Vous êtes sur la page 1sur 3

IMPORTANCIA DE LA SECRETARIA TÉCNICA:

Con la finalidad de respaldar el desempeño funcional de la Comisión de


Procedimientos Concursales y fortalecer el sistema concursal peruano, el
Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la
Propiedad Intelectual (Indecopi), ha creado la Secretaría Técnica de
Fiscalización en materia concursal – STF, adscrita a la citada Comisión de la
sede central de la institución.
Indecopi vela por la legalidad de los acuerdos adoptados en el procedimiento
concursal y las actuaciones entre deudores y acreedores.
En ese sentido, y a fin de garantizar la correcta aplicación de la ley concursal,
la STF tendrá a cargo: (i) la tramitación de los procedimientos de otorgamiento
y cancelación del registro de entidades calificadas para operar como
administradores y/o liquidadores; (ii) la tramitación de los procedimientos
sancionadores por infracción a la Ley General del Sistema Concursal y
normas complementarias; (iii) la supervisión de la gestión de los
administradores y liquidadores concursales; (iv) la fiscalización de la actuación
de las partes intervinientes en los procedimientos concursales, entre otros.

De esta manera, la actuación de la SFT permitirá reducir los tiempos de las


liquidaciones, maximizar el valor del patrimonio en liquidación, desincentivar
conductas que afecten los procesos de recuperación de créditos, prevenir
distorsiones en la gestión de los patrimonios en concurso, entre otras,
contribuyendo a fortalecer la efectividad de la capacidad de supervisión y
fiscalización de la referida Comisión, así como a que las entidades
encargadas de administrar y liquidar los patrimonios de deudores
concursados tengan incentivos para realizar una labor más eficiente y no
incurrir en conductas infractoras y por ende sancionables que vulneren las
expectativas de cobro de los acreedores.

EL EMPLAZAMIENTO AL DEUDOR EN EL PROCEDIMIENTO


CONCURSAL
El emplazamiento es el acto administrativo por el cual la autoridad concursal,
luego de haber verificado el origen, existencia, legitimidad, cuantía y
exigibilidad de los créditos invocados por el acreedor o acreedores, requiere al
deudor a fin de que se apersone al procedimiento y ejerza cualquiera de los
medios de defensa que le franquea la Ley.
El deudor deberá apersonarse al procedimiento dentro de los veinte (20) días
hábiles siguientes a su notificación. Este plazo es improrrogable. De no
hacerlo, la autoridad concursal procederá a declarar su situación de concurso.
Para admitir a trámite el apersonamiento del deudor, este deberá presentar la
siguiente documentación:

a) Ficha de datos indicando su nombre o razón social, su actividad económica,


su domicilio principal y el listado de las demás localidades geográficas en las
que mantenga sedes administrativas o realice actividades productivas.

b) Copia del documento de identidad y del poder de su representante legal, de


ser el caso.

c) Copia de los estados financieros de los dos últimos años con un cierre
mensual cuya antigüedad no sea mayor de dos meses a la fecha del
emplazamiento.

d) Copia de las fojas del Libro de Planillas correspondientes al último mes.

e) Una relación detallada de sus obligaciones de toda naturaleza, precisando


la identidad y domicilio de cada acreedor, los montos adeudados por concepto
de capital, intereses y gasto, así como la fecha de vencimiento de cada una de
dichas obligaciones. Tal relación debe incluir las obligaciones de carácter
contingente consignando la posición de ambas partes respecto de su
existencia y cuantía. Dicha información no podrá tener una antigüedad mayor
a dos meses a la fecha del emplazamiento y deberá reflejar las obligaciones
del deudor contenidas en el balance general presentado.

f) Una relación detallada de sus bienes muebles e inmuebles, de sus cargas y


gravámenes. Esta información no podrá tener una antigüedad mayor de dos
meses a la fecha del emplazamiento, así como deberá encontrarse ajustada a
valores contables o de tasación y señalarse cual de los dos criterios se siguió.
Deberá también reflejar los bienes del deudor contenidos en el balance
general presentado y encontrarse conciliada con el mismo.

g) Una relación detallada de los créditos por cobrar del deudor, indicando sus
posibilidades de recuperación. Esta información deberá reflejar los créditos
del deudor que consten en el balance presentado y encontrarse conciliada con
el mismo.
Evidentemente, la documentación exigible al deudor persona natural,
sociedad conyugal o sucesión indivisa, será aquella que le sea aplicable.