Vous êtes sur la page 1sur 4

Para muchos padres, hablar de sexualidad con sus hijos resulta

un tema complicado, por lo que la homosexualidad puede ser un


asunto aún más espinoso. Sin embargo, como hemos avanzado
mucho en materia de derechos civiles y libertad sexual, antes o
después el niño llegará a casa preguntando: ¿Por qué he visto
besarse a dos hombres? o ¿Por qué un compañero del colegio tiene
dos mamás, en vez de una madre y un padre?

¿Qué deben hacer los padres en estos


casos? ¿Cómo explicarle la homosexualidad
a un niño?
Estar preparados para el momento
Cuando el niño aborde el tema de la homosexualidad, los padres
deben estar preparados para afrontarlo, lo cual significa que no deben
hacer una tormenta en un vaso de agua sino reaccionar con
naturalidad. No es conveniente que cambies el tema o
rehúyas el asunto porque el niño comprenderá que
quieres ocultar algo o que se trata de un tabú. Si en ese
momento no puedes responderle, valida su pregunta y dile que podéis
hablar al respecto cuando lleguéis a casa. Pero no olvides cumplir tu
promesa.
Es importante que asumas la sexualidad como algo
natural, de lo que se puede hablar francamente. Aunque tampoco es
necesario que des demasiados detalles. Asegúrate que el niño puede
entender tu explicación y, sobre todo, no te centres exclusivamente en
la atracción sexual sino en el amor entre personas.
Dejar a un lado los prejuicios
Existen diferentes opiniones sobre la homosexualidad, pero es
importante que recuerdes que tu misión como padre no
es inculcarle tus ideas sino prepararle para que pueda
reflexionar y sacar sus propias conclusiones. Esto significa que es
conveniente que pongas a un lado cualquier tipo de prejuicio. Cuando
tu hijo pregunta por la homosexualidad, lo mejor es responder de
forma objetiva.
No expreses juicios de valor porque así solo estarás condicionando su
opinión. Además, es probable que en el colegio tenga un compañero
de clases que proviene de una familia homoparental, así que no
querrás que el niño ofenda o rechace a otro pequeño.
Mostrar respeto
Es probable que tu hijo te pregunte por qué una persona es
homosexual. En ese caso, lo más conveniente es explicarle
que existen dos teorías al respecto: una afirma que se trata
de una condición determinada genéticamente, por lo que se “nace
homosexual”, y otra teoría afirma que se trata de una elección
personal influenciada por factores de índole familiar y social. En todo
caso, es fundamental que recalques el hecho de que,
independientemente de la orientación sexual de las personas, es
importante respetar su decisión.
Explícale que se trata de un tema polémico, razón por la cual algunos
homosexuales son humillados o sufren injusticias, pero que su
orientación sexual no es motivo para discriminarles o
tratarles de forma diferente. De hecho, ¿sabías que según
una encuesta realizada por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays,
Transexuales y Bisexuales más del 50% de los estudiantes han sufrido
acoso por su condición sexual?
Recurrir a la literatura
Existen diferentes libros infantiles que pueden ayudar
al niño a comprender mejor la homosexualidad. Lo que
se pretende conseguir a través de estas lecturas es la normalización
de la homosexualidad, de forma que el niño no desarrolle prejuicios
sino que sea capaz de ponerse en el lugar de la otra persona para que
no la discrimine.
Por ejemplo, “El día de la rana roja” y “Aitor tiene dos mamás” son
libros que sirven para explicar la familia homoparental. Otros cuentos
son: “Julia, la niña que tenía sombra de chico” y “El vestido de mamá”,
perfectos para explicar la incomprensión y el rechazo que
experimentan muchos niños que son “diferentes” porque sus gustos no
calzan con los de su género.