Vous êtes sur la page 1sur 101

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/263850012

Radiología de la columna vertebral

Chapter · January 2009

CITATIONS READS

0 6,685

3 authors, including:

Julio Duart Pablo Domínguez


Complejo Hospitalario de Navarra Clínica Universidad de Navarra
59 PUBLICATIONS   181 CITATIONS    52 PUBLICATIONS   372 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Intraoperative MRI View project

All content following this page was uploaded by Julio Duart on 12 July 2014.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 1
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 2

© 2009 PRODRUG MULTIMEDIA, S. L. ANTONIO LÓPEZ 249, 1.º; EDIF. VÉRTICE 28041 MADRID
Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, transmitida
o almacenada en forma alguna ni por medios mecánicos ni electrónicos, sin el permiso escrito
del titular del copyright.

D. L.: xxxxxxx

ISBN: 978-84-95972-52-1
CAP_1_DIM:Esteve 01/07/2009 10:53 Página 3

PROFESORADO

JESÚS DÁMASO AQUERRETA BEOLA


Servicio de Radiología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

MARÍA ARRAIZA SARASA


Servicio de Radiología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

PABLO D. DOMÍNGUEZ ECHÁVARRI


Servicio de Radiología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

JULIO DUART CLEMENTE


Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

CARMEN BLANCA HERNÁNDEZ SASTRE


Servicio de Radiología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

FERNANDO IDOATE SARALEGUI


Jefe del Servicio de Radiología
Clínica San Miguel. Pamplona

MARÍA JOSÉ PONS RENEDO


Servicio de Radiología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

ENRIQUE ORNILLA LARAUDOGOITIA


Jefe de la Unidad de Reumatología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

BEATRIZ ZUDAIRE DÍAZ-TEJEIRO


Servicio de Radiología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

3
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 4
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 5

PRESENTACIÓN

Tras la experiencia adquirida con el Curso de aproximación al diagnóstico por la imagen en patología torácica
y su excelente acogida a lo largo de estos años, Laboratorios Esteve nos ha animado a realizar otro curso
de formación sobre Diagnóstico por la imagen en patología musculoesquelética.
Junto con la patología respiratoria, las alteraciones osteoarticulares son la causa más frecuente de consulta
en la Atención Primaria. Sin embargo, la radiología del esqueleto puede resultar incluso más compleja que la
torácica, ya que requiere, además de un gran conocimiento clínico y de experiencia en la exploración física,
un profundo conocimiento de la anatomía y de sus variantes, así como el manejo ágil de la semiología radio-
lógica en las diferentes técnicas de imagen.
La estructura del presente curso pretende aportar los conocimientos básicos para alcanzar el diagnóstico
de las diferentes patologías, combinando distintos aspectos: conocimiento anatómico, síndromes clínicos y
semiología radiológica. La distribución por áreas anatómicas y la explicación de los síndromes más comunes
en la correspondiente localización permiten un aprendizaje lógico, aunque genere cierta repetición de la se-
miología en las diferentes áreas. Ello favorece el aprendizaje de conceptos radiológicos y su aplicación en pa-
tologías similares en otras zonas anatómicas explicadas posteriormente.
Si bien se ha tratado de priorizar la semiología de la radiología simple, hoy en día no se entiende el diag-
nóstico de la patología musculoesquelética sin recurrir a otras técnicas de diagnóstico por la imagen (ultra-
sonidos y resonancia magnética principalmente), por lo que se ha incluido su semiología, que se ha intentado
simplificar todo lo posible.
Deseamos que os sea de utilidad y sirva para mejorar vuestra labor diaria de atención a los pacientes.

Jesús Dámaso Aquerreta Beola


Servicio de Radiología
Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

5
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 6
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 7

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN Y GENERALIDADES 9
El Departamento de Radiología 9

TÉCNICAS EMPLEADAS EN EL DIAGNÓSTICO


DE LA PATOLOGÍA MUSCULOESQUELÉTICA 15
Radiología simple 15
Tomografía computarizada 18
Ultrasonidos 19
Resonancia magnética 22
Medicina Nuclear 27
Técnicas intervencionistas 27
Indicaciones de las diferentes exploraciones 28
Introducción a la anatomía radiológica del esqueleto 32

SISTEMÁTICA DE LECTURA GENERAL 35


Identificación 35
Técnica de lectura 35
Condiciones ambientales 36
Signos de patología 38
Semiología en los ultrasonidos 44
Semiología en la resonancia magnética 45

RADIOLOGÍA DE LA COLUMNA VERTEBRAL 47


Introducción 47
Recuerdo anatómico 47
Introducción clínica 55
Semiología en la radiología simple de columna vertebral 65

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA 99

TEST DE EVALUACIÓN 101

7
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 8
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 9

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

El Departamento de Radiología
Jesús Dámaso Aquerreta Beola
Servicio de Radiología. Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

INTRODUCCIÓN
El descubrimiento de los rayos X por Wilhelm Conrad Roentgen en 1895 constituyó un hito histórico sin
precedentes en la historia de la Medicina, dado que permitió observar por primera vez el interior del cuer-
po humano sin necesidad de efectuar una disección. Enseguida se apreció la relevancia que esta nueva técni-
ca iba a tener en el diagnóstico de gran parte de las enfermedades.
En los centros hospitalarios pronto proliferaron los equipos generadores de la radiación X, de cuyo manejo se
encargaron en un principio los propios clínicos o el personal técnico. Sin embargo, el rápido desarrollo tecnológi-
co, la variedad de las aplicaciones diagnósticas y la profundización en el conocimiento de esta radiación hicieron
preciso que determinados facultativos se dedicaran de manera específica a la generación de imágenes y a su inter-
pretación. Éste fue el origen de la Radiología como especialidad médica que englobaba todas aquellas fuentes de
energía de origen físico con fines diagnósticos y terapéuticos. Después, de ese tronco común se han ido desgajan-
do diferentes ramas, como la radioterapia o la terapia por medios físicos. La Medicina Nuclear se ha separado de
modo parcial, ya que en muchos países sigue formando una rama común con la Radiología, que se considera la
parte dedicada al manejo de equipos generadores de rayos X con fines diagnósticos y de guía terapéutica.
El posterior desarrollo de esta especialidad ha estado siempre fuertemente ligado al desarrollo tecnológi-
co y, si bien en las primeras décadas del siglo XX la radiología convencional era la única técnica empleada, en
el siglo XXI la variedad y la complejidad de las técnicas es impresionante. En las últimas décadas la radiología
ha experimentado un mayor impulso a causa de la incorporación de nuevas técnicas de imagen, algunas de
ellas basadas en la radiación X (tomografía computarizada [TC], radiología digital) y otras incorporadas a los
Departamentos de Radiología por ser tecnologías sofisticadas o afines en la obtención de imágenes (ultraso-
nidos [US] y resonancia magnética [RM]). Gracias a ellas, se ha podido desarrollar una labor que, en la actua-
lidad, no se limita al diagnóstico, sino que participa en la aplicación de soluciones terapéuticas (Radiología In-
tervencionista) guiadas con la imagen.
Los Servicios de Medicina Nuclear también han incrementado su arsenal diagnóstico mediante la incorpo-
ración del tomógrafo por emisión de positrones (PET), y ambos servicios han experimentado la aparición
de técnicas híbridas, como el PET-TC y el PET-RM.

ORGANIZACIÓN
Los avances tecnológicos han provocado un cambio en la organización de los Servicios de Radiología. El
número y la complejidad de las técnicas han abierto el debate sobre la necesidad de la subespecialización,
para la que se han planteado dos opciones: por técnicas o por órganos y sistemas.
En la actualidad, la tendencia es crear áreas de trabajo o equipos multidisciplinares que agrupen a clínicos,
radiólogos, cirujanos y patólogos, especializados en un órgano, sistema o área: tórax, abdomen, mama, siste-
ma musculoesquelético, sistema vascular, sistema nervioso, Pediatría.
Una de las fuentes de error diagnóstico más común es el empleo de técnicas inadecuadas para valorar
una determinada estructura o para caracterizar una lesión. La colaboración entre los diferentes especialistas
y la creación de protocolos por consenso facilitan la elección de la técnica radiológica más adecuada ante

9
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 10

una determinada sospecha clínica. El diálogo entre los diferentes especialistas redunda en beneficio del pa-
ciente, puesto que facilita el diagnóstico y reduce el número de exploraciones innecesarias.
Este tipo de organizaciones requiere un número de radiólogos algo más elevado, pero la mayor eficacia en
el tratamiento de los pacientes y la racionalización de los costes compensan.
En los últimos años, como consecuencia de una mayor sensibilización de la sociedad ante los problemas
que pueden derivarse de un uso inadecuado de las radiaciones ionizantes, se han publicado en Europa va-
rias leyes que regulan el empleo de estas radiaciones para usos médicos, tanto diagnósticos como terapéuti-
cos, y que obligan a los radiólogos a un control riguroso de los equipos, a la formación del personal que los
maneja y a la elaboración de protocolos en la aplicación de la técnica; asimismo, obligan a los clínicos a justi-
ficar cada una de las solicitudes que realicen.

FUNCIÓN DEL RADIÓLOGO


El papel del radiólogo ha evolucionado a lo largo del siglo XX, de manera que, si en un principio era el res-
ponsable de obtener las imágenes y de controlar la calidad de las mismas, posteriormente era el encargado
de la descripción morfológica y semiológica de la lesión, y de establecer un diagnóstico diferencial. Después
ha asumido un papel de mayor responsabilidad y de colaboración mediante la búsqueda de datos más espe-
cíficos que, junto con los datos clínicos y analíticos, permitan asegurar el diagnóstico más probable. En oca-
siones, el radiólogo sugiere otras pruebas o técnicas de imagen necesarias para alcanzar el diagnóstico defi-
nitivo y, guiado por las técnicas de imagen, está en condiciones de realizar punciones o biopsias de la lesión,
que representan menor iatrogenia sobre el entorno, así como de dar solución a determinados problemas o
de aplicar tratamientos directamente sobre la zona patológica.
En cualquier caso, siempre es necesario un diálogo fluido entre el clínico y el radiólogo que mejore la
atención a los pacientes mediante un diagnóstico que asegure la correlación entre los síntomas clínicos y los
hallazgos radiológicos. La ausencia de este diálogo ha sido uno de los caballos de batalla en la patología mus-
culoesquelética, dado que, sobre todo por lo que respecta a las técnicas más avanzadas, cada vez es más co-
mún la descripción de múltiples hallazgos radiológicos que no tienen su correlato clínico. Muchos hallazgos
son asintomáticos y es preciso realizar un ajuste entre ellos y los síntomas para atinar con los que generan la
enfermedad.

RADIACIONES IONIZANTES
Rayos X
Pertenecen al espectro de las ondas electromagnéticas y presentan, por tanto, un componente ondulato-
rio con una determinada longitud de onda (λ) entre 10 nm y 0,05 nm, así como una velocidad que corres-
ponde a la velocidad de la luz (300.000 km/s); por otro lado, poseen un componente corpuscular, que es el
fotón o la partícula de energía.
Estas radiaciones o fotones son partículas de energía originadas durante el frenado de los electrones al in-
cidir con la materia a una velocidad muy alta. Por ello, también se han denominado radiaciones de frenado.
El tubo donde se generan estos fotones es un tubo de vacío en cuyo interior hay dos elementos: el cáto-
do y el ánodo (Esquema 1).
El cátodo o polo negativo consta de un filamento de material con un número atómico alto, habitualmente
de tungsteno o wolframio, que actúa como resistencia eléctrica. El ánodo es un disco giratorio de un mate-
rial similar. Para generar rayos X, en primer lugar se deben liberar electrones, que se obtienen mediante el
calentamiento del filamento del cátodo, aplicando una determinada intensidad (miliamperios) (Esquema 2).

10
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:01 Página 11

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

1. Cátodo.
2. Ánodo giratorio.
Generador
3. Foco (zona de impacto).
Intensidad de corriente
4. Ventana.
5. Ampolla de vidrio. Tras aplicar una determinada intensidad de corriente (miliamperios),
6. Carcasa plomada. el filamento se calienta, liberando una nube de electrones (1).

Esquema 1. Tubo de rayos X. Esquema 2. Generación de electrones.

Con posterioridad, se genera una diferencia de potencial (kilovoltios) entre cátodo y ánodo, de manera
que los electrones son atraídos hacia el ánodo a gran velocidad y chocan con él (Esquema 3).
En este choque se producen los fenómenos Compton y fotoeléctrico, por los que se liberan fotones de
energía (Esquema 4).

Generador
Diferencia de potencial De la interacción con el ánodo, se generan fotones que forman el haz
de rayos X. Únicamente los que afloran por la ventana del tubo forman
el haz útil de radiación (1) empleado para la obtención de la imagen.
Generando una diferencia de potencial entre cátodo y ánodo, los electrones El resto son absorbidos por la carcasa plomada (2) y el calor generado
son atraídos a gran velocidad por el ánodo y chocan con el área focal (1). es dispersado por sistemas de refrigeración (3).

Esquema 3. Choque de electrones. Esquema 4. Emisión de fotones.

La cantidad y la calidad de la radiación obtenida dependerán del miliamperaje y del kilovoltaje


aplicados. A mayor miliamperaje, mayor cantidad de electrones liberados y mayor obtención de fo-
tones. A mayor diferencia de potencial, mayor velocidad de los electrones y mayor energía de los
fotones obtenidos.

Propiedades de los rayos X


Los rayos X presentan una serie de propiedades al interactuar con la materia, que son aprovechadas para
obtener imágenes de diferentes formas:
• Penetración de la materia: la radiación interactúa con la materia y sufre tres tipos de fenómenos: puede
ser absorbida, puede ser dispersada o puede atravesarla y emerger por detrás de ella. Estos fenómenos
dependen de la calidad de la radiación y de las características de la materia atravesada (naturaleza ató-
mica, densidad y espesor).

11
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:01 Página 12

• Ionización de gases: cuando la radiación atraviesa un recipiente con gas, se puede provocar una ioniza-
ción del gas, esto es, se generan partículas positivas y negativas, que convierten al gas en conductor eléc-
trico. Este efecto es aprovechado para medir la cantidad y la calidad de la radiación y es el empleado en
algunos detectores de los equipos de TC.
• Luminiscencia o fosforescencia: mediante la excitación de determinadas sustancias puede generar-
se luz. Se emplea en algunos equipos para la visión en pantalla mediante fluoroscopia o para gene-
rar luz en las pantallas de refuerzo y amplificar el efecto directo de los fotones sobre la película
radiográfica.
• Disociación de la materia: la radiación X tiene la capacidad de reducir la plata, fenómeno que es aprove-
chado para obtener imágenes radiográficas en la película radiográfica. También es el llamado efecto foto-
gráfico.
• Efectos biológicos: la radiación que interactúa con la materia, ya sea absorbida o dispersada,
puede provocar efectos o cambios sobre las estructuras vivas que atraviesa (moléculas, células
o tejidos). Dichos efectos se clasifican en estocásticos o probabilísticos y en deterministas o no
probabilísticos.

En el caso de los efectos estocásticos, la probabilidad de que se produzca una interacción depende de la
dosis. Sin embargo, su gravedad no está en relación con la dosis. El efecto estocástico de la radiación más
conocido es la mutación cromosómica.
Cuando la incidencia se produce sobre el material genético de células germinales, las consecuencias pue-
den transmitirse a la descendencia. Son efectos hereditarios. Si la radiación incide sobre células somáticas,
puede generar alteraciones principalmente durante la fase de la mitosis denominada interfase y provocar
desde un simple retraso de la mitosis hasta la muerte celular. Una mutación en el material genético de una
célula somática puede originar cáncer, como efecto más conocido.
En los efectos deterministas, la aparición de una alteración depende de la dosis recibida y, además,
existe lo que se denomina dosis umbral, de manera que, una vez superada una determinada dosis,
el efecto se produce de forma cier ta y alcanza a un número impor tante de células. La gravedad
de la afectación es proporcional a la dosis. Uno de los efectos deterministas más conocidos es la cata-
rata, alteración que afectaba a muchos radiólogos que trabajaban en antiguos equipos de fluoroscopia
de visión directa.

Tras la absorción de la radiación, la interacción con elementos del organismo se puede producir a diferen-
tes niveles, en los que se aprecian modificaciones:
• Modificaciones bioquímicas: sobre enlaces de moléculas de agua. Generan radicales hidroxilo, que pue-
den dañar el medio celular.
• Modificaciones moleculares: sobre proteínas, lípidos o hidratos de carbono, que son fácilmente recupera-
bles. Sobre moléculas más complejas, como las de ADN, en las cuales la relevancia de la alteración varía
según se haya generado un cambio o pérdida de una base nitrogenada, la ruptura de un enlace de H+ o
de una hélice. Incluso las modificaciones moleculares pueden producirse en el propio cromosoma y ge-
nerar rupturas simples o dobles, cuya repercusión sería mayor.
• Modificaciones celulares: el daño sobre la célula que pueda generarse depende de la fase en la que és-
ta se halle. Si la célula se encuentra en interfase, puede variar desde un simple retardo en la división
(que se produce finalmente tras la reparación del daño) hasta un fallo reproductivo que permite a la
célula sobrevivir, pero no dividirse; o puede provocar su muerte.

12
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:01 Página 13

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

La radiosensibilidad de las células está regida por los enunciados de las leyes de Bergonie y Tribondeau:
“La célula es más radiosensible cuanto mayor sea su actividad reproductora, cuanto más largo sea su
porvenir cariocinético y cuanto menos diferenciada se encuentre”. De ello se deduce que los organis-
mos en crecimiento, como los fetos o los niños, son más sensibles al efecto de las radiaciones.
• Modificaciones tisulares: son consecuencia de los efectos sobre las células. Los efectos difieren
de unos tejidos a otros, dependiendo de la proporción de células diferenciadas e indiferenciadas,
y de la capacidad reproductora del tejido. En épocas en las que no se protegía contra las radia-
ciones ionizantes era frecuente observar lesiones cutáneas tróficas o tumorales, cataratas y cán-
cer de tiroides.
• Modificaciones del organismo: la afectación orgánica por radiación únicamente se da en los casos de do-
sis terapéuticas y en los accidentes nucleares graves, que no tienen cabida en este apartado. No obstan-
te, sí la tiene la irradiación sobre el embrión o el feto.

A pesar de las medidas de advertencia implantadas en los Servicios de Radiología, en alguna ocasión
se realizan exploraciones radiográficas a mujeres en estado de gestación desconocido en ese momento.
La incidencia de lesiones depende de la probabilidad y, en este periodo precoz (fertilización), habitual-
mente es la ley del todo o nada. De manera que, si se produjera una lesión sobre el óvulo fecundado,
ésta puede provocar un aborto espontáneo o repararse sin consecuencias. Si la irradiación se produce
durante la organogénesis (2-15 semanas), existe la probabilidad de que se originen anomalías estructu-
rales y deformidades, siempre por encima de una dosis umbral de 0,05 Gray (unidad de dosis absorbi-
da). En periodos posteriores, con dosis umbral de 1-2 Gray, pueden producirse una menor actividad mi-
tótica y alteraciones neurológicas.
De todo ello debe inferirse que, cuando se solicite una exploración con radiaciones ionizantes, debe estar
justificada, tal como obliga el Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento so-
bre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes. En primer lugar, se deberán tener en cuenta los crite-
rios de solicitud de cada exploración, elaborados por el Real Colegio de Radiólogos del Reino Unido y asu-
midos por la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM), organismo regulador del uso de las
radiaciones ionizantes en el ámbito europeo.
En segundo lugar, el estudio debe optimizarse, es decir, se ha de realizar en un equipo debidamente con-
trolado, con una técnica ya establecida, por personal cualificado, y se debe proteger debidamente al pacien-
te. Asimismo, el especialista en Radiología efectuará la lectura y el informe. Esto no es óbice para que todo
clínico sepa interpretar un estudio de forma correcta.

En tercer lugar, aunque no existe una dosis límite para un paciente, hay que considerar la dosis recibida en
aquellos casos en los que se realizan un gran número de exploraciones a un paciente, e intentar minimizar
los efectos a través de medidas de radioprotección, como son:
• Colocar mandiles plomados en las zonas de mayor radiosensibilidad.
• Reducir el campo de radiación a la zona de interés.
• Evitar las repeticiones.
• Valorar la justificación cada vez que se solicite la exploración.

De esta manera, se cumplen los dos objetivos de la radioprotección, a saber: evitar los efectos biológicos
deterministas y limitar la probabilidad de los efectos estocásticos.

13
CAP_1_DIM:Esteve 30/06/2009 14:01 Página 14
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 15

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Técnicas empleadas en el diagnóstico


de la patología musculoesquelética
Jesús Dámaso Aquerreta Beola
Servicio de Radiología. Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

RADIOLOGÍA SIMPLE
La radiología convencional sigue siendo la exploración básica en el área esquelética, dado que es la que
más se utiliza y la que mayor rendimiento produce en general. Probablemente, la riqueza semiológica (con-
junto de signos en la imagen) aprendida a lo largo de estos más de cien años hace que se mantenga como
una herramienta insustituible en el diagnóstico de la patología ósea. No se debe olvidar que la primera ra-
diografía de la historia corresponde a una mano, la de la esposa de Roentgen, Berta.
A diferencia del tórax o del abdomen, que presentan unas pocas proyecciones radiológicas, en el sistema
esquelético cada área anatómica tiene sus proyecciones específicas. Así, en la medida de lo posible se buscan
dos proyecciones ortogonales (anteroposterior [AP] y lateral). Son posibles en zonas como las extremida-
des y la columna, pero en otras la superposición de estructuras contralaterales impide obtener la proyec-
ción ortogonal, por lo que habrá que optar por realizar variaciones posicionales o proyeccionales para con-
seguir una segunda visión que complemente la AP o principal.
El hombro constituye un ejemplo. La proyección lateral no existe, ya que superpondría ambos hombros e
impediría obtener una imagen válida para el diagnóstico. Asimismo, cada uno de sus componentes óseos tie-
ne su proyección. La articulación escapulohumeral admite las proyecciones AP y axial, que pueden comple-
mentarse con una tercera proyección denominada desenfilada subacromial (Figuras 1-3). La clavícula se es-
tudia de forma independiente y la escápula posee su propia proyección desenfilada además de la AP.

1 2 3

Figura 1. Proyección AP
de hombro.
Figura 2. Proyección axial
de hombro.
Figura 3. Proyección
desenfilada
subacromial
de hombro.

Junto con las proyecciones básicas AP y lateral, en ocasiones son necesarias proyecciones oblicuas u otras
orientaciones. Es el caso de aquellas áreas en las que la complejidad anatómica de sus componentes no per-
mite apreciar su estructura de forma completa con las proyecciones básicas. Por otro lado, no se debe olvidar
que el esqueleto, a diferencia de otras áreas anatómicas, tiene movilidad entre sus componentes, lo que obliga
a realizar proyecciones funcionales en los casos en los que se sospeche una inestabilidad mecánica entre ellos.
Por último, se ha de tener en consideración la patología estudiada, puesto que las diferentes proyecciones
pueden efectuarse en decúbito o en descarga, y en posición ortostática o con carga. Por lo general, cuando

15
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 16

interese valorar la posición estática de una zona anatómica, la proyección deberá realizarse en ortostatismo,
mientras que, si lo que interesa únicamente es la morfología, la proyección en decúbito o en descarga será
suficiente. Por tanto, es importante conocer las diferentes opciones o proyecciones en cada zona anatómica
y solicitar las más adecuadas dependiendo de la patología sospechada.
En la Tabla I se exponen las proyecciones más comunes en las diferentes estructuras esqueléticas.

Radiología digital
La imagen radiográfica es transformada en una imagen electrónica, convertida en una matriz numérica me-
diante una transformación de analógico en digital. Esta imagen se representa en una matriz bidimensional de pe-
queños elementos cuadrados (píxeles), cada uno de los cuales ofrece un tono de gris. Del número de píxeles
que presente la matriz depende la calidad de la imagen, ya que en el paso de analógico a digital se puede degra-
dar la imagen.
Cada vez más, la radiografía digital se está imponiendo. A continuación, se exponen las principales ventajas
e inconvenientes.

Ventajas
• Ofrece una amplia latitud de densidades, lo que permite mejorar la apreciación de detalles mediante
la aplicación de filtros que realzan los bordes; la apreciación ósea mejora o el contraste disminuye,
lo que posibilita una excelente visualización de las partes blandas en el mismo estudio.
• Permite manipular (aumentar, reducir, variar el brillo y el contraste, medir, etc.) las imágenes, con lo que
se obtiene el máximo rendimiento con una sola adquisición.
• Es posible hacer varias copias sin que la calidad de la imagen merme.
• Permite archivar y distribuir las imágenes de forma cómoda y sencilla.

Inconvenientes
• Es necesario cumplir una serie de requisitos técnicos: equipos y monitores de alta calidad y de elevado coste.
• Se requiere comprimir las imágenes para su archivo y distribución. Esta compresión resta calidad a la
imagen, por lo que debe ser lo más pequeña posible, sobre todo en las estaciones de diagnóstico. En
Radiología la compresión estándar no debe ser superior a la mitad (2:1).
• La red y los procesadores de las terminales han de poseer una alta capacidad para que la velocidad de
traslado de las imágenes entre la base de datos y la terminal sea suficiente, evitando esperas incómodas
o interminables. Asimismo, son precisos un archivo de alta capacidad on-line y monitores de resolución
suficiente para apreciar de manera adecuada los detalles de la imagen.

Técnica radiográfica
“Una buena técnica es el 50% del diagnóstico”. Esta afirmación, que se puede aplicar a toda la Radiología,
es fundamental en la radiología esquelética, dado que una proyección defectuosa puede generar falsas apre-
ciaciones u ocultar determinadas patologías.
En la realización técnica de la radiología esquelética, es primordial conseguir una adecuada definición
de las estructuras y un contraste entre lo normal y lo patológico, para lo cual se utilizan características
radiológicas propias de cada zona anatómica. Así, en una proyección lateral de la columna lumbar se ha

16
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 17

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Tabla I. Proyecciones radiográficas por áreas


HUESO PROYECCIONES BÁSICAS PROYECCIONES COMPLEMENTARIAS
Cabeza
Cráneo AP y lateral Base del cráneo (Hirtz)
Occipital (Towne)
Peñascos en órbitas
Mastoides
Cara AP y lateral Órbitas
Senos paranasales Maxilares (nasomentoplaca) Lateral
Frontales (nasofrontoplaca) Base del cráneo
Columna y tronco
Columna Columna completa en ortostatismo Decúbito
AP y lateral Funcionales en lateroflexión
Cervical AP y lateral Oblicuas
Funcionales (flex./ext.)
Transbucal (atlas)
Dorsal AP y lateral Funcionales (flex./ext.), (lateralización)
Lumbar AP y lateral Oblicuas
Funcionales (flex./ext.)
Charnela lumbosacra
Sacro-coxis AP y lateral
Sacroilíacas AP y oblicuas
Costillas AP y oblicua de parrilla costal
Cintura escapular
Esternón Lateral Oblicua
Clavícula AP
Escápula AP y desenfilada
Hombro AP y axial Axilar (inferosuperior)
Desenfilada subacromial Transtorácica (lateral)
Extremidades superiores
Húmero AP y lateral
Codo AP y lateral Desfiladero cubital
Antebrazo AP y lateral
Muñeca AP y lateral Escafoides
Mano AP y oblicua
Dedos AP y lateral
Cintura pélvica
Pelvis AP Alar y obturatriz
Pelvis abierta, lateral
Cadera AP y axial Dunn, mazas
Extremidades inferiores
Extremidad Extremidades inferiores ortostáticas AP Decúbito
Fémur AP y lateral
Rodilla AP y lateral (en carga) Axial de rótula
Fick (intercondílea)
Forzadas varo-valgo
Pierna AP y lateral
Tobillo AP y lateral (en carga) Forzadas varo-valgo
Forzadas anterior y posterior
Pie AP, oblicua y lateral En carga
Dedos AP y lateral/oblicua
Esqueleto entero
Adultos Serie ósea metastásica Serie de hiperparatiroidismo
Niños Mapa óseo

17
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 18

de generar radiación con mayor capacidad de penetración, que provocará a su vez mayor radiación dis-
persa y una pérdida de contraste en el estudio, por lo que es precisa una parrilla antidifusora (Bucky)
para minimizar su efecto. En cambio, para realizar una radiografía de la mano no es necesaria una gran
cantidad de radiación ni se genera radiación dispersa, por lo que se puede practicar directamente sobre
el chasis radiográfico.
Tal como se ha comentado anteriormente, la técnica radiológica es diferente para cada zona anatómi-
ca. El operador o técnico radiológico la conoce, pero no siempre puede obtener una posición adecuada
del paciente o de la zona de estudio, lo que genera proyecciones defectuosas que deben ser repetidas,
con cierta frecuencia si se es estricto en cuanto a calidad, sabiendo que ello conlleva una mayor canti-
dad de radiación para el paciente. Por ello, se debe insistir en la correcta formación y entrenamiento de
los operadores.
Sería prolijo describir las correctas características técnicas y los detalles de las proyecciones de cada es-
tudio, cuyas posibles deficiencias es labor del radiólogo conocer y corregir, pero se comentarán los más
generales.

Criterios de buena técnica


Se debe valorar la calidad técnica de cada radiografía, dado que influye en la posibilidad de establecer un
diagnóstico. Las características que hay que analizar serían:
• La inclusión completa de la zona de estudio.
• Una buena diferenciación corticomedular, así como la apreciación de la trabeculación interna del hueso
y de los bordes.
• Una correcta orientación del espacio articular, esto es, la adecuada detección del hueso subcondral.
• Un contraste suficiente para apreciar alteraciones de densidad en las partes blandas.

TOMOGRAFÍA COMPUTARIZADA
Antes de la aparición de la resonancia magnética, la tomografía computarizada (TC) era la segunda técnica
en el estudio de la patología ósea. Se trata de una técnica basada también en el empleo de rayos X, pero en
la que el sustrato radiográfico o película ha sido sustituido por una serie de detectores de radiación coloca-
dos en arco, confrontado con el tubo emisor. Tubo y arco giran alrededor del paciente, permiten obtener los
parámetros de atenuación de la radiación del cuerpo interpuesto en cada una de las posiciones del giro.
Posteriormente, mediante un cálculo matemático basado en las transformadas de Fourier se puede recons-
truir una imagen en gama de grises, en la que cada punto representa una densidad determinada dependien-
do de su capacidad de atenuación.
Los equipos modernos o helicoidales hacen posible la obtención de volúmenes de información y la poste-
rior reconstrucción de las imágenes en cualquiera de los planos espaciales (Figuras 4-6).
La calidad y la resolución espacial de estos estudios dependerán del grosor del corte elegido (a mayor
grosor, peores reconstrucciones en planos complementarios al axial) y de otros parámetros como el al-
goritmo de reconstrucción de la imagen, que es específico para el hueso o para las partes blandas.
Sin embargo, se debe tener en cuenta que una disminución del grosor del corte incrementará las dosis
de radiación al paciente, por lo que dichos estudios deberán justificarse de forma adecuada y limitarse
en cuanto a su extensión.
Los programas informáticos también permiten obtener reconstrucciones en tres dimensiones (3D), que
pueden ser de gran utilidad para orientar al cirujano en la planificación de determinadas cirugías (Figura 7).

18
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 19

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

4 5 6

Figura 4. Imagen de TC axial de muñeca.


Figura 5. Imagen de TC coronal de muñeca, reconstruida mediante programa informático.
Figura 6. Imagen de TC sagital de muñeca, reconstruida mediante programa informático.

A B C D

Figura 7. Imágenes tridimensionales de TC de muñeca. Se aprecian elementos óseos (A), tendinosos profundos (B), musculares superficiales (C)
o de piel en superficie (D).

ULTRASONIDOS
Los ultrasonidos (US) se han convertido en una herramienta muy útil e incluso insustituible para el estu-
dio de una gran parte de la patologías musculoesqueléticas; en concreto, para el estudio de las partes blan-
das. Como ya es conocido, esta técnica se basa en la capacidad de los diferentes tejidos de reflejar las ondas
de US emitidas por un transductor.
Los US son ondas de sonido de alta frecuencia (del orden de 2 a 15 megahercios [MHz]), superior a las
frecuencias audibles (de 20 a 20.000 hercios [Hz]). Como toda onda, se representa por su amplitud (in-
tensidad, que se mide en decibelios [dB]), por su longitud de onda y por su velocidad, cuya relación resul-
tante (ciclos/segundo) determina su frecuencia. La velocidad de las ondas de sonido varía según el medio
en el que son transmitidas, de manera que la velocidad es de 350 m/s en el aire, mientras que es de
1.500 m/s aproximadamente en los medios acuosos. En los medios sólidos la velocidad puede aumentar a
4.000 m/s.
Por otro lado, las ondas de US se atenúan de forma exponencial con la distancia (la atenuación es mayor
cuanto mayor es la frecuencia) y según el medio en el que se transmitan, de modo que en el agua no exis-
te apenas atenuación, en los tejidos blandos la atenuación es moderada, en los tejidos duros es alta y en
los medios gaseosos es máxima. Las ondas de US también pueden ser refractadas o desviadas. Esto ocurre
cuando pasan una interfase entre dos medios cuya velocidad de transmisión es diferente. Por último, las
ondas pueden ser reflejadas, esto es, alcanzan una interfase entre dos medios con impedancia acústica (Z)
diferente. Es decir, entre dos medios en los que, o la velocidad de transmisión, o la densidad, son distintas
[Z = densidad (g/cm3) x velocidad de propagación].

19
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 20

De todos estos fenómenos, el que interesa en la obtención de una imagen es el de la reflexión, puesto
que el conjunto de las ondas reflejadas es el que se empleará para elaborar la imagen ecográfica, que repre-
senta, en una gama de grises, la cantidad de ondas reflejadas en cada punto (Figura 8).

A B

Figura 8. Imagen ecográfica de músculos gemelos: imagen normal de gemelo y sóleo (A); aumento difuso de la ecogenicidad y pérdida del patrón
estriado normal del gemelo por atrofia crónica e infiltración grasa (B).

Tipos de imágenes
Sobre la base de este comportamiento, las imágenes obtenidas pueden presentar las lesiones como:
• Anecoicas: no existen ecos reflejados, es la expresión de tejidos que transmiten la totalidad de las ondas
de US sin reflejar ninguna. Es propio de los medios líquidos o de los tejidos muy acuosos. Como conse-
cuencia de la ausencia de ecos reflejados, por detrás de estas estructuras se produce un fenómeno lla-
mado refuerzo acústico posterior. Es decir, al existir una mayor cantidad de ondas que llegan a la zona
posterior de esta lesión, las ondas reflejadas son más proporcionalmente que las de los tejidos circun-
dantes, lo que ofrece una imagen más brillante. Este fenómeno confirma que la zona atravesada contie-
ne líquido.
• Hipoecogénicas: las imágenes reflejan menos ondas que los tejidos circundantes.
• Isoecogénicas: las imágenes reflejan la misma cantidad de ondas que los tejidos que las rodean.
• Hiperecogénicas: las imágenes reflejan una mayor cantidad de ondas ultrasónicas que los tejidos de alrededor.
• Hiperecogénicas con sombra acústica posterior: es el fenómeno contrario al refuerzo acústico, ya que
prácticamente la totalidad de las ondas de US son reflejadas por la lesión; no quedan ondas tras la lesión
que puedan ser reflejadas y permanece una zona de penumbra.

