Vous êtes sur la page 1sur 8
ow 4 TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EXP_N.* 00815-2007-PHC/TC LIMA JUSTO GERMAN FLORES LLERENA SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL En Lima (Arequipa), a los 7 dias del mes de diciembre de 2009, la Sala Primera del Tribunal Constitucional, integrada por los Magistrados Landa Arroyo, Beaumont Callirgos y Eto Cruz, pronuncia la siguiente sentencia ASUNTO Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Justo German Flores Lierena contra la resolucién de la Cuarta Sala Penal para Procesos con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima, de fojas 291, su fecha 19 de diciembre de 2006, que declaré infundada la demanda de hébeas corpus de autos. ANTECEDENTES Con fecha 6 de noviembre de 2006, el recurrente interpone demanda de habeas corpus, contra el Primer Juzgado de Investigaci6n Preparatoria del Distrito Judicial de Huaura, asi como contra Ja S ja Fiscalfa Provincial Penal Corporativa de Huaura, |. Cuestiona la expedicién de la resolucion N° 2, de fecha 4 de octubre de 2006, emitida en ia investigacién N° 216-2006, seguida contra el recurrente por la presunta comisién del recurrente a las insjd y asi poder diluei encontraba en pésimas condiciones de salud, no igacion. Manifiesta que como se asistir a la indicada diligencia, por referido juzgado la asistencia del liante el cual la fiscalia requiere al i6n que se declaré infundada mediante ‘de 2006, por lo que, tratindose de un acto ite~ emitido por la fiscalia en el ejercicio de fuso recurso de apelacién en el marco de lo juzgado la referida prucba de ADN, p jisposicién N.° 2, de fecha 27 de setiem| inistrativo —segtin sostiene el dem: funciones conferidas por ley, int ey Y TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EXP. N° 00815-2007-PACTC. LIMA JUSTO GERMAN FLORES LLERENA. establecido por la Ley N° 27444, el mismo que fue declarado improcedente mediante disposicién N.° 3, de fecha 18 de octubre de 2006. Ante ello, sefiala que se reiterd lo solicitado al juzgado para Ia autorizacién de la referida diligencia mediante disposicién N° 4, de fecha 26 de octubre de 2006, lo que finalmente derivé en la expedicién de la resolucién cuestionada, autorizando asimismo la conduecién compulsiva del recurrente. Alega q n la medida que to que no se ha dado en el caso de autos, ademas de haber acreditado fehacientemente su enfermedad mediante certficados médicos, por lo que considera abusive la actuacién del Ministerio Piblico. Solicita, por tanto, que se deje sin efecto los actos de investigacién realizados a partir del dia 20 de agosto de 2006, asi como Ia restitucién de los hechos hasta antes del momento en el que se verificé la lesién a sus derechos constitucionales antes invocados. Realizada la investigacién sumaria, el demandante se ratified en todos los extremos de su demanda, A su tumo, la magistrada emplazada, dofia Frezzia Sissi Villavicencio, manifesté que, en efecto, su despacho ha ordenado la realizacién de la prueba de ADN bajo apercibimiento dg ulilizar la fuerza piiblica toda vez que el demandante se encuentra renuente a ademas, se encuentra arreglado a ley. |, que se encuentra vigente en el distrito judicial de Huaura, afdiendo que su salud no se encuentra tan resquebrajada como alega el recurrente, debido a que viene asistiendo tanto a la Corte de Huaura como al distrito judicial de Lima, Habiendo acudido inclusive a ung diligencia en las oficinas dela OCMA. El Décimo Séptimo Juzgado Penal de Lima, c cha 21 de noviembre de 2006, presente caso los funcionarios emplazados establecide por el novisimo Cédigo Procesal P dondg-@jercen sus funciones, por lo que no se algyfo del recurrente. Al vigente en la localidad de Huaura ria vulnerado derecho constitucional: L} recurrida confirmé Ia apelada péf Js mismos fundamentos. Ny, TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EXP. N° 00815-2007-PHOTC. LIMA JUSTO GERMAN FLORES LLERENA. FUNDAMENTOS