Vous êtes sur la page 1sur 4

“El objetivo de cada tipo de liderazgo depende del ambiente de trabajo en la

organización”

Las personas para alcanzar objetivos comunes, siempre necesitarán un guía


independientemente la organización en la que se encuentran. Es por ello que en
diferentes existen los pastores, curas, gurús, etc. Es decir, personas que influyen a
cambiar el comportamiento de los demás, por medio de sus dogmas, o reglas que
establecen, todo ésto con el objetivo de salvar sus vida, o tener una vida mejor en lo
que les espera después de la muerte. Asimismo, surge con el concepto de gobierno,
ya que quién está al mando debe entender que las decisiones que tome, influyen en
el desarrollo de un país, o el crecimiento económico que tenga la sociedad que lo
eligió. Por ello en las empresas no sucede nada distinto, porque el líder que ahí se
encuentre, va a comprender que la adaptación de ésta al entorno en el que se
desarrolla depende en muchas ocasiones de verificar todas las situaciones que
impliquen un crecimiento. Es decir, el líder debido al poder que posee debe
encauzar todos los objetivos, de acuerdo a las necesidades que se van
presentando. Sin embargo para que los elementos de la empresa ejecuten lo que él
necesita, debe ejercer cierto tipo de liderazgo. La cual se va adaptar al tipo de
pensamiento o cultura organizacional que posea el lugar donde se desarrolla. Por
ello, diversos autores consideran que el líder debe tener varios puntos de visto y
aplicarlos hacia las necesidades que surjan.

Sin embargo la problemática que se da, dependiendo de las situaciones que


surjan es el hecho de que los distintos tipos de líder que surgen es el hecho de la
percepción que tienen de ellos los empleados. Ya que en una empresa, chocan
distintos tipos de personas, con cualidades y defectos diferentes, por ello quién la
dirige debe tener contacto con ellos para entender las necesidades, y aplicar el tipo
de liderazgo que le convenga. Ya que si no lo ejecuta de una buena forma será
percibido como un mal líder, y quizás lo que suceda es que el poder que tiene no lo
está ejecutando de buena forma. Por ello entran en debate todos los tipos de
liderazgo que pueden ser ejecutados, y los cuales deben ser adaptados a cada una
de las necesidades y objetivos que se plantea la empresa. Y es que con los seres
humanos sucede en muchas ocasiones la resistencia al cambio, o el espíritu del
pesimismo. Por lo que si no se dirige de buena manera el rumbo que tomarán las
cosas se irán de control.

Tomando el concepto de que un líder autocrático es aquel que toma tomas


las decisiones, y quién de alguna manera se siente invencible, es necesario analizar
si estas acciones son efectivas. Porque el hecho de que orden y crea que todas las
personas harán lo que él diga, puede generar confrontaciones entre los integrantes
del grupo, ya que siempre habrán personas que se nieguen a seguir sus órdenes.
Puede ser efectivo este tipo de liderazgo, ya que si se tiene un grupo con el cual se
requieren los resultados rápidos, o los integrantes no tienen mucho conocimiento
sobre lo que se está trabajando, entonces el líder si puede imponer su voluntad. Y
aquí entra donde el líder debe tener bien el control de todas las situaciones. Por lo
que si la meta del líder es que haya un equipo en lugar de un grupo de trabajo, ésto
no se dará. Porque, en un equipo no debería existir confrontación entre los
integrantes. Y además si el grupo se conoce, entonces todos sabrán unirse y no
colaborar con lo que se requiere. Por ello se entiende las dos contrapartes del
grupo.

Otro tipo de líder que vale la pena analizar es aquel en el que sus decisiones
las toma en grupo, es decir no solo dice lo que hay que hacer, sino que llega a un
consenso en el cual todos están de acuerdo. Es decir hace sentir al grupo, parte de
las decisiones, lo cual en términos generales indica que comparte el poder, y no
simplemente lo ejecuta. Hasta cierto punto este tipo de líder lleva mucho las de
ganar, sin embargo también se puede mencionar que el tipo de grupo que maneja
este, es que sus subordinados en cierta manera sean más expertos en los temas
que él requiere. Lo cual puede ser efectivo, cuando el tiempo necesario para un
proyecto no tiene un plazo, o los resultados que se necesitan del grupo pueden
posponerse, sin embargo en una empresa no sucede ésto ya que las necesidades
que surgen en el entorno requieren que las medidas sean inmediatas. Lo cual
aunque el beneficio de este tipo de liderazgo es que los integrantes estén
motivados, en ciertas ocasiones se puede usar este tipo de liderazgo, cuando lo
necesario sean los resultados. Sin embargo, si en el equipo hay conflictos, o los
integrantes no tengan la suficiente competencia para poder ejecutar las acciones
que se requieran, definitivamente a ellos no se les puede otorgar poder. Porque este
tipo de liderazgo necesita mucho compromiso de todos los integrantes. Haciendo la
analogía, es como darle un vehículo a alguien que no sepa manejar. Además, si los
integrantes están desmotivados, no puede haber sinergia al momento de tomar las
decisiones, por ello se considera prudente tomar en cuenta cada una de las
características y necesidades del grupo.

Otro tipo de líder que vale la pena comprender, es aquel que le da el albedrío
a sus integrantes, de que establezcan sus metas. Es decir, ese tipo de jefe que
considera que su papel dentro de la organización, no es ser un dictador, o alguién
que solo dicte decisiones y que las personas que lo rodean únicamente las siga. Lo
cual en cierta forma tiene razón, ya que para ocurrir sinergia en un grupo debe
existir precisamente eso, sin embargo trayendo a la realidad la teoría, esto va a
depender del tipo de personas, o la cultura que tenga esta. Porque ejemplificando
con la sociedad guatemalteca, donde la mayoría de personas vive bajo el
sentimiento del conformismo, o la falta de visión sobre el futuro, entonces esto
puede llegar a provocar resultados negativos. Por ello, el grupo debe estar los
suficientemente motivado y además debe tener la madurez necesaria para tomar
decisiones.

En conclusión, cada tipo de liderazgo tiene sus ventajas y desventajas, sin


embargo la persona a cargo debe emplearlas de mejor manera, a conveniencia, y
obedeciendo las necesidades que le requiera. Es decir un líder democrático o liberal
puede ser bueno para aquellos grupos que se encuentran motivados, en donde
haya suficiente madurez y competencia de parte de los integrantes. En tanto el
liderazgo autocrático, puede ser ejecutado cuando los grupos con los que se
convive, no tienen tanto expertiz en lo que desarrollaran, y donde los resultados que
se requieren sean rápidos. Es decir no se trata solo de aplicar un único tipo de
liderazgo, sino que deben ser combinados dependiendo de las necesidades. Por
ello se designa el concepto líder a aquella persona que es capaz de identificar las
habilidades del grupo.

Bibliografía

Goleman, D. (2000). Estilos de liderazgo. Harvard Business Review.


Valencia Sandoval, K., & Duana Avila, D. (2017). Estilos de liderazgo.

Sánchez, F. P. (2012). Comportamiento organizacional. Editorial Prentice-Hall,


México.