Vous êtes sur la page 1sur 31

Aneste

sia
local
como
métod
o
diagnó
stico
en la
afeccio
nes del
sistem
a
múscul
o
esquel
ético
del
equino

Godoy P. Adolfo
AUTOR(ES)
Clínica y Cirugía del Equino Fac. Ciencias Veterinarias y Pecuarias. Universidad
de Chile.

Santa Rosa 11735


CORRESPONDENCIA Casilla 2, Correo 15
La Granja, Santiago.

Godoy P. Adolfo. Anestesia local como método diagnóstico en la afecciones del


CITA sistema músculo esquelético del equino. Monografías de Medicina Veterinaria,
Vol.13(1), julio 1991.

[ I. Generalidades ]

Un agente anestésico local, se define como una sustancia que cuando se


aplica alrededor de terminaciones o fibras nerviosas, temporalmente
bloquean la conducción de impulsos por el tejido nervioso, logrando de esta
manera un efecto analgésico al interferir con la transmisión de impulsos
concernientes con la apreciación del dolor.[6].

Además, de las razones humanitarias que obligan el uso de anestesia local


en una serie de intervenciones quirúrgicas menores en el equino, esta
técnica representa una importante herramienta semiológica en el diagnóstico
clínico de afecciones del sistema músculo-esquelético del caballo, sin
considerar otra serie de ventajas tales como; un menor riesgo para el
cirujano y el paciente, una mayor eficiencia de la técnica quirúrgica, el evitar
un riesgo muchas veces innecesario inherente a la anestesia general y el
constituir un procedimiento clínico-quirúrgico de bajo costo.

Para lograr un resultado eficiente de la anestesia local como método


diagnóstico de las afecciones del sistema músculo-esquelético, es necesario
que el clínico posea un adecuado conocimiento de la anatomía del paciente,
como también del manejo y uso de métodos coercitivos, los cuales en
algunas ocasiones son la única forma de obtener la cooperación requerida
del animal en la realización de la técnica, se contraindica el uso de coerción
medicamentosa y sólo debe recurrirse a métodos mecánicos ya que el uso
de drogas tranquilizantes puede interferir con la posterior interpretación
diagnóstica del bloqueo. Asimismo, se debe tener especial cuidado al usar
anestesia local para el diagnóstico de algunas cojeras, ya que la total
abolización de la sensación dolorosa puede hacer que el animal se induzca
un mayor daño de las estructuras previamente afectadas[6,9] por ejemplo
fractura en tercera falange.[16]

La forma como se aplique la técnica anestésica, va a depender de una serie


de variables, tales como; experiencia del clínico, medios materiales que se
disponga, temperamento del paciente, lugar físico de trabajo, etc., en todo
caso en términos generales se pueden hacer las siguientes
recomendaciones:

a) El volumen y concentración de la droga escogida debe ser el mínimo


necesario, de manera de obviar al máximo el efecto irritante a nivel tisular,
por esta razón se escogen anestésicos de acción rápida y potente.

Algunos anestésicos disponibles en el mercado y ordenados de acuerdo a


su actividad relativa son los siguientes:

PROCAINA (NOVOCAINA) 1,0

TUTOCAINA 1,4

NEOCAINA 1,4

PANTESINA 2

HOSTACAINA 2
(BUTANILICAINA)
LIDOCAINA (Xilocaína,
Cloidocaína, Dimecaína)
2
MEPIVACAINA (Carbocaína) 2

PANTOCAINA 5

COCAINA 5

RAVOCAINA 10

PERCAINA (Cincocaína) 20

(Berge y col 1980)

Sin embargo, en la elección de un anestésico local no debe considerarse


exclusivamente su potencia relativa, sino que otra serie de propiedades
deseables de un punto de vista clínico, tales como:

- Grado de toxicidad de la droga.


- Lugar anatómico de mayor acción.
- Poder de penetración de la droga en los tejidos.
- Período de latencia del anestésico.
- Duración de su efecto,.
- Capacidad de irritación de la sustancia en el tejido infiltrado.
- Etc.

Dichas propiedades no siempre son posible reunirlas en una sola droga, por
ejemplo la RAVOCAINA y PERCAINA, son anestésicos varias veces más
potentes que la PROCAINA, sin embargo son más tóxicas que ésta; lo cual
hace que muchas veces, dependiendo de la zona anatómica a infiltrar, como
del efecto clínico deseado, se prefiera anestesias de menor potencia, pero al
mismo tiempo de menor toxicidad, mayor poder de penetración en los
tejidos, mayor duración de su efecto, etc.[6].

Considerando, por una parte los efectos beneficiosos de la droga y por otra,
los efectos colaterales no deseables, se debe elegir buscando un equilibrio
en toda su acción. En base a esto, y de acuerdo a los fármacos disponibles
en Medicina Veterinaria, son recomendables por su inocuidad y eficiencia en
el diagnóstico de afecciones claudicógenas e intervenciones quirúrgicas
menores, anestésicos locales como: Lidocaína 2%, Butanilicaína 2%,
Procaína 2%, etc.

b) El procedimiento anestésico debe ser realizado en forma aséptica, para lo


cual es indispensable el uso de jeringas, agujas, guantes y drogas estériles,
de esta manera se minimiza el riesgo de infección post-inyección[1, 2, 4, 7, 8].

c) Es bastante frecuente la recomendación de agregar vasocontrictores a las


soluciones anestésicas con el fin de prolongar su efecto, disminuir la
hiperemia del tejido y contener posibles hemorragias producto de la puntura,
todo lo cual es de gran utilidad en el caso de la anestesia por infiltración,
pero no tiene mayor indicación en el caso de anestesia de conducción,
especialmente si ésta es realizada de carpo o tarso hacia abajo, ya que
incluso existe el riesgo de necrosis de piel, producto de la vasocontricción
sostenida[2].

d) Se debe tener presente que el bloqueo anestésico con fines diagnósticos


sólo constituye una herramienta más dentro de los recursos que se disponen
para efectuar el diagnóstico clínico, por lo tanto, debe integrarse y
complementarse con la información entregada en la anamnesis y la
información recogida a través de la aplicación de los medios de exploración
clínica.

El uso de anestésicos locales con fines diagnósticos en las afecciones del


sistema músculo esquelético recurre fundamentalmente a las formas de
anestesia, superficial, por infiltración y de conducción, siendo esta última
forma la más utilizada. Administrado el anestésico local se debe esperar 15
a 30 minutos para efectuar su interpretación, ya que una vez inyectado el
anestésico el cual posee un ph entre 8 y 9 se enfrenta a un tejido de ph 7.4,
frente a lo cual se produce el cambio de la droga al estado no disociado, de
base libre, la que es liposoluble (lipofílica) y por lo tanto afín y soluble en la
vaina de estructura lipoídea del nervio. Fenómeno que no ocurre en un tejido
inflamado cuyo ph es 6, de allí que no se produzca anestesia en estas
condiciones.[6]

El anestésico local, como base libre, difunde de la zona que se inyecta a los
tejidos vecinos, siendo absorvidos por el torrente sanguíneo, la posterior vía
de metabolización dependerá de la estructura química de la droga usada.
Así, los anestésicos locales del tipo ester, por ejemplo Procaína (Novocaína)
se hidroliza por acción de colinesterasas plasmáticas, siendo sus
metabolitos sustancias inactivas. Aquellos anestésicos locales del tipo
amida, por ejemplo Lidocaína, (Dimecaína) sufren un proceso más complejo
y diverso de metabolización, a nivel del tejido hepático primero por actividad
microsomal y posteriormente por acción de enzimas del tipo
carboxilesterasas del ergastoplasma. Así, sólo un 5 a 15% de la Lidocaína
aparece sin modificarse a nivel de orina.[6].

[ II. Anestesia superficial ]

Esta forma de anestesia local consiste en aplicar por instilación,


embebimiento o pulverización elementos físicos o bien soluciones
anestésicas estériles sobre piel y mucosas. O bien, inyectar drogas
anestésicas locales estériles en cavidades como articulaciones, vainas
tendíneas, etc.

Uno de los agentes físicos descritos como capaz de lograr analgesia al ser
aplicados directamente sobre la piel o mucosas, es el frío, lo cual se logra a
través de sustancias como, cloruro de etilo, éter, etc.; este método
anestésico tiene el inconveniente de producir un efecto muy fugaz y
superficial, dado el carácter volátil de las sustancias usadas, además la
aplicación indiscriminada en forma repetida, puede inducir necrosis de piel o
mucosas[ 2, 6, 9]. Su aplicación, se reserva sólo para pequeñas maniobras
quirúrgicas tales como incisión o punción de áreas reducidas.

