Vous êtes sur la page 1sur 10

1

TRATAMIENTO LAPAROSCOPICO DE MASA OVARICA

Lucely Concepción Ortíz Cocom.


Junio 2018.

Universidad Nacional Autónoma de México.


Facultad de Enfermería Zaragoza.
Cirugía Ginecológica y Obstetra

ÍNDICE
2

INTRODUCCIÓN..................................................................................................................................3

TRATAMIENTO DE LOS TUMORES BENIGNOS DE OVARIO……………..…................4

CIRUGIA ANEXIAL DE TUMOR OVARICO………………………………............................5

DIAGNÓSTICO QUIÚRGICO……………….....................................................................................6

QUISTECTOMIA ……………………………………………………………………………….…...7

ANEXETOMIA ………………………………………………………………………………………8

BIBLIOGRAFÍA.................................................................................................................................10
3

INTRODUCCION

Los tumores anexiales representan una patología ginecológica frecuente. El término masa anexial

es inespecífico y frecuentemente se asocia con tumor o quiste ovárico, ello debido a que la

patología tubárica es poco prevalente, generalmente de poca importancia y en un alto porcentaje

asociada a procesos ováricos. La gran mayoría de estas tumoraciones son benignas. Sin embargo,

existe siempre la posibilidad de enfrentarse en el acto quirúrgico con una lesión maligna. La

disponibilidad de recursos para el abordaje laparoscópico de tumoraciones anexiales genera la

inquietud de encontrar elementos diagnósticos que permitan predecir el riesgo de encontrarse con

una patología maligna, y evitar así el sobretratamiento, que significa una laparotomía en una

lesión benigna. La combinación del examen pélvico, ultrasonido (US) y dosaje de CA 125 sérico

conduce a una mejor discriminación entre tumores ováricos benignos y malignos. Las lesiones

malignas pueden ser excluidas cuando los 3 exámenes son negativos (1). Sobre esta base, la

inspección laparoscópica ayudará también a hacer la diferenciación. El hallazgo incidental de un

proceso maligno en la anatomía patológica es de 0,4 a 2,9%, luego de una cirugía endoscópica.

El objetivo del presente trabajo, es revisar hasta dónde la laparoscopía es un abordaje indicado en

tumores benignos de gran tamaño y hasta qué estadio del cáncer de ovario, resaltando que el

abordaje mínimanente invasivo, aún en las lesiones benignas, no debe sacrificar los principios de

la cirugía oncológica.
4

TRATAMIENTO DE LOS TUMORES BENIGNOS DE OVARIO

Actualmente, un número mayor de ginecólogos prefiere la endoscopia como vía de abordaje

inicial a diferentes patologías anexiales, así tanto la laparoscopia como la histeroscopia se han

convertido en el estándar terapéutico en el tratamiento de elección de adherencias pélvicas,

endometriosis, tabiques uterinos, protocolos de infertilidad, algia pélvica crónica, masas

anexiales benignas y embarazo ectópico. Los principales aspectos a tomar en cuenta al considerar

la laparoscopia quirúrgica como una alternativa razonable en la valoración de pacientes con

lesiones ováricas son el estudio cuidadoso preoperatorio y los pasos obligados durante el

transoperatorio para detectar patología maligna. Cuando la evaluación clínica, el marcador CA

125 y la evaluación ultrasonográfica resultan negativas para lesión maligna, el referente estándar

es la vía laparoscópica, inclusive en los quistes benignos de gran tamaño o los que ocurren en

pacientes posmenopáusicas . En mujeres en edad reproductiva, el procedimiento es la

enucleación del quiste y extracción en endobolsa. En mujeres premenopáusicas y menopáusicas,

dado que existe mayor riesgo para lesiones malignas, es preferible realizar una ooforectomía o

anexectomía y remoción en endobolsa, con la finalidad de evitar el escape de células a la cavidad

peritoneal . La identificación perioperatoria de tumores malignos es crucial para el manejo de los

quistes de ovario. La mayoría es de naturaleza benigna. Una minoría corresponde a tumores

limítrofes o borderline y lesiones malignas invasivas. La visión de la resolución laparoscópica

permite detectar lesiones de un 1 mm, que son invisibles en estudios de imagen o difíciles de ver

en una laparotomía. La laparoscopia permite mejor visión de muchas regiones, tales como las

zonas subdiafragmáticas.
5

CIRUGIA ANEXIAL DE TUMOR OVARICO.

INDICACIONES:

La cirugía está indicada para todos los tumores ováricos orgánicos.

- En pacientes jóvenes en edad reproductiva, el tratamiento generalmente es conservador,

QUISTECTOMÍA.

- En pacientes mayores, el procedimiento usualmente es radical: ANEXECTOMÍA o rara vez,

ooforectomía.

- En las mujeres postmenopáusicas, la resección de los anexos generalmente es BILATERAL.

CONTRAINDICACIONES.

Las contraindicaciones pueden estar relacionadas con:

- LA NATURALEZA DEL QUISTE: cáncer del ovario, tumores borderline (dudoso); 1.

Irrigación atípica 2. Vegetaciones intraquísticas 3. Vegetaciones extraquísticas

- EL TAMAÑO DEL QUISTE, especialmente para las quistectomías. Para tumores mayores de

10 - 12 cm, resulta difícil realizar una resección quística laparoscópica, particularmente en casos

de endometrioma ovárico.

