Vous êtes sur la page 1sur 6

Las plantas usan la luz solar para la fotosíntesis y, como consecuencia, están expuestas a la

radiación ultravioleta (UV) que está presente en la luz solar. La radiación UV generalmente se
divide en tres clases: UV-C, UV-6 y UV-A. La región UV-C del espectro UV incluye longitudes de
onda inferiores a 280 nm; Estas longitudes de onda altamente energéticas son efectivamente
absorbidas por el ozono en la estratosfera y, por lo tanto, no están presentes en la luz solar en
la superficie de la tierra. Las longitudes de onda UV-C se eliminarán de la luz que llega a la
superficie de la tierra, siempre que haya ozono presente (Caldwell et al., 1989). Por el
contrario, la radiación UV en la región UV-B, de 280 a 320 nm, alcanza el nivel del suelo. La
porción UV-B de la luz solar ha recibido mucha atención en los últimos años porque la
irradiación de esta región espectral (especialmente 297 a 310 nm) aumentará a medida que
disminuye la concentración de ozono estratosférico (Caldwell et al., 1989). Actualmente, las
disminuciones de ozono son el resultado de la contaminación por clorofluorocarbono de la
estratosfera (McFarland y Kaye, 1992). Las longitudes de onda UV de 320 a 390 nm, que
constituyen la región UV-A del espectro, no son atenuadas por el ozono, por lo que su fluencia
no será afectada por la reducción de la capa de ozono. Como todos los organismos vivos, las
plantas detectan y responden a la radiación UV, tanto las longitudes de onda presentes en la
luz solar (UV-A y UV-B) como las longitudes de onda inferiores a 280 nm (UV-C). Se sabe que
los tipos AI1 de radiación UV dañan varios procesos de la planta. Dichos daños se pueden
clasificar en dos categorías: daño al ADN (que puede causar mutaciones hereditarias) y daño a
los procesos fisiológicos. Ha habido muchas especulaciones acerca de cómo el aumento de la
exposición a la radiación UV afectará a las plantas, pero aún no hay respuestas definitivas. En
esta revisión, voy a discutir los tipos de daño que la radiación UV puede infligir a las plantas,
los mecanismos que las plantas usan para percibir y responder a la radiación UV y la relevancia
ecológica de las longitudes de onda de la luz UV que se han utilizado en el análisis anal- Ysis de
las respuestas de la planta a la radiación UV.

DAÑOS Y REPARACIÓN DE ADN EN LAS PLANTAS

La radiación UV-C se ha utilizado como agente mutagénico en plantas, y se sabe que reactiva el
elemento transponible Mutator de maíz (Walbot, 1992). Para prevenir la mutación y / o la
muerte celular, el daño del ADN inducido por la radiación UV debe ser reparado antes de la
replicación del ADN. La reparación de las lesiones inducidas por la radiación UV puede tener
especial importancia en el polen de las plantas, especialmente en las especies de polinización
por viento (Jackson, 1987). El daño del ADN también debe ser reparado para permitir la
transcripción (Sauerbier y Hércules, 1978).