Sobre piel y mucosas, también pueden ser usadas soluciones acuosas de


anestésicos locales, aplicados a través de torulas o gaza embebida en la
droga, la cual debe ser mantenida en el área aproximadamente unos quince
minutos o bien a través de pinceladas repetidas. Se describen como drogas
bastante útiles, Procaína al 4% o bien Lidocaína en Gel al 2%,
especialmente en vulva y glande del pene[6]

A nivel de fosas nasales, cavidad bucal, laringe, resulta bastante eficiente, la


aplicación de Lidocaína Spray al 4%, la cual también puede ser usada a
nivel de ojo, (mucosas, córnea), sin producir efectos colaterales no
deseables, como irritación, midriasis o miosis prolongadas.[2,6]

La anestesia local superficial a nivel de cavidades articulares, vainas


tendíneas o bursas, produce un importante efecto analgésico, el cual es
utilizado con fines diagnósticos en diferentes procesos claudicógenos del
equino.[1,2,6,14,15].

La indicación de la anestesia intrasinovial está dada fundamentalmente en


dos situaciones clínicas[14].

a) Si como resultado del examen clínico se sospecha que alguna


articulación, vaina o bursa es la responsable de la causa de la cojera.

b) Cuando se requiere desensibilizar alguna cavidad sinovial proximal a


tarso o carpo. Si bien es cierto, este tipo de anestesia es específica, es
importante recordar que tejidos extracapsulares, como también estructuras
intra-articulares subcondrales no son afectadas por el anestésico[4]. Si se
sospecha de una cavidad sinovial específica como causa de claudicación, la
anestesia local de ésta debe ser realizada antes de la anestesia de
conducción, de lo contrario puede interferir con la posterior interpretación
clínica del bloqueo perineural[4,14].

Al inyectar una solución anestésica en una cavidad sinovial, ésta debe ser
previamente drenada del exceso de líquido que exista, para evitar de esta
manera una dilusión innecesaria de la droga, la cual le resta efectividad al
anestésico. Además, la cantidad de solución a introducir debe ser el mínimo
posible, ya que la inyección de grandes volúmenes, produce una alta
presión interna que hace que parte de la solución escape por el agujero de
puntura, infiltrando tejidos periarticulares o tendíneos, llevando de esta
manera a una confusión diagnóstica con respecto a la localización del dolor.
Por esta razón se prefiere aplicar soluciones anestésicas de mayor
concentración, pero de menor volumen, por ejemplo en una cavidad articular
como tarso, es suficiente 100 mg. de Procaína para lograr una hora de
anestesia, esto se obtiene con 3 - 4 cc de una solución al 4-5%, o bien con
igual volumen de Lidocaína al 2%, o Butanilicaína al 2%[ 15]. Esto
corresponde a cantidades mínimas necesarias, pero evidentemente, de un
punto de vista práctico las cantidades pueden ser levemente mayores, sin
producir problemas de interpretación posterior del resultado.

En una cavidad sinovial normal, sólo el 2% de la Procaína es hidrolizada, a


un alcohol (dietilaminoetanol) y a un ácido (paraaminobenzoico); el 80%
restante, sufre dicho proceso en circulación. Al tratarse de una sinovial
inflamada se espera una menor permanencia de la droga en dicha cavidad,
debido a una mayor perfusión a nivel de membrana, además una
metabolización más rápida por la presencia en el líquido sinovial de
esterasas, producto del daño celular [3,15].

[ II. A. Anestesia superficial diagnostica en el miembro anterior ]

1. Anestesia de la articulación interfalángica distal

ANATOMIA: La articulación interfalángica distal o articulación del casco está formada


por la tercera y segunda falange, junto al hueso sesamoídeo distal (navicular), que
completa la articulación por detrás.[10,12,13] La cápsula articular se inserta alrededor de
las superficies articulares, tomando contacto con el tendón extensor por delante y
con los ligamentos colaterales a los lados, por detrás esta cápsula forma una bolsa
que se extiende dorsalmente hasta el centro de la segunda falange, enviando a cada
lado pequeñas bolsas que se ubican entre los cartílagos de la tercera falange, detrás
de los ligamentos colaterales.[13]

INDICACIÓN:- Componente dolorígeno intra-articular en la artritis u osteoartritis


interfalángica distal, e indirectamente en la enfermedad navicular y enfermedad
piramidal con compromiso interfalángico.[1,2,6,9]

TÉCNICA: Previa depilación y desinfección de un área aproximadamente de 4 cms.


de diámetro, en la línea media de la cara anterior de la cuartilla, justo por encima del
rodete coronario, se procede a inyectar una aguja de 7-10 cms. de largo y de 19-21
G, en un punto situado a 2 cms. del rodete perióplico y a 2 cms. al lado medial o
lateral del tendón extensor digital común. (2,6). (Fig 1, a)
Figura 1: ARTICULACIONES, METECARPO
FALANGICA, INTERFALANGICA PROXIMAL Y
DISTAL.[2]
a. Anestesia de la articulación interfalángica
distal.
b. Anestesia de la articulación interfalángica
proximal.
c. Anestesia de la articulación metacarpo
falángica.
d. Anestesia de la vaina sinovial digital.

La técnica debe ser realizada con el miembro levantado, de manera de facilitar la


entrada de la aguja en la cavidad articular, la cual se debe dirigir hacia abajo unos 2
a 4 cms. hasta tocar la segunda falange, luego inclinarla hasta que salga sinovia.
Una vez en la cavidad sinovial se aplica 10-15 cc de Procaína al 2%, o bien, 7-10 cc
de Lidocaína o Butanilicaína al 2%, se debe hacer caminar al animal unos 50 pasos,
con el objeto de lograr una adecuada distribución de la droga en toda la cavidad
articular, su efecto se observa a los 5 a 15 minutos post-inyección y dura
aproximadamente 1 hora[6]. El anestésico local puede pasar por osmosis hasta el
hueso navicular, bursa navicular y tendón flexor digital profundo.[1,2].

2. ANESTESIA DE LA BURSA SINOVIAL NAVICULAR

ANATOMÍA: La bursa navicular o podotroclear corresponde a una bolsa sinovial, que


se interpone entre la cara flexora del hueso sesamoideo distal y el tendón flexor
profundo, se extiende aproximadamente 1,5 cm. por encima del hueso navicular y
hacia abajo, hasta la inserción del tendón a nivel de la cresta semilunar de la tercera
falange[1,13,17]

INDICACIÓN: Bursitis navicular, y podotrocleítis, como complemento al bloqueo del


nervio digital posterior lateral y medial.[1,16]

TÉCNICA: Para abordar esta sinovial, se debe sujetar al animal con puro, desinfectar
y depilar el área ubicada en la parte caudal del pie entre los bulbos y aplicar con una
aguja de 0.5cms. de largo y 25 G, uno a dos centímetros cúbicos de una solución
anestésica justo en el centro de la fosa de los talones, subcutáneamente, con el
objeto de evitar que el animal se mueva en el momento de la punción. (Figura 2)
Figura 2: Infiltración subcutánea de
piel.[1]

La bursa navicular se alcanza utilizando una aguja de 5 cms. de largo y 21 G. (Figura


3), a través de la cual se introducen 2 a 3 cc como máximo volumen de Lidocaína al
2%. El animal debe dar algunos pasos y esperar 10 a 20 minutos para su
interpretación, el efecto dura entre 40 a 60 minutos.

Figura 3: Inyección de la bursa


navicular.[1]

Una forma de llevar a cabo la técnica, es colocar el pie apoyado en un bloque de


madera y se introduce la aguja en forma paralela o ligeramente inclinada
dorsalmente con respecto a la línea del rodete coronario, hasta que tope en el hueso,
en ese momento se está dentro de la bursa navicular. Otra forma es con el pie
flectado, el cual se sujeta con la mano izquierda, utilizando el dedo índice de ésta,
como punto de referencia para darle la dirección exacta a la aguja que se introduce
por el centro de la fosa de los talones empujada con los dedos de la mano derecha.
(Figura 4)
Figura 4: Inyección de la bursa navicular.[1]

En ambos casos el animal no opone mayor resistencia al paso de la aguja a través


del cojinete digital ya que éste es relativamente insensible[1]. Es importante recordar
que la punción implica necesariamente atravesar el tendón flexor digital profundo, el
cual durante la operación debe ser lo menos injuriado posible, ya que de lo contrario
se puede inducir necrosis del tendón, con el resultado fatal que esto implica. Existen
algunos inconvenientes de esta anestesia, además de los riesgos de trauma y/o
infección del tendón, si el animal posee una marcada adherencia del flexor profundo
al hueso navicular, la cojera no se modifica por la limitación mecánica que implica
este proceso. Además, se debe tener presente que transcurrido un tiempo el
anestésico, difunde por osmosis desde la bursa podotroclear y de esta manera
puede incubrir una fractura de tercera falange u otra alteración podal. [14]

3. ANESTESIA DE LA ARTICULACIÓN INTERFALANGICA PROXIMAL

ANATOMÍA: La articulación interfalángica proximal o articulación de la cuartilla, está


formada por el extremo distal de la primera falange y el extremo proximal de la
segunda, posee una cápsula articular que se mezcla con el tendón extensor por
delante, con los ligamentos colaterales por los lados y por detrás se encuentra
reforzada por el ligamento sesamoídeo recto y las ramas del tendón flexor digital
superficial[13,17]

INDICACIÓN: Artritis u Osteoartritis de la articulación interfalángica proximal [1,14],


bloquea el componente articular de este tipo de lesiones.

