Vous êtes sur la page 1sur 8

EL PROCESO DE APRENDER EL LENGUAJE.

En los últimos años, varias investigaciones se han dirigido al proceso de aprender el


lenguaje. Es posible destacar cuatro componentes: imitación, reforzamiento,
estructuras lingüísticas innatas y desarrollo cognitivo.

Imitación.- la imitación tiene una gran parte en el lenguaje es evidente que los niños
aprenden sus primeras palabras, por lo común meras etiquetas, oyendo e imitando. De
hecho, adquieren de ese modo casi todo su primer léxico, no es posible inventar
palabras y hacerse entender. Pero no es tan fácil explicar la adquisición de la sintaxis.
Algunas frases son imitativas, pero otras como “no es tú” o “yodas eso” son
claramente originales: no es probable que los niños hayan escuchado algo así.

Reforzamiento.- como vimos en los capítulos anteriores, el reforzamiento es un


poderoso medio de aprendizaje, tal vez es igual cierto para algunos aspectos de la
adquisición del lenguaje. Por supuesto, los niños están influidos por las reacciones a
su habla, sonrisas, abrazos y crecimiento atención.

Estructura Lingüística Innatas.- El lingüista Noam Chomsky (1959) dirigió su


atención a las limitaciones de la teoría del aprendizaje. El piensa que todo ser humano
nace con las estructuras mentales para la adquisición del lenguaje, que permiten que
los niños procesen selectivamente la información lingüística del medio y formule una
gramática generativa con la cual producen su lenguaje. Es decir cuando los niños oyen
hablar a los adultos deducen de modo inconsciente las reglas y forman su propia habla
de acuerdo con ellas.
Este proceso sigue una secuencia progresiva: los niños asimilan cierta información
antes que otra; los investigadores han examinado la capacidad de los niños sordos
para exhibir sistemas espontáneos de gestos lingüísticos que muestren que existen
habilidades innatas para el lenguaje. La teoría de las estructuras lingüísticas innatas
ayuda a explicar la capacidad de toda clase de personas para crear y transmitir un
lenguaje y la natural sensibilidad de los niños para aprenderlo. Da cuenta de la
increíble complejidad del lenguaje humano y señala lo inadecuado de las teorías de la
imitación y reforzamiento.
Desarrollo Cognitivo.- El cuarto acercamiento principal a la adquisición del lenguaje
subraya la relación entre el aprendizaje lingüístico y las nociones y conceptos infantiles
en el desarrollo. Este punto de vista se apoya en el hecho de que las estructuras
gramaticales básicas no están presentes en las primeras expresiones verbales, sino
que se desenvuelven progresivamente, de los que los teóricos concluyen que su
aprendizaje depende del desarrollo cognitivo previo. (Bloom, 1970)
Hay mucho paralelismos entre el desarrollo cognitivo y el lenguaje. Hacia el tiempo en
que el niño está adquiriendo la noción de la permanencia de los objetos y se interesa
por los juegos de esconder y hallar cosas, su insipiente lenguaje refleja estos procesos
cognoscitivos con palabras como “ver”, “se fue”, “¿más?” o “adiós”. Idas y venidas,
escondrijos y hallazgos se convierten en el foco del lenguaje y el vocabulario.
Poco después, cuando están fascinados por las propiedades y posiciones con lo que
es suyo o de los otros, también lo reflejan en su proceso lingüístico; aprenden el caso
de la sintaxis que expresa el régimen posesivo: “zapatos papa”, “cama bebe “y más
tarde, “mío” y “taza de mama”. Alrededor del final del segundo año aprenden un caudal
de nuevas palabras, especialmente sustantivos. Los investigadores creen que esta
capacidad está muy relacionada con la naciente habilidad para categorizar los objetos
y los hechos de su mundo (de Villiers y Villiers, 1992)