Aunque el daño UV-C no es fisiológicamente relevante para las plantas que crecen al sol, a
menudo se ha utilizado la radiación de longitud de onda corta (UV-C) de las lámparas
germicidas para estudiar los daños del ADN en animales y bacterias, así como en plantas. UV-C
se ha utilizado porque el ADN tiene una fuerte absorción máxima en el rango UV-C (a 260 nm);
Los fotones UV-C son altamente enérgicos, y así se pueden crear rápidamente altos niveles de
daño. Además, las fuentes de radiación UV-B de alto rendimiento y los espectrorradiómetros
son caros. La lesión de ADN inducida por la radiación UV más estudiada es el dímero de
yrimidina de tipo ciclobutano (CPD). Otros tipos de daño al ADN son el dímero de pirimidina
(6,4) pirimidona, diversos fotoproductos de ADN raros, y tipos indirectos tales como
reticulaciones de ADN-proteína y daño de oxígeno singlete (Peak y Peak, 1986). Los
investigadores de Severa1 han medido el daño en el ADN del CPD directamente en plantas o
en cultivos de células vegetales (McLennan, 1987, Pang y Hays, 1991, Quaite et al., 1992), pero
no se han reportado otros tipos de daño del ADN inducido por radiación UV en plantas . El
daño del ADN inducido por la radiación UV puede ser reparado por tres mecanismos:
fotorreactivación, reparación de escisión o reparación recombinante (Smith, 1989; Kornberg y
Baker, 1992). Los CPDs pueden ser reparados por los tres métodos, pero las otras lesiones de
ADN inducidas por la radiación UV pueden ser reparadas por escisión o reparación
recombinacional. Durante la reparación de fotoreactivación, los CPD son monomerizados por
la enzima fotoliasa. Una característica distintiva de las fotoliasis, incluidas las que se han
detectado en las plantas (McLennan, 1987, Pang y Hays, 1991), es que requieren una radiación
de 370 a 450 nm como fuente de energía. Por lo tanto, el daño del ADN del tipo CPD está
implicado en cualquier respuesta a la radiación UV que pueda ser revertida por irradiación con
una radiación fotoreactiva de 370 a 450 nm. Por este criterio, la formación de CPD está
implicada en la producción de coumestrol inducida por UV-C en Pbaseolus (Beggs et al., 1985),
inducción de aberraciones cromosómicas en células de punta de raíz de cebada (Cieminis et
al., 1987), inducción de síntesis de reparación de ADN En el polen de petunia (Jackson, 1987), y
la inhibición de la producción de antocianinas en los entrenudos de sorgo (Hashimoto et al.,
1991). La fotorreactivación puede confirmarse midiendo la concentración de CPDs inducidos
por radiación UV antes y después de un tratamiento de luz de 370 a 450 nm; Estas mediciones
no han sido reportadas para ninguno de los estudios de plantas anteriores. Otros tipos de daño
de base de ADN inducido por radiación UV pueden ser reparados por escisión. La reparación
de la escisión se puede dividir en tres pasos: corte del ADN dañado cerca del sitio del daño,
eliminación de múltiples bases en la hebra dañada y resíntesis para llenar el hueco. La escisión
se ha medido en células vegetales (McLennan, 1987), y una endonucleasa que corta ADN que
contiene CPD ha sido parcialmente purificada a partir de células de zanahoria (McLennan y
Eastwood, 1986). El tercer tipo de reparación del ADN, la reparación recombinacional, no ha
sido reportado en las plantas. En esta vía de reparación, las lesiones de ADN se puentean
durante la replicación del ADN, y los vacíos resultantes se rellenan más tarde utilizando
información del dúplex hermano (Kornberg y Baker, 1992). Debido a que la mayor parte de la
replicación del ADN en las plantas ocurre en los meristemas apicales y las células circundantes,
que usualmente están protegidas del sol por muchas capas de tejido, la reparación
recombinacional puede no ser particularmente importante en la reparación de los daños
causados por la radiación UV en las plantas. Otras estrategias de reparación aún no
descubiertas pueden existir en las plantas.

RESPUESTAS FISIOLÓGICAS DE LAS PLANTAS A LA RADlATlON UV-B

Se han observado muchas respuestas vegetales diferentes a la radiación UV-B suplementaria