TÉCNICA: Se deben palpar las inserciones lateral y medial de los ligamentos


colaterales, a nivel de la epífisis distal de la primera falange, a partir de estas se mide
1 cm. hacia abajo y 1 cm. hacia la línea media de la cuartilla, punto en el cual se
debe insertar la aguja de 4 cms. de largo por 21 G desplazándola en forma oblicua
hacia abajo y adentro unos 3 cms. deprofundidad bajo el tendón extensor digital
común[2,6]. En esta articulación para lograr el efecto a los 5 a 10' post-inyección, se
debe aplicar 8 a 10 cc de Procaína al 2% ó 5 a 7 cc de Lidocaína al 2% (Figura 1,b).

4. ANESTESIA DE LA ARTICULACIÓN METACARPO FALANGICA

ANATOMÍA: La articulación metacarpo falángica o articulación del nudo, está


formada por la epífisis distal del gran metacarpiano, la epífisis proximal de la primera
falange y los huesos sesamoídeos proximales[10,13]. Existe una cápsula articular que
toma inserción alrededor de las superficies articulares, la cual en su parte caudal
forma una bolsa de paredes delgadas que se extiende hacia arriba entre el ligamento
suspensorio y el metacarpiano principal, aproximadamente 1.5 cm. sobre el vértice
del sesamoídeo proximal, existe a nivel de nudo un sistema de sostén dado por
alrededor de 15 ligamentos, incluyendo los colaterales lateral y medial, la mayoría de
estos elementos que conforman el sistema de suspensión o sostén se encuentran
reforzando la cápsula articular a diferentes niveles, sólo uno de ellos se pone en
contacto directo con la cavidad articular, el ligamento intersesamoídeo, el cual no
sólo llena el espacio entre los huesos, sino que se extiende por encima de ellos,
entrando en la formación de la superficie articular del nudo[13].

INDICACIÓN: Componente dolorígeno articular de las siguientes alteraciones, artritis


u osteoartritis de la articulación metacarpo falángica, desmitis del ligamento
intersesamoídeo, fractura en esquirla de epífisis proximal de primera falange o
epífisis distal de metacarpiano principal, sinovitis nodular[1,14,16].

TÉCNICA: Esta articulación generalmente se aborda a través del saco volar, ubicado
en el centro del triángulo formado por la cara posterior del metacarpiano, la cara
anterior del suspensor del nudo y vértice del hueso sesamoideo como base del
triángulo, a este nivel se introduce una aguja de 3 cms. de largo y 21 G en forma
perpendicular al miembro el cual debe encontrarse apoyado en el terreno, previa
depilación y desinfección del área.[2,1] (Figura 1, c).

Otra forma de llegar a esta articulación es a través de su cara anterior, previa


depilación y desinfección en un punto situado a 1 cm. a cualquiera de los dos lados
de la línea media, se introduce una aguja de 5 cms. de largo por 19 G en dirección
oblicua hacia abajo, aplicando 5-10 cc de Lidocaína al 2%.

5. ANESTESIA DE LA ARTICULACIÓN DEL CARPO

ANATOMÍA: El carpo está formado por tres articulaciones. La articulación radio


carpiana estructurada en base a la extremidad distal del radio y la fila proximal del
cargo (carpo radial, carpo intermedio, carpo cubital y carpo accesorio). La
articulación intercarpiana formada por las dos filas del carpo. Y finalmente
articulación carpometacarpiana formada entre la fila distal del carpo (hueso 1°, 2º, 3º
y 4° carpal) y los extremos proximales de los huesos metacarpianos.

La cápsula articular en su parte fibrosa se considera como una sola, común a las tres
articulaciones, se inserta en el borde de las caras articulares del radio proximalmente
y en el metacarpo distalmente. Su cara profunda toma inserción en los huesos
carpianos y en los ligamentos pequeños. La membrana sinovial forma tres sacos que
corresponden a las tres articulaciones. El saco radiocarpiano engloba la articulación
del hueso accesorio y también las formadas entre los huesos proximales del carpo
hasta los ligamentos interóseos. El saco intercarpiano, se encuentra entre los huesos
de las dos filas del carpo, entre el tercer y cuarto carpiano comunica con el saco
carpometacarpiano, este último es el más pequeño de los tres y engloba la
articulación carpometacarpiana y también las porciones inferiores entre los huesos
distales del carpo y las articulaciones intermetacarpianas.[10,13]

INDICACIÓN: Este tipo de anestesia logra abolir el componente dolorígeno articular


de cuadros de artritis, osteoartritis, osteocondrosis, sinovitis y compromiso de
ligamentos interóseos.[16]

Se contraindica su uso en casos de sospechar de fracturas por el posible daño que


pueda producir el desplazamiento del animal.

TÉCNICA: Primero se debe inyectar la articulación intercarpal, con lo cual también se


logra la desensibilización de la articulación carpometacarpiana. Se flecta el carpo y
aparece una depresión en piel, medial al paso del tendón extensor carporadial, en
este espacio articular entre las filas del carpo y previa desinfección y depilación de la
zona se inyecta con una aguja de 5 cms. y 20 G, 5 a 8 cc de Lidocaína, es necesario
esperar a lo menos 20 minutos para lograr una completa difusión del anestésico en
la cavidad sinovial. (Figura 5, a).

Luego se aborda de la misma forma la articulación radiocarpiana, en una segunda


depresión localizada 3 cms. más arriba que el punto de inyección descrito para las
articulaciones intercarpiana y carpometacarpiana.[2,6] (Fig. 5, b).

Figura 5: ARTICULACIÓN DEL CARPO


a. Anestesia de la articulación intercarpiana
y articulación carpo metacarpal.
b. Anestesia de la articulación radio carpal.

6. ANESTESIA DE LA ARTICULACIÓN HUMERO RADIO CUBITAL

ANATOMÍA: Esta articulación se encuentra formada por el extremo distal del húmero
y los extremos proximales del radio y cúbito[13].

La cápsula articular incluye la articulación radio cubital proximal, siendo bastante


delgada por detrás, por delante está reforzada por fibras oblicuas, que se fusionan
con los ligamentos colaterales.[10,13]

INDICACIÓN: Osteoartritis de la articulación del codo.

TÉCNICA: El punto de inyección se localiza 10 a 12 cms. por debajo de la cima del


olécranon en la cara lateral del miembro. Por palpación se ubica la tuberosidad
externa del radio, 2 a 3 cms. por encima y delante de ella, se encuentra en forma
análoga el epicondilo lateral del húmero, entre estas dos eminencias se palpa una
depresión en la cual se introduce una aguja de 8 cms. y 18 G por detrás del
ligamento colateral cubital. Se aplican 10-20 cc de Lidocaína al 2%, se espera 20
minutos antes de realizar la interpretación de la técnica anestésica (Figuras 6 y 7).
Figura 6: ARTICULACIÓN HUMERO RADIO
CUBITAL

Figura 7: ARTICULACIÓN HUMERO


RADIO CUBITAL[2]
a. Tuberosidad externa del radio
b. Epicondilo lateral de húmero
c. Cápsula articular del codo
d. Ligamento colateral cubital
e. Inyección de la articulación Húmero
Radio Cubital

7. ANESTESIA DE LA ARTICULACIÓN ESCAPULO HUMERAL

ANATOMIA: La articulación escápulo humeral o articulación del hombro se encuentra


formado por la extremidad distal de la escápula y la extremidad proximal del húmero.
La cápsula articular se encuentra reforzada por delante por dos cintas elásticas
divergentes, que nacen en la tuberosidad de la escápula y terminan en las
tuberosidades del húmero, entre la cápsula y el tendón del bíceps se interpone un
cojinete de grasa.[13].
Como esta articulación carece de ligamentos, son los músculos y tendones que la
rodean los responsables de proporcionar a la articulación la firmeza necesaria para
evitar una luxación espontánea.[10]

INDICACIÓN: Omartritis, osteoartritis e indirectamente en osteocontritis disecante.[1]

TÉCNICA: Previa depilación y desinfección del área escápulo-humeral se introduce


una aguja de 8 a 10 cms. y 18 G entre la parte anterior y posterior de la tuberosidad
lateral del húmero, justo detrás del sitio de punción es posible palpar el tendón del
músculo infraespinoso. Se aplican 20 a 30 cc de Lidocaína al 2%. (Figura, 8,a).