Hitos en el Desarrollo Lingüístico


 La Edad Promedio Lingüística del Niño

12 SEMANAS: Sonríe cuando se le habla; hace arrullos.


16 SEMANAS: Gira la cabeza en respuesta a la voz humana.
20 SEMANAS: Emite sonidos vocálicos y consonánticos cuando se arrulla.
6 MESES: Los arrullos cambian por balbuceos que contienen todos los sonidos del
habla
8 MESES: Repite ciertas silabas (por ejemplo ma-ma)
12 MESES: Entiende algunas palabras y quizás diga unas pocas.
18 MESES: Pronuncia hasta 50 palabras.
24 MESES: Tiene un vocabulario más de 50 palabras; emplea frases de dos
términos.
30 MESES: Su vocabulario aumenta a varios cientos de palabras utiliza frases de
tres a cinco términos.
36 MESES: Su vocabulario es de una mil palabras.
48 MESES: Quedan establecidos los aspectos más básicos del lenguaje.
LOS COMIENZOS DEL LENGUAJE
El desarrollo del lenguaje comprende aprender a hablar (a producir lenguaje oral),
el significado de las palabras y las reglas gramaticales (como se combinan las
palabras en oraciones para comunicar ideas). Durante los años preescolares hay
dos formas de desarrollo lingüístico. El lenguaje productivo es lo que el niño dice
(o, después, lo que escribe). Entre las palabras más comunes del vocabulario que
el niño que el niño recibe están en su propio nombre, “mami”, “papi”. “adiós”,
“botella” y “no”, que por lo común entienden desde los ocho meses. Las primeras
palabras del vocabulario productivo son “papi”, “mami”, “adiós”, “hola”, que en
general articulan desde los 14 meses (Fenson etal. 1994). El desarrollo del
lenguaje en tres fases separadas (antes de pronunciar las primeras palabras, la
aparición de ellas y el uso infantil de oraciones de dos términos)

ANTES DE SUS PRIMERAS PALABRAS.


La producción del lenguaje comienza con un grito indiferenciado al momento de
nacer. Poco después, el niño desarrollo una gama de diferentes llantos y, hacia los
seis semanas, una variedad de arrullos. Al nacer los niños tienen una extensa área
en el hemisferio cerebral izquierdo, el que controla el lenguaje, que les permite
escuchar y responder a él.
En el primer año de vida, pues, mucho antes de pronunciar las primeras palabras,
son capaces de aprender mucho acerca del lenguaje.
Nos concentramos en cuatro aspectos de la adquisición del lenguaje en esta fase
inicial: los sistemas cerebrales comprendidos en el desarrollo lingüístico, el
balbuceo, el vocabulario recibido y comunicación social.
El Cerebro y el Lenguaje. Antes aun de que el niño pueda articular, el cerebro se
entrega al reconocimiento de los familiares y a señalar sus necesidades, asi como
a producir las actividades que lleven aprender más el mundo.
1. Una gran conexión de sistemas neuronales en ambos hemisferios, que
representan interacciones no verbales entre el cuerpo y su ambiente, es decir,
todo lo que el individuo hace, percibe, piensa o siente.
2. Un pequeño grupo de sistemas neuronales en el hemisferio izquierdo, que
representan fonemas son los sonidos básicos, vocales y consonates con que
se componen palabras.

