Vous êtes sur la page 1sur 9

INFORME DE EXAMEN NEUROLOGICO

Presentado a Karen Delgado del área de Semiología del programa de Medicina Veterinaria
de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Pamplona

Por: Breiner Pérez


Brayan Hernández
®Derechos reservados, 2018.
INTRODUCCION

El examen neurológico es una herramienta diagnóstica en la cual se basa primordialmente

en regular las diversas actividades del cuerpo , es así la información procedentes de las

distintas neuronas y tejidos sensitivos están en comunicación constante para así generar

múltiples respuestas en el organismo que permite establecer la localización anatómica en el

sistema nervioso y poder analizar la extensión de la lesiones , mediante pruebas diagnósticas

sistemáticas, con la finalidad de instaurar un tratamiento y pronóstico.(Tello,(2016).

Según lo planteado por Gaitero & añor; (2007). Los problemas neurológicos nos

permitirán determinar algunas anomalías que se reconozcan en el sistema nervioso en la

primera inspección; denominado observación, se permite ver la postura, la marcha del animal

y el estado mental. En la segunda parte de la valoración se observan reacciones postulares

teniendo en cuenta el posicionamiento propioceptivo. Así nos permite precisar la localización

de la lesión. Los reflejos espinales permiten identificar si hay lesión de una neurona motora

inferior o superior determinando segmento espinal o en el sistema nervioso periférico.

El examen de sensibilidad dolorosa se utiliza para determinar la integridad de la

inervación periférica de un territorio determinado del animal; Sin embargo, se debe tener en

cuenta que la presencia de dolor es superficial es inconsistente en animales normales y que

en muchos pacientes estoicos puede llegar a ser difícil para producir dolor. En el cual se

evalúa la sensibilidad sobre la columna con palpación (sentido caudo-craneal, se inicia lumbo

sacro hasta la cruz) y movimientos cervicales (postura de extensión, flexión y lateralización)

en los cuales se detecta si hay dolor. (anónimo, s.f).


OBJETIVOS

 Conocer las diferentes características del examen neurológico

 Aprender como se hace la evaluación de cada una de los nervios craneales y espinales

y determinar cuando hay presencia o ausencia de estos estímulos

 Relacionar la evaluación de cada uno de los reflejos y estímulos con el diagnostico

de cada uno de los nervios y posibles patologías

 Determinar si la presencia de una lesión es por origen neurológico o de otro sistema

MARCO TEORICO

El examen neurológico es la evaluación sistemática y ordenada de la integridad y de la

funcionalidad del sistema nervioso. Se debería realizar en todos los pacientes con signos o

síntomas que pueden ser debidos a una alteración en el sistema nervioso. El examen

neurológico tiene dos objetivos principales, el primero es confirmar o descartar la presencia

de una alteración neurológica y el segundo localizar esta alteración en una región concreta

del sistema nervioso. (Gaitero, L., & Añor, S. (2007).

La exploración neurológica, en definitiva, pretende conocer la localización de la lesión.

La localización corresponde a un área o región anatómica del sistema nervioso. Cada una
de estas regiones desarrolla o interviene en unas funcione determinadas. Por lo tanto,

cuando existe una alteración en un área concreta, se ven afectados el conjunto de funciones

especificas de esa localización. Estas funciones se alteran en mayor o menor grado según el

tipo de problema, la velocidad de aparición y su extensión dentro del sistema nervioso.

(Gaitero, L., & Añor, S. (2007).

El examen neurológico comprende a un conjunto de pruebas que valoran las diferentes

funciones del sistema nervioso. A lo largo del examen neurológico se detallan cada una de

las pruebas y se busca determinar cuales son las posibles alteraciones, los llamados déficits

neurológicos. La integración de todos estos déficits permite conocer la localización de la

lesión, que es el punto de partida necesario para elaborar un diagnóstico diferencial.

(Gaitero, L., & Añor, S. (2007).

