGACIÓN EN PSICOTERAPIA.
Diez años de Encuentros y Convergencias.

Organiza:
GDT Psicoterapia Sonepsyn y Capítulo Chileno de SPR.

Domingo 29 de Agosto de 2010

10:00 11:00 Conferencia: Andrés Roussos, PhD

Talleres de supervisión

Taller de Supervisión en
Taller de Supervisión en
11.00-12.30 Investigación. Taller de Supervisión Clínica. Taller de Supervisión clínica.
Investigación
Andrés Roussos, PhD. Ps. Tilman Grande Nelson Coelho PhD.
Jacques Barber PhD.
Coordina: Ps. Claudio Martínez Coordina: Ps.Claudia Cruzat Coordina: Dr. Cristián Chaparro
Coordina: Ps. Ximena Pereira
Guzmán, Ph.D.

12.30-13.00 Cierre y despedida

VALORES DE INSCRIPCIÓN
Hasta el Desde el 1º de Julio Desde el
30 de Junio hasta 9 de Agosto 10 de Agosto
Programa Todo Incluido: Inscripción, 3 noches alojamiento, pensión
completa, actividades sociales y cena bailable
- Base habitación doble p/p $264.000 $277.000 $285.000

- Habitación single $358.000 $372.000 $389.000

Programa Externo: Inscripción, actividades sociales y cena bailable.

- Profesionales $174.000 $181.000 $188.000

- Estudiantes de magister y doctorado $121.000 $126.000 $131.000

- Estudiantes de pregrado $87.000 $90.000 $94.000

Psiquiatría universitaria | 127


GRUPO DE PSICOTERAPIA CORPORAL-RELACIONAL INVITA A LAS ACTIVIDADES DEL AÑO 2010

1. PSICOTERAPIA CORPORAL RELACIONAL: PUENTES ENTRE PSICOANÁLISIS RELACIONAL,


CORPORALIDAD, INTERACCIÓN TEMPRANA Y NEUROCIENCIAS. NIVEL 1

Este curso es parte de un programa formativo que pretende integrar diferentes aportes de los enfoques de psicoterapia
corporal, psicoanálisis relacional, investigación de infantes y teoría del apego, neurociencias, lectura corporal y mindful-
ness, en una aproximación psicoterapéutica integrada que gira en torno a la corporalidad y los vínculos. En este curso se
revisarán los fundamentos y supuestos teórico-clínicos de este abordaje psicoterapéutico.

Dirigido a: Psicólogos, psiquiatras, estudiantes de estas carreras, y profesionales de las áreas de salud y educación.

Dirigido por: Marcela Araneda, Psicóloga Clínica (Universidad Católica), Supervisora Clínica Acreditada. Leila Jorquera,
Psicóloga Clínica (Universidad de Chile), Mag.© Salud Mental Infantil (UDD). Madeleine Porre, Psicóloga Clínica (Univer-
sidad de Chile), Magíster Psicología Analítica Jungiana (UAI). André Sassenfeld, Psicólogo Clínico (Universidad de Chile),
Magíster Psicología Analítica Jungiana (UAI).

HORARIO: Viernes 9:00 a 12:00 (16 sesiones). Desde el 19 de Marzo al 23 de Julio.

VALOR TOTAL: $450.000 (Documentado hasta 4 cheques). Estudiantes $350.000 (Documentado hasta en 4 cheques).

INFORMACIONES: www.cuerporelacional.cl / contacto@cuerporelacional.cl


Teléfonos: 09-9491193 / 09-1670369 / 08-5451752

2. TALLER DE AUTOBIOGRAFÍA CORPORAL-RELACIONAL

El éxito de la experiencia terapéutica está en gran parte determinado por el tipo de vínculo terapéutico que se pueda
construir.  A su vez, el nivel y  la calidad de esa conexión dependen  en gran medida de la relación que el terapeuta sea
capaz de establecer consigo mismo.  Esta capacidad depende del  conocimiento de su propia historia, de la relación con
su cuerpo, patrones vinculares, estrategias defensivas.

OBJETIVO: hacer consciente en los participantes aspectos significativos de la historia biográfica que han impactado y
dejado huellas en los patrones de relación consigo mismo y con otros; patrones psicocorporales encarnados en la pos-
tura, la respiración, los movimientos, los gestos, los músculos, la manera de interactuar con otros, en síntomas y enfer-
medades. Este conocimiento ampliado de los patrones permite tomar conciencia del impacto de éstos en la relación
terapéutica.
Este taller forma parte del Programa de Formación en Psicoterapia Corporal-Relacional que se realiza desde el año 2006.

Dirigido a: Psicólogos, Psiquiatras y profesionales de las áreas de salud y educación.

Dirigido por: Marcela Araneda, Psicóloga Clínica (Universidad Católica), Supervisora Clínica Acreditada. Leila Jorquera,
Psicóloga Clínica (Universidad de Chile), Mag.© Salud Mental Infantil (UDD). Madeleine Porre, Psicóloga Clínica (Univer-
sidad de Chile), Magíster Psicología Analítica Jungiana (UAI).

HORARIO: Viernes 26 de Marzo de 19:30 a 21:30 hrs., Sábado 27 de Marzo de 9:30 a 17:00 hrs.

VALOR: $40.000

CONTACTO: formacioncuerpovinculo@gmail.com / www.cuerporelacional.cl / 09-9692999

128 | Psiquiatría universitaria


3. GRUPO DE SUPERVISIÓN CLÍNICA

Se supervisarán casos clínicos individuales o de grupo desde el enfoque de la Psicoterapia Corporal-Relacional (que
integra elementos de la psicoterapia corporal, psicoanálisis relacional, investigación de infantes y teoría del apego,
neurociencias, lectura corporal y mindfulness). Horas de supervisión acreditables.

Dirigido a: Psicólogos, Psiquiatras, becados y alumnos en práctica y profesionales de las áreas de salud.

Dirigido por: Marcela Araneda, Psicóloga Clínica (Universidad Católica), Supervisora Clínica Acreditada. Leila Jorquera,
Psicóloga Clínica (Universidad de Chile), Mag.© Salud Mental Infantil (UDD). Madeleine Porre, Psicóloga Clínica (Univer-
sidad de Chile), Magíster Psicología Analítica Jungiana (UAI).

HORARIO: Martes de 19:30 a 21:30 (cada 15 días). Inicio Martes 16 de Marzo.

VALOR: Profesionales $50.000 mensual. Estudiantes en práctica $30.000.

CONTACTO: formacioncuerpovinculo@gmail.com / www.cuerporelacional.cl / 09-9692999

Psiquiatría universitaria | 129


130 | Psiquiatría universitaria
Estimados Colegas:

Tenemos el placer de comunicarles que Chile ha sido escogido como el país sede de la 21ª jornada latinoamericana sobre el
pensamiento de Winnicott, las que se realizarán los días 5, 6 y 7 de Noviembre de 2010. Estas jornadas serán llamadas “Diálo-
gos fundamentales: En la intimidad de la obra de Winnicott. Encuentros y Desencuentros en Psicoanálisis” y se realizarán en el
centro de convenciones del hotel Sheraton de Santiago Chile.

La organización de estas jornadas estará a cargo de la Asociación Psicoanalítica Chilena (APCH) perteneciente a IPA y FEPAL y
la Sociedad Chilena de Psicoanálisis (ICHPA) perteneciente a IFPS y FLAPSIPP.

Ésta es una convocatoria científica abierta a presentar trabajos en torno a la obra de Winnicott, la que entendemos como un es-
pacio (potencial) de encuentros y divergencias de las teorías psicoanalíticas. De esta manera buscamos la posibilidad de esta-
blecer diálogos que iluminen distintas formas clínicas de nuestro oficio. Creemos necesario el reconocimiento de la divergencia
mutua entre nuestras teorías, así como de aquello que nos identifica ya que es este espacio el lugar de emergencia de nuestra
intimidad como psiconalistas. Ya Freud planteaba la urgencia de un trabajo “científico” no sólo como forma de intercambio de
conocimiento, sino, por sobre todo, como el modo elaborativo particular de nuestro ejercicio clínico que siempre es un ejerci-
cio de nuestras emociones en la intimidad de nuestras consultas. En este contexto hacemos extensiva nuestra invitación a las
comunidades freudianas, kleinianas, lacanianas, intersubjetivas, de analistas de familias y de parejas.

Los invitamos a participar considerando los siguientes ejes programáticos:

– Clínica y teoría del trauma.


– El lugar del analista frente a los desastres naturales y socio-políticos.
– Fundamentos metapsicológicos de la clínica de Winnicott: Controversias.
– Creación, Arte y Psiconálisis.
– Sujeto, pulsión y sociedad.
– Angustia, necesidad y técnica.
– Relación de objeto: amor y destrucción.
– Clínicas de la subjetividad.
– Nuevos territorios de la postmodernidad
– Relaciones psique-soma
– Trabajos libres

Reglamentos y condiciones de presentación de trabajos y talleres

– Recepción hasta el 15 de junio de 2010: se puede enviar una intención de trabajo, la que debe incluir el nombre del mismo
y un resumen de hasta 15 líneas.

– Recepción hasta el 31 de agosto: presentación de trabajo definitivo, el que debe ser presentado en formato Word o rtf, en
un máximo de 8 páginas tamaño carta, espaciado y medio, letra Arial 12.

Se deben incluir los datos completos del autor (Nombre, Sociedad y/o institución a la que pertenece y dirección de mail activa),
un resumen de inicio con palabras claves y la bibliografía en formato APA. Además de lo anterior, debe señalar si se autoriza al
comité local a publicar su trabajo. Si esto no es señalado, se considerará como una aceptación de su publicación.

El trabajo será evaluado en su mérito por el comité científico local quien informará oportunamente la aceptación del mismo y
organizará la constitución de las mesas plenarias, paralelas y libres.

Estos trabajos y propuestas de talleres deben ser enviados vía mail a comitecientificowinnicott@gmail.com

Se despiden de usted, esperando su entusiasta respuesta a esta convocatoria para poder compartir en Noviembre,

Gonzalo López M Rodrigo Rojas J.


Psicoanalista ICHPA Psicoanalista APCH
Comité Organizador Comité Organizador

Psiquiatría universitaria | 131


INFORMACIONES DE SODEPSI

DIPLOMADO 2010
“TRASTORNOS DE ANSIEDAD Y DEL ESTADO DE ÁNIMO”

El 7 de mayo del presente año se dio inicio al primer Diplomado del Programa de Educación Continua de
Sodepsi, “Trastornos de Ansiedad y del Estado de Ánimo” correspondiente al año 2010. Participan como pro-
fesores colegas de distintas universidad y centros del país.
La idea del PEC es generar una red de actualización a lo largo del país, de modo que los psiquiatras de re-
giones puedan seguir los cursos on-line. Esto significó crear una tecnología apropiada e inédita. El resultado
ha sido promisorio: 56 inscritos: 21 colegas de Regiones y 35 de la Región Metropolitana. Esta convocatoria
nos llena de alegría, pues compensa el esfuerzo de crear una nueva tecnología educativa y una original me-
todología docente adaptada a las circunstancias actuales en las que trabajan en Chile los psiquiatras y otros
profesionales vinculados a la psiquiatría.
Sin embargo, nuestra satisfacción es aún mayor al comprobar que Sodepsi, que fue fundada con 64 socios en
septiembre 2009, ha recibido en promedio 6 nuevos socios mensuales, por lo que el número de socios supera
con creces la centena.
Participaron en esta primera reunión, destinada al tema “Antropología de la Angustia”, los Drs. Hernán Villari-
no, César Ojeda y Otto Dörr. El Dr. Juan Pablo Jiménez presentó una Introducción al Diplomado.
Otras actividades en preparación por Sodepsi, serán avisadas oportunamente.

Alumnos presenciales.

De izquierda a derecha. Dr. César Ojeda, Dr. Hernán Villarino, Dr. Juan Pablo Ji-
132 | Psiquiatría universitaria ménez, Dr. Otto Dörr, Sr. Wilfredo Romero, Director Administrativo de Sodepsi.
Dr. César Ojeda.

Dr. Juan Pablo Jiménez.

Dr. Otto Dörr.

Panel. De izquierda a derecha. Dr. Hernán Villarino, Dr. Juan Pablo Jiménez,
Dr. Otto Dörr.

Psiquiatría universitaria | 133


Autobiografía de un espantapájaros

COMENTARIO DE LIBROS

Autobiografía de un
espantapájaros
Testimonios de resiliencia:
el retorno a la vida
Autor: Boris Cyrulnik
Editorial: Gedisa, 249 páginas.

(Rev GPU 2010; 6; 2: 134-136)

Claudia Almonte

A través de los diversos caminos transitados en el


quehacer clínico, se puede enfatizar en las vulne-
rabilidades que están a la base del padecer psíquico,
Comencé a leer del doctor Boris Cyrulnik, uno de
los padres de la resiliencia, y, luego, tuve el privilegio
de escucharlo en su visita reciente a Chile. Impacta su
pero también se descubren los factores protectores, y, sencillez, profundidad y el contenido de sus escritos y
en este sentido, la resiliencia es central. El entender el discursos, ya que él es, por su biografía, un ejemplo vivo
cómo los dolores de los traumas, inevitables a cualquier de resiliencia. Se une, pues, en una misma persona, el
ser humano, pueden ser encauzados, y, en esto, poder haber sido víctima de violencia,y, a la vez, ser un tutor
ser protagónicos como terapeutas, en ayudar a otros a de resiliencia, dándole, de esa forma, un sentido a su
volver a la vida, y volver de una forma distinta, con un propio sufrir.
sentido y un propósito lleno de significados, me parece Acerca del título…, un espantapájaros, un espec-
fascinante. tro, se esfuerza por no pensar, pues es demasiado dolo-
Muchas veces me pregunté qué papel podría tener roso construir un mundo íntimo plagado de represen-
como médico al “tratar” en 5-6 sesiones, que son las taciones atroces. Cuando uno tiene un trozo de madera
que asigna la fiscalía de San Felipe, a niñas y adolescen- en lugar de corazón, y paja bajo el sombrero, sufre me-
tes violadas por sus propios padres, y siempre venía la nos. Pero basta que ese espantapájaros encuentre a un
respuesta al ver el alivio frente a la simple escucha em- hombre vivo que le insufle un alma, para que el dolor
pática. Por otra parte, es frecuente que los padres nos de vivir vuelva a tentarlo.
pregunten el cómo castigar a los hijos en lo que “más La temática que recorre en las más de 200 páginas,
les duela”, casi en forma sadista, y allí surge el deseo de se relaciona con el trauma, sin el cual no podríamos
transmitir lo contrario, vale decir, cómo no enseñar a re- hablar de resiliencia. Aborda desde las vivencias de la
lacionarse mejor con los hijos, a tener una mejor comu- víctima, a la descripción del victimario, pasando por el
nicación y vínculos más significativos; y eso, sin duda, análisis del perverso cultural y el terrorista.
facilitará la disciplina en forma notable, cuando ésta La resiliencia es un proceso, no un estado, y se basa
deba aplicarse. Del mismo modo el foco en los buenos en tres principios, que son la acción, el sentido y la so-
tratos, en la resiliencia, parece más humano, más eco- lidaridad; en este libro se desarrollan los dos últimos
nómico e, indudablemente, más gratificante. aspectos.

134 | Psiquiatría universitaria


Claudia Almonte

El foco está puesto en mostrar que se puede iniciar sólo lo son cuando participan en la epopeya del maes-
el proceso de la resiliencia, al permitirle al traumado tro, pudiendo ser en otros ámbitos de su existencia,
verbalizar todos sus dolores, acogiéndole y dándole padres cariñosos, docentes atentos, médicos dedicados
un espacio afectivo significativo. De este modo podrá y funcionarios celosos de su deber. Para el perverso, el
seguir desarrollándose en un mundo pleno de sentido. otro carece de valor, su felicidad depende de él mismo,
Se pueden narrar innumerables relatos de una sola y no le debe nada a nadie; que los demás sufran le es to-
existencia; basta con desplazar una palabra, con variar talmente indiferente. En este tipo de relación sin víncu-
un gesto o una mirada, para que la representación de lo, el otro se reduce a ser el desencadenante de placer,
mundo cambie, a veces, de forma radical, pasando del odio o virtuosa indignación.
orgullo a la vergüenza, de la alegría a la tristeza. Así, Retornar a la vida, de la cual el trauma te expulsó,
como hay frases que matan, hay archivos que curan, es posible gracias a un momento de masoquismo, en
existiendo sociedades que facilitan la expresión de que debe anularse como persona en virtud y para el
la herida, y, por tanto, el desarrollo de la resiliencia. otro; sin embargo esta situación debe ser transitoria,
Todo relato es una iniciativa de liberación de la historia para no generar una despersonalización o depresión
traumática, y, através de la propia narración, se puede por agotamiento, al renunciar contínuamente al sí
lograr la reconciliación, reparándo, dando coherencia, mismo (fenómeno anti-resiliente). Poco a poco el he-
sanando una herida injusta. Toda historia coquetea rido comenzará a darse importancia al igual que al
con el trauma, al borde del desgarro; sin dolor no hay otro, hasta finalmente tener una comprensión global
memoria. Esta historia que construimos, va evolucio- de lo ocurrido, retomando la existencia con un nue-
nando, ajustándose a las circunstancias de la vida; y el vo sentido. Por tanto, la resiliencia no es un relato de
cómo reciban los demás nuestro relato, facilitará o no éxitos, sino, más bien, la historia de que estando em-
el proceso resiliente. El impacto que tenga el trauma pujado a la muerte, se crean estrategias para volver
en una persona dependerá de su historia previa, de sus a vivir. Las vías no resilientes serían la victimización,
vulnerabilidades y del apoyo del ambiente; como tam- abandonarse al sufrimiento, ser indiferente al trauma,
bién de las características del trauma mismo, siendo en aislarse, favoreciendo la rumiación del pasado, el no
general peor, cuando el agresor es otro ser humano. logro de darle un sentido al dolor, y la vergüenza. Los
Es frecuente, posterior a vivir un trauma, la res- tutores de resiliencia serían aquellos que escuchan
puesta paranoica, que apela al pensamiento mágico, todo, no sólo la parte “bonita”, excluyendo lo “feo”. En
con el fin de darle un poco de sentido a un mundo ésta última forma, en que deben quedar en el secre-
trastornado y reparar la herida. Obviamente, no es resi­ to los horrores, para no sentir el rechazo, se facilita la
liente, pues prepara para nuevos traumas. También la emergencia de mecanismos disociativos y escindidos.
búsqueda de un chivo emisario, a quien hacerle respon- Por el contrario, los tutores, proveen una estructura
sable de las desgracias; la mejor forma de evitar este afectiva sensible, reiniciándose el proceso de resocia-
tipo de respuestas es la solidaridad. lización y dinamismo psíquico que sienta las bases del
Respecto al sistema terrorista, refiere que éste se proceso resiliente, siendo la herida misma la nueva
organiza en torno a un jefe venerado, que se posiciona organizadora del Yo.
sobre la condición humana; sus seguidores encuentran Se refiere en un capítulo al mundo de la tecno-
en él una nueva motivación y sentido a una vida rutina- logía, en que la alteridad se hace insípìda. En nuestra
ria, monótona. El terrorista, la mayor parte de las veces, cultura, en que coexisten el progreso tecnológico con
no es un perverso estructural; de hecho, en los estudios el adormecimiento afectivo, la empatía se desarrolla
proyectivos, no aparece patología mayor, salvo la au- en forma deficiente, y se favorece el desarrollo narci-
sencia de mecanismos represivos. Es frecuente obser- sista. Se facilita la desaparición de los encuentros en un
var en ellos la empatía del depredador, típicamente mundo sin prójimo.
perversa, en que logra “ponerse en el lugar del otro”, Así, se puede comprender la búsqueda de identi-
sólo para anticiparse a sus movimientos y “atraparlo”; dad, a través del “pegamento” afectivo de la obedien-
no para reconocerle, al menos, que es de la misma es- cia socializante; el que piensa distinto se ve aislado y
pecie humana. El terrorista elimina a quien no se some- en riesgo de deprimirse por pérdidas afectivas y/o
te a sus razones, deseos y juicios. Sería algo así como aislamiento sensorial. Por otro lado, el gregarismo in-
que el conejo persigue a la zanahoria para comerla y telectual que es necesario para existir, si no mantiene
“hacerla” conejo, no para valorarla en su esencia zana- la empatía, corre el riesgo de tomar características sec-
horia; entonces, la empatía queda abolida. A diferencia tarias, en que los demás son indiferentes y la obedien-
de los perversos estructurales, los perversos culturales, cia se convierte en la felicidad de someterse, es decir,

Psiquiatría universitaria | 135


Autobiografía de un espantapájaros

una cultura perversa. Cuando la obediencia reúne a Se tocan muchos otros tópicos, como lo son las vi-
los seguidores en un éxtasis amoroso, la identidad de vencias de los hijos adoptados, entre otras.
la multitud general provoca tal sentimiento de euforia, Invito a los colegas a leer este libro, y, siendo tu-
que el crimen de masas puede cometerse con gozosa tores de resiliencia, animar a otros a sacarse el traje de
ferocidad. madera y paja, y volver al de carne y hueso.

136 | Psiquiatría universitaria


Catálogo de LIBROS COMENTADOS EN GPU
Numerosos lectores nos han sugerido que agreguemos la forma en que estos libros pueden ser adquiridos,
por lo que publicaremos de manera permanente las direcciones de compra. La referencia de los comentarios
realizados en GPU está indicada para cada caso y usted puede revisarlos en los números impresos o en el sitio
de la revista: www.gacetadepsiquiatriauniversitaria.cl. Las compras por internet se realizan mediante tarjeta
de crédito. En el caso de editoriales nacionales, la gestión también puede ser hecha llamando por teléfono.

Los contextos del ser: Las bases intersubjetivas de la Avances en psicoterapia y cambio psíquico
vida psíquica Editores: Raul Riquelme Véjar y Edgardo Thumala Piñeiro
Autores: R. D. Stolorow y G. E. Atwood Ed: Sociedad Chilena de Salud Mental, Santiago, 2005, 464
Editorial Herder, Barcelona, España, 2004 páginas
Comentario: Rev GU 2006; 2; 4: 370-374 Comentario: Rev GU 2006; 2; 2: 140-141
Compra: www.herdereditorial.com Compra: www.schilesaludmental.cl

La esquizofrenia clásica Idea médica de persona: La persona ética como


Autor: César Ojeda fundamento de la antropología médica y de la
Segunda edición ampliada convivencia humana
Ed: C&C Ediciones, Santiago de Chile, 2006 Autor: Fernando Oyarzún Peña
Comentario: Rev GU 2006; 2; 4: 375-378 Ed: LOM Ediciones, Santiago, 2005
Compra: cyc@consultoriaycapacitacion.cl Comentario: Rev GU 2006; 2; 2: 142-143
Fono: 269 75 17 Compra: www.lom.cl

Cuando el Estado castiga: El maltrato laboral a los EL CEREBRO Y EL MUNDO INTERIOR. UNA INTRODUCCIÓN A LA
empleados públicos en Chile NEUROCIENCIA DE LA EXPERIENCIA SUBJETIVA
Autora: Oriana Zorrilla Novajas Autores: Mark Solms y Oliver Turnbull
Editorial Universitaria Bolivariana, 2005 Ed: Fondo de Cultura Económica, 2004
Comentario: Rev GU 2006; 2; 4: 379-382 Comentario: Rev GU 2006; 2; 1: 23-25
Compra: ub@bolivariana.cl Compra: www.fondodeculturaeconomica.com

TERAPIA FAMILIAR Y DE PAREJA PSYCHIATRY, PSYCHOANALYSIS AND THE NEW BIOLOGY OF MIND
Editor: Arturo Roizblatt Autor: Eric R. Kandel
Ed: Mediterráneo, Santiago-Buenos Aires, 2006 Ed: American Psychiatric Publishing, Washington DC, 2005,
Comentario: Rev GU 2006; 2; 4: 383-384 414 páginas
Compra: www.mediterraneo.cl Comentario: Rev GU 2006; 2; 1: 26-28
Compra: www.amazon.com

NO HUMANO, PERO INTELIGENTE TRASTORNOS DE PERSONALIDAD. HACIA UNA MIRADA


ON INTELLIGENCE INTEGRAL
Autor: Jeff Hawkins Editores: Raúl Riquelme y Alex Oksenberg
Ed: Owsl Books, New York, 2005, 265 páginas Ed: Sociedad Chilena de Salud Mental, Santiago, 2003, 892
Comentario: Rev GU 2006; 2; 4: 385-388 páginas
Compra: www.amazon.com Comentario: Rev GU 2006; 2; 1: 29-31
Compra: www.schilesaludmental.cl
Mujeres del medioevo. Sueños, memorias, imágenes y
leyendas TRATADO SOBRE LA FAMILIA
Editor: Rosa Behar Astudillo Autor: Gary Becker
Ed: Altazor, Santiago, 2005, 155 páginas Ed: Alianza Universidad, Madrid, 1987
Comentario: Rev GU 2006; 2; 3: 251-252 Comentario: Rev GU 2006; 2; 1: 32-33
Compra: e-mail: altazorediciones@yahoo.es Compra: www.alianzaeditorial.es
Fono: (56-32) 688694

JUICIO A LA SICOTERAPIA Psicoterapia, Género & Literatura


Autor: Jeffrey M. Masson Autor: Carlos de los Ríos
Ed: Cuatro Vientos, Santiago, 1991, 228 páginas Ed: Ediciones Sociedad Atenea, Viña del Mar, 2005
Comentario: Rev GU 2006; 2; 3: 253-255 Comentario: Rev GU 2006; 2; 1: 34-35
Compra: www.cuatrovientos.net Compra: www.libreriamujeres.com.ar

Fundamentos antropológicos de la psicopatología SCHIZOPHRENIC SPEECH


Autor: Héctor Pelegrina Autores: Peter McKenna y Tomasina Oh
Editorial Polemos Ed: Cambridge University Press, London, 2005
Comentario: Rev GU 2006; 2; 3: 256-263 Comentario: Rev GU 2005; 1; 3: 229-232
Compra: www.editorialpolemos.com.ar Compra: www.amazon.com
TRAYECTO DEL PSICOANÁLISIS DE FREUD A LACAN LA LIBERACIÓN DE LOS PACIENTES PSIQUIÁTRICOS: DE LA
Autores: Michel Thibaut y Gonzalo Hidalgo REHABILITACIÓN PSICOSOCIAL A LA CIUDADANÍA POSIBLE
Ed: Universidad Diego Portales. Segunda Edición, Santiago, Autor: Benedetto Saraceno
2004, 268 páginas Ed: Pax, México, 2003
Comentario: Rev GU 2005; 1; 3: 233-235 Comentario: Rev GU 2005; 1: 23-24
Compra: www.udp.cl/publicaciones Compra: www.editorialpax.com

READING FREUD: A CHRONOLOGICAL EXPLORATION OF SUEÑO: DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO


FREUD’S WRITINGS Autor: Walter Abdaloff
Autor: Jean Michel Quinodoz Mediterráneo, Santiago, 2003
Ed: Routledge, Londres, 2004 Comentario: Rev GU 2005; 1: 25-26
Comentario: Rev GU 2005; 1; 3: 236 Compra: www.mediterraneo.cl:
Compra: www.amazon.com

PSYCHOANALYTIC THEORIES: PERSPECTIVES FROM ANOREXIA NERVIOSA Y BULIMIA: CLÍNICA Y TERAPÉUTICA


DEVELOPMENTAL PSYCHOPATHOLOGY Editores: Rosa Behar Astudillo y Gustavo Figueroa Cave
Autores: Peter Fonagy y Mary Target Ed: Mediterráneo, Santiago
Ed: Brunner, Routledge, Londres, 2003 Comentario: Rev GPU 2007; 3; 1: 22-25
Comentario: Rev GU 2005; 1; 2: 127-128 Compra: www.meditarraneo.cl
Compra: www.amazon.com

MANUAL DE PSICOEDUCACIÓN PARA EL TRASTORNO BIPOLAR MARTIN HEIDEGGER Y EL CAMINO HACIA EL SILENCIO: ENSAYO
Autores: Francesc Colom y Eduard Vieta DE CRÍTICA FILOSÓFICA
Ed: Ars Medica, Barcelona, 2004 Autor: César Ojeda Figueroa
Comentario: Rev GU 2005; 1; 2: 129-130 Ed: C&C Ediciones
Compra: www.psiquiatria.com Comentario: Rev GPU 2007; 3; 1 : 26-28
Compra: cyc@consultoriaycapacitacion.cl
Fono: 269 75 17
PSICOSIS EPILÉPTICAS
Autor: Fernando Ivanovic-Zuvic SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD
Ed: Serie Roja, Sonepsyn Ediciones, 2003 Editores: Beatriz Zegers, María Elena Larraín y Francisco
Comentario: Rev GU 2005; 1; 2: 131 Bustamante
Compra: www.sonepsyn.cl Ed: Meditarráneo, Santiago
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 1: 29-32
Compra: www.meditarraneo.cl
LA TERCERA ETAPA. ENSAYOS CRÍTICOS SOBRE PSIQUIATRÍA
CONTEMPORÁNEA PSIQUIATRÍA CLÍNICA EN LA UNIDAD DE CORTA ESTADÍA
Autor: César Ojeda Autor: Mario Vidal C.
Ed: Cuatro Vientos. Santiago, 2003, 241 páginas Ed: Serie Roja, Sonepsyn Ediciones, 2006
Comentario: Rev GU 2005; 1; 2: 132-133 Comentario: Rev GPU 2007; 3; 2: 132-133
Compra: www.cuatrovientos.cl Compra: www.sonepsyn.cl

PSICOPATOLOGÍA DE LA MUJER
Editores: Eduardo Correa, Enrique Jadresic IN SEARCH OF MEMORY
Ed. Mediterráneo. Santiago, 2005, 573 páginas Autor: Eric R. Kandel
Comentario: Rev GU 2005; 1; 2: 134-136 Ed: W.W. Norton & Company, Inc.
Compra: www.mediterraneo.cl Comentario: Rev GPU 2007; 3; 2: 134-136
Compra: www.amazon.com

EL TRASTORNO BIPOLAR Y EL ESPECTRO DE LA BIPOLARIDAD


LA MENTE. UNA BREVE INTRODUCCIóN
Editor General: Hernán Silva
Autor: John R. Searle
Ed: CyC Aconcagua, 2004, 130 páginas
Ed: Grupo Editorial Norma, Bogotá, 2006
Comentario: Rev GU 2005; 1: 13-15
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 2: 130-131
Compra: cyc@consultoriaycapacitacion.cl
Compra: www.norma.com
Fono: 269 75 17

LOS LAZOS DE AMOR. PSICOANÁLISIS, FEMINISMO Y EL The Neuroscience of Human Relationships:


PROBLEMA DE LA DOMINACIÓN Attachment and the Developing Social Brain
Autora: Jessica Benjamin Autor: Louis Cozolino
Ed: Paidós, 1ª. Edición, Buenos Aires, 1996. W.W. Norton & Company, New York, 2006
Comentario: Rev GU 2005; 1: 16-19 Comentario: Rev GPU 2007; 3; 3: 242-244
Compra: www.paidos.com Disponible en: www.amazon.com
DROGA Y ALCOHOL. ENFERMEDAD DE LOS SENTIMIENTOS The Loss of Sadness
Autores: Raúl Schilkrut y Maité Armendáriz Autor: Allan V. Horwitz y Jerome C. Wakefield
El Mercurio-Aguilar. Santiago, 2004, 255 páginas Oxford University Press, New York, 2007
Comentario: Rev GU 2005; 1: 20-22 Comentario: Rev GPU 2007; 3; 3: 245-247
Compra: www.tienda.clubdelectores.cl Compra: www.amazon.com
LAS EXPERIENCIAS DEL TÚNEL Y EL BARDO Formas de la intersubjetividad: entre investigación
Autor: Sergio Peña y Lillo de infantes y psicoterapia de adultos
Ed. Grijalbo, Santiago, 2007, 174 pp. Autores: Beatrice Beebe, Steven Knoblauch, Judith Rustin,
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 3: 248-250 Dorienne Sorter; con contribuciones adicionales
Compra: www.randomhousemondadori.com.mx de Theodore Jacobs y Regina Pally
Other Press, New York, 2005
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 1: 23-25
Compra: www.amazon.com
Depresión: ¿enfermedad o crisis?
Una perspectiva psicoanalítica
Autor: Benzión Winograd Formas del saber y del amar
Editorial Paidós, Buenos Aires, 2005, 312 pp. Autor: Armando Roa
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 3: 251-254 Ediciones Sociedad de Neurología, Psiquiatría y
Compra: www.paidos.com Neurocirugía de Chile, Santiago, 2007, 296 pp.
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 1: 26-30
PSYCHOANALYSE DER LEBENSBEWEGUNGEN: ZUM Compra: www.sonepsyn.cl
KÖRPERLICHEN GESCHEHEN IN DER PSYCHOANALYTISCHEN
THERAPIE. EIN LEHRBUCH. (PSICOANÁLISIS DE LOS Psicología General y Evolutiva
MOVIMIENTOS VITALES: SOBRE LOS PROCESOS CORPORALES Autores: Anneliese Dörr, M. Elena Gorostegui,
EN LA TERAPIA PSICOANALÍTICA. UN LIBRO DE TEXTO) M. Luz Bascuñán
Editores: Peter Geissler y Günter Heisterkamp Editorial: Mediterráneo, Santiago, 2008, 409 pp.
Springer Verlag, Viena, 2007 Comentario: Rev GPU 2008; 4; 1: 31-32
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 4: 381-383 Compra: magisterio@commet.com.ar
Compra: www.amazon.com
Sangra la escena: psicodrama, terapia del trauma y
Sentir Las Palabras. Archivos sonoros de la memoria del duelo
implícita y musicalidad de la transferencia Autor: Pedro Torres-Godoy
Autor: Mauro Mancia EDRAS, Universidad de Chile, Santiago, 2007.
Editorial: Lumen, 2006, 301 pp. Comentario: Rev GPU 2008; 4; 1: 33-34
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 4: 384-386 Compra: www.psicodrama.cl
Compra: www.tematika.com
Verdugo del amor. Historias de psicoterapia
Treating And Preventing Adolescent Mental Health Autor: Irvin D. Yalom
Disorders: What We Know And What We Don’t Know EMECE, Buenos Aires, 1998, 328 pp.
Autores: Dwight L Evans, Edna B Foa, Raquel E Gur, Herbert Comentario: Rev GPU 2008; 4; 1: 35
Hending, Charles P O’Brien, Martin EP Seligman y Compra: www.lsf.com.ar
B Timothy Walsh
Editorial: Oxford University Press, USA, 2005
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 4: 387-388
Compra: www.amazon.com Genética y Farmacogenómica en Psiquiatría
Editor: Dr. Hernán Silva
Coautores: Mónica Acuña, Renato Alarcón, Víctor Karpyak,
La mujer sola: ensayo sobre la dama andante en Víctor Lermanda, David A. Mrazek,
occidente Fernando Novoa, Carlos Valenzuela y Hernán Silva
Autora: Alcira Mariam Alizade Ediciones de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neu-
Editorial: Lumen, Buenos Aires, 1998, Colección Tercer rocirugía de Chile, Santiago de Chile; 2007
Milenio, 220 pp. Comentario: Rev GPU 2008; 4; 2: 160-161
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 4: 389-390 Compra: www.sonepsyn.cl
Compra: magisterio@commet.com.ar

Enfermedad, síntoma y carácter Estudios Clínicos en Neuro-Psicoanálisis:


Autora: Adriana Schnake Introducción a la neuropsicología profunda
Editorial: Cuatro Vientos, Santiago, 2007, 380 pp. Autores: Karen Kaplan-Solms & Mark Solms
Comentario: Rev GPU 2007; 3; 4: 391-393 Fondo de Cultura Económica (2005/2000).
Compra: www.cuatrovientos.net Comentario: Rev GPU 2008; 4; 2: 162-164
Compra: www.libreriasdelfondo.com

Evidence Based Psychotherapies for Children and


Adolescents El feminismo espontáneo de la histeria
Autores: Alan E. Kazdin y John R. Weisz Estudio de los trastornos narcisistas de la feminidad
Editorial: The Guilford Press, New York, USA, 2003, 475 pp. Autora: Emilce Dio Bleichmar
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 1: 21-22 Ed. Fontamara, Buenos Aires, 1989
Compra: www.amazon.com Comentario: Rev GPU 2008; 4; 2: 165-166
Compra: www.libreriangeles.com.mx
Darwin’s Dangerous Idea Mentalizing In Clinical Practice
Autor: Daniel Dennett Autores: Jon Allen, Peter Fonagy, Anthony Bateman
Editorial: Simon & Schuster, 586 páginas. Editorial: American Psychiatric Publishing, Inc.; 1 edition,
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 3: 277-282 2008, 433 páginas.
Compra: www.amazon.com Comentario: Rev GPU 2008; 4; 4: 397-398
Compra: www.mediterraneo.cl

Reinventing Darwin
Autor: Niles Eldredge Aportes clínicos a la prueba de Rorschach
Editorial: Wiley, 244 páginas. Editores: Angélica Paredes M. y Carmen Gloria Micheli I.
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 3: 277-282 Editorial Ciceros Ltda., Santiago de Chile 2008, 277 páginas.
Compra: www.amazon.com Comentario: Rev GPU 2009; 5; 1: 18-19
Compra: Clínica Psiquiátrica, Universidad de Chile

The Construction of Social Reality


Autor: John Searle
Editorial: Free Press, 256 páginas. The Complete Guide to Asperger’s Syndrome
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 3: 277-282 Autor: Tony Attwood
Compra: www.amazon.com Editorial: Jessica Kingsley publishers UK, 2007, 397 páginas.
Comentario: Rev GPU 2009; 5; 1: 20-21
Compra: www.amazon.com

Problemas de familia
Autor: Hernán Montenegro Arriagada
Editorial: Mediterráneo, 179 páginas.
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 3: 283-284 When Blushing Hurts: Overcoming Abnormal Facial
Compra: www.mediterraneo.cl Blushing
Autor: Enrique Jadresic
Editorial: Bloomington Universe, New York, 2008, 108 páginas.
Le génie féminin. La vie, la folie, les mots Comentario: Rev GPU 2009; 5; 1: 22-23
Tome II. Mélanie Klein Compra: www.amazon.com
Autora: Julia Kristeva
Paris, Éditions Fayard, 2000, 446 pages.
ISBN : 2213605939
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 4: 385-387
Compra: www.amazon.com Historia de Chile en la vida de un médico
Autor: Alfredo Jadresic
Editorial Catalonia, Santiago, 2007
El genio femenino. La vida, la locura, las palabras Comentario: Rev GPU 2009; 5; 1: 24-25
Tomo II. Melanie Klein Compra: www.catalonia.cl
Autora: Julia Kristeva
Ed. Paidós, Buenos Aires, Argentina, 2001, 315 páginas.
ISBN : 950-12-3809-1
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 4: 385-387
Compra: www.amazon.com
Karl Jaspers: la comunicación como fundamento
The Developing Mind: How Relatioships And The Brain de la condición humana
Interact To Shape Who We Are Autor: Hernán Villarino
Autor: Daniel Siegel Editorial: Mediterráneo, Santiago, 2008, 372 páginas.
Editorial: The Gilford Press, New York, London, 1999, 394 pp. Comentario: Rev GPU 2009; 5; 1: 26-28
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 4: 388-391 Compra: www.mediterraneo.cl
Compra: www.amazon.com

WHAT IS LIFE? Los estoicos antiguos


Autor: Erwin Schrödinger Autor: Marcelo T. Boeri
Editorial: Cambridge University Press, Cambridge (UK), Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 2003
Tenth Printed, 2003 Comentario: Rev GPU 2009; 5; 1: 29-30
Comentario: Rev GPU 2008; 4; 4: 392-396 Compra: www.universitaria.cl
Compra: www.mediterraneo.cl
La naturaleza de la conciencia. Cerebro, mente y ATTACHMENT IN PSYCHOTHERAPY
lenguaje Autor: David Wallin
Autores: Maxwell Bennett, Daniel Dennett, Peter Hacker y Guilford Press, New York, 2007
John Searle Comentario: Rev GPU 2009; 5; 3: 301-302
Editorial: Paidós, 2008, 269 páginas. Compra: www.amazon.com
Comentario: Rev GPU 2009; 5; 2: 164-166
Compra: www.tematika.com

El goce de la histérica ATTACHMENT THEORY AND RESEARCH IN CLINICAL WORK


Autor: Lucien Israël WITH ADULTS
Editorial Argonauta, Barcelona, 1979 Editores: Joseph Obegi y Ety Berant
Comentario: Rev GPU 2009; 5; 2: 167-172 Guilford Press, New York, 2009
Compra: agotada en Paidós Comentario: Rev GPU 2009; 5; 3: 301-302
Compra: www.amazon.com

Nomadías Blushing: cuAndo el rubor duele


Universidad de Chile Autor: Enrique Jadresic
Facultad de Filosofía y Humanidades Uqbar Editores, Santiago, 2009
Centro de Estudios de Género y Cultura en Latinoamérica. Comentario: Rev GPU 2009; 5; 3: 303
Directora: Kemy Oyarzún. Compra: librerías
Editorial: Cuarto Propio, Oct. 2008, Número 8, 172 páginas.
Comentario: Rev GPU 2009; 5; 2: 173-174
Compra: Librería Lila

Cognitive-behavioral therapy for adult asperger Nuestro lado oscuro. Una historia de los perversos
syndrome Autor: Elisabeth Roudinesco
Autor: Valerie L. Gaus Editorial: Anagrama, 2009, 255 páginas
Editorial: The Guilford Press, New York, 2007, 244 páginas. Comentario: Rev GPU 2009; 5; 4: 421-422
Comentario: Rev GPU 2009; 5; 2: 175-176 Compra: www.tematika.com
Compra: www.amazon.com

Psiquiatría para atención primaria y el médico


Encuentro con la psicoterapia. Una visión general. Depresión, ansiedad y somatización
antropológica de la relación y el sentido de la Editores: Julia Acuña, Alberto Botto y Juan Pablo Jiménez
enfermedad en la paradoja de la vida Editorial: Mediterráneo, 2009, 131 páginas
Autor: Jean-Marie Delacroix Comentario: Rev GPU 2009; 5; 4: 423-425
Editorial: Cuatro Vientos Compra: www.mediterraneo.cl
Comentario: Rev GPU 2009; 5; 2: 177-179
Compra: www.cuatrovientos.cl

ANALYTISCHE KÖRPERPSYCHOTHERAPIE:
EINE BESTANDSAUFNAHME
El temor y la felicidad Autor: Peter Geissler
Autor: Sergio Peña y Lillo Editorial: Psychosozial-Verlag, Giessen, 2009
Editorial Universitaria, 27ª Edición, Santiago, 2008, Comentario: Rev GPU 2010; 6; 1: 21-23
166 páginas Compra:
Comentario: Rev GPU 2009; 5; 3: 295-297
Compra: librerías

Autobiografía de un espantapájaros
Autor: Boris Cyrulnik
Look Me in the Eye Editorial: Gedisa, 249 páginas.
Autor: John Elder Robison. Comentario: Rev GPU 2010; 6; 2: 134-136
Crown Publishers, New York, USA, 2007, 288 páginas Compra:
Comentario: Rev GPU 2009; 5; 3: 298-300
Compra: www.amazon.com
PSIQUIATRÍA COMUNITARIA. ÉTICA. FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS
Estudio de los fundamentos científicos y éticos de la psiquiatría comunitaria. II parte
COMMUNITY PSYCHIATRY. ETHICS. SCIENTIFIC BASIS

ENSAYO

Estudio de los fundamentos científicos y


éticos de la psiquiatría comunitaria. II parte
(Rev GPU 2010; 6; 2: 142-152)

Hernán Villarino1

La segunda parte de este trabajo está destinada al análisis del fundamento ético y moral de la
psiquiatría comunitaria, que al menos nominalmente radica en la doctrina de los Derechos Humanos.
Estos Derechos, primariamente, refieren a una postura y disposición ética y filosófica de corte
liberal. Frente a los anteriores, amparados en la tradición, el estamento, el gremio, etc., la primera
Declaración de los Derechos Humanos2 aludía al hecho de que cada hombre, por el solo hecho de serlo,
tiene ciertos Derechos que son inalienables y superiores a todos los que emanen de la sangre, el suelo,
etc. En el preámbulo de la actual Declaración Universal3 se lee lo siguiente: “El desconocimiento y el
menosprecio de los Derechos Humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia
de la humanidad”. Aunque no sabemos si existe o no algo así como la conciencia de la humanidad,
lo que sí existe es la conciencia de cada cual. Por eso, a todos, en el sentido de cada uno, en tanto
tratamos de Derechos que nos tocan a título individual, y no por nuestra posición en el mundo, nos
interesa cuidar que no se repitan actos de barbarie ultrajante, como dice aquella Declaración, o
simplemente de barbarie. Y para esto, a nuestro entender, debemos vigilarnos a nosotros mismos, en
primer lugar, y a las circunstancias y actores con que nos toca vivir, para pronunciarnos y reaccionar
cuando aquellos actos se insinúan o ejecutan.

PSIQUIATRÍA COMUNITARIA Y DERECHOS puedan sostenerse en pie, aunque sea por un solo
HUMANOS minuto, o que sus moradores no sientan un inmedia-
to temblor ante la amenaza de ser aplastados por tan

A través de distintos trabajos hemos descrito y ana-


lizado la constitución y los fundamentos teórico-
prácticos de la psiquiatría comunitaria, y tan feble los
arbitraria e incierta construcción. No todos estarán de
acuerdo con estos asertos, sin duda, pero incluso un hi-
potético actor comunitario que los aceptara, con cierta
hemos encontrado que no deja de admirarnos que razón podría respondernos lo siguiente:

1
Servicio de Psiquiatría. Complejo Asistencial Barros Luco. Mail: hernan.villarino4@gmail.com
2
Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789)
http://www.fmmeducacion.com.ar/Historia/Documentoshist/1789derechos.htm
3
Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948)
http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/derhum/cont/22/pr/pr20.pdf

142 | Psiquiatría universitaria


Hernán Villarino

“Hasta aquí no se ha dicho nada decisivo ni esen- lo proclame a cada instante ni se considere el corazón o
cial. La medicina avanza por hipótesis. Nadie se es- el motor de la doctrina. Es que una postura psiquiátrica
candaliza porque antes se echara aceite hirviendo se sostiene por su coherencia interna y por su capaci-
en las heridas, no se hacía con mala fe, se creía que dad para explicar los hechos psiquiátricos, y se podría
ayudaba aunque en realidad empeoraba la cura- sospechar que adicionarle una especial inclinación por
ción. Luego se aprendieron otros procedimientos los Derechos Humanos es una estrategia ad-hoc, en el
mejores, y como ése hay mil ejemplos más. Si el sentido de Popper5, para dotar de invulnerabilidad lo
modelo biopsicosocial o la praxis comunitaria son que no se sostiene por sí mismo.
o no verdaderos, o útiles, tenemos que deducirlo
de la experiencia. Pero así habremos aprendido LA DENSIDAD DE LA REFLEXIÓN COMUNITARIA
algo, porque en la ciencia se aprende tanto cuando SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS
se confirma como cuando se descarta una hipóte-
sis. Ahora bien, el verdadero sancta sanctorum de Existen al menos cuatro enfoques para justificar los De-
la psiquiatría comunitaria es la defensa y promo- rechos Humanos: el naturalista, el positivista, el realista
ción de los Derechos Humanos. No, no sabemos y el utilitarista, que parten de distintos principios, y lo
quién es el ser humano. ¿Quién lo sabe? Hacemos más importante, que tienen distintas consecuencias.
hipótesis y estudios pero nunca llegamos al final. ¿Propugna la psiquiatría comunitaria alguna teoría en
Y aunque no lo sepamos, ni tampoco tengamos particular o deja librado a cada uno la orientación de
verdades absolutas en ningún terreno, ¿debería- su preferencia? Por otro lado, hay al menos tres genera-
mos esperar tenerlas para defender y promover ciones de derechos humanos. Los de la primera genera-
esos Derechos? No, ¿verdad? De modo que éste es ción están relacionados con la libertad, los de la segun-
el punto absoluto de la psiquiatría comunitaria, su da con la igualdad y los de la tercera con la solidaridad.
valor eterno si se quiere, y todo lo demás es morra- Incluso algunos hablan de una cuarta generación, vin-
lla de la que podemos descargarnos sin ninguna culada con el medio ambiente.
pena ni pesar. Recordemos, a los que gustan de los Respecto de los de la primera generación están ya
latinajos incomprensibles y de citar a esos griegos mayormente positivados tanto en la Constitución como
que tan lejos quedan de nuestro horizonte histó- en la Leyes chilenas, y en general de todo el mundo oc-
rico, que en el opúsculo Sobre el hombre, del Tra- cidental, de modo que no hace falta que la psiquiatría
tado Hipocrático4, se dice que donde hay amor al comunitaria vele por ellos. Si ya están en el ordena-
hombre habrá amor a la ciencia. En la psiquiatría miento jurídico, todos debemos cumplirlos obligatoria-
comunitaria ya tenemos, y en abundancia, lo pri- mente o somos penalizados.
mero, de modo que no hay duda que tenemos o ¿Son acaso los de la segunda, de la tercera, de la
tendremos lo segundo”. cuarta, o de todas esas generaciones en conjunto, que
aún no están positivados y que son objeto de un inten-
Consignamos ya, en la primera parte de este tra- so debate donde hay posturas encontradas, los que la
bajo, que el punto quinto del programa práctico de la psiquiatría comunitaria defiende y protege? ¿Cómo lo
psiquiatría comunitaria aseguraba que esta disciplina hace de un modo concreto? No quisiera irme por las
discurría en un marco ético basado en la doctrina de ramas, pero creo que ninguna de las preguntas ante-
los Derechos Humanos y en la Declaración Universal de riores, y otras que cabría hacer, tienen una respuesta
los Derechos del Niño. No conocemos ninguna otra co- comunitaria clara, discutida y reflexionada. En lo que
rriente psiquiátrica que precise acotar de modo explíci- nos toca no hemos encontrado nunca una meditación,
to que se atiene y respeta estos Derechos. Es indudable discusión ni exposición comunitaria seria y acuciosa
que la psiquiatría comunitaria se ha atribuido a sí mis- sobre este tema, ni mucho menos una descripción de
ma una especial titularidad, y casi se diría propiedad, la forma concreta como se relacionan los Derechos Hu-
en este tema. manos con la cotidianidad de su práctica, tanto laboral
Esto, desde luego, es injusto. No vemos ninguna ra- como docente. Sólo se oyen reivindicaciones genéricas
zón para suponer que en otras corrientes de la psiquia- e imprecisas, que cualquiera podría hacer en cualquier
tría este asunto no interese o se soslaye, aunque no se circunstancia y quedaría bien.

4
Tratado Hipocrático (T. I). Acerca del hombre. Madrid, Gre- 5
Popper, K. Conjeturas y refutaciones. Barcelona, Tecnos,
dos, 1986. 1985.

Psiquiatría universitaria | 143


Estudio de los fundamentos científicos y éticos de la psiquiatría comunitaria. II parte

¿Es esto suficiente como para considerar que la somos libre, íntima y oscuramente mandados, y que te-
psiquiatría comunitaria tiene una particular preocupa- nemos obligaciones. Pero en contra de esto se puede
ción por este asunto y que está especialmente integra- también deponer razones. De acuerdo con Jaspers6, el
do a su quehacer? Juzgue el lector. hombre no es autotransparente para sí mismo, nunca
se conoce íntegramente, no siempre sabe lo que quiere
LAS PARADOJAS DE LA VIDA ÉTICA realmente ni por qué lo quiere. Nietzsche7 ha compro-
bado cómo detrás de algunas de las intenciones más
Los Derechos Humanos, como dijimos, responden a sublimes que proclamamos no siempre se vislumbran
una perspectiva ética, aunque algunos ya están posi- nuestras grandezas sino que se agazapa nuestro re-
tivados y caen en un marco legal. Pero aquí sólo nos sentimiento. Frente al discurso ético propio, o del otro,
atendremos a la dimensión ética, porque sería tan raro raramente calamos hasta el meollo, aunque la cáscara
que nos ocupemos de una parte de las leyes como que aparezca siempre tersa, brillante y saludable.
en nombre de la psiquiatría nos declaráramos defen- En tercer lugar, sabemos que desde un punto de
sores del Código de Aguas o de la Ley del Tránsito. A vista lógico una proposición no invalida lo propuesto
la psiquiatría, comunitaria o no, sólo le cabe respetar porque se refiera al hablante. Si yo digo que soy alto
y cumplir las leyes vigentes en nuestro ordenamiento. o bajo, rubio o moreno, si ocurre que es el caso no por
Por supuesto, esto no es óbice para que a título de ciu- decirlo yo de mí mismo la proposición pierde un ápice
dadano, y como cualquier otro, un psiquiatra tenga un de verdad. Pero en las proposiciones éticas no es así.
juicio aprobatorio o recriminatorio respecto de una o Los otros pueden decir de mí que yo soy ético, es más,
de varias leyes. Pero su juicio no puede ni debe involu- ojalá lo digan, aunque si dicen o no la verdad es otra
crar a la psiquiatría ni a los demás psiquiatras. cosa. Empero, yo no puedo decirlo de mí mismo en nin-
Ahora bien, la ética es el estudio de la vida buena. gún caso, porque en ese mismo instante la proposición
Por eso su vocabulario está constituido por términos resulta falsa y dice una falsedad. Esta extravagancia,
como lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, lo de- como tantas otras, tiene origen evangélico, y entre los
bido y lo permitido, etc., según los cuales medimos la modernos, que sepamos, ha sido discutida y analizada
bondad de los actos, los impulsos, las situaciones y el por Kant8 y por Jaspers9. El argumento es el siguiente:
carácter. Sin embargo, todo lo que es grande e impor- si yo digo de mí mismo que cumplo con las reglas le-
tante en la vida de los seres humanos, todo lo que hace gales, éticas y morales, aunque realmente cumpla con
buena su vida, está sometido a notables paradojas. ellas digo de algún modo que soy bueno, pero entonces
Respecto de lo que sea lo bueno responden de dejo de ser bueno por que esa afirmación entraña so-
modo distinto los utilitaristas, los eudemonistas, los he- berbia y la soberbia no es compatible con la bondad. En
donistas, los deontologistas, etc.; pero todos coinciden los evangelios esta actitud se conoce como fariseísmo,
en que con lo bueno queremos y debemos mantener y todos entendemos que no hay nada virtuoso cuan-
un comercio permanente e ininterrumpido, porque es do decimos de nosotros mismos, cuando insinuamos o
lógico que queramos disfrutarlo en todos los instantes cuando dejamos entender que somos buenos, rectos,
de nuestra vida. Pero el trato cotidiano con las cosas, puros, etc. La paradoja de la bondad es que yo no pue-
buenas o malas nos aleja de ellas y las torna invisibles. do ser bueno sin conciencia, sin actos conscientes y li-
No existe una fórmula general que regule o defina la bremente queridos por mí en tanto que buenos, pero,
relación del hombre ni con lo bueno ni con lo malo de al mismo tiempo, la conciencia de mi bondad estropea
una vez y para siempre. Lo bueno debe ser reconquis- mi bondad plenariamente.
tado y lo malo superado cada vez. La rutina, la estólida De modo que en este tema conviene el mayor re-
y autocomplaciente seguridad ética nos tornan torpes cato y la mayor lejanía de las proclamas públicas. Deje-
y ciegos para lo uno y lo otro. Por eso, estamos obliga- mos que los otros nos juzguen, aunque se equivoquen.
dos a vigilar que a estos términos no se los manosee, ni No pretendamos imponerles un criterio, salvo que nos
se los petrifique para transformarlos en un arma con la
que ganar ventaja en las diferencias filosóficas de unos
y otros, o para apuntalar posturas que tienen un cariz 6
Jaspers, K. La fe filosófica. Buenos Aires, Losada, 1973.
técnico-científico, y, por ende, primariamente, son éti- 7
Nietzsche, F. Humano, demasiado humano. México, Edito-
camente indiferentes. res Mexicanos Unidos, 1968.
En segundo lugar, debemos preguntarnos si existe 8
Kant, E. Lecciones de ética. Barcelona, Crítica, 1988.
un absoluto ético, es decir, una fórmula, una doctrina o 9
Jaspers, K. La filosofía desde el punto de vista de la existen-
una regla ética absoluta. Quizá lo único absoluto es que cia. México, Fondo de Cultura Económica, 1962.

144 | Psiquiatría universitaria


Hernán Villarino

hagan una acusación concreta que nos parezca falsa. Es tos), internaba a su pariente en un manicomio, a veces
legítimo defenderse de una mácula que nos endilguen incluso con pesar, ¿cometía una falta ética? El alienista,
injustamente, pero nunca debemos abogar por nuestra que a falta de otra cosa se comprometía a estudiar, tra-
propia bondad y eticidad. Las baladronadas, en todo tar y cuidar a estos pacientes en esas instituciones, ¿era
caso, para las reyertas de beodos en bares y cantinas, un desalmado?
que la vida del hombre es muy compleja y probable- Ninguna de las preguntas que hicimos es retórica,
mente ninguno la atraviesa mereciendo de suyo el tí- todas tienen actualidad pero carecen de una respuesta
tulo de bueno. fácil o unívoca. Junto a las grandes verdades éticas está
esa zona de incertidumbre práctica, que Aristóteles10
LAS INCERTIDUMBRES DE LA VIDA ÉTICA llamaba prudencial, frente a la cual no hay respuestas
estabuladas, y donde sólo nos cabe elegir lo mejor po-
La ética, primariamente, no habla del ser sino del deber sible según sea la situación concreta. Y si no se admite
ser. Sin embargo, la ética aplicada, como la que debe esto no se aboga por la ética sino que se hace de ella un
prevalecer en la medicina, es bifronte, debe mirar al arma arrojadiza para estrellarla en la cabeza de nues-
deber ser a través del ser. En otras palabras, en la medi- tros adversarios.
cina, nada que no sea técnica y científicamente bueno
puede ser éticamente correcto. GENEALOGÍA Y ARQUEOLOGÍA DEL SABER
Quisiéramos ilustrar lo que decimos con un ejem-
plo. Puede ser un mandamiento ético que todo enfermo Dijimos más atrás que los Derechos Humanos de pri-
psiquiátrico debe ser rehabilitado. Sin embargo, la ética mera generación, relacionados con la libertad, están
no puede decir qué significa el término rehabilitación, positivados, de modo que es mayormente ocioso que
ni puede proveer de criterios para definirlo. Son los he- la psiquiatría pretenda ocuparse de ellos, aunque eso
chos y los acuerdos los que nos permite llamar a estos no signifique que debamos desentendernos. Pero no
actos, y a los resultados que de ellos se derivan, como ocurre lo mismo con los de las otras tres generaciones,
rehabilitación. Pero, ¿existe, en este caso, un acuerdo y por el ámbito desde el que estamos hablando, sobre
definido sin equívocos ni ambigüedad? todo con los relativos a la igualdad y la solidaridad.
Supongamos que el término rehabilitación sea ex- Quien se sienta sinceramente concernido por ellos de-
plícito, claro y preciso, que cualquiera pueda entender biera aprovechar sus circunstancias, sobre todo cuando
a qué alude, y con todo, que en ciertos casos la reha- se ocupan cargos directivos y relevantes, para dejar un
bilitación no sea posible, por ejemplo una demencia testimonio sobre el modo en que podrían operar en la
severa. Entonces, ¿comete una falta el médico que no práctica concreta, que es el paso previo para su posi-
rehabilita a un paciente de este tipo? tivación legal, porque sólo esa práctica puede mostrar
Más aún, supongamos ahora que existe la rehabi- con ejemplos, aquí y ahora, cómo podrían ejercerse,
litación de los demenciados, pero a un costo extraor- cuáles son los cambios que supone en la estructura ad-
dinariamente alto. Supongamos también un legislador ministrativa y de poder, y cuáles son las consecuencias
que decide no gastar los recursos en ellos sino en una de esas modificaciones. ¿Lo ha hecho la psiquiatría co-
determinada afección infantil, cuyo tratamiento es mu- munitaria en la pleamar, en la plenitud de sus tiempos?
cho más barato y permite mejorar a cientos de niños El caudal más rico de la psiquiatría comunitaria,
que tienen una vida entera por delante, y no, con los su genio propio, distintivo e indisputable, es sin duda
mismos recursos, a un solo demente, que por su edad ya su inigualado estro poético en virtud del cual acuña
le queda poca vida. Tal legislador, ¿obra contra la ética? palabras que llevadas por el viento conmueven y con-
El médico que hace triage, y en la situación con- quistan corazones. Comunitario, modelo biopsicoso-
creta, un accidente carretero, por ejemplo, porque le cial, modelo de la praxis, rehabilitación (donde tanto
parece que tiene más posibilidades decide gastar sus se improvisa como dice Desviat), reinserción, equipos
esfuerzos y recursos en este paciente y no en este otro, multi y transdisciplinarios11, salud mental, fomento de
¿actúa de un modo éticamente incorrecto? El familiar
moderno, que ante la imposibilidad de ocuparse per-
sonalmente de su pariente demente decide ingresarlo 10
Aristóteles. Ética a Nicómaco. Madrid, Austral, 1995.
en una institución para que lo cuiden, ¿carece de ética? 11
En lo relativo a este punto hemos publicado un trabajo:
Quien en el pasado (en un tiempo donde existía un co- “Análisis del Manual de Trabajo en Equipo para la Psiquia-
nocimiento muy mediocre sobre la enfermedad men- tría Comunitaria”, en el tercer número de la revista Medi-
tal, donde no había medios, recursos ni medicamen- cina y Humanidades (www.medicinayhumanidades.cl)

Psiquiatría universitaria | 145


Estudio de los fundamentos científicos y éticos de la psiquiatría comunitaria. II parte

la salud mental, prevención de los trastornos mentales, reproduce por esas prácticas habituales de su ámbito
multicausalidad, horizontalidad, consultorías, empode- laboral, que ensalza a los que a falta de otra cosa no
ramiento, saber médico popular y de los pueblos ori- saben sino aplaudir. A veces incluso se persigue al otro
ginarios, etc., son sólo eso, palabras, tras las cuales no de modo franco y desembozado, con ribetes grotescos
hay nada o lo que hay no está bien definido y carece de y absolutamente inesperados a partir de sus proclamas
rigor intelectual y operatividad práctica. y promesas, y de su aparente vocación por los Derechos
Por ejemplo, en relación con el último punto de la Humanos. Incluso ha debido intervenir el Tribunal de
nómina previa, ya en el Plan Nacional de Salud Mental12 Ética del Colegio Médico para defender a médicos ex-
se aseguraba que la psiquiatría comunitaria integra la tranjeros víctimas de las inconcebibles e incontables
valiosa experiencia médica de los pueblos originarios. arbitrariedades de Jefes de Servicio Comunitarios.
Diez años después no tenemos conocimiento de la Absurdo en la teoría y discrecionalidad en la ges-
incorporación de ningún procedimiento o idea proce- tión, con esos dos ingredientes calcule el lector la na-
dente de aquellos pueblos en la práctica concreta. Creo turaleza del clima laboral en los servicios comunitarios,
que ni siquiera hay un trabajo teórico serio sobre el y si debe esperarse que allí prosperen la libertad, la
particular. igualdad y la solidaridad. Hormazábal y Riquelme dicen
Cuando a los psiquiatras comunitarios se los en- lo siguiente para definir lo que es la psiquiatría comu-
frenta con esta realidad, lejos de entrar en el debate nitaria:
soslayan las interpelaciones y le atribuyen al interlo- “El modelo en sí mismo, más que un modelo cien-
cutor la más negra y pérfida de las intenciones. A la tífico subordinado a su vez al modelo biopsicosocial,
postre, todo se resuelve descalificando al otro. Pero lo que no siempre resiste un profundo análisis episte-
los psiquiatras comunitarios, abnegadamente, contro- mológico, ha sido justificado por sus más tenaces de-
lan la mayor parte de la formación de especialistas en fensores como un modelo político de organización de
psiquiatría del país a través de una amplia red de uni- recursos múltiples disponibles en la comunidad, para
versidades públicas y privadas asociadas a los Servicios dar respuesta a necesidades también múltiples con
que dirigen. Quienes allí se forman, ¿tienen ocasión de oferta diversificada de servicios, es decir, es un modelo
conocer, libre e informadamente, las objeciones que en práctico13”.
otros despiertan sus doctrinas? ¿Son educados en el Hay que leer bien ese párrafo porque a nuestro
acero de la crítica o se les transmite una visión edul- juicio allí está contenida la clave. La psiquiatría comu-
corada y falsa de las cosas? ¿Qué garantía hay de que nitaria no es la realización de un ideal ni la puesta en
allí, como corresponde a una Universidad, se transmi- práctica de un modelo científico probado para el be-
ta un saber imparcial y universal, no sólo relativo a la neficio de la población14, sino la resolución de una red
psiquiatría comunitaria sino a todo el amplio saber de de operadores políticos para apropiarse, organizar y
la psiquiatría? Aquellos personajes e ideas que los psi- dirigir los recursos de la comunidad (seguramente no
quiatras comunitarios deploran, ¿tienen alguna posibi- por motivos altruistas sino por las ventajas personales
lidad de ser realmente conocidos y debatidos de modo que de ello se derivan) como se deduce de la definición
objetivo? citada más atrás. Ésta es una práctica que todos cono-
Pero si ya en la vida intelectual comunitaria no ha- cemos, es en realidad muy típica y bastante vieja, quizá
llamos nada de libertad, igualdad ni solidaridad sino el tan vieja como el hombre mismo. Lo único novedoso es
mero deseo de sostener a ultranza, y con puros argu- que se la pretenda apuntalar apelando a los Derechos
mentos ad hominem, una posición que no se sostiene Humanos.
por sí misma, ¿qué ocurre con la vida laboral en estos
servicios? Pues nada muy distinto, como es fácil de com-
prender. En ausencia de una doctrina racional la rutina
es favorecer a los incondicionales y postergar a quienes 13
Naín Hormazábal y Carolina Riquelme. Modelo Comuni-
se comportan de modo sobrio e independiente. A raíz tario en Salud Mental y Psiquiatría Como Modelo Tecno-
de esto último no existe allí ni igualdad de oportunida- lógico. GPU 2009;5;2:245-249
14
Es indudable que en los servicios de psiquiatría comu-
des ni tampoco criterios objetivos de promoción. Pero
nitaria laboran profesionales motivados, bien intencio-
la pobreza intelectual de la psiquiatría comunitaria se nados, valiosos, honrados, convencidos íntimamente de
las bondades de lo que hacen aunque no puedan argu-
mentarlo. No es a ellos a quienes nos referimos, porque
12
Unidad de Salud Mental del MINSAL. Plan Nacional de lamentablemente no son ellos ni los que deciden ni los
Salud Mental y Psiquiatría. Santiago, 2000. decisivos.

