Vous êtes sur la page 1sur 2

Arte, educación y escolarización como obstáculos o potenciadores en las sociedades.

Educación: Conjunto de procesos destinados a desarrollar la capacidad intelectual,


moral y afectiva de los sujetos de acuerdo con la cultura y las normas de convivencia de
la sociedad a la que pertenecen en un contexto social e histórico. La educación facilita la
comprensión del par, del entorno, de las conductas y posibilita la convivencia social

Arte: Concepto que engloba todas las creaciones realizadas por el ser humano para
expresar una visión sensible acerca del mundo, ya sea real o imaginario. Mediante
recursos plásticos, visuales, lingüísticos o sonoros, el arte permite expresar ideas,
emociones, percepciones y sensaciones. El arte se ha convertido en una forma de
expresión, en una herramienta de protesta, en el reflejo de una realidad económica,
social, política; y también puede mostrarnos un reflejo de la personalidad del artista, de
sus miedos, inquietudes, fantasías, etc.

¿No contribuye entonces el arte a la educación? ¿No es entonces un proceso educativo,


de crecimiento intelectual, moral y afectivo a partir del entorno socio-cultural para
desarrollarnos y manifestarnos como sujetos?

En términos de escolarización se pretende no sólo exteriorizar lo que los sujetos han


interiorizado desde el momento en el que comienzan a educarse, si no de explotar,
estudiar esos aspectos básicos e ir generando posibilidades para que los aprendizajes
sean significativos, enriquecedores a fin de que el sujeto encuentre la manera óptima de
lograr un desarrollo continuo, progresivo en todos los aspectos que le permita construirse
(por sí mismo) como tal y entenderse como parte de lo social más allá de su
individualidad.
Hablo de la teoría que deberíamos ya manejar, o de una mirada que comienza a
manifestarse en la educación de manera “reciente” (teniendo en cuenta el tiempo que
abarca a lo largo de la historia adoptar un cambio en los modelos debido a la convivencia
de las secuelas de diferentes paradigmas y del hecho que la escolarización inicialmente
surgió como necesidad de normalización y homogeneización de ciertos parámetros, y no
de enriquecimiento o desarrollo destinado a la totalidad de sujetos que conforman lo
social y según sus posibilidades) que sostengo se trata de una mirada que no terminó de
establecerse aún porque dentro de la escolarización no se contemplan las diversas
posibilidades de desarrollo y necesidades aprendizaje de todos los que participan de ésta.
Es decir, ya no tratamos de fabricar un individuo basado en los parámetros para “ser
normal”, entonces es claro que no podemos imaginar que realmente funcione lo diverso
en el ámbito escolar (como lugar de desarrollo válido que brinda una sociedad) ni que
quepa la posibilidad de la elección del modo de construirse, por lo que debemos
comenzar a cambiar los modelos o métodos con los que pretendemos brindarles la
posibilidad de auto desarrollo.

Para dar un ejemplo del cambio que debe realizarse, me baso en las materias referidas
a lo artístico, ya que si bien contamos con éstas materias incorporadas en el currículo
escolar como plástica, música, dibujo, danza, fotografía, etc., la mirada de gran parte de la
sociedad sigue creyendo (en parte como reflejo de las prioridades capitalistas de lo social)
que son de entretenimiento, relajación, que deben darse como nociones básicas y no
como un abanico de factores que pueden ser potenciales herramientas o medios en el
enriquecimiento o motivación del sujeto para desenvolverse desde sus preferencias y
posibilidades. Al no contemplar las inteligencias múltiples y no trabajar realmente
teniéndolas en cuenta como medios válidos de brindar aprendizajes provechosos en los
sujetos, no podemos entender de una escolarización que sea inclusiva, que contemple en
su totalidad a éstos, para explotar sus posibilidades y que realmente les brinde aquello
que necesitan (actual y posteriormente) para entender sus entornos, des o construirse a sí
mismos, evaluarse y decidir sus papeles en la vida; decidir sus vidas como sujetos.

Los conceptos de educación, escolarización (como lugar de encuentro de las


diversidades), inteligencias múltiples y todas las partes de lo social, a mi parecer deben
encontrarse estrechamente unidos para trabajar en conjunto sobre los aspectos que se
deben modificar, porque tanto como pueden obstaculizar el desarrollo de su sociedad,
pueden también potenciarlo.

A fin de cuentas es lógico entender que el crecimiento y enriquecimiento de la totalidad


de los sujetos que forman parte de una sociedad y la decisión de ello, es propiamente, el
progreso de ésta.