Vous êtes sur la page 1sur 4

1.

ORIGEN Y CAUSAS DE LOS SISMOS
Con el objeto de entender el fenómeno sísmico conviene recordar dos puntos asociados:
1. La corteza terrestre es muy delgada en relación con el tamaño de globo terrestre.
Los conocimientos actuales indican que las únicas partes sólidas del planeta son la
corteza y el núcleo interno. El material que forma las capas subyacentes a la primera se
encuentran en estado más o menos plástico, según su profundidad y composición.
2. La escala humana del tiempo es corta al compararla con la escala geológica. A partir
de la primera, esperamos que el suelo sea firme como una roca pero resulta que el
suelo tiembla e inclusive puede abrirse, elevarse o hundirse. En la escala de tiempo
geológica se vería el movimiento a la deriva de los continentes, la migración de
pedazos inmensos de corteza, la aparición y la desaparición de cordilleras y la
elevación o hundimiento del lecho marino.

Varios fenómenos son los causantes de que la tierra tiemble, dependiendo de éstos
actualmente se reconocen tres clases de sismos: los sismos de origen tectónico, los de origen
volcánico y los artificialmente producidos por el hombre. Siendo más devastadores los
sismos de origen tectónico, y por ende los de mayor interés dentro la ingeniería.

1.1 Tectónica de Placas
El origen de la mayoría de los sismos es explicado satisfactoriamente por la teoría de la
tectónica de placas. La idea básica es que la corteza terrestre, la litosfera, está compuesta
por un mosaico de doce o más bloques grandes y rígidos llamados placas, que se mueven
uno respecto de otro. La corteza terrestre se encuentra dividida en seis placas continentales
(África, América, Antártida, Australia, Europa y la placa del Pacífico), y cerca de catorce
placas subcontinentales (placa de Nazca, del Caribe, etc.)

La validez de la teoría de la tectónica de placas recibió un fuerte apoyo de los datos sísmicos
reunidos a través de los años mediante la red sísmica mundial, que fue establecida hacia el
final de la década de 1950. Los datos demostraron que las zonas en donde ocurren la mayor
parte de los terremotos del mundo son muy estrechas y muy bien definidas, sugiriendo que
la mayoría de los sismos registrados resultan de los movimientos de las placas en las zonas
donde chocan unas contra otras.

Una explicación plausible para la causa del movimiento de las placas se basa en el equilibrio
térmico de los materiales que componen la Tierra. Nuestro planeta se formó por la unión de
meteoritos. El incremento en la masa ha aumentado la radioactividad. Consecuentemente,
el planeta se ha calentado y su núcleo crece a costa de la fusión del manto. La parte superior

El primero de estos movimientos tiene su expresión en la superficie de la tierra. Este proceso cíclico se denomina convección. Las corrientes convectivas generan esfuerzos de corte en la base de las placas. c) dos placas se mueven de tal forma que una se desliza por debajo de la otra. b) dos placas se mueven alejándose mutuamente. como sucede en la falla de San Andrés. Las placas se mueven libremente con respecto a la Astenósfera subyacente. La roca formada se mueve lentamente por ambos lados del lomo como nuevo piso o base oceánica. Estas zonas son denominadas zonas de expansión.del manto. y también pueden moverse una con respecto de la otra de tres formas: a) una placa se desliza pasando frente a la otra a lo largo de su margen. lo que hace que tienda a subir. lomos oceánicos y zonas de subducción Estas corrientes también hacen que la lava ascienda continuamente en los llamados lomos oceánicos. que está en contacto con la corteza. El segundo tipo de movimiento da origen a los lomos . desplazando las placas a velocidad constante. provocando su movimiento en distintas direcciones. se encuentra a una temperatura relativamente baja. Figura 1 Principales zonas tectónicas. Es evidente que el material caliente (en las profundidades) posee una densidad menor al material frío (cerca de la corteza). mientras que la parte inferior que está en contacto con el núcleo a una temperatura mucho más alta. mientras que el material de la superficie una vez frío tiende a bajar por la acción de la gravedad.

oceánicos. Este aumento es equilibrado por la destrucción de la placa por medio de la subducción cuando la corteza oceánica es transportada al manto. (b) subducción. Figura 2 Movimiento de las placas. La formación de nuevo piso oceánico en los lomos de expansión implica la separación de los continentes aumentando de esta manera el área del piso oceánico. (a) zona de expansión. El tercero tiene su acción en las profundas trincheras oceánicas donde el borde de una placa se mueve por debajo de la otra. . en donde se consume. este proceso se conoce como subducción.

Estos movimientos bruscos liberan el esfuerzo al que están sometidas las rocas corticales. Los temblores se originan a causa de la subida del magma. El choque o disparo sísmico se traduce en una gran liberación de energía. llenando las cámaras internas del volcán. El esfuerzo se acumula localmente por varias causas hasta que supera la resistencia de las rocas. Bolivia se encuentra en el área de influencia de la banda circumpacífica. De las dos clases de sismos no tectónicos. Muchos de los centros activos de terremotos actuales se localizan a lo largo de dos fajas situadas en la superficie terrestre: la circumpacífica y la alpìna o alpinohimalaya. El hombre puede inducir sismos mediante una variedad de actividades. o el bombeo profundo de fluidos en la tierra mediante pozos. Figura 3 Teoría de placas 1. los del origen volcánico son raramente muy grandes o destructivos. . También ocurren numerosos choques más pequeños en las zonas de fallas marinas asociadas con los lomos oceánicos. hasta que las placas involucradas alcanzan nuevas posiciones de equilibrio. que es cuando ocurre la ruptura y deslizamiento a lo largo de las fracturas. Ellos son de interés principalmente porque anuncian las erupciones volcánicas inminentes.2 Sismos de origen tectónico Se producen por el desplazamiento súbito de las placas tectónicas a lo largo de las fracturas llamadas fallas. tal como el relleno de nuevos depósitos. seguido algunas veces de un rebote elástico. la detonación subterránea de explosivos atómicos.