146 | Psiquiatría universitaria


Hernán Villarino

Nuestra hipótesis interpretativa, cuya verdad debe prácticas que efectivamente transformaron la realidad
ser contrastada a través de las pruebas y la discusión de los pacientes, en el sentido de que volvieron a te-
que desarrollaremos más adelante, tiene de entrada el ner en plenitud sus Derechos fundamentales. Por esa
mérito de relacionar y hacer inteligible la serie de in- empresa la psiquiatría comunitaria se ha ganado un
congruencias teóricas y prácticas que hemos venido lugar destacado y honorable en la historia de la psi-
analizando a través de varios trabajos. Al fin de cuentas, quiatría, “digno de felice recordación”, y que ya nadie
nada unifica ni da más coherencia, incluso aunque se le podrá arrebatar. Nada importan aquí sus conceptos
barajen los argumentos intelectuales más peregrinos, científicos, porque la cumplida fue una empresa ética
que la perspectiva de disfrutar del poder. y política que vale por sí misma, independientemen-
Foucault15 denominaba genealogía y arqueolo- te de todo sustento de ese tipo. Es más, si se llegara
gía del saber al estudio histórico detallado, aquel que a demostrar que para cumplir esa gesta fue necesario
desciende a lo que él mismo llamaba el grano fino del enarbolar el modelo biopsicosocial y toda la otra serie
episodio investigado. El genealogista, bajo los discur- de términos vacíos de que hace gala la psiquiatría co-
sos, arengas y peroratas encuentra el oro oculto de la munitaria actual, entonces ahora podríamos aparcar-
realidad, el verdadero valor, muchas veces callado y los sin aspereza, incluso con veneración y gratitud. No
no mostrado, que impulsa los sucesos, establece las es la primera vez ni será la última que a partir de uno o
alianzas, justifica y hace comprensibles las afinidades de muchos errores teóricos se realicen actos liberado-
dotando de sentido a lo que visto desde la superficie res, como que de una correcta práctica científica brote
pareciera no tenerlo. La psiquiatría comunitaria está la opresión.
esperando su propio genealogista, quien sin duda se
topará con grandes sorpresas. Pero nosotros, aparte LA EQUIVOCIDAD DEL TÉRMINO “COMUNITARIO”
de las pinceladas previas, no queremos descender al
grano fino, por lo menos no por ahora, de modo que Los psiquiatras comunitarios de la primera generación,
permaneceremos en la superficie, o mejor dicho, en las los padres fundadores, por así decirlo, nunca fueron
generalidades. muy explícitos de por qué llamaron como comunitaria
a la psiquiatría que pregonaban, y ya en las formulacio-
EL GIRO nes iniciales van mezclados, a veces de modo indistin-
guible, los diversos sentidos con que designaban a la
Llegados a este punto es necesario realizar un giro en comunidad. En realidad no eran ni grandes clínicos ni
nuestra exposición. Hasta aquí hemos polemizado con grandes teóricos, y a diferencia de los psiquiatras fran-
los psiquiatras comunitarios contemporáneos, pero ceses y muchos alemanes, cuyas obras se leen incluso
para una plena inteligibilidad de lo que decimos es pre- por el solo gusto que reporta su lectura, es difícil que
ciso poner este asunto bajo una perspectiva histórica. alguien se embarque dos veces en un mismo texto co-
No requiere el abono de muchas pruebas asegurar munitario. Son desordenados desde un punto de vista
que en los antiguos manicomios los paciente caían en lógico, están llenos de saltos, de afirmaciones exage-
un régimen de anomia, incluso que perdían su perso- radas o carentes de pruebas, de descalificaciones gra-
nalidad civil y sus Derechos fundamentales. Esto es así, tuitas (a los fenomenólogos, por ejemplo, los llamaban
y las razones, a nuestro entender, se pueden rastrear entomólogos16), hacen curiosas afirmaciones políticas
a partir de una cita de Foucault que hicimos en el tra- totalmente fuera de lugar y en ellos se respira un no sé
bajo anterior. Tampoco requiere el abono de muchas qué de inquietud, desesperación y violencia cuya acri-
pruebas afirmar que durante el siglo XX esta condición tud desanima.
de los pacientes fue denunciada y rectificada. En esta Ahora bien, hay al menos dos sentidos con que nos
empresa han destacado, entre otros, los antipsiquia- referimos a la comunidad. Uno es físico y el otro políti-
tras, Thomas Szasz con su perspectiva liberal y los co. En algún momento ambos han estado presentes en
psiquiatras comunitarios. Pero los dos primeros ha- la psiquiatría comunitaria, pero lamentablemente ha
blaban desde afuera de la psiquiatría, sólo los terceros prevalecido el primero de ellos.
lo hacían desde adentro. Por eso, fueron ellos los más
tenaces, los que diseñaron y ejecutaron las medidas

16
Comisión de Asistencia de la Asociación Española de
15
Foucault M. La arqueología del saber. México, Siglo XXI, Neuropsiquiatría. Modelo de Asistencia en Salud Mental.
1995. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiquiatría. Vol. V- Nº 15. 1985

Psiquiatría universitaria | 147


Estudio de los fundamentos científicos y éticos de la psiquiatría comunitaria. II parte

EL SENTIDO FÍSICO DE LA COMUNIDAD modo muy íntimo y constante, entendiendo implícita-


mente que han de estar físicamente muy cerca de ella.
Por lo pronto, los seguidores actuales ya no saben qué ¿Pero qué es y dónde está esa comunidad a la que
se menciona con el término comunitario, y a partir de tengo que acercarme? Sobre eso no hay respuestas ex-
las afirmaciones del texto de Hormazábal y Riquelme17 plícitas, como dijimos más atrás. Lógicamente, es tan
se puede inferir que no alude, remite ni refiere a nada. comunitario, pertenece a la comunidad y satisface tan
En un texto comunitario clásico18 se citan y discuten al bien las necesidades de la población, tanto un hospital
menos cinco definiciones distintas y no coincidentes de como un centro de atención primaria. Los más esoté-
lo que es la comunidad, y los autores, a su vez, ofre- ricos y exclusivos centros de investigación científica,
cen una sexta. Una séptima, la más extraña de todas, incluso aquellos que estudian algo aparentemente tan
la hemos encontrado en un manual de trabajo para inútil como los límites del universo o el comportamien-
equipos comunitarios19. La verdad es que sobre este to de los asteroides y cometas, responden a profundas
punto esencial no hay claridad ni unanimidad, casi se necesidades y aspiraciones de la comunidad, y se sabe
diría que cada psiquiatra comunitario tiene su propia que del estudio de estos últimos pende la posibilidad
definición de comunidad, y que todo lo que los teóricos de eludir un impacto estelar que acabaría con la vida
comunitarios han dicho al respecto es incierto e irrele- en la tierra, incluida la psiquiatría comunitaria. Cuando,
vante. como con la psiquiatría comunitaria, tratamos de acer-
Esta deficiencia de la psiquiatría comunitaria ha carnos físicamente a la comunidad, notamos que es
sido poco notada, aunque tiene consecuencias muy como un círculo cuyos puntos están todos a la misma
importantes. Pero esto no ha impedido que siguiera distancia del centro. En cualquier punto del círculo es-
existiendo, porque más allá de las definiciones hay y tamos físicamente tan lejos o tan cerca del centro como
ha habido desde siempre una precomprensión ope- en cualquier otro. Y decir que sólo aquí estoy más cerca,
rante de lo que es la comunidad, que se transparente o que estoy mucho más cerca que allá, es puro gusto y
en el programa actual de la psiquiatría comunitaria. arbitrariedad.
De acuerdo con él, la psiquiatría tiene que estar próxi-
ma a la comunidad en un craso sentido físico. Para el COMUNIDAD Y COMUNICACIÓN
efecto, los equipos de psiquiatría comunitaria deben
funcionar lo más cerca posible de la comunidad, y se El término comunidad tiene la misma raíz que el térmi-
estima que se está más cerca de la comunidad en los no comunicación, de modo que allí donde los hombres
centros de atención primaria que en los hospitales, por se comunican están en comunidad. Pero el programa
ejemplo, de modo que la psiquiatría debe trasladarse a comunitario actual supone, de un modo irreflexivo y no
esos centros. Los enfermos deben vivir muy próximos a discutido, que la comunidad y la comunicación entre
la comunidad. Los equipos deben intervenir en la vida los hombres dependen de su proximidad física, lo cual
escolar, en el meollo de la comunidad, para prevenir la puede ser fácilmente refutado.
enfermedad mental. También deben participar de los Un fenomenólogo, por ejemplo, pertenece a una
media, corrigiendo las informaciones distorsionadas comunidad de conocimiento y diálogo filosófico de-
que propalan sobre salud y enfermedad mental, etc. terminado, y probablemente se halla más comunicado
Por otra parte, dada su cercanía con la comunidad, con un tal Husserl, que murió hace 80 años, que con
estos equipos son capaces de conocer, recoger y aplicar el vecino de la puerta del lado. Un católico convencido
las experiencias e iniciativas populares y de los pueblos puede estar más comunicado con el Papa, al que no co-
originarios en la promoción de la salud mental y en el noce físicamente, que con su colega de trabajo que ve
tratamiento de la enfermedad mental. En fin, deben todos los días.
involucrarse en las actividades de la comunidad de un Un paciente con cáncer está más comunicado con
el Hospital Anderson, de Texas, que con el Centro de Sa-
lud que lo atiende y que queda a una cuadra de su casa,
y dejaría con gusto su “comunidad” para marcharse a
17
Hormazábal y Riquelme, art. cit.
recibir tratamiento allí. En los temas de salud los hom-
18
Thornicroft G; Tansella M. La matriz de la salud mental.
Manual para la mejora de servicios. Madrid, Triacastela,
bres están más comunicados con las prácticas excelen-
2005 tes que con lo que les queda cerca. Pero la excelencia es
19
Vera C. Manual de trabajo para equipos de psiquiatría am- rara. Por eso, está más cerca de la comunidad un servi-
bulatoria en el modelo comunitario de salud mental. Doc. cio de psiquiatría con profesionales exigentes, estudio-
PDF. 2009. sos y motivados, aunque quede a ochenta kilómetros

148 | Psiquiatría universitaria


Hernán Villarino

de la casa del usuario. En la mentalidad “popular”, que está más cerca de la comunidad que cuando uno anda
nosotros compartimos plenamente, la atención de sa- metiéndose físicamente entre los otros sin que lo hayan
lud en un centro comunitario es de inferior calidad de llamado, o importunando a medio mundo con recetas
la que se recibe en un hospital, y sólo están dispuestos prácticas improvisadas.
a ponerse en sus manos ya sea porque se trata de cosas Por último, por muy cerca de la comunidad que ha-
que ellos mismos consideran sencillas o porque no les yan estado los equipos comunitarios, según su propio
queda otra posibilidad. concepto de proximidad, durantes tantos años además,
El concepto físico de comunidad, que ostenta la todavía no han rescatado ningún saber popular ni de los
psiquiatría comunitaria actual, adolece además de una pueblos originarios relativo a la psiquiatría. Es que esa
grave tendencia al infinito. Para, según la entiende, es- expectativa es tan absurda como pretender que porque
tar cerca de la comunidad tiene que extenderse sin me- uno vive muy cerca de Einstein, por ejemplo en la casa
dida. Su demanda de recursos es incontrolada y caren- del lado, que lo saluda cada vez que sale al jardín, que le
te de toda eficiencia. Sin embargo, por mucho que se pregunta como están él y su familia y cómo anda de sa-
aproximen a unos se alejan de otros, porque físicamen- lud, entonces entiende mejor sus teorías cosmológicas
te la comunidad también puede ser representada como que si vive dos cuadras más allá y no lo ve casi nunca.
un círculo infinito cuyo centro está en todas partes.
Nadie puede alcanzar una extensión infinita, pero EL SENTIDO ÉTICO-POLÍTICO DE LA COMUNIDAD
obligarse uno mismo, en nombre de la proximidad con
la comunidad, a participar en actividades para las que El sentido más eminente de lo que la comunidad sig-
los profesionales de la salud mental no tienen ninguna nifica, como en todo lo que es propiamente humano,
experticidad es exponerse al ridículo, y en el fondo al pertenece al ámbito de los símbolos y las producciones
alejamiento progresivo y el desprecio de la comunidad. del espíritu. Es evidente que no son necesariamente
No vemos por qué ni cómo un equipo comunitario pue- miembros de una misma comunidad los que viven físi-
de intervenir en un colegio para promover prácticas de camente próximos sino los que están bajo una misma
salud mental. Para eso, por lo menos, debieran saber de ley. Los ariqueños no pertenecen a la comunidad pe-
pedagogía, pero nada hace suponer que la conozcan. ruana por vivir físicamente más cerca de ellos que del
Lo que digan en ese contexto serán generalidades o ar- resto de los chilenos, ni por las mismas razones los de
bitrariedades, que rápidamente se ganarán el descrédi- Tacna son más chilenos que peruanos. Lo que distingue
to ante los oyentes. Tampoco los equipos comunitarios la comunidad de los chilenos y peruanos no es el idio-
tienen experticidad en temas de comunicación y trata- ma, la raza, el clima, la geografía, etc., sino el que vivan
miento de medios. Sus eventuales intervenciones en bajo leyes distintas.
este ámbito, para corregir “informaciones distorsiona- Entre ley, comunicación y comunidad no puede
das”, corre de nuevo el grave riesgo de pretender limitar establecerse una división tajante desde un punto de
la libertad de información ganándose la descalificación vista conceptual, sino, más bien, un encadenamiento
general y la deshonra más merecida. Y así con toda la in- hermenéutico, porque tanto la ley supone la comuni-
terminable lista de tareas que tienen que acometer los cación, y con ella la comunidad, como la comunicación
equipos de psiquiatría comunitaria, según se catalogan y la comunidad la ley. Para que los hombres se comuni-
en el manual de trabajo de los equipos comunitarios20. quen han de hablar la misma lengua, pero eso ocurre
En cambio, los educadores y los periodistas han re- porque pertenecen a la misma entidad política. Los
currido efectivamente a los psicólogos y psiquiatras del franceses hablan francés hasta el ultimo pueblo fronte-
pasado, han encontrado allí teorías útiles que les sirven rizo, en el del otro lado ya se habla alemán o castellano.
en su actividad, pero porque gracias a su trabajo esos A fin de cuentas, cualquiera podría hablar cualquier
profesionales tenían méritos y prestigio en virtud de idioma, y si hablamos éste en vez de este otro es por
los cuales trascendieron de su propio campo de inves- el mero accidente de haber nacido aquí y no allá. De
tigación. Estaban más cerca de la comunidad aunque modo que las producciones poéticas, íntimas y líricas,
no salieran jamás de sus oficinas, y nunca se les ocurrió de algún modo son posibilitadas por la ley, que hace
andar metidos en los colegios o en la redacción de los que este poeta pertenezca a esta comunidad política,
periódicos. Cuando se hace bien lo que se hace, cuando que por eso hable en esta lengua y que en virtud de ella
se trabaja con la aspiración de la excelencia, siempre se pueda comunicarse.
Un esclavo vive físicamente muy próximo a su amo,
sin embargo entre ellos no hay verdadera comunidad ni
20
Vera Cecilia. Trabajo cit. comunicación verdadera, porque no rige para ambos la

Psiquiatría universitaria | 149


Estudio de los fundamentos científicos y éticos de la psiquiatría comunitaria. II parte

misma ley. Incluso aunque se trate de un amo benévolo LA CONSECUENCIA INDESEADA


y bienintencionado, que no conciba ni se propase ja-
más en su trato humano con el otro, entre ellos sigue La tercera consecuencia mencionada en el punto ante-
habiendo una diferencia abismal y una incomunicación rior era claramente indeseada por sus ejecutores. Los
esencial, que nada puede salvar sino la abrogación de psiquiatras comunitarios, en tanto desarrollaban una
de la ley que los separa. Durante largos periodos de la lucha política noble, entraron en contacto con las fuen-
historia humana se creyó que era la lengua, la cerca- tes del poder, con legisladores, jueces, etc. Adquirieron
nía física, los antepasados comunes, la sangre, el suelo, relevancia, visibilidad, contactos, y eran oídos en todos
etc., la fuente de la comunidad y la comunicación. Pero los foros. Coincidían, en aquella época de los sesenta
desde los filósofos estoicos se estima que todas esas di- y setenta del siglo pasado, con una fuerte corriente fi-
ferencias son accidentales, que los hombre en realidad losófica y social de carácter libertario, y tenían en ese
son esencialmente iguales y que no hay motivos para ambiente un lugar destacado.
que no vivan bajo una misma ley, es decir, potencial y Sin embargo, a diferencia de otros psiquiatras, sus
libremente comunicados todos con todos. Los estoicos escritos eran realmente elementales, soporíferos, mo-
fueron consecuentes con sus posturas, y en el plano nótonos, reiterativos, incapaces de encantar a nadie.
meramente político abogaron incansablemente por la No tenían ideas brillantes ni sugerentes relativas a la
concesión de la ciudadanía romana a todos los colonos psiquiatría, aunque fueran falsas, y en ese sentido esta-
del imperio, hasta que finalmente lo lograron. ban inconmensurablemente lejos de los psicoanalistas,
Los psiquiatras comunitarios originales lo que pre- de los psiquiatras antropológicos, de la existencia, etc.
tendían era un poco lo mismo que los estoicos: que en Sin embargo, si el objetivo original de los psiquiatras
los manicomios y entre los enfermos mentales rigiera la comunitarios era la devolución de los Derechos funda-
ley común, que todos cayéramos bajo la misma ley. Al mentales a los pacientes, asunto que el resto de la psi-
estar los enfermos mentales sujetos a leyes especiales quiatría no se tomó con la seriedad requerida, la verdad
estaban fuera de la comunidad. Esto es suficiente, y no es que importaba bien poco la calidad de su producción
hay para qué suponer, como hacen algunos truculenta científico-literaria. Cuando es la libertad la que está en
e innecesariamente, que las condiciones de vida fueran juego no podemos exigir que además sus defensores
siempre malas. Aquello era lo esencial, no esto, aunque sostengan discursos bellos y sabios. Siendo libres quizá
también tenga su propia importancia. podemos llegar a ser sabios, no obstante, una sabiduría
Ahora bien, de nuestra interpretación anterior se sin libertad, ¿no es un contrasentido?
deducen varias cuestiones. En primer lugar, que los Pero era previsible que una vez concluida su em-
psiquiatras comunitarios de la primera generación se presa, que al fin de cuentas se desarrollaba en los paí-
llamaron comunitarios a sí mismos (asunto que como ses de Occidente de modo que no suponía mayores
dijimos los actuales psiquiatras comunitarios ya no en- peligros y en cambio tenía grandes visos de coronar
tienden), no porque pretendieran acercar o alejar físi- con éxito, los psiquiatras comunitarios tornarían a caer
camente a los pacientes mentales, sino porque en su en el anonimato del que habían salido persiguiendo un
autognosis entendían, correctamente, que al imponer ideal noble. Fue entonces que en su cabeza comenzó
una ley común acercaban a los enfermos a la comuni- a cobrar relevancia y exclusividad la idea de la comu-
dad y la comunicación, del mismo modo que aproxima- nidad como un espacio, como un lugar al que yo pue-
ban a la comunidad con los enfermos mentales, pero do acercarme o del que me puedo alejar, como de ese
no físicamente sino en el ámbito del espíritu y de los supermercado que está en la otra esquina, y con ello
símbolos. (Para acercar a los chilenos, para romper las apareció la interminable guerra contra el manicomio
barreras que los separan y establecer la igualdad, un como lugar físico y los arbitrarios programas teóricos y
psiquiatra comunitario actual seguramente propondrá prácticos comunitarios, que dotan de un ilusorio “fun-
que todos se vengan a vivir a Santiago, o a Iquique, que damento científico” a la psiquiatría comunitaria, y que
para el caso es lo mismo.) Eso era todo, aunque tam- se remiten a la aproximación física de la psiquiatría a la
bién era bastante. En segundo lugar, su empresa tenía comunidad con todos los inconvenientes que discuti-
un carácter exclusivamente ético-político y no requería mos más atrás.
de ningún fundamento científico, como tampoco nece- La comunidad es una relación del espíritu y la li-
sita ningún fundamento científico el derecho a voto de bertad una aspiración del espíritu. Es cierto que ambos
las mujeres. En tercer lugar, el destino de la empresa deben ser encarnados aquí y ahora, de un modo muy
comunitaria quedaba acotado y cesaba el día que se concreto, pero por otra parte pertenecen a todos los se-
lograra su objetivo. res humanos en todos los tiempos, de modo que hay en

150 | Psiquiatría universitaria


Hernán Villarino

ellos un algo de eternidad. En última instancia, la psi- iguales y con todos los Derechos. Pero basada en pre-
quiatría comunitaria degradó esos dos ideales eternos supuestos éticos la psiquiatría comunitaria posterior se
del espíritu en una serie de manías físico-materiales, ha dedicado a cerrar los hospitales psiquiátricos, por
pero no como estrategia destinada a la sobrevivencia ejemplo, bajando notablemente el número de camas
de los pacientes sino de los psiquiatras comunitarios. disponibles. Secundariamente, se han abierto camas
llamadas de agudos, donde por motivos éticos se su-
EL CONTEXTO ACTUAL pone que la estancia máxima no debe pasar de 15 días.
Más allá de eso se favorecería el estigma.
Lo cierto es que ahora el enfermo mental es un ciuda- Sin embargo, las razones por las que se cierran ca-
dano con Derechos civiles, pero no por eso deja de ser mas en los hospitales psiquiátricos o se limita a 15 días
enfermo mental. En la época heroica algunos antipsi- la estancia en las unidades de agudos no pueden ser
quiatras y comunitarios postularon que toda la realidad primariamente éticas sino técnico-administrativas. La
de la locura se debía a los manicomios, y que cerrados primera pregunta es: ¿cómo se trata mejor a este in-
éstos se acabaría también con aquélla, nada de lo cual dividuo y a su patología, de acuerdo con los recursos
ha confirmado la historia. La locura es una realidad de disponibles, en el supuesto de que siempre manten-
los seres humanos cuyo origen desconocemos, y que ga sus derechos civiles? ¿De qué modo se contribuye
no siempre podemos resolver, aunque nada de eso nos mejor a su restablecimiento o curación? Una estancia
autorice a tratar a los pacientes como si no fueran seres corta en cirugía, por ejemplo, un levantamiento precoz
humanos iguales a cualquier otro. De lo que no cabe del recién operado, aunque le duela, no se basa en una
duda es que la enfermedad mental no es un problema apelación a los Derechos Humanos sino en considera-
ético, (aunque suscite problemas éticos como cualquier ciones técnico-científicas. La ética no tiene nada que
otra realidad), ni se resuelve tampoco con respuestas hacer aquí, e invocarla está totalmente fuera de lugar.
éticas, (aunque cualquiera sea la respuesta implemen- Pero la realidad es porfiada. La ausencia de camas
tada debe ser éticamente correcta). de mediana y larga estadía, aparentemente por razo-
Aunque desde un punto de vista ideal los seres hu- nes éticas, ha creado lo que se llama la puerta giratoria
manos somos todos iguales, empíricamente no es así. en las unidades de agudos, pacientes que son dados
Hay niños y viejos, ricos y pobres, sanos y enfermos, de alta apresuradamente y que tienen que volver a
maestros y discípulos, trabajadores manuales e intelec- ingresar una y otra vez trastornando severamente la
tuales, delincuentes y laboriosos, etc. Un padre o una vida familiar. Pero a pesar de todo, la imposibilidad, en
madre no violan ningún Derecho fundamental de su muchos casos, de mantener al paciente con su familia y
hijo pequeño si le impiden, con inusitada energía y deci- en su medio ha dado origen a los Hogares Protegidos,
sión, su libre y pugnaz voluntad de meter los dedos en el que son pequeños asilos, más personalizados que los
enchufe. Jaspers21, sin duda el mayor de los filósofos en antiguos, diseminados por la ciudad.
el tema de la comunicación humana, y por ende sobre Pareciera como si la ética de la psiquiatría comu-
la comunidad humana, ha desarrollado una extensa y nitaria le impidiera ver la realidad de la enfermedad
detallada nómina de las posibilidades de comunicación mental y de sus consecuencias, y del a veces inevitable
con los otros generadas a partir de la existencia empíri- destino que aguarda a tantos pacientes. Por eso, en vez
ca de cada hablante. Por otra parte, desde Aristóteles22, de iluminar, aclarar y mejorar la realidad, impide tomar
sabemos que para conservar la igualdad y la justicia decisiones realistas, y es incapaz de frenar las ocurren-
debemos darle a cada uno un trato desigual. Aristóte- cias prácticas, no probadas y no contrastadas, con que
les construyó una serie de operaciones proporcionales se pretende atenuar los a veces desastrosos efectos de
destinadas a garantizar que el trato fuera siempre igual, sus políticas. Es frente a la realidad, y en relación con
pero con una igualdad proporcional, no numérica. su capacidad técnica para resolver realmente los pro-
El término comunitario estaba plenamente justifi- blemas que se le plantean cómo el psiquiatra tiene que
cado en otras épocas de la psiquiatría, porque lo que se reflexionar éticamente, pero no al revés, no se pueden
hacía era sacar a los enfermos del ostracismo y volver- deducir procedimientos técnicos de mandatos éticos.
los a la comunidad, es decir, a considerarlos ciudadanos
LA ÉTICA COMO TIRANÍA PERSONAL
21
Jaspers K. Filosofía (T. II). Madrid, Revista de Occidente, Sin embargo, esta inundación ética comunitaria ¿se
1958. basa realmente en los Derechos Humanos? Desde lue-
22
Aristóteles. Op.cit. go que no. Sólo traduce la perspectiva ética personal de

Psiquiatría universitaria | 151


Estudio de los fundamentos científicos y éticos de la psiquiatría comunitaria. II parte

los psiquiatras comunitarios, que no le han pregunta- Es allí donde el psiquiatra comunitario impone su ley
do a nadie si las cosas deben hacerse como ellos dicen incontestablemente. En otros ambientes se soslaya
que deben, que no aceptan restricciones en sus postu- totalmente las propuestas éticas, técnicas y científicas
ras, que no atienden las demandas que les hacen los comunitarias, pero no por ello se obra contra los Dere-
familiares o los mismos pacientes, ni por supuesto sus chos Humanos. Es más, tan poco universal es la ética
colegas, y han dispuesto los servicios acorde con sus comunitaria que muchos psiquiatras son comunitarios
propios valores, descalificando a todo el que matice o por la mañana pero por la tarde regentan clínicas clá-
no coincida con ellos. sicas donde residen pacientes de por vida, o trabajan
Pero los Derechos Humanos suponen la pluralidad solos en sus consultas, sin ese equipo multiprofesional
ética. No consisten en que un iluminado venga a decir- que en las mañanas se reputa de indispensable e insos-
nos en qué consisten sino en la posibilidad de dialogar, layable.
de poner sobre la mesa todas las perspectivas, de escu-
char todas las razones, porque todos tienen Derechos. COMENTARIOS FINALES
Cada uno tiene la libertad de vivir según lo que crea,
según sus propios valores, que no tienen por qué ser La actual doctrina comunitaria de los Derechos Huma-
los del vecino, y en tanto no atente contra los Derechos nos es tan poco rigurosa, tan decepcionante y con tan
ajenos. Nadie le concedió al psiquiatra comunitario la poca sustancia como su modelo biopsicosocial o el de
potestad de recusar como una falta a la ética la petición la praxis. Una misma línea de esterilidad y arbitrarie-
de un familiar, o de un paciente, que ya no puede se- dad la recorre en todas y cada una de sus expresiones.
guir viviendo en las condiciones que está y que solicita La falta de densidad teórica que hemos visto en otros
alguna forma de asilo a causa de la enfermedad mental. terrenos se comprueba también en este. Los Derechos
La ética comunitaria, por lo demás, no es pública, Humanos, en la psiquiatría comunitaria, tristemente no
mejor dicho, no es universal, se remite y surte efec- pasan de ser un slogan, y a nuestro entender, respecto
tos en quienes tienen pocos recursos económicos y de ellos no se ha reflexionado con la altura y seriedad
dependen de los servicios públicos para su atención. que exige el tema.

152 | Psiquiatría universitaria


Salud mental. Ciencias de la salud mental. Conceptos ordinarios. Conceptos científicos. Conceptos
cargados de teoría. Capacidades mentales
Mental health. Mental health sciences. Ordinary concepts. Theory-laden concepts. Mental capacities

ENSAYO

El concepto de desorden mental:


una propuesta1, 2
(Rev GPU 2010; 6; 2: 153-165)

Alfredo Gaete3

Durante los últimos años se ha producido una discusión importante en torno al concepto de desorden
mental. Varias explicaciones de dicho concepto han sido aventuradas, pero ninguna de ellas parece
haber respondido con éxito tanto a la pregunta qué significa que una cierta condición mental sea
un desorden como a la pregunta qué significa que un cierto desorden sea mental. En este artículo
propongo una explicación de la noción de desorden mental que, si estoy en lo correcto, proporciona
respuestas satisfactorias a ambas preguntas. Además, esta explicación (a diferencia de otras
explicaciones presentadas en la literatura sobre el tema) satisface los requerimientos para el logro
de un objetivo fundamental que subyace al proyecto de dilucidar el concepto de desorden mental,
a saber, posibilitar la existencia de un diálogo entre profesionales de la salud mental que tienen
orientaciones teóricas distintas. Para cumplir con este objetivo, la explicación que aquí se ofrece no
está basada en ningún marco teórico particular, sino en conceptos (tanto ordinarios como técnicos)
que no están cargados de teoría. En la última parte del artículo, argumento que se sigue de la
mayoría de las visiones sobre el concepto de desorden mental que las disciplinas que se ocupan de
explicar algunos desórdenes mentales no son ramas de la medicina; y que el tratamiento de algunos
desórdenes mentales no es una cuestión de intervención médica.

1
Gaete Alfredo. The Concept of Mental Disorder: A Proposal. Philosophy, Psychiatry & Psychology 15:4 (2008), 327-339. © 2009
The Johns Hopkins University Press. Reprinted with permission of The Johns Hopkins University Press.
2
Traducción desde el inglés al castellano a cargo de André Sassenfeld.
3
Psicólogo Pontificia Universidad Católica de Chile, Doctor en Filosofía, The University of Manchester.

Psiquiatría universitaria | 153


El concepto de desorden mental: una propuesta

S e ha dicho mucho sobre el concepto de desorden


mental en los últimos años. En particular, dada la
amplísima variedad de condiciones que los profesio-
Debido a que este trabajo trata en lo principal del
concepto de desorden mental, comienzo haciendo re-
ferencia y aplicando al asunto algunas distinciones im-
nales de la salud mental clasifican como desórdenes portantes acerca de los conceptos en general.
mentales4, se han llevado a cabo diversos intentos por
proporcionar respuestas satisfactorias al menos a las Conceptos cargados de teoría y el concepto
dos siguientes interrogantes generales: de desorden mental

(1) ¿Qué significa que todas estas condiciones sean Cualquier hablante competente de cualquier idioma
desórdenes? (castellano, inglés, chino, etc.) posee la mayoría de los
(2) ¿Qué significa que todas estas condiciones sean conceptos normalmente utilizados en las interacciones
mentales? sociales cotidianas (no técnicas), así como un reperto-
rio de términos ordinarios para expresarlos. La mayor
La pregunta (2) ha sido, a su vez, dividida en dos parte de tales conceptos y términos se adquiere sim-
sub-preguntas: plemente al estar involucrado en tales interacciones co-
tidianas. En particular, no se necesita aprender ninguna
(2.1) ¿Qué significa “mental”? teoría especial para adquirirlos. Pero con algunos con-
(2.2) ¿Qué tiene de mental el desorden mental? ceptos científicos la situación es diferente. Por ejemplo,
no existe ninguna posibilidad de adquirir el concepto
Hasta ahora, ninguna explicación de la noción de de neutrino sin aprender algo de física; y para que una
desorden mental entre las que pueden encontrarse persona comprenda el concepto de contratransferen-
en la literatura parece proveer de respuestas satisfac- cia tiene que aprender un poco (o quizás mucho) de
torias a ninguna de estas dos preguntas (y, por cierto, psicoanálisis. Los conceptos de este tipo están, a dife-
no a ambas). Además, la mayoría de los trabajos han rencia de los conceptos ordinarios, cargados de teoría5.
estado casi exclusivamente focalizados en la pregunta Nacen como parte de ciertas teorías y, por lo tanto, para
1, como si la discusión en torno a las cuestiones que comprenderlos tenemos que aprender tales teorías, al
arroja la pregunta 2 fueran más bien subsidiarias (ver menos en alguna medida. Más aún, para usar estos
Brülde & Radovic, 2006a). Parte del propósito de este conceptos –esto es, para desempeñar la tarea teórica
artículo es ofrecer una explicación del concepto de des- para la cual han sido creados– uno tiene que aceptar las
orden mental que, desde mi punto vista, proporciona teorías en cuestión. Por ejemplo, para que un químico
respuestas satisfactorias tanto a la pregunta 1 como a emplee el concepto de flogisto (que está cargado de
la 2. Argumentaré que una ventaja importantísima de teoría), diciendo, pongamos por caso, que ha medido
mi propuesta es que, a diferencia de otras, cumple con la cantidad de flogisto involucrado en una cierta com-
los requerimientos para el logro de un objetivo funda- bustión, tiene que aceptar la teoría que le da existencia
mental que subyace a todo el proyecto de elucidar el al flogisto (que es la razón por la cual ningún químico
concepto de desorden mental. Otro objetivo de este ar- contemporáneo utiliza tal concepto). De igual modo,
tículo es brindar apoyo a la afirmación de que los desór- para que un psicólogo emplee el concepto de contra-
denes mentales no son necesariamente enfermedades, transferencia, por ejemplo aseverando que la contra-
y establecer algunas conclusiones que tocan tanto la transferencia puede ser una herramienta terapéutica
explicación como el tratamiento de algunos desórde- importante, tiene que aceptar la teoría de acuerdo a la
nes mentales. cual la contratransferencia existe (que es la razón por la
cual Skinner nunca utilizó tal concepto). Naturalmen-
te, uno no necesita aceptar la teoría del flogisto para
pronunciar frases como (i) “La teoría del flogisto fue
formulada durante el siglo diecisiete” o (ii) “El flogisto
4
Por ejemplo, trastornos del ánimo, disfunciones de la me- no existe”. Pero al pronunciar frases como éstas uno no
moria, trastornos obsesivo-compulsivos, retraso mental,
está utilizando el concepto de flogisto con la finalidad
trastorno de déficit atencional con hiperactividad, de-
pendencia del alcohol, disfunción eréctil, cleptomanía,
anorexia nerviosa, trastornos del sueño, exhibicionismo,
autismo, piromanía, esquizofrenia, trastornos del apren- 5
Ver Quine [1992] respecto de la noción de lo cargado de
dizaje, fobias, trastornos de la personalidad, ludopatía, teoría –aunque él habla de términos cargados de teoría
demencias, etc. más que de conceptos.

154 | Psiquiatría universitaria


Alfredo Gaete

de llevar a cabo la tarea teórica para la cual fue creado. “todas las teorías del desorden mental presuponen
(De hecho, al pronunciar [ii] el concepto está siendo un concepto pre-teórico común de desorden men-
empleado para rechazar la necesidad de dicha tarea.) tal tal como se expresa en la definición teóricamen-
No todos los términos técnicos usados por los te neutral del DSM-III-R. Dicho concepto especifica
científicos están, por supuesto, cargados de teoría. el dominio de condiciones que tales teorías tienen
Los conceptos de sintaxis, ceteris paribus y mitocon- que explicar si se pretende que sean teorías espe-
dria son todos conceptos científicos técnicos cuyo uso cíficamente del desorden mental, proporcionando
no involucra necesariamente ningún compromiso con así el pegamento que mantiene unido el campo
ninguna teoría particular. Además, algunos términos de la salud mental. Debido a que el concepto es
pueden ocuparse para expresar tanto conceptos cien- neutral en cuanto a teoría, puede actuar como
tíficos como conceptos ordinarios. Por ejemplo, es muy base para la creación de un manual a-teórico. Para
probable que el término “enana blanca” exprese un lograr esto, el conjunto de criterios para cada ca-
cierto concepto cuando aparece en una revista de as- tegoría de desorden listado en el DSM-III-R tiene
tronomía y otro muy distinto cuando se lo emplea para que poseer validez como indicador de desorden
caracterizar una persona como caucásica pequeña6. De cuando es juzgado por el concepto pre-teórico por
manera similar, es altamente probable que el término sí solo, con independencia de cualquier supuesto
“energía” exprese conceptos diferentes en “Me sien- teórico adicional” (p. 232).
to lleno de energía” y “La energía total de un sistema
siempre permanece constante”. Por otro lado, muchos Por otro lado, se encuentran aquellos que piensan
conceptos ordinarios son usados en ciencia y, al menos que el concepto en cuestión tiene que estar cargado de
algunos de ellos, pueden ser expresados por términos teoría, como parece ser, por ejemplo, la perspectiva del
tanto técnicos como ordinarios. Así, un biólogo podría propio Wakefield (1992a):
utilizar normalmente el término ordinario “perro” tanto
como el término técnico “canis familiaris” para expresar “la investigación psicológica de los mecanismos
el concepto (ordinario) de perro. mentales normales guiada por la teoría es crítica
Apliquemos ahora estas distinciones al concepto para una comprensión de la patología. Sin impor-
de desorden mental. Está claro que “desorden men- tar cuán útil pueda ser un manual a-teórico por
tal” es un término técnico, porque la gente no lo usa ahora, la distinción entre desorden y no desorden
normalmente en interacciones sociales cotidianas no depende en última instancia de inferencias teóri-
técnicas. Es un término acuñado por científicos con cas empíricamente confirmadas sobre el funciona-
la finalidad de servir a una cierta función en ciencia. miento normal de mecanismos internos” (p. 245).
La pregunta es, pues, si los especialistas lo usan para
expresar un concepto ordinario o uno técnico; y, si lo En lo que sigue tomaré partido por la primera pers-
segundo es el caso, si se trata o no de un concepto pectiva, esto es, el punto de vista de que el concepto de
cargado de teoría. Pero éstas son preguntas bastante desorden mental no debiera ser un concepto cargado
difíciles, dado que los especialistas tienden a estar en de teoría. Pienso que es un concepto técnico y cien-
desacuerdo acerca del significado que el término téc- tífico, es decir, un concepto usado sólo en contextos
nico “desorden mental” debiera expresar –que es, di- técnicos al interior de la ciencia; pero también pienso
cho sea de paso, la razón por la cual existe la presente que, a diferencia del concepto de contratransferencia,
discusión. En particular, no existe un acuerdo general y más como el concepto de sintaxis, su uso no requiere
sobre si el término debiera o no expresar un concepto la aceptación de ninguna teoría particular. En caso de
cargado de teoría. Por un lado, muchos profesionales que el hecho de que muchos (quizá la mayoría) de los
de la salud mental (tal vez la mayoría, pero de eso no profesionales de la salud mental estén felices de enten-
estoy seguro) piensan que el concepto de desorden der el concepto en cuestión de esta forma no sea sufi-
mental no debiera estar cargado de teoría. Por ejemplo, ciente para justificar esta opción, permítaseme ofrecer
tal como ha hecho notar Wakefield (1992a), siguiendo otra buena razón para ello (que es plausiblemente la
el proyecto que subyace al DSM-III-R: razón por la cual muchos o la mayoría de los profesio-
nales adoptan esta postura). Una de las características
de los conceptos cargados de teoría es que, como he-
mos señalado, para hacer uso de ellos resulta necesario
aceptar la teoría de la cual provienen. Así, un concepto
6
El ejemplo fue tomado de Bach 1987. de desorden mental cargado de teoría proveniente,

Psiquiatría universitaria | 155


El concepto de desorden mental: una propuesta

por ejemplo, del psicoanálisis dejaría sin la posibilidad “desorden físico” y “desorden social”, el término “desor-
de emplearlo a cualquier profesional de la salud men- den” puede entenderse como significando una condi-
tal que no aceptara tal teoría. Tal como ocurre con el ción en la que las cosas no se encuentran como se es-
concepto psicoanalítico de contratransferencia, el uso pera (que, dicho sea de paso, es una de las definiciones
del concepto de desorden mental sería el privilegio de dadas por el diccionario). Por supuesto, existen formas
aquellos que aceptan (al menos en parte) el enfoque muy diferentes en las que algo puede no encontrarse
psicoanalítico. O, si se quiere, cada teoría particular ten- tal como se espera, pero eso no significa que existan
dría su propio concepto de desorden mental, esto es, el diferentes sentidos en los cuales uno puede decir que
término “desorden mental” expresaría diferentes con- algo no se encuentra como se espera7.
ceptos dentro de diferentes teorías. Esto, por supuesto, No obstante lo anterior, sí creo que las tres expre-
podría perfectamente bien ser el caso, aunque la exis- siones “desorden mental”, “desorden físico” y “desorden
tencia de un diálogo entre profesionales con distintas social” pueden usarse para referirse a distintos tipos de
orientaciones teóricas se haría imposible. La razón es condiciones. Pero esto no se debe a una supuesta ambi-
que el diálogo es posible sólo cuando existe un lengua- güedad del término “desorden”, sino más bien a que los
je común; y para que exista un lenguaje común entre adjetivos “mental”, “físico” y “social” son normalmente
profesionales con distintas orientaciones teóricas, tal utilizados con la finalidad de caracterizar diferentes ti-
lenguaje no puede apoyarse en la aceptación de ningu- pos de condiciones. Así, aun cuando “desorden físico” y
na de las teorías particulares que éstos favorecen. Por “desorden mental” pueden usarse para hacer referencia
otra parte, la existencia de este diálogo se requiere para a una cierta condición en una persona, “desorden social”,
que los especialistas evalúen y, cuando sea apropiado, puede usarse para referirse a una cierta condición so-
combinen diferentes teorías explicativas de cualquier cial; y aun cuando “desorden físico” (o “desorden somá-
desorden mental particular y también para que eva- tico”) puede utilizarse para hacer referencia a una cierta
lúen y combinen diferentes tratamientos orientados condición en el nivel de los estados y procesos corpo-
teóricamente. De modo que si cosas como éstas son rales de una persona, “desorden mental” puede usarse
deseables –y aquí asumiré que lo son– un concepto de para referirse a una cierta condición en el nivel de los
desorden mental cargado de teoría es inservible. estados y procesos mentales de una persona (sobre el
En consecuencia, el concepto de desorden mental significado de la expresión “mental”, ver más abajo). Una
que propongo en este artículo no está cargado de teo- consecuencia de esto es que incluso si el concepto de
ría. Así entendido, tal concepto está disponible para ser desorden expresado por “desorden físico” es el mismo
utilizado por parte de cualquier profesional de la salud que aquel expresado por “desorden mental” (digamos,
mental con independencia de sus preferencias teóricas, el concepto de una condición en la cual las cosas no se
de tal modo que no constituye un obstáculo epistemo- encuentran como se espera), el criterio o los criterios
lógico para la existencia de un diálogo entre profesio- en virtud de los cuales establecemos si acaso existe un
nales con distintas orientaciones teóricas. desorden pueden ser completamente distintos en cada
Una última consideración preliminar. En un artí- caso (como se observó, hay diferentes formas en las que
culo reciente, Gipps (2006) afirma que, debido a que algo puede no encontrarse como se espera).
las expresiones “desorden mental”, “desorden físico” y A la luz de estas consideraciones, mi discusión de
“desorden social” son empleadas para hacer referencia los criterios del concepto de desorden se focaliza en
a diferentes tipos de cosas, el término “desorden” tiene los criterios de tal concepto sólo cuando se usa como
diferentes sentidos. Desde mi punto de vista, postular constituyente del concepto de desorden mental. En
estos supuestos sentidos diferentes es precipitado. Tal otras palabras, mi propuesta se ocupa exclusivamente
como ha sugerido Kripke (1998), “en filosofía, postular de los criterios en virtud de los cuales un desorden de-
ambigüedades cuando se está en problemas es la estra- biera ser diagnosticado en la esfera de lo mental, con
tegia del hombre flojo” (p. 243). El hecho de que las ex- independencia de si tales criterios son apropiados o no
presiones “buena persona” y “buena acción” sean usa- para diagnosticar desórdenes físicos (o somáticos), des-
das para referirse a diferentes tipos de cosas, a saber, órdenes sociales o cualquier otro tipo de desorden. Con
personas y acciones, respectivamente, no significa que este importante punto en mente, abordemos ahora la
“buena” se esté empleando en dos sentidos distintos. pregunta 1.
Análogamente, es perfectamente posible y plausible
que lo mental, lo físico y lo social sean diferentes tipos
de cosas sin que esto implique que el término “desor- 7
Gipps parece estar un tanto enredado en lo que Matthews
den” sea ambiguo. Por ejemplo, en “desorden mental”, (1972) denominó “la confusión sentido-forma”.

156 | Psiquiatría universitaria


Alfredo Gaete

El concepto de desorden válido del concepto de desorden a la luz del objetivo


de posibilitar un diálogo entre profesionales de la salud
En un artículo reciente sobre el concepto de desorden mental con diferentes orientaciones teóricas.
(mental), Ross (2005) observó que cualquier proyecto Permítaseme entonces proponer una explicación
de diferenciación entre desorden y no-desorden re- del concepto de desorden que sí proporciona criterios
quiere que se traten al menos dos cuestiones, a saber: en virtud de los cuales profesionales de la salud mental
(i) con qué objetivo se hace la diferenciación y (ii) qué con distintas orientaciones teóricas pueden determi-
criterio o criterios del concepto de desorden sirven nar, y encontrar acuerdo respecto de si una persona tie-
mejor al cumplimiento de ese objetivo. También ad- ne o no un desorden. La propuesta es que una persona
virtió que la validez del criterio o criterios postulados tiene un desorden (mental) si, y solo si,
depende del objetivo en cuestión. Así, si (i) el objetivo
(o uno de los objetivos) es posibilitar un diálogo entre (a) tal persona carece (en cierto grado) de alguna ca-
profesionales de la salud mental con diferentes orien- pacidad o conjunto de capacidades (mentales) que
taciones teóricas, entonces (ii) el criterio para que algo se esperaría que poseyera dada su edad y su cultu-
sea un desorden no puede ser un criterio que plantee el ra; y
concepto de desorden mental como un concepto car- (b) la falta de esa capacidad (o conjunto de capacida-
gado de teoría. En esta sección ofrezco una explicación des) le causa algún tipo de perjuicio.
del concepto de desorden que no se apoya en el uso de
ningún concepto cargado de teoría. Pero antes de eso Para aclarar el significado preciso de “capacidad
argumento que a la luz del objetivo de posibilitar un mental” tenemos que esperar hasta que abordemos la
diálogo entre profesionales con distintas preferencias pregunta 2. Por el momento, espero que resulte relati-
teóricas, algunas conceptualizaciones de desorden que vamente innegable que los conceptos de capacidad (y
se han planteado –a saber, las de Wakefield (1992b), falta de capacidad), expectativa, edad, cultura, causa y
Megone (2000) y Nordenfelt (1995)– no ofrecen crite- perjuicio son todos conceptos ordinarios, libres de teo-
rios válidos del concepto de desorden. ría. No se requiere tener ninguna postura teórica espe-
Desde la perspectiva de Wakefield (1992b), un des- cial para hacer y entender afirmaciones del tipo “no se
orden es una falla perjudicial de los mecanismos inter- espera que una persona de tal y tal edad y cultura carez-
nos de una persona a la hora de llevar a cabo su función ca de tales y tales capacidades”, “tal y tal causa tal y tal”
natural, donde lo que cuenta como función natural y “tal y tal es perjudicial para ella”. Ser hispanohablante
está definido de acuerdo a (la versión de Wakefield de) basta y sobra. (Con “el concepto de cultura” evidente-
la teoría evolucionaria. El enfoque de Megone (2000) mente no me refiero a un concepto cargado de teoría
comparte la idea de Wakefield acerca de la falla de la creado por un cientista social, sino a la noción común
función natural, pero ésta es conceptualizada en virtud que ocupamos cuando, en conversaciones cotidianas,
de (la versión de Megone de) la teoría aristotélica de la hablamos por ejemplo de las “diferencias culturales”
función de los seres humanos. Por último, Nordenfelt o las “prácticas culturales” de la gente.) Por otro lado,
(1995) sugiere que una persona tiene un desorden si no para determinar que se espera que una persona tenga
es capaz de cumplir sus metas vitales, donde las metas tales y tales capacidades dadas tanto su edad como su
vitales de una persona están definidas por la teoría de cultura, ciertamente se puede recurrir a ciertas teorías
Nordenfelt acerca de las metas vitales y la felicidad. (En (por ejemplo, ciertas teorías psicológicas y antropoló-
realidad, ni Megone ni Nordenfelt utilizan el término gicas); pero esto de ninguna manera significa que uno
“desorden”, sino más bien “enfermedad”. No obstante, tiene que aprender aquellas teorías para adquirir los
asumo que emplean este último término para expre- conceptos de expectativa y edad. (Asumo que decir que
sar el concepto de desorden –cualesquiera que sean en se esperaría de una persona que poseyera un cierto gra-
definitiva los criterios de dicho concepto.) De modo que do de capacidad dada su cultura equivale a decir que se
las explicaciones que Wakefield, Megone y Nordenfelt esperaría que la mayoría de las personas de esa misma
ofrecen para el concepto de desorden involucran nocio- cultura poseyeran tal capacidad en tal grado. Por su-
nes cargadas de teoría –tales que para poder hacer uso puesto que a veces puede resultar difícil establecer esto
del concepto en cuestión se requiere que uno acepte –que es una de las razones por la cuales el diagnóstico
la versión de la teoría evolucionaria de Wakefield o la de un desorden puede ser difícil de realizar.)
versión de la teoría aristotélica de Megone o la teoría Respecto del criterio (b), lo he introducido debido a
de las metas vitales y la felicidad de Nordenfelt. Ningu- lo siguiente. Puesto que la lista de las capacidades men-
na de estas explicaciones proporciona pues un retrato tales que comúnmente se espera que la gente tenga

Psiquiatría universitaria | 157


El concepto de desorden mental: una propuesta

es bastante larga, de muy pocas personas, si es que de sería considerada como alguien que carece de la capa-
alguna, puede afirmarse que posea todas esas capaci- cidad de percibir el mundo de forma correcta, en otras
dades. Así, a no ser que queramos decir que todos tie- culturas sería considerada como alguien que, por el
nen un desorden, tiene que proponerse un criterio para contrario, tiene la capacidad de ver lo que las personas
discriminar entre faltas “normales” de capacidad y des- comunes no pueden ver. Por lo tanto, una persona que
órdenes. Mi propuesta es que para que la falta de una tiene alucinaciones es diagnosticada como alguien que
cierta capacidad sea un desorden tiene que resultar en tiene un desorden en algunos contextos culturales,
efectos perjudiciales para esa persona –un criterio que, pero no en otros. Espero que hoy en día este grado de
dicho sea de paso, se encuentra en línea con muchas relativismo cultural no resulte molesto para la mayoría
de las intuiciones de los profesionales de la salud men- de los teóricos y, en esta línea, asumo que no necesito
tal. Así, por ejemplo, muchos profesionales de la salud presentar aquí ningún argumento a favor de la posibili-
mental considerarían que un hombre que carece de la dad de dicho relativismo ciencia o en general.
capacidad de controlar la eyaculación no tiene un des-
orden si la falta de tal capacidad no le causa ningún tipo El concepto de lo mental
de perjuicio, por ejemplo si resulta que el hombre en
cuestión practica el celibato. Naturalmente, cómo deci- Pasemos ahora a la pregunta 2; más específicamente,
dir si una consecuencia particular es o no perjudicial es a la pregunta 2.1. Recientemente, Brülde y Radovic
un asunto debatible –y ese debate trasciende discusio- (2006a) han hecho notar la poca atención que esta
nes meramente conceptuales, porque tiene que ver con pregunta ha recibido en las discusiones sobre el con-
adoptar una cierta postura ética (y, en ocasiones, tam- cepto de desorden mental. No obstante, la respuesta
bién política). Tal postura, sea la que sea, en última ins- que ofrecen a ella está lejos de ser satisfactoria. Según
tancia determinará la línea divisoria entre lo “normal” y ellos, existen tres características que los filósofos han
lo “anormal”. Por ejemplo, mientras que en ciertos con- considerado como “el sello de lo mental”, a saber: sub-
textos culturales el suicidio es considerado como algo jetividad, conciencia fenoménica e intencionalidad (en
perjudicial, en otros puede ser considerado como (por el sentido técnico de “intencionalidad” introducido por
ejemplo) un acto (beneficioso) de honor; de modo que Brentano [1995], en el cual decir de un estado mental
una persona que carece de capacidades mentales que la que es intencional significa decir que hace referencia a
habrían ayudado a no cometer suicidio tiene un desor- un contenido o que está dirigido hacia un objeto; así,
den en algunos contextos culturales, pero no en otros. por ejemplo, “en la presentación algo es presentado, en
Nótese que a pesar de que una persona que tie- el juicio algo es afirmado o negado, en el amor, amado,
ne una cierta postura ética puede describirse como en el odio, odiado, en el deseo, deseado y así sucesiva-
teniendo una “teoría ética”, su concepto de perjuicio mente” [p. 88]). Ahora bien, la subjetividad, al menos tal
no depende de tal “teoría”. Esto puede mostrarse se- como Brülde y Radovic (2006a) la entienden –a saber,
ñalando el hecho de que dos personas que tienen el como la supuesta “privacidad” de los estados mentales
mismo concepto de perjuicio pueden perfectamente en el sentido de que “uno tiene algún tipo de ´acceso
tener diferentes posturas éticas. Pueden estar en des- privilegiado´ a los contenidos de la propia mente” (p.
acuerdo respecto de si algo es perjudicial, pero eso no 102)– de ninguna manera sería considerada una carac-
quiere decir que entienden la afirmación “x es perju- terística de lo mental (o, a fortiori, el sello de lo mental)
dicial” de dos modos distintos; más bien, no están de por muchos filósofos de la mente (ver por ejemplo Ayer
acuerdo respecto de si x satisface los criterios para ser [1968], Kim [1998], Ryle [1984], Wittgenstein [1974] y
perjudicial. Si tienen un desacuerdo genuino, esto es, Wright [1989]). Por otro lado, aun cuando la intencio-
si entienden lo que el otro está diciendo, no tienen un nalidad y la conciencia fenoménica están presentes en
problema conceptual sino una diferencia de opinión. muchos ítem mentales, es bastante claro que están au-
(Sin duda elucidar el concepto ordinario de perjuicio sentes en otros. Por ejemplo, la capacidad de resolver
requeriría de un esfuerzo teórico importante; pero eso problemas aritméticos o la capacidad de hacer chistes
no equivale a decir que el concepto mismo está car- son ambas capacidades mentales a pesar de que no son
gado de teoría. En cualquier caso, una elucidación del ni estados intencionales ni episodios que tienen lugar
concepto ordinario de perjuicio se encuentra más allá en la corriente de conciencia de las personas.
del alcance de este artículo.) ¿Cómo, entonces, podemos dar cuenta del hecho
Que cuenta como falta de capacidad también es re- de que entre lo mental es posible encontrar tal diver-
lativo al contexto cultural. Por ejemplo, mientras que en sidad de cosas como deseos, capacidades, sueños, ac-
algunas culturas una persona que tiene alucinaciones ciones, recuerdos, creencias, dolores, imaginaciones,