Balbuceos.- Desde sus primeros momentos, los niños exploran diversos sonidos.
A menudo, comienzan en emisiones vocálicas y consonantes anteriores (la
articulan al frente de la boca): “Ahh, bahh, bahh, ahh”. A los seis meses tienen un
repertorio mucho más variado, y concatenan números sonidos que alargan, cortan
y modifican en altura y ritmo; también parecen ejercer un control progresivo de sus
vocalizaciones, y las repiten a voluntad, las prolongan y detienen en una suerte de
charla aparente y auto imitativa, llamada a veces iteración.
Las vocalizaciones incipientes comprenden apenas unos cuantos sonidos o
fonemas. Pero al segundo mes los niños Articulan varios sonidos consonánticos
así como tronidos y chasquidos, gorgojeos y gruñidos, y otras emisiones, algunas
de las cuales están fuera del alcance de la lengua materna de los progenitores. El
número de fonemas crece con rapidez durante el primer año, si bien hacia el final
lo hace más lentamente.
¿Qué importante son los balbuceos?
El balbuceo infantil es una forma irresistible de comunicación, y en todo el mundo
los adultos que cuidan a los niños se delectan imitando y fomentando las
vocalizaciones. Según parece en el curso de los balbuceos los pequeños están
aprendiendo a producir los sonidos que utilizaran más tarde para hablar.
Las investigaciones recientes han descubierto que, en relación con el lenguaje, los
bebes son universalista, que pueden distinguir todos los sonidos del habla
humana, mientras que los adultos son especialistas, y solo perciben y producen los
sonidos de su lengua materna. Los investigadores probaron a niños de seis meses
que fueron enseñados a mirar sobre el hombro cuando oyeran una diferencia en
pares de sonidos y a ignorarlos las similitudes conocidas de su propio idioma. Este
estudio demuestra que la percepción del lenguaje está claramente delimitada por
la experiencia, a una edad menor de lo que se pensaba, también indico que las
“conversaciones” entre padres e hijos son instrumento para la producción del
lenguaje hablado ( kuhl, Willians,Lacerda,Stevens y Lindblon, 1992)

Vocabulario Receptivo. En general, tanto responsables como investigadores


concuerdan en que los niños muy pequeños entienden las palabras antes de que
pronunciar. Niños de incluso un año pueden seguir algunas instrucciones de los
adultos y revelar con su conducta que entienden el sentido de palabras como
“adiós”. Sin embargo, comprensión infantil del lenguaje no es un área fácil de
estudiar para psicólogos y lingüistas; es relativamente sencillo escuchar el habla
infantil y grabarla, pero es mucho más dificultoso identificar y describir los
conceptos que los más pequeños asocian con términos específicos. Aun si la
evidencia parece clara (por ejemplo, cuando un niño de un año obedece la orden
“pon la cuchara en razón”), el entendimiento infantil puede no ser tan completo
como hemos concluido: después de todo, es difícil poner el tazón en la cuchara.
Además, el niño puede atrapar indicios, como gestos, que le ayuden a realizar
correctamente la tarea. Los padres de niños muy pequeños dicen con frecuencia
que sus hijos entienden muchas más palabras en casa, en el entorno familiar, que
en las salas de prueba que no conocen. Y aunque pueda ser cierto, asimismo los
padres se sirven de ademanes y claves contextuales que colaboran en la
trasmisión del mensaje.
Comunicación Social. A lo largo del primer año, los niños aprendan elementos no
verbales de la comunicación en el “diálogo” entre padres e hijos. Aprenden a
señalar, esperar su turno, gesticular y prestar atención a las expresiones faciales.
Y aprenden mucho sobre la comunicación mientras se entregan a juegos simples
como “escondidos”. De hecho, algunos padres son expertos en componer juegos
sociales que enseñan a su hijo, en forma divertida, muchas facetas de la
conversación; le dan al juego una estructura, un andamiaje que colabora en el
aprendizaje infantil de las reglas del toma y da.
LAS PRIMERAS PALABRAS.
Casi todos los niños emiten sus primeras palabras hacia el final del primer año, y a
partir de entonces van añadiendo palabras, al principio con lentitud pero mucho
más rápido a mediados del segundo año. Conforme se aproximan a los dos años
de edad, las palabras sueltas ceden el sitio a las oraciones de dos y luego tres
términos. Hay grandes variaciones individuales en la tasa a la que el aprendizaje
verbal progresa, y aquellas que parecen hacerlo despacio no tienen por necesidad
un retraso en el desarrollo, sino que deben de estar ocupados en otras tareas,
como caminar.