(Tevini y Teramura, 1989). Los mejores estudios han aumentado los niveles de UV-B para
simular condiciones que existirían con una reducción definida en la capa de ozono
Cialmente del 10 al 20%). Como control, las mismas lámparas están blindadas con una película
de plástico que absorbe todas las longitudes de onda UV-B. Por lo tanto, todas las partes del
espectro excepto la región UV-B se mantienen constantes. Aunque con este sistema es posible
determinar si una respuesta resulta de la UV-6 suplementaria, el mecanismo por el cual esa
respuesta ocurre puede no ser obvio. Por ejemplo, los cambios observados después de la
radiación UV-B suplementaria incluyen reducciones de la biomasa (Tevini et al., 1981; Lydon et
al., 1986; Sullivan y Teramura, 1988), disminuciones en el porcentaje de germinación del polen
(Flint y Caldwell, 1984), cambios en la capacidad de las plantas para competir con las malas
hierbas (Barnes et al., 1990), deformación epidérmica (Tevini et al., 1981), cambios en la
composición de cera cuticular (Tevini y Steinmuller, 1987) y aumento de flavonoides (Tevini et
al., 1981, 1991, Beggs y Wellman, 1985). Estos cambios podrían resultar de cualquier número
de eventos primarios UV-B: daño en el ADN, daño fotosintético directo, cambios en la
membrana, destrucción de proteínas, inactivación hormonal (Tevini et al., 1989, 1991b),
transducción de señales a través del fitocromo (que fotoconverte en Respuesta a UV-B) (Pratt
y Butler, 1970), o transducción de señal a través de un fotorreceptor UV-B. Para determinar
con precisión qué factor o factores están involucrados, se debe establecer el espectro de
acción (es decir, el nivel de respuesta a cada longitud de onda) y la cinética de la respuesta. La
figura 1 describe algunos pasos para determinar el mecanismo de acción de una respuesta de
radiación UV particular. Las curvas fluencia-respuesta son necesarias para crear un espectro de
acción analítica que pueda identificar el cromóforo involucrado (Coohill, 1992). Incluso si no se
puede identificar un factor como la causa de un efecto inducido por UV-6 (por ejemplo, si el
espectro de acción para el crecimiento de la planta tiene múltiples picos superpuestos), se
puede usar un espectro de acción complejo para estimar el cambio esperado de un
determinado Cantidad de agotamiento del ozono. La medición del tiempo de retardo entre la
irradiación y la aparición de una respuesta puede proporcionar información sobre el
mecanismo de la respuesta. Por ejemplo, el daño directo del ADN es detectable poco después
de la irradiación, mientras que la expresión del gen de la chalcona sintasa (CHS) requiere
muchos minutos. Se dispone de información mecanística detallada para cinco respuestas UV-6:
fotomorfogénesis, inactivación de auxina, destrucción de ATPasa, daño fotosintético e
inducción de flavonoides. La fotomorfogénesis es un cambio inducido por radiación en la
forma de la planta. El aumento de UV-B altera el crecimiento de varias especies de plantas
pero no reduce el peso seco de los brotes (Barnes et al., 1990). Un espectro de acción del
primer fototropismo positivo (curvatura) del hipocótilo de la alfalfa ha demostrado que el UV-
B contribuye a la respuesta; Las plantas se mantuvieron en luz roja para aislar esta respuesta
de la respuesta similar a través del fitocromo (Baskin y lino, 1987). Un mutante de pepino que
carece de fitocromo estable a la luz (López-Juez et al., 1992) también se ha utilizado para
medir la fotomorfogénesis después del tratamiento con UV-B; UV-6 inhibe el crecimiento de
hipocótilo (Ballare et al., 1991). Sin embargo, debido a que este mutante tiene alguna función
fitoquímica residual (Whitelam y Smith, 1991), la acción del fitocromo en esta respuesta UV-6
no puede ser excluida. En los experimentos con pepino, proteger los tejidos que crecen
activamente de la radiación UV no afectó la magnitud de la disminución de la longitud de
hipocótilo, por lo que los efectos directos sobre la división celular o el alargamiento no
explicaría la inhibición del crecimiento inducida por UV-B. La recuperación después del retorno
a condiciones no inductoras fue rápida, sugiriendo de nuevo una verdadera respuesta
fotomorfológica a UV-B. Otra respuesta a la radiación UV es la inhibición del alargamiento
celular epidérmico en plántulas de girasol por radiación UV-6 y UV-C (Tevini et al., 1989). Esta
inhibición resulta de la fotooxidación del ácido indolacético a 3 metilenoxidol, que inhibe la
elongación del hipocótilo. Los efectos inhibidores de la fotooxidación del ácido indolacético se
observaron in vitro e in vivo (Tevini et al., 1989).