158 | Psiquiatría universitaria


Alfredo Gaete

ánimos, intenciones, seres, percepciones, miedos, re- es una santa” que uno es capaz de entender que, al
flexiones, virtudes morales y sensaciones? Alguien po- pronunciar la segunda frase, quien habla puede estar
dría pensar que esta enorme variedad al interior de lo usando tal palabra para referirse a una persona amable
mental se debe simplemente a que el término “mental” y desinteresada.
es ambiguo, esto es, que es utilizado para expresar di- Además, no todos los conceptos son de tal natu-
ferentes conceptos (algo así parece ser el punto de vista raleza que podemos proporcionar un análisis de éstos
de Rorty [1979]). Al menos está claro que, al usar tal en términos de condiciones necesarias y suficientes. Por
palabra, las personas (tanto la gente en general como ejemplo, tal como advirtió Wittgenstein (1974), algu-
los filósofos en particular) no siempre quieren decir lo nos conceptos no están determinados por un conjunto
mismo. Por ejemplo, considérense las siguientes frases: de condiciones necesarias y suficientes sino más bien
por ciertas similitudes entre los ítem que engloban, de
(a) “Los dolores no son meramente disposiciones a tal manera que tales similitudes, como aquellas entre
llorar, quejarse y así sucesivamente; también tie- los miembros de una familia, se superponen y cruzan.
nen un aspecto mental”. El concepto de juego es el ejemplo clásico. No hay nada
(b) “Algunos procesos mentales son inconscientes”. que sea común a todas las cosas que se llaman “juegos”
(c) “La capacidad de hacer aritmética es una capaci- y sólo a ellas, pero aún así todas esas cosas se parecen
dad mental importante”. en uno u otro aspecto; y es en virtud de tales similitudes
que todas están englobadas en el mismo concepto. Esta
La frase (a) podría ser pronunciada (por ejemplo) concepción fue efectivamente utilizada por Feigl (1967)
por un filósofo que llama la atención sobre la (su- para ofrecer una conceptualización de lo mental. Según
puesta) falla de algunas versiones del conductismo y él, el concepto de lo mental debe ser entendido como
del funcionalismo a la hora de dar cuenta del carácter un concepto de parecido de familia, de tal manera que
“fenoménico” o “cualitativo” del dolor, caso en el cual no habría nada exclusivamente común a todos los ítem
estaría usando “mental” para significar “fenoménica- mentales, pero aun así todos ellos se parecerían unos
mente consciente”. Sin embargo, alguien (tal vez el mis- a otros de una u otra forma –y sería en virtud de tales
mo filósofo) que pronuncia la frase (b) definitivamente similitudes que caerían bajo el concepto de lo mental.
no está usando “mental” de la misma manera; quizá lo Entender el concepto en cuestión como un con-
que quiere decir en este caso es “intencional”. Por otro cepto de parecido de familia nos permite explicar la
lado, alguien (tal vez de nuevo el mismo filósofo) que tremenda variedad de cosas que podemos encontrar
pronuncia la frase (c) puede estar usando “mental” sim- al interior de lo mental (sin tener que postular ambi-
plemente para significar “inteligente” (sin querer decir güedad). Por ejemplo, creencias, percepciones y virtu-
“fenoménicamente consciente” ni “intencional”). des morales se parecen en cuanto son (o, como es el
Por cierto que el hecho de que las personas hagan último caso, consisten de) estados intencionales; per-
uso de la palabra “mental” para significar diferentes cepciones, sensaciones, sentimientos e incluso algu-
cosas no implica que tal palabra tiene distintos signifi- nos estados de ánimo se parecen en cuanto son (o al
cados o expresa diferentes conceptos. Porque una cosa menos pueden ser) fenoménicamente conscientes; las
es lo que cierta expresión significa, esto es, lo que los virtudes morales y capacidades superiores se parecen
filósofos del lenguaje llaman “significado lingüístico” o en cuanto ambas son disposiciones inteligentes; y así
“significado literal”, y otra cosa bien distinta es lo que sucesivamente. Otros usos de “mental” son más indi-
alguien que habla quiere significar al emplear una cier- rectos que éstos en el sentido de que derivan de los
ta expresión (véase, por ejemplo, Bach, 1987; Kripke, usos directos. Por ejemplo, si un cierto ser (p. ej., un ser
1998; Recanati, 2004). En consecuencia, por ejemplo, humano) tiene estados o procesos mentales puede ser
alguien que pronuncia la frase “Mi abuela es una santa” caracterizado como ser mental (o como ser que tiene
puede estar utilizando la palabra “santa” para referir- una mente). De la misma forma, la capacidad de te-
se a una persona amable y desinteresada, pero eso no ner estados fenoménicamente conscientes no es en sí
implica que la palabra “santa” sea ambigua, esto es, misma fenoménicamente consciente, pero puede cla-
que habría tenido un significado (literal) diferente si sificarse como mental de modo derivativo en virtud de
quien habla hubiese estado hablando de una santa en que involucra estados fenoménicamente conscientes (a
vez de hablar de su abuela (el ejemplo fue tomado de saber, estados que cualifican como mentales en el uso
Bach [1987]). Por el contrario, se debe precisamente a directo de “mental”).
que “santa” tiene el mismo significado (literal) en (por Así, la intencionalidad, la conciencia fenoménica
ejemplo) “Teresa de Jeús es una santa” y “Mi abuela y la inteligencia son tres características diferentes en

Psiquiatría universitaria | 159


El concepto de desorden mental: una propuesta

virtud de las cuales algo puede incluirse directa o indi- (b) la falta de esa capacidad (o conjunto de capacida-
rectamente en el concepto de lo mental. Quizá son las des) le causa algún tipo de perjuicio.
únicas tres, quizá no. Aquí asumiré que lo son, porque
me parece que no existe ningún ítem mental de cuyo Evaluemos ahora cómo funciona esta explicación
carácter mental no pueda darse cuenta en virtud de al cuando se aplica a algunos casos a los que normal-
menos una de estas tres características. mente se hace referencia con la expresión “desorden
mental”. Considérese, por ejemplo, el caso de los así lla-
Un concepto de desorden mental libre de mados “trastornos del aprendizaje”. Está claro que éstos
teoría consisten en la falta (en cierto grado) de la capacidad o
el conjunto de capacidades involucradas en aprender
El concepto de inteligencia es definitivamente un con- determinadas tareas tales como leer, escribir y calcular.
cepto ordinario. Por otro lado, los términos “intenciona- Debido a que las capacidades para llevar a cabo dichas
lidad” y “conciencia fenoménica” son definitivamente tareas son capacidades inteligentes, califican como
términos técnicos. Pero, ¿expresan conceptos técni- mentales. Así, una persona que tiene un trastorno del
cos? Si no estoy equivocado, el primero no lo hace. A aprendizaje es una persona que carece (en cierto gra-
mi parecer, afirmaciones cotidianas tales como “su do) de ciertas capacidades mentales (a). Ahora, una
creencia es acerca de ti” y “tú eres a quien ama” pueden persona que no puede leer, escribir o calcular será in-
replantearse respectivamente como “tú eres el objeto capaz de acceder a algunos beneficios importantes. En
intencional de su creencia” y “su amor está dirigido ha- consecuencia, es posible afirmar que la falta (en cierto
cia ti”. En relación con el concepto de conciencia feno- grado) de las capacidades para leer, escribir o calcular
ménica, no puedo ver ningún uso que no sea técnico. de una persona le causa a esa persona algún tipo de
Afortunadamente, es indiscutible que no se trata de un perjuicio (b). Algo en esta misma línea puede decirse
concepto cargado de teoría. No lo adquirimos al estar acerca de las denominadas “discapacidades mentales”.
meramente involucrados en conversaciones cotidia- Considérese ahora algún trastorno de ansiedad,
nas, pero tampoco se requiere aceptar ninguna teoría como las fobias o los trastornos obsesivo-compulsivos.
en particular para utilizarlo. Al igual que (por ejemplo) Las personas diagnosticadas con estos desórdenes ca-
los conceptos de sintaxis, ceteris paribus y mitocondria, recen de la capacidad para lidiar con ciertos estados in-
son términos técnicos cuyo uso no implica compromiso tencionales tales como miedos, expectativas, creencias
con teoría alguna. Por lo tanto, el hecho de que sea par- y deseos (a). Como resultado de esto, sufren (b). Lo mis-
te del concepto de lo mental no constituye una amena- mo se aplica a las disfunciones sexuales. Por otro lado,
za a la conceptualización del desorden mental que se el alcoholismo, la ludopatía y otros desórdenes que in-
presenta aquí. volucran fallas de la voluntad pueden describirse como
Ahora, una determinada capacidad puede ser clasi- faltas (en cierto grado) de la capacidad inteligente de
ficada como mental (directamente) en virtud de que es auto-determinación (a), que provoca (diferentes tipos
una capacidad inteligente o (derivadamente) en virtud de) efectos negativos (b). El autismo y otros trastornos
de que involucra estados intencionales o fenoménica- de la comunicación claramente consisten en la falta
mente conscientes. Por ejemplo, la capacidad de razo- (en diversos grados) de aquellas capacidades mentales
namiento es mental en virtud de que es inteligente; la involucradas en la comunicación humana (a), además
capacidad de lidiar de modo efectivo con un cierto de- de todas las consecuencias adversas que los problemas
seo inconsciente es mental en virtud de que involucra de comunicación pueden tener para una persona (b).
ciertos estados feoménicamente conscientes. Hechas Las alucinaciones pueden ser consideradas, tal como
estas consideraciones, puedo ahora ofrecer una expli- hemos observado, como manifestaciones de una falta
cación más detallada del concepto de desorden mental. de la capacidad mental para percibir el mundo de for-
Una persona tiene un desorden mental si, y sólo si, ma correcta; y los delirios pueden ser entendidos como
manifestaciones de una falta de la capacidad mental
(a) tal persona carece (en cierto grado) de alguna para interpretar de forma correcta algunos episodios
capacidad o conjunto de capacidades mentales del mundo. Por ende, desórdenes como la esquizofre-
que se esperaría que poseyera dada su edad y su nia y la paranoia también involucran la falta de ciertas
cultura (entendiéndose por “capacidad mental” capacidades mentales (a) y todo el sufrimiento que
cualquier capacidad que sea inteligente o que in- normalmente proviene de tal falta (b). Para conside-
volucre estados intencionales o estados fenoméni- rar un último caso, los desórdenes depresivos consis-
camente conscientes o ambos); y ten en la falta de la capacidad para sentirse bien o de

160 | Psiquiatría universitaria


Alfredo Gaete

la capacidad para disfrutar de las cosas (“anhedonia”), combinación de la visión del síntoma y la visión de la
dos capacidades que involucran estados intencionales causa interna o alguna cláusula adicional (p. ej., la idea
y estados fenoménicamente conscientes y, por tanto, de que los síntomas tienen que ser entendidos en tér-
son mentales (a). Los efectos perjudiciales de la falta de minos psicológicos); por último, según lo que ellos lla-
tales capacidades son bien conocidos (b). man “la visión nihilista”, todo el proyecto de diferenciar
Podría plantearse la siguiente objeción. ¿Qué pasa el desorden mental de los desórdenes somáticos de-
con aquellos casos excepcionales como el analfabetis- biera abandonarse (porque no existiría supuestamente
mo, en el cual existe una falta de ciertas capacidades una forma coherente si no arbitraria de diferenciarlos).
mentales que puede tener consecuencias perjudicia- La existencia indiscutible de desórdenes mentales
les y sin embargo no se lo considera como desorden sin síntomas mentales (p. ej., desórdenes psicosomáti-
sino más bien, para utilizar la expresión de Wakefield cos) es suficiente para establecer que cualquier versión
(1992a), como una “incapacidad normal”? Mi respues- de la perspectiva del síntoma es irremediablemente
ta a esta objeción es que el analfabetismo no debería falsa. Además, debido a que es perfectamente posible
considerarse como una incapacidad normal. De hecho, que un desorden somático e incluso un desorden social
hoy en día en la mayoría de los contextos culturales el tengan síntomas mentales –a saber, es perfectamente
hecho de que un adulto sea incapaz de leer y escribir posible que ciertos estados y procesos mentales sean
no es normal en ninguno de los usos normales de “nor- sintomáticos de ciertas condiciones somáticas e inclu-
mal”. Es verdad que la afirmación de que el analfabe- so sociales– podemos y tenemos que diferenciar entre
tismo es un desorden mental puede parecer un tanto un desorden mental y un desorden que tiene síntomas
contraintuitiva. Pero la razón de esto es simplemente mentales.
que el término “desorden mental” con frecuencia se Brülde y Radovic (2006a) favorecen una versión de
entiende como sinónimo de “enfermedad mental”. En la perspectiva pluralista (que, si estoy en lo correcto,
consecuencia, la afirmación de que el analfabetismo es ellos también clasifican como una versión suave de la
un desorden mental se entiende como implicando la perspectiva nihilista) de acuerdo con la cual no existen
afirmación de que el analfabetismo es una enfermedad condiciones necesarias y conjuntamente suficientes
–que ciertamente es una afirmación muy contraintuiti- para que un desorden sea mental, de modo que “las
va. Sin embargo, de acuerdo con la explicación del con- condiciones que actualmente clasificamos como des-
cepto de desorden mental que se presenta aquí, no hay órdenes mentales están interconectadas de manera
razón para que el término “desorden mental” se entien- sistemática en formas que hacen razonable algún tipo
da como sinónimo de “enfermedad mental”, tal como de análisis en términos de parecido de familia” (p. 113).
argumento más abajo. Si estoy en lo correcto, entonces Ahora, apelar a la noción de parecido de familia podría
la afirmación de que el analfabetismo es un desorden ser, al igual que postular ambigüedad, un modo “flojo”
mental de ninguna manera implica la afirmación (falsa) y ad hoc de abordar ciertos problemas. La razón por la
de que el analfabetismo es una enfermedad y, por lo cual uno está justificado para apelar a tal noción a la
tanto, nada contraintuitivo se sigue de la afirmación de hora de discutir el concepto de lo mental (interrogan-
que el analfabetismo es un desorden mental –así como te [2.1] es que parece no haber ninguna otra forma de
nada contraintuitivo se sigue a partir de la verdad ana- esclarecer tal concepto (sin recurrir a postular la ambi-
lítica de que el analfabetismo es la falta de la capacidad güedad). Así, antes de intentar responder la pregunta
de leer y escribir. Pero antes de referirme a este asunto, 2.2 postulando la tesis de que los desórdenes mentales
abordaré la pregunta 2.2. son mentales en virtud de un parecido de familia entre
ellos, uno tiene que hacer plausible que no existen con-
El aspecto mental del desorden mental diciones necesarias y suficientes para que un desorden
sea mental. Por ejemplo, tiene que demostrarse que
Brülde y Radovic (2006a) han reportado la existencia de la perspectiva de la causa interna es falsa. Sin embar-
cuatro visiones distintas acerca de lo que hace que un go, todas las objeciones que Brülde y Radovic (2006a)
desorden mental sea mental. Según lo que ellos llaman presentan a tal perspectiva parecen poder responderse
“la visión de la causa interna”, un desorden es mental si perfectamente bien (ver Wakefield [2006] y Brülde y
sus síntomas tienen una causa mental; según lo que de- Radovic [2006b] para una discusión). No dispongo aquí
nominan “la visión del síntoma”, un desorden es mental del espacio para profundizar en esto, pero en cualquier
si sus síntomas son ellos mismos mentales; según lo caso un análisis basado en parecidos de familia (así
que denominan “visiones pluralistas”, el carácter men- como cualquier versión más fuerte de la visión nihilista)
tal del desorden mental guarda relación con alguna tiene que rechazarse si se puede argumentar de modo

Psiquiatría universitaria | 161


El concepto de desorden mental: una propuesta

contundente a favor de la visión de la causa interna son. No obstante, dos cosas me parecen relativamen-
–que es lo que hago a continuación. te exentas de controversia. Una es que incluso si las
Cuando aseveramos que S es un síntoma del des- enfermedades no pueden ser reducidas a desórdenes
orden D, queremos decir que la presencia de S es signo somáticos, una persona que no tiene un desorden so-
de la presencia de D, de manera que tenemos derecho mático tampoco tiene una enfermedad. La otra cosa es
a inferir la presencia de D a partir de la presencia de que carecer de una cierta capacidad mental no necesa-
S (dadas determinadas circunstancias y posiblemente riamente es lo mismo que tener un desorden somático.
la presencia de otros síntomas). Ahora, me parece que (Por ejemplo, una persona sin un desorden somático
para que una inferencia de S a D sea posible, S no puede puede perfectamente carecer de las capacidades para
ser constitutivo de D. Porque si S fuera constitutivo de D, leer y escribir, tal vez porque no tuvo el entrenamiento
la presencia de S no sería algo en virtud de lo cual uno adecuado.) Por tanto, aunque el concepto de enferme-
podría inferir la presencia de D; más bien, simplemen- dad no esté muy claro, sí está bastante claro que si el
te consistiría en la presencia de D (dadas determinadas desorden mental se entiende como la carencia de cier-
circunstancias y posiblemente la presencia de otros ta capacidad mental (o conjunto de capacidades men-
síntomas). Si estoy en lo correcto acerca de esto, enton- tales), una persona que tiene un desorden mental no
ces la carencia de una capacidad mental nunca debiera necesariamente tiene una enfermedad. Más aún, me
considerarse como un síntoma del desorden del cual es parece que la mayoría de las explicaciones del concep-
un criterio –porque tal carencia es constitutiva de tal to de desorden mental que uno puede encontrar en la
desorden. En consecuencia, en esta conceptualización literatura (p. ej., Szasz, 1972; Wakefield, 1992a, 1992b;
del desorden mental, los síntomas de un desorden Nordenfelt, 1995; Lilienfeld & Marino, 1995; Megone,
mental dado tienen que encontrarse entre los efectos 2000; American Psychiatric Association, 2000) dejan es-
perjudiciales provocados por la carencia de las capaci- pacio para más o menos casos de desorden mental que
dades mentales en cuestión. Pero debido a que (i) uno no son casos de desorden somático (para una excep-
puede perfectamente describir la carencia de una capa- ción, ver por ejemplo Kendell 2001). No estoy diciendo,
cidad mental como una “carencia mental” (que sería un por supuesto, que de acuerdo a todas estas concep-
uso derivado de “mental”) y (ii) tal carencia es la causa tualizaciones ningún desorden mental resulta ser una
de los síntomas del desorden del cual es un criterio, se enfermedad. Tampoco estoy sugiriendo que estas con-
sigue que lo que es mental en tal desorden mental es la ceptualizaciones niegan que una cierta enfermedad
causa de los síntomas del desorden (QED). puede ser la causa (o una de las causas) o el efecto (o
uno de los efectos) de un cierto desorden mental. Pocos
Desorden mental, enfermedad y ciencias de teóricos se comprometerían con ese tipo de afirmacio-
la salud mental nes. Lo que estoy diciendo es que, sin importar las co-
nexiones empíricas que los científicos pueden llegar a
Muchos teóricos y profesionales de la salud mental encontrar entre ciertos desórdenes mentales y ciertas
emplean los términos “desorden mental” y “enfer- enfermedades, de acuerdo a la mayoría de las concep-
medad mental” de forma intercambiable. Si este uso tualizaciones del desorden mental no existe un nexo
es correcto o no, depende, naturalmente, de cómo se conceptual o semántico entre ellos.
entienden tales términos. En esta sección, argumento En adelante diré que un desorden mental es un
que de acuerdo no sólo a la conceptualización del des- desorden mental médico si es (i) idéntico a una enfer-
orden mental que he presentado aquí, sino también a medad o (ii) causado por una enfermedad o (iii) la cau-
la mayoría de las conceptualizaciones que uno puede sa de una enfermedad; y, a la inversa, diré que un des-
encontrar en la literatura, utilizar los términos en cues- orden mental es no médico si no es ni (i), ni (ii) ni (iii).
tión de modo intercambiable es inexacto. También Tal como yo lo veo, debido a que no sólo los des-
saco algunas conclusiones respecto de la explicación órdenes mentales no médicos sino también aquellos
y el tratamiento de los desórdenes mentales, así como desórdenes médicos que no son (i), no son enfermeda-
respecto de las disciplinas que (de acuerdo a la concep- des, el uso de “enfermedad mental” como sinónimo de
tualización en cuestión) debieran estar a cargo de pro- “desorden mental” es (en el mejor de los casos) alta-
porcionar ese tipo de explicación y tratamiento. mente inexacto. Es cierto que a la luz de un concepto
El hecho de que no existe un acuerdo general acer- muy amplio y no médico de enfermedad (como aquel
ca de cómo entender el concepto de enfermedad (ver, propuesto por Nordenfelt [1995], por ejemplo) puede
por ejemplo, Fulford, 1991; Nordenfelt, 1995) hace que argumentarse en favor de una sinonimia entre esas
las cosas sean un poco más complicadas de lo que ya dos expresiones. Sin embargo, dado que el término

162 | Psiquiatría universitaria


Alfredo Gaete

“enfermedad” se usa normalmente para referirse a des- Ahora bien, si ni la explicación ni el tratamiento de
órdenes somáticos, muchos profesionales de la salud algunos desórdenes mentales es asunto de la medicina,
mental tienden a asumir que los desórdenes mentales ¿qué ciencia o ciencias debieran tener esta tarea? Aquí
son desórdenes somáticos. Por lo tanto, al menos con va una sugerencia basada en la conceptualización del
la finalidad de evitar esta confusión, el uso de la expre- desorden mental propuesta en este artículo. Dado que,
sión “enfermedad mental” para hacer referencia a los de acuerdo a tal conceptualización, tener un desorden
desórdenes mentales debiera evitarse. mental equivale a carecer de alguna capacidad o con-
Se siguen dos cosas muy interesantes si (en línea junto de capacidades mentales, y dado que las capaci-
con la mayoría de las conceptualizaciones del desorden dades mentales son (en parte) el objeto de estudio de
mental) uno acepta que los desórdenes mentales no la psicología (al menos) los desórdenes mentales no
son necesariamente enfermedades: médicos debieran ser explicados por medio de explica-
ciones psicológicas. No hay, por supuesto, nada de nue-
1. Para cualquier caso particular de desorden mental vo en esto. La psicología, en particular aquella área de
médico, parece ser apropiado proporcionar una ésta normalmente denominada “psicología clínica”, ha
explicación médica. Sin embargo, si no tenemos estado produciendo teorías explicativas del desorden
ninguna evidencia empírica de que cierto des- mental desde sus mismos orígenes como ciencia empí-
orden mental es efectivamente médico, no tiene rica. Pero a mi parecer la expresión “psicología clínica”
sentido pedir una explicación médica. En otras pa- sugiere equivocadamente, entre otras cosas, que en vez
labras, ningún conocimiento médico es relevante o aparte de ser una rama de la psicología la disciplina
para explicar un desorden mental no médico. Por a la que se hace referencia de esta manera es una rama
consiguiente, las disciplinas que se ocupan de la de la medicina; que, por ende, los desórdenes mentales
explicación de los desórdenes mentales no médi- son enfermedades; y que, por tanto, una persona que
cos no son ramas de la medicina. tiene un desorden mental necesariamente requiere
2. Debido a que los desórdenes mentales no médi- una intervención médica (o clínica).
cos no están asociados con ninguna enfermedad, Por otro lado, si el hecho de que una persona tiene
el tratamiento de éstos no necesariamente es un un desorden mental significa que carece de ciertas ca-
asunto de intervención médica o clínica (medica- pacidades mentales, y debido a que muchas capacida-
ción, hospitalización, etc.). Este tipo de interven- des mentales pueden enseñarse, es razonable afirmar
ción podría ser necesario y, de ser así, es un asun- que muchos desórdenes mentales debieran ser trata-
to de debate en qué medida se necesita (y quién dos (si no de forma exclusiva, al menos de forma prin-
determina si acaso existe tal necesidad). Pero en cipal) a través del entrenamiento de las personas que
algunos casos una intervención médica puede tienen los desórdenes en las capacidades particulares
no sólo no ser necesaria sino además perjudicial. de las que carecen. En otras palabras, el tratamiento
Tratar cada caso de desorden mental con medios sería una cuestión de enseñar capacidades –y la dis-
médicos no sólo es lógicamente erróneo, sino ciplina a cargo de esto no es la medicina sino la edu-
además moral y médicamente erróneo. Esto es de cación. Naturalmente, incluso en ciertos casos de des-
particular importancia en el caso del tratamiento órdenes mentales no médicos, la administración de un
obligatorio porque, tal como ha señalado Fulford determinado fármaco puede ser un tratamiento muy
(1991), en tal caso efectivo, ya que algunos fármacos pueden ayudarles
a las personas a desarrollar ciertas capacidades. Sólo
lo que está en juego, en términos generales, no es que, en casos de desórdenes no médicos, el fármaco no
si acaso alguien que está deprimido y suicida se estaría curando una enfermedad y, en consecuencia,
encuentra en mala condición, sino si acaso su (ad- no está claro por qué la administración de tal fárma-
mitida) mala condición es del tipo específicamente co debiera estar clasificada como intervención médica.
médico requerido para justificar específicamente Por lo tanto, en muchos casos sería mejor describir la
medios médicos de intervención (p. 88). relación psicoterapéutica no como una relación entre
un paciente y un médico de la mente, sino más bien
Por lo tanto, la psiquiatría (en la medida en la que como una relación entre una persona que está apren-
es una rama de la medicina) no debiera ocuparse del diendo ciertas capacidades y una persona que facilita
tratamiento de los desórdenes mentales en general, ese proceso de aprendizaje. No es la cura de algo, sino
sino solamente del tratamiento de los desórdenes la adquisición y el desarrollo de ciertas capacidades, de
mentales médicos. lo que muchas veces se trata la psicoterapia. (A veces

Psiquiatría universitaria | 163


El concepto de desorden mental: una propuesta

también se trata de disminuir directamente el perjuicio a ellos de ese modo. En la medida en la que su trabajo
producido por el desorden.) es dilucidar cómo desarrollar las capacidades menta-
En consecuencia, aparte de la medicina y la psico- les de las personas, son mucho más profesionales del
logía, la educación también podría ser colocada entre aprendizaje que de la cura.
las ciencias de la salud mental. Y, dada la relatividad
cultural de los desórdenes mentales (tal como ha sido Reconocimientos
reconocida), me parece que ciencias como la antropo-
logía y la sociología también debieran ser miembros Estoy en deuda con Harry Lesser por sus comentarios
de la familia. Podemos admitir que la medicina es una sobre una primera versión de este artículo y por varias
importante ciencia de la salud mental, pero la salud discusiones acerca del mismo; y con Graham Stevens
mental no es propiedad de la medicina. por discusiones muy útiles acerca del significado.

Conclusión
Referencias
El concepto de desorden mental (o su reverso, el con-
cepto de salud mental) define el objeto de las deno- 1. Ayer AJ. 1968. Privacy. In Studies in the philosophy of thought
and action, Strawson PF (ed.), 24-47. London: Oxford University
minadas ciencias de la salud mental. Para que esto sea Press
posible, esto es, para que ciencias que incluyen diferen- 2. American Psychiatric Association. 2000. Diagnostic and statis-
tes enfoques teóricos (como es el caso de las ciencias tical manual of mental disorders, fourth edition, text revision.
sociales) tengan un acuerdo acerca de cuál es su objeto Washington DC: American Psychiatric Association
3. Bach K. 1987. Thought and reference. Oxford: Clarendon Press
particular, el concepto que define tal objeto no puede 4. Brentano F. 1995. Psychology from an empirical standpoint.
apoyarse en ninguno de esos enfoques teóricos. Tiene London: Routledge
que ser un concepto libre de teoría. 5. Brülde B, Radovic F. 2006a. What is mental about mental disor-
Aquí he presentado una forma de entender el con- der? Philosophy, Psychiatry, & Psychology 13(2): 99-116
6. Brülde B, Radovic F. 2006b. Dysfunctions, disabilities and disor-
cepto de desorden mental que no sólo satisface esa dered minds. Philosophy, Psychiatry, & Psychology 13(2):133-
condición, sino que además da cuenta de la extrema 41
diversidad de cosas que uno puede encontrar entre 7. Feigl H. 1967. The “mental” and the “physical”: The essay and a
los desórdenes mentales. Entendido de este modo, el postscript. Minneapolis: University of Minnesota Press
8. Fulford KWM. 1991. The concept of disease. In Psychiatric
concepto en cuestión es útil a la hora de proporcionar, ethics, Bloch S, Chodoff P (ed.), 77-99. Oxford: Oxford University
para usar la expresión de Wakefield (citada con anterio- Press
ridad), “el pegamento que mantiene unido el campo de 9. Gipps R. 2006. Mental disorder and intentional order. Philoso-
la salud mental”. phy, Psychiatry, & Psychology 13(2): 117-21
10. Kendell R. 2001. The distinction between mental and physical
También he argumentado que las disciplinas que illness. British Journal of Psychiatry 178: 490-3
se ocupan de la explicación del desorden mental no 11. Kim J. 1998. Philosophy of mind. Oxford: Westview Press
son necesariamente ramas de la medicina y que el 12. Kripke S. 1998. Speaker’s reference and semantic reference. In
tratamiento de los desórdenes mentales no es necesa- Definite descriptions. A reader, Ostertag G (ed.), 225-56. Lon-
don: The MIT Press
riamente un asunto de intervención médica o clínica. 13. Lilienfeld S, Marino L. 1995. Mental disorder as a Roschian con-
Mi sugerencia es que el tratamiento de los desórdenes cept: A critique of Wakefield’s “harmful dysfunction” analysis.
mentales no médicos es un asunto de entrenamiento Journal of Abnormal Psychology 4(103): 411-20
de ciertas capacidades y, por ende, que tal tratamien- 14. Matthews G. 1972. Senses and kinds. The Journal of Philosophy
69(6): 149-57
to debiera ser responsabilidad de la educación. Ahora 15. Megone C. 2000. Mental illness, human function and values.
bien, el hecho de que la educación debiera ser la cien- Philosophy, Psychiatry, & Psychology 7(1): 45-65
cia a cargo del tratamiento de los desórdenes mentales 16. Nordenfelt L. 1995. On the nature of health. An action theoretic
no médicos no implica, por supuesto, que profesores, approach. The Hague, The Netherlands: Kluwer Academic Pu-
blishers
educadores y otros profesionales a los que normalmen- 17. Quine WV. 1992. Pursuit of truth. Cambridge: Harvard Universi-
te hacemos referencia como “profesionales de la edu- ty Press
cación” hayan efectivamente desarrollado teorías sobre 18. Recanati F. 2004. Pragmatics and semantics. In The handbook
cómo tratar tales desórdenes. De hecho, tales teorías of pragmatics, Horn L, Ward G (ed.), 442-62. Oxford: Blackwell
Publishers
han sido desarrolladas en su mayor parte por aquellos 19. Rorty R. 1979. Philosophy and the mirror of nature. Princeton,
profesionales a los que normalmente hacemos referen- NJ: Princeton University Press
cia como “psicólogos clínicos” –que es otra razón por la 20. Ross P. 2005. Sorting out the concept disorder. Theoretical Me-
cual (para evitar confusiones) no debiéramos referirnos dicine and Bioethics 26: 115-40

164 | Psiquiatría universitaria


Alfredo Gaete

21. Ryle G. 1984. The concept of mind. Chicago: University of Chica- 25. Wakefield J. 2006. What makes a mental disorder mental? Phi-
go Press losophy, Psychiatry, & Psychology 13(2): 123-31
22. Szasz T. 1972. The myth of mental illness. Foundations of a 26. Wittgenstein L. 1974. Philosophical investigations. Oxford: Basil
theory of personal conduct. London: Paladin Blackwell
23. Wakefield J. 1992a. Disorder as harmful dysfunction: A concep- 27. Wright C. 1989. Wittgenstein’s later philosophy of mind: Sensa-
tual critique of DSM-III-R’s definition of mental disorder. Psy- tion, privacy, and intention. The Journal of Philosophy 86(11):
chological Review 99(2): 232-47 622-34
24. Wakefield J. 1992b. The concept of mental disorder. On the
boundary between biological facts and social values. The Ame-
rican Psychologist 47(3): 373-88

Psiquiatría universitaria | 165


ENTREVISTA DE GACETA DE PSIQUIATRÍA UNIVERSITARIA

ENTREVISTA DE GACETA DE PSIQUIATRÍA UNIVERSITARIA

Sigmund Freud:
reflexiones sobre la vejez (1926)
(Rev GPU 2010; 6; 2: 166-171)

“Yo no me rebelo contra el orden universal. Finalmente, después de setenta


años, tuve lo bastante para comer. Aprecié muchas cosas –en compañía de mi
mujer y mis hijos–; el calor del sol. Observé las plantas que crecen en prima-
vera. De vez en cuando tuve una mano amiga para apretar. En otra ocasión
encontré un ser humano que casi me comprendió. ¿Qué más puedo querer?”

(1856-1939)

Esta entrevista fue concedida al periodista George Sylvester Viereck en 1926 en la casa de
Sigmund Freud en los Alpes suizos. Se creía perdida pero en realidad había sido publicada en el
volumen de “Psychoanalysis and the Future”, New York, 1957. Actualmente está disponible en
la revista electrónica Psychanalyse.lu, La psychanalyse au Luxembourg, y en otros sitios web en
diversos idiomas. Fue traducida del inglés al portugués por Paulo César Souza y al castellano por
Miguel Ángel Arce.

166 | Psiquiatría universitaria


Sigmund Freud: reflexiones sobre la vejez (1926)

S igmund Freud (SF): Setenta años me enseñaron a


aceptar la vida con serena humildad…
SF: Absolutamente nada, es lo mismo que perdure o
que nada sea cierto. Estoy más bien preocupado por el
destino de mis hijos. Espero que sus vidas no sean difí-
George Sylvester Viereck (GSV): Quien habla es el profe- ciles. No puedo ayudarlos mucho. La guerra práctica-
sor Sigmund Freud, el gran explorador del alma. El esce- mente liquidó mis posesiones, lo que había adquirido
nario de nuestra conversación fue en su casa de verano en durante mi vida. Pero me puedo dar por satisfecho. El
Semmering, una montaña de los Alpes austriacos. Yo ha- trabajo es mi fortuna. (Estábamos subiendo y descen-
bía visto el país del psicoanálisis por última vez en su mo- diendo una pequeña elevación de tierra en el jardín de
desta casa de la capital austríaca. Los pocos años trans- su casa. Freud acarició tiernamente un arbusto que flo-
curridos entre mi última visita y la actual multiplicaron recía). Estoy mucho más interesado en este capullo de
las arrugas de su frente. Intensificaron la palidez de sabio. lo que me pueda acontecer después de estar muerto.
Su rostro estaba tenso, como si sintiese dolor. Su mente
estaba alerta, su espíritu firme, su cortesía impecable GSV: ¿Entonces usted es, al final, un profundo pesimista?
como siempre, pero un ligero impedimento en su habla SF: No, no lo soy. No permito que ninguna reflexión fi-
me perturbó. Parece que un tumor maligno en el maxilar losófica complique mi fluidez con las cosas simples de
superior tuvo que ser operado. Desde entonces Freud usa la vida.
una prótesis, lo cual es una constante irritación para él.
SF: Detesto mi maxilar mecánico, porque la lucha con GSV: ¿Usted cree en la persistencia de la personalidad des-
este aparato me consume mucha energía preciosa. Pero pués de la muerte, de la forma que sea?
prefiero esto a no tener ningún maxilar. Aún así prefiero SF: No pienso en eso. Todo lo que vive perece. ¿Por qué
la existencia a la extinción. Tal vez los dioses sean gen- debería el hombre constituir una excepción?
tiles con nosotros, tornándonos la vida más desagrada-
ble a medida que envejecemos. Por fin, la muerte nos GSV: ¿Le gustaría retornar en alguna forma, ser rescatado
parece menos intolerable que los fardos que cargamos. del polvo? ¿Usted no tiene, en otras palabras, deseo de
(Freud se rehúsa a admitir que el destino le reserva inmortalidad?
algo especial). ¿Por qué (dice calmadamente) debería yo SF: Sinceramente no. Si la gente reconoce los motivos
esperar un tratamiento especial? La vejez, con sus arru- egoístas detrás de la conducta humana, no tengo el
gas, llega para todos. Yo no me rebelo contra el orden más mínimo deseo de retornar a la vida; moviéndose
universal. Finalmente, después de setenta años, tuve lo en un círculo, sería siempre la misma. Más allá de eso,
bastante para comer; aprecié muchas cosas –en com- si el eterno retorno de las cosas, para usar la expresión
pañía de mi mujer y mis hijos–; el calor del sol. Observé de Nietzsche, nos dotase nuevamente de nuestra car-
las plantas que crecen en primavera. De vez en cuando nalidad y lo que involucra, ¿para qué serviría sin me-
tuve una mano amiga para apretar y en otra ocasión moria? No habría vínculo entre el pasado y el futuro.
encontré un ser humano que casi me comprendió. Por lo que me toca, estoy perfectamente satisfecho en
¿Qué más puedo querer? saber que el eterno aborrecimiento de vivir finalmente
pasará. Nuestra vida es necesariamente una serie de
GSV: Sigmund Freud tiene una fama. Su obra prima in- compromisos, una lucha interminable entre el ego y su
fluye en la literatura de cada país. Los hombres miran la ambiente. El deseo de prolongar la vida excesivamente
vida y a sí mismos con otros ojos, por causa de este señor. me parece absurdo.
Recientemente, en el septuagésimo aniversario, el mundo
se unió para homenajearlo, con excepción de su propia GSV: Bernard Shaw sostiene que vivimos muy poco. Él en-
universidad. cuentra que el hombre puede prolongar la vida si así lo
SF: Si la Universidad de Viena me demostrase reconoci- desea, llevando su voluntad a actuar sobre las fuerzas de
miento, me sentiría incómodo. No hay razón en acep- la evolución. Él cree que la humanidad puede recuperar la
tarme a mí o a mi obra porque tengo setenta años. Yo longevidad de los patriarcas.
no atribuyo importancia insensata a los decimales. La SF: Es posible que la muerte en sí no sea una necesidad
fama llega cuando morimos y, francamente, lo que ven- biológica. Tal vez morimos porque deseamos morir. Así
ga después no me interesa. No aspiro a la gloria póstu- como el amor o el odio por una persona viven en nues-
ma. Mi virtud no es la modestia. tro pecho al mismo tiempo, así también toda la vida
conjuga el deseo de la propia destrucción. Del mismo
GSV: ¿No significa nada el hecho de que su nombre va a modo como un pequeño elástico tiende a asumir la for-
perdurar? ma original, así también toda materia viva, consciente

Psiquiatría universitaria | 167


ENTREVISTA DE GACETA DE PSIQUIATRÍA UNIVERSITARIA

o inconscientemente, busca readquirir la completa, la GSV: ¿Usted ya se analizó a sí mismo?


absoluta inercia de la existencia inorgánica. El impulso SF: Ciertamente. El psicoanalista debe constantemente
de vida y el impulso de muerte habitan lado a lado den- analizarse a sí mismo. Analizándonos a nosotros mis-
tro de nosotros. La Muerte es la compañera del Amor. mos, estamos más capacitados para analizar a otros.
Ellas juntas rigen el mundo. Esto es lo que dice mi libro El psicoanalista es como un chivo expiatorio de los he-
“Más allá del principio del placer”. En el comienzo del breos, los otros descargan sus pecados sobre él. Él debe
psicoanálisis se suponía que el Amor tenía toda la im- practicar su arte a la perfección para liberarse de los
portancia. Ahora sabemos que la Muerte es igualmente fardos cargados sobre él.
importante. Biológicamente, todo ser vivo, no importa
cuán intensamente la vida arda dentro de él, ansía el GSV: Mi impresión es que el psicoanálisis despierta en to-
Nirvana, la cesación de la “fiebre llamada vivir”. El deseo dos los que lo practican el espíritu de la caridad cristiana.
puede ser encubierto por digresiones, no obstante, el Nada existe en la vida humana que el psicoanálisis no
objetivo último de la vida es la propia extinción. nos pueda hacer comprender. “Tout comprendre c’est tou
pardonner”.
GSV: Esto es la filosofía de la autodestrucción. Ella justifica SF: Por el contrario (acusó Freud sus facciones asumien-
el auto-exterminio. Llevaría lógicamente al suicidio uni- do la severidad de un profeta hebreo), comprender
versal imaginado por Eduard von Hartmann. todo no es perdonar todo. El análisis nos enseña apenas
SF: La humanidad no escoge el suicidio porque la ley lo que podemos soportar, pero también lo que pode-
de su ser desaprueba la vía directa para su fin. La vida mos evitar. El análisis nos dice lo que debe ser elimi-
tiene que completar su ciclo de existencia. En todo ser nado. La tolerancia con el mal no es de manera alguna
normal, la pulsión de vida es fuerte, lo bastante para
corolario del conocimiento.
contrabalancear la pulsión de muerte, pero en el final,
(Comprendí súbitamente por qué Freud había litiga-
ésta resulta más fuerte. Podemos entretenernos con la
do con sus seguidores que lo habían abandonado, porque
fantasía de que la muerte nos llega por nuestra propia
él no perdona disentir del recto camino de la ortodoxia
voluntad. Sería más posible que no pudiéramos vencer
psicoanalítica. Su sentido de lo que es recto es herencia
a la muerte porque en realidad ella es un aliado den-
de sus ancestros. Una herencia de la que él se enorgullece
tro de nosotros. En este sentido (añadió Freud con una
sonrisa) puede ser justificado decir que toda muerte es como se enorgullece de su raza). 
un suicidio disfrazado. Mi lengua es el alemán. Mi cultura, mi realización
(Estaba haciendo frío en el jardín. Continuamos la es alemana. Yo me considero un intelectual alemán,
conversación en el gabinete. Vi una pila de manuscritos hasta que percibí el crecimiento del preconcepto anti-
sobre la mesa, con la caligrafía clara de Freud). semita en Alemania y en Austria. Desde entonces pre-
fiero considerarme judío.
GSV: ¿En qué está trabajando el señor Freud? (Quedé algo desconcertado con esta observación.
SF: Estoy escribiendo una defensa del análisis lego, del Me parecía que el espíritu de Freud debería vivir en las
psicoanálisis practicado por los legos. Los doctores alturas más allá de cualquier preconcepto de razas, que
quieren establecer que el análisis realizado por los no- él debería ser inmune a cualquier rencor personal. En
médicos es ilegal. La historia, esa vieja plagiadora, se tanto no precisamente a su indignación, a su honesta ira,
repite después de cada descubrimiento. Los doctores se volvía más atrayente como ser humano. ¡Aquiles sería
combaten cada nueva verdad en el comienzo. Después intolerable si no fuese por su talón!)
procuran monopolizarla.
GSV: ¡Me pone contento, Herr. Profesor, de que también el
GSV: ¿Usted tuvo mucho apoyo de los legos? señor tenga sus complejos, de que también el señor Freud
SF: Algunos de mis mejores discípulos son legos. demuestre que es un mortal!
SF: Nuestros complejos son la fuente de nuestra debi-
GSV: ¿ Está usted practicando mucho psicoanálisis? lidad; pero con frecuencia, son también la fuente de
SF: Ciertamente. En este momento estoy trabajando en nuestra fuerza.
un caso muy difícil, intentando desatar conflictos psí-
quicos de un interesante paciente nuevo. Mi hija tam- GSV: Imagino, observo, ¡cuáles serían mis complejos!
bién es psicoanalista como usted puede ver… SF: Un análisis serio dura más o menos un año. Puede
(En ese momento apareció Miss Anna Freud, acom- durar igualmente dos o tres años. Usted está dedicando
pañada por su paciente, un muchacho de once años de muchos años de su vida a la “caza de los leones”. Us-
facciones inconfundiblemente anglosajonas) ted procuró siempre a las personas destacadas de su

168 | Psiquiatría universitaria


Sigmund Freud: reflexiones sobre la vejez (1926)

generación: Roosevelt, El Emperador, Hindenburgh, al ladrar expresando su displacer. Las emociones del
Briand, Foch, Joffre, Georg Bernard Shaw. perro (añadió Freud pensativamente), nos recuerdan
a los héroes de la antigüedad. Tal vez sea ésa la razón
GSV: Es parte de mi trabajo. por la que inconscientemente damos a nuestros perros
SF: Pero también es su preferencia. El gran hombre es nombres de héroes como Aquiles o Héctor.
un símbolo. Su búsqueda es la búsqueda de su cora-
zón. Usted también está procurando al gran hombre GSV: Mi cachorro es un doberman Pinscher llamado Ájax.
para tomar el lugar de su padre. Es parte del complejo SF: (sonriendo) Me contenta saber que no pueda leer.
del padre. ¡Él sería ciertamente, el miembro menos querido de la
(Negué vehementemente la afirmación de Freud. casa, si pudiese ladrar sus opiniones sobre los traumas
Mientras tanto, reflexionando sobre eso, me parece que psíquicos y el complejo de Edipo!
puede haber una verdad, no sospechada por mí, en su
sugestión casual. Puede ser lo mismo que el impulso que GSV: Aún usted, profesor, sueña la existencia compleja
me llevó a él) por demás. En tanto me parece que el señor sea en par-
te responsable por las complejidades de la civilización
GSV: Me gustaría, observé después de un momento, poder moderna. Antes que usted inventase el psicoanálisis, no
quedarme aquí lo bastante para vislumbrar mi corazón a sabíamos que nuestra personalidad es dominada por
través de sus ojos. ¡Tal vez, como la Medusa, yo muriese de una hueste beligerante de complejos cuestionables. El
pavor al ver mi propia imagen! Aun cuando no confío en psicoanálisis vuelve a la vida como un rompecabezas
estar muy informado sobre psicoanálisis, frecuentemente complicado. 
anticiparía o tentaría anticipar sus intenciones! SF: De ninguna manera. El psicoanálisis vuelve a la vida
más simple. Adquirimos una nueva síntesis después
SF: La inteligencia en un paciente no es un impedimen-
del análisis. El psicoanálisis reordena el enmarañado
to. Por el contrario, muchas veces facilita el trabajo.
de impulsos dispersos, procura enrollarlos en torno a
(En este punto el maestro del psicoanálisis difiere
su carretel. O, modificando la metáfora, el psicoanálisis
bastante de sus seguidores, que no gustan mucho de la
suministra el hilo que conduce a la persona fuera del
seguridad del paciente que tienen bajo su supervisión)
laberinto de su propio inconsciente.
GSV: A veces imagino si no seríamos más felices si supié-
GSV: Al menos en la superficie, pues la vida humana nun-
semos menos de los procesos que dan forma a nuestros ca fue más compleja. Cada día una nueva idea propuesta
pensamientos y emociones. El psicoanálisis le roba a la por usted o por sus discípulos, vuelven un problema de la
vida su último encanto, al relacionar cada sentimiento conducta humana más intrigante y más contradictorio.
a su original grupo de complejos. No nos volvemos más SF: El psicoanálisis, por lo menos, jamás cierra la puerta
alegres descubriendo que todos abrigamos al criminal o a una nueva verdad.
al animal.
SF: ¿Qué objeción puede haber contra los animales? Yo GSV: Algunos de sus discípulos, más ortodoxos que usted,
prefiero la compañía de los animales a la compañía hu- se apegan a cada pronunciamiento que sale de su boca.
mana. SF: La vida cambia. El psicoanálisis también cambia.
Estamos apenas en el comienzo de una nueva ciencia.
GSV: ¿Por qué?
SF: Porque son más simples. No sufren de una persona- GSV: La estructura científica que usted levanta me parece
lidad dividida, de la desintegración del ego, que resulta ser mucho más elaborada. Sus fundamentos –la teoría
de la tentativa del hombre de adaptarse a los patrones del “desplazamiento”, de la “sexualidad infantil”, de los
de civilización demasiado elevados para su mecanismo “simbolismos de los sueños”, etc.– parecen permanentes.
intelectual y psíquico. El salvaje, como el animal, es SF: Yo repito, pues, que estamos apenas en el inicio. Yo
cruel, pero no tiene la maldad del hombre civilizado. La apenas soy un iniciador. Conseguí desenterrar monu-
maldad es la venganza del hombre contra la sociedad, mentos enterrados en los sustratos de la mente. Pero
por las restricciones que ella impone. Las más desagra- allí donde yo descubrí algunos templos, otros podrán
dables características del hombre son generadas por descubrir continentes.
ese ajuste precario a una civilización complicada. Es el
resultado del conflicto entre nuestros instintos y nues- GSV: ¿Usted siempre pone el énfasis sobre todo en el sexo?
tra cultura. Mucho más desagradables son las emocio- SF: Respondo con las palabras de su propio poeta, Walt
nes simples y directas de un perro, al mover su cola, o Whitman: “Más todo faltaría si faltase el sexo” (Yet all

Psiquiatría universitaria | 169


ENTREVISTA DE GACETA DE PSIQUIATRÍA UNIVERSITARIA

were lacking, if sex were lacking). Mientras tanto, ya le menos discutido en Austria y en Alemania que en Es-
expliqué que ahora pongo el énfasis casi igual en aque- tados Unidos, su influencia en la literatura es inmensa
llo que está “más allá” del placer –la muerte, la nego- por lo tanto. Thomas Mann y Hugo von Hofmannsthak
ciación de la vida. Este deseo explica por qué algunos mucho nos deben a nosotros. Schnitzler recorre un
hombres aman al dolor –como un paso para el aniqui- sendero que es, en gran medida, paralela a mi propio
lamiento! Explica por qué los poetas agradecen a: desarrollo. Él expresa poéticamente lo que yo intento
comunicar científicamente. Pero el Dr. Schnitzle no es
“Cualesquiera dioses que existan ni siquiera un poeta, es también un científico.
Que la vida ninguna viva para siempre
Que los muertos jamás se levanten GSV: Usted no sólo es un científico, también es un poeta.
Y también el río más cansado La literatura americana está impregnada de psicoaná-
Desagüe tranquilo en el mar” lisis. Hupert Hughes, Harvrey O’Higgins y otros, son sus
intérpretes. Es casi imposible abrir una nueva novela sin
GSV: Shaw, como usted, no desea vivir para siempre, pero encontrar alguna referencia al psicoanálisis. Entre los
a diferencia de usted, él considera al sexo carente de in- dramaturgos Eugene O’Neill y Sydney Howard tienen una
terés. gran deuda con usted. “The Silver Cord” por ejemplo, es
SF: (Sonriendo) Shaw no comprende al sexo. Él no tiene simplemente una dramatización del complejo de Edipo. 
ni la más remota concepción del amor. No hay un ver- SF: Yo sé y entiendo el cumplido que hay en esa afir-
dadero caso amoroso en ninguna de sus piezas. Él hace mación. Pero, tengo cierta desconfianza de mi popu-
humoradas del amor de Julio César –tal vez la mayor laridad en Estados Unidos. El interés americano por
pasión de la historia–. Deliberadamente, tal vez mali- el psicoanálisis no se profundiza. La popularización lo
ciosamente, él despoja a Cleopatra de toda grandeza, lleva a la aceptación sin que se lo estudie seriamente.
relegándola a una simple e insignificante muchacha. La Las personas apenas repiten las frases que aprenden en
razón para la extraña actitud de Shaw frente al amor, el teatro o en las revistas. Creen comprender algo del
por su negación del móvil de todas las cosas humanas, psicoanálisis porque juegan con su argot. Yo prefiero la
que emanan de sus piezas el clamor universal, a pesar ocupación intensa con el psicoanálisis, tal como ocurre
de su enorme alcance intelectual, es inherente a su en los centros europeos, aunque Estados Unidos fue el
psicología. En uno de sus prefacios, él mismo enfatiza primer país en reconocerme oficialmente.
el rasgo ascético de su temperamento. Yo puedo estar La Clark University me concedió un diploma hono-
errado en muchas cosas, pero estoy seguro de que no rario cuando yo siempre fui ignorado en Europa. Mien-
erré al enfatizar la importancia del instinto sexual. Por tras tanto, Estados Unidos hace pocas contribuciones
ser tan fuerte, choca siempre con las convenciones y originales al psicoanálisis.
salvaguardas de la civilización. La humanidad, en una Los americanos son jugadores inteligentes, rara-
especie de autodefensa procura su propia importancia. mente pensadores creativos. Los médicos en Estados
Si usted raspa a un ruso, dice el proverbio, aparece el Unidos, y ocasionalmente también en Europa, tratan de
tártaro sobre la piel. Analice cualquier emoción hu- monopolizar para sí al psicoanálisis. Pero sería un peli-
mana, no importa cuán distante esté de la esfera de la gro para el psicoanálisis dejarlo exclusivamente en ma-
sexualidad, y usted encontrará ese impulso primordial nos de los médicos, pues una formación estrictamente
al cual la propia vida debe su perpetuidad. médica es, con frecuencia, un impedimento para el psi-
coanálisis. Es siempre un impedimento cuando ciertas
GSV: Usted, sin duda, fue bien seguido al transmitir ese concepciones científicas tradicionales están arraigadas
punto de vista a los escritores modernos. El psicoanálisis en el cerebro.
dio nuevas intensidades a la literatura.
SF: También recibí mucho de la literatura y la filosofía.
Nietzsche fue uno de los primeros psicoanalistas. Es sor- Freud tiene que decir la verdad a cualquier precio! Él no
prendente ver hasta qué punto su intuición preanuncia puede obligarse a sí mismo a agradar a Estados Unidos
las novedades descubiertas. Ninguno se percató más donde están la mayoría de sus seguidores. A pesar de
profundamente de los motivos duales de la conducta su rudeza, Freud es la urbanidad en persona. Él oye
humana, y de la insistencia del principio del placer en pacientemente cada intervención, procurando nunca
predominar indefinidamente que él. El Zaratustra dice: intimidar al entrevistador. Raro es el visitante que se
“El dolor grita: ¡Va! Pero el placer quiere eternidad Pura, aleja de su presencia sin un presente, alguna señal de
profundamente eternidad”. El psicoanálisis puede ser hospitalidad!

170 | Psiquiatría universitaria


Sigmund Freud: reflexiones sobre la vejez (1926)

Había oscurecido. Era tiempo de tomar el tren de el mundo. Expresar desdén por el mundo es apenas otra
vuelta a la ciudad que una vez cobijara el esplendor im- forma de cortejarlo, de ganar audiencia y aplauso. No, yo
perial de los Habsburgos. Acompañado de su esposa y de no soy un pesimista, en tanto tenga a mis hijos, mi mujer y
su hija, Freud desciende los escalones que lo alejan de su mis flores! No soy infeliz, al menos no más infeliz que otros”.
refugio en la montaña a la calle para verme partir. Él me El silbato de mi tren sonó en la noche. El automóvil
pareció cansado y triste al darme el adiós.  me conducía rápidamente para la estación. Apenas logro
“No me haga parecer un pesimista –dice Freud des- ver ligeramente curvado y la cabeza grisácea de Sigmund
pués de un apretón de manos. Yo no tengo desprecio por Freud que desaparecen en la distancia…

Psiquiatría universitaria | 171


ANGUSTIA. SISTEMAS EMOCIONALES. APEGO. PSICOPATOLOGÍA
“Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos y psicopatología
ANXIETY. EMOTIONAL SYSTEMS. ATTACHMENT. PSYCHOPATOLOGY

REVISIÓN

“Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos


y psicopatología
(Rev GPU 2010; 6; 2: 172-185)

Alberto Botto1

Desde el nacimiento hasta la muerte el ser humano vive en medio de una matriz de relaciones
intersubjetivas. En este contexto establece vínculos afectivos que son determinantes para el logro
de un adecuado desarrollo psicobiológico y social. La teoría del apego entrega un marco conceptual
que permite comprender la importancia de las relaciones tempranas que el niño establece con
sus padres o cuidadores. La angustia es una experiencia interna que forma parte de una serie de
sistemas emocionales que regulan la interacción en las relaciones de apego. Un fenómeno esencial
en este proceso lo constituye la angustia de separación. Bajo ciertas circunstancias esta última puede
devenir en patológica, favoreciendo la aparición de cuadros clínicos como el trastorno por ansiedad
de separación, el trastorno de pánico y la agorafobia. Finalmente es necesario contar con una
psicopatología interpersonal que incorpore, desde la mirada del desarrollo, la dimensión vincular en
el origen de la enfermedad mental.

“La angustia es la reacción “Aunque con el transcurso de los años la mayoría Yo que todo lo he perdido
frente al peligro” de los estudiosos ha llegado a la conclusión de ahora tiemblo de dormir.
Sigmund Freud que una de las causas principales de la ansiedad No resbales de mi brazo:
y la zozobra que experimenta el hombre es la ¡duérmete apegado a mí!
separación de los seres amados, o la amenaza Apegado a mí (fragmento)
de separación, ha habido profunda renuencia a Gabriela Mistral
aceptar esta fórmula tan simple”
John Bowlby

1
Departamento de Psiquiatría Oriente, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

172 | Psiquiatría universitaria


Alberto Botto

INTRODUCCIÓN complejos sistemas emocionales organizados en redes


y circuitos neuronales cuyas principales características

D esde el nacimiento hasta la muerte el ser humano


vive en un contexto de relaciones interpersonales,
estableciendo vínculos afectivos que guardan una es-
son:

1. Los circuitos neuronales se encuentran genéti-


trecha relación con su desarrollo biológico, psicológico camente determinados y están diseñados para
y social. En medio de esta matriz intersubjetiva el indi- responder incondicionalmente frente a estímulos
viduo genera representaciones mentales que están de- provenientes del medio ambiente.
terminadas por la calidad de las relaciones de apego y 2. Estos circuitos controlan y organizan una diver-
que actúan como un eje alrededor del cual se organiza sidad de conductas por medio de la activación o
el mundo interno influyendo sobre la estructuración de inhibición de subrutinas motoras y cambios neu-
la personalidad en sus diversas manifestaciones. Para rohormonales que tienen una función adaptativa
John Bowlby la búsqueda de proximidad hacia el cuida- en el desarrollo evolutivo de la especie.
dor responde a una pauta de comportamiento innato 3. Los circuitos son capaces de modular la sensibilidad
basado en una serie de sistemas conductuales instin- de los sistemas sensoriales que son relevantes para
tivos que siguen operando incluso en la vida adulta2. las secuencias conductuales que se han activado.
Todo vínculo de apego oscila entre la necesidad de 4. La actividad neural de los sistemas emocionales es
cuidado que se obtiene con la cercanía del progenitor capaz de perdurar luego de que el estímulo preci-
y la búsqueda de nuevas experiencias que confirmen la pitante haya cesado.
autonomía y favorezcan el crecimiento. Pero, ¿de qué 5. Estos sistemas pueden ser modulados por estímu-
manera se alcanza este delicado equilibrio?
los ambientales emocionalmente neutros (“inputs
Si se considera a las emociones como modalidades
cognitivos”).
de percepción dirigidas internamente y que, por lo tan-
6. Los circuitos interactúan recíprocamente con me-
to, informan sobre el estado (subjetivo) de la persona,
canismos cerebrales relacionados con la elabora-
entonces es posible darle un sentido –en otras palabras,
ción de funciones cognitivas complejas y la con-
una función– a aquella experiencia que denominamos
ciencia.
angustia y que en el modelo del apego se manifiesta de
una manera particular: la angustia de separación.
El propósito de este trabajo es delimitar el ámbito Los cuatro sistemas emocionales más estudiados
en el que se inscribe la angustia de separación, su im- son:
portancia en los vínculos de apego, su relación con el
desarrollo normal y, por último, con el origen de algu- 1. Sistema de Búsqueda (SEEKING): Promueve la ex-
nas manifestaciones psicopatológicas como el trastor- ploración y la elaboración de planes conductuales
no de pánico y la agorafobia. para lograr diversos objetivos y metas con la fina-
lidad de satisfacer algún deseo (hambre, sed, re-
SISTEMAS EMOCIONALES producción sexual, etc.). En humanos se relaciona
con la energía, la motivación y la curiosidad –in-
Desde las primeras aproximaciones científicas al es- cluyendo la de tipo intelectual–. Con los años este
tudio y clasificación de las emociones –cuyo principal sistema tiende a disminuir su actividad, lo que,
exponente fue William James, hace más de cien años– desde un punto de vista psicopatológico, se rela-
hasta las teorías más contemporáneas, pasando por las ciona también con la depresión. Por el contrario,
notables contribuciones de Papez y MacLean –quien su hiperactividad se asocia con estados de exal-
describió el cerebro triuno y consolidó el concepto de tación psicomotora tal como ocurre en distintos
sistema límbico– aún persiste la controversia respecto a tipos de psicosis dentro de las que se encuentran
la definición y la naturaleza de los estados emocionales. la esquizofrenia y la manía. Funcionalmente se re-
Para Jaak Panksepp3, desde un punto de vista laciona con la actividad dopaminérgica en diversas
neurobiológico, los afectos surgen de la interacción de regiones cerebrales, dentro de las que se cuentan:
área ventrotegmental anterior, núcleo accumbens,
amígdala, giro cingulado anterior, corteza prefron-
2
Bowlby J. El Apego. Paidós, Buenos Aires, 2009. tal e hipotálamo dorsolateral.
3
Panksepp J. Affective Neuroscience. The foundations of 2. Sistema de rabia (RAGE): Regula las conductas
human and animal emotions. Oxford University Press, hostiles y agresivas que surgen habitualmente en
New York, 2005. respuesta a una frustración. Este sistema se inhibe

Psiquiatría universitaria | 173


“Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos y psicopatología

recíprocamente con el sistema de búsqueda y es de su ambiente social y regula la formación de víncu-


activado por el sistema de miedo. Se relaciona con los con otros individuos. Este sistema deriva, en parte,
la amígdala, partes del hipotálamo y la sustancia de circuitos neurales relacionados con el dolor y es el
gris periacueductal. Su hiperactivación patológica mediador de todos los fenómenos que se organizan en
puede observarse como consecuencia de tumores torno a la angustia de separación. Desde la vertiente
o lesiones cerebrales de origen traumático. de la psicopatología se ha relacionado con las crisis de
3. Sistema de miedo (FEAR): Desde un punto de vis- pánico, la depresión y el autismo4. Se activa específica-
ta evolutivo su funcionamiento tiene como meta mente cuando el animal es separado de su cuidador o
asegurar la sobrevivencia frente a situaciones de del entorno protegido y puede ser evaluado de diver-
peligro a través de conductas de congelamiento sas maneras, especialmente a través de las llamadas de
(freezing) y de escape. Se relaciona con la amígdala separación o vocalizaciones de angustia que emiten las
central y lateral, el hipotálamo medial y anterior crías, medidas a través del estudio del espectro del so-
y con la sustancia gris periacueductal. Su neuro- nido. En animales libres cuando el sistema se estimula
transmisor más significativo es el GABA y, farmaco- por primera vez produce comportamientos de búsque-
lógicamente, es el sitio específico de acción de las da, lo cual, evolutivamente, se presume que aumenta
benzodiazepinas. las probabilidades de encontrar a la madre (o de ser
4. Sistema de pánico (PANIC): Regula las conductas encontrado); sin embargo, después de un tiempo se
de apego, la angustia de separación y los vínculos produce un aislamiento del ambiente (en forma similar
sociales. Es activado por el sistema de miedo y es a lo que ocurre clínicamente en una persona con depre-
inhibido por los de búsqueda y rabia. Anatómica- sión) lo que podría estar relacionado con el hecho de
mente se relaciona con el giro cingulado anterior, que no es seguro buscar a la madre durante un periodo
núcleos talámicos e hipotalámicos, área ventro- prolongado por el riesgo de exponerse a los ataques de
tegmental anterior y sustancia gris periacueductal. los depredadores.
Los neurotransmisores involucrados en su funcio- Neurobiológicamente, el sistema que regula los
namiento son la prolactina, oxitocina y los opioi- vínculos sociales está conformado por una compleja
des endógenos. red funcional donde se han involucrado una serie de
estructuras y sustancias dentro de las cuales destacan
Además de estos sistemas –organizados en torno a las vías del dolor –moduladas por los opioides endóge-
motivaciones básicas y primitivas– en los mamíferos se nos–, la oxitocina y la prolactina, entre otras5, 6. La sepa-
han descrito otros, más sofisticados, que se activan en ración de un objeto amado activa el sistema de PÁNICO
distintos momentos del ciclo vital y son aquellos que se lo que reduce la actividad de los opioides en esta región
relacionan con el deseo sexual (LUST), cuidados mater- cerebral y –literalmente– produce dolor. De esta mane-
nos (CARE) y los juegos bruscos (PLAY). ra los animales aprenden (por medio de una estrategia
de refuerzo) a mantener la cercanía y la proximidad.
EL SISTEMA DE PÁNICO Para Panksepp, el estudio detallado de los meca-
nismos cerebrales que generan la angustia de separa-
Evolutivamente, la capacidad de establecer vínculos ción son la principal vía para comprender la naturaleza
afectivos que aseguren la sobrevivencia y favorezcan el biológica de los vínculos sociales. Postula que el com-
desarrollo, se equipara en importancia a otras motiva- ponente afectivo del sistema que regula los vínculos de
ciones vitales como la búsqueda de alimentos o la huí- apego en el cerebro de los mamíferos es de tipo dico-
da frente al peligro. Esto fue lo que René Spitz observó tómico: por un lado se encuentran las conductas y sen-
en su ya clásico análisis del cuidado en niños institucio- timientos relacionados con la angustia de separación y,
nalizados. Aunque este fenómeno se ha descrito en una
diversidad de especies –desde las aves a los primates–,
hoy existe una amplia aceptación respecto a la idea de
que los mamíferos heredan un sistema psico-conduc-
4
Solms M, Turnbull O. El cerebro y el mundo interior. Una
introducción a la neurociencia de la experiencia subjetiva.
tual que media la creación de lazos sociales así como
Fondo de Cultura Económica, Bogotá, 2004.
también una serie de emociones relacionadas con este 5
Tops M, Van Peer J, Korf J, Wijers A, Tucker D. Anxiety,
fenómeno dentro del complejo espectro que va desde cortisol and attachment predict plasma oxytocin. Psy-
la cercanía hasta la separación. chophysiology, 2007; 44: 444-449.
El sistema de PÁNICO es aquel dispositivo neuro- 6
Insel T. A neurobiological basis of social attachment. Am
biológico que le informa al individuo acerca del estado J Psychiatry 1997; 154: 726-735.

