Vous êtes sur la page 1sur 3

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

1
Facultad Ciencias de la Electrónica
PROYECTOS I+D II
ENSAYO DEL LIBRO “LAS 4 DISCIPLINAS DE LA EJECUCIÓN”
ALUMNO: MIGUEL ANGEL CONTRERAS RAMIREZ
Profesor: M.C. Benjamín Calderón Flores
Verano 2018

Las 4 disciplinas de la ejecución son técnicas para poder manejar las implementaciones de
nuevas estrategias y poderlas sobrellevar junto con el trabajo diario. Al trabajo diario, los señores
de Franklin-Covey lo llaman “El torbellino del trabajo diario “.
Y tienen bastante razón en comentar que este no puede (ni debe) ser obviado o ignorado, dicho
torbellino es lo que permite a la organización subsistir en base diaria, sin embargo, si no planeamos
y realizamos nuevas estrategias, esto será una muerte lenta a más largo plazo también pues no
podremos bajar costos, aumentar la satisfacción de nuestros clientes o simplemente mejorar la
manera de hacer nuestro trabajo diario.
Por el contrario, fijarse solo en la planificación y estrategia sin sacar adelante el trabajo diario
significará una muerte rápida y dolorosa, un incendio inmediato.

Las cuatro disciplinas de la ejecución pueden cambiar todo esto, pues son una fórmula sencilla y
repetible para llevar a cabo las prioridades estratégicas en medio del torbellino. Las cuatro
disciplinas de la ejecución no son una teoría. Son un conjunto de prácticas que han sido puestas a
prueba y refinadas en cientos de organizaciones y por miles de equipos lo largo de muchos años.

Disciplina 1: Enfocarse en lo Crucialmente Importante:

Usualmente los líderes quieren hacer más y más y al último no acaban / concretan nada.
Tus metas extremadamente importantes pelearan por el tiempo contra el torbellino del trabajo
diario (el cual usualmente es más fuerte).
Todas las metas deben ser lineales, fáciles de entender, directas, sencillas.
Es diferente decir, hay que comprar leche a que debemos adquirir leche antes de las 9:00am del
día de mañana, así sabes que tienes que lograr y cuando.
La ejecución comienza con el enfoque. Sin él, las otras tres disciplinas serán inútiles. La primera
disciplina es enfocar los esfuerzos en un máximo de dos metas, que se denominan “Meta
Crucialmente Importante”.

Cuatro reglas para producir el enfoque en la empresa

Regla 1: Ningún equipo se debe enfocar en más de dos metas importantes al mismo tiempo. La
clave es no sobrecargar a ningún líder, equipo o persona.

Regla 2: Las batallas que elijas (metas) deben asegurar ganar la guerra. El único propósito de la
meta crucialmente importante (MCI) en los niveles inferiores de la empresa es ayudar a lograr las
metas crucialmente importantes en niveles más altos.

Regla 3: Los líderes superiores pueden vetar, pero no imponer. Mientras que los líderes
superiores indudablemente determinarán sus MCI de nivel superior, deben permitir que los
líderes de cada nivel puedan definir la MCI para sus propios equipos. En términos simples, les
será más fácil comprometerse con una meta que ellos mismos han elegido para apoyar un
2

objetivo de la empresa que todos consideran valioso. Se debe tener en cuenta que los directivos
pueden ejercer su derecho a vetar las batallas que no ayuden a ganar la guerra.

Regla 4: todas las metas crucialmente importantes (MCI) deben contar con un objetivo
formulado como “de X a Y en tal plazo”. Las MCI de todos los niveles deberán presentar
resultados que se puedan medir, así como establecer una fecha límite para su cumplimiento.

Disciplina 2: Actuar sobre las medidas de predicción:

Existen las medidas históricas y las medidas de predicción.