Delimitacién del petitorio 1. La demanda tiene por objeto la nulidad de Ia resolucién judicial N° 2, su fecha 4 de ‘octubre de 2006, emitida por el Primer Juzgado de Investigacion Preparatoria de Huaura en la investigacién N° 216-2006 seguida contra el recurrente por Ia presunta comisién del delito de Violacién Sexual, ya que “Quer Nutone 2. Asimismo, este Tribunal advierte que el heclio cuestionado ha sido emitido por la Corte Superior de Justicia de Huaura, dentro de 1a vigencia del Nuevo Cédigo Procesal Pensl, por lo que este Tribunal, de manera previa a la dilucidacién de la pretensién, ubicard el caso en el contexto del Nuevo Cédigo Procesal Penal. El Nuevo Cédigo Procesal Penal 3. El nuevo Cédigo Procesal Penal, promulgado mediante Decreto Legislative N° 957 del 29 de julio de 2004, constituye la culminacién de un proceso de reforma iniciado en Latinoamérica a mediados de la década de 1980, el mismo que se vio inicialmente plasmado en nyeatrp pals a través del Cédigo Procesal Penal de 1991, ichas iniciativas tenian como objetivo sustanci siguientes caracteristicgd: a) adopcida de un modelo acusatorio-adversarial, que en esencia presupone la sparacién de las funciones de investigaci6n y juzgamiento, asi como la activa parycipacién de las partes procesales para la dilucidacién de los hechos contr. 8; b) equilibrio entre garantia y eficacia, que pretende ponderar el respeto de lo derechos fuundamentales del imputado ‘con la eficacia en la persecucién del delito por parte de los érganos integrantes del sistema de administraci6n de justicia; c) racionalidad del proceso penal, lo que significa que el sistema de administracién de justicia, dado que cuenta con escasos recursos para la persecucién del delito, debe concentrar su atencién en la solucién de aquellos casos de gran envergadura y que causan profundo malestar social, mientras que aquellos fionados a partir de mecanismos de casos que no son relevantes pueden ser so negociacién previstos legalmente, respetandé en todo momento los derechos de la victima como del imputado; y 4) conffguracién del proceso penal segin la Constitucién, que implica que el nuevo modelo de proceso se erige en estricta observancia de lo dispuesto por IAs principios y derechos fundamentales consagrados en nuestra Constitucién/Politica, asi como por lo sefialado en los diversos Tratados Internacionales qyé forman parte del derecho nacional [Talavera Elguera, Pablo: “Comentarios al“Ruevo Cédigo Procesal Penal”. Grijley, 2004. ro ‘TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EXP. No 00815.2007-PHC/TC LIMA JUSTO GERMAN FLORES LLERENA Pags. 1-10). 4, Resta mencionar que, de conformidad con lo dispuesto por la Primera Disposicién Complementaria-Final del indicado Decreto Legislativo N° 957, el cuerpo normative comentado entré en vigencia el 1 de febrero de 2006 en el distrito judicial sofialado por la Comisién Especial de Implementacién creada por el Decreto Legislative N° 958, que a tal efecto designé a Huaura como sede inicial para la aplicacién del Cédigo Procesal Penal. La etapa de investigacion preparatoria y el Ministerio Pibtico 5. Por otro lado, este Colegiado considera pertinente destacar las nuevas funciones encomendadas al Ministerio Publico de acuerdo con el nuevo modelo acusatorio- adversarial, !as cuales varian notablemente en relacién con el modelo anterior, de corte “inquisitive reformado” 0 “mixto”, en donde la funcién del fiscal tenia diversa intensidad, en directa relacién con Ia etapa del proceso existent. Asi: i) en la etapa de instruceién, el fiscal cumptia un rol eminentemente secundario y burocratico, en la medida que la labor de investigacion estaba asignada esencialmente al juez instructor, contando con el apoyo de ia fuerza piiblica; ii) en la etapa de juicio, por el contrario, el fiscal asumigtfia Ithor activa en la acusacién del delito como en la actuacién de dis probatorios, tratando de asumir una labor preponderante dentro’del proogSo. Sin embargo, “(...