Figura 8: ARTICULACIÓN ESCÁPULO


HUMERAL[2].
a. Inyección de la articulación Escápulo
Humeral.
b. Inyección de la bursa bicipal.
8. ANESTESIA DE LA BURSA SINOVIAL BICIPITAL

ANATOMÍA: La bursa bicipital corresponde a una bolsa sinovial ubicada en el surco


intertuberal, que se interpone entre la extremidad proximal del húmero en su aspecto
anterior y el tendón del músculo bíceps braquial, facilitando de esta manera el
deslizamiento de este último, sobre el hueso.[14]

INDICACIÓN: Bursitis bicipital.

TÉCNICA: A nivel de la extremidad superior de la cresta del húmero, entre ésta y el


borde externo del músculo bíceps se introduce una aguja de 10 cms. de largo por 18
G, oblicuamente hacia arriba, hasta llegar al plano óseo, luego se desliza sobre éste,
en la misma dirección y a lo largo de la cara interna del tendón del músculo bíceps
braquial, hasta que aparezca sinovia. Se aplican 10 cc de Lidocaína al 2%. [2,5].

9. ANESTESIA DE LA VAINA SINOVIAL DEL CARPO Y VAINA SINOVIAL


DIGITAL

ANATOMÍA: Estas vainas sinoviales se encuentran envolviendo a los tendones de


los músculos, flexor digital superficial y flexor digital profundo, a nivel de la cara
palmar de la articulación de carpo y articulación metacarpo falángica. La vaina
sinovial carpiana empieza unos 8 a 10 cms. por encima del carpo y se extiende por
abajo hasta cerca de la mitad del metacarpo. La vaina sinovial digital empieza en el
cuarto distal del metacarpo 5 a 8 cms. por encima de la articulación metacarpo
falángica y se extiende hasta la mitad de la segunda falange.[13]
INDICACIÓN: Sinovitis.

TÉCNICA: El punto de inyección para la vaina sinovial tendinosa carpiana se


encuentra en la cara externa o lateral del tercio superior del metacarpo, la punción se
hace en forma perpendicular a lo largo del borde anterior del tendón flexor digital
profundo, a 2 cms. de profundidad.[2] (Figura 9) El punto de inyección para la vaina
sinovial tendinosa digital está situado 5 cms. por encima de los huesos sesamoídeos
proximales, en la cara externa de la región, entre el ligamento suspensor del nudo y
el tendón flexor digital profundo. La aguja se introduce en forma horizontal, hasta que
aparezca sinovia.[2] (Figura 1, d) En ambos puntos se utiliza aguja de 3 cms. por 19
G y se aplica 6 a 8 cc de Lidocaína al 2% previa desinfección del área.

Figura 9: VAINA SINOVIAL DEL


CARPO (*) [2].

[ II. B. Anestesia superficial diagnostica en el miembro


posterior ]

La anestesia superficial intrasinovial en el miembro posterior a nivel de la


articulación interfalángica distal, bursa sinovial navicular, articulación
interfalángica proximal, articulación metatarsofalángica y vaina sinovial
tendinosa digital, se realizan de igual forma que la descrita para el miembro
anterior.

1. ANESTESIA DE LA ARTICULACIÓN COXOFEMORAL

ANATOMÍA: Esta articulación está formada por la cabeza del fémur y el


acetábulo, posee una cápsula articular grande que se inserta alrededor del
borde del acetábulo y distalmente en el cuello del fémur. [13]

INDICACIÓN: Coxitis (artritis, osteoartritis, etc.).[1,14]

TÉCNICA: Se requiere una aguja de 15 a 20 cms. de largo y 2 mm. de


diámetro, la cual se introduce entre la parte anterior y posterior del trocanter
mayor del fémur, previa desinfección e infiltración de 2-3 cc. de anéstico en
piel, se dirige la aguja en sentido horizontal a lo largo del cuello del fémur,
hasta tocar el cartílago debe salir sinovia[6]. Se aplican 15-20 cc de
Lidocaína al 2%. (Figura 10).

Figura 10: ARTICULACIÓN COXOFEMORAL


(*) (Modificado por Byars 1982).

2. ANESTESIA DE LA ARTICULACIÓN FEMOROTIBIOROTULIANA

ANATOMÍA: Está constituida por dos articulaciones, la femororrotuliana y la


femorotibial.[13]

Articulación femororrotuliana: Esta articulación está formada por la tróclea


femoral y la cara articular de la rótula, la cápsula articular es delgada
constituyendo la cavidad articular más extensa del organismo, normalmente
comunica con el saco medial de la cápsula articular femorotibial y se
encuentra reforzada lateral y medialmente por los respectivos ligamentos
colaterales. La extremidad distal de la cápsula femororrotuliana se encuentra
en contacto en su parte anterior, con los tres ligamentos rotulianos que se
insertan distalmente en la tuberosidad de la tibia y que en realidad
corresponden a los tendones de inserción de los músculos cuadríceps
femoral y bíceps femoral.[10,13]. Articulación femorotibial: Esta articulación la
forman, los cóndilos del fémur, la extremidad proximal de la tibia y los
meniscos articulares.[13]

La cápsula articular femorotibial se inserta en el borde de la cara articular


tibial, sobre el borde articular del fémur, y también a nivel de meniscos y
ligamentos cruzados. Este gran número de inserciones hace que la cápsula
se encuentre dividida en dos sacos sinoviales: uno lateral y uno medial los
cuales no comunican entre sí[13], a su vez cada saco está dividido
parcialmente por el menisco en un compartimiento superior y otro inferior. [10]

La cápsula femorotibial está reforzada lateral y medialmente por el ligamento


colateral tibial y colateral peróneo respectivamente. Además, de los
ligamentos cruzados que separan los sacos sinoviales lateral y medial. (13).

INDICACIÓN: Gonitis (artritis, osteoartritis, etc.).

TÉCNICA: La inyección de la articulación femororrotuliana se realiza en el


punto medio, entre los ligamentos rotulianos lateral e intermedio.[2] Se
inyecta previa desinfección de la zona, 40 a 60 cc de Lidocaína al 2%, con
esto ordinariamente se logra abordar además el saco medial de la
articulación femorotibial.[6] Se usa agujas de 5 cms. de largo y 18 G y se
debe esperar 15 a 20 minutos antes de realizar la interpretación diagnóstica.
(Figura 11)

Figura 11: Articulación Fémoro Tibio


Rotuliana. Bloqueo de la articulación
Fémoro Patelar y Saco Medial de la
Articulación Fémoro Tibial [2].

El saco lateral de la articulación femorotibial es abordado entre el ligamento


rotuliano lateral y el ligamento colateral lateral de la articulación. (Figura 12)

Figura 12: Articulación Fémoro Tibio


Rotuliana. Bloqueo del Saco Lateral de la
Articulación Fémoro Tibial. [2]

3. ANESTESIA DE LA ARTICULACIÓN DEL TARSO

ANATOMÍA: La articulación del tarso está formada por las articulaciones


tibiotarsiana, intertarsiana y tarso metatarsiana. En las que participan los
huesos tarso tibial (astragalo), tarso peroneo), central del tarso, cuarto tarsal
de ubicación lateral, tercer tarsal y 1 más 2 tarsal de ubicación medial. La
articulación del tarso presenta cuatro sacos sinoviales, 1) el saco tibio-
tarsiano que es el de mayor extensión y lubrica la articulación en su porción
proximal, 2) el saco intertarsiano proximal reviste las articulaciones
formadas por los huesos tarsotibial y tarso peróneo por arriba, y por el
central del tarso y el cuarto tarsal por abajo, este saco sinovial comunica por
delante con el saco tibio tarsiano, 3) el saco intertarsiano distal lubrica las
articulaciones formadas entre el hueso central del tarso y los huesos
situados debajo y a cada lado, 4) el saco tarsometatarsiano lubrica las
articulaciones formadas por los huesos del tarso y del metatarso, extremidad
proximal de metatarsianos y tercer tarsiano con los huesos que se hallan a
cada lado del mismo [13].