Las diferentes partes del examen neurológico son; observación en la cual vamos a

evaluar el estado mental del animal, la postura y el movimiento, también se hace una

palpación, evaluación de las reacciones posturales, evaluación de los reflejos craneales,

evaluaciones de los nervios espinales, evaluación de la sensibilidad. (Gaitero, L., & Añor, S.

(2007).

En la observación se busca evaluar el comportamiento del animal y si hay presencia de

comportamiento inadecuados dependiendo de cada especie, y el estado mental lo vamos a

calificar en; alerta, depresivo, desorientado, estuporoso, o en coma. (Gaitero, L., & Añor, S.

(2007).

En la postura observamos la posición del cuerpo frente al espacio donde esta ubicado y

en esta se evalúa el mantenimiento de una postura correcta en la cual interviene el sistema


nervioso en especial el sistema vestibular, en este se debe prestar atención en la cabeza,

cuello, columna, las extremidades y la cola. (Gaitero, L., & Añor, S. (2007).

La palpación se hace tras la observación y esta requiere la exploración directa y

cuidadosa de todo el animal. Debería palparse de forma sistemática la cabeza, cuello, el

tronco y las extremidades torácicas y pélvicas; prestando especial atención al sistema

locomotor. (Gaitero, L., & Añor, S. (2007).

Las reacciones posturales son respuestas a la modificación de la postura y que permiten

mantener constantemente una postura adecuada, las alteraciones se registran tanto en a

forma de recuperar la postura normal, como en el tiempo empleado para hacerlo.

Normalmente las reacciones posturales se evalúan tras la marcha. Y se deberían valorar

sobre un pavimento no deslizante, pueden probarse siete reacciones posturales diferentes; el

posicionamiento propioceptivo, el salto, la carretilla – visual y con el cuello extendido, - el

impulso postural extensor, el posicionamiento- táctil y visual, la hemiestancia y la

hemimarcha, y la reacción tónica del cuello. (Gaitero, L., & Añor, S. (2007).

Los reflejos espinales son respuestas inconscientes. La valoración de uno de estos

reflejos implica una respuesta integrada de la medula espinal. Para ellos es necesario

realizar un estimulo que captan unos receptores periféricos, y se trasmite por un nervio

sensitivo, hasta la medula espinal. Y e devuelve por vías motores con un potencial de

acción, en este se va evaluar el reflejo extensor carporadial, el reflejo bicipital, y el reflejo

flexor, esto en las extremidades anteriores y en las posteriores se van a evaluar el reflejo

rotuliano, el reflejo tibial craneal, y el gastrocnemio, ciático y flexor y por ultimo el reflejo

perineal. (Gaitero, L., & Añor, S. (2007).


La evaluación de los nervios craneales comprende un conjunto de prueba que se realizan

para valorar la funcionalidad de los doce nervios pares con entrada o salida del encéfalo,

principalmente del tronco del encéfalo, aunque también del cerebro, durante el examen de

los nervios craneales se estimulan tanto respuestas reflejas como reacciones, estos

estímulos permiten valorar los diferentes nervios craneales. Los cuales son; nervios

olfatorios, nervio óptico, oculomotor, troclear, trigémino, abducente, facial,

vestibulococlear, glosofaríngeo, vago, accesorio, e hipogloso. (Gaitero, L., & Añor, S. (2007).

METODOLOGIA

 lo primero que se realizo al ingresar el animal a la sala de consulta, fue la observación

y evaluación del estado mental de animal y las posturas

 el siguiente paso fue evaluar la puesta en marcha del animal el cual se puso a caminar

de un lado de la sala al otro.

 Después de esto se realizó la evaluación de las reacciones postulares, en el cual

evaluamos el movimiento posicional levantado al perro y provocando un pequeño

desplazamiento.

 Luego se evaluó la reacción de la carretilla en la cual se levanto el tren posterior el

animal y se hizo caminar en los miembros anteriores, también se realizo la prueba de

salto en la cual se deja todo el peso del cuerpo de animal sobre un solo miembro y se

hace saltar sobre este mismo.