174 | Psiquiatría universitaria


Alberto Botto

por otro, los relacionados con el confort y la recompen- la observación clínica con la explicación conceptual.
sa social. Éstos se encontrarían bajo el comando de me- Planteó que la tendencia del niño a formar un víncu-
canismos primitivos relacionados con la búsqueda de lo fuerte y fundamental con una figura materna forma
contacto, la regulación del dolor y la termorregulación. parte de una herencia arcaica, cuya función es asegu-
Los opioides cerebrales fueron las primeras mo- rar la supervivencia de la especie, y que esta tendencia
léculas que se describieron como potentes reductores es relativamente independiente de la oralidad y de la
de la angustia de separación. La b-endorfina –que in- alimentación. Sus ideas contrastaron con las posturas
teractúa con el receptor mu– es el opioide endógeno psicoanalíticas del momento, influidas por los escritos
que posee la mayor capacidad de aliviar la angustia de de Melanie Klein, que le otorgaban una especial impor-
separación y se la ha relacionado con diversas formas tancia a la fantasía y los procesos intrapsíquicos como
de vínculo afectivo incluidos los cuidados parentales, el motores de la vida emocional normal y patológica8.
amor sexual y el erotismo. Para Bowlby la teoría del apego es una forma de
Neuroanatómicamente el sistema de PÁNICO está conceptualizar la tendencia de los seres humanos a
representado por el diencéfalo medial, especialmente crear fuertes lazos afectivos con determinadas perso-
por el tálamo dorsomedial. Además se ha vinculado nas y un intento por explicar la multiplicidad de reac-
con otras áreas como la stria terminalis, el giro cingula- ciones emocionales y fenómenos clínicos que surgen
do anterior, la amígdala y el hipotálamo, existiendo una como consecuencia de la separación y la pérdida afec-
correlación entre este sistema y aquellos relacionados tiva. Después de la segunda guerra mundial Bowlby
con el factor liberador de corticotrofina7 (que es un po- se hizo cargo del departamento de niños de la Clínica
tente activador de vocalizaciones de angustia en ani- Tavistock, y a comienzos de la década de 1950 la Orga-
males) y la b-endorfina. Además de los opioides (cuyo nización Mundial de la Salud le pidió que se ocupara
aumento disminuye el deseo de socialización), otros de estudiar los efectos en los niños que perdieron a sus
neuropéptidos que se han estudiado son la oxitocina familias y quedaron sin hogar, debiendo ser acogidos
y la prolactina (ambas claramente promotoras de las por hospitales e instituciones. Los resultados de sus
conductas de apego). Se piensa que el neurotransmisor estudios le permitieron corroborar la importancia de
que comandaría la función del sistema de PÁNICO es el los cuidados parentales durante los primeros años de
glutamato que al activar su receptor aumenta intensa- vida en la salud mental del individuo. Observó que uno
mente las vocalizaciones de angustia, mientras que su de los aspectos más importantes era la permanencia
bloqueo las disminuye. de una relación íntima y cercana con un cuidador que
Finalmente, se ha planteado que la formación de podía ser la madre, el padre o un sustituto. Además,
vínculos sociales implica, por una parte, la capacidad concluyó que la tendencia del niño a formar un vínculo
del individuo de experimentar angustia de separación fuerte con el cuidador tenía un fundamento filogenéti-
en momentos de aislamiento y de bajo soporte social y, co relacionado con la supervivencia de la especie y era
por otra, de experimentar un nivel de confort luego del independiente de la oralidad y de la alimentación.
restablecimiento de la relación. El apego puede definirse como una conducta in-
nata, biológicamente determinada, que forma parte de
EL APEGO una serie de sistemas motivacionales y cuyo eje orga-
nizador es la búsqueda de proximidad con una figura
John Bowlby, partiendo desde el psicoanálisis, pero ba- significativa que otorgue seguridad y protección (habi-
sado en la etología y en la teoría de la evolución –de tualmente los progenitores o algún cuidador cercano) a
hecho, una de sus últimas publicaciones fue una bio- través de la cual se desarrolla un vínculo afectivo.
grafía sobre Charles Darwin– concluyó, a través de su Desde un punto de vista evolutivo, la conducta de
trabajo como psiquiatra infantil, que la psicopatología apego mejora la supervivencia del recién nacido al pro-
se originaba en experiencias reales de la vida interper- tegerlo del daño frente a las adversidades ambientales,
sonal. Su propósito fue desarrollar un paradigma psi- los ataques de los demás, la separación del grupo y la
coanalítico que permitiera integrar de mejor manera muerte por inanición. Por lo mismo, el sistema de ape-
go es altamente sensible a las señales de peligro, acti-
vándose no sólo ante situaciones externas de amenaza
7
Quirin M, Pruessner J, Kuhl J. HPA system regulation and
adult attachment anxiety: Individual differences in reac-
tive and awakening cortisol. Psychoneuroendocrinology, 8
Marrone M. La teoría del apego. Un enfoque actual. Edito-
2008; 33: 581-590. rial Prismática. Madrid, 2001.

Psiquiatría universitaria | 175


“Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos y psicopatología

sino también frente a la posibilidad de una separación sido descrito metafóricamente –parafraseando a Allan
del cuidador más cercano lo que se asocia frecuente- Schore– como aquel donde el cerebro (derecho) de la
mente con una experiencia interna de angustia. madre construye el cerebro (derecho) del niño11.
Sin embargo, la búsqueda de proximidad y el El niño en proceso de desarrollo utiliza la figura
establecimiento de un vínculo afectivo, además de de apego –siendo más específicos, a su unidad men-
otorgarle al individuo una ventaja evolutiva, favorece te/cerebro– para que le ayude a organizar sus propios
el desarrollo de una relación intersubjetiva que será estados mentales/cerebrales12. A través de la respuesta
fundamental en la organización de su funcionamiento sensible del progenitor –es decir, su capacidad para re-
cerebral y la estructuración de su mente, su persona- conocer, interpretar y responder adecuadamente a las
lidad y su capacidad para, más tarde, establecer otras demandas del niño– se produce en el vínculo una sin-
relaciones en la vida social9. tonía psicobiológica (también denominada estado de
Las transacciones emocionales que se dan al inte- resonancia mental) que contribuye a fortalecer y man-
rior de los vínculos de apego le permiten al niño regular tener los procesos de regulación afectiva. Se piensa que
sus estados afectivos a través de las respuestas que reci- uno de los sustratos de estos fenómenos –que se en-
be de sus progenitores modulando aquellos sentimien- cuentran en el continuo que va desde la imitación has-
tos más disruptivos como el miedo, la rabia, la ansiedad ta la forma de cómo entendemos a los otros, pasando
y la tristeza y potenciando aquellas experiencias que le por la capacidad de empatizar y mantener relaciones
otorguen un sentido de coherencia interna, seguridad y de intimidad amorosa– corresponde a la región orbito-
confianza en lo que Bowlby denominó una base segura. frontal y al denominado sistema de neuronas en espe-
El tipo de interacción que el niño establece con los jo (ubicado en la zona F5 de la corteza motora)13, 14, 15.
padres se organiza alrededor de representaciones men- De esta manera, y en forma progresiva, se adquiere la
tales de la relación que configuran lo que se ha deno- mentalización –es decir, la capacidad de entender las
minado un modelo operativo interno del self y del otro. propias conductas y las de los demás en términos de
Estas experiencias son codificadas como esquemas estados mentales (como deseos, creencias, sentimien-
mentales o modelos de funcionamiento que quedarán tos y motivaciones)– lo que para muchos es uno de los
almacenados bajo la forma de una memoria implícita y logros más significativos del desarrollo16 y en cuya falla
que más tarde podrán ser reactivadas en las distintas se encuentra el origen de las manifestaciones psico-
relaciones que se establezcan a lo largo de la vida. Es así patológicas de una variedad de cuadros psiquiátricos,
como las conductas de apego continúan manifestándo- dentro de los cuales destacan los trastornos de la perso-
se durante todo el ciclo vital. nalidad, específicamente la personalidad limítrofe17, 18.
De esta manera, bajo el concepto de neurobiología
interpersonal10 se ha pretendido organizar el conoci-
miento que hoy en día se tiene acerca de las compleji- 11
Schore A. Affect Dysregulation and Disorders of the Self/
dades que existen en la interacción de la –por llamarla Affect Regulation and the Repair of the Self (two-volume
de alguna forma que enfatice la importancia de su in- set). WW Norton & Company, New York, 2003.
tegración– unidad mente/cerebro entre una persona y
12
Siegel D. The Developing Mind. The Guilford Press, New
otra, tal como ocurre en el caso de un niño con su madre, York, 1999.
13
Rizzolatti G, Craighero L. The mirror-neuron system.
una pareja de enamorados o un paciente y su terapeu-
Annu. Rev. Neurosci. 2004. 27: 169-92.
ta. Por lo tanto, las relaciones de apego no sólo tendrán 14
Rizzolatti G, Sinigaglia C. Las neuronas espejo. Los meca-
una función en el resguardo de la sobrevevivencia sino nismos de la empatía emocional. Paidós, Barcelona, 2006.
que además contribuirán con la creación y el desarrollo 15
Iacoboni M. Las neuronas espejo. Empatía, neuropolítica,
de todos los dominios del funcionamiento psicológico autismo, imitación o de cómo entendemos a los otros. Katz
(mental) y neurobiológico (cerebral). Este fenómeno ha editores, Madrid, 2009.
16
Allen J, Fonagy P, Bateman A. Mentalizing in clinical prac-
tice. American Psychiatric Publishing, Inc.; 1 edition,
Washington D. C.., 2008.
9
Cozolino L. The neuroscience of human relationships. At- 17
Fonagy P, Gergely G, Jurist E, Target M. Affect regula-
tachment and the developing social brain. W.W. Norton & tion, mentalization and the development of the self. Other
Company, New York, 2006. Press, New York, 2002.
10
Siegel D. Toward an interpersonal neurobiology of the 18
Choi-Kain L, Gunderson J. Mentalization: Ontogeny, As-
developing mind: Attachment relationships, “mindsight”, sessment, and Application in the Treatment of Border-
and neural integration. Infant Mental Health Journal, line Personality Disorder. Am J Psychiatry 2008; 165:
2001; 22(1-2): 67-94. 1127-1135.

176 | Psiquiatría universitaria


Alberto Botto

Mary Ainsworth, colaboradora de Bowlby en la dé- Cuando los padres están disponibles y son percep-
cada de 1950 en la Clínica Tavistock, estudió la interac- tivos, pero responden de forma incoherente e introdu-
ción madre-hijo durante el primer año de vida. En un cen sus propios estados mentales en los niños, éstos
contexto experimental al que se refirió como situación tienden a desarrollar un estilo de apego ambivalente
extraña, observó la respuesta del niño en momentos (5%-15%). Se piensa que en ellos existiría una sobreac-
de separación y encuentro con su figura de apego al tivación del sistema de apego donde la búsqueda de
permanecer en una habitación en distintos momentos: proximidad no concluye con el contacto con el progeni-
con su madre, con su madre y una persona desconocida tor. En la situación extraña parecen ansiosos, inquietos
y solo con una persona desconocida. De esta manera y habitualmente no vuelven a jugar luego del reen-
Ainsworth describió y clasificó los patrones de compor- cuentro.
tamiento del niño en tres tipos a los que posteriormen- Finalmente, cuando los padres muestran conduc-
te se agregó un cuarto propuesto por Main y Solomon: tas francamente desorientadas, temerosas o agresivas
desarrollan vínculos de tipo desorganizado (20%-40%).
1. Apego Seguro: examina el recinto y los juguetes En la situación extraña los niños presentan una actitud
con interés, muestra señales de extrañar al proge- errática e impredecible, aproximándose y rechazando
nitor (a quien prefiere por sobre el desconocido), al progenitor y en ocasiones entrando en un estado de
y a menudo llora durante la separación. Saluda al pseudotrance, como “congelados” o paralizados.
progenitor activamente al momento del reencuen- Desde un punto de vista neurobiológico se ha visto
tro y logra retomar el juego. que, en la relación con sus hijos, las madres con ape-
2. Apego Evitativo: no llora durante la separación, go seguro muestran una mayor activación de regiones
evita e ignora activamente al progenitor durante cerebrales relacionadas con la recompensa, incluyendo
el reencuentro, no busca el contacto ni muestra se- el striatum ventral, y regiones hipotálamo-hipofisiarias
ñales emocionales de angustia o ira, centrándose asociadas con oxitocina. Además, la respuesta periféri-
en los juguetes o el ambiente durante todo el pro- ca de oxitocina frente al contacto con el niño es signifi-
cedimiento. cativamente mayor en dichas madres y se correlaciona
3. Apego Ambivalente: puede mostrarse muy caute- positivamente con una activación cerebral en ambas
loso o angustiado incluso antes de la separación, regiones19.
con escasa exploración; preocupado por el proge-
nitor durante todo el procedimiento, puede pare- EL ESTILO DE APEGO AMBIVALENTE
cer furioso o pasivo; no logra establecerse o recon-
fortarse luego del reencuentro y sigue llorando; Como estado emocional motivador de conductas, la an-
no logra retomar el juego y la exploración tras el gustia se encuentra presente en todos los tipos de ape-
reencuentro. Junto al apego Evitativo conforman go; sin embargo es en el ambivalente donde con mayor
el subgrupo de Apego Inseguro. claridad es posible observar un comportamiento que
4. Apego Desorganizado: muestra conductas impre- pueda ser calificado como ansioso. Como se mencionó,
decibles, desorientadas y erráticas en presencia en la situación extraña estos niños escasamente son
del progenitor, sugiriendo un colapso temporal de tranquilizados por el progenitor ni vuelven inmediata-
las estrategias conductuales. mente al juego, llorando y mostrando alivio en forma
alternada, pero, en definitiva, siendo muy difíciles de
Los niños con apego seguro suelen tener padres controlar. Ainsworth observó que los padres de estos
emocionalmente disponibles, perceptivos y responsi- niños se encontraban disponibles, eran sensibles y re-
vos frente a las necesidades y estados mentales de sus ceptivos, pero mostraban una tendencia a invadir a sus
hijos. En circunstancias donde se activa el sistema de hijos con sus propios estados mentales y emocionales,
apego (tal como ocurre en la situación extraña) estos ni- interfiriendo con el logro de una adecuada sintonía en
ños buscan la proximidad su progenitor. Se estima que
entre el 55% y el 65% de los niños en poblaciones no
clínicas presentan un patrón de apego seguro.
Los padres emocionalmente indisponibles, no per-
ceptivos o que muestran actitudes de rechazo se aso- 19
Strathearn L, Fonagy P, Amico J, Montague P. Adult at-
cian con niños que se vinculan de un modo evitativo tachment predicts maternal brain and oxytocin response
(20%-30%); es decir, ignorando la reaparición de sus to infant cues. Neuropsychopharmacology, 2009; 34:
progenitores en la situación extraña. 2655-2666.

Psiquiatría universitaria | 177


“Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos y psicopatología

la relación lo que, bajo la mirada de Stern, corresponde- redefine la angustia como una forma de reacción del yo
ría a una falla en el entonamiento afectivo20. frente a la amenaza de una situación traumática. En ese
A lo largo de la vida cada persona oscila invaria- momento diferencia la angustia automática de la angus-
blemente entre dos polaridades de la experiencia in- tia señal que, según Laplanche y Pontalis, corresponde-
terpersonal: por un lado, la búsqueda de proximidad ría a un “dispositivo puesto en acción por el yo, ante una
y cercanía con los demás y, por otro, la necesidad de situación de peligro, con vistas a evitar el ser desbor-
mantener la independencia y la autoafirmación. En la dado por el aflujo de excitaciones”22. La angustia señal
relación de apego es esencial que el adulto reconozca reproduciría en forma atenuada la reacción de angustia
en el niño estos distintos momentos con el objeto de vivida en una experiencia traumática del pasado y per-
saber cuándo es necesario aproximarse y cuándo man- mitiría poner en marcha los mecanismos de defensa.
tener una distancia que le permita al niño desenvolver- Pero, ¿frente a qué peligro es la angustia una se-
se de manera segura en un espacio personal de soledad ñal? Para Freud, las situaciones de peligro se resumen
y tranquilidad. En los estilos de apego ambivalente el en cuatro: la pérdida de objeto en la niñez, la castración
adulto es incapaz de percibir y respetar estas necesida- en la etapa fálica, las amenazas del superyó durante el
des naturales lo que se traduce en una intrusión de sus periodo de latencia y, por último, la pérdida del amor
propios estados emocionales en la mente del niño oca- del objeto.
sionando un quiebre en la sintonía emocional. Para Bowlby –quien fue vicepresidente de la Aso-
A diferencia de lo que ocurre con los niños evitati- ciación Psicoanalítica Británica entre 1956 y 1961– lo
vos (que aprenden a rechazar el estado mental de los que condicionaba la angustia (constituyéndose en
padres y a desarrollar una estrategia de desactivación) el elemento organizador de la señal de peligro) era la
un estilo de apego ambivalente obliga al niño a estar amenaza de la pérdida del objeto. Sin embargo, sostenía
más preocupado por su propia angustia y a maximi- que la teoría psicoanalítica de la angustia no alcanzaba
zar su atención hacia la relación (imprevisible) con su a explicar las complejidades del vínculo entre el niño y
progenitor, experimentando una sensibilidad parental su madre ni las intensas reacciones que clínicamente
incoherente con elevados niveles de angustia que no observaba en respuesta a la separación y la pérdida. Su-
son contenidos ni tolerados con facilidad. girió que la ansiedad de separación estaba determinada
Un patrón de comunicación imprevisible e intrusi- por el tipo de experiencia y el estilo de comunicación
vo sumado a las continuas preocupaciones propias de familiar que hacían que el niño se sintiera inseguro en
los progenitores y una sensibilidad incoherente fren- sus relaciones de apego. Por lo tanto, señaló que la com-
te a las necesidades del niño es lo que, finalmente, se prensión de la angustia de separación no progresaría sin
traduce en una falla de los mecanismos de regulación incorporar la especificidad del vínculo con la madre.
afectiva que son, como vimos, fundamentales para el Según Marrone, el modelo de Bowlby difiere del
desarrollo normal (y patológico) del individuo. modelo de Freud en tres aspectos:

ANGUSTIA, APEGO Y PSICOANÁLISIS 1. En el modelo de Freud el apego es secundario en


relación con las gratificaciones oral y libidinal. Para
Las primeras aproximaciones de Freud a la comprensión Bowlby el apego es primario y tiene un estatus
de la angustia estuvieron muy influidas por explicacio- propio.
nes biológicas y mecanicistas que –desde el punto de 2. Según Freud, el niño se encuentra en un estado de
vista económico del aparato psíquico– la relacionaban narcisismo primario, cerrado frente a los estímulos
con el resultado de la descarga de excitación endógena externos. Bowlby, en cambio, plantea que desde el
de carácter sexual producto de la falla en el control de nacimiento el individuo se encuentra inmerso en un
una acumulación de dicha tensión libidinal. contexto intersubjetivo de reciprocidad relacional.
En el año 1926 Freud publica “Inhibición, síntoma 3. Mientras que para Freud la conducta pulsional es
y angustia”21 donde, siguiendo el modelo estructural, activada por un monto de energía que busca la
descarga, para Bowlby es activada tanto por con-
diciones internas como externas cuando la función
20
Stern D. El mundo interpersonal del infante. Una perspec-
que cumple es requerida.
tiva desde el psicoanálisis y la psicología evolutiva. Paidós,
Buenos Aires, 2003.
21
Freud S. Inhibición, síntoma y angustia. Obras Completas. 22
Laplanche J, Pontalis J. Diccionario de Psicoanálisis. Pai-
Amorrortu Editores, Buenos Aires, 2001. dós, Buenos Aires, 2005.

178 | Psiquiatría universitaria


Alberto Botto

Sin embargo, ambas teorías también presentan señal y los sistemas defensivos; sin embargo, dada la
múltiples puntos de convergencia23 –los que en la ac- inmadurez de la primera, la intensidad de la amenaza y
tualidad han sido ampliamente aceptados y validados la desorganización ocasionada por la fantasía de daño
tanto por la investigación empírica como conceptual–. antes mencionada, el yo es incapaz de manejar la an-
Para Bowlby así como también para Freud la influencia gustia y se desencadena la crisis de pánico.
del ambiente (ya sea a través de la deprivación afecti-
va, el trauma o la seducción) es fundamental para un LA ANGUSTIA DE SEPARACIÓN
adecuado desarrollo psicológico, especialmente du-
rante los primeros años de vida, enfatizando el rol que La mayoría de los niños manifiesta algún grado de
cumple la relación con los progenitores. Hoy se acep- angustia al separarse de sus padres o cuidadores, es-
ta que la representación mental de la relación del self pecialmente cuando se ven enfrentados a situaciones
con el otro es determinante en la estructuración de la nuevas y desconocidas. A esta reacción se la denomina
personalidad y el comportamiento interpersonal lo que angustia de separación (AS) y corresponde a un fenó-
podría equipararse con la idea de un modelo de trabajo meno esperable y absolutamente comprensible según
interno. Finalmente se ha planteado que el concepto de las etapas del desarrollo psicobiológico normal del in-
mentalización (operacionalizado bajo término de fun- dividuo.
ción reflexiva) no difiere de otras ideas psicoanalíticas Bowlby describe seis enfoques principales acerca
como la necesidad de reconocer el dolor y el sufrimien- de la AS25:
to de los otros –es decir, sus estados mentales– para al-
canzar la posición depresiva (Melanie Klein), la función 1. El primer modelo, es el propuesto por Freud y,
de continente (Bion) o la importancia de la compren- como vimos, relaciona la aparición de angustia con
sión psicológica del niño para la construcción de del self la imposibilidad de descarga de la libido al sepa-
verdadero (Winnicott). rarse al niño de su madre.
Recientemente Busch y Milrod24 plantean que, 2. La ansiedad de separación reproduce el trauma
desde el punto de vista psicodinámico, aquellas perso- del nacimiento (Rank), prototipo de toda ansiedad
nas que desarrollan un trastorno de pánico presentan posterior.
una mayor vulnerabilidad ocasionada por factores neu- 3. En ausencia de la madre el niño genera una res-
robiológicos (hipersensibilidad de los sistemas neura- puesta (la ansiedad) tendiente a llamar su atención
les relacionados con el miedo, donde la amígdala juega (relacionada con la teoría de la angustia señal).
un rol central) y por un temperamento ansioso, los que 4. La angustia aparece cuando la madre desaparece
durante la infancia, las haría más propensas a mante- porque el niño cree que él la ha destruido o devo-
ner vínculos de dependencia hacia sus progenitores en rado por lo cual la ha perdido para siempre (ansie-
busca de seguridad. Este patrón relacional se caracte- dad depresiva, según Melanie Klein).
riza por la percepción del cuidador como alguien poco 5. Al proyectar su agresividad el niño interpreta el
confiable, propenso al abandono y el rechazo. En res- alejamiento de la madre como una forma de cas-
puesta a lo anterior, más la herida narcisista por la de- tigo y hostilidad (ansiedad persecutoria, según Me-
pendencia, surge la agresión –sentimiento que es ex- lanie Klein).
perimentado como altamente peligroso debido al daño 6. La ansiedad es una respuesta primaria a la ruptura
potencial que puede sufrir la figura de apego (de quien del vínculo de apego que une al niño con su madre
el niño depende)– lo que incrementa el temor frente a (teoría del apego frustrado).
la pérdida y, por lo tanto, la dependencia. Este círculo
vicioso se activa en la adultez cuando el individuo per- La teoría que propone Bowlby considera que la se-
cibe una amenaza hacia la integridad de las relaciones paración producida entre un niño pequeño y su figura
más cercanas. En ese momento se activan la angustia de apego es de por sí perturbadora (porque amenaza
su supervivencia) y proporciona las condiciones nece-
sarias para que se experimente un miedo muy intenso.
Como resultado de lo anterior, cuando el niño percibe
23
Fonagy P. Attachment theory and psychoanalysis. Other
Press, New York, 2001.
una amenaza de separación, por medio de un aprendi-
24
Busch F, Milrod B. Psychodynamic treatment of panic dis- zaje asociativo surge en él la ansiedad.
order. Clinical and research Assesment. En: Levy R, Ablon
J. (eds.) Handbook of evidence-based psychodynamic psy-
chotherapy. Humana Press, New York, 2009. 25
Bowlby J. La Separación. Paidós, Buenos Aires, 2009.

Psiquiatría universitaria | 179


“Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos y psicopatología

A pesar de que la AS es una respuesta adaptativa y, Tabla 1


como vimos, forma parte del desarrollo, en algunos ni- Criterios diagnósticos de Ansiedad por Separación
ños la reacción emocional puede alcanzar una intensi- (según DSM-IV)
dad inusual que interfiere en su funcionamiento psico- A. Ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de de-
lógico, familiar y social. En esos casos es muy probable sarrollo del sujeto, concerniente a su separación res-
que se trate de un trastorno por ansiedad de separación pecto del hogar o de las personas con quienes está
(TAS)26. Según el DSM-IV27 (Tabla 1), el elemento central vinculado, puesta de manifiesto por tres (o más) de las
para el diagnóstico de este cuadro es “la aparición de siguientes circunstancias:
ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de desa-
1) Malestar excesivo recurrente cuando ocurre o se
rrollo del sujeto, concerniente a su separación respecto
anticipa una separación respecto del hogar o de
del hogar o de las personas con quienes está vinculado”. las principales figuras vinculadas.
La prevalencia del TAS se estima habitualmente 2) Preocupación excesiva y persistente por la posi-
entre el 3.5% y 5.4%; sin embargo muchos niños ex- ble pérdida de las principales figuras vinculadas
perimentan estados subclínicos que no cumplen con o a que éstas sufran un posible daño.
todos los criterios para establecer el diagnóstico28. 3) Preocupación excesiva y persistente por la posibi-
Su curso suele ser variable; mientras algunos niños lidad de que un acontecimiento adverso de lugar
se recuperan completamente29, otros presentan una a la separación de una figura vinculada importan-
evolución donde los síntomas persisten hasta hacerse te (por ejemplo, extraviarse o ser secuestrado).
4) Resistencia o negativa persistente a ir a la escuela
crónicos. En estos casos el riesgo de desarrollar algún
o a cualquier otro sitio por miedo a la separación.
trastorno ansioso en la adultez, específicamente un 5) Resistencia o miedo persistente o excesivo a estar
trastorno de pánico, es particularmente alto30. Incluso en casa solo o sin las principales figuras vincula-
se ha postulado que el TAS correspondería a una forma das, o sin adultos significativos en otros lugares.
e manifestación temprana del trastorno de pánico más 6) Negativa o resistencia persistente a ir a dormir sin
que sólo un precursor o factor de riesgo. tener cerca una figura vinculada importante o ir a
Uno de los modelos etiopatogénicos más amplia- dormir fuera de casa.
mente aceptados para el TAS se basa en estudios sobre 7) Pesadillas repetidas con temática de separación.
el rol que juegan los estilos de apego en el desarrollo 8) Quejas repetidas de síntomas físicos (como ce-
faleas, dolores abdominales, náuseas o vómitos)
psicobiológico. De esta manera, niños con apego inse-
cuando ocurre o se anticipa la separación respec-
guro muestran un elevado distrés frente a la separación to de figuras importantes de vinculación.
y una gran dificultad para retomar la relación luego del
reencuentro con sus padres, situación muy similar a B. La duración del trastorno es de por lo menos 4 sema-
la que se describe en quienes sufren un TAS. Como se nas.
mencionó más arriba, el tipo de vínculo que estable- C. El inicio se produce antes de los 18 años de edad.
cen quienes presentan este tipo de apego está deter- D. La alteración provoca malestar clínicamente significa-
minado por padres poco disponibles e inconsistentes tivo o deterioro social, académico (laboral) o de otras
en su respuesta emocional lo que se traduce en señales áreas importantes de la actividad del individuo.
E. La alteración no ocurre exclusivamente en el transcur-
so de un trastorno generalizado del desarrollo, esqui-
zofrenia u otro trastorno pospsicótico, y en adolescen-
26
Masi G, Mucci M, Millepiedi S. Separation anxiety disor- tes y adultos no se explica mejor por la presencia de un
der in children and adolescents. Epidemiology, diagnosis trastorno de angustia con agorafobia.
and management. CNS drugs. 2001; 15(2): 93-104.
27
American Psychiatric Association. Diagnostic and Statisti-
cal Manual of Mental Disorders. 4th ed. Washington, DC: equívocas hacia el niño sobre la manera de sentirse se-
American Psychiatric Publishing; 1994. guros en su ausencia y tolerar la separación. Por cier-
28
Jurbergs N, Roth D. Separation Anxiety Disorder. Pediat- to, el tipo de vínculo establecido incluye los aspectos
ric Annals. 2005; 34,2: 108-115. temperamentales del niño, relacionados con la biología
29
Kearney C, Sims K, Pursell C, Tillotson C. Separation anxi-
y la herencia, que no sólo interactúan con la conducta
ety disorder in young children. A longitudinal and family
analysis. J Clin Child Adolesc Psychol. 2003; 32(4): 593-
de los padres sino que de alguna manera también la
596. condicionan. Es así como niños que presentan un tem-
30
Casat C. Childhood anxiety disorders: a review of the peramento altamente ansioso pueden dificultar el de-
possible relationship to adult panic disorder and agora- sarrollo de una adecuada relación con sus cuidadores
phobia. J Anxiety Disord. 1988; 2(1): 51-60. facilitando la aparición de respuestas poco empáticas.

180 | Psiquiatría universitaria


Alberto Botto

Incluso hay estudios que indican que la influencia ge- pendencia. Cuando se comparan con niños no ansiosos
nética sería responsable del 47% de la varianza de los aquellos que presentan TAS, fobia social o trastorno de
síntomas del TAS en comparación con los factores am- ansiedad generalizada, funcionan en mayor proporción
bientales (21%)31. con un procesamiento cognitivo negativo, sobredimen-
Otra línea de estudio sobre el origen del TAS se ha sionan las situaciones de riesgo y tienen menos confian-
dirigido a la forma en que los padres enseñan a sus hi- za sobre sus capacidades para enfrentar el peligro36.
jos ciertas estrategias de afrontamiento. Por ejemplo,
se sabe que padres de niños con TAS presentan en un ¿EXISTE LA ANGUSTIA DE SEPARACIÓN EN EL
mayor porcentaje cuadros clínicos de ansiedad y depre- ADULTO?
sión que aquellos con niños sin TAS32. Aunque los resul-
tados no son concluyentes, existiría cierta agregación La presencia de angustia de separación en el adulto
familiar para el TAS. Así, se ha visto que un alto porcen- sólo ha sido descrita recientemente37. Dos aspectos que
taje de padres de niños con TAS presentaron síntomas continúan siendo controversiales se relacionan, por
compatibles con el cuadro durante su infancia; por otra una parte, con la validez de su diagnóstico en aquella
parte, niños diagnosticados con TAS juvenil tendrían población y, por otra, con su origen, es decir, si su pre-
un riesgo 11 veces mayor que la población general de sencia se debe sólo a una continuación de los síntomas
tener al menos un progenitor con diagnóstico de TAS de la infancia o es posible plantear su aparición en la
del adulto33. Estos padres –quienes probablemente vida adulta como primera manifestación38.
experimentaron en su infancia una comunicación emo- Aunque muchos estudios muestran que un por-
cional incoherente e intrusiva configurándose un estilo centaje elevado de casos de TAS remite antes de la
de apego ambivalente– muestran hacia sus hijos una adultez39, en ellos no existe un registro de seguimiento
actitud preocupada cargada de ansiedad e incertidum- que evalúe la aparición de síntomas en el adulto (quien
bre, repitiendo un patrón relacional muy parecido al tendría la posibilidad de establecer nuevas relaciones
que vivió en su pasado. Es así como se produce lo que de apego). Sin embargo, a pesar de ser cuestionados
Fonagy ha denominado persistencia transgeneracional por la poca representatividad de sus muestras, algunos
de los patrones de apego34. trabajos han demostrado la aparición de TAS en adultos
Algunos estudios muestran que padres de niños an- sin antecedentes de síntomas durante su niñez40.
siosos manifiestan hacia ellos conductas más controla- En un estudio publicado el año 2006, Shear et al.41
doras y limitantes de la autonomía que aquellos padres encontraron que la prevalencia del TAS en niños y
de niños no ansiosos35. Cuando los padres presentan adultos fue de 4,1% y 6,6% respectivamente. Aproxi-
síntomas de angustia, evitación o depresión es menos madamente en un tercio de quienes fueron clasificados
probable que faciliten en el niño su incorporación a acti-
vidades sociales que favorezcan su socialización e inde-
36
Bogels S, Zigterman D. Dysfunctional cognitions in chil-
dren with social phobia, separation anxiety disorder and
31
Feigon S, Waldman I, Levy F, Hay D. Genetic and environ- generalized anxiety disorder. J Abnorm Child Psychol.
mental influences on separation anxiety disorder symp- 2000; 28(2): 205-211.
toms and their moderation by age and sex. Behavior Ge- 37
Manicavasagar V, Silove D. Is there an adult form of sepa-
netics, 2001; 31(5): 403-411. ration anxiety disorder? A brief clinical report. Aust NZ J
32
Last C, Francis G, Hersen M, Kazdin A, Strauss C. Sepa- Psichiatry. 1997; 31: 299-303.
ration anxiety and school phobia: a comparison using 38
Ollendick T, Lease C, Cooper C. Separation anxiety in
DSM-III criteria. Am J Psichiatry. 1987; 144(5): 653-657. young adults: a preliminary examination. J Anxiety Dis-
33
Manicavasagar V, Silove D, Rapee R, Waters F, Momartin ord. 1993; 7: 293-305
S. Parent-child concordance for separation anxiety: a 39
Costello E, Mustillo S, Erkanli A, Keeler G, Angold A.
clinical study. J Affect Dis. 2001 ; 65(201) : 81-84. Prevalence and development of psychiatric disorders in
34
Fonagy P. Persistencias transgeneracionales del apego: childhood and adolescence. Arch Gen Psychiatry. 2003;
una nueva teoría. Publicado en la revista electrónica 60: 837-844.
Aperturas Psicoanalíticas: www.aperturas.org/articulos. 40
Manicavasagar V, Silove D, Curtis J, Wagner R. Continu-
php?id=0000086&a=Persistenciastransgeneracionales- ities of separation anxiety from early life into adulthood.
del-apego-una-nueva-teoria. J Anxiety Disord. 2000; 14: 1-18
35
Silverman W, Niederhauser D. Separation anxiety disor- 41
Shear K, Jin R, Meron A, Walters E, Kessler R. Prevalence
der. En: Morris T, March J. eds. Anxiety Disorders in Chil- and correlates of estimated DSM-IV child and adult sepa-
dren and Adolescents. 2nd ed. New York, NY: The Guilford ration anxiety disorder in the national comorbidity sur-
Press, 2004: 164-188. vey replication. Am J Psichiatry. 2006; 163: 1074-1083.

Psiquiatría universitaria | 181


“Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos y psicopatología

como casos en la infancia (36,1%) la enfermedad per- planteado que, a diferencia del niño y del adolescente
sistió en la adultez; sin embargo la mayoría de los casos quienes presentarían con mayor frecuencia síntomas
diagnosticados en la población adulta (77,5%) no te- físicos, en el adulto, el TAS se manifestaría más bien a
nían antecedente de TAS, manifestándose en ellos por través de síntomas emocionales y cognitivos.
primera vez. Además, el diagnóstico de TAS se asoció Aunque aún persiste la controversia respecto a si
con la presencia de comorbilidad en más del 80% de el TAS en el adulto representa una categoría nosológi-
los casos (tanto en niños como en adultos) y con una ca independiente de otros trastornos de ansiedad, la
mayor alteración en el funcionamiento social y laboral. evidencia sugiere que su manifestación clínica estaría
Además se ha visto que la AS no sólo se relacionaría con mejor representada por un patrón dimensional46. Sin
otros cuadros ansiosos o depresivos, sino también con embargo es importante considerar que aquellos adul-
la enfermedad bipolar42. tos con síntomas de ansiedad de separación presentan
Los datos muestran que el TAS existe en la adultez mayores niveles de ansiedad y depresión comparados
y es más frecuente de lo que podría pensarse. Además, con adultos con otros trastornos de ansiedad47.
existe evidencia que apoya la idea de que, en dicha po-
blación, el cuadro podría iniciarse por primera vez sin APEGO Y PSICOPATOLOGÍA: EL TRASTORNO DE
haberse manifestado previamente durante la infancia. PÁNICO (TP)
De ser así, ahora cabe la siguiente pregunta: el TAS de
inicio en la adultez, ¿corresponde a una categoría pato- No es casual que se haya utilizado el término PÁNICO
lógica diferente a otras formas de angustia o, en cam- para denominar aquel sistema emocional que regula
bio, es comprensible bajo una mirada dimensional del los vínculos sociales. La hipótesis que subyace a esta
desarrollo? elección plantea que las manifestaciones psicopatoló-
El curso de las formas juveniles del TAS es poco gicas del TP (dentro de las que se encuentran las crisis
claro. Para algunos investigadores, éste sería un factor de pánico y los síntomas agorafóbicos) surgen a causa
de riesgo específico para el desarrollo de trastorno de de una activación anómala de los mecanismos que mo-
pánico en el adulto43 mientras que para otros lo sería dulan la angustia de separación.
para un amplio rango de trastornos de ansiedad44. Si- Como ocurre con la mayoría de las enfermedades
love y Manicavasagar sugieren que el TAS del adulto mentales, se postula que el TP está causado por la in-
correspondería a formas del TAS infanto-juvenil que teracción de factores biológicos y ambientales que, en
persisten en el tiempo de acuerdo con la hipótesis de este caso, se traducirían en una alteración de la sensi-
la continuidad45. bilidad de las redes que regulan la respuesta al miedo
Siendo la angustia frente a la separación de las fi- donde participan estructuras como: corteza prefrontal,
guras de apego el hecho central en el TAS, es posible ínsula, tálamo, amígdala, hipotálamo, y sustancia gris
afirmar que en la medida que el individuo disponga de periacueductal48, 49.
mayores recursos psicológicos y sociales, podrá mane- El TP se ha relacionado con la AS de diversas ma-
jar sus síntomas de forma más adaptativa. Por eso se ha neras. Se piensa que ambos comparten un sustrato
neurobiológico similar. Tanto en la AS como en el TP se
ha descrito una mayor sensibilidad al CO2 lo que esta-
ría relacionado con factores genéticos e influido por la
42
Pini S, Abelli M, Mauri M, Muti M, Iazetta P, Banti S et al.
Clinical correlates and significance of separation anxiety
in patients with bipolar disorder. Bipolar Disorders, 2005;
7: 370-376. 46
Silove D, Slade T, Marnane C, Wagner R, Brooks R, Mani-
43
Yeragani V, Meiri P, Bslon R, Patel H, Pohl R. History of cavasagar V. Separation anxiety in adulthood: dimen-
separation anxiety in patients with panic disorder and sional or categorical? Comprehensive Psychiatry. 2007;
depression and normal controls. Acta Psychiatr Scand. 48: 546-553.
1989 ; 79(6) : 550-6 47
Silove D, Marnane C, Wagner R, Manicavasagar V, Rees
44
Lipsitz J, Martin L, Mannuzza S, Chapman T, Liebowitz M, S. The prevalence and correlates of adult separation
Klein D et al. Childhood separation anxiety disorder in anxiety disorder in an anxiety clinic. BMC Psychiatry.
patients with adult anxiety disorders. Am J Psychiatry. 2010, 10: 21. Disponible en: http: //www.biomedcentral.
1994; 151(6): 927-9. com/1471-244X/10/21
45
Silove D, Manicavasagar V, Drobny J. Associations be- 48
Katon W. Panic disorder. N Engl J Med. 2006; 354: 2360-7.
tween juvenile and adult forms os separation anxiety 49
Gorman J, Kent J, Sullivan G, Coplan J. Neuroanatomical
disorder: A study of adult volunteers with histories of hypothesis of panic disorder, revised. Am J Psychiatry.
school refusal. J Nerv Ment Dis. 2002 ; 190(6) : 413-415. 2000; 157: 493-505.

182 | Psiquiatría universitaria


Alberto Botto

pérdida parental temprana50. Por otra parte, no es ca- Clínicamente es posible constatar que los pacien-
sual que la imipramina (un fármaco reconocidamente tes que presentan el diagnóstico de TP son especial-
antipanicoso) también se ha mostrado útil en el mane- mente sensibles a las separaciones (reales o temidas) y
jo del TAS51. que la compañía de alguna persona significativa puede
Cuando el niño comienza a caminar se activan los disminuir la sintomatología ansiosa, especialmente en
sistemas motivacionales relacionados con la búsqueda los casos con un mayor componente agorafóbico. De
y exploración lo que, como es de esperar, entra en con- hecho, dentro de los criterios diagnósticos para agora-
flicto con el sistema de apego cuyo objetivo es asegu- fobia es posible constatar la estrecha relación que exis-
rar la proximidad con el cuidador. De esta manera es de te entre los síntomas y la presencia de un conocido que
vital importancia la manera en que esta contradicción ayude a soportarlos (Tabla 2).
se resuelve en la relación del niño con su cuidador a
través del delicado balance que se establece entre la Tabla 2
activación/desactivación de las conductas de explora- Criterios diagnósticos de Agorafobia
ción por un lado y la activación/desactivación de las (según DSM-IV)
de apego, por el otro. Una vez configurado, el estilo de A. Aparición de ansiedad al encontrarse en lugares o situa-
apego determinará y modulará tanto la forma de rela- ciones donde escapar puede resultar difícil (o embara-
cionarse en el presente como las expectativas que se zoso) o donde, en el caso de aparecer una crisis de an-
tengan sobre los vínculos futuros. Los adultos con ape- gustia inesperada o más o menos relacionada con una
go seguro serán capaces de establecer relaciones pro- situación, o bien síntomas similares a la angustia, pue-
de no disponerse de ayuda. Los temores agorafóbicos
fundas y duraderas alcanzando importantes niveles de
suelen estar relacionados con un conjunto de situacio-
intimidad; por el contrario, quienes tengan un estilo de nes características, entre las que se incluyen estar solo
apego inseguro con mayor probabilidad presentarán fuera de casa; mezclarse con la gente o hacer cola; pasar
dificultades en mantener relaciones afectivas debido, por un puente, o viajar en autobús, tren o automóvil.
entre otros aspectos, a su extrema sensibilidad frente
a la separación, las pérdidas y el rechazo. Nota: Considerar el diagnóstico de fobia específica si el
De todas las formas de ansiedad, el TAS es el cua- comportamiento de evitación se limita a una o pocas
dro que más se relaciona con un estilo de apego an- situaciones específicas, o de fobia social si tan sólo se
sioso. Diversos estudios sugieren una relación entre la relaciona con acontecimientos de carácter social.
disrupción del vínculo de apego en la infancia y el de-
B. Estas situaciones se evitan (p. ej., se limita el número
sarrollo de TP en la adultez52. En un estudio se observó
de viajes), se resisten a costa de un malestar o ansie-
que aquellos adultos cuyas madres murieron antes de dad significativos por temor a que aparezca una crisis
sus 10 años de edad presentaron agorafobia con crisis de angustia o síntomas similares a la angustia, o se
de pánico siete veces más que aquellos sin historia de hace indispensable la presencia de un conocido para
muerte materna53. soportarlas.
C. Esta ansiedad o comportamiento de evitación no pue-
de explicarse mejor por la presencia de otro trastorno
mental como fobia social (p. ej., evitación limitada a
situaciones sociales por miedo a ruborizarse), fobia es-
50
Battaglia M, Pesenti-Gritti P, Medland S, Ogliari A, Tambs pecífica (p. ej., evitación limitada a situaciones aisladas
K, Spatola Ch. A genetically informed study of the associ- como los ascensores), trastorno obsesivo-compulsivo
ation between childhood separation anxiety, sensitivity (p. ej., evitación de todo lo que pueda ensuciar en un in-
to CO2, panic disorder, and the effct of childhood paren- dividuo con ideas obsesivas de contaminación), trastor-
tal loss. Arch Gen Psychiatry, 2009; 66(1): 64-71. no por estrés postraumático (p. ej., evitación de estímu-
51
Bernstein G, Borchardt C, Perwien A, Crosby R, Kushner los relacionados con una situación altamente estresante
M, Thuras P, Last C. Imipramine plus cognitive-behavioral o traumática) o trastorno de ansiedad por separación (p.
therapy in the treatment of school refusal. J Am Acad Child ej., evitación de abandonar el hogar o la familia).
Adolesc Psychiatry. 2000; 39(3): 276-83.
52
Pacchierotti C, Bossini L, Castrogiovanni A, Pieraccini F, Bowlby planteó que la angustia y el temor que
Soreca I, Castrogiovanni P. Attachment and panic disor-
aparecen frente a la separación o la pérdida de una fi-
der. Psychopathology. 2002; 35: 347-354.
53
Tweed J, Schoenbach V, George L, Blazer D. The effects gura de apego son emociones que pueden considerar-
of childhood parental death and divorce on six-month se completamente normales y adaptativas durante la
history of anxiety disorders. Br J Psichiatry. 1989; 154: infancia, la enfermedad, la vejez e incluso en el adulto
823-828. sano. Sin embargo, la presencia de un apego inseguro

Psiquiatría universitaria | 183


“Apegado a mí”: angustia, vínculos afectivos y psicopatología

(especialmente de tipo ambivalente) predispone al in- Pauta C: el paciente teme que pueda sucederle algo
dividuo a desarrollar niveles de angustia más intensos terrible si se aleja del hogar por lo que perma-
y duraderos los que, en ocasiones, pueden presentarse nece en él con la finalidad de evitar que eso
bajo la forma de cuadros clínicos complejos como el TP suceda.
y la agorafobia. Estos pacientes presentan una especial
sensibilidad frente a las sensaciones corporales, lo que Estudios más recientes han demostrado que la so-
se traduce frecuentemente en interpretaciones erróneas breprotección no estaría relacionada directamente con
de la propiocepción y la activación de respuestas de el TP sino más bien con la persistencia de ansiedad de
miedo sin que exista un estímulo externo concordante54. separación en la vida adulta55. En un trabajo donde se
Se piensa que este patrón cognitivo está confor- evaluó el estilo de apego en pacientes con diagnóstico
mado por experiencias del desarrollo caracterizadas comórbido de TP, TP con agorafobia y TAS del adulto, se
por una interferencia en el comportamiento emocional encontró una fuerte correlación entre el tipo de ape-
autónomo –tal como ocurre en el caso de padres so- go ansioso, la presencia de ansiedad de separación y el
breprotectores y/o rechazantes– lo que obliga al niño diagnóstico de TP con y sin agorafobia. Además se vio
a funcionar en un rango muy estrecho donde no existe que aquellos pacientes con diagnóstico de TP (con o sin
tanta cercanía en el cuidado pero tampoco es tolerada la agorafobia) más TAS del adulto presentaban estilos de
separación. Estos pacientes tienden a controlar de ma- apego más aberrantes que aquellos sin TAS56.
nera excesiva la interacción con los demás por medio de Aunque se ha sugerido que la ansiedad de sepa-
estrategias defensivas en torno a la evitación que impi- ración podría corresponder a un precursor específico
den la elaboración adecuada de las sensaciones corpo- de TP con y sin agorafobia57, la evidencia aún no es lo
rales en emociones y estructuras cognitivas. Es así como suficientemente sólida por lo que, actualmente, se con-
–mediante una desconexión cognitiva entre la respues- sidera que el TAS sería un importante –pero inespecífi-
ta emocional y el contexto relacional– las emociones co– factor de riesgo para diversos trastornos mentales,
negativas tienden a ser evocadas fácilmente a causa de como el ya mencionado TP, pero también para fobia
conflictos interpersonales y en vez de ser pensadas y específica, trastorno de ansiedad generalizada, trastor-
verbalizadas son expresadas a través de síntomas físicos no obsesivo-compulsivo y otros cuadros no ansiosos,
como las crisis de pánico. Es por esto que muchos auto- como la enfermedad bipolar, el trastorno por dolor y la
res consideran el TP como un trastorno del apego. dependencia de alcohol58.
Bowlby tempranamente observó que la sobrepro-
tección materna jugaba un importante rol en la génesis CONCLUSIONES
de ansiedad de separación en el niño, luego de fobia
escolar y, finalmente, de agorafobia en el adulto. Equi- La angustia es un fenómeno que trasciende el hecho
parando las manifestaciones clínicas de la agorafobia clínico y es constitutiva del ser humano. Luego del na-
con las del rechazo escolar durante la infancia –que cimiento, en las etapas más tempranas de la vida, la an-
más adelante relacionó también con el duelo y la de- gustia opera dentro de un complejo sistema emocional
presión–, describió tres tipos de interacción familiar relacionado con la capacidad de establecer un vínculo
presentes en ambas condiciones:

Pauta A: la madre (o el padre) sufre de ansiedad cró- 55


Manicavasagar V, Silove D, Wagner R, Hadzi-Pavlovic D.
nica respecto a sus figuras de apego y en el Parental representations associated with adult separa-
pasado retenía al paciente en el hogar para tion anxiety and panic disorder-agoraphobia. Aust NZ J
que le brindara compañía. Psichiatry. 1999; 33: 422-428.
Pauta B: el paciente teme que pueda sucederle algo 56
Manicavasagar V, Silove D, Marnane C, Wagner R. Adult
terrible a la madre (o al padre) mientras él se attachment styles in panic disorder with and without
encuentra lejos, por lo que permanece en el comorbid adult separation anxiety disorder. Aust NZ J
hogar o insiste en ser acompañado al salir. Psichiatry. 2009; 43: 167-172.
57
Silove D, Manicavasagar V, Curtis J, Blaszcynski A. Is early
separation anxiety a risk factor for adult panic disorder?
A critical review. Compr Psychiatry. 1996; 37: 167-179.
54
Bakker A, Spinhoven P, Van Balkom A, Van Dyck R. Rel- 58
Brückl T, Wittchen H, Höfler M, Pfister H, Schneider S,
evance of assessment of cognitions during panic attacks Lieb R. Childhood separation anxiety and the risk of
in the treatment of panic disorder. Psychother Psycho- subsequent psychopathology: results from a community
som. 2002; 71: 158-161. study. Psychother Psychosom. 2007; 76: 47-56.

184 | Psiquiatría universitaria


Alberto Botto

cercano con una figura significativa que asegure la so- Entendida de esta manera, la angustia de sepa-
brevivencia y sea capaz de otorgar los cuidados necesa- ración permite, además, fundamentar la necesidad de
rios para un adecuado desarrollo psicológico, biológico contar con una psicopatología interpersonal, basada en
y social. La mentalización es una capacidad neuropsico- el desarrollo, que sea capaz de reconocer e incorporar
lógica que surge como un logro del desarrollo dado por en su programa la dimensión de la intersubjetividad.
una relación de apego seguro que determinará la forma Por otra parte, el estudio de las bases psicobiológi-
en que el individuo se relacionará consigo mismo y con cas del apego podría favorecer el desarrollo no sólo de
los demás y será crucial en la aparición de psicopatolo- intervenciones psicoterapéuticas específicas –como la
gía a lo largo de la vida. Intervención Breve Basada en el Apego (cuya abreviatura
La teoría del apego entrega un modelo que per- en inglés es BABI) diseñada por Jeremy Holmes60– sino
mite integrar las vivencias tempranas del niño con el también el uso de nuevas estrategias farmacológicas.
desarrollo posterior y su relación con la psicopatología Ya vimos cómo la oxitocina, además de formar parte de
en el contexto de una continuidad de la experiencia in- los sistemas que regulan la angustia de separación y los
terpersonal59. Desde el punto de vista de la psicología vínculos sociales, está implicada en la etiopatogenia de
evolutiva y de un modelo nosológico de tipo dimensio- otros cuadros como el autismo y la depresión61. Es así
nal es posible plantear que las formas de presentación como la intensa inhibición de la angustia de separación
de la angustia están estrechamente ligadas con las eta- y el aumento de la confianza social que se obtiene con
pas del ciclo vital. Dicha continuidad partiría desde un oxitocinérgicos podrían apoyar su rol potencial en el
tipo de vínculo caracterizado por un apego inseguro tratamiento del duelo crónico o complicado, la fobia
(ambivalente) y las formás más básicas de la ansiedad social, el autismo y la depresión62.
de separación, pasando por su vertiente patológica (el En el poema cuyo fragmento sirve de epígrafe para
TAS) hasta el trastorno de pánico, la agorafobia y otros este trabajo una madre le habla a su hijo supuestamente
cuadros psiquiátricos. recién nacido. Paradójicamente es ella quien solicita su
Tradicionalmente la angustia de separación –y su cercanía, en un ruego teñido de angustia y desespera-
forma patológica, el TAS– se ha considerado como un ción. Sin embargo, algo se vislumbra en esos versos que
fenómeno propio de la infancia. Sin embargo, cada día provoca un profundo sentimiento de empatía y compa-
existe mayor evidencia que apoya lo que la observación sión. Y eso que nos hace comprender su dolorosa peti-
clínica reconoce desde hace años: la angustia de sepa- ción es, justamente, lo que no se nombra y permanece
ración representa un eje a través del cual es posible desconocido: la pérdida. Ya no su amenaza sino su consu-
articular el tipo de vínculo de apego (ambivalente) y mación, aquello que olvidamos –que debemos olvidar–
la aparición de psicopatología a lo largo del desarrollo. cada vez que nos dirigimos en busca de la base segura.

60
Holmes J. Teoría del Apego y Psicoterapia. En busca de la
base segura. Desclée de Brouwer, Bilbao, 2009.
61
Costa B, Pini S, Gabelloni P, Abelli M, Lari L, Cardini A,
et al. Oxytocin receptor polymorphism and adult attach-
ment style in patients with depresión. Psychoneuroen-
59
Fonagy P. Target M. Psychoanalytic Theories. Perspectives docrinology, 2009; 34: 1506-1514.
from developmental psychopathology. Whurr Publishers, 62
Panksepp J. Primary process affects and brain oxytocin.
London, 2003. Biol Psychiatry, 2009; 65: 725-727.

Psiquiatría universitaria | 185


PSICOPATOLOGÍA. PARANOIA. NOSOLOGÍA PSIQUIÁTRICA
El concepto de paranoia y la nosología psiquiátrica: A propósito de un caso clínico con delirio de invención
PSICHOPATHOLOGY. PARANOIA. PSYCHIATRIC NOSOLOGY

PSICOPATOLOGÍA

El concepto de paranoia y la nosología


psiquiátrica: A propósito de un caso clínico
con delirio de invención
(Rev GPU 2010; 6; 2: 186-193)

Hernán Silva1

En este trabajo se presenta el caso clínico de un paciente con paranoia de invención. A propósito
del caso, se discute el concepto de paranoia y las diversas concepciones que sobre ella se han
planteado en distintas épocas. Se analizan los determinantes psicológicos del delirio paranoico y
las concepciones actuales sobre esta entidad, que es incluida en la categoría de Trastorno Delirante
en las clasificaciones vigentes. Se discuten las diversas aproximaciones terapéuticas a la paranoia y
los pobres resultados obtenidos con los diversos tratamientos. Por último, se analiza la influencia
temporal de las ideas psiquiátricas en el modo cómo se conceptualizan y diagnostican estos casos. Se
concluye que la paranoia sigue siendo un cuadro poco comprendido y que las clasificaciones actuales
no dan debida cuenta de su complejidad.

INTRODUCCIÓN que fue sometido y los diagnósticos que se le hicie-


ron. A propósito de este caso, se describen las diversas

H ay psicosis que se caracterizan por la presencia de


ideas delirantes, altamente sistematizadas, con
preservación de la conducta práctica y un comporta-
aproximaciones conceptuales acerca de la paranoia,
sus tratamientos y el punto de vista actual sobre este
trastorno.
miento normal en todas las áreas que no guardan rela- Creemos que este caso no sólo es ilustrativo de una
ción con el delirio. Estas psicosis han sido conceptuali- patología relativamente frecuente en la población ge-
zadas de diversas maneras a lo largo de la historia de neral y que sólo ocasionalmente llega a tomar contacto
la psiquiatría. Clásicamente se las ha incluido dentro con el psiquiatra. También se trata de un cuadro que
del concepto de paranoia. En este trabajo se presen- ilustra las diversas aproximaciones diagnósticas y el
ta el caso de un paciente con un delirio de invención. modo como éstas se hallan determinadas por el modo
Se describe su historia clínica, los tratamientos a los de pensar de cada época.

1
Clínica Psiquiátrica Universitaria. Hospital Clínico Universidad de Chile. Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

186 | Psiquiatría universitaria


Hernán Silva

CASO CLÍNICO Cuenta que presentó un trabajo a la Superintenden-


cia de Educación “con vehemencia de certeza” pero “sin
Paciente de 52 años quien consulta por primera vez en la racionalismo” y con cualidades “poéticas”.
Clínica Psiquiátrica Universitaria. Durante ese año se ha- Al preguntarle por la relación entre estas teorías y su
bían realizado elecciones presidenciales en Chile. motivo de consulta dice que es el clásico caso de “Napo-
Un mes antes de las elecciones andaba “algo exci- león”, poniéndose las manos entre los botones del abrigo
tado” al decir de la esposa. En efecto, cogido por la pro- (imitando el gesto con el que habitualmente se represen-
blemática política se había entusiasmado con una de ta al personaje), con muy buen humor. Luego sigue su
las candidaturas y aprovechando que era conocido en su relato matemático sin que lo anterior parezca tener nin-
profesión se hacía presente en casa de su candidato, al guna vigencia.
parecer para ofrecer sugerencias. Dice que está trabajando y que le va bien en su oficio.
Por esa fecha se encerró prácticamente en su casa, Gesticula abundantemente y la mímica es rica, in-
a resolver el problema de la cuadratura del círculo. Al tenta convencer al examinador, lo pone a prueba perma-
parecer esta actividad lo llevó a abandonar cualquier nentemente, algo desconfiado. Hay una cierta arrogancia
otra. Habiendo “resuelto” el problema se presentó en la pero no es descalificador con el interlocutor sino que in-
Moneda pidiendo audiencia con el Presidente de la Re- tenta amablemente convencerlo.
pública, oralmente y por escrito. El Presidente, en cono- No queda claro si viene por su propia voluntad o si
cimiento de su petición, lo derivó al Ministerio de Educa- lo trajeron forzadamente. Dice que los problemas mate-
ción donde debían juzgar sobre la calidad y méritos de su máticos lo absorben, que son necesidades imperiosas,
descubrimiento. que no lo mueve un afán de gloria, pero que “no puede
Durante este periodo habría estado, al decir de la soportar que digan que una cosa redonda es cúbica”.
familia, agitado, verborreico, delirante (autorreferente y Mantiene sus responsabilidades familiares y econó-
megalómano). micas.
Es descrito por el médico que lo recibe como un su- Consciente, lúcido, bien orientado. Posee una mirada
jeto delgado y enjuto, que representa menos edad que la aguzada y viva.
cronológica. Posee una mímica rica y una gesticulación El siguiente es el informe que entrega su esposa:
exagerada. Establece un contacto en apariencia bueno, Duerme poco pero finge dormir “para que yo esté
pero resulta evidente que escucha poco y pretende ha- tranquila y duerma”. Habla más rápido que de costumbre,
blarlo todo. Dice haber resuelto el problema de la cuadra- está más irritable, aunque “siempre ha sido bien gritón”.
tura del círculo. Comienza eliminando arbitrariamente Habla usando palabras “elevadas” no el lenguaje corrien-
algunos datos matemáticos clásicos y razona en forma te, “mete la filosofía en el diario vivir”. “Escribe poesías
brillante a partir de sus premisas. Saca regla, compás y muy lindas”. “El problema tremendo que tiene es que sólo
otros instrumentos construidos por él mismo, con los que llegó hasta 3º Humanidades y eso lo tiene enfermo del
pretende comprobar sus hipótesis. Vehemente, orgulloso alma, es un hombre frustrado, se sabe mucho más capaz
y megalómano en la apreciación de su obra. y le falta la técnica que da el estudio”.
Es tratado con antipsicóticos. Con el empleo de estos Estuvo bien después del episodio anterior y este úl-
medicamentos sus ideas paulatinamente pierden fuerza. timo verano “descubrí que tenía escondido el compás y
Continúa en control ambulatorio hasta fines de ese año. a pesar del trabajo intenso que tenía se daba su tiempo
para sus cálculos”.
Dos años después vuelve a consultar en el servicio de Trabaja bien, se lleva muy bien con los hijos, quienes
urgencia. En esa ocasión el médico que lo recibe describe lo quieren mucho.
lo siguiente: La esposa describe del siguiente modo la personali-
Se efectúa recepción de urgencia. Expresa una serie dad del paciente, antes de su enfermedad: “siempre esta-
de teorías relativas a las matemáticas y a la geometría. ba pendiente de lo que a mí me fuera a ocurrir, siempre
Comienza por declarar que debemos ponernos en hubo mucha comprensión entre los dos”. Antes de la me-
una “igualdad racional” y luego comienza su discurso en dicación, tenían buena avenencia sexual.
el que no hay cabida para interrupciones; momentos an- Su esposa describe: “está orgulloso de su nacimiento
tes pregunta “¿de cuánto tiempo disponemos?”. Habla de e intelectualidad, pero es débil de carácter, influenciable,
los clásicos problemas matemáticos insolubles (cuadra- cree en todo el mundo, es muy abierto y habla todas sus
tura del círculo, duplicidad del cubo) y luego dice que es cosas. Tenemos un núcleo familiar en el que todo se co-
falso que el radio quepa 6 veces en la circunferencia. menta entre todos”.
Enfático en sus afirmaciones, inteligente.