INDICACIÓN: Artritis, osteoartritis y cualquier compromiso inflamatorio


intraarticular.[1]

TÉCNICA: A nivel de la articulación del tarso se realizan con fines


diagnósticos 3 bloqueos intraarticulares:

a) Bloqueo anestésico de la articulación tibiotarsiana, previa depilación y


desinfección de la zona, se introduce una aguja de 18 G por 3 cms. de largo
a nivel de la fosa astragaliana aplicando 8-10 cms. de Lidocaína al 2%, este
bloqueo involucra la articulación tibiotarsiana e intertarsiana proximal.
(Figura 13, a)

Figura 13: ARTICULACIÓN DEL TARSO[2]


a. Bloqueo anestésico de la articulación
tibio Tarsiana.
b. Bloqueo anestésico de la
articulación intertarsiana distal.
c. Bloqueo anestésico de la articulación
tarsometatarsiana.
d. Bloqueo anestésico de la vaina sinivial
del tarso.

b) Bloqueo anestésico de la articulación intertarsiana distal, se inserta una


aguja de 25 G 5/8" en la cara antero medial del tarso a nivel del espacio
articular. Se introduce 5 cc de Lidocaína al 2% (Figura 13, b)
c) Bloqueo anestésico tarsometatarsiano, se realiza en la misma forma
descrita para la articulación intertarsiana distal desplazándose 5 cms. distal
al bloqueo anterior. (Figura 13, c)

4. ANESTESIA DE LA VAINA SINOVIAL DEL TARSO

ANATOMIA: En el curso del tendón flexor digital profundo, a nivel de la cara


medial del tarso, el tendón está provisto de una vaina sinovial que se
extiende desde el tercio distal de la tibia hasta la unión con el tendón
principal, es decir empieza 5 a 7,5 cm. por encima del maleolo interno de la
tibia y se extiende aproximadamente por toda la altura del tercio superior del
metatarso.[13]

INDICACIÓN: Sinovotis.

TÉCNICA: Por palpación se ubica a nivel de la cara medial del tarso a unos
10 a 12 cms. de la cima del calcáneo el tendón del músculo flexor digital
profundo, del grueso de un pulgar. La inyección de 10 a 15 cc de Lidocaína
al 2% se realiza oblicuamente de arriba abajo o de abajo arriba en el borde
posterior o plantar del tendón y a lo largo del mismo, hasta observar salida
de sinovia.[2] (Figura 13, d)

5. ANESTESIA DE LA BURSA SINOVIAL CUNEANA

ANATOMÍA: La bursa yace entre el tendón cuneano (tendón medial de el


músculo tibia) anterior) y el ligamento que abraza los huesos del tarso en el
aspecto medial de la articulación. Este tendón se inserta en el primer hueso
tarsal y en la extremidad proximal del hueso metatarsal.

INDICACIÓN: Bursitis del tendón cuneano.

TÉCNICA: El punto de inyección se localiza tomando como referencia el


extremo distal de la castaña, de allí, 3 centímetros en sentido antero
proximal con una inclinación de 300 es posible palpar el tendón cuneano, en
dicho lugar se punciona con una aguja de 21 G y 11/2" y se aplica 5 a 10 cc
de Lidocaína al 2%. (Figura 14)

Figura 14: Inyección del tendón cuneano


cara medial del tarso. (*)
[ III. Anestesia por infiltración ]

La infiltración anestésica consiste en la inhibición de tejidos subcutáneos o


estructuras profundas con soluciones anestésicas con el fin de abolir la
sensibilidad de dichas estructuras.[2]

En el diagnóstico de afecciones claudicógenas se utiliza en situaciones


particulares en que el bloqueo por conducción y/o superficial a dado un
resultado negativo y a pesar de ello se sospecha que la localización del
dolor se encuentra en una estructura determinada, en la cual los otros tipos
de bloqueo no son efectivos, o bien, inicialmente el diagnóstico de la cojera
es claro pero se quiere descartar la existencia de otro componente
dolorígeno responsable o por lo menos en parte de la claudicación, ubicado
a otro nivel. Existen diferentes técnicas de infiltración, las que depende
fundamentalmente del tipo, ubicación y profundidad de las estructuras a
insensibilizar. Las formas más frecuentemente utilizadas con fines
diagnósticos en las afecciones del sistema músculo esquelético son:

A) Infiltración directa en línea

Esta forma de infiltración se realiza introduciendo una aguja subcutánea en


un solo plano y en una o más direcciones, y se administra la solución
anestésica a medida que se va introduciendo y retirando la aguja. El
volumen de anestésico local dependerá de la magnitud del área a
insensibilizar (Figura 15). Este tipo de anestesia diagnóstica es de gran
utilidad en la infiltración de la inserción de los músculos supraespinoso e
infraespinoso, inserción proximal del ligamento suspensor del nudo,
estructuras periarticulares a nivel de la cara medial de la articulación de
tarso, tendón cuneano, etc.

Figura 15: Infiltración directa en línea. [2]


B) Infiltración en pirámide

Este tipo de infiltración se utiliza en casos de insensibilización de estructuras


profundas o cuya disposición es en más de un plano (Figura 16). Por
ejemplo infiltración del sistema piramidal (apofisis piramidal de la tercera
falange, inserción distal del tendón extensor digital común del dedo y
periostio adyacente).
Figura 16: Infiltración en pirámide.[2]
C) Infiltración en anillo o anular

Este tipo de infiltración con fines diagnósticos se utiliza fundamentalmente


de carpo y tarso hacia abajo. También se denomina bloqueo anular y se
realiza desde cuatro o más puntos de inyección (Figura 17).

Figura 17: Infiltración en anillo o


anular.[2]

Por ejemplo bloqueo anular de cuartilla, tercio medio de metatarso y tercio


medio de metacarpo.

La anestesia por infiltración en cualquiera de sus formas se contraindica si


existe en el tejido a infiltrar un proceso flegmonoso o riesgo inminente de
necrosis.

[ IV. Anestesia de conducción ]

Esta forma de anestesia es la más utilizada con fines diagnósticos en la


práctica clínica y consiste en aplicar anestesia local alrededor de filetes
nerviosos, lo que permite el bloqueo temporal de la conducción y por ende la
insensibilización de un área determinada.[2]

[ IV. A. Anestesia de conducción diagnostica en el miembro


anterior ]
La inervación del miembro anterior está dada a partir de las ramas que
nacen del plexo braquial, el cual se forma de la anastomosis de las tres
últimas ramas ventrales de los nervios cervicales y las dos primeras
toracicas.[13] De este plexo que se ubica entre los dos cuerpos del músculo
escaleno nacen once ramas nerviosas responsables en su mayoría de
inervar el miembro anterior, sólo tres de ellas se dirigen al tórax. De las ocho
ramas restantes la mayoría de ellas son responsables de la inervación de la
parte alta del miembro, espalda y codo y sólo tres dan sensibilidad desde la
articulación radio húmero cubital hasta tercera falange. Estas últimas son las
que tienen importancia en el bloqueo anestésico como método diagnóstico
de las afecciones del miembro anterior. Estas tres ramas corresponden a los
nervios: Músculo Cutáneo, Cubital y Mediano. (Figura 18) [10, 13].

Figura 18: INERVACION DEL MIEMBRO


ANTERIOR
a. Nervio Antibranquial Cutáneo Medial
b. Nervio Cubital
c. Nervio Mediano
d. Nervio Palmar Medial
e. Rama Externa del Nervio Mediano
f. Nervio Palmar Lateral
g. Nervio Metacarpal Palmar Medial y
Lateral
h. Nervio Palmar Digital
i. Nervios Palmares Digital Dorsal
NERVIO MÚCULO CUTÁNEO

Este nervio desciende junto a la arteria humeral por la cara medial del
miembro anterior y junto con dar inervación a músculos del brazo y espalda
da origen a una rama que se anastomosa al Nervio Mediano. Luego se
dirige de carpo hacia abajo por la cara craneal del metacarpo hasta la
articulación metacarpo falángica formando el Nervio Antibraquial Cutáneo
Medial (Figura 18,a). Este nervio da enervación a las regiones del
metacarpo, metacarpo falángica, y falanges en sus partes superficiales
dorsales y es responsable a lo menos en parte de la sensibilidad a nivel de
Tendones Extensores. [13]
NERVIO CUBITAL

El Nervio Cubital se ubica por detrás de la arteria humeral, a nivel de la


articulación radio húmero cubital desciende por el borde caudal del miembro
anterior, entre los músculos flexor carpo cubital y cubital lateral. Su
importancia en términos del bloqueo anestésico diagnóstico radica, en
primer lugar, en la inervación que entrega a los tendones flexores tales
como los tendones flexores digitales superficial y profundos. En segundo
lugar, el Nervio Cubital contribuye con una de sus ramas a una importante
anastomosis con el Nervio Mediano. Así, estos dos nervios en conjunto son
responsables de gran parte de la inervación del miembro anterior desde
carpo hasta tercera falange (Figura 18 b)[10,13].