Características
Los transductores de US son la parte del equipo que entra en contacto con la piel; generan y reciben las
ondas de US. En su interior se encuentran unos cristales de cuarzo que tienen la propiedad de variar de
grosor cuando son sometidos a una diferencia de potencial eléctrica (propiedad piezoeléctrica). Esa brusca
variación del grosor genera la onda de US. Pero, a su vez, el grosor de los cristales también es susceptible de
variar como consecuencia del efecto de las ondas de US, que transforman esa variación en una diferencia
de potencial cuantificable. Este dato se emplea para determinar la cantidad de ondas reflejadas (ecos). La lo-
calización espacial del punto reflejado se determina en función del tiempo transcurrido entre la emisión y la
recepción de la onda (Esquemas 1-3).

20
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 21

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

El cristal de cuarzo se estimula


eléctricamente de forma breve
y pulsada a la frecuencia del
transductor; su grosor varía
y emite ondas de sonido
de alta frecuencia.

Esquema 1. Efecto piezoeléctrico: emisión.

Entre cada estímulo hay


un tiempo de reposo,
que permite recibir el eco.
Las ondas de sonido
reflejadas modifican
el grosor del cristal, lo
que genera una diferencia
de potencial cuantificable.

Esquema 2. Efecto piezoeléctrico: recepción.

Ordenador

Esquema 3. Obtención de la imagen.

Por lo que respecta al estudio de la mayor parte de las patologías de partes blandas, se utilizan transduc-
tores lineales que emplean US de frecuencias altas (8-15 MHz). Ello permite analizar estructuras superficiales
con gran calidad, pero con una profundidad limitada (4-6 cm).
El tamaño de la zona activa de este tipo de transductores y que determina el campo de visión varía, aun-
que en general oscila entre 3 cm y 6 cm. Dicha limitación en cuanto a la amplitud de la zona de estudio se
ha solventado mediante la traslación del transductor y se han obtenido imágenes seriadas de la zona de es-

21
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 22

tudio. No obstante, actualmente existen equipos que pueden reconstruir imágenes de un campo de visión
muy amplio e incluso se logran adquisiciones en 3D y en vídeo que permiten analizar la patología mediante
posprocesado con la valoración funcional de las estructuras.
En muchos estudios será necesaria la valoración de estructuras vasculares o de la vascularización tisular. Para
ello, esta técnica dispone de una herramienta de gran valor como es el estudio Doppler. El fenómeno Doppler
describe que, cuando una estructura en movimiento refleja una onda de sonido, lo hace a diferente frecuencia de
la recibida. Este fenómeno aplicado a la imagen permite diferenciar las estructuras que presentan movimiento en
su interior (vasos con flujo) del resto de los tejidos y determinar la velocidad de su movimiento y la dirección.
El rendimiento en el manejo y los resultados obtenidos con esta técnica están condicionados por el cono-
cimiento que el operador tiene de la anatomía de las zonas exploradas (realiza el estudio en función de la
localización); de la técnica o del equipo (determina los parámetros técnicos acordes con la profundidad del
estudio y con las características del paciente); de la semiología de la imagen (diferente a la de otras técnicas);
y de la semiología clínica de la patología, que orientará la búsqueda de los signos que la confirmen o descar-
ten. Es, por tanto, la técnica operador-dependiente por excelencia.
En conclusión, es una técnica muy útil en la patología de las partes blandas, pero presenta ventajas e in-
convenientes que se resumen a continuación.

Ventajas
• Ausencia de radiación ionizante.
• No precisa contraste yodado para evaluar los vasos.
• Disponibilidad, movilidad, rapidez.
• Visualización inmediata de las alteraciones.
• Guía precisa de procedimientos invasivos.

Inconvenientes
• Barreras acústicas: aire, hueso.
• Necesidad de “ventana acústica” para acceder a la zona de estudio.
• Paciente en postoperatorio con heridas recientes.
• Dependencia del operador para su correcto aprovechamiento.
• Resolución espacial que oscila entre 2 mm y 4 mm.
• Resolución de contraste escasa según los tejidos.
• Profundidad de campo limitada.

RESONANCIA MAGNÉTICA
La resonancia magnética (RM) es la última técnica en incorporarse al estudio de la patología osteoarticu-
lar. Sin embargo, probablemente ha sido la que más ha contribuido a aclarar un elevado número de patolo-
gías que permanecían sin diagnosticar con las anteriores técnicas de imagen y que sólo podían diagnosticar-
se a través de la apreciación intraoperatoria o histopatológica.
Su alta resolución de contraste permite distinguir con cierta facilidad las alteraciones histológicas macros-
cópicas. Asimismo, su buena resolución espacial facilita el análisis de las estructuras anatómicas de pequeño
tamaño a las que antes apenas se les daba importancia.

22
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 23

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Los fundamentos técnicos del funcionamiento de la RM son complejos y difíciles de explicar de forma sencilla, pero
cabe mencionar que es una técnica basada en la susceptibilidad o capacidad de los núcleos atómicos con un número
impar de protones de ser orientados respecto a un eje cuando son sometidos a la fuerza de un campo magnético
externo, y en su capacidad para recibir o emitir energía en forma de radiofrecuencia. El átomo más abundante en el
organismo es el hidrógeno, por lo que se emplea con frecuencia para obtener imágenes (Oleada y Lafuente).
Los átomos de los diferentes tejidos introducidos en el interior de un imán se orientan en la dirección del mis-
mo. Si se someten a ondas de radiofrecuencia que les transmiten energía, es posible variar su orientación res-
pecto al eje del campo magnético. Una vez que cesa dicha emisión de energía, el núcleo vuelve a orientarse en
el eje del campo magnético externo y devuelve la energía sobrante también en forma de ondas de radiofre-
cuencia. Estas ondas son captadas por antenas específicas que permiten cuantificar y codificar dichas energías en
datos digitales. Mediante un mecanismo de pequeñas diferencias o variaciones de potencia del campo magnéti-
co, estos datos pueden localizarse en el plano espacial; así, se puede elaborar un “mapa” de puntos en gama de
grises que representan la forma y la intensidad de la señal emitida por cada pequeño volumen de tejido (vóxel)
que compone el área de estudio (Esquemas 4-6).

Reposo
El vector γ se encuentra
en equilibrio, con la misma
orientación que B (campo
magnético externo).
Excitación
La emisión de un pulso
de radiofrecuencia cambia la
orientación del vector Μ respecto
al campo B. Este cambio dependerá
del ángulo de inclinación (α)
(flip angle) y del tiempo de duración.

Esquema 4. Fenómeno de excitación.

Antena

Relajación
Al cesar la radiofrecuencia de estimulación, los núcleos vuelven
a la posición de equilibrio y ceden su energía en forma
de radiofrecuencia.
Una antena detecta las señales de radiofrecuencia codificadas
espacialmente, que son digitalizadas y procesadas por un ordenador.
Ello permite “construir” una imagen en escala de grises, que representa
la intensidad de señal o energía emitida por la materia en cada punto.
Esquema 5. Fenómeno de relajación.

Clásicamente, hay dos formas básicas de obtener la energía emitida por el átomo: por un lado, el vector o
componente de magnetización longitudinal, denominado T1; y por otro lado, el vector o componente de
magnetización transverso, llamado T2. A fin de potenciar la detección de la señal T1, la secuencia capta la se-
ñal emitida o echo pocos milisegundos (10-30 ms) después de la estimulación mediante radiofrecuencia

23
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 24

Aplicando un gradiente que modifica


la fuerza del campo magnético externo,
se selecciona el plano de estudio.

Aplicando gradientes en los otros dos ejes


espaciales, se modifican las frecuencias
de precesión de los espines estimulados,
a lo largo y ancho del plano seleccionado,
que persiste cuando cesa el efecto del gradiente.
De esta manera, la señal emitida por cada
pequeño volumen de materia (vóxel) tiene una
velocidad de precesión de sus espines diferente = vóxel
y es posible su codificación o localización espacial.
Esquema 6. Formación de la imagen en la RM.

(tiempo corto), mientras que para potenciar la señal T2 la secuencia escucha el echo de manera tardía
(80-120 ms). Cada tejido presenta una forma de emisión de radiofrecuencia característica, tanto en su com-
ponente T1 como en su componente T2, lo que le diferencia del resto de una forma clara.
Un tejido puede comportarse como hiperintenso (blanco) en secuencias que potencien la recepción T1 al
emitir su señal de forma intensa en tiempos cortos como, por ejemplo, la grasa, por lo que su representa-
ción será una estructura blanca. En cambio, otro puede transmitir una señal de manera más tardía, de menor
intensidad, o no transmitir apenas señal y representarse de color gris oscuro como, por ejemplo, el agua. Por
otro lado, si la secuencia de parámetros aplicados trata de potenciar la escucha de las señales de tipo T2, un
tejido que emita este tipo de señal en tiempo corto apenas emitirá en tiempo largo y puede comportarse
como un tejido de baja señal, al igual que los que emitan poca señal en cualquier momento. Aquellos tejidos
que transmitan su señal T2 de forma tardía serán brillantes o hiperintensos.
En la Tabla II se representa la señal habitual de los tejidos más comunes en el sistema musculoesquelético.

Tabla II. Intensidad de señal de los diferentes tejidos en la RM


T1 T2
Hueso cortical Negro Negro
Hueso medular Blanco Gris oscuro
Tendón Negro Negro
Ligamento Negro Negro
Menisco Negro Negro
Músculo Gris oscuro Gris oscuro
Grasa Blanco Gris oscuro
Agua Negro Blanco

De la combinación de las señales de los tejidos se puede deducir que las secuencias potenciadas en T1 represen-
tan de forma más clara la composición anatómica, dado que la grasa es hiperintensa y permite distinguir los diferen-
tes planos musculares (Figura 9). En cambio, las secuencias potenciadas en T2, donde las estructuras con mayor
componente hídrico aparecen como hiperintensas, permitirán detectar las alteraciones del contenido tisular, ya que
la mayoría de las estructuras que componen el sistema musculoesquelético apenas contienen agua (Figura 10).
Al igual que la TC, la RM hace posible un estudio independiente de las imágenes, cuya lectura no es opera-
dor-dependiente, pero sí lo es la planificación del estudio (tipo de secuencias, orientación de los cortes,
campo de estudio), que puede modificarse de forma significativa dependiendo de la patología sospechada.

24
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 25

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Figura 10. Imagen de RM sagital


de rodilla, potenciada
en T2. Obsérvese la
imagen redondeada
de margen bien defi-
nido y alta intensidad
de señal en el cóndilo
femoral, relacionada
Figura 9. Imagen normal con una lesión osteo-
de RM coronal condral.
de hombro, po-
tenciada en T1.

A todo lo anterior se debe añadir que la RM permite valorar el comportamiento de los tejidos tras la administra-
ción de contraste paramagnético. En la RM el contraste más utilizado es el gadolinio asociado a diferentes molécu-
las. Este contraste genera el acortamiento del tiempo de emisión de la señal del componente T1 de los tejidos a
los que llega, de manera que un tejido que sea hipointenso en T1 por emitir su señal de forma tardía respecto al
momento de escucha o tiempo de echo, si está muy vascularizada, se comportará como hiperintenso tras la admi-
nistración endovenosa de este contraste, mientras que la señal de los tejidos no vascularizados no variará.
Para realzar la diferencia entre estructuras normales hiperintensas en T1 y aquellas que lo son tras el con-
traste, se emplean secuencias que, además de estar potenciadas para escuchar la señal T1, generan una dismi-
nución de la señal de la grasa de forma específica mediante pulsos añadidos, con lo que la alta señal emitida
por la grasa queda anulada y se aprecian mejor aquellas estructuras que incrementen su señal T1 (Figura 11).

A B

Figura 11. Imagen de RM sagital de antepié. Sin contraste (A), se aprecia una lesión hipointensa en la región plantar. Tras la administración de contras-
te paramagnético (B), la secuencia en T1 con pulso de saturación de la grasa evidencia un incremento de la intensidad de la lesión, que in-
dica su mayor vascularización respecto a los tejidos normales.

En la patología articular se puede utilizar el contraste para realizar artrografías por RM (artro-RM),
bien de forma directa mediante su introducción en el espacio articular, bien de forma indirecta mediante
su inyección endovenosa y la demora en la realización del estudio hasta que el líquido articular quede
embebido por el contraste segregado por la sinovial. Actualmente, la forma más empleada es la artro-
RM directa, cuyas indicaciones son: la inestabilidad glenohumeral, la patología ligamentaria del carpo, los
síndromes degenerativos precoces de la cadera y el estudio de las articulaciones previamente interveni-
das (Figura 12).

25
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 26

Figura 12. Artro-RM directa de cadera obtenida tras la introducción intraarticular


de contraste paramagnético. Se consigue distender la articulación y delinear
las estructuras de forma más nítida.

La mayoría de los tejidos que conforman el sistema musculoesquelético son hipointensos tanto en las se-
cuencias T1 como en las secuencias T2, a excepción de la grasa (delimita al resto de los tejidos de las partes
blandas y ocupa la endomedular del hueso trabecular de los adultos), el músculo y el cartílago (presentan
una señal intermedia tanto en T1 como en T2). Salvo en estos tres tejidos, la mayoría de las lesiones van a
generar un incremento de la señal en secuencias T1 y en secuencias T2, y lo pueden hacer en todos los teji-
dos siempre que contengan más líquido que el tejido normal. Como excepciones, se deberá valorar si la le-
sión contiene elementos que disminuyan la señal (calcio, hemosiderina u otros metales) o vasos con flujo al-
to, ya que entonces aparecerá como hipointensa o carente de señal.

Contraindicaciones
Existen una serie de contraindicaciones para la realización de una RM.

Absolutas
• Portar un marcapasos o cualquier generador electromagnético (audífonos, neuroestimuladores,
bombas de perfusión internas), porque el campo magnético puede desconfigurarlos y alterar su
función.
• Presentar elementos metálicos libres o poco anclados (cuerpos extraños o clips quirúrgicos) en tejidos
que no generen fibrosis a su alrededor (cerebro), pues pueden sufrir movilizaciones al ser atraídos por
el campo magnético y dañar estructuras vecinas.

Relativas
• Sufrir claustrofobia (la más frecuente). Obligará a efectuar el estudio en equipos denominados abiertos
o a sedar al paciente.
• Presentar elementos metálicos en la zona de estudio (prótesis cardiacas, articulares o dentarias, suturas
quirúrgicas) que impidan el estudio adecuado de los tejidos vecinos. Deberán ser valorados previamen-
te para determinar su composición y las posibles complicaciones en equipos de alto campo (es raro
que generen problemas en equipos de bajo campo).

26
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 27

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Los elementos quirúrgicos en el área musculoesquelética son abundantes y, si se hallan anclados en el hueso,
no existe riesgo de movilización. Los elementos no anclados (clips vasculares, cuerpos extraños) se hallan rodea-
dos de tejido fibroso trascurridas algunas semanas y tampoco suelen generar problemas de movilización. No
obstante, dependiendo de los materiales que contengan, sí pueden ocasionar un incremento de la temperatura
por el efecto de la radiofrecuencia, por lo que el paciente puede presentar molestias e incluso dolor en la zona.

MEDICINA NUCLEAR
El empleo de isótopos radiactivos para la obtención de imágenes es una técnica que se conoce bien. A diferencia
de las técnicas eminentemente morfológicas que se han comentado, la gammagrafía permite determinar el grado
de actividad metabólica de los tejidos o la valoración funcional de los mismos. Ello hace posible una alta sensibilidad
en el caso de las alteraciones tisulares, aunque la especificidad de esta técnica, así como su resolución espacial, pue-
den considerarse bajas, puesto que un foco hipermetabólico puede estar ocasionado por un trauma leve, un pro-
ceso inflamatorio, una infección, un tumor, fenómenos reactivos a una necrosis, etc. (Figura 13). El isótopo más utili-
zado en la patología ósea es el tecnecio 99, que se incorpora con facilidad al metabolismo óseo.

A B

Figura 13. Gammagrafía ósea de pelvis anteroposterior (A) y posteroanterior (B).


Se aprecia un foco hipermetabólico en la cadera derecha, relacionado con
una metástasis. La actividad metabólica aumentada en las articulaciones sa-
croilíacas puede ser normal o asociarse a patología inflamatoria.

El desarrollo de nuevas técnicas como el SPECT (single photon emission computed tomography) permite mejo-
rar la resolución espacial, dado que se consiguen imágenes tomográficas de las zonas de interés. Desde hace
unos años, una nueva técnica como es el PET (positron emission tomography) ha mejorado la capacidad de eva-
luar el metabolismo tisular basado en el consumo de glucosa de los tejidos; detecta patologías, principalmente
tumorales, ya que son mayores consumidoras de esta molécula. Dependiendo del nivel de consumo, es posible
diferenciar las lesiones benignas (de bajo consumo) de las malignas, aunque existe cierto solapamiento entre
patologías. El PET también adolecía de una baja resolución espacial o anatómica, que se ha mejorado gracias a
la aparición de técnicas híbridas (PET-TC o PET-RM), que aúnan las ventajas de la gran sensibilidad de la prime-
ra con la resolución espacial de las segundas, con lo que aumenta de forma considerable la especificidad.
La semiología que aportan estas técnicas se basa en la detección de la actividad metabólica de los tejidos
en forma de hiperactividad respecto al tejido normal (hipermetabólico, foco caliente u osteoblástico) o de
menor actividad que la estándar (hipometabólico, foco frío u osteolítico).
Se debe tener en cuenta que existen áreas esqueléticas que, desde el punto de vista fisiológico, mantienen
una actividad metabólica mayor de la habitual, como son algunas articulaciones con una elevada función o
carga, los cartílagos fisarios de crecimiento o los huesos que presentan una mayor actividad hematopoyética
(calota, esternón), y que no deberán considerarse patológicos.

TÉCNICAS INTERVENCIONISTAS
En la patología musculoesquelética son muchos los procedimientos terapéuticos que precisan ser guiados por
técnicas de imagen para su correcta realización. La guía mediante técnicas de imagen ofrece una serie de venta-
jas respecto a la realización “a ciegas” o a procedimientos más invasivos: mejora la seguridad, dado que evita le-

27
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 28

sionar otras estructuras (vasos, nervios) que puedan encontrarse en el área; mejora la fiabilidad, ya que permite
observar de forma directa la zona diana del procedimiento y la interacción del utillaje empleado en la lesión.
En Radiología los procedimientos intervencionistas se dividen en percutáneos y endovasculares. Los pri-
meros son aquellos que acceden a la zona de tratamiento de forma directa a través de la piel y ofrecen una
elevada variedad; los más comunes son las tomas de material de biopsia con agujas finas o gruesas, los dre-
najes de colecciones hemáticas, infecciosas o quísticas, las inyecciones de fármacos intralesionales, además de
otros procedimientos algo más sofisticados, como los tratamientos consistentes en la radiofrecuencia de le-
siones tumorales (osteoma osteoide, metástasis), las vertebroplastias con cementación de fracturas verte-
brales, la fenolización percutánea de lesiones vasculares, etc.
Los procedimientos por vía vascular alcanzan la zona de interés a través de los vasos que la irrigan me-
diante la introducción de catéteres. Los más frecuentes son las embolizaciones de puntos sangrantes, las em-
bolizaciones de lesiones como tratamiento paliativo, definitivo o como preparación para la cirugía, los trata-
mientos farmacológicos de las lesiones tumorales (quimioterapia intraarterial), etc.
Esta amplia batería de posibilidades terapéuticas permite actuar de forma directa sobre la lesión, con un
menor riesgo para el paciente y con una mayor efectividad del tratamiento.

INDICACIONES DE LAS DIFERENTES EXPLORACIONES


El empleo de radiaciones ionizantes obliga a justificar cada exploración y cada exploración tiene sus indica-
ciones. El Real Colegio de Radiólogos del Reino Unido elaboró un catálogo de criterios de remisión de pa-
cientes a los servicios de diagnóstico por la imagen, que fueron adaptados por la Comisión Europea y por
expertos europeos en Radiología y Medicina Nuclear. Este catálogo es utilizado como referencia por la ma-
yoría de los centros para determinar las indicaciones habituales de las diferentes exploraciones.

Clasificación
En estos criterios se indica si las afirmaciones que se realizan se basan en pruebas científicas rigurosas
adoptando la siguiente clasificación:
A. Estudios clínicos controlados con distribución aleatoria, metaanálisis, estudios sistemáticos.
B. Sólidos estudios experimentales o de observación.
C. Otras pruebas cuya indicación se base en la opinión de expertos, avalada por las autoridades en la materia.

Recomendaciones
• Prueba indicada: la prueba complementaria contribuirá muy probablemente a orientar el diagnóstico clí-
nico y el tratamiento.
• Exploración especializada: se trata de pruebas complementarias complejas o caras, que habitualmente
sólo realizarán médicos con la experiencia suficiente para valorar los datos clínicos y tomar medidas a
partir de los resultados de las mismas. Suelen requerir un intercambio de pareceres con un especialista
de Radiología o de Medicina Nuclear.
• Prueba no indicada en un primer momento: la experiencia demuestra que el problema clínico suele
desaparecer con el tiempo, por lo que se sugiere posponer la exploración entre tres y seis semanas, y
llevarla a cabo sólo si persisten los síntomas. Un ejemplo típico es el dolor de hombro.
• Exploración no indicada de manera sistemática: queda patente que, aunque ninguna recomendación es abso-
luta, sólo se accederá a la petición si el médico la justifica de modo convincente. Un ejemplo de tal justifica-

28
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 29

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

ción sería solicitar una radiografía simple de un paciente que sufre dorsalgia y cuyos datos clínicos apuntan a
algo distinto de una enfermedad degenerativa (por ejemplo: sospecha de fractura vertebral osteoporótica).
• Prueba no indicada: cuando se considera que realizar la prueba complementaria carece de fundamentos.

¿Por qué se necesitan directrices y criterios de remisión?


Son pruebas complementarias útiles aquellas cuyo resultado –positivo o negativo– contribuye a modificar
la conducta diagnóstico-terapéutica del médico o a confirmar el diagnóstico. Muchas pruebas radiológicas
no cumplen estos cometidos y exponen a los pacientes a la radiación de forma innecesaria.

Causas principales del recurso superfluo a la radiología


• Repetir pruebas que ya se han realizado: antes de solicitar una exploración es necesario preguntar al pa-
ciente: “¿Le han hecho ya estas pruebas?”.
• Pedir pruebas complementarias que, seguramente, no alterarán la atención al paciente: cabe preguntar-
se: “¿Realmente son necesarias?”.
• Solicitar pruebas con demasiada frecuencia: habría que preguntarse:“¿Son precisas ahora?”.
• Pedir pruebas inadecuadas: cabe preguntarse: “¿Son éstas las pruebas más adecuadas para detectar la
patología que sospecho?”. En caso de duda, es preciso consultar con los radiólogos.
• Las pruebas no ofrecen la información clínica necesaria o no se plantean las cuestiones que las pruebas
de diagnóstico por la imagen deben resolver: hay que preguntarse:“¿He explicado bien el caso?”. Como
ya se ha comentado, es necesaria una correcta comunicación de la sospecha diagnóstica para planificar
de forma adecuada la secuencia de las exploraciones.
• Exceso de pruebas complementarias: cabe plantearse: “Con objeto de tranquilizar al paciente
o a causa de practicar una medicina defensiva, ¿estoy recurriendo a demasiadas pruebas complementarias?”.

Los criterios antes mencionados también tienen en consideración las dosis de radiación recibidas en cada
técnica y establecen la siguiente clasificación:
• Tipo 0: aquellas exploraciones que no emiten radiaciones, como los US y la RM.
• Tipo I: aquellas exploraciones radiográficas sencillas que emiten dosis bajas.
• Tipo II: aquellas exploraciones radiográficas complejas, como series óseas, gammagrafía o radiografías,
que emiten dosis altas, como la de la columna lumbar.
• Tipo III: TC del tronco.
• Tipo IV: PET-TC.

Basándose en estos criterios, la Tabla III expone un resumen de las indicaciones más habituales.
De esta tabla cabe resaltar algunos datos.
La llamada serie ósea metastásica presenta como única indicación actual el estudio del mieloma
múltiple, ya que su estadificación (Durie-Salmon) se basa en los hallazgos encontrados en esta ex-
ploración, a pesar de que en la actualidad la RM apor ta una información más fiable en cuanto a la
extensión de la enfermedad y las variaciones en su evolución. El diagnóstico de las lesiones metastá-
sicas se debe realizar con técnicas más sensibles, como la gammagrafía ósea o la RM de cuerpo ente-
ro, y su seguimiento radiológico tras tratamientos que puedan generar cambios en la densidad no
está indicado de forma sistemática.

29
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 30

Tabla III. Principales indicaciones de pruebas radiográficas


PROBLEMA EXPLORACIÓN INDICACIÓN
Series óseas
Mieloma múltiple Serie ósea metastásica 1C
Detección de lesiones en enfermedades sistémicas 2C
Carcinoma con posibles metástasis óseas 2C
Detección de malformaciones congénitas generalizadas Mapa óseo 3C
Cabeza
Traumatismo con riesgo medio de lesión endocraneal Cráneo AP y lateral 1B
Traumatismo facial 2C
Cuerpo extraño metálico en la órbita 1C
Traumatismo orbitario penetrante 1B
Traumatismo con bajo riesgo de lesión interna 2C
Traumatismo de la mandíbula
Traumatismo facial
Traumatismo de riesgo medio, alto o muy alto TC 1B
Traumatismo orbitario penetrante 3B
Columna y pelvis
Enfermedades congénitas. Escoliosis RX de columna completa 1C
Valoración de la flexibilidad de la curva en caso de escoliosis
Subluxación atloaxoidea RX de columna cervical 1C
Lesión dolorosa de cuello 1B
Lesión de cuello con afectación neural. Prequirúrgica 1B
Dolor de cuello en niños 1B
Traumatismo de cuello en pacientes inconscientes 1B
Traumatismo de cuello en pacientes conscientes 2B
Dolor de cuello o de brazo debido a alteraciones degenerativas 2B
Tortícolis sin traumatismo 2B
Valoración de las alteraciones de la amplitud de los agujeros de conjunción 3C
Sospecha de inestabilidad intersegmentaria postraumática 3B
Traumatismo doloroso, con/sin déficit neural RX de columna dorsal 1B
Dolor por osteoporosis 1B
Traumatismo no doloroso, sin déficit neural 2B
Dolor sin trauma (enfermedad degenerativa) 2B
Posible espina bífida o hipertricosis localizada 2B
Dolor por osteoporosis RX de columna lumbar 1B
Traumatismo doloroso, con/sin déficit neural 1B
Lumbalgia crónica sin signos de infección o neoplasia 2C
Lumbalgia aguda por posible hernia discal 2C
Traumatismo no doloroso, sin déficit neural 2B
Dolor con sospecha de lisis ístmica e inestabilidad
Traumatismo cervical con insuficiencia neural TC 3B
Traumatismo grave 3C
Lumbalgia crónica sin signos de infección o tumoración 4B
Lumbalgia aguda por posible hernia discal 3C
Desproporción pelvifetal 3C
Traumatismo complejo
Compresión medular RM 1B
Sospecha de lesión medular tumoral o degenerativa 2C
Lesiones tumorales óseas 2C
Infecciones vertebrales 2C
Dolor no aclarado con RX u otras técnicas 2C
Esqueleto apendicular
Osteomielitis Indicación general 1B
Sospecha de tumor primario de RX de extremidades 1B
Dolor óseo local 1B
Osteomalacia 1B

30
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 31

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Tabla III. Principales indicaciones de pruebas radiográficas (continuación)


PROBLEMA EXPLORACIÓN INDICACIÓN
Dolor articular local 2C
Dolor articular múltiple 2C
Seguimiento de una artropatía 1B
Prótesis dolorosa 1B
Cuerpo extraño radioopaco 2B
Cuerpo extraño radiotransparente 1B
Síndrome del niño maltratado 2B
Comparación con miembro no lesionado 2C
Osteocondrosis
Traumatismo Indicación específica
Inestabilidad articular de RX de extremidades
Dolor articular
Sospecha de necrosis avascular
Edad ósea
Realización de mediciones
Osteomielitis TC de extremidades 3C
Osteoma osteoide 3B
Coalición tarsal 3C
Valoración de las anomalías de rotación de las extremidades 3C
Posibles lesiones pélvicas 3C
Hombro inestable o valoración posquirúrgica Artro-TC o artro-RM 3B
Biopsia o procedimiento terapéutico Punción guiada en TC o US
Estudios ligamentarios o tendinosos superficiales Indicaciones generales
Traumas de partes blandas de las extremidades para la realización de US
Tumoraciones pequeñas y accesibles
Fracturas de pequeños huesos (costilla, muñeca)
Atrapamiento neural superficial
Valoración de adenopatías
Estudios articulares complejos Indicaciones generales
Lesiones tumorales óseas (estadificación) para la realización de RM
Tumoraciones profundas o grandes de partes blandas
Complicaciones de fracturas (infecciones)
Dolor no aclarado con RX u otras técnicas
Trayectos neurales profundos

Por lo que respecta al cráneo, la realización de radiografías tras un traumatismo dependerá de la gravedad
del cuadro; así, los traumas leves no requieren estudio radiológico, mientras que en los moderados y, sobre
todo, en los graves puede ser más útil efectuar una TC directamente.
En la patología del raquis se debe tener en cuenta que un dolor crónico que no se acompaña de síntomas que in-
diquen riesgo neurológico o enfermedad grave (tumor o infección) no tiene por qué ser objeto de radiografías. Sin
embargo, un dolor agudo en el que se sospecha una fractura por osteoporosis o por un trauma con sintomatología
neural sí es indicación de un estudio radiológico simple, aunque en los casos graves podría sustituirse por una TC.
La única indicación de urgencia para practicar una RM es la aparición de una compresión medular, ya sea
traumática, infecciosa o tumoral, puesto que requiere conocer su localización exacta para administrar un tra-
tamiento inmediato. En las patologías que afecten al esqueleto apendicular, cualquier lesión que pueda afec-
tar a las estructuras óseas es indicación de estudio radiográfico, mientras que la patología articular no siem-
pre requiere un estudio de imagen. Los procedimientos intervencionistas, dado que son técnicas sofisticadas
en muchos casos, precisan una evaluación conjunta de los especialistas clínicos y radiológicos.
Por último, se ha de recordar que las indicaciones de cada técnica pueden variar dependiendo del centro
en el que se atienda al paciente, en función de la disponibilidad de las técnicas y de las guías clínicas que se
hayan consensuado entre los departamentos, siempre basadas en criterios de evidencia científica.

31
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 32

INTRODUCCIÓN A LA ANATOMÍA RADIOLÓGICA DEL ESQUELETO


Tanto para el análisis como para la descripción de un estudio radiológico es importante conocer la anato-
mía. Pero no la anatomía aprendida en el cadáver, sino la anatomía radiológica, es decir, la representación en
la imagen de cada una de las partes del hueso y en cada una de las proyecciones.
Actualmente, existen numerosos atlas de Anatomía Radiológica, todos ellos recomendables, que
ayudan a reconocer los diferentes elementos en las imágenes (Atlas de anatomía humana por técnicas
de imagen, de J. Weir y P. H. Abrahams; Bases anatómicas del diagnóstico por la imagen, de P. Flecken-
stein y J. Tranun-Jensen).

Nomenclatura
Se mencionan algunos aspectos generales de la nomenclatura:
• Epífisis: parte del hueso generalmente recubierta de cartílago y que se articula con otro hueso.
• Fisis: zona cartilaginosa de crecimiento de los huesos que se cierra con la maduración esquelética.
• Metáfisis: zona de transición entre la epífisis y la diáfisis, que se caracteriza por una cortical muy fina y
abundante trabeculación.
• Diáfisis: parte del hueso largo donde existe una clara diferenciación córtico-medular, las corticales son
gruesas y el hueso trabecular escaso.
• Apófisis: zona prominente del hueso, habitualmente zona de anclaje o inserción de estructuras musculo-
tendinosas o ligamentarias.
• Hueso subcondral: parte del hueso situada por debajo del cartílago articular, que muestra una lámina
densa que lo separa de éste y del hueso trabecular.
• Yuxtaarticular: zona de partes blandas adyacente a una articulación.
• Sesamoideo: hueso accesorio incluido en un tendón, cuya finalidad es permitir el deslizamiento de un
tendón junto a una articulación y minimizar así el roce. Puede ser cartilaginoso o estar osificado.

Términos más comunes en Patología


• Calcificación: foco de depósito de material cálcico de tipo grumoso, sin organización.
• Osificación: foco de densidad cálcica, que muestra una organización interna con trabéculas y cortical.
• Esclerosis: aumento de la densidad. Aunque el término es anatomopatológico e indica un mayor conte-
nido en tejido fibroso, en Radiología se emplea para describir los focos de mayor densidad ósea. En sen-
tido estricto, debería denominarse área de mayor atenuación radiológica.
• Osteopenia: se refiere a la disminución de la densidad o de la capacidad de atenuación de un hueso o
del conjunto. Es un término general que no debe confundirse con osteoporosis.
• Lisis: destrucción ósea.
• Pinzamiento: disminución de la amplitud de un espacio. En las articulaciones por lo general indica una
disminución del grosor del cartílago.
• Diástasis: aumento de la amplitud articular de forma patológica.
• Luxación: pérdida completa de la congruencia articular.
• Subluxación: pérdida parcial de la congruencia articular.
• Geoda: lesión lítica de aspecto quístico, bien definida, de localización subcondral, que corresponde a ca-
vidades dentro del hueso cuyo contenido es líquido o sinovial.

32
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 33

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

• Osteofito: prominencia ósea en el borde articular, originada de forma perpendicular a la articulación. Re-
presenta un mecanismo de defensa del hueso ante la disminución del cartílago, en un intento de aumen-
tar la superficie articular y limitar la movilidad.
• Sindesmofito: calcificación ligamentaria en la zona de inserción con el hueso, generalmente de origen in-
flamatorio.
• Anquilosis: desaparición de un espacio articular de forma espontánea con fusión de los huesos.
• Artrodesis: fusión de dos huesos que ocasiona la desaparición del espacio articular; es de origen quirúrgico.
• Escoliosis: incurvación estructural del raquis que se caracteriza por rotación de los elementos vertebrales.
• Actitud escoliótica: incurvación no estructural del raquis, en la que no existe rotación de las vértebras.
• Rectificación: término utilizado para describir la pérdida de las curvas fisiológicas del raquis, pero que no
debería emplearse para indicar patología, dado que puede ser simplemente postural o derivarse de la
actitud del paciente.

33
CAP_2_DIM:Esteve 30/06/2009 14:02 Página 34
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 35

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Sistemática de lectura general


Jesús Dámaso Aquerreta Beola
Servicio de Radiología. Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

La lectura de cualquier estudio radiológico requiere, por un lado, unas condiciones ambientales determinadas y, por
otro lado, un análisis cuidadoso, ya que la información clave para llegar a un diagnóstico correcto puede hallarse en
cualquier parte de la radiografía. Por ello, debe estudiarse desde la identificación de la placa hasta la esquina opuesta.
La lectura diagnóstica de una radiografía es uno de los ejercicios médicos más difíciles y, para su correcto aprove-
chamiento, se requiere un reconocimiento exacto de la anatomía, un amplio conocimiento de la semiología radio-
lógica y disponer de una correcta información clínica; asimismo, se requiere la correlación de estos tres aspectos.

