Vous êtes sur la page 1sur 5

COBAEP P-9

TEZIUTLAN PUEBLA
“Diferencias y analizas
las características de
la comedia y el
Drama”

ALUMNA: MIROSLAVA
JAQUELIN BENITO CASANOVA

GRUPO: 4 ° “a”
PROFESORA: esli
Hernández lopez
Aristófanes

Aristófanes

Dramaturgo griego

No se sabe a ciencia cierta el año de su nacimiento, se cree que pudo ser hacia el 450
a.C. en Atenas

Está considerado como el más brillante autor de comedias de la literatura griega. De su


obra se desprende que era hombre de gran cultura literaria y artística y que
menospreciaba la ignorancia y la rudeza.

Intervino en las luchas y polémicas de Atenas a favor del partido aristocrático, sirviéndose
del teatro como campo de batalla. Conservador en sus gustos y en su actitud política,
Aristófanes lleva al teatro las cuestiones sociales, políticas, artísticas y religiosas de la
Atenas de su época, criticando con dureza y humor satírico las novedades que considera
demagógicas e inoportunas.

Dirigió su capacidad satírica contra los renovadores del pensamiento, como Sócrates, y
contra los innovadores del teatro, como Eurípides.

En el curso de la guerra del Peloponeso, Esparta derrotó a Atenas. Aunque esta situación
favoreció al partido aristocrático, que se instaló en el poder, la libertad de expresión
desapareció, lo que modificó la actitud de Aristófanes como escritor y le impidió seguir
tratando en la escena temas políticos de actualidad. Este hecho determinó la división de
sus obras en dos grandes grupos: las escritas antes y después de dicho hecho.

De la primera época son "Los carnienses", en la que se manifiesta la actitud antibélica del
autor; "Los caballeros", ataque contra el demagogo Creón; "Las nubes", sátira de la
filosofía y la pedagogía nuevas, en que ataca a Sócrates y a los sofistas; "Las avispas",
sobre la pasión que mostraban los atenienses por los procesos judiciales; "La paz", obra
antibelicista; "Las aves", en la que describe el reino de los pájaros; "Lisis trata", obra en la
que la mujeres de Atenas acuerdan abstenerse de actividades sexuales mientras sus
maridos sigan guerreando; "Las tesmoforias", parodia de las obras de Eurípides; y "Las
ranas", nuevo ataque contra Eurípides. De su segunda época son "La asamblea" (en la
que Aristófanes satiriza un Estado imaginario regido por mujeres) y "Pluto", fábula
mitológica en que esta divinidad de la riqueza, que en su ceguera favorecía a los
malvados recupera la vista.
Aristófanes falleció en el 386 a.C. en Atenas.
Obras
Los carnienses, 425 a. C.
Los caballeros, 424 a. C.
Las nubes, 423 a. C.
Las avispas, 422 a. C.
La paz, 421 a. C.
Las aves, 414 a. C.
Lisístrata, 411 a. C.
Las Tesmoforias, 411 a. C.
Las ranas, 405 a. C.
Las asambleístas, 392 a. C.
Pluto, 388 a. C.