 Se realizo el impulso extensor postural en el cual se levantó el animal tomándolo del

tronco y descargándolo en el suelo, y la hemimarcha y hemiestancia en la cual al


paciente se le levantan los dos miembros de el mismo lado y se obliga a caminar en

los miembros apoyados hacia lateral.

 Y el posicionamiento táctil y visual en el que el animal se levanta del suelo y se

aproxima a una mesa, permitiendo que este primero vea la mesa y después haciendo

esto mismo, pero sin visualización de la mesa.

 Finalizado esto procedemos a realizar la evaluación de los pares craneales y el

primero lo hacemos con la reacción de amenaza la cual se realiza acercando un objeto

rápido frente a los ojos del animal y esperar que se cierren, también se realiza la

prueba de algodón en la que se deja caer y el animal debe seguir la trayectoria del

objeto.

 Seguido a esto se realizo el reflejo pupilar en el cual se usa una luz de una linterna

sobre la pupila y se observa la contracción y dilatación de la pupila, y el reflejo

palpebral en el cual se toca la zona cerca al ojo y se observa como el animal parpadea.

 Lo siguiente que se evaluó fue el reflejo corneal, en el cual con un hisopo húmedo se

toca la cornea y se espera una contracción hacia atrás del globo ocular, también se

evaluó la sensibilidad estimulando el interior de la nariz y piel cerca de los ojos y

labios y se espera contracción muscular.

 Luego se evaluó el tono y masa muscular de la lengua y de los labios ejerciendo un

poco de extensión y esperando que estos vuelvan a su estado normal.

 Luego de lo anterior se evaluaron los nervios espinales, en lo cuales se evaluó el

reflejo de flexión en el cual se estimula la piel de la zona interdigital y se espera una

flexión del miembro, y se evaluó el reflejo extensor carpo radial en el cual se sujeto
la extremidad con el carpo y codo en flexión y se dio un pequeño golpe sobre el

musculo extensor carporadial y se espera una extensión del carpo.

 Lo siguiente fue evaluar el reflejo del tríceps en el cual se sujeta la extremidad con el

codo la flexión, se abduce y se golpea sobre el tendón del musculo bíceps braquial y

se observa una contracción.

 Tras lo anterior se procede a evaluar el reflejo del bíceps en donde se colocó el dedo

índice sobre el tendón del musculo bíceps braquial y se golpea sobre el dedo

examinador y se observa una flexión visible del musculo

 Luego se evalúa el reflejo patelar en el cual se sujeta la extremidad con la rodilla y el

tarso en posición fisiológica y se golpea en el ligamento patelar y se observa una

flexión del tarso. Y también el reflejo tibial craneal en el cual se sujeto la extremidad

de la rodilla y el tato y se golpeo sobre el musculo tibial craneal y se observa flexión

del tarso.

 A continuación, se evaluó el reflejo isquiático en el cual se colocó el dedo sobre el

nervio ciático entre la tuberosidad isquiática y el trocánter mayor y se golpea

suavemente con el martillo y se observa una extensión del miembro, y también el

reflejo perineal en el cual se estimula el esfínter anal y la piel de la región perineal y

se observa contracción del musculo.

 Luego se procedió con el reflejo panicular en el cual se pellizca con una pinza en la

región lumbar y se observa la contracción de los músculos cutáneos de la zona y e

reflejo extensor cruzado en el cual se estimula la zona interdigital de un miembro y

se hay flexión del miembro contralateral significa patología.


 Y por ultimo el examen de la sensibilidad dolorosa en el cual se pincha en diferentes

zonas del cuerpo en busca de una reacción de dolor y evaluación de la sensibilidad.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Gaitero, L., & Añor, S. (2007). El examen neurológico en el perro y el gato. Consulta de

difusión veterinaria, 15(137), 43-51.