Una tercera respuesta de radiación UV para la cual hay cierta información mecanicista es la
destrucción de una membrana de ATPasa de membrana de células rosadas por radiación UV-6.
El espectro de acción de esta respuesta alcanza un pico a 290 nm (Murphy, 1983), y la curva de
respuesta de fluencia muestra que esta respuesta se produce en fluencias que son típicas de la
luz solar (Imbrie y Murphy, 1984). La inactivación de la ATPasa probablemente resulte de la
destrucción de restos de triptófano mediada por oxígeno singlete en la proteína ATPasa
(Imbrie y Murphy, 1984). Otra respuesta bien estudiada a la radiación UV-B es el daño al
aparato fotosintético. Photosystem II es el componente sensible a UV-B, pero el espectro de
acción del efecto UV-6 no sugiere una molécula diana específica (Renger et al., 1989). El daño
se evalúa midiendo el aumento de la fluorescencia variable de la clorofila; Se puede observar
un aumento de la fluorescencia después de dosis de radiación UV-6 en el intervalo
fisiológicamente relevante (Tevini et al., 1991a). Quizás la respuesta más general de la planta a
la radiación UV-6 es la activación de la vía biosintética de los flavonoides. Los flavonoides y / o
las antocianinas son inducidos por la exposición a UV-6 en todas las 14 especies vegetales
ensayadas (Tevini et al., 1981; Beggs y Wellman, 1985). Los flavonoides y las antocianinas
absorben la radiación UV, y generalmente se acumulan en la epidermis, donde pueden evitar
que la radiación UV llegue a los tejidos fotosintéticos (Hahlbrock y Scheel, 1989). La epidermis
bloquea la transmitancia de 95 a 99% de la radiación UV entrante (Robberecht y Caldwell,
1978). La inducción de flavonoides en las plántulas de centeno puede prevenir el daño
inducido por UV-6 a la fotosíntesis (Tevini et al., 1991a), lo que sugiere que la protección
contra la radiación UV es una de las funciones de estos pigmentos. Esto podría ser probado
directamente usando mutantes que son defectuosos en la acumulación de flavonoides. ¿Cómo
actúa la radiación UV en la expresión de flavonoides? Posibles receptores para la antocianina y
la inducción de flavonoides después de la exposición a UV-6 se han analizado en sorgo y
perejil. El espectro de acción para la inducción de antocianinas en sorgo tiene severa1
máximos, lo que indica que tanto el fitocromo como un fotorreceptor UV-6 separado están
implicados en la inducción de antocianinas. No hay pico en la región azul del espectro,
descartando la participación de un fotorreceptor de luz azul. El pico del espectro de acción
(263 nm) para la inhibición de la antocianina es fotorreactivable, y esta inhibición no implica el
fitocromo (Hasimoto et al., 1991). Se ha demostrado que el fito- cromo, un fotorreceptor de
luz azul y un fotorreceptor UV-6 están implicados en la inducción de flavonoides en el perejil
(Bruns et al., 1986); De hecho, una fuente de luz blanca que contiene todas estas longitudes de
onda se utiliza generalmente para inducir flavonoides de perejil. La alimentación de riboflavina
a las células del perejil aumenta la inducción UV-B de CHS, una enzima clave en la ruta de
biosíntesis de flavonoides. Este resultado sugiere que el fotorreceptor UV-6 podría ser una
flavina (Ensminger y Schafer, 1992). El análisis de deleción del promotor CHS ha identificado un
segmento de ADN que es responsable de la inducción de luz de este gen (Schulze Lefert et al.,
1989, Block et al., 1990). También se ha caracterizado una proteína que se une a este
segmento de ADN (Weisshaar et al., 1991). Los elementos de ADN del promotor CHS que
permiten la inducibilidad de la radiación UV también se han caracterizado en petunia y
Antirrhinum (Staiger et al., 1989; van der Meer et al., 1990). Estos elementos de ADN tienen en
común sólo un motivo que está presente en los promotores de muchos genes vegetales, no
sólo en genes inducibles por luz. Todavía sabemos poco acerca de la vía de transducción de
señales entre la intercepción de los fotones de radiación UV y la inducción de la expresión de
genes biosintéticos flavonoides. Las respuestas a la UV-B también son inducidas por otras
tensiones bióticas y abióticas. Por ejemplo, los genes que codifican las enzimas implicadas en
etapas tempranas de la biosíntesis de flavonoides y fitoalexinas, incluyendo fenilalanina
amoniacasa y CHS, son inducidos tanto por inductores fúngicos como por heridas, así como
por radiación UV (Fritzemeier et al., 1983; Hahlbrock y Scheel, 1989). En el caso de la inducción
CHS en el perejil, el tratamiento con el elicitor de hongos es epistático a la inducción de la
radiación UV (Lozoya et al., 1991) y el choque térmico anula ambos (Walter, 1989). CHS puede
ser un punto de ramificación integrativa en el metabolismo de fenilpropanoides.