él hecho histérico que la etapa de instruccién se haya epfullido al juicio y que, en la préctica del sistema inquisitive reformado, loyfueces asuman un rol protagénica en la produccion de la prueba en el juicio, relged también al Ministerio Piblico a un papel secundario en esta etapa J. Mauricio: “El Ministerio Pablico en la reforma procesal penal en América Vatina: vision general acerca del Estado de los cambios” en: EI Nuevo Proceso Penal. Estudios Fundamentales. Palestra, Lima 2005, Pag, 93]. Asimismo, dicha situacién no s6lo relegaba al Ministerio Publico a una actuacién meramente secundaria dentro del sistema de administracién de justicia, sino que también implicaba la vulneracién de una serie de garantias y derechos fundamentales de los justiciables, consagrados en/fuestra Norma Fundamental, asi como en diversos instrumentos internacionales. e8 del fiscal se han actecentado, 6. En el modelo actual, no obstante, las funci / estricta correspondencia con su labor de pérsecucién de! delito. En esa linea, se atribuye al Ministerio Piblico 1a dirccciéy/de la labor de investigacién preparatoria, eliminando por completo la figura del jfez instructor, lo que resulta acorde con lo dispuesto por el articulo 159° de la Cofstitucién. Elio sin embargo, no implica que la etapa de investigacién se realice sel apoyo del Srgano jurisdiccional. Tal como Jo sefialan los articulos 322° y 323% ‘TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EXP. N-* 00815-2007-PHC/TC. LIMA JUSTO GERMAN FLORES LLERENA, Articulo 322. Direccién de la investigacion 1. Bl Fiscal dirige la Investigacién Preparatoria. A tal efecto, podri realizer por si mismo 0 encomendar a la Policia las diligencias de investigacién que considere conducentes al esclarecimiento de los hechos, ya sea por propia iniciativa o a solicitud de parte, siempre que no requieran autorizacién judicial ni tengan contenido jurisdiccional. En cuanto a la actuacién policial rige lo dispuesto en el articulo 65°, G Articulo 323. Funcién det Juez de la Investigacién Preliminar 1. Corresponde, en esta etapa, al Juez de la Investigacion Preparatoria realizar, a requerimiento del Fiscal 0 a solicitud de las demas partes, los actos procesales que expresamente autoriza este Cédigo, 2. El Juez. de la Investigacién Preparatoria, enunciativamente, estd facultado para: a) autorizar la constitucién de las partes; b) pronunciarse sobre las medidas limitativas de derechos que requieran orden judicial y -cuando corresponda~ las medidas de proteccién; c) resolver excepciones, cuestiones previas y prejudiciales; 4) realizar los actos de prueba anticipada; y, e) controlar el cumplimiento del plazo en las condiciones fijadas en este Cédigo. 7. Tal como se advierte de tas normas glos Ministerio Publico como érgano_encay preparatoria, Ello, sin embargo, rio exclu en dicha fase, ya que de conformidad on el precitado articulo 323°, el juzeado de investigacién preparatoria cumple ya funcién complementaria, pero, 2 su vez, necesaria. Dicha afirmacién se hge¢ notoria, en especial, en Ia autorizacién de las medidas limitativas de derechos; las cuales sélo pueden ser dictadas por el Poder Judicial, a solicitud del fiscal y las partes. Intervenci6n corporal 8, ENGHIEWISUNTe! Codigo Procesal Penal analizado establece lo siguiente: Articulo 211. Examen corporal del imput: El Juez de la Investigacién Preparatoria, jel nuevo cuerpo normativo instituye al fo de dirigir Ia fase de investigacién i tervencién del organo jurisdiccional asi como exploraciones ‘un médico u otro profesional especializado, no se tema fundadamente un dafio grave para 1, si resulta necesario, se contard con un previo fiologicas, siempre efectuadas, La diligencia estd condicionada la salud del imputado, para I dictamen pericial. CS ‘TRIBUNAL CONSTITUGIONAL EXP. N.