Psiquiatría universitaria | 187


El concepto de paranoia y la nosología psiquiátrica: A propósito de un caso clínico con delirio de invención

Figura 1. Figuras geométricas elaboradas por el enfermo para ilustrar sus teorías.

“Cuando se mete en estos problemas matemáticos El tema es siempre el mismo: la búsqueda de una ley
trata de disimularlo pero dice que no se lo puede sacar nueva en relación con un tema de matemática pura en el
de encima”. que habría errado nada menos que Gauss, según sus pa-
Es presentado en Reunión Clínica, en la que se con- labras “el más grande matemático de todos los tiempos”.
cluye que se trata de una Paranoia o de una Reacción Pa- El tema es la posibilidad de trisecar un ángulo con com-
ranoica. Se trata con antipsicóticos. pás. Presenta una serie de dibujos geométricos y escritos
ejecutados por él mismo, con los que grafica sus teorías
Vuelve a consultar dos años después. Durante el año (ver Figuras 1 y 2).
anterior había estado bastante bien, pero este año (coin-
cidiendo con exceso de trabajo según la esposa) empezó Al año siguiente se produce una nueva reagudiza-
nuevamente con sus ideas raras: empezó a escribir un li- ción de su cuadro. No estaba tomando fármacos desde
bro sobre “política-moral –religión”. A sus hijos les va muy hacia algunos meses. El médico lo describe con aire hie-
bien en la universidad, la esposa se preocupa de él, por lo rático, voz alta, tono altisonante, irónico a ratos. Expre-
que no comprende la causa de todo esto. sa ideas deliroides, es impermeable absolutamente a la
Quizá el estallido se produjo a raíz de la noticia de contra argumentación. El tema de su conversación gira
que un hermano había sido tomado preso. Durante el in- constantemente alrededor de su teoría matemática. Con-
tervalo bueno se dedicaba al trabajo y de tanto en tanto tinúa trabajando normalmente. Cuando se le aparta de
incursionaba en sus temas de geometría. su “ley matemática” y se habla de otros temas, se produce
una buena comunicación afectiva, por momentos sor-
Al año siguiente vuelve a consultar. Su esposa relata prendentemente cálida. Al término de la entrevista dice
que en el último tiempo había tenido mucho trabajo en su tener una serie de ideas acerca de desarrollar un “estudio
campo y que paulatinamente –como le ha ocurrido otras antropológico sobre la reflexión en la docencia”.
veces–, se empieza a concentrar en sus ideas matemáti- Es adecuado en el vestir, mantiene las distancias socia-
cas, a escribir a los diarios, a buscar adeptos a sus teorías, les a pesar de su altivez. Su coeficiente intelectual es normal
etc. Además deja de tomar los medicamentos. brillante y su personalidad presenta rasgos paranoides.
El paciente ha abandonado su actitud sumisa y res-
petuosa de los tiempos “normales” para adoptar un aire Durante el periodo de alrededor de 10 años en que
superior, altivo, irónico y por momentos agresivo, desde consulta en este establecimiento, y en que fue visto por
el cual argumenta con su “lógica irrebatible”, obliga a ser diversos equipos médicos, se plantearon los siguientes
escuchado y plantea sus condiciones. diagnósticos:

188 | Psiquiatría universitaria


Hernán Silva

Figura 2. Propuesta de solución para el teorema de Gauss y Galois elaborada por el enfermo.

– Paranoia Durante muchos años diversas personas, tanto


– Psicosis exógena en personalidad sensitiva-paranoide. matemáticos como legos, se abocaron a la resolución
– ¿Personalidad sensitiva-paranoide?, ¿Paranoia?, ¿He- de este problema. En 1775, ante el gran número de
befrenia? intentos absurdos o fútiles que tenía que examinar,
– Reunión clínica: Paranoia, Reacción paranoide. la Academia de las Ciencias de París decidió rechazar
– Desarrollo paranoico. cualquier comunicación sobre este tema (además de la
– Reunión clínica: Paranoia epiléptica. trisección del ángulo y las máquinas del movimiento
– Reunión clínica: Hipomanía. perpetuo). Sólo en 1992 Lindemann, demostrando la
– Manía monopolar en personalidad paranoide. trascendencia del número pi, probó la imposibilidad de
esta construcción (1).
Fue tratado con los siguientes medicamentos: Tiori-
dazina (300 mg diarios), Clorpromazina (200 mg diarios), BREVE HISTORIA DEL CONCEPTO DE PARANOIA
Haloperidol (2 mg diarios), Fenitoína sódica (300 mg dia-
rios), Carbonato de Litio (600 mg diarios). La adherencia Hipócrates fue quien utilizó primero el término “pa-
a los diversos tratamientos fue irregular y los resultados ranoia” (de griego para=al lado, fuera de; noia, de
terapéuticos fueron pobres. noeo=comprender) para referirse al pensamiento deli-
rante en general (2).
EL TEMA DEL DELIRIO En la psiquiatría alemana la paranoia tiene una lar-
ga historia. Vogel en 1764 empleó el término “paranoia”
La cuadratura del círculo es uno de los clásicos pro- para referirse a los delirios crónicos en general. Desde
blemas matemáticos insolubles. El paciente que aquí entonces tuvo una connotación bastante amplia y se em-
analizamos nunca tuvo una formación matemática, no pleó para designar a prácticamente toda forma de locura.
completó su educación escolar y su trabajo no guarda- Kahlbaum en 1863 definió a la paranoia como “un
ba relación con el área de las matemáticas. delirio sin deterioro del afecto o de la función intelec-
El enunciado del problema es el siguiente: “Dado un tual”, es decir, se trataría de una “locura parcial”. Desde
círculo, intentar construir por medio de un número finito entonces se discute si la locura puede afectar sólo una
de operaciones, un cuadrado que tenga un área equiva- parte de la psique del enfermo o si toda locura implica
lente, utilizando únicamente la regla y el compás” (1). un compromiso psíquico global.

Psiquiatría universitaria | 189


El concepto de paranoia y la nosología psiquiátrica: A propósito de un caso clínico con delirio de invención

Tabla 1
Características de la Esquizofrenia Paranoide, Parafrenia y Paranoia
(adaptado de E. Kraepelin)

SINTOMAS E. PARANOIDE PARAFRENIA PARANOIA

Delirio bizarro: Presente Presente Ausente

Por lo general parcialmente


Sistematización del delirio: Poco sistematizado Bien sistematizado
sistematizado

Alucinaciones: Casi siempre presentes Casi siempre presentes Ausentes

Trastornos Formales del


Generalmente presentes Generalmente ausentes Ausentes
pensamiento:

Personalidad previa: Esquizoide ? Paranoide

Deterioro de la personalidad: Siempre presente Ausente o leve Ausente

Crónico pero no lleva Generalmente crónico y no


Curso: Crónico y lleva al defecto
al defecto lleva al defecto

Kraepelin en 1915 la definió como: “el desarrollo entre las características previas del sujeto y la gradual
insidioso de un sistema delirante permanente e inamo- construcción de un sistema delirante. En los “proce-
vible, resultante de causas internas, acompañado por la sos”, por su parte, habría una transformación o cam-
perfecta conservación y claridad del pensamiento, de la bio de la personalidad; el sujeto no vuelve a ser el de
voluntad y de la actividad” (3). Distinguió los siguientes antes y, si hay un nuevo desarrollo de la personalidad,
tipos: 1) Delirio de persecución, 2) Delirio de celos, 3) lo hace desde otro punto de partida. Habría procesos
Delirio hipocondriaco, 4) Delirio de grandeza (invento- “orgánicos” como las demencias o “psíquicos” como la
res, filiación ilustre, profetas y santos, erótico). Distin- esquizofrenia (de origen “endógeno”). Reconoce Jas-
guió la paranoia de la demencia precoz (esquizofrenia) pers que no siempre los límites son tan claros y que
y de la parafrenia (ver Tabla 1). en algunos casos de paranoia puede sospecharse que
Una excelente revisión del concepto de paranoia se trata de procesos. En la paranoia el delirio tendría
en Kraepelin se puede encontrar en Referencia (4). cierta “comprensibilidad” en relación con la biografía y
Por su parte Specht incluyó la paranoia en el círcu- la personalidad previa (comprensibilidad empática, ya
lo maníaco-depresivo, ya que muchos sujetos afectos que no racional si se considera que el delirio es un tipo
de delirio litigante serían hipomaníacos endógenos. de vivencia que se aleja marcadamente de las vivencias
La tendencia a asimilarla a este trastorno del ánimo se normales). Se trataría de un delirio sistematizado, con
repite desde entonces, de modo intermitente, en la his- conducta y afectividad concordante, que tiene verosi-
toria de la paranoia. Como se puede apreciar, ya a partir militud y suele ser creído por otras personas.
de Specht, la exaltación que acompaña a los periodos Kurt Schneider por su parte está en desacuerdo
de exacerbación del delirio ha llevado a muchos auto- con la comprensibilidad del delirio paranoico. Expresa:
res a relacionar este cuadro con el trastorno bipolar (5). “Donde hay un verdadero delirio, cesa la comprensión
Lange, por su parte señaló que la disposición pa- caracterógena, y donde se puede comprender, no hay
ranoide puede ser reforzada por otros factores. La con- ningún delirio” (7).
currencia de otra disposición, por ejemplo, histérica u Karl Leonhard, por su parte, asimila la paranoia
obsesiva, la edad involutiva, la esquizofrenia, la encefa- a la parafrenia afectiva (parafrenia sistemática). De-
litis, etcétera, junto con el elemento paranoide podría fine a ésta como “un síndrome de ideas de referencia
llegar a configurar el cuadro clínico de la paranoia (5). que gradualmente desarrolla hacia un cuadro seve-
Karl Jaspers definió a la paranoia como un “desa- ro de ilusiones sensoriales, errores en la memoria e
rrollo de la personalidad” (6). Existiría una continuidad ideas de grandeza”. Y continúa: “Las formas atenuadas

190 | Psiquiatría universitaria


Hernán Silva

corresponderían a la psicosis progresiva de referencia trataría de un Delirio Secundario o Deliroide, el cual 1) Se


de Kleist. El afecto patológico, que Specht describe en cuenta espontáneamente, 2) Se argumenta sobre la base
la paranoia, es decisivo para la parafrenia afectiva. Po- de supuestas pruebas (generalmente se trata de coinci-
demos hablar de un síndrome irritado de referencia. dencias a las que se les otorga el carácter de causalidad),
Por lo tanto, creo que los casos llamados por Kraepelin 3) Se tiene una conducta concordante con el tema del
de paranoia pertenecen a la parafrenia afectiva” (8). delirio, 4) Se está atento a ser tomado por loco o enfermo
Y más adelante señala: “Algunos pacientes pue- mental, 5) El delirio es sistematizado, es decir, se constru-
den, cuando uno habla de sus ideas, tornarse muy fácil- ye toda una trama coherente y aparentemente verosímil.
mente irritables, y otros, más entusiastas. Por lo tanto
uno u otro polo afectivo puede predominar según el LOS DETERMINANTES PSICOLÓGICOS
tipo de idea”.
Agrega: “Porque si los paranoicos litigantes siguen En el caso del paciente descrito los factores psicológi-
luchando siempre con tanta intensidad, es porque le cos parecen jugar un papel importante en la configura-
es propio a todos ellos: un fondo temperamental hi- ción de los contenidos del delirio. La esposa del enfer-
pomaníaco (Specht, Ewald). Por consiguiente la com- mo señala el conflicto que éste vive entre sus grandes
binación de psicopatía paranoide con temperamento aspiraciones intelectuales y la insuficiente educación
hipomaníaco es la causante de la evolución al delirio recibida. En la historia de la paranoia algunos autores
querulante” (8). clásicos han señalado el papel que parecen jugar tales
También dentro de la psiquiatría francesa la para- conflictos psicológicos en la aparición y configuración
noia tiene una larga historia. del delirio.
De Clérambault describió las psicosis pasionales Por ejemplo, Bleuler señala que en la paranoia
(cuyos temas eran erotomanía, reivindicación y celos). existiría un conflicto interno cuya influencia patológi-
Sobre la base de una estructura paranoica u obsesiva ca, y su enorme carga afectiva, sería determinante para
se agregaría la pasión, o sea, la valencia afectiva que la génesis del sistema delirante (12). El individuo que
genera gran acción (9). se hace paranoico poseería la ambición de ser o de pro-
Serieux y Capgras por su parte distinguen: 1) De- ducir algo sobresaliente. Pero no es capaz de lograrlo
lirio de interpretación (error del juicio), y 2) Delirio de y tampoco de confesarse su propia debilidad y confor-
reivindicación (ideas obsesivas, fijas, con exaltación marse, lo que le resultaría demasiado doloroso, ya que
pasional). Habría dos tipos de delirio de reivindicación: se opone a esto el elevado concepto de sí mismo. Se
trataría entonces de encubrir la realidad desagradable
1. El delirio reivindicador egocéntrico (pleitistas, cier- y el medio que se elige –dependiendo del tempera-
tos artistas, literatos incomprendidos, perseguidos mento y de otros factores–, es buscar la culpa fuera de
hipocondriacos, amorosos, etcétera). sí mismo, en las circunstancias y sobre todo en las otras
2. El delirio de reivindicación altruista (inventores, personas (delirio de persecución). También puede recu-
reformadores, profetas, taumaturgos, fanáticos, rrir a imaginarse los deseos como si estuviesen realiza-
anarquistas, regicidas y magnicidas). dos (delirio de grandeza).
En todo caso, para que pueda darse esta transfor-
Por su parte Henri Ey describió a los paranoicos mación debiera existir algún elemento esquizoide, o un
de la siguiente manera: “Estos delirantes, perseguidos, proceso esquizofrénico leve, que predispone al sujeto a
megalómanos, místicos, etcétera, cuyo delirio mani- la formación delirante.
fiesta una profunda modificación y una especie de in- Kretschmer, por su parte, fue quien desarrolló con
versión de los valores de la realidad, son tanto más sor- mayor profundidad la relación entre los determinantes
prendentes cuanto que se trata de personalidades por psicológicos y el delirio paranoico (13). Este autor des-
otra parte bien adaptadas a la realidad. Estos delirios cribió el llamado Delirio Sensitivo-Paranoide, que se
son llamados sistematizados, ya que están prendidos caracterizaría por:
en el carácter y la construcción misma de la persona-
lidad y se desarrollan con orden, coherencia y claridad. 1. El delirio surgiría sobre la base de una tara heredi-
Se presentan al observador como relativamente plausi- taria grave en personas de gran labilidad reactiva;
bles, de ahí su poder de convicción o de contaminación 2. La constitución psicopática congénita se caracteri-
(delirio de a dos o delirio colectivo)” (10). zaría, en su aspecto biológico general, sobre todo
En nuestro medio, Armando Roa precisó las carac- por su agotabilidad, con inhibiciones sexuales ex-
terísticas del tipo de delirio de estos pacientes (11). Se cesivas y falta de pulsión erótica;

Psiquiatría universitaria | 191


El concepto de paranoia y la nosología psiquiátrica: A propósito de un caso clínico con delirio de invención

3. Con estas premisas endógenas la génesis de la Por su parte, la clasificación internacional de en-
afección sería psicológico-reactiva. Se caracteriza- fermedades ICD-10 define el trastorno delirante de
ría por la tríada carácter, vivencia y ambiente; modo bastante similar (15). Los temas del delirio que
4. El delirio sensitivo-paranoico estaría condicionado señala son los siguientes: persecución, grandeza, celos,
por la disposición caracterológica. Cuanto más sen- hipocondría, deformación corporal, litigio y despedir
sitiva es ésta, tanto más típicamente aparece. Des- mal olor.
cribe así el curso del delirio: “La presencia de una Algunas aproximaciones recientes, de gran interés,
viva reactividad psicológica en todos los estadios se basan en enfoques conceptuales como la Teoría de
patológicos, su tendencia a la curación en los casos la Mente (16). Ésta pone el acento en el hecho de que
puros y más leves y la perfecta conservación de la en el trastorno delirante los delirios son de contenido
personalidad aún en los casos graves”. De estas ob- “social”, es decir, estarían relacionados con las dispo-
servaciones se desprende una ley fundamental de siciones, motivaciones e intenciones de los otros (17).
la caracterología psicopática: “En un carácter con Por lo tanto, implican hacer inferencias acerca de lo que
diversas posibilidades reactivas, una reacción pato- está sucediendo en las mentes de otras personas, por
lógica determinada es desencadenada de un modo ejemplo en los delirios de persecución y de celos.
específico por la vivencia clave correspondiente”. Se ha planteado que en estos casos el delirio puede
tener, o haber tenido en el pasado remoto, importancia
Con posterioridad, muchos de los casos correspon- adaptativa. La actitud paranoide permite al sujeto in-
dientes al delirio sensitivo paranoide han sido incluidos terpretar las conductas de los otros sobre la base de las
dentro de la esquizofrenia o como trastornos psicóticos disposiciones, motivaciones e intenciones inferidas, lo
no especificados. No obstante, el cuadro descrito por cual resultaría útil en situaciones ambiguas.
Kretschmer se sigue observando con las mismas carac-
terísticas en la actualidad. TERAPÉUTICA DEL TRASTORNO DELIRANTE

LA PARANOIA EN LA PSIQUIATRÍA ACTUAL Los pacientes paranoicos habitualmente no se quejan


de síntomas psiquiátricos y son renuentes a recibir psi-
En las clasificaciones psiquiátricas actuales no se consi- cofármacos. Además suelen tener marcada sensibilidad
dera a la paranoia como una entidad claramente delimi- a los efectos adversos de estos medicamentos.
tada. Los pacientes paranoicos pueden ser incluidos den- Por la dificultad de incorporar a estos pacientes en
tro de la categoría general de Trastorno Delirante. Esta los estudios clínicos, los informes son anecdóticos, no
última entidad es definida esencialmente por los conte- hay estudios controlados y los criterios diagnósticos
nidos del delirio y por la exclusión de otros trastornos. empleados en ellos no son confiables.
Los criterios diagnósticos para trastorno delirante Se han publicado trabajos en los que se han utili-
de la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadísti- zado neurolépticos, antidepresivos tricíclicos, litio, te-
co de los trastornos mentales de la Asociación Psiquiá- rapia cognitiva y terapia electroconvulsiva. En todos los
trica Americana (DSM-IV) son los siguientes (14): casos los resultados son más bien pobres (18).
Por nuestra parte, en un estudio controlado en el
– Presencia de ideas delirantes no extrañas (ser se- que se empleó pimozida, también encontramos una
guido, envenenado, infectado, amado a distancia, pobre respuesta al tratamiento a pesar de que se com-
engañado por el cónyuge o amante o tener una probó que los niveles plasmáticos del fármaco eran
enfermedad) adecuados (19). En dicho trabajo se observó sólo una
– No se cumple criterio A para esquizofrenia (alu- reducción de la preocupación del paciente por la expe-
cinaciones, catatonía, desorganización, síntomas riencia delirante, sin embargo no hubo modificación
negativos) alguna del grado de convicción en el delirio o de su
– No se deteriora la actividad psicosocial y el com- sistematización.
portamiento no es raro En el caso clínico que aquí analizamos, el paciente
– Si hay episodio afectivo ha sido breve mostró una adherencia irregular al tratamiento farma-
– No se debe a sustancias o enfermedad médica cológico. Al parecer, durante los periodos en que recibió
medicamentos, el delirio pasó a un segundo plano. Sin
En cuanto a los temas del delirio el DSM-IV distin- embargo, las ideas delirantes persistieron atenuadas y
gue: persecución, grandeza, celos, somático, erotoma- se hicieron evidentes durante los periodos sin medica-
nía, mixto y no especificado. ción o en situaciones de tensión.

192 | Psiquiatría universitaria


Hernán Silva

COMENTARIO cada época, más allá de las características permanentes


que presentan estos enfermos.
Las paranoias (actualmente incluidas en los Trastornos A nuestro juicio, la paranoia continúa siendo un
Delirantes) parecen ser frecuentes en la población ge- cuadro poco comprendido y las clasificaciones psiquiá-
neral, pero sólo ocasionalmente llegan al psiquiatra. El tricas actuales –carentes de finura y profundidad psico-
caso descrito ilustra bien las dificultades diagnósticas y patológica–, fracasan en dar cuenta de su complejidad.
terapéuticas que ofrecen estos pacientes. La escasa respuesta de la paranoia a los trata-
La historia de la paranoia refleja, de alguna mane- mientos psicofarmacológicos –que a lo más sólo ate-
ra, las concepciones predominantes en cada época en núan temporalmente la intensidad del delirio– sugiere
la psiquiatría. Durante la decena de años en que el pa- una fisiopatología diferente de otros cuadros como la
ciente descrito fue visto por diversos equipos médicos, esquizofrenia o los trastornos del ánimo, a los que ha
los diagnósticos fueron variados. Por ejemplo, cuando tratado de ser asimilada.
se pensó en una psicosis exógena, se le otorgó parti-
cular importancia a la sobrecarga de trabajo, falta de REFERENCIAS
sueño y a una infección de la piel, que precedieron a
la aparición del delirio. El diagnóstico de personalidad 1. Raymond Queneau: Aux confins des ténèbres. Les fous littérai-
res francais du XIX siècle. Éditions Gallimard, Paris, 2002
sensitivo paranoide se formuló en una época en la que 2. Swanson DW, Bohnert P, Smith JA. El mundo paranoide. Edito-
los conceptos de Kretschmer aún tenían mucha vigen- rial Labor S.A. Barcelona, 1974
cia. El diagnóstico de hebefrenia, por su parte, grafica 3. Kraepelin E. Dementia praecox and paraphrenia. Robert E. Krie-
los permanentes intentos de vincular a la paranoia con ger Publishing Co. Inc., New York, 1971
4. Ojeda C. El concepto de paranoia en Emil Kraepelin. Gaceta de
la esquizofrenia. El diagnóstico de psicosis epiléptica Psiquiatría Universitaria 2009; 5(3): 313-320
corresponde a un periodo de la psiquiatría en el que 5. Weitbrecht H. J. “Manual de Psiquiatría”. Editorial Gredos. Ma-
conceptos como “psicosis epiléptica de normalización drid, 1970
forzada” alcanzaban una notable difusión. La idea de 6. Jaspers K. Psicopatología general. Fondo de Cultura Económica,
México D.F., 1996
que epilepsias –especialmente de localización en el ló- 7. Schneider K. “Patopsicología Clínica”. Editorial Paz Montalvo,
bulo temporal–, pudiesen originar cuadros psicóticos Madrid, 1975
con un registro electroencefalográfico normal, llevó a 8. Leonhard K. “The classification of Endogenous Psychoses”. 5th.
sospechar este tipo de cuadros en toda psicosis atípica. edition. Irvington Publishers, Inc. New York 1979
9. Colina F. y Álvarez J. M. “El delirio en la clínica francesa”. Colec-
En el caso descrito, el hallazgo de anormalidades ines- ción Clásicos de la psiquiatría. Editorial Dorsa, Madrid 1994
pecíficas en un registro electroencefalográfico y que no 10. Ey Henry “Tratado de Psiquiatría”. 8va. edición. Editorial Toray
fueron confirmadas con posterioridad, constituyeron el Masson. España, 1980
fundamento de ese diagnóstico. 11. Roa. Psiquiatría. Ed. Andrés Bello, Santiago de Chile ,1981
12. Bleuler E. Afectividad, sugestibilidad, paranoia. Ediciones Mora-
Por ello no es de sorprender que durante los úl- ta S.A., Madrid, 1969
timos años de concurrencia a la Clínica Psiquiátrica 13. Kretschmer Ernst “Delirio sensitivo paranoide”. Editorial Labor,
Universitaria se le formulara el diagnóstico de trastor- Barcelona, 1958
no del ánimo, de tipo bipolar. En lo esencial el cuadro 14. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical
Manual of Mental Disorders, 3rd Ed. Washington DC, APA, 1980
clínico seguía siendo el mismo. No obstante, el énfasis 15. Organización Mundial de la Salud. Décima revisión de la clasi-
diagnóstico se centró más en la exaltación anímica que ficación internacional de las enfermedades (CIE-10). Trastornos
acompañaba a los periodos de exacerbación del delirio, mentales y del comportamiento. Ediciones Meditor, Madrid,
en concordancia con la actual expansión del trastorno 1992
16. Waltson F, Blennerhassett RC, Charlton BG. “Theory of mind”
bipolar bajo el concepto de “espectro bipolar”. persecutory delusions and the somatic marker mechanism.
La descripción objetiva de los síntomas y signos Cogn Neuropsychiat 2000; 5: 161-174
clínicos indica que el cuadro se presentó con carac- 17. Brüne M, Ribbert H, Schiefenhövel W. (Editors). The social brain,
terísticas similares durante toda la evolución. Lo que Evolution and pathology. John Wiley & Sons Inc., Chichester,
2003
cambió fue el énfasis que se le dio a diversos grupos de 18. Manschreck TC, Nealia L Khan NL. Recent Advances in the
síntomas para configurar distintas categorías diagnós- Treatment of Delusional Disorder. Can J Psychiatry 2006; 51:
ticas. Desde este punto de vista, creemos que este caso 114-119
ilustra bien cómo los diagnósticos psiquiátricos están 19. Silva H, Jerez S, Ramírez A, Rentería P, et al. Progr Neuro-Psy-
chopharmacol Biol Psychiatry 1998; 22: 331-340
determinados por los conceptos teóricos vigentes en

Psiquiatría universitaria | 193


TRAUMA. DRAMATERAPIA. AUTOCUIDADO
Trauma vicario y catástrofes: propuestas para el autocuidado de equipos con dramaterapia
TRAUMA. DRAMATHERAPY. SELFCARE

PRÁCTICA CLÍNICA

Trauma vicario y catástrofes:


propuestas para el autocuidado de equipos
con dramaterapia
(Rev GPU 2010; 6; 2: 194-204)

Pedro Torres-Godoy1

Trauma, del griego trayma, herida, o traoo, atravesar y el término traumatismo, designa las
consecuencias de una lesión violenta sobre el conjunto del organismo. Freud y el psicoanálisis lo
incluyó en la esfera psíquica refiriéndose a una herida violenta sobre la psiquis humana y buscaba
la curación a través de la abreacción y la elaboración psíquica de las experiencias traumáticas.
Posteriormente Freud y Breuer concuerdan con Janet, al asumir que “algo se vuelve traumático
porque es disociado” y permanece fuera del conocimiento consciente (Cia A., 2001). Otra acepción
del término “trauma” viene del alemán traum, sueño; en consecuencia, el trauma contiene un
vínculo con el sueño en su construcción y en su elaboración. Wolf-Fedida plantea que “así como en
el sueño en el cual el paciente tiene que ser capaz en primer lugar de soñar para poder contarlo, en
el trauma psíquico el paciente tiene que tener antes que nada la fuerza para enfrentar el recuerdo
que le permite relatar los acontecimientos. Hay muchos sueños girando alrededor de las mismas
cosas en una persona. Del mismo modo, el relato del trauma se construye a través de numerosos
relatos” (Wolf-Fedida M., 2005). Los desarrollos posteriores vinculan el trauma con las reacciones de
estrés agudo y con el estrés postraumático, una compleja enfermedad de sintomatología polimorfa
relacionada con la experiencia catastrófica que vive una persona al verse enfrentada a situaciones
de amenaza vital. El psicotrauma sólo en años recientes cobra cada día un mayor número de víctimas
al considerar que las experiencias traumáticas hoy ya no son exclusividad de grandes guerras ni de
catástrofes naturales, sino comienzan a formar parte de la vida cotidiana de las personas.

1
Médico Psiquiatra, Terapeuta Sistémico y Psicodramatista. Fundador y Director Escuela de Psicodrama y Dramaterapia de
Santiago de Chile, EDRAS-Chile. Profesor Titular Diplomado de Dramaterapia, Departamento de Teatro, Facultad de Artes,
Universidad de Chile. Hospital Clínico Mutual de Seguridad de Santiago de Chile. esdrama@gmail.com.

194 | Psiquiatría universitaria


Pedro Torres-Godoy

INTRODUCCIÓN carece de soporte. Las víctimas “no pueden alcanzar el


tiempo”.

E n 1980 el Desorden por Estrés Postraumático es in-


corporado a la clasificación de enfermedades men-
tales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-
La despersonalización, por otro lado, ha sido vin-
culada con el síndrome de burnout (o de “estar que-
mado”) observado en los trabajadores de servicios
III). También se ha ampliado y aplicado esta categoría asistenciales humanos. Frente a demandas de alto
mórbida no sólo a quienes sufren primariamente el impacto emocional la persona adopta una actitud de
trauma, sino a los testigos de hechos horrorosos, ya sea distanciamiento, frialdad e hiperracionalidad. La des-
en términos de imágenes, escuchar relatos traumáticos personalización se describe como la actitud fría, cínica
o incluso leer cartas o documentos de víctimas como y distante que puede culminar con el maltrato o abuso
por ejemplo de la tortura o violencia política. La preva- del demandante (persona que consulta). A esto se ha
lencia de personas psicotraumatizadas debería multi- llamado deshumanización de la atención sanitaria, una
plicarse por tres o incluso por cuatro, es decir víctimas especie de clonación conductual en donde la víctima es
y testigos directos e indirectos, sean compañeros de doblemente maltratada y el personal de salud e insti-
trabajo, familiares, amigos, personal sanitario de servi- tución se transforman en nuevos victimarios, proceso
cios de ayuda, e incluso toda la comunidad, cuando la que se conoce con el nombre de re-traumatización.
catástrofe alcanza los medios de comunicación masiva La conmoción psíquica se agrava con el aislarse de la
y se transforma en noticia. comunicación y de la socialización. Planteado como
Autores contemporáneos reafirman que dentro un continuo que va desde la disociación pasando por
de la teoría psicoanalítica los rasgos centrales de una la despersonalización (desrealización), hasta la deshu-
respuesta traumática a una adversidad extrema son manización, nos parece que esta línea evolutiva puede
la derrota psíquica y el congelamiento de afectos, con transitarse en ambos sentidos, bi-direccionalmente, es
la subsiguiente pérdida de la modulación afectiva y decir, hacia la patologización emocional-conductual,
alexitimia secundaria al trauma (Kristal, citado por Cía como hacia la salud, cuando, por medio de técnicas
A., 2001). Otra respuesta extrema a la exposición ante dramaterapéuticas, que es nuestra propuesta de auto-
agentes estresantes de carácter masivo, son la disocia- cuidado institucional, damos la posibilidad de que el
ción y la desorganización. paciente o quien requiere la ayuda (en este caso quien
La disociación es planteada por Janet como un me- sufre del síndrome de disociación/despersonalización,
canismo de defensa psicológico mediante el cual el or- independiente de si es usuario externo o interno de
ganismo reacciona frente a traumas que lo sobrepasan. un sistema), pueda recorrer el camino inverso, hacia la
Los recuerdos e ideas fijas referentes a la experiencia integración y organización emocional/conductual en
traumática pueden escindirse del percatamiento cons- compañía del grupo.
ciente dando por resultado una amplia variedad de
síntomas disociativos. Janet consideraba la disociación ALGUNOS ASPECTOS CLÍNICOS A CONSIDERAR
como un tipo de técnica de evitación mental o huida,
siendo la amnesia resultante del suceso traumático el Si revisamos con atención los criterios diagnósticos
rasgo clínico más característico de la disociación pato- del DSM IV-TR, respecto del Trastorno de Estrés Agudo
lógica. La idea de la disociación como mecanismo adap- (TEA) y del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT),
tativo anti-traumático permaneció en el olvido por más podemos observar que, si bien los criterios diagnósti-
de medio siglo, siendo rescatado en años recientes por cos son similares, en términos generales respecto de
investigadores que correlacionan la presencia de estos estar expuesto a una experiencia límite (criterio A); sin-
síntomas, con el antecedente de abusos sexuales en tomatología de re-experimentación (criterio B); evita-
pacientes que en la vida adulta desarrollan conductas ción (criterio C) e hiperalerta (criterio D), difieren en el
bulímicas (Vanderlinden J, Vandereycken W, 1999). criterio B, ya que en el trastorno de estrés agudo desta-
El extremo de la disociación lo vemos en sínto- ca la sensación subjetiva de embotamiento, desapego
mas tales como: despersonalización, desrealización, o ausencia de reactividad emocional, reducción del co-
trastornos de la percepción y/o de la temporalidad. nocimiento de su entorno (como estar aturdido), des-
Las víctimas mantienen una relación particular con el personalización, amnesia disociativa y desrealización,
tiempo. Fuera del tiempo, catapultados en otra dimen- por ejemplo, incapacidad para recordar un aspecto im-
sión temporal, no pudiendo reintegrarse al presente. portante del trauma. En el TEPT, el criterio B se refiere
Puesto que la identidad del pasado ha sido destruida sólo a fenómenos de re-experimentación (López-Ibor
por el trauma, la del futuro resulta inconcebible, ya que A, Valdez M, 2002).

Psiquiatría universitaria | 195


Trauma vicario y catástrofes: propuestas para el autocuidado de equipos con dramaterapia

Esta distinción nos resulta particularmente rele- la traumatización ocurrida a otro. Por ejemplo la pre-
vante en el momento de actuar clínica y terapéutica- sencia de un accidente, o el conductor que atropella a
mente con el paciente psicotraumatizado ya que hasta un transeúnte con o sin consecuencia de muerte; el tra-
ahora el criterio para diferenciar TEA y TEPT es tempo- bajador que escucha un grito desgarrador cuando uno
ral, es decir, si la sintomatología dura más de 30 días de sus compañeros cae al vacío; o el golpe del cuerpo al
de ocurrido el incidente crítico se diagnosticaría TEPT impactar en el piso en una caída de altura; el maquinis-
(criterio E). Antes de ese tiempo es TEA. Sin embargo, la ta de ferrocarril que huele el olor del cuerpo destrozado
observación anterior acerca de la presencia incipiente y eviscerado en las vías de alguien que fue arrollado
de embotamiento afectivo, disociación, despersona- por el tren o personal del equipo de rescate tales como
lización y desrealización, sumado a severa sintoma- bomberos, policías, personal de salud.
tología evitativa, lo cual avalamos a partir de nuestra La traumatización terciaria es indirecta y puede
experiencia clínica con más de tres mil atenciones de ser diferida, es decir, va en un continuo que dependerá
pacientes agudamente psicotraumatizados en el perío- del tiempo que tomará la atención de urgencia para la
do diciembre de 2007 a octubre de 2009, en el Hospital víctima (primaria o secundaria). Es diferente si atende-
Clínico de la Mutual de Seguridad de Santiago de Chile, mos a un paciente cuyo trauma ocurrió en las últimas
podemos corroborar lo que algunos autores america- 24 horas, que otro que nos relatará un acontecimiento
nos vienen planteando desde hace sólo algunos años: ocurrido hace dos semanas, un mes, dos meses, años.
que es posible que el TEPT, con la presencia inicial de Este tipo de traumatización es la que afecta a la familia
sintomatología disociativa, de despersonalización y de la víctima y a su entorno social más cercano, amigos,
de evitación severa, se inicie desde la partida, frente a vecinos, iglesia y comunidad cercana.
algunos tipos de traumas, por su particular violencia, Se reserva exclusivamente la denominación trau-
en especial agresiones de seres humanos a otros seres matización vicaria, que es un tipo de traumatización
humanos, tales como violaciones, torturas, secuestros, terciaria por impacto acumulativo y microtrauma deri-
asaltos con agresiones de gran violencia y con inten- vado de la práctica profesional cotidiana para referirnos
ción de asesinar a la víctima; ciertos tipos de accidentes a lo que ocurre en clínicos, terapeutas o todo personal
carreteros tales como volcamientos o colisiones de ca- de ayuda que conocerá el suceso traumático a través
miones de alto tonelaje (Bryant et al., 2008). Sumado del relato, narración o escritos de la víctima primaria,
esto a una cierta vulnerabilidad psíquica de la víctima como en el caso de profesionales emergenciólogos,
y la sensación objetiva de encontrarse en una situación de salud mental, jurídicos y policiales, en policlínicos o
límite con la vida y sin escapatoria, más condicionantes atenciones de choque, como es el nuestro, en el Hospi-
de riesgos propios de la cronificación, estudiados pre- tal del Trauma de la Mutual de Seguridad de Santiago
viamente, advierten la posibilidad de considerar estas de Chile.
observaciones clínicas en el momento de recibir en la En el caso de escritos, cartas, testimonios o docu-
atención de urgencia al paciente psicotraumatizado y mentos jurídicos, también podrá ser considerado víc-
diseñar un tratamiento médico y psicosocial oportuno. tima terciaria el juez, fiscal, abogado, asistente social,
cuya competencia se requiere frente a casos criminales,
TIPOS DE PSICOTRAUMATIZACIÓN penales, torturas de causa política, religiosa u otras.
En la medida que el relato, narración, escrito o
La psicotraumatización puede ser primaria, secundaria, testimonio, se aleje más del acontecimiento dramáti-
terciaria y cuaternaria. co se diluye, tanto en términos temporales, como en
Esta terminología se homologa a los efectos trau- términos de medios de comunicación entre víctima y
máticos ocasionados por el estallido de bombas y ex- observador. Por ejemplo, el relato vivo contado en las
plosiones en víctimas de atentados terroristas que pro- primeras horas posteriores de ocurrido el aconteci-
ducen lesiones diversas según los efectos deletéreos de miento con toda la carga emocional que debe sostener
la onda expansiva en el cuerpo y en el cerebro, según el asistente, va cambiando en intensidad dramática y
trabajos realizados por autores colombianos (Rodrí- emocional, en la medida que va siendo contado nue-
guez et al., 2005). vamente, en reiteradas oportunidades y contextos y
La psicotraumatización primaria es la que le ocurre de muchas formas distintas. Esto produce un efecto,
directamente a la víctima. a nuestro modo de ver, de contención emocional por
La secundaria le ocurre al testigo; es indirecta y un lado, y potencialmente de desborde y re-traumati-
contingente, es decir, quien, a través de sus órganos de zación por otro, si el manejo es inadecuado por parte
los sentidos, ve, escucha o huele algo relacionado con de la institución. La narración va siendo agenciada por

196 | Psiquiatría universitaria


Pedro Torres-Godoy

la red social, muchas veces rutinizada, trivializada, nor- Previamente, en 1974, la investigadora Haley, hija
malizada, desritualizada y finalmente olvidada. O sea, de un veterano de la guerra de Vietnam escribe un in-
un camino dramático que va desde el relato vivo hasta teresante artículo sobre los problemas y atrocidades
la muerte de esa historia. dentro del ámbito terapéutico titulado: “cuando el
Habrá excepciones sin embargo, como aquellas paciente reporta atrocidades”, para referirse al impac-
que quedarán siempre en la mente de las víctimas, ta- to de las vivencias relatadas por los pacientes sobre el
les como padres que han perdido a sus hijos por crimi- terapeuta.
nalidad, suicidio, negligencia ciudadana en atropellos o Volviendo al TETT, si bien es cierto éste presenta,
institucional en muertes inexplicables o errores de pro- al igual que el TEPT, síntomas en donde se identifica un
cedimientos médicos o jurídicos, violaciones, desapa- estresor agudo, re-experienciación del trauma, evita-
riciones. En estos casos surgirán otros victimarios que ción y hiperactivación persistente, cabe destacar que
podrán nutrir muchas veces de por vida, la memoria de en el criterio A1 de la categoría diagnóstica del DSM-
las víctimas para nunca olvidar ni perdonar; victimarios IV-TR para el TEPT se describe “cuando la persona ha
que en un momento fueron asistentes generosos y alia- experimentado, presenciado o le han explicado uno
dos, ahora se convierten en enemigos y odiados, tales (o más) acontecimientos caracterizados por muertes o
como la Justicia, la Institución de Salud, el Estado. amenazas para la integridad física propia o la de los de-
La traumatización vicaria fue descrita por McCann más”. Se incluye y entremezcla la traumatización directa
y Pearlman en 1990 para referirse a síntomas traumáti- o primaria con la indirecta o secundaria, y aquí cabe la
cos sufridos por los profesionales que integran equipos narración o relato de experiencias que le han ocurrido
que trabajan con víctimas que sufren violencia extre- a terceros.
ma, tales como violaciones, torturas y diversos tipos El criterio A2 de este mismo punto dice “la perso-
de vejámenes, asaltos con violencia, desmembramien- na ha respondido con un terror, una desesperanza o un
tos en guerras o accidentes, entre otras (Benelvaz D., horror intenso”.
1997). Es una especie de victimización vicaria sufrida Figley es enfático en destacar la diferencia entre
por el terapeuta encargado de la asistencia de las víc- TEPT y burnout, aduciendo que la segunda condición
timas y, por el hecho de ser testigo de tan horrendos se desarrolla gradualmente llegando al agotamiento
testimonios, un síndrome de estrés traumático secun- emocional, mientras que el TEPT emerge súbitamente,
dario, bien descrito por Charles Figley en 1995, para sin mucho aviso y a diferencia del burnout, el profe-
terapeutas familiares, que puede derivar hacia el “estar sional mantiene un alto sentido de entrega y ayuda, y
quemado”, es decir, pueden ser situaciones contextua- más bien se siente confuso y perturbado por una sobre-
les que son antesala para “quemarse” posteriormente identificación con los sufrimientos de su paciente, con
en el trabajo. Figley publica el trabajo “traumatización sentimientos de soledad respecto de sus pares, pero
sistémica: trastorno de estrés traumático secundario en aún así, presentando una alta tasa de recuperabilidad,
terapeutas familiares” señalando lo siguiente: “Muchos lo que no ocurre en el burnout.
talentosos terapeutas abandonan su profesión debido La traumatización cuaternaria es indirecta y defini-
a lo estresante de su trabajo o burnout”. Luego anota: tivamente diferida. Le ocurre al medio social y partici-
“Los mejores terapeutas son muchas veces los más pan en ella, como agentes promotores y diseminación
vulnerables. Los terapeutas familiares, debido a la na- del trauma en la comunidad, los medios de comunica-
turaleza y al contexto de su trabajo, presentan, tal vez ción de masas, prensa, radio y televisión, y su objetivo
como grupo, mayor probabilidad de experimentar un es provocar un impacto en la sociedad, globalizar la in-
tipo de estrés relacionado con el trabajo, que se deno- formación y la noticia, pero más que exclusivamente in-
mina TETS (trastorno de estrés traumático secundario), formar, se intersectan en este proceso complejas super-
el cual tiene mucho en común con el TEPT (trastorno de estructuras sociales económicas al servicio del dinero y
estrés postraumático)” (Figley C., 1995). Según nues- del poder, que diluyen la noticia al punto de distanciar
tras observaciones clínicas, se trataría más bien de un dramáticamente al testigo público de lo acontecido a
desorden de estrés traumático terciario (TETT), por las las víctimas primarias. Los medios de comunicación, el
distinciones antes señaladas. periodismo, las profesiones ligadas a la búsqueda de
Las características clínicas del TETT son idénticas noticias impactantes, deberán, en el futuro reflexionar
al TEPT, diferenciándose en que el primero está relacio- profundamente acerca de si su quehacer cumple real-
nado con la traumatización terciaria, es decir, por ser mente con los objetivos éticos, humanitarios y valóri-
oyente de lo relatado por el paciente. Testificación a cos, toda vez que ya en la televisión el drama personal
través de la escucha de relatos horrorosos. o grupal de una colectividad dañada comienza a ser

Psiquiatría universitaria | 197


Trauma vicario y catástrofes: propuestas para el autocuidado de equipos con dramaterapia

utilizado para vender más periódicos o ganar más te- tran en la amígdala. Algunos de los cambios clave se
levidentes, lo que genera un distanciamiento afectivo producen en el locus coeruleus, que regula la secreción
profundo y omnipotente de la sociedad respecto de las cerebral catecolaminérgica y es el principal responsa-
tragedias humanas (las personas cuando ven noticias ble de las vías noradrenérgicas ascendentes a la corte-
se disocian y dicen: “eso les ocurre a otros, a mí no me za. Estas sustancias neuroquímicas, la noradrenalina y
ocurrirá”); una deshumanización descarnada; un goce adrenalina, movilizan al organismo para una emergen-
perverso que atenta contra los más básicos derechos cia, entre otras funciones. La misma catecolamina gra-
humanos de la ética del dolor, que es el respeto y la ba los recuerdos con una especial intensidad.
compasión solidaria. El locus coeruleus y la amígdala están íntimamen-
te relacionados con otras estructuras límbicas como el
NEUROBIOLOGÍA CONDUCTUAL DEL PSICOTRAUMA hipocampo y el hipotálamo. El circuito de las catecola-
minas se extiende por sus vías ascendentes a la corteza.
La amígdala es un componente neural esencial en la Se piensa que los cambios en este circuito son subya-
memoria de eventos cargados emocionalmente, en centes a los síntomas de TEPT, que incluyen ansiedad,
especial aquellos que incluyen sentimientos de temor temor, hipervigilancia, al quedar fácilmente perturba-
y/o miedo. do o excitado, la disposición para la reacción de ataque
Esta estructura subcortical es la principal área de o fuga y la indeleble codificación de intensos recuerdos
procesamiento de las sensaciones extrañas, ya que es emocionales.
activada por toda situación interpretada como no fami- El TEPT representa un peligroso descenso desde
liar de acuerdo al contexto vivencial de especie y perso- el punto de vista neurofisiológico donde se asienta la
nal. Tiene permanente interrelación con el hipocampo, alarma (corteza pre-frontal-tálamo-amígdala). Parece
que es el elemento central en el procesamiento de la crucial en el sentido en que deja una marca poderosa
memoria afectiva y de las respuestas hormonales por en la memoria. Cuando más brutales, impactantes y ho-
regulación directa del hipotálamo. La amígdala es en- rrendos son los acontecimientos que disparan el asalto
tonces la vedette de la respuesta a situaciones aversivas, de la amígdala, más indeleble es el recuerdo. Así, los
actuando el hipocampo como apuntador permanente. recuerdos traumáticos se convierten en gatillos menta-
La escenografía es hemisférica y siempre variable de- les preparados para disparar la alarma al menor indicio
pendiendo del contexto auto y alopsíquico que vive de que el espantoso momento está a punto de produ-
el individuo en ese preciso momento (Márquez-López cirse nuevamente. Este fenómeno de gatillo es el sello
Mato A., 2003) de todo trauma emocional. La base neurofisiológica
En el desarrollo del miedo y la ansiedad, las afe- de estos recuerdos parece ser una profunda alteración
rencias sensoriales llegan principalmente a través de la neuroquímica cerebral puesta en marcha por una única
vía óptica, auditiva, táctil y olfatoria. Las vías auditiva, muestra de terror abrumador (Kuper E. 2004).
visual y táctil hacen escala en el tálamo, mientras que
la vía olfatoria no lo hace. El tálamo es un filtro de in- APROXIMACIONES COGNITIVO-CONDUCTUALES
formación que aumenta o disminuye esta información DEL PSICOTRAUMA Y DEL AUTOCUIDADO
y la agrega a las conductas. El tálamo procesa esta in-
formación a la corteza, occipital para lo visual, parietal Desde que Cannon describe en animales en 1929 las re-
para lo táctil y temporal para lo auditivo. De la corteza acciones de lucha (fight) y huida (flight) como respuesta
primaria pasa a la corteza de asociación unimodal, que ante situaciones de amenaza, diversos autores cogniti-
es la encargada de procesar la información en una úni- vistas han ampliado el rango de respuestas agregando
ca modalidad sensorial. De estas cortezas de asociación dos nuevas categorías: el desmayo (faint), como un tipo
unimodal va a pasar a las cortezas de asociación mul- de disociación, y la parálisis o congelamiento (freeze)
timodales, la parieto-temporo-occipital, la límbica y la (Marquez-López Mato A., 2003).
corteza pre-frontal. Esta información es integrada, sin- Resulta particularmente interesante para nuestros
tetizada y luego procesada, y de estas cortezas va a las propósitos de autocuidado de profesionales de la salud
diferentes áreas que van a ser las encargadas tanto de y de ayuda, hacer estas consideraciones ya que nos dan
la expresión, o sea, la signo-sintomatología, como de un soporte teórico que va desde las ciencias biológicas
la experiencia emocional y de la acción (Kuper E. 2004) hasta las conductuales y sociales, respecto del trabajo
Los principales síntomas del horror, incluido el más con psicotraumas.
intenso, el TEPT, pueden ser explicados por los cambios Un interesante modelo muy acorde con lo clási-
que se producen en el circuito límbico y que se concen- camente señalado, respecto de las respuestas ante el

198 | Psiquiatría universitaria


Pedro Torres-Godoy

estrés agudo, es el modelo dimensional del continuo Dilatación: Intentar enfocar los sentimientos especí-
dilatación (exposición)-constricción (cierre), descrito ficos, trabajar con material cognitivo.
por Lillibridge y Klukkens en 1978 (citado por Rubin Constricción: Ayudar a expresar los sentimientos de
Wainrib B., y Bloch E., 2000). cualquier forma
En este modelo los autores nos aportan una amplia
panorámica sobre los extremos de conducta, cognición En el nivel conductual las características son:
y afecto, que se encontrarán en la sintomatología de
las personas afectadas por algún tipo de traumati- Dilatación: Expresión de una conducta exagerada e
zación, directa o indirecta (vicaria), y que dará pistas inapropiada para esa persona
para generar aproximaciones terapéuticas. De este Constricción: Paralización, inmovilización, retirada
modo el asistente puede precisar más sus respuestas
para incrementar su grado de pertinencia. Usando este Y se requerirá por parte del asistente:
acercamiento los profesionales pueden asumir una in-
tervención más apropiada basada en las necesidades Dilatación: Resolución de problemas orientados a la
individuales de cada paciente. realidad
En el continuo dilatación (exposición)-constricción Constricción: Ayudar para estimular la actividad y ha-
(cierre), se plantea que las características, en el nivel cer cosas
cognitivo, de una persona en crisis recorre la gama que
va desde la dilatación, por ejemplo: Llama la atención el paralelo observado entre las
clásicas reacciones ante el estrés descritas por Cannon,
– Confusión hasta autores cognitivitistas contemporáneos y las di-
– Pensamientos desorganizados mensiones de respuestas en los ámbitos cognitivos,
– Pensamiento caótico afectivos y conductuales propuestas por Lillibridge y
Klukken, que orientan a clínicos y terapeutas acerca de
Hasta la constricción: qué es lo que ocurre con el paciente y diversos tipos de
personas enfrentados ante situaciones de crisis o límite.
– Preocupación por el problema El estudio de la llamada puerta sensorial, en pa-
– Rumiación cognitiva cientes con diagnóstico de TEPT, se refiere a ciertos
– Obsesión hallazgos electrofisiológicos en el control de manifes-
taciones sensoriales auditivas de estos pacientes fren-
Y se requerirá, por parte del asistente: te a estímulos estudiados con potenciales evocados.
En estos pacientes se observó un debilitamiento en la
En dilatación: capacidad para procesar estímulos auditivos presenta-
dos, medidos con electroencefalograma computariza-
– Clarificar el pensamiento do. Esto significa que los pacientes con TEPT no regis-
– Identificar el problema tran o más bien reducen la evocación electrofisiológica
– Ser específico a partir del estímulo auditivo, respecto de los sujetos
normales, quienes, aparte de registrarlo adecuadamen-
En constricción: te, suelen aumentar el registro electroencefalográfico
evocado (Kuper L, 2004). Esto hace pensar que habría
– Trabajar en la solución una cierta vulnerabilidad neurobiológica en individuos
– Sugerencias de alternativas viables para quienes la exposición a un evento traumático ope-
raría como un disparador o un desencadenante de una
En el nivel afectivo las características de una persona serie de manifestaciones, que van afectando diversos
en crisis son: sistemas de neurotransmisión, diversos asientos neu-
roanatómicos y neurofisiológicos, que se traducen en
Dilatación: Emoción excesiva, no hay intentos por sintomatología.
controlar la expresión emocional
Constricción: Contención de la emoción En el caso del trauma vicario, lo que traumatiza es
la escucha reiterada de relatos horrorosos, que tienen la
Y se requerirá por parte del asistente: característica de lo impredecible, lo que escapa de con-
trol y la impotencia para actuar diferidamente frente a

Psiquiatría universitaria | 199


Trauma vicario y catástrofes: propuestas para el autocuidado de equipos con dramaterapia

lo acontecido a la víctima. Cabe preguntarse si la totali- simplemente, la crónica periodística o televisiva del
dad de terapeutas de psicotraumas, desarrollan impac- rapto y asesinato de alguna menor, que nos impacta
to acumulativo o sólo le ocurre al grupo vulnerable, o por la veracidad y crudeza de los escritos de algún pe-
sea, quienes presentan el perfil descrito por los estudios riodista que, con un gran sentido de servicio a la comu-
y que contraerán el síndrome de desgaste profesional. nidad, busca por este medio, sensibilizar a la población
En el trauma vicario el origen del estímulo es au- de que hechos tan horrorosos pueden estar ocurriendo
ditivo, inmerso en el entramado narrativo que ofrece el en su vecindario.
paciente y que será inmediato o diferido, según ocurra Cada vez que transita el acontecimiento desde que
desde el momento siguiente al evento sufrido hasta la ocurre, por el inexorable camino hacia la comunidad, va
primera consulta. La narración sufrirá un cambio de for- modificando su impacto y expresión vivencial, desde lo
ma y de contenido, pero más importante será el cambio presencial activo, lo narrado oralmente, lo escrito, has-
de forma, ya que justamente en lo conversacional en- ta lo leído en forma diferida; va perdiendo vida propia,
tregado al clínico se irá desplegando el relato vivo, en va siendo agenciando por la cultura para, finalmente,
su implacable camino hacia la trivialización y el olvido. a través de la ritualización y del saber, concluir conser-
Esto que puede sonar brutalmente verdadero, es lo que vado como patrimonio de la humanidad en las gran-
solemos ver en la atención de víctimas de psicotraumas des obras, dramas, tragedias y novelas, creativamente
graves, ya que la cultura, en este caso la institución, or- transformadas en arte, por profetas, artistas, poetas,
dena y normaliza el trauma desde el momento inicial de místicos y dramaturgos.
la atención, como una manera urgente de contener el
desborde del o los consultantes, procesos que muchas EL PARADIGMA DE LA DRAMATERAPIA
veces producen re-traumatización por negligencia,
despersonalización institucional y dehumanización de Dramaterapia se entiende con “el uso intencional y pla-
la atención que, en definitiva, es una forma de maltrato. neado de los aspectos curativos del drama en el proce-
Es el relato vivo lo que traumatiza al clínico y no la so terapéutico” (Asociación Británica de Dramaterapia,
conserva cultural del suceso traumático, parafraseando BADth, citado por Torres P., 2001).
a Moreno, que más bien lo aleja de la vivencia traumá- Por su parte Sue Jenning, pionera del desarrollo de
tica, la racionaliza, la reflexiona. La reiteración narrada la dramaterapia en el mundo, la define como “la aplica-
de los hechos, la elaboración, forma parte del devenir ción específica de las estructuras teatrales y procesos
psicoterapéutico posterior y terminal de un proceso del drama con una clara intención que es terapéutica”
asistencial (Garrido Martín E, 1978). (Jenning S., 1994). Algunos de los conceptos clave de
El suceso oralmente narrado contiene una infi- la dramaterapia señalados por Jenning son útiles para
nidad de información implícita ya sea en la cualidad el trabajo no sólo con pacientes sino también utilizan-
dramática del relato, el de las formas dialogales y sub- do el paradigma de la dramaterapia se puede ofrecer
textuales utilizadas por el paciente, por ejemplo en los asistencia a grupos que requieren frecuentes prácticas
detalles, palabras señalizadoras, prosodia, intercalacio- de autocuidado, como los profesionales de ayuda. En
nes, metáforas, en fin, todo aquello que hace que un este caso este método ofrece un acercamiento colateral
relato entregue a quien escucha, la huella del horror, lo y simbólico, desde el teatro y el juego de roles ficcio-
audible o el silencio, la cadencia, las imágenes descritas, nales, en la co-visión grupal interdisciplinaria, en situa-
todo lo que impresiona al límite nuestra imaginación, lo ciones generadoras de estrés profesional como trabajar
que nos sorprende, lo que nos deja con una sensación con pacientes difíciles con cuadros psiquiátricos graves,
transferida de indefensión, de crueldad, de confusión, desórdenes de la personalidad, psicotraumas, duelos,
disociación, despersonalización, transportados en un violencia, discapacidades, SIDA, enfermedades cróni-
tiempo detenido y congelado por el suceso traumáti- cas y oncológicas, entre otras, hasta problemas institu-
co (Ritterman M., 1988). Lo que lleva a una irrealidad y cionales derivados de la alta demanda asistencial, clima
extrañeza de un mundo perdido e irreconocible, sin luz, laboral, conflictos de roles, mobbing.
agónico, infernal, en definitiva, un mundo mortal. El modelo de la dramaterapia, a diferencia del psi-
También y de la misma forma puede ser psicotrau- codrama, parte de una base salutífera y comunitaria,
matizado vicariamente el lector de un suceso escrito, de fomento y promoción de la salud, por lo tanto se
una carta de despedida de quien haya cometido sui- centra en los aspectos sanos de la persona y los gru-
cidio. Lo escrito en documentos jurídicos como testi- pos; tiene como fundamentos conceptuales el teatro y
monios de víctimas de secuestros y torturas. Lo per- los rituales y su práctica busca en los grupos acceder al
teneciente a un proceso criminal judicial. O a veces, inconsciente individual y colectivo en forma figurada y

200 | Psiquiatría universitaria


Pedro Torres-Godoy

metafórica, a través del uso de imágenes, escenas y me- flexibilidad de criterios, con ductilidad y versati-
táforas teatrales con una finalidad terapéutica de de- lidad de roles asumidos, jugados o creados, son
sarrollar la expresividad corporal-emocional y la creati- definitivamente más sanos y dotados de mejores
vidad. Podemos afirmar que la dramaterapia comienza índices télicos (Landy R., 1993).
en el teatro y culmina en el teatro, o sea en la conserva
cultural, en interacción permanente con el binomio Otras claves que Jenning nos aporta dentro del de-
espontaneidad / creatividad del proceso creador, pero sarrollo del paradigma de la dramaterapia es el modelo
sin perder de vista la mimesis, o sea la imitación de la del embodiment-projection-role:
realidad. Por lo tanto toma del teatro todos los elemen-
tos disponibles para generar accesos a la vida psíquica Incorporación (o encarnación, “hacer cuerpo” o
de las personas reales. Los personajes y las escenas del “hacer carne”), proyección y enrolamiento (o per-
teatro vendrán a impactar con sus dramas ficcionales sonificación).
los dramas reales de las personas en su vida mundana.
(Torres P., 2009) Resulta de enorme utilidad en el trabajo con psico-
El modelo de la dramaterapia proviene del mundo traumas, el considerar que las personas sometidas a al-
psicoeducacional a partir de los trabajos de Peter Sla- guna situación traumática en el sentido amplio, desde
de acerca del desarrollo dramático infantil. Este autor lo entendido como primario hasta lo vicariante, reciben
plantea que la capacidad dramático-teatral del ser hu- información dramática de gran carga afectiva a través
mano es una condición con la cual nace cada persona de sus órganos sensoriales, planteado anteriormente, a
y que posteriormente es moldeada por el aprendi- través de la visión y audición (psicotrauma primario di-
zaje formal e informal de la familia y la enseñanza en recto o secundario indirecto inmediato); por la escucha
el colegio, que puede fomentar o anular este tipo de de relatos horrorosos (psicotrauma terciario indirecto
expresión comunicativa. Los niños son contadores de inmediato o diferido temprano, que implica impacto
historias, dramaturgos, actores y directores escénicos acumulativo en el caso de los terapeutas); a través de
por naturaleza y esa capacidad sigue estando presente la lectura y construcción de imágenes de hechos ho-
y es desarrollable aún más, durante toda la vida, hasta rrorosos en el psicotrauma terciario indirecto o diferido
la adultez y la senectud (Slade P. 1978). tardío, como lectura de cartas de despedida, e-mails de
Jenning sugiere algunos conceptos clave del pa- traiciones amorosas, audios o grabaciones de mensa-
radigma de la dramaterapia cuya aplicación es útil en jes de teléfonos celulares, testimonios y documentos
grupos de autocuidado (Jenning S., 1998): jurídicos.
Esta información ingresaría al tálamo y de allí al
El distanciamiento teatral y la alternancia entre las sistema límbico en donde activaría la reacción de alar-
dos realidades, la cotidiana y la dramático-teatral, ma en la amígdala y la fijación mnémica mediada por
relacionada con la imaginación y fantasía, plantea catecolaminas secretadas en el locus coeruleus. Parte
que el ser humano, enfrentado a una situación di- de esa información sería procesada en las cortezas
fícil, puede ejercer la capacidad de distanciarse de cerebrales primarias y de asociación, y podrá ser ela-
ella, al igual como nos distanciamos frente a una borada cognitivamente, generando alivio parcial o
obra de teatro, como público espectador. En una permanente del impacto sufrido. Sin embargo, frente
especie de disociación normativa y de desperso- a grandes traumas o situaciones vividas por la víctima
nalización remedial, es posible que utilizando este como de gran impacto y cargas emotivas devastadoras,
recurso de la mente, podamos ampliar la visión esa información no logrará ser procesada corticalmen-
del problema y retornar a la realidad cotidiana con te y quedará encapsulada como memorias traumáticas
más conocimiento experiencial para mejorar una en el sistema límbico, detenidas y congeladas en un
situación de desmedro personal. Dentro de los cri- tiempo experiencial infinito, prontas a gatillarse sin
terios de normalidad propuestos por la dramate- control, en el ahora o en el futuro, ante mínimos estí-
rapia para las personas, la capacidad de transitar mulos recordatorios de la esfera sensorial.
libremente entre estas dos realidades es central. El relato de una mujer violada brutalmente res-
Por su parte y de manera muy similar desde el pecto de su agresor es notable para afirmar lo anterior:
psicodrama y algunas líneas dramaterapéuticas, “Mientras iba de compras en la feria, sentí que un sujeto
plantean que los sujetos capaces de cambiar de pasaba por mi lado y volví a sentir el olor de la colonia
roles con mayor facilidad y de asociarse con otros mezclada con transpiración que tenía cuando me atacó
seres humanos para diversas tareas, con amplia sexualmente y me violó varias veces. Sentí un escalofrío