NERVIO MEDIANO

El Nervio Mediano (Figura 18 c) desciende por la cara medial del miembro


anterior, a nivel del borde caudal del radio y por encima del carpo da origen
a dos ramas:

-Nervio Palmar Medial (rama interna) (Figura 18 d).


-Rama externa, la cual se une con el Nervio Cubital (Figura 18 e) formando
el Nervio Palmar Lateral. (Figura 18 f). Así, los nervios palmares medial y
lateral son la continuación de los Nervios Mediano y Cubital. Los nervios
palmares lateral y medial dan inervación a los tendones flexores, superficial
y profundo, a las vainas carpianas y sesamoídeas, al suspensor del nudo y a
las estructuras periarticulares de la articulación metacarpo falángica.[10].

El Nervio Palmar Lateral inmediatamente por debajo de la unión entre la


fila distal del carpo y el metacarpo da origen al Nervio Metacarpal Palmar
Lateral y al Nervio Metacarpal Palmar Medial (Figura 18 g, Figura 19)
estos nervios junto a los Nervios Palmares y al Nervio Antibraquial
Cutáneo Medial son responsables de inervar metacarpo principal,
metacarpianos rudimentarios y estructuras periarticulares de la articulación
metacarpo falángica.[4,10]

Figura 19: NERVIOS


METACARPALES PALMAR
LATERAL Y MEDIAL
a. Nervio Metacalpar Palmar
Lateral
b. Nervio Metacalpar Palmar
Medial
c. Bloqueo Anestésico de los
Nervios Metarpales Lateral y
Medial

Las estructuras inervadas por el Nervio Metacarpal Palmar


Lateral y Medial y que son de importancia en diagnóstico clínico por
bloqueo anestésico son las siguientes: [4,10,13].

- Fila distal del carpo


- Ligamento suspensor del nudo
- Ligamentos interóseos metacarpales
- Articulación metacarpo falange
- Metacarpo principal
- Metacarpianos rudimentarios
- Huesos sesamoídes proximales

Los Nervios Palmares Medial y Lateral descienden hacia la extremidad


distal del miembro anterior junto a la vena y arteria digital entre el ligamento
suspensor del nudo y los tendones flexores digital superficial y profundo,
justo por encima de la articulación metacarpo falángica los Nervios
Palmares Medial y Lateral dan origen al Nervio Palmar Digital Medial y
Nervio Palmar Digital Lateral respectivamente. (Figura 18 h) Los Nervios
Palmares Digitales Lateral y Medial dan inervación a estructuras
superficiales y profundas palmares desde la articulación metacarpo falángica
hasta la tercera falange e incluye las bolsas sinoviales laterales (sacos
volares) de la articulación metacarpo falángica.

Las estructuras inervadas por los Nervios Palmares Digitales Lateral y


Medial son las siguientes:[4,10,13].

- Primera, segunda y tercera falange en su zona palmar.


- Articulaciones interfalángicas proximal y distal en su zona palmar.
- Bolsas sinoviales laterales de la articulación metacarpo falángica (sacos
volares).
- Sesamoíde distal (hueso navicular) y bursa navicular.
- Ligamentos sesamoídeos distales.
- Tendones flexores, superficial y profundo con su respectiva vaina sinovial.
- Corium laminar, de la ranilla y de suela.
- Cojinete digital.
- Piel de la zona palmar desde articulación metacarpo falángica hasta bulbo
de los talones.

Los Nervios Palmares Digitales Lateral y Medial a nivel de la articulación


metacarpo falángica emiten ramas dorsales constituyendo los Nervios
Palmares Digital Dorsal Lateral y Medial respectivamente (Figura 18 i) los
cuales inervan la zona dorsal de las falanges y articulación metacarpo
falángica. Las estructuras inervadas por los Nervios Palmares Digitales
Dorsales Lateral y Medial son las siguientes: [4,10]

- Aspecto medial, lateral y dorsal de la articulación metacarpo falángica.


- Aspecto medial, lateral y dorsal de la articulación interfalángica proximal,
distal, primera, segunda y tercera falange.
- Bolsas sinoviales laterales de la articulación metacarpo falángica (sacos
volares).
- Ramas dorsales del ligamento suspensor del nudo.
- Tendón extensor digital común.
- Corium laminar y de la suela.

El bloqueo anestésico de conducción con fines diagnósticos debe realizarse


procurando el máximo de medidas de seguridad para el paciente y el
operador utilizando métodos coercitivos mecánicos tales como puros,
maneas, cordeles, jaquimas, etc. Al igual que en los bloqueos anestésicos
por infiltración o superficial se contraindica el uso de métodos coercitivos
medicamentosos. Se deben tomar todas las medidas de asepcia necesarias
(desinfección y depilación del área a inyectar, uso de guantes quirúrgicos
estériles y jeringas y agujas desechables y empezar la secuencia de
bloqueos anestésicos desde la extremidad distal del miembro hacia arriba
en forma ordenada y sistemática.

1. ANESTESIA DE LOS NERVIOS PALMARES DIGITALES LATERAL Y


MEDIAL

TÉCNICA: Se usa una aguja de 25 G por 5/ 8" y se inyecta a nivel de


cuartilla, en el espacio que queda entre la primera falange como límite
craneal y el tendón flexor digital superficial como límite caudal, 2-3 cc de
Lidocaína al 2%, tanto en la parte medial como lateral de la cuartilla. (Figura
20 a)

INTERPRETACIÓN:

a) Bloqueo Positivo, la cojera desaparece. Significa que el dolor se


encuentra en alguna de las estructuras anatómicas inervadas por
los Nervios Palmares Digitales Lateral y Medialespecíficamente sistema
podotroclear. Este bloqueo anestésico es imprescindible frente a la
sospecha clínica de enfermedad navicular (podotrocleítis).

b) Bloqueo negativo, la cojera no desaparece, y se mantiene con las mismas


características iniciales. Significa que el dolor responsable de la cojera se
encuentra a otro nivel del miembro anterior.

Figura 20: Bloqueos anestésicos de


conducción del miembro anteior
c) Modificación de la cojera ya sea en intensidad y/o tipo. Significa que el
sistema podotroclear sólo es una parte del componente dolorígeno que
ocasiona la cojera y existe además, uno o más componentes a otro nivel del
miembro anterior. O bien, que existiendo un problema a nivel del sistema
podotroclear el cuadro se encuentra lo suficientemente avanzado para que
exista un compromiso del tendón flexor digital profundo a nivel de la cara
flexora del sesamoídeo distal, el cual no cede por completo al bloqueo de los
nervios palmares digitales medial y lateral. Finalmente el bloqueo anestésico
de estos nervios puede entregar sólo una modificación de la cojera o bien
ser francamente negativo, al existir ramas nerviosas aberrantes las cuales
se presentan en aproximadamente un 30% de los equinos[1,13].

2. ANESTESIA ANULAR DE LA CUARTILLA

TÉCNICA: Esta constituye una anestesia de tipo de infiltración, sin embargo,


se utiliza en el diagnóstico clínico en forma secuencia) junto a las anestesias
de conducción se usa aguja de 25 G por %" y se inyectan 15 cc de
Lidocaína al 2% en cuatro puntos subcutáneo, a nivel de cuartilla (anterior,
posterior, lateral y medial). (Figura 20 b)

INTERPRETACIÓN:

a) Bloqueo Positivo, la cojera desaparece. Significa que el dolor se


encuentra en la parte anterior, en las estructuras inervadas por el Nervio
Palmar Digital Dorsal Lateral y Medial, posiblemente a nivel de sistema
piramidal.

b) Bloqueo Negativo, la cojera no desaparece y se mantiene con las mismas


características iniciales. Significa que el dolor responsable de la cojera se
encuentra a otro nivel del miembro anterior.

c) Modificación de la cojera ya sea en intensidad y/o tipo. Significa que el


sistema piramidal sólo es una parte del componente dolorígeno que
ocasiona la cojera y existe además, uno o más componentes a otro nivel del
miembro anterior. O bien que la causa de la cojera se encuentra a nivel
intraarticular interfalángico distal o proximal y este tipo de bloqueo sólo
permite abolir el componente dolorígeno periarticular. Frente a esta
sospecha diagnóstica se debe recurrir a los bloqueos anestésicos
diagnósticos de tipo superficial que involucren las articulaciones
interfalángicas y considerar el posible compromiso del Tendón Flexor Digital
Profundo.