Primeras Palabras y Significados. En todo el mundo, las primeras emisiones de


los niños son palabras sueltas, casi siempre sustantivos, en general nombres de
personas, cosas o animales del entorno. Al principio, los niños no tienen la
habilidad de emplearlas en combinación. Algunos psicolingüistas opinan que a
pesar de esta limitación los niños puedan concebir oraciones completas y que
estas primeras expresiones son en realidad habla polisintética, el empleo de
palabras sueltas para transmitir ideas complejas. Así, en diferentes contextos, con
diferentes entonaciones y gestos, “mama” puede significar “quiero a mi mamá”,
“mamá, ata a mi zapato” o “ahí está mi mamá”.
¿Qué palabras formas el primer vocabulario infantil?
Como los responsables de cada niño emplean distintas palabras, y dado que el
proceso de desarrollo es individual, el léxico adquirido difiere, aunque las clases de
palabras que lo conforman pertenecen a ciertas categorías y los nombres es decir,
los sustantivos que se refieren a cosas concretas “papi”, “botella”, “coche”.
Categorías para los objetos. Cuando el niño emplea por primera vez una palabra,
denota habitualmente una persona, un objeto o una situación en particular. Por
ejemplo la palabra “gobi” se aplica a su mascota, pero el niño puede servirse de
ella para nombrar diferentes perros u otros cuadrúpedos.

ORACIONES DE DOS TÉRMINOS.


Hacia el final de los dos años, casi todos los niños comienzan a concatenar
palabras. A menudo, los primero ensayos son apenas dos palabras que
representan idea; “mami, ve”, “calcetín fuera” o “más leche”. Este es un periodo
fascinante en el desarrollo del lenguaje porque aparecen reglas de sintaxis
implícitas. En los últimos años, los psicolingüistas han estudiado el desarrollo de la
producción verbal registrando. Han conseguido valiosas ideas acerca de ciertas
características como la longitud de las oraciones, las clases de reglas gramaticales
usadas y las formas de los significados que expresan los niños en cualquier fase.
Habla Telegráfica. Cuando los niños comienzan a unir palabras, sus oraciones
parecen drásticamente cortas. Al principio, parecen reducidas a dos elementos,
después a tres, etc. En cada etapa, el número de palabras o pensamientos es
limitado; los niños retienen los términos de mucha significación y omiten los menos
informativos.
LA SOBRE EXTENSION DE LAS PALABRAS.
PALABRAS PRIMER REFERENTE POSIBLES PROPIEDAD
INFANTILES EXTENCIONES
COMUNES
Pájaro una Gorriones luna Vacas, perros, gatos, Movimiento forma
pasteles, marcas
circulares en las
ventanas
Mosca mosca Motas de basura, tamaño
polvo, todos los
insectos pequeños, los
dedos de sus pies
Quiqui Canto del gallo Melodías en violín, sonido
piano, acordeón
Guau-guau perros Todos los animales, Textura
perros de juguete,
zapatillas suaves

Gramática Pivotal. Sistema de formación de oraciones de dos términos que


emplean niños de 2 años y que constan de verbos de acción, preposiciones o
posesivos (palabras pivotes) en combinación con palabras x, que en general son
sustantivos.
Caso Gramatical.- Empleo de orden de las palabras para expresar diferentes
relaciones.
Identificación – mira perro.
Lugar – libro aquí.
Inexistencia – cosa idea.
Negación - no lobo.
Posesión – dulce mí.
Atribución – coche grande.
Agente – acción. Mamá va.
Acción – lugar. Sienta silla.
Acción objeto directo – pego ti.
Acción objeto indirecto – da papá.
Acción instrumento – cuchillo corta.
Pregunta – ¿Dónde pelota?
El desarrollo del lenguaje durante la infancia establece el escenario para la
expansión del vocabulario, la comprensión de una gramática compleja, el uso del
lenguaje como actividad social y la habilidad de enfrascarse en una conversación
que ocurren en los años preescolares.