Psiquiatría universitaria | 201


Trauma vicario y catástrofes: propuestas para el autocuidado de equipos con dramaterapia

tremendo, quedé paralizada, sólo varios segundos des- Las modalidades visuales y auditivas de despersonali-
pués pude volver mi vista hacia la persona que ahora iba zación parecen estar más frecuentemente presentes y
de espaldas. Estoy segura que fue el sujeto que abusó de concomitantemente se asocian con una actitud de in-
mí hace tres meses atrás, logre ver su espalda y una ca- diferencia hacia el dolor físico y psíquico. Los pacientes
pucha que usaba. No reconocí el vestuario, pero el olor y personas que presentan sintomatología de desper-
era inconfundible. Ahora dígame usted doctor: ¿Cómo lo sonalización ansiosa suelen sentirse como si fuesen
puedo denunciar a la policía con sólo ese dato?, me van autómatas o robots.
a creer loca”. Es posible que la experiencia del trauma vicario
La huella experiencial que deja el trauma es indi- comparta este tipo de sintomatología dado que la des-
ciaria e implícita, o sea, queda corporalmente sentida personalización, siendo el síntoma más grave, forma
en alguna parte del soma, como lo que Gendlin deno- parte de la tríada sintomática del síndrome de desgas-
mina la “sensación sentida”, que es corporal (Gendlin E., te psíquico de los profesionales de ayuda, junto con el
1999). Por tanto es pre-conceptual, cuando la persona agotamiento físico y psíquico y la baja del sentimiento
no logra dar una explicación acerca de la maldad hu- de éxito y logro laboral.
mana, ni logra reflexionar ni elaborar lo acontecido. El proceso de incorporación o encarnación del
Esto corresponde a la incorporación o encarnación de trauma, siguiendo uno de los puntos centrales del pa-
la experiencia traumática, algo que no tiene palabras, o radigma de la dramaterapia, hace que los textos trau-
sea no hay conceptos ni teorías explicativas para com- máticos de los consultantes, es decir, aquellos textos
prender el horror. Los pacientes dicen: “Quedé como vivos cargados de emociones dolorosas y de significa-
congelado, paralizado, no tengo palabras para hablar de dos trágicos, se inscriban en el cuerpo del terapeuta,
lo acontecido”. quedando como registros fonéticos en la memoria de-
Un joven ingeniero quien fue secuestrado por va- clarativa episódica (mas allá de la memoria de hechos o
rias horas, golpeado y violado por tres antisociales dro- semántica), también llamada memoria autobiográfica,
gados al interior de un automóvil y abandonado una en la cual es posible aprehender la información como
madrugada de invierno, desnudo en un sitio eriazo de sucesos o acciones frente a las cuales somos testigos.
la zona sur del Gran Santiago, dice al momento de la Se trataría de fonemas aislados o incluso ruidos aisla-
primera consulta: “Doctor, por favor no me abandone, no dos, el click del percutor de una pistola puesta en la sien
tengo palabras para explicarme porque estas personas de una víctima, el ruido catastrófico de latas y metales
me hicieron esto. Lo único que sé es que ahora ni siquiera retorcidos de un camión de alto tonelaje cuando va
puedo tocar mi cuerpo, no logro ser capaz de tocar mis deslizándose aparatosamente, volcado en medio de la
partes íntimas para asearme, es como si fuera el cuerpo carretera. Pueden ser generalmente dos o tres palabras
de otra persona ¿qué explicación tiene esto que me pasa?”. señalizadoras. Una paciente que fue secuestrada por el
El relato de este paciente se asemeja a lo descri- conductor de un taxi colectivo con el fin de agredirla
to por psicopatólogos clásicos frente a los cuadros de sexualmente, queda paralizada ante la rotunda orden
despersonalización como: “una alteración en la percep- de su captor: “¡Cállate!”. Sin embargo, logra salir del
ción o en la experiencia de sí mismo, de modo que el trance y se lanza automóvil en marcha, salvándose de
individuo se siente ajeno y distante, como si fuera un tan bestial ataque.
observador externo de sus propios procesos mentales Por lo tanto en las prácticas de autocuidado de los
o de su cuerpo” (Sierra Siegert M., en Luque R., Villa- terapeutas, resultarán centrales los ejercicios y juegos
grán J., 2000). El término desrealización fue propues- dramáticos de apresto centrados en el cuerpo, activida-
to para referirse a experiencias similares relacionadas des que irán en la búsqueda de aquellos textos traumá-
con la percepción o vivencia del mundo externo. Am- ticos de los pacientes inscritos en el cuerpo del terapeu-
bas se asocian frecuentemente con situaciones de es- ta con la finalidad de sacarlos de su transparencia, para
trés y fatiga extrema. Se propone además que “en la posteriormente, por medio del trabajo de escenas –ac-
despersonalización se produciría un incremento de la toral o psicodramático– descubrirlos, para movilizarlos
alertización junto con una disociación de la emoción, desde su lugar sumergido (Emunath R., 1994). Se trata
como un mecanismo adaptativo que incrementaría las entonces de textos encarnados con dolor.
probabilidades de supervivencia en situaciones de pe- El trabajo de proyección en dramaterapia se pue-
ligro súbito (Luque R., Villagran J., 2000). Llama la aten- de realizar de varias maneras. Algunos dramaterapeu-
ción que las personas despersonalizadas describen su tas utilizan el dibujo, la pintura, el trabajo con arcilla,
experiencia con un “como si”, por ejemplo: “siento como plasticina, máscaras, títeres y muñecos. En los niños
si no fuera yo” o “como si estas manos no fueran mías”. una manera de cura emocional es a través del juego,

202 | Psiquiatría universitaria


Pedro Torres-Godoy

desarrollado una y otra vez. De este modo reviven el Muchos psicoterapeutas que trabajan con psico-
trauma de una forma segura y lúdica. El recuerdo se re- drama con sobrevivientes de traumatizaciones severas,
pite en un contexto en donde la ansiedad es reducida utilizan en sus esquemas de intervención una aproxi-
desensibilizándolo y permitiendo que se asocie a él un mación y secuencia de pasos, a nuestro modo de ver, de
conjunto de respuestas no relacionadas con la trauma- corte dramaterapéutico (Kellermann P.F, 2007; Filgueira
tización. Por otro lado, los niños en su mente pueden M.A, 2007; Espina Barrio J.A, 1993).
dar a la tragedia, mágicamente, un resultado mejor. En Dichas prácticas psicodramáticas grupales siguen
los adultos utilizamos para la proyección, la identifica- la siguiente secuencia:
ción con un personaje teatral, un héroe, que dispone de
un texto reparador o sanador. Muchos de estos juegos 1. Re-actuación – acting out
textuales y de personajes introducen en forma muy ne- 2. Reprocesamiento cognitivo – Insight de acción
cesaria el humor, pieza fundamental en el trabajo con 3. Descarga del superhábit de energía – Catarsis
psicotraumas y que se desarrollará más ampliamente emocional
en otro apartado. Estos textos, al provenir de la literatu- 4. Superhábit de realidad – “Como si”
ra universal, representan los mitos y melodías latentes 5. Apoyo interpersonal – Tele
de la cultura que coinciden con los mitos, comedias y 6. Ritual terapéutico – Magia
tragedias personales (Martinez-Bouquet C., 2006). El
trabajo con textos teatrales e incluso pasajes bíblicos u En este re-aprendizaje emocional y recuperación
otros textos sagrados, genera en el ritual final del tra- del trauma se suelen diferenciar cuatro momentos:
bajo dramaterapéutico un clima mágico de resolución Adquirir una sensación de seguridad; recordar los de-
en conexión con la verdad espiritual y el cosmos. talles del trauma; lamentar la pérdida que ha provo-
Aquí se funden el momento de la proyección con la cado y finalmente volver a hacer una vida normal. Las
personificación o adquisición de personajes quienes ten- personas traumatizadas necesitan volver a tener una
drán una representación evidente y rotunda en el esce- sensación de seguridad, salir de la impotencia, perci-
nario de la obra dramaterapéutica. Textos teatrales y tex- biendo que hay más de una salida, recuperar el sentido
tos personales de la tragedia vivida, escuchada o leída, se de control sobre sus vidas que han quedado inmersas
entremezclan con furor dramático generando las condi- en la precariedad y de este modo evitar la enfermedad
ciones para la creación de la obra dramaterapéutica. mental o psicosomática que aparece cuando las perso-
El grupo en acción da paso a dos nuevos momen- nas se vivencian como “sin salida” ante una situación.
tos que nosotros hemos incluido, complementando lo La línea de fuga hacia la salud de la realidad ficcional
propuesto por Jenning, que es la improvisación crea- dramaterapéutica, el “como si” dramático de posibles
dora, en donde el grupo improvisa nuevos textos que soluciones, el encuentro con personajes y héroes del
amplifican y multiplican los anteriores, mezclando tra- teatro que vienen con su sabiduría a colaborar, el des-
gedia, comedia y drama como género teatral, y la re- cubrimiento de textos reparadores que provienen de
presentación de la obra conservada, es decir, ritualizada recursos, fortalezas y resiliencias personales, grupales
y teatralizada al punto se convertirse en patrimonio de y comunitarias, generan una especie de ilusión, una
la cultura. visualización experiencial, una magia mental al modo
Finalmente la comunidad entera testificará con re- de un trance hipnótico con potencialidad de cambio
cogimiento lo que se representa ante su mirada. Este de aquellos íntimos procesos neurobiológicos y psico-
es el momento del enjuiciamiento que la comunidad lógicos que subyacen en la profundidad de la vivencia
hace ante un mal arrollador, el de la violencia humana, traumática.
el trauma, el duelo, la impotencia, la injusticia, la humi- Las curas psicológicas a través del juego y en par-
llación, la vergüenza, la traición. Pero al mismo tiempo ticular del juego en dramaterapia se producen a través
se despertará lo mejor del ser humano y de los grupos, de tres mecanismos: la abreacción, o sea en la obra dra-
la solidaridad, la comunión, la fuerza, la compasión, y materapéutica se pondrán en marcha historias con sen-
la posibilidad de reparar en el “como si” dramático, el timiento; el nuevo drama se lleva a cabo en el contexto
dolor, la soledad y la traición. seguro y protegido de un grupo con historia vincular;
El arte en sí mismo es un medio de comunicación y las correcciones implican que jugando otros finales
inconsciente. El cerebro emocional está sumamente se descubre que existen otras posibilidades para la si-
sintonizado con significados simbólicos y con lo deno- guiente vez asumiendo que quizás no deba existir una
minado “proceso primario”: los mensajes de la metáfo- “siguiente vez” y que la vida ha sido generosa dentro de
ra, el relato, el mito, los rituales, las artes en general. todo, al estar vivo (Terr L., 2000).

Psiquiatría universitaria | 203


Trauma vicario y catástrofes: propuestas para el autocuidado de equipos con dramaterapia

Finalmente cabe considerar que la catarsis en dra- 2. Bryant R, Creamer M, Meaghan L, O’Donnell M, Silove D, McFar-
lane A. (2008) A multisite study of the capacity of acute stress
materapia es por excelencia de tipo estética, como la
disorder diagnosis to predict posttraumatic stress disorder. J
que se produce al público observador al presenciar una Clin Psychiatric 69(6): 923-929
obra teatral, hecho terapéutico al que sólo podemos 3. Cia A. (2001) Trastorno por estrés postraumático. Diagnóstico y
acceder desde esta metodología que mantiene una tratamiento. Imaginador. Buenos Aires
4. Emunah R. (1994) Acting for real. Dramatherapy. Process, tech-
fuerte impronta teatral. Este tipo de catarsis genera
nique, and performance. Brunner/Mazel Publishers, New York
contención y estructuración psíquica desde el distan- 5. Espina Barrio JA. (1993) El cuerpo muerto. Psicoterapia del
ciamiento tanto del público como del actor participan- duelo, individual, de pareja, familiar y grupal. Informaciones
te, quien podrá transitar libremente desde el espacio Psiquiátricas, 2º Trimestre, Madrid 132, 275-285,
escénico hacia la platea para presenciar el espectáculo, 6. Figley C. (2000) Traumatización sistémica. El trastorno de estrés
postraumático secundario en los terapeutas familiares. Rev Sis-
sin que se note su ausencia, por la fuerte naturaleza temas Familiares, Buenos Aires, Asiba
cooperativa del trabajo grupal, que puede prescindir de 7. Filgueira MA, Espina Barrio JA. (2007) Brief psychodrama and
algunos de sus miembros durante la ejecución misma bereavement. In Kellerman PF, Psicodrama with trauma survi-
de la obra. vors. Acting out your pain. Jessica Kingsley Publishers, London
8. Garrido Martin E. (1978) Jacob Levi Moreno. Psicología del en-
cuentro. Madrid, Sociedad de Educación Atenas
CONCLUSIÓN 9. Gendlin E. (1999) El focusing en psicoterapia. Manual del méto-
do experiencial. Barcelona, Paidós
Teatro es mimesis y psicodrama es anti-mimesis, o sea, 10. Jenning S, Cattanach A, Mitchel S, Chesner A, Meldrum B.
(1994) The handbook of dramatherapy. Routledge, London
la verdad misma jugada en el escenario psicodramático. 11. Jenning S. (1998) Introduction to dramatherapy. Treatre and
La dramaterapia comienza en el teatro y termina en el Healing Ariadna’s Ball of Thread. Jessica Kingsley Publishers,
teatro, pasando por toda la belleza del acto creador, es London
decir, la interacción permanente y sin límites del proce- 12. Kellerman PF, Hudging MK. (2000) Psychodrama with trauma
survivors. Acting out your pain. Jessica Kingsley Publishers,
so creador, con su carga de espontaneidad-creatividad London
natural y la conserva cultural, con su aparente rigidez y 13. Kuper E. (2004) Neurobiología y comorbilidad del trastorno
permanencia como patrimonio de la cultura. de estrés postraumático: Un paradigma dimensional. Desde la
El modelo de la encarnación-proyección y perso- neuroplasticidad a la resiliencia. Argentina, Polemos
14. Landy R. (1993) Persona y performance. The meaning of role in
nificación de la dramaterapia contribuye ampliamente drama, therapy, and everyday life. The Guilford Press, New York
en el trabajo de autocuidado de clínicos y terapeutas 15. López-Ibor A, Valdez M. (2002) DSM-IV-TR, Barcelona, Masson
potencialmente vulnerables a contraer el síndrome del 16. Luque R, Villagrán J. (2000) Psicopatología descriptiva. Nuevas
desgaste profesional o estar quemados. Por medio de tendencias. Madrid, Trotta
17. Marquez López-Mato A. (2003) Psiconeuroinmunoendocrinolo-
prácticas dramaterapéuticas que utilizan este modelo, gía. Aspectos epistemológicos, clínicos y terapéuticos. Argenti-
buscamos extraer del cuerpo de los terapeutas aque- na, Polemos
llos relatos vivos que se han inscrito en su biología. Los 18. Martinez-Bouquet C. (2006) La ruta de la creación. Barcelona,
procesos reparatorios y sanadores siguen el camino Aluminé
19. Martinez-Bouquet C. (2006) ¿Dónde habitan los personajes
opuesto, es decir, desde textos y personajes teatrales imaginarios? Barcelona, Aluminé
de la literatura y dramaturgia universal, siguiendo las 20. Ritterman M. (1988) Empleo de hipnosis en terapia familiar. Ar-
melodías latentes de la cultura, los mitos universales y gentina, Amorrortu
los rituales, buscamos rehabilitar a los terapeutas con 21. Rubin Wainrib B, Bloch E. (2000) Intervención en crisis y res-
puesta al trauma. Teoría y práctica. Bilbao, Desclée de Brouwer,
el fin de volverlos sanos y de regreso hacia el lugar en 22. Slade P. (1978) Expresión dramática infantil. España, Santillana
donde habita su trabajo y su comprometido oficio de 23. Rodriguez A, Escobar M, Arenas C, Morán M. (2005) Trauma por
acompañamiento. bombas y explosiones. Daño cerebral asociado. Rev Colombia-
na de Radiología 16(2): 1718-1722
24. Torres P. (2001) Dramaterapia. Dramaturgia, teatro, terapia.
Santiago de Chile, Cuarto Propio
REFERENCIAS 25. Torres P. (2009) Sangra la escena. Psicodramaterapia del trauma
y del duelo. Santiago de Chile, Edras-Universidad de Chile
1. Benelbaz D. (1997) Supervisión y procesos institucionales en 26. Wolf-Fedida M. (2005) Trauma y conmoción psíquica. Rev Ac-
equipos que trabajan con traumatización extrema. Simposium tualidad Psicológica, Año IV, Nº 41
Supervisión Clínica. V Congreso Nacional de Psicología. Colegio 27. Vanderlinden J, Vandereycken W. (1999) Trauma, disociación y
de Psicólogos de Chile descontrol de impulsos en los trastornos alimentarios. Barcelo-
na, Granica

204 | Psiquiatría universitaria


PSIQUIATRIA Y GÉNERO
PSYCHIATRY AND GENDER

CLÍNICA

Psiquiatría, poder y género:


análisis de las relaciones familiares de una
persona que padece de esquizofrenia1
(Rev GPU 2010; 6; 2: 205-217)

Susana Cubillos Montecino2, Eliana Morales3

Se analizan las relaciones familiares de un paciente de esquizofrenia en base a un modelo que integra
la teoría psicoanalítica, la lingüística moderna y la teoría interaccional. Se observan las relaciones
del sistema sexo/género y el modo en que los discursos que expresan la ideología social-familiar son
“inoculadas” de una generación a otra. El caso estudiado apoya la hipótesis que sostiene que para que
se produzca un trastorno mental tan severo como la esquizofrenia es necesario que ambas funciones
paterna y materna actúen en el sentido del impedimento y la no protección; de modo tal que el
sujeto ubicado en la función filial no puede recurrir a ninguna de las dos instancias (madre-padre)
para acceder al rango de sujeto competente. Competencia entendida como “poder hacer”, modalidad
básica que conjuga las dimensiones humanas de libertad-independencia, opuestas a sumisión-
impotencia. La problemática de poder difuminado a través de todas las relaciones e instituciones
sociales queda en evidencia como un asunto a ser abordado por el análisis crítico.

1
Trabajo realizado durante la formación de especialidad, en la estadía en unidad de psicosis de un hospital psiquiátrico, con la
participación y supervisión de la profesora Sra. Eliana Morales. Presentado en reunión clínica de ese servicio en 1989. Se rea-
liza el análisis del material aplicando una perspectiva crítica de género adquirida durante la formación para obtener el grado
de magister en 2001.
2
Psiquiatra Clínica, Magister en Estudios de Género y Cultura en Latinoamérica. scubillosm@gmail.com
3
Asistente Social, Terapeuta Familiar. Profesora de Psicoterapia Sistémica de la Facultad de Medicina Sur.

Psiquiatría universitaria | 205


Psiquiatría, poder y género: análisis de las relaciones familiares de una persona que padece de esquizofrenia

INTRODUCCIÓN el eje que estudia los trastornos de la personalidad7.


Concordantemente, las diferencias de género sexual

L a psiquiatría ha sido señalada por Foucault como


una institución que emerge para vigilar y castigar,
como una agencia biopolítica de control de los cuerpos
observadas en la disciplina desde tiempos remotos co-
mienzan a ser reinterpretadas8. Estudios contemporá-
neos sobre depresión revelan que ésta como síndrome
(sexuados), que opera a través de técnicas confesio- afecta en forma significativamente mayor a mujeres
nales4, entre otras tecnologías disciplinarias. Los dis- que a hombres. El abuso de tranquilizantes es más fre-
cursos foucaultianos sobre la locura remiten al origen cuente en las mujeres, mientras que el abuso de sustan-
cartesiano de la noción de sujeto moderno basado en cias psicoactivas y el trastorno por adicción a sustancias
la partición razón/sin razón, normal/anormal, desa- ilícitas y a alcohol, es un problema que afecta mayori-
rrollando una crítica frontal al empirismo racionalista, tariamente a varones9. Aportes de los estudios de las
a la fenomenología naturalizante, tanto como a una masculinidades de reciente aparición, concluyen que el
concepción centralizada y monolítica del poder. Dado riesgo de primer nivel en salud es el adscribir fielmente
que las relaciones de género han sido caracterizadas al modelo tradicional de masculinidad y no el solo he-
como una relación primaria de poder5, la visibilización cho de nacer de sexo varón.10 Respecto a cómo afecta a
del poder que se difumina permanentemente en sus
fronteras enriquece la comprensión de un problema
de esta complejidad. Abordar el “empoderamiento”
7
Emilce Dío Bleichmar hace una interesante puesta al día
y corrección del concepto de histeria, usando operativa y
en su dimensión pragmática, como una competencia
diferenciadamente los conceptos de sexo y género.
vinculada al acceso del estatuto de sujeto, nos lleva a 8
Citado por Luengo: Beca, Manuel 2°. “Algo sobre las en-
explicitar la pérdida de poder implícita en la impoten- fermedades mentales en Chile. Recopilación de la esta-
cia del sujeto que queda reducido a una condición de dística de la casa de orates, desde su fundación hasta la
objeto y el entrampamiento recurrente que enfrenta en fecha”. Memoria de prueba en su examen para optar al
distintas contingencias. grado de licenciado en medicina y farmacia. Santiago de
La relación entre psicopatología y género sexual es Chile: Anales de la Universidad de Chile. Tomo 67. Im-
una materia de renovado interés. Se ha cuestionado la prenta Nacional, Mayo 1885, p 335-341. Respecto al sexo
validez de las categorías nosológicas que se aplican, en señala: “muy marcada es sin duda alguna, la influencia
del sexo, en todos los países y en todos los manicomios,
tanto éstas se basan en modelos de comprensión de los
hay mas locos que locas…lo que en otros términos, sig-
fenómenos humanos producidos por un canon científi-
nificaría que los hombres se exponen con más frecuencia
co androcentrico6 y funcionales a las instituciones del a las causas de la enajenación, y que éstas son realmente
poder masculino hegemónico, quienes ejercen un con- más eficaces en ellos que en la mujer.”
trol disciplinario sobre las personas (Foucault, 1968). La Respecto al estado civil señala: “así el celibatario está
confusión de lo natural con lo cultural, que asigna ran- más expuesto que el casado o viudo a la locura y este
go de normal/natural a ciertas características femeni- último menos que el segundo, en los tres estados, es
nas y masculinas que a la luz de los estudios de género también sobre el hombre que recaen todas las causas,
hoy sabemos son culturalmente construidos, laten en menos la viudez, en que la mujer, por todos los motivos
está más expuesta que el hombre.”
las clasificaciones de la psicopatología, sobre todo en 9
STAR*D (Sequenced Treatment Alternatives to Relieve
Depression): 1.500 pacientes ambulatorios con Trastor-
no depresivo mayor no psicótico; 2/3 mujeres (62,8%):
inicio más precoz. Comorbilidad con trastorno de ansie-
dad, somatomorfo y bulimia. Más frecuencia de síntomas
4
Foucault, M. Historia de la Locura en la era clásica. http: atípicos.
//www.filosofiacontemporanea.wordpress.com.2007/ Abuso de alcohol y drogas fueron más comunes en va-
04/2007foucault-historia-de-la-locura-e…05-05-2009. rones.
Foucault se refiere al psicoanálisis como disciplina here- Observatorio equidad de género en salud. Chile (2007-
dera de las técnicas confesionales del cristianismo. 2008).
5
Scott, Joan. “Gender: An Useful Category of Historycal Tasa suicidios (2004-5-6): 3,8; 4,0; 4,2 mujeres c/100 mil
Analysis”, en Gender and the Politics of History. Columbia y 22,2; 20,8; 21,9 varones c/100 mil.
University Press, N. York, 1989 pp.28-50; 206-211 10
Bonino, Luis. “Masculinidad, salud y el sistema sanitario.
6
Fox Keller, E. “Reflections on Gender and Science”, N Ha- El caso de la violencia masculina”. Artículo publicado en
ven: Yale University Press. 1985. Comentado por Karen 2002 en “Seminario sobre mainstreaming de género en
Openhasser, M.D. en Hospital and Community Psyquiatry. las políticas de salud en Europa”. Instituto de la Mujer/
Dec. 1985. Vol 36 N°12. España, OMS, y actualizado en Ruiz Jarobo, C y Blanco,

206 | Psiquiatría universitaria


Susana Cubillos Montecino, Eliana Morales

las mujeres el estatus y el rol hay estudios que relevan en los años sesenta, perdiendo vigencia frente al desa-
la importancia de las condiciones de la vida cotidiana, rrollo de la psiquiatría biológica, neurociencias y neuro-
el trabajo doméstico, los bajos niveles de escolaridad farmacología. Actualmente la noción de vulnerabilidad
y falta de soporte emocional, como elementos genera- sirve al propósito de integrar lo genético y lo ambien-
dores de síntomas angustiosos y depresivos en mujeres tal, con sus componentes biológicos, psicológicos y los
dueñas de casa11. El matrimonio es considerado un fac- determinantes sociales que participan en la génesis y
tor que no protege a la mujeres de la depresión pero sí mantención de los trastornos mentales
a los varones, quienes se suicidan más frecuentemente Se sostenía entonces la existencia de familias
si son solteros o viudos. “esquizofrenógenas”, integradas por “una madre so-
En cuanto a la esquizofrenia siendo ésta la enfer- breprotectora y dominante, un padre ausente o poco
medad mental más devastadora que observamos en involucrado con la familia y el empleo habitual de una
la práctica clínica, si bien afecta en igual frecuencia a comunicación ambigua y en último término desqui-
hombres y mujeres, en los varones el inicio de la enfer- ciante: el lenguaje del doble vínculo”. Esto es la existen-
medad es más precoz, el cuadro clínico suele ser más cia de un desacuerdo entre mensajes verbales de afecto
grave y con más frecuencia requieren ser hospitaliza- y los no verbales de rechazo y hostilidad por parte de
dos. En general la edad de comienzo de la enfermedad uno de los padres. Sin embargo se ha demostrado que
es entre los 15 y los 25 años en los varones y los 25 y éste es un factor inespecífico, común a otras enferme-
35 años en las mujeres. La razón por la que las mujeres dades y existente en familias en que no hay miembros
enferman más tarde y hacen cuadros menos severos con enfermedad mental. Actualmente se considera la
se ignora. Se ha atribuido a una influencia de factores alta “expresión emocional” en una familia como un fac-
hormonales, basándose en el hecho de que las mujeres tor asociado a recaídas en los que padecen de esqui-
posmenopáusicas presentan esquizofrenia tardía con zofrenias. Esto significa gran implicación de la familia
más frecuencia que los hombres de la misma edad y en la vida del paciente, ya sea con un comportamiento
a que las hormonas sexuales masculinas y femeninas crítico u hostil o ejerciendo un gran control o sobrepro-
tienen una importante influencia sobre el sistema do- tección. La reducción de estas conductas, producto de
paminérgico, el que estaría vinculado con los síntomas una terapia o intervención familiar, o la simple dismi-
esquizofrénicos. No obstante, se piensa que factores nución del tiempo que el paciente pasa con su familia,
psicológicos y socioculturales pueden influir para afec- se traduce en una reducción de las recaídas.
tar diferencialmente a hombres y mujeres (Ojeda, 1981;
Heerlein, 2000). CASO CLINICO
La perturbación central y primaria en esta enfer-
medad ocurre a nivel de la estructura del pensamiento Joven de sexo masculino, que llamaremos Carlos, 25
y el lenguaje, impactando globalmente la personalidad años, soltero, IV año de Enseñanza Media Industrial,
y los afectos del sujeto, incluida la experiencia senso- Mención Mecánica. Ingresa a la unidad de internación
perceptual. Es una enfermedad crónica, que produce de agudos de una institución psiquiátrica, internación
deterioro en un porcentaje elevado de pacientes. Se forzosa, con Diagnóstico Trastorno Esquizofrénico de
estima la prevalencia de los Trastornos Esquizofrénicos subtipo Catatónico-paranoide.
en 0,5 a 1,5% de la población general. La principal hi- Su enfermedad habría comenzado a los 21 años
pótesis neuroquímica de la esquizofrenia plantea que de edad, a pocos meses de ingresar al Servicio Militar
la enfermedad se vincula con una hiperactividad dopa- obligatorio, el cual no deseaba hacer. No ha vuelto a ser
minérgica a nivel de estructuras mesolímbicas, meso- el mismo desde entonces y la evolución ha sido progre-
cortical y nigroestriatal. Los estudios también sugieren siva. En los primeros meses se le observaba silencioso,
una fuerte base genética para la enfermedad. retraído e irritable. Cuando iba a su casa se encerraba
La hipótesis de que la esquizofrenia podría ser pro- en su pieza, no hablaba y no salía. No deseaba volver al
ducto de una interacción familiar anómala fue sostenida regimiento. Varias veces se escapó, llegaba a su casa y
lo iban a buscar los militares. Posteriormente se obser-
van conductas extrañas, súbitamente daba gritos y salía
P. (Comp.)(2004). La Violencia contra las Mujeres. Detec-
corriendo; decía escuchar voces, gritaba “salgan de mí,
ción y Prevención. Diaz de Santos. demonios”. Permanece en la enfermería hasta comple-
11
Patricia Romito. Las mujeres y la medicalización de la tar el periodo de dos años, recibiendo tioridazina 75 mg
opresión. Revista La Mujer Urbana. N°9-10, Julio-Nov. diarios. A su egreso se entrega certificado médico a la
Perú, 1988. familia con diagnóstico de Enfermedad de Bleuler.

Psiquiatría universitaria | 207


Psiquiatría, poder y género: análisis de las relaciones familiares de una persona que padece de esquizofrenia

Continúa su vida en silencio, sin salir de la pieza, preguntas ni órdenes, oponiéndose activamente; cierra
tornándose agresivo e insomne. Había periodos en que los ojos y aprieta la boca. Permanece inmóvil, desnu-
no comía afirmando que “no merecía comer porque no do y en posición fetal. Cuando es tomado por la fuerza
trabajaba”; posteriormente comía compulsivamente. para cambiarlo de posición, opone resistencia pero sin
Consigue dos trabajos que conserva sólo por dos se- movimientos de defensa. Está desnudo, sucio, sudoro-
manas. Sigue escuchando voces y a veces daba gritos so y de mal olor. Cuando es dejado solo, se levanta y
aterradores. Permanece progresivamente más lento, marca el paso en su puesto, para luego meterse bajo
callado, con poco movimiento, no habla, comienza a las frazadas.
descuidar su persona, no se lava, no se peina. A veces Se indica prueba de neuleptización rápida, en do-
se daba duchas frías y volvía a acostarse mojado. Se le sis crecientes hasta 20 mg de haloperidol endovenoso.
escuchaba hablar solo. En dos oportunidades es lleva- Cede la rigidez, persistiendo oposicionista, con postu-
do de urgencia al hospital psiquiátrico, desde donde se ras antifisiológicas y almohada psíquica. Con diagnósti-
fuga. Empeora. Pasa días acostado sin hablar; a veces co de Síndrome Catatónico de etiología probablemente
salía desnudo a la calle. Permanecía largo rato en la esquizofrénica, se indica terapia electroconvulsivante
misma posición, habla solo, dice que lo persiguen, que (ECT), con muy buena respuesta. A la segunda aplica-
tiene miedo. ción el paciente se alimenta, se sienta, toma contacto
visual con el otro, fijando la mirada. Persiste mutista y
Historia personal negativista.
Luego de la tercera aplicación es posible entre-
– Es el primer hijo de madre adolescente (15 años), vistarlo, observándose psicomotilidad espontánea
que se había fugado con su pareja. Embarazo sin en recuperación, con movimientos de bastante plas-
patología, controlado desde el séptimo mes, “por ticidad. Se moviliza por sus propios medios. Mantie-
dejación”. Nace de un parto difícil, aparentemente ne actitud dispuesta a la entrevista, hiperalerta, con
sin asfixia neonatal. mímica complementaria, reticente y desconfiado, ha-
– Desarrollo psicomotor normal para la edad, aun- biendo momentos de franca perplejidad. El lenguaje
que habla un poco más tarde que sus hermanos. es disgregado, para responder, se observa geometris-
Ingresa al sistema escolar a los 9 años porque su mo mórbido. Refiere “en mi familia hay un desorden…
padre era tan celoso que no permitía a la madre sa- yo como que me salí de órbita”. Refiere productividad
lir de la casa. No presenta problemas de aprendiza- alucinatoria auditiva que describe como “voz dañina”.
je, es muy buen alumno, no repite cursos. Termina Se observa conservación de algún repertorio afecti-
4° año de Enseñanza Técnica, faltándole la práctica vo, en ocasiones discordantes. Respecto de su actitud
para recibirse. oposicionista y negativista del ingreso refiere: “estaba
– Fue un niño retraído, tendía a aislarse y jugaba asustado”.
poco, no salía y no llevaba amigos a su casa. Se plantean los siguientes diagnósticos, según los
– A los 15 años inicia consumo de marihuana, esti- ejes axiológicos del DSM.
mulantes y neopren sin que sus padres lo noten. A
los 19 años ingresa a la Iglesia Evangélica, dejando I Esquizofrenia Catatónica con elementos paranoi-
totalmente las drogas. Practica la fe activamente, deos.
asiste a reuniones y a retiros espirituales. II Personalidad Esquizoide probable.
– En ese periodo trabaja vendiendo sobres y esque- III –
las, puerta a puerta, en forma estable, incluso sa- IV Estresor moderado: Disfunción Familiar en obser-
liendo de la ciudad. También en esa época jugaba vación.
ajedrez casi todos los días. V Adaptación en el último año: mala.
– Tiene dos pololeos breves a los 18 y a los 20 años.
Se completa serie de 16 ECT, con mínimo compro-
Estado al ingreso a la unidad psiquiátrica miso cognitivo. Al 7° ECT se inicia exploración familiar,
en sesiones fijas de una vez por semana, a la que la fa-
El paciente es traído por la fuerza. Se observa per- milia asiste regularmente. El padre y la madre asisten a
plejo, con la mirada perdida, mutista, oposicionista. todas las sesiones, los hermanos asisten a algunas y hay
Mantiene la misma posición durante la entrevista, sin un hermano que no asiste nunca. Carlos se adecua bien
responder a las preguntas. Rechaza todo contacto con a la situación de sesiones de familia; participa, le agra-
el medio, no se alimenta, no responde a solicitudes, dan, comentando posteriormente respecto de ellas.

208 | Psiquiatría universitaria


Susana Cubillos Montecino, Eliana Morales

Descripción de la intervención familiar mirando las manos de la madre. La madre en un primer


momento debe mirar al padre, pero luego Carlos se si-
Se decide realizar exploración diagnóstica familiar de- túa frente a ambos progenitores y re-ubica la mirada de
bido a que los padres se sentían responsables de lo que la madre dirigiéndola hacia sí mismo. Manifiesta querer
acontecía a su hijo y estaban comprometidos con él. estar siempre así con ellos. Y señala la importancia de
Por otro lado Carlos, ante la pregunta ¿Qué le ha ocurri- las “manos hacedoras” de la madre.
do?, contesta: “hay un desorden en mi familia”.
4ª Sesión: se profundizan los temores por la salida de
1ª Sesión: Carlos se sienta entre ambos padres. Se pone Carlos.
de manifiesto este “desorden” familiar, los problemas Carlos se perturba, su lenguaje se desorganiza. Él
de la familia que no se hablan; existen reglas que los dice “lo importante es la palabra y que es distinta para
hijos no cumplen, especialmente hay conflictos entre cada persona”, inquiriendo gestualmente a su padre
el padre y la hija. por “la palabra”, esa “palabra salvadora” le insiste Carlos
Carlos manifiesta su deseo de casarse. (aludiendo a la que usa en las prédicas). El padre esboza
La familia verbaliza su deseo de lograr una “comu- algunos términos, “hay muchas palabras” le dice apre-
nión” familiar, pero el padre refiere no poder lograrlo a miado. El ambiente es de desorden, salen los niños y la
pesar de sus esfuerzos (quiere y no puede). hermana de la sala. Salen las terapeutas y el padre las
Carlos señala que a veces tienen que pasar cosas sigue para pedir que no se autorice la salida del hijo.
terribles en una familia para que pueda haber cambios. Carlos vuelve a la sala de internación y posterior-
mente se le impide salir al patio, pese a estar autoriza-
2ª Sesión: Carlos plantea que ser el hijo mayor es una do, por lo que se sale por la ventana a reunirse con su
responsabilidad y que a los niños menores se los quiere familia. Sus padres lo devuelven al servicio inmediata-
más. Refiere que cuando niño, a su padre “lo miraba de mente, quedando rotulado el acto como una fuga. Por
lejos mientras dormía” y le decía “cartel”. Que sólo tenía la noche se agita, su pensamiento se disgrega, se vuel-
que obedecerle y eso no le gustaba. El padre responde ve reticente, desconfiado e inadecuado. Se debe indicar
desconfirmándose y pidiendo la afirmación del hijo, una nueva serie de terapia electroconvulsivante.
quien a su vez responde desconfirmándose: “me gus-
taba que me mandara, sinceramente, siempre aprendí MARCO TEÓRICO DE ANÁLISIS:
cosas de usted”. EL MODELO DE KORNBLITZ
Carlos re-ordena a la familia dentro de la sala. Jun-
ta a la madre y al padre y ordena a los hermanos (a). La Cada cultura a través de las reglas de parentesco que le
madre inicialmente se resiste a salir del lado del hijo. La es propia, pauta las relaciones familiares; pero este sis-
familia verbaliza que desea este orden y el poder hablar tema es también reflejo de los “fantasmas originarios”
las cosas entre ellos como lo hacen aquí (desean otro del psiquismo que el psicoanálisis postula como uni-
orden y poder hablar). versales y como organizadores de las representaciones
Carlos habla de haber sido emisario entre su padre que el (psiquismo) se forma de las relaciones familiares.
y el abuelo paterno, en severos conflictos entre ambos. De la teoría psicoanalítica surge el concepto de es-
“A mí me daban los mensajes y yo los repetía” (debía tructura familiar inconsciente, que pertenece al campo
hablar la palabra del otro). de lo imaginario humano y que se ubica como interme-
diario entre el aparato psíquico individual y la cultura.
3ª Sesión: los padres a pesar de encontrar a Carlos mejor, La teoría del complejo de Edipo, del destete y el intruso,
se muestran reticentes a su permiso de salida. Piensan serían factores inconscientes que en forma universal ri-
que él no va a querer volver y dudan de su capacidad gen el escenario fantasmático en el que se juegan los
de manejarlo. Carlos se ensimisma (ellos no desean que intercambios de lugares o posiciones constitutivas de
haga y él no puede hacer). los vínculos familiares. Las posiciones y valores prefe-
Posteriormente Carlos se levanta y dice: “voy a renciales de las representaciones inconscientes se mue-
hacer lo que siempre he querido hacer”, se acerca a su ven polarmente en los ejes deseo-defensa, interior-ex-
padre y lo abraza, observándose en éste perturbación y terior, ausencia-presencia, pasividad-actividad.
un movimiento contrario de alejamiento. Luego se diri- La estructura resulta de la combinación de tres fun-
ge a su madre y se abrazan largamente. ciones: materna, paterna y filial, cada una de las cuales
Enseguida Carlos realiza una escultura en que si- es necesidad a la vez que interferencia en el desarro-
túa al padre de pie junto a la madre sentada; el padre llo evolutivo de los individuos, así la función materna

Psiquiatría universitaria | 209


Psiquiatría, poder y género: análisis de las relaciones familiares de una persona que padece de esquizofrenia

continente puede llegar a ser encerrante y asfixiante. la comunicación social. La lectura ideológica de la co-
La función paterna sería, según la teoría psicoanalítica municación social consiste en descubrir la organización
clásica, aquello que posibilita al niño el acceso al orden implícita o no manifiesta de los mensajes. En familia,
de lo simbólico, que implica lo que concierne a la acep- la ideología será la forma particular de organización de
tación de la existencia de la ley, condición de la cultura, los mensajes que adopta el intercambio en el contexto
la inserción en un linaje determinado, en un lugar en familiar, forma que a su vez estará en relación con los
el sistema de parentesco, para lo cual el lenguaje es la procesos ideológicos del nivel macrosocial.
instancia privilegiada. Contiene así mismo la posibili- En el análisis de la ideología familiar se distinguen
dad del padre autocrático en lucha rivalizadora con los las condiciones de producción que incluye el sistema
hijos. de parentesco con sus mitos y creencias y el nivel de
La función filial sería la concreción de las posibi- las manifestaciones que incluyen las pautas de interac-
lidades generadoras creadoras de los padres, garanti- ción, con sus discursos, acciones, manejo de objetos,
zando la trascendencia. Contiene la amenaza de anula- espacio, etc.
ción de los padres por los hijos. La ideología familiar cumple tres funciones:
El análisis propuesto de la interacción familiar se
inicia a dos niveles, el de la ideología familiar, que co- 1. Conduce a los sujetos a ocupar los lugares que les
rresponde al plano de los significados (inconsciente) y son asignados en función de la conflictiva edípica,
el estilo familiar en el plano de los significantes (len- organizadas según las leyes de parentesco.
guaje); lo que constituye la forma particular de seman- 2. Semantiza el conflicto, otorgando significados a
tización que una familia otorga a su conflictiva, o dicho través de signos y frases.
de otra manera, el proceso por el cual una familia otor- 3. Disimula el proceso anterior (mitos y creencias)
ga signos y símbolos a su conflictiva particular. otorgando “ilusión de autoría”, sobre la interpre-
tación de sí mismo y del lugar que ocupa él y los
LA IDEOLOGIA FAMILIAR otros miembros de la familia.

La ideología familiar constituye un proceso inconscien- Los MITOS son creencias compartidas por la familia
te de producción de significaciones, para los términos sobre roles mutuos y la naturaleza de la relación. Co-
conflictivos que derivan de las reglas del sistema de rresponden a la repetición de imágenes y fantasías de
parentesco. Produce mitos y creencias vertidos en una la historia y prehistoria de cada miembro de la pareja,
fraseología dotada de un semantismo que permite ac- que ensamblados configuran la trama de lo imaginario
ceder a ese sistema inconsciente de reglas constitutivas vigente en la familia actual. Contiene la confluencia de
de la organización familiar. El conflicto existe necesa- representaciones sobre la historia de la pareja y el pa-
riamente en tanto se trata de lugares fijos que, al deber saje de la familia de origen de la mujer.
ser intercambiados generacionalmente, implican una El contenido inconsciente del mito está oculto en
pérdida para quienes acceden a una nueva posición. su estructura que es posible develar en un análisis es-
Así, acceder a la paternidad implica perder la posición tructural del relato sobre la atracción mutua de la pareja,
de hijo y de padre para quien se convierte en abuelo. por ejemplo; que siguiendo a Levi Strauss y Greimas se
Herbert (citado por Kornblitz) sostiene que “todo conjuga en el eje semántico: desear-rechazar. Según lo
sujeto ubicado en la formación social soporta los efec- verbalizado por cada uno, si a uno le corresponde la ca-
tos ideológicos de los que es soporte”. Dado que este tegoría “desear” al otro le corresponde reflejamente la
proceso queda disimulado, se crea la “ilusión de auto- de “ser deseado”. O rechazar-ser rechazado.
ría”, por lo que el sujeto cree poder elegir su lugar en Ejemplo de caso. Pareja de padres del paciente,
la familia y decir su discurso sin darse cuenta de las según los contenidos afirmados y deducidos para cada
determinaciones que obran sobre él. La reproducción uno:
de los procesos ideológicos involucra en cada sujeto la
operación imposición-disimulación, a través del dicho, PADRE: EL ELLA
rumor o leyenda familiar. Así, los mecanismos ideoló- Ella dice que yo le gustaba. Es deseado Desea
gicos instituyen a los sujetos humanos en el lugar que No me di cuenta Rechaza Es rechazada
les es asignado.
Los procesos ideológicos en lo social pueden defi- MADRE:
nirse como los procesos de producción, transmisión y Lo vi y me gustó Es deseado Desea
consumo de significaciones ideológicas en el seno de Antes de lo que él dice Rechaza Es rechazada

210 | Psiquiatría universitaria


Susana Cubillos Montecino, Eliana Morales

Del análisis del texto de los progenitores resulta el – los hijos menores son más queridos y protegidos.
contenido del Mito: Los mayores son expulsados.
– cuando alguien sale o entra a una familia ésta se
Ella puede quedar sola, doblemente rechazada. desordena, se dispersa. Cuando el padre de la ma-
Ella desea - es rechazada. dre del paciente falleció, ella fue enviada a vivir
Él es deseado - rechaza. con otra familia (“ella estuvo de acuerdo”: tenía
cinco años). Cuando el padre del padre de Carlos
Según la teoría psicoanalítica lo manifiesto oculta el falleció, él fue expulsado con carabineros de su
deseo inconsciente contrario-temido (invertido por los me- familia.
canismos de defensa), luego al invertir aparece lo oculto:
ESTILO FAMILIAR
Ella (teme) ser deseada y rechazar
El (teme) desear y ser rechazado. El estilo familiar corresponde a regularidades observa-
bles en el modo de responder ante eventos que impli-
Contenidos del relato sobre el pasaje de la mujer can cambio, por ejemplo, muertes, migraciones, enfer-
desde su familia de origen: medades. Se describen dos modalidades que tienden
en sus extremos a la aglutinación o a la escisión del
– las figuras masculinas no aparecen espontánea- grupo familiar: estilo aglutinante y cismático respecti-
mente. Al buscarlas resulta que sus actitudes son vamente.
amenazantes para la pareja. Describir el estilo familiar permite prever modos
– las mujeres rechazan activamente primero y luego posibles de reacción frente a situaciones nuevas y re-
aceptan pasivamente a la pareja. construir modalidades de pautas interactivas familiares
– las mujeres temen y desean, son pasivas y sumisas: que puedan haber contribuido a la emergencia de la
“si uno quiere al hombre hay que aguantarlo”. enfermedad mental en un miembro y el poder de per-
– la madre aparece dependiente de familia de ori- petuarla. Si no se trabajan estas pautas configuraciona-
gen, en una posición (fantasía) de ser ayudada y les, la salida de la enfermedad de un miembro puede
protegida por ésta, con falta de individuación y significar la emergencia de síntomas en otro.
diferenciación en su rol. El estilo familiar se evalúa a través de la Historia
Familiar (Mapa) y el análisis textual de la interacción. El
CREENCIAS estilo familiar tiene que ver con dos funciones clave de
la familia en la organización social: apoyo y protección
Son hechos, situaciones o frases oídas en torno a la his- para su desarrollo y permitir la individuación, es decir,
toria familiar. Tienen una distancia menor que los mitos la emergencia de una persona autónoma de la matriz
de los contenidos reprimidos y casi sugieren imágenes familiar. El estilo y la ideología contenida en los mitos y
(proceso primario). Tienen carácter de certidumbre ya creencias ayudan al terapeuta a comprender qué confi-
que la duda pondría en peligro de ser revelado lo que guración estructural está en juego.
inconscientemente dicho sujeto desea que permanez- Según el Modelo de Significación de Greimas:
ca oculto. Así, las representaciones inconscientes vin-
culadas con lo familiar deben ser reconstruidas precisa- ESTILO AGLUTINADO
mente de lo que no se dice. ⎭ ⎫
En familias con miembros severamente perturba- Campo ⎪ Protección Coartación ⎪
dos psíquicamente las creencias aluden a agentes irres- Campo ⎬ ⎬
Individuación ⎪

ponsables que han provocado hechos traumáticos, que
SALUD ⎫ ⎭
corresponden a sentimientos inconscientes de culpa ENFER-
con respecto al miembro enfermo proyectado en otros. MEDAD Favorecimiento Desprotección
En esta familia circulan las siguientes creencias: Individuación
ESTILO CISMATICO
– Carlos fue dejado de lado por sus parientes de am-
bas familias Cada uno de los estilos está articulado entre los
– el padre no ha sido buen padre, ha dejado de lado campos de la salud y de la enfermedad; sin coincidir
a Carlos, porque su padre no fue un buen padre y lo con ellos. Alude a modos de funcionamiento en lo vin-
dejó de lado a él, lo obligó a trabajar y no lo educó. cular que puede o no llegar a constituirse en patógenos

Psiquiatría universitaria | 211


Psiquiatría, poder y género: análisis de las relaciones familiares de una persona que padece de esquizofrenia

según su grado de intensidad. Lo ligado a la emergen- Familia paterna


cia de la enfermedad sería la posición hacia donde se
puede categorizar la interacción familiar en el conti- Se observa relación conflictiva en ambas parejas de bis-
nuum de los estilos. abuelos con sus respectivos hijos.
El abuelo y su padre comparten los atributos de
EL MAPA FAMILIAR bruto, tomador, mujeriego y celoso.
La abuela es descrita como buena, trabajadora,
Permite describir el estilo familiar y describir los lugares pasiva, con los mismos atributos de Ligia. El padre de
asignados a sus miembros. La confusión que un niño Carlos por defender a su madre de la violencia es ex-
puede tener en cuanto a cuál es su lugar sería una de pulsado en múltiples oportunidades de la familia, guar-
las bases etiológicas de la mayoría de los conflictos que dando sentimientos de impotencia. Finalmente en su
se expresan como desórdenes psicopatológicos de ma- lecho de muerte el padre lo expulsa definitivamente y
yor o menor gravedad en la infancia. Se ha sostenido la familia lo hace salir con carabineros cuando él tra-
(Cooper y Lacan) que para obtener un niño psicótico ta de “poner orden”. Su madre lo iba a mirar de lejos,
hace falta por lo menos el trabajo de dos generaciones, en forma pasiva, dejándolo desprotegido. Su hermano
ya que el mismo es el fruto de la tercera. La confusión Víctor “nunca puso la cara por su madre”, fue el primero
surge de conflictos por la falla de resolución edípica de en irse de la casa pero volvió enfermo, alcohólico, en
los padres con sus propios padres, que trasladada al tratamiento psiquiátrico. Se sometió a las reglas de la
vínculo con los hijos hace que por lo menos uno de ellos casa, cambió, pero ya no se comunica. La rivalidad en-
sea destinado a llenar aquel vacío que para la madre y tre ambos hermanos se ha mantenido siempre.
/o el padre se creó en su desarrollo evolutivo. Mannoni Carlos estaría llamado a llenar el vacío de figura
señala dificultades en cadena que en la estructura edí- masculina amable para la madre, estando fuertemente
pica se remontan a las carencias de los padres, abuelos vinculado a ella; reactualizando la conflictiva edípica
y en algunos casos bisabuelos. Así, la técnica del Mapa familiar, en una dinámica donde el padre no inviste al
Familiar desarrollada por Virginia Satir cobra particu- hijo o lo usa como emisario frente a su propio padre, o
lar relevancia. En el Mapa se reconstruye la familia, la trata de someterlo como hiciera su padre con él. Es de-
imagen que acompaña a sus personajes y las anécdotas cir, la conflictiva gira más en torno al poder entre hom-
significativas que constituyen las creencias. bres y sus características dentro del sistema familiar,
que a una vinculación incestuosa hacia la madre. Dos
Mapa de la familia interpretaciones diferentes para la conflictiva edípica,
como ya lo planteara Fromm en los años 5012.
Familia materna El padre intenta un cambio en el sistema familiar
de origen, tratando de poner orden. En una familia de
Desde la bisabuela materna hasta la hermana de Carlos, estilo cismático trata de evitar que sus hermanas trai-
todas las mujeres han sido madres solteras. Las figuras gan a otros. Sin embargo, como su padre lo dictaminó,
masculinas incluidos el padre del paciente y la pareja es expulsado y con carabineros. Entonces intenta un
de su hermana, son recordadas por sus atributos nega- cambio en su propia familia, frente a una historia de
tivos: mujeriegos, bígamos, jugadores, celosos, casti- conflictos y dispersión, cierra sus fronteras, se aglutina,
gadores, desvinculados. Los dos hermanos de la madre no hay diferenciación de sus miembros. Nadie entra y
aparecen uno como distanciado y alejado (“no se hace nadie sale. Los conflictos se repiten y sus intentos están
responsable”) y el otro como verdugo, malo, pero ahora destinados al fracaso.
imponiendo respeto en las cosas de la familia: “Ha teni- Carlos es llamado por sus padres a ocupar sus va-
do que responder”. cíos. Hace un esfuerzo por ordenar su familia al entrar al
La abuela materna de Carlos, de padre ausente, se evangelio, desplazándose a una posición supraparen-
casa con un hombre 20 años mayor que ella. Cuando éste tal. La madre se convierte al cristianismo, estrechán-
muere Ligia (la madre de Carlos) tenía 5 años y es saca- dose sus lazos y acentuando la rivalidad con el padre,
da de la familia (“ella estuvo de acuerdo”). Al encontrar hasta que éste también se convierte a “la palabra”
la abuela una nueva pareja, la familia se dispersa, que- quedando en una simétrica rivalidad. Reactivado así el
dándose sólo con las hijas menores. Al separarse de éste,
Ligia vuelve a casa, a los trece años de edad. La madre le
decía: “no hallo las horas que se casen para que se vayan
y me dejen tranquila. Aunque sea con un papelero”. 12
Fromm E. The Forgotten Language. Págs. 196-221.

212 | Psiquiatría universitaria


Susana Cubillos Montecino, Eliana Morales

histórico conflicto edípico del padre, ¿qué posibilida- elementos de investigación sobre cada familia que im-
des le quedan? plican buena parte de la tarea terapéutica misma. Esta
sistematización que se propone para el análisis de la
– ser expulsado como dice la historia familiar, como conflictiva familiar nos parece un valioso aliado en el
fue su padre; volviendo al estilo cismático. Esta vez proceso de lo que podría llamarse “acompañamiento
con militares. en el cambio”, por parte del terapeuta.
– ser como su tío Victor, enfermo, sometido a las re- Los presupuestos prescriben los lugares que cada
glas de la casa, junto a la madre, pero en un nivel miembro de la familia debe asumir según la seman-
inferior, no valorado. Mutismo catatónico. tización de la conflictiva. Corresponde a una función
– ser distante y lejano como el hermano de la madre. ilocutoria.
Los sobreentendidos son las formulaciones que
SEMANTIZACIÓN DE LA CONFLICTIVA describen los lugares que cada miembro de la familia
imagina que el otro ocupa. Corresponde a una función
Partiendo de la semantización del conflicto fundamen- perlocutoria, en tanto efecto que puede producir en
tal que construye cada familia y que vehiculiza a través cada sujeto la descripción del lugar que ocupa como
de la ideología (mitos y creencias) y del estilo, Kornblitz diferente del que debería ocupar. Efecto referido sobre
apela a los estudios pragmáticos para comprender todo a la autoestima y autoconfianza.
cómo llega dicha semantización a ser inoculada en los La hipótesis de trabajo es que en las familias con
individuos. Usa el término “inoculación” para referirse miembros severamente perturbados desde el punto
al proceso por el que los contenidos conflictivos especí- de vista psicológico, existen contradicciones impor-
ficos de cada familia son transmitidos de padres a hijos tantes entre estos dos niveles de implicitación (lo que
(as), e incorporados por estos últimos. Así como el mo- prescriben los presupuestos y lo que describen los so-
delo semántico incluye los significantes transmitidos breentendidos), adquiriendo estas contradicciones el
por generaciones anteriores; los análisis pragmáticos carácter de implicaciones pragmáticas del tipo de las
incluyen predominantemente lo observable en la tras- que produce la paradoja, con todo el efecto paralizan-
misión de padres-madres a hijos(as). te que se ha descrito al desarrollar el último concepto,
En el nivel del discurso, la “inoculación” se lleva a coincidiendo con la hipótesis del doble vínculo.
cabo especialmente a través de la transmisión de presu- Se incluye también el modelo lógico que puede ser
puestos y sobrentendidos (plano ilocutorio); formas de reconstruido a partir del análisis de dicha interacción y
implicitación privilegiadas de la transmisión de los lu- que sería su fundamento. Este modelo lógico incluye la
gares asignados según la semantización de la conflicti- deducción de cuáles pueden haber sido las “estructu-
va específica. En las familias con miembros severamen- ras nodales” privilegiadas en el discurso de la familia, a
te perturbados, los presupuestos y sobreentendidos partir de su ideología.
implican paradojas pragmáticas, tal y como han sido Según Greimas, las estructuras nodales posibles
descritos por los autores del doble vínculo. Los aportes provienen de la combinación de los verbos:
de la semántica estructural y los actuales desarrollos
sobre las formas de implicitación pueden ayudar a ca-
1. Querer ⎫
tegorizar con más precisión cuál es la paradoja impli- ⎪
2. Deber Con los dos atributos
cable en cada caso, de qué conflictiva surge y por qué ⎬
3. Poder ⎪ esenciales: HACER Y SER
mecanismos de implicitación se transmite. No se trata
4. Saber ⎭
de hipótesis etiológicas sino más bien de desarrollar un
procedimiento lógico inductivo, partiendo de las ma-
nifestaciones del conflicto, tal como nos es presentado La combinación de estas dos categorías crea las
por la familia en el momento en que consulta. estructuras nodales:
Así, la formulación en términos semánticos del nú-
cleo del conflicto y el rastreo de cómo llega a articularse
1. Querer hacer – querer ser
en esos términos; el detectar quiénes asumen en la fa-
2. Deber hacer – deber ser
milia las adjudicaciones correspondientes a los rasgos
3. Poder hacer – poder ser
de identificación fundamentales, tal como surgen de
4. Saber hacer – saber ser
las historias familiares de la pareja constituyente y la
especificación de los mecanismos ilocutorios de impli-
citación que reglan la interacción familiar; constituyen Al aplicar el cuadrado semiótico:

Psiquiatría universitaria | 213


Psiquiatría, poder y género: análisis de las relaciones familiares de una persona que padece de esquizofrenia

Querer hacer querer no hacer Los presupuestos son prescritos en la relación su-
jeto-objeto desde un sujeto normatizador hacia un su-
No querer no hacer no querer hacer jeto ubicado en el lugar de objeto. Los sobreentendidos
son formas de implicitación referidas al sujeto norma-
La combinación de estas estructuras nodales confi- tizador. Según el modelo actancial de Greimas, será el
gura lo que Greimas denomina una “semiótica de la ac- sujeto ubicado en el lugar del destinador quien estará
ción”. De los cuatro verbos modalizantes mencionados, en posesión de las modalidades competenciales (saber
querer y deber se vinculan con una suerte de condición y poder hacer – ser). En este lugar en las relaciones fa-
anterior “subjetiva” al hacer o al ser. miliares se ubicaría la función paterna. Podría decirse
Saber y poder se vinculan con el hacer que convierte que el sujeto designado por la familia como “enfermo”
una acción en posible de ser ejecutada y delimitan lo que no ha adquirido el saber y el poder competenciales, lo
se denomina la “competencia” del sujeto. En relación con que en los casos graves de perturbación lo lleva a un
el desempeño (performance), que es un hacer productor, negativismo evaluable como un no querer hacer – ser.
la competencia es un saber y un poder hacer, siendo así En la familia este lugar podemos pensarlo como el del
aquello que hace posible el hacer. destinatario, ocupado por la función filial.
Se ha observado que en las familias en las que se En la relación entre el destinador y el destinatario
da una seria conflictiva vincular, hay un salto entre las existe como intermediario el vínculo sujeto-objeto, tri-
modalidades relativas a la competencia del sujeto diag- butario de la relación de deseo. Las modalidades del
nosticado como enfermo y las modalidades que posibi- deber hacer – ser y querer hacer – ser, se juegan funda-
litan su nivel de ejecución (querer y deber). Existe por mentalmente en el eje del deseo (vínculo entre un su-
lo general un reproche dirigido a dicho miembro por el jeto y un objeto del deseo). Las modalidades del saber
resto de la familia, en cuanto al no querer hacer lo que y poder hacer – ser se juegan en el vínculo entre el des-
debería hacer, saltando la evaluación de cuanto se le tinador (fuente de la acción) y el destinatario (destino
ha enseñado a saber hacer, para llegar a poder hacer, de la acción), conformando en las familias severamente
modalidades imbricadas a su vez con el conflicto de perturbadas la competencia del lado del destinador
identidades que el individuo vive como el saber ser y (función paterna) y la incompetencia del lado del desti-
el poder ser. natario (función filial).
El sujeto catalogado como enfermo se encuentra En la paradoja, el presupuesto es la implicitación
frente a su propio no saber y no poder (hacer – ser); sin de la modalidad formulada, pero en su forma contraria
que por lo general pueda romper la mistificación que o contradictoria (por un sujeto normativizador), deber
le impide ver cuánto su familia le ha posibilitado ad- hacer – ser y no deber hacer – ser o deber no hacer –
venir a la competencia necesaria para la ejecución que ser.
después reclama. Se refugia así en un no querer como El sobreentendido es lo implicitado en la modali-
manera de rechazar el deber (hacer – ser) que le es dad afín a la formulada, también en forma contraria o
prescrito paradójicamente, en la medida en que el no contradictoria a la de la formulación (referida al sujeto
transmitirle el modo de llegar a ser competente es una normatizador). Ejemplo: no quiero que (el objeto) sea –
manera de “inocularle” a la vez el no deber (hacer – ser). haga o querer que el objeto no sea – haga.
Así la paradoja semántica que engloba el deber y En esta dimensión ocurre, si suponemos que el su-
el no deber (hacer – ser) se transforma en el plano de jeto ubicado en función paterna no quiere por ejemplo
la competencia del sujeto en un no saber y un no poder ceder su lugar, va a transmitir de un modo paradójico
(hacer – ser). la modalidad del deber hacia el objeto; a través de un
La hipótesis es que en el nivel de cada una de las mensaje que implicite como presupuesto el contrario o
modalidades básicas el sujeto designado como enfer- el contradictorio de la prescripción (no deber – deber
mo recibe mensajes contradictorios que asumen la no). Esta paradoja hará que el lugar del destinatario
forma de paradojas semánticas, vividas por sus impli- (función filial) se instale la paralización (el no poder,
caciones como pragmáticas. Estas contradicciones se determinado a su vez por el no saber). El no poder y el
transmiten a través de mensajes que incluyen como no saber conducirán, como hemos visto, al destinatario
presupuestos simultáneos lo contrario o contradictorio a una posición de negativismo (no querer), que a su vez
de la misma función modalizante enunciada y como so- será una respuesta en espejo del no querer del padre
brentendido un mensaje contrario o contradictorio de transmitido como sobreentendido. La respuesta del
la modalidad afín a la formulada (deber es afín a querer hijo (destinatario) es así una respuesta en espejo del
y saber a poder). sobreentendido que acompaña a la prescripción del su-

214 | Psiquiatría universitaria


Susana Cubillos Montecino, Eliana Morales

jeto al objeto y que implicita a la vez como presupuesto El hacer no hacer (impedimento) y el no hacer
su contrario o su contradictorio. hacer (no intervención) asumidos por los poderes en
Cuando la ambivalencia en la función paterna es el nivel de la modalidad factitiva como destinadores,
menor, el deber hacer – ser, incorporado por el indivi- conducen al hijo (destinatario) al no poder hacer (im-
duo en lugar de objeto, puede ser visto como la transfe- potencia).
rencia del querer (que el objeto) haga – sea del sujeto,
tema que la teoría psicoanalítica ha estudiado como el COMENTARIOS
rol de las identificaciones y de la formación del ideal
del yo. La Esquizofrenia es una enfermedad que desestructura
Recordando la articulación lógica del deber ser: a la persona y sus habilidades de relación con el mundo,
afectando primariamente los procesos del pensamien-
Deber ser deber no ser to y el lenguaje, haciendo laxas las asociaciones hasta
disgregarlo. No obstante, esta disgregación del pensa-
No deber no ser no deber ser miento ocurre con mantención de un significado último
íntimo del paciente. En la esquizofrenia de subtipo ca-
Mediante el procedimiento de la denominación tatónico, la unidad entre el trastorno del lenguaje y los
podemos condensar cada uno de los predicados en un actos motores remiten, de acuerdo a Jackson (ver Roa,
único valor modal. Tenemos así: 1973), al retorno a un lenguaje emotivo básico muy ge-
neral, que se expresa a través de señales que indican
Deber ser deber no ser una existencia que se sustrae, que se retira del mundo
(necesidad) (imposibilidad) del otro. Minkowski (ver Ojeda, 1981) señala un déficit
pragmático en la esquizofrenia para ubicar la discor-
no deber no ser no deber ser dancia entre la actividad intelectual y la incapacidad de
(posible) (contingencia) efectuar en forma concreta acciones en el mundo. En
este sentido el cuadrado actancial de Greimas utilizado
A partir de la modalidad factitiva (hacer hacer) que por Kornblitz, resulta útil en la investigación del modo
en el cuadrado semiótico se articula así: como se llega a esa falta de competencia.
Si el acceso a la cultura ocurre intermediado prin-
Hacer hacer hacer no hacer cipalmente por el padre y a través del lenguaje, Carlos
(intervención) (impedimento) pone en evidencia la carencia de la palabra ordenadora
del padre, que lo habilite para existir como un sujeto
no hacer no hacer no hacer hacer adulto, capaz y potente. La ausencia de la palabra sal-
(dejar hacer) (no intervención) vadora que podría investirlo, dotarlo, autorizarlo, lo
devuelve a los abismos de un mundo desolado, sin ley,
sin orden, donde el cuerpo y el habla se funden en un
CONCLUSIÓN gesto, en un grito, de huida, de clausura de su existen-
cia. El miedo impregna su gestualidad muda, que los
En las familias con hijos severamente perturbados las clínicos leemos como negativismo. Él hace la distinción
funciones materna y paterna asumen las alternativas semántica en torno a la función paterna que conoce, es
del hacer no hacer (impedimento) y del no hacer hacer un “cartel”, que alude a una presencia de objeto, no hu-
(no intervención), de modo tal que el sujeto ubicado mana, a medio camino entre la señal y el símbolo. Car-
en función filial no puede recurrir a ninguna de las dos los al “lenguajear”, en palabras de Humberto Maturana,
instancias (padre – madre), para advenir al rango de de-construye el símbolo, toma conocimiento, mentali-
sujeto competente (poder hacer), modalidad que arti- za a un padre sin palabra, observado en el sueño, que
culada en el cuadrado semiótico se esquematiza como: es sólo señal de existencia. Invirtiendo los términos di-
ríamos que Carlos es ubicado por el padre en lugar de
Poder hacer poder no hacer objeto, destinatario de su deseo inconsciente, receptor
(libertad) (independencia) de sus prescripciones. El padre desea y teme abrazar a
su hijo y no sabe cómo hacerlo. Mario desea y teme re-
no poder no hacer no poder hacer chazar al padre y apartarse de él; podría ser expulsado
(obediencia) (impotencia) y la madre no intervendría.