USO DEL UV-C COMO AGENTE DAÑADOR MODELO

1s UV-C un modelo aceptable para las longitudes de onda más ecológicamente relevantes en
los estudios de reparación del ADN o de otras respuestas de la planta? Los espectros de acción
para el daño del ADN en E. coli son bifásicos en la gama UV-B, con una contribución del tipo
UV-C de longitud de onda corta (de daño directo del ADN) y una contribución de longitud de
onda larga Y Peak, 1986). Siempre que UV-6 induzca daño tanto directo como indirecto en las
plantas, y dado que la UV-C solo induce daño directo, el UV-C no es un buen sustituto para UV-
6. Por ejemplo, en las células animales, la contribución de los CPD al daño total del ADN
disminuye desde 90% a 254 nm hasta aproximadamente 50% a 313 nm y casi cero a 350 nm
(Kantor, 1985). Todavía no hay información sobre las proporciones relativas de daños directos
e indirectos en diversas longitudes de onda en las plantas. Sin embargo, para las plantas más
altas que viven en la luz solar, las longitudes de onda de fotorreactivación están presentes en
la luz solar a una fluencia tan alta que pocos CPD deben acumular, siempre que las plantas
contengan fotoliasa. Incluso si hay un agotamiento severo de la capa de ozono, que da lugar a
incrementos en el nivel de radiación de longitud de onda más corta que llega a la superficie
terrestre, la capacidad de fotoreactivación es suficiente para eliminar CPDs antes de que se
produzca daño permanente al ADN (Beggs et al., 1985). Esto sugiere que el daño directo del
ADN del CPD y el daño indirecto del ADN son más relevantes desde el punto de vista ecológico,
pero estos tipos de daño no son los principales productos de la radiación UV-C. La detección de
los procesos de reparación en las plantas no debe verse afectada por estas diferencias, pero
las mediciones de la capacidad de reparación serán sesgadas cuando se utiliza UV-C para
inducir el daño. Si se reconocen estas limitaciones, el UV-C puede utilizarse como radiación
modelo para estudios de ciertos tipos de daño y reparación del ADN en plantas. 1s UV-C un
modelo útil para las respuestas de las plantas a la radiación UV aparte del daño y la reparación
del ADN Algunas respuestas de radiación UV se han medido tanto en las regiones UV-C como
UV-B del espectro, incluyendo el daño tisular (Bornman et al. 1986), la inducción de
carotenoides y poliaminas (Tevini y Teramura, 1989, Kramer et al., 1991), el daño al aparato
fotossintético (Kulandaivelu y Noorudeen, 1983), el fototropismo (Baskin y lino, 1987), la
destrucción de la ATPasa Murphy, 1983), la síntesis de ADN no programada en el polen
(Jackson, 1987), y la inducción de antocianinas y flavonoides en el perejil, el sorgo y el callo de
cacahuete (Wellman, 1971, Fritzemeier et al., 1983, Hashimoto Et al., 1991). En cada caso, la
respuesta a UV-C difiere del efecto UV-B. En el caso del daño tisular y fotosintético, se
observaron respuestas cualitativamente diferentes a los dos tipos de radiación UV. En los
estudios de fototropismo y destrucción de ATPasa, se encontraron dos actividades separadas,
una que responde a UV-C y una a UV-B. Además, los UV-C y los UV-B tienen efectos opuestos
sobre los niveles de carotenoides (Tevini et al., 1981, Campos et al., 1991) y los niveles de
antocianinas (Hashimoto et al., 1991). Por lo tanto, como regla general, UV-C no es un modelo
útil para las respuestas fisiológicas inducidas por UV-6.