Fernando Calderón

(Guadalajara, 1809 - Villa de Ojo caliente, 1845) Dramaturgo mexicano


al que se considera uno de los primeros autores románticos de México.
Cultivó la literatura desde muy joven: a los quince años escribió sus primeros poemas y a
los dieciocho estrenó su primer drama. Abogado de profesión, sus ideas liberales lo
llevaron a combatir en la batalla de Guadalupe contra Santa Anna, a quien apostrofa en
uno de sus poemas; desempeñó en Zacatecas, posteriormente, diversos cargos políticos.
Desterrado por sus ideas políticas a la capital de la República (donde vivió entre 1837 y
1839), asistió a la Academia de Letrán y frecuentó entre otras amistades a Guillermo
Prieto, Ignacio Rodríguez Galván y José María Heredia, de quien recibió provechosos
consejos literarios. En esta etapa escribió sus mejores poemas y compusieron sus piezas
dramáticas más personales.
De su producción teatral se conservan dos dramas caballerescos, El torneo (1839)
y Herman o la vuelta del cruzado (1842); un drama histórico, Ana Bolina (1842); y una
comedia, A ninguna de las tres (estrenada probablemente en 1841 o 1842). Fernando
Calderón conoció y estudió a los dramaturgos románticos españoles, sobre todo a Antonio
García Gutiérrez, y se adentró en la lectura del teatro romántico francés; como buen
romántico, buscó para su teatro asuntos extraordinarios y aureolados por el prestigio de la
leyenda o de la historia.
Así, en el drama histórico Ana Bolina, en El torneo y en Herman (el más acentuadamente
romántico de sus dramas caballerescos), Fernando Calderón abandonó el marco habitual
del teatro mexicano, no sólo porque sus lecturas y preferencias lo llevaban a otros países
y a otros tiempos, sino porque la situación política le impedía tratar en serio temas
actuales. Cediendo al empuje de las inclinaciones del público y de las compañías
dramáticas españolas que recorrían América, formadas dentro del medievalizaste
romanticismo europeo, prefirió refugiarse en el pasado, que le permitía manifestar sin
trabas sentimientos elevados que no cabían en el presente: la evasión temporal y
geográfica es una constante entre los escritores románticos.
Entre las obras de Calderón, A ninguna de las tres es la más interesante. Esta pieza de
asunto y ambiente mexicanos, réplica de la comedia de Manuel Bretón de los
Herreros Marcela, o ¿cuál de las tres?, es una comedia de caracteres en la que se critica
la educación hogareña mal conducida, lo provinciano y las modas importadas. La crítica
se dirige sobre todo contra el afrancesamiento, el sentimentalismo desmesurado y la
frivolidad y falsa erudición femenina, defectos que respectivamente encarnan Leonor,
María y Clara, las tres muchachas a las que corteja don Juan y con las que decide no
casarse.
Como Fernández de Lizardi, quien en La Quijotito y su prima pinta los errores que en su
tiempo cometen algunos padres en la educación de las mujeres, Calderón expone los
desaciertos en que incurren los románticos al educar a sus hijas; se burla de una
melancolía que no pasa de ser una pose, de la vanidad carente de respaldo, de la cultura
prendida con alfileres y de la copia extra lógica de las costumbres extranjeras. Y al igual
que Bretón de los Herreros, Calderón se muestra aquí muchísimo más próximo al
neoclasicismo de Moratín que al romanticismo imperante.

Épulis
Escultura que representa a Épulis, hallada en 1998 durante la ejecución de obras
públicas, y conservada en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.
Épulis (griego Εύπολις, 446-411 a. C.), hijo de Sosípolis e integrante del famoso trío de
escritores de la Comedia Antigua, siendo los otros Cratino y Aristófanes. Fue
contemporáneo de este último, representó su primera obra en el 429 a. C. y murió algún
tiempo después del 415. No se conserva ninguna de sus obras en manuscritos, pero
contamos con diecinueve títulos y numerosas citas, así como con algunos fragmentos de
papiro. Sus comedias son similares a las de Aristófanes en la temática y en el estilo.
En Marikas (palabra no griega que significa "libertino") atacó a Hipérbolo tanto
como Aristófanes a Creón en Los caballeros; en Demoi ("demos") sacó del infierno a
importantes atenienses del pasado para que dieran buenos consejos a la ciudad, y
en Taxiarchoi ("taxiarcos") y presenta al dios Dioniso sufriendo el duro entrenamiento
militar, recordando temas de Las ranas de Aristófanes y demostrando que él y
Aristófanes, sin dejar de ser rivales, se imitaron mutuamente en sus obras.
Se dice que fue arrojado al mar por haber satirizado en una comedia a Alcibíades. Parece
ser que colaboró con Aristófanes en Los caballeros y que esta colaboración distanció a
los dos poetas, que en lo sucesivo vivieron enemistados.
Se le atribuyen unas diecisiete comedias, de las que siete fueron premiadas en
certámenes. Incisivo y de ingenio vivo, cultivó el mismo género mordaz y agresivo
que Aristófanes. De sus obras solo quedan fragmentos recogidos en las colecciones de
Meineke y Kok (Leipzig, 1880).