Psiquiatría universitaria | 215


Psiquiatría, poder y género: análisis de las relaciones familiares de una persona que padece de esquizofrenia

Al hacer la escultura, Carlos ubica asimétricamente Sus creencias señalan que las familias expulsan a
a los progenitores; él de pie, ella sentada, mirando al algún hijo o hija cuando el padre muere. Dicen que las
marido (da reconocimiento), mientras éste reconoce las jerarquías pueden invertirse y que padres y madres no
manos de ella (¿la competencia modeladora le corres- son competentes para proteger a su prole. El estilo de
pondería a ella?). Luego Carlos se sitúa al frente, diri- funcionamiento familiar no cumple las funciones ni de
ge la mirada de la madre hacia él (pide y da reconoci- proteger ni favorecer la individuación, derivando fuer-
miento) y acto seguido habla de aquello que está en la temente hacia al campo de la enfermedad de alguno
atención del padre: “las manos hacedoras”, acaso para de sus miembros. El mapa familiar ubica a hombres y
su propio modelaje. Al invertir en busca de lo latente mujeres en lugares signados por los estigmas de los es-
reprimido, veríamos a un padre en posición inferior en tereotipos de género, donde los hombres son ausentes,
relación a la madre, quien busca ser reconocido y apo- agresivos, jugadores, bebedores y distantes. Las muje-
yado. El joven desea y teme alejar de sí la mirada de res son madres solteras, pasivas, sumisas y trabajado-
la madre, pues entonces su atención coincidirá con el ras. Hay fuertes rivalidades padre-hijo, uniones madre-
locus del padre. Ella sería madre al modo de un cuerpo- hijo y tensiones madre-hija, padre-hija. Hay historias de
maquina silente que hace, no obstante pasiva en tanto expulsión y falta de protección.
no interviene; está impotente, no lo reconoce, no co- La semantización de la conflictiva familiar de
noce sus deseos y temores. Entonces él pide la palabra acuerdo a la estructura edípica de la cultura, siguien-
salvadora del padre quien no la otorga, pues tampoco do a Greimas, deja en evidencia las implicancias prag-
la obtuvo de su propio padre. La situación pre-edípica máticas del discurso que circula. El padre promueve la
y la edípica aparecen desplegadas en la misma escena unión y dependencia de Carlos al grupo, negándose a
familiar; enfrentándose la fuerza inconsciente del de- ceder su lugar. La madre proyecta su deseo, la culpa y
seo a la angustia del miedo, sin la matriz de contención la autocensura en él y lo deja desprotegido. Lo mueve
de un yo catectizado, que se expresa en el lenguajear a ser portavoz, en circunstancias que el padre no le ha
cotidiano. cedido la palabra. Carlos es atrapado en la ambivalencia
Las relaciones familiares analizadas con el modelo propia y la de sus padres proyectada en él, quedando
de Kornblitz nos ubica en la historia de una adolescente inmovilizado, dudando de su competencia. Desea hacer
embarazada que huye de su casa para unirse a su pareja (casarse) pero no sabe cómo. Desea y teme la indepen-
también adolescente, quien es repudiado tanto por la dencia y diferenciación de los padres. Muestra factible
familia de ella, como por su propia familia de origen. la alternativa de no diferenciarse de ellos, al costo de un
Ambos cargan con una genealogía de identidades de gran padecimiento: ”no merezco comer si no trabajo”.
género estereotipadas, donde las figuras masculinas Esta enfermedad es devastadora. El estudio del
invisibles en el discurso espontáneo, silencian el ma- caso de Carlos permite asomarse al mundo interno
chismo que reina fantasmáticamente en el imaginario desolado que puede originarse en un contexto de rela-
de las familias de origen. Las mujeres solas expresan la ciones sociales marcadas por la violencia simbólica que
ambivalencia, ambigüedades y contradicciones que las cae sobre los cuerpos sexuados, imprimiendo las iden-
habitan. ¿Significa esto que pueden actuar en un senti- tidades de género del modo que observamos en este
do y otro? ¿Ser pasivas y actuantes, sumisas y autorita- retrato de familia. El estereotipamiento de los modos
rias, acogedoras y expulsadoras? de vivir el género cristalizado en una ideología familiar
En esta cadena genealógica, el conflicto edípico inconsciente, se repite incesantemente. El trabajo que
no simbolizado es actuado, operando una cadena sa- realiza la familia para perpetuar el modelo, semeja un
crificial pre-edípica, donde padre y madre que no han círculo cerrado en sí mismo, en espejo con la ideolo-
accedido simbólicamente a tales lugares no pueden gía macrosocial. Se trata de la función productiva del
investir narcisísticamente a su prole pues ellos mismos lenguaje. Sólo el lenguaje que exprese la acción de re-
no lo han sido por sus progenitores. Los varones ocu- flexionar puede nombrar los viejos sentidos, sus efec-
pan siempre el lugar del hijo, junto a sus “madresposas” tos, y permitir gestos amorosos con nuevos códigos.
(Lagarde, 1993), en una permanente lucha por su inde- Respecto a la enfermedad mental, recurrimos a
pendencia. Tras la fachada violenta y distante por parte Foucault13 quien emprende una crítica a la cristalización
del hombre, se parapeta el temor a desear y ser recha-
zado. Tras la pasividad y sumisión de la mujer subyace
el temor a ser deseada y rechazar. El pasaje de la mujer 13
Foucault, M. Historia de la Locura en la era clásica. http://
desde su familia de origen es conflictivo y ambivalente. www.filosofiacontemporanea.wordpress.com.2007/04/
Se teme y desea su salida. 2007foucault-historia-de-la-locura-e…05-05-2009.

216 | Psiquiatría universitaria


Susana Cubillos Montecino, Eliana Morales

moderna de la exclusión social de la locura, realizando 4. Cooper D. La muerte de la Familia. Ariel. España, 1979
un ejercicio deconstructivo de los modos fácticos por 5. Daskal A, Ravazzola C. El malestar silenciado. La otra salud men-
tal. ISIS, Santiago de Chile, 1991
medio de los cuales actúan dispositivos de poder-saber 6. Dío Bleichmar E. El feminismo espontáneo de la Histeria. Estudios
(represivos) sobre los cuerpos, donde la psiquiatría y la de los trastornos narcisistas de la feminidad. Fontamara, México,
psicología operarían como tecnologías disciplinarias, segunda edición, 1994
más que como ciencias al servicio del cuidado y desa- 7. Foucault M. Historia de la Locura en la era clásica. http://www.fi-
losofiacontemporanea.wordpress.com.2007/04/2007foucault-
rrollo humanos. Foucault señala la necesidad de hacer historia-de-la-locura-e…05-05-2009
una historia de aquella experiencia de la locura en la 8. Fromm E. The Forgotten Language. The Oedipus myth, Grove
que los hombres comunican y se reconocen a través de Press Inc., New York, 1951
un lenguaje de la no-locura; es preciso “…reencontrar 9. Heerlein A. (Ed.) Psiquiatría Clínica. Ediciones de la Sociedad de
Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía, Chile, 2000
ese grado cero de la historia de la locura donde es…expe- 10. Irigaray L. El cuerpo a cuerpo con la madre. Cuadernos inacaba-
riencia aún no separada por la partición misma (razón/ dos, N° 5, Barcelona, 1985
sinrazón)”… “porque la ciencia positiva moderna se ins- 11. Kornblitz A. Semiótica de las relaciones familiares. Paidós comu-
tituye, una vez efectuada esa división, sobre el silencia- nicación, Argentina, 1984
12. Lagarde M. Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas,
miento de ese lenguaje mediante el cual se comunicaban putas, presas y locas. Universidad Autónoma de México, colec-
la locura y la razón”14. Foucault indica que “el lenguaje ción posgrado, 1993
de la psiquiatría, que es un monólogo de la razón sobre la 13. Luengo JC. Enfermedad Mental y Aislamiento Social. Tesis para
locura, no ha podido establecerse más que sobre tal silen- optar al grado de licenciado en Historia. Dep. Ciencias Históri-
cas. Facultad de Filosofía, Humanidades y Educación. Santiago:
cio”. Para Foucault, la violencia sobre la locura es uno de U. Chile, 1986
los orígenes de la historia del saber occidental y ningún 14. Maturana H. La maldad: ¿Responsabilidad cultural o individual?
elemento del saber puede sustraerse a esa historia. El Revista de Psiquiatría y Salud Mental 2001; XVIII(1)
psiquiatra no es más que un delegado del orden, entre 15. Mehler I. Identidad de género y criterios de salud mental. Es-
tudios de la subjetividad femenina. Mabel Burin et al., Grupo
otros, de una estructura histórica determinada, con un Editor Latinoamericano. Colección Controversia
discurso inscrito en una red de prácticas y disposicio- 16. Montecino S. Madres y Huachos. Alegorías del Mestizaje chileno.
nes: en un dispositivo. Editorial Cuarto Propio-CEDEM, Santiago, 1991
La función de las instituciones del poder fáctico, 17. Montevechio B. La Identidad Negativa: Metáfora de la Conquista.
Ediciones Kargieman, B. Aires, 1991
evidente en este caso, resulta paradigmática de la in- 18. Observatorio equidad de género en salud, Chile (2007-2008)
tervención docilizadora, la reducción del sujeto a obje- 19. Ojeda Figueroa C. La Esquizofrenia Clásica. Bleuler E, Minkowsky
to de la ley de un padre omnipotente, que no comparte E, Schneider K. Cuadernos Clínicos, Año 1, N° 1. Escuela de Psi-
su locus de poder. La paradoja se repite una y otra vez, cología Pontificia Universidad Católica de Chile, 1981
20. Paredes A, Micheli C. Aportes Clinicos a la Prueba de Rorschach.
en la institución psiquiátrica y en la familia. Publicaciones 1982-2002. Chile, ed. Ciceros, 2008
21. Scott J. Gender: An Useful Category of Historycal Analysis, en
Referencias Gender and the Politics of History. Columbia University Press, N.
York, 1989 pp. 28-50; 206-211
1. Bonino L. Masculinidad, salud y el sistema sanitario. El caso de 22. Roa A. Problemas psicopatológicos y clínicos de enfermedades
la violencia masculina. Artículo publicado en 2002 en “Semi- mentales. Ediciones Nueva universidad, Universidad Católica de
nario sobre mainstreaming de género en las políticas de salud Chile, 1973
en Europa”. Instituto de la Mujer/España, OMS, y actualizado en 23. Romito P. Las mujeres y la medicalización de la opresión. Revis-
Ruiz Jarobo C, Blanco P. (Comp.)(2004). La Violencia contra las ta La Mujer Urbana. N° 9-10, Julio-Nov, Perú, 1988
Mujeres. Detección y Prevencion. Diaz de Santos 24. Sáez C. Sobre Mujer y Salud mental. Cuadernos inacabados. La
2. Burin M, Moncarz E, Velásquez S. El malestar de las Mujeres. La Sal, ediciones de les dones, Barcelona, 1988
tranquilidad recetada. Paidós, B. Aires, 1991 25. Spector E. “La construcción” de la feminidad: su influencia a lo
3. Busto Miren A. “BDZ” La Tranquila Adicción de Santiago. Docu- largo del ciclo de vida. Mujeres por Mujeres. Moisés Lemlij, edi-
mento de Trabajo. Santiago: Corsaps, 1991 tor. Biblioteca Peruana de Psicoanálisis, 1994

14
Ibid, p. 1.

Psiquiatría universitaria | 217


EPISTEMOLOGÍA
Del paradigma de la simplificación hacia el pensamiento complejo
EPISTEMOLOGY

REFLEXIÓN

Del paradigma de la simplificación hacia el


pensamiento complejo
(Rev GPU 2010; 6; 2: 218-220)

André Sassenfeld1

Este breve artículo sintetiza algunos elementos fundamentales que contribuyeron a estructurar
la teoría de la complejidad de Edgar Morin. Se enfatizan las diferencias entre el paradigma de la
simplificación y el paradigma de la complejidad, y se describen las características esenciales de este
último.

D e acuerdo a Morin (1982, 1990), la forma sistemá-


tica y lógica de pensar que caracteriza a la ciencia
y a muchas corrientes de la filosofía moderna busca
de su entorno y de quien los observa o concibe), re-
ducción (unifica elementos que no son idénticos o que
no pertenecen al mismo orden y no concede estatus
introducir orden y claridad en los diferentes aspectos de realidad a las totalidades, sino sólo a los elementos
y fenómenos que constituyen aquella realidad que es que las conforman) y unidimensionalización (aísla las
objeto de investigación y poner al descubierto las leyes aproximaciones de las distintas disciplinas del conoci-
que los gobiernan. En este sentido, típicamente los es- miento). La disyunción se fundamenta en la pretensión
fuerzos científicos y filosóficos de explicación de la rea- de objetividad y, entre otras cosas, ignora y elimina la
lidad intentan disipar la aparente naturaleza intrincada problemática epistemológica y metodológica del suje-
de los hechos en cuestión con la finalidad cardinal de to. La reducción, dado que el objetivo central de la pro-
revelar el orden simple al cual se supone que, en última ducción del conocimiento es el establecimiento de las
instancia, pertenecen y obedecen. Esta tentativa invo- leyes y constancias que rigen el comportamiento de los
lucra, por lo común, operaciones básicas como rechazar objetos, retrotrae toda explicación aceptable al princi-
el desorden, descartar lo incierto, quitar ambigüedad, pio de orden. La unidimensionalización ha conducido a
clarificar, distinguir y jerarquizar (Morin, 1990). una situación de hiperespecialización y falta de comu-
Desde esta perspectiva, la ciencia tradicional y nicación entre las diversas disciplinas generadoras de
gran parte de la filosofía moderna están inscritas en un conocimiento, una circunstancia que promueve la ilu-
paradigma general de simplificación que Morin (1982, sión de que las divisiones arbitrarias que se han llevado
1990) describe como paradigma de disyunción (separa a cabo sobre la complejidad de la realidad representan,
elementos que están ligados entre ellos y los desune en efecto, lo real mismo.

1
Psicólogo clínico, psicoterapeuta de adultos. Departamento de Psicología, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile.

218 | Psiquiatría universitaria


André Sassenfeld

Siguiendo a Morin (1990), el paradigma de simplifi- estrategias parciales, incapaces de resolver las proble-
cación tiene sus orígenes en el pensamiento de Descar- máticas existentes y, al menos en parte, irrelevantes.
tes, quien desarticuló el sujeto pensante y los objetos Con la finalidad de revertir este estado general de
de su interés y, por otro lado, postuló como principio de cosas, es indispensable tomar conciencia de lo que
verdad la consideración consecuente de las ideas “claras Morin (1990) denomina la “patología contemporánea
y precisas” –esto es, el pensamiento disyuntor mismo. del pensamiento”, “la hiper-simplificación que ciega a
El paradigma de simplificación se caracteriza, más allá, la complejidad de lo real” (p. 34), que convierte ideas
por la expulsión de lo singular como contingente a la en idealismo, teorías en doctrinarismo y dogmatismo y
luz de su proyecto de universalidad del conocimien- razón en racionalización. Asimismo, es imprescindible
to; por la eliminación de la irreversibilidad temporal y, desarrollar y poner en práctica una manera diferente de
con ello, de todos los puntos de vista históricos; por un aproximarse al conocimiento que no se base en esfuer-
determinismo universal e implacable al conceder la so- zos incesantes por lograr la eliminación categórica de
beranía explicativa absoluta al orden; y, también, por la la imprecisión, la ambigüedad y la contradicción. Esta
abstracción y la confianza plena en la lógica como ma- nueva modalidad del pensamiento es el llamado para-
nera efectiva de comprobar la verdad intrínseca del co- digma de la complejidad:
nocimiento. El acercamiento simplificador es incapaz de
entender la conjunción de lo uno y lo múltiple: “unifica El término complejidad no puede más que expre-
abstractamente anulando la diversidad o, por el contra- sar nuestra turbación, nuestra confusión, nuestra
rio, yuxtapone la diversidad sin concebir la unidad” (p. incapacidad para definir de manera simple, para
30). De modo paradójico, tiende a borrar la existencia nombrar de manera clara, para poner orden en
de la diferencia reduciéndola a la unidad simple y a nuestras ideas. [Es] complejo todo aquello que no
ocultar la unidad por sólo ver la diferencia. puede resumirse en una palabra maestra, aquello
Ahora bien, para Morin (1990) lo real es, en esen- que no puede retrotraerse a una ley, aquello que
cia, “monstruoso”. “Es enorme, está fuera de toda nor- no puede reducirse a una idea simple. […] La com-
ma, escapa, en última instancia, a nuestros conceptos plejidad no sería algo definible de manera simple
reguladores […]” (p. 147). En consecuencia, debido para tomar el lugar de la simplicidad. La compleji-
a su afán de reducción de lo complejo a lo simple, los dad es una palabra problema y no una palabra solu-
modos simplificadores del conocimiento mutilan, más ción (pp. 21-22, cursiva del original).
de lo que expresan, los hechos o fenómenos de los
cuales intentan dar cuenta. Esta circunstancia crucial El pensamiento complejo se presenta a sí mismo
pone de manifiesto los límites, las insuficiencias y las como desafío puesto que representa un intento de
carencias del pensamiento simplificador y de su forma dialogar y de negociar con lo real y de reunir orden,
característica de organizar el conocimiento, incapaz desorden y organización en una misma concepción.
de reconocer y aprehender la complejidad de lo real. Aspira al desarrollo de un saber multidimensional, no
Morin opina que, en este sentido, el paradigma de sim- parcelado y no reduccionista que prescinda de la tenta-
plificación ha conducido a una especie de “inteligencia tiva de aislar el objeto de estudio de su contexto, de sus
ciega” que nos aleja de la elucidación efectiva de las co- antecedentes, de su devenir y del sujeto que lo observa
sas: una manera de razonar que destruye los conjuntos o concibe. En este marco de referencia, lo real, en cuan-
y las totalidades y que aísla los objetos de estudio de to fenómeno invariablemente complejo, es entendido
sus ambientes no tiene la capacidad de concebir el lazo de modo inevitable como un tejido (complexus = lo
inseparable que une al observador y la cosa observa- que está tejido junto) de constituyentes heterogéneos
da y, por otro lado, desintegra las realidades verdade- asociados que no pueden ser separados sin violentar la
ramente relevantes para el ser humano. Estas últimas naturaleza intrínseca de la realidad. Para Morin (1990),
pasan desapercibidas y se encuentran en los hiatos que lo complejo es, en lo fundamental, un tejido estructu-
separan a las disciplinas del conocimiento. Así, la “me- rado de eventos, acciones, interacciones, retroacciones,
todología dominante produce oscurantismo porque no determinaciones y azares que dan lugar, en su interde-
hay más asociación entre los elementos disjuntos del pendencia, al mundo fenoménico que el ser humano
saber y, por lo tanto, tampoco posibilidad de engranar- experimenta y en el cual existe. Por lo tanto, la comple-
los y de reflexionar sobre ellos” (p. 31). jidad se caracteriza por rasgos inquietantes, perturba-
Un pensamiento mutilante que no es capaz de dores y difíciles de abarcar como lo enredado, lo inex-
detectar y estudiar las realidades significativas lleva, tricable y lo incierto y el paradigma de la complejidad,
necesariamente, a la implementación de acciones y por su parte, no procura reducir rasgos de lo real como

Psiquiatría universitaria | 219


Del paradigma de la simplificación hacia el pensamiento complejo

la incertidumbre y la ambigüedad a la fuerza sino incor- vamente, la unión entre lo simple y lo complejo. Une los
porarlos en la construcción del conocimiento. procesos simplificadores de selección, jerarquización,
Desde esta perspectiva, el paradigma de la com- separación y reducción con los procesos complejos de
plejidad es un paradigma de distinción y conjunción comunicación, articulación y multidimensionalización.
que busca “distinguir sin desarticular, asociar sin iden- En suma, el “pensamiento complejo intenta integrar los
tificar o reducir” (Morin, 1990, p. 34), basándose en un modos simplificadores de pensar, pero rechaza las con-
principio dialógico cardinal que pretende trascender las secuencias mutilantes, reduccionistas, unidimensiona-
alternativas e integrar la verdad de diversos puntos de lizantes y finalmente cegadoras de una simplificación
vista aparentemente contradictorios. Supone que las que se toma por reflejo de aquello que hubiere de real
verdades antagonistas pueden ser complementarias en la realidad” (Morin, 1990, p. 22). Con ello, trata de
sin dejar de ser antagonistas. En efecto, el pensamiento evitar tanto el pensamiento reductor que no ve más
complejo considera que la aparición de contradicciones que las partes, como el pensamiento de tipo global que
constituye, muchas veces, no un error lógico sino el ha- no ve más que el todo.
llazgo de una capa profunda de la realidad que, debido El paradigma de la complejidad trae consigo, entre
a su profundidad, no puede ser traducida sin más a la otras, las siguientes implicancias: (1) en términos on-
lógica habitual. Así, el paradigma de la complejidad se tológicos, coloca un acento sobre la noción de relación
esfuerza por rendir cuenta de las articulaciones entre en detrimento del concepto de sustancia como fenó-
dominios disciplinarios quebrados por el pensamiento meno constitutivo de los objetos y sujetos y, asimismo,
disgregador (uno de los principales aspectos del pensa- supone que la realidad está conformada por una red
miento simplificador); éste aísla lo que separa, y oculta de relaciones, debido a lo cual concibe la existencia de
todo lo que religa, interactúa, interfiere. En este sentido realidades que no son sustanciales sino compuestas y
el pensamiento complejo aspira al conocimiento multi- producidas por las interacciones complejas de diferen-
dimensional. Pero sabe, desde el comienzo, que el co- tes elementos; (2) en términos epistemológicos, enfati-
nocimiento complejo es imposible: uno de los axiomas za la interdependencia constitutiva de sujeto y objeto
de la complejidad es la imposibilidad, incluso teórica, al afirmar que “no hay objeto si no es con respecto a
de una omniciencia (pp. 22.23). un sujeto (que observa, aísla, define, piensa), y no hay
Esto implica, por un lado, que “las dimensiones sujeto si no es con respecto a un ambiente subjetivo
físicas, biológicas, espirituales, culturales, sociológicas, (que le permite reconocerse, definirse, pensarse, etc.,
históricas de lo humano dejan de ser incomunicables” pero también existir)” (Morin, 1990, p. 67, cursiva del
(Morin, 1982, p. 48). Por otro lado, Morin (1982, 1990) original); (3) en términos de una concepción de ciencia,
afirma de manera explícita que las posibilidades del promueve una perspectiva trans-disciplinaria que fran-
conocimiento están condicionadas por un principio de quee la parcelación disciplinaria y el fraccionamiento
incompletitud –todo conocimiento es, por su misma teórico imperantes y, más allá, plantea la inevitabilidad
naturaleza, inacabado. En este sentido, el pensamien- de reintroducir al sujeto, de modo auto-crítico y auto-
to complejo debe ser visualizado como una especie de reflexivo, como factor determinante del conocimiento
“apertura teórica” o de teoría abierta cuya elaboración de los objetos. Por último, Morin (1982) subraya que
está de continuo en proceso de llevarse a cabo. el campo genuino del conocimiento no es el “objeto
Más allá, el paradigma de la complejidad reconoce puro” –cuya existencia, por lo demás, sólo deriva del
que, en alguna medida, la simplificación es necesaria postulado científico filosófico de la posibilidad de obje-
y que es una característica propia de todo intento de tividad–, sino el objeto percibido y co-producido por el
generar conocimientos. Todo conocimiento tiene algo observador. El “objeto del conocimiento es la fenome-
de simplificador en el sentido de que, al mismo tiempo, nología, y no la realidad ontológica. Esta fenomenolo-
abstrae y elimina un cierto número de rasgos del fenó- gía es nuestra realidad de seres en el mundo” (p. 108).
meno en cuestión que son juzgados bien significativos
y contingentes. Desde este punto de vista, Morin (1982, Referencias
1990) cree en la necesidad de evitar, por todos los me-
dios posibles, la sobresimplificación y de relativizar la 1. Morin E. Ciencia con conciencia. Anthropos, Barcelona, 1982
2. Morin E. Introducción al pensamiento complejo. Gedisa, Barcelo-
simplificación, y asevera que la complejidad es, efecti- na, 1990

220 | Psiquiatría universitaria


SALUD MENTAL Y RELIGIOSIDAD
MENTAL HEALTH AND RELIGIOSITY

REFLEXIÓN

Religiosidad y salud mental:


¿amigos o enemigos?
(Rev GPU 2010; 6; 2: 221-229)

Ramón Florenzano Urzúa1

En esta revisión se verá la interfase entre religión y salud mental. Se recordará su origen común y se
analizará su alejamiento en los dos últimos siglos. Se precisarán conceptualmente ambos términos
y se usará el ejemplo del psicoanálisis para defender la tesis de que este progresivo distanciamiento
se debe a un conflicto sociológico por territorios profesionales ya que mucho del rol del sacerdote ha
sido tomado por el psicólogo, psiquiatra o psicoterapeuta. La polisemia de los términos alma, psique,
Yo y Self es analizada entre filósofos de la ilustración francesa, escocesa y alemana, subrayándose la
dificultad en consensuar definiciones por todos aceptables. La falta de autoscopía de la conciencia
lleva a teorías disímiles sobre la estructura del Yo, o de los sistemas conductuales, en el psicoanálisis o
las teorías cognitivo-conductuales. En el plano socio-psicológico, la evidencia empírica muestra que los
creyentes observantes presentan mejor salud física y sobrevida y menos problemas de salud mental, en
especial depresión y riesgo suicida. Lo mismo se puede decir de los adolescentes: aquellos observantes
presentan menos síntomas depresivos y riesgo suicida, así como menores comportamientos
antisociales. Se concluye en la importancia de conocer las variables religioso-espirituales de los
pacientes, y de buscar modos de incorporar estos aspectos en las intervenciones psicoterapéuticas.

INTRODUCCIÓN de Dios, y de la visión de Dios como el gran relojero o


arquitecto del Universo, hasta el giro que dieron prime-

E l tema de las relaciones entre la espiritualidad y la


psicología data de antiguo. En el mundo pre-clási-
co, el curandero y el shamán eran la misma persona, la
ro Copérnico y Galileo y luego en el siglo de las luces
Freud. Ellos producen un descentramiento de la actitud
teísta, y llevan a un progresivo antropocentrismo. La
cura de almas y la cura del cuerpo, una sola actividad. polémica alrededor de las ideas de Spencer y Darwin
Esta unidad se pierde con la modernidad, que en el si- genera también una tensión entre visiones científicas
glo XVII transita desde Bacon, Newton y Boyle, quienes centradas en la parte animal de la naturaleza huma-
planteaban que las leyes de la naturaleza eran las leyes na, versus las que mantienen la visión bíblica de la

1
Director de Investigación, Universidad del Desarrollo.

Psiquiatría universitaria | 221


Religiosidad y salud mental: ¿amigos o enemigos

generación del hombre por Dios. Las interpretaciones tema que surca la historia de Occidente, y que deriva en
literales de la Biblia del creacionismo concreto son ilus- el siglo XX en la aparición de las terapias como cambio
tradas por James Usser, el obispo inglés que calculó “científico”, apoyadas en teorías positivas y racionales.
que la creación se produjo el sábado 22 de Octubre del Muchos han señalado que el aporte del psicoanálisis,
año 4004 antes de Cristo, fueron reemplazadas por cál- como el primer sistema psicoterapéutico con un fun-
culos como el de Lord Kevin, que afirma que la historia damento científico, ha sido legitimar la posibilidad
humana tiene 400 millones de años. Ambos son ejem- del cambio psíquico como un medio de resolución de
plos del conflicto entre creacionismo y evolucionismo problemas y de superar estructuras neuróticas o carac-
a ultranza. La divergencia de opiniones al respecto terológicas que limitan el crecimiento personal. Las di-
hizo que Charles Darwin postergara la publicación de ferentes psicoterapias surgidas posteriormente buscan
su obra magna, el Origen de las Especies (1), y llevó a todo este cambio. La tradición religiosa desde antiguo
agitados debates entre partidarios y enemigos de su ha buscado el cambio espiritual, la conversión como un
teoría de la evolución. Sin embargo, la situación del camino de salvación. El ideal cristiano de la imitación de
tema ha variado desde el famoso debate de Oxford en Cristo (por ejemplo en Tomás de Kempis), plantea des-
1860, entre Lord Huxley y el Obispo de esa ciudad (2). de el Medioevo esta misma idea: que si la persona se lo
Hoy se acepta cada vez más que no hay antagonismo propone, es posible transformarse y cambiar para mejor.
entre ambos puntos de vista, y dentro del magisterio Por otra parte, en el siglo XX la física evoluciona
de la Iglesia Católica, Juan Pablo II habló de una crea- hacia una visión menos materialista que la newtoniana
ción evolutiva. clásica. En la medida que el positivismo lógico del Círcu-
lo de Viena perdió influencia, se pasó desde la argumen-
PSICOANÁLISIS, CAMBIO Y RELIGIOSIDAD tación sobre la verificabilidad, o (en el caso de Popper)
de la falsabilidad (4), a la posición de Thomas Kuhn, de
La relación entre psicología y espiritualidad se formula que los paradigmas científicos involucran una adhesión
de otro modo a lo largo del siglo XX, en el cual lo psico- sociológica a un estilo de pensar o relacionarse con los
lógico se vio dominado por el paradigma freudiano y su hechos (5). Éstos adquieren significado sólo después de
descubrimiento del inconsciente. El siglo XXI ha visto aceptar el paradigma central de una disciplina; la adop-
irrumpir con fuerza la sociobiología, ciencia que aplica ción de éste es un proceso no solamente irracional. Para
principios biológicos al estudio de la conducta huma- ese autor, el proceso histórico-sociológico de adoptar
na. La idea de consiliencia, promovida por el sociobió- un paradigma es influido por factores sociales, políti-
logo de Harvard O. S. Wilson (3), o la teoría del “gene cos y económicos. Así se llega a visualizar un proceso
egoísta“ de Dawkins, que muestra al altruismo como común a las religiones y a los grupos científicos y psi-
una estrategia de supervivencia de redes familiares ex- coterapéuticos. La versión final de la idea de Kuhn, más
tensas han dado lugar a una visión en la cual la religión socio-psicológica que epistemológica, puede ser toma-
pasa a ser explicada en el segundo debate de Oxford, da como un conflicto entre los ministerios religiosos,
en 1996, por su valor de estrategia de sobrevivencia. En que tradicionalmente daban las explicaciones acerca
este debate se confrontaron Dawkins con Keith Ward, el del sentido de la vida y la muerte, y las transiciones du-
Profesor Regio de Teología en Oxford. Dawkins plantea rante el ciclo vital, a las teorías empíricas provenientes
que la teología debía ser sujeta al mismo trato de cual- desde la evidencia, por ejemplo de cómo se atraviesan
quier ciencia, dispuesta a su verificación o refutación. en una cultura dadas las diversas etapas de este ciclo.
Ward contra-argumenta que Dios está en un plano dis- Se produce una competencia entre eclesiásticos y laicos
tinto, que es un elemento esencial para la vida racional, acerca de quién es el agente social que debe encargarse
y para la transformación del hombre entendido como de estos temas. En un mundo progresivamente secula-
persona orientada hacia el Bien, la Verdad y la Belleza. rizado, el psicólogo, psiquiatra o psicoterapeuta pasa a
Se enfrentan entonces disciplinas que habían sido co- ser el dispensador del sentido que históricamente die-
locadas en la cúspide del edificio intelectual (como la ron rabinos, sacerdotes o ministros.
Summa Theologica de Tomas de Aquino) y las ciencias
positivo-empíricas, que comienzan a estudiar sus bases ALMA, ESPÍRITU, YO Y SELF
psicosociales o neuro-biológicas.
Otra aproximación, que enfatiza la cercanía más Al adoptarse la separación hecha por Descartes en la
que la diferencia, es la que afirma que la convergencia ilustración francesa entre las ciencias físicas, que lidian
entre religión y terapias se produce alrededor de los con el mundo natural (“res extensa”) y las del espíritu
conceptos de transformación y cambio. El cambio es un (“res cogitans”) que lo hacen con el alma, el conflicto

222 | Psiquiatría universitaria


Ramón Florenzano Urzúa

previo se repite: la psicología tiene que ver con el es- denominado esta tensión “el dilema de Hume”: “En su
tudio “científico” del comportamiento humano, siendo Tratado de la Naturaleza Humana, Hume debatió acerca
capaz de predecir conductas, estudiar las creencias de la identidad personal, polemizando con los filósofos
y producir científicamente el cambio. La conciencia cartesianos que “imaginan que en cualquier momento
puede ser alterada con drogas o bien con terapias. El estamos íntimamente conscientes de lo que llamamos
modelo de la mente, término que reemplaza el de alma nuestro Self, y que sentimos su existencia y su continui-
utilizada por la tradición clásica, es materialista y divide dad. Y están ciertos, más allá de la existencia de una
el alma espacialmente, como la división topológica de demostración, de su perfecta identidad y simplicidad”
Freud en áreas inconscientes, preconscientes y cons- (TNH, p 164). En su aparente escepticismo, Hume es
cientes. Ignacio Matte, en nuestro medio, aludió a esta anti-cartesiano, al preferir la evidencia de su sentimien-
visión espacial del aparato psíquico ya en la década de to interior al de su capacidad de pensar. Esta afirmación
1950 (6). La tendencia desde el siglo XIX ha sido dis- subjetivista y anti-racionalista debe entenderse en una
tinguir entre la mente y sus mecanismos y el espíritu y psicología de las facultades de tipo asociacionista, que
su intencionalidad trascendente. Esta distinción no es era especificada por Hume en su distinción entre impre-
nueva: la diferenciación entre alma y espíritu viene de siones, más cercanas a lo sensorial, e ideas, producto de
la división triádica de cuerpo, alma y espíritu hecha por un proceso de abstracción. Para Hume las ideas surgen
los neoplatónicos y fue tomada por el cristianismo en de las impresiones, en lo que sigue a John Locke, siendo
su tradición agustiniana. imágenes débiles de lo que viene de la experiencia. La
El dilema de la relación entre el alma y el cuerpo inexistencia de una impresión continua del self gene-
atraviesa la historia de la filosofía desde los griegos. La ra el antedicho “dilema de Hume”: “Esta contradicción
ilustración francesa tomó el camino cartesiano antes debiera ser resuelta si queremos tener una idea clara e in-
ya señalado, pero no sin polémica. Malebranche (7), teligible del self. Debe haber una impresión que dé origen
entre los post-cartesianos insistió en la imposibilidad a cada idea real. Pero el self o la persona no es ninguna
de conocimiento de lo material, y su solución ocasio- impresión, sino aquello a lo cual todas nuestras impresio-
nalista fue el recurrir a una explicación de tipo Deus ex nes e ideas se supone hacen referencia” (TNH 164). Como
machina. La “visión en Dios” de este autor implica que las impresiones sensoriales se suceden rápidamente,
todo conocimiento está mediado por la divinidad. En no hay un sustrato subyacente (subs-tantia) que avale
la ilustración escocesa fue David Hume quien más lú- la idea de un self estable y continuo.
cidamente planteó la incapacidad de conocer nuestro Para Hume es la continuidad de la experiencia lo
propio self, concepto que él no separaba del de alma, que produce la ilusión del self, lo que hemos denomi-
sustancia o psique. En su Tratado de la Naturaleza Hu- nado su ilusión taquistoscópica. La rapidez explica la
mana, Hume polemizó con los cartesianos que “ima- creencia­en un self estable en la temporalidad, tal como
ginan que en cualquier momento estamos íntimamente el efecto del cine se basa en la rapidez de la sucesión
conscientes de lo que llamamos nuestro Self, y que sen- de las imágenes del film. Desde la ilustración alemana,
timos su existencia y su continuidad. Y están ciertos, más Kant tomó el desafío, al distinguir entre Yo trascen-
allá de la existencia de una demostración, de su perfecta dental y Yo como objeto (9). El sujeto trascendental
identidad y simplicidad” (8). La posición escéptica de kantiano es el que permite deducciones acerca de la
Hume es que no tenemos una percepción sensorial pensabilidad de los objetos. Es en esta tradición en la
del self. Su hallazgo es constatar que no tenemos ca- que se inscribe Freud, el cual era un kantiano confeso.
pacidad autoscópica con respecto a nosotros mismos; Tal como Hume utilizó en forma indistinguible diversos
tal como el aparato visual no permite que el ojo se vea, términos tales como alma, self, o sustancia. Él señala
tampoco somos capaces de percibirnos objetivamente. que son términos intercambiables, que inventamos
Hume señala que “Yo no conozco el alma en general, ni para explicar el error perceptual de continuidad que
la mía en particular. Sé que existo, que pienso y que quie- él describe: “Para justificar ante nosotros mismos este
ro, porque me siento. Estoy más seguro de la existencia absurdo, a menudo inventamos un nuevo e ininteligible
de mi alma que de la existencia de mi cuerpo, pero no sé principio que conecta a los objetos entre sí, previniendo
lo que es mi pensamiento, mi deseo, mi dolor, sino por el su interrupción o variación. Así inventamos la continua-
sentimiento interior”. Hume distingue entre impresio- da existencia de las percepciones de nuestros sentidos,
nes, más cercanas a lo sensorial, e ideas, producto de para remover la interrupción, y corremos a la noción de
un proceso de abstracción. Para él, siguiendo a Locke, un alma, de un self, y de sustancia, para disfrazar la va-
las ideas surgen de las impresiones, siendo imágenes riación” (TNH 166). Asimismo, Freud utilizó en forma
débiles de lo que viene de la experiencia. Dennett ha polisémica en sus primeros escritos los términos Yo y

Psiquiatría universitaria | 223


Religiosidad y salud mental: ¿amigos o enemigos

Self, y sólo a partir de 1914, en Introducción al narcisis- todos los ámbitos aún irracionales y recónditos del
mo (10) se refiere al concepto de Self. Esta distinción inconsciente. La predicción freudiana se demostró in-
fue desarrollada posteriormente por Hartmann y los correcta, y sus planteos no fueron corroborados por
Psicólogos del Yo, así como por Kohut y los psicólogos la investigación infanto juvenil ni por la antropología
del Self (11). cultural del siglo XX. Desde Freud hasta hoy, el tema
Desde una perspectiva distinta, Thumala en nues- de la cercanía entre psicoanálisis y religión ha sido re-
tro medio se ha aproximado al tema (12) analizando elaborado primero por Carl Jung en forma compleja
las relaciones entre misticismo, religión y el psicoaná- y quizá esotérica (15), y luego por autores tales como
lisis. Señala que el misticismo es un elemento clave Meissner, jesuita y psicoanalista de la Universidad de
en las religiones, y su propuesta básica es descentrar Harvard (16), y Ana María Rizzuto (17), quienes entre
al hombre de su Yo, entendido como un Ego que gira otros, han mostrado cómo el reconocer el origen psico-
alrededor de sí mismo, y que impide la conexión con la lógico de una creencia no implica nada con respecto a
realidad trascendente que nos rodea. Su análisis utiliza su veracidad o falsedad.
tradiciones orientales, como el Budismo o los escritos Desde una mirada sociológica, se han señalado las
de Krishnamurti para volver a la tesis jungiana de que cercanías entre las religiones y las escuelas psicológi-
el camino del desarrollo psicológico va desde alejarse cas organizadas. Argyle (18) señala cómo en el corpus
del Yo egoísta y llegar al self o Si mismo trascendente. psicoanalítico hay creencias que no se discuten. Por
Las terapias, a través de técnicas como el mindfulness ejemplo, la triada estructural Yo, Ello y Super Yo ha sido
pueden ayudar en este desarrollo. llamada la “Santísima Trinidad” del psicoanálisis orto-
A lo largo del siglo XX se formularon dos grandes doxo. Tal como en las iglesias cristianas el tronco cen-
sistemas teóricos dentro de la psicología académica, tral católico romano desde Lutero experimentó sucesi-
basados ambos en el positivismo racionalista que ve- vas disidencias, en el psicoanálisis freudiano, el tronco
nía de la centuria previa: el cognitivo-conductual, y el principal del psicoanálisis vio desde temprano surgir en
psicoanálisis freudiano. Desde el primer punto de vista su rededor iglesias reformadas, lacanianas, kohutianas
se pasó del conductismo ingenuo inicial de Pavlov o o winnicotianas (19). Dice Argyle que lo anterior no qui-
Watson a una teoría compleja, con amplio anclaje ac- ta que, independientemente de las ideas del fundador
tual hoy en las neurociencias cognitivas por un lado y la del psicoanálisis acerca de Dios, no haya un núcleo cen-
filosofía de la mente por otro. En ella el tema de la con- tral común en las terapias derivadas de éste: el foco en
ciencia es cada vez más central, así como el modelo in- la transformación personal, una teoría de la salvación, y
formático cada vez más utilizado. La conciencia es vista un modelo en el cual emociones tales como la culpa tie-
como un emergente de sistemas neuronales complejos nen un rol central. Esto se ve en forma clara en algunas
que tienen una ventaja biológica al ser capaces de an- teorías posteriores a Freud, tales como la kleiniana, con
ticipar soluciones a los problemas, al poder manipular su foco en persecución, culpa y reparación, que sigue
imágenes de actos o eventos, al poder imaginar las el modelo judeo-cristiano de pecado, culpa, arrepenti-
consecuencias futuras de distintas acciones, y al poder miento y expiación. En otro trabajo hemos desarrollado
interactuar con otros imaginando sus puntos de vista, la tesis (20) de que la razón de que el desarrollo del psi-
construyendo modelos de trabajo de sus conductas po- coanálisis haya sido menor en los países sudamericanos
sibles, y así predecir éstos. de la costa pacífica (como Chile, Perú, Ecuador y Colom-
bia), que en los de la costa Atlántica (como Argentina y
UN TRIÁNGULO DE HOSTILIDAD Brasil) ha sido el rol del catolicismo como religión polí-
ticamente activa y dominante en los primeros.
La otra teoría que surge del siglo XIX con la explícita Desde lo psicosocial, finalmente se ha desarrollado
vocación de ser una psicología “científica” es el psicoa- un campo de estudio acerca de los fenómenos religio-
nálisis. Cottingham ha descrito un “triángulo de hosti- sos que describe éstos, y los correlaciona con fenóme-
lidad” entre esta disciplina, la filosofía y la religión (13). nos psicosociales, sin juzgar acerca de su naturaleza
Su creador, Sigmund Freud, mantuvo consistentemente profunda. Se ha hablado así de una aproximación “no-
una actitud anti-teísta, al señalar que la idea de Dios ontológica”: no se predica nada acerca de la naturale-
es producto del desarrollo infantil, como una proyec- za de la creencia, sino que se estudian sus efectos. Tal
ción y generalización de la figura paterna, o como una como un botánico estudia las rosas y sus características
neurosis obsesiva colectiva (14). Para un agnóstico ra- sin entrar al tema de la belleza de cada flor, así el psico-
cionalista como Freud, la religión era una ilusión que sociólogo de la religión estudia los correlatos empíricos
desaparecería en la medida que la ciencia iluminara de los fenómenos religiosos.

224 | Psiquiatría universitaria


Ramón Florenzano Urzúa

ESPIRITUALIDAD Y RELIGIOSIDAD población general o estudiantil, estudios que hemos


colaborado en replicar en Chile (22). La evidencia
Una de las razones para la dificultad de trabajar en muestra consistentemente una mayor satisfacción con
este campo son las confusiones acerca del tema de la vida entre los religiosos observantes. Así por ejem-
religión: para muchos, ésta es sinónimo de puntos plo, Inglehart (23) encuentra entre 163.000 encuesta-
de vista intolerantes, dogmáticos u oscurantistas. El dos en 14 países europeos que el 85% de los que acu-
estudio empírico del tema ha recurrido a definir con- dían a oficios religiosos estaba “muy satisfecho” con su
ceptos, distinguiendo entre religiosidad, espiritualidad vida, en comparación al 77% de los que no lo hacían.
y observancia religiosa. Jiménez, en su artículo sobre Múltiples estudios muestran una asociación mayor en-
este tema (21), señala cómo la OMS ha utilizado las de- tre felicidad y religiosidad en algunos grupos: personas
finiciones del Diccionario Oxford del espíritu, como la mayores, solos, jubilados o personas con mala salud.
“parte inmate­rial, intelectual o moral del hombre”. Señala Una de las hipótesis preferidas para explicar dicho ha-
asimismo que la espiritualidad nos conduce hacia pre- llazgos es la de que las iglesias son sistemas de apoyos
guntas sobre el sentido y el pro­pósito de la vida y no sociales, que satisfacen necesidades gregarias y ayudan
está necesariamente limitada a ningún tipo de creen- a resolver crisis y problemas, especialmente cuando no
cias o prácticas en particular. Por otro lado, la religión existen o fallan los soportes sociales. Un segundo ele-
es definida como “la creencia en la existencia de un mento explicativo ha sido la variable “cercanía a Dios”:
poder reinante sobrenatural, creador y controlador del quienes oran frecuentemente reportan mayor satisfac-
universo, que ha dado al hombre una naturaleza espiri- ción vital. La relación personal con Dios ha sido estudia-
tual que continúa existiendo después de la muerte del da por Rizutto (24) como una forma especial de relación
de objeto, y la compañía de Dios es un elemento cen-
cuerpo”. Religiosidad es entonces el grado en el que un
tral en la vida de muchos (25). Un tercer elemento es la
individuo cree, sigue y practica una religión. En este
“certeza existencial”. Ellison (26) encontró que el tener
caso hay un sistema de culto y una doctrina específi-
creencias firmes, independientemente de la asistencia
ca que es compartida por un grupo. Una definición de
a servicios religiosos y de la cantidad de oración, se co-
espiritualidad amplia, que puede facilitar el encuentro
rrelacionaba con satisfacción vital, especialmente en
de bases comunes entre diversas culturas, incluye ne-
personas mayores, menos educadas y pertenecientes a
cesidades humanas que posible­mente son universales,
religiones más fundamentalistas. La certeza sobre los
tales como la necesidad de encontrar sentido, propósito propios principios lleva a mayor optimismo y sensación
y reali­zación en la vida, la de esperanza o de voluntad de de controlar la propia vida.
vivir y la de la necesidad de creer, tener fe en uno mismo, Otro elemento ligado a los anteriores es el temor a
en los otros o en Dios. Para Jiménez, la necesidad de la muerte y la creencia en el Mas Allá. El temer la muerte
darle un sentido a la vida es un rasgo universal que es un rasgo universal de la condición humana. A veces
es esencial a la vida misma y la fal­ta de sentido puede se centra en el proceso de morir, o en la pérdida de per-
engendrar sentimientos de vacío y desesperación. La sonas u objetos queridos, o en la falta de certeza con
observancia religiosa, finalmente, es el correlato com- respecto a qué hay después. En estas áreas la religión
portamental de la religiosidad, manifestándose en la entrega respuestas que afirman la fe de muchos. En
asistencia al templo, sinagoga o iglesia, y en conductas EE.UU. un 78% cree en otra vida. En el Reino Unido lo
tales como la oración o la meditación. Este correlato hace el 55%. Sin embargo sólo el 71% de los americanos
conductual permite una aproximación cuantitativa a cree en el infierno, en comparación a apenas el 28% de
ella, y abre el tema a la investigación empírica. los ingleses. El nivel de temor a la muerte es menor en
las personas con religiosidad intrínseca, o sea, cuya fe es
LA RELIGIÓN Y LA FELICIDAD independiente de situaciones externas, pero mayor en-
tre aquellos con religiosidad extrínseca, que dependen
Filósofos pragmatistas americanos como John Dewey de sistemas de premios, castigos y presiones sociales.
y William James han planteado que la religión es ver- Wolf ha señalado que las personas que han internaliza-
dadera porque sus efectos sobre las personas son do sus principios religiosos temen menos el morir (27).
positivos: las personas religiosas son más felices. La
investigación empírica en psicología sobre felicidad y FELICIDAD Y MATRIMONIO
bienestar subjetivos es cada vez más importante. Un
reciente presidente de la Asociación Psicológica Ame- Un elemento mediador de la mayor felicidad subjeti-
ricana, Edward Diener, ha realizado extensos estudios va es la mejor calidad de la vida conyugal. La satisfac-
transculturales al respecto, utilizando encuestas a la ción y estabilidad matrimonial se correlacionan con

Psiquiatría universitaria | 225


Religiosidad y salud mental: ¿amigos o enemigos

observancia religiosa. Davis y Smith (28) han mostrado se correlaciona con menores índices de criminalidad y
que en EE.UU. las tasas de divorcio son más altas entre mayores de conductas altruistas. La variable que según
los judíos (47%) y no religiosos (45%), disminuyendo los estudios está detrás de estos hechos es la participa-
entre los protestantes (31%) y católicos (27%). Tasas ción conjunta en rituales religiosos. La contrapartida de
aún menores se dieron entre los mormones. La obser- estos hechos positivos es la actitud de prejuicio frente
vancia, medida como asistencia a oficios en las iglesias, a los extraños, y la descalificación de quienes no co-
se correlaciona aún mejor con tasas de divorcio. Heaton mulgan con nuestras ideas. Esto se ve claramente en el
y Goodman (29) encuentran que el divorcio era mayor pueblo judío, cuya identidad reside en sus tradiciones y
entre católicos con baja observancia (30,4%) que aque- en su estilo de vida, y en la historia de guerras religiosas
llos que asistían a misa (13,3%). Cifras semejantes se europeas entre católicos y protestantes desde los siglos
encuentran entre protestantes liberales (32,3% vs 24%) XVI en adelante (32).
y conservadores (37,4% vs 20,3%), así como entre los
mormones (23,9% vs 12,7%). Otro elemento a consi- BENEFICIOS PARA LA SALUD FÍSICA
derar con respecto a vida conyugal es la importancia
de la concordancia de creencias. Lehrer y Chiswick (30) Los lazos entre religión y salud física son antiguos,
encuentran que las tasas de divorcio se duplicaban en como señalábamos al comienzo: el hechicero sigue
los matrimonios mixtos católico-protestantes, al com- siendo hoy el curandero en muchas sociedades primi-
pararlos con matrimonios entre católicos o entre protes- tivas. Etimológicamente, los términos salud, salvación
tantes. En estudios meta-analíticos se encuentran claras y sanación son cercanos. Ya vimos que subjetivamente
correlaciones entre satisfacción con la vida en general, las personas religiosas reportan mayor felicidad. ¿Qué
pero en particular entre fe religiosa y satisfacción sexual, sucede con respecto a indicadores objetivos de salud?
así como entre observancia religiosa y número de hijos.
El estudio epidemiológico clásico al respecto fue el de
Otro elemento estudiado en este tema es el de lo-
Comstock y Partridge (33), quienes mostraron que los
gro laboral. Las personas religiosas han tenido histórica-
religiosos observantes tenían menor mortalidad por
mente interés en los pobres y en la solidaridad social. Sin
enfermedades cardiovasculares, cirrosis, cáncer rectal o
embargo, fue la reforma protestante la que insistió en el
suicidio. La explicación dada para este hecho es la de
valor moral del trabajo bien hecho. Uno de los fundado-
un mejor “comportamiento de salud”: las religiones en
res de la sociología científica, Max Weber, ya subrayó la
general proscriben conductas riesgosas para la salud:
relación entre actitud de las religiones frente al trabajo
y el rendimiento de los países en su clásico “La Ética Pro- limitan el alcohol que lleva a la cirrosis, promueven el
testante”, donde mostró cómo la acumulación ascética de ayuno (enfermedades cardiovasculares), controlan la
riqueza estaba a la base del proceso capitalista (31). Aún promiscuidad sexual (SIDA y ciertas formas de cáncer).
hoy, si bien hay una correlación de + 0.28 entre religio- Al mismo tiempo las redes de apoyo social que brinda
sidad general y logro laboral, se mantiene la distinción la religión organizada ayudan a enfrentar subjetiva y
weberiana entre los países protestantes y otros. En un materialmente las enfermedades cuando éstas sobre-
estudio, la mediana de ingreso en países predominante- vienen. Finalmente hay un elemento interesante en la
mente protestantes fue de 1.130 dolares per cápita, en participación comprometida y en la oración intensa.
comparación a 329 de los países católicos, 137 de los mu- Los epidemiólogos Idler y Kassl (34) han mostrado que
sulmanes, y 75 de aquellos con religiones orientales tales para cristianos y judíos que siguen los ciclos anuales re-
como hinduismo, budismo, etc. Estudios posteriores han ligiosos hay menor mortalidad en los 30 días antes de
mostrado que este hecho está ligado al nivel educacional la Semana Santa o de Yom Kippur.
y al estatus laboral de los países. En general la educación
protestante acentúa la autonomía, el individualismo y la RELIGIOSIDAD Y SALUD MENTAL
motivación de logro, en contraposición a otras religio-
nes, entre ellas la católica, donde prima la solidaridad y Batson, en su ya mencionado meta-análisis de 115
el valor de compartir los ingresos con los otros. estudios al respecto, en el cual distinguió cuatro di-
mensiones de la religiosidad (intrínseca, extrínseca, de
BENEFICIOS Y COSTOS SOCIALES DE LA búsqueda y fundamentalista) encontró una correlación
RELIGIOSIDAD positiva entre salud mental y religiosidad intrínseca, y
negativa entre aquélla y religiosidad extrínseca. En ge-
El beneficio mayor de la religiosidad para las socieda- neral la primera se correlaciona con menor depresión,
des es la cohesión de los grupos religiosos, lo que a su con mejor auto-estima y con una imagen positiva de
vez genera redes de apoyo social sólidas. Esto a su vez Dios y de la religión. Se correlaciona también con una

226 | Psiquiatría universitaria


Ramón Florenzano Urzúa

mejor actitud ante crisis vitales normativas o acciden- formación tanto de psiquiatras como de psicólogos clí-
tales: las personas religiosas parecen sobrellevar mejor nicos. Esta inclusión implica temas tales como el inda-
la adversidad. gar acerca de estos aspectos al tomar una historia clíni-
Hay muchos estudios recientes sobre el enfrenta- ca psiquiátrica, el revisar la formación de los conceptos
miento religioso de problemas de salud mental, don- espirituales y en especial la crisis frecuente durante la
de se muestra cómo el tener la compañía de Dios en adolescencia. Asimismo, al analizar la psicopatología
la toma de decisiones o la “re-estructuración cognitiva que puede constituir el motivo de consulta, es impor-
benevolente” que hace ver positivamente lo negativo tante ver cómo los cuadros clínicos son influenciados
(como el sentido salvífico del dolor o el sufrimiento de por las creencias del paciente: éstas pueden hacer más
la enfermedad) o la búsqueda de acompañamiento en difícil que un paciente depresivo actúe la ideación sui-
la comunidad religiosa son todas maniobras útiles para cida que surge en su mente, o hacer que un paciente
recuperar la salud. obsesivo se vea atormentado por pensamientos intru-
Un último tema en el cual se han hecho estudios sos sobre la pureza propia, de quienes le rodean, o de
al respecto es el del suicidio. Desde los clásicos traba- figuras importantes en su sistema de creencias como
jos de Durkheim, se sabe que en general las personas puede ser la Virgen María. En este sentido, el rol de la
religiosas cometen menos actos suicidas: la correlación espiritualidad y religiosidad en los cuadros psicopato-
entre pertenencia a una iglesia y conducta suicida es lógicos pueden complicar o proteger la evolución de los
de – 0.40 en un estudio de Bainbridge (35). En el traba- cuadros clínicos. Independientemente de si este rol es
jo de Comstock antes mencionado, la tasa de suicidio positivo o negativo, deben ser tomados en cuenta en la
entre religiosos observantes es menor (11 por 1.000) formulación de los planes terapéuticos con el paciente.
que entre los que no asisten a oficios (29 por 1.000). Los
datos de Durkheim de 1897 (36) en que señaló que en- LA RELIGIOSIDAD DE LA POBLACIÓN GENERAL Y
tre los países católicos europeos había tasas de suicidio
DE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD MENTAL
dos a tres veces menores que en los protestantes, han
Un tema de creciente interés es la sintonía o diferen-
sido confirmados por estudios posteriores: Pescosolido
cia de sensibilidad cultural entre clientes y terapeutas.
y Georgianne (37) compararon las tasas de suicidio en
Esta relación pudiera explicar el grado de aceptación
52 denominaciones religiosas en EE.UU., encontrando
de las psicoterapias, producto de la cultura europeo-
que éstos eran menores entre los católicos, algunos
occidental secularizada, en países culturalmente muy
evangélicos y mayores entre presbiterianos y luteranos.
religiosos. El grado de religiosidad y la observancia de
Estos estudios confirman la tesis de Durkheim sobre el diferentes confesiones ha variado en forma importante
rol del apoyo social y de la anomia formulada hace más en los últimos dos siglos. Hoy día, a nivel global, las tres
de un siglo por el sociólogo francés. mayores religiones son el Islam (19,8% de la población
mundial), seguida por los católicos (17,4%) y los hin-
LA INCLUSIÓN DE LA ESPIRITUALIDAD/ duistas (13,3%). Si uno suma a los católicos los otros
RELIGIOSIDAD EN LOS MODELOS AMPLIOS DE cristianos (5,6% de protestantes, 3,6% de ortodoxos, y
SALUD MENTAL 6,4% de otros cristianos), llega a un total de 34,4% de
cristianos. En porcentajes menores se encuentran un
Otra perspectiva en la inclusión de los componentes 5,9% de budistas, un 0,2% de judíos y un 13% de otras
espirituales y religiosos en una visión abarcativa de religiones. En total, el 85% de la población mundial se
la salud mental, es el modelo “bio-psico-social”. Éste, adscribe a una religión. Un 12,5% se considera agnósti-
formulado por George Engel en la década de 1960, co y un 2,4% se declara ateo (39).
ha gozado de progresiva popularidad como un modo América Latina es un continente predominante-
de integrar los aspectos bio-médicos de la psiquiatría, mente cristiano: del total de más de 2.000 millones de
importantes dado el auge de las neurociencias y de la cristianos en el mundo, 275 millones viven en Améri-
psicofarmacología, con los componentes psico-sociales ca del Norte y 530 millones en Latinoamérica, donde
de esta disciplina. Entre los últimos, las psicoterapias, la mayoría son católicos. Sin embargo los evangélicos
sean psicoanalíticas, cognitivistas o sistémicas, corres- han tenido un crecimiento importante en las últimas
ponden al vértice psi, mientras que entre los compo- décadas. En el caso chileno, los datos de la “Encuesta
nentes socio-culturales es donde se debe insertar una Nacional Bicentenario” del año 2000, desarrollada por
consideración de las creencias trascendentes. Desde la Pontificia Universidad Católica de Chile y Adimark/
este ángulo, Huguelet y Koening (38) han insistido en GFK, encuestando a una muestra nacional de la pobla-
la importancia de la enseñanza de estos temas en la ción chilena de más de 18 años y de todos los niveles