Las Históricas nos sirven para ver el comportamiento de nuestros procesos o su desempeño.
Las Históricas también son resultantes y no podemos actuar sobre ellas, actúan sobre ti.
En cambio, las de Predicción miden las conductas que nos ayudarán a lograr las históricas y tu
actúas sobre ellas.
Al poder actuar sobre las de Predicción podemos predecir el rumbo de estas al cumplirlas y
luchar por ellas.
Ejemplo: Nuestro Peso => Histórica
Ejemplo: Minutos de ejercicio semanales => Predicción

Lo que se pretende al identificar las medidas de predicción correctas, es hacer que todos los
integrantes de la empresa se consideren socios estratégicos, y propiciar su participación en las
discusiones acerca de las cosas que se pueden mejorar o cambiar para alcanzar la MCI.

Disciplina 3: Crear un tablero de resultados convincente:

Necesitamos crear un tablero de puntuaciones sencillo y sobre todo que sea para que se lo
adueñen los jugadores, no el entrenador.
Debe ser muy visual y estar siempre a la vista.
Debe tener los métricos Históricos y Predictivos correctos.
El jugador debe poder saber inmediatamente si estamos Ganando o Perdiendo el juego.
La disciplina 3 nace del compromiso de todos.

La tercera disciplina sirve para asegurar que todos los integrantes del equipo estén enterados de
los resultados en todo momento. De esta forma sabrán si pueden o no ganar el juego. Ésta es la
disciplina del compromiso.
Si los indicadores históricos y de predicción no se registran en un tablero a la vista de todos y no
se actualizan con regularidad, corren peligro de desaparecer entre las distracciones del torbellino.
Dicho de manera simple, el compromiso se debilita cuando las personas no saben cómo van. Si
pueden ver la puntuación a simple vista, sabrán si están ganando o perdiendo, y esto redundará
en un grado mayor de compromiso.
La Disciplina 3 traduce la apuesta estratégica de tu equipo, las medidas de predicción y los
indicadores históricos en un tablero de resultados convincente que estará a la vista de todos.
3

Disciplina 4: Establecer una cadencia de rendición de cuentas:

Se debe crear un compromiso / programa de juntas semanales para revisión de los compromisos.
Idealmente las juntas deben ser de 20 a 30 minutos y cada persona del equipo 2 o 3 minutos para
rendir cuentas sobre sus compromisos semanales.
Nada inspira tanto la moral y el compromiso de un grupo de trabajo como triunfar.
Una vez empezada esta cadencia de rendición de cuentas no deberá parar, el remolino del trabajo
diario es imponente y en cuanto rompamos la cadena / constancia el trabajo diario ocupara ese
lugar en un pestañeo.
La cuarta disciplina consiste en establecer un ritmo de rendición de cuentas, es decir, un ciclo
recurrente de supervisión del desempeño anterior y planeación para anotar más puntos en el
marcador. La Disciplina 4 es aquella en que la ejecución se hace realidad.
Las disciplinas 1, 2 y 3 plantean las reglas del juego, pero no es hasta que comienzas a aplicar la
Disciplina 4 cuando tu equipo de verdad entra en la cancha. Esta es la disciplina que une a todos
los miembros del equipo.

Estas cuatro disciplinas son muy entendibles hasta cierto punto, se oyen muy fáciles y lógicas, sin
embargo, su implementación es lo más elaborado y ahí es donde se enfoca el libro: “Como
implementarlas tanto en un equipo de trabajo y después en una Organización”. Si tienen la
oportunidad de darle una buena leída al libro o si cuentan con más capital, directamente hablar
con los Implementadores de Franklin-Covey y hacerlo con tutores.

Conclusión:

Las 4 Disciplinas de la Ejecución sirven para producir grandes resultados. Cada una
apunta de derecha a izquierda porque así es como ejecutan los mejores equipos: se
rinden cuentas sobre su desempeño en las medidas de predicción, lo cual deriva en el
cumplimiento de metas crucialmente importantes.
El tablero de resultados, Disciplina 3, es central porque en él se proyecta el éxito de las
medidas para lograr los objetivos a la vista de todos.
La cadencia de rendición de cuentas, Disciplina 4, rodea a las demás porque es lo que las
mantiene unidas. La flecha circundante simboliza la práctica regular de rendición de
cuentas para registrar las medidas exitosas en el tablero.