- OTRAS CONDICIONES: obesidad mórbida, adherencias abdominales. En mujeres

embarazadas, la laparoscopía puede realizarse hasta la semana 18 del embarazo.

DIAGNÓSTICO QUIRURGICO:

Es la última fase del diagnóstico.


6

Tener en cuenta:

1- Los datos preoperatorios: no puncionar lesiones sospechosas.


2- No puncionar sistemáticamente una masa quística: antes examen minucioso del ovario

contralateral, de la pelvis y del abdomen.


3- Si una masa es sospechosa es preferible anexectomía. Si hay que realizar quistectomía

valorar (a veces una punción controlada es mejor que una ruptura).


4- Punción: Perpendicular a la superficie del ovario, en el lado antimesial del ovario. Bolsas

abiertas en Douglas.
5- Evaluación endoquística.
6- REVISIÓN DE CAVIDAD: -Cavidad abdominal, omento, cúpula diafragmática y

correderas parietocólicas. --cavidad pélvica, peritoneo de la fosa ovárica, saco

rectouterino y vesicouterino. -La superficie del ovario. -Valorar la realización de citología

peritoneal.

QUISTECTOMIA:

Apertura en el lado antimesial del ovario.

Se hace una incisión muy pequeña en el abdomen justo debajo del ombligo, se diseca el tejido

celular subcutaneo y llegan a la aponeurosis; sujetan esta con dos pinzas kocher con dientes y dan
7

dos puntos fiadores con dexon nº1 con aguja de anzuelo. A través de esta incisión, el cirujano

inserta un trocar tipo Hasson que fijan a la pared insuflando 30cc. de aire en su propio

neumo.Pasan el laparoscopio, (óptica+cámara) y una vez revisada la cavidad abdominal se

procede a conectar la goma de neumo al insuflador de CO2. Una vez que se ha conseguido la

presión intra-abdominal que deseamos, (la programada previamente) usan el laparoscopio para

localizar el quiste. Una vez localizado, se hacen una o dos pequeñas incisiones más, se insertan

los trocares de 5mm.y a través de estos los instrumentos quirúrgicos para extirpar el quiste. Los

instrumentos para extirpar el quiste incluyen:hidrocoagulador, que también nos servirá para hacer

lavado de la cavidad, pinzas de agarre, tijeras, disector, endo-guias y últimamente utilizan el

ligasure de 5mm.endoscópico. Una vez que el cirujano ha extirpado el quiste se saca

normalmente por una de las incisiones practicadas. Se procede a limpiar toda la cavidad

abdominal con s. salino.En nuestro servicio este lavado se hace con un suero antiadherencias.

Despues de suturar la incisión del ombligo con los puntos que habíamos dejado fiados

previamente se procede a cerrar todas las incisiones con grapas, se lavan y desinfectan con

betadine y se procede a poner los apósitos correspondientes.

ANEXETOMIA

-En postmenopáusicas: anexectomía bilateral.

-Si el ovario está adherido a la cara posterior del ligamento ancho hay que seccionar el peritoneo

adherido, previa disección del uréter.


8

- Extracción de piezas en bolsa (el hallazgo de cáncer de ovario inesperado es de aprox. 1%). El

efecto clínico de la ruptura de un ca. de ovario es controvertido.

Técnica:

1- Se indentifica el uréter.
2- Se toma el ovario a nivel del ligamento infundíbuloovárico.
3- Se tracciona del ovario, superior y medialmente para generar tensión en el ligamento

suspensorio.
4- Se gira el útero en “ante” y hacia el lado contralateral. 5- En quiste grande no sospechoso puede

ser útil la punción y aspiración.


5- Se indentifica el uréter.
6- Se toma el ovario a nivel del ligamento infundíbuloovárico.
7- Se tracciona del ovario, superior y medialmente para generar tensión en el ligamento

suspensorio.
8- Se gira el útero en “ante” y hacia el lado contralateral.
9- En quiste grande no sospechoso puede ser útil la punción y aspiración.
10- La hemostasia del ligamento suspensorio se realiza con electrocoagulación bipolar a lo largo de 2

cm y se secciona en varios pasos, con cauterizaciones repetidas, ya que es un pedículo grueso.


11- Se aisla el ovario al electrocoagular el pedículo úteroovárico.
12- Se cauteriza la trompa con bipolar, en su porción intersticial. Para prevenir patología del muñón

pero con muñón suficientemente largo para prevenir una fístula úteroperitoneal.
9

BIBLIOGRAFIA

.Tarrats A. Valoración prequirúrgica de las masas anexiales Ginec Obstet Clínica. 2002;3(3):140

Jain N. Atlas de Cirugía Endoscópica en Infertilidad y Ginecología. Ed. AmolKa 2007;121-40

Zarhi J, Toso J, Cifuentes J et al. Cirugía endoscópica ginecológica: experiencia de 8 años. REV

CHIL OBSTET GINECOL 2004, 69(4): 279-85.


10

Bravo E, Bennett C, Frank C, Prado J. Cirugía laparoscópica ginecológica. REV CHIL OBSTET

GINECOL 2000; 65(5): 381-84.

López J, Neumann T, Garrido J. Cirugía laparoscópica en lesiones anexiales. REV CHIL

OBSTET GINECOl 2000, 65(1): 28-33.

Miranda C, Carvajal A. Complicaciones en cirugía laparoscópica ginecológica. REV CHIL

OBSTET GINECOL 2000; 65(5): 362-70.