Psiquiatría universitaria | 227


Religiosidad y salud mental: ¿amigos o enemigos

socio-económicos (n=2.011 personas que vivían en 86 sus clientes (42), y por lo tanto pueden ser temas
municipalidades) (40). La encuesta tuvo un margen de menos conocidos o interesantes a tratar con éstos.
error de +/- 2,2% y un nivel de significación del 95%. En 2. No hay suficiente información acerca de cómo in-
ese estudio, el 86,6% de los chilenos se adscriben a al- tegrar los componentes espiritual-religiosos en las
guna religión (católicos 66,6%, otros cristianos 16,2%, intervenciones clínicas, y la formación de psiquia-
otras iglesias 2,4%), un 11,3% declaró no pertenecer a tras y psicólogos al respecto es muy limitada.
ninguna religión, y un 2,0% se declaran ateos. Entre los 3. El conflicto histórico antes aludido entre el psicoa-
religiosos, asistían en Iglesias o templos a oficios reli- nálisis y la religión se ha visto ampliado en estas
giosos por lo menos una vez a la semana un 20,1% de décadas por la re-aparición de posiciones anti-
los encuestados: 14,2% de los hombres y un 26,4% de teístas o anti-religiosas. Recordemos entre los pri-
las mujeres. En el grupo de 15 a 24, el porcentaje de meros recientes libros que señalan las consecuen-
asistencia seminal o más disminuyó a 13,3%, en com- cias históricas de las guerras religiosas en Europa,
paración al 28,1% de aquellos de más de 60. o que muestran a las posiciones religiosas como
Shafranske (41) en un estudio de la religiosidad conservadoras o anti-progresistas. Entre las segun-
de los profesionales de la salud mental, encuestó a das, el antiguo debate entre el evolucionismo y el
una muestra aleatoria de 355 psiquiatras de la Ameri- creacionismo se ha re-avivado de forma más sofis-
can Psychiatric Association a través de un cuestionario ticada al cumplirse los 150 años del nacimiento de
enviado por correo acerca de sus creencias religiosas. Charles Darwin.
Las respuestas de 117 de ellos se compararon con las 4. Algunos clínicos pueden temer que al incursionar
de 253 psicólogos de la American Psychological Asso- en terrenos para ellos poco familiares pueden ex-
ciation y con una muestra nacional de la población de tralimitarse y entrar a territorios que corresponden
Estados Unidos, tomada de la General Social Survey de a la vida privada espiritual de sus clientes. Tal como
1990 (n=1.253). Sus datos muestran que creen en la los temas políticos son sensitivos, también desde
vida después de la muerte el 48% de los psiquiatras, los ministerios de las diversas iglesias pueden te-
el 54% de los psicólogos, y el 71% del público general; merse influencias o presiones indebidas de los clí-
creen en Dios o en un Espíritu Universal el 73% de los nicos que pudieran llevar a sus fieles a perder la fe.
psiquiatras, el 73% de los psicólogos, y el 96% del pú- El temor de ambos campos al proselitismo indebi-
blico; asisten semanalmente a la iglesia, templo o sina- do del otro hace que prefieran mantenerse aparte.
goga el 26% de los psiquiatras, el 28% de los psicólogos 5. Lo anterior lleva a un tema de la sociología de las
y el 43% del público. Con respecto a la centralidad de la profesiones: el clero y los psicoterapeutas pueden
religión en su vida personal, el 38,2% de los psiquiatras, sentir que están en una competencia por el do-
el 26% de los psicólogos y el 58% del público conside- minio extra-corporal: la distinción entre alma y
ran la religión como muy importante en sus vidas. En mente es un producto de la modernidad, y aún no
cuanto a la necesidad de explorar y de tomar en cuen- bien aceptada en muchas teologías o marcos refe-
ta en la terapia los temas religiosos de sus pacientes, renciales psicológicos. Esto puede llevar a pensar
el 50% de los psiquiatras lo considera importante, así de que a ambos grupos, que comparten la certeza
como lo hace el 87% de los psicólogos. Tanto psiquia- de que pueden ayudar a sus fieles o clientes, les
tras como psicólogos sienten que los temas religiosos y cueste desarrollar redes de apoyo comunes. Un
espirituales fueron insuficientemente tratados durante ejemplo claro es el de cómo ayudar a pacientes sui-
su entrenamiento profesional. cidas, que han pasado desde el dominio religioso,
hasta fines del siglo XIX, al de los profesionales de
CONCLUSIONES la salud mental, en el siglo pasado. Hoy son pocos
los que buscan activamente modos de ayudar inte-
Entre las razones dadas para explicar la reticencia de gradamente a estos complejos casos.
los profesionales de la salud mental para indagar acti-
vamente en las creencias de sus clientes, y para aliarse TRABAJO FUTURO
con ministros, sacerdotes o rabinos para trabajar en
conjunto para promover el cambio en sus pacientes, se Entre los temas a explorar en mayor profundidad que
encuentran las siguientes: surgen de esta revisión, mencionemos:

1. El compromiso espiritual y especialmente religioso 1. La relación entre la religiosidad de los profesiona-


de los psiquiatras y psicólogos es menor que el de les de la salud mental y la de sus usuarios. La tesis

228 | Psiquiatría universitaria


Ramón Florenzano Urzúa

antes enunciada plantearía que en sociedades más Papers in Philosophy, the Humanities and the British Clinical
secularizadas habría mayor número y aceptación Tradition. Routledge, London, 2007
14. Freud, S. (1907). Obsessive acts and religious practices. In:
del cambio científico buscado por las psicotera- The Standard Edition of the Complete Psychological Works of
pias, y que en sociedades donde hay mayor ob- Sigmund Freud. Strachey, J. (Ed). 9: 115-127. London, Hogarth
servancia espiritual y religiosa, habría más espacio Press
para el cambio espiritual. 15. Jung GA. Psychology and Religion. New Haven: Yale University
Press, 1938
2. La forma de la psicopatología, si es influenciada 16. Meissner, W W. Psychoanalysis and Religious Experience. New
por el entorno socio-cultural, debiera ser distinta Haven, Yale University Press, 1984
entre grupos más observantes y grupos menos 17. Rizzutto, AM. Why did Freud rejectd God?: A Psychodynamic
creyentes, diferencia que podría observarse com- Interpretation. New Haven, Yale University Press, 1998
18. Argyle M: Psychology and Religion: An Introduction. London,
parando el nivel de participación y las creencias Routledge, 2000
con diversos cuadros clínicos. 19. Florenzano Conferencia inaugural Congreso Investigación en
3. Dada la frecuencia de cuadros clínicos, aquellos en Psicoanálisis Santiago de Chile 1999
los que es más frecuente un cuestionamiento del 20. Florenzano, R. Psicoanálisis y Religión. En: Cuarenta años de Psi-
sentido de la vida (como la ideación o los gestos sui- coanálisis en Chile. Eds: Eleanora Casaula, Jaime Coloma y Juan
Francisco Jordan. Editorial: Ananke, Santiago de Chile, 1990
cidas) debieran ser más frecuentes entre grupos con 21. Jiménez JP. La espiritualidad, dimensión olvidada de la medici-
menores convicciones al respecto. Asimismo, las in- na. Revista GPU 1 (1): 92-101
tervenciones en grupos más creyentes pudieran to- 22. Cuadra H, Florenzano R. El Bienestar Subjetivo: Hacia una Psico-
mar en cuenta el sistema de convicciones espirituales logía Positiva. Revista de Psicología de la Universidad de Chile,
12 (1): 83-96, 2003
de los pacientes, no para hacer proselitismo ni para 23. Inglehart, R. Culture Shift in Advanced Industrial Society. Prin-
criticar su fe religiosa, sino para integrar estas creen- ceton, Princeton University Press, 1990
cias y fe en los planes integrales de intervención. 24. Rizzutto AM. Why did Freud rejectd God?: A Psychodynamic In-
terpretation. New Haven, Yale University Press, 1998
25. Kirpatrick LA- An Attachment Theory Approach to the Psycho-
Para lo anterior, hemos presentado al Fondo Na-
logy of Religion. International Journal to the Psychology of Re-
cional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile ligion 992. 2_ 328
(FONDECYT) un proyecto que ha recibido un subsidio 26. Ellison CG. Religious involvement and subjective well-being.
para investigar en estos temas. Esta revisión es un pri- Journal of Health and Social Behavior, 32_8089, 1991
mer documento conceptual en esta profundización. 27. Wulff DM. Psychology of Religion, 2nd Ed Nueva York: Wiley,
1997
28. Davis JA y Smith TW. General Social Surveys 1972-1994. Chica-
REFERENCIAS go, National Opinion Survey Center. 1994
29. Heaton TB y Goodman KL. Religion and Family Formaton. Re-
1. Darwin Ch. On the Origen of the Species by Natural Selection. view of Religious Research. 1985,26: 343-359
Londres, Murray, 1859 30. Lehrer EL y Chiswich CU. Religion as a Determinant of Marital
2. Flanagan O. Ethical expressions: why moralists scowl, frown Stability. Demography, 30: 385-404, 1993
and smile. En: Hodge J y Radick G (Eds) The Cambridge Compa- 31. Weber M. La Ética Protestante
nion to Darwin. Cambridge: Cambridge University Press, 2003 32. Johnson P. Modern Times. Nueva York, Harper & Row, 1983
3. Wilson OS. Consilience: The Unity of Knowledge. Alfred Knopf, 33. Comstock GW, and Partridge KB. Church attendance and health.
Nueva York, 1998 J Chronic Diseases. 1972; 25: 662-672
4. Popper K. Conjeturas y refutaciones. Routledge, Londres, 1989 34. Idler EL, Kassl SV. Religion, disability, depression and the timing
5. Kuhn T. La Estructura de las revoluciones científicas. Fondo de of death,. American J of Sociology 1992; 97: 1052-79
Cultura Económica, México, 1989 35. Bainbridge WS. The Sociology of Religious Movements. New
6. Florenzano R. Ignacio Matte Blanco and the development of York, Routledge, 1997
psychiatry teaching to medical students. Rev. Med. Chil. 137 (9) 36. Durkheim E. Suicide. London, Routledge and Kegan, 1897
1248-1252 (2009) 37. Pescosolido BA, Georgianne S. Durkheim, suicide and religion:
7. Nadler S (Ed). The Cambridge Companion to Malebranche. toward a network theory of suicide. American Sociological Re-
Cambridge University Press, Cambridge, 2000 view 1989; 5433-48
8. Hume D. A Treatise of Humen Nature. Oxford University Press, 38. Hughelet P y Koening HG. Religion and Spirituality in Psychia-
Londres, 2001 try. Cambridge University Press, 2009
9. Florenzano R. Psicoanálisis y Epistemología: ¿Ciencia o Seudo- 39. Le Monde Diplomatique. Atlas de las Religiones. Buenos Aires,
ciencia? Rev. Uruguaya Psicoanálisis. 2002; 95: 107-125 Le Monde-CI, 2009
10. Freud S. On Narcissism: an introduction. SE Vol XIV, P 67. Hogar- 40. Instituto de Sociología Pontificia Universidad Católica de Chile y
th Press, London (1914) 1074 CEP Adimark. Encuesta Nacional Bicentenario 2009
11. Ramón Florenzano. Breve Historia del Psicoanálisis. Santiago de 41. Shafranske EP: Religious Involvement and Professional Practi-
Chile, Editorial Universitaria, 1999 ces of Psychiatrists and Other Mental Health Professionals. Psy-
12. Thumala E. Misticismo, Psicoanálisis y el Yo. Rev GPU 2008; 4; 1: chiatric Annals 2000; 30(8): 525-532
93-98 42. Neeleman J, King MB: Psychiatrists´s religious attitudes in rela-
13. Cottingham J. A triangle of hostility? Pp: 92-110. In: Braddock tionship to their clinical practice: a survey of 231 psychiatrists.
L and Lacewing M (Eds). The Academic Face of Psychoanalysis: Acta Psychiatrica Scandinavica, 1993.88: 420-242

Psiquiatría universitaria | 229


SALUD MENTAL PROFESIONAL BURNOUT
Prevalencia y perfil del Síndrome de Burnout en el personal de salud de la Clínica Alemana de Puerto Varas
MENTAL HEALTH. BURNOUT

INVESTIGACIÓN

Prevalencia y perfil del Síndrome de


Burnout en el personal de salud de la
Clínica Alemana de Puerto Varas
(Rev GPU 2010; 6; 2: 230-233)

Andrés Ramírez1, Claudio Santibáñez2, Carolina Muñoz1, Gonzalo Ramírez3,


Victoria Lechner4, Paula Soto5, Víctor Díaz6, Rubén Nachar7

El Síndrome de Burnout es un fenómeno multicausal, complejo y poliédrico, en el que intervienen


variados factores: desde variables personales hasta variables organizacionales. La Clínica Alemana
de Puerto Varas cuenta con 330 empleados del área salud. El objetivo de este trabajo fue describir
la prevalencia y relaciones entre distintas variables laborales y los tres estamentos del Síndrome
de Burnout (BO), cansancio emocional (CE), despersonalización (DP) y realización personal (RP).
MATERIAL Y MÉTODO. Estudio descriptivo, transversal, no experimental. Se usó un cuestionario
anónimo autoadministrado previa validación con expertos, registrando sexo, edad, profesión, años
de profesión y de servicio, junto con el Maslach Burnout Inventory. Se realizó análisis de estadística
descriptiva de las variables con software SPSS 15.0 y prueba de Chi-Cuadrado para establecer las
relaciones. RESULTADOS. El 25,7% del personal total contestó la encuesta (85), el 78,2% eran mujeres.
Un 7,6% calificó como BO, un 24,3% y 23% con alto grado de CE y DP respectivamente, y un 25,6% con
bajo grado de RP. Se vio mayor cansancio emocional a mayor edad de profesión, correspondiendo un
66,6% a Técnicos Paramédicos. Las variables años de profesión y años de servicio no presentan relación
con CE, DP y RP. CONCLUSIONES. Todo el personal presenta un grado variable de Burnout. Hay mayor
prevalencia de Burnout en los Técnicos Paramédicos. Se establece relación entre edad y CE. A diferencia
de lo descrito en la literatura, no se observa mayor prevalencia de Burnout según sexo y edad.

1
Estudiante de Medicina, Universidad Finis Terrae, Santiago, Chile.
2
Departamento de Cardiología, Clínica Alemana Puerto Varas, Chile.
3
Departamento de Medicina Interna, Clínica Alemana Puerto Varas, Chile.
4
Servicio de Urgencia, Clínica Alemana Puerto Varas, Chile
5
Enfermera, Departamento de Cardiología, Clínica Alemana Puerto Varas, Chile.
6
Docente Bioestadística y Metodología de la Investigación, Facultad de Odontología, Universidad Finis Terrae, Santiago, Chile.
7
Instituto Psiquiátrico “José Horwitz”. Docente Psiquiatria, Facultad de Medicina, Universidad Finis Terrae.
Correspondencia:
Andrés Ramírez Carreño
Carlos Antúnez 1843, Block 22, Dpto. 1008, Providencia
Santiago
F: (56)2 2354793/(56) 9 90894956
E-mail: brw1987@gmail.com

230 | Psiquiatría universitaria


Andrés Ramírez, Claudio Santibáñez, Carolina Muñoz, Gonzalo Ramírez, Victoria Lechner, Paula Soto, Víctor Díaz, Rubén Nachar

INTRODUCCIÓN en el contexto del trabajo diario”(7). En los últimos


decenios se ha experimentado un cambio en la forma

D esde hace ya 40 años es objeto de investigación el


efecto del estrés sobre el personal que trabaja con
personas. Estos estudios se iniciaron en Estados Unidos
cómo la sociedad visualiza la relación del individuo con
el trabajo y los modelos considerados como válidos son
cada día más competitivos e individualistas. Como es-
y el término es acuñado en primera instancia por Freu- tán centrados en el logro y el éxito, imponen una sobre
denberger, como “una sensación de fracaso y existencia exigencia al individuo, si los usa como referentes (8).
agotada, resultante de una sobrecarga por exigencia de
energías, recursos personales, o fuerzas espirituales del OBJETIVOS
trabajador” (1). Se establece allí el rasgo de personali-
dad con “sobrededicación” como el eje central de los in- Describir la prevalencia y relaciones entre las distintas
dividuos propensos a padecer el Síndrome de Burnout. variables laborales como sexo, edad, profesión, años
Maslach y Jackson (2) definen el Síndrome de de profesión y años de Servicio en la Clínica y los 3
Burnout como “una respuesta inadecuada a un estrés estamentos del Síndrome de Burnout (BO): Cansancio
emocional crónico, cuyos rasgos principales son un Emocional (CE), Despersonalización (DP) y Realización
agotamiento físico o psicológico o ambos; una actitud Personal (RP). Establecer el perfil sociodemográfico
fría y despersonalizada en la relación hacia los demás de aquel personal médico que sufre del Síndrome de
y un sentimiento inadecuado a las tareas que se han Burnout.
de realizar”. Se establece así un carácter tridimensional
para esta definición, cuyos ámbitos son (3): MATERIALES Y MÉTODO

– Agotamiento Emocional: Sensaciones de sobrees- Caracterización de la Investigación: El presente estudio


fuerzo físico y psicológico producidas por conse- se realizó en la Clínica Alemana de Puerto Varas (Chile)
cuencia del contacto con las personas atendidas en febrero de 2008. Esta clínica cuenta con 330 em-
(“no doy más”) pleados del área salud. Se encuentra en la ciudad de
– Despersonalización: Una falta de sentimientos y Puerto Varas, con una población de 32.912 personas y
falta de sensibilidad por parte de los profesionales una superficie 4.064,9 m2. Puerto Varas no cuenta con
(“no me importa”) un Hospital, sino que únicamente con un Consultorio y
– Realización Personal: Declive en el sentimiento de la Clínica. La población estudiada corresponde a todo
competencia y éxito en el trabajo (“no valgo”) el personal de salud de la Clínica. Estudio descriptivo,
de corte transversal, no experimental (9). Se aplicó un
Existe también una postura unidimensional, donde cuestionario anónimo, autoadministrado registrando
el agotamiento emocional sufrido es a consecuencia de edad, sexo, profesión, años de profesión y servicio en
una reacción sentimental al estrés crónicamente man- la Clínica. Junto a ello se aplicó la prueba Maslach Bur-
tenido (4). Gill Monté (5), en su enfoque hacia el perso- nout Inventory (MBI), en su variable traducida y valida-
nal de salud, define el Síndrome de Burnout como “una da (10), que ha sido utilizada en numerosos estudios
respuesta al estrés laboral crónico, que aparece cuando en España.
fallan las estrategias de afrontamiento que habitual- Herramienta de Estudio: El cuestionario MBI con-
mente emplea el individuo para manejar los estresores siste en 22 ítem con 7 posibles respuestas (escala likert
laborales, y se comporta como una variable mediadora 0 a 6), desde nunca a diariamente. Si bien no existe un
entre el estrés percibido y sus consecuencias”. punto de corte claro para el Diagnóstico, Maslach (2)
Es importante no confundir los conceptos de es- establece tres percentiles para la población en estudio:
trés y Síndrome de Burnout. El primero se refiere a una Percentil 25 (tercio inferior), Percentil 25-75 (tercio me-
tensión nerviosa, emocional o bien como agente cau- dio), Percentil 75 (tercio superior), por lo tanto aquel
sal de dicha tensión. Por lo anterior, se establece como individuo que obtenga puntaje del tercio superior en
una respuesta general inespecífica (6), mientras que el Cansancio Emocional, tercio superior en Despersonali-
Burnout, en el cual se incorpora el estrés como parte zación y Tercio Inferior en Realización Personal, es diag-
del concepto, aborda un campo mucho más amplio, en nosticado como Burnout. Los individuos catalogados
relación a la interacción de las personas en sus labores. en el tercio medio de la escala se establecen potencia-
En la actualidad, una definición acotada del Sín- les “padecedores” del Síndrome de Burnout.
drome de Burnout la establece como “la respuesta Procesamiento y Análisis Estadístico de los Da-
patológica a estresores emocionales e interpersonales tos: Se realizó análisis de estadística descriptiva de las

Psiquiatría universitaria | 231


Prevalencia y perfil del Síndrome de Burnout en el personal de salud de la Clínica Alemana de Puerto Varas

variables con software SPSS 15.0 y prueba de Chi-Cua- Tabla 1


drado para establecer las relaciones. Comparación estamento Cansancio Emocional
con variables sociodemográficas
RESULTADOS Estamento Edad Años Profesión Años Servicio
Cansancio
De un personal de la salud de 330 personas, el 25,75% 0,023 (s) 0,43 (ns) 0,36 (ns)
Emocional
contestó la encuesta (N=85). Las encuestas válidas (to- s: Significativo para un p< 0,05
dos los ítem resueltos y todos los datos demográficos ns: No significativo para un p> 0,05
completos) para estudio fueron un total de 78, corres-
pondientes al 91,76%. El 78,2% de los encuestados co- En la Tabla 2 se comparó la variable DP con Edad,
rresponde a mujeres. Años de profesión y Años de Servicio, las cuales no pre-
El promedio de edad era de 36,3 años, 13,6 años sentaron diferencias significativas con un p> 0,05.
de profesión y 10 años de servicio en la Clínica. La dis-
tribución de la muestra de acuerdo a profesión fue la si- Tabla 2
guiente: Médicos 17 (21,79%), Enfermeras 13 (16,66%), Comparación estamento Despersonalización con
Matrona 1 (1,28%), Nutricionista 2 (2,56%), Tecnólogo variables sociodemográficas
Médico 3 (3,84%) y Técnicos Paramédicos 42 (53,84%).
Estamento Edad Años Profesión Años Servicio
El promedio de edad más alto se observó en los Mé-
Despersona­
dicos (44,9 años), mientras que el más bajo se observó 4,02 (ns) 6,74 (ns) 3,26 (ns)
lización
en Técnicos Paramédicos (32,5 años). Los profesionales
con más años de experiencia fueron los médicos, con ns: No significativo para un p> 0,05
un promedio de 20,1 años, mientras que los con menor
experiencia fueron los Técnicos Paramédicos con 9,9 En el estamento Realización Personal (RP), un
años. Los trabajadores con más años de Servicio en la 25,64% calificó en el rango bajo. 70% correspondió a
Clínica fueron los Tecnólogos Médicos (16,6 años) y con Técnicos Paramédicos y 15% a Médicos. Los subgrupos
menor cantidad de años las Enfermeras (5,9 años). que presentaron valores más bajos de RP fueron: Técni-
El 7,69% de la población estudiada (N=78) calificó cos Paramédicos (33,3%), Tecnólogos Médicos (33,3%)
como Burnout (BO). Un 66,6% corresponde a mujeres. y Médicos (17,64%).
El promedio de edad para este grupo fue de 29,1 años, En la Tabla 3 se comparó la variable RP con Edad,
7,83 años de profesión y 3,5 años de servicio a la Clínica. Años de profesión y Años de Servicio, las cuales no pre-
66,6% de los BO corresponden a Técnicos Para- sentaron diferencias significativas con un p>0,05
médicos, 16,6% a Médicos y 16,6% a Enfermeras. En
los subgrupos de acuerdo a profesión, un 9,52% de los Tabla 3
Técnicos Paramédicos calificó para BO, 7,69% de las En- Comparación estamento Despersonalización con
fermeras y 5,88% de los Médicos. variables sociodemográficas.
Un 24,35% presentó un alto grado de cansancio Estamento Edad Años Profesión Años Servicio
emocional (CE), correspondiendo un 42,1% a Técnicos Realización
Paramédicos. Los subgrupos como mayor cansancio 1,61 (ns) 0,89 (ns) 0,29 (ns)
Personal
emocional fueron Tecnólogos Médicos (66,6%) y Enfer-
ns: No significativo para un p> 0,05
meras (30,76%)
En la Tabla 1 se comparó la variable CE con Edad,
Años de profesión y Años de Servicio, presentando una DISCUSIÓN
diferencia significativa entre Cansancio Emocional y
Edad (p < 0,05). Las variables Años de Profesión y Años El número de participantes en el estudio es similar a
de Servicio no presentaron diferencia significativa con otras series (11, 12) con un 25,75% del personal de sa-
CE (p> 0,05) lud encuestado. La tasa de encuestas válidamente res-
Un 23,07% calificó con alto grado de desperso- pondidas es alto (91,76%) lo que demuestra un interés
nalización (DP), correspondiendo un 83,3% a Técnicos por parte del personal con el tema del estrés laboral.
Paramédicos y 11,1% a Médicos. Los subgrupos con Nuestra serie muestra una prevalencia (7,69%) bas-
mayor DP fueron Técnicos Paramédicos (35,71%) y los tante menor a otras series (11, 13), diferenciándose en
Médicos (11,70%). este caso, la procedencia de los datos (Clínica Privada
vs Hospital Público), estableciéndose el factor Presión

232 | Psiquiatría universitaria


Andrés Ramírez, Claudio Santibáñez, Carolina Muñoz, Gonzalo Ramírez, Victoria Lechner, Paula Soto, Víctor Díaz, Rubén Nachar

asistencial y condiciones de trabajo como puntos clave Referencias


para comprender estas diferencias.
El perfil demográfico de los trabajadores con Bur- 1. Freudenberg H. Staff Burnout. Journal of Social Issues 1974; 30:
nout es prácticamente idéntico al de otras series (13), 159-166.
2. Maslach, C, Jackson S.The measurement of experienced bur-
lo que permite caracterizar a la población que sufre de nout. Journal of Occupational Behaviour 1981; 2: 99-113
esta patología. 3. Quintanilla M. Prevalencia del Síndrome de Burnout en las
Si bien en diversos estudios (14, 15) se caracteriza enfermeras de la UPC del Hospital del Trabajador. Santiago de
al hombre como más proclive a sufrir de este Síndrome, Chile y una propuesta de cambio. Revista Chilena de Medicina
Intensiva, 2002; 19(1): 33-38
existen otras series en las cuales el sexo femenino es 4. Schwartzmann L. Estrés Laboral, Síndrome de Desgaste (que-
predominante (16-18) como es el caso de nuestro es- mado), Depresión: ¿Estamos hablando de lo mismo? Revista
tudio (66,6% de los casos). Existe un sesgo al ser 78,2% Ciencia y Trabajo, 2004; 14: 174-184
mujeres, no es una situación particular de este estudio, 5. Gil-Monte P. Aproximaciones psicosociales y estudios diagnós-
ticos sobre el síndrome de quemarse por el trabajo (burnout).
pudiendo observarse en otras series similares (11-13) Monográfico, Revista de Psicología del Trabajo y de las Organi-
La mayor prevalencia en Técnico paramédico se zaciones, 2000; 16(2): 101-102
explicaría por el mayor contacto con los pacientes y 6. Selye, H. Brit. J. exp. Path. 1936; 17, 234
en ser los primeros en establecer dicho contacto, exis- 7. Jelle T, Stacey M, Ben J, Frank M, Harry B, Jossette E. Burnout in
medical residents: a review. Medical Education. 2007; 41: 788-
tiendo series que revelan esta misma observación (19). 800
De acuerdo a otros estudios, es en el personal de En- 8. Greig D, Fuentes X. “Burnout” o Agotamiento en la Práctica Dia-
fermería donde predomina el Síndrome de BO (11, 14), ria de la Medicina. Rev Chil Card 2009; Vol 28; 4; 403-407
correspondiendo en nuestro estudio tan sólo al 16,6% 9. Díaz V. Metodología de la investigación científica y bioestadís-
tica para médicos, odontólogos y estudiantes de ciencias de la
del total de casos. salud. Santiago, Chile. RIL Editores. 2006
La prevalencia de los tres estamentos es similar (CE 10. Maslach C, Jackson S. Maslach Burnout Inventory. Palo Alto,
Alto 24,35%, DP Alto 23,07%, RP Bajo 25,64%) lo que CA: Consulting Psychlogists Press. Seisdedos, N. (1997). Manual
habla de un equilibrio en las distintas áreas (emocional, MBl, Inventario Burnout de Maslach. Madrid: TEA
11. Órdenes D Nadia. Prevalencia de Burnout en trabajadores del
psíquica y laboral) por parte del personal de salud. hospital Roberto del Río. Rev Chil Pediatr [Revista en la Inter-
Si bien la prevalencia del BO es baja, todo el per- net]. 2004 Oct [citado 2010 Feb 21]; 75(5): 449-454
sonal presenta un grado de BO, ya sea en la esfera del 12. Lagos et al. Síndrome de Burnout en personal de salud del Hos-
cansancio emocional, despersonalización o realización pital Dr. Óscar Hernández, Comuna Curacautín, IX Región. Rev
REMS, Julio 2008; 4(1): 57
personal. Esto, ya que muchos individuos pueden pre- 13. Sandoval C, González P, Sanhueza L, Borjas R, Odgers C. Sín-
sentar falencias en dos de las tres áreas y establecerse drome de Burnout en el personal profesional del Hospital de
como trabajadores con “tendencia” a padecer Síndro- Yumbel Cuad. Méd.-soc (Santiago de Chile) 2006; (4): 268-273,
me de Burnout, lo cual está fuera del objetivo de nues- 14. Araquistain L, Damis H. Lo insalubre de trabajar en salud Sín-
drome de Burnout. Bol Asociación de Méd Buenos Aires. 2001;
tro estudio. 26: 1- 8
Si bien el Síndrome de Burnout es una entidad con 15. Cebria J. Rasgos de personalidad y Burnout en médicos de fami-
amplios estudios, dentro del mismo personal afecto a lia. Aten Primaria. 2001; 27: 459-68
esta situación es poco conocida, en especial por lo oli- 16. López C, López G. Síndrome de Burnout en enfermeras de pri-
mer y segundo nivel de atención en la Ciudad de México. Epide-
gosintomático de su presentación, pudiendo manifes- miol. 2005; 22(34)
tarse a través de otros cuadros como depresión o fatiga 17. Calabrese G. Guía de Prevención y Protección de los Riesgos
crónica. Es importante proveer de las herramientas e Profesionales del Anestesiólogo. Comisión de Riesgos Profesio-
información necesaria a los personales de salud, para nales de la Confederación Latinoamericana de Sociedades de
Anestesiología. C.L.A.S.A; 2003
brindar condiciones favorables para evitar el desarrollo 18. Bustinza A, López-Herce J, Carrillo A, Vigil MD, de Lucas N, Pa-
de esta patología y así mejorar las condiciones de tra- nadero E. Situación del Burnout de los pediatras intensivistas
bajo y consiguientemente calidad de atención. españoles. An Esp Pediatría. 2000; 52: 418-23

Conflicto de Intereses

No existe conflicto de intereses.

Psiquiatría universitaria | 233


HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA. PARAPSICOLOGÍA. DR. BRENIO ONETTO
El Dr. Brenio Onetto Bachler y su aporte a la parapsicología chilena
HISTORY OF PSYCHIATRY. PARAPSICHOLOGY. DR. BRENIO ONETTO

HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA

El Dr. Brenio Onetto Bachler y su aporte a la


parapsicología chilena
(Rev GPU 2010; 6; 2: 234-240)

Enrique Escobar1

Si tuviera que vivir nuevamente mi vida, me dedicaría más bien


al ocultismo (actual parapsicología) que no al Psicoanálisis.
S. Freud (Jones 1962).

Este trabajo de naturaleza histórica describe la actividad profesional del Dr. Brenio Onetto, quien
desarrolló la parapasicología en Chile en la Universidad de Chile y en un Centro privado. Realizó
educación, investigación y extensión. Estudió en varios países donde la parapsicología, aunque
discutida, era reconocida tanto en universidades como en centros privados. Mantuvo un intensivo
intercambio con prestigiados colegas participando en variados congresos internacionales. Como él
lo reconoció, en Chile no había una masa crítica de investigadores para organizar eventos mayores.
Fundó la Revista de Parapsicología. Antes de dar a conocer al Dr. Onetto describo a la controvertida
parapsicología pues para muchos es una pseudo ciencia. Para otros, aunque reconocen la veracidad de
los fenómenos parapsicológicos (psi), no encuentran su causa, no obstante las diversas teoría elaboradas
para explicarlas. Para algunos investigadores la parapsicología es una ciencia prematura donde no se
dan fenómenos explicables ni teorías –algunas muy atrevidas, como se verá– que la sustenten.

INTRODUCCIÓN me obligó a introducirme en un estudio de la materia


que tanta controversia ha generado en muchos me-

E mprender este nuevo desafío, avanzar en la investi-


gación histórica de la psiquiatría chilena, interesa-
do casi siempre por el conocimiento de un personaje
dios científicos. Y a medida que avanzaba en el cono-
cimiento de la antigua metapsíquica –hoy parapsicolo-
gía– la ambivalencia se fue despertando en mi espíritu
histórico, me parecía –craso error– más asequible que mientras me adentraba en el meollo de la cuestión…
lo que fueron otros ensayos historiográficos. Sin em- ¡y que cuestión! ¿Ciencia o Pseudociencia? (1-3). Mi
bargo la naturaleza del trabajo principal del Dr. Onetto ánimo oscilaba entre un entusiasta idealismo hasta el

1
Médico Psiquiatra. E-mail: doctorescobar123@hotmail.com.

234 | Psiquiatría universitaria


Enrique Escobar

escepticismo más acérrimo al revisar parte de la per- comienza en 1932 cuando el psicólogo William Mc-
tinente literatura a mi alcance, y me refiero a literatura Dougall, en el Departamento de Psicología de la U. de
seria, pues deseché todo aquello relacionado con las Duke en EE.UU., encarga a Joseph Rhine y su esposa su
numerosas comunicaciones exotéricas disponibles en estudio apoyándolos con un laboratorio que ha hecho
los medios de comunicación. De ahí fui obteniendo la escuela por los exitosos descubrimientos en el ámbito
información de que al menos algunos fenómenos para- de la “Percepcion Extrasensorial”. En 1934 trabajando
normales son ciertos, como por ejemplo, la telepatía y con las cartas de Zener y utilizando juegos de dado,
la psicokinesisa (3, 4). Confirmar la existencia de otros aplican el método estadístico que se replica en otros
fenómeno parapsíquícos aún sin poderlos controlar universidades y centros donde se ha desarrollado una
prueba fehacientemente que hay mucho camino que extensa investigación cuyos frutos –hay que aceptar-
recorrer. Falsedades y engaños son reconocidos como lo– han sido controversiales (2, 7, 8). Sin embargo, el
ciertos aunque su explicación no esté consolidada, fe- entusiasmo ha persistido, observándose un gran auge
nómenos extraordinarios e involuntarios, inexplicables en la investigación parapsicológica en los últimos 30
ni repetibles en el laboratorio y que luego de una larga años que se manifiesta a través de diversas revistas y
observación se han descartados. libros científicos editados en varios centros universita-
Sin embargo este trabajo de naturaleza histórica rios y privados (9, 10).
centrado en el profesor Onetto no pretende profundi- Un respaldo mayor lo obtuvo la Parapsicología
zar en la naturaleza de la parapsicología. Mi papel se cuando en 1969 la prestigiosa American Association for
remite una vez estabilizado mí espíritu a describir lo the Advancement Science reconoció y admitió como
efectuado por el Dr. Onetto en sus largos años de pa- miembro a la Parapyschological Association, la princi-
rapsicólogo quien rehuyó cualquier personaje, gesto pal asociación parapsicológica de EE.UU. No obstante,
o maniobra que no estuviera avalado por el método aunque son escasas las universidades que disponen de
científico Esta investigación avalada por los avances Departamentos dedicados al estudio de esta ciencia,
del laboratorio más las nuevas teorías me han llevado durante los últimos años ha aumentado la magnitud de
a la conclusión de que estamos delante de un miste- su investigación, apareciendo nuevos centros en países
rio que sólo algunos han querido desentrañar; entre como EE.UU. (incluida la Fuerza Aérea), Inglaterra, Fran-
ellos el Dr. Brenio Onetto B., quien rompiendo fuertes cia, Japón, Alemania, España, etc. (9-11).
barreras logró crear, junto a un pequeño grupo de cola- En América Latina existen entidades privadas sin
boradores, el primer centro parapsicológico chileno. A respaldo por el estamento universitario –con algunas
continuación, antes de exponer la vida profesional del excepciones– como por ejemplo, la Universidad An-
Dr. Onetto y su aporte a la disciplina, parece razonable chieta en Sao Paulo, la Universidad John F. Kennedy
entregar algunos aspectos de la parapsicología. Para y el Instituto Rosarino en Argentina. En Chile, desde
eso comunicaré ciertos antecedentes históricos, revisa- 1971 a 1975 funcionó el laboratorio de Parasicología
ré la dimensión ciencia parapsicología, describiré bre- en la Facultad de Medicina, en la sede norte realizando
vemente conceptos sobre los fenómenos paranormales investigación, docencia, extensión y publicando irre-
más frecuentes, incluyendo algunas teorías desarrolla- gularmente la Revista de Parapsicología. Actualmen-
das al respecto.

DESARROLLO
de Londres. Posteriormente en 1882, el filósofo Henry
Historia Sidgwick, organiza la Society for Psychical Research
(SPR) cuyos integrantes pertenecen a diversas disci-
Si bien los fenómenos paranormales se describen des- plinas científicas con filiales académicas en otros paí-
de la antigüedad y responsabilizados –como las en- ses –en EE.UU. fueron miembros entre otros Sigmund
fermedades mentales– a la influencia de los espíritus Freud y William James– y la siguen otras en distintos
de los muertos –mediado la intervención divina o de- lugares del mundo (11). Como ilustración citamos la de
Duke en Usa, Utrecht en Holanda, la de Bilbao, Madrid y
moníaca– su interés científico sólo comienza en la pri-
Barcelona en España, Edinburg, Norrthompton y Liver-
mera mitad del siglo XIX (5, 6)2. En su versión moderna pool en Inglaterra, Friburgo en Alemania y Leningrado
en Rusia. También se agregan posteriormente a la lis-
ta países como China, Japón, Brasil, Argentina, India,
2
En 1869 el físico Sir John Lubbock, con el fin de analizar Francia, Bélgica, Noruega, Ecuador, Polonia, Checoslova-
los fenómenos espiritistas, funda la Sociedad Dialéctica quia, etc. (16).

Psiquiatría universitaria | 235


El Dr. Brenio Onetto Bachler y su aporte a la parapsicología chilena

te en Santiago no descubrimos, pese a los esfuerzos El mismo Laudan se pregunta si la parapsicolo-


que desplegamos, centros universitarios dedicados a gía tiene la posibilidad de cumplir con los requisitos
esta materia. para ser considerada ciencia. Aunque su respuesta es
negativa no rechaza totalmente esa posibilidad, no
Parapsicología y ciencia obstante, propone dos condiciones muy difíciles para
que se cumpla esa condición. Primero debe existir una
Un científico positivista tradicional reacciona con mo- experiencia empírica convincente donde las propieda-
lestia no exenta de indiferencia y cierta conmiseración des paranormales puedan ser demostradas de manera
al observar el interés que despierta en las masas e in- confiable y, segundo, que las visiones del mundo que
cluso en personas educadas la cita de un fenómeno guían a la comunidad científica sean modificadas de
parapsicológico. El recelo ha recorrido las fibras de tal modo que anulen las contradicciones con el mundo
la naturaleza humana de muchos centros científicos parapsicológico. En otras palabra, a la parapsicología
cuando escuchan la palabra parapsicología, la tildan de le ha costado tener un valor heurístico, es decir, no ha
pseudo ciencia y la tiran al canasto de la basura (12). A podido realizar de forma inmediata innovaciones posi-
mayor abundamiento, la charlatanería exacerbada por tivas para sus propios fines. Entretanto afirma Martines
los medios de comunicación ha desprestigiado y deses- Tamoas –él mismo un parapsicólogo–: “nos queda la
timado su reconocimiento por parte incluso de algunos satisfacción de enfrentarnos con un pensamiento crí-
medios académicos que alcanzan a los Departamentos tico y cruzar fronteras con otras disciplinas científicas
de Psicología, sitio natural para esta ciencia donde su enriqueciéndonos intelectualmente en todo este pro-
falta de cultivo es aún evidente. El científico rechaza y ceso”. Sin embargo, y gracias a la aplicación rigurosa de
con razón una explicación espiritista, así como también reglas estadísticas, hay certeza de que la Psicoquinesia
desestima la intervención de causas extrahumanas. y la Telepatía han sido confirmados. Otros fenómenos
La ciencia se preocupa de hechos –también, a veces, como la Precognición y la Clarividencia requieren de
aparentemente extraordinarios– pero que son repro- una investigación interdisciplinaria que incluya la bio-
ducibles a voluntad, permitiendo predecir el comporta- logía, la neurología, la química, la física, la endocrino-
miento fenoménico y sustentado en una hipótesis que logía, etc. (4).
a la larga se enmarca en una teoría que establece una También es posible que la parapsicología abra
epistemología. La parapsicología es, según algunos, nuevas perspectivas a la ciencia modificando los prin-
una ciencia prematura donde se dan los fenómenos psi cipios vigentes y entregando bienes prácticos –tera-
pero que aún no existen ni los procesos experimentales pias alternativas de curación, mejor condición de la
ni una teoría que dé cuenta del todo y de la integra- existencia humana, resolución de conflictos, en fin–
ción con el resto de las ciencias. Los fenómenos parap- que hasta el momento nos son desconocidos. Entre
sicológicos son difíciles de ser reproducidos y algunas tanto, sus cultores tendrán que conformarse con el es-
hipótesis no han podido confirmarse en el laboratorio. tudio de los fenómenos y la especulación teórica más
Como dice Musso: “Medio siglo de investigaciones sis- integradora.
temáticas no ha permitido todavía predecir ni producir
a voluntad la ocurrencia de fenómenos psi” (3). Conceptos
Por otra parte, estas circunstancias desalientan el
impulso natural de quienes honestamente pretenden Adoptaremos como definición la enunciada por Rhine
averiguar las causas de fenómenos tan misteriosos. Y en 1947 donde dice que la parapsicología es”la rama
cuando de investigación y teorías se trata, sus contra-
dictores rompen por lo más directo y contradictorio,
alegando que sus investigaciones son resultados arte- alrededor de los datos que se analizan y someten a nue-
factales (serían consecuencia de defectos de diseños) y vas hipótesis pretendiendo comprobar nuevas predic-
sus teorías no son compatibles con la integración que el ciones empíricas; la conceptualización interna alude a la
método científico exige (13)3. obligatoriedad de que los modelos, las teorías y las leyes
que se establezcan sean consistentes, no contradictorias,
lógicas y capaces de probar las hipótesis que dieron lu-
gar a los interrogantes iniciales; por último, la concep-
3
Laudan, filósofo de la ciencia, ha sintetizado los tres tualización externa tiene que ver con la trayectoria de
componentes que conceptualizan la ciencia: la actividad las ideas científicas dentro de un contexto de procesos
empírica, la conceptualización interna y la conceptuali- políticos, sociales, culturales, religiosos, etc., que propi-
zación externa. La primera, la más conocida, se organiza cian o detienen un determinado proceso científico.

236 | Psiquiatría universitaria


Enrique Escobar

de la psicología que se ocupa de los hechos psíquicos nominar a las que desde la antigüedad han buscado ex-
que parecen escapar del dominio de las que, hasta el plicar estos fenómenos4.
presente, se reconocen como leyes normales” (6). Otra
definición, más moderna, dice que la parapsicología es
la rama moderna de la ciencia psicológica que estudia 4
a) Entre las culturas primitivas los historiadores des-
ciertos fenómenos extraordinarios e inexplicables por criben adivinación, doble vista, posesión, levitación y
medios hasta ahora utilizados que se relacionan con curaciones milagrosas responsabilizando a las fuerzas
el hombre. demoníacas o divinas. Siglos más tarde (1779) Mesmer
No obstante que la diversidad de fenómenos ha pretende una explicación basada en el magnetismo
animal, echando mano a la existencia de un fluido uni-
permitido organizar una clasificación compleja, a con-
versal que, bien controlado, podía hacer curaciones pero
tinuación describiré someramente los principales fenó- que no fue posible justificar sino mediante la sugestión.
menos paranormales de que dan cuenta los individuos Suerte diferente tuvo el hipnotismo que se hizo célebre
portadores de los mismos, los paragnostas. El estudio con Charcot pero que decayó luego de su fallecimiento;
reflexivo de los fenómenos parapsicológicos (psi) ha sin embargo años después ha tomado tal vigencia que
permitido diferenciar dos clases de manifestaciones: de hecho se ha independizado de la parapsicología. Otra
los de Percepción extrasensorial (ESP, extrasensory per- corriente antigua fue el estudio del espiritismo –la co-
municación con los muertos– que, si bien desechada,
ception) y los de Psicoquinesia (PK, psychoquinesis). En
dio pie para la aparición de los primitivos bosquejos de
los fenómenos ESP el sujeto obtiene información del la Metapsíquica con Crookes y los primeros trabajos de
mundo exterior sin la participación del sistema ner- investigación (6).
vioso aferente, mientras que en los de PK produce un b) La Parapsicología o Investigación psíquica (como an-
efecto sobre un objeto sin la intervención del sistema tiguamente se la llamaba) estudia fenómenos parapsico-
nervioso eferente ni muscular. lógicos, fenómenos psi, argumentando que existiría una
Entre los fenómenos ESP consideramos la clarivi- función psíquica responsable de la misma. Musso afirma
dencia (facultad de percibir a la distancia cosas lejanas), que los fenómenos psi son “la manifestación fenoménica
de las operaciones transfenoménicas (no accesible a la
la premonición (por la cual un sujeto es capaz de prede-
inspección directa ni a la introspección) responsables de
cir un suceso aún no ocurrido), la telepatía (por la que esa enigmática función psíquica (3).
el sujeto puede transmitir un pensamiento) y entre los c) Autores como Wiesner y Thouless y posteriormente el
PK destacan los Poltergeist (donde aparecen cambios neurobiólogo premio Nobel sir John Eccles han postula-
bruscos de la posición de objetos, cierres y aperturas do la teoría psicofísica de la mente a la que distinguen
de puertas y ventanas, etc.), la telequinesia (cuando el del cerebro. Éste, gracias a su organización de integrador
sujeto es capaz de desplazar cuerpos físicos sin ayuda), del mundo mediante su función aferente y eferente, sir-
ve de fuente de donde la mente obtiene la información.
la levitación (es decir, la capacidad de elevarse de una
La operación por la cual la mente se informa es básica-
persona manteniéndose en el espacio y sin caer pesa- mente una ESP. La percepción sensorial resulta de una
damente), la autoscopía (por la cual el cuerpo se ob- ESP aplicada a la actividad de la corteza cerebral que no
serva desde el espacio gracias a la hipotética existencia produce la imagen, sino sólo la descarga energética neu-
del “cuerpo astral”), la bilocación (mediante la cual se ronal, portadora de una información que la mente capta
observa a un sujeto en dos lugares distintos simultá- por ESP y sintetiza en forma de imagen, idea, etc. (3).
neamente), la psicofonía (mediante la que se pueden d) Por otra parte, la teoría electromagnética tuvo su
captar ruidos y voces de fuente desconocida). También momento que sólo duró hasta que los experimentos de
Helmuth, futuro sucesor de Rhine, dieron por tierra con
existen otras experiencias que dejamos al interesado
la hipótesis del neurólogo F. Cazzamali de que existirían
buscar en la literatura (2, 3, 6). ondas telepáticas que se comportarían como ondas elec-
tromagnéticas. Utilizando la jaula de Faraday con el fin
Teorías de impedir el paso de las supuestas ondas, los fenóme-
nos de ESP y PK continuaban produciéndose. Tampoco
Hay en la Parapsicología un mundo de verosimilitud las distancias bloqueaban la transmisión telepática
con no poco de invención y una gran parte de desco- como quedó comprobado cuando el psíquico Olof Jons-
nocimiento. son se comunicó con el astronauta Edgar Mitchell mien-
tras se hallaba a bordo de la Apolo XIV (11).
Como la descripción de las teorías que han inten-
e) Una seductora hipótesis apareció cuando el citado
tado explicar los fenómenos parapsicológicos supera el premio Novel John Eccles y el físico Evan Harris Walker
marco de este trabajo y, naturalmente, tampoco nos sen- apoyaron al físico Helman Schmidt. Éste efectuó “prue-
timos preparados para explayarnos, nos dedicaremos a bas a individuos que debían adivinar acontecimientos

Psiquiatría universitaria | 237


El Dr. Brenio Onetto Bachler y su aporte a la parapsicología chilena

Como apreciamos, existen distintas búsquedas de julio de 1998. Estuvo casado con doña Silvia Muñoz,
para conformar una explicación de los fenómenos pa- asistente social que trabajaba en el mismo Hospital
ranormales pero ninguna ha podido satisfacer los re- Psiquiátrico. El matrimonio tuvo seis hijos.
quisitos que exige la ciencia tal como la entendemos Onetto estudió en el Colegio Alemán y Medicina en
en este momento. la Universidad de Chile titulándose en 1949. Paralela-
mente estudiaba Filosofía graduándose en 1958. Tam-
La parapsicología chilena bién asistió a cursos de Psicología. Fue amante de la
música transformándose en un experto de Beethoven,
El Dr. Brenio Onetto Bachler, hijo del matrimonio entre quedando inconclusa una historia del músico. También
Enrique Onetto y Elena Bachler, de ascendencia italiano tradujo del alemán “Estudios Psicopatológicos” de K.
alemán había nacido el 23 de septiembre de 1923 en Jaspers y “Psiquiatría Existencial” de L. Binswanger. De
Santiago. Su padre fue patólogo. Hubo dos hermanos joven perteneció un tiempo a la Masonería pero fue un
más: un hombre, médico ginecólogo, y una mujer, tec- agnóstico. Desde niño fue un lector empedernido, de
nóloga médica. El Dr. Onetto falleció en Santiago el 8 carácter tranquilo, tenaz y perseverante, condiciones
que sin duda fueron puestas a prueba en su carrera
sobre todo en la lucha que dio como parapsicólogo.
imprevisibles de procesos subatómicos basados en la de- Hablaba alemán, ingles, francés e italiano, algo de ho-
generación radiactiva del Estroncio-90 cuya emisión de landés y quiso aprender japonés. Publicó más de 60 tra-
electrones hacia activar un dispositivo de luces de forma bajos y perteneció al Comité editorial de varias revistas
aleatoria”. “Los resultados fueron excelentes, ya que en
internacionales (17).
algunas series experimentales se alcanzó un valor pro-
babilístico contra el azar de quinientos millones contra
Una vez recibido inició su actividad junto al Profe-
uno” (7). De este modo, ellos han postulado que existiría sor Matte entrando a estudiar psiquiatría y sometién-
una compatibilidad entre lo paranormal y lo cuántico dose por un tiempo al psicoanálisis que no terminó,
pues ambos se regirían por las mismas leyes acausales e pero que le permitió crecer y madurar en autenticas
indeterministas (11). convicciones. Trabajó en la Clínica y en su consulta par-
f ) Por su parte, David Bohm propuso la realidad de un ticular.
mundo subyacente al que percibimos sensorialmente en Según lo confesado por él, descubrió la parapsi-
el que está todo interconectado. De este modo el Uni- cología leyendo el libro de Jan Ehreen “Telepathy and
verso queda entendido como un gigantesco holograma
Medical Psychology” de 1948.
multidimensional en donde la idea de una transferencia
energética no es indispensable para vencer las barreras
Efectuó varios viajes de estudio a Alemania, Austria
espacio temporales que quedan anuladas en una “esfera y USA, y asistió también a congresos en otros países,
de frecuencia holística” (7, 11). incluido los latinoamericanos, especialmente Argenti-
g) Una perspectiva diferente se refiere al concepto Jun- na, donde hizo amistad con colegas destacados como
giano de la sincronía. La Sincronicidad es la simultanei- Alejandro Parra. Gracias a esas estadías tomó contacto
dad de dos o más procesos ya sea en el tiempo o en el con diversos investigadores donde destacan Hans Ben-
espacio, que tienen sentidos vinculados pero acausales der, W.H.C. Tenhaeff, Hiroshi Motoyama y el primer in-
(14,15). En la comprensión de los fenómenos parapsi- vestigador del mundo moderno, el profesor J. B. Rhine
cológicos puede echarse mano al concepto Jungiano.
quien fue dirigido por el profesor William MacDougall
Los fenómenos ESP se manifiestan con una sincronía
temporal y los PK lo hacen como sincronía espacial de
en la Universidad de Duke en Durham, EE.UU. Aquél le
la psique que ha desafiado los postulados establecidos entregó su apoyo y estímulo para que avanzara en el
por la mente positivista. ¿Y si se propusiera que para la desarrollo de la Parapsicología en Chile. El Dr. Onetto
parapsicología así como para la sincronía de Jung no se fue contratado en 1962 en la Escuela de Psicología de
necesita de las leyes de las ciencias exactas? Urge deve- la Universidad de Chile y desde 1964 pasó a la Escue-
lar la naturaleza de estas disciplinas para que el medio la de Medicina como veremos luego. Pero el comienzo
académico pueda, si no aceptar, al menos no herir a los coincide con la creación de la Sociedad Chilena de Pa-
cultores de las mismas, al mismo tiempo que avanzar en rapsicología, fundada en 1963 por Eduardo Chiorrino y
un conocimiento holístico de la humanidad.
Jaime Galté –este último paranogta, es decir, portador
h) En 1978 el psiquiatra Stanislaf Grof concibe a la con-
ciencia como algo que existe fuera de nosotros, no como
de cualidades paranormales– a la cual se integró poste-
un producto de nuestro cerebro y que trasciende los riormente el Dr. Onetto. Trabajaron en la investigación
límites del tiempo y espacio. Los fenómenos paranor- con portadores de fenómenos paranormales, teorizan-
males, mediúmnicos y místicos tendrían cabida en este do al respecto y divulgando lo que en ese momento era
modelo (11). muy combatido. Si bien no desperdiciaron esfuerzos

238 | Psiquiatría universitaria


Enrique Escobar

por la enseñanza y la divulgación permanecieron jun- c) Hay otro estudio sobre la descomposición de un
tos hasta el término la de la Sociedad en 1967 (18). isótopo radioactivo CE137 aplicando influencia
Desde antes, Onetto gestionaba la inclusión de psicoquinética, cuyos resultado fueron positivos.
esta actividad en el medio universitario y, apoyado Desgraciadamente la fuente es imposible de con-
por el profesor Ignacio Matte Blanco, hombre de am- seguir para entender bien el experimento (21).
plia generosidad que encontró en su ayudante una
fidedigna convicción en los fenómenos paranormales, En relación con la docencia, el Dr. Onetto escribió
pudo fundar un laboratorio de estudios parapsicológi- un artículo donde revisa su experiencia divulgadora
cos en la Cátedra de Psiquiatría, donde realizó, desde y formativa hacia medios de población general, estu-
1964, investigación con su colaborador más cercano, diantiles y profesionales. Describe diversos contenidos
el Ing. Carlos Mora. Enseñaba a los estudiantes y hacía como número de alumnos, clasificación, descripción
extensión y divulgación, evitando y eludiendo a los far- de los fenómenos psi, demostración de experiencias in
santes. Fundó la Revista de Parapsicología en 1972 que vivo, etc. Pero aprovecha de hacer una revisión del es-
por razones de índole presupuestaria tuvo una vigencia tado de la materia citando a diversos autores vigentes
hasta 1975 con lapsos de ausencia. Incluso los últimos en esa época (22).
números fueron solventados con aportes de la facultad Antes de dar por finalizado este trabajo cabe un
de Ciencias Humanas de la Universidad de Chile Sede par de reflexiones. No parece haber existido de parte
Oriente gracias al decano antropólogo Carlos Muniza- del Dr. Onetto un malestar, un desagrado por la indife-
ga. La Revista sirvió de comunicación con publicacio- rencia de ciertos medios científicos, no obstante el apo-
nes varias: investigación, descripción de casos, aportes yo que obtuvo de los dos profesores chilenos citados y
de autores extranjeros de primera línea, comentario de otros extranjeros.
libros y revistas, etc. Exonerado de la Escuela de Medi- Por último, vale considerar que fallecido el cole-
cina en 1975, instaló otro laboratorio en la facultad de ga Onetto desapareció el centro de investigación y no
Ciencias Humanas de la U. de Chile. hubo más dedicación universitaria para el estudio de
Pero el empuje de Onetto no tenía límite pues en esa disciplina ¿qué pensaría Onetto de esa situación?
1976 fundó el Centro de Investigaciones Parapsicoló-
gicas J.B. Rhine (CEIPRINE) donde trabajó hasta el día CONCLUSIÓN
de su fallecimiento. En este Centro trabajó durante 22
años con sus colaboradores la Dra. Elcira Pinticart y el La vida profesional del Dr. Brenio Onetto B. está signada
venezolano Dr. Carlos Mora Venegas. CEIPRINE funcio- por una curiosidad que nunca lo dejó satisfecho. Estu-
naba en la propia casa del Dr. Onetto, con dos reunio- dio psiquiatría y filosofía, pero su amor fue la parapsi-
nes semanales donde se estudiaba, investigaban, orga- cología y podría desprenderse que siempre estuvo en
nizaban cursos y seminarios, etc. desafío; la parapsicología está para muchos aún en el
En cuanto a su producción intelectual –desconta- límite de la ciencia. Con todo, Onetto, si bien formó un
da su actividad educativa– vamos a citar algunos traba- grupo de colaboradores, a su muerte no tuvo sucesores
jos publicados en distintos medios: posiblemente por la falta de reconocimiento académi-
co universitario.
a) Averiguar el efecto del Ritalin sobre la capacidad ¿Será la hora de que alguien tome el bastón?
ESP. Utilizando el test de cartas de Zener, se trabajó
con 21 sujetos recibiendo 40 a 60 mgr del fármaco REFERENCIAS
junto a un grupo que utilizó placebo. Se confirmó
que la droga estimularía la capacidad ESP pues 1. Pseudociencia Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Parapsi­
colog%C3%ADa
hubo diferencias significativas (19). 2. Vidal, Alarcón, Lolas (eds.). Parapsicología en Enciclopedia
b) Evaluar la influencia psicoquinética en la tumorigé- iberoamericana de Psiquiatría Macropedia III. Editorial Médica
nesis experimental. Se trataba de precisar la evolu- Panamericana, Buenos Aires, 1995
ción del tumor en ratones sometidos a la concen- 3. Musso JR. Los Fenómenos Parapsicológicos en PsiquIatría. Vi-
dal, Alarcón (eds.). Editorial médica Panamericana, Buenos Ai-
tración mental durante 20 días distinguiendo tres res, 1988
grupos de ratones enfermos, interviniendo en forma 4. Campancampana P, Tarquini. Parasicología: ensayo actualiza-
de acelerar o inhibir la tumorigénesis manteniendo dor desde una visión médica y psicológica. Revista Internacio-
nal de Parapsicología 2004; 4
un grupo control en que no se efectuó concentra- 5. Huxley T. Editorial. Revista de Parapsicología 1973; 2
ción. De los resultados se desprende que no hubo 6. Sudre R. Tratado de Parapsicología. Siglo Veinte, Buenos Aires,
efecto PK sobre ninguno de los dos grupos (20). 1991

Psiquiatría universitaria | 239


El Dr. Brenio Onetto Bachler y su aporte a la parapsicología chilena

7. Garrido M. Fechas de la Parapsicología. Estigia en http: //juperr. 15. Onetto B. Carl Gustav Jung y la Parapsicología: Un análisis bio-
tripod.com/fechas.html gráfico. Revista Argentina de Psicología Paranormal 1994; 5(3):
8. Recordando a Rhine en http: //en-filo-la ciencia.lacoctelra 113-124
9. Journal of Parapsychology. En: http: //www.rhine.org/resea- 16. Parapsicología en las universidades. En: http: /en-filo-la-cien-
chjournal.htm cia.la coctelera.net/post/2009/03/22/parapsicologi
10. Historia de la Parapsicología (estudio & ensayos) en http: // 17. Comunicación Personal Sra. Silvia Muños y Srta. Inge Onetto
www.alipsi.com.ar/hemerotema.asp?p=p2//HISTORIADELAP 18. Parra A. Brenio Onetto Bachler (1924-1998). Asociación Ibero-
11. Garrido M. Parapsicología Científica: 40 años de Reconocimento oamericana de Parapsicología 1998; 2(3)
en http: //www.masalladelaciencia.es/ 19. Onetto B. Estudio piloto de la Ritalina y la Capacidad ESP. Revis-
12. PseudocienciWikipediawipeddia.org/w/index.php?titlee=Pess ta de Parapsicología 1972; 1(1): 25
udociencia&printabl=ye 20. Onetto B, Elguin G. Psicoquinesis en la Tumorigénesis experi-
13. Martinez A. Factores internos y externos que dificultan la acep- mental. Actas Psiquiátricas y Psicológicas de América Latina
tación de los hallazgos parapsicológicos en http: //ilpp.tripod. 1968; 14: 47-60
com/1197/artículoo001.htlm 21. Onetto B. PK en un isótopo radioactivo: el CE 137. Revue Metap-
14. Sincroniciddad Wikipedia en http: //wikipeediaa.org/w/index. sychique-Parapsychologique 1973; 1: 129-124
php?title-Sincronicidad&pritable-yes 22. Onetto B. Revista de Parapsicología 1972; 11(5): 19-25

240 | Psiquiatría universitaria