3. ANESTESIA DE LOS NERVIOS PALMARES LATERAL Y MEDIAL

TÉCNICA: Se utiliza aguja de 18 ó 19 G por 11/2" y se inyecta a nivel del


tercio medio del metacarpo en el espacio o surco que dejan el paso del
ligamento suspensor del nudo como límite craneal y los tendones flexores
digital superficial y profundo como límite caudal. Se introduce la aguja por la
parte lateral del metacarpo y se atraviesa hasta la zona medial, en este
trayecto se inyectan 10 cc de Lidocaína al 2%. (Figura 20 c).

INTERPRETACIÓN:

a) Bloqueo Positivo, la cojera desaparece. Significa que el dolor se


encuentra desde el punto de inyección hacia distal. Pudiendo ser las
estructuras periarticulares de la articulación metacarpo falángica o de la
articulación interfalángica proximal o bien cualquiera de las estructuras
anatómicas inervadas por los nervios palmares lateral y medial.

b) Bloqueo Negativo, la cojera no desaparece y se mantiene con las mismas


características iniciales. Significa que el dolor responsable de la cojera se
encuentra a otro nivel proximal del miembro anterior.

c) Modificación de la cojera ya sea en intensidad y/o tipo. Puede significar


que existiendo un problema a nivel de la articulación metacarpo falángica,
este tipo de bloqueo sólo es capaz de abolir el componente dolorígeno
periarticular y no el intraarticular. Al enfrentarse a esta situación particular es
necesario realizar además el bloqueo de tipo superficial de la articulación
metacarpo falángica a nivel de los sacos volares de la articulación y
considerar el posible compromiso de tendones extensores y flexores.

4. ANESTESIA ANULAR DEL METACARPO (NERVIO ANTIBRAQUIAL


CUTANEO MEDIAL)

TÉCNICA: Esta constituye una anestesia del tipo infiltración, sin embargo,
se utiliza en el diagnóstico clínico en forma secuencia) junto a las anestesias
de conducción.

Se usa aguja de 19 G por 1 " y se inyectan 15 a 20 cc de Lidocaína al 2% en


cuatro puntos sub-cutáneos a nivel del tercio medio del metacarpo (anterior,
posterior, lateral y medial) con lo cual se logra bloquear en la parte anterior
el Nervio Antibraquial Cutáneo Medial, (Figura 20 d)

INTERPRETACIÓN:

a) Bloqueo Positivo, la cojera desaparece, significa que el dolor se


encuentra en las estructuras inervadas por el Nervio Antibraquial Cutáneo
Medial en la zona anterior del metacarpo o estructuras periarticulares de la
articulación metacarpo falángica.

b) Bloqueo Negativo, la cojera no desaparece y se mantiene con las mismas


características iniciales. Significa que el dolor responsable de la cojera se
encuentra a otro nivel proximal a los puntos de inyección en el miembro
anterior.

c) Modificación de la cojera, ya sea en intensidad y/o tipo. Significa que las


áreas bloqueadas son sólo una parte del componente dolorígeno y existe,
además, uno o más componentes a otro nivel del miembro anterior. O bien
que la causa del problema es intraarticular de la articulación metacarpo
falángica. Frente a esta sospecha diagnóstica se debe considerar el bloqueo
de la articulación metacarpo falángica y considerar el posible compromiso de
tendones flexores y extensores.

5. ANESTESIA DE LOS NERVIOS METACARPAL PALMAR LATERAL Y


MEDIAL

TÉCNICA: Se usa una aguja de 18 G por 11/2" y se inyecta en la cara


palmar, a nivel del tercio proximal del metacarpo, en el espacio entre el
suspensor del nudo inserción proximal y flexores digitales superficial y
profundo. Se aplica 10 a 15 cc de Lidocaína al 2% (Figura 19 c)

INTERPRETACIÓN:
a) Bloqueo Positivo, la cojera desaparece. Significa que el dolor se
encuentra en las estructuras inervadas por los Nervios Metacarpales
Palmar Lateral y Medial. Se suele atribuir a desmitis de la inserción
proximal del ligamento suspensor del nudo o bien a compromiso del
ligamento frenador del carpo. Este bloqueo es complementario a los
anteriormente descritos.

b) Bloqueo Negativo, la cojera no desaparece y se mantiene con las mismas


características iniciales. Significa que el dolor responsable de la cojera se
encuentra a otro nivel, diferente a las estructuras anatómicas inervadas por
los Nervios Metacarpales Palmares Lateral y Medial.

c) Modificación de la cojera ya sea en intensidad y/o tipo. Significa que


pudiendo estar comprometidas las estructuras anatómicas inevadas por
los Nervios Metacarpales, se haga necesario bloquear otros nervios con
los que comparten inevación de algunas estructuras. O bien que existe más
de un componente dolorígeno responsable de la cojera a diferentes niveles
del miembro anterior.

6. ANESTESIA DEL NERVIO MÚSCULO CUTÁNEO, NERVIO CUBITAL Y


NERVIO MEDIANO

Realizados los bloqueos de conducción anteriormente descritos, incluso las


anestesias de tipo superficial de las articulaciones interfalángica distal,
interfalángica proximal, metacarpo falángica y articulación del carpo, se
logra la insensibilización del miembro anterior desde la articulación de carpo
hacia distal. Sin embargo, las únicas estructuras parcialmente bloqueadas y
aún con algún grado de sensibilidad, son los tendones extendores y
flexores. Pudiendo estos ser responsables de la permanencia de cojeras
que tengan su origen de carpo hacia distal. La insensibilización completa,
incluso de tendones extensores y flexores del miembro anterior de carpo
hacia distal se logra con el bloqueo anestésico de los Nervios Músculo
Cutáneo, Cubital y Mediano.

TÉCNICA: Nervio Músculo Cutáneo: Se utiliza una aguja de 18 G por 1" la


cual se introduce a nivel de la cara medial del brazo, tercio medio (a mitad
de la distancia entre codo y carpo), en un punto situado entre el borde
caudal del radio y la vena cefálica. Se inyectan 10 cc de Lidocaína al 2%.
(Figura 21 a).
Figura 21: a. Bloqueo anestésico del
Nervio Músculo Cutáneo
b. Bloqueo anestésico del Nervio
Mediano

-Nervio Cubital: Se utiliza una aguja de 18 G por 1 ", la cual se introduce a


nivel del borde caudal del brazo 5 a 10 cms. sobre el hueso carpo accesorio,
en el surco que dejan los tendones flexor carpo cubital y flexor cubital lateral.
Se inyecta 10 cc de Lidocaína al 2% (Figura 22).

Figura 22: BLOQUEO


ANESTESICO DEL
NERVIO CUBITAL (*)

- Nervio Mediano: Se utiliza una aguja de 18 G por 1 ", la cual se introduce a


nivel de la cara medial del brazo, tercio proximal, unos 5 cms. bajo la
articulación del codo, por detrás del borde caudal del radio, y delante del
cuerpo muscular del flexor interno del metacarpo, debajo del músculo
pectoral superficial posterior y de la fascia profunda (6, 11). (Figura 21 b).
INTERPRETACIÓN:

a) Bloqueo Positivo, la cojera desaparece. Significa, si se han realizado


todos los bloqueos superficiales y de conducción de carpo hacia distal, que
la causa de cojera se encuentra a nivel de tendones extensores y/o flexores.

b) Bloqueo Negativo, la cojera no desaparece y se mantiene con las mismas


características iniciales. Significa que el dolor responsable de la cojera se
encuentra desde la articulación de codo hacia proximal y es posible
descartar el componente dolorígeno de carpo hacia distal.

c) Modificación de la cojera en intensidad y/o tipo. Significa que además del


compromiso de tendones existe algún componente de dolor ubicado de codo
hacia proximal en el miembro anterior.

[ IV. B. Anestesia de conducción diagnostica en el miembro


posterior ]

El aparato recíproco en el miembro posterior es responsable de una


estrecha relación mecánica y funcional de las articulaciones;
femorotibiorrotuliana, tarso y metatarsofalángica. De allí, que independiente
de cual sea la articulación afectada, la sintomatología clínica con que cursa
la cojera del miembro posterior es similar; acortamiento de la fase anterior
del paso, caída de la grupa del miembro que apoya; disminución del arco de
elevación, pudiendo o no, estar presente el signo de arpeo, que consiste en
una contracción espasmódica del miembro posterior al inicio de la fase de
elevación. Considerando estos aspectos, la localización del dolor
responsable de cojera en el miembro posterior es dependiente del hallazgo
de alteraciones significativas a nivel del miembro y de su correspondiente
comprobación a través del bloqueo anestésico diagnóstico.