° 00815-2007-PHC/TC LIMA JUSTO GERMAN FLORES LLERENA 9. Tal como se advierte, el nuevo Cédigo Procesal Penal establece nuevos mecanismos procesales acondes con la realidad social existente, y que’ En este sentido, las como parte de esta gama de instrumentos innovadores seftados por el legislador penal ‘Asimismo, en la medida que dichos actos suponen ta afectacién de derechos fundamentals, es necesario que ‘Test de Proporcionalidad 10.Del tenor de la demanda se desprende que uno de los extremos cuestionados hace referencia a la falta de idoneidad de la medida de intervencién corporal dictada contra cl recurrente. En ese sentido, este Tribunal considera que, en efecto, los actos de intervencién corporal de los derechos fundamentales de los justiciables, siendo uno (Consagrado en el articulo 2, inciso 7, de la Norma bre, al margen y antes de lo social (Cf. STC. Exp. N° 6712-2005-HC/TC, Cu6o Magaly Medina]. Los actos de intervencién corporal, de conformidad con/fa sentencia N° 207/1996, expedida por el Tribunal Constitucional Espafol, este derecho en (...) razén de su finalidad, es decir, por lo que @ través de ellas se pretenda averiguar, una intromision aiiadida en ef dmbito constitucionalmente protegido del derecho a la intimidad personal. En otras Enesco oan ar 11.En consecuencia, al existir una restriecién sobye los derechos fundamentals de los Justiciables con la realizacién de tos actos ge intervencién corporal, es necesario aplicar el test de propotcionalidad para dejfrminar si la misma resulta ilegitima 0 puede ser justificada en el marco de un Estldo de Derecho [Cfr. STC Exp. N° 0045- 2004-AI/TC, Exp. N° 4677-2004-AA/TO/fundamento 26}. Cine axpica que actos de investigacién corporal para el éxito del proceso penal, su ‘En ese sentido, dado que los an determinar hechos que son indispensables jetivo iiltimo lo constituye el no dejar impute la eg, TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EXP. N? 00815-2007-PHCTC LIMA JUSTO GERMAN FLORES LLERENA comisién de un delito, y, en consecuencia garantizar el interés publico en la investigacién del delito, bien juridico que en definitiva merece atencién por parte del Estado. As‘, ara el caso ef concreto (examen de ADN) (QeaitoMeHviotacise sexaA, en et marco de Ia investigacién N° 216-2006, En ese sentido, constitucionalmente protegido en el presente caso, es deci -dnvestigacién del delito. GBEEBARED supore que constitucional, Iegitimo, pues adoptada por el legislador, para ser aide gicatvae a legis iva cues gna resus nection En ese sentido, no cabe duda alguna que los actos de intervencién corporal constituyen una intromision grave en los derechos fundamentales protegides por nuestra Constitucién. A tal efecto, este Colegiado advierte en el caso concreto que el recurrente viene siendo investigado por la presunta comisién del delito de violacién sexual, por lo que el érgano jurisdiccional mediante resolucién N° 2, de fecha 4 de ‘octubre de 2006, autorizé que se realizara la diligencia de toma de muestra de ADN, toda vez que se pretende realizar una comparacién entre la misma y la muestra obtenida en el cuerpo de la agra igencia que arrojara resultados sumamente femandante es responsable por los hechos fn exe Aentido, se obser quo 1B OHS jsin que presenten un mayor ‘constitucional, entonces, _ ti eta datos que forman parte de la ese sentido, la medida cuestionada laprobaria cl examen de proporciogilidad en sentido estricto, resultando jconstitucional. En suma, el acto de intervencién copforal de toma de muestra de ADN, dictado en el presente caso, resulta una medida Iygftima, por lo que la pretension del demandante debe ser desestimada. oon TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EXP. N.° 00815-2007-PHC/TC LIMA JUSTO GERMAN FLORES LLERENA Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con Ia autoridad que le confiere Ja Constitucién Politica del Pert HA RESUELTO Declarar INFUNDADA la demianda de habeas corpus. Publiquese y notifiquese. 5 Ss. LANDA ARROYO BEAUMONT CALLIRGOS ETO CRUZ Lo que certifico ‘