DIRECCIONES FUTURAS

Aunque se han informado muchas respuestas de las plantas a la radiación UV, no se han
aclarado detalles mecanísticos completos de la mayoría de estas respuestas. Ciertos tipos de
análisis son necesarios para comprender completamente cualquier respuesta a la radiación
UV; Un árbol de decisión para analizar qué mecanismos median una inducción se presenta en
la Figura 1. Un espectro de acción es crítico para definir qué cromóforo (ADN, un fotorreceptor
UV-6, criptocromo o fitocromo) pueden estar involucrados y si más de un cromóforo Media la
respuesta. Un análisis cinético también es crucial. La longitud del tiempo de retraso antes de la
aparición de la respuesta puede indicar si la respuesta resulta directamente de la interacción
de un fotón con un objetivo (por ejemplo, formación de CPD) o de cambios en la expresión
génica. Otros parámetros importantes incluyen determinar si la respuesta puede ser
fotorreactivada (si puede, probablemente involucre CPDs), si la reparación de la escisión del
ADN (en la oscuridad) puede revertir el efecto (en cuyo caso implicaría ADN no-CPD , Siempre
que haya fotoliasa presente), y si el efecto es rojo lejano reversible, una característica de
diagnóstico de la afectación del fitocromo. Un enfoque adicional e importante para diseccionar
las respuestas de las plantas a la radiación UV es genético. Los mutantes que son defectuosos
en una o más respuestas a la radiación UV y los supresores del segundo sitio de estos
mutantes serán muy útiles para definir los pasos en la vía de transducción de señales. Un paso
en esta dirección es un mutante de Chlamydomonas que no tiene capacidad de
fotorreactivación (McLennan, 1987). Arabidopsis mutantes con aumento o disminución de la
sensibilidad a la radiación UV-B han sido encontrados por varios laboratorios; Sería útil tener
un mutante de fotorreceptor UV-B análogo al mutante del fotoreceptor de luz azul (Khurana y
Poff, 1989).

El aumento de los niveles de radiación UV de la reducción de la capa de ozono llegará a las


plantas, y las plantas responderán. Se requerirá mucho más trabajo para definir los
mecanismos exactos de las diversas respuestas inducidas por UV-6. Incluso con los mutantes,
la fisiología del sonido será necesaria para comprender plenamente cada respuesta. Por lo
tanto, los espectros de acción y cinética de cualquier respuesta UV-B debe analizarse. En
particular, se necesitan espectros de acción de los diversos tipos de daño del ADN y más
información acerca de los fotosensibilizadores y otras formas de producir daño indirecto al
ADN. Además, muchos compuestos que actúan como fotosensibilizantes proceden de plantas,
pero se sabe muy poco sobre los efectos de tales moléculas de fotodemado endógeno (Spikes,
1989). También sería útil saber más acerca de los mecanismos de reparación del ADN: las
tasas, la capacidad y qué enzimas reparan qué tipo de daño. Por último, dos áreas inexploradas
se refieren a las diferencias en el tejido y el desarrollo en las respuestas de radiación UV y
cómo se integran las respuestas tisulares para aumentar la supervivencia de la planta