IDENTIFICACIÓN
La zona reservada a identificar el estudio debe contener:
• Nombre del paciente: permitirá identificar su sexo en la mayoría de los casos. Es importante detectar
errores en la identificación de la placa, bien porque pertenezca a otro paciente, bien porque la coloca-
ción del nombre sea errónea.
• Número de identificación: es fundamental en los centros hospitalarios, dado que orienta sobre la antigüe-
dad de la historia del paciente en el centro y sobre la posible disposición de información almacenada.
• Fecha de realización del estudio: sirve para valorar la evolución y permitir la comparación en el tiempo.
• Centro o institución donde se ha efectuado el estudio.
• Señalización del lado (derecho o izquierdo): resulta de interés para colocar correctamente la placa y evi-
tar errores de diagnóstico debidos a la realización del estudio en el lado sano.

TÉCNICA DE LECTURA
Ante un estudio radiológico se debe empezar por lo más general y llegar a lo particular paso a paso. Pero
hay cuatro aspectos que siempre se deben analizar: tamaño, forma, densidad y número.

Existe una regla mnemotécnica anglosajona que puede ser de utilidad, denominada ABC'S ('del ABC'):
• A (aspecto general, alineación): indica que es primordial hacerse una idea general de dónde se está, qué
se está viendo y si lo que se ve es lo que se esperaba ver. Se trata de valorar si la técnica es la correcta,
de ver si están todas las estructuras y si se hallan ordenadas de forma anatómica.
• B (bone): se debe analizar cada uno de los huesos incluidos en el estudio. Hay que contarlos, valorar su ta-
maño respecto al resto, su forma y su densidad en conjunto y en sus diferentes porciones (Esquema 1).
• C (cartilage): los espacios articulares se analizarán valorando su amplitud, su congruencia y su densidad,
sin olvidar el espacio subcondral y los bordes de la articulación (Esquema 2).
• S (soft tissues): se trata de las partes blandas. En las radiografías suelen ser las grandes olvidadas y, sin em-
bargo, en muchas ocasiones son las que indican patología, como el aumento de volumen por derrame
articular, los edemas o hematomas traumáticos relacionados con fracturas, las calcificaciones yuxtaarticu-
lares de la patología inflamatoria, etc.

35
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 17:11 Página 36

Cartílago Epífisis
Yuxtaarticular
o paraarticular
Hueso subcondral
Apófisis
Osteocondral
Metáfisis
Fisis
Condral

Intraarticular
Diáfisis Hueso medular Subcondral

Hueso cortical

Esquema 1. Partes anatómicas del hueso. Esquema 2. Espacio articular.

CONDICIONES AMBIENTALES
Para la lectura de una placa se requiere un negatoscopio o foco de luz con alta luminosidad o, al menos, que
permita la iluminación adecuada de la placa, siempre de forma homogénea. El cuidado de los negatoscopios es
esencial, se requieren limpiezas periódicas y la revisión de los fluorescentes. En el caso de los monitores, han de
tener la suficiente resolución como para permitir una apreciación adecuada de los detalles; asimismo, deben
disponer de programas y herramientas básicos para la modificación de las características de luminosidad, brillo
y contraste de la imagen, así como de herramientas elementales de medición de distancias y ángulos.
La luminosidad ambiental ha de ser reducida, o bien la estancia debe estar en penumbra, lo que favorece-
rá la acomodación ocular para apreciar mejor los detalles. La distancia de lectura debe ser de entre uno y
dos metros, ya que una mayor distancia mejora la visualización de los bordes. El tiempo de lectura será el
necesario para completar la sistemática, de manera que, aunque en los primeros segundos se pueden detec-
tar la mayoría de las alteraciones, se realice una valoración pormenorizada de toda la placa. Ante la aparición
de algunas imágenes, principalmente en pacientes asintomáticos, será conveniente disponer de estudios ra-
diológicos previos, con objeto de comparar en el tiempo la evolución de dichas imágenes.

Causas de error en la lectura o interpretación


Sólo se identifica aquello que se ve
(R. Fraser)

A pesar de realizar una lectura correcta, no siempre se llegan a detectar todas las alteraciones existentes;
el porcentaje de errores oscila ampliamente entre un 1% en las placas normales o negativas y un 30% en las
placas patológicas o positivas. Puede deberse a diversos factores:
• Factores físicos: por ejemplo, en caso de que la densidad de una lesión no sea diferente del entorno que
la rodea.
• Mala calidad técnica: como la sobreexposición o el exceso de radiación, que conllevarían un ennegreci-
miento de todas las áreas; ello haría necesario un foco de luz muy potente para diferenciar densidades
diferentes. Asimismo, la falta de radiación impediría apreciar algunas zonas, que no quedarían representa-
das de forma adecuada.

36
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 37

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

• Borrosidad de la imagen: puede ser consecuencia del movimiento del paciente, principalmente respira-
torio, de la borrosidad fotográfica por un revelado defectuoso o por la falta de contacto entre la pelícu-
la y las pantallas de refuerzo, o bien de la borrosidad intrínseca de la lesión, cuyos bordes estén mal defi-
nidos y cuya densidad sea tenue.
• Lesión oculta por otras estructuras: es el caso de lesiones localizadas en las zonas de anatomía compleja,
como la cintura escapular, el sacro, el tarso, etc.
• Tamaño pequeño: dependiendo de su intensidad, las lesiones de tamaño reducido pueden pasar des-
apercibidas. De este modo, una fractura sin desplazamiento puede no generar una línea de diferente
densidad. Asimismo, las lesiones líticas que asientan sobre un hueso esponjoso precisan una destrucción
superior al 60% para que se aprecien.
• Imágenes falsas: el ojo humano tiende a cerrar contornos, creando imágenes que pueden sugerir patolo-
gía. En ocasiones, la superposición de estructuras genera líneas que se confunden con fracturas.
• Desconocimiento semiológico: existe un aforismo que expresa: “Lo que no se conoce no se ve”. Aplica-
do a nuestro campo, se interpreta de la siguiente forma: la falta de conocimiento semiológico conlleva
no apreciar como patológicos determinados signos que, por su sutileza, pueden pasar desapercibidos o
apreciarse mal.
• Factores psicológicos: en ocasiones, la autosuficiencia o el afán de protagonismo (llevar la contraria a
otra persona sin motivos, estar obsesionado con una determinada patología, etc.) conducen a una inter-
pretación errónea.
• Fatiga del radiólogo: aunque se aplica a los especialistas de Radiología, que deben interpretar multitud de
exploraciones al día, lo que conduce a una falta de concentración en determinados momentos, también
es aplicable a otros profesionales que, sumidos en su labor cotidiana, prestan menos atención a los estu-
dios tras varias horas de trabajo.
• Aspectos físicos: debido a que la luz ambiental en las consultas suele ser alta y los negatoscopios de baja
calidad (en ocasiones, inexistentes), la lectura de las placas se lleva a cabo colocándolas en la ventana o di-
rigiéndolas hacia la luz del techo. Todo ello conduce a una mala apreciación de los detalles semiológicos.
• Factores intangibles: por último, también existen determinados errores que dependen del estado mental
(despejado o confuso), del día de la semana (lunes, por falta de concentración, o viernes, por cansancio),
de preocupaciones de otra índole, etc.

Corrección de errores
• Condiciones adecuadas de lectura: según las indicaciones comentadas sobre ambiente y disposición.
• Doble lectura: la lectura de un estudio por dos observadores es una situación ideal. Por lo general, se
consigue cuando el estudio lo interpreta un radiólogo y lo revisa un clínico con experiencia.
• Descansos o límite de exploraciones: cuando el volumen de estudios es alto, se deben realizar periodos
de descanso que permitan que la mente vuelva a concentrarse en la lectura de dichos estudios. En ge-
neral, esto es aplicable a los radiólogos.
• Inspección sistematizada (signos indirectos): casi siempre viene orientada por la sintomatología del pa-
ciente. Es posible efectuar una inspección más profunda de aquellas estructuras que puedan generar los
síntomas referidos. Por ello es tan relevante comunicarle al radiólogo la historia clínica previa y la sospe-
cha clínica actual que justifica la exploración.
• Conocimiento semiológico: siempre es necesario para la detección de signos de patología y su interpre-
tación, con objeto de plantear las opciones diagnósticas.

37
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 38

Dado que a pesar de estos puntos se sabe que pueden pasar desapercibidos un alto porcentaje de deta-
lles, cabe afirmar que “el mejor radiólogo (o lector de placas) no es el que ve más, sino el que interpreta
mejor”.

SIGNOS DE PATOLOGÍA
Como ya se ha comentado en la lectura de una radiografía, los cuatro datos fundamentales que hay que
evaluar en cualquier estructura y en las diferentes técnicas empleadas son: el tamaño, la forma, la densidad y
el número. Se podrían añadir algunos más, como la posición respecto a sus vecinos, el grado de desarrollo
en los pacientes infantiles, etc.

Tamaño
Cuando se analiza el tamaño, una estructura puede ser mayor de lo normal. Ello indica una anomalía de ti-
po congénito (malformación o displasia con hipercrecimiento monostótico o generalizado), de tipo endocri-
nológico (gigantismo), secundaria a una remodelación postraumática o tras una infección, de tipo tumoral
por insuflación, etc. A su vez, el crecimiento puede ser focal (de una parte) o completo (de todo el hueso).
Si se evidencia la disminución del tamaño, esta alteración es más común, aunque plantea posibilidades
diagnósticas similares: anomalías congénitas con hipoplasias segmentarias, displasias con enanismo o con
afectación de parte del esqueleto (platiespondilia en la columna), anomalía endocrinológica armónica (de-
fecto de la hormona del crecimiento), no armónica (hipotiroidismo), alteración secundaria a traumas (aplas-
tamiento, cabalgamiento de fragmentos, pérdidas de fragmentos, cierre fisario precoz por formación de un
puente óseo), infecciones que originan la lesión del cartílago fisario, etc.

Forma
Las variaciones en la forma plantean un diagnóstico diferencial similar, ya que las infecciones, los traumas,
los tumores, las alteraciones displásicas, etc., pueden generar deformidades. Entre las deformidades más co-
munes se halla la insuflación, provocada por lesiones que generan la erosión interna y la remodelación de la
cortical, y que, por lo general, indican un proceso de evolución lenta y benigna.
La incurvación más evidente en los huesos largos puede ser secundaria a una anomalía en el desarrollo,
como un cierre parcial de la fisis que origina un crecimiento asimétrico, a remodelaciones óseas reparati-
vas, a insuficiencia ósea en los huesos que soportan carga, etc. La incurvación es en varo cuando se acen-
túa la concavidad interna (por ejemplo: disminución del ángulo cervicodiafisario en el fémur) y en valgo
cuando la concavidad interna disminuye o existe concavidad externa; o bien en antecurvatum cuando la
concavidad es anterior y en recurvatum cuando es posterior.
La angulación anómala de un hueso habitualmente es consecuencia de un antecedente de fractura que se
ha consolidado de manera anómala. Sin embargo, los huesos que anatómicamente ya presentan algún tipo
de angulación pueden presentar variaciones por un mayor o menor grado de la misma. Estas variaciones
pueden deberse a anomalías en el desarrollo o a alteraciones por insuficiencia ósea, como en las enferme-
dades metabólicas (raquitismo), la displasia ósea, la enfermedad de Paget, etc.
Por lo general, el ensanchamiento óseo se debe a anomalías en la modelación, como el ensanchamiento
metafisario de algunas displasias (deformidad en “matraz”). Las deformidades epifisarias son frecuentes, bien
como consecuencia de anomalías en la infancia, como las displasias o las necrosis avasculares, bien como
consecuencia de patología artrósica en el adulto. Por último, las deformidades con solución de continuidad
corresponden a fracturas o pseudoartrosis.

38
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 39

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Densidad
Las alteraciones de la densidad son, probablemente, las más comunes; se deben diferenciar las que com-
prenden una afectación generalizada, en todo el esqueleto, de las focales. Las disminuciones generalizadas de
la densidad ósea se denominan osteopenias. Las causas más comunes de osteopenia generalizada son: la os-
teoporosis, la osteomalacia, el hiperparatiroidismo y algunos tumores como el mieloma múltiple.
Detectar una osteopenia generalizada no siempre es fácil y se deben buscar los signos que indiquen una
disminución del número de trabéculas óseas o el adelgazamiento de las corticales. En este sentido, una ma-
yor definición del reborde óseo puede ser consecuencia de una menor densidad interna del hueso, que se
asemeja en densidad a las partes blandas circundantes. En determinados casos, la desaparición de las trabé-
culas orientadas en un sentido (horizontales) favorece que se aprecien un mayor número de trabéculas ver-
ticales, lo que produce un aspecto en enrejado del hueso, como ocurre en las vértebras desmineralizadas.
Por último, el ensanchamiento de la cavidad medular por la disminución del grosor cortical ha sido un índice
de osteoporosis valorado en los metacarpianos, que puede detectarse en otras localizaciones y que presen-
ta una sensibilidad y una especificidad bajas.
Otros signos de desmineralización se asocian a deformidades óseas o a fracturas, como consecuencia del hun-
dimiento del hueso sobre sí mismo de forma espontánea o como consecuencia de pequeños traumatismos.
El aumento generalizado de la densidad puede deberse a anomalías del desarrollo de un grupo de displa-
sias, como la osteopetrosis, en la que no existe la reabsorción ósea endomedular que modela el hueso; pue-
de estar relacionado con el excesivo depósito de minerales, como la fluorosis, o ser consecuencia de una
mayor densidad de la endomedular ósea, como en el caso de las mielofibrosis.
Las desmineralizaciones regionales en general están relacionadas con patologías que provocan disminución
de la funcionalidad de la región (inmovilizaciones por fracturas o esguinces, distrofias simpático-reflejas o in-
flamaciones articulares con rigidez). Se aprecian mejor por el contraste que generan respecto a las zonas ve-
cinas dentro del mismo hueso. Son frecuentes en las áreas periarticulares y pueden manifestarse como zo-
nas difusas o moteadas de menor trabeculación. Se debe prestar especial atención para no confundirlas con
lesiones líticas, cuyo estudio requiere una profundización mayor.
Ante una lesión destructiva focal se deben examinar otros datos asociados, como el patrón de destruc-
ción, la delimitación o el margen de la lesión, la zona donde asienta, el tipo y el grado de afectación de la
cortical, etc. Para su análisis se puede utilizar la clasificación de Lodwick, que permitirá orientar el diagnóstico
según el grado de agresividad de la lesión (Tabla I).

Tabla I. Clasificación de Lodwick


PATRÓN RADIOGRÁFICO IA IB IC II III
Destrucción Geográfica Geográfica Geográfica Moteada Permeativa
Borde Regular IA o mal definido IB o moteado <1 cm >1 cm Ausencia
Lobulado de borde
Multicéntrico
Alteración cortical Inexistente o parcial Parcial Total Total Total
Anillo escleroso Sí Opcional Opcional (raro) Opcional (muy raro) Opcional
Expansión cortical Opcional Opcional >1 cm Rara Rara

El patrón geográfico (tipo I) es aquel que presenta un borde bien definido o un margen de transición en-
tre el tejido normal y el patológico menor de 1 cm. Las lesiones moteadas (tipo II) son aquellas que mues-
tran una lesión definida en una región, aunque el borde de transición entre lo normal y lo patológico es ma-
yor de 1 cm. Por último, el patrón permeativo (tipo III) es una afectación ósea difusa en la que no se distin-
gue claramente el tejido normal del patológico, es decir, no se aprecia margen de transición.

39
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 40

Como se comprenderá, cuanto peor definido esté el borde, mayor será la agresividad de la lesión. Este
dato es corroborado normalmente por el resto de los datos que se analizan, como la infiltración o la ex-
pansión de la cortical. Por lo general, una expansión cortical indica un crecimiento de la lesión lento, que
da tiempo para una remodelación. Una infiltración cortical muestra un crecimiento rápido que ocasiona
destrucción.
A su vez, las lesiones geográficas se subdividen en A, B y C en función de si el anillo escleroso evidencia un
borde regular, lobulado o multicéntrico sin alteración cortical (A), si el borde no es escleroso o está mal defini-
do y la afectación cortical es parcial (B), o bien si la afectación cortical es total (C) (Esquema 3). Las lesiones de
tipo IA y IB normalmente corresponden a lesiones poco agresivas y benignas, mientras que las lesiones de tipo
II y III se consideran claramente agresivas y, si están generadas por un tumor, probablemente sean malignas.
Las lesiones de tipo IC se consideran indeterminadas. No se debe olvidar que una lesión agresiva no es sinóni-
mo de tumor, puesto que las infecciones también muestran un comportamiento agresivo.
Respecto al diagnóstico diferencial que estas lesiones plantean, dependerá en gran medida de la edad del
paciente y de la localización de la lesión en el hueso.
Las lesiones blásticas o esclerosas manifiestan con una mayor atenuación la radiación X. Pueden deberse a
engrosamientos corticales, focales o difusos, grumosos o laminares; a engrosamientos del hueso trabecular,
generalizados, nodulares o lobulados; o bien a aumentos difusos de la atenuación por cambios del contenido
endomedular (mielofibrosis). En el Esquema 4 se representan los principales patrones de afectación con ma-
triz blástica del hueso.

Geográfico Moteado Permeativo


IA IB IC II III
Benigno Dudoso Maligno/agresivo

Sólido Algodonoso Ebúrneo

Punteado Floculento Anillos-arcos

Esquema 3. Patrones de destrucción ósea. Esquema 4. Patrones de mineralización.

Las reacciones periósticas son alteraciones relativamente frecuentes y traducen la existencia de un meca-
nismo de defensa ante una agresión interna o externa del hueso. Dependiendo de la intensidad y de la du-
ración de la agresión, la reacción perióstica es proporcional. Los tipos de reacción se clasifican en dos gran-
des grupos: compactos o interrumpidos (Esquema 5).
Las reacciones de tipo compacto son aquellas cuya aposición perióstica es continua. Se observan diferen-
tes modalidades: laminar fina, en el caso de una agresión leve y de corta duración; laminar gruesa, con capas
superpuestas sin espacio entre ellas, en el caso de agresiones leves pero duraderas; o morfología ondulante
de origen similar.
Las reacciones periósticas interrumpidas se clasifican como sigue: estratificadas, como consecuencia de
aposiciones periósticas separadas entre sí, que indican lesiones de comportamiento agresivo que infiltran la

40
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 41

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

I Continua Interrumpida II
Interrumpida
Continua
Capas
Contrafuerte
sólido
Sólida Ondulante Estratificada Irradiada Perpendicular
o irradiada
Compacta
Amorfa

Ondulante
Amorfa Triángulo
Laminar Compacta Espiculada con triángulo
simple con contrafuerte de Codman
de Codman

Esquema 5. Patrones de reacción perióstica.

cortical; perpendiculares, en las que la lesión destruye la cortical y engloba el periostio, de manera que éste
crece en la misma dirección que la lesión; anárquicas, que son similares a las anteriores, pero muestran un
crecimiento desorganizado del periostio en el interior de la lesión.
Al analizar los extremos de la reacción perióstica, se aprecian dos tipos de unión entre la reacción pe-
rióstica y la cortical: de “contrafuerte”, que sugiere un crecimiento lento de la lesión con formación de
una reacción compacta que limita la lesión; y en “triángulo de Codman”, que indica un crecimiento rápido
de la lesión.
Como ya se ha comentado, la valoración de la patología ósea sería incompleta si no se examinasen
también las alteraciones extraóseas o de partes blandas, que en muchas ocasiones ofrecen la clave para
sugerir una patología (inflamación periarticular, calcificaciones, derrames articulares, desplazamiento de al-
mohadillas grasas…). Un ejemplo clásico son las masas de partes blandas asociadas a lesiones agresivas
óseas con patrón infiltrante y que apenas generan cambios en la densidad ósea. Se pueden apreciar bur-
bujas de gas en los abscesos por osteomielitis, componentes cálcicos de la matriz condroide u osteoide
en las masas tumorales, etc.

Número
El número de huesos puede variar debido a anomalías en la formación. Así, la ausencia de una formación
completa de los huesos se denomina agenesia o aplasia; si es parcial o los huesos se hallan menos desarro-
llados, se denomina hipoplasia o defectos focales.
Los huesos que superan el número habitual se denominan supernumerarios y, si conforman una porción
anatómica completa, se denominan miembros supernumerarios; es relativamente frecuente la polidactilia o
la aparición de seis o más dedos, que pueden ser completos o incompletos.
Las anomalías en cuanto al número de huesos son comunes en algunas áreas como el raquis, donde pue-
den existir alteraciones en la segmentación debido a dos segmentos unidos (sinostosis o coalición), a un ma-
yor número de vértebras (vértebra supernumeraria), a la variación en la organización (sacralización de las
vértebras lumbares o lumbarización de las sacras o dorsales), etc.; estas variaciones son más raras en los
huesos largos.
También es posible detectar segmentaciones dentro del mismo hueso como consecuencia de defectos de
unión o no consolidación de los núcleos de osificación del hueso. A este grupo corresponden los huesos ac-
cesorios en las apófisis y, con menos frecuencia, la pseudoartrosis congénita.

41
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 42

Semiología articular
El estudio de las alteraciones articulares conlleva una semiología específica, pero puede resultar amplia y
en ocasiones confusa. Se debe a que muchas alteraciones que indican patología lo son tanto por exceso co-
mo por defecto (Tabla II).
En primer lugar, cabe destacar las alteraciones
Tabla II. Signos de patología articular de las partes blandas que rodean una articulación.
1. ALTERACIONES DE LAS PARTES BLANDAS Tanto el aumento de volumen como su disminu-
ción son signos que indican una artropatía. El au-
• Aumento: difuso o focal, edema, nódulos cutáneos
• Disminución: atrofia mento de volumen puede deberse a un edema o
• Calcificación: cartilaginosa, intraarticular, yuxtaarticular a la hiperplasia de la sinovial o de los tejidos que
2. ANOMALÍAS DE LA MINERALIZACIÓN rodean la articulación. La disminución de volumen
• Desmineralización: yuxtaarticular, subcondral, focal se debe, por lo general, a la atrofia secundaria a ri-
• Esclerosis: subcondral, reborde osteofitario, reacción perióstica gidez e inmovilización prolongada. No se debe ol-
3. ANOMALÍAS DEL ESPACIO ARTICULAR vidar que, en ocasiones, algunas artropatías se
• Aumento: derrame, ocupación, reabsorción ósea asocian a nódulos cutáneos, como es el caso de la
• Disminución: adelgazamiento cartilaginoso artritis reumatoide o de la fiebre reumática.
• Destrucción: reabsorción y fragmentación
Otra alteración que indica patología en las partes
4. ANOMALÍAS DE LA ALINEACIÓN blandas son los focos cálcicos. Pueden localizarse en
• Incongruencia: subluxación, luxación, protrusión el propio cartílago, en las estructuras articulares o en
• Movilidad: rigidez en flexión o en extensión, laxitud las que rodean la articulación. Dichas calcificaciones
pueden ser de tipo metaplásico, es decir, se produce
la conversión en tejido condral calcificado u óseo de las partes blandas, o bien originarse por depósito de calcio. La
imagen típica de la calcificación de ligamentos capsulares relacionada con fenómenos inflamatorios son los sindesmo-
fitos, calcificaciones lineales paralelas a la cortical del hueso que cruzan el espacio articular y que unen dos huesos.
Dentro de este grupo se incluyen las alteraciones por hipodensidad en el interior de la articulación. Pue-
den deberse a fenómenos de vacío en relación con la tracción forzada en una articulación, que es relativa-
mente frecuente en los niños y en los pacientes con laxitud de tejidos. También se deben al gas producido
por la degradación de las proteínas o por infecciones anaerobias.
En segundo lugar, cabe valorar las alteraciones de la mineralización del hueso subcondral. Las alteraciones
articulares pueden generar una disminución de la densidad ósea, como las reabsorciones óseas de origen in-
flamatorio o degenerativo, y pueden ser consecuencia de quistes subcondrales por la invasión de la sinovial
(pannus) o de geodas o quistes por la hiperpresión del líquido sinovial que entran en el hueso subcondral a
través de lesiones o fisuras condrales. Otra causa de desmineralización es la inmovilización prolongada por
rigidez o trauma articular, que origina la pérdida de trabeculación ósea yuxtaarticular.
Por otro lado, también existen los aumentos de densidad subcondrales, generalmente como consecuencia
de fenómenos reactivos o de “defensa” del hueso ante agresiones, por ejemplo, la disminución del grosor
cartilaginoso o la sobrecarga (estrés) articular. Una manifestación particular del aumento de la densidad es la
formación de osteofitos o picos osteofíticos, que constituyen un intento del hueso de aumentar la superficie
articular para “repartir” la carga que soporta en una superficie mayor. A diferencia de los sindesmofitos, es-
tos picos crecen de forma perpendicular a la cortical de los huesos, si bien, cuando son grandes, tienden a
incurvarse adoptando la forma de “picos de loro”, pueden llegar a fusionarse con los picos formados al otro
lado de la articulación y generar una limitación de la movilidad de la misma o anquilosis espontánea.
Dentro de este grupo de alteraciones cabe mencionar la posibilidad de que aparezca una reacción periós-
tica en las áreas cercanas a la articulación como consecuencia de fenómenos reparativos de la destrucción
articular inflamatoria.

42
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 43

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

El tercer grupo de signos de patología está relacionado con las alteraciones de la amplitud del espacio ar-
ticular. Por lo general, un aumento del espacio articular indica un aumento de la presión interna, bien debido
a un derrame (líquido sinovial o hemático), bien debido a contenido sólido (hiperplasia sinovial, cuerpos li-
bres). También puede estar relacionado con fenómenos de reabsorción del borde óseo, como ocurre en al-
gunas artropatías inflamatorias. Por el contrario, una disminución del espacio sugiere un adelgazamiento del
cartílago, que puede ser focal o generalizado.
Por último, se han de detectar las anomalías de la congruencia articular y de la movilidad, que son parciales
o completas. Las incongruencias parciales o subluxaciones pueden manifestar una inestabilidad de los ele-
mentos óseos como consecuencia de un fallo en los elementos estabilizadores (laxitud, rotura o inserciones
anómalas de los ligamentos o tendones) o como consecuencia de deformidades óseas epifisarias (necrosis,
traumas, degeneración, malformación). El origen de las luxaciones o pérdidas completas de la congruencia es
traumático o displásico por la anomalía del desarrollo articular.
También se evidencian rigidez o limitación de la movilidad, en flexión o en extensión, propias de las lesio-
nes que bloquean la articulación desde el interior o de retracciones de las partes blandas que mantienen di-
cha actitud. Por el contrario, las laxitudes son consecuencia de anomalías del tejido conectivo que permiten
una amplitud mayor del movimiento o de lesiones de los elementos estabilizadores.
Dentro del grupo de las incongruencias ar ticulares se deben incluir las protrusiones o aumentos
de la profundidad ar ticular, que pueden ser consecuencia de fenómenos degenerativos por sobrecar-
ga o de la debilidad del hueso, que sufre un hundimiento con la presión normal.

Signos de patología articular


Entre los signos de patología articular cabe destacar los que se refieren a la patología inflamatoria. Clásica-
mente, se han dividido en:
• Criterios mayores: derrame articular, condrocalcinosis, pinzamiento del espacio, erosión ósea, sindesmofitosis.
• Criterios menores: alteraciones de la alineación, desmineralización yuxtaarticular, reacción perióstica, hin-
chazón difusa de los dedos.

Etiología de la patología articular


Las etiologías de la patología inflamatoria articular tradicionalmente se han dividido en tres apartados:
• Inflamaciones de origen autoinmune: por ejemplo, las espondiloartropatías inflamatorias, las artritis reu-
matoides, el sídrome de CREST, etc. Se caracterizan por que suelen afectar a múltiples articulaciones, de
forma simétrica, y cursan de manera progresiva o en brotes.
• Inflamaciones de origen infeccioso o artritis sépticas: por lo general, son monoarticulares y destructivas
de modo local.
• Artritis secundarias al depósito de cristales: por ejemplo, la gota o la condrocalcinosis. Pueden ser mono-
o poliarticulares, tienden a manifestarse en forma de brotes y presentan una clínica muy variada.

Semiología de partes blandas


Ya se han comentado algunos aspectos de la semiología de partes blandas en relación con la patología
ósea y articular. Se añade ahora la semiología específica no relacionada con el resto de elementos y, siguien-
do el mismo esquema de las alteraciones básicas, se tendrán en cuenta las variaciones de la densidad, del ta-
maño, de la forma y del número.

43
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 44

En la radiología simple las alteraciones de la densidad son las más comunes en las partes blandas, principal-
mente por el aumento de la misma. De manera característica, se han distinguido tres alteraciones que au-
mentan la densidad: las calcificaciones, las osificaciones y los cuerpos extraños.
La presencia de calcio es relativamente frecuente en las partes blandas, bien de forma parafisiológica, co-
mo las calcificaciones vasculares de la ateromatosis, bien como consecuencia de la calcificación de tejidos
previamente dañados (distróficas), bien por la metaplasia o transformación de los tejidos blandos en cartíla-
go o hueso, bien por el depósito de calcio secundario a enfermedades sistémicas (calcinosis), bien como
consecuencia del metabolismo calcio-fósforo (metastásicas), etc. Hay que distinguir entre calcificación y osifi-
cación: en la primera, el depósito de calcio es grumoso y desorganizado; en la segunda, se produce una ver-
dadera diferenciación a hueso y se encuentran trabéculas óseas y cortical diferenciadas, como en las miositis
osificantes postraumáticas. Los cuerpos extraños no son raros en las partes blandas y se componen de ma-
teriales muy diferentes (cristal, madera, metal, tejido), generando pequeños focos de densidad variable.
Las variaciones por la disminución de la densidad son consecuencia de acúmulos grasos o de gas. A su vez, los
acúmulos grasos pueden deberse a la infiltración o presencia de grasa en el interior de otros tejidos, como ocu-
rre en la atrofia muscular; a la lipomatosis o aumento exagerado y focal del contenido en grasa en zonas donde
ya es habitual encontrarla; o a tumores con contenido graso, encapsulados (lipomas), mixtos (teratomas) o ma-
lignos bien diferenciados (liposarcomas de bajo grado). La presencia de gas en las partes blandas puede estar re-
lacionada con antecedentes quirúrgicos o procedimientos intervencionistas recientes, fístulas, infecciones por gér-
menes anaerobios, degeneración de las proteínas que forma gases nitrogenados, necrosis tisulares, etc.
La semiología de la densidad es más variable mediante otras técnicas de imagen; se podría hablar de las al-
teraciones de la ecogenicidad en los ultrasonidos (US) o de las anomalías de la intensidad de señal en la re-
sonancia magnética (RM), cuyas etiologías son muy variadas.
En la radiología simple las alteraciones por la variación del tamaño o de la forma se detectan por compa-
ración contralateral, aunque no siempre es fácil. Las alteraciones consisten en el aumento de volumen (hi-
pertrofia) o en la disminución de volumen (atrofia). Las causas de dichas alteraciones son muy variadas (la
atrofia por desuso, las secundarias a roturas tendinosas y las denervaciones; las hipertrofias por uso exagera-
do, por exceso de vascularización) y no deben confundirse con los aumentos focales de volumen de origen
tumoral, o bien secundarios a hematomas postraumáticos o espontáneos.
Las variaciones de número son muy poco frecuentes y únicamente se aprecian en aquellas técnicas de
imagen que permiten diferenciar los diferentes grupos musculares, como los US o la RM.

SEMIOLOGÍA EN LOS ULTRASONIDOS


El empleo de los US es muy común en el estudio de la patología de partes blandas y su semiología se ba-
sa principalmente en los cambios de la ecogenicidad, pero no se debe olvidar que es posible la valoración
funcional y la valoración de la vascularización mediante la técnica de Doppler.

Patrones de comportamiento lesional


De manera característica, para el estudio de esta semiología se han descrito cinco patrones de comporta-
miento lesional.

Patrón de normalidad
Es posible estudiar una zona considerada patológica y no encontrar alteraciones de la ecogenicidad. Siem-
pre se debe comparar con áreas distantes o contralaterales, con objeto de apreciar pequeñas diferencias de

44
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 45

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

ecogenicidad comparativa. Por ello, en este patrón se incluyen tanto los tejidos normales como los cambios
leves y los que presentan alteraciones difusas de la ecogenicidad. Además, se pueden incluir las variaciones
en el tamaño, para lo cual es necesario conocer de manera adecuada la anatomía a fin de detectar estos
cambios mientras la ecogenicidad permanece inalterada.

Alteración en la función
Como ya se ha comentado, los US permiten la valoración dinámica de las estructuras. Así, se puede estu-
diar una estructura en contracción y en reposo, en movilización pasiva o activa, en flexión o en extensión,
con contrarresistencia, etc. De estas maniobras surgen las variaciones en la posición con las maniobras fun-
cionales (por ejemplo: luxación de un tendón con la flexoextensión) o con la presión del transductor (des-
plazamiento de una estructura), así como las variaciones en la forma (abultamiento en contracción de las
hernias musculares, variación en la forma de una colección líquida o hematoma) o en la consistencia de una
lesión con la presión del propio transductor (por ejemplo: lipomas blandos versus tumores duros).

Lesión que semeja líquido (anecoica)


Las lesiones con contenido líquido pueden ser: homogéneas con márgenes bien definidos (se denominan
ecolucentes quísticas); homogéneas, pero mostrar un borde irregular (abscesos); o sólidas, pero hipoecogé-
nicas y simular líquido. Estas últimas pueden conducir a error si no se emplean los parámetros adecuados
para su estudio.

Lesión sólida (ecogénica)


Es aquella que presenta ecos en su interior. Debe caracterizarse en función de su homogeneidad, de su
contorno y de su vascularización. Las lesiones homogéneas, bien definidas o que presentan una cápsula e hi-
povascularizadas corresponden a lesiones probablemente benignas, mientras que las características contra-
rias hacen sospechar malignidad.

Lesión hiperecogénica con sombra acústica posterior


Se trata de estructuras o lesiones que contienen material denso (cálculos o tofos), cálcico, óseo, o que co-
rresponden a cuerpos extraños cuya forma es más irregular; además de generar sombra acústica, pueden
provocar reverberación de las ondas ultrasónicas. También debe valorarse la existencia de huesos sesamoi-
deos o supernumerarios.
Los hematomas en las partes blandas se presentan de maneras muy diversas, de forma que pueden ser ane-
coicos, bien definidos o mal definidos, hipoecoicos, isoecoicos, hiperecoicos, e incluso mostrar borde calcificado y
sombra acústica posterior. Para establecer su diagnóstico es fundamental disponer de la información clínica y co-
nocer si existen traumas, iatrogenia, si el paciente padece discrasia sanguínea o si toma fármacos anticoagulantes.

SEMIOLOGÍA EN LA RESONANCIA MAGNÉTICA


Las alteraciones del tamaño y de la forma han de determinarse en comparación con la anatomía aprendi-
da, teniendo en cuenta que el detalle anatómico conseguido con esta técnica es superior al logrado con to-
das las demás, e incluso tan fino como el obtenido con una disección minuciosa de las diferentes estructuras.
Por ello, en la semiología se debe considerar la posibilidad de la ausencia o de cambios de posición de de-
terminadas estructuras como causa de patología.