La inervación del miembro posterior está dado a partir de las ramas


nerviosas que nacen del plexo lumbo sacro el cual se forma de la
anastomosis de los últimos cuatro nervios lumbares y los dos primeros
nervios sacros.[10,13]. De este plexo se originan cinco ramas que dan origen a
ramas menores que inervan el miembro posterior hasta su extremo distal.
Sin embargo, de las ramas nerviosas que emergen del plexo lumbo sacro, la
que adquiere importancia en términos del bloqueo anestésico diagnóstico es
el Nervio Ciático.

Desde el Nervio Ciático tienen su origen los Nervios Peroneo y Tibial en


los cuales se realizan los bloqueos anestésicos con fines diagnósticos [1, 7].

El Nervio Peroneo desciende por la cara lateral de la pierna y está


constituido por dos ramas: Nervio Peroneo Superficial y Nervio Peroneo
Profundo. El Nervio Peroneo Superficialda inervación al músculo extensor
lateral y desciende en la pierna a través del surco formado por el músculo
extensor lateral y el extensor largo del dedo. Luego se ramifica dando
inervación a la cara anterior y lateral del tarso y metatarso (esta zona del
tarso y metatarso también reciben inervación del Nervio Cutáneo Posterior
de la Pierna o Nervio Safeno, el cual no es abordable de un punto de vista
diagnóstico por bloqueo anestésico.[13]

El Nervio Peroneo Profundo, da inervación a los músculos extensor lateral,


extensor largo del dedo y músculo tibia) anterior. Desciende por la parte
profunda del surco formado por los músculos extensor lateral y extensor
largo del dedo. Luego se ramifica dando inervación a la cara medial de tarso
y articulación metatarso falángica. El Nervio Tibial corresponde a la
continuación directa del Nervio Ciático, se dirige hacia distal del miembro y
a nivel de la segunda mitad de la pierna en su cara medial se ubica en el
espacio entre el tendón del músculo flexor digital profundo y el tendón
calcáneo (tendón de Aquiles). Da inervación a la cara medial y plantar de
tarso y articulación metatarso falángica.[10]

El Nervio Tibial a nivel del tercio distal de la pierna da origen a dos ramas,
el Nervio Plantar Lateral y el Nervio Plantar Medial los cuales son
responsables de la inervación del miembro posterior hasta su extremidad
distal (Figura 23) siguiendo igual trayectoria y ramificación que las descritas
para los Nervios Palmares del miembro anterior.

1. ANESTESIA DEL NERVIO PERONEO SUPERFICIAL, NERVIO


PERONEO PROFUNDO Y NERVIO TIBIAL

El bloqueo de estos tres nervios debe realizarse en forma simultánea.

TECNICA: Nervio Peroneo Superficial. Se utiliza una aguja de 18 G por 1 "


la cual se introduce a nivel de la cara lateral de la pierna, 10 a 15 cms. sobre
el calcáneo, en el surco formado por los cuerpos musculares de los
músculos extensor lateral y extensor largo del dedo. Se inyectan 15 cc de
Lidocaína al 2%. (Figura 23 b)

Figura 23: INERVACIÓN DEL


MIEMBRO POSTERIOR
a. Nervio Ciático
b. Bloqueo del Nervio Peroneo
Superficial
c. Bloqueo del Nervio Peroneo
Profundo
d. Bloqueo del Nervio Tibial
e. Nervio Plantar Lateral y Medial

Nervio Peroneo Profundo. Se utiliza una aguja de 18 G por 2" la cual se


introduce en el mismo sitio de inyección descrito para el Nervio Peroneo
Superficial, introduciendo la aguja profundamente hasta tocar hueso, se
retira unos milímetros y se inyectan 15 cc de Lidocaína al 2%. [1,6] (Figura 23
c).
Nervio Tibial. Se utiliza una aguja de 18 G por 11/2", la cual se introduce a
nivel de la cara medial de la pierna, 20 cms. sobre el calcáneo en la
depresión formada por el tendón del músculo gemelo y tendón flexor digital
profundo. Se inyectan 15 cc de Lidocaína al 2%.[1] (Figura 23 d)

INTERPRETACIÓN:

a) Bloqueo Positivo, la cojera desaparece. Significa que el dolor


responsable de la cojera se encuentra ubicado desde los puntos de
inyección hacia distal. Pudiendo estar comprometidas estructuras
periarticulares de la articulación de tarso, metatarsofalángica y/o
interfalángica. Además, es posible descartar como causa de la cojera la
articulación femorotibiorrotuliana.

b) Bloqueo Negativo, la cojera no desaparece y se mantiene con las


mismas características iniciales. Significa que el dolor responsable de la
cojera se encuentra desde los puntos de inyección hacia proximal. Pudiendo
estar comprometida la articulación femorotibiorrotuliana o región de la grupa.
O bien estructuras intra-articulares desde los puntos de inyección hacia
distal, articulación de tarso, metatarso falángica y/o interfalángica.

c) Modificación de la cojera en intensidad y/o tipo. Significa que además del


componente dolorígeno dado por las estructuras inervadas por los Nervios
Peroneos Superficial y Profundo y Nervio Tibial existe otro componente a
otro nivel, proximal a los puntos de inyección o intraarticular hacia distal.

Los bloqueos anestésicos con fines diagnósticos descritos para el miembro


anterior y miembro posterior y su respectiva interpretación, son válidos en la
medida que se realicen en forma secuencial. Es importante resaltar que el
bloqueo anestésico es sólo una parte del examen clínico y debe ser
interpretado en conjunto con la anamnesis y el resultado obtenido de la
aplicación de los diferentes medios de exploración clínica.

[ Bibliografía seleccionada ]

1 ADAMS O.R. Lameness in Horses 3° Ed. Lea and Febiger


Philadelphia 1974. p 952.
volver

2 BERGE E.; WESTHUES M. Técnica Operatoria Veterinaria


7° Ed. Editorial Labor S.A. 1980. pp 67-119.
volver

3 COLLINS J. V. Principles and Practice of Anesthesiology.


Ed Lea and Febiger. Philadelphia 1953. pp 144-169.
volver

4 DERKSEN F. J. Diagnostic Local. Anesthesia of the Equine


Front Limb. Equine Practice 2 (1) 1980 pp 41-47.
volver

5 ELMORE R. G. Food Animal Regional. Anesthesia Ed


Veterinary Medicine Publishing Company 1981 pp 2-28.
volver
6 HALL L. W. Wright's Veterinary Anesthesia and Analgesia 7°
Ed. Balliere Tindall. London 1971 pp 1-146.
volver

7 MANLEY S. Regional Analgesia of the Trunk. Lecture 12 VM


126. Spring Quarter 1982. School of Veterinary Medicine
University of California Davis p. 16.
volver

8 MANLEY S. Parenteral Anesthesia Lecture 8 VM 466


Spring Quarter 1982, School of Veterinary Medicine
University of California Davis p. 17.
volver

9 OEHME W. F.; PRIER E. J. Textbook of Large Animal


Surgery 5° Ed Williams and Wilkins Baltimore. London
1980 pp 132-145.
volver

10 SACK W. O.; HABEL R. E. Rooney's Guide to the


Dissection of the Horse 4° Ed. Veterinary Textbooks
Ithaca N. Y. 1979 p 245.
volver

11 SHORT CH. E. Clinical Veterinary Anesthesia a guide for


the Practitioner. Ed the C V Mosby Company 1974 pp 1-
13.
volver

12 SILVER C. Guide to the horses of the world. Ed Elsevier


Publishing Proyects S.A. 1977 pp 20-22.
volver

13 SISSON S.; GROSSMAN J. D. Anatomía de los Animales


Domésticos 4° Ed Salvat Editores S.A. 1980 pp 758826.
volver

14 TURNER A. S. Assorted Topics in Equine Lameness.


Lameness Elective VM 796 - P. V. Spring Quarter 1981.
Colorado State University pp 1-15.
volver

15 WINTZER H. J.; FITZEK A.; FREY H. Pharmacokinetics of


procaine injected into the hock joint of the horse. Equine
Veterinary Journal 1981, 13 (1) pp 68-69.
volver

16 GATCOTT E. J.; SMITHCORDS J. F. Equine Medicine and


Surgery 2° Ed American Veterinary Publications INC 1972
pp 489-561.
volver

17 TOUCEDO G.A. El Arte de Herrar Ed Hemisferio Sur


S.R.L. 1977 pp 1-29.
volver