45
CAP_3_DIM:Esteve 30/06/2009 14:03 Página 46

La especificidad de esta técnica es la detección de cambios de señal de las estructuras, que indicará una al-
teración del componente atómico de los tejidos (cantidad o distribución de núcleos de hidrógeno o dife-
rencias en los tejidos de los que forma parte). Como se comentó en el capítulo anterior, la mayoría de los
tejidos musculoesqueléticos (hueso cortical, tendones, ligamentos, sinovial, meniscos, músculos y cartílago)
emiten una señal intermedia o baja en las secuencias T1 y en las secuencias T2.
Las lesiones que generan un incremento de la intensidad de señal (IS) en las secuencias T1 serán aquellas
que contengan más grasa, incluyéndose también, por su comportamiento paramagnético, la hemoglobina y
la melanina. En los tejidos que se comportan como negros (sin señal) en estas secuencias, cualquier altera-
ción puede generar un incremento de la IS. Por el contrario, cuando en las secuencias T1 un tejido presenta
una IS alta o media (grasa, músculo), las patologías provocan por lo general una disminución de la IS debido
a su mayor contenido en agua o calcio. En las secuencias ponderadas en T2 casi todos los tejidos son iso- o
hipointensos, por lo que cualquier cambio en el contenido de agua puede originar un incremento de la señal
de los mismos.
Constituyen excepciones importantes el comportamiento de la sangre, el comportamiento del calcio y el
comportamiento de los materiales con propiedades paramagnéticas. La sangre circulante en los vasos no
genera señal de resonancia. Ello se debe a que el volumen de sangre que es estimulado en el momento de
realizar el estudio en un determinado punto emite su señal alejado de ese punto al haberse desplazado en
el tiempo transcurrido hasta escuchar el echo.
Sin embargo, la sangre acumulada fuera de los vasos sí emite señal, aunque ésta varía dependiendo del
tiempo transcurrido desde su extravasado. Así, hemorragias recientes (horas o días) muestran una señal in-
tensa en las secuencias T1 y en las secuencias T2. Transcurridos unos días, la IS en T1 se va reduciendo de for-
ma progresiva, en parte por la organización de coágulos y en parte por la degradación de la hemoglobina a
hemosiderina; la IS disminuye también en las secuencias T2, principalmente por la organización de coágulos.
En una colección hemática crónica el contenido central es prácticamente líquido y se asemeja al del agua
(hipointenso en T1 e hiperintenso en T2). Sólo la zona periférica, donde se acumula la hemosiderina (que
contiene hierro), manifestará una señal baja tanto en T1 como en T2.
Las lesiones con componente cálcico o metálico emiten una señal baja tanto en T1 como en T2 (no así las
osificaciones, que se comportan de forma mixta o similar al hueso trabecular). Los metales, aun siendo hi-
pointensos, generan un artefacto a su alrededor que afecta a las estructuras vecinas, cuya señal altera. Por
ello, un portador de estructuras metálicas (prótesis) debe comunicarlo previamente a fin de evitar una ex-
ploración poco útil si la región de estudio coincide con la del metal.

46
CAP_4_DIM:Esteve 01/07/2009 10:54 Página 47

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Radiología
de la columna vertebral
Pablo D. Domínguez Echávarri1, Julio Duart Clemente2 y Enrique Ornilla Laraudogoitia3
1 Servicios de Radiología, 2Cirugía Ortopédica y Traumatología, y 3Reumatología. Clínica Universidad de Navarra. Pamplona

INTRODUCCIÓN
Dentro de las alteraciones del sistema musculoesquelético, las enfermedades de la columna vertebral ocu-
pan un lugar prioritario debido a su elevada frecuencia, en especial los síndromes dolorosos por patología
degenerativa.

En los últimos años se han producido numerosos avances en las técnicas de imagen que permiten valorar
mejor a los pacientes que sufren patología de la columna vertebral, en particular por lo que respecta a la re-
sonancia magnética (RM). Sin embargo, tres puntos permanecen constantes:
• Los hallazgos deben valorarse siempre en el contexto clínico del paciente. La mejora de las técnicas de
imagen hace posible aumentar la detección de anomalías no sintomáticas. Además, en ocasiones, los mis-
mos hallazgos radiológicos son causados por distintas patologías o tienen una expresión clínica diferente.
• Las técnicas de imagen siguen siendo fundamentalmente valoraciones estáticas de la columna, cuya bio-
mecánica no se estudia de manera adecuada. El paciente puede presentar alteraciones dinámicas que se
manifiesten sólo en condiciones concretas y no resulten visibles con las técnicas habituales.
• La radiología simple continúa siendo el punto inicial de evaluación de la gran mayoría de las patologías
de la columna vertebral y requiere un adecuado conocimiento de los signos radiológicos y de la forma
de expresión de las distintas patologías.

A lo largo de este capítulo se repasarán la anatomía vertebral relevante, los síndromes clínicos, las pautas
de interpretación de la radiología simple de columna y las principales patologías de la columna vertebral de
interés para el médico de Atención Primaria. Se hará especial hincapié en aquellos signos o síntomas que
hagan sospechar una patología que requiera técnicas de imagen más avanzadas o remitir al paciente a otro
especialista. También se revisarán las recomendaciones de las sociedades radiológicas sobre la necesidad de
realizar pruebas de imagen según la sospecha clínica, así como sobre la técnica de elección en cada caso.

RECUERDO ANATÓMICO
Un buen conocimiento de la anatomía vertebral y de su traducción radiológica es fundamental a fin de in-
terpretar correctamente una prueba de imagen, por lo que este aspecto se tratará en primer lugar. En el
presente capítulo se evitará el término “dorsal”, que puede relacionarse tanto con posterior (opuesto a ven-
tral, anterior) como con torácico y se presta, por consiguiente, a confusión.
La columna vertebral está compuesta normalmente por 33 vértebras, 24 de ellas móviles. Desde el punto
de vista anatómico, se dividen en siete vértebras cervicales (C1-7), 12 vértebras torácicas (T1-12), cinco
vértebras lumbares (L1-5), cinco vértebras sacras fusionadas (que forman el sacro, S1-5) y cuatro vértebras
coccígeas fusionadas (que forman el coxis). Las vértebras se van haciendo cada vez más grandes de cervical
a lumbar, ya que tienen que soportar más peso, para luego disminuir de sacro a coxis (Figura 1).

47
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 17:16 Página 48

Figura 1. Imagen de RM potenciada en T2 En condiciones normales, la columna presenta una suce-


en el plano sagital que muestra la sión de curvas armoniosas de sentido inverso, todas en el
columna vertebral completa (ex-
cepto el coxis) de un paciente al
plano sagital: lordosis cervical, cifosis dorsal y lordosis lum-
que se estudiaba por otra pato- bar. Estas curvas se forman durante el crecimiento y sus
logía. Se aprecian las diferencias amplitudes varían de unas personas a otras. En cada indivi-
normales en el tamaño de los
cuerpos vertebrales y los discos duo el equilibrio sagital de la columna es una combinación
intervertebrales según su locali- compensada de dichas curvas. La cifosis torácica normal
zación, así como las curvas fisio-
lógicas de la columna vertebral.
oscila entre 20º y 50º; por otro lado, la lordosis lumbar va-
En la región torácica baja se ob- ría entre 40º y 80º. La cifosis torácica aumenta con la edad,
servan irregularidades de los pla- mientras que la lordosis lumbar disminuye.
tillos intervertebrales debido a
hernias intravertebrales (de A excepción de las dos primeras vértebras cervicales
Schmörl). Se evidencia la inci-
(atlas y axis), la morfología de las vértebras es similar y, clási-
piente deshidratación del disco
intervertebral L3-L4. camente, se han dividido en un componente anterior (cuer-
po vertebral) y otro posterior (arco neural o posterior).
Las superficies superior e inferior de los cuerpos vertebrales se denominan platillos; y el resto de las pare-
des, muros. En el muro posterior del cuerpo vertebral existe una irregularidad central que corresponde a la
entrada de las venas basivertebrales, visible en la tomografía computarizada (TC) y en la RM.
El arco posterior se divide en dos pedículos, dos láminas y siete apófisis (dos transversas, dos articulares
superiores, dos articulares inferiores y una espinosa). Entre el cuerpo vertebral y el arco posterior se forma
un canal central que contiene la médula espinal. Entre los pedículos de los cuerpos vertebrales se forman
los forámenes neurales (agujeros de conjunción) para la salida de las raíces nerviosas (Figuras 2 y 3).
Existe, además, una división en tres “columnas”, que se emplea para valorar la estabilidad de una lesión vertebral:
• Columna anterior: dos tercios anteriores del cuerpo vertebral y su porción correspondiente del disco
intervertebral y del ligamento longitudinal anterior.
• Columna media: tercio posterior del cuerpo vertebral y su porción correspondiente del disco interver-
tebral y del ligamento longitudinal posterior.
• Columna posterior: elementos del arco posterior y complejo ligamentario posterior.

Figura 2. Radiografía lateral de columna lumbar (izquierda) y es-


2 quema de la misma (derecha) que permite identificar
la mayoría de los elementos de la vértebra, como son
el cuerpo vertebral (C), el pedículo (P), la apófisis arti-
cular superior (S), la apófisis articular inferior (I), la lá-
mina (L) y la apófisis espinosa (E). También se eviden-
cian el espacio intervertebral entre cuerpos vertebra-
les, el foramen neural (F), el espacio articular interapo-
fisario y el espacio interespinoso. La línea de puntos
define la porción interarticular.
Figura 3. Imagen axial de RM potenciada en T2 (izquierda) y es-
quema de la misma (derecha) que permite identificar los
elementos vertebrales y las partes blandas paravertebra-
3 les, como son el cuerpo vertebral (C), la apófisis articular
superior (S) de la vértebra inferior, la apófisis articular in-
ferior (I) de ese cuerpo vertebral y la articulación inter-
apofisaria entre ellas. Las láminas unen las apófisis articu-
lares inferiores a la apófisis espinosa (E).También se apre-
cian las raíces (R) en el foramen rodeadas de grasa, la
musculatura paravertebral lumbar (M) y el canal medular
central con las raíces de la cola de caballo en su interior
(CM). Los pedículos de este cuerpo vertebral, no visibles
en esta imagen, se localizan por encima del foramen.

48
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 49

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

La radiología simple permite valorar las estructuras óseas de una forma rápida y económica, aunque su
sensibilidad varía según la lesión en cuestión. La técnica ideal para estudiar las estructuras óseas es la TC,
mientras que la RM permite explorar mejor las alteraciones de la médula ósea, la médula espinal y las par-
tes blandas.
La conexión móvil entre dos vértebras se realiza con tres puntos de apoyo alrededor del saco dural: el
cuerpo vertebral y las dos articulaciones interapofisarias. Los elementos de estabilización son las propias su-
perficies articulares, la cápsula y los ligamentos interapofisarios para los macizos articulares, y el disco inter-
vertebral y los ligamentos vertebrales comunes para el cuerpo vertebral. Desde fuera, los músculos son los
tirantes que, además de mover los segmentos móviles, dan estabilidad al raquis. Un fallo de las estructuras
óseas o articulares por causa congénita o adquirida, o bien la insuficiencia de la musculatura, suponen la ines-
tabilidad de los segmentos móviles con sobrecarga en los límites de la movilidad.
La articulación craneocervical se forma entre el hueso occipital y las vértebras C1 y C2. Es responsable de
la mayor parte de la movilidad cervical (occipitoatloidea para la flexoextensión y atloodontoidea para la ro-
tación) (Figura 4).

Figura 4. Imágenes de la articulación occipitovertebral. Imagen axial de TC a la altura del cuerpo vertebral C1 (izquierda) que muestra su morfología
en anillo, dos masas laterales (M), un arco anterior (AA) y otro posterior (AP). También se identifica la articulación atloodontoidea entre el
arco anterior del atlas y la apófisis odontoides (O). En una visión sagital en línea media (imagen central) se aprecia la apófisis odontoides
(O), su relación con el arco anterior del atlas (AA) y su posición relativa normal respecto al clivus (CL) y a los bordes anterior y posterior
del agujero occipital (basion y opistion, respectivamente). En la zona central queda el canal medular (CM). En una visión parasagital, más late-
ral (derecha), se observan la articulación entre el cóndilo occipital (CO) y la masa lateral del atlas (M), y la articulación de ésta con las apófi-
sis articulares de C2.

La primera vértebra cervical, denominada C1 o atlas, carece de cuerpo vertebral o apófisis espinosa, tiene
forma de anillo y muestra dos masas laterales. Las masas laterales se articulan con los cóndilos occipitales en
su zona superior y con las facetas superiores de C2 en su zona inferior (también llamadas pilares). Dividen
el anillo en un arco anterior y otro posterior.
El segundo cuerpo vertebral, C2 o axis, se caracteriza por una apófisis denominada odontoides que se ar-
ticula con el borde posterior del arco anterior del atlas; forman la articulación atloaxoidea central (o atloo-
dontoidea), que el ligamento transverso de C1 estabiliza. En la radiología simple lateral de la columna cervi-
cal, el espacio entre el borde posterior del arco anterior del atlas y la apófisis odontoides del atlas debe ser
menor de 3 mm en los adultos, incluso en la flexión. En los niños, por su mayor laxitud, puede alcanzar los
3,5 mm en posición neutra y hasta los 5 mm en flexión. Las articulaciones atloaxoideas laterales se forman
entre las carillas articulares del axis y las masas laterales del atlas.

49
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 50

En la proyección anteroposterior (AP) habitual, las vértebras C1 y C2 suelen ser poco valorables debido a
la interposición de la mandíbula y de otros elementos de la base del cráneo. Sin embargo, es posible realizar
una proyección AP especial, denominada transoral, en la que se mantiene la boca abierta y que permite una
buena delimitación de las citadas vértebras; en especial, de la apófisis odontoides. La apófisis espinosa bífida
de C2 puede superponerse con la apófisis odontoides en esta proyección y no debe confundirse con una
fractura.
El resto de las vértebras cervicales son similares entre sí, su cuerpo es relativamente pequeño (Figuras 5 y 6).
Se caracterizan por unas apófisis transversas pequeñas que poseen un orificio para las arterias vertebrales, así
como por unas apófisis espinosas bífidas (divididas en dos en su porción final), que son más largas de manera
progresiva. Así, la apófisis espinosa de mayor tamaño es la de C7, lo que la hace fácilmente identificable tanto
en la radiología como en la palpación. La orientación de las facetas de las apófisis articulares es oblicua, en unos
45º, y las apófisis articulares forman los denominados pilares. Asimismo, las vértebras cervicales presentan unas
apófisis en los bordes superior y lateral de los cuerpos vertebrales, llamadas unciformes, que se articulan con el
cuerpo vertebral superior. La morfología normal del canal vertebral cervical es triangular.

Apófisis odontoides

Apófisis espinosa bífida

Apófisis unciforme

Figura 5. Radiografía AP de raquis cervical que permite valorar


Pilar izquierdo la morfología y la alineación de los cuerpos vertebrales
y las apófisis espinosas, las articulaciones interapofisarias
(que forman los pilares) y las articulaciones uncoverte-
brales (de las apófisis unciformes). En la zona inferior
de la imagen se aprecia la primera vértebra torácica,
con las apófisis transversas orientadas ligeramente ha-
cia arriba y que se articulan con la primera costilla. Se
observa la superposición del aire traqueal (hipodenso)
y del cartílago tiroides calcificado (bandas hiperdensas
sobre los pilares).
Figura 6. Radiografía lateral de columna cervical (izquierda)
con sus respectivos esquemas (imágenes central y
derecha). Se identifican cada cuerpo vertebral de
C2 a C7, la articulación atloodontoidea entre la
odontoides (O) y el borde posterior del arco ante-
rior del atlas (AA), articulaciones interapofisarias
(AI), así como apófisis espinosas (E) y transversas
(T).También se evidencian las partes blandas pre-
vertebrales (PB). En el esquema de la imagen dere-
cha se identifican las líneas (de anterior a posterior)
vertebral anterior, vertebral posterior, espinolami-
nar y espinosa posterior (véase el apartado “Se-
miología en la radiología simple de columna verte-
bral”). Las líneas vertebrales anterior y posterior
equivalen a las localizaciones de los ligamentos lon-
gitudinales anterior y posterior, respectivamente; y
la espinosa posterior, al ligamento supraespinoso.

50
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 51

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

De manera característica, las vértebras torácicas presentan apófisis transversas grandes y carillas articulares
adicionales para articularse con las costillas, tanto en los cuerpos vertebrales como en las apófisis transversas.
La cifosis torácica (incurvación anterior en el plano sagital) es la curva primaria de la columna vertebral, está pre-
sente al nacer; las lordosis cervical y lumbar son curvas secundarias que aparecen con el desarrollo y, por tanto,
más flexibles. En conjunto, la curva muestra entre 20º y 50º de inclinación en condiciones normales (Figura 7).
Como peculiaridades de la columna torácica destacan las costillas y, en consecuencia, las facetas articulares
en cuerpos vertebrales y apófisis transversas para articularse con las mismas. Proporcionan estabilidad y rigi-
dez a la columna torácica, por lo que la altura de los discos intervertebrales es escasa y los fenómenos de-
generativos son menos frecuentes. No obstante, el canal vertebral, redondo, es relativamente estrecho y, por
tanto, más susceptible de estenosis.

Figura 7. Proyecciones AP (izquierda) y lateral (derecha) de la co-


lumna torácica. En la proyección AP se aprecian los cuer-
pos vertebrales con dos imágenes simétricas superpues-
tas, que corresponden a los pedículos, y una central que
corresponde a la apófisis espinosa.También se observan
las apófisis transversas que se articulan con las costillas.
En la proyección lateral los hombros impiden valorar las
primeras vértebras torácicas y las escápulas se proyectan
sobre las siguientes. La densidad de los cuerpos verte-
brales disminuye progresivamente en dirección craneo-
caudal por la menor superposición de estructuras de las
partes blandas hasta llegar al diafragma.

Los cuerpos vertebrales van aumentando progresivamente de tamaño desde T1 a T12, si bien en la ra-
diografía simple lateral la densidad va disminuyendo de manera progresiva debido a la disminución del
componente de partes blandas superpuesto. Una densidad aumentada respecto a la del cuerpo verte-
bral superior indica patología. Las primeras vértebras torácicas son difíciles de valorar en la proyección
lateral por la superposición de los hombros, por lo que se requieren proyecciones específicas, oblicuas o
del nadador.
Las apófisis espinosas se orientan en ángulo hacia abajo, se superponen con el siguiente cuerpo vertebral
en la proyección AP.
Las vértebras lumbares se caracterizan por presentar un cuerpo ancho y pedículos fuertes de dirección
posterior (Figura 8). Los espacios intervertebrales alcanzan su máxima amplitud en esta región y las articula-
ciones facetarias adoptan una orientación más sagital. En la proyección oblicua (Figura 9), los elementos del
arco posterior forman una imagen característica de perro escocés. Esta similitud ayuda a identificar los dis-
tintos elementos. En la proyección oblicua posterior derecha, se evaluarán las estructuras derechas; y en la
izquierda, las izquierdas. El hocico estaría formado por la apófisis transversa; el ojo, por el pedículo; la oreja,

51
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 52

Figura 8. Proyecciones AP (izquierda) y late-


ral (derecha) de la columna lumbar
y la charnela lumbosacra. Destaca la
amplitud normal de los espacios in-
tervertebrales en esta región. Exis-
te, además, un cierre incompleto
del arco posterior de S1; se obser-
va una línea radiolucente (hipoden-
sa) cuyos bordes óseos son escle-
rosos en la proyección AP.

Figura 9. Proyección oblicua de la columna lumbar en la


que se identifica la imagen de perro escocés: el
hocico corresponde a la apófisis transversa (T);
el ojo, al pedículo (P); la oreja, a la apófisis arti-
cular superior (AS); el cuello, a la porción inter-
articular (PI); la pata delantera, a la apófisis arti-
cular inferior (AI); y el cuerpo, a la lámina (L).
Existe una espondilólisis del nivel inferior que
ofrece una imagen de perro con collar.

por el proceso articular superior; el cuello, por la porción interarticular (pars interarticularis o istmo); y la pa-
ta delantera, por el proceso articular inferior. La solicitud de proyecciones oblicuas es conveniente si se sos-
pecha espondilólisis (fractura de la porción interarticular); se aprecia una imagen de perro con collar debido
a la fractura en la zona correspondiente al cuello del perro, como se verá más adelante.
El sacro está formado por cinco vértebras fusionadas y presenta agujeros anteriores y posteriores para la
salida de las raíces. Las apófisis transversas se fusionan para formar las alas sacras, que se articulan con el
hueso ilíaco. En la proyección lateral su morfología es triangular y la articulación lumbosacra forma un ángulo
de unos 40º respecto a la horizontal.
Hasta un 20% de las personas muestran un número de vértebras diferente de las 33 habituales, aunque la
mayoría de las variantes se observan en la zona sacrococcígea y carecen de relevancia.
Por otra parte, aproximadamente el 25% de la población presenta anomalías de la transición lumbosacra, bien
por la sacralización de L5 (que varía desde unas apófisis transversas amplias que se articulan con el sacro a una in-
corporación completa de L5 en el sacro), bien por la lumbarización de S1 (la vértebra S1 se halla menos fusiona-

52
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 53

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

da con el sacro y su forma es similar a la de las lumbares). Estas anomalías pueden ser muy similares entre sí, por
lo que en caso de requerir una identificación precisa de los niveles será necesario evaluar la columna completa.

Unidad funcional
Desde un punto de vista funcional, podría decirse que la columna es una estructura compleja, ya que debe lle-
var a cabo varias funciones: transmitir las fuerzas de carga, proteger el canal raquídeo de las fuerzas mecánicas
externas y, al mismo tiempo, conferirle capacidad dinámica para permitir el movimiento en varias direcciones.
La unidad funcional de la columna vertebral es lo que Junghans denominó “segmento móvil”. Un segmen-
to móvil es la zona de movimiento entre dos vértebras vecinas. El último segmento móvil lumbar, el paso de
una región móvil a otra rígida, es el disco lumbosacro.
El disco intervertebral consta de un núcleo pulposo central y de un anillo fibroso periférico, adherido por las fibras
de Sharpey al cartílago hialino del anillo externo de los platillos vertebrales. Ni la radiología simple ni la TC permiten
diferenciar estos componentes, sólo lo consigue la RM. El contorno del disco no debería superar el borde del platillo
vertebral, aunque un ligero abultamiento se considera normal con la edad. En los adultos los discos son avasculares,
excepto en su zona más externa; por consiguiente, en condiciones normales no modifican su densidad (en la TC) o
intensidad de señal (en la RM) tras la administración de contraste intravenoso (es decir, no se realzan). Suponen hasta
un tercio de la altura de la columna. Los discos torácicos son los más finos; y los lumbares, los más gruesos. Desem-
peñan la función mecánica de transmitir y distribuir el peso, así como de permitir la flexoextensión, el movimiento la-
teral y la rotación. Si bien la RM es capaz de detectar signos precoces de degeneración discal y desgarros del anillo fi-
broso, no existen diferencias significativas respecto a la TC en cuanto a la valoración de las hernias.
Las articulaciones facetarias son articulaciones sinoviales simples formadas por las apófisis/procesos articu-
lares inferior y superior. La porción del arco posterior que se localiza en el origen de los procesos articulares
superior e inferior se denomina porción interarticular (pars interarticularis o istmo). Las articulaciones faceta-
rias tienen inervación nociceptiva y su función es el soporte de carga y el movimiento de extensión y rota-
ción. La orientación de la articulación varía según el nivel vertebral, desde una orientación más o menos co-
ronal en las regiones cervical y torácica a una relativamente sagital en la región lumbar.
En condiciones normales el componente ligamentario es numeroso, pero no se aprecia en la radiología
simple. Los principales ligamentos son: el ligamento longitudinal (o común) anterior (LLA), que recorre la ca-
ra anterior de los cuerpos vertebrales y está firmemente adherido a los mismos en la zona del platillo; el li-
gamento longitudinal posterior (LLP), que recorre el borde posterior de los cuerpos vertebrales, pero sólo
se adhiere con firmeza en la zona de los platillos vertebrales y de los discos; el ligamento amarillo (ligamen-
tum flavum), que recorre el borde anterior de las láminas del arco posterior en la zona posterior del canal
vertebral; los ligamentos interespinosos (planos, entre apófisis espinosas); y el ligamento supraespinoso, que
une los extremos de las apófisis espinosas (Figura 10). Son fundamentales para la estabilidad de la columna.
La técnica de elección para la exploración ligamentaria y de las partes blandas es la RM.
La médula ósea de los cuerpos vertebrales sólo se puede valorar mediante RM, aunque la TC es preferible para
detectar alteraciones de las trabéculas óseas. La médula ósea cambia con la edad: en la infancia es predominante-
mente hematopoyética y en la edad adulta predominantemente grasa, con frecuencia heterogénea. En la zona cen-
tral del muro posterior de cada cuerpo vertebral existe una irregularidad para la entrada de la vena basivertebral.
El canal vertebral contiene el LLP, el ligamento amarillo, el espacio epidural (compuesto fundamentalmente
por grasa y algún vaso, y atravesado por las emergencias radiculares) y el saco tecal. Éste, a su vez, se compone
de las meninges, del espacio subaracnoideo con el líquido cefalorraquídeo (LCR), de la médula espinal y de las
raíces de la cola de caballo. En el espacio epidural se diferencian un receso posterior por detrás del canal y dos
recesos laterales en la zona anterior, que son atravesados por las raíces antes de alcanzar la región del foramen.

53
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 54

Figura 10. Sobre la imagen de la Figura 3 se han delineado los


principales ligamentos; son, de anterior a posterior:
el ligamento longitudinal anterior, el ligamento longitudi-
nal posterior, el ligamento amarillo, el ligamento interes-
pinoso y el ligamento supraespinoso.

Médula espinal
La técnica de elección para explorar la médula espinal es, sin duda, la RM; cuando esté contraindicada o
no se halle disponible, es posible realizar una mielografía por TC (TC tras la administración de contraste yo-
dado, hidrosoluble e intratecal). La médula espinal puede presentar un ligero engrosamiento en la región
cervical baja, así como en su porción final, denominada cono medular y que en condiciones normales termi-
na a un nivel variable entre T12 y L2; después continúan las raíces que forman la cola de caballo. El saco te-
cal, lleno de LCR, finaliza por lo general a la altura del cuerpo vertebral S2. A partir de este punto, las raíces
sacrococcígeas restantes continúan por el canal rodeadas de grasa.
Existen 31 pares de raíces nerviosas, distribuidas en ocho cervicales, 12 torácicas, cinco lumbares, cinco sa-
cras y una coccígea. En cada nivel y a cada lado se aprecian una raíz nerviosa que abandona la médula espi-
nal por su borde anterolateral (raíz anterior, ventral o motora) y otra que abandona la médula por su borde
posterolateral (raíz posterior, dorsal o sensitiva). La raíz posterior forma un ganglio en el foramen, para des-
pués unirse a la anterior y constituir el nervio propiamente dicho. A su vez, el nervio se divide en dos ramas
mixtas (sensitivo-motoras): una anterior y otra posterior.
La raíz C1 sale del espacio existente entre el hueso occipital y la vértebra C1; y la raíz C8, del correspon-
diente entre las vértebras C7 y T1. En consecuencia, por los forámenes cervicales sale la raíz numerada como
el cuerpo vertebral inferior (por ejemplo, la raíz C5 por el foramen C4-C5), mientras que en las torácicas y
lumbares sale la numerada como el cuerpo vertebral superior (por ejemplo, la raíz L4 por el foramen L4-L5).
Sin embargo, dentro del foramen las raíces cervicales y torácicas se localizan a la altura del disco, mientras
que las lumbares se sitúan por encima del mismo, justo bajo el pedículo. Este aspecto es relevante a fin de es-
tablecer una correlación entre la clínica radicular y la patología discal, como se verá más adelante.
El plexo braquial está formado por las raíces de C5 a T1; y el lumbosacro, que da lugar al nervio ciático, de L5 a S4.

Ramas nerviosas
Respecto a la inervación regional, cabe considerar de una forma sencilla dos ramas nerviosas en relación
con cada segmento, desde el mismo agujero de conjunción:
• Rama anterior: es la principal rama nerviosa de cada segmento e incluye un territorio concreto y definido de
sensibilidad cutánea metamérica, su correspondiente grupo de músculos dependientes y el reflejo osteotendi-
noso propio. En la región lumbar es el caso de los reflejos del tendón tibial posterior y, en especial, de los ten-

54
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 55

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

dones rotuliano y aquíleo. Antes de dirigirse hacia la extremidad inferior, esta rama recibe otras menores
(aparte de su conexión con la cadena simpática), aunque fundamentales, debido a que constituyen la inerva-
ción del disco intervertebral. Dicha inervación es periférica y proviene de la parte anterior y lateral del anulus
por la rama gris y de la zona posterior del anulus y del ligamento común posterior por el nervio sinuvertebral.
• Rama posterior: también se trata de una rama mixta, pero es notablemente más fina que la anterior.
Desde el agujero de conjunción deja la rama anterior y se dirige hacia atrás hasta el ángulo entre la apó-
fisis transversa y la apófisis articular superior de la vértebra inferior. Desde este punto se ramifica y su
principal destino, en lo que a la patología degenerativa se refiere, es la articulación interapofisaria vecina,
aunque es frecuente la conexión con niveles supra- y subyacentes, y se prolonga hacia el área de las
apófisis espinosas y la musculatura posterior.

INTRODUCCIÓN CLÍNICA
Anomalías congénitas
Pueden deberse a un defecto de segmentación, a un defecto de formación o a una afectación mixta. Las ma-
nifestaciones clínicas varían desde la ausencia de sintomatología hasta cifoescoliosis graves producidas por he-
mivértebras, fusiones costales, agenesia de costillas o barras vertebrales. Es necesaria la identificación temprana
y el seguimiento de estos pacientes, dado que el desarrollo puede alterar el equilibrio del tronco. En ocasiones,
precisan tratamientos quirúrgicos en edades tempranas. Se distinguen las siguientes anomalías congénitas:
• Síndrome de Klippel-Feil: es la sinostosis de la columna cervical. Se produce por la ausencia de segmen-
tación vertebral. Desde el punto de vista clínico, se caracteriza por una base de implantación de pelo
baja y cuello corto; asimismo, puede apreciarse inclinación de la cabeza y se asocia a la deformidad de
Sprengel (escápula alta).
• Espina bífida oculta o raquisquisis: se trata de un defecto de cierre del arco posterior. No se suele aso-
ciar a problemas neurológicos.
• Dismorfismo lumbosacro: se produce la lumbarización de una vértebra sacra o la sacralización de la
quinta vértebra lumbar. Puede favorecer el desarrollo de patología degenerativa.

Anomalías del desarrollo


Escoliosis
Consiste en una alteración de la forma del raquis mediante la formación de una o varias curvaturas latera-
les. Es importante diferenciar las escoliosis posturales de las escoliosis estructurales. En la mayoría de los ca-
sos no se puede determinar la causa (escoliosis idiopática); son menos frecuentes las escoliosis neuromuscu-
lares y las producidas por alteraciones congénitas. En las escoliosis estructurales las vértebras presentan una
deformidad en los tres planos del espacio (coronal, sagital y axial). La característica fundamental es la rota-
ción axial de las vértebras, la cual produce la prominencia de las estructuras paravertebrales del lado conve-
xo (giba). La escoliosis idiopática se instaura de manera progresiva, lenta e indolora.
El diagnóstico de escoliosis se establece mediante la exploración física. Es posible observar una curvatura en
la región dorsal o lumbar, que se hace más evidente con la maniobra de Adams. Dicha maniobra se realiza in-
clinando hacia adelante el tronco y pone de manifiesto una gibosidad asimétrica. Entre otros signos, también
se pueden apreciar la asimetría en los triángulos toracobraquiales, la elevación de las escápulas y la desviación
del eje cervicosacro con respecto al pliegue interglúteo. La escoliosis presenta un riesgo de agravamiento, en
especial durante el periodo de crecimiento. El tratamiento depende de la intensidad de las curvas y del grado
de desarrollo del paciente. El objetivo del tratamiento es intentar que no progrese y corregir la deformidad.

55
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 56

Cifosis
Las cifosis patológicas se dividen en dos grandes grupos: regulares y angulares. En las primeras no existe al-
teración vertebral y la base patológica está relacionada con la magnitud global de la curva. Las segundas
afectan a un número reducido de vértebras. Son muchas las causas congénitas o adquiridas que pueden
provocar una cifosis patológica.
La enfermedad de Scheuermann es la causa más común de las cifosis estructurales torácicas y toracolumba-
res del adolescente. Se trata de una osteocondrosis de los platillos epifisarios que produce vértebras acuñadas.
La cifosis esencial es una hipercifosis dorsal con hiperlordosis compensatoria asociada o producida por la
retracción de los músculos isquiotibiales. De manera característica, no se presenta con dolor. El tratamiento se
basa en fisioterapia, elongación de los músculos isquiotibiales y potenciación de la musculatura paravertebral.

Fracturas
Las fracturas del raquis constituyen lesiones relevantes que pueden comprometer gravemente el pronósti-
co funcional y vital de los pacientes. Todo paciente inconsciente que haya sufrido un politraumatismo debe
considerarse y tratarse como un lesionado de raquis cervical. Es indispensable la exploración neurológica ini-
cial y repetida. El daño neurológico indica inestabilidad en el segmento. El mecanismo más frecuente de lesión
es la hiperflexión-hiperextensión. La lesión suele localizarse en los segmentos móviles, discos y ligamentos.
El diagnóstico requiere analizar los mecanismos de producción de la fractura. La región donde se producen
fracturas con mayor frecuencia es la lumbar, seguida de la torácica y de la cervical. Las lesiones de la columna
cervical pueden clasificarse en fractura del atlas (C1), fractura del axis (C2), fractura-luxación (C1-C2), fractura-
compresión, luxofractura en flexión o en extensión, y fractura de apófisis espinosas. Por otro lado, las lesiones de
la columna dorsal y lumbar pueden clasificarse en fractura por compresión en cuña, en estallido y luxofractura.
En la radiología el aplastamiento vertebral se sospecha en posición AP cuando se observan un ensancha-
miento del cuerpo vertebral y un aumento de la distancia interpedicular. Se identifica en las radiografías late-
rales cuando se evidencia acuñamiento.
Las indicaciones terapéuticas para este tipo de lesiones se basan en dos elementos: la presencia de tras-
tornos neurológicos o su ausencia, y el tipo de fractura. El tratamiento conservador se puede iniciar con la
inmovilización mediante un corsé de tres puntos de apoyo durante al menos 60 días, asociado a una analge-
sia adecuada. Ante el aumento de los síntomas dolorosos o el inicio de una clínica neurológica, puede estar
indicado el tratamiento quirúrgico.

Síndromes dolorosos
Cervicalgia
Los dolores de origen cervical pueden irradiarse hacia los miembros superiores y forman parte de la pa-
tología cervical degenerativa. A menudo, se trata de dolores de origen articular posterior, secundarios a la
artrosis cervical. Los niveles más frecuentes son C5-C6 y C6-C7. Este proceso degenerativo se asocia con
osteofitos, que, al hacerse más prominentes, pueden crear un compromiso neurológico si ocupan el canal
medular. Se distingen varios síndromes:
• Síndrome local: se afectan las estructuras locales, las estructuras capsuloligamentosas y/o el nervio de
Arnold. Produce un dolor local, así como la contractura de la musculatura paravertebral.
• Síndrome radicular: el dolor sigue el recorrido de una raíz nerviosa concreta y completa. Se asocia a pa-
restesia y disestesias; ocasionalmente, a déficit motor.

56
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 57

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

• Síndrome medular: los osteofitos posteriores y la ocupación del espacio medular por el disco pueden
desencadenar un trastorno medular.

Las cervicobraquialgias de origen neural obedecen con frecuencia a la compresión de un nervio raquídeo.
En general, la neuralgia es monorradicular y no se observan signos de déficit motor. Los exámenes comple-
mentarios principales para detectar una causa compresiva son la TC y la RM.
En principio, el tratamiento conservador se debe proponer siempre que no exista déficit neurológico.
Consta de medidas antiinflamatorias físicas locales, de fisioterapia y de tratamiento medicamentoso con anal-
gésicos, antiinflamatorios y miorrelajantes. La cirugía se indica tras el fracaso de los métodos mencionados o
si existe déficit motor.

Dorsalgia
Se trata de un síntoma muy habitual entre la población general. La columna dorsal ha suscitado siempre
menos interés que los segmentos cervical y lumbar.
La insuficiencia musculoligamentosa es una entidad muy frecuente en las mujeres adultas jóvenes. Suele
presentarse como un dolor en la región interescapular, que no es referido ni irradiado. No se observan alte-
raciones radiológicas.
La enfermedad de Scheuermann es la osteocondrosis de los platillos epifisarios de las vértebras dorsales.
Afecta de manera más habitual a los varones y aparece en la pubertad. El menor desarrollo de la porción
anterior del cuerpo vertebral produce un acuñamiento y el consecuente incremento de la curva cifótica. Se
presenta como una hipercifosis dorsal, asociada a un dolor dorsolumbar. Por lo general, los síntomas doloro-
sos remiten al final del crecimiento.

Lumbalgia
En este momento, se estima que el 80% de la población sufre lumbalgia y/o ciática alguna vez en su vida.
La lumbalgia es el motivo de consulta más frecuente en la patología del aparato locomotor en cualquier ni-
vel asistencial; asimismo, constituye una de las causas más habituales de baja e incapacidad laborales.
La relevancia del estudio de los cuadros clínicos, a cuyo diagnóstico se llega a partir de la sintomatología de dolor
lumbar y por el recorrido del nervio ciático, radica en su alta incidencia en la población, en el insuficiente conocimien-
to de los mecanismos del dolor, en las limitaciones terapéuticas y en su repercusión socioeconómica, dado el elevado
número de incapacidades funcionales y laborales que se producen en relación con las afecciones de la región lumbar.

El dolor se puede localizar en:


• Región lumbar: dolor regional, de rama posterior o sinuvertebral.
• Islotes de la cintura pelviana y extremidades inferiores: dolor referido, rara vez por debajo de la rodilla
(dolor de la rama posterior).
• Territorio metamérico de un trayecto continuo y más allá de la rodilla, frecuentemente hasta el pie:
dolor de conducción, propio de la afectación de la rama anterior.

Si el dolor es el único síntoma, esta valoración es la más significativa cuando se estudia al paciente. El dolor
de la extremidad se puede interpretar como de la rama anterior o posterior, y ello condicionará la conducta
terapéutica, ya que es distinta.

57
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 58

Las maniobras de estiramiento ciático, en particular la de Lasègue, deben valorarse con prudencia. Para
considerar positiva una maniobra, el dolor debe ser distal y continuo; asimismo, es fácil que exista un dolor
referido hasta la rodilla al hacer las maniobras de Lasègue y Bragard por la movilización lumbar.
Si la clínica se exacerba con las maniobras de Valsalva, hay que considerar el diagnóstico de hernia discal,
puesto que con el aumento de la presión intraabdominal también se incrementa la presión intradiscal.
La contractura no es específica, ya que es una respuesta antiálgica. En caso de escoliosis antiálgica, se pue-
de pensar en una hernia discal, en un síndrome facetario, en espondilolistesis o en tumores. Las áreas de do-
lor referido más habituales son la zona del glúteo medio, la zona del trocánter mayor y la cara externa de la
pierna que corresponde al segmento L4-L5 y la zona de punto piramidal, el área sacroilíaca, la porción distal
del bíceps femoral y la cara posterior de la pierna (área gemelar) correspondiente a L5-S1.
De la valoración del síntoma del dolor con las consideraciones realizadas hasta ahora, surge la orientación
más relevante para el diagnóstico. De forma esquemática, se puede afirmar que la irritación de la rama pos-
terior suele generar el dolor lumbar, el dolor ciático en islotes y el dolor hasta la rodilla. El dolor ciático con-
tinuo y hasta el pie se produce habitualmente por la irritación de la rama anterior.
Sobre la base de los datos de la exploración de la función motora, de la sensibilidad y de los reflejos, si
procede, se debe establecer definitivamente si el problema se encuentra en las estructuras dependientes de
la rama posterior o en las dependientes de la rama anterior.

Degeneración articular
El esquema clásico del proceso degenerativo se debe a Money y consta de tres fases bien definidas con
cambios en las articulaciones y en los discos:
• Fase de inicio: microdesgarros capsulares y fisuración circunferencial en los discos.
• Fase de inestabilidad: laxitud articular y fisuración radial en los discos. Es la fase en la que de manera
predominante aparece la hernia discal.
• Fase de artrosis: subluxación o luxación de articulaciones y pinzamiento discal con osteofitos marginales.
Evoluciona hacia una estabilización secundaria o, menos frecuentemente, hacia la inestabilidad con cua-
dros de espondilolistesis degenerativa por la degeneración de los macizos articulares y la laxitud liga-
mentosa.

Las lesiones citadas en el proceso degenerativo lumbar pueden ocasionar síntomas relacionados tanto con
la rama posterior (trastornos articulares) como con la rama anterior (hernia discal, estenosis degenerativa
del canal). Se pueden definir, por un lado, los síndromes facetarios −descritos por Putti hace 50 años− y, por
otro lado, los síndromes discales. En cuanto a estos últimos, y como esquema que facilite un criterio práctico,
cabe considerar que el dolor de origen discal debe asociarse con una hernia discal o con una infección (po-
co frecuente), y no con una prominencia global o por movilidad anormal, para la que se admite una alta ca-
pacidad de adaptación. Por tanto, sólo los procesos agudos, por ejemplo, una hernia discal o una infección,
deberían tenerse en cuenta para el diagnóstico; además, se estima que en el 50% de los casos de hernia dis-
cal de diagnóstico seguro los síntomas ceden de manera espontánea o con tratamiento médico en el plazo
de un año.
Los síndromes articulares han de relacionarse siempre con la rama posterior. A menudo, comienzan con
un esfuerzo o al incorporarse tras una flexión forzada del tronco, esto es, tras una sobrecarga de articulacio-
nes interapofisarias, que se sigue de dolor regional y, con frecuencia, en islotes de la cintura pélvica y en las
extremidades inferiores que tuvieron el mismo desarrollo embriológico.

58
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 59

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Los principales signos radiográficos de espondiloartrosis son: pinzamiento discal, osteofitosis, subluxación
articular y esclerosis articular. Del 60% al 80% de las personas mayores de 40 años presentan signos dege-
nerativos como los citados, que son consecuencia del envejecimiento natural. En los pacientes mayores de
50 años la osteoporosis suele predominar sobre los cambios degenerativos y se asocia con aplastamientos
vertebrales.

Estenosis del canal


El problema de continente y contenido ocasiona, fundamentalmente, sintomatología radicular en forma de
ciática o claudicación. Puede cursar también con síntomas propios de la rama posterior cuando coexiste
con signos degenerativos, que es lo más común. En caso de presentar síntomas de claudicación y de tratarse
de pacientes de edad avanzada, pueden plantearse dificultades de diagnóstico diferencial con cuadros vascu-
lares periféricos. Los principales signos radiográficos de estenosis son: pedículos cortos (surco de 5 mm o
menos), articulares largas y convergentes, articulares próximas entre sí y disminución progresiva de la distan-
cia interpedicular en sentido cefalocaudal. Entre las enfermedades que provocan estenosis del canal lumbar
destacan las siguientes.

Hernia discal
Las ciáticas por hernia discal son el resultado de una acción mecánica y química en las raíces nervio-
sas dentro del conducto vertebral lumbar. Para ejercer un verdadero efecto de compresión, la hernia
debe ser voluminosa. El diagnóstico de ciática por hernia discal es, ante todo, clínico. Desde el punto de
vista clínico, los trastornos radiculares están definidos por criterios bien determinados: trayecto radicu-
lar doloroso que se manifiesta con el esfuerzo y que a menudo se acompaña de antecedentes de dolor
lumbar de larga duración. La anamnesis detallada y el estudio de la evolución de los signos y de los sín-
tomas orientan el diagnóstico. La evolución natural de la ciática de origen discal no sólo es favorable
respecto a las manifestaciones clínicas, sino también respecto a la propia hernia, que disminuye o des-
aparece en más de la mitad de los casos. Se puede posponer el tratamiento quirúrgico en todos los
casos de radiculalgia, excepto en aquellos en los que se incremente el déficit motor o se presente un
síndrome de cola de caballo.

Espondilolistesis
Se denomina espondilolistesis al desplazamiento anterior de un cuerpo vertebral. El segmento que con
mayor frecuencia se afecta es la quinta vértebra lumbar (L5), seguida de la cuarta (L4). Diferentes causas
pueden producirla y se dividen en dos grupos:
• Asociadas a solución de continuidad: como las ístmicas líticas (fractura de estrés de la pars interarticularis
del arco posterior), las displásicas (anomalía congénita del desarrollo vertebral), las traumáticas, las pato-
lógicas (alteración intrínseca del hueso debida a osteoporosis, tumores, infección, displasia o distrofias
óseas) o las iatrogénicas (tras la actuación quirúrgica).
• Deslizamientos sin fractura: cuyo ejemplo es la espondilolistesis lumbar degenerativa. En la mayoría
de los casos se trata de un deslizamiento hacia adelante de la cuarta vértebra lumbar (L4) sobre la
quinta (L5), favorecido por el desgaste de las apófisis articulares con erosión de la inferior. A menu-
do afecta a las personas mayores de 40 años, sobre todo del sexo femenino. Los elementos fisiopa-
tológicos más significativos son la sagitalización de las superficies articulares y la hiperlaxitud ligamen-
taria. El tratamiento definitivo es quirúrgico, pero sólo se indica después de que fracase un trata-
miento conservador.

59
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 60

En la clínica son frecuentes las formas asintomáticas. En el momento en que se produce la fractura se pue-
de manifestar como una lumbalgia aguda, aunque también como una lumbalgia crónica baja y, a veces, como
una ciatalgia. Se puede observar cifosis lumbosacra, retroversión de la pelvis o retracción de los músculos is-
quiotibiales.
Desde el punto de vista radiológico, en las proyecciones oblicuas es posible evidenciar esclerosis o una so-
lución de continuidad en el istmo o pars interarticularis. Se pueden clasificar según el porcentaje de desplaza-
miento. Cuando el desplazamiento es completo y se produce una caída de la vértebra sobre la inferior, en la
proyección AP se aprecia la superposición del cuerpo vertebral de L5 sobre S1, que produce la imagen ca-
racterística de sombrero de Napoleón invertido. Este grado de espondilolistesis completa se conoce como
espondiloptosis.
La RM permite evidenciar una lisis reciente, evaluar el estado de los discos adyacentes a la espondilolistesis
y detectar una causa compresiva radicular.
El tratamiento ortopédico con corsé de inmovilización puede estar indicado en las fases agudas, asociado
a una restricción parcial de la actividad física. Cuando se presenta radiculalgia compresiva, puede estar indica-
da la cirugía de descompresión.

Tratamiento de los cuadros de rama posterior. Patología articular


Habiendo valorado la inestabilidad como alteración básica en los procesos degenerativos, cabe buscar la
estabilización como objetivo primordial. La estabilidad se puede mejorar con medios físicos (potenciación y
mantenimiento de la musculatura abdominal y paraespinal), con ortesis (periodos breves de tiempo) o con
artrodesis. La indicación de una artrodesis debe ser el último recurso, dado que supone una intervención
quirúrgica y conlleva una sobrecarga de los segmentos móviles restantes, lo que obliga a seguir con el pro-
ceso rehabilitador para proteger las zonas vecinas.
La reeducación ha de constituir el objetivo fundamental, aunque no sea inmediato, de toda orientación te-
rapéutica en pacientes que sufren lumbalgia y ciatalgia referida. Esta reeducación, además de la preservación
y de la mejoría muscular, implica una orientación sobre la postura y sobre pequeños gestos de la vida diaria,
lo que se ha venido en llamar “higiene postural y del trabajo”; sigue la orientación que se ha considerado de
forma resumida al valorar algunos aspectos que pueden influir en la aparición del dolor. En los sistemas sani-
tarios más desarrollados existen Unidades del Dolor de Espalda o Escuelas de la Espalda, que facilitan la
orientación de estos pacientes.
A menudo, el tratamiento del dolor no permite que transcurra el tiempo necesario para conocer el pro-
blema e instaurar el tratamiento de fondo. Las posibilidades médicas y físicas de eliminar o aliviar el dolor
pueden precisar la participación de uno o varios especialistas de un grupo multidisciplinario, involucrado en
el dolor de espalda. En esta “encrucijada de especialidades”, como cita Durán Sacristán, además de los espe-
cialistas de Traumatología y Ortopedia, intervienen rehabilitadores, neurólogos, anestesistas, reumatólogos y
neurocirujanos.
Los tratamientos más convencionales son: medicación sintomática (antiinflamatorios-analgésicos-relajan-
tes); masajes, electroterapia e hidrocinesiterapia; acupuntura o quiropraxia. Suponen un alivio satisfactorio en
la mayoría de los pacientes. De forma más selectiva y efectiva, se utilizan también bloqueos anestésicos, fe-
nolizaciones o neurotomías (rizólisis) de las ramas posteriores para denervar de modo temporal algún seg-
mento móvil.
Todas estas medidas, con sus limitaciones, pueden eliminar el dolor, pero, salvo en el caso de la esclerosis
inherente a la rizólisis o a la fenolización, ninguna mejora el problema en su base, por lo que deben acompa-
ñarse de la reeducación propia del concepto de “escuela de la espalda”.

60
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 61

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Tratamiento de los cuadros de rama anterior


Se comentan de forma esquemática las posibilidades terapéuticas más frecuentes en caso de compresión
radicular como complemento de un tema en que el diagnóstico conduce, por lo general, a la patología radi-
cular o a la patología propia de la rama posterior, o a la asociación de ambas. Las dos posibilidades pueden
manifestarse como dolor en la espalda y en la extremidad inferior, pero la elección del tratamiento después
de establecer el diagnóstico es tan diferente que se debe poner un cuidado exquisito en el diagnóstico para
prescribir el adecuado.
En el caso de la patología radicular, normalmente existe un problema mecánico y, si la raíz no se alivia con
medidas sintomáticas (reposo, antiinflamatorios, analgésicos, relajantes musculares), será necesario realizar al-
gún gesto que alivie a la raíz o raíces afectas de su presión. Estos procedimientos pueden ser percutáneos o
consistir en la exposición quirúrgica de la raíz y de los elementos que la comprimen.
La terapia percutánea (quimionucleólisis o nucleotomía) está indicada sólo en las hernias discales conteni-
das en el ligamento vertebral posterior y tiene una incidencia de fracasos de hasta el 30% en las hernias ex-
cluidas y en las hernias con estenosis del canal. La liberación radicular quirúrgica está indicada en los casos
de hernia que no son idóneos para terapia percutánea y en los casos de estenosis aislada del canal. Los ges-
tos quirúrgicos más frecuentes son: laminectomía, discectomía, facetectomía y recalibrado segmentario del
canal. Estas intervenciones a veces se asocian a una artrodesis.

Espondiloartropatías inflamatorias
Se trata de un grupo heterogéneo de patologías reumáticas inflamatorias crónicas cuya característica prin-
cipal es la afectación del eje axial. La principal representante de este grupo es la espondilitis anquilosante,
aunque también se encuentran la artritis psoriásica, la artritis reactiva, la espondiloartropatía indiferenciada,
las artritis asociadas a las enfermedades inflamatorias crónicas del tracto digestivo (enfermedad de Crohn y
colitis ulcerosa) y alguna forma de artritis idiopática juvenil (forma oligoarticular de comienzo tardío).

Las características comunes de las espondiloartropatías son las siguientes:


• Afectación de las articulaciones sacroilíacas y de la columna vertebral.
• Oligoartritis asimétrica que afecta de manera predominante los miembros inferiores.
• Entesitis o inflamación de la zona anatómica de unión entre hueso y tendones, ligamentos o cápsula articular.
• Tendencia a la inflamación ocular anterior o uveítis anterior.
• Asociación al antígeno de histocompatibilidad HLA-B27.
• Agregación familiar.

Espondilitis anquilosante
Constituye la enfermedad principal de este grupo. Su etiología es desconocida y afecta fundamentalmente
a la columna, al esqueleto axial y a las grandes articulaciones proximales del cuerpo. Es característica la afec-
tación de las articulaciones sacroilíacas, aunque también puede dañar las articulaciones periféricas y producir
una clínica extraarticular. Las articulaciones afectadas tienden a la fibrosis, a la osificación secundaria y a la an-
quilosis. De manera predominante la sufren hombres (proporción 3-4:1) en la tercera década de la vida, y
su prevalencia varía en función de la frecuencia del antígeno HLA-B27 en la población analizada. En España
se estima una prevalencia en torno a 2-5 casos por 1.000 habitantes. La historia familiar positiva se encuen-
tra en el 15%-20% de los casos.

61
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 62

La presentación clínica básica ocurre en hombres de 20-40 años de edad y comienza con un dolor de
inicio insidioso, que se acompaña de rigidez matutina en la columna vertebral (puede afectar a cualquier
segmento, si bien la región lumbosacra es la más perjudicada). El dolor empeora con el reposo (rigidez
matutina) y mejora con el ejercicio; no guarda relación con los esfuerzos y alterna periodos de remisión
completa con otros de exacerbación. En más de la mitad de los casos se acompaña de artritis periférica
(oligoartritis en caderas, hombros, rodillas, tobillos...). También es típica la entesitis periférica (por ejem-
plo, entesitis calcánea y aquílea que dan lugar a talalgia), así como el dolor torácico como consecuencia
de la inflamación de las articulaciones condroesternales, del manubrio esternal o de las articulaciones
esternoclaviculares.
El síndrome sacroilíaco constituye una de las formas clásicas de presentación. Origina un dolor en el cua-
drante superointerno de la nalga que se irradia a la cara posterior del muslo hasta la rodilla y que simula una
ciática. Con frecuencia, el dolor es bilateral y, de manera típica, salta de una articulación sacroilíaca a otra y se
exacerba de madrugada.
Las manifestaciones extraarticulares más relevantes son la insuficiencia de la válvula aórtica (3%-5%), la
afectación pulmonar (restricción de la caja torácica y enfermedad fibrobullosa del lóbulo apical, visible en un
1% de las espondilitis anquilosantes avanzadas) y la iritis aguda (25%).
El curso de la espondilitis anquilosante es muy variable. En algunos casos, la enfermedad progresa de mo-
do implacable y las articulaciones axiales y periféricas se fusionan; en otros, la anquilosis ósea se desarrolla
de manera gradual y el dolor o las molestias son escasos; y en otros, se limita a una sacroileítis leve que nun-
ca progresa a una espondilitis seria.
La entesopatía es la lesión más característica de la enfermedad y explica muchos cambios histopatológicos
que tienen lugar en el esqueleto axial. Se produce un infiltrado por células inflamatorias en la entesis (zona
de inserción de ligamentos, tendones y cápsulas articulares en el hueso), que ocasiona la erosión del hueso,
seguida de la proliferación fibroblástica y de la posterior osificación.
En el disco interver tebral la osificación de las fibras más externas del anillo fibroso es la responsa-
ble de la formación del sindesmofito. La osteítis desempeña un papel principal en las ar ticulaciones
sacroilíacas.

El diagnóstico debe ser clínico y radiológico, ya que es necesario confirmar una sacroileítis radiológica, así
como los síntomas axiales. Actualmente, existen unos criterios clínicos para el diagnóstico de la espondilitis
anquilosante ampliamente utilizados (criterios de Nueva York modificados en 1984):
• Dolor lumbar y rigidez de más de tres meses de duración que mejora con el ejercicio y no se alivia con
el reposo.
• Limitación de la movilidad de la columna lumbar en ambos planos, frontal y sagital.
• Limitación de la expansión de la caja torácica según valores normales corregidos en función de la edad y
del sexo.
• Sacroileítis bilateral de grado 2 o superior, o bien unilateral de grado 3-4.
• Se considera espondilitis anquilosante definida si el criterio radiológico se asocia, como mínimo, a uno de
los criterios clínicos.

En cuanto al resto de las enfermedades incluidas en el grupo de las espondiloartropatías inflamatorias, ca-
da una presenta algunas características comunes con la espondilitis anquilosante y otras particulares que la
diferencian de la misma y que se exponen brevemente a continuación.

62
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 63

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Artropatía psoriásica
Se trata de una artropatía inflamatoria erosiva crónica que aparece en pacientes con psoriasis cutánea y
que se asocia a la ausencia del factor reumatoide en la sangre. La relación hombre-mujer se aproxima a la
unidad y su pico de mayor incidencia se sitúa entre los 35 y los 40 años. Existen tres patrones clínicos clási-
cos: la artritis periférica, la espondiloartropatía psoriásica y las formas mixtas. En la forma periférica se obser-
va una artritis que puede ser mono-, oligo- o poliarticular, de grandes o pequeñas articulaciones, erosiva, asi-
métrica, y que afecta de manera predominante a las interfalángicas distales de las manos. Suele asociarse a
dactilitis (dedos en salchicha) y a entesitis. La forma espondilítica (5%-50% de los casos) se diferencia de la
espondilitis anquilosante en la ausencia de predominio masculino, en la frecuente asimetría en la afectación
de las articulaciones sacroilíacas, en la presencia de parasindesmofitos en vez de sindesmofitos en las radio-
grafías simples y en su habitual asociación con la artritis periférica.

Artritis reactiva o síndrome de Reiter


Se produce una inflamación aséptica, mono- o poliarticular, que aparece tras un proceso infeccioso ubica-
do en cualquier parte del organismo después de un periodo de latencia variable, por lo general menor de
un mes. Se caracteriza por que afecta a individuos HLA-B27 positivos, unas semanas después de una infec-
ción bacteriana del tracto digestivo o genitourinario, de una artritis periférica, de una entesopatía o de una
sacroileítis.

La evolución de la enfermedad consta de tres fases:


• Fase prerreactiva: se manifiestan los síntomas propios de la infección.
• Fase aguda: aparece 1-3 semanas después y da lugar a artritis, entesitis, sacroileítis, dactilitis, alteraciones
urogenitales (uretritis, prostatitis, cistitis, cervicitis), alteraciones oculares (conjuntivitis), alteraciones cutáneo-
mucosas (úlceras, queratodermia blenorrágica, balanitis circinada, distrofia ungueal) y afectación general.
• Fase crónica: se producen la oligoartritis, la espondilitis (la sacroileítis suele ser asimétrica, aunque a ve-
ces es indistinguible de la espondilitis anquilosante), la uveítis anterior y otra serie de alteraciones menos
comunes (uretritis, diarreas, afectación cardiovascular, afectación neurológica...).

Artropatía asociada a la enfermedad inflamatoria intestinal o artritis enteropática


Las manifestaciones reumáticas constituyen las manifestaciones extradigestivas más frecuentes de estas en-
fermedades. Existen dos tipos de presentación clínica: la artritis periférica y la espondiloartropatía. La espondi-
litis afecta al 2%-8% de los pacientes que padecen enfermedad de Crohn y hasta a un 20% de los pacientes
que sufren colitis ulcerosa. Varía desde la afectación que se limita a las sacroilíacas (sacroileítis uni- o bilateral)
hasta la afectación completa de la columna indistinguible de la espondilitis anquilosante clásica. Su clínica y
evolución no son acordes con la afectación digestiva (a diferencia de lo que ocurre en la artritis periférica).

Una serie de criterios del grupo europeo para el estudio de las espondiloartropatías se utilizan en el diag-
nóstico de dicho grupo de enfermedades:
• Raquialgia o sinovitis, y uno o más de los siguientes:
− Historia familiar positiva.
− Psoriasis.
− Enfermedad inflamatoria intestinal crónica.

63
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 64

− Uretritis, cervicitis o diarrea aguda un mes antes de la artritis.


− Dolores alternantes en las nalgas.
− Entesopatía.
− Sacroileítis.

Artritis reumatoide
Existe otra enfermedad articular inflamatoria que también afecta a la columna vertebral: la artritis reuma-
toide. Aunque la inflamación en la columna lumbar y torácica es rara, la afectación de la columna cervical es
bastante común. El paciente se queja de dolor cervical inflamatorio, de disminución de la movilidad y de rigi-
dez matutina. Dicha clínica es secundaria a la inflamación del ligamento transverso de C1, encargado de es-
tabilizar la apófisis odontoides de C2; con el tiempo se hace más laxo y puede romperse. La inflamación
mantenida también da lugar a la erosión de la apófisis odontoides de C2. El resultado final es la inestabilidad
de C1-C2, que puede ocasionar una subluxación atloaxoidea y una mielopatía cervical por compresión.

Infección vertebral y discal


Las infecciones vertebrales son poco comunes y a menudo se diagnostican dos o tres meses después del
inicio de la sintomatología. La espondilodiscitis es una infección del disco intervertebral y de los platillos ver-
tebrales adyacentes como consecuencia de una diseminación hematógena o, cada vez con más frecuencia,
de una inoculación directa por punción o cirugía discal. El cuadro de una infección vertebral, cuyo aspecto es
más agudo si es inespecífica, consiste en dolor regional y contractura y, menos habitualmente, en afectación
radicular. Los microorganismos causantes son diversos; predominan los estafilococos, los bacilos gramnegati-
vos y los estreptococos. Se observa a cualquier edad, pero sobre todo después de los 60 años, y la favore-
cen la diabetes y la inmunosupresión. El aumento de la velocidad de sedimentación y/o de la proteína C re-
activa tiene un gran valor indicativo.
Cuando las radiografías no son demostrativas, las pruebas de elección para el diagnóstico temprano de
una espondilodiscitis son la gammagrafía ósea y la RM. La gammagrafía muestra hipercaptación en una o, con
más frecuencia, en dos vértebras contiguas en el área próxima al disco que las une. La RM evidencia edema
en los cuerpos vertebrales asociado a erosión en los rebordes óseos o en los platillos vertebrales. La pun-
ción-biopsia del disco vertebral es útil para identificar el microorganismo. Es conveniente que el tratamiento
incluya antibioterapia y reposo con inmovilización.

Tumores
No es infrecuente que una enfermedad tumoral comience con metástasis en la región dorsal y lumbar;
tampoco que en el desarrollo de una enfermedad tumoral conocida aparezcan metástasis que cursen con
lumbalgia y ciática o déficit nervioso. Por lo tanto, se debe plantear el diagnóstico diferencial entre una me-
tástasis y las otras alteraciones que originan dolor.
El diagnóstico diferencial, que es extensible a tumores benignos o a infecciones, por lo general es sencillo
si se realiza el estudio gammagráfico con tecnecio, que normalmente es negativo en la artrosis. En la región
lumbar suponen una dificultad diagnóstica especial los tumores del tejido nervioso, como los neurinomas,
y los tumores del sacro, como los cordomas o las metástasis. En las radiografías es difícil apreciar lesiones tu-
morales en el sacro (interposición de gases en proyección AP y mala definición por contraste de densidades
en proyección lateral). A menudo, se efectúan estudios de tomografía axial en el disco L5-S1 en caso de ciá-
ticas o signos deficitarios de S1 cuando la patología está en el sacro, donde resulta comprimida la raíz.

64
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 65

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

SEMIOLOGÍA EN LA RADIOLOGÍA SIMPLE DE COLUMNA VERTEBRAL


Semiología general
Antes de comenzar a repasar la representación en imagen de las principales patologías de la columna ver-
tebral, se realizará un breve repaso de la forma de evaluar una radiografía de esta región y de los hallazgos
fundamentales que se deben conocer.
Existen múltiples aproximaciones a la hora de evaluar una radiografía de columna vertebral. Aunque de-
pende de cada profesional, es muy recomendable establecer algún tipo de sistemática para minimizar el ries-
go de pasar cosas por alto. Incluso si la exploración ya viene informada, puede ser interesante evaluarla an-
tes de leer el informe y después repasarla tras leerlo.

Una sistemática de lectura debe incluir todos los elementos visibles en la radiografía. El primer punto que hay que
verificar es que la radiografía corresponde al paciente en cuestión. Una sistemática habitual de lectura es la siguiente:
• Aspecto general: número y alineación de los elementos óseos.
• Hueso: evaluación de la forma, del tamaño y de la densidad de cada elemento óseo, de manera inde-
pendiente y respecto a los demás.
• Cartílago: evaluación de los espacios discales y de las articulaciones facetarias.
• Partes blandas: musculatura y grasa.

Aspecto general y alineación


En la proyección AP no se deben observar curvas. Si se aprecian curvas, hay que evaluar la alineación de
las apófisis espinosas. En caso de que las apófisis espinosas están centradas en el cuerpo vertebral, no hay
rotación vertebral y posiblemente se deba a la postura adoptada en el momento de realizar la radiografía
(actitud escoliótica). Si las apófisis espinosas se hallan descentradas por la rotación de los cuerpos vertebra-
les, se trata de una verdadera escoliosis.
En la proyección lateral se observan las curvas fisiológicas de la columna; la angulación es anterior en la re-
gión torácica (cifosis) y posterior en la región cervical y lumbar (lordosis). Una angulación excesiva se denomi-
na hipercifosis o hiperlordosis. La pérdida de la curvatura fisiológica en el raquis cervical, con rectificación, se
evidencia en pacientes que sufren dolor cervical (por ejemplo: latigazo cervical). A fin de valorar la alineación
en la proyección lateral, se dispone de las líneas vertebrales anterior y posterior (que recorren los bordes an-
terior y posterior de los cuerpos vertebrales, respectivamente), de la línea espinolaminar (que recorre el borde
anterior del arco posterior) y de la línea espinosa posterior (imagen derecha de la Figura 6). En general, la línea
vertebral posterior comporta mayor relevancia. No deben existir pérdidas de la alineación de los cuerpos ver-
tebrales. El desplazamiento de un cuerpo vertebral respecto a otro adyacente se denomina espondilolistesis.
Respecto al número de vértebras, son frecuentes las anomalías, por exceso o por defecto, aunque casi
siempre en la región sacrococcígea. Es un hallazgo sin importancia. También son habituales las anomalías de
la transición lumbosacra ya comentadas.
La valoración de la columna cervical requiere unas consideraciones adicionales. Para examinar la alineación ver-
tebral en la proyección lateral la línea más relevante es la vertebral posterior. En flexión y en extensión el límite
normal de desplazamiento de un cuerpo respecto a los adyacentes es de 3 mm. En los niños menores de ocho
años puede existir una pseudosubluxación por laxitud y observarse, en posición neutra, un desplazamiento ante-
rior (nunca posterior) de C2 sobre C3 o, menos frecuentemente, de C3 sobre C4, que siempre debe ser inferior
a 4 mm para considerarse normal. En la proyección lateral se dispone, además, de múltiples referencias para anali-
zar la relación entre la base del cráneo y la apófisis odontoides, como la línea de Chamberlain, entre el paladar du-

65
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 66

ro y el opistion (borde posterior del agujero magno occipital, opuesto al basion, borde anterior). La odontoides no
la supera en más de 5 mm en condiciones normales. La línea de McRae, entre el basion y el opistion, normalmente
mide menos de 35 mm, y la apófisis odontoides permanece por debajo o la toca con su punta.
En la proyección AP es fundamental verificar la alineación de las apófisis espinosas. La rotación de una apó-
fisis espinosa es anormal. También ha de valorarse la distancia interespinosa, que no debería superar los
10 mm. Otra consideración interesante en esta proyección es que las apófisis transversas de la vértebra C7
están orientadas hacia abajo, a diferencia de las torácicas, que se orientan hacia arriba. Este aspecto puede
ser útil para diferenciar una costilla cervical de la primera costilla torácica.

Hueso
Se trata de analizar cada vértebra de manera independiente. Es importante analizar la forma, el tamaño, la
densidad y la textura. Existen numerosas alteraciones de la morfología de los cuerpos vertebrales (Figura 11).
En caso de pérdida de altura de un cuerpo vertebral, cabe diferenciar el aplastamiento (pérdida generalizada
y homogénea de altura) de la biconcavidad (pérdida central de altura) o del acuñamiento (pérdida de altura
asimétrica, habitualmente de predominio anterior). Una incurvación del platillo superior o un acuñamiento
anterior indican fracturas por compresión. La incurvación de ambos platillos (biconcavidad) es frecuente en la
osteoporosis. El defecto puntual de un platillo a menudo corresponde a una hernia intravertebral (intraes-
ponjosa o de Schmörl), aunque también se observan depresiones centrales del platillo en la anemia de células
falciformes, por lo general con bordes más angulados. En los pacientes jóvenes, múltiples hernias intraverte-
brales con un ligero acuñamiento anterior en múltiples vértebras hacen sospechar una enfermedad de
Scheuermann. Un defecto en el borde anterior del cuerpo vertebral puede corresponder a una incipiente
afectación infecciosa, a una fractura aguda en lágrima o a una vértebra en limbo (véase más adelante). Las
vértebras cuadradas son características de la espondilitis anquilosante, mientras que las vértebras en pez o en
bala lo son de la enfermedad de Morquio (congénita). Una incurvación del borde posterior del cuerpo verte-
bral puede ser un signo indirecto de patología tumoral dentro del foramen, como en la neurofibromatosis.

Normal Aplastamiento Biconcavidad

Acuñamiento Hernia intravertebral Scheuermann

Tumor foraminal Vértebra en limbo Osteofito

Sindesmofito Hemangioma Vértebra en marco


Figura 11. Esquema de diferentes alteraciones
de los cuerpos vertebrales.

66
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 67

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Evidentemente, la afectación tumoral tam-


bién altera la morfología vertebral. La denomi-
nada vértebra tuerta en proyección AP es ca-
racterística de la afectación metastásica que
origina la destrucción del pedículo. Si se afec-
tan ambos pedículos, la imagen es de vértebra
ciega; se pierde la identificación de ambos
“ojos” (pedículos) (Figura 12). En caso de acu-
ñamiento anterior de uno o más cuerpos ver-
Figura 12. Proyección AP de la columna ver-
tebrales en ausencia de traumatismo o asocia- tebral torácica, en la que no se
do a un trauma leve, habría de diferenciarse la aprecian los dos pedículos en la
vértebra central (vértebra ciega)
afectación osteoporótica de la metastásica debido a afectación metastásica.
(fractura patológica).
No obstante, la radiología simple no es una buena técnica en lo que se refiere a detectar la afectación tumoral
o infecciosa, que sólo será visible en fases evolucionadas, a excepción posiblemente del mieloma múltiple.
Los picos osteofíticos marginales son muy frecuentes. En general, se relacionan con patología degenerativa,
su orientación es horizontal al principio y después se curvan hacia el cuerpo vertebral adyacente. Sin embar-
go, los picos que se orientan directamente en vertical indican la calcificación de las fibras más externas del
anillo fibroso y son característicos de la espondilitis anquilopoyética (sindesmofitos). La hipertrofia de las face-
tas articulares es otro hallazgo muy común en los pacientes con patología degenerativa. Aunque es menos
frecuente, las apófisis espinosas lumbares pueden presentar fenómenos degenerativos en el síndrome de roce
interespinoso (síndrome de Baastrup), causa de dolor lumbar (Figura 13).

Figura 13. Imagen sagital de TC de columna lumbar que muestra extensos cam-
bios degenerativos tanto intervertebrales como en las apófisis espino-
sas debidos a osteocondrosis y a roce interapofisario (síndrome de
Baastrup), respectivamente. En la zona discal se observan la pérdida de
altura del espacio intervertebral, fenómenos de vacío (gas intradiscal),
picos osteofíticos anteriores, la irregularidad de los platillos y fenóme-
nos esclerosos subcondrales en los cuerpos vertebrales. El disco L4-L5
muestra una ligera pérdida de altura y gas, pero no alteraciones en los
platillos, mientras que el disco L5-S1 sólo evidencia una pérdida de al-
tura. En las apófisis espinosas se observa una marcada irregularidad de
los bordes, con geodas subcondrales y ausencia de espacio entre ellas,
en especial en L4-L5.

El tamaño de los cuerpos vertebrales aumenta de manera progresiva desde la región cervical a la
lumbar, para luego disminuir desde el área sacra al coxis. Un cuerpo vertebral de tamaño disminuido
puede corresponder a una malformación del desarrollo, mientras que una vér tebra de tamaño aumen-
tado puede indicar enfermedad de Paget.

67
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 17:17 Página 68

La densidad y la textura habituales de los cuerpos vertebrales son homogéneas, pero se alteran en múltiples
patologías. Una alteración frecuente es la debida a afectación metastásica, blástica (formadora de hueso, hiper-
densa) o lítica (destructora de hueso, hipodensa). Es menos común observar un aumento difuso de la densidad
de un cuerpo vertebral (vértebra de marfil), que puede deberse a una afectación metastásica o a un linfoma y,
en raras ocasiones, a una afectación infecciosa de lenta evolución. Las estriaciones verticales (patrón en enreja-
do) o que presentan un patrón en panal son características de los hemangiomas, pero también se evidencian
en la enfermedad de Paget o en el mieloma múltiple de evolución crónica. Una esclerosis en banda difusa de
los platillos vertebrales (patrón en jersey de rugby) sugiere hiperparatiroidismo u osteopetrosis, mientras que, si
afecta a todos los bordes del cuerpo (vértebra en marco), sugiere enfermedad de Paget. Asimismo, es posible
apreciar alteraciones de la densidad en relación con una inyección de cemento en una vertebroplastia.

Cartílago
Se han de valorar tanto los discos intervertebrales como las articulaciones interapofisarias. La pérdida de
altura del espacio discal (intervertebral) es un signo de degeneración discal en la radiología simple. Se ob-
servan, además, alteraciones de la densidad, como calcificación, presencia de gas (fenómenos de vacío) o
material metálico (por una cirugía previa en la que se colocaron prótesis intersomáticas).
Por lo general, el gas en un espacio discal se asocia con procesos de degradación de las proteínas en la
degeneración discal (Figura 13), pero puede deberse a un fenómeno de vacío por hiperextensión. Es excep-
cional en la patología infecciosa y su presencia ayuda a diferenciar ambas.
Respecto a las articulaciones facetarias, se ha de examinar su alineación, su orientación y su morfología, a fin
de detectar subluxaciones o fenómenos degenerativos. Una subluxación es un signo precoz de inestabilidad
mecánica y, además, estrecha el foramen. La degeneración articular se observa como hipertrofia facetaria, es-
clerosis subcondral, desarrollo de rebordes osteofitarios y disminución del espacio articular (Figura 14).
En ocasiones, las facetas llegan a fusionarse. La hipertrofia facetaria causa con frecuencia estenosis del canal,
receso lateral y/o forámenes, y puede originar el desplazamiento de un cuerpo vertebral sobre otro (espon-
dilolistesis degenerativa).

Figura 14. Paciente de 35 años que sufre dolor lumbar y contracturas musculares. La radiografía AP (izquierda) muestra una hipertrofia asimétrica de
la articulación interapofisaria L4-L5 (punta de flecha). La proyección lateral (imagen central) confirma la hipertrofia facetaria, el adelgaza-
miento del espacio articular y el aumento de la densidad, que provoca una estenosis del foramen. Se trata con antiinflamatorios y presenta
una mejoría parcial, pero posteriormente desarrolla clínica radicular y se le realiza una TC (derecha). La TC demuestra la hipertrofia degene-
rativa asimétrica de las apófisis articulares derechas y la estenosis del foramen.

68
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 69

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Partes blandas
En especial, se detectan anomalías en su densidad debido a la calcificación, como los focos de osifi-
cación del LLP, que pueden causar estenosis del canal o la calcificación difusa tanto del LLA como del
LLP en la espondilitis anquilosante. También se evidencian asimetrías o atrofias, por ejemplo, de los
músculos psoas.
En el raquis cervical se han de valorar las partes blandas prevertebrales; en concreto, la distancia entre el
borde posterior de la columna de aire y el borde anterior del cuerpo vertebral (Figura 6). A la altura del
cuerpo vertebral C2 (espacio retrofaríngeo), debe ser menor de 7 mm. A la altura de C6 (espacio retrotra-
queal), ha de ser inferior a 22 mm en los adultos y a 14 mm en los niños. Un aumento del grosor de las
partes blandas en esta localización en un contexto clínico adecuado puede indicar hemorragia (en trauma-
tismos) o absceso paravertebral (en infecciones).

Anomalías congénitas y del desarrollo


Las anomalías congénitas de la columna vertebral son enormemente variadas; no obstante, dado que son
poco frecuentes en general y a menudo se valoran mediante RM, sólo se citará la escoliosis, que se observa
en edades más avanzadas y cuya evolución suele controlarse mediante radiografías.
La mayoría de las anomalías congénitas se diagnostican al nacer o en la etapa fetal; en ocasiones, requie-
ren cesárea y tratamiento inmediato, incluso tratamiento intraútero. Algunas, sin embargo, se descubren
más tarde.
De manera inicial, se diferencian las anomalías abiertas, en las que los componentes neurales quedan
expuestos al exterior, de las anomalías cerradas, en las que los elementos neurales están cubiertos al
menos por piel. La piel en la zona de la anomalía puede mostrar estigmas que permitan sospechar su
existencia, como focos de hirsutismo o manchas en vino de Oporto en la línea media. Ante una anoma-
lía de la columna se han de considerar posibles anomalías asociadas en otros órganos; en especial, ano-
malías genitourinarias.

Disrafismos abiertos
El 99% corresponden a mielomeningoceles (Figura 15). La administración de ácido fólico a las mujeres
que buscan quedarse embarazadas y durante el primer trimestre del embarazo ha reducido su incidencia
en los países desarrollados de dos casos por cada 1.000 nacidos vivos a dos casos por cada 10.000 naci-
dos vivos. Su diagnóstico se realiza intraútero; corresponde a una lesión quística, habitualmente lumbar,
que sobresale de la superficie posterior del tronco. Se asocia a espina bífida y a grados variables de ano-
malías de la fosa posterior (malformación de Chiari de tipo II) o siringomielia, por lo que se recomienda
examinar la columna completa. La lesión está rellena de LCR y de un componente neural variable. El diag-
nóstico precoz permite efectuar una cesárea programada y cirugía inmediata del defecto que minimice el
daño neurológico.

Disrafismos cerrados con masa asociada


Son similares a los anteriores, forman una masa que rebasa los límites del canal ver tebral, pero es-
tán cubier tos por una capa de piel y grasa. Si la lesión contiene LCR y meninges, pero no un compo-
nente neural significativo, corresponde a un meningocele (o lipomeningocele), y el pronóstico neuro-
lógico es mucho mejor. Aunque suelen ser lumbares y posteriores, también existen meningoceles late-
rales o anteriores.

69
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 70

Figura 15. Recién nacido a término que presenta un cuadro polimalformativo


que incluye un mielomeningocele lumbosacro. La RM prequirúrgica
con imágenes sagitales potenciadas en T2 muestra una masa poste-
rior en la región lumbosacra rellena de líquido y de un componen-
te de partes blandas que está en contacto con la superficie cutá-
nea y que corresponde al tejido neural. Se identifica mejor en el
detalle (punta de flecha en imagen derecha). Nótese la diferente
morfología de los cuerpos vertebrales, que es normal para la edad.

Disrafismos cerrados sin masa asociada


Las alteraciones no rebasan los límites del canal, corresponden a lipomas intramedulares o del filum termi-
nal, o bien al síndrome de médula anclada. Si el lipoma es asintomático y el cono medular finaliza a una altu-
ra normal (nunca por debajo del disco L2-L3), puede no requerir tratamiento. En caso de que el filum se ha-
lle engrosado (mayor de 2 mm) y el cono medular finalice por debajo del nivel L2-L3, puede desarrollarse
una clínica neurológica del cono medular y beneficiarse de una intervención quirúrgica.
Los quistes neuroentéricos también entrarían en esta categoría de disrafismos cerrados. La diastematomielia
corresponde a una médula espinal dividida en dos por un tabique, que puede ser fibroso o estar osificado (más
sintomático). El seno dérmico consiste en una comunicación entre la piel y los tejidos profundos, incluso con el
espacio intramedular. Por la parte externa puede observarse una pequeña irregularidad cutánea. En ocasiones,
causa infecciones o se asocia a otras anomalías. En las anomalías vertebrales en las que persisten tejidos fuera
de su lugar habitual, pueden desarrollarse tumores del tipo dermoide/epidermoide, hamartomas o teratomas.
La alteración en la formación y en la segmentación de los cuerpos vertebrales varía desde casos extremos
de síndrome de regresión caudal y sirenomielia a pequeñas anomalías asintomáticas o que causan alteracio-
nes de la alineación vertebral, en especial escoliosis.

Escoliosis
Consiste en una curvatura de la columna vertebral en el plano coronal que se acompaña de rotación ver-
tebral. Por tanto, es visible en la proyección AP. Por el contrario, la cifosis es una incurvación anterior en el
plano sagital y la lordosis una incurvación posterior, y se evidencian en la proyección lateral. A menudo son
curvas mixtas; en especial, de tipo cifoescoliosis. La causa del 70% de las escoliosis es idiopática (Figura 16), y
su evolución es benigna (hacia la resolución) o progresiva. Un 10% de las escoliosis están causadas por de-
fectos congénitos, y en el otro 20% se trata de causas adquiridas conocidas.
Las escoliosis congénitas son el resultado de anomalías de la formación y/o de la segmentación de los
cuerpos vertebrales (Figura 17). Entre las anomalías de la formación, existen agenesias parciales o comple-
tas de los cuerpos vertebrales, como acuñamientos, hemivértebras o vértebras en mariposa (poseen una
hendidura sagital central). En las anomalías de la segmentación falla la separación de los cuerpos vertebra-

70
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 71

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Figura 16. Paciente de 14 años que sufre es-


coliosis idiopática toracolumbar. La
proyección AP neutra (izquierda)
permite medir las curvas y deter-
minar el grado de rotación verte-
bral por el desplazamiento de las
apófisis espinosas. Se realiza, ade-
más, el estudio funcional en flexión
izquierda (imagen izquierda) y de-
recha (no se muestra) para valorar
el grado de flexibilidad de la curva.

Figura 17. Tomografía lineal (técnica especial de radiología simple en la que el tubo
de rayos X se mueve formando un arco durante la obtención de la ra-
diografía) de columna torácica en un paciente que presenta múltiples
anomalías en la formación de los cuerpos vertebrales (imagen en dame-
ro) de la región torácica media, así como escoliosis secundaria. La mor-
fología del resto de los cuerpos vertebrales es normal para la edad.

71
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 72

les. Debido al fallo de la segmentación, no existe crecimiento en la zona fusionada por ausencia de cartíla-
go, y sí un crecimiento normal de la zona no fusionada, lo cual provoca una angulación y, en consecuencia,
una curva anómala. Son las denominadas barras vertebrales unilaterales. Si la falta de segmentación es
completa, bilateral, aparece la vértebra en bloque. Las fusiones vertebrales en el raquis cervical se suelen
llamar, de un modo genérico, síndrome de Klippel-Feil.
En ocasiones, el tipo de alteración determina el tipo de curva y la evolución. Conocer de antemano la
probable evolución de la escoliosis permite elegir el tratamiento más adecuado y en el momento más apro-
piado. Sólo el 10%-25% de las escoliosis congénitas no progresan. La norma es la progresión significativa, en
especial en los casos de barra unilateral. En éstos debe realizarse una fusión precoz del otro lado sin esperar
a que progresen, puesto que corregir la anomalía posteriormente es mucho más complicado. En el extremo
opuesto, una hemivértebra de un lado compensada por otra hemivértebra cercana contralateral suele ser
estable y no progresiva, y sólo requiere un control evolutivo. Las hemivértebras simples son las más frecuen-
tes y su evolución es variable, por lo que suele controlarse su evolución y, si progresan, se intervienen. En la
hipercifosis y en la hiperlordosis lo habitual es el tratamiento quirúrgico en todos los casos debido a su ca-
rácter progresivo y potencial de lesión medular.
En este contexto cabe recordar que una escoliosis, incluso moderada, provoca una mayor pérdida de
altura (y alteraciones más graves) que una fusión quirúrgica precoz del defecto. El objetivo principal
de la cirugía es impedir la progresión; constituye un objetivo secundario corregir en lo posible la curva
existente.
En general, los controles se realizan mediante radiografías simples, en las que, además de medir la convexi-
dad de la curva, hay que determinar el grado de rotación vertebral, el potencial de crecimiento de la conve-
xidad y la flexibilidad de la curva. La evaluación radiológica debe ser precisa y consistente en los distintos
controles.
Por lo general, se efectúan proyecciones AP y laterales de la columna completa. Se puede realizar una pro-
yección AP adicional centrada en la curva para valorar mejor la angulación y la rotación de las vértebras.
También se llevan a cabo proyecciones AP funcionales (en flexión lateral o bending test) cuando se quiere
determinar el grado de flexibilidad de la curva (Figura 16).
Ante una escoliosis congénita deben buscarse anomalías asociadas en la columna y en otros órganos y, pa-
ra ello, habrá que recurrir a exploraciones complementarias como la TC (para alteraciones óseas), la urogra-
fía intravenosa (para alteraciones genitourinarias) o la RM (para alteraciones medulares o radiculares).
La anomalía vertebral provoca una curva primaria que, en general, se trata de compensar con curvas se-
cundarias por encima y por debajo. Las anomalías lumbosacras carecen de esa capacidad de compensación
y suelen provocar escoliosis más graves, al igual que en la región cervical, que ocasionan la desviación de la
cabeza.
La medición precisa de la curva es fundamental, no sólo para valorar la progresión, sino también para va-
lorar la respuesta a los tratamientos. Se describirá únicamente el método de Cobb para medir las curvas y
el grado de rotación, aunque existen otros métodos. En cuanto a la determinación del grado de la curva
escoliótica, se ha de definir cuáles son las vértebras límite. La vértebra límite superior de la curva es aquella
que muestra un grado máximo de angulación hacia la convexidad en su límite (platillo) superior. La vérte-
bra límite inferior debe cumplir la misma condición, pero en su borde inferior. Al prolongar líneas tangen-
ciales al borde superior de la vértebra límite superior y al borde inferior de la vértebra límite inferior,
se obtiene un ángulo en su intersección (ángulo a). Si la intersección ocurre fuera del margen de la radio-
grafía, se pueden trazar líneas perpendiculares a las mismas que se crucen dentro de la radiografía y que
formarán un ángulo idéntico (que se denomina ángulo b). Según los grados del ángulo de la curva, existen
siete grupos de escoliosis.

72
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 73

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

El método de Cobb para determinar la rotación vertebral consiste en identificar el grado de lateralización
de la apófisis espinosa en la proyección AP. En condiciones normales, la apófisis espinosa aparece centrada
en el cuerpo vertebral (posición a). Conforme la vértebra gira, se va desplazando lateralmente en tres gra-
dos (b, c y d). En el grado d la espinosa se superpone con el borde lateral del cuerpo vertebral, y los grados
b y c son posiciones intermedias.
A fin de establecer la madurez del esqueleto (y, en consecuencia, el potencial de progresión), se
pueden estudiar las apófisis ver tebrales (platillos) o las crestas ilíacas (método de Risser). Una apófi-
sis ver tebral discontinua o continua, pero que no se encuentra fusionada con el resto del cuerpo
ver tebral, indica inmadurez esquelética. Del mismo modo, la apófisis de la cresta ilíaca crece medial-
mente para fusionarse después.
En los casos en los que se realice un control evolutivo es fundamental mantener siempre los mismos cri-
terios en la realización de las radiografías y en la evaluación de las curvas; no sólo se ha de tener en cuenta
el último estudio, sino también los anteriores. En la fase de crecimiento rápido (en los primeros cuatro años
y en la adolescencia), deben efectuarse controles de manera más frecuente. Las escoliosis congénitas suelen
consistir en curvas rígidas que no responden al tratamiento ortésico.

Síndrome traumático
Fracturas
Las fracturas de la columna vertebral ocurren fundamentalmente en los hombres (80%) de mediana edad
(20-50 años) y se relacionan con accidentes de tráfico, con accidentes laborales que comportan una caída
de altura o con la práctica de deportes como el buceo o el esquí. La mayoría son torácicas o lumbares, pe-
ro las que suponen un mayor riesgo de lesión medular son las cervicales. El estudio de la columna tras un
traumatismo es uno de los mayores retos para el radiólogo, ya que pueden existir múltiples líneas que simu-
lan una fractura, lo que obliga a realizar un estudio comparativo y un diagnóstico diferencial entre una su-
puesta imagen de fractura y otras líneas o soluciones de continuidad ósea “normales” que corresponden a
articulaciones entre distintos huesos, suturas o focos de sincondrosis en los niños (componente cartilagino-
so temporal entre núcleos de osificación), defectos de osificación, etc. En los pacientes pediátricos la simetría,
la localización, los márgenes (esclerosos, densos) y la edad ayudan a diferenciar una sincondrosis abierta de
una fractura. Los bordes esclerosos también contribuyen a diferenciar un defecto del desarrollo o una frac-
tura crónica de una fractura aguda.
Tanto en los niños como en los adultos es fundamental determinar si existe alguna lesión ósea
subyacente que haya facilitado la fractura (en especial, si el traumatismo ha sido leve), como metás-
tasis, osteoporosis, infección, espondiloar tritis inflamatoria, etc. Este tipo de fracturas se denominan,
de manera genérica, patológicas. Se deben sospechar siempre que se constate una desproporción
entre la gravedad del traumatismo y la afectación ósea. La destrucción o insuflación ósea, el aumento
de par tes blandas, las lesiones en otras zonas o cuyo tiempo de evolución es distinto, o los antece-
dentes personales del paciente pueden sugerir una patología preexistente. La diferenciación entre las
fracturas patológicas metastásicas y las osteoporóticas, un problema frecuente en los pacientes ma-
yores y/o que padecen un tumor primario conocido, se desarrolla en este capítulo dentro del apar-
tado “Síndrome doloroso”.
Además de la patología propia de la columna, otras lesiones importantes pueden asociarse a las fracturas
vertebrales, como son las lesiones medulares directas, las roturas durales con herniación medular o fístula de
LCR, los hematomas epidurales o subdurales, la disección de las arterias cervicales, las fístulas arteriovenosas
durales o las herniaciones discales traumáticas.

73
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 74

La postura en el momento del traumatismo y el tipo de traumatismo determinarán el tipo de fractura; se


distinguen fracturas causadas por compresión, por hiperflexión o por hiperextensión, y pueden tener ade-
más un componente de rotación o de distracción-separación. Existen numerosas clasificaciones y tipos de
fractura, cuya descripción detallada excede los objetivos del presente capítulo.

Tipos de fractura
Como clasificación general se diferencian cuatro tipos:
• Fracturas por compresión: se deben al aumento de las fuerzas axiales sobre los cuerpos ver te-
brales, por ejemplo, por un traumatismo craneal o por una caída de pie desde cier ta altura. Se
produce un aplastamiento del cuerpo ver tebral o un estallido del mismo en múltiples fragmen-
tos desplazados de manera excéntrica. En general, respetan los elementos óseos posteriores y
los ligamentarios.
• Fracturas en hiperflexión: se ocasiona un daño fundamentalmente ligamentario posterior, que no implica
por necesidad una lesión ósea. Provoca subluxación anterior y angulación de la porción superior respecto a
la inferior, así como el aumento de la distancia entre las apófisis articulares y las espinosas, todo lo cual se
evidencia en la radiografía lateral. Se trata de fracturas inestables que con frecuencia comportan daño me-
dular. Si existe lesión ósea, suele producirse en la zona anterior del cuerpo vertebral. Si además de hiperfle-
xión existe rotación, puede asociarse a subluxación o luxación facetaria unilateral.
• Fracturas en hiperextensión: se producen en los elementos del arco posterior, en general en las láminas,
por una hiperextensión brusca. Se deben sospechar siempre que el traumatismo sea en hiperextensión
y exista una pérdida de la alineación, aunque sea mínima, del borde posterior del canal vertebral (línea
espinolaminar). Si además existe rotación, puede asociarse a subluxación o luxación facetaria unilateral.
• Fracturas por cizallamiento-distracción: las provocan fuerzas en distintas direcciones que desplazan una
porción de la columna sobre otra; en general, ocasionan daño ligamentario e inestabilidad. Pueden asociar-
se a la hiperflexión o a la hiperextensión. Un ejemplo típico es la fractura del cinturón de seguridad: en ca-
so de que sólo se lleve en la cintura, en una desaceleración brusca la porción inferior de la columna lumbar
se queda fija y la superior se desplaza hacia adelante, por lo que existe un componente de hiperflexión.

Sin embargo, el dato más relevante es la estabilidad de la lesión, que en esencia está relacionada con la in-
tegridad de los ligamentos. La rotura de los mismos se traduce en pérdidas de la alineación de los elemen-
tos vertebrales o en el aumento del espacio normal entre ellos. La presencia de signos de inestabilidad en la
radiología simple o en la TC, con clínica neurológica o sin ella, indica que la lesión es mayor, mientras que,
en ausencia de signos de inestabilidad, no habrá clínica neurológica y será una lesión menor. No obstante,
la valoración de la estabilidad, en especial del trauma cervical, no es fácil e incluso puede variar con la evolu-
ción de la lesión.

Trauma cervical
Las graves consecuencias derivadas de una lesión vertebral que pasa desapercibida obligan, en general, a
una utilización excesiva de las pruebas de imagen, que son normales hasta en el 98% de los casos en algunas
series. Ello conlleva un enorme gasto económico, por lo que se han desarrollado guías clínicas para identifi-
car los casos que precisan pruebas de imagen y cuál es la prueba de elección, y que se basan en los múlti-
ples estudios realizados al respecto. Uno de los principales es el estudio NEXUS, sobre más de 34.000 pa-
cientes, según el cual no se recomienda practicar ninguna prueba de imagen, por el bajísimo riesgo de lesión

74
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 75

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

que existe, en los pacientes que cumplen los siguientes criterios (denominados de exclusión): ausencia de ti-
rantez o dolor cervical, de clínica neurológica focal, de disminución del nivel de consciencia, de intoxicación
por alcohol o drogas, y de otras lesiones dolorosas que puedan distraer la atención del paciente. Es decir, si
el individuo no sufre dolor cervical ni una clínica neurológica focal y no presenta otro factor que impida una
correcta valoración, no se aconseja realizar ninguna prueba de imagen. Siguiendo estos criterios, algún estu-
dio posterior concluye que incluso la ingesta de alcohol o la existencia de otras lesiones dolorosas no impi-
den una correcta exploración del cuello si el valor del nivel de consciencia, según la escala de Glasgow, es
mayor de 13. Por el contrario, en los sujetos que poseen un alto riesgo de fractura, como los que han sufri-
do traumatismos de alta energía o que presentan parámetros clínicos de riesgo, se recomienda efectuar di-
rectamente una TC. No obstante, sólo se trata de recomendaciones.
En caso de que se requiera una prueba de imagen, el procedimiento habitual es solicitar de manera inicial
radiografías simples en las proyecciones AP, lateral y transoral. Proyecciones adicionales como las oblicuas
para los agujeros de conjunción, las de los pilares, las funcionales o del nadador (para C7, T1 y T2) son me-
nos frecuentes. Sin embargo, en los pacientes que han sufrido traumatismos graves pueden ser difíciles de
realizar y de interpretar; la sensibilidad puede ser limitada incluso si se llevan a cabo de manera adecuada.
Por ello, cada vez es más común solicitar una TC cuando esté disponible, en especial si se dispone de equi-
pos multicorte, bien directamente en los pacientes con riesgo moderado-alto de lesión, bien cuando se
aprecie una lesión en las radiografías o cuando éstas sean inadecuadas o no sean diagnósticas. La RM se re-
serva para valorar a los pacientes que presentan clínica medular o déficits neurológicos no explicables por
los hallazgos de las radiografías/TC, o bien, de manera previa a una intervención quirúrgica, para detectar le-
siones ligamentarias o discales asociadas que puedan modificar el abordaje. Si la RM está contraindicada o
no se encuentra disponible, es posible practicar una mielografía-TC.
En la radiología simple la proyección lateral es, en general, la más útil (Figura 6). Permite identificar los ar-
cos anterior y posterior del atlas y su relación con la apófisis odontoides, con los cuerpos y las espinosas de
los cuerpos cervicales, y con las partes blandas prevertebrales. El espacio articular atloodontoideo no debe
superar los 3 mm en los adultos y los 3,5 mm en los niños, y la distancia entre el basion (borde anterior
del agujero occipital) y la apófisis odontoides no debe sobrepasar los 5 mm en los adultos y los 10 mm en
los niños. En ocasiones, la inestabilidad sólo se apreciará en las radiografías realizadas en flexión o en exten-
sión, que deben realizarse bajo control radiológico por personal experimentado, ya que, si existe inestabili-
dad, se pueden provocar lesiones. En los niños la distancia atloodontoidea en la flexión es normal por deba-
jo de los 5 mm.
La proyección AP sirve para evaluar los cuerpos vertebrales de C3 a C7 y las articulaciones uncoverte-
brales. Con objeto de valorar C1-C2 en proyección AP, se puede realizar una proyección transoral. Para
examinar los forámenes se dispone de las proyecciones oblicuas, pero no son habituales.
La TC ofrece una sensibilidad mayor en la identificación de fracturas y de alteraciones de las partes blan-
das, en especial con los actuales equipos multicorte, que permiten un tiempo de adquisición mínimo y re-
construcciones multiplanares.
Sin pretender realizar una revisión exhaustiva, se comentan a continuación los tipos de fractura cervical
más característicos y/o cuya expresión radiológica es típica.

Fracturas occipitovertebrales
• Fracturas de los cóndilos occipitales: son infrecuentes y muy difíciles de visualizar en la radiología simple,
por lo que requieren un alto grado de sospecha. Pueden aparecer por compresión (estables) o por ro-
tación (inestables).

75
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 76

• Luxaciones occipitovertebrales: se trata de fracturas inestables y con frecuencia letales; se produce la


pérdida de la alineación entre los cóndilos occipitales y las masas laterales del atlas. Como se ha comen-
tado, la distancia desde el basion hasta la punta de la odontoides no debería superar los 5 mm en los
adultos y los 10 mm en los niños. Por lo general, ambos tipos de fractura son consecuencia de trauma-
tismos de alta energía (sobre todo, accidentes de tráfico) y se evalúan mejor mediante TC con recons-
trucciones multiplanares.

Fracturas de C1 y C2
• Fractura de Jefferson: se produce por la compresión de C1 tras un traumatismo en el vértex craneal. La
presión se transmite directamente por los cóndilos occipitales a las masas laterales del atlas, que se des-
plazan de manera lateral y provocan roturas simétricas de los arcos anterior y posterior, y del ligamento
transverso del atlas (Figura 18). Se trata de una fractura inestable. En el diagnóstico diferencial de todas
las fracturas de C1 deben considerarse los defectos congénitos, como hendiduras o hipoplasias, que son
relativamente frecuentes. Estos defectos muestran bordes esclerosos y redondeados, y en la gran mayo-
ría de los casos se localizan en la línea media.

Figura 18. Imágenes de TC en los planos axial (izquierda) y coronal (derecha), que muestran una fractura de los arcos anterior y posterior del atlas, el
desplazamiento lateral de los fragmentos del atlas y la pérdida de la alineación atloodontoidea, debida probablemente a una rotura del liga-
mento transverso del atlas.

• Fractura de la apófisis odontoides: se produce por flexión y puede asociarse a subluxación anterior de C1 o
C2. Existen múltiples clasificaciones, pero la que se emplea con más frecuencia es la de Anderson y D'Alonzo,
dado que se centra en la valoración de la estabilidad de las fracturas. Las divide en tres tipos. Las de tipo I son
fracturas del cuerpo de la odontoides, en general oblicuas, que no afectan a la base de la misma. Se conside-
ran estables y el tratamiento es, por lo general, conservador. Las de tipo II son fracturas transversas en la base
de la apófisis odontoides e inestables. En un gran porcentaje de los casos tratados de manera conservadora,
los fragmentos carecen de unión, por lo que el abordaje habitual consiste en la fusión quirúrgica. Las de tipo III
son fracturas de la base de la odontoides que se extienden al cuerpo de C2 y se consideran estables; su trata-
miento es, a menudo, conservador. Además de visualizar directamente la línea de fractura, se identifican des-
plazamientos de C1 y de la odontoides sobre C2 en la proyección lateral. En el diagnóstico diferencial se en-

76
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 77

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

cuentran los defectos de formación de la odontoides (en especial, os odontoideum, un defecto en la fusión de
la punta de la odontoides con el resto de la misma) o del tercer cóndilo occipital (ambas anomalías presentan
borde escleroso), así como la afectación metastásica o la artritis reumatoide.También es habitual identificar
una pequeña irregularidad transversal endomedular en la base de la odontoides en la zona de unión con el
resto de C2, pero que no implica defecto de la cortical.
• Fractura del ahorcado (hangman): consiste en una lesión en hiperextensión que provoca la fractura bila-
teral de los pedículos de C2 y el desplazamiento anterior del cuerpo vertebral respecto al arco poste-
rior y a C3. Una fractura similar, la espondilolistesis traumática de C2, ocurre en los accidentes de coche
en los que la barbilla o la cara chocan contra el volante, el salpicadero o el parabrisas, lo que ocasiona
una hiperextensión del cuello. La radiografía lateral es fundamental para constatar si sólo existe fractura
o si se asocia a desplazamiento, que indicará daño ligamentario e inestabilidad. La fractura puede asociar-
se a una fractura conminuta (en estallido) del cuerpo de C2. En ocasiones, aparece una imagen similar
en los niños por pseudoluxación o por laxitud ligamentaria, y en la espondilólisis no traumática.

Fracturas de C3 a C7
• Fractura en estallido (burst): se produce por compresión y su mecanismo es idéntico al de la fractura de
Jefferson de C1, pero en los cuerpos cervicales bajos; se hernia el núcleo pulposo dentro del cuerpo
vertebral, el cual estalla en múltiples fragmentos, que por lo general se desplazan excéntricamente. El
fragmento posterior desplazado puede lesionar la médula espinal. No obstante, si el complejo ligamen-
tario posterior está íntegro, que es lo habitual, se trata de una fractura estable.
• Fractura en lágrima (teardrop): se produce en flexión y es la forma más grave e inestable de fractura
cervical. Incluye subluxación vertebral, fractura de los elementos posteriores y lesión del componente
de partes blandas, que comprende el ligamento amarillo y la médula espinal. De manera característica,
la lesión medular es anterior, origina paraplejia y pérdida de la sensibilidad termoalgésica, pero mantie-
ne la sensibilidad propioceptiva (cordones posteriores). Además, la tensión sobre el LLA provoca una
rotura del mismo y el arrancamiento de un fragmento óseo triangular del cuerpo vertebral, que tiene
forma de lágrima. Un fragmento similar se observa en la fractura en lágrima en extensión, pero se trata
de una fractura estable completamente distinta. También existe una anomalía denominada vértebra en
limbo (limbus), en la que se observa una imagen similar provocada por una herniación intravertebral
durante la infancia que separa un fragmento óseo anterior del resto de la vértebra e impide que vuel-
va a unirse. Se aprecian bordes esclerosos (densos).
• Fractura del paleador de arcilla (clay-shoveler): consiste en la fractura de la apófisis espinosa de C6 o C7 de-
bida a la tensión ejercida por el componente ligamentario en la flexión enérgica aguda del cuello. Si bien en
su origen se denominó así por aparecer en individuos de dicha profesión, en la actualidad se debe sobre
todo a accidentes de tráfico. Es una fractura estable, fácil de detectar en la proyección lateral siempre que
las espinosas de C6 y C7 resulten visibles. En la proyección AP aparece una doble imagen de apófisis espi-
nosa en un cuerpo vertebral, una sobre otra, debido al desplazamiento caudal del fragmento libre.
• Fractura con acuñamiento (wedge): se trata de una fractura por compresión en la que el cuerpo verte-
bral cede en su zona anterior, lo que origina una imagen de vértebra en cuña. Se considera una fractura
estable, porque el componente ligamentario, aunque se distiende, no está roto.
• Bloqueo facetario: puede ser uni- o bilateral e implica la rotura ligamentaria y el desplazamiento de la
apófisis articular superior de la vértebra inferior por detrás de la inferior de la vértebra superior, donde
queda encajada (“bloqueada”). Origina múltiples roturas ligamentarias; se trata, por tanto, de lesiones in-
estables que a menudo implican lesión medular, especialmente si es bilateral. Si existe rotura ligamentaria

77
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 78

y luxación, pero no llegan a encajarse por detrás (no quedan bloqueadas), se denominan facetas acabal-
gadas. Estas lesiones se aprecian mejor en la proyección lateral, en la cual se evidencian la pérdida de la
alineación de los cuerpos vertebrales y la luxación facetaria. En la proyección AP se observa una apófisis
espinosa desalineada, desplazada por la rotación del cuerpo vertebral, en el bloqueo unilateral.

Trauma torácico y lumbar


Para la valoración torácica se realizan de manera rutinaria proyecciones AP y laterales, mientras que para
la lumbar se pueden añadir proyecciones oblicuas, en especial en el examen de las articulaciones interapofi-
sarias y de la porción interarticular del arco posterior. En la columna lumbar los cuerpos vertebrales L5 y S1
se visualizan peor en la proyección AP, debido a su orientación inclinada, y pueden requerir una proyección
específica ligeramente angulada en sentido caudocraneal. Las indicaciones de la TC y de la RM son similares
a las de la columna cervical.
En la región toracolumbar el estudio de la estabilidad de las lesiones agudas se basa en la localización de
las fracturas según el modelo de las tres “columnas” o pilares (véase el apartado “Recuerdo anatómico”). Si
se afecta sólo una columna, se considera estable (y, por tanto, susceptible de tratamiento conservador); si se
afectan las tres, inestable; y, si se afectan dos, puede ser estable o inestable según la extensión.

Tipos de fractura
• Fractura con acuñamiento: se aplasta el cuerpo vertebral, en general en su zona superior, a causa de
flexión anterior o lateral y compresión. Afecta exclusivamente a la columna anterior y es, por consi-
guiente, estable. Provoca una morfología en cuña del cuerpo vertebral, que se evidencia en la proyec-
ción AP si el acuñamiento es lateral o en la proyección lateral si el acuñamiento es anterior. Ha de dife-
renciarse de la fractura por flexión-distracción (de Chance), de la fractura en estallido, de la fractura
patológica y de la cifosis debida a la enfermedad de Scheuermann.
• Fractura en estallido: al igual que en el raquis cervical, se debe a fuerzas de compresión axial que afectan
a las columnas anterior y media, y que producen una fractura conminuta del cuerpo vertebral con des-
plazamiento excéntrico de los fragmentos y pérdida de altura global del cuerpo vertebral. El fragmento
posterior puede comprimir la médula espinal. Se debe diferenciar del acuñamiento.
• Fractura de Chance: así denominada por el médico que la describió, también se llama fractura del cintu-
rón de seguridad, dado que se observa en pacientes que han sufrido un accidente de tráfico en el que
sólo llevaban cinturón de seguridad en la cintura. En estas circunstancias la parte inferior de la columna
queda fija por el cinturón y la parte superior se desplaza hacia adelante. En la descripción de Chance se
produce una fractura horizontal que, desde la apófisis espinosa, avanza por las láminas, los pedículos y el
cuerpo vertebral, pero no causa una lesión ligamentaria, por lo que tiende a ser estable. El espectro de
las fracturas debidas al cinturón de seguridad es, sin embargo, más amplio y afectan también a los ele-
mentos ligamentarios de las columnas posterior y media; por tanto, son inestables en ocasiones.
• Fracturas-luxaciones: implican la afectación de los tres pilares y desplazamiento. Se consideran, por con-
siguiente, inestables. Los hallazgos dependen del mecanismo de lesión; sin entrar en detalles, se distin-
guen: el cizallamiento anterior y el posterior, en que un cuerpo vertebral se desplaza en bloque sobre
otro y se rompen todos los elementos ligamentarios y el disco, pero los cuerpos vertebrales se mantie-
nen potencialmente intactos (Figura 19); la lesión en flexión-rotación, que ocasiona un menor desplaza-
miento anterior, pero que se suele asociar a lesión ósea en el cuerpo vertebral; y la lesión en flexión-dis-
tracción, en que predomina la angulación con separación interespinosa y subluxación anterior.

78
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 79

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Figura 19. Reconstrucción sagital Espondilólisis y espondilolistesis


de TC de un paciente
Se considera espondilólisis la fractura de la
que presenta fractura-
luxación y sección me-
porción interarticular (pars interarticularis o ist-
dular tras un accidente
mo) del arco posterior, que se localiza entre el
de moto. Se observa
origen de la apófisis articular superior y el origen
un marcado desplaza-
miento anterior del
de la inferior. Quedan separados, por un lado, el
componente superior,
cuerpo vertebral, los pedículos, las apófisis trans-
que ocasiona la fractu-
ra en lágrima del borde
versas y las apófisis articulares superiores, y por
superior del cuerpo
el otro, las apófisis articulares inferiores, las lámi-
vertebral inferior (pun-
nas y la apófisis espinosa, que pueden ser uni- o
ta de flecha) y la rotura
de elementos del arco
bilaterales. Casi siempre ocurre en la zona lum-
posterior. Sugiere una
bar baja, en especial en L5. Su etiología puede
fractura por cizalla-
miento e hiperflexión,
ser traumática aguda, por estrés crónico (es la
en la que la parte infe-
más frecuente, sobre todo en jóvenes deportis-
rior es detenida de ma-
tas) o incluso por un defecto congénito de la
nera brusca y la supe-
rior se desplaza y angu-
porción interarticular. Causa lumbalgia o ciatalgia,
la anteriormente.
pero rara vez provoca estenosis del canal por sí
misma. Sin embargo, en ocasiones la espondilólisis produce un desplazamiento anterior de la faceta y una es-
pondilolistesis o desplazamiento anterior de un cuerpo vertebral sobre otro, que sí puede provocar estenosis
del canal y de los forámenes (Figura 20).
En la espondilólisis displásica existe una le-
sión preexistente de la porción interar ticular
que facilita la rotura y dificulta la consolida-
ción, y que puede generar una pseudoar trosis
y el crecimiento de material fibrocar tilaginoso.
En este caso, sí compromete el foramen neu-
ral y la emergencia radicular en ausencia de
espondilolistesis, pero es una presentación in-
frecuente.
La línea radiolucente de la espondilólisis se Figura 20. Proyección lateral de la
columna lumbar en
evidencia ya en la radiografía lateral y, con más la que se identifica una
facilidad, en las proyecciones oblicuas (Figura 9), espondilólisis bilateral
(punta de flecha) con
aunque en ocasiones es muy difícil de detectar. anterolistesis leve de
No obstante, si existe espondilolistesis asociada, L5 sobre S1 (grado 1-2,
en la proyección lateral se diferencia la espondi- en torno a un 25% del
cuerpo vertebral).
lolistesis por espondilólisis de la espondilolistesis
de tipo degenerativo. Para ello se tiene que de-
terminar la altura a la que se localiza la pérdida de la alineación de las apófisis espinosas. En los casos
de espondilolistesis por espondilólisis, el escalón se sitúa por encima de la línea de desplazamiento,
mientras que en la espondilolistesis degenerativa se halla por debajo. Se debe a que, en la verdadera es-
pondilolistesis, la espinosa del cuerpo afecto es la que provoca el escalón al separarse del cuerpo, mien-
tras que, en la degenerativa, permanece unida y alineada, y es la espinosa de la siguiente vértebra la que
produce el escalón. Gracias a este signo, se puede prescindir de las proyecciones adicionales para eva-
luar la porción interespinosa y es suficiente una proyección lateral, aunque no se detecte la espondilólisis
propiamente.

79
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 80

A pesar de que existen múltiples clasificaciones en el estudio de la espondilolistesis, es preciso determinar el nivel
vertebral, el grado y la dirección del desplazamiento, así como la etiología probable. El grado de espondilolistesis se
clasifica del 1 al 4 según la escala de Meyerding. El grado 1 significa un desplazamiento inferior a un cuarto de platillo
(<25%); el grado 2, un desplazamiento entre uno y dos cuartos (25%-50%); el grado 3, un desplazamiento entre
dos y tres cuartos (50%-75%); y el grado 4, un desplazamiento superior a tres cuartos (75%-100%). En ocasiones,
se refiere espondilolistesis grado 5 o espondiloptosis cuando el cuerpo vertebral se ha desplazado completamente
y se ha “caído” por delante del cuerpo vertebral inmediatamente inferior. La dirección del desplazamiento es ante-
rior en la gran mayoría de los casos (anterolistesis), pero puede ser posterior (retrolistesis) o lateral.
Entre las causas de espondilolistesis se encuentran: la espondilólisis, la degeneración facetaria, los trauma-
tismos y las alteraciones óseas congénitas o adquiridas.
La espondilolistesis espondilolítica (o ístmica) ocurre de manera predominante por el estrés crónico de la
porción interarticular, es típica de hombres jóvenes deportistas, se produce hasta en el 7% de la población y
puede ser asintomática. La espondilólisis se debe con menos frecuencia a un defecto congénito (displasia) o
a un traumatismo agudo.
En ausencia de rotura de la porción interarticular, el desplazamiento suele producirse por degeneración
discal y facetaria, y se denomina espondilolistesis degenerativa. Constituye la principal causa de espondilolis-
tesis en los adultos, en especial en las mujeres.
Se denomina espondilolistesis traumática a la que ocurre tras fracturas inestables que afectan a elementos
diferentes de la porción interarticular.
Las espondilolistesis degenerativas o por espondilólisis unilateral son, en general, leves, mientras que pue-
den ser graves y provocar la estenosis del canal y foraminal cuando se trata de espondilólisis bilateral.
La espondilólisis y/o la espondilolistesis son relativamente frecuentes en población asintomática. Sin embar-
go, pueden causar dolor e inestabilidad, y simular una patología degenerativa por la clínica y por la imagen. En
los casos más graves originan una clínica de cola de caballo. Cuando se producen desplazamientos menores,
debe decidirse si es necesaria la intervención quirúrgica, en especial en los pacientes jóvenes, en los que la es-
pondilolistesis tiende a aumentar con el crecimiento. En los desplazamientos mayores se requiere cirugía y la
cuestión es cuál debe ser la intervención. Frente a cualquier intervención quirúrgica es importante haber des-
cartado la espondilólisis como causa de la espondilolistesis, dado que requerirá un tratamiento específico.
En la radiología simple se utilizan las proyecciones AP y, sobre todo, lateral para identificar la espondiloliste-
sis; las oblicuas se emplean en la espondilólisis y evidencian la imagen ya descrita de perro con collar o perro
degollado. En el estudio de la estabilidad se pueden utilizar radiografías laterales en flexión y en extensión.
La detección de la espondilólisis es la única indicación en la que la TC es claramente superior a la RM. La
espondilólisis se identifica en el plano axial como una interrupción del arco posterior a la altura de la porción
interarticular (entre el origen de la apófisis articular superior y el origen de la inferior), que constituye el pun-
to más débil del arco posterior. En el plano sagital puede ser difícil valorar la porción interarticular, puesto que
en condiciones normales puede mostrar una zona de distinta señal/densidad, en especial si está adelgazada.

Síndrome doloroso
La patología dolorosa cervical y lumbar aguda es muy frecuente y, en general, de naturaleza benigna, tran-
sitoria y autolimitada. Por ello, no se recomienda realizar ninguna prueba de imagen en ausencia de signos
de alerta, como trauma reciente, pérdida de peso de causa no aclarada, fiebre, inmunosupresión, anteceden-
tes de neoplasia o de consumo de drogas por vía intravenosa, tratamiento con corticoides, osteoporosis y
edad menor de 20 años o mayor de 55. Sí se aconseja efectuar pruebas de imagen si el dolor se prolonga
y no remite, o bien si presenta una clínica radicular o neurológica focal.

80
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 81

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

En los pacientes menores de 20 años, en especial en los niños, el dolor se asocia de manera más habitual
a espondilólisis y a patologías más serias, por ejemplo, una espondilodiscitis, una leucemia, una histiocitosis X
o un osteoma osteoide.
En todo paciente que presenta dolor agudo y signos de alerta, o que no responde al tratamiento conser-
vador, se recomienda realizar una radiografía simple en proyecciones AP y lateral como primera valoración.
En caso de que sea normal o muestre cambios degenerativos leves o deformidades traumáticas crónicas, no
se aconseja practicar ninguna otra prueba de imagen si no se aprecia una clínica neurológica u otro síntoma
preocupante. En presencia de clínica neurológica o de alteraciones destructivas en la radiografía simple, se
recomienda realizar siempre una RM. Si la RM no se halla disponible o está contraindicada, una TC con con-
traste intratecal (mielografía-TC) sería la técnica de elección o, en su defecto, una TC sin contraste.
La patología degenerativa en la columna vertebral es enormemente común (Figuras 13 y 14), hasta el
punto de que ciertos cambios menores, como pequeños picos osteofíticos marginales, deshidratación dis-
cal, etc., se consideran normales con la edad, aunque sean sintomáticos. Por ello, si siempre es primordial
la correlación entre la clínica y los hallazgos radiológicos, en la patología degenerativa de la columna lo es
aún más, dado que muchos pacientes con patología degenerativa, incluso grave, se encuentran asintomáti-
cos. Por otro lado, la gran mayoría de los pacientes de edad avanzada a los que se les efectúe una prueba
de imagen porque sufren dolor van a manifestar fenómenos degenerativos, que pueden ser la causa del
mismo o no.
En este apartado se explicarán fundamentalmente la hernia discal, la patología degenerativa (discal, de pla-
tillos y facetaria), la estenosis del canal y foraminal, y el dolor posquirúrgico; asimismo, se hará una breve re-
seña sobre los aplastamientos vertebrales osteoporóticos y sobre cómo diferenciarlos de los metastásicos,
ya que son causa de dolor con relativa frecuencia. Otras causas de dolor, como las infecciones, los traumatis-
mos, los tumores o las afecciones inflamatorias, se desarrollan en sus apartados específicos.

Hernia discal
A menudo, es causa de dolor lumbar y/o radicular, en especial en los jóvenes y tras realizar algún es-
fuerzo físico. El disco interver tebral carece de inervación, a excepción quizás de la capa más externa,
y el dolor provocado por la patología discal se debe, esencialmente, a su acción sobre las estructuras
adyacentes, como ligamentos, vér tebras y raíces nerviosas. El dolor puede ser local o estar referido a
otra zona.
En la radiología simple sólo es posible evaluar la amplitud y la densidad del espacio intervertebral, así
como las alteraciones en los platillos vertebrales, a menos que se inyecte contraste en el interior del dis-
co o del saco tecal, prueba que no forma parte de las exploraciones diagnósticas habituales. Por lo gene-
ral, la disminución de la amplitud del espacio intervertebral se debe a un menor volumen del disco. Esto
ocurre de manera fisiológica con la edad, ya que el núcleo pulposo pierde contenido hídrico (deshidrata-
ción); pero también puede suceder cuando parte del contenido discal se hernia fuera del espacio inter-
vertebral, al ceder o al romperse los ligamentos paravertebrales. En ocasiones, se observa gas en el inte-
rior de un disco degenerado (Figura 13) y, de forma excepcional, éste pasa al componente herniado y ac-
túa como contraste negativo, lo que permite detectar la hernia. Por el lado contrario, son relativamente
frecuentes las herniaciones discales que en las radiografías simples se aprecian normales. Por ello, las
pruebas habituales para la valoración discal son la TC con contraste intratecal o sin él y, más frecuente-
mente, la RM sin administración de contraste. Aunque la sensibilidad y la especificidad de la TC y de la
RM en la detección de las hernias discales son similares, se considera que la RM es globalmente mejor pa-
ra valorar los discos, aporta información adicional que no aporta la TC y no utiliza radiación ionizante o
contraste intratecal.

81
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 82

En la TC el material discal es más denso que el del resto de los componentes del canal, lo que permite su
identificación (Figura 21). Además, la hipodensidad normal del componente graso de los recesos laterales
hace posible reconocer la raíz en el interior del receso lateral y del foramen, al menos en la región lumbar.
Dicha hipodensidad desaparecerá en caso de ocupación de los mismos por material herniario. La TC, sin
embargo, no permite diferenciar los distintos componentes del disco ni detectar las roturas del anillo fibroso
o las alteraciones de la médula ósea (distintas de la destrucción o de la esclerosis) o de la médula espinal. La
mielografía-TC se reserva, en general, para los casos conflictivos, pero puede ser útil cuando la RM no expli-
ca los síntomas, no se encuentra disponible o está contraindicada.

Figura 21. Hernia discal posterior central me-


diante TC. En la imagen axial, a la al-
tura del platillo (izquierda), se ob-
serva una zona ligeramente hiper-
densa en el borde anterior del canal
medular (entre las puntas de flecha).
Por la morfología podría correspon-
der a una protrusión discal, pero,
dado que se trata de la zona del
platillo, existe migración y es, por
tanto, una extrusión. En la imagen
sagital (derecha) se aprecia mejor
que corresponde a una hernia tipo
extrusión con una ligera migración
caudal (punta de flecha). Se obser-
van también osteofitos anteriores.
No existe pérdida de altura discal ni
otros fenómenos degenerativos.

La RM (Figura 22) posibilita diferenciar los dos componentes del disco intervertebral en las secuencias potenciadas
en T2, donde el núcleo pulposo es hiperintenso y el anillo fibroso hipointenso. En T1 ambos componentes son simila-
res. En las secuencias potenciadas en T2 una banda hipointensa horizontal en el núcleo pulposo es un hallazgo nor-
mal con la edad, mientras que una pérdida de señal difusa del núcleo pulposo se debe a la deshidratación del mismo
y es un signo precoz de degeneración discal. En general, el contorno de las hernias discales posteriores se identifica
mejor en las secuencias potenciadas en T2 por el contraste entre el anillo fibroso hipointenso y el LCR hiperintenso.
No obstante, las ocupaciones de los recesos laterales pueden ser más evidentes en T1, debido a la desaparición del
componente graso normal. La RM se considera la técnica de elección para valorar la patología discal y, habitualmente,
se realiza sin la administración de contraste intravenoso. Cuando los hallazgos sugieran un tumor o una infección, o
con vistas a la diferenciación en un nivel operado de una recidiva herniaria frente a una fibrosis posquirúrgica, es re-
comendable administrar contraste intravenoso. El material discal, avascular, no se realza tras el contraste o sólo lo ha-
ce en fases tardías, mientras que el tejido de granulación posquirúrgico se realza de manera precoz.
Ocasionalmente, la radiología simple o la TC son complementarias a la RM en la diferenciación de peque-
ñas hernias discales hipointensas de picos osteofíticos posteriores, que también serán hipointensos en la RM,
pero que mostrarán imágenes de densidad calcio en la radiografía y en la TC. Si está clara la continuidad con
el disco y la intensidad de señal es similar a éste, no se precisan pruebas complementarias.
Debido a la heterogeneidad de las denominaciones utilizadas para la patología discal, se formó un grupo
de trabajo con miembros de diferentes sociedades norteamericanas con el objetivo de alcanzar una no-
menclatura de consenso, que es la más utilizada en la actualidad y que se desarrolla a continuación. Dicha
clasificación se limita a describir los hallazgos radiológicos, independientemente del contexto (trauma, dege-
neración…), de los síntomas o de la necesidad de tratamiento. Los hallazgos deben definirse como posibles,
probables o seguros. Aunque se desarrollaron para la patología lumbar, se pueden extrapolar al resto de la
columna. Muchas de las patologías sólo son detectables mediante RM.

82
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 83

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Figura 22. Hernia discal lateroforaminal izquierda tipo extrusión con migración craneal mediante RM. En la imagen axial potenciada en T2 (izquierda) se
identifica la hernia como una irregularidad hipointensa en el contorno foraminal izquierdo del cuerpo vertebral (punta de flecha), que llega a
estar en contacto con la raíz en su porción extraforaminal. En la imagen sagital potenciada en T1 (derecha) se identifican mejor la migración
craneal y la compresión radicular (punta de flecha). En este caso, la localización de la hernia puede dificultar su detección tanto por la imagen
(ya que no altera el canal medular) como por la clínica (ya que provoca una clínica radicular un nivel por encima del habitual).

Se considera que un disco es normal cuando no presenta alteraciones en su morfología, no rebasa los lí-
mites del platillo y no muestra ninguna alteración de su señal/densidad o de sus componentes.

Las lesiones discales más comunes son, sin duda, las degenerativas y las traumáticas, una categoría amplia
que abarca la gran mayoría de la patología discal. Se diferencian, como patologías, la rotura/desgarro del ani-
llo fibroso, la herniación y la degeneración:
• Rotura o fisura anular (del anillo fibroso): consiste en una separación de las fibras del anillo, en una avulsión
de las mismas del cuerpo vertebral o en una rotura propiamente. Según su orientación se clasifican en radia-
les, transversas o concéntricas. A pesar del nombre, no son necesariamente traumáticas. Sólo se evidencian
en la RM. Es frecuente y relativamente normal que se produzcan roturas concéntricas del anillo fibroso, que
se aprecian en la RM como zonas lineales de hiperintensidad de señal (brillantes) en el anillo fibroso en T2,
paralelas al borde posterior del disco. En cambio, las roturas radiales del anillo fibroso, aquellas perpendicula-
res al borde del disco, son siempre patológicas.
• Abultamiento discal: se produce un desplazamiento discal generalizado (más del 50% de la circunferencia del
disco) más allá del borde del platillo. Aunque en condiciones normales el perímetro del disco intervertebral
no debe superar el de los platillos vertebrales adyacentes, un ligero abultamiento generalizado del disco se
considera normal con la edad, incluso en la adolescencia. Sin embargo, un abultamiento mayor puede indicar
degeneración discal y causar sintomatología (en especial, si se asocia a otros fenómenos degenerativos).
• Herniación discal: consiste en un desplazamiento discal localizado más allá de los límites del espacio in-
tervertebral. El espacio intervertebral está definido por los platillos, sin incluir los picos osteofíticos si los
hubiera. El término localizado se opone al de generalizado. El límite entre ambos se ha definido, de ma-
nera arbitraria, en el 50% de la circunferencia del disco. A su vez, la hernia puede ser focal (menos del
25% de la circunferencia) o mostrar una amplia base de implantación (entre el 25% y el 50%). Si el des-
plazamiento es generalizado (mayor del 50%), no se considera herniación, sino abultamiento. Tampoco
se considera herniación si se debe a deformidades adyacentes, como espondilolistesis.

83
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 84

Dentro de las herniaciones se distinguen las protrusiones y las extrusiones. Las protrusiones son aquellas
hernias cuya anchura de base es mayor o igual a la anchura del material herniado en ese mismo plano y en
todos los ejes. Las extrusiones son aquellas hernias cuya anchura de base es menor que la anchura del com-
ponente herniado en al menos un plano o siempre que exista un fragmento libre. Si se aprecia material dis-
cal alejado del disco, se denomina migración, independientemente de que tenga continuidad con el espacio
discal o no. En caso de que un fragmento libre pierda la continuidad con el disco originario, se denomina se-
cuestro. Cabe considerar una migración craneal o caudal de material discal, porque puede modificar la ex-
presión clínica de la herniación y el abordaje quirúrgico.
La herniación a través del platillo vertebral (hacia el interior del cuerpo vertebral) se denomina herniación
intravertebral (o de Schmörl). Si ocurre en un esqueleto inmaduro cerca de los bordes del platillo, puede pro-
vocar el arrancamiento de un pequeño fragmento óseo, por lo general anterior, y dar lugar a la vértebra en
limbo (limbus). El fragmento permanece separado del resto del cuerpo vertebral por el material discal hernia-
do. No debe confundirse con una fractura en lágrima o con núcleos de osificación secundarios normales.
Las hernias anteriores son menos sintomáticas, pero pueden ocasionar el desarrollo de picos osteofíticos
anteriores y degeneración precoz.
Las hernias posteriores son las más relevantes desde el punto de vista clínico, puesto que con frecuen-
cia se asocian a dolor y radiculopatía. La zona posterior del cuerpo vertebral queda definida entre los dos
forámenes y se subdivide en distintas zonas: central (puede ser derecha o izquierda), subarticular (es ad-
yacente a la articulación interapofisaria, hasta el borde medial del pedículo) y foraminal (entre el borde
medial y el borde lateral de los pedículos). Si es más periférica, se denomina hernia lateral o extraforami-
nal (Figura 23). En la línea
media el LLP se halla muy
unido a las fibras externas
del anillo fibroso, mientras
que en las zonas parame-
dianas la unión es menor,
lo que facilita las extrusio- Figura 23. A partir del esquema
nes. En la gran mayoría de la Figura 3 se han
de las ocasiones, las her- delineado las distintas
regiones para localizar
nias posteriores son subli- las hernias discales: an-
gamentarias o se encuen- terior (A), lateral o
extraforaminal (L), fo-
tran por debajo del LLP, raminal (F), subarticu-
pero pueden ser laterales lar (S) y central (C).
al mismo o incluso transli- A su vez, la zona cen-
tral posterior se divi-
gamentarias. De manera de en central derecha
extremadamente infre- y en central izquierda.
cuente, una hernia transli-
gamentaria es, además, in-
tradural.
En caso de provocar una clínica radicular y como norma general, las hernias posteriores afectan a la raíz nu-
merada como el cuerpo vertebral inferior del nivel discal (por ejemplo, una hernia discal posterior L5-S1 afecta
por lo general a la raíz S1) tanto en la zona cervical como en la lumbar. En la región cervical el disco interver-
tebral se halla a la misma altura que el agujero de conjunción y sale la raíz numerada como el cuerpo vertebral
inferior. Por tanto, por el foramen C6-C7 sale la raíz C7 y una hernia posterior C6-C7 afectará a la raíz C7.
Sin embargo, entre C7 y T1 sale la raíz C8 y, en consecuencia, por los forámenes torácicos y lumbares sale la

84
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 85

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

raíz numerada como el cuerpo vertebral superior (por ejemplo, por el foramen entre L5 y S1 sale la raíz L5).
No obstante, dichas raíces no emergen por el foramen a la altura del disco, sino más arriba, justo bajo el pedí-
culo, de tal forma que a la altura del disco están ya en la región lateroforaminal. Así, una hernia posterior L5-S1
no afectará, en principio, a la raíz que sale por ese foramen (L5), sino a la que sale por el siguiente foramen,
que es la S1. La hernia sólo afectará a L5 cuando se localice de manera muy lateral (foraminal o extraforami-
nal) o si es una extrusión con una notable migración craneal. Estas consideraciones son fundamentales para es-
tablecer una correlación correcta entre la clínica y los hallazgos radiológicos. También es fundamental saber que,
en la región toracolumbar, los niveles vertebrales y las salidas radiculares no se corresponden con los niveles
medulares (por ejemplo, el nivel medular T10 se localiza a la altura del cuerpo vertebral T8 aproximadamente).
Las hernias discales laterales (o extraforaminales) son más difíciles de detectar y pasarlas por alto tiene
mayores consecuencias. Dada su localización lateral, comprimen la raíz que ha salido por ese agujero de
conjunción. Como consecuencia, la clínica corresponde a un nivel más alto del habitual (por ejemplo, una
hernia lateral L5-S1 no comprimirá la raíz S1, sino L5); asimismo, la patología a múltiples niveles puede llevar
al cirujano a operar el disco L4-L5 guiado por la clínica. Además, no son visibles en la mielografía ni en el
abordaje quirúrgico convencional. Por todo ello, a pesar de ser infrecuentes (menos del 5% de las hernias
discales), deben valorarse en cada nivel vertebral.
El compromiso del canal o del foramen por la hernia discal se clasifica como leve, moderado o grave, se-
gún su amplitud disminuya menos de un tercio, entre uno y dos tercios, y más de dos tercios, respectiva-
mente. Si se observan focos de calcificación, osificación o gas en la hernia, su evolución será crónica.
El síndrome clínico, si existe, depende de la relación del material discal con los elementos que lo rodean y,
en especial, con las estructuras neurales. La clínica radicular está causada sobre todo por las hernias poste-
riores o posterolaterales, que comprimen la emergencia radicular. En el raquis cervical la patología degene-
rativa y discal ocurre fundamentalmente a nivel C5-C6 y a nivel C6-C7, mientras que en la región lumbar
ocurre sobre todo a nivel L4-L5 y a nivel L5-S1. En la columna torácica la caja costal proporciona una estabi-
lidad adicional, lo que limita el movimiento y también los fenómenos degenerativos discales, que son mucho
más frecuentes en la región cervical o lumbar.

Antes de terminar, se debe recordar que:


• Las alteraciones morfológicas discales pueden ser asintomáticas.
• Las hernias discales tienden a disminuir de tamaño de manera espontánea, en especial las de mayor enti-
dad, lo que permite prescribir un tratamiento conservador al inicio; la mayoría de las grandes extrusio-
nes y protrusiones pueden resolverse clínicamente.

Diagnóstico diferencial
En la RM o en la TC el origen conjunto de dos raíces puede simular una hernia discal en el receso la-
teral. Esta anomalía se debe a la salida simultánea de dos raíces del saco tecal, aunque la gran mayoría
de las veces luego cada raíz salga por su agujero de conjunción normal. Un quiste de la vaina radicular
(otra variante anatómica con frecuencia asintomática) también simula en ocasiones la presencia de ma-
terial discal en el receso lateral. En la TC el material discal es más denso que el del resto de los compo-
nentes de partes blandas del canal, incluyendo los quistes de las vainas perineurales y las raíces conjun-
tas, lo que permite diferenciarlos. En la RM es fácil distinguirlos, en especial en las secuencias potencia-
das en T2, donde se aprecia que las raíces abandonan el saco dural o un quiste cuyo comportamiento
es idéntico al del LCR. Un quiste sinovial de las articulaciones interapofisarias también provoca una ocu-
pación del receso lateral. De manera excepcional, un tumor extradural o incluso intradural extramedular

85
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 17:17 Página 86

simula en la imagen una hernia discal. En los pacientes ya intervenidos puede aparecer fibrosis en la zona
quirúrgica, y se debe plantear el diagnóstico diferencial con una recidiva herniaria. Por otro lado, si el
material herniado es hipointenso, cabe considerar el diagnóstico diferencial con picos osteofíticos margi-
nales o con focos de osificación del LLP.

Patología degenerativa articular


Los fenómenos degenerativos ar ticulares son la principal causa de dolor de espalda, bien cer vical,
bien lumbar. La degeneración afecta al disco interver tebral y los platillos ver tebrales, a las ar ticula-
ciones interapofisarias (facetarias), o a ambas zonas a la vez. Cuando los fenómenos degenerativos
afectan a ambas zonas, se habla de signos de inestabilidad mecánica crónica en un determinado seg-
mento móvil.
No se recomienda realizar ninguna prueba de imagen en los pacientes que sufren dolor crónico en ausen-
cia de una clínica neurológica o de una alta sospecha de patologías concretas.
Como en la mayoría de las patologías de la columna, si se decide efectuar alguna prueba de imagen,
la prueba inicial de elección para valorar el dolor crónico de columna es la radiología simple. Si es normal
o muestra sólo fenómenos degenerativos, no son necesarias otras pruebas. En caso de clínica neurológica o
de signos de alerta clínicos o en las radiografías, la prueba posterior de elección es la RM.
Los signos radiológicos característicos de la degeneración discal son la pérdida de altura del espacio
intervertebral (pinzamiento discal) y alteraciones asociadas en los platillos ver tebrales (irregularidades
y prominencias o picos). En los casos de afectación crónica se llega a observar esclerosis subcondral,
que se manifiesta como bandas de aumento de densidad limitadas a los platillos. Los hallazgos en la TC
son similares. Sin embargo, debido a su mayor capacidad para valorar las par tes blandas y la médula
ósea, la RM permite detectar la deshidratación discal como signo precoz de degeneración antes de que
se produzca la pérdida de altura, así como detectar de manera temprana las alteraciones del hueso
subcondral.
Los signos de degeneración discal en la RM incluyen deshidratación, fibrosis, pérdida de altura, abultamien-
to discal global y múltiples roturas anulares, así como alteraciones de los platillos y osteofitos marginales (Fi-
guras 13 y 14). Los cambios degenerativos se agrupan, por un lado, en los asociados al proceso normal del
envejecimiento (denominados espondilosis) y, por otro lado, en los secundarios a degeneración patológica
(denominados osteocondrosis intervertebral). La práctica totalidad de las personas adultas presentan deshi-
dratación discal (sin pérdida de altura del disco ni alteración de su contorno), pequeños abultamientos dis-
cales globales y osteofitos marginales anteriores y laterales, por lo que la presencia aislada de estas alteracio-
nes puede considerarse normal con el envejecimiento y, por tanto, espondilosis (Figura 24). No obstante, si
se aprecian osteofitos posteriores o foraminales, pérdida de altura de los discos, cuyo contorno es irregular,
y degeneración de los platillos con esclerosis subcondral, no es normal y se trata de signos de osteocondro-
sis. Debe recordarse que, incluso existiendo extensos signos de osteocondrosis, el paciente puede hallarse
asintomático o sufrir dolor por otras causas.

La degeneración discal termina por provocar la degeneración de los platillos vertebrales y de la médula
ósea subcondral, con una distribución característica, en general en ambos platillos adyacentes al disco degene-
rado. Se distinguen tres tipos de cambios degenerativos en la médula ósea subcondral, definidos por Modic:
• Tipo I: corresponden a cambios degenerativos agudos. Se produce inflamación, edema y, en consecuen-
cia, el aumento de la señal en T2 con saturación grasa o STIR y la disminución de la señal en T1, ya que
desplazan la médula ósea grasa normal en los adultos. Pueden ser muy similares a los cambios produci-

86
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 87

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

dos por una espondilodiscitis, que tam-


bién afecta a la zona subcondral de dos
platillos adyacentes. Sin embargo, en el
caso de los cambios degenerativos,
el disco emite una señal baja en T2,
mientras que, si existe discitis, la señal
es alta (brillante). La presencia de com-
ponente de partes blandas o la clínica Figura 24. Proyección lateral
también ayudan a diferenciarlos. de la columna lumbar
que muestra fenóme-
• Tipo II: se trata de una fase más tardía en nos degenerativos le-
ves, la mayoría de los
la que han desaparecido los fenómenos cuales podrían consi-
inflamatorios y se han sustituido comple- derarse normales pa-
tamente por médula ósea grasa. Se ob- ra la edad y, por lo
tanto, espondilosis
servan bandas subcondrales hiperinten- con picos osteofíticos
sas en T1 e hipointensas en T2 con satu- anteriores y ligera
pérdida de altura de
ración grasa y/o STIR. los discos interverte-
• Tipo III: corresponden a una esclerosis brales, pero sin alte-
raciones óseas asocia-
subcondral con aumento del compo- das. Tampoco se ob-
nente cálcico. Son los únicos visibles en serva una degenera-
la radiología simple y en la TC, como ción significativa de las
articulaciones faceta-
bandas hiperdensas. En la RM se apre- rias. Nótese la marca-
cian bandas hipointensas (oscuras) en da ateromatosis calci-
ficada aortoilíaca.
todas las secuencias.

Las secuencias potenciadas en T2 que se emplean habitualmente en las RM de columna son secuencias
turbo espín eco (TSE) sin saturación de la grasa, en las que tanto la grasa como los fenómenos inflamatorios
se muestran discretamente hiperintensos, por lo que los fenómenos degenerativos de tipo I y de tipo II son
variables y poco valorables en esta secuencia. Si se añade un pulso de saturación de la grasa (secuencia T2
con saturación grasa) o un pulso de inversión con tiempo corto (secuencia STIR), desaparece la señal de la
grasa y permanece la hiperintensidad de señal del agua.
Los signos radiológicos de la degeneración de las articulaciones interapofisarias son la pérdida de la con-
gruencia entre facetas (subluxación), la pérdida de la amplitud articular (pinzamiento e incluso fusión), el au-
mento de densidad de las apófisis articulares (esclerosis) y el desarrollo de rebordes osteofitarios que gene-
ran la hipertrofia apofisaria. La subluxación, junto con las erosiones en las facetas articulares, pueden ocasio-
nar inestabilidad mecánica e incluso espondilolistesis degenerativa persistente.
En el raquis cervical los fenómenos degenerativos se desarrollan también en las articulaciones uncoverte-
brales, con hipertrofia e irregularidad de las apófisis unciformes.
La degeneración de las articulaciones interapofisarias (o facetarias) provoca tanto estenosis lateral del canal
medular, que presenta una morfología triangular, como estenosis de los agujeros de conjunción. La subluxación y
la espondilolistesis agravan ambas entidades. La espondilolistesis degenerativa afecta hasta al 14% de los ancianos
en algunas series, en especial mujeres, y corresponde en su mayoría a una anterolistesis lumbar, en particular de
L4. Además del desplazamiento vertebral, se observan esclerosis facetaria y osteocondrosis intervertebral.
Al igual que provocan dolor local, los fenómenos degenerativos discales y facetarios pueden ocasionar:
estenosis del canal vertebral y de los forámenes (genera una clínica de compromiso medular o radicular) y
escoliosis degenerativa (origina inestabilidad y empeora los síntomas y la degeneración).

87
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 88

Estenosis del canal


Desde el punto de vista clínico, consiste en el atrapamiento de las estructuras neurales por estructuras
óseas o tejidos blandos del raquis, lo que produce un cuadro clínico que se caracteriza por lumbalgia y do-
lor ciático bilateral, claudicación intermitente, dolor en hiperextensión que remite con la flexión y dolor en
bipedestación que cede en decúbito. Desde el punto de vista radiológico, se debe diferenciar la estenosis
congénita de la adquirida. En la estenosis congénita la amplitud del canal es menor de lo normal debido a un
escaso desarrollo de las estructuras óseas, que presentan pedículos cortos y menos separados. Puede de-
berse a enfermedades como la acondroplasia o el síndrome de Morquio, pero con más frecuencia es idio-
pática. El límite inferior normal del diámetro AP del canal vertebral en el plano axial es de 14 mm en el ra-
quis cervical y de 15 mm en el lumbar. No obstante, para que una estenosis congénita sea sintomática, en
general es preciso un componente adquirido sobreañadido (por ejemplo, degenerativo), que provoca la clí-
nica en fases más precoces.
La estenosis adquirida se debe, fundamentalmente, a la hipertrofia degenerativa de las facetas articula-
res, que origina hipertrofia ósea y, a menudo, del ligamento amarillo. En este sentido, en la mayoría de los
casos la radiografía simple muestra las alteraciones antes comentadas. Sin embargo, dado que la hipertro-
fia facetaria, incluso grave, puede ser asintomática, es necesario realizar una RM o una TC si se precisan
una apreciación mejor de la compresión de las estructuras nerviosas y la detección de otras causas de
estenosis, como la patología discal o las cicatrices posquirúrgicas, para tratar de determinar la causa real
de los síntomas.
Otras causas de estenosis central del canal son la hipertrofia/engrosamiento del ligamento amarillo, la osifi-
cación del LLP o del ligamento amarillo, la enfermedad de Paget, las alteraciones postraumáticas y las altera-
ciones posquirúrgicas.

Entre los cuadros de atrapamiento neural por estrechamiento óseo se distinguen:


• Estenosis del canal vertebral: se caracteriza por el compromiso del espacio del canal dural, se pierde
o desaparece la grasa de los recesos laterales y se aplana el canal (aumenta relativamente su diáme-
tro transverso y disminuye el AP). Dependiendo del grado de disminución, se clasifica en leve, mode-
rada y grave. La forma leve corresponde a una reducción de hasta un tercio de la amplitud del canal;
la forma moderada, a una reducción entre uno y dos tercios; y la forma grave, a una reducción supe-
rior a dos tercios.
• Estenosis del receso lateral: suele producirse por facetas hipertróficas, pero también por picos osteofíti-
cos marginales del cuerpo vertebral o material discal.
• Estenosis foraminal: cabe recordar que en la región lumbar la raíz sale de la zona superior del foramen,
por lo que las estenosis graves de la zona inferior pueden ser asintomáticas y las estenosis leves de la zo-
na superior pueden originar una clínica radicular. La principal causa sigue siendo la hipertrofia facetaria (Fi-
gura 14), en especial la de la apófisis superior (de la vértebra inferior), que es la que queda más anterior.
No identificar el componente óseo foraminal sobreañadido al discal puede provocar una cirugía fallida.

Dolor posquirúrgico
La persistencia o la reaparición del dolor tras una cirugía ocurren con cierta frecuencia y pueden deberse
a múltiples causas como:
• La actuación quirúrgica sobre una alteración que no era la causante del dolor, por ejemplo, la cirugía
a un nivel diferente o del lado incorrecto (muchas veces los fenómenos degenerativos óseos y discales
afectan a múltiples niveles).

88
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 89

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

• La infección posquirúrgica.
• La colocación incorrecta del material quirúrgico.
• La aparición de fibrosis posquirúrgica.
• La recurrencia de la hernia discal.

La RM en la que se administra contraste intravenoso (gadolinio) es la técnica de elección para diferenciar


la fibrosis posquirúrgica de la recidiva herniaria, ya que la fibrosis capta el contraste de forma precoz y el
material discal (que es avascular) sólo lo capta de manera leve en fases mucho más tardías (en torno a los
30 minutos) (Figura 25). La TC (sin contraste) es más útil en el estudio de los injertos óseos.

Figura 25. Paciente intervenido previamente de una hernia discal con discectomía y laminectomía izquierda, en el que reaparece el dolor. La imagen
axial potenciada en T2 (izquierda) muestra una irregularidad en el borde anterior del canal que sugiere una recidiva herniaria (punta de
flecha hueca). Se observa, además, una ocupación de la región lateral izquierda desde la zona de la laminectomía (punta de flecha) hasta
el receso lateral, que sugiere fibrosis. Imágenes axiales potenciadas en T1 antes y después de la administración de contraste paramagnéti-
co intravenoso (imágenes central y derecha, respectivamente) evidencian un realce del tejido cicatricial lateral izquierdo y la ausencia de
realce del componente discal, confirmando las sospechas.

Aplastamiento patológico
Otra causa relativamente frecuente de dolor lumbar en las personas mayores es el aplastamiento vertebral pa-
tológico, es decir, aquel que ocurre en ausencia de traumatismo o tras traumatismos leves. En este grupo de edad
un aplastamiento vertebral patológico agudo tiene dos causas fundamentales: la insuficiencia ósea por osteoporo-
sis y la afectación metastásica. A menudo, es muy difícil diferenciarlas en el momento agudo, incluso mediante RM.
La osteoporosis es un trastorno metabólico generalizado del hueso que se caracteriza por una formación
insuficiente o por una reabsorción aumentada de las trabéculas óseas, y que origina una disminución de la
masa ósea y una fragilidad de los huesos mayor.
Desde el punto de vista radiológico, los hallazgos varían dependiendo de la fase. En las primeras fases se
aprecia un predominio de la reabsorción de la trabeculación horizontal con primacía de la trabeculación
vertical (vértebra enrejada). Conforme avanza la desmineralización, la pérdida de densidad es difusa y se
produce un aumento relativo de la densidad de los platillos; se evidencia la vértebra en marco o en caja va-
cía. Pueden aparecer pequeñas incurvaciones de las plataformas vertebrales por hernias intravertebrales (de
Schmörl) y, si progresan, se aprecian incurvaciones mayores o abombamiento de ambos platillos; se eviden-
cia la vértebra en boca de pez. Más adelante, se producen fracturas por insuficiencia; se observa acuñamien-
to anterior (que provoca una hipercifosis en la columna torácica) o aplastamiento generalizado.

89
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 90

Tanto el aplastamiento osteoporótico como el metastásico pueden ocasionar dolor y compresión medu-
lar, si bien en la fractura osteoporótica la compresión la provoca un fragmento libre desplazado hacia el ca-
nal y, en la fractura metastásica, a menudo existe un tejido tumoral epidural que produce la estenosis.
En cambio, la destrucción vertebral, en especial del pedículo (vértebra tuerta en proyección AP), sugiere
metástasis. No se debe olvidar que los signos difusos de osteoporosis no excluyen una afectación metastási-
ca asociada.
En la TC son signos radiológicos de acuñamiento benigno: la ausencia de destrucción ósea cortical (signo
del puzle: aunque el hueso esté fracturado, no falta ninguna pieza), la retropulsión de un fragmento posterior
hacia el canal vertebral, las líneas de fractura dentro del hueso trabecular, la ausencia de componente de
partes blandas o los fenómenos de vacío intravertebrales. En cambio, sugieren afectación metastásica: las zo-
nas de destrucción cortical y del hueso trabecular, la afectación del pedículo y las masas asociadas epidurales
o en partes blandas perivertebrales.
En la RM ambos tipos de fractura presentan, en el momento agudo, edema de la médula ósea y fenóme-
nos inflamatorios con desplazamiento de la médula ósea grasa y, en consecuencia, disminución de la señal en
T1 y aumento de la señal en T2 con saturación grasa (o STIR). Sin embargo, como signo adicional a los de la
TC, en el acuñamiento osteoporótico la señal normal de la médula ósea se recupera en 4-6 semanas, mien-
tras que, en el metastásico, permanece similar porque, aunque desaparezca la inflamación, persiste el tumor.
Si la señal de la médula ósea es normal en todas las secuencias, se trata de un aplastamiento benigno, posi-
blemente crónico (Figura 26).

Figura 26. Imágenes sagitales de RM potenciadas en T2 que


muestran una fractura osteoporótica crónica (izquier-
da) y una fractura metastásica aguda (derecha). En la
imagen izquierda se aprecia, además, una hernia discal
tipo extrusión preligamentaria central en el raquis
lumbar. En ambas imágenes existe acuñamiento ante-
rior y estenosis del canal medular. En la fractura osteo-
porótica crónica la señal del cuerpo vertebral es nor-
mal y un fragmento óseo desplazado produce la este-
nosis. En cambio, en la fractura por afectación metastá-
sica la estenosis la provoca el material tumoral “hernia-
do” hacia el canal con el aplastamiento. En este último
caso se observa, asimismo, hipercifosis e hiperintensi-
dad de señal de los ligamentos interespinosos por la
distensión de los mismos.

La mayoría de estos signos sólo son orientativos y a menudo es difícil diferenciar con certeza un tipo de
acuñamiento de otro en el momento agudo; es fundamental el control evolutivo y, en los casos en que se
sospeche afectación metastásica, se debe realizar una punción guiada por TC. Evidentemente, también exis-
ten otras causas menos frecuentes de acuñamiento.

Síndrome inflamatorio: espondiloartritis inflamatorias


A continuación, se revisarán las principales enfermedades inflamatorias que afectan de manera selectiva o
predominante a la columna vertebral. Básicamente, corresponden a la artritis reumatoide y a las espondilo-
artropatías inflamatorias seronegativas, en especial la espondilitis anquilosante.

90
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 91

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Artritis reumatoide
Es una enfermedad inflamatoria sistémica, progresiva y crónica que se caracteriza por la afectación inflama-
toria de las articulaciones sinoviales, en las que se forma un tejido sinovial inflamatorio denominado pannus.
Es la artritis sinovial más frecuente y afecta hasta a un 1% de la población, en especial mujeres. De manera
característica, presenta factor reumatoide (anticuerpo antigammaglobulina) y una afectación simétrica de
predominio periférico en manos y pies. Sin embargo, el 60% de los pacientes desarrollan afectación del ra-
quis cervical; de forma típica, de la articulación atloodontoidea. Para que exista afectación cervical, debe
existir afectación periférica. La afectación del raquis torácico o lumbar es muy rara.
Se trata de una artropatía erosiva que va destruyendo la articulación atloodontoidea, ocasiona la laxitud
del ligamento transverso y la aparición progresiva de inestabilidad, subluxación y clínica neurológica hasta en
un tercio de los pacientes que la sufren. También provoca la migración intracraneal de la apófisis odontoides.
En ocasiones, la afectación grave atloodontoidea en la artritis reumatoide causa la muerte por lesión bulbo-
medular. La afectación del resto del raquis cervical puede provocar inestabilidad a múltiples niveles cervica-
les, lo que genera una imagen en escalera.
En las radiografías se puede observar la destrucción de la odontoides, así como el aumento del espacio
atloodontoideo, pero la afectación ha de ser grave para resultar visible. En estos casos son fundamentales las
radiografías funcionales en flexión y en extensión para valorar la inestabilidad. La subluxación será más evi-
dente en flexión; presenta una alta correlación con la clínica neurológica si el espacio atloodontoideo supera
los 9 mm. La radiografía lateral en extensión permite valorar hasta qué punto el tejido inflamatorio (pannus)
limita la reducción de la subluxación. En la radiología simple también es posible identificar inestabilidad a
otros niveles cervicales, osteoporosis, desplazamiento craneal de la odontoides y erosiones degenerativas
articulares.
La TC es más sensible en el examen de la afectación ósea, tanto atloodontoidea como de las articulacio-
nes uncovertebrales y facetarias. La RM (en especial, tras la administración de contraste intravenoso) es la
mejor técnica para valorar el pannus, que capta contraste de manera intensa, y las repercusiones sobre
la médula espinal.
Se observan hallazgos similares en las espondiloartritis seronegativas (sin factor reumatoide) y en las artri-
tis crónicas juveniles, que constituyen un grupo de artropatías inflamatorias idiopáticas de inicio precoz.

Espondiloartritis seronegativas
Se trata de un grupo heterogéneo de artritis que se caracterizan por la ausencia de factor reumatoide y
por la afectación predominante de la columna vertebral. Son cuatro: la espondilitis anquilosante (es la princi-
pal por su frecuencia), la artritis psoriásica, la artritis inflamatoria o síndrome de Reiter, y la artritis inflamato-
ria que se asocia a enfermedad inflamatoria intestinal o artritis enteropática.
La espondilitis anquilosante afecta de manera predominante al raquis y a las ar ticulaciones sacroilía-
cas de pacientes jóvenes. Al inicio, la zona afectada es la sacra; se produce sacroileítis, que en fases
precoces genera el aumento del espacio ar ticular por edema y el borramiento de los contornos, y
que progresa hacia la fusión o anquilosis ar ticular. En el resto del raquis se manifiesta por la calcifica-
ción de los ligamentos longitudinales anterior y posterior, provoca una morfología cuadrada de los
cuerpos ver tebrales y sindesmofitos finos. Los sindesmofitos corresponden a una calcificación de las
fibras externas del anillo fibroso y se diferencian de los picos osteofíticos en que se dirigen directa-
mente en ver tical hacia el cuerpo ver tebral adyacente. Por el contrario, los picos osteofíticos crecen
en horizontal al inicio y sólo más adelante se dirigen hacia el cuerpo ver tebral adyacente, dado que
se asocian a hernias discales que van rodeando. En fases más avanzadas, tiene lugar la fusión de las ar-

91
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 92

ticulaciones interapofisarias y de los cuerpos ver tebrales, que da como resultado la imagen de colum-
na en caña de bambú (Figura 27). Debido a la rigidez, en fases avanzadas se producen con mayor
facilidad fracturas transversales, que tienden a ser inestables, dado que los ligamentos calcificados
carecen de flexibilidad y también se rompen. Por ello, en pacientes que padecen espondilitis anquilo-
sante evolucionada con un traumatismo en la columna, incluso leve, es fundamental realizar una ex-
quisita valoración de las radiografías o, siempre que sea posible, una TC con reconstrucciones multi-
planares.

Figura 27. Proyección AP de la columna lumbar que muestra una continui-


dad en los bordes de la columna vertebral; no existe separación
entre los cuerpos vertebrales, pero sí calcificación de los discos
intervertebrales. Se produce una imagen en caña de bambú.
También se observa borramiento y esclerosis de las articulacio-
nes sacroilíacas. Corresponde a un paciente con espondilitis an-
quilosante evolucionada.

Aunque clínicamente diferentes, el resto de las espondiloar tropatías seronegativas presentan carac-
terísticas radiológicas similares, a saber, afectación ver tebral y sacroilíaca, así como sindesmofitos
gruesos.

Otras alteraciones inflamatorias de la columna dignas de mención son:


• Hiperostosis esquelética idiopática difusa (HEID, o DISH por sus siglas en inglés, o enfermedad de Fores-
tier): osificación de causa desconocida a lo largo del borde anterior y, en menor medida, del posterior
de la columna vertebral, que origina osteofitos anteriores y laterales, hiperostosis y puentes interverte-
brales (Figura 28). Se puede asociar a la osificación del LLP. Se diferencia de los fenómenos degenerati-
vos habituales en que preserva los espacios intervertebrales y en que no afecta a las articulaciones face-
tarias. Plantea el diagnóstico diferencial con la espondilitis anquilopoyética, pero en ésta la osificación no
suele ser tan florida, se limita a la calcificación lineal de los ligamentos y presenta degeneración facetaria.

92
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 13:59 Página 93

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

• Osificación del LLP: enfermedad inflamato-


ria que habitualmente se asocia a enferme-
dad degenerativa del raquis cervical en pa-
cientes mayores y que puede provocar
compresión medular y mielopatía. En oca-
siones, se confunde con picos osteofíticos,
pero no se limita a los espacios interverte-
brales, sino que afecta a cualquier punto
del LLP. Aparece en el 50% de los casos
Figura 28. Reconstrucción sagital
de HEID. de columna completa
mediante TC que eviden-
cia múltiples focos de osi-
Infección vertebral y discal ficación de los ligamentos
longitudinales anterior y
La espondilitis infecciosa, aunque infrecuen- posterior, y del ligamento
te, es una causa seria de dolor lumbar. Supo- amarillo, así como sindes-
mofitos, en un paciente
ne apenas un 0,01% de las causas de dolor que sufre hiperostosis es-
lumbar. El reto es seleccionar a los pacientes quelética idiopática difusa.
en los que existe una alta sospecha de afecta-
ción infecciosa y que, por tanto, pueden requerir un estudio más exhaustivo. Además, es importante es-
tablecer un diagnóstico de la manera más precoz posible. Siempre debe sospecharse en:
• Pacientes que sufren dolor grave (independientemente del tiempo de evolución) que no mejora con el
reposo, que les despierta por la noche y que se asocia a fiebre.
• Pacientes de riesgo que sufren dolor lumbar de nueva aparición. Dado que la gran mayoría de los casos
se deben a diseminación hematógena, se consideran pacientes de riesgo los susceptibles de sufrir bacte-
riemias, como son los adictos a las drogas por vía parenteral, infección urinaria previa, diabetes o inmu-
nosupresión.

En los adultos el pico de máxima incidencia se halla en torno a los 50 años, con otro pico menor en torno
a los 20 años, de manera predominante en las vértebras lumbares. Los patógenos más frecuentes de la es-
pondilodiscitis piógena son Staphylococcus aureus (60%) y Enterobacter (30%). Otra posibilidad es la infección
por tuberculosis, que se debe valorar según la prevalencia en cada región y en pacientes inmigrantes de zo-
nas endémicas. La espondilitis tuberculosa también se denomina enfermedad de Pott.
En ambos casos, el inicio de la infección suele producirse en el borde anterior del cuerpo vertebral, de
donde se extiende al disco (discitis) y al platillo adyacente. La afectación primaria del disco es rara en los
adultos, pero debe tenerse en cuenta tras discectomías o discografías. También ha de considerarse en caso
de abscesos paravertebrales o heridas incisas en la espalda. En los niños, dado que el disco está vasculariza-
do, puede existir discitis directa hematógena.
La exploración inicial sigue siendo la radiografía simple en proyecciones AP y lateral. En las fases
iniciales la radiografía puede ser normal o no ser diagnóstica, siendo el hallazgo más precoz una leve
alteración de la zona subcondral anterior del cuerpo ver tebral (cerca del platillo). En la región cer vi-
cal puede haber aumentado el componente de par tes blandas retrofaríngeo (prever tebral), debido a
un absceso. En fases más avanzadas, los hallazgos son característicos: afectación lítica (destructiva) de
los dos cuerpos ver tebrales adyacentes y del disco que los separa, destrucción de los platillos y pér-
dida de altura del disco (Figura 29). En ocasiones, la destrucción de los platillos ofrece una falsa ima-
gen de aumento del espacio interver tebral.

93
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 94

La afectación de los platillos es muy su-


gestiva de afectación infecciosa frente a
afectación tumoral, que puede dañar
a otras corticales, pero, en general, respeta
el platillo y el disco intervertebral. Esta pre- Figura 29. Proyección late-
ral de la columna
sentación típica es un hallazgo tardío en la
lumbar en un pa-
evolución de la enfermedad. En fases pre- ciente joven que
coces puede afectar sólo a un cuerpo ver- sufre espondilo-
discitis infecciosa
tebral y, en las infecciones de lenta evolu- L3-L4. Se obser-
ción, pueden predominar los fenómenos va una pérdida
de altura del dis-
esclerosos reactivos. Se observa incluso una
co intervertebral
vértebra de marfil o hiperdensa en la cocci- con irregularidad
diomicosis o en la tuberculosis. La sintoma- de ambos plati-
llos y una ligera
tología precede a las alteraciones radiológi- esclerosis sub-
cas entre una y ocho semanas. condral. Hallaz-
gos similares po-
Por todo ello, si existe una alta sospecha drían encontrar-
de infección, no deben retrasarse pruebas se en casos de
degeneración dis-
complementarias como la RM o la gamma- cal grave.
grafía ósea, aunque las radiografías no sean
diagnósticas. La gammagrafía es muy sensible, así como diagnóstica si se observa el patrón de afectación de
dos cuerpos vertebrales y del disco que los separa, en presencia de clínica sugestiva.
En general, se prefiere la RM, porque permite una evaluación mucho mejor de la afectación ósea, discal y
de partes blandas, incluyendo la extensión epidural en los pacientes que presentan clínica neurológica. La ad-
ministración de contraste intravenoso es de gran ayuda. La RM hace posible detectar de manera precoz el
edema de la médula ósea, que será hiperintenso en las secuencias potenciadas en T2 con saturación grasa o
STIR e hipointenso en T1. En caso de una afectación extensa de partes blandas, de pedículos o de una ex-
tensión precoz por debajo del LLA a varios cuerpos vertebrales, debe sospecharse tuberculosis. En la RM
las alteraciones suelen persistir un tiempo una vez resuelta la infección, por lo que suele ser más fiable el
control analítico a corto plazo, que incluya VSG, PCR y leucocitosis.
La TC se suele reservar para la guía de biopsias si persisten las dudas diagnósticas o para la obtención de
muestras que se van a utilizar en el cultivo y en el antibiograma.

Por último, a pesar de que se produzca una presentación típica, se debe plantear el diagnóstico diferencial con:
• Enfermedad degenerativa discal: en la radiología simple se puede apreciar la irregularidad de los platillos, la
pérdida de altura del disco y fenómenos de esclerosis subcondral. El gas intervertebral es excepcional en
la infección; si está presente, sugiere en gran medida patología degenerativa. En la patología degenerativa la
gammagrafía no es de ayuda, e incluso la RM puede plantear dudas si existen fenómenos degenerativos
agudos con edema endomedular (Modic de tipo I) en ambos platillos. No obstante, la afectación degenera-
tiva provoca que el disco sea hipointenso en T2, mientras que la infecciosa provoca que sea hiperintenso.
• Pseudoartrosis en la espondilitis anquilopoyética: en la espondilitis anquilopoyética de larga evolución el do-
lor es menos frecuente y la aparición aguda de dolor hace sospechar fractura, afectación metastásica o in-
fección. Las fracturas suelen ser transversas a la altura del disco y, si afectan también a elementos posterio-
res y existe movimiento, aparece osteólisis, se incrementa el espacio discal, se observa la irregularidad de
los platillos y se produce esclerosis subcondral. Los hallazgos son muy similares a los de la infección en to-
das las técnicas. En este caso, la afectación de los elementos posteriores ayuda a establecer el diagnóstico.

94
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 95

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

• Espondiloartropatía por diálisis: es muy infrecuente en pacientes que sufren diálisis crónica a causa de
depósito de amiloide o del hiperparatiroidismo asociado al fallo renal crónico. En la radiología simple a
veces es indistinguible, pero no muestra captación en la gammagrafía ósea ni edema en la RM.
• Espondiloartropatía neuropática: también es muy rara la afectación de la columna, pero puede producirse
en pacientes que sufren cuadriplejia o paraplejia. En la radiología simple es muy parecida, aunque tiende a
predominar la fragmentación ósea y la afectación facetaria.También es similar en la gammagrafía ósea y en la
RM. Puede ser muy útil la gammagrafía con leucocitos marcados, así como la correlación clínica y analítica.
• Metástasis, hernia intravertebral aguda…

Patología tumoral
Dentro de la patología tumoral de la columna vertebral se diferencian las tumoraciones que afectan de
manera primaria a las estructuras óseas de las que afectan a las estructuras del canal vertebral. En este sen-
tido, se distinguen las lesiones extradurales (sobre todo, metástasis, tumores hematopoyéticos y tumores
óseos primarios), las intradurales extramedulares (en particular, meningiomas, schwannomas, neurofibromas
y metástasis leptomeníngeas) y las intramedulares (astrocitomas, ependimomas y hemangioblastomas; la me-
tástasis medular es rara). A continuación, se desarrollarán exclusivamente las primeras y, dentro de este gru-
po, los tumores que afectan a la columna vertebral son los mismos que afectan al resto del sistema muscu-
loesquelético, a excepción del cordoma.
La afectación metastásica es mucho más
común que los tumores primarios; la co-
lumna constituye el tercer lugar de afecta-
ción metastásica por frecuencia, tras el pul-
món y el hígado, en especial debida a tu-
mores de mama, de próstata o de pulmón.
Desde el punto de vista radiológico, las me-
tástasis pueden pasar desapercibidas hasta
que alcanzan un tamaño suficiente o provo-
can cambios apreciables en la densidad o
en la forma de las vértebras, debido a la
destrucción o a las fracturas con aplasta-
miento. Los cambios de densidad consisten
en el aumento de la densidad (blásticas), Figura 30. Proyección lateral de la co-
como ocurre típicamente en las metástasis lumna lumbar que muestra
la hiperdensidad de los
de próstata (Figura 30); en la disminución
cuerpos vertebrales L2 y
de la densidad (líticas), como suele suceder L4 (vértebras de marfil),
en las metástasis de pulmón o de riñón; o debido a la afectación me-
tastásica blástica de un car-
en formas mixtas, como ocurre en las me- cinoma de próstata.
tástasis del carcinoma de mama. En estos
casos, se afectan de manera predominante la mitad posterior del cuerpo vertebral y los pedículos; la afectación
puede ser asimétrica y ofrecer la imagen de vértebra tuerta si es unilateral, o bien de vértebra ciega si es bila-
teral (Figura 12), además de favorecer los aplastamientos y las masas paravertebrales de partes blandas.
De los tumores primarios, los hemangiomas óseos son los más habituales y pueden ser únicos o múltiples.
Se presentan con un patrón radiológico característico; aparecen lesiones poco agresivas, con trabéculas ver-
ticales engrosadas que confieren al cuerpo vertebral la imagen de patrón en enrejado o en panal. Patrones
similares se aprecian en fases avanzadas del mieloma múltiple o en la enfermedad de Paget, pero con mayor

95
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 96

heterogeneidad (Figura 31). Una presentación típica es diagnóstica y, en ausencia de complicaciones, no re-
quiere otras evaluaciones. Aunque es infrecuente, los hemangiomas pueden afectar a elementos del arco
posterior y/o evidenciar un componente de partes blandas, en cuyo caso originan una clínica neurológica y
precisan tratamiento. En raras ocasiones causan una fractura patológica. En la RM, al estar compuestos por
tejido mixto graso y vascular, suelen ser hiperintensos tanto en T1 como en T2 y mostrar focos marcada-
mente hipointensos que corresponden a las trabéculas engrosadas (y/o a vasos con alto flujo). Si se adminis-
tra contraste, evidencian un realce notable.

Figura 31. Los hemangiomas muestran una presentación radiológica típica: engrosamiento ordenado y difuso de las trabéculas verticales (imágenes
izquierda y central). Este caso es algo atípico, dado que se extiende a los elementos del arco posterior e incluso abomba ligeramente el
muro posterior del cuerpo vertebral hacia el canal medular (agresivo). En otras patologías como la enfermedad de Paget (derecha) o
el mieloma múltiple la alteración es más heterogénea y se define peor.

Otra lesión ósea habitual son los focos de enóstosis o islotes óseos, que se caracterizan por un aumento
focal del componente cálcico. Se aprecian focos de hiperdensidad pequeños y bien definidos en la radiología
simple y en la TC, y focos hipointensos en todas las secuencias en la RM.
También constituyen tumores óseos primarios de la columna, por orden de frecuencia: el quiste óseo
aneurismático, el osteoma osteoide, el osteoblastoma, el osteocondroma y los tumores de células gigantes.
Entre los malignos, el más específico es el cordoma, aunque son infrecuentes en general. La RM es la técnica
de elección para examinar todos estos tumores musculoesqueléticos, con un comportamiento similar al que
muestran en otras localizaciones y que no se comentará.
A pesar de que la TC es superior en la valoración de sutiles alteraciones de la cortical, rara vez es necesa-
ria. Puede aportar información adicional en el mieloma múltiple o cuando se sospecha osteoma osteoide.
El mieloma múltiple es frecuente en la columna y requiere una especial atención. La estadificación del mie-
loma se basa tanto en criterios clínicos como en criterios de imagen y, dentro de éstos, básicamente en la
exploración denominada serie ósea metastásica, que incluye un estudio en diferentes proyecciones de la ca-
lota craneal, del tórax, de la columna dorsal y lumbar, de la pelvis, de los húmeros y de los fémures. Cuando
la afectación es nula o existe una única lesión (plasmocitoma), y si la afectación clínica es leve, se trata del es-
tadio I. Si la afectación visible es superior a dos lesiones y los datos analíticos se encuentran alterados de for-
ma importante, se trata del estadio III. El estadio II incluye parámetros intermedios.
En la fase inicial, la RM puede detectar zonas de alteración de la señal de la endomedular (sustitución de la médula
grasa y del tejido hematopoyético por focos de tumor) mucho antes que la radiología simple. Ello permite predecir,
en cierto modo, la evolución de la enfermedad, ya que una afectación negativa tanto en la radiología como en la RM
orientará a una evolución más lenta y benigna que una afectación negativa en la radiología y positiva en la RM.

96
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 97

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Los osteomas osteoides son típicos de los pacientes jóvenes y provocan dolor, que de manera característica
es nocturno y cede con AINE. Pueden causar escoliosis adquirida. Por lo general, se localizan en el arco pos-
terior vertebral, en una zona anatómicamente compleja donde pueden ser difíciles de detectar y pasar des-
apercibidos en la radiología simple. Tanto en la radiología simple como en la TC el osteoma aparece como
una lesión lítica, radiolucente, cuyo borde es ligeramente escleroso. Su tamaño debe ser menor de 1,5 cm de
diámetro, puesto que a partir de este límite pasa a denominarse osteoblastoma, por lo demás indistinguible
del osteoma. La zona lítica se denomina nidus, que puede presentar una zona central de mayor densidad, cal-
cificada, idéntica al secuestro óseo. En la RM es característico un extenso edema endomedular perilesional,
desproporcionado para el tamaño de la lesión. No obstante, en las tres técnicas de imagen, un absceso óseo
o una osteomielitis con secuestro óseo pueden ser indistinguibles, por lo que debe plantearse siempre el
diagnóstico diferencial y una correlación con la clínica del paciente. Ante cualquier duda, es preciso realizar
pruebas complementarias (como la gammagrafía) o tomar una muestra. En el caso de los osteomas, puede
practicarse la exéresis percutánea o la ablación mediante radiofrecuencia, guiadas por TC.
El cordoma se comentará de forma breve, dado que es específico de la columna vertebral (y del clivus).
Se origina a partir de restos de la notocorda, de ahí su nombre y que se localice en la línea media. Afecta
fundamentalmente al clivus y a cuerpos vertebrales sacros. Se trata de una lesión agresiva, en general lítica,
que puede mostrar focos puntiformes de esclerosis/calcificación. En ocasiones, se presenta como una vérte-
bra hiperdensa, de marfil. Es frecuente el componente extradural, que en ocasiones se extiende por los forá-
menes. En T2 es más hiperintenso que los discos intervertebrales, pero su localización típica en la línea me-
dia, a diferencia de las metástasis más excéntricas, sugiere en mayor medida el diagnóstico.

97
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 98
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 100
CAP_4_DIM:Esteve 30/06/2009 14:00 Página 99

01 Introducción y generalidades Técnicas de estudio Sistemática de lectura general Columna

Bibliografía recomendada

1. Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre protección sanitaria contra radia-
ciones ionizantes. Disponible en http://www.boe.es/boe/dias/2001/07/26/pdfs/A27284-27393.pdf.
2. Criterios de remisión de pacientes a los servicios de diagnóstico por la imagen. Adaptados por la Comisión Euro-
pea y por expertos europeos en Radiología y Medicina Nuclear, junto con el Real Colegio de Radiólogos del Reino
Unido 2000. Disponible en http://www.seram.es/formacion_criterios_remision.php.
3. Oleada L, Lafuente J. Aprendiendo los fundamentos de la resonancia magnética. Monografías SERAM. Editorial Mé-
dica Panamericana 2007.
4. Lodwick GS, Wilson AJ, Farrell C, Virtama P, Dittrich F. Determining growth rates of focal lesions of bone from radio-
graphs. Radiology 1980; 134: 577-83.
5. Weir J, Abrahams PH. Atlas de anatomía humana por técnicas de imagen. Elsevier 2005.
6. Fleckenstein P, Tranun-Jensen J. Bases anatómicas del diagnóstico por la imagen. Harcourt 2006.
7. Pedrosa CS, Casanova R. Diagnóstico por imagen. Interamericana McGraw-Hill 1994.
8. Delgado MT, Martínez M, Otón C. Manual de radiología clínica. Harcourt 2002.
9. Greenspan A. Radiología ortopédica. Una aproximación práctica. Lippincott.
10. Helms CA. Fundamentos de radiología del esqueleto. 3.ª ed. Madrid: Marban 2006.
11. Brant-Zawadzki M. Los 100 diagnósticos principales en columna vertebral. Serie Radiología Clínica. Madrid: Elsevier
España 2004.
12. Moeller TB, Reif E. Pocket atlas of sectional anatomy, computed tomography and magnetic resonance imaging. Vol. 3:
Spine, extremities, joints. Stuttgart (Germany): Georg Thieme Verlag 2007.
13. Greenspan A. Radiología de huesos y articulaciones. Madrid: Marban 2007.
14. ACR Appropriateness Criteria® October 2008 Version [On-line]. 2008 [Citado: marzo de 2009]. Disponible en
http://www.acr.org/ac.
15. Van Tulder M, Becker A, Bekkering T, Breen A, del Real MT, Hutchinson A y cols. European guidelines for the manage-
ment of acute nonspecific low back pain in primary care. Chapter 3. Eur Spine J 2006; 15 Suppl. 2: S169-91.
16. Airaksinen O, Brox JI, Cedraschi C, Hildebrandt J, Klaber-Moffett J, Kovacs F y cols. European guidelines for the mana-
gement of chronic nonspecific low back pain. Chapter 4. Eur Spine J 2006; 15 Suppl. 2: S192-300.
17. Fardon DF, Milette PC. Nomenclature and classification of lumbar disc pathology. Recommendations of the Combi-
ned Task Forces of the North American Spine Society, American Society of Spine Radiology, and American Society
of Neuroradiology. Spine 2001; 26 (5): E93-E113.
18. Dahnert W. Radiology Review Manual. 6th ed. Philadelphia (USA): Lippincott Williams & Wilkins